Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

El señor de los milagros

Enviado por vicyros



Partes: 1, 2

1- Festividad del señor de los milagros
2- Historia del señor de los milagros
3- Historia del mural de pachacamilla
4- Fundación de lima
5- Zona de pachacamilla
6- La cofradia de pachacamilla
7- Trágico naufragio y terremoto - 13 nov. 1655
8- Andrés de leon
9- Se ordena borrar la imagen
10- La primera misa
12- El primer mayordomo y la primera capilla
13- Sebastian de Antuñano y Rivas
14- La primera procesión
15- Sor Antonia Lucia del espiritu santo
16-
17- El porque de la tunica morada y demas insignias
18- Muerte de la madre Antonia Lucia del espiritu santo
19- Patron jurado de la ciudad
20- Fundación del monasterio
21- La iglesia de nazarenas
22- Las cuatro primeras cuadrillas
23- Solemnes ceremonias de inauguracion
24- El virrey Amat
25- Nuestra señora de la nube
26- Las andas del señor de los milagros de nazarenas
27- Hermandad del señor de los milagros de nazarenas y su organizacion
28- ¿Por que el color morado?
29- Turron de doña pepa: milagroso dulce
30- Tres testimonios, una fe
31- En torno a la procesión

1- Festividad del señor de los milagros

El cielo de Lima tórnase de color morado, entre el carmín y el azul, todos los octubres de nuestras vidas. La procesión del Señor de los Milagros, el Cristo de Pachacamilla, el Cristo moreno o cuanta denominación ostente, es considerada una de las más multitudinarias de todo el orbe, tanto por el inmenso mar humano que alberga como por la sublimidad y grandiosidad espiritual que trae consigo esta mística expresión de fe católica del pueblo limeño. En una Lima en donde conviven y luchan por sobrevivir en circunstancias adversas cholos, negros, blancos, chinos y demás razas que la conforman, octubre es el momento cumbre que los une a todos bajo el eslabón de una sola creencia, una sola fe, una sola y anhelada esperanza en el milagro que algún día recaerá en ellos.

Atrás queda el agotador y, a veces, sofocante apretamiento de la fervorosa multitud por acercarse a la imagen para poder tocarla y besarla. Dicen que la fe mueve montañas y hasta las voluntades más reprimidas se vuelven inquebrantables gracias al destello de luz que despabila sobre la gente, el andar cansino pero señorial y ubérrimo de la imagen del Señor de los Milagros.

Pero, ¿cómo empezó a forjarse toda esta mágica religiosidad en el espíritu limeño?, ¿qué tuvo que pasar para que germinara en los corazones la solidaridad cristiana y la unción religiosa en torno a la imagen del Cristo de Pachacamilla?

2- Historia del señor de los milagros

A mediados del siglo XVII, Lima, una ciudad que hoy alberga más de 7 millones de habitantes, cobijaba apenas unas 35,000 personas; cantidad que se iría incrementando progresivamente por el arribo de miles de variopintos personajes empujados por las noticias de una prosperidad fácil de alcanzar en la capital.

La mayor parte de estos inmigrantes provenían de la costa atlántica del Africa Occidental, en ese entonces ocupada por colonizadores portugueses. Estos grupos se dividían en castas como la de los Congos, Mantengas, Bozales, Cambundas, Misangas, Mozambiques, Terranovas, Carabelíes, Lúcumos, Minas y Angolas.

Estos últimos estaban reunidos en cofradías que adoraban distintas imágenes o santos de su devoción. Esos actos religiosos les recordaban su libertad y cantaban nostálgicamente en su lengua original canciones de sus antepasados; también se ocupaban de la atención a los enfermos y aseguraban a sus miembros un entierro decente mediante pequeñas cuotas de los cófrades.

Por el año de 1650, los negros angolas se agremiaron y constituyeron la cofradía en la zona de Pachacamilla, lugar que anteriormente había sido habitado por indios venidos de la zona de Pachacamác, y donde actualmente se ubican la iglesia y el monasterio de las Nazarenas y el local de la Hermandad del Señor de los Milagros. Las condiciones en las que vivían eran de una pobreza absoluta.

En la sede de la cofradía se levantaban grandes paredes de adobe; en una de éstas, ubicada en un ambiente donde se reunían los negros a diario, uno de los angola plasmó la imagen de Cristo en la cruz. La imagen fue pintada al temple y fue hecha con un profundo sentimiento de fe y devoción a la altísima representación del Redentor.

Fue un 13 de noviembre de 1655, a las 2:45 de la tarde, cuando un terrible y destructor terremoto estremeció Lima y Callao, tirando abajo las iglesias y sepultando mansiones, dejando tras de sí miles de muertos y damnificados. El sismo afectó la "zona de Pachacamilla" y las viviendas de los angola se precipitaron al suelo; todas las paredes del local de la cofradía se cayeron, produciéndose entonces el milagro: el débil muro de adobes donde se erguía la imagen del Cristo crucificado quedó intacto, sin ningún tipo de resquebrajamiento.

Debido a los daños ocurridos, los angola se mudaron a otro lugar dejando en el más absoluto abandono la pared con la sagrada imagen. Aunque hay otras versiones que dicen que los negros angola se habían retirado del lugar antes del sismo, lo cierto es que después de la catástrofe, casi toda la población limeña se entregó por entero a las plegarias, cánticos y rezos en las derruidas calles y plazas de la Capital, intentando pedir perdón por sus pecados y rogando que no se produzca otro fenómeno de la misma naturaleza.

Pasaron 15 años y un vecino de la parroquia de San Sebastián, Antonio León, encontró la imagen abandonada y comenzó a venerarla. Según los relatos de la época, León fue el primero que se preocupó por arreglar la ermita, sin imaginar que a partir de entonces crecería el culto y la devoción al sagrado Cristo de Pachacamilla.

Esta valoración hacia la imagen se vio fortalecida por un hecho grandioso en la vida de Antonio León pues -según cuentan- éste padecía de constantes y espantosos dolores de cabeza debido a un tumor maligno que los médicos, hasta ese momento, no habían logrado curar. Fue entonces cuando Antonio acudió a la imagen y postrándose frente a ella, imploró al Cristo crucificado que remediara su mal, deseo que le fue conferido acabando así su desesperado tormento. Nace entonces en él una más firme convicción religiosa que difundió entre todos sus conocidos lo que causó que en pocas semanas el culto creciera.

Entre los creyentes predominaba la gente de color, quienes iniciaron las reuniones los viernes en la noche, y alumbrados por las llamas de sus ceras, llevaban modestas flores, perfumando el ambiente con el sahumerio; todos al unísono entonaban fervorosas plegarias y cánticos al son de arpas, cajones y vihuelas.

Empero, dado que la gente acudía en masa a estas reuniones atraída más por la novedad que por la devoción, muchas veces se produjeron hechos de índole distinta a las prácticas religiosas y católicas, por lo que las autoridades civiles y eclesiásticas prohibieron las reuniones en la "zona de Pachacamilla" y ordenaron borrar la imagen del Santo Cristo y de los demás santos que hubieran.

Dicha orden se cumplió entre el 6 y 13 de setiembre de l671 por una comitiva especial -compuesta por el promotor fiscal del Arzobispado, un notario, un indio pintor de "brocha gorda" y el capitán de la guardia del Virrey, Don Pedro Balcázar- escoltada por dos escuadras de soldados en caso se produjesen desmanes por la cantidad de vecinos y curiosos que rodeaban el lugar.

Cuentan que al subir el pintor la escalera para borrar la imagen, empezó a sentir temblores y escalofríos, teniendo que ser atendido de inmediato para proseguir con su labor. Al reaccionar intentó nuevamente subir y borrar la imagen pero fue tanta la impresión causada que bajó raudamente y se alejó asustado del lugar sin culminar con la tarea encomendada.

Un segundo hombre, un soldado de Balcázar, de ánimo más templado, subió pero bajó rápidamente, explicando luego que cuando estuvo frente a la imagen vio que se ponía más bella y que la corona se tornaba verde; por esa razón no cumplió la orden dada.

Ante la insistencia de las autoridades por desaparecer la imagen, la gente manifestó su disgusto y comenzó a protestar con airadas voces y actitudes amenazantes que obligaron a retirarse a la comitiva. Pronto, el Virrey se enteró de los acontecimientos y reflexionando sobre las posibles consecuencias si persistía en borrar la imagen, mandó revocar la orden y acordó que en ese lugar se le rindiera culto y veneración a la portentosa imagen.

El 14 de setiembre de 1671 se ofició la primera misa ante el crucificado de Pachacamilla, fecha que coincide con la exaltación de la Santísima Cruz. Conforme avanzaban los días los devotos aumentaban en forma considerable.

Venían de lejos en piadosa plegaria y mística romería, comenzando a denominarlo "El Santo Cristo de los Milagros o de las Maravillas".

Sin embargo la ira de Dios no se calmaba y volvió a manifestarse en octubre de 1687, cuando un maremoto arrasó con el Callao y parte de Lima y derribó la capilla edificada en honor de la imagen de Cristo, quedando erguida solamente la pared con la imagen dibujada del Señor crucificado.

Tan terrible designio originó que se confeccionara una copia al óleo de la imagen y que, por primera vez, saliera en andas por las calles del barrio de Pachacamilla, estableciéndose que a partir de ese momento la procesión tuviese lugar los días 18 y 19 de octubre de cada año.

3- Historia del mural de pachacamilla

4- Fundación de lima

La ciudad de Lima fue fundada por Francisco Pizarro un día lunes, 18 de Enero de 1535, a la que se le dió el nombre de ´Los Reyes´, se le llamó así porqué fué un 6 de Enero, fiesta de ´Epifanía´, la fecha en que los comisionados encontraron el lugar para su fundación. El trazado de la ciudad fué delineado en 117 islas, cada una de estas ´islas´ llamadas cuadras, fue dividido en cuatro partes que recibieron el nombre de solares los mismos que fueron repartidos entre los conquistadores , llamandose él Damero de Pizarro. De acuerdo a estás medidas fué un diminuto cuadrilatero en el que uno de sus lados fue el rio Rimac vocablo quechua que significa hablador, que al suavizase en la fonética española deribó el nombre actual de ´Lima´ y los otros tres lados que actualmente son: la Av. Abancay, Av. Tacna y la Av. Nicolas de Pierola.

El cabildo Limeño fue establecido por Pizarro el mismo año 1535, en esa nombró a los primeros alcaldes que fueron Nicolas de Ribero el Viejo y Juan Tello de Guzmán.

5- Zona de pachacamilla

En el año de 1622 gobernaba el XIII Virrey Don Diego Fernández de Cordova, por ese tiempo la capital había tenido un paulatino crecimiento y su población se estimaba en unos 25.000 habitantes. En su desarrolllo hacía el oeste solo llegaba hasta la iglesia de San Marcelo, en esa epoca está iglesia estaba ubicada en los extramuros de Lima y muy cercana al cruce del Camino del Inca con la antigua ruta al Callao ( Av. Tacna con Emancipación). Con proximidad a este templo, la calle conocida como Mesón Blanco, denominada más tarde calle de Santo Cristo de los Milagros o de las Maravillas y posteriormente con el de Nazarenas (quinta cuadra de Jirón Huancavelica).

Para entonces solo existian unas pocas ramadas de indios y negros esclavos. A está zona se le dió el nombre de Pachacamilla poblado de importatisimo oráculo y gran centro ceremonial desde la era Pre-Inca, despúes del Cuzco Imperial.

Tambien en esa época el arzobispo de Lima Don Gonzalo del Campo, natural de Madrid le cupo la honra de consagrar la Catedral capitalina; este solemne acontecimiento se llevo a cabo el 19 de Octubre 1625, su construcción había demorado 90 años ascendiendo su costo a un total de 600,000 pesos y durante este prolongado lapso la iglesia de La Soledad estrenada en 1604 y ubicada en la plazuela de San Francisco, sirvio como Catedral limeña.

6- La cofradia de pachacamilla

En el año de 1648 hizo solemne entrada a Liam el 20 de setiembre Don Garcia Sarmiento de Sotomayor XVI Virrey del Perú. Durante su mandato, los historiadores coinciden en destacar dos sucesos acaecidos durante su gobierno: una tragedia y una gran obra pública.

La tragedia fué el pavoroso terremoto que destruyo la ciudad del Cuzco, a las 2:00 pm del día 31 de Marzo de 1650. Este sismo tuvo una duración de 15 minutos y repercutio violentamente en Lima cusando mucho daño ademas de dejar heridas a varias personas. La obra pública que todavia perdura es la artistica pila de bronce ubicada en la Plaza Mayor. Su estreno con ceremonial solemne se llevo a cabo el día 8 de setiembre 1651. Por está época hubo otro gran suceso que paso desapercibido y solamente conocido por un grupo de negros esclavos angoleños de la llamada zona de Pachacamilla que ya vivían organizados en cofradias bajo la advocación de diversas imágenes. Según manuscritos de la época y de una constante tradición transmitida fielmente de padre a hijo y de generación en generación; se sabe perfectamente que en el año 1651, siendo Sumo Pontífice Inocencio X, monarca español S.M. Felipe IV, su Virrey en el Perú Don García Sarmiento de Sotomayor y el Arzobispo de Lima Don Pedro de Villagomez; un ignorado e inspirado negro esclavo de Angola, llevado por un superior impulso, pintó en un pared del galpón de su cofradia la imagen del Redentor Crucificado para patrocinar sus reuniones y servirles de guía.

Hay que reconocer los obstáculos vencidos por el esclavo angoleño, pues la pared era tosca y de acabado imperfecto, la pintura fue pintada al temple y no al óleo, el pintor no tenia estudios completos de dibujo y pintura y la pared que le sirvió como lienzo era una pared cercana a una acequia que afectaba considerablemente sus cimientos, sin embargo su obra a perdurado con sorprendente irradiación por todo el Perú, por América y por el mundo.

Se debe aceptar que los angoleños de la zona de Pachacamilla al haber rendido culto a la portentosa efigie del Crucificado y estar hermanados para ayudarse en vida y muerte, constituyen el origen y la partida de nacimiento de nuestra gran Hermandad Nazarena.

7- Trágico naufragio y terremoto - 13 nov. 1655

El XVII Virrey del Perú fue el Excmo. Don Luis Henrique de Guzmán que llegó a Lima el mes de febrero de 1655. El primer año de su gobierno fue de muy ingrata recordación a causa de un infortunio y un violentisimo sismo. En ese fatídico año el galeón comandado por el Marquéz Villarubia, cuando enrumbaba hacia España, llevando 6 millones de pesos en oro y plata, naufrago y solamente se salvaron 45 de los 600 pasajeros que llevaba.

Para colmo de desdichas a las 2:45 p.m. del sábado 13 de Noviembre del mismo año, un pavoroso y destructor terremoto estremeció Lima y Callao, causando la caída de muchas iglesias y mansiones, como la del Seminario Conciliar Santo Toribio, San Francisco, La iglesia de los Jesuitas en el Callao a pesar de estar recientemente construida con material noble de cal y canto. Se abrieron dos profundas grietas en la Plaza de Armas y en otras partes de la ciudad, en la isla de San Lorenzo se desprendieron gigantescos peñascos que cayeron al mar con horroroso estruendo. Como era de esperarse, el sismo afecto la zona de Pachacamilla, donde estaba situada la cofradia de los angoleños, pero hecho providencial a pesar de a verse caído gran número de paredes, quedó incólume el muro de adobe donde estaba pintada la imagen del Cristo Crucificado. Este suceso no pasó desapercibido pero muy pronto quedó en el recuerdo. La destrucción de sus viviendas motivo el traslado de los angoleños a otro vecindario cercano quedando la Sagrada imagen abandonada a su suerte durante 16 largos años, pero algo invisible quedó velando por la desamparada efigie del Redentor Crucificado.

8- Andrés de leon

Entre los años de 1670 y 1671, 16 años después del fatídico terremoto aparece un hombre: Andrés de León, hombre sencillo y piadoso de escasos recursos que en su diario caminar contemplaba el solitario descuidado muro donde años antes el angoleño pintara al Cristo Crucificado. Fue así como despertó en el la devoción que le llevó a reforzar el leve muro con sus propios recursos así como también ciertos arreglos que dieron mayor comodidad para rendirle culto.

Andrés de León víctima de un penoso mal incurable comenzó a pedirle al Cristo de Pachacamilla que le devuelva la salud. Tanto fue su fe que poco a poco el mal desapareció.

Fue asi que se inicio la devoción al Cristo de Pachacamilla acordando reunirse los días viernes para rendirle culto; muchos fueron más por la novedad que por la devoción, habiendo casos de excesos que motivaron la observación de las autoridades civiles y eclesiásticas, ordenando así su destrucción..

9- Se ordena borrar la imagen

Habían transcurrido 5 meses desde que se inicio el culto a la imagen los días viernes en la noche cuando el párroco de San Marcelo fue informado de ciertos excesos y desordenes.

Fue así que la autoridad eclesiástica ordeno se prohibiera el culto al Cristo de Pachacamilla y dispuso que se borrara la imagen del Santo Cristo. Sin embargo los designios de Dios tenia previsto algo distinto. Un indio pintor de brocha gorda fue el primero en intentar borrarla, descendiendo lleno de pavor no sin antes sufrir violentas convulsiones.

Prometiéndole mejor paga un segundo hombre se acerco a la imagen sin embargo, su intento se trunco al ver algo en ella, retirándose confundido. Siendo las cuatro o cinco de la tarde un tercero intento borrarla, soldado el, con animo más templado al ascender las escaleras exclamó que se ponía la imagen más bella y admiraba la verde corona, bajo impresionado diciendo que el no se atrevía a borrar la imagen, inesperadamente el clima cambio totalmente de una hermosa tarde soleada a un oscuro cielo desatándose un extraño y violento aguacero, la gente no resistió más y comenzaron a protestar airadamente, obligando a retirarse a las autoridades civiles y eclesiásticas.

El Virrey de ese entonces Conde de Lemos junto con el provisor y vicario general fueron informados de lo acontecido esa tarde en Pachacamilla, asombrado por lo ocurrido revoco inmediatamente la orden y se acordó que en ese mismo lugar se rinda culto y devoción a la portentosa imagen de Cristo Crucificado.

10- La primera misa

Después de estos extraordinarios sucesos, la parroquia de San Marcelo como de San Sebastián quisieron trasladar el mural a sus parroquias en ambos casos no dio resultados. El Conde de Lemos personalmente rindió culto a la imagen y acordó con la autoridad eclesiástica que en definitiva se le venerase en el mismo lugar para lo cual ordeno inmediatamente se levantara una ermita provisional.

Siempre con el apoyo de los fieles del lugar la imagen quedó cercada con adobes, lo techaron con esteras y levantaron un sencillo altar al pie del Cristo Crucificado. Una vez terminado estos trabajos se logro que se oficiara la primera misa ante la sagrada imagen del Cristo de Pachacamilla, un día lunes 14 de setiembre de 1671. A está ceremonia religiosa asistió el Virrey y su señora esposa, altas autoridades civiles como eclesiásticas y un gran número de vecinos y devotos.

Después de está primera misa el Virrey y su esposa continuaron rindiéndole culto a la imagen, aumentando así los devotos, que venían desde lejos inclusive, para conocer y reverenciar a la portentosa imagen del mural de Pachacamilla que pronto comenzaron a llamarlo el Santo Cristo de los Milagros o de las Maravillas.

12- El primer mayordomo y la primera capilla

Pasado los días de la primera misa la autoridad eclesiástica nombro como primer Mayordomo de la Ermita del Santo Cristo de los Milagros a Don Juan de Quevedo y Zarate, el Virrey lo ratifico y quedó la sagrada imagen amparada por el poder civil y por la iglesia asegurándose así el culto a su imagen.

Don Juan de Quevedo y Zarate inicio tramites con Don Diego Tebes Montalvo Manrique de Lara, dueño de las propiedades colindantes con la ermita del Santo Cristo.

Ante notario público el 17 de diciembre de 1671 Don Diego hizo entrega a Don Juan de Quevedo, como Mayordomo de la Capilla de Santo Cristo, no solo el sitio que ocupaba si no toda la tierra de la huerta que poseía en esa zona de Pachacamilla, para que puedan labrar los adobes necesarios para la Capilla.

Don Juan de Quevedo y Zarate estuvo en el cargo durante 8 años, logrando restaurar el mural e iniciar la construcción de la primera Capilla.

13- Sebastián de Antuñano y Rivas

En el año de 1684 nombraron cuarto Mayordomo a Sebastián de Antuñano y Rivas, ejerció en el cargo 33 años hasta 1717 fecha en que falleció.

Sebastián de Antuñano y Rivas realizo pruebas que realmente engrandecieron la historia del Señor de los Milagros. Intervino en la fundación del Monasterio de Madres Nazarenas y Carmelitas Descalzas, fue cofundador del Instituto Nazareno e hizo generosa y total donación a Sor Antonio Lucia del Espíritu Santo de los solares, huerta y demás terrenos y construcciones de esa zona de Pachacamilla.

Inicio así mismo las tradicionales procesiones octubrinas al sacar una replica del mural en sencillas y rústicas andas a raíz del terremoto del 20 de octubre 1687.

Los años siguieron transcurriendo con Antuñano al cuidado de la iglesia y el culto a la milagrosa imagen además de seguir organizando las ininterrumpidas procesiones y todo lo relacionado con su cargo de Mayordomo.

Cuando el Cabildo limeño nombro al Señor de los Milagros como Patrono Jurado de la Ciudad, Antuñano tuvo la más grata satisfacción de su vida y en esa procesión triunfal del año 1715 recordada aquel 20 de Octubre de 1687 cuando inicio la primera procesión a causa del terremoto de ese año.

Pero lo que ignoraba en esa fecha este hombre extraordinario y providencial, era que el fin de su fructífera misión en este mundo estaba muy cercano. Aquejado de un mal desconocido fue debilitándose mucho falleciendo en el año de 1717 a la edad de 64 años.

14- La primera procesión

El terremoto del 20 de Octubre de 1687 produjo rajaduras y desmoronamientos en la Capilla, pero el sagrado mural quedó incólume, como muestra de los designios divinos.

Fue así que Sebastián de Antuñano inicio la procesión con una replica de la imagen, originando asi las tradicionales procesiones de octubre del Señor de los Milagros de Nazarenas. En su primer recorrido llegó hasta la Plaza Mayor, al Cabildo limeño, donde recibió en ambos lugares fervorosa pleitesía contando con el acompañamiento de acongojados fieles así como vecinos del lugar.

Se tiene la seguridad que aquella replica es la misma que hoy en día nos sigue acompañando en los meses de octubre en su recorrido por la gran Lima.

15- Sor Antonia Lucia del espiritu santo

Antonia Lucia Maldonado de Verdugo nació en Guayaquil, Ecuador el día Sábado 12 de Junio de 1646.

Huérfana de padre llegó al Callao en compañía de su madre en 1657. A los 30 años Antonia Lucia, fue casada por su madre con Alfonso Quintanilla hombre pobre de caudales pero de grandes dotes morales. Sin embargo Alfonso Quintanilla al darse cuenta que su esposa tenia inclinación hacia el servicio de Dios, de mutuo acuerdo guardaron castidad.

En esa época Antonia Lucia vestía túnica morada con la debida autorización de su esposo y la debida licencia eclesiástica del 6 de Agosto de 1677 o 1678. Al poco tiempo falleció su esposo el día 30 de Enero de 1681, siendo enterrados sus restos en el Convento de Santo Domingo.

Al quedar viuda Antonia Lucia, quedó en libertad de cumplir con su propósito y verdadera vocación. Y el luto que vistió fue el de la túnica morada la misma que después distinguiría a sus fieles y adnegadas discípulas y seguidoras en el Beaterio de Monserrate.


Partes: 1, 2

Página siguiente 

Comentarios


Trabajos relacionados

  • The Islam

    Believes of Islam. Khalila and Dimna. Islam in Spain. Primitive religions have their origins in the search of God by th...

  • El pan de la proposición y su aplicación hoy en día

    La siguiente información se basa en una extensa investigación realizada por algunos testigos de Jehová en la república m...

  • Las virtudes y la prudencia

    Areté. Las virtudes. De la gracia del Espíritu Santo a las virtudes. Este trabajo está organizado de la siguiente maner...

Ver mas trabajos de Religion

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda