Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     
 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Etiqueta social (página 2)




Partes: 1, 2, 3


  • Lávate la cabeza con frecuencia, péinate cuidadosamente, recórtate el cabello en forma regular, cuida tu dentadura, lávala, si eres varón aféitate, si eres mujer maquíllale con mesura, cuida tu aliento, no fumes, los parásitos y hongos son el resultado del desaseo.
  • El aseo bucal se debe de realizar escrupulosamente. Los cuidados que se empleen jamás serán excesivos.
  • Nuestras manos, siempre que hayamos ejecutado alguna operación que racionalmente pudiera suponerse haberlas hecho perder su limpieza, las lavaremos inmediatamente. Asimismo, las uñas deben recortarse cada vez que su crecimiento llegue al punto de oponerse al aseo, evitar en todo momento el masticarse las uñas:
  • Después que nos levantemos de la mesa y siempre que hayamos comido algo, debemos limpiar cuidadosamente nuestra dentadura pero siempre a solas, no hay espectáculo mas feo, aun para las personas mas intimas, que el uso del escarbadientes o los dedos introducidos en la boca. Para eso existen las salas de baño.

Del aseo en nuestros vestidos

  • La limpieza en los vestidos no es la única condición que nos impone el aseo: es necesario que cuidemos además de no llevarlos rotos ni ajados. El vestido roto no es admisible ni aun en medio de las personas con quienes vivimos.
  • Se recomienda cambiar con frecuencia la totalidad de nuestros vestidos: en este caso no omitimos el sacrificio alguno por mudar diariamente la ropa interior.
  • Hay algunas persona que ponen especial esmero en la limpieza de aquellos vestidos que se lavan, y se olvidan de la prenda de cabeza (sombrero etc.), lo cual la falta de aseo en una pieza de cualquier vestido desluce su presentación. Asimismo descuidad la limpieza del calzado a pesar de depender de una operación tan simple.

Del aseo de nuestra habitación

  • Este cuidado no debe dirigirse tan solo a los departamentos que habitualmente usamos, es necesario que se extienda a todo nuestro contorno, desde la puerta exterior, hasta aquellos sitios menos frecuentados.
  • El aseo en las habitaciones no debe limitarse a los suelos y a los muebles, es necesario que los techos, las paredes, las puertas, las ventanas y todas las demás partes, permanezcan en estado de permanente limpieza.
  • Debemos cuidar de que corra el aire libre, en todas las horas en que la necesidad no nos obligue a mantenerlos cerrados. Esta regla de aseo es al mismo tiempo una prescripción higiénica (evitar malos olores o la proliferación de hongos).
  • Al levantarse, cuando nuestro dormitorio se encuentra impregnado de las exhalaciones de los cuerpos durante la noche, sin que hayan podido disiparse por la renovación de aire, debemos apresurarnos en abrir las puertas y ventanas, previa las precauciones necesarias de salud, y tan luego como nos encontremos vestidos.
  • No mantener en ningún instante en nuestro aposento ningún objeto que pueda producir un olor desagradable. El calzado inútil, los vestidos destinados a ser lavados, las aguas que han servido a nuestro aseo etc., etc. descomponen la atmósfera y producen olores ingratos, que tal mal se avienen con la decencia y el decoro como con las reglas higiénicas.

LA PRESENTACIÓN PERSONAL

PRESENTACIÓN PERSONAL

1.      Al llegar, haga una breve pausa en la entrada y mire hacia el salón, esto es para que usted tenga una rápida idea de quienes se encuentran y por otro lado, las personas presentes la notarán. Es importante mantener una buena postura corporal en todo momento.

2.      No entre al lugar de la cena de una forma intempestiva, no se dirija directamente al bar o, si es cena tipo buffet, no se dirija directamente hacia la comida. Un buen consejo es comer algo liviano antes de ir a la cena, de modo de no estar desmayándose de hambre y (muy importante) tener mayor resistencia al alcohol del aperitivo.

3.      Si hay un cóctel previo, o se sirven aperitivos antes de la cena, le sugiero que se acerque a grupos compuestos por tres o más personas o a alguien que se encuentre solo. No es recomendable acercarse a dos personas, ya que éstas podrían estar conversando temas privados. Esta es una oportunidad para sociabilizar, por lo que está bien acercarse a personas que no conozca.

4.      Es prerrogativa de la mujer la forma de saludo, si es una persona que conoce y tiene confianza, puede ofrecer su mejilla. En el caso de dar la mano, asegúrese que sea un apretón suave,  pero no ponga su mano "blanda".

5.      Tome la copa con la mano izquierda de modo que la derecha quedará libre para saludar.

6.      Recordar los nombres es a veces un dolor de cabeza. Si no lo entiende al momento de las presentaciones, no dude en preguntar.

Recomendaciones para el buen vestir

Decálogo del buen vestir

Considere su figura ¿Es alto, bajo?, su contextura y peso ¿es delgado, grueso, gordito, flaquito?

  • Su edad.- hay que recordarle para que pueda llevar a casa ropa conveniente y no desentone a la hora del compromiso.
  • Su estilo.- Considere Si es casual, romántico, deportivo, ejecutivo, glamoroso o sofisticado, escoja el que mejor le convenga a su personalidad y a la ocasión.
  • La necesidad de la prenda y su uso.- ¿para qué y para dónde lo necesita? ¿para el día, la tarde o la noche? ¿qué clase de reunión?.
  • La calidad.- Mejor es poco o bueno, por eso trate de conseguir calidad. Es probable que una prenda que no dure la desilusione rápidamente. Dinero perdido.
  • Los colores.- ¿qué color es el mas apropiado para la ocasión? ¿qué color le asienta más? ¿Puede usar dos o más colores? Colores oscuros para la noche.
  • El material.- Los materiales concuerdan con la hora en que se usará la prenda. Mañanas: telas frescas y juveniles. Tardes: algodones satinados, sedas, crepes y poliésteres. Para las noches: polistel grueso, gasas, raso, moiré, tafetán, organiza, seda, lanilla, casimir etc., de acuerdo a la tendencia.
  • El calzado.- Debe guardar relación con el color del traje que se usa.

UNIDAD II

TERCERA SEMANA

TERCERA SESIÓN

NORMAS SOCIALES

Normas generales del buen comportamiento

  1. Respetar todas las condiciones sociales, considerando la dignidad y el valor intrínseco del hombre
  2. Respetar el carácter, el amor propio, las opiniones, las inclinaciones, los caprichos, los usos y costumbres, y aun los defectos físicos y morales de todas las personas.
  3. Adaptarse con naturalidad en todas las situaciones sociales.
  4. Elegir siempre la mejor oportunidad para cada acción y cada palabra, de manera que jamás se produzcan en los demás impresiones desagradables.
  5. Evitar palabras molestas, observaciones, faltas de delicadeza, descorteses o demasiado personales.
  6. No se debe hablar sin descanso, lo que equivale una descortesía hacia los demás, y menos acompañar nuestra charla con gestos que revelan un aspecto pretencioso.
  7. Poseer tacto es no hacer preguntas indiscretas, lo que nos hará parecer excesivamente curiosos y disgustar a nuestro interlocutor; por otra parte, ciertas preguntas denotan falta de delicadeza.
  8. La persona de tacto tiene consideración con el amor propio de los demás en forma natural y sencilla, no hiriendo sus sentimientos con respecto a su talento, éxito o posición social y económica.
  9. Durante una conversación no se debe hacer comentarios sobre historia, ciencia, cultura o arte cuando no se conoce el grado de conocimiento de las personas que escuchan.
  10. Es necesario contemplar en los demás las diferentes situaciones en que se encuentren observando siempre una conducta que sea propia de cada uno, como por ejemplo, al que se encuentra afligido no se le dice algo que pueda aumentar su aflicción. 
  11. Comportase según la edad, la condición personal y social.
  12. Tratar a los demás como uno mismo desea ser tratado.

Los buenos modales

Los buenos modales y el saber estar se rigen por pautas de conducta, que son claves para cohesionar los grupos sociales y fomentar una buena comunicación entre los miembros de la sociedad.

El dar la mano, el dar abrazo, el ponerse de pie, la puntualidad y la discreción

Socialmente el saludo más extendido en todo el mundo es la acción de dar la mano (también llamado, apretón de manos de forma más coloquial). Lo que en sus inicios era símbolo, podemos decir, de paz, donde se daba la mano derecha como señal de que no se empuñaba un arma, hoy en día se ha convertido en una forma de cortesía para con otra persona.

La mano se da como saludo después de una presentación o de un encuentro con una persona conocida. También se utiliza, además de como saludo, como formula de cortesía para una despedida. Se da la mano al despedirse de otra persona.

Pero, ¿ sabe como dar la mano de forma correcta?

Según los expertos en lenguaje corporal, siempre debe darse la mano derecha (salvo las excepciones, como las personas zurdas). Hay que extender por completo la palma de la mano, dejando el dedo pulgar hacia arriba y estirar el brazo en ángulo recto-abierto, es decir, unos 120º aproximadamente. Ni extendido en su totalidad, con el brazo totalmente recto, ni sin apenas estirar el brazo; con el brazo prácticamente pegado al cuerpo.

Una vez juntas ambas manos, se debe cerrar la mano envolviendo la mano de la persona a la que saludamos, de forma firme, pero sin hacer daño. Cerrando los dedos en torno a su palma. El apretón debe ser corto (de poco tiempo, unos segundos) pero firme y decidido. Entre conocidos los apretones suelen ser de mayor duración. Se puede hacer un pequeño gesto de "agitación"; es decir, subir y bajar las manos ligeramente de forma rápida.

Los apretones de manos deben tener "la fuerza" suficiente. Ni flojos, que parezca demasiado débil, tímido o desconfiado; ni demasiado fuerte, que de sensación de superioridad, de fuerza o de posición dominante.

Dependiendo de las culturas, en ocasiones el apretón de manos, solo es el inicio de un saludo que se concluye con un beso o dos en las mejillas, con un abrazo o con otra muestra de afecto similar.

Ni que decir tiene que la mano debe permanecer limpia, y en la medida de lo posible, seca. Hay ocasiones en que dar una mano húmeda produce una desagradable sensación. Si padece un problema de este tipo pruebe con un poco de tiza o talco para evitar esta humedad, o un tratamiento médico adecuado.

El que inicia el saludo suele ser el que marca el tiempo de duración del apretón de manos. Usted solamente deberá "seguirle". Aunque siempre se puede hacer alguna maniobra sutil si el saludo se prolonga en exceso.

Al dar mano hay que tener también contacto visual con la persona y, en la medida de lo posible, esbozar una buena sonrisa o, al menos, un gesto agradable.

¿ Se da de la misma manera la mano a un hombre que a una mujer ?.

Diríamos que si, aunque la realidad nos muestra que no. Para empezar, para dar la mano a una mujer, ella debe ser la que inicie el gesto o saludo. El caballero "completará" la acción tendiendo su mano para el saludo.

La suavidad en el gesto depende únicamente de cada persona, teniendo un cierto cuidado dado que las constitución física de la mujer, por regla general, suele ser más delicada y menos fuerte, físicamente hablando. Extremidades más pequeñas y menos musculosas. La mejor opción es dejarse llevar por el apretón de la mujer y seguir su acción de forma proporcional.

La sociedad no reconoce otro medio que el de las presentaciones para la creación de amistades, para todo acto de comunicación, para tratar algún negocio o por circunstancias excepcionales.

Las presentaciones pueden ser "especiales" u "ocasionales". Las especiales son las que se hacen con premeditación, y las ocasionales son las que surgen de encuentros o de situaciones temporales.

Algunas Reglas Prácticas para la Presentación

  1. Se presenta la persona de menor jerarquía a la de mayor.
  2. La persona más joven es presentada a la de más edad.
  3. El hombre se presenta a la mujer, como excepción las mujeres son presentadas a reyes, príncipes e infantes.
  4. Para presentar al cónyuge se debe usar la expresión "mi marido", "mi mujer", pero nunca "mi señora" o "mi esposo".
  5. Lo habitual es que se presenten: 
  • Los anfitriones a los invitados según llegan al lugar
  • En el trabajo, la persona de mayor responsabilidad a los demás
  • En congresos y otras reuniones similares, los organizadores a los participantes
  • En los actos oficiales, la persona que la organiza o el responsable del protocolo
  1. Se dice de forma clara los nombres y los apellidos y la función de las personas que se presentan. Éstas saludan dándose la mano.
  2. En los actos oficiales los asistentes son presentados a la autoridad que preside.
  3. Si en una reunión no hay otra persona que haga la presentación, puede hacerlo uno mismo dando nombre y apellido y en su caso la función que realiza cuando se trata de relaciones profesionales.
  4. Para las presentaciones, el hombre cuando está sentado, siempre se pondrá de pie; la mujer debe hacerlo cuando la presenten a otra mujer de mayor rango o edad, o a una personalidad de gran relevancia.
  5. Cuando caminando por la calle, o en un acto social, se está en compañía      de alguien y se acerca algún conocido para saludar lo correcto es presentarlo a la persona que se acompaña

¿Qué hacemos cuando nos presentan? Dar la mano, un beso, un abrazo, una reverencia...

Cuando nos presentan a otra persona, lo habitual es darle la mano. Pero en determinadas ocasiones, y en determinados momentos, los formalismos pasan a un segundo plano, y espontáneamente, según las costumbres de cada país, se procede a un saludo más cercano (por ejemplo, recientemente hemos visto a S.M. la Reina besar a alguna de las premiadas en la entrega de las Medallas al Mérito de las Artes, en vez de darles la mano).

Pero llegados a este punto, ¿ qué hacemos ?. Damos la mano, nos damos un beso o simplemente nos damos un abrazo.

Los hombres a las mujeres las suelen dar la mano (que ellas ofrecen), y hacen un pequeño ademán de besarla (el besamanos ya está totalmente en desuso). Tampoco es raro ver que se dan dos besos, si el ambiente es algo más íntimo y menos protocolario (aunque en ambientes muy protocolarios también se ven, pero no con tanta frecuencia).

El abrazo queda reservado para el ámbito cercano, entre familiares y amigos, y en ambientes informales. No es correcto hacerlo en otro ámbitos más formales.

Nunca se saluda o se recibe un saludo, con los guantes puestos, con la cabeza cubierta o sentados. Los hombres deben quitarse ambos guantes y el sombrero, visera, etc. y levantarse. Las mujeres, pueden quitarse solo el de la mano que ofrecen y pueden permanecer cubiertas (e incluso sentadas si están en un café o restaurante).

Como curiosidad diremos que en cuestiones de saludos podemos encontrarnos muchas formas diferentes de hacerlo; por ejemplo los esquimales, se frotan sus narices; los japoneses, se hacen una reverencia, pero no hay ningún tipo de contacto físico; los europeos, dan uno o dos besos en las mejillas; los americanos solo utilizan el apretón de manos (pues solo besan a sus parejas y familia); en la zona de Rusia, se besan tres veces en la boca, aunque sean hombres; en Hispanoamérica es más común darse un solo beso en la mejilla; en muchos países asiáticos el saludo es una leve reverencia con las palmas de las manos juntas.

Podría hacerse un completo tratado sobre el saludo en los distintos países del mundo, pero este no es nuestro cometido, y hemos querido dar alguno de los más conocidos.

CUARTA SEMANA

CUARTA SESIÓN

EL ARTE DE CONVERSAR

Hay que sacar el máximo provecho de todos los recursos comunicacionales: el modo de establecer contacto con los demás, la forma de saludarlos, la conversación, la vestimenta, los gestos, etc.

La revolución de las comunicaciones no debe ser sinónimo de comunicaciones frías e impersonales. Las reglas de cortesía siempre pueden ser puestas al día y adaptadas al mundo moderno.

Cortesía telefónica

lo indispensable es saludar a quién conteste el llamado (sea quien sea) con un "buenos días" o "buenas tardes" , y enseguida preguntar por la persona .

Un error muy frecuente es preguntar "¿de parte de quién?" antes de informar si se encuentra o no la persona solicitada. Lo correcto en este caso, es informar primero si la persona está o no y luego preguntar de parte de quién.

Todos podemos equivocarnos, así es que al estar en esta situación, discúlpese, no cuelgue abruptamente el auricular. Lo mismo aplica al recibir un llamado erróneo: informe cortésmente a la persona de su error y después cuelgue.

Con respecto al contestador, lo más simple es tener un mensaje breve, evitando dar detalles que pongan en riesgo su seguridad.

Al dejar mensajes en una casilla o contestador, lo primero es saludar, identificarse claramente, luego exponer el motivo del llamado y por último despedirse, poniendo cuidado en el tono de voz y dicción.

Con respecto a los llamados con teléfono celular, aplican las mismas normas,  la palabra clave es DISCRECIÓN.

QUINTA SEMANA

QUINTA SESIÓN

LAS VISITAS

De las visitas en general:

  • Las visitas son indispensables para el cultivo de la amistad, por medio de ella manifestamos a nuestros amigos, de la manera mas evidente y expresiva, cuan grato es para nosotros verlos y tratarlos.
  • Debemos permanecer en nuestra casa decentemente vestidos, y a las horas de recibo en un traje propio para recibir a la visita y nuestra sala de recibo debe estar siempre perfectamente arreglada, de modo que no sea necesario prepararla ocasionalmente.
  • Por regla general, siempre que se nos diga que la persona que solicitamos en su casa está fuera de ella, nos abstendremos de hacer ninguna inquisición sobre el lugar en que pueda encontrarse, y aun cuando tengamos motivos para sospechar que se ha negado, o la hayamos alcanzado a ver en lo interior de la casa, nos retiraremos sin decir una sola palabra sobre el particular, y sin darnos por ofendidos.
  • Jamás debe un caballero permitirse visitar diariamente una casa de familia, sino en los casos siguientes:
    • Cuando sea pariente muy cercano de la familia que visita.
    • Abstengámonos de visitar a personas que no sean de toda confianza, cuando nos aflija una pena intensa, o cuando por cualquier otro motivo

Por tarjeta

  • Enviar invitaciones impresas siempre y cuando se trate de grandes ocasiones.
  • Las demás puedan ser hechas a mano, bien diseñadas y sin ningún error en el nombre o en la dirección.
  • La anfitriona guardar cuidado en los nombres y apellidos y mucho menos equivocarse entre quién es una señora o señorita o dejar fuera los títulos de las personas como Doctor, Arquitecto, señor embajador, General etc., Hay que trabajar en el ego de nuestros invitados.
  • Escriba sus invitaciones con buena letra y si la suya no es bonita ni legible busque un experto, pero nunca las haga a máquina porque eso da una impresión demasiado impersonal y comercial.
  • Cuanto mas sencillas son las tarjetas de invitación, tanto más protocolares y elegantes son. Cuanto mas claras, tanto mas convincentes.
  • Cuanto mas informal sea la actividad, tanto mas informal debe ser las invitaciones.
  • Las realmente formales llevan dos sobres y el papelito de seda dentro. Este tipo de tarjeta no es solamente para las bodas. También sirven para cenas formales, cócteles de negocios y todo tipo de actividades.

¿QUÉ HACER Y QUE NO HACER?

  • Al subir las escaleras, si va acompañando de personas de respeto, deberá cederlas al lado del pasamanos.
  • Si es un caballero, adelántese solo para llamar la puerta y después pase el último.
  • La llamada no será prolongada y no la repetirá hasta que haya pasado un tiempo prudencial.
  • Si le invitan a cenar o por otro motivo, no debe dejar el abrigo o el saco encima de un mueble. Con él en la mano deberá esperar que los anfitriones lo recojan para llevárselo a un lugar adecuado, sugerido por ellos.
  • Para entrar en la sala, deje pasar primero a los señores y personas de mayor categoría. Es de pésimo gusto sostener una verdadera batalla por ver quien logra entrar al último: : "pase usted primero…." "no puedo permitirlo, señora…" "tenga usted la bondad …haga el favor…." "de ninguna manera, no señor…". Si se le indica que pase adelante, no se haga de rogar, pase al instante.
  • Claro esta que nunca se hará esto sin dar las gracias sinceras y espontáneas, regla elemental que nunca debemos olvidar dentro de este mundo mágico de la cortesía.
  • Salude a la dueña o dueño de casa, según el grado de intimidad que se tenga. Si es de mucha confianza y el anfitrión es el que primero encuentra, será con él; de lo contrario siempre se hará primero con la anfitriona.
  • Al entrar a la reunión , no se debe saludar con el famoso "beso social" , que ya se ha hecho natural en nuestro medio y del cual ya hemos hablado…. Solo se debe besar a las personas conocidas, de confianza, nunca a las personas que recién se conocen. Esto es pésimo gusto, además de ser antihigiénico.
  • Cuando es un caballero el que ingresa , no se levanta las señoras, pero si los hombres que estén en el salón.
  • Si entra un señora, los caballeros deberían pararse siempre, especialmente para saludarla, estrechándole la mano, no besándola como hemos dicho anteriormente.
  • Al tomar asiento, los sitios de respeto para hacerlo son por orden de preferencia: el sofá, las butacas y las sillas. El sofá, y las butacas se deben reservar para las señoras, las sillas para las muchachas y los caballeros, salvo que sean mayores o ancianos.
  • No se debe pasar o alargar el brazo por delante de los demás. Si es la única manera y no puede evitarlo, pide permiso para ello.
  • Si uno está acompañado y recibe una carta, no debe abrirla, salvo que sea urgente; entonces debe pedir permiso para hacerlo.
  • No debe curiosear los objetos que pueda haber en la sala, especialmente si es la primera vez que visita la casa.
  • Debe saber como sentarse en la silla. Debe tener una actitud elegante con las piernas siempre juntas.
  • Para despedirse, lo mejor es la sencillez. Debe aprovechar una pausa en la conversación.
  • Debe dar las gracias por la invitación saludar amablemente y salir.
  • Las personas que se levantan para irse y luego se quedan, son desesperantes.
  • La dueña de la casa debe acompañar a los visitantes hasta la puerta y no debe cerrarla hasta que por lo menos hayan caminado a su auto o bajado el primer tramo de la escalera, si vive en un departamento.
  • Llame al día siguiente para agradecer, es la regla que todos olvidan. Resultan tan elegante hacerlo, y se siente bien recibirla.
  • Ser una buena y educada invitada así como perfecta anfitriona, es una de las responsabilidades de ser mujer.

Modo de conducirse en las visitas y cuando se recibe visitas

Procuremos que las personas que nos visitan dejen el lugar de manera satisfecha, de nuestra manera de recibirlos, de nuestros tratos, etc.

Cuando se nos anuncie una visita y no nos encontremos en la sala de recibo, no nos hagamos esperar sino por muy breves instantes; a menos que alguien causa legítima nos obligue a detenernos un rato, lo cual haremos participar a aquella inmediatamente, a fin de que nuestra tardanza no la induzca a creerse desatendida

Los dueños extenderán siembre la mano a todas las personas de su sexo que lo visiten así al acto de entrar como al de salir, aun cuando sean para ellos desconocidos y solo lleven por objeto tratar sobre negocios.

Cuando un caballero reciba a varias visitantes no se sentara en una misma línea con ellas, sino que, colocándose en los asientos principales, se situara en un lugar desde el cual puede dirigir a todas las palabras, sin necesidad de volverse a cada uno de ellos o de lado a lado.

Procuremos no dejar nunca sola a las visitas que quizá no tengan conocidos dentro de una reunión por mas que haya una confianza.

SEXTA SEMANA

SEXTA SESIÓN

LA CORTESÍA

El es cortés cuando…

  • Es puntual... no la hace esperar.
  • Se descubre la cabeza al verla (si la lleva cubierta)
  • Se ofrece cargar cualquier objeto pesado que lleve la mujer que lo acompaña.
  • Le enciende el cigarrillo si ella demuestra atención por fumar (aunque él no fume).
  • Le retira la silla al llegar a un restaurante para que ella se siente.
  • Le sirve la bebida en su copa o vaso.
  • La toma ligeramente por el brazo al cruzar una intersección o al entrar a algún lugar.
  • Toma la iniciativa de abandonar un lugar pero le pregunta a ella si está de acuerdo.
  • Cuando ella se pone de pie y él lo hace también.
  • Le dice una frase amable sobre su apariencia, de su vestido, su perfume, su peinado
  • Cuando la mira con aprobación
  • Cuando le abre la puerta del automóvil y la cierra una vez que ella ocupa el asiento amablemente.
  • Cuando recoge inmediatamente algo que ella distraídamente ha dejado caer a menos que él se encuentre a una distancia regular de ella.
  • Le hace un pequeño obsequio con algún motivo determinado sin que él mismo tenga implicaciones de conquista.
  • Cuando la llama por teléfono y se cerciora de que no está interrumpiendo sus actividades.
  • Cuando la acompaña hasta la puerta de su casa y espera a que entre.

Los superiores

  • El hombre e sentimientos nobles y elevadas, es siempre modesto, generoso con sus inferiores, y jamás deja de manifestarse agradecido a los homenajes de consideración y respeto que estos le tributan.
  • El inferior trata al superior con suma atención y respeto, pero téngase presente que todo acto de sumisión o lisonja, que traspase los limites de la dignidad y el decoro, es enteramente ajeno del hombre bien educado y de buenos sentimientos, por cuanto la adulación es la más grosera y ridícula de todas las bajezas, y, como hija de la hipocresía, revela siempre un corazón poco noble y mal inclinado.
  • No hay nada mas digno entre superiores e inferiores que un acto cualquiera de indebida o excesiva confianza,

El fumar

Fumar con respeto:

  • Pregunte a las personas que están a su alrededor permiso para fumar si se está en un ambiente cerrado.
  • La precedencia es la misma que en otros casos. El caballero debe encender el cigarrillo a la dama, el joven al de mas edad y el inferior al superior.
  • No frote una cerilla cerca de la cara de alguien, la cabeza del fósforo puede desprenderse y causar una quemadura dolorosa.
  • Nunca presione un cigarrillo, para apagarlo contra un objeto que no sea cenicero, los cigarrillos apagados contra las bases de las lámparas o pequeños adornos los arruinan, no echarlos en las macetas con plantas y mucho menos encendido.
  • En la sala de espera de un consultorio o de una oficina si no hay cenicero cerca, aguarde hasta que su visita haya terminado y vaya a encenderlo a otro lado.
  • Nunca fume cerca de un bebé, una mujer debe sacrificar este hábito porque esta comprobado que es nocivo para el niño.
  • No es correcto hablar ni bailar con el cigarrillo en la mano o en la boca, cuando usted quiere fumar y esta en compañía de otra, primero ofrézcale a la otra persona.
  • No fumar en el interior de habitaciones cerradas por respeto a las otras personas que están en su interior, tampoco en aviones ni buses.

SÉPTIMA SEMANA

PRÁCTICA CALIFICADA I

Taller vivencial

OCTAVA SEMANA

EXAMEN PARCIAL I

UNIDAD III

NOVENA SEMANA

SÉPTIMA SESIÓN

MODALES EN LA MESA

DE LA MESA EN GENERAL

  • La mesa es uno de los lugares donde mas clara y prontamente se revela el grado de educación y de cultura de una persona por cuanto son tantas y de naturaleza tan severa y sobre todo tan fáciles de quebrantarse las reglas, las prohibiciones a que esta sometida.
  • Según esta jamás llegara a ser excesivo el cuidado que pongamos en el modo de conducirnos en la mesa, manifestando en todos nuestros actos aquella delicadeza, moderación y compostura que distinguen siempre en ella al hombre verdaderamente fino.
  • El modo correcto de sentarse en la mesa es erguido, con las piernas juntas porque si las estiramos podemos chocar con las del otro, asimismo nunca se deben apoyar los codos y antebrazos a la mesa, ni reclinarse en el respaldar de la silla porque dará la impresión de estar cansados.
  • El cubierto va a la boca, nunca viceversa, no comer demasiado lento ni demasiado rápido.
  • Jamás se toma algún líquido sin antes haber pasado lo que tenemos en la boca, siempre antes de beber secarse la comisura de los labios con la servilleta y luego doblarla.

Modales en la mesa:

  • Quien conoce y practica la etiqueta adquiere la seguridad que se necesita para conseguir la verdadera finalidad que tiene congregar dos o mas personas en una mesa.
  • Una persona segura de si misma puede usar casi en forma mecánica pero con elegancia los cubiertos, una copa, una servilleta y mientras lo hace puede arreglar un negocio, declararle un negocio, declararle su amor a la amada, decidir un destino de un pueblo y hasta elegir un presidente.
  • El conocimiento de la etiqueta de la mesa y la habilidad de un buen anfitrión consiste en procurar sentar siempre alternando damas y caballeros, evitar colocar los maridos al lado de sus esposas, los novios si pueden sentarse juntos.
  • La dueña de la casa o anfitriona se sienta en un extremo de la mesa o al centro de la misma, entonces el invitado de honor o de mas importancia o de mayor edad, se sienta a su derecha y a su izquierda otro caballero. El dueño de casa o anfitrión situará a la invitada de honor, dama de mayor importancia o de mayor edad se sienta a su derecha, generalmente esta dama es la pareja del invitado de honor, a su izquierda se sienta otra dama.
  • El ama de casa procura elegir la cabecera próximo a la puerta por donde vienen las personas que van a servir foque le sea fácil levantarse hacia la cocina.

  • En las comidas formales y en los banquetes es correcto señalar el puesto del invitado con una tarjeta tamaño visita o mas pequeña, escrita a mano o a maquina, la cual se coloca frente a cada plato, también se usa colocar un pequeño diagrama a la entrada del comedor indicado, dichos puestos sean en una o mas mesas.
  • El menú escrito en una comida formal se coloca al frente o a la izquierda del plato de cada comensal.
  • Los temas de conversación deben orientarse por causas amables evitando todo lo que pueda suscitar fricción o discusión, esta tarea es responsabilidad de los anfitriones o dueños de casa.
  • La apariencia personal juega un papel muy importante, tanto en el anfitrión como
  • En el invitado, una persona vestida de acuerdo con la ocasión, bien peinada y con las manos debidamente arregladas en un acto principal en la escena de la mesa bien puesta.

¿Qué hacer con los cubiertos?

  • Es muy fácil, comience con los de afuera y vaya hacia adentro, el cubierto pegad al plato es el último y corresponderá por lo general al palto de fondo.
  • Las cucharas de sopa, consomé de cremas estarán colocadas siempre a la derecha del plato de sitio. Este es un plato tendido que estará de base para recibir a todos los demás platos salvo el plato de postre.
  • Los tenedores estarán al lado izquierdo del plato de sitio y pueden ser de entrada, de pescado, de carnes blancas o de carnes rojas, cada uno su propio estilo y características especiales y así como existen diseñadores de ropa, hay de cubiertos también.
  • Los cuchillos hacen pareja con los tenedores en tamaño y el de pescado siempre diferente y tiene de pareja una paleta.
  • Al terminar de comer con el filo del cuchillo queda hacia adentro en el lado derecho y el tenedor al lado izquierdo y boca arriba. Los mangos deben extenderse un poco fuera del plato.
  • Los cubiertos que no se usen al momento de descansar, de conversar o de comer algo, se colocan cruzadas el plato, el tenedor a la izquierda y con la boca abajo y el cuchillo debajo de éste quedando en medio del plato.
  • Mantenga el cuchillo y el tenedor en ángulo no los tome ni los agarre como si fueran dagas ni pinche la comida con ellos.
  • Al acabar de comer coloque el cuchillo y el tenedor uno al Iado del otro en el centro del plato y como si fueran las manecillas de un reloj que marca las 6:30, pero en forma paralela, no angular.
  • Los cubiertos tampoco quedan colocados fuera del plato como si fueran remos, por favor no deje los cubiertos que se han utilizado, sobre la mesa o en el mantel, Todo cubierto que se levanta del mantel no vuelve a tocarlo otra vez, siempre se coloca en el plato que se esta usando.
  • Si el plato le gustó mucho, puede pedir discretamente una repetición o colocar los cubiertos separados en el plato, si la anfitriona conoce de etiqueta entenderá el mensaje, de lo contrario se quedará usted con las ganas.
  • Manejar con incomodidad los cubiertos o tener cara de susto al partir la papa con cuchillo, nos puede delatar como personas sin educación.

Costumbres en la mesa:

  • El juego de cubiertos mas sencillo en cualquier comida, es el tenedor, la cuchara y el cuchillo, el tenedor se coloca al izquierda del plato y el cuchillo y la cuchara a la derecha. El cuchillo tiene que estar mas cerca del plato.
  • En el Perú el cuchillo se sostiene en la mano derecha con el mango en la palma y su dedo indice a lo largo del filo. Al terminar de usar nunca se deja el cuchillo en la mesa, sino en la parte superior del plato con el filo hacia adentro.
  • El tenedor se sostiene con la mano izquierda mientras se use el cuchillo para cortar, se coge por el mando con el dedo índice hacia delante.
  • En otros momento es preferible mantener el tenedor en la mano derecha hacia arriba con el mango controlado por el pulgar y los dos primeros dedos.
  • Después que se use el tenedor se debe dejar sobre el plato paralelo al cuchillo debajo de éste.
  • La cuchara se sostiene con la mano derecha de la misma manera que el tenedor. Lo correcto es que la única cuchara que se vea en la mesa durante la comida sea para la sopa excepto en el desayuno. Sin embargo la anfitriona moderna frecuentemente coloca cucharitas de té o coloca la cuchara a la derecha del cuchillo en una comida informal o familiar.

Lo que no debe hacer en una mesa:

  • No use flores de plástico para su mesa con invitados o sin ellos.
  • No use mondadientes, es desagradable ver a una persona hurgándose los dientes.
  • No asista a una invitación sino esta bien de salud, es decir resfriada.
  • No se lama los dedos ni los huesitos de pollo
  • No se levante de la mesa, hágalo solo en caso de una emergencia.
  • No empuje el plato hacia adentro de la mesa al terminar de comer.
  • No use candelabros de día y de noche préndalos siempre.
  • No recoja ni empuje la comida con un pedazo de pan.
  • No moje los alimentos sólidos en los líquidos.
  • No rehúse una invitación que le haga la anfitriona.
  • No coloque los codos encima de la mesa servida.
  • No mezcle juegos de vajilla, copas o cubiertos.
  • No use platos, cubiertos, vasos, envases plásticos para la mesa, menos si tiene invitados.
  • No use cuchara y tenedor para comer tallarines, hágalo solo con el tenedor y enróllelos para llevarlos a la boca. Recuerde que no se parten para sancocharlos ni se cortan con cuchillos.
  • No use servilletas de papel en una mesa de tela, significaría que usted no quiere que ensucien su servilleta de tela.
  • No sople la comida, por mas caliente que este.
  • Nunca diga servido, ni menos provecho.
  • No coma con la cabeza inclinada al plato, el brazo que sube lleva la comida hasta la boca.
  • No se enganche la servilleta al cuello, ni en el escote o corbata.
  • No deje jamás la cuchara dentro de una taza, se colocará en el plato, debajo del asa al lado derecho.
  • No se trague las semillas de la uva o las de otras frutas similares, se las puede retirar de la boca con los dedos.
  • No use los dedos para retirar espinas, huesos pequeños u otros elementos no agradables a su paladar, use el cubierto que está utilizando para retirarlos de la boca y depositarios en el borde del plato.
  • No se excuse si se le cae algún alimento al mantel, simplemente recójalo con el cubierto que esta usando y deposítelo en el borde del plato.
  • No es necesario dar las gracias al mozo cada vez que le sirve un nuevo plato, en el caso de no desear algo óigale "no gracias".
  • No hable de dietas en el momento de la comida, es de pésimo gusto.
  • No dé explicaciones si es alérgica o vegetariana, si no puede comer algo que le han servido, simplemente déjelo a un lado del plato, nadie lo notara.
  • No fume entre plato y plato y siempre pregunte antes de hacerlo.

Modales en un restaurante:

  • Aunque un hombre debiera aparecer cuando una dama se acerca a charlar a su mesa, no es conveniente hacerlo, ya que será falta de consideración hacia los otros cuando se están en una mesa muy concurrida.
  • No es necesario levantarse completamente cuando hay mucha concurrencia aun cuando las presentaciones estén principiando, levantarse a medias o intentar hacerlo es aceptable.
  • Las damas a su vez pueden inclinar levemente la cabeza acompañada de una sonrisa, es desconsiderado pararse a conversar en una mesa donde están los platos servidos. Es mejor hablar brevemente y seguir su camino, después podrá conversar con sus amigos en un momento mas conveniente, cuando alguien se acerca a su mesa, no es necesario decirle que se siente a menos que todos lo deseen.
  • No levantarse cuando la dueña del restaurante se acerque a su mesa a indagar acerca del servicio y la calidad de la comida. Este es un gesto de cortesía propio de su profesión, no social.
  • En cualquier sitio de comer público, nunca se debe limpiar los cubiertos con la servilleta, si estos parecen sucios pedir al mozo otros cubiertos, cuando se le caiga un cubierto o la servilleta, déjelo en el piso y pida otro.
  • No escriba en las listas o sobre la mesa y evite obstaculizar el paso con los pies o bultos.

SENTADOS A LA MESA

  • La primera persona en sentarse es la anfitriona y también la primera en levantarse al terminar la comida. 
  • Los comensales se sientan a la mesa por el lado derecho de la silla (o lo que es igual, por el lado del brazo izquierdo) y lo harán después de que la anfitriona haya tomado asiento. 
  • Si los puestos no están asignados previamente, los invitados esperan a que la anfitriona, desde el suyo, les indique dónde deben sentarse. 
  • La silla se acerca de tal manera que la barbilla del comensal quede frente al borde de la mesa.

POSTURA

  • Se debe mantener la espalda recta. Para lograrlo, se colocan los pies juntos, uno delante del otro. Sin estirar ni cruzar las piernas por debajo de la mesa, ni hacer contorsiones con los tobillos o pies. 
  • Los cubiertos deben ascender con los alimentos a la boca, en vez de que la cabeza descienda hacia el plato. La vista debe seguir el trayecto del alimento que se lleva a la boca; es incorrecto dirigir la mirada a otra parte. 
  • Al utilizar los cubiertos, los codos deben permanecer ligeramente pegados al cuerpo, sin separarlos o elevarlos en exceso. 
  • Los brazos se mantienen fuera, apoyando sobre la mesa sólo las muñecas y las manos. 
  • En ningún caso se apoyan los codos sobre la mesa.

USO DE LA SERVILLETA

  • Una vez que la anfitriona ha tomado su servilleta, se considera formalmente iniciada la comida. Después, los demás invitados extienden la suya. 
  • La servilleta se desdobla en dos (nunca completamente, ni a la vista de todo el mundo) y se coloca sobre las rodillas. No es de buen gusto meterse una punta de la servilleta en el chaleco, la blusa o el cinturón, ni anudarla alrededor del cuello. 
  • La servilleta puede usarse cuantas veces se necesite durante la comida y es obligatorio hacerlo antes de tomar agua o vino. 
  • Se declara formalmente terminada la comida cuando la anfitriona coloca la servilleta a su derecha e indica claramente a los invitados dónde se tomará el café. Esta vez, la servilleta no se dobla como estaba al principio, pero tampoco se deja de manera desordenada.

CUÁNDO EMPEZAR A COMER

  • La anfitriona empezará a comer cuando ya estén servidos los señores 1 y 2, y lo hará despacio para dar tiempo de servir a los otros invitados.

DIFERENTES ESTILOS EN EL MANEJO DE LOS CUBIERTOS

LA REGLA GENERAL es que los cubiertos se utilizan de afuera hacia adentro, de acuerdo a su colocación, es decir, los últimos en ser usados serán los que estén más cerca del plato. Hay dos estilos para su uso:

-ESTILO EUROPEO

El tenedor se sostiene con la mano izquierda todo el tiempo, con las púas hacia abajo. En la mano derecha se sostiene el cuchillo, con el filo hacia abajo. Además de servir para cortar la carne, éste ayuda a colocar los alimentos sobre el tenedor. Algunos alimentos, como el arroz, pueden apilarse en el tenedor o bien darse la vuelta a éste momentáneamente y, usándolo como cuchara, recogerlos con ayuda del cuchillo. En ambos casos, los cubiertos deben colocarse en forma angular, no paralela, porque al levantar los codos se molesta a los vecinos de mesa.

-

ESTILO NORTEAMERICANO.


El tenedor se maneja con la mano izquierda al cortar los alimentos y el cuchillo con la derecha, pero al llevar la comida a la boca, el tenedor pasa a la mano derecha (volteando las puntas hacia arriba), mientras el cuchillo descansa en

el borde del plato y la mano izquierda en el regazo. Cuando se necesita cortar de nuevo, el tenedor regresa a la mano izquierda. Aunque el tenedor puede cambiar de mano, este cambio se limita a lo imprescindible. En algunos lugares se acostumbra descansar el brazo izquierdo en el regazo mientras se maneja el tenedor con la mano derecha, pero esto no es bien visto por la mayoría.

USO DEL CUCHILLO, TENEDOR Y CUCHARA

USO DEL CUCHILLO

  • El cuchillo se sujeta de manera que el mango quede oculto en la palma de la mano, con el filo hacia abajo; el dedo índice presiona el dorso del cuchillo, pero sin llegar a tocar la hoja; el pulgar y el dedo medio lo sostienen por los lados, mientras los dedos restantes se doblan ligeramente. 
  • El filo del cuchillo siempre se dirige hacia el centro del plato: 
    - desde su colocación en la mesa 
    - mientras se está comiendo 
    - cuando descansa en el plato 
    - al finalizar la comida 
  • El cuchillo, bajo ninguna circunstancia, se lleva a la boca. 
  • Para el pescado se debe utilizar exclusivamente un cuchillo especial en forma de pala, que no tiene sierra o filo cortante. Con él se separan las espinas centrales y todas las que se lleguen a encontrar.

USO DEL TENEDOR

  • Cuando se utiliza solamente el tenedor, debe manejarse con las púas hacia arriba. Se sujeta por la zona del mango más próxima al extremo con el pulgar y el índice, descansando sobre el dedo medio, que a su vez se apoya en los otros dos.

USO DE LA CUCHARA

  • La cuchara se sujeta con la mano derecha, exactamente igual que el tenedor cuando se maneja solo. Debe sostenerse por el extremo del mango. 
  • El movimiento de la cuchara cuando se "recoge" el alimento debe ser del comensal hacia el centro de la mesa, sin llenarla demasiado para que no se escurra en el trayecto del plato a la boca. 
  • La cuchara se lleva horizontalmente a la boca cuando contiene consomé y ligeramente inclinada si es sopa o crema. 
  • Al terminar de tomar la sopa, la cuchara se deja en el plato hondo que contenía aquélla, pero en el caso del consomé se deja en el plato llano en que está colocada la taza. Si el consomé tiene trocitos de pan, se comen con la cuchara. 
  • Al tomar una cucharada de café o sopa, no es correcto soplar sobre ella. Debe esperarse a que se enfríe sola. 
  • Las cucharillas se emplean en ciertos postres para recoger el almíbar, aunque se haya usado previamente el tenedor. En cambio, con el café, la cucharilla sólo se emplea para remover el azúcar y una vez agitado el líquido se deja en el plato que trae la taza, aun cuando después haya que volver a utilizarla si se quiere agregar más azúcar. Nunca se toma una taza de café a cucharaditas. 

Cuando se hace una pausa durante la comida, los cubiertos deben descansar sobre el plato formando un ángulo (vea dibujo). Está muy mal visto el hábito de dejar los cubiertos con el mango reposando sobre la mesa y las puntas en el plato. Una vez que los cubiertos se han levantado de la mesa para ser utilizados, ya no la vuelven a tocar para nada. 

  • Al terminar de comer, se dejan los cubiertos uno junto al otro en forma paralela, para dar un aspecto de orden y limpieza al plato vacío y evitar que los mismos caigan al suelo o sobre la mesa cuando el mesero retire el servicio. 
  • Si se desconoce la utilidad de algún cubierto, se sugiere observar a los demás comensales para seguir sus mismos movimientos. 
  • No se gesticula con los cubiertos en la mano. 
  • Nunca se debe tomar la comida con los dedos, a excepción de ciertos mariscos.

DISTRIBUCIÓN Y USO DE UTENSILIOS

Muchas veces la distribución de una mesa puede confundir pues hay muchos tenedores, cucharas y cuchillos pero no se preocupe, siga estas reglas y saldrà bien:

  • Inicie por los cubiertos de la parte exterior y vaya tomando los demás con cada plato que se sirva. O sea, el tenedor que está más lejos del plato será el primero que use.
  • Los tenedores se usan a la izquierda y los cuchillos y cucharas a la derecha. La excepción es el tenedor de ostras o mariscos que se ubica a la derecha junto a la cuchara sopera. 10
  • Si no prefiere carne, sopa u otro plato, el camarero le quitará los cubiertos que no necesitará.
  • La cucharita y el tenedor del postre se ubican en la parte superior del plato. Cuando le sirvan el postre coloque el tenedor a la izquierda del plato y la cucharita a la derecha.
  • Para comer el postre, pártalo con la cuchara, empuje la comida con el tenedor y coma de la cuchara. El tenedor se toma con la mano izquierda y la cucharilla con la derecha.
  • Las cucharitas del café se colocan a la derecha del plato o se traen con el café.
  • El vino tinto se sirve en copas redondas y de pie corto. Se cogen por la base.
  • El vino blanco se sirve en copas un poco más pequeñas y de pie más largo. Se cogen por la base del pie.
  • No se recomienda servir un vino blanco después de uno tinto dado que el más fuerte "insensibiliza" el paladar y le impide degustar un buen vino blanco.
  • Para utilizar las copas comience utilizando la que se encuentra más cercana a usted. Por ejemplo jerez (plato de sopa), vino blanco (plato de pescado o pollo), vino tinto (plato de carne) y copa de agua.
  • El cuchillo para la mantequilla se utiliza en forma transversal sobre el platito o a la derecha en la fila de cuchillos.
  • En una comida formal no se deben servir botellas con refrescos.
  • Los manteles no deben colgar por los costados de la mesa, la medida es unos 30 o 40 cm. del borde de la mesa.

El siguiente diagrama muestra la disposición de una mesa:

1. Servilleta 9. Tenedor de postre

2. Tenedor de pescado 10. Cuchara de postre

3. Tenedor de carne 11. Tarjeta con el nombre del

4. Platos comensal.

5. Cuchillo de carne 12. Copa de agua.

6. Cuchillo de pescado 13. Copa de champaña.

7. Cuchara de sopa 14. Copa de vino tinto

8. Platito de pan 15. Copa de vino blanco

USO DE BEBIDAS Y COMIDAS

Sopa: Se coloca en la mesa ya servida. No se debe inclinar para tomar la última gota ni se sopla o se revuelve. La cuchara se toma de adelante hacia atrás para que el líquido no se derrame y se toma de punta o con el borde de la

cuchara.

Pan: Se parte con la mano en pequeños trocitos conforme se vaya comiendo.

Mantequilla: Se sirve en platitos individuales y un cuchillo especial.

Cangrejo o Langosta: Si no se le presenta un instrumento para comerlos se sostienen con la mano izquierda por el caparazón y con la derecha se arrancan las patas. Se rompen las patas más finas y se extrae su contenido con ayuda de un tenedor especial. La cola se desprende con un cuidadoso tirón.

Arroz: Con tenedor al igual que cualquier otro alimento suave.

El postre de arroz en dulce de leche puede comerse con cucharita.

Spaguetti: Se pueden partir con el tenedor.

Papas: No se cortan con cuchillo. Si se presentan sin pelar se sostienen con el tenedor y se parten como una fruta.

Verduras: Se comen con tenedor, no se cortan con el cuchillo.


Partes: 1, 2, 3


 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Arte y Cultura

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.