Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     
 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Examen general preliminar - Animales (página 2)




Partes: 1, 2


En el caso de un caballo dicha descripción debe contener además: el peso, el color, la marca distintiva (nombre, número, letras u otras marcas) y dónde las tiene. En el ganado vacuno, el número con que se marcan se les pone en las orejas.

  1. La enfermedad cardiaca del ganado se observa en palpitaciones cardiacas, pericarditis traumática y pericarditis tuberculosa. Las irregularidades funcionales y la dilatación del corazón se presentan en forma de trastornos circulatorios y son muy comunes en el caballo, en tanto que en el perro, la enfermedad valvular crónica se presenta en gran cantidad de perros adultos y ya viejos.

  2. La especie: la susceptibilidad de especies determinadas a las enfermedades varía no solamente con relación a las enfermedades infecciosas o a las contagiosas, sino también con relación a ciertas enfermedades esporádicas. Todas las especies son susceptibles al ANTRAX y a la rabia, aunque la incidencia varía de una otra.

    La raza determina la naturaleza del trabajo que hará el caballo y eso puede influenciar el desarrollo de varias formas de enfermedades. La raza también influencia la susceptibilidad a ciertos tipos de enfermedad, por ejemplo, la linfangitis equina esporádica es prácticamente desconocida entre los ponies y los caballos árabes. Pero todas las razas de caballo son susceptibles a los cólicos.

  3. La raza: en el ganado, usualmente la raza determina el objetivo para el cual se ha obtenido el animal. El ganado lechero es particularmente susceptible a enfermedades como la fiebre de la leche y la epilepsia post-parturienta.
  4. El sexo: es obvio que hay ciertas enfermedades que son típicas de uno u otro sexo. En la hembra es necesario tener en cuenta la conexión del embarazo con varias enfermedades. Muchas enfermedades febriles son debidas a problemas en el útero y en las ubres. En la vaca el examen de las ubres es obligatorio cuando hay fiebre. En el macho es aconsejable saber siempre si está castrado o no.
  5. La Edad: los animales jóvenes son más propensos a ciertas enfermedades infecciosas que los adultos. La septicemia debido a infecciones umbilicales, por ejemplo, solamente ocurre en animales muy jóvenes. La disentería en las ovejas ocurre en animales adultos. El raquitismo es una enfermedad propia de animales jóvenes, en tanto que los animales viejos son propensos a enfermedades circulatorias y en el perro particularmente la enfermedad renal crónica es propia del perro adulto y de los muy viejos.(11)

INSPECCIÓN GENERAL

Un examen general preliminar del paciente debe comenzar con una inspección general del mismo, cuando los síntomas son notables. La observación exacta de los síntomas en esta etapa es muy relevante para tener una visión correcta del caso. Dicha inspección general se hace a algunos pasos del animal, y desde ángulos diferentes y en ella debe tenerse en cuenta:`

  1. La apariencia: cualquier anormalidad en la estatura debe ser observada con cuidado y las deformidades en las patas causadas por raquitismo, lo mismo en el perro que en el cerdo pueden apreciarse en el examen.
  2. El comportamiento: este siempre da una visión útil de la naturaleza de la enfermedad. En el caballo, los trastornos digestivos agudos dan lugar a un síndrome característico de los cólicos. En el ganado estos trastornos no son iguales. El animal puede estar embotado como en el caso del caballo que sufre de trastornos agudos en el colon, o puede estar comatoso, como en el caso de la vaca que padece la fiebre de la leche. Por otro lado, el animal puede estar excitado, como en el caso del tétanos en cualquier animal. Pueden observarse convulsiones generales como en los estadíos finales del tétanos en la vaca o de la encefalitis en el perro. El frenesí en el perro con rabia es un ejemplo clásico de alteraciones en el comportamiento. (23-24)
  3. La expresión: hay que dar particular importancia a la apariencia facial del animal. En los perros con rabia, por ejemplo, se nota una expresión ansiosa. La apariencia general de los ojos es de vital importancia en esta etapa. (19-20)
  4. Condiciones del cuerpo: es fácil distinguir entre un animal que está gordo y uno que está deshidratado, pero deben tenerse en cuenta las condiciones, las circunstancias. Entre las causas más comunes de deshidratación en el ganado están las enfermedades infecciosas como la tuberculosis y la enfermedad de Johne. En el caballo, aparte de las enfermedades crónicas y el parasitismo, la malnutrición puede causar graves pérdidas corporales y el caballo es un animal que pierde condiciones con gran facilidad. En las ovejas, la malnutrición y el parasitismo causan pérdidas serias. En el cerdo, la anemia y la influenza son las principales causas de pérdidas corporales. (6-14)

    Muchas enfermedades de la piel llevan a la pérdida del pelo; la piel del perro que padece diabetes miellitus es particularmente susceptible a los efectos de heridas pequeñas y tiene poca resistencia a las infecciones. La decoloración de la piel solo se pede observar en los cerdos, en ellos ocurre cuando padecen del cólera porcino, con áreas bien definidas. La pérdida del pelaje puede ocurrir debido también a ciertos trastornos metabólicos. Las perras preñadas y en período de lactancia pierden en ocasiones el pelo de los flancos y algo similar le ocurre a las ovejas en la primavera, especialmente a las preñadas. (13)

  5. La piel y el pelaje: el estado de la piel y del pelaje dependen de si el animal está bien cuidado, alimentado y resguardado de condiciones climáticas adversas. En algunas enfermedades el pelo deja de ser lustroso y en condiciones febriles tanto el pelo como la lana tienden a pararse. La presencia de piojos y otros ectoparásitos hace que el pelo se parta y pierda el brillo y la fortaleza. La observación cuidadosa del animal infectado severamente con piojos es muy importante.
  6. La respiración: los movimientos respiratorios deben ser bien observados, obre todo los trastornos en el ritmo, la profundidad y el carácter de la respiración. Aunque no sea posible formarse una opinión sobre la verdadera causa del trastorno respiratorio, a través de la observación se tienen conocimientos de su presencia y eso es fundamental a la hora del diagnóstico. El ritmo respiratorio varía en el animal en dependencia de tamaño y su edad. En los animales muy pequeños y en los más jóvenes el ritmo es rápido. Cuando hay fiebre este tiende a acelerarse. Las enfermedades del sistema respiratorio que interfieren la función respiratoria pueden causar marcados cambios en el ritmo. La profundidad de los movimientos respiratorios se determina observando bien el movimiento de las costillas y los músculos abdominales. Ciertos movimientos respiratorios son muy característicos, por ejemplo el doble movimiento para expulsar el aire en los caballos que sufren de efisema alveolar, y el tipo de respiración abdominal en las últimas etapas de la pleuritis. Las condiciones dolorosas en partes del cuerpo alejadas del sistema respiratorio causan, con frecuencia, alteraciones profundas en el carácter de los movimientos respiratorios. Así en el estado agudo y doloroso de la linfangitis en el caballo, la respiración es tan agitada que parece tener una congestión pulmonar. Al inspeccionar los movimientos respiratorios deben tenerse en cuenta las descargas nasales que puedan estar ocurriendo y poner especial atención a los estornudos. (10-19)

    En conexión con el abdomen y el sistema alimentario, el clínico debe estar seguro de que su paciente se esté alimentando o no; y es de gran importancia saber si en un grupo donde todos comen bien hay uno que no tenga apetito. En el caso de los rumiantes, es necesario para el clínico conocer si consuman el acto de rumiar. (14)

  7. El abdomen: el estado del abdomen es de suma importancia; este puede estar vacío, repleto o distendido. Así puede observarse el timpanismo del rumen en el ganado bovino, o la distensión aguda del abdomen en un caballo que sufra cólicos.

    El efecto de algunas enfermedades hace que el animal adopte posiciones características. Una vaca que sufre de pericarditis traumática se hecha sobre las rodillas. Los caballos con cólicos que les causan un incremento en la presión intra-abdominal, frecuentemente adoptan la posición de orinar. Los caballos y el ganado afectados por neumonía se mantienen en pie y solamente caen cuando ya están exhaustos.

  8. La posición: la posición del animal puede ofrecer mucha información en el diagnóstico diferencial. Por ejemplo: una vaca con la fiebre de la leche puede sentarse sobre el esternón, pero el cuello le queda flexionado y descansa en uno de sus flancos, luego si se vuelve comatosa, descansa totalmente en un flanco.
  9. El paso: el paso del animal puede brindar al clínico muchas evidencias importantes para completar el diagnóstico. Cuando se observa en el caballo cierta "tembladera", es decir, cuando el paso es inseguro y tambaleante, puede sospecharse la existencia de tétanos si no existe otra explicación plausible. (5-10)
  10. Acciones anormales: el clínico debe observar además si existe alguna acción anormal en el animal, alguna acción que no sea común a él, tales como los síntomas que provocan los cólicos en el caballo. A veces es posible determinar, por medio de la observación rigurosa cuál sistema está involucrado en algún proceso de enfermedad, pero hay ocasiones en que se hace necesario practicar un examen clínico al animal.

Los perros machos se colocan en la posición que adopta la hembra para orinar cuando la uretra está obstruída debido a cálculos o cuando sufren de cistitis. Los intentos frecuentes por orinar pueden indicar obstrucción en la uretra, lo que provoca la retención de orina y la vejiga se distiende.El incremento en la frecuencia de orinar puede ser el resultado de alguna infección que a la vez, puede ser un síntoma de enfermedades como la diabetes en el caballo y la nefritis crónica en el perro.

Las acciones anormales debidas a afecciones nerviosas se observan mejor antes de que el animal haya sido molestado por un examen clínico más detallado e incómodo para él. El animal puede estar hipersensible como en al caso de los que sufren de tétanos. La contracción de los ángulos de la boca, como si fuera una sonrisa sardónica, se observa a menudo en enfermedades asociadas con espasmos musculares locales y a veces, en casos muy notorios de tétanos.

El exceso de salivación, el rechinar de los dientes y otras acciones inusuales con la boca pueden sugerir anormalidades en la boca. Así el ganado vacuno y las ovejas afectadas en los dientes o en la boca tienen exceso de salivación y en algunos casos es bueno volver a la historia del paciente para verificar lo concerniente al apetito. (12-7).

EXAMEN CLÍNICO GENERAL

Una vez que se ha realizado la inspección general del paciente, el clínico debe hacer un examen clínico general y detallar algunas cuestiones que antes no pudieron ser observadas. Debe prestarse especial atención a la reacción del animal ante la aproximación del clínico, ya que el animal puede estar hipersensible o en una condición casi estúpida. Debe tomarse el pulso y verificar la respiración.

  • Membranas mucosas visibles: debe inspeccionarse la membrana conjuntiva, la membrana mucosa nasal y la de la boca, para buscar información que puede ser luego muy importante. Dicha inspección debe practicarse con buena iluminación, teniendo en cuenta que la luz amarilla tiende a decolorar la membrana mucosa.

La membrana conjuntiva se examina por medio de la depresión del párpado inferior. Se aconseja el examen de ambos ojos, de forma que puedan apreciarse algunas anormalidades debidas a enfermedades locales y no deben confundirse con signos clínicos. La apariencia de esta membrana varía en los diferentes animales domésticos. En el caballo el color es rosa pálido, en el ganado y las ovejas es más pálido aún; en el cerdo tiene una coloración rojiza y en el perro es parecida a la del caballo. En el gato es extremadamente pálida.

La membrana mucosa puede estar pálida y acuosa en apariencia cuando hay anemia, shocks o hemorragia. La coloración intensa de esta membrana puede estar asociada a inflamaciones agudas como la encefalitis y la congestión pulmonar aguda. La cianosis se observa cuando hay poca oxigenación de la sangre, entonces la membrana adquiere un tono azúl verdoso.

Al practicar el examen clínico debe observarse si existe presencia de descargas conjuntivales: cerumen, mucosidades purulentas, etc, que frecuentemente son de gran importancia a la hora del diagnóstico y que están asociadas a enfermedades específicas de los animales domésticos, como el catarro maligno en el ganado, la fiebre porcina, etc.

La presencia de descargas nasales es significativa y deben examinarse los dos orificios nasales. Una descarga nasal seria puede ser signo de fiebres catarrales que afectan a los animales domésticos. Cuando hay gangrena pulmonar se produce una descarga fétida de coloración fuerte. Cuando hay ulceración en la membrana mucosa, la descarga es hemorrágica y de color púrpura. (8-15-16)

  • La boca: el examen de la boca incluye la inspección de la membrana mucosa y de otros tejidos y es obligatorio palpar la lengua. La salivación excesiva debe observarse con suma atención ya que es un síntoma importante de trastornos en los dientes y en la boca del ganado.

Las ulceraciones pueden surgir por heridas debidas a dientes defectuosos. En el perro ocurre una toxemia asociada a la nefritis aguda, infecciones lectopirales y deficiencia aguda de vitaminas. La presencia en la boca de vesículas es un signo clínico de trastornos en los dientes y en la boca.

Para el examen de la boca se recomiendan separadores y depresores en el caso del ganado, las ovejas y los caballos; en tanto a los perros y gatos es aconsejable administrarles un narcótico e incluso aplicar anestesia general, sobre todo si los síntomas que presentan son muy dolorosos.

Los alrededores de la boca deben ser analizados también. En el caballo con problemas estos alrededores tienen un hedor fuerte y eso puede indicar una enfermedad general o situaciones anormales en los pulmones. El olor más desagradable conocido en veterinaria es el que produce la gangrena pulmonar en el caballo. La toxemia, lo mismo gástrica, intestinal, que de cualquier otro tipo lleva a la aparición de una capa marrona sucia en la dentadura que tiene muy mal olor. (21)

  • La lengua: el examen de la lengua puede servir para descubrir lesiones de varios tipos. En el ganado la lengua se inspecciona para buscar evidencias de vesículas o ulceraciones debidas al mal estado de los dientes. Debe palparse para determinar la presencia de actinobasilósis. En el perro, la lengua puede cubrirse de una película fina en casos de indigestión y en el caso de severas toxemias puede decolorarse. (9-16)
  • Los ojos: además de las enfermedades locales que puedan involucrar los ojos y que requieren de un examen detallado, hay que examinar los ojos buscando posibles desviaciones que puedan sugerir anormalidades que puedan tener origen en condiciones de enfermedades que estén afectando al animal en general. La superficie del ojo en los animales sanos es clara, su prominencia varía de acuerdo a las diferentes especies y es más marcada en el ganado vacuno. Hay una considerable variación en las diferentes razas. Para alcanzar cierta familiaridad con esas variaciones deben examinarse con cierta frecuencia animales sanos. Hay ocasiones en que la prominencia de los ojos en ciertas razas es debido a glaucoma.

La superficie del ojo puede perder su condición clara y brillante en estados de enfermedades asociados a la deshidratación de los tejidos del cuerpo. La superficie del ojo puede estar oscurecida por la presencia de descargas conjuntivales. Para poder examinar bien el ojo en este caso hay que limpiar primero la descarga.

Las lesiones que involucran la córnea, tales como la Keratitis y la opacidad en la córnea pueden ser debido a golpes locales, pero esas lesiones ocurren también como signos clínicos de influenza equina, fiebre porcina, etc. Los signos clínicos y los síntomas generales, además de los síntomas locales que involucran a los ojos pueden ayudar al clínico a determinar cuándo una lesión puede ser solamente de un ojo o de los dos. Las condiciones generales usualmente incluyen los dos ojos, aunque varíe su grao de severidad. (14)

La respuesta de la pupila a la luz artificial debe examinarse en ambos ojos. El fallo en esa respuesta puede ser debido a enfermedades locales en los ojos o pueden tener que ver con el sistema nervioso central donde puede existir una interferencia a los reflejos. La encefalítis es una enfermedad que involucra al sistema nervioso y provoca esos síntomas, esa falta de reacción a la luz. Cuando se administran drogas la respuesta a la luz puede ser nula o muy débil. La acción de la atrofina puede persistir incluso por varios días.

El estado de la membrana que tienen los caballos conocida por "tercer párpado" debe ser analizado siempre. Cuando hay una protuberancia en esa membrana hay signos de tétanos.(11)

EXAMEN DE LA SUPERFICIE EXTERNA DEL CUERPO.

Una vez concluído el examen de la conjuntiva, la boca, la nariz y los ojos, es conveniente examinar la superficie externa del cuerpo del animal. Deben palparse varias regiones del cuerpo para comprobar si este mantiene su temperatura, si está normal o es elevada/baja. Este examen no es exactamente tomarle la temperatura por medio de un termómetro, pero puede hacerse para determinar el estado general del cuerpo en su reacción contra la enfermedad.

Se recomienda palpar varias partes del cuerpo debido a que una condición inflamatoria local, por ejemplo, puede producir calor en una parte del cuerpo, pero no en todo. En el caballo, las orejas y las partes bajas de las patas son partes que deben palparse cuidadosamente.

En el perro, los cambios en la temperatura corporal son menos pronunciados y no es fácil apreciar cuando sube o baja; el índice sensitivo en este animal es el hocico, ya que normalmente es frío y húmedo. Un hocico seco y caliente en el perro es síntoma de condiciones febriles.

En la primera inspección del paciente debe observarse la piel o la lana, o el pelo. Normalmente el pelo y la lana no oponen resistencia cuando se acarician con la mano y son de textura normal y lustrosa en el animal sano; pero cuando hay enfermedades crónicas de la piel, la lana y el pelo se vuelven duros, pierden el brillo y se sienten resecos al tacto. En condiciones muy crónicas pueden ser arrancados sin que le produzca dolor al animal.(6)

  1. El Pulso: el punto exacto donde tomar el pulso al animal es cuestión del clínico que realiza el examen, pero se hace necesario que se haga antes de practicar cualquier tipo de examen que pueda resultar doloroso o agresivo para el animal ya que eso tiende a excitarlo y el pulso se acelera. Si el animal ha sido manipulado con anterioridad o sometido a examenes que lo hayan, alterado de alguna manera, debe darse un tiempo prudencial para la toma del pulso, dejarlo que se calme. Estas precauciones son importantes en todos los animales, pero aún más en aquellos que son nerviosos por naturaleza; si no se toman, el clínico puede llevarse una idea errónea.

Los sitios para tomar el pulso varían en los diferentes animales domésticos. En el caballo, por ejemplo, los más convenientes son la arteria maxilar externa y la arteria media en la extremidad superior de la para delantera. En el primer sitio solamente hay piel, pero si el caballo está moviendo la cabeza o la mandíbula, ese moviendo puede interferir en la exactitud del examen.

En las ovejas el mejor sitio para tomar el pulso es la arteria femoral, en el lugar donde ella emerge. En los cerdos, perros y gatos el mejor sitio son las arterias digitales y en raras ocasiones palpando una de las arterias del recto.

Es importante que los estudiantes de veterinaria practiquen a menudo las técnicas de tomar el pulso en varios tipos de animales, hasta que adquieran las habilidades necesarias. Luego les será más fácil familiarizarse con las variaciones en el pulso asociadas a diferentes especies y razas. Los estudiantes deben aprender también a conocer y diferenciar las alteraciones en el pulso que acompañan las variaciones fisiológicas.

Al tomar el pulso a un animal deben tenerse en cuenta el ritmo, el grado y el carácter, ya que no es suficiente con contar el número de pulsaciones por minuto. (14)

Las alteraciones en el pulso son producidas por el ejercicio físico extremo, la excitación y el miedo, pero el pulso vuelve a la normalidad con rapidez si estas causas se eliminan. El dolor causa aceleración en el pulso. El incremento de las pulsaciones se observa en muchas condiciones. Las enfermedades febriles, los trastornos digestivos agudos, las condiciones inflamatorias, etc, causan alteraciones importantes en el pulso que deben ser analizadas por el clínico.

El ritmo tiene una considerable importancia. En el ganado y el caballo saludables, el ritmo de las pulsaciones es muy regular y cuando hay trastornos en esa regularidad deben ser considerados. En los caballos acostumbrados al trabajo fuerte se ha observado que después de un período de reposo, hay un latido del corazón que declina un poco.

En el perro son normales algunas irregularidades en el ritmo del pulso y hay variación en el número de latidos y en los intervalos entre los latidos. También se observan ciertas variaciones en la fuerza con que se producen los latidos. Hay que aprender a diferenciar entre las irregularidades propias del animal y aquellas que no lo son, como por ejemplo las variaciones producidas en el pulso por enfermedades cardíacas y condiciones tóxicas extremas. (11)

El carácter del pulso es mucho más importante. Para conocer el carácter del pulso, el clínico debe hacer un estimado de la fuerza del impulso, del grado hasta el cual se mantiene la onda y la forma. Por ejemplo, el latido puede ser rápido, fuerte y abrupto, pero no sostenido, o puede ser largo, lento y en ocasiones suave o muy rápido. Por tanto es necesario determinar si estas condiciones se mantienen por un período de tiempo razonable, o si hay variaciones en el carácter durante ese tiempo.

La relación entre el pulso y los movimientos respiratorios debe ser observada de cerca. En animales saludables hay un radio definido entre ambos cuando están en reposo. En el caballo grande en reposo los movimientos respiratorios son de 14 y el pulso de 42. En razas más ligeras puede variar de 1:4 a 1:5. Cuando el caballo está enfermo el radio sufre trastornos. Cuando hay una fiebre simple que no involucra al sistema respiratorio, el radio puede sufrir trastornos, pero leves; pero en las enfermedades respiratorias agudas como la neumonía, el radio se incrementa en el caso de los movimientos respiratorios y se aproxima al el pulso. En los animales jóvenes el pulso es mucho más rápido que en los adultos. (10)

AVERAGES EN EL PULSO

ANIMAL

IMPULSOS POR MINUTO

Caballo

40

Ganado vacuno

50-60

Ovejas

70

Cerdo

60

Perro

80-100

Gato

100

(17)

ANORMALIDADES EN EL PULSO:

A continuación exponemos algunas anormalidades que ilustran el valor del pulso en el diagnóstico.

  • Cuando el caballo padece de laminitas, el pulso es fuerte y sonoro y puede llegar a 80.
  • Un perro con nefritis intestinal crónica tiene un pulso fuerte e incomprensible, trastornado.
  • En la etapa Terminal de un ataque de cólico fatal, el pulso es muy rápido ( 120 pulsaciones por minuto y más )
  • El pulso suave en los animales es generalmente síntoma de sépsis.
  • En la endocarditis aguda el pulso es rápido e irritable, y en ocasiones es posible apreciar incluso ciertas vibraciones.
  • En las palpitaciones cardíacas severas, el pulso es irregular y varía mucho y rápido.
  1. La temperatura: en los animales domésticos se toma la temperatura insertando un termómetro en el recto. Para facilitar esta práctica debe lubricarse el termómetro con vaselina u otra sustancia lubricante para evitar daños al animal y mayores molestias de las que generalmente causa. Los animales domésticos no tienen una temperatura definida; las variaciones son considerables bajo diferentes condiciones.

AVERGAES NORMALES DE TEMPERATURA

ANIMAL

TEMPERATURA

Caballo

38-38

Ganado vacuno

38-39

Ovejas

38-41

Chivos

38-41,5

Cerdo

38-40

Perro

38-38

Gato

38-38

Aves

40-41

Una temperatura elevada es síntoma de fiebre. Esa elevación de la temperatura explica hasta qué punto el cuerpo está defendiéndose para resistir un invasor. Como esa movilización es proporcional a la intensidad de la invasión, la temperatura sirve de guía para definir la severidad de la enfermedad que afecta al animal.

En condiciones febriles agudas o crónicas, la temperatura se mantiene solo un poco elevada por encima de la normal. La temperatura excesivamente alta es común cuando hay ANTRAX, encefalitis aguda y meningitis, y en el infarto cardíaco (24-17)

SIGNIFICADO DEL EXAMEN GENERAL PRELIMINAR.

  1. La historia, los síntomas y los signos clínicos que se observan en el examen general preliminar no dan una clara indicación de la naturaleza del caso que se investiga. Deben practicarse análisis de orina, que no solamente darán resultados sobre el funcionamiento d los riñones, sino también de ciertas funciones metabólicas. Debe hacerse un chequeo diferencial de la hemoglobina, ya que un examen de sangre puede sugerir la naturaleza de algún proceso patológico. (19)

  2. Interpretación de los síntomas y signos: en esta etapa es conveniente considerar la naturaleza de los casos que se han observado, sus variaciones y cuáles son los puntos más fuertes en que algunos órganos o sistemas puedan estar involucrados. Este examen general preliminar que el clínico está obligado a practicar puede indicar la posibilidad de la presencia de una o varias enfermedades, incluso contagiosas, lo que conlleva a realizar luego un examen más profundo que pueda probar o refutar la sospecha de una enfermedad determinada en el animal. El examen general preliminar puede probar que el animal está enfermo, pero no da una definición exacta del carácter de la enfermedad, por lo que una vez practicado habrá que orientar otros examenes y pruebas que lleven a un correcto diagnóstico.
  3. La fiebre, sus características y significado: la presencia de fiebre en el animal debe ser una de las primeras cosas a observar en el examen general preliminar. La fiebre representa parte de la reacción general del cuerpo a la entrada de una enfermedad. El síndrome clínico de la fiebre se caracteriza por por un grupo relativamente constante de síntomas y signos clínicos. Es importante que el clínico reconozca la existencia de este síndrome y sepa apreciar su significado; aunque no es posible en los primeros estadíos de una fiebre infecciosa hacer algo más que no sea determinar la presencia de síntomas febriles. Los síntomas y signos en las primeras etapas de la fiebre se parecen en todos los casos y solamente comienzan a diferenciarse una vez que avanza la enfermedad de forma que produzca síntomas más especiales que incluyan órganos o sistemas.

Una elevación de la temperatura, aunque es un signo esencial de fiebre, es solamente un síntoma más que junto a otros constituye un índice de la severidad de la reacción del cuerpo.

La sintomatología de la fiebre se aprecia mejor cuando pasa por diferentes etapas: (6)

  • La etapa de desarrollo que comienza en el momento de la INFECCIÓN cuando el organismo causal gana entrada en el cuerpo. El período de INCUBACIÓN es aquel durante el cual no hay síntomas visibles, pero el organismo causal se está reproduciendo y multiplicando en el cuerpo. El período PODROMAL se caracteriza por la aparición de síntomas muy ligeros que usualmente no tienen un carácter definido, aunque indican ya el comienzo de la enfermedad.
  • La etapa de desarrollo completo se presenta en el período de INVASIÓN cuando los síntomas y signos característicos de la enfermedad se desarrollan. El período donde los síntomas están a su máxima intensidad se conoce como período de FATIGA.
  • La etapa de resolución se presenta cuando comienzan a disminuir los síntomas febriles hasta desaparecer. Finalmente durante el período de CONVALESCENCIA los daños producidos comienzan a volver a la normalidad y se restaura la salud del animal.(18-22)

ABSTRACT:

The basis to study the clinical methods must be a sound knowledge of anatomy, physiology and pathology, as well as an intimate acquaintance with the appearance and behaviour of the animal in normal health. Some of the knowledge can be acquired in the classroom, dissecting room and laboratory, but, at least, part of it can be secured by actually working with the various species of animals followed by some months lining and working in a farm. It is an essential part in the preliminary education of the veterinary students.

 

 

 

Autor:

Dr. Flavio Correa Alarcón

Profesor Consultante

Universidad de Granma - Unidad Docente de Medicina Veterinaria - Santiago de Cuba


Partes: 1, 2


 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Zoologia

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.