Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     
 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Métodos de conservación caseros (página 2)




Partes: 1, 2


En nuestro objetivo general, lo que pretendemos es dar a conocer los métodos de conservación de alimentos que existen por el medio casero o común.

Consideramos que es necesario dar a conocer en manera superficial cada una de los métodos que daremos a conocer:

AHUMADO

En cuanto se refiere a este método:

  • Es una técnica que consiste en someter alimentos a humo prevenientes de fuegos de madera.
  • Este proceso le quita la humedad a los alimentos y además le transfiere sabores.
  • En general son carnes.
  • Se puede llevar a cabo por medio de una cocción parcial, esto es para reducir el tiempo de ahumar (sin embargo no es muy recomendada)
  • Se debe de utilizar un ahumador especial, al igual que el proceso de combustión que se utilice, tiene que ser el adecuado.
  • El o los sabores a humo más satisfactorios son el de astillas de madera de nogal, manzano o arce.
  • Es necesaria la utilización de termómetros.
  • Puede tomar de 4 a 8 horas ahumar la carne.
  • Es necesaria la refrigeración, sin embargo no de inmediato sino después de 2 horas del proceso de ahumado.

ESTERILIZACIÓN

Este método conciente en un proceso que destruye en los alimentos todos la formas de vida de microorganismos patógenos o no patógenos.

  • (115 -130ºC durante 15 - 30 minutos).
  • Si se mantiene envasado el producto la conservación es duradera.
  • El calor destruye las bacterias y crea un vacío parcial que facilita un cierre hermético, impidiendo la recontaminación.
  • La acidez es un factor importantísimo, cuanta más acidez, mejor conservación

SECADO

Es un proceso que se basa en por medio de calor desechar la humedad de los alimentos. En cuanto se refiere a este método encontramos lo siguiente.

  • Para secar al sol, poner las frutas enteras -o a trocitos -, en un lugar plano.
  • Para esto se puede construir, con cañas, una mesita de unos 20 centímetros de altura, respecto al suelo como si fuera un parrilla- atando con cuerda las cañas entre si.
  • Si el secado lo haces al horno, deja la puerta abierta a fin de que la humedad desaparezca.
  • Otro procedimiento rápido es alternar el secado " natural" con el horno.

PASTEURIZACIÓN

Consiste en calentar un líquido casi hasta su punto de ebullición y entonces enfriarlo muy rápidamente, todo esto con el fin de destruir los microorganismos que pudiera tener, pues no aguantan el cambio tan brusco de temperatura. Al no llegar a su punto de ebullición el líquido conserva sus cualidades esenciales.

DEFINICIONES OPERACIONALES

AHUMADO

El ahumado es una técnica culinaria que consiste en someter alimentos a humo proveniente de fuegos realizados maderas de poco nivel de resina. Este proceso, además de dar sabores ahumados sirve como conservador alargando la vida de los alimentos.

Características

Existen dos tipos de ahumados, en frío y en caliente. En frío, el proceso dura aproximadamente de 24 a 48 horas (dependiendo del alimento) y no debe superar los 30ºC y en caliente la temperatura debe ser mayor a los 60º y no superar lo 75ºC. Se recomienda primero realizar el ahumado en frío y luego en caliente.

Esta forma de preservación de alimentos, proviene de épocas remotas donde se descubrió posiblemente por casualidad que los alimentos que colgaban arriban de los fogones que se utilizaban para calefacción y cocinar duraba más que los alimentos que no estaban en contacto con el humo. Este proceso de preservación se podría comparar con el salado para preservar el alimento; básicamente, le quita la humedad a los alimentos y se le transfiere sabores.

El ahumado se realiza al quitar agua a los organismos por la acción del humo y de la corriente de aire seco por él provocada. Se coloca el producto en túneles o chimeneas por los que pasa el humo al quemar maderas como roble, nogal, caoba, abedul, fresno y mangle en hogares especiales. Con la técnica del ahumado se logran dos objetivos: la deshidratación para la conservación y la adición de determinadas sustancias que se desprenden de las maderas de tipo oloroso y les dan un sabor especial a los productos así conservados. La selección de las maderas depende, en parte, del gusto de los consumidores y del tipo de organismos que se procesan. Hay dos tipos de ahumado, en caliente y en frío.

Los ahumados en caliente


Son los más fáciles de hacer. Se trata de hacerse de una caja de metal, donde hay una rejilla y una bandeja ambas elevadas unos 2 centímetros del fondo. La idea es poner un par de puñados de aserrín de roble, encina o de viña en el fondo de la caja. Este aserrín se puede aromatizar con un poco de enebro o anís si se quiere. Sobre el aserrín se pone la bandeja de metal (para que el pescado no gotee sobre el aserrín) y sobre ésta, la rejilla sobre la que se coloca el pescado, al que anteriormente se le habrá puesto sal. Se cierra la caja y se pone sobre un fuego no demasiado grande para que el aserrín se encienda y a la vez que el pescado se va como cociendo con el calor, va cogiendo el sabor del humo dentro de la caja. Tarda en hacerse unos 20 minutos.


Los ahumados en frío


La idea de esta forma de ahumar es que el pescado en ningún momento tiene que sobrepasar la temperatura de 60 grados. El proceso de ahumado se alarga y el resultado es completamente distinto del anterior. El sistema es un poco más complejo pero lo mejor es construirse un horno para hacer el humo, conectado por un conducto (un tubo) con la cámara donde se pone el pescado. Si tienes jardín y tiene alguna pendiente, este será el sitio ideal. Abajo de la pendiente construyes el horno para hacer el fuego y lo conectas con un tubo con la cámara para el pescado, que situarás un poco mas arriba y donde pondrás una rejilla para poder colocar el pescado. Este procedimiento es mas largo y se suele usar para pescados más grandes que antes se filetean y se salan bien. El tiempo de salado depende del tamaño y el grosor de los filetes. Y lo mismo ocurre con el tiempo de ahumado.

PROCESO DE AHUMADO

Donde hay humo, el resultado es carnes y aves muy sabrosas. El uso de ahumadores es un modo de impregnar un sabor natural de humo a los cortes grandes de carnes, aves enteras y pechugas de pavo Esta técnica de cocción lenta permite también que la carne se mantenga suave.

Ahumar es cocer alimentos lentamente en forma indirecta sobre el fuego. Este proceso se puede realizar mediante un "ahumador", que es un aparato para cocinar al aire libre diseñado especialmente para ahumar. También se puede ahumar en una parilla cubierta colocando una cacerola con agua debajo de la parrilla que contiene las carnes.

Prevención de intoxicaciones alimentarías

La Campaña Nacional de ¡Combata a BAC!® para la educación de inocuidad alimentaría aconseja seguir los siguientes pasos en la prevención de las intoxicaciones alimentarías durante el proceso de ahumado.

Limpiar - Lávese las manos a menudo y lave las superficies de su cocina.

Separar - Evite propagar la contaminación.

Cocinar - Utilice la temperatura adecuada.

Enfriar - Refrigere rápidamente.

Descongele las carnes antes de ahumarlas

Descongele las carnes o aves completamente antes de ahumarlas. Dado que la técnica de ahumado consiste en cocer los alimentos a temperaturas bajas, el descongelar las carnes en el ahumador tomará mucho tiempo, lo cual hará que los alimentos permanezcan en la "zona peligrosa" [las temperaturas entre 40 (4.4 °C) y 140 °F (60 °C)] donde las bacterias dañinas pueden proliferar. Por otra parte, las carnes descongeladas se cuecen más uniformemente.

Nunca descongele los alimentos a temperatura ambiente. Es esencial que las carnes y aves se mantengan frías durante la descongelación para prevenir la proliferación de bacterias dañinas. La mejor manera de descongelar carnes y aves sin riesgo es hacerlo en el refrigerador. Cuézalas o vuelva a congelarlas en un plazo de 2 días.

Para descongelar más rápidamente también se puede usar el horno de microondas. Ahumee las carnes de inmediato ya que algunas partes pueden haber empezado a cocinarse durante la descongelación.

Los alimentos también se pueden descongelar en agua fría. Antes de sumergir los alimentos, asegúrese que el lavadero o recipiente donde los colocará esté limpio. Hay dos métodos para descongelar de este modo:

Sumergir totalmente un paquete de alimentos envuelto herméticamente. Cambiar el agua cada 30 minutos.

Coloque los alimentos envueltos de manera hermética bajo el chorro continuo de agua fría potable. Si las carnes se han descongelado por completo, cuézalas de inmediato.

Marine las carnes en el refrigerador

Algunas recetas indican que se debe marinar o adobar las carnes o aves por varias horas o días, ya sea para darles mejor sabor o para volverlas más tiernas. El ácido del adobo o marinada macera los tejidos conectores de las carnes.

Los alimentos deben marinarse siempre en el refrigerador, no sobre el mostrador. Antes de poner a marinar las carnes y aves, separe una porción del líquido si va a usar una parte para preparar una salsa para los alimentos ya cocidos. No coloque carnes y aves crudas en ésta. El líquido en que se han marinado carnes y aves crudas no puede volverse a utilizar una segunda vez con alimentos ya cocidos, a menos que se lo haya hecho hervir para destruir cualquier bacteria que pudiera estar presente.

Cocción parcial

Algunas personas prefieren cocer parcialmente los alimentos en el horno de microondas o sobre la hornilla para reducir el tiempo de ahumar. Cueza de antemano las carnes y aves parcialmente sólo si las va a llevar inmediatamente del horno de microondas o de la cocina al ahumador precalentado. La cocción parcial de alimentos permite que las bacterias dañinas sobrevivan y se proliferen hasta el punto que no se destruirán cuando termine la cocción del alimento. Una vez que los alimentos están en el ahumador, cuézalos hasta que alcancen una temperatura interna adecuada, verificada con un termómetro para alimentos.

Utilización del ahumador

Cueza los alimentos solamente en ahumadores construidos con materiales aprobados para entrar en contacto con carnes y aves. No ahumee alimentos en recipientes improvisados como latas de acero galvanizado u otros materiales no indicados para cocinar. Su uso puede resultar en contaminación por residuos químicos. Cuando se usa un ahumador a carbón, compre barras de carbón comercial o astillas de madera aromática. Coloque el ahumador en un lugar bien alumbrado y ventilado lejos de árboles, maleza y edificios. Utilice solamente los productos para iniciar el fuego que estén aprobados y no use, por ejemplo, gasolina o trementina.

Siga las instrucciones del fabricante para encender el carbón o precalentar una parrilla, a gas o eléctrica, para cocinar al aire libre. Permita que el carbón se caliente al rojo vivo y produzca ceniza gris, esto toma de 10 a 20 minutos dependiendo de la cantidad. Coloque el carbón alrededor del recipiente que recoge la grasa y jugos que gotean de la carne durante el proceso de ahumado. Añada unas 15 barras de carbón cada hora, aproximadamente. El sabor a humo más satisfactorio se obtiene con el uso de astillas de madera de nogal, de manzano o de arce. Remoje las astillas en agua para prevenir que se produzcan llamaradas y añada al carbón una ½ taza de astillas, si lo desea.

Utilización de una parrilla cubierta

Para ahumar carnes y aves en una parrilla cubierta, agrupe unas 50 barras de carbón en el centro de la rejilla. Cuando las barras de carbón se encuentren cubiertas de ceniza gris, sepárelas en dos pilas. Coloque una cacerola con agua entre las dos pilas y ponga los alimentos en la parrilla sobre la cacerola con agua. El agua impide las llamaradas que ocurren cuando la grasa y jugos de las carnes gotean sobre los carbones, y el vapor de agua ayuda a destruir las bacterias dañinas que pueden causar intoxicaciones alimentarías. Cierre la tapa de la parrilla y mantenga abiertas las rejillas de ventilación. Añada unas 10 barras de carbón cada hora para mantener la temperatura dentro de la parrilla.

Use dos termómetros para asegurar un ahumado inocuo

Para asegurar que las carnes y aves se ahumeen adecuadamente, usted necesitará dos tipos de termómetros: uno para los alimentos y otro para el ahumador. Es necesario un termómetro para supervisar la temperatura del aire dentro del ahumador o parrilla y asegurarse que el calor se mantenga a temperaturas entre 225 y 300 ºF (107.2 y 148.8 ºC) durante el proceso de cocción. Muchos ahumadores contienen termómetros ya integrados.

Use un termómetro de alimentos para verificar la temperatura de las carnes y aves. Puede usar un termómetro para hornos y mantenerlo insertado en la carne durante la cocción. Use un termómetro de lectura instantáneo después de sacar la carne del ahumador. .

El tiempo de cocción depende de muchas características: el tipo de carne, el tamaño y forma de la carne, la distancia de los alimentos a la fuente de calor, la temperatura del carbón y el clima. Puede tomar de 4 a 8 horas ahumar las carnes o aves, por lo que es preciso usar termómetros para supervisar las temperaturas.

Ahumee los alimentos hasta alcanzar una temperatura interna mínima adecuada.

Las carnes de res, ternero, y cordero, en filetes, asados y chuletas se pueden cocer hasta alcanzar 145 ºF (62.77 ºC).

Todos los cortes de cerdo, hasta alcanzar 160 ºF (71.11 ºC).

Las carnes molidas de res, ternero y cordero, hasta alcanzar 160 ºF (71.11 ºC).

Todas las aves deben alcanzar una temperatura interna mínima adecuada de 165 ºF (73.88 ºC).

Si va a usar una salsa, añádala durante los últimos 15 a 30 minutos del proceso de ahumar para prevenir que se doren demasiado o quemen.

Refrigere rápidamente

Refrigere las carnes y aves dentro de un plazo de 2 horas después de sacarlas del ahumador. Corte la carne o ave en pedazos más pequeños o en tajadas, colóquelos en recipientes poco hondos, cúbralos y refrigérelos. Sírvalos dentro de un plazo de 4 días o congélelos para usarlos posteriormente.

ESTERILIZACIÓN


Proceso que destruye en los alimentos todas las formas de vida de microorganismos patógenos o no patógenos, a temperaturas adecuadas, aplicadas de una sola vez o por tindalización. (115 -130ºC durante 15 - 30 minutos). Si se mantiene envasado el producto la conservación es duradera. El calor destruye las bacterias y crea un vacío parcial que facilita un cierre hermético, impidiendo la recontaminación.


En un principio consistía en el calentamiento a baño maría o en autoclave de alimentos después de haberlos puesto en recipientes de cristal, como frascos o botellas.

En el ámbito industrial alimentario se considera también como esterilización el proceso por el que se destruyen o inactivan la casi totalidad de la flora banal, sometiendo a los alimentos a temperaturas variables, en función del tiempo de tratamiento, de forma que no sufran modificaciones esenciales en su composición y se asegure su conservación a temperatura adecuada durante un período de tiempo no inferior a 48 horas.


La acidez es un factor importantísimo, cuanta más acidez, mejor conservación (frutas, tomate, col, preparados tipo ketchup, y algunas hortalizas ácidas), en algunos casos, ni siquiera necesita llegar a temperaturas de ebullición.


Para asegurar la acidez (incluso tratándose de los alimentos anteriores, cuando son muy maduros) conviene añadir aproximadamente 2 cucharadas de zumo de limón, por cada 500 g de género.

En cambio, carnes, aves, pescados y el resto de las hortalizas, al ser muy poco ácidas, necesitan mayor temperatura, por lo que sólo es posible su esterilización en autoclave. De no alcanzar la temperatura precisa podrían contaminarse y producir botulismo, si se consumen. En general siempre se desechará cualquier conserva que presente olor, aspecto o sabor extraños.

Esterilización: Se realiza la esterilización por el vapor de agua a presión. El modelo más usado es el de Chamberland.


Esteriliza a 120º a una atmósfera de presión, 127° a 11/2 atmósfera de presión, o a 134º a 2 atmósferas de presión, se deja el material durante 20 a 30 minutos.

Consta de una caldera de cobre, sostenida por una camisa externa metálica, que en la parte inferior recibe calor por combustión de gas o por una resistencia eléctrica.

La caldera se cierra en la parte superior, por una tapa de bronce que se ajusta perfectamente gracias a un anillo de caucho, mediante bulones a "mariposa". Esta tapa posee tres orificios, uno para el manómetro, otro para el escape de vapor en forma de robinete y el tercero, para una válvula de seguridad que funciona por contrapeso o a resorte.


Para hacerlo funcionar se coloca agua en la caldera, 2 o 3 litros, procurando que su nivel no alcance a los objetos que se disponen sobre una rejilla de metal. Se cierra asegurando la tapa, sin ajustar los bulones y se da calor, dejando abierta la válvula de escape hasta que todo el aire se desaloje y comience la salida de vapor en forma de chorro continuo y abundante, lo que indica que el aparato está bien purgado de aire. Se cierra la llave de escape y se ajustan los bulones de la tapa en forma pareja, se deja subir 1, 11/2 o 2 atmósferas la presión, manteniéndola constante durante el tiempo necesario.

SECADO

Método de conservación de los alimentos que consiste en reducir a menos del 13% su contenido de agua. Cabe diferenciar entre secado, método tradicional próximo a la desecación natural (frutos secados al sol, por ejemplo) y deshidratación propiamente dicha, una técnica artificial basada en la exposición a una corriente de aire caliente.


El secado se utilizaba ya en la prehistoria para conservar numerosos alimentos, como los higos u otras frutas. En el caso de la carne y el pescado se preferían otros métodos de conservación, como el ahumado o la salazón, que mejoran el sabor del producto. La liofilización, ideada a principios del siglo **, no se difundió hasta después de la II Guerra Mundial. Limitada inicialmente al campo de la sanidad (conservación de medicamentos, por ejemplo), no se aplicó hasta 1958 al sector alimentario. Es una técnica costosa y enfocada a unos pocos alimentos, como la leche, la sopa, los huevos, la levadura, los zumos de frutas o el café.

EJEMPLO SECADO

Las frutas se pueden secar al sol, en un secador solar, al horno o alternando lo primero y lo último.

Para secar al sol, poner las frutas enteras -o a trocitos -, en un lugar plano. Para esto se puede construir, con cañas, una mesita de unos 20 centímetros de altura, respecto al suelo como si fuera un parrilla- atando con cuerda las cañas entre si. Al estar elevada del suelo facilitará la aireación de las frutas y las protegerá de los insectos. Por este motivo, también, tapar las frutas con una tela muy fina. De no poder construiros este " artefacto" puedes utilizar tamices grandes, de esos que tienen tela metálica y se utilizan para limpiar las legumbres. El secador solar te será muy útil por la rapidez del secado.

Si el secado lo haces al horno, deja la puerta abierta a fin de que la humedad desaparezca. Para las frutas con piel; empiece la desecación a temperatura más o menos elevada (70º).

Otro procedimiento rápido es alternar el secado " natural" con el horno. Por la tarde, o en días nublados, poner las frutas a secar al horno, vigilando que no esté el fuego muy fuerte. No vaya a ser que en vez de secarlas se tuesten. Una cosa importante a tener en cuenta. Cuando pongáis la fruta en el secador, evitad que las frutas se toquen entre sí. Podría estropearlas. Darles la vuelta para que se sequen por los lados. Cuando se vaya el sol, entrar las frutas y ponerlas en una habitación seca y aireada; si las dejar fuera, la humedad de la noche estropearía el proceso de secado. El tiempo de secado de cada fruta es diferente, ya que dependerá de si la fruta está entera o a trozos; pero aproximadamente y si el tiempo lo permite, es de cuatro días. Después de los sucesivos secados ya para mayor seguridad, antes de guardar las frutas en sacos, cajas o lo que sea, puedes suspenderlas del techo, enhebrándolas una a una con un hilo hasta su secado definitivo.

PASTEURIZACIÓN

Pasteurización de la leche

Desde sus orígenes la pasteurización se ha asociado con la leche, el primer investigador que sugirió este proceso para el producto lácteo fue el químico agrícola alemán Franz Von Soxhlet en el año 1886, siendo con posterioridad a Pasteur Charles North el que aplicó el mismo método térmico a la leche primera vez con éxito en el año 1907.[ ]Los microorganismos activan sus poblaciones creciendo de forma óptima en el intervalo de temperatura 25 °C a 37 °C; es por esta razón que se evita durante el proceso de manufactura y envasado de la industria láctea que la leche esté en este intervalo después de la pasteurización.

La leche es por regla general un medio ligeramente alcalino, de pH mayor que 7. La leche de vaca pasteurizada por el método HTST y que ha sido correctamente refrigerada tiene un periodo de caducidad extendido que puede llegar a dos o tres semanas, mientras que la leche ultra-pasteurizada puede tener una vida extendida que oscila entre dos o tres meses. Se puede llegar a periodos de conservación mayores (incluso sin refrigeración) cuando se combina la pasteurización UHT con la manipulación mediante tecnologías de contenedores esterilizados. Al mismo tiempo que se reducen las colonias, se eliminan también en la leche los microorganismos más termosensibles, como pueden ser los coliformes, inactivándose la fosfatasa alcalina (el nivel de esta enzima define el grado de eficiencia aplicado a la pasteurización de la leche: test de la fosfatasa). A pesar de aplicar la pasteurización, la leche tratada sigue conteniendo actividad microbiana, por regla general bacterias lácticas (no patógenas aunque sí capaces de hacer fermentar la leche) y es necesaria la refrigeración.

Para la elaboración del proyecto se necesitaron los siguientes materiales:

MATERIALES E INSTRUMENTOS

AHUMADO:

  • Ahumador
  • Carne
  • Brazas
  • Termómetros
  • Cronometro/reloj.
  • Cámara
  • Platos
  • Sal
  • Salsas
  • Madera
  • Refrigerador (no inmediato)
  • Cuchillos
  • Platos/charolas

SECADO:

  • Fruta
  • Sol
  • Termómetro
  • Tela o mosquetero
  • Mesa
  • Lugar ventilado (sin humedad)
  • Hilo.
  • Horno
  • Cuchillo
  • Platos
  • Cronometro

ESTERILIZACIÓN:

  • Olla
  • Fuego
  • Estufa
  • Termómetro
  • Cronometro/reloj
  • Alimento (guayabas en almíbar, para ¼ )
    • ½ Kg. de Azúcar
    • ½ litro de Agua
    • 1 Limón
    • ¼ Guayabas
  • Agua
  • Cuchillo/platos
  • Frasco de vidrio con tapa

PASTEURIZACIÓN:

  • Leche
  • Fuego
  • Termómetro
  • Refrigerador
  • Estufa
  • Olla
  • Frío
  • Cronometro
  • Bitácora

CONCLUSIONES Y RECOMENDACIONES

Entre las principales evidencias de nuestro proyecto encontramos las siguientes:

En el método del ahumado, encontramos que la carne se torna a un color mas oscuro, y además se precose.

Por su parte en el método de secado, las evidencias de que nuestra experimentación se realizo adecuadamente, fue que al pasar un día de que estas se estaban secando, éstas se tornan a un color crema, y no el típico color que adquiere con la descomposición (café).

En el caso de el método de esterilización, al introducir las guayabas en almíbar en el interior del frasco, una vez que lo ponemos a hervir en el agua, el frasco tiene un cierre hermético, lo cual garantiza que esta bien elaborado.

En el método de pasteurización, se formo nata en la parte superior de la leche, lo cual indica que las grasas se separan, yéndose a la parte superior de la leche.

En cuanto a las hipótesis se refiere concluimos lo siguiente:

Entre las hipótesis que se habían estructurado, una cumple con lo que se arrojó como resultado, así que se convierte en teoría, esta hipótesis es la que nos dice que el método de conservación casero, de los que elegimos, más económico es el método de secado, ya que en este método fue en el que menos gastos hubo.

La hipótesis de que el método de pasterización era el mas eficaz se rechaza, ya que este método funciona muy bien, pero solo si se tiene el equipo adecuado, es posible elaborarlo de forma casera, sin embargo, el hecho de no tener el refrigerador adecuado para enfriar, hace que esta hipótesis sea descartada, por no poder no contar con la maquinaria adecuada, sin embargo, hay que recalcar que es posible hacerlo de forma casera.

En la hipótesis de que el método de ahumado era el que duraba mas tiempo en conservación después de su elaboración, también se descarta, ya que comparado con los otros métodos el que tiene una descomposición mas retardada es el método de esterilización, así que en cuanto respecta a nuestro proyecto, esta hipótesis es rechazada.

En cuanto a los objetivos se refiere, los tres objetivos específicos se logran cubrir:

En cuanto al objetivo específico de cual es el método de conservación más eficiente, se concluye que es el método de esterilización, ya que este tiene un cierre hermético lo cual contribuye a que las bacterias no entren y además tiene mayor duración.

En cuanto al método de conservación mas económico encontramos que es le método de secado, ya que en este, no tubo gastos mayores, por que en si lo que se requiere para llevar a cabo este método es la fruta y que haya un buen clima.

En cuanto al objetivo de cual era el método que retarda más la descomposición del alimento encontramos, que es el método de esterilización, ya que todos los métodos al cabo de la semana ya no estaban en condiciones para ser consumidos, y este método por su parte, se encuentra aun en perfectas condiciones.

En lo que respecta al objetivo general el cual es dar a conocer los métodos de conservación caseros de alimentos, se hicieron páginas Web. Las cuales son las siguientes:

 

 

 

Autor:

Iliana Elizabeth Luna Magallanes

Angélica Alejandra Fragoso Reyes

Angélica Alejandra Fragoso Reyes

Iliana Elizabeth Luna Magallanes

http://www.myspace.com/iwuaniwys

Alumnas ingresadas de la Unidad Académica Preparatoria de la Universidad Autónoma de Zacatecas plantel VII ubicada en el municipio de Tlaltenango de Sánchez Román Zacatecas

Partes: 1, 2


 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Arte y Cultura

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.