Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     
 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Instalación de una planta de reciclaje de basura (página 2)




Partes: 1, 2, 3


El tema de la basura preocupa a muchos gobiernos del mundo, y es motivo de angustia para los habitantes de los diferentes países, por sus consecuencias negativas.

Al respecto, cabe citar una nota de prensa publicada por el Foro Ciudadano contra la Incineración de Residuos de Tenerife, España, con motivo del "Día de Acción Global contra la Basura y la Incineración", ocasión cuando los representantes de más de 50 países exigieron aplicar soluciones innovadoras y ecológicas para solucionar el problema mundial que genera el incremento del volumen y la toxicidad de los residuos.

Los participantes desafían a los gobiernos a que, en lugar de caer en el uso indiscriminado de vertederos, rellenos e incineradores, dañinos para la salud, adopten y apliquen medidas para prevenir la generación de residuos desde la fuente, para reducir y eliminar los tóxicos, extender la responsabilidad del productor y del consumidor, promover el consumo sostenible, intensificar el reciclaje y el compostaje, respetar la justicia ambiental, crear trabajo y construir comunidades limpias, seguras, saludables y autosuficientes. (Foro Ciudadano contra la Incineración de Residuos de Tenerife, 2005, p.1)

Venezuela, por supuesto, no escapa a la grave problemática mundial planteada con la basura, situación que, en opinión del Ministerio del Ambiente, es "simple consecuencia de la explosión demográfica y la incorporación de nuevas tecnologías que nos han convertido en un pueblo consumidor" (MARNR, 1994-1995, p. 148).

En el análisis "Situación Ambiental de Venezuela en el año 2.000" desarrollado por VITALIS a finales del pasado año, quedó evidenciada la creciente preocupación de los especialistas en torno a este problema: alta capacidad de generación de desperdicios, limitada conciencia de la población en torno al problema, sistemas de reciclaje subutilizados, colapsados o inexistentes y deficiente gestión de las autoridades. Después de todo, gerenciar residuos sólidos no es sólo disponer de sistemas masivos de recolección y disposición final de desperdicios. Gerenciar la basura es incidir positivamente en la solución de un problema ambiental que afecta directamente a toda la ciudadanía (Martín Díaz, 2000, p.1).

En lo que respecta a Cumaná, capital del Estado Sucre, la situación no es muy distinta a la que sufren otras regiones de Venezuela y países del mundo. En la Ciudad Primogénita del Continente Americano es común observar grandes cantidades de desperdicios de todo tipo acumulándose por calles y avenidas, particularmente en áreas donde los buhoneros se apoderan de las aceras, en las proximidades de la Autopista "Antonio José de Sucre," en el mercado municipal, en las playas y otros sitios, provocando, por lo tanto, contaminación, y dando una mala impresión a muchos de sus ciudadanos y a los turistas que la visitan en varias épocas del año.

En Cumaná, la basura que se genera en las casas, centros hospitalarios, escuelas, comercios y otros establecimientos, tiene como destino final el vertedero "El Peñón", un lugar que, como los que existen en muchas partes del país, no reúne las condiciones apropiadas, ya que los desperdicios permanecen expuestos a la intemperie, favoreciendo la proliferación de moscas, cucarachas, roedores y otros agentes transmisores de enfermedades, así como de zamuros que se alimentan del material orgánico que se acumula en estos sitios.

Una solución viable al problema que confronta Cumaná con respecto a sus desperdicios, sería la puesta en funcionamiento de una estructura capaz de transformar los desechos sólidos en productos útiles, y que además de minimizar o revertir el problema de la basura, podría propiciar la instalación de empresas para generar fuentes de empleo y ayudar a mejorar la situación económica de los habitantes.

Por lo tanto, la presente investigación plantea como propuesta el diseño e instalación de una planta de reciclaje de basura en el vertedero "El Peñón", como un aporte a los esfuerzos que se pudieran hacer a corto y mediano plazo a fin de solucionar en lo posible la grave problemática de la basura y sus efectos negativos sobre las personas y el ambiente.

…del total de 18.600 toneladas de residuos que se producen diariamente en Venezuela, alrededor del 80% pudieran ser reciclados, con lo cual no sólo resolveríamos el primer problema ambiental del país, sino hasta pudiéramos generar alrededor de 250 mil empleos directos y más de 1 millón indirectos en un año. Sin embargo en el país, no se recicla ni una quinta parte de los residuos.

De acuerdo con las estadísticas que maneja VITALIS, en Venezuela se recicla 95% de aluminio, 90% de hierro, 30% de vidrio, 3% de materia orgánica, 25% de papel y cartón, y alrededor del 20% en plásticos. No obstante, la capacidad para reciclar en el país, pudiera duplicarse o triplicarse en el caso del papel, los plásticos y el vidrio, en tanto que el aprovechamiento de los residuos orgánicos pudiera incrementarse hasta un 100% (VITALIS, 2007, p.1).

Este trabajo está conformado por cuatro Capítulos: en el Capítulo I se encuentran el planteamiento del problema, los objetivos de la propuesta y la justificación de la misma. El Capítulo II contiene los antecedentes relacionados con el problema, motivo de la investigación y, en general, el marco teórico; En el Capítulo III se presenta el marco metodológico y, finalmente, en el Capítulo IV, se encuentran las conclusiones y recomendaciones a las que se llegaron tras la investigación.

CAPÍTULO I

EL PROBLEMA

  1. La generación de desechos sólidos es un proceso que no se detiene; más bien se incrementa día a día, provocando graves problemas ecológicos, ya que los lugares donde es depositada la basura son focos permanentes de contaminación, que afectan el suelo, la vegetación y fauna, degradan el paisaje, contaminan el aire y las aguas y, en general, todo lo que pueda atentar contra el ser humano o el medio ambiente.

    En el mundo, millones de toneladas de residuos sólidos urbanos, industriales y hospitalarios y escombros son vertidos cada año de forma incontrolada o controlada en terrenos más o menos próximos a los núcleos de generación -urbanos o rurales -, en el interior y en las costas: los vertederos o basureros.

    Los basureros causan problemas ambientales que afectan el suelo, el agua y el aire: la capa vegetal originaria de la zona desaparece, hay una erosión del suelo, contamina a la atmósfera con materiales inertes y microorganismos. Con el tiempo, alguna parte de ellos se irá descomponiendo y darán lugar a nuevos componentes químicos que provocarán la contaminación del medio, que provocarán que el suelo pierda muchas de sus propiedades originales. Entre los fenómenos que causan los problemas ambientales está la mezcla de los residuos industriales con la basura en general., incluyendo a los dueños de pequeños talleres, que entregan sus desperdicios a los servicios municipales de recolección, donde son mezclados sin ninguna precaución con la basura doméstica y son transportados a basureros a cielo abierto (Frers, 2007, p.1)

    El impacto ambiental sobre la salud pública que ocasionan las montañas de basura que se acumulan en los vertederos es cada vez más grave, pues el volumen de los residuos continúa creciendo sin que se tomen medidas para reducir su generación.

    Se estima que en Venezuela funcionan unos 400 vertederos, de los cuales uno está ubicado en Cumaná, específicamente en el sector conocido como "El Peñón", donde diariamente la basura crece cada vez más, con su correspondiente carga de efectos negativos.

    Para solucionar la problemática de la basura en algunas ciudades del país y concretamente en el Estado Sucre, el Gobierno Nacional está construyendo rellenos sanitarios e interviniendo 26 vertederos para convertirlos en rellenos sanitarios controlados, según se desprende de unas declaraciones formuladas por la Ministra del Ambiente, Jacqueline Faria Pineda, y publicadas el 27 de noviembre del año 2006 en la página Web del Ministerio del Poder Popular para la Comunicación y la Información. No obstante, los rellenos sanitarios no son la solución más factible, tal como se desprende de la cita que a continuación se inserta.

    Los rellenos sanitarios generan emisiones de aire peligrosas e incontrolables que amenazan la superficie y las fuentes de agua subterráneas. Ellos son la fuente mayor de emisiones de metano, un gas de tipo invernadero. También pueden tener escapes de agua y contaminar las aguas subterráneas. Y por supuesto, eventualmente se llenan, un final que puede demorarse dejando de echar basura en los rellenos sanitarios (Consejo para la Defensa de los Recursos Naturales, 2001, p.1).

    Por lo tanto, urge implantar en Cumaná una alternativa dirigida a disminuir al máximo los efectos negativos que tiene la basura sobre el ambiente y las personas, específicamente una planta de reciclaje, donde los residuos o desperdicios recolectados son transformados en nuevos materiales, que pueden ser utilizados como nuevos productos o materias primas.

    De acuerdo a lo planteado anteriormente, surge la siguiente interrogante: ¿Por qué es importante diseñar e instalar una planta de reciclaje de basura en el vertedero "El Peñón" de Cumaná, Estado Sucre?

  2. Planteamiento del problema
  3. Objetivos de la propuesta
    1. - Proponer el diseño e instalación de una planta de reciclaje de basura en el vertedero "El Peñón" de Cumaná, Estado Sucre.

    2. Objetivo general
    3. Objetivos específicos

    - Describir los efectos negativos de la basura.

    - Precisar la situación actual de la basura en la ciudad de Cumaná, Estado Sucre.

    - Señalar la importancia del reciclaje.

    - Establecer la importancia de crear conciencia en la población acerca de la correcta disposición de la basura, a través de distintos medios.

    - Sugerir la creación de "Puntos Limpios" en distintos lugares de Cumaná para pre-clasificar la basura.

    - Proponer el diseño de una estructura capaz de procesar y clasificar las grandes cantidades de basura que se generan en Cumaná, Estado Sucre.

  1. Justificación de la propuesta

El Estado Sucre tiene un gran potencial turístico, pesquero y agrícola, y su subsuelo contiene grandes yacimientos de petróleo y gas natural, cuya explotación representa para los habitantes de esta región del país una gran esperanza para mejorar sus condiciones económica y social.

Los grandes desarrollos que en materia de la explotación del gas tiene previsto ejecutar el Estado Venezolano en el Estado Sucre, concretamente en el Golfo de Paria, no sólo traerán como consecuencia la instalación de diferentes empresas y fuentes de empleo, entre otras, sino que también repercutirá en el incremento de su población.

El incremento de la población del Estado Sucre incidirá, por supuesto, en Cumaná, lo que significa también que aumentará significativamente la cantidad de basura que generan a diario sus habitantes, y lo que es peor, se multiplicarán los graves problemas que ocasiona la gestión incorrecta de los desechos sólidos.

Según los datos que maneja VITALIS (ob.cit., p.1), al aire libre, como opera el Vertedero "El Peñón" de Cumaná, el papel puede durar un año; un trozo de chicle masticado, 5 años; una lata de gaseosa o cerveza y los vasos descartables de polipropileno, 10 años; los envases de laca 30 años; las tapas metálicas de la botella, 100 años; los materiales de acero y plástico, de 100 a 1.000 años; los corchos y las bolsas plásticas, 150 años; los zapatos de cuero y goma, 200 años; la mayoría de las muñecas de plástico, 300 años; las pilas, más de 1.000 años; y 4.000 años las botellas de vidrio.

La técnica del reciclaje no sólo se desaprovecha en la capital de Venezuela, sino también en unos de sus estados más deprimidos económica y socialmente y con grandes problemas en el área de la salud, como es Sucre. Por ello en la Primogénita del Continente Americano se impone la puesta en marcha de la cultura del reciclado.

Es una actividad que desarrollan muchas empresas y personas; consiste en rescatar la basura para volver a utilizarla. Del papel y el cartón, se puede recuperar cerca del 40% a través del reciclaje. Existen materiales que pueden ser reciclados y vueltos a utilizar como materias primas en procesos productivos diversos. Tal es el caso del papel y el cartón, las maderas, los vidrios, varios metales, etcétera. También existe el "reciclaje" de ciertos residuos utilizando el ciclo biológico de la materia. Se trata de los orgánicos (restos de comida, cáscara de frutas, etcétera), que pueden emplearse para la fabricación de compost, un fertilizante natural que aprovecha los nutrientes de nuestros residuos para convertirlos indirectamente en alimento para las plantas (Sistema Nacional e-México, 2007, p.3).

Es importante destacar que una planta de reciclaje es una estructura capaz de procesar los distintos desechos sólidos que se encuentran en la basura, tales como: periódicos, comida (desecho orgánico), vidrios, entre otros, para luego convertirlos en materiales u objetos con vida útil, para ser usados nuevamente por la población.

Según datos de algunos especialistas, si se reciclara el vidrio, se ahorraría un 44% de energía y por cada tonelada reciclada se ahorrarían 1,2 toneladas de materias primas. Recuperar dos toneladas de plástico equivaldría a ahorrar una tonelada de petróleo. Por cada tonelada de aluminio tirada al vertedero habría que extraer 4 toneladas de bauxita (que es el mineral del que se obtiene). Durante la fabricación se producirían dos toneladas de residuos muy contaminantes y difíciles de eliminar. Al reciclar una tonelada de papel se salvarían 17 árboles.

Debido a la actual situación en la que se encuentran los países desarrollados y no desarrollados, a causa de los graves problemas que provoca la contaminación en casi todos los medios, y debido a la discusión realizada en una asamblea general de la ONU, es importante buscar una alternativa que permita solventar en lo posible el actual problema con la disposición de la basura en la ciudad de Cumaná, Estado Sucre, así como, una medida preventiva para el futuro desarrollo de nuestra comunidad y nuestro país.

En consecuencia, se justifica cualquier propuesta dirigida al diseño e instalación de una planta de reciclaje en el vertedero "El Peñón", para reducir las cantidades de basura que terminan en ese depósito de basura a cielo abierto, así como también los desechos que comúnmente se pueden encontrar en las calles y avenidas de la ciudad de Cumaná.

La puesta en marcha de una planta de reciclaje solventaría en gran medida los problemas de basura en Cumaná, evitaría los futuros inconvenientes que ocurrirían con la puesta en marcha del desarrollo gasífero en el Estado Sucre; beneficiaría, principalmente a la comunidad, ya que se mejoraría la apariencia del entorno al retirar las grandes cantidades de desechos que se observan todos los días en calles y avenidas.

También se concientizaría a los futuros miembros de nuestra sociedad, para que crezcan como personas con valores éticos y cívicos para cuidar el medio ambiente, y, finalmente, este proyecto beneficiaría también a otros estados del país y de otras regiones del mundo que quieran seguir el ejemplo, pues demostraría que si es posible hacer un pequeño aporte para alargar la estancia de los seres humanos en el planeta Tierra.

Por otra parte, en la presente investigación se plantea además una estrategia muy interesante, orientada a la conservación del medio ambiente. Por ejemplo, a través de un programa de sensibilización y educación en las escuelas, se podrían fomentar las bases en la conciencia de futuros individuos de la sociedad, la creación de varios "Puntos Limpios" en la ciudad ayudarían a las personas a depositar la basura en el lugar correcto, la utilización de la composta (más del 50% desechos orgánicos) como abono natural para los cultivos, así como otra gran cantidad de ideas que surgen para la solución de este gran problema a nivel mundial.

CAPÍTULO II

MARCO TEÓRICO

2.1 Antecedentes de la investigación

Aunque Cumaná no escapa al problema que confrontan otros estados de Venezuela y naciones del mundo con respecto a la basura, no se encontró ningún trabajo relacionado con la presente investigación desarrollado por estudiantes de Educación Diversificada o miembros de otras instituciones u organizaciones.

Sin embargo, se tiene conocimiento de algunas acciones que se adelantan en el exterior y en el país, a fin de buscarle una solución al problema de los desechos sólidos.

Al respecto, en el año 2003 el gobierno de Chile comenzó a aplicar en la comunidad de Ñuñoa un sistema de separación, recolección, clasificación y comercialización de los residuos sólidos domiciliarios, con el propósito de disminuir los residuos depositados en el relleno sanitario. "En los inicios del programa, se recolectaban 40 toneladas mensuales de material potencialmente reciclable y proporcionado por la comunidad. Después de seis meses, se recolectan más de 130 toneladas mensuales" (Inventario de Buenas Experiencias de Gestión Ambiental, 2003, p.1).

En Sanlúcar, España, funciona desde el año 2006 la planta de reciclaje más grande de ese país. El complejo Costa Noroeste, como fue bautizado, es producto de la iniciativa privada, tiene características muy parecidas a las plantas de reciclaje de Bélgica y Francia, procesa metales, papel, cartón, plásticos, vidrio, escombros, neumáticos, etc., funciona en una parcela de 120 mil metros cuadrados y genera más de 150 empleos fijos y 100 mil trabajos indirectos (Noticias de Ecologistas en Acción, 2006, p.1).

En el caso de Venezuela, a solicitud de las autoridades municipales, la empresa Sincrebra diseñó e instaló en la ciudad de Mérida, una planta de reciclaje (segregadora) de basura, la cual representa el primer paso en la búsqueda de una solución al problema de los desperdicios (Cárdenas Frontera, 2006, p.1).

Asimismo, desde el año 2006 el Ministerio del Ambiente está construyendo rellenos sanitarios y saneando vertederos en diferentes partes del país, para el almacenamiento de control y desechos sólidos.

Uno de estos rellenos sanitarios, según anunció la Ministra Jacqueline Faría Pineda, se construirá en la Península de Araya y tendrá dos fosas. "para meter los desechos ahí y tener un relleno controlado, que permitirá un tiempo de utilización de siete años, mientras se va construyendo el relleno definitivo para el Estado Sucre" (Ob. cit., 2006).

Las declaraciones de la Ministra del Ambiente indican que no se tiene previsto actualmente el diseño y construcción de una planta de reciclaje de basura para el Estado Sucre y, mucho menos, para su ciudad capital, Cumaná.

2.2 Reseña histórica de la basura

El hogar común, el planeta Tierra, está cada vez más amenazado. Desde la antigüedad, en el florecimiento de las culturas, comenzaron a aparecer los residuos, los cuales no fueron de fundamental importancia mientras los seres humanos vivían como tribus nómadas: ellos cambiaban de lugar, pero sus desechos quedaban.

Los desechos comenzaron a ser relevantes cuando estas poblaciones se convirtieron en sedentarias, ya que depositaban sus desperdicios en el entorno. Sin embargo, el gran problema apareció cuando se conformaron las ciudades, debido a que el número de habitantes se incrementó notablemente y, por ende, sus desperdicios. (Ver el anexo A)

La basura no es nueva, nace con el hombre. La influencia del hombre sobre el equilibrio ecológico data de su aparición sobre la Tierra y ha supuesto una regresión de los sistemas naturales, en relación con el estado que se podría suponer más probable si la especie humana no hubiera existido o no hubiera estado presente en la biosfera terrestre.

Durante muchos miles de años el hombre sólo ejerció una reducida influencia sobre el medio ambiente. Al igual que los demás animales, el hombre actuaba como depredador o competidor en las comunidades naturales de las que formaba parte, y se veía sometido a las consecuencias derivadas de los cambios ambientales y ecológicos que le obligaban a adaptarse o buscar en otro lugar los elementos fundamentales para su sobrevivencia.

En esta etapa la acción del hombre sobre la biosfera fue muy escasa, limitándose quizás a influir sobre algunos ecosistemas mediante el fuego, práctica utilizada aún hoy para la caza por muchas sociedades "primitivas".

Se empezaron a cultivar las praderas y la productividad aumentó notablemente: la población creció, se formaron las ciudades y en consecuencia, surgieron diversos tipos de industrias, comercio, navegación, etc. El impacto sobre el ambiente de este tipo de sociedad fue mucho mayor, y las cantidades generadas de basura de origen doméstico e industrial, aumentaron notablemente. (Instituto Tecnológico de Monterrey, 2007, p.1).

El impacto de la basura empezó a alcanzar niveles catastróficos en la Era Industrial, la cual trajo un complicado cambio en el ecosistema, que afectó también a la especie humana. Las industrias comenzaron a explotar intensiva e indiscriminadamente los recursos naturales, extrayendo las materias primas para elaborar sus productos, generar energía, etc., y como si esto no hubiese sido suficiente, los residuos que generaban empezaron a contaminar los ríos, tierras, napas subterráneas, atmósfera, etc. (Ver el anexo B)

Por su parte, los seres humanos que en ese entonces buscaron mejores posibilidades de trabajo en los grandes polos industriales, poblaron indiscriminadamente las regiones más «progresistas» del planeta, y, por supuesto, comenzaron a generar enormes cantidades de basura.

Actualmente, uno de los retos más importantes de las sociedades desarrolladas es la eliminación de los residuos que la misma sociedad produce, los cuales se clasifican en Residuos Sólidos Urbanos (RSU) o Industriales (RSI) y, a su vez, pueden ser inertes o especiales (sanitarios, tóxicos, peligrosos o radioactivos).

De todos estos residuos, los que más preocupan a las comunidades y municipalidades del mundo, son los Residuos Sólidos Urbanos, por el gran volumen que a diario se genera.

Por lo tanto, conocer la "historia de la basura" es conocer la historia del mundo ordinario, el de todos los días, donde resolver los problemas que ocasiona el desecho diario es un verdadero reto.

2.3. Sistemas de Gestión de los Desechos Sólidos

La gestión de los desechos sólidos urbanos, comerciales e industriales se resume a un ciclo que comienza con su generación y acumulación temporal, continúa con su recolección, transporte y transferencia, y termina con la acumulación final de los mismos. Es a partir de esta acumulación cuando comienzan los verdaderos problemas ecológicos, ya que los basureros se convierten en focos permanentes de contaminación.

Entre los sistemas de gestión de los desechos sólidos están los siguientes:

a) Vertedero: Es un lugar donde se depositan los residuos de origen urbano o industrial. Puede tratarse únicamente de una acumulación incontrolada, con los consiguientes riesgos de incendio, sanitarios y ambientales, o de una instalación o vertedero controlado, donde los residuos reciben algún tipo de tratamiento o almacenamiento. Este sistema es el más incorrecto desde un punto de vista ambiental de la gestión de los residuos, y únicamente es aceptable cuando el residuo no tiene otra posibilidad de tratamiento.

Los vertederos ocasionan contaminación ambiental (aire, tierra y agua), efectos perjudiciales sobre la salud pública (por la contaminación ambiental y por la posible transmisión de enfermedades infecciosas por los roedores que los habitan), degradación del medio marino e impacto paisajístico. Además, suponen un derroche de recursos y de energía que podrían aprovecharse y de un espacio, que ya no podrá ser recuperado (Greenpeace, 2007, p.1).

b) Relleno sanitario: Es el lugar de disposición final de los residuos que genera una zona urbana determinada y reúne todos los requisitos sanitarios necesarios. En un relleno sanitario se controlan y se recuperan los gases y otras sustancias generadas por los residuos, y se aplican técnicas adecuadas de impermeabilización y monitoreo.

Ernesto D’Escriban, experto en temas relacionados con la disposición final de la basura reconoce a los rellenos sanitarios como una de las alternativas más recomendable en este sentido. Sin embargo, a veces la verdad duele, de todos estos establecimientos existentes en el país quizá "la Bonanza sea el único que funciona eficientemente como relleno sanitario, pues la gran mayoría opera como botaderos o vertederos de basura".

No está lejos de la realidad. Bastaría con acercarse a alguno de los "rellenos sanitarios" de Venezuela para entender esta posición, como es el caso de la Ciénaga en Maracaibo, el Cambalache en Ciudad Guayana o el de Catia la Mar frente al aeropuerto, entre otros.

¿Las evidencias?: hombres y mujeres que deambulan escarbando los residuos, aguas superficiales y subterráneas que se contaminan, deterioro del paisaje, degradación del suelo y contaminación del aire por malos olores y quemas aisladas. La situación se complica toda vez que los encargados del manejo de tales instalaciones, no siempre cuentan con el equipamiento básico necesario lo cual puede atentar directamente contra su salud. Por si esto fuera poco, y muy lejos de lo que sugieren los expertos, en Venezuela no llegamos a un 0.8% de reciclaje de los desechos que se acumulan en estos lugares (VITALIS, ob. cit. p.1).

Otras alternativas

• Reciclaje: Es la transformación de ciertos materiales en materia prima para procesos productivos. Esta actividad también se entiende como la separación de los desechos para recoger materiales que pueden volver a usarse como el mismo producto o como uno nuevo.

• El compostaje: Consiste en la descomposición controlada de materiales orgánicos, como frutas, verduras, podas, pasto, hojas, etc., por medio de un proceso biológico, donde interactúan microorganismos, oxígeno y factores ambientales, tales como humedad y temperatura. De este proceso sale un producto llamado compost, de color café oscuro, que además de servir para la recuperación y el mejoramiento de los suelos, ayudaría a disminuir las inmensas cantidades de basura que a diario botan las personas. (Ver lo anexos C y D)

• Incineración: Es un proceso relativamente caro, que se puede aplicar a residuos sólidos, líquidos o gaseosos, y su principio básico es la descomposición térmica, reduciendo la toxicidad y el volumen de los residuos. El proceso genera emisiones - escoria, cenizas y energía - que deben ser tratadas para eliminar los contaminantes.

Todos los tipos de incineradores liberan contaminantes a la atmósfera a través de los gases, cenizas y otros residuos. Entre la gran variedad de sustancias químicas que se emiten, se incluyen innumerables productos químicos que permanecen sin identificar. Las sustancias químicas presentes en los gases de la chimenea también se localizan en las cenizas y otros residuos, los más frecuentes son: Dioxinas, Bifenilos Policlorados (PCBs), Naftalenos Policlorados, Bencenos Clorados, Hidrocarburos Aromáticos Policíclicos (HAPs), numerosos compuestos orgánicos volátiles (COVs), y metales pesados como Plomo, Cadmio y Mercurio.

La mayoría de estas sustancias son persistentes (resistentes a la degradación en el ambiente), bioacumulativas (se acumulan en los tejidos de organismos vivos) y tóxicas. Estas propiedades las convierte en los contaminantes más problemáticos a los que jamás se ha expuesto un sistema natural. Algunas de ellas son cancerígenas y pueden alterar el sistema hormonal. Otras como el dióxido de Azufre (SO2) y el dióxido de Nitrógeno (NO2), así como las partículas finas, se han asociado con trastornos del sistema respiratorio (Allsopp, M., Costern, P., y Johnston, 2007, p. 3-4).

• Pirólisis: Se trata de un proceso térmico sin oxígeno, que convierte a los residuos sólidos en combustibles gaseosos, líquidos y sólidos.

• Reutilización: Es una técnica de reaprovechamiento de un material o producto, sin cambiar su forma o naturaleza original. A través de un proceso mecánico, manual o industrial se pueden recuperar diferentes tipos de residuos, tales como: botellas, diarios, revistas, libros y cualquier producto que permita posteriores usos.

2.4 Formas de contaminación más comunes

La composición de la basura que se genera en esta época, es reflejo de la actual sociedad de consumo, cuyos hábitos están dirigidos a la compra de productos desechables, que lejos de mejorar la mejor calidad de vida por la supuesta comodidad de su empleo, conducen a una irrefrenable generación de residuos. Estos productos tienen un exceso de embalaje, o son envasados con materiales no reutilizables ni reciclables, como los plásticos, y, una vez finalizada su utilidad, se tiran a la basura. Sin embargo, la basura no desaparece sino que se traslada, la mayoría, a vertederos.

El impacto ambiental y sobre la salud pública que ocasionan en los vertederos los enormes promontorios de basura es cada vez más grave, pues el volumen de los residuos continúa creciendo sin que se tomen medidas para reducir su generación.

Estos desperdicios provocan prácticamente todos los tipos de contaminación, en especial la de los suelos, el agua, la fauna y la vegetación. A continuación se exponen brevemente algunos aspectos relevantes de esos tipos de contaminación:

a) Contaminación por desechos sólidos: Es causada principalmente por el acelerado proceso urbanístico e industrial, además de la producción de bienes de consumo, que luego de ser utilizados, son desechados por las personas. Entre las fuentes principales se encuentran los hogares, industrias, comercios y cualquier otro lugar de estadía. Los agentes más comunes son: los desechos metálicos, plásticos, vidrios, escombros, ladrillos, cemento, concreto, caucho sintético, papel, cartón, pieles, textiles, madera, restos de alimentos y de jardinería, restos de vegetales y de animales de origen agrícola. Tiene diversos efectos sobre la salud humana, ya que la proliferación de las ratas, moscas, cucarachas y mosquitos en los basureros provoca numerosas enfermedades, tales como: peste bubónica, tifus, rabia, disentería, gastroenteritis, entre otras.

b) Contaminación del agua: Es ocasionada principalmente por la manera incorrecta de desechar la basura; por ejemplo, al tirarla a diversas fuentes hídricas, tales como, ríos, lagos, orillas de playas. Esta trae consigo la degradación de la pureza del agua, una alteración negativa de la visual del paisaje, además de degradar la fauna marítima, hasta llegar a extinguir la ecología que allí se encuentre.

c) Contaminación del aire: Este tipo de contaminación la provoca la aglomeración de la basura, que genera diversos gases tóxicos, como metano que es altamente nocivo para la salud. También puede ser producida por la incineración de basura en el medio urbano, mediante hornos de alta temperatura. Todo esto contribuye a la alteración de la vida del hombre, los animales y las plantas. Puede ocasionar enfermedades tales como: asma, bronquitis, enfisemas, cáncer, intoxicaciones, asfixias, irritación en los ojos, nariz y garganta. Además de que incrementa la temperatura media, altera la capa de ozono de la atmósfera, produce smog fotoquímico y smog sulfuroso y reduce la visibilidad, entre otros males.

El gas metano, resultante de los procesos de fermentación anaeróbica (en ausencia de oxígeno) de la materia orgánica supone el 50% de las emisiones de gases producidas en los vertederos. Este gas y el anhídrido carbónico, producido durante la quema de las basuras, son los responsables principales del calentamiento global o efecto invernadero. Otros gases emitidos en los vertederos son el cloruro de vinilo, benceno, tricloroetileno y cloruro de metilo de efectos tóxicos o cancerígenos (Greenpeace, ob.cit. p.1).

2.5 Situación Actual de la Basura en Cumaná

En Cumaná funciona un servicio de aseo urbano domiciliario, comercial e industrial, a cargo de la Alcaldía del Municipio Sucre, cuyos trabajadores recogen la basura tres veces a la semana en los diferentes sectores. Aunque este servicio opera desde la mañana hasta la noche, de lunes a sábado e, inclusive, días feriados, resulta insuficiente para recoger la gran cantidad de basura que se acumula en diferentes partes de la ciudad, que tiene como destino final el vertedero "El Peñón", o que se arroja en terrenos baldíos o vertederos ilegales ubicados en diferentes sitios, como es el caso de la autopista "Antonio José de Sucre", o que simplemente es arrojada a la vía pública. (Ver los anexos E y F).

Ejemplos de la problemática planteada en Cumaná con la basura son los siguientes: en el sector comercial de la ciudad, específicamente en la avenida Bermúdez, en cualquier época del año y especialmente en navidad, es común observar en horas de la mañana los grandes promontorios de basura que dejan los buhoneros, como resultado de la actividad desarrollada el día anterior; cuando llueve, de las cercanías del cerro "Pan de Azúcar" baja cualquier clase de desperdicio hasta la avenida Carúpano, y en el Mercado Municipal hay que hacer maromas para evitar los desperdicios.

De esta situación no escapa el principal centro dispensador de salud de Cumaná, el Hospital Universitario "Antonio Patricio de Alcalá", como lo refleja una nota de la periodista Merlín Suárez, publicada en la versión digital del Diario El Tiempo, el 25 de octubre del 2006.

Cientos de jeringas usadas, guantes médicos, gasas ensangrentadas, pañales desechables sucios y equipos de diálisis usados son algunos de los desperdicios esparcidos en los patios traseros del Hospital Universitario Antonio Patricio de Alcalá (Huapa) en Cumaná. Estos desperdicios, sumados a la basura de vecinos que habitan cerca, se dispersaron durante las fuertes precipitaciones que afectaron varios municipios en el Estado Sucre la semana pasada.

Algunos explicaron que el lodo del cerro Pan de Azúcar bajó como un río y arrastró todo lo que encontraba por delante, desde la basura de familias que habitan cerca hasta los cúmulos de desperdicios alojados en un rincón del Huapa a la espera del aseo urbano.

El ama de casa Julia Marcano, expresó que el basurero tiene días y atrae moscas que se introducen en el área de emergencias del hospital. Relató que los transeúntes caminan esquivando la basura que existen en los predios de la morgue y las autoridades deben actuar en la limpieza del lugar (p.1).

La basura que el servicio de aseo urbano domiciliario, comercial e industrial recoge en diferentes lugares de Cumaná, es depositada en el vertedero municipal ubicado en una colina circundante al área del Peñón, en las afueras de la ciudad, vía Carúpano. (Ver los anexos G y H). Cuando se comienza a acumular la basura, se procede a quemarla, lo cual, a pesar de ser efectivo en cuanto a la reducción de volumen, resulta altamente contaminante. Además, la capital del Estado Sucre carece de un buen sistema de disposición de basura, ya que resulta prácticamente imposible encontrar un lugar adecuado para dejar los desperdicios, como un pipote o una cesta.

El reciclado en ningún momento toca la basura de Cumaná, lo único que existe, además del sistema municipal de recolección de basura, son dependencias privadas que se dedican a la recuperación de chatarra. El proceso de compostaje, que podría ser usado para lograr beneficios agrícolas en el Estado Sucre, no ha sido considerado como una opción para la eliminación de la basura orgánica.

La educación cívica de la población está muy descuidada. La gran mayoría de los habitantes, independientemente de su condición social y económica, contribuyen a la degradación continua del medio ambiente de la ciudad.

Por todo esto es que se plantea el diseño y construcción de una planta de reciclado en la ciudad de Cumaná, concretamente en el lugar donde está ubicado el vertedero "El Peñón"; conjuntamente con un plan de pre-clasificación y concientización a la sociedad cumanesa.

En el futuro, el desarrollo socio-económico propulsado por la explotación gasífera en el Estado Sucre, atraerá a gran cantidad de personas a esta entidad federal, pero si la ideología no es modificada a través de la educación, entonces la sociedad futura estará regida por la anarquía y el caos. Para poder solventar este futuro inconveniente, además de corregir los agravios actuales, es necesario corregir todos los problemas mencionados anteriormente, sin excepción alguna.

2.6 El Reciclaje y los Procesos Orgánicos

El reciclaje es un término empleado de manera general para describir un proceso, que consiste básicamente en volver a utilizar materiales que fueron desechados y que aún son aptos para elaborar otros productos o refabricar los mismos. (Ver los anexos I y J)

Como ejemplos básicos de materiales reciclables se tiene los metales, el vidrio, el plástico, el papel o las pilas. Es una de las alternativas más utilizadas en la reducción del volumen de los residuos sólidos.

A diferencia del reciclado, la reutilización es toda operación en la que el envase concebido y diseñado para realizar un número mínimo de circuitos, rotaciones o usos a lo largo de su ciclo de vida, es rellenado o reutilizado con el mismo fin para el que fue diseñado.

Es importante entender que cada residuo ha de tener un tratamiento particular que trate de favorecer de cualquier modo al bienestar de la sociedad, es decir, muchos desechos son incinerables y fáciles de eliminar en cuanto a volumen, pero no por ello quiere decir que sea mejor, ya que la incineración de la basura es altamente contaminante, por tanto lo básico será: lo reciclable a reciclaje, lo compostable a compostaje, lo incinerable a la incineración y el resto a vertedero. La clave es evitar que vayan al vertedero los residuos que se pueden aprovechar por ser reciclables, compostables o combustibles. Reciclar es, por tanto, la acción de volver a introducir en el ciclo de producción y consumo productos materiales obtenidos de residuos.

2.6.1 Formas de reciclado

Gracias a los avances científicos y tecnológicos que han ocurrido en la historia de la humanidad, las posibilidades de reciclar los desechos sólidos son muy numerosas. Casi todos los tipos de residuos pueden ser reciclados, eliminados o recuperados.

Pero, debido a los procesos, a la cantidad de energía utilizada, a los costos de transformación y a su factibilidad en el mercado, no todos los desechos tienen el mismo potencial de reciclado, es decir, el papel tiene un gran potencial de reciclado debido a que es uno de los materiales que más se usa a diario en todo tipo de actividades, sin embargo existen otros materiales como las pilas, que, debido a la cantidad de energía que se utilizan en su recuperación, no resultan entonces factibles para lugares en donde haya deficiencias en el servicio energético o no se disponga de los recursos monetarios necesarios para dicho proceso. A continuación se explican algunas de las formas más comunes de reciclado.

El reciclado de papel, uno de los más comunes y con mayor potencial de reciclado. En el comienzo de este proceso, el papel depositado en los contenedores dispuestos para su recogida llega a las plantas de reciclaje. Allí se separan las fibras de celulosa mediante una gran hélice. Estas fibras quedan con impurezas, como plásticos o tintas, que deben ser separadas. Para el blanqueo de la pasta de papel reciclado no se necesita un tratamiento tan fuerte como en el caso de la pasta virgen, ya que las fibras recicladas pasaron por el blanqueado en sus anteriores procesos de elaboración de papel. Las fibras se colocan en una suspensión acuosa para que puedan unirse convenientemente y, más tarde, realizar el secado. Después se sigue un proceso similar al de la fabricación del papel. (Ver el anexo K).

El consumo medio mundial de papel es de unos 36 kgs. por habitante al año, aunque las cantidades varían según el grado de desarrollo de los países. Si se reciclara la mitad del papel consumido, se podría satisfacer el 75% de las necesidades de fibra para papel nuevo y así se evitaría la destrucción de ocho millones de hectáreas de bosque. Además, por cada tonelada que se recicla de papel se ahorran 100.000 litros de agua, se evita el llenado de 3,57 m3 de un vertedero, se impide la liberación de 2,5 toneladas de dióxido de carbono a la atmósfera, se salvan 17 árboles y se ahorra suficiente energía para calentar una casa media durante seis meses.

El reciclado del vidrio tiene buen potencial, ya que este es 100% reciclable, pero sólo el vidrio ordinario, porque el de las ventanas y bombillo fluorescentes está hecho con mezclas de otros materiales, por tanto, no puede ser reciclado como el vidrio normal. El vidrio para reciclar se deposita en contenedores (iglúes), generalmente de color verde; este tipo de recogida ya se ha implantado en muchos países.

El vidrio es trasladado a las plantas de tratamiento y allí se limpia de cualquier impureza (etiquetas, tapas...). A continuación, se traslada a un molino donde se tritura, siendo el resultado de este proceso el casco o calcín. Éste se traslada a las fábricas de envases de vidrio, se mezcla con arena, sosa, caliza y otros componentes y se funde a 1.500 grados centígrados. Una vez fundido, el vidrio debe ser homogeneizado hasta obtener una masa en estado líquido, que es la gota de vidrio. Esta gota se lleva al molde, que dará forma al envase. Estos envases tienen las mismas características que los originales. (Ver el anexo L).

Cada tonelada de vidrio que se recicla ahorra una energía equivalente a 136 litros de petróleo y sustituye a 1,2 toneladas de materias prima, como sílice (arena), caliza y ceniza de sosa, que se emplean para fabricar vidrio nuevo, siendo la extracción de estos componentes la que además provoca un impacto importante en el paisaje y los ecosistemas. Una cantidad de 3.000 botellas recicladas supone una reducción de unos 1.000 kgs. de basura y se puede ahorrar hasta un 50% de un recurso tan escaso y valioso como el agua.

El reciclado de envases, ya sean de metal, plástico, aluminio, tetra brick o tetra pak, tiene un alto potencial de reciclado, todos estos se depositan en los mismos contenedores, generalmente de color amarillo. En las plantas de tratamiento existen sistemas capaces de separar los metales no férreos del resto. Son los separadores de Foucault, los cuales son máquinas que utilizan una técnica en la que se usan campos magnéticos variables para inducir corrientes de Foucault en metales no férreos. El resto se separa con imanes y así sólo quedan los plásticos. En la actualidad se reciclan en España, por ejemplo, unas 181.000 toneladas de residuos plásticos al año. Proceden fundamentalmente del sector industrial y en menor medida de otros sectores como el agrícola, el comercial, el doméstico o el de la automoción.

El plástico que más se recicla es el polietileno, tanto de alta densidad (botellas de leche, cajas) como de baja densidad (bolsas, películas, bidones), que supone cerca del 75% del total reciclado, seguido por el policloruro de vinilo o PVC (botellas de agua y aceite). En menor medida se reciclan polipropileno (tapones, películas) y poliestireno (vasos, tarrinas) y, finalmente, el reciclado de polietilentereftalato o PET (botellas de bebidas carbónicas) todavía es pequeño. (Ver los anexos M y N).

Por cada tonelada de hojalata se ahorra 1,5 de mineral de hierro y por cada tonelada recuperada de aluminio se ahorra el 95% de la energía necesaria para producir la misma cantidad de aluminio a partir del mineral, la bauxita. De hecho, por cada kilogramo de latas de aluminio que se recicla, no se necesitan extraer 5 kgrs. de bauxita. Por último, reciclar 1 tonelada de tetra bricks o tetra pak ahorra 0,5 toneladas de petróleo.

Estas son las principales formas de reciclado conocidas a nivel mundial, sin embargo también hay otros materiales que, debido a los factores que se mencionaron anteriormente, tales como, energía en su transformación y costos de producción, no resultan del todo factibles en su recuperación, pero que sin embargo pueden ser reciclables debido a los procesos conocidos. Entre esos materiales se encuentran los ordenadores (Ver el anexo O), los hornos eléctricos, microondas, cafeteras y, en general, cualquier otro electrodoméstico.

Un ordenador queda obsoleto no porque no se pueda trabajar con él, sino porque no se le puede instalar utilidades nuevas. Los equipos viejos no son del todo inútiles, la sociedad es lo que los hace inútiles. Debido a los rápidos avances en los campos de la tecnología, un ordenador suele quedar obsoleto a los 4 años (Ver el anexo P). Estos equipos todavía pueden ser utilizados para hacer tareas de ofimática, navegar por Internet y para revisar el correo. La fundición no se puede realizar, ya que estos aparatos están constituidos por una serie de micro-chips electrónicos que tienen cada uno una composición química diferente. La única forma de reciclado que les queda es la reutilización. Esto se logra tratando de repotenciar los viejos equipos y donándolos a las personas que más los necesiten.

Las pilas son otro de los desechos que poseen un bajo potencial de reciclado debido a la gran cantidad de energía que hay que utilizar durante su proceso de reciclaje (Ver el anexo Q). Estas no pueden ser incineradas o simplemente echadas al vertedero, ya que el mercurio, el cadmio y los otros metales pesados que la constituyen pueden llegar a dañar el medio ambiente. Estos metales pueden ser recuperados para volver a ser utilizados, sin embargo, los procesos necesarios para los mismos resultan sumamente caros, además de consumir grandes cantidades de energía.

2.7 Educación ambiental

Es un proceso que consiste en reconocer valores y aclarar conceptos, para fomentar las aptitudes y actitudes necesarias para comprender las interrelaciones entre el hombre, su cultura y su medio físico.

El objetivo de la educación ambiental no es sólo comprender los distintos elementos que componen el medio ambiente y las relaciones que se establecen entre ellos, sino también la adquisición de valores y comportamientos necesarios para afrontar los problemas ambientales actuales, acercándose a la idea de un desarrollo sostenible que garantice las necesidades de las generaciones actuales y futuras.

Para conseguir un enfoque ambiental en el comportamiento de la sociedad no es suficiente con una información sencilla, como la que se proporciona a través de los medios de comunicación social, ni una transmisión de conocimientos a la manera de la educación tradicional. De estas carencias y al mismo tiempo necesidades surge la educación ambiental. Esta debe dirigirse a todos los miembros de la comunidad respondiendo a las necesidades, intereses y motivaciones de los diferentes grupos de edad y categorías socio-profesionales. Debe tener en el alumno a un elemento activo al que se debe informar y formar, inculcando en él actitudes positivas hacia el medio ambiente.

2.7.1 Objetivos de la Educación Ambiental

Los objetivos de la educación ambiental pueden ser clasificados en tres grupos:

Cognitivos: inculcando conocimientos y aptitudes a las personas y grupos sociales.

Afectivos: ayudando a la toma de conciencia sobre el medio ambiente en general y de los problemas relacionados, y a mostrarse sensibles a ellos. También, ayudando a las personas y grupos sociales a adquirir valores, fomentando así una ética ambiental, pública y nacional, respecto a los procesos ecológicos y a la calidad de vida.

De acción: aumentando la capacidad de evaluación de las medidas y programas ambientales, y fomentando la participación, de forma que se desarrolle el sentido de la responsabilidad ambiental.

En función de las diferentes metodologías de aplicación de la materia ambiental y el ámbito en el que se desarrolla, cabe diferenciar entre educación ambiental formal y no formal. La primera es la que se imparte como un integrante más de los sistemas educativos, desde un nivel preescolar, pasando por niveles básicos hasta llegar al nivel universitario o de especialización. Para que sea operativa, debe integrar una perspectiva interdisciplinaria, buscar su fundamento en los problemas de la comunidad en que se desenvuelve el alumno, y enfocarse a la solución de problemas.

Por el contrario, la educación ambiental no formal es aquella cuyos sistemas no forman parte de la educación convencional. En este caso, no hay métodos específicos debido a los múltiples grupos a los que va dirigida, desde legisladores y administradores (asistiendo a congresos, simposios, reuniones, debates, etc.) hasta estudiantes de los diferentes niveles y modalidades educativas así como otros grupos, en los que se pueden utilizar métodos muy diversos (juegos ambientales, simulaciones, empleo de medios de comunicación, interpretación ambiental).

La educación ambiental es de vital importancia en el desarrollo de este proyecto, ya que la sociedad en sí es la responsable de todos los daños causados al medio ambiente y, por tanto, es responsabilidad de la misma solventar estos problemas. A través de la educación ambiental en los futuros miembros de la comunidad, se lograría darle un toque más humano en la conciencia de los individuos, para que éstos logren adquirir los valores necesarios de ética, moral y civismo de provecho para la construcción de una nueva ideología más conservacionista en el ser humano. Estos valores mencionados anteriormente constituyen los pilares fundamentales de toda sociedad utópica, al faltar cualquiera de estos valores, inmediátamente se cae en la anarquía y en el abandono. Por todo esto se recurre a la formación de nuevos individuos más conscientes con su entorno ambiental.

2.7.2 Concientización de la sociedad

Muchas personas de la sociedad actual no tienen conciencia alguna acerca de lo que le pasa al medio ambiente. Sólo un margen muy reducido de ellas llega a ser conscientes y se preocupan por salvaguardar el ecosistema.

Esta falta de consciencia se debe principalmente a que las nuevas generaciones no están recibiendo una educación en lo que respecta a la parte ambiental, tanto a nivel educativo como a nivel familiar, porque las instituciones educativas no son sólo las responsables de la formación de los individuos conscientes, también depende de los valores de la familia. Se está llegando a un punto crucial en el desarrollo de nuestra sociedad, los conocimientos atienden a necesidades de trabajo, salud y otros campos, pero en ningún momento o, quizás a un nivel muy reducido, se enseña la importancia de la conservación. Todo esto unido a la falta de castigo por parte de los entes del Estado, conducen a la sociedad al incumplimiento de las leyes, y en consecuencia, a la degradación del ambiente.

El crimen no puede existir sin el castigo y viceversa, son dos conceptos que se complementan entre sí. Al faltar uno de los dos, la sociedad comienza a dirigirse hacia un desequilibrio, lo cual traería graves consecuencias en el futuro. Si una persona, hipotéticamente, tirara sus desechos al suelo, independientemente de cuál sea, y nadie le aconseja o le reprende por sus acciones, entonces esa persona seguirá haciendo lo mismo, y aquellos que lo vean, por imitación o porque piensan que no pueden ser castigados, comenzarán a hacer lo mismo, convirtiéndose en una especie de plaga que va afectando a casi toda la sociedad.

Por tanto, la concientización de la sociedad es un punto importante en la propuesta de esta planta. Esta concientización se refiere a la obtención de los conocimientos básicos de ética, moral y civismo por parte de la población, los cuales ayudarán a fomentar una nueva sociedad estable para la convivencia con el medio ambiente. Esta parte de la propuesta resulta de vital importancia, ya que será el proceso originario de la transformación de la cultura de la sociedad, lo cual llevará a una mejora en todos los ámbitos del trabajo. Sin embargo, la concientización que se daría sería principalmente a nivel ambiental. Se les enseñaría a las personas, a través de diferentes medios, lo importante que es el cuidado del medio ambiente para el desarrollo de las futuras generaciones.

Esta concientización se lograría a través de la realización de talleres de aprendizaje en las escuelas, liceos y universidades, así como talleres independientes de libre asistencia para la población. La repartición de folletos podría ser utilizada para otorgar el conocimiento a las personas, sin embargo, esta opción tendría que estar sujeta a algunas consideraciones, ya que se produciría gran cantidad de basura en papel, y más si las personas a las que se les entrega, lo tiran sin siquiera leerlo. Resultaría mucho más factible la entrega de correos electrónicos a la mayor cantidad de personas posible, para difundir los conocimientos sin necesidad de utilizar papel. Se podrían emitir también mensajes a través de la televisión o la radio, para crear conciencia en los televidentes y los radioescuchas. La elaboración de proyectos de reciclado o la ejecución de programas de reciclaje en las escuelas, podrían ser una muy buena manera de fomentar en los jóvenes la conciencia ambientalista.

En el desarrollo de un programa de reciclaje se deben tomar en cuenta los siguientes aspectos:

a) Comunicar y solicitar la autorización del director de la escuela para formar un proyecto de reciclaje y la organización ambiental. Luego de obtener la autorización, reunir a los demás compañeros de la escuela para que participen y cooperen con el proyecto.

b) Esta organización debe nombrar un comité, que puede estar integrado por estudiantes, padres, maestros y representantes de la comunidad. El comité requiere nombrar un coordinador, el cual debe ser una persona dinámica. Es importante saber cómo va a funcionar la organización y cómo van a educar a los demás estudiantes y a la comunidad.

c) Realizar un estudio sobre los materiales reciclables que se generan en mayor cantidad en la escuela.

d). Seleccionar aquellos materiales que les permitan lograr sus objetivos. Es importante considerar la seguridad, por ejemplo, la recuperación de las botellas de vidrio requiere una constante supervisión.

e) Designar un lugar o área para el almacenaje del material recuperado, la cual dependerá del Plan de uso territorial del municipio. Se solicitará a la Alcaldía un lugar donde se pueda almacenar el material recuperado, sin intervenir en los planes previos de desarrollo de la ciudad.

f) Comenzar la recuperación de los materiales reciclables seleccionados.

g) Luego de almacenar suficientes materiales reciclables, pueden ser llevados a los "Puntos Limpios" más cercanos.

Lo mencionado anteriormente constituye una de las principales opciones a tener en cuenta para el desarrollo de esta propuesta. La aplicación de estas medidas tendría que estar unida a la ejecución de sanciones hacia aquellas personas que sean descuidadas con el medio ambiente. La sanción dependería de las acciones que haya realizado esa persona, lo más factible sería, inicialmente, reprenderla por sus malas acciones, asignarle horas de trabajo comunitarios de limpieza u otra actividad en pro de la sociedad, aplicarle multas dependiendo de la falta en la cual haya incurrido y, finalmente, encarcelamiento a corto tiempo. Todos estos castigos dependerán de la falta que se haya cometido, es decir, de los daños causados.

En tal sentido, la Ley Orgánica del Ambiente prevé lo siguiente:

Artículo 24. Los infractores de las disposiciones relativas a la conservación, defensa y mejoramiento ambiental serán sancionados con multas, medidas de seguridad o con penas privativas de la libertad, en los términos que establezcan esta Ley o las demás leyes aplicables.

Artículo 25. La aplicación de las penas a que se refiere el artículo anterior no obsta para que el organismo correspondiente adopte las medidas necesarias para evitar las consecuencias perjudiciales derivadas del acto sancionado. Tales medidas podrán consistir:

1. Ocupación temporal, total o parcial de las fuentes contaminantes, la cual no podrá exceder de seis (6) meses;

2. Clausura temporal o definitiva de las fábricas o establecimiento que con su actividad alteren el ambiente, degradándolo o contaminándolo, ya sea directa o indirectamente;

3. Prohibición temporal o definitiva de la actividad origen de la contaminación;

4. La modificación o demolición de construcciones violatorias de disposiciones sobre protección, conservación o defensa del ambiente;

5. Cualesquiera otras medidas tendientes a corregir y reparar los daños causados y evitar la continuación de los actos perjudiciales al ambiente. (1976).

La concientización de la población cumanesa es de fundamental importancia para la ejecución de este proyecto, ya que todas las personas son responsables del estado en que se encuentra el medio ambiente. También es importante a nivel del funcionamiento de los "Puntos Limpios", ya que la población será la responsable del proceso de pre-clasificación de los desechos orgánicos e inorgánicos que terminarán en la planta de reciclado y del estado de limpieza en que se encontrará el medio ambiente debido a sus buenas acciones. Es necesario crear conciencia en los futuros miembros de nuestra sociedad para poder salvaguardar el futuro.

2.8 "Puntos limpios"

Así es como serán conocidos los puntos de pre-clasificación de basura que estarán dispersados por toda la ciudad de Cumaná. En estos puntos se dividirán los tipos de desechos sólidos de acuerdo a las especificidades del material y a su forma de reciclado. Los miembros conscientes de la sociedad harán llegar estos desechos a los puntos en donde deberán ser pre-clasificados por ellos mismos siguiendo un orden específico.

Los contenedores para la pre-clasificación de la basura están separados en un orden de cinco colores distintos, tres de los cuales cumplen con los reglamentos establecidos internacionalmente. Estos "Puntos Limpios" estarán ubicados en partes estratégicas de la ciudad en donde se considere que la afluencia de basura sea mayor que en otros sectores. No se requerirá la adquisición de ningún terreno en particular para la disposición de estos puntos, ya que podrán ser colocados en las adyacencias de las aceras y avenidas, procurando que los mismos no interfieran de ningún modo en las actividades cotidianas de las personas, tales como, el paso de los transeúntes, las salidas de emergencia, entradas de negocios, entre otros.

El primer contenedor de color azul, será usado para depositar los cartones de cajas, así como los periódicos, revistas, papeles de envolver, propaganda, y, en general, cualquier otro desecho que tenga que ver con el papel y el cartón. Es aconsejable plegar las cajas, de manera que ocupen el mínimo espacio dentro del contenedor. Este contenedor es de gran importancia, ya que el papel es uno de los desechos de mayor potencial de reciclado a nivel mundial, y puede ser re-usado una gran cantidad de veces a través de los procesos tradicionales de recuperación. (Ver el anexo R).

El segundo contenedor es amarillo, en este se deben depositar envases de plástico (botellas de detergentes, aceites, bebidas...), latas (de refrescos, cerveza, conservas...) y envases tipo tetra brick o tetra pak (cartones de leche, zumo, caldo...). Se aconseja asegurarse de que los envases no contengan restos líquidos antes de que se depositen en el contenedor, evitando así malos olores en las calles, debido a la descomposición de los mismos. Las latas de aluminio y las botellas de plástico también constituyen a los desechos de alto potencial de reciclado, debido a que estos pueden ser fundidos para volverse a fabricar de nuevo.

El tercer contenedor es verde, el cual ha de tener forma de iglú, de acuerdo a las medidas internacionales, en este se deben depositar los envases de vidrio (botellas, frascos, y tarros de vidrio). Después del rellenado o reutilización, el reciclaje es la mejor opción para el vidrio, ya que este es reciclable al 100%, pero siempre teniendo en cuenta que el de las ventanas, bombillas o focos, fluorescentes o fragmentos de vitrocerámica son fabricados con mezclas de varios materiales, por lo que es imposible reciclarlo con el vidrio ordinario. (Ver el anexo S).

El cuarto contenedor es de color rojo, el cual no cumple con ninguno de los lineamientos establecidos internacionalmente, debido a que en este es donde se colocan todos los desechos que tienen un potencial de reciclado muy bajo o que son muy difíciles de reciclar, pero que, sin embargo, se colocan aquí para la división de los mismos con los demás residuos. En estos han de colocarse desechos como las pilas, aceites, metales, ordenadores, electrodomésticos, entre otros. En general, se trata de centros de recogida de residuos peligrosos para los que no existe un contenedor específico. En ellos se puede dejar todo tipo de productos sin ningún coste evitando, así, contaminar el planeta.

El quinto y último contenedor es blanco, donde se han de depositar todos los desechos orgánicos, tales como restos de comida, desechos de jardinería, y, en su mayoría, cualquier otro desecho que pueda servir para los procesos de compostaje. Este contenedor tampoco se encuentra establecido bajo alguna normativa legal, por lo que se le podría considerar como una nueva tentativa. Estos contenedores han de ser cuadrados, relativamente grandes y herméticamente sellados para que no entren ni salga ningún tipo de gases o humedad, ya que van a estar llenos de desechos orgánicos, y, los olores generados por la descomposición de la basura podrían afectar el entorno social.

Todos estos contenedores tienen que encontrarse juntos en el lugar en que hayan sido asignados para facilitar la recolección de basura del personal encargado de la planta de reciclado. Los camiones encargados de la labor de recoger los desechos pre-clasificados han de ser pequeños, ya que habrá camiones específicos para la recolección dependiendo de cada tipo de contenedor, esto es para evitar que se mezclen todos los desechos en un solo gran camión. Los camiones no serán de gran tamaño debido a que cada uno se dedicará a un tipo de desecho y, por tanto, la coloración de los mismos ha de ser igual al tipo de residuos que transportarán.

Tanto los camiones como los contenedores han de recibir su mantenimiento en lo que se refiere a funcionamiento e higiene. Se lavarán los contenedores periódicamente para evitar la acumulación de malos olores, sobretodo en los contenedores blancos, que serán los que contendrán los desechos orgánicos que se descomponen con facilidad. Los camiones también estarán sometidos a un régimen de limpieza y mantenimiento para evitar la dispersión de los malos olores a través de la ciudad y para asegurarse el buen funcionamiento de los mismos en caso de que algún imprevisto los impida hacer su recorrido habitual.

La pre-clasificación de la basura es un proceso importante en el reciclado, ya que se le facilita las labores al personal de la planta, es decir, se reducirían los tiempos de separación y clasificación de la basura en la planta, lo cual aseguraría un funcionamiento a mayor capacidad y calidad para poder deshacerse de la basura con mayor efectividad.

2.9 Propuesta de la Planta de Reciclaje

Debido a todo lo expuesto anteriormente, se hace necesario el diseño e instalación de una planta de reciclaje en la ciudad de Cumaná, específicamente en las adyacencias del vertedero del Peñón.

Además el desarrollo socioeconómico que se tiene proyectado sobre el Estado Sucre, por la explotación gasífera en la Península de Paria, atraerá a gran cantidad de personas a residir en esta ciudad y, por ende, la producción de basura será mayor, debe considerarse también que actualmente se tienen problemas con la eliminación de la basura, más que todo relacionados con la conciencia de la sociedad y con los métodos de eliminación por incineración, los cuales son sumamente nocivos para la salud.

El factor principal que da lugar a la decisión de construcción de un nuevo producto, o a la expansión o modernización de las condiciones presentes, es generalmente de tipo económico y suele ir acompañado de interrogantes del tipo de beneficios económicos (utilidad) y sociales.

El diseño y construcción de la planta de reciclado estará bajo la responsabilidad de ingenieros de nuestro país, quienes atenderán a los beneficios de la utilidad social y los costos de construcción, así como a las especificidades en el diseño y disposición de la maquinaria. El ingeniero de diseño debe estar en una posición tal que le sea posible dar a la gerencia unos costos de preconstrucción estimados, basados en un diseño preliminar de la planta para la fabricación del producto, de manera tal que sea posible llegar a una decisión con bases firmes. Este análisis preliminar de diseño de la planta incluye:

- Proceso de fabricación.

- Selección del equipo y materiales del proceso.

- Distribución de planta y consideraciones en cuanto a la localización.

- Costo de fabricación.

El diseño de planta detallado comprende la siguiente secuencia de pasos:

- Ubicación de la planta.

- Obtención de datos meteorológicos y de sismicidad.

- Diseño del producto: Características y atributos del producto.

- Diseño del proceso: Etapas del proceso, materias primas, productos intermedios, subproductos, residuos y productos finales. Diagrama de flujo del proceso.

- Diseño del equipo: Determinar el equipo y la maquinaria necesarios para la fabricación, en función del tipo de producto o productos.

- Fijar el número de unidades de cada máquina y tipo de equipo necesarios para fabricar cada producto en función del volumen de ventas.

- Calcular el espacio total requerido para la planta, sumando:

• El espacio necesario para la maquinaria.

• Área de desenvolvimiento del operario.

• Área para el servicio a las máquinas.

• Área para acceso y salida de materiales.

• Área para productos terminados.

• Área para servicios al personal.

• Estacionamiento y áreas verdes.

- Distribuir los diferentes departamentos en sus respectivas zonas de trabajo, de modo que el recorrido del trabajo sea lo más económico posible.

- Establecer la distribución de planta, teniendo en cuenta sobre todo la ubicación de las zonas de trabajo, áreas de almacenamiento y servicios auxiliares.

- Determinar el tamaño y disposición del terreno exterior a la fábrica, asignando el espacio necesario para estacionamiento, recepción, embarque y áreas verdes.

- Determinar el costo de equipos, terreno y edificación.

- Determinar el costo de la planta, inversiones e indicadores económicos financieros.

2.9.1 Análisis de basura

Se refiere a los datos recopilados y que son necesarios para la comprensión de cuáles serán los desechos más comunes que terminarán en la planta de reciclado, así como la cantidad en la que irán los mismos. Estos datos tienen una gran importancia para el ingeniero que desee tomar este proyecto como referencia en el momento de hacer el diseño de la planta, la adquisición de la maquinaria que será necesaria utilizar, los espacios de las instalaciones y otras cosas relacionadas con las actividades de la planta.

A continuación se indican los tipos de desechos más comunes que se pudieron encontrar:

Materia orgánica, como cáscaras de frutas, restos de comida, cáscaras de huevo, restos de animales y, en general, cualquier desecho orgánico; escombros, pedazos de ladrillos, bloques y madera provenientes de la industria de la construcción; grandes cantidades de papel provenientes de las instituciones educativas y de los hogares, así como pedazos de cajas de cartón; envases de plástico y tetra brick o tetra pak en cantidades grandes, principalmente de leche pasteurizada y jugos. También se encontraron en menor cantidad envases de aluminio.

Se encontraron cantidades medias, relativamente reducidas, de desechos de hierro, acero, y, en general, chatarras provenientes de algunas de las industrias metalmecánicas de Cumaná, estos son aprovechados por las empresas de recuperación de chatarra.

También había, en una cantidad reducida, restos de vidrio ordinario. En una cantidad ligeramente mayor se encontraron bombillas y fluorescentes que no tienen un alto potencial de reciclado

A continuación, se encuentran diversos datos de la tasa de natalidad y población de Cumaná y el Estado Sucre, la cantidad de basura que produce la familia promedio y el tonelaje de basura que terminaría en la planta, entre otros datos de importancia. Estos datos fueron tomados del Instituto Nacional de Estadísticas (INE) comprendidos entre los años 2001 y 2005

-La tasa de natalidad del Estado Sucre es del 30,09%

-La tasa de mortalidad del Estado Sucre es del 5,17%

-La población total del Estado Sucre es de 786.483 habitantes

-La población de Cumaná es de 263.000

-El número de nacimientos registrados es de 15.293

-El número de defunciones registradas es de 1.999

-La producción de basura de la familia promedio al día es de entre 0,9 Kg. y 1,7 Kg. Si el promedio es de 3 personas, entonces el promedio de desechos por persona es de 0,56 Kg./día

Para calcular la tasa de natalidad de Cumaná se utiliza el procedimiento matemático de la regla de tres, la incógnita X será la tasa de natalidad de Cumaná del año 2005:

X = 263.000 hab. x 30,09% / 786.483

X = 10,06%

Considerando que la población se triplique (789.000 hab.) debido al desarrollo de la explotación gasífera en la Península de Paria en los próximos 20 años, la tasa de natalidad (X) obtenida será de:

X = 789.000 hab. x 10,06% / 263.000 hab.

X = 30,18%

La tasa de natalidad se habrá triplicado junto con la población, obteniéndose en los años subsecuentes un aumento de la población, así como de la producción de basura.

La tabla que a continuación se presenta ilustrará la producción de basura en los años siguientes:

Años

Cantidad de habitantes

Kg./día De basura por habitante

t/día de desechos que terminan en la planta de reciclado

1929

20.000

0,56

11,2

1957

60.000

0,56

33.6

1970

92.000

0,56

51,52

1998

261.684

0,56

146,54

2001

263.000

0,56

147,28

2015

526.000

0,56

294,56

2025

789.000

0,56

441,84

Se puede observar que la producción de basura dentro de 20 años alcanzará niveles alarmantes. Esta proyección ha de ser de gran importancia para considerar la ampliación de la planta de reciclado o la construcción de otras plantas, para atender las demandas de la sociedad en el futuro.

2.9.2 Posibles referencias para el diseño de la planta

Las referencias que se presentan a continuación, son necesarias para los ingenieros en el diseño de la planta de reciclado, cuando se vayan a plantear los artefactos que serán necesarios adquirir, la disposición de los mismos, el tamaño de la planta y otros datos de interés para aquellas personas que deseen tomar esta propuesta como base.

Las referencias fueron tomadas de un trabajo de Laura Lezcano, publicado en la página web (http://www.monografias.com/trabajos10/recic/recic.shtml), acerca de la instalación de una planta de reciclado en España; un trabajo del Instituto de Investigación de la Facultad de Ingeniería Industrial de la UNMSM, Lima, Perú; las cuales fueron modificadas para facilitar su comprensión.

Referencia 1

Diseño de una planta de reciclado de mediana escala

con proceso de compostaje en España

Descripción técnica de la obra:

Componentes de la recolección

Caja compactadora de residuos: 1 unidad

Montaje: sobre chasis de camión provisto por el municipio reuniendo las siguientes características técnicas:

Marca: Ford

Modelo: RCPIII

Capacidad de carga: 13/16m3

Año de fabricación: 1999

Características:

Caja receptora de residuos construida en chapa de acero soldada, sistema de carga trasera y compactación por doble placa articulada, construida en el mismo material con bujes sementados (piezas en que se apoyan y giran unos ejes) y pernos templados por inducción, accionados totalmente por el cilindro hidráulico, descarga por medio de placa expulsora accionada por cilindro hidráulico telescópico de tres etapas, con una puerta lateral. Instalación eléctrica compuesta por luces reglamentarias y operativas, equipo con tolva de 1,5m2 que eleva el contenedor por un sistema hidráulico de compactación (cadenas) instalado sobre chasis de camión perteneciente al municipio.

Capacidad máxima de operación diaria del equipo: Referida al tiempo de recolección de 11 horas. Es de 22 m3 de residuos (con un máximo de dos viajes por día).

Contenedores utilizables: 6 unidades

Capacidad de carga: 1m3

Características: tres tapas rebatibles y cuatro ruedas encauchadas

*Para la transformación monetaria se tomaron en cuenta los siguientes valores: IVA = 11 % e intercambio de dólares a bolívares = Bs. 2.144,20 por dólar

Costo unitario: $ 800 o Bs 1.904.049. Incluido el IVA (costo total de $ 4.800 o Bs. 11.424.297)

• Componentes de la disposición final

Se cuantifica la producción actual de residuos sólidos domiciliarios en el año referente del proyecto hasta el año horizonte, discriminando por tipo de residuos más comunes a los efectos de determinar el volumen de la producción a comercializar y capacidad de la planta.

Diseño de la planta:

Capacidad instalada de la planta: 45 t/día

Capacidad ocupada: 5,42 t/día (12 % de capacidad instalada)

Costo de tratamiento por tonelada de residuos en el año 1: $ 6,35 o Bs. 15.112

Superficie terreno: 2 hectáreas o 20.000m2. Insertadas en terreno municipal de 15 hectáreas o 150.000m2.

Áreas de división de la planta de reciclado

Área operativa

Área de servicios

Infraestructura

Control ingreso y egreso

Lavado máquinas equipos

Sistema provisión de agua

Estacionamiento

Depósito

Sistema prov. eléctrica

Playón disposición final

Área de recepción vecinal

Sistema vial

Planta de separación de residuos

 

Tratamiento de efluentes

Planta de compostaje

 

Cercado perimetral

Administración

 

Barreras de control

   

Tratamiento área verde

Obra civil e infraestructura

Oficinas: 15,40 m2

Baños con vestuarios: Superficie cubierta 6m2


Partes: 1, 2, 3


 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Ingenieria

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.