Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     
 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

La química (página 2)

Enviado por Carlos Eduardo Pérez



Partes: 1, 2


La composición isotópica de los elementos es casi la misma en todo el material terrestre y en los meteoritos. La abundancia nuclear de los isótopos se puede calcular de la composición isotópica de un elemento y de su abundancia cósmica.

Los valores de abundancia nuclear muestran una clara correlación con ciertas propiedades nucleares, y puede suponerse que son una buena aproximación de la distribución del rendimiento original del proceso termonuclear que provocó la formación de los elementos. Los valores empíricos de abundancia pueden así servir de base para consideraciones teóricas acerca del origen de la materia y del universo y han conducido a la siguiente conclusión: no existe un mecanismo único y simple por el cual puedan haberse formado los elementos, con su composición isotópica observada. La materia del cosmos parece ser una mezcla de material formado en diferentes condiciones y tipos de procesos nucleares.

  • Los Bioelementos

Todos los seres vivos están constituidos, cualitativa y cuantitativamente por los mismos elementos químicos. De todos los elementos que se hallan en la corteza terrestre, sólo unos 25 son componentes de los seres vivos. Esto confirma la idea de que la vida se ha desarrollado sobre unos elementos concretos que poseen unas propiedades físico-químicas idóneas acordes con los procesos químicos que se desarrollan en los seres vivos. Se denominan elementos biogénicos o bioelementos a aquellos elementos químicos que forman parte de los seres vivos. Atendiendo a su abundancia (no importancia) se pueden agrupar en tres categorías:

  1. Bioelementos primarios:
  2. Son los elementos mayoritarios de la materia viva, constituyen el 95% de la masa total.

    Las propiedades físico-químicas que los hacen idóneos son las siguientes:

    1. Forman entre ellos enlaces covalentes, compartiendo electrones

    2. El carbono, nitrógeno y oxígeno, pueden compartir más de un par de electrones, formando enlaces dobles y triples, lo cual les dota de una gran versatilidad para el enlace químico

    3. Son los elementos más ligeros con capacidad de formar enlace covalente, por lo que dichos enlaces son muy estables.

    4. A causa de la configuración tetraédrica de los enlaces del carbono, los diferentes tipos de moléculas orgánicas tienen estructuras tridimensionales diferentes. Esta conformación espacial es responsable de la actividad biológica.

    5. Las combinaciones del carbono con otros elementos, como el oxígeno, el hidrógeno, el nitrógeno, etc., permiten la aparición de una gran variedad de grupos funcionales que dan lugar a las diferentes familias de sustancias orgánicas. Estos presentan características físicas y químicas diferentes, y dan a las moléculas orgánicas propiedades específicas, lo que aumenta las posibilidades de creación de nuevas moléculas orgánicas por reacción entre los diferentes grupos.

    6. Los enlaces entre los átomos de carbono pueden ser simples (C - C), dobles (C = C) o triples lo que permite que puedan formarse cadenas más o menos largas, lineales, ramificadas y anillos.

    Los encontramos formando parte de todos los seres vivos, y en una proporción del 4,5%. Entre estos podemos encontrar:

    Azufre: Se encuentra en dos aminoácidos (cisteína y metionina), presentes en todas las proteínas. También en algunas sustancias como el Coenzima A

    Fósforo: Forma parte de los nucleótidos, compuestos que forman los ácidos nucléicos. Forman parte de coenzimas y otras moléculas como fosfolípidos, sustancias fundamentales de las membranas celulares. También forma parte de los fosfatos, sales minerales abundantes en los seres vivos.

    Magnesio: Forma parte de la molécula de clorofila, y en forma iónica actúa como catalizador, junto con las enzimas, en muchas reacciones químicas del organismo.

    Calcio: Forma parte de los carbonatos de calcio de estructuras esqueléticas. En forma iónica interviene en la contracción muscular, coagulación sanguínea y transmisión del impulso nervioso.

    Sodio: Catión abundante en el medio extracelular; necesario para la conducción nerviosa y la contracción muscular.

    Potasio: Catión más abundante en el interior de las células; necesario para la conducción nerviosa y la contracción muscular.

    Cloro: Anión más frecuente; necesario para mantener el balance de agua en la sangre y fluído intersticial.

  3. Bioelementos secundarios:
  4. Oligoelementos:

Se denominan así al conjunto de elementos químicos que están presentes en los organismos en forma vestigial, pero que son indispensables para el buen desarrollo del organismo. Se han aislado unos 60 oligoelementos en los seres vivos, pero solamente 14 de ellos pueden considerarse comunes para casi todos, y estos son: hierro, manganeso, cobre, zinc, flúor, iodo, boro, silicio, vanadio, cromo, cobalto, helenio, molibdeno y estaño. Las funciones que desempeñan, son como podemos ver a continuación:

Hierro: Fundamental para la síntesis de clorofila, catalizador en reacciones químicas y formando parte de citocromos que intervienen en la respiración celular, y en la hemoglobina que interviene en el transporte de oxígeno.

Manganeso: Interviene en la fotolisis del agua, durante el proceso de fotosíntesis en las plantas.

Iodo: Necesario para la síntesis de la tiroxina, hormona que interviene en el metabolismo

Flúor: Forma parte del esmalte dentario y de los huesos.

Cobalto: Forma parte de la vitamina B12, necesaria para la síntesis de hemoglobina.

Silicio: Proporciona resistencia al tejido conjuntivo, endurece tejidos vegetales como en las gramíneas.

Cromo: Interviene junto a la insulina en la regulación de glucosa en sangre.

Zinc: Actúa como catalizador en muchas reacciones del organismo.

Litio: Actúa sobre neurotransmisores y la permeabilidad celular. En dosis adecuada puede prevenir estados de depresiones.

Molibdeno: Forma parte de las enzimas vegetales que actúan en la reducción de los nitratos por parte de las plantas.

Estaño: Metal blanco, blando, fácilmente laminable. En la naturaleza, el estaño, se encuentra principalmente en la forma de su oxido, casiterita, aunque también se encuentra, menos frecuentemente, en el sulfuro estannita. El estaño, se utiliza, en orden descendente de importancia, para producir hojalata, aleaciones de rodamiento, productos químicos del bronce y cristal además de aleaciones con plomo.

  1. Los Compuestos Orgánicos

Los compuestos orgánicos son todas las especies químicas que en su composición contienen el elemento carbono y, usualmente, elementos tales como el Oxígeno (O), Hidrógeno (H), Fósforo (F), Cloro (CL), Yodo (I) y nitrógeno (N), con la excepción del anhídrido carbónico, los carbonatos y los cianuros. La compleja estructura de la mayoría de las moléculas orgánicas y el gran número de compuestos existentes tiene su fundamento en la gran facilidad con que el átomo de carbono se combina con otros átomos de carbono, por medio de enlaces llamados covalentes que son de gran estabilidad.

Tan solo el carbono es capaz de construir un esqueleto para compuestos naturales que forman parte de los seres vivos, tales como azúcares, grasas, proteínas, hormonas, vitaminas, etc. Así como para la gran diversidad de los compuestos orgánicos sintéticos tales como los polímeros (fibras, plásticos, cauchos, resinas), los detergentes, los derivados del petróleo, los pesticidas y los productos farmacéuticos.

El estudio de los compuestos que tienen carbono lo realiza una rama de la química denominada Química Orgánica o Química del Carbono. La Química Orgánica se define como la rama de la Química que estudia los compuestos del carbono (C) de los cuales se conocen más de 9 millones. Entre los compuestos orgánicos se encuentran los compuestos naturales que componen a los seres vivos y una gran cantidad y variedad de materiales sintéticos (artificiales) que se usan diariamente. Como ejemplo de materiales orgánicos tenemos: combustibles (gasolina, gasoil), telas (nylon, rayón), alimentos (grasa, proteínas, carbohidratos), productos de madera y de papel, pinturas y barnices, plásticos, medicamentos, colorantes, jabones y detergentes, productos de caucho, cosméticos, explosivos y muchos otros que utilizamos en nuestra vida diaria y en la industria.

Las fuentes de los compuestos orgánicos sintéticos son materias primas que tienen carbono, sobre todo el petróleo, gas natural, carbón mineral, grasas, aceites y carbohidratos. La fabricación de estos compuestos ha creado una colosal industria que consume anualmente millones de toneladas de materias primas.

Características de los Compuestos Orgánicos:

  • Son Combustibles
  • Poco Densos
  • Electro conductores
  • Poco Hidrosolubles
  • Pueden ser de origen natural u origen sintético
  • Tienen carbono
  • Casi siempre tienen hidrogeno
  • Componen la materia viva
  • Su enlace más fuerte es covalente
  • Presentan isomería
  • Existen más de 4 millones
  • Presentan concatenación

Propiedades de los Compuestos Orgánicos:

En general, los compuestos orgánicos covalentes se distinguen de los compuestos inorgánicos en que tienen puntos de fusión y ebullición más bajos. Por ejemplo, el compuesto iónico cloruro de sodio (NaCl) tiene un punto de fusión de unos 800 °C, pero el tetracloruro de carbono (CCl4), molécula estrictamente covalente, tiene un punto de fusión de 76,7 °C. Entre esas temperaturas se puede fijar arbitrariamente una línea de unos 300 °C para distinguir la mayoría de los compuestos covalentes de los iónicos.

Gran parte de los compuestos orgánicos tienen los puntos de fusión y ebullición por debajo de los 300 °C, aunque existen excepciones. Por lo general, los compuestos orgánicos se disuelven en disolventes no polares (líquidos sin carga eléctrica localizada) como el octano o el tetracloruro de carbono, o en disolventes de baja polaridad, como los alcoholes, el ácido etanoico (ácido acético) y la propanona (acetona). Los compuestos orgánicos suelen ser insolubles en agua, un disolvente fuertemente polar.

Los hidrocarburos tienen densidades relativas bajas, con frecuencia alrededor de 0,8, pero los grupos funcionales pueden aumentar la densidad de los compuestos orgánicos. Sólo unos pocos compuestos orgánicos tienen densidades mayores de 1,2, y son generalmente aquéllos que contienen varios átomos de halógenos.

Los grupos funcionales capaces de formar enlaces de hidrógeno aumentan generalmente la viscosidad (resistencia a fluir). Por ejemplo, las viscosidades del etanol, 1,2-etanodiol (etilenglicol) y 1, 2,3-propanotriol (glicerina) aumentan en ese orden. Estos compuestos contienen uno, dos y tres grupos OH respectivamente, que forman enlaces de hidrógeno fuertes.

Identificación de las sustancias orgánicas:

Para identificar una sustancia orgánica se puede recurrir al análisis químico cualitativo y para ello se procede a descomponerla de tal modo que sus constituyentes se convierten en sustancias orgánicas sencillas.

Por otra parte, cada sustancia química presenta una serie de propiedades físicas que le son características y que permiten la identificación de las mismas; en este sentido, los puntos de ebullición y los puntos de fusión permiten identificar sustancias orgánicas desconocidas. También son empleadas para la identificación caracteres tales como color, olor, consistencia, dureza, densidad, aspecto físico; reacción ante la presencia de otro compuesto químico específico, formación de espuma, viscosidad etc.

  1. Compuestos Inorgánicos

El agua y los minerales son los elementos de mayor presencia en nuestro planeta. La mayor parte de nuestro planeta se encuentra compuesta por elementos inorgánicos y más de la mitad de su superficie se encuentra cubierta por agua. Entonces sería ilógico el suponer que la mayor parte de nuestro cuerpo no esté formada por agua, y que los elementos inorgánicos (minerales) se encuentren también presentes en su volumen.

Todos los compuestos inorgánicos utilizan como base de construcción a la gran mayoría de los elementos conocidos. En su origen los compuestos inorgánicos se forman ordinariamente por la acción de las fuerzas fisicoquímicas: fusión, sublimación, difusión, electrolisis y reacciones químicas a diversas temperaturas. La energía solar, el oxígeno, el agua y el silicio han sido los principales agentes en la formación de estas sustancias.

Un buen número de los compuestos inorgánicos son encontrados en la naturaleza en forma de sales, óxidos, etc. Sin embargo, en la vida orgánica hay dos categorías de elementos inorgánicos que intervienen, y son:

  1. El agua es el principal elemento en el cuerpo humano, y por esta misma razón, el organismo es considerado como un cuerpo acuoso, ya que más de su 60% está formado por este vital elemento inorgánico. En las personas adultas, entre 60% y 65% de su composición corporal está formada por agua, porcentaje que aumenta en personas de menor edad. Un niño, puede alcanzar hasta un 80% de agua en su constitución corpórea.

    Dada la importancia que juega en el cuerpo, el organismo retiene al agua en un equilibrio riguroso. Este equilibrio, es posible gracias a los minerales y a las hormonas, y todo ello gracias a las leyes de la física y la química.

    En todos los organismos vivientes, el agua adquiere importancia preponderante dado que su pérdida o ausencia ocasiona problemas y/o trastornos muy serios y a que intervienen en todas las fases del funcionamiento del organismo.

    El agua está presente en grandes cantidades en todos los alimentos. Por ello, la manera en que la incorporamos en forma permanente al cuerpo es a través de comidas y bebidas.

  2. El agua:
  3. Los minerales o sales:

Los minerales, presentes en el cuerpo en proporciones muy inferiores a las del agua, son elementos también indispensables para el metabolismo. Los minerales, se encuentran en la formación de la hemoglobina, los glóbulos rojos, participan en y para las actividades enzimáticas, la formación de ácidos grasos, la regulación nerviosa, la transmisión de impulsos nerviosos, el mantenimiento de la presión dentro y fuera de las células, la contracción y relajación de músculos, en la estructura de las células y un sin número de actividades que hacen que estemos vivos.

Los óxidos, ácidos, bases sales son compuestos químicos que resultan de diferentes reacciones químicas, las cuales se producen por la avidez de los elementos por enlazarse unos con otros en infinitas variantes.

En la naturaleza se encuentran muchos de estos compuestos, pero también pueden obtenerse en el laboratorio; algunos se producen dentro de nuestro cuerpo; por ejemplo, el ácido clorhídrico se produce en el estómago.

  1. Propiedades Físicas y mecánicas de los elementos
  1. Propiedades Físicas:
  • El Brillo:

Se refiere a la capacidad de algunos elementos de reflejar la luz.

  • Conductividad Eléctrica:

Se refiere a la capacidad de conducir la corriente eléctrica.

  • Conductividad Térmica:

Se refiere al grado de facilidad que poseen algunos elementos de conducir la energía calórica

  • Atracción por imán:

Se refiere a si un elemento puede ser atraído por un imán.

  1. Propiedades Mecánicas
  • La Dureza:

Es la resistencia que tiene la superficie de un elemento de ser rayado por otros materiales.

  • La maleabilidad:

Se refiere a la facilidad que tiene algunos materiales de ser cortados en láminas delgadas sin romperse.

  • La Ductivilidad:

Se refiere a la capacidad de algunos elementos de formar hilos delgados sin romperse.

  1. Reacciones químicas

Una reacción química es un proceso en el que una o varias sustancias se transforman en otra u otras con propiedades y características diferentes. De otra forma, una reacción química consiste en la ruptura de los enlaces de los átomos que formaban una molécula y la reagrupación de estos mismos átomos unidos con diferentes enlaces para constituir una nueva molécula. Esta ruptura en muchos casos es incompleta, por lo que al final están mezclados las sustancias iniciales y los productos.

Como reconocer cuando ocurre un cambio químico:

Tal como se dijo anteriormente, las reacciones químicas generan nuevas sustancias con propiedades físicas diferentes a la primera. Algunas evidencias de que ha ocurrido una reacción química son las siguientes:

  • Formación de precipitados: Se dan al formarse un sólido insoluble, después de mezclar soluciones que inicialmente presentan se presentaban transparentes o translucidas.
  • Formación de un Gas: Se pueden reconocer por la formación de burbujas en el medio de la reacción, algunos pueden ser coloreados y otros no, en el caso de los coloreados se visualizan al salir del envase.
  • Cambio de color: La solución o producto resultante presenta coloración visiblemente diferente a la ó las que le dieron origen.
  • Cambio de olor: Una sustancia inodora ó con un olor característico puede producir un olor diferente fácilmente reconocible.
  • Cambio de temperatura: En este caso puede ocurrir que la temperatura disminuya o aumente de acuerdo al tipo de reacción. Si la reacción absorbe calor, se siente que el envase se enfría. Si por el contrario, desprende calor, el envase se calienta.

Por ejemplo cuando una disolución de cloruro de sodio entra en contacto con nitrato de plata se forma un precipitado blanco de cloruro de plata.

Las reacciones químicas se representan mediante ecuaciones, por ejemplo: SO3 + H2O ---- H2SO4. Las sustancias que intervienen en la reacción se simbolizan por su fórmula.

Podría decirse que en una reacción química la conservación de las masas es la conservación de los átomos, por lo que debe haber el mismo número de átomos antes y después de la reacción. Para indicarlo es necesario poner un coeficiente delante de las fórmulas que indiquen el número de moléculas de cada clase que intervienen en la reacción. Esta operación recibe el nombre de ajuste de la reacción.

Tipos de reacciones:

  • Combinación:

Es un tipo de reacción en la que dos o más sustancias puras se unen para formar una sustancia compuesta, es decir, dos reactivos se combinan para formar un solo producto.

  • Descomposición.

Es una reacción en que una sustancia compuesta se descompone para dar origen a dos o más sustancias simples.

  • Desplazamiento:

Es una reacción en la que ocurre la sustitución o desplazamiento de uno de los elementos que forma parte de un compuesto por otro.

  • Doble descomposición:

Llamada también doble desplazamiento. Es un tipo de reacción en la que dos sustancias compuestas forman dos nuevas sustancias intercambiando sus componentes.

  • Reacciones espontáneas:

Son aquellas que no necesitan condiciones provocadas artificialmente para que se produzcan.

  • Reacciones provocadas:

Son aquellas reacciones que requieren la intervención un agente parta que se produzcan.

  • Reacciones endotérmicas:

Se llaman de esta manera a aquellas reacciones químicas que absorben energía calórica mientras se produce la reacción.

  • Reacciones exotérmicas:

Son aquellas que desprenden energía en forma de calor.

  • Reacciones de neutralización:

Son aquellas en las que un ácido reacciona con una base dando agua y la sal correspondiente.

  • Reacciones completas o irreversibles:

En muchas ocasiones, la conversión de unas sustancias en otras es continua, disminuyendo la concentración de los cuerpos iniciales hasta que uno de ellos se acaba. En este momento la reacción cesa; este tipo de reacciones se denominan reacciones irreversibles y se realizan en un solo sentido, por ejemplo: Na(OH) + HCl ---- NaCl + H2O.

  • Reacciones incompletas o reversibles:

Las reacciones reversibles son aquellas en que los cuerpos iniciales tienen concentraciones que disminuyen a medida que avanza la reacción hasta que alcanzan un cierto nivel a partir del cual permanecen constantes, se llega a un estado en el que la concentración de cada sustancia ya no cambia; es el estado de equilibrio químico. Se representan por dos flechas de sentidos opuestos para indicar la reversibilidad de la reacción, por ejemplo: 2HCl + Zn === ZnCl2 + H2.

Tipos de energía en los cambios químicos:

  • Energía Térmica:

Algunas reacciones liberan o consumen energía térmica o calor. Esta energía puede ser de inicio, algunas reacciones necesitan al principio el suministro de energía y posteriormente continúan con la energía que ellas mismas liberan. Sin embargo hay procesos en los que se necesita un suministro continuo de energía ya que si se interrumpe el calentamiento la reacción se paraliza. En cuanto a los procesos que liberan energía llamados procesos exotérmicos se sucede un desprendimiento de energía en forma de calor.

  • Energía eléctrica.

Algunas reacciones liberan o consumen energía eléctrica como las que ocurren en las llamadas celdas voltaicas y celdas electrolíticas. En este tipo de reacciones, los cambios químicos involucran transferencia de electrones; una corriente eléctrica, un flujo de electrones inicia un intercambio electrónico entre los componentes químicos presentes y se generan nuevos productos o materiales.

  • Energía lumínica:

La liberación o consumo de energía lumínica ocurre en ciertas reacciones químicas. Algunos materiales químicos, al quemarse, producen una luz muy intensa e incluso colores. En otros casos la luz provoca cambios o alteraciones químicas, tal es el caso de decoloraciones producidas por oxidación o reducción del compuesto. En otros casos la luz inicia un proceso químico como en la fotosíntesis en donde se inicia con la ruptura de la molécula de agua ocasionada por la incidencia de la luz.

Rapidez de las reacciones químicas:

Cuando reaccionan dos o más sustancias se producen nuevos materiales, lo cual ocurre en un tiempo determinado; todo depende de un conjunto de factores que influyen en la rapidez de la reacción, tales como: naturaleza de los reaccionantes, división de los materiales reaccionantes, concentración, temperatura y la presencia de catalizadores. Todos estos factores hacen que unas reacciones sean más rápidas y otras más lentas: podemos determinar la rapidez con que reaccionan dos sustancias, tomando en cuenta la cantidad de sustancia transformada o producida en función del tiempo.

  • Naturaleza de las sustancias reaccionantes: en toda reacción química se forman y se rompen enlaces; la rapidez o lentitud de esas rupturas y formaciones dependen de los enlaces particulares que intervienen en cada caso. Hay reacciones que se producen instantáneamente como las neutralizaciones acido-base. Otras, por el contrario, requieren horas o días: por ejemplo la oxidación de una barra de hierro. También existen reacciones que tardan millones de años en producirse, como las que intervienen en los procesos geológicos.
  • División de los materiales reaccionantes: el tamaño de las partículas que intervienen en una reacción tiene gran influencia en la velocidad en que esta se produce. La velocidad de reacción es directamente proporcional a la superficie de contacto de las sustancias reaccionantes.
  • Concentración de las sustancias reaccionantes: como las reacciones tienen lugar por las colisiones de unas partículas con otras, la concentración de estas partículas incrementa la velocidad de la reacción, ya que la haber mayor número de moléculas aumenta proporcionalmente el número de choques.
  • Temperatura: el aumento de la temperatura eleva la energía cinética de las moléculas y dota de mayor energía a estas en los choques, facilitando la ruptura de los enlaces originales. Cuando la temperatura se eleva 10 º C, la velocidad de reacción se duplica; un ejemplo inverso de lo anterior es la conservación de los alimentos en el refrigerador ya que así se retrasa la reacción de oxidación que los descompone.
  • Presencia de catalizadores: algunas reacciones se aceleran bajo la influencia ejercida por algunas sustancias que, al término del proceso, resultan inalteradas. El efecto que estas sustancias produce se denomina catálisis. Cuando actúan como catalizadores negativos disminuyendo la velocidad del proceso, reciben el nombre de inhibidores. E n ambos casos solo pueden modificar, disminuir o aumentar la velocidad de reacción pero son incapaces de producir una reacción.
  1. Ley de conservación de la masa

La ley de conservación de la masa o ley de conservación de la materia es una de las leyes fundamentales en todas las ciencias naturales. Fue elaborada por Lavoisier y otros científicos que le sucedieron. Establece un punto muy importante: "En toda reacción química la masa se conserva, es decir, la masa consumida de los reactivos es igual a la masa obtenida de los productos".

La combustión, uno de los grandes problemas de la química del siglo X, despertó el interés de Lavoisier porque éste trabajaba en un ensayo sobre la mejora de las técnicas del alumbrado público de París. Comprobó que al calentar metales como el estaño y el plomo en recipientes cerrados con una cantidad limitada de aire, estos se recubrían con una capa de calcinado hasta un momento determinado en que ésta no avanzaba más. Si se pesaba el conjunto (metal, calcinado, aire, etc.) después del calentamiento, el resultado era igual al peso antes de comenzar el proceso. Si el metal había ganado peso al calcinarse, era evidente que algo del recipiente debía haber perdido la misma cantidad de masa. Ese algo era el aire. Por tanto, Lavoisier demostró que la calcinación de un metal no era el resultado de la pérdida del misterioso flogisto, sino la ganancia de algo muy material: una parte de aire.

La experiencia anterior y otras más realizadas por Lavoisier pusieron de manifiesto que si se tiene en cuenta todas las sustancias que forman parte en una reacción química y todos los productos formados, nunca varía la masa.

Esta es la ley de la conservación de la masa, que podemos enunciarla, entonces, de la siguiente manera: En cualquier reacción química la masa se conserva, es decir, la masa y la materia ni se crea ni se destruye, sólo se transforma y permanece invariable.

Para Lavoisier los cambios en las sustancias no producían la creación o destrucción de materia. Experimentalmente (utilizó y perfeccionó la balanza) demostró que la suma de las masas de los reactivos es igual a la suma de las masas de los productos. "Durante un cambio químico no existe cambio en la masa de los reactivos al convertirse en productos". "

- ¿El hierro al oxidarse gana masa? ¿La madera al quemarse pierde masa?-

En un sistema cerrado (Sin intercambiar materiales con el exterior) la masa total de las sustancias existentes no varía aunque se produzca cualquier reacción química entre ellas.

En las reacciones nucleares (no en las reacciones químicas habituales) hay una relación entre masa y energía E=mc2 . La Masa se puede transformar en energía y la energía se puede transformar en masa. 100 Kcal = 4.65x10-12 Kg.

Anexos

Antoine Lavoisier considerado el padre de la química moderna

Ejemplo de una reacción química

Principales diferencias de los compuestos orgánicos e inorgánicos

Conclusiones

  • La historia de la química está intensamente unida al desarrollo del hombre, ya que abarca todas las transformaciones de materias y las teorías correspondientes. Por otra parte, la historia de la química se relaciona, en gran medida, con la historia de los químicos y según la nacionalidad o tendencia política se resalta en mayor o menor grado los logros hechos en un determinado campo o por una determinada nación, aunque estos finalmente han beneficiado a toda la humanidad.
  • Los bioelementos son importantes para la vida de los seres vivos, porque forman un 95% de éstos. Los elementos básicos de la vida son el nitrógeno, carbono, oxígeno e hidrógeno. Las plantas, los animales y los humanos contienen agua como un componente inorgánico esencial para su desarrollo y existencia.
  • Hay compuestos orgánicos y compuestos inorgánicos; muchos de ellos se emplean comúnmente tanto en el hogar como en la industria, así como en el trabajo agrícola; algunos de ellos los transforma el hombre a partir de materias primas que adquiere del medio natural. En la naturaleza se encuentran una serie de sustancias que se unen, se mezclan, se combinan y forman todos los materiales que constituyen las diferentes capas de la tierra y que se encuentran en cualquiera de los tres estados de la materia: sólido, líquido o gaseoso.
  • Los compuestos orgánicos constituyen un grupo especial de compuestos que tienen como base en su formación al carbono C y a cuyo estudio se dedica la rama de la química denominada química orgánica o química del carbono.
  • Las sustancias orgánicas se forman naturalmente en los vegetales y animales pero principalmente en los primeros, mediante la acción de los rayos ultravioleta durante el proceso de la fotosíntesis: el gas carbónico y el oxígeno tomados de la atmósfera y el agua, el amoníaco, los nitratos, los nitritos y fosfatos absorbidos del suelo se transforman en azúcares, alcoholes, ácidos, ésteres, grasas, aminoácidos, proteínas, etc., que luego por reacciones de combinación, hidrólisis y polimerización entre otras, dan lugar a estructuras más complicadas y variadas.
  • Debido a la importancia que los compuestos orgánicos tienen en el desempeño de la vida diaria e industrial, se ha generado una gran industria que abarca desde productos farmacéuticos y medicamentos hasta detergentes y explosivos lo que a su vez ha dado origen a la utilización de millones de toneladas de materias primas que contienen carbono, sobre todo petróleo y gas natural.
  • Aunque la importancia de los compuestos orgánicos se evidencia en el aumento de las comodidades para el desempeño del hombre: ropa, vivienda, artefactos eléctricos, el mejoramiento de la salud por la creación de medicamentos (todos contienen importantes componentes orgánicos en su composición),entre muchos otros; es importante saber que la creación de algunos compuestos o productos sintéticos ha traído problemas al medio ambiente, tal es el caso de algunos plásticos que no son biodegradables por lo que persisten como agentes contaminantes en el agua y el suelo. En este grupo también se encuentran algunos detergentes, plaguicidas y productos industriales que resultan tóxicos para los animales, las plantas y el hombre.
  • Los problemas ambientales consecuencia del uso excesivo de algunos compuestos orgánicos nos muestran la importancia del uso racional de los mismos así como la necesidad que tienen los países de crear nuevas tecnologías y normas que controlen los efectos sobre el medio ambiente y el hombre.
  • Una reacción química es aquella en la cual se realiza la transformación de uno o varios materiales en otro u otros completamente distintos, con propiedades y características físicas y químicas diferentes; esta reacción se representa mediante lo que se llama una ecuación química.
  • Toda reacción química presenta efectos visibles a través de los cuales nos podemos dar cuenta de las transformaciones que se están dando, algunos de estos cambios son visibles a simple vista, otros solo pueden ser detectados por medio de instrumentos tales como conductímetros, viscosímetros, colorímetros etc.

Bibliografía

  • Gutiérrez, Juan Luis. Consultor Didáctico Áreas. Tomo Física y Química. Ediciones Nauta. España. 1992. Páginas 198-206.
  • Rodríguez, María del Pilar. Química. 9º grado. Editorial Salesiana. Caracas. 2005.1ª Edición. Páginas 95-110.
  • Requeijo, Daniel. Requeijo, Alicia. Química Orgánica. 2º Año ciclo diversificado. Editorial Biosfera. Caracas. 2007. Primera Edición. Páginas 7-12.
  • www.RENA.com

 

 

 

 

Autor:

Carlos Pérez


Partes: 1, 2


 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Quimica

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.