Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     
 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Cinco tendencias de la gestión educativa (página 2)




Partes: 1, 2


Otros autores, no hacen la distinción entre administración y gestión, prefieren identificar ambos términos, pues consideran que gestionar y administrar son sinónimos. No obstante, el debate cobra importancia, en especial cuando se habla de gestión educativa, porque si aceptamos que el sujeto y la relación de este con los demás sujetos, es lo que transfiere especificidad a la gestión, y si se admite que en educación, el sujeto es quien ejecuta la acciones para transformar a otros sujetos; aceptar la discusión es aconsejable.

Es importante aclarar que la gestión educativa busca aplicar los principios generales de la gestión, que han estado presentes en la teoría de la administración, al campo específico de la educación. El objeto de la gestión educativa como disciplina, es el estudio de la organización del trabajo en el campo de la educación, por tanto, está influenciada por teorías de la administración, pero además, existen otras disciplinas que han permitido enriquecer el análisis, como son: la administración, la filosofía, las ciencias sociales, la psicología, la sociología y la antropología.

La acepción de gestión educativa esta estrechamente relacionada con el concepto convencional de gestión administrativa, como una aproximación se presenta esta definición: La gestión educativa, se concibe como el conjunto de procesos, de toma de decisiones y realización de acciones que permiten llevar a cabo las prácticas pedagógicas, su ejecución y evaluación.

Ahora bien, si aceptamos que la filosofía de la educación postula la acción educativa, como una relación dialéctica en la cual, interviene un grupo de sujetos, directivos, profesores, estudiantes y familias de los estudiantes, que toman decisiones y ejecutan acciones, también es necesario reconocer las semejanzas y de las diferencias por parte de este grupo de actores, así como, la definición de una serie de acciones concretas que conduzcan a los actores al logro de un objetivo en común.

Pero además, debe entenderse que la educación esta relacionada con el encargo social en donde, uno de los fines de la gestión educativa deberá encaminarse a transformar a los individuos y la sociedad. En relación con este tema, el investigador Gimeno Sacristán, ha escrito: La misma práctica directiva ha de entenderse como acción educativa en donde el papel del sujeto tiene un papel fundamental. El análisis de la acción se muestra así como unidad de análisis; es decir, entender lo que acontece en el mundo educativo tiene que ver con los agentes que le dan vida con sus acciones. Lo anterior resalta el valor de las acciones y sujetos que las realizan para entender la educación como proceso social y su posible cambio.

Los directivos de las instituciones educativas también denominados, colectivo educativo, esta conformada por un grupo de personas en los cuales intervienen profesores y estudiantes. Para algunos autores como en el caso de Valentina Cantón, la gestión esta asociada a las acciones que realiza un grupo de personas orientadas por un líder o gerente. Este grupo de sujetos ejecutan una serie de acciones concretas orientadas al logro de objetivos comunes. Por tanto otra de las condiciones de la práctica de gestión educativa requiere el reconocimiento de las semejanzas y de las diferencias por parte del colectivo educativo.

En vista de la marcada influencia que ejerce la administración sobre la gestión educativa, se ha trasladado las mismas escuelas del pensamiento administrativo, a la gestión educativa. Hoy en día, existe un consenso general que sostiene que la gestión educativa tiene tres grandes escuelas: la clásica, la de relaciones humanas y la de las ciencias del comportamiento administrativo.

Ahora bien, si la gestión educativa tiene como objetivo intervenir en el ciclo de la administración en las fases de planeación, organización, ejecución evaluación y control, es pertinente que en la fase de planeación se reflexione sobre la prospectiva educativa. Este artículo trata de explicar cinco tendencias que se vienen presentando en la Educación Superior, del siglo XXI, como son; La autonomía, la democracia, la calidad, la formación integral y el surgimiento de la universidad virtual.

AUTONOMÍA

El concepto de autonomía universitaria se había planteado desde el siglo XI, en universidades como la de Bolognia y luego se extendió hacia otras universidades europeas como fue el caso de las universidades de Salamanca y Cambridge, en los siglos XII y XIII. No obstante desde entonces, el concepto ha venido cambiando y con paso del tiempo ha experimentado ostensibles transformaciones.

Luego, en los siglos XV y XVI surgieron mas universidades, incluso en América, el continente naciente empiezan a tomar auge, este tipo de centros educativos. Los claustros del saber se consideraban recintos exclusivos donde solo asistían unos pocos y en este sentido la universidad gozó de un estatus de autonomía perse. Con la revolución francesa se empezó a difundir la necesidad de darle mas apertura a la educación superior.

Con los movimientos estudiantiles de la década de los años sesenta del siglo XX, las universidades latinoamericana fortalecieron el concepto de la autonomía universitaria, enfatizando al menos, en cuatro criterios básicos: la figura de Cogobieno, la posibilidad de tener estatutos propios, contar con planes educativos incluyendo recursos propios de inversión que estuvieran a salvo de los cambios de gobierno y la inviolabilidad de los edificios universitarios por parte de la fuerza pública.

Hoy en día, la figura de la autonomía va mas allá, de estos criterios. Se caracteriza por perseguir soluciones propias, para la población de estudiantes, profesores, familias y el entorno social. Pero además, a diferencia del concepto anterior, busca no solo mirar hacia adentro, las necesidades existentes de las instituciones de educación superior, sino que se preocupa por consultar el encargo social que le hace la sociedad a la universidad, y la obligación que tiene la misma, de revertir conocimientos, investigaciones y aplicaciones que permitan solucionar problemas que aquejan la sociedad.

Una gestión educativa autónoma y descentralizada implica que las instituciones educativas cuenten con oportunidades y capacidades para tomar decisiones y realizar proyectos educativos propios, pertinentes y relevantes a las necesidades de los estudiantes y a los requerimientos de formación ciudadana y de desarrollo local, regional y nacional. Esto significa que no basta con mirar hacia adentro es necesaria consultar las necesidades del entorno.

La autonomía sugiere autorreflexión, mirar hacia adentro con libertad para actuar, pero con control en el proceso. Ejercer autonomía no significa caos, por el contrario, requiere articular las dimensiones de la gestión educativa, enfatizando en diferentes aspectos de los procesos educativos, de forma tal que puedan integrarse a teorías que aborden las siguientes dimensiones: Pedagógica, Administrativa, Social-comunitaria y Política-educativa.

Uno de desafíos a los que se enfrentan algunas instituciones de Educación Superior son las barreras que imponen los ministerios de educación para conseguir la figura de la autonomía universitaria. En algunos países latinoamericanos en forma injustificada, como el caso de Colombia, el Ministerio de Educación niega o distribuye inequitativamente, a entidades públicas de educación superior, como los Politécnicos, la obtención de recursos financieros provenientes del presupuesto nacional, así como, créditos procedentes del exterior por no tener la figura de autonomía, estos recursos están permitidos solamente para instituciones que están aprobadas como universidad.

LA DEMOCRACIA

El sentido clave que debe inspirar una teoría significativa y relevante de la gestión educativa relacionada con la democracia es la educación para todos, asumiendo además, unos elevados niveles de calidad humana colectiva. La democratización en la gestión educativa implica, a su vez, la existencia de espacios y mecanismos permanentes de participación ciudadana en la planificación, administración y vigilancia de las políticas y decisiones educativas, en cada ámbito de la gestión desde las instituciones educativas hasta el nivel regional y nacional.

El concepto de democracia en la educación sugiere que debe cubrir a todos los estudiantes y profesores, lo que implica desarrollar un ambiente cualitativo de trabajo en las organizaciones educativas, mediante la institucionalización de conceptos y prácticas, tanto técnicas como administrativas, capaces de promover la formación humana sostenible y la calidad de vida de estudiantes, profesores y funcionarios técnico-administrativos. En este sentido, el fortalecimiento institucional de las entidades de educación superior deberá impulsar la democratización basado en una política de participación.

Otro tema que hace parte de la democratización es el de la promoción de la mujer. La educación refuerza la diferencia entre los valores masculinos y femeninos, lo que determina la imagen del hombre y de la mujer que la sociedad considera válida, y condiciona los comportamientos y expectativas de alumnos y alumnas.

La falta de democratización, también se evidencia en la fuerte debilidad por parte del sistema político y social para representar a los jóvenes, lo que incide en que los estudiantes no encuentren los medios adecuados para desarrollar sus intereses, ideales y sensibilidades particulares. Frente a lo anterior es necesario insistir en aumentar la comunicación entre el sistema educativo, sus autoridades, actores sociales e institucionales para que se incentiven mecanismos, que favorezcan espacios y momentos de diálogo para los jóvenes.

La democratización deberá trazar políticas y estrategias apoyadas en normativas gubernamentales dirigidas a la atención de las poblaciones indígenas, las minorías étnicas y las poblaciones migrantes y desplazadas. Para lo cual, las proposiciones surgidas de un enfoque multicultural e intercultural deberán reunir las condiciones para influir en los valores y en las reglas de los comportamientos propios de la sociedad global.

En la actualidad, la democratización es un objetivo distante de conseguir en latinoamérica, la desigualdad de oportunidades que genera esta situación está íntimamente ligada a la problemática económico-social que afecta en especial a vastos sectores de la población, que van desde las mujeres a minorías sociales o a poblaciones étnica y culturalmente diferenciadas, como las indígenas.

El concepto de democracia esta estrechamente ligado con la calidad de la educación, lo que significa que debe cubrir a todos los estudiantes y profesores lo cual significa que se debe desarrollar un ambiente cualitativo de trabajo en las organizaciones educativas, mediante la institucionalización de conceptos y prácticas, tanto técnicas como administrativas, capaces de promover la formación humana sostenible y la calidad de vida de estudiantes, profesores y funcionarios técnico-administrativos.

LA CALIDAD

El nuevo ordenamiento de la economía y el proceso de modernización que caracteriza a nuestras sociedades genera fuertes exigencias especialmente en lo relacionado con el análisis del mercado de trabajo y la formación cualitativa del talento humano, para nadie es un secreto que la prosperidad interna de los países está determinada por la posición que ocupan en el concierto internacional y una de la variables que hace parte de la medición es precisamente la calificación del talento humano.

El tipo de sociedad que tiende a predominar en el siglo que comienza se caracteriza por una gran capacidad científico-técnica, y por la posibilidad de aplicar esta capacidad al proceso productivo. La generación constante y cada vez más rápida de nuevos conocimientos y su difusión en el conjunto de la sociedad constituyen actualmente, la base sobre la que se asienta la competitividad internacional la cual, requiere una formación de calidad. La gestión educativa para mejorar la calidad deberá ajustarse a las nuevas demandas de la ciencia y la tecnología.

Si aceptamos que los docentes tienen la gran responsabilidad de formar a los estudiantes en nuevos conocimientos y técnicas, los programas de capacitación a los docentes es otro de los retos que tiene la calidad de la educación para cubrir los vacíos y deficiencias que se presentan en este campo.

Por eso, una de las propuestas para mejorar la calidad esta relacionada con la planificación de programas de capacitación dirigidos a la formación docente que proporcionen al profesor elementos teóricos y prácticos, ubicados históricamente, que le permitan entender su sociedad y brindar a los estudiantes, las herramientas conceptuales que orienten su destino en forma racional, crítica y autónoma.

Para alcanzar la calidad, la gestión educativa deberá preocuparse por: cumplir con los reglamentos que emanan de los ministerios, acatar las normas que se deriven desde las instancias superiores de las Secretarias Departamentales y Municipales y deberá enfatizar sobre la necesidad de la calidad del trabajo de los educadores, lo cual exige una alta capacitación del docente.

La gestión educativa del siglo XXI, deberá: trazar políticas de acción que cualifiquen a los trabajadores cuya preparación hoy suele estar por debajo de la tecnología empleada; reconvertir a aquellos preparados que desempeñen funciones ya obsoletas o saturadas de personal; y afrontar el problema de los egresados del sistema educativo que no encuentran empleo, que ocupan puestos de nivel inferior a sus capacidades o que emigran a países más desarrollados.

Por eso la educación superior debe orientar sus objetivos a diseñar propuestas para la formación profesional, ocupacional y la educación técnica, permitiendo así avanzar en el mejoramiento de la calidad educativa en relación con las demandas de los sectores económicos, planificando y ejecutando acciones que conduzcan a cambios profundos.

Otros temas fundamentales que contribuirán a preservar la calidad educativa consistirán en: establecer un sistema de evaluación que permita medir adecuadamente los conocimientos adquiridos por los participantes y beneficiarios del proceso educativo. Introducir una nueva cultura en los gestores educativos responsables de la formación sobre los sistemas de evaluación motivando y generando calidad.

La investigación y la extensión son dos grandes falencias que han estado presentes en las entidades de educación superior latinoamericanas. La educación superior tiene el deber de hacer investigación acatando las exigencias del desarrollo científico y tecnológico aportando recursos humanos altamente cualificados para actuar en la sociedad del conocimiento, con sentido ético y ecológico.

No es posible hablar de calidad sin extensión, la cual, deberá buscar conexiones que contribuyan a fortalecer los vínculos de la triada, Empresa, Universidad, Estado, combinación necesaria para alcanzar el desarrollo. La extensión se constituye así, en un canal de comunicación que permite: conocer las innovaciones producidas en los países más avanzados, establecer redes para realizar las mejores prácticas, transferir conocimientos, retroalimentar el proceso docente educativo, dinamizar la movilidad académica, fortalecer las prácticas empresariales, acercar los graduados con la academia; constituyéndose en carta de presentación ante el ámbito donde operan sus proceso educativos; los anteriores son retos que deberá enfrentar la universidad del nuevo milenio.

LA FORMACIÓN INTEGRAL

La situación de transformación de valores que se viene presentando en los ámbitos nacional e internacional exige acciones educativas que permitan solucionar el problema, con tal fin se ha venido divulgando desde la UNESCO, que la formación integral es una de las tendencias educativas del siglo XXI.

Las tendencias neoliberales y el fenómeno de la globalización que se sustentan en el desarrollo cada vez más acelerado del sistema capitalista mundial, han acentuado la crisis de valores éticos y morales como resultado de las profundas contradicciones internas del mismo y en particular en los países subdesarrollados con manifestaciones de, corrupción, ingobernabilidad, desigualdad, injusticia social, y consumismo, lo que se convierte en un óbice para la formación integral.

La educación con visión integradora enfatiza en la necesidad de impartir la formación de valores en la educación de hoy como una tendencia actual. Al respecto se dice lo siguiente: Una formación integral es aquella que contribuye a enriquecer el proceso de socialización del estudiante, que fortalece su sensibilidad mediante el desarrollo de sus facultades intelectuales y artísticas, trasciende en su formación moral, abre su espíritu al pensamiento critico y cultiva en el estudiante los valores de justicia y solidaridad sin los cuales no es viable la vida en sociedad.

La universidad ha de contribuir tanto a preservar el legado de las generaciones precedentes como a forjar el porvenir. Para lograrlo es necesario educar a los estudiantes en la importancia de la cultura, la naturaleza, la condición humana, las formas intangibles de patrimonio, tradiciones ritos, fiestas y costumbres el patrimonio genético y sobre todo, el patrimonio ético.

El tema de la formación integral en la educación superior ha cobrado un marcado interés, en consonancia con la sistemática profundización en la labor docente-educativa que se desarrolla en la Educación Superior, no obstante, existen fenómenos que dificultan la formación integral.

Una de las causas que dificulta la formación integral recae sobre los profesores los cuales, poseen una sólida formación en sus áreas técnicas pero carecen de formación sico-pedagógica lo que dificulta la formación de valores a los estudiantes, para solucionar esta falencia se requiere capacitar a los docentes en temas éticos y axiológicos.

Los educadores, en general, le prestan más importancia al proceso formativo de habilidades que al proceso de la formación en valores, tendencia que proviene del modelo educativo Taylorista que se implantó en Latinoamérica en las décadas setenta y ochenta, tratando de buscar eficiencia. A este fenómeno se agrega el hecho que los educadores no están capacitados para formar en valores,

Este afán por privilegiar, lo instructivo sobre lo educativo terminó por aniquilar cualquier intento de formar ética y valores relegando las asignaturas de humanidades. Una evidencia real de este problema es la ausencia o escasez de asignaturas de ciencias humanas en las carreras técnicas como Administración y las Ingenierías.

Para los estudiantes y aun para muchos profesores de carreras técnicas, las escasas asignaturas de ciencias humanas que aparecen en los programas de estudio son consideradas como "rellenos", término despectivo que significa que son asignaturas sin importancia.

También se ha logrado evidenciar que la mayoría de instituciones de Educación Superior carecen de un sistema de gestión que desarrolle políticas y acciones encaminadas hacia la formación integral. La ausencia de una estrategia para la gestión de la formación de valores contribuye a la transmisión impune de contravalores como violencia, agresión y humillación, que día a día encuentran en nuestro país un ambiente prospero para la trasgresión de todos los derechos humanos.

Estos contravalores se transmiten de manera colectiva, es decir, se imponen a las personas mediante normas y pautas de conducta propias de complejos sistemas que al señalar lo deseable y lo indeseable, lo cierto y lo equivocado, crean códigos de comportamiento estándar e identidades colectivas homogéneas.

El proceso de formación de valores empieza sin duda en la escuela y en la familia, pero debe continuar en las Escuelas Superiores y Universidades, en la academia, cuyo sentido y legitimidad estriba en formar profesionales, gentes con un profundo conocimiento de su materia y dispuestas a orientarse en la práctica por los valores y metas que den sentido a su profesión.

Prepararse para formar integralmente a lo estudiantes del siglo XXI exige diseñar y poner en marcha una estrategia de gestión educativa para la formación de valores, para lo cual, se requiere un esfuerzo decidido de directivos, profesores, alumnos y padres de familia con el fin que revisen las prácticas institucionales, su estructura, organización y procedimientos, y las coloquen al servicio de la formación integral.

Formar integralmente al estudiante es favorecer la formación crítica y la capacidad de autoaprendizaje de los jóvenes, así como la asimilación de valores proclives a la democracia, la solidaridad social, el resguardo de los derechos humanos, la no-discriminación sexual, étnica y de cualquier otro tipo, y el respeto al medio ambiente.

LA UNIVERSIDAD VIRTUAL

Otra de las tendencias de la gestión educativa consiste en que las entidades de la Educación Superior deberán preocuparse por montar dependencias dedicadas a gestionar y poner en marcha las denominadas universidades virtuales. Esto implica, crear otra universidad, se trata de superponer una universidad digital que sólo es visible a través de los computadores, sobre otra universidad que es visible y que la hemos denominado campus universitario, con sus oficinas, salones de clase, canchas, piscinas y cafeterías.

Pero para que la universidad virtual funcione requiere de una gestión permanente y los conocimientos, pero tanto el rector como las personas que la dirigen, no solo deben de tener altos conocimientos académicos y pedagógicos sino que deben de tener una sólida formación en sistemas de gestión, pedagógica, diseño curricular, métodos de evaluación y sobre todo ofrecer en forma continua pero virtual, los diferentes programas que despierten el entusiasmo de los nuevos asistentes matriculados en la misma.

Estos programas exigen altos estándares de calidad y deben cumplir con una serie de requisitos, tales como: legalizarlos ante los ministerios de educación, ofrecerlos en forma permanente, realizar exámenes y certificar a los estudiantes que hayan aprobado las diferentes pruebas.

Una universidad virtual deberá fortalecer las tecnologías de la información y la comunicación (TIC). Esto significa tener una red propia de banda ancha con unos servidores de alta capacidad debidamente conectados a los servidores de la web y el internet. Sugiere que deberá contar con una biblioteca virtual que permita difundir la lectura de textos y documentos a los estudiantes conectados en forma digital.

La investigación también es uno de los factores que deberá estar presente en este mundo electrónico para lo cual deberá estar conectada a las redes nacionales e internacionales de investigación.

Además, impone capacitar a un claustro de profesores que se adapten a la enseñanza y aprendizaje de los sistemas virtuales, desde el diseño curricular, hasta los métodos y técnicas mas adecuados para digitalizar las cátedras y por supuesto realizar las pruebas a los alumnos matriculados.

Montar la universidad virtual presupone recursos financieros para dotar a las universidades de edificios inteligentes con cableados de banda ancha, salas de computadores, oficinas para el funcionamiento de la universidad virtual, auditorios de reuniones para orientar a los estudiantes virtuales, el montaje de portales que dispongan de información permanente, revistas virtuales que se conviertan en canales de divulgación, en otras palabras se trata de avanzar en telecomunicaciones y conectividad, asunto imprescindible en la sociedad del conocimiento. Pero además, se requiere de un equipo humano permanente de directivos, profesores, monitores y auxiliares, expertos en el tema, que son en definitiva los orientadores, responsables y motivadores del programa.

Otra de las tendencias que se viene desarrollando en la universidad virtual es la utilización cada vez más frecuente de los denominados Juegos de Formación: para instruir a los futuros pilotos a conducir aviones con simuladores de vuelo, para entrenar a socorristas con simulacros virtuales para salvar vidas en caso de emergencias, utilizando la técnica del juego de roles como en el caso de la repentina enfermedad del piloto o el secuestro de un avión por terroristas. Cabe entonces la pregunta ¿Este tipo de pedagogía es un buen método de enseñanza ?

Así mismo, se han venido proliferando las demostraciones a modo de simulacros en las universidades de administración, los juegos de bolsa, los simuladores de compra y venta de divisas, los modelos de toma de decisiones sobre marketing, finanzas y como se afecta la empresa. Si bien es cierto este tipo de metodologías son apropiadas para sensibilizar a los alumnos se requieren criterios objetivos de evaluación, para afirmar que estas herramientas son mejores que otros métodos de enseñanza y por qué.

CONCLUSIONES

En síntesis, la universidad del siglo XXI, tiene varios desafíos: afianzar la figura de la autonomía universitaria, establecer un clima democrático, mejorar la calidad de la educación, fortalecer la educación integral, y construir la universidad virtual.

La autonomía presupone actuar sobre asuntos prioritarios en el mejoramiento y transformación de los procesos educativos en las instituciones, como son: la interrelación de la gestión educativa con la calidad de los procesos educativos, la conexión de la gestión educativa con las teorías pedagógicas y del desarrollo humano, la vinculación de la gestión educativa en el marco de la relación academia comunidad para la trasformación de la sociedad y la consecución de recursos financieros.

Democracia en la educación presupone que la ciencia no es patrimonio de una elite, ni de lo que se llamó la aristocracia de la inteligencia, sino de toda la sociedad, más aún de la humanidad. Por ello, todos los hombres, mujeres y niños deben poseer información sobre aspectos que influyen decisivamente en el presente y en el futuro inmediato de nuestra vida cotidiana, aspectos entre los cuales ocupan un lugar prioritario, los descubrimientos científicos y las aplicaciones tecnológicas, que permitan trasformar nuestra vida y la sociedad; la participación ciudadana se constituye en un factor decisivo para que el sentido de la democracia en lo educativo avance.

El logro de aprendizajes de calidad, es un reto a los que se enfrentan los sistemas educativos en el mundo, lo cual exige hacer énfasis en la formación de los futuros científicos, profesionales, tecnólogos y técnicos, necesarios a incorporar a la esfera productiva para el desarrollo. La educación con calidad busca formar ciudadanos capaces de comprender las complejas interrelaciones existentes entre ciencia, tecnología y los ámbitos: social, económico, político y cultural con el fin de que en el futuro y cualquiera que sea su esfera de actividad cuenten con los instrumentos imprescindibles para participar en la toma de decisiones que contribuya a construir una sociedad democrática basada en el desarrollo científico y tecnológico.

La formación integral va más allá de conformarse con instruir. En síntesis se trata de convertir las instituciones en generadoras de un clima que posibilite el ejercicio de valores en lo cotidiano, en las aulas, los patios y en las instancias de decisión. Instituciones que cambien para transformarse en espacios protectores de derechos y responsabilidades de directivos, jóvenes, profesores y padres de familia. Formar integralmente es educar con visión crítica con capacidad de autoaprendizaje, así como en la asimilación de valores proclives a la democracia, la solidaridad social, el resguardo de los derechos humanos, la no-discriminación sexual, étnica, y el respeto al medio ambiente.

La puesta en marcha de la universidad virtual es otro desafío para la educación del siglo XXI, requiere redefinir el concepto actual de universidad, explorar y construir un concepto de educación virtual, su significado y objetivos. Cada institución tendrá que hacer esfuerzos para construir su propio modelo sin olvidar que actualmente existen otros referentes y experiencias en donde se pueden adoptar algunas técnicas que sirvan de paradigmas que permiten adoptar las mejores prácticas.

BIBLIOGRAFÍA

CASSASUS, Juan. Problemas de la gestión educativa en América Latina: o la tensión entre los paradigmas de tipo A y de tipo B (versión preliminar). París, Unesco. 2000,

DÁVILA L. DE GUEVARA, Carlos. Teorías organizacionales. Documentos Institucionales, Colegio Santa María PEI -Una comunidad que enseña y aprende-, Editorial Javegraf impresores, Bogotá - Colombia. 2003

FUEGEL, Cora Y MONTOLIU MARÍA Rosa. Innovemos el aula. Creatividad, grupo y dramatización, Barcelona, Octaedro. 2000.

GALLART, María Antonia. Formación, pobreza y exclusión. Montevideo, Cintefor. 2000

GOIKOETXEA, J. La naturaleza de la dirección y la amplitud de la red de apoyo interno como dos dimensiones fundamentales de la capacidad interna de desarrollo de los centros. Actas VII Congreso Interuniversitario de Organización de Instituciones Educativas (C.I.O.I.E.). Universidad del País Vasco. 2002

GOMEZ CERVANTES Teresa, RAMÍREZ DÍAZ Antonio, DÍAZ VEGA Luis Manuel. El estudiante de secundaria. Proceso de adaptación y reprobación. Reporte de investigación de la Universidad Pedagógica Nacional, unidad 144. En Compilación de Resúmenes Analíticos en Educación. Dirección General de Posgrado e Investigación Educativa. Secretaría de Educación Jalisco. 2002.

HEURÍSTICA EDUCATIVA. Reporte descriptivo de la línea de base del PEC 1. Secretaría de Educación Pública, México DF. 2003.

RODRÍGUEZ, Jaen María Del Carmen, MENDOZA, Rosario Y OTROS. Proyecto de Desarrollo Educativo 2002-2003. Dirección Educación secundaria Técnica. En Compilación de Resúmenes Analíticos en Educación. Dirección General de Posgrado e Investigación Educativa. Secretaría de Educación Jalisco. 2002.

LUNNEBURG y ORNSTEIN Educational administration, Belmont, citado por: García, Garduño, José María en La administración y gestión educativa: algunas lecciones que nos dejan las escuelas en los estados unidos y México. California (2000).

MANTILLA, William. Educación y gerencia. Bogotá: Conciencias y Universidad Externado de Colombia. 2000

MINISTERIO DE EDUCACIÓN. Lineamientos de Política educativa 2001-2006. Educación para la democracia. Resolución Ministerial 168-2002-ED.2001). Decreto Supremo 007-2001. Lima, Perú enero de 2002.

MUÑOZ IZQUIERDO, Carlos. Resultados de las políticas educativas nacionales. Observatorio Ciudadano de la Educación. Foro Nacional la Educación en las Plataformas Electorales, México. 2000.

MUÑOZ, Jesús. Gestión Humana y planeación ara la nueva gerencia de las Organizaciones. Documento en proceso de edición universidad de los Andes, Facultad de administración, Bogotá - Colombia. 2002

OJEMBARRENA, R. Estudio sobre la dirección en los centros públicos de la CAPV. Liderazgo y organizaciones que aprenden. III Congreso Internacional sobre Dirección de Centros educativos. Bilbao: ICE Universidad de Deusto, 743-755.pags. 2000.

ORNELAS, C. Evaluación Educativa: hacia la rendición de cuentas. Memoria del segundo Encuentro Internacional de Educación. México: Santillana. 2003

PONCE, G. V. Práctica de la gestión en la escuela secundaria. Antología de seminarios de Investigación: Gestión. Secretaría de Educación Jalisco. Web:http://educacion.jalisco.gob.mx. 2004

RUIZ CALLEJA, José Manuel. Dirección y gestión educativa. Colección Medellín, Esumer, primera edición. 2004

RODRÍGUEZ, Rosario. Rendimiento escolar y ausentismo del docente: un análisis institucional. Tesis de la Maestría en Ciencias de la Educación, del Instituto Superior de Investigación y Docencia para el Magisterio. En Compilación de Resúmenes Analíticos en Educación. Dirección General de Posgrado e Investigación Educativa. Secretaría de Educación Jalisco. 2002.

ROYERO, J. Gestión de sistemas de investigación universitaria en América latina. Oei-revista iberamericana de educación, No 30 septiembre-diciembre de 2002.

SANTOS DEL REAL ANNETTE. Eficacia y equidad de la telesecundaria. En VI Congreso Congresos Nacionales de Investigación Educativa, Manzanillo. 2002.

SANDER, Benno. Nuevas tendencias en la gestión educativa: democracia y calidad. En<http://www.iacd.oas.org/La%20Educa%20123-125/sand.htm>.2002.

SANTIBÁÑEZ, Dimas. Estrategia de modernización de la gestión pública: el paradigma de la racionalidad económica y la semántica de la eficiencia. Revista Mad., núm. 3,sept., Dpto. de Antropología, Universidad de Chile. <http://rehue.csociales.uchile.clpublicaciones/mad/03/paper06.htm>.2000

SAÑUDO, Lya. La transformación de la gestión educativa. Entre el conflicto y el poder. <http://educacion.jalisco.gob.mx/16/16Lya.html>. Educar, revista de educación, nueva época, núm 16, enero-marzo. 2001

SENGE, Peter. Escuelas que aprenden. Primera edición en castellano. Editorial Norma, Bogotá - Colombia. 2002

TREJO, G. y JONES C. Educación: a mitad del camino. Publicación Mensual Nexos, Número 266, México, febrero de 2000.

VARGAS JIMÉNEZ Martha Ruth, RODRÍGUEZ MENDOZA Rosario y otros. Proyecto de Desarrollo Educativo 2001-2002. Dirección de Educación Secundaria Técnica. En Compilación de Resúmenes Analíticos. Educación. Dirección General de Posgrado e Investigación Educativa. Secretaría de Educación Jalisco, 2002.

 YUS R., R. Temas transversales y educación en valores: la educación del siglo XX. SEC Boletín informativo de la SEC año II, Núm. 6, México, Ed. Del Gobierno del estado de Veracruz. Mayo agosto de 2002.

Datos del Autor:

ESTUDIOS REALIZADOS

UNIVERSITARIOS:

Economista, Universidad de Medellín, de 1970 a 1975

ESPECIALIZACION "Economía de la Empresa", Escuela de Admón. Barcelona, España, 1978.

Un año ESPECIALIZACION "Administración", Escuela de Administración de Empresas, Barcelona España 1979.

Un año DIPLOMADO: Agente para Desarrollo Local, (Universidad Nacional) 1997

DIPLOMADO: Cooperación Técnica Internacional, UNAD ILPES 1998

DOCTORADO: Corrigiendo cuarta versión de tesis para optar al Doctorado de Ciencias Pedagógicas con énfasis en sector financiero, Universidad Pinar del Río, Cuba. Predefensa programada para julio de 2007.

IDIOMAS: "English as Second Language" en NorthWestern Business College Chicago, Illinois 1979.

 

 

 

 

Autor:

Carlos Alberto Botero Chica

Economista Universidad de Medellín, especialista en Economía de la empresa en la Escuela de administración de Barcelona-España. Doctorante en Ciencias Pedagógicas Universidad Pinar del Río Cuba. Actualmente se desempeña como Asistente de la Vicerrectoría de Extensión del Politécnico Colombiano Jaime Isaza Cadavid.


Partes: 1, 2


 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Educacion

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.