Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     
 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

La columna vertebral (página 2)

Enviado por Luisana Moreno



Partes: 1, 2


Las cinco vértebras de la zona inferior de la espalda son las vértebras lumbares y forman la columna lumbar. Son vértebras libres que se articulan entre sí solamente. La vértebra L5 (quinta lumbar) se articula con el hueso sacro.

La columna lumbar permite movimientos de flexión, extensión, rotación y flexión lateral. Aloja la parte final de la médula espinal y a la cauda equina o cola de caballo de donde salen las 5 raíces lumbares por los orificios laterales de cada vértebra hacia los huesos, músculos, ligamentos y la piel de la región inguinal, lumbar y de los miembros inferiores.

El hueso sacro y el cóccix son una estructura ósea e inmóvil conformada por 5 vértebras sacras y 4 o 5 coccígeas fusionadas, al final de la columna. Cierran la pelvis por detrás, y se articulan con los huesos ilíacos de los coxal coxales mediante las articulación|articulaciones sacro-ilíacas. Aloja a las 5 raíces sacras y 1 coxígea que salen a través de orificios laterales hacia los huesos, ligamentos, músculos, órganos urinarios, intestinales y genitales y la piel de la región inguinal y perineal y perianal.

Amplitudes articulares del raquis

La columna puede realizar movimientos de rotación a nivel del atlas (cervical primera) y axis (cervical segunda). Los movimientos del resto de la columna son: flexión y extensión, lateralidad y rotación (no en sentido estricto, sino como suma de pequeños movimientos de cada vértebra).

Las costillas se articulan con las vértebras dorsales. La cabeza de la costilla se articula con una hemicarilla de la vértebra superior, una hemicarilla inferior y la apófisis transversa. La 1ª costilla se articula con el cuerpo vertebral de la 1D (tiene una carilla superior y una hemicarilla inferior para la 2ª costilla).

La columna cervical presenta movimientos de: flexión (45º-50º), extensión (45º-60º), lateralidad (45º) y rotación (80º). Estos movimientos son llevados a cabo gracias a varios músculos del cuello.

Para el conjunto raquis dorsolumbar, la flexión es de 105º, la extensión es de 60º

A nivel de la columna lumbar la flexión es de unos 75º respecto a la vertical manteniendo las rodillas estiradas, la extensión es de unos 30º, el movimiento hacia los lados de unos 35º y la rotación de unos 30º hacia adelante y hacia atrás.

Ligamentos de la columna

  • Ligamentos de los cuerpos vertebrales:
    • Lig. longitudinal anterior: delante del cuerpo vertebral
    • Lig. longitudinal posterior: por dentro del agujero vertebral recubriendo los cuerpos.
  • Ligamentos de los arcos verterbrales:
    • Lig. amarillo: tapiza la parte posterior del agujero vertebral. La punción lumbar se realiza a este nivel entre L4-L5.
    • Lig. intertransverso: entre apófisis transversas de las vértebras
    • Lig. interespinoso: entre apófisis espinosas de las vértebras
    • Lig. supraespinoso: entre la apófisis espinosa de una vértebra a otra, pero en la punta, el anterior es más anterior.
  • Ligamentos interapofisarios anteriores y posteriores: se encuentran en las apófisis articulares

Curvas de la columna

Desde una vista anterior o frontal (en el Plano Coronal) la columna sana es recta. (Si existe una curva con desviación lateral, se le conoce como escoliosis). Desde una vista lateral (en el Plano Sagital) la columna madura tiene cuatro curvas distintas, que se describen como cifóticas o lordóticas.

Una curva cifótica es una curva convexa en la columna (es decir, la convexidad se extiende hacia su parte posterior). Las curvas en las columnas torácica y sacra son cifóticas.

Una curva lordótica es de forma cóncava (es decir, la concavidad se extiende hacia la parte posterior de la columna), y se encuentra en las regiones cervical y lumbar

Músculos del cuello

Nombre

Situación

Inserciones

Innervación

Acción

Complejo mayor

Nuca

Origen: apófisis transversas de las 6 primeras vertebras dorsales y apófisis articular de las 4 últimas cervicales, Termina en el hueso occipital

Cinco primeros nervios cervicales

Extiende la cabeza y la inclina lateralmente

Esternocleidomastoideo

En la región anterolateral del cuello

Por abajo, origen en la cara posterior del manubrio del esternón y cuarto interno de la clavícula. Por arriba, en la cara externa de la apófisis mastoides

Accesorio, nervio CIII

Flexor, inclinador y rotador de la cabeza

Esplenio de la cabeza

Nuca y parte posterior del dorso, debajo del trapecio

Ligamento cervical posterior y apófisis espinosa de las 4 primeras vertebras; Hueso temporal (apófisis mastoide)

Ramos posteriores de los 5 primeros nervios cervicales

Extensor, inclinador y rotador de la cabeza

Elevador de la escápula

En la parte lateral de la nuca

Por debajo, en el angulo superior de la escápula. Por arriba en las apófisis transversas de las 5 primeras vértebras

Nervio dorsal de la escápula

Elevador y abductor de la escápula. Inclinador de la columna vertebral

Trapecio

En la región posterior del cuello y el tronco

Por dentro, origen en la línea nucal superior, protuberancia occipital externa, ligamento nucal y vértica de las apófisis torácicas. Por fuera en la clavícula, acromión y espina de la escápula

Accesorio

Elevador y abductor de hombros. Rotador y elevador de la cabeza

Músculos profundos del cuello

Nombre

Situación

Inserciones

Innervación

Acción

Recto anterior mayor de la cabeza

En la región prevertebral

Origen en la apófisis basilar; termina mediante fascículos en las vértebras CIII-IV

Ramos del plexo cervical

Flexor y rotador de la cabeza

Recto anterior menor de la cabeza

En la región prevertebral entre el occipital y el atlas

Por arriba en la apófisis basilar; por abajo en la cara anterior del atlas

Nervio C1

Flexor de la cabeza

Recto lateral de la cabeza

En la parte lateral de la articulación occipital-atloidea

Por arriba en la apófisis yugular del occipital; por abajo en la transversa del atlas

Ramo anterior del nervio C1

Inclina y fija la columna vertebral

Largo del cuello

En la región prevertebral

Consta de tres tipos de fascículos; superiores, medios e inferiores. Por arriba, atlas y vértebras CIII-CIV; por abajo en los cuerpos de TII y TII

Ramos ventrales de los 4 primeros nervios cervicales

Flexor de la columna vertebral

Escaleno anterior

En la parte lateral y profunda del cuello

Origen en los tubérculos de las vértebras CIII-IV; por debajo en el tubérculo de la costilla I

Ramos anteriores de los nervios cervicales III a VI

Inspirador; inclinador y fijador de la columna vertebral

Escaleno posterior

En la cara lateral y profunda del cuello

En los tubérculos de las apófisis transversas de las vértebras IV-VI; termina en las costillas I y II

Ramos anteriores de los nervios cervicales IV a VI

Inspirador; inclinador y fijador de la columna vertebral

Intertransversos anteriores

Entre las apófisis de las vértebras

Por arriba en la apófisis transversa superior; por abajo en la apófisis transversa inferior

Ramos de los nervios raquídeos

Inclinan y fijan la columna vertebral

Intertransversos posteriores

Entre las apófisis de las vértebras

Por arriba en la apófisis transversa superior; por abajo en la apófisis transversa inferior

Ramos de los nervios raquídeos

Inclinan y fijan la columna vertebral

Músculos del tórax

Nombre

Situación

Inserciones

Innervación

Acción

Elevador de la escápula ()

En la parte lateral de la nuca

Por debajo, en el ángulo superior de la escápula. Por arriba en las apófisis transversas de las 5 primeras vértebras

Nervio dorsal de la escápula

Elevador y abductor de la escápula. Inclinador de la columna vertebral

Trapecio (*)

En la región posterior del cuello y el tronco

Por dentro, origen en la línea nucal superior, protuberancia occipital externa, ligamento nucal y vértica de las apófisis torácicas. Por fuera en la clavícula, acromión y espina de la escápula

Accesorio

Elevador y abductor de hombros. Rotador y elevador de la cabeza

Músculos de la espalda

Nombre

Situación

Inserciones

Innervación

Acción

Esternocleidomastoideo (*)

En la región anterolateral del cuello

Por abajo, origen en la cara posterior del manubrio del esternón y cuarto interno de la clavícula. Por arriba, en la cara externa de la apófisis mastoides

Accesorio, nervio CIII

Flexor, inclinador y rotador de la cabeza

Elevador de la escápula (*)

En la parte lateral de la nuca

Por debajo, en el angulo superior de la escápula. Por arriba en las apófisis transversas de las 5 primeras vértebras

Nervio dorsal de la escápula

Elevador y abductor de la escápula. Inclinador de la columna vertebral

Trapecio (*)

En la región posterior del cuello y el tronco

Por dentro, origen en la línea nucal superior, protuberancia occipital externa, ligamento nucal y vértica de las apófisis torácicas. Por fuera en la clavícula, acromión y espina de la escápula

Accesorio

Elevador y abductor de hombros. Rotador y elevador de la cabeza

Nombre

Situación

Inserciones

Innervación

Acción

Elevador de la escápula (*)

En la parte lateral de la nuca

Por debajo, en el angulo superior de la escápula. Por arriba en las apófisis transversas de las 5 primeras vértebras

Nervio dorsal de la escápula

Elevador y abductor de la escápula. Inclinador de la columna vertebral

Fisiopatología

Los tipos de lesiones más comunes que pueden presentarse en la columna son: Fracturas por compresión de una vértebra, la subluxación (luxación parcial o completa de una vértebra que se sale de su alineación normal de la columna), y el sobre-estiramiento o desgarro de los ligamentos y músculos.

Cualquiera de las anteriores lesiones puede provocar corte irreversible de la médula, pellizcamiento, y enlongación. En muchos pacientes sin embargo la lesión solo se limita a inestabilidad de la columna sin lesionar la médula.

No obstante que la corroboración de una buena respuesta motora y sensorial es indicativa que hasta ese momento la médula espinal se encuentra intacta, ello no descarta presencia de lesión vertebral o de daño a los músculos y ligamentos que dan soporte a la columna vertebral. Un porcentaje significativo de pacientes con columna ósea inestable no tienes déficit neurológico, por lo cual no debes de olvidar " La ausencia de déficit neurológico no descarta la presencia de inestabilidad de columna."

Lesiones deportivas de la columna

Las lesiones de columna son muy frecuentes en los deportistas que practican:

  • Levantamiento de pesas
  • Patinaje Artístico
  • Gimnasia
  • Judo
  • Lucha Libre
  • Natación
  • Equitación
  • Deportes Extremos.
  • Rugby

Las lesiones de cabeza y cuello son los traumatismos deportivos graves mas frecuentes, los cuatro deportes de maximo riesgo son rugby, gimnacia, hokey sobre hielo y lucha libre.

Cinemática del trauma

Se debe entender que la cinemática es el proceso de analizar un accidente, y determinar que daños o lesiones pueden estar presentes sin necesidad de verlas. 

Y en relación a las lesiones de columna estás siempre deberá presumirse cuando exista algo de lo siguientes factores:

1.- Cualquier mecanismo con impacto violento sobre la cabeza, cuello, tronco o pelvis, dado que se asume que éste causa movimiento súbito violento de la columna.
2.- Accidentes que involucren aceleración súbita, desaceleración súbita, o flexión lateral súbita.
3.- Caídas de altura significativa independientemente de si el paciente cayó de pie o de cabeza, dado que de una u otra forma ello resulta en aplicación de carga axial y compresión.
4.- Cualquier caída en la cual una parte del cuerpo haya sido detenida mientras el resto del cuerpo continúa su caída.
5.- Cualquier víctima de volcadura de accidente vehícular no sujetada por el cinturón de seguridad, personas expulsadas de vehículos en movimiento, o víctimas de una explosión.
6.- Cualquier víctima de accidente por clavados en agua poco profunda.
7.- Lesiones craneoencefálicas con alteración en el estado de consciencia.
8.- Presencia de daño significativo en el casco de seguridad utilizado por el paciente en el momento del accidente.
9.- Descargas eléctricas de alto voltaje.
10.- Fracturas de piernas o caderas por impacto o desaceleración
11.- Lesiones significativas localizadas en la columna vertebral.

Muchas lesiones cervivales no resultan ser mas que pequeños esguinces, el mecanismo de lesion grave mas frecuente es la sobrecarga axial, a velocidades de impacto relativamente bajas, esta sobrecarga axial puede provocar fractura espinal o luxacion, como resultado tetraplejia.

Lesiones de la columna cervical (cuello)

La médula espinal contiene los nervios que transportan mensajes entre el cerebro y el cuerpo. La médula pasa a través del cuello y la espalda. Una lesión de la médula espinal es muy grave porque puede causar parálisis por debajo del sitio de la lesión.

Muchas lesiones cervicales no suelen ser mas que pequeños esguinces, el mecanismo de lesion cervical grave mas frecuente es la sobrecarga axial, a velocidades de impacto relativamente bajas. Una sobrecarga axial puede provocar fractura espinal o luxacion, con resultado de tetraplejia,

Causas   

  • Herida penetrante
  • Traumatismo directo en cara, cuello, cabeza o espalda (caer al suelo sobre la cabeza)
  • Accidente al zambullirse en el agua
  • Torcedura extrema del tronco
  • Espasmos musculares
  1. Lesión de la médula espinal:

Una lesión grave de la médula espinal con frecuencia causa pérdida de la sensibilidad y parálisis, la pérdida del movimiento y control voluntario sobre los músculos en el cuerpo. Esta lesión causa también pérdida del funcionamiento de los reflejos por debajo del punto en que una lesión interrumpe las funciones corporales, como la respiración, el control de las evacuaciones y el control vesical. En el caso de lesión espinal, la atención médica oportuna puede ayudar a minimizar el daño posterior a la médula espinal. La lesión medular espinal puede ser completa o incompleta. En una lesión completa, el daño neuronal obstruye toda señal que vaya desde el cerebro hacia las partes del cuerpo por debajo del nivel de la lesión. En una lesión incompleta, solamente se obstruyen algunas de dichas señales.

En las actividades deportivas solo el 8% abarcan este tipo de lesiones, siendo como principal en el deporte de equiracion y carreras automovilisticas

Síntomas

  • Dolor o presión intensos en el cuello o en la espalda.
  • Hormigueo o pérdida de la sensación en las manos, pies o dedos.
  • Pérdida parcial o completa del control de cualquier parte del cuerpo.
  • Dificultad para respirar después del trauma.
  • Protuberancia inusual a lo largo de la columna

Diagnóstico

Si el deportista está inconsciente y no se mueve, debe realizarse una exploración inicial, en los deportitas con déficits neurológicos locales o dolor brusco intenso de cuello hay que sospechar de una lesión espinal, hasta que lo descarte una evaluación neurológica.

Tratamiento.

Hay que valorar rápidamente la vía aérea, la respiración y la circulación del paciente, estabilizarle el cuello y llevarlo a un servicio de urgencias. Al retirar al deportista del campo de juego o del lugar donde haya ocurrido la lesión hay que tomar las debidas precausiones para el traslado del mismo y hacer una inmovilización correcta, si el deportista lleva casco no quitárselo hasta que llegue al sitio de urgencias.

B) Distensiones:

Provocadas por un movimiento forzado del cuello o por un golpe en la cabeza. Puede haber sólo lesión en los tejidos blandos o existir fractura. En el último caso, suele haber también lesión de columna, aunque puede afectar sólo a los ligamentos.

Tratamiento

Para las lesiones de los tejidos blandos, reposo, calor, diatermia de onda corta, antiinflamatorios y collarín. Si el dolor no desaparece en un día o dos, conviene un examen radiográfico antes de reanudar la práctica deportiva. Las fracturas exigen tratamiento muy especializado, con el collarión o algún otro tipo de soporte.

C) Artrosis o artritis del cuello u osteoartritis

Síntomas

Por lo general se siente dolor al doblar el cuello hacia delante, o al girarlo, o al moverlo hacia los lados. Es posible que exista crujido (que también existe en cuellos sin artritis).

Tratamiento

Analgésicos. Ejercicios para relajar el cuello (músculos y ligamentos) y diatermia. Onda corta, tracción y manipulación o fisioterapia. A veces ayuda un collarín. Recomendar abstención de deportes de contacto (rugby, lucha, boxeo, etc.) que pueden provocar lesiones. Suele evolucionar bien de por sí, incluso sólo con reposo; aunque el dolor se vaya la artritis persiste.

D) Cervicartralgia o dolor en las articulaciones del cuello

Síntoma

La cervicartralgia se provoca por una mala alineación de las articulaciones del cuello o tortícolis. Suele producirse al girar el cuello bruscamente o después de un golpe de cabeza en forma de latigazo. Es posible despertarse en posición no adecuada y sufrir dolor todo el día. El dolor puede irradiarse a hombros, brazos, cabeza, manos y puede acompañarse de parestesias. También puede producir debilidad en los brazos.

Tratamiento

Es imprescidible el consejo médico. Conviene mantener el cuello caliente, con bufanda o similar. Suele pasarse por sí solo a los pocos días. Analgésicos. Tracción, calor, diatermia. Las manipulaciones dan a veces resultados muy buenos. Los relajantes musculares también pueden ser útiles. Aunque la recuperación es a corto plazo, el entumecimiento del cuello puede prolongarse.

Muerte súbita y deporte

Se denomina muerte súbita a un episodio en el cual la persona afectada pierde el pulso, la respiración, la conciencia de una forma repentina, inesperada, originada por causa natural, es decir, sin que participen mecanismos violentos (homicidio, suicidio, intoxicación, trauma), y del cual sólo podría recuperarse si se efectúan maniobras médicas adecuadas, que son aquellas que ocurren dentro de la primera hora del comienzo de los síntomas.

Dentro de las muertes súbitas, las más frecuentes son las de origen cardiovascular y están relacionadas, habitualmente, con anomalías cardíacas preexistentes en las que se puede efectuar previamente un diagnóstico.

Las causas más frecuentes de muerte súbita relacionadas con la práctica deportiva son las enfermedades cardíacas congénitas en personas menores de 35 años y las enfermedades coronarias en los mayores de 35 años.

El grupo de mayor riesgo son los varones de 35 años o más que se inician en la práctica de un deporte, estimulados por la idea de que éste es salud o con la ilusión de perder algunos kilos de más, etc. Éstos, un buen día, parten de cero y se lanzan a la actividad física. Si este individuo tiene un riesgo al hacerlo de este modo, mucho más lo tendrá si fuma, o es hipertenso y no lo sabe, tiene el colesterol alto, etc.

Lo correcto es someterse a un control previo para estudiar si el corazón está "sano".

Este control consistirá en una buena historia clínica, una revisión de los posibles factores de riesgo de cada individuo, un electrocardiograma, una radiografía de tórax, una prueba de esfuerzo con capacidad funcional aeróbica, y ya un tanto más complejo, un ecocardiograma. Con el resultado de todo esto se puede recomendar un tipo y modalidad de deporte para cada situación y además se puede descartar alguna anomalía existente que impida o no recomiende la práctica de algún deporte.

En resumen, hay que destacar una vez más la importancia de una acción preventiva.

El deporte no mata, mata la desidia, el desconocimiento o la falta de precaución. Si se toman los recaudos necesarios es relativamente simple llegar a la detección de una patología que bien podría controlarse.

La recomendación es para todos, pero de manera especial para los mayores de 35 años que no deben retomar ni iniciarse en una actividad deportiva, sin antes tener el consentimiento de un médico.

Para llevar una Vida Saludable:

 Controle su Presión Arterial.

 No fume.

 Conozca su Valor de Colesterol.

 Realice ejercicios físicos periódicamente (Ejemplo: 4 ó 5 horas de caminatas semanales).

 Evite las comidas con alto contenido de grasas.

Para iniciar una Práctica Deportiva de mayor intensidad, le recomendamos:

 No fumar ni 3 horas antes ni 3 horas después de la competencia.

 No hacer ejercicios luego de una ingesta.

 Hidratarse antes, durante y después de la actividad realizada.

 Efectuar un calentamiento previo al ejercicio.

 Realizar una "vuelta al frío" luego de la práctica deportiva.

Evitar realizar deportes ante enfermedades agudas.

Síndrome de Latigazo

El síndrome del latigazo cervical o desnucamiento se presenta cuando los tejidos blandos del cuello se lesionan producto de una sacudida repentina o un "movimiento súbito" de la cabeza. Este tipo de movimiento tensiona los músculos y los ligamentos del cuello más allá de su rango normal de movimiento

Síntomas  

Con frecuencia, la persona siente dolor y rigidez en el cuello durante las primeras semanas después de presentarse la lesión. Luego, la persona se siente mejor, pero el dolor y la rigidez pueden retornar varios días más tarde.

La molestia que se experimenta puede comprometer a los grupos musculares circundantes de la cabeza, el pecho, los hombros y los brazos.

Primeros auxilios   

  • Se recomienda intentar con medicamentos para el dolor de venta sin receta como aspirina, acetaminofén o ibuprofeno.
  • Durante al menos 2 a 3 semanas, se deben evitar las actividades que ocasionen o empeoren el dolor y la rigidez, como por ejemplo, levantar o transportar algo pesado o participar en prácticas deportivas.
  • Si se presentan espasmos musculares al mover la cabeza o el dolor compromete a los hombros o los brazos, el médico puede recomendar el uso de un collar suave para el cuello o la utilización de medicamentos recetados por un corto período para relajar los músculos.

Se debe buscar asistencia médica de emergencia si:

Se debe llamar al médico si:

  • El dolor y la rigidez retornan después de haber desaparecido.
  • El dolor se irradia a los hombros o los brazos.
  • Se presenta dolor al mover la cabeza.
  • Se presenta entumecimiento, hormigueo o debilidad en los brazos.

El traumatismo cervicocefálico se puede clasificar de acuerdo a la topografía de la lesión en:

Sindrome cervical: se acompaña de cefaleas, dolor en la nuca, limitación en los movimientos y contracturas musculares, en casos extremos puede llegar a la tortícolis.

Sindrome cérvico-braquial: a los síntomas antes mencionados se agregan trastornos en la sensibilidad, pérdida de fuerza, parestesias en hombro y brazo que se extienden hasta la mano. Este sindrome se puede presentar en forma unilateral o bilateral.

Sindrome cérvico-medular: se producen lesiones de la médula espinal, que de acuerdo a su gravedad puede ser una conmoción con tetraparesia pasajera o en el caso de sección definitiva lleva a la tetraplegía.

Sindrome cérvico-encefálico: en forma complementaria a los síntomas del sindrome cervical se agregan fuertes cefaleas en la cabeza y nuca, tinnitus o zumbidos de oídos, sensibilidad a los ruídos fuertes, mareos, sensación de inseguridad, visión turbia, miodesopsias o fotopsias (luces), trastornos del equilibrio, dificultades en la concentración y el pensamiento, nauseas,vómitos, etc.

Bibliografía

 

Autora:

Luisana Moreno


Partes: 1, 2


 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Comentarios


Trabajos relacionados

  • Columna Lumbar

    Inserciones. Desarrollo y osificación. El Dolor lumbar o lumbago. Causas de dolor lumbar....

  • Anatomía de superficie

    Niveles anatómicos de las vértebras. Proyección de vértebras y esternón. Relación de pleura con las costillas y lineas a...

  • Tejido Epitelial

    Especializaciones de la Superficie Lateral. Adhesión Celular y Moléculas de Adhesión Celular. Especializaciones de la Su...

Ver mas trabajos de Anatomia

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.