Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     
 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Trastornos del desarrollo cognoscitivo (página 2)

Enviado por Jos Antonio



Partes: 1, 2


PATRÓN FAMILIAR.

A causa de su etiología heterogénea, no hay un patrón familiar aplicable al retraso mental considerado como categoría general. La heredabilidad del retraso mental se expuso en un apartado "de factores predisponentes".

POBLACIÓN

        Se considera que aproximadamente el 3% de la población padece retraso mental, pero sólo se identifica en el 1-1,5% de los casos. En la población de 15-19 años la prevalecía del retraso mental está entre el 0,3 y el 0,4% para casos de retraso mental moderado/grave. La incidencia del trastorno se ha reducido en un 30-50% en los últimos setenta años, fundamentalmente como consecuencia de la introducción de medidas sanitarias apropiadas en el periodo prenatal y peri natal.

No obstante, cuando se analizan longitudinalmente las cifras de prevalecía, éstas no han experimentado grandes variaciones en el mismo periodo, y ello se debe al aumento de la esperanza de vida de estos pacientes. El retraso mental afecta preferentemente a varones, con una proporción  que oscila en los diversos estudios entre 1,5:1 y 6:1, siendo aproximadamente el 90% de los casos leves.

El diagnóstico suele hacerse a partir de los 5 años, coincidiendo por lo general con la entrada en la escuela y raramente después de los 15 años, siendo más precoz cuanto más grave es el retraso mental.

CLASIFICACIÓN

Pueden identificarse cuatro grados de intensidad, de  acuerdo con el nivel de insuficiencia intelectual: leve (o ligero), moderado, grave (o severo), y profundo.

·              Retardo Mental Leve,  (CI entre 50-55 y aproximadamente 70).  El retraso mental leve es equivalente en líneas generales en lo que se considera en la categoría pedagógica como "educable". Este grupo incluye a la mayoría (alrededor del 80%) de las personas afectadas por el trastorno. Consideradas en su conjunto, tales personas sueles desarrollar habilidades sociales  y de comunicación durante los años preescolares (0-5 años de edad), tienen insuficiencia mínima en las áreas sensoriomotoras y con frecuencia no son distinguibles de otros niños sin retardo mental hasta edades posteriores. Durante los últimos años de su adolescencia, pueden  adquirir conocimientos académicos que les sitúa incluso en un sexto curso de enseñanza básica. Durante su vida adulta, acostumbran adquirir habilidades sociales y laborales adecuadas para una autonomía mínima, pero pueden necesitar supervisión, orientación y asistencia, especialmente en situaciones de estrés social o económico desusado.

·              Retardo Mental Moderado, (CI entre 35-40 y 50-55). El RMM equivale a la categoría pedagógica de adiestrable. No debería emplearse este término anticuado, porque implica erróneamente que las personas con RMM no pueden beneficiarse de programas pedagógicos. Este grupo constituye alrededor del 10% de toda la población con RM. La mayoría de los individuos con este nivel de retardo mental adquieren habilidades de comunicación durante los primeros años de la niñez. Pueden aprovecharse de una formación laboral y, con supervisión moderada atender a su propio cuidado personal. También pueden beneficiarse de adiestramiento en habilidades sociales y laborales, pero es importante que progresen mas haya de un segundo nivel en materias escolares. Pueden aprender a trasladarse independientemente por lugares que les son familiares.  Durante la adolescencia, sus dificultades para reconocer las convenciones sociales pueden interferir sus relaciones con otros muchachos o muchachas.

Alcanzada la etapa adulta, en son capaces de realizar trabajos no cuantitativos o semicuantitativos, siempre con supervisión. Se adaptan bien a la vida en comunidad, usualmente en instituciones con supervisión.

·              Retardo Mental Grave, (CI entre 20-25 y 30-40). El grupo de personas por retardo mental grave incluyen el 3-4 % de los individuos con retraso mental. Durante los primeros años de la niñez adquieren un lenguaje comunicativo escaso o nulo.  Durante la edad escolar pueden aprender a hablar y pueden ser adiestrados en habilidades elementales de cuidado personal.  Se benefician solo limitadamente de materias preacadémicas como la familiaridad con el alfabeto y el cálculo simple, pero pueden dominar ciertas habilidades como el aprendizaje de la lectura global de algunas palabras imprescindibles para la supervivencia. En los años adultos pueden ser capaces de  de realizar tareas simples estrechamente supervisados en instituciones. En su mayoría se adaptan bien a la vida en la comunidad, sea en hogares colectivos o con sus familias a no ser que sufran una discapacidad asociada que requiera cuidado especializado o cualquier otro tipo de asistencia.

·              Retardo Mental Profundo, (CI inferior al 20-"25). El grupo afecto de retraso mental profundo incluye aproximadamente el 1-2% de las personas con retraso mental. La mayoría de los individuos con este diagnostico presentan una enfermedad neurológica identificada que explica su retraso mental. Durante los primeros años de la niñez desarrollan considerables alteraciones del funcionamiento sensoriomotor. Puede predecirse un desarrollo óptimo en un ambiente altamente estructurado con ayudas y supervisión constantes, así como con una relación  individualizada con el educador.  El desarrollo motor y las habilidades para la comunicación  y el cuidado personal puede mejorar si se les somete a un adiestramiento adecuado. Algunos de ellos llegan a realizar tareas simples en instituciones protegidas y estrechamente supervisados.

·              Trastorno Mental de Gravedad no Especificada, este diagnostico de retardo mental debe utilizarse cuando exista una clara presunción de retardo mental, pero la persona en cuestión no puede ser evaluada satisfactoriamente mediante los test de inteligencia usuales. Este puede ser el caso de ciertos niños, adolescentes o adultos con excesiva insuficiencia  o falta de cooperación, lo que impide que sean evaluados. También puede ocurrir en el caso de niños que clínicamente son considerados  intelectualmente por debajo del promedio, pero en quienes los test disponen (p. Ej., las Bayley  Scales of Infant Development, Catell Infant Intelligence Scales y otras) no promocionan valores de CI.  En general, cuando menor es la verdad, tanto mas difícil es evaluar la presencia de retraso mental excepto en los sujetos con afectación profunda.

C I  DE LOS DEFICIENTES MENTALES.

        Poseen un CI de aproximadamente 70 o inferior.

CARACTERÍSTICAS DIAGNÓSTICAS

·              La característica esencial del RM es una capacidad intelectual  general significativamente inferior al promedio: un  CI de aproximadamente 70 o inferior en un test de CI administrado individualmente (en el caso de niños pequeños, un juicio de capacidad intelectual significativamente inferior al promedio).

·              Déficit o alteración concurrente de la actividad adaptativa (esto es la capacidad de las personas para satisfacer las exigencias planteadas para su edad y por su grupo cultural), en por lo menos dos de las áreas siguientes: Comunicación, cuidado de si mismo, vida domestica, habilidades sociales/interpersonales, utilización de recursos comunitarios, autocontrol, habilidades académicas funcionales, trabajo, ocio, salid y seguridad (criterio B).

·              Su inicio debe ser anterior a los 18 años de edad (criterio C).

EVALUACIÓN PSICOLÓGICA

        La capacidad psicológica general se define por el coeficiente intelectual (CI o equivalente de CI), obtenido por evaluación mediante uno o mas tests de inteligencia normalizados, administrados individuamente (p. ej., Wechler Intellugence for Scales for Children, 3ª.Ed.;Stanfortd-Binet, 4ª ed., Kaufman Assessment battery for children).  Una capacidad intelectual significativamente inferior al promedio se define como  un CI situado alrededor de 70 o por debajo  de 70 (aproximadamente 2 desviaciones típicas por debajo de la media).

    Al evaluar un CI, hay que tener en cuenta que se produce un error de medida de aproximadamente 5 puntos, aunque este error puede variar de un instrumento a otro ( p. ej., un CI de 70 en la escala de Weschler se  considera que representa un intervalo de  65-75 ). De este modo es posible diagnosticar retraso mental en sujetos con CI situados entre 70 y 75, pero que manifiestan déficit significativo de comportamiento  adaptativo. Por el contrario no se diagnostica retraso mental en un sujeto con un CI inferior 70 que careciera de déficit o insuficiencia 5ssignificativa en su capacidad adaptativa. La elección de instrumentos de evaluación y la interpretación de sus resultados deben tener en cuenta factores que pueden limitar el rendimiento de los tests (p. ej., el origen sociocultural del sujeto, su lengua materna y discapacidades sensoriales, motoras y comunicativas asociadas). Cuando en las puntuaciones de los subtests se produce una dispersión significativa, las aptitudes del aprendizaje del sujeto quedara mejor reflejadas por el perfil de aciertos y fracasos que por el CI de la escala total derivado matemáticamente. Cuando aparece una discrepancia notable entre las puntuaciones verbales y manipulativa puede llegar a confusiones el promediarlas a fin tener una puntuación CI total.  

PREVALENCIA.

    La tasa de prevalecía del retraso mental a sido estimada aproximadamente en un  1%. Sin embargo, diferentes estudios han hallado tasas distintas en función de las definiciones  utilizadas, los métodos de evaluación y la población estudiada.

TRATAMIENTO DEL TRASTORNO POR DéFICIT COGNITIVO

Aunque es necesario realizar programas individuales en  función de la evaluación de cada niño, los siguientes aspectos pueden ser fundamentales en un programa de intervención temprana:

·              Ayudar a la familia mediante cursos de formación, conferencias, grupos de trabajo, apoyo profesional, grupos de hermanos.

·              Dar un mayor énfasis en los aspectos comunicativos: desarrollar herramientas, ampliar el repertorio de funciones, aumentar la reciprocidad.

·              Establecer sistemas aumentativos de la comunicación como principio básico.

·              Desarrollar aspectos sociales como la imitación, atención conjunta, toma de turnos, responsabilidad social, juego cooperativo…

·              Potenciar el desarrollo de habilidades cognitivas y académicas (capacidad metarrepresentacional, inteligencia sensoriomotriz, habilidades de predisposición para los aprendizajes…).

·              Reducir los problemas de conducta, intentado sustituirlos por formas adecuadas de comunicación.

·              Promover su autonomía e independencia personal y social.

·              Flexibilizar tendencias repetitivas.

·              Tratamiento farmacológico por prescripción médica.

·              Asesoramiento a profesores.

PREVENCIÓN

        Los esfuerzos para prevenir el retraso mental y para ayudar a los afectados a utilizar todo su potencial pueden tomar muchas formas. Estas incluyen:

·              Prevención primaria.  Se puede evitar que ocurran ciertos tipos de trastornos mentales. 

   Probablemente la medida que tiene un efecto mundial en la prevención de retraso mental es educar a las personas sobre la importancia del cuidado prenatal de las mujeres embarazadas. Mediante el cuidado prenatal, los médicos y otros trabajadores de la salud pueden monitorear a las mujeres para detectar el desarrollo de condiciones tales como presión arterial alta y un tipo especial de diabetes (diabetes Gestacional) que solo ocurre durante el embarazo. Si no se controlan estos trastornos pueden provocar daños en el  desarrollo del  niño.

    Es necesario ayudar a las madres que ya tienen algún trastorno como la diabetes o PKU a prevenir daños en el feto asesorándolas sobre la necesidad de que se sometan a una dieta estricta durante el embarazo. Un buen cuidado prenatal también puede ayudar a prevenir los nacimientos prematuros que estas asociaos con un alto riesgo de retraso mental.

·              Prevención secundaria. Algunos niños nacen con un trastorno que, de no ser tratado, puede causar retraso mental. Los esfuerzos de la prevención secundaria  están enfocados en proporcionar tratamiento. Algunas de estas condiciones pueden causar retraso mental poco después del  nacimientos menos que se hayan identificado y tratado. Ej., el examen de PKU se realiza de manera rutinaria en los recién nacidos para descartar el problema, pero si existe, debe comenzarse de inmediato una dieta de control para prevenir daños en el SNC.

·              Prevención tercerea.    La prevención tercerea esta enfocada en desarrollar la situación existente. Se han desarrollado programas de investigación para enfrentar trastornos específicos, en especial en síndrome de Down y el Autismo, que pretenden aumentar la capacidad de los niños al inicio d su ciclo de desarrollo. Otros ej. Son los programas educativos en la escuela, programa de vida comunitaria y programa de capacitación en habilidades vocacionales y sociales.  Otro tipo de prevención tercerea es el creciente reconocimiento de la importancia del tratamiento de problemas psicológicos y relaciones familiares de la persona con retraso mental

DERECHOS DE LOS DEFICIENTES MENTALES

      Teniendo presente la necesidad de ayudar a los retrasados mentales a desarrollar sus aptitudes en las más diversas esferas de actividad, así como de fomentar en la medida de lo posible su incorporación a la vida social normal, consciente de que, dado su actual nivel de desarrollo, algunos países no se hallan en situación de dedicar a estas actividades sino esfuerzos limitados, Proclama la presente Declaración de Derechos del Retrasado Mental y pide que se adopten medidas en el plano nacional o internacional para que sirvan de base y de referencia común para la protección de estos derechos:

1. El retrasado mental debe gozar, hasta el máximo grado de viabilidad, de los mismos derechos que los demás seres humanos.

2. El retrasado mental tiene derecho a la atención médica y el tratamiento físico que requiera su caso, así como a la educación, la capacitación, la rehabilitación y la orientación que le permitan desarrollar al máximo su capacidad y sus aptitudes.

3. El retrasado mental tiene derecho a la seguridad económica y a un nivel de vida decoroso. Tiene derecho, en la medida de sus posibilidades, a desempeñar un empleo productivo o alguna otra ocupación útil.

4. De ser posible, el retrasado mental debe residir con su familia o en un hogar que reemplace al propio, y participar en las distintas formas de la vida de la comunidad. El hogar en que viva debe recibir asistencia. En caso de que sea necesario internarlo en un establecimiento especializado, el ambiente y las condiciones de vida dentro de tal institución deberán asemejarse en la mayor medida posible a los de la vida normal.

5. El retrasado mental debe poder contar con la atención de un tutor calificado cuanto esto resulte indispensable para la protección de su persona y sus bienes.

6. El retrasado mental debe ser protegido contra toda explotación y todo abuso o trato degradante. En caso de que sea objeto de una acción judicial, deberá ser sometido a un proceso justo en que se tenga plenamente en cuenta su grado de responsabilidad, atendidas sus facultades mentales.

7. Si algunos retrasados mentales no son capaces, debido a la gravedad de su impedimento, de ejercer efectivamente todos sus derechos, o si se hace necesario limitar o incluso suprimir tales derechos, el procedimiento que se emplee a los fines de esa limitación o supresión deberá entrañar salvaguardas jurídicas que protejan al retrasado mental contra toda forma de abuso. Dicho procedimiento deberá basarse en una evaluación de su capacidad social por expertos calificados. Asimismo, tal limitación o supresión quedará sujeta a revisiones periódicas y reconocerá el derecho de apelación a autoridades superiores.

EDUCACIÓN ESPECIAL

PRINCIPIOS

El trabajo correctivo-compensatorio en la Educación Especial está regido por diferentes principios  teóricos y metodológicos.

El trabajo pedagógico está orientado por dos principios teóricos fundamentales: el considerar que el desarrollo psíquico del niño está determinado, en última instancia por la apropiación de las distintas formas de experiencia social y el papel rector que desempeña la enseñanza en el desarrollo y formación ntegral del alumno, que si bien es cierto que este principio es importante para la educación del escolar, en el caso de los que presentan deficiencias físicas o mentales es de un valor inapreciable.

De ahí que en los programas elaborados se incluyen contenidos y tareas cada vez más complejas encaminadas a alcanzar el mayor desarrollo posible de las potencialidades de los escolares.

De indiscutible valor consideramos lo relacionado a las tareas encaminadas a la compensación del defecto, lo que se materializa en la organización del proceso docente-educativo en cada una de las especialidades.

Otro principio que rige la organización del trabajo de la educación especial en nuestro país, es el referido a la educación de los niños deficientes desde la más temprana edad, teniendo en cuenta las amplias posibilidades de desarrollo que posee el niño cuando comienza su educación desde estas edades, debido a que no sólo se garantiza la adquisición y formación más adecuada de los procesos y bases de las cualidades psicológicas del niño sino que se evita que se formen o se instauren estos incorrectamente.

Muy relacionado con este principio se aplica el del diagnóstico precoz, científico y diferencial de los niños que presentan algún tipo de deficiencia o alteración en su desarrollo, lo que permite determinar con precisión la atención educacional que debe recibir ante el surgimiento de desviaciones secundarias del desarrollo.

Otros tres principios que desempeñan un papel esencial para garantizar una adecuada y activa integración social en los alumnos de esta enseñanza son:

- La interrelación de la escuela con la comunidad.

 - La preparación laboral.

 - La incorporación de la familia a todo el proceso de atención y educación de los deficientes.

Sobre la base de estos principios se organizan las escuelas especiales, de manera semejante a los restantes tipos de centros de otros subsistemas; se promueve la participación activa de los alumnos en actividades y competencias deportivas, culturales, en trabajos productivos y socialmente útiles, campamentos y palacios de pioneros.

La preparación laboral constituye un elemento esencial para garantizar una verdadera integración social de los deficientes, la cual se organiza mediante actividades de taller en la propia escuela y vincula a los centros de producción y servicios de la comunidad.

OBJETIVOS

La Educación Especial dirige sus objetivos a consolidar el sistema de influencias educativas que proporciona a los alumnos y trabaja para lograr el máximo desarrollo de sus potencialidades, dotarlos de un nivel cultural básico, con énfasis en las asignaturas Lengua Española, Matemática e Historia de Cuba, y, en organizar una preparación laboral de perfil más integral, como base para vincularlos a las

Actividades productivas y sociales del país.

Al propio tiempo amplia sus acciones hacia la labor preventiva, oportuna, temprana y sistemática, a través de la orientación y asesoramiento que sus especialistas ejercen del trabajo que desarrollan los subsistemas con la población escolar, en particular con aquellos que son susceptibles de presentar desviaciones en su desarrollo. En general para todas las tareas establece vínculos con la familia, la comunidad, organismos y organizaciones.

Centros de Capacitación para Discapacitados

Instituto de Enseñanzas de Niños Especiales. (IDENE)

Dirección: C/ Dhimas de Jesús Rodríguez # 19

E-mail:

Teléfonos: (809)-572-6166,

Representante: Licda. Marina Peralta.

Federación  Pro-Ayuda a Personas con Necesidades Lingüísticas y de Aprendizaje.

(FENELA).

Dirección: C/ Ramon Santana # 37B

E-mail:

Teléfono: (809)-688-1336, Fax: (809)-689-7319

Representante: Linda. Sonia Péñalo.

Fundación Belia Suyarez Berruti

Dirección: C/respaldo Betancourt # 11, los Alcarrizos, Santo  Domingo.

E-mail:

Tel: (809)-238-2450, Fax: (809)-238-2451

Representante: Licda. Maritza Hidalgo.

Fundación Sirius.

Dirección: Av. Independencia # 630, zona universitaria.

E-mail: 

Tel: (809)-221-7830, Fax: (809)-227-1380

Representante: Licda. Mariel León.

Instituto de Educación Especial.

Dirección: Av. Independencia, # 1071. Zona Universitaria.

Tel: (809)-685-6333

Representante: Lic. Guillermo Bouley

CONCLUSIÓN

 Este pequeño bosquejo se ha referido al trastorno del desarrollo cognoscitivo, específicamente el retraso metal.

 Hemos dado alusión a su etiología, es decir, que componentes son responsables de estos problemas de la capacidad intelectual de las personas; además de su etiología se han tratado los distintos tipos en los que puede aparecer este trastorno y su relación con el entorno, la herencia  y demás problemas relacionados con el embarazo; al igual de en que sexo puede ser mas frecuente aparecer.  El factor herencia fue otro tema tratado dentro de las causas del trastorno, al igual que las influencias ambientales, los trastornos mentales, los trastornos del embarazo entre otras situaciones las cuales pueden provocar un funcionamiento anormal en la capacidad  intelectiva de la persona afectada. El tratamiento es otro de los importantes aspectos aquí  expuestos, a la vez que nos referimos a algunos centros de educación especial para estas personas y los programas de trabajos para con los retrasados. Aunque de todos los pacientes de estos centros solo son adiestrables los del tipo Leve y Moderado debido a que tanto el tipo profundo como el grave  dependen de las demás personas debido al nivel insignificantemente bajo de su grado CI.   Debido a esto su nivel de vida es mucho mas corto que el de los casos Leve y Moderado..

"Hasta aquí este trabajo sobre Los Deficientes Mentales."

BIBLIOGRAFÍA

·              IRWIN G. SARASON  Y BARBARA R SARASON.

PSICOPATOLOGIA, (Psicología anormal: el problema de la conducta inadaptada), undécima edición.

·              DSM - IV- TR

·              EMILIO R. IÑESTA, TECNICAS DE MODIFICACION DE CONDUCTA.

·              CASTAÑELO, DEFICINCIA MENTAL. 

·             

 

 

 

 

Autor:

José Antonio

drasirl[arroba]hotmail.com

República Dominicana


Partes: 1, 2


 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Psicologia

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.