Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     
 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Circulación (página 2)




Partes: 1, 2


La sangre oxigenada se mezcla en el ventrículo con la sangre que no está oxigenada

Circulación en Reptiles: tienen también una circulación doble e incompleta, semejante a los anfibios. Sin embargo, el ventrículo está parcialmente dividido, con lo que la mezcla de sangre oxigenada y carboxilada es menor y la eficacia del corazón es mayor.

En reptiles aparece un primordio de tabique que contribuye a separar la sangre oxigenada de la no oxigenada

►      La circulación doble completa: es cuando no se juntan los dos tipos de sangre, ya que, en ese tipo de circulación, los corazones poseen dos ventrículos. Esto ocurre en los crocodilianos, en las aves y en los mamíferos.

Circulación en Aves y Mamíferos: Poseen una circulación doble y completa. La sangre entra carboxilada en el corazón por la aurícula derecha y atraviesa la válvula tricúspide para entrar en el ventrículo derecho. Emerge del corazón por las arterias pulmonares hacia los pulmones, donde se oxigena y vuelve al corazón por las venas pulmonares. Entra por la aurícula izquierda y atraviesa la válvula mitral para entrar en el ventrículo izquierdo. Sale del corazón hacia los tejidos corporales transportando el oxígeno necesario para el funcionamiento aerobio de las células. El dióxido de carbono es vertido a la sangre y vuelve por las venas hacia el corazón, para entrar de nuevo, por la aurícula derecha.

SISTEMA CIRCULATORIO DE LOS MAMÍFEROS

El corazón y el sistema circulatorio de los humanos tipifican al de los mamíferos.

EL CORAZÓN

El corazón es un órgano hueco, del tamaño del puño y forma de pera, mide 12,5 centímetros de longitud y pesa aproximadamente 450 gramos. Este órgano se encuentra situado en el interior del , entre ambos pulmones. Está formado por un músculo hueco llamado miocardio, recubierto en el lado interno y externo por el endocardio y el pericardio, respectivamente. El endocardio está formado por un tejido epitelial de revestimiento que se continúa con el endotelio del interior de los vasos sanguíneos. El miocardio es la capa más voluminosa, estando constituido por tejido muscular de un tipo especial llamado tejido muscular cardíaco. El pericardio envuelve al corazón completamente.

Anatom?a del coraz?

Como una bomba, el corazón impulsa la sangre por todo el organismo. El corazón late unas 70 a 80 veces por minuto y bombea todos los días unos 10.000 litros de sangre.

Partes del Corazón

El corazón está dividido en dos mitades que no se comunican entre sí: una derecha y otra izquierda. A lo largo de la mitad del corazón hay una pared musculosa y gruesa llamada tabique. La tarea de este tabique es separar el lado izquierdo del lado derecho del corazón. La mitad derecha siempre contiene sangre pobre en oxígeno, procedente de las venas cava superior e inferior, mientras que la mitad izquierda del corazón siempre posee sangre rica en oxígeno y que, procedente de las venas pulmonares, será distribuida para oxigenar los tejidos del organismo a partir de las ramificaciones de la gran arteria aorta.

Cada mitad del corazón presenta una cavidad superior, la aurícula, y otra inferior o ventrículo, de paredes musculares muy desarrolladas. Existen, dos aurículas: derecha e izquierda, y dos ventrículos: derecho e izquierdo. Entre la aurícula y el ventrículo de la misma mitad cardiaca existen unas válvulas que se abren y cierran continuamente, permitiendo o impidiendo el flujo sanguíneo desde el ventrículo a su correspondiente aurícula. Cuando las gruesas paredes musculares de un ventrículo se contraen, la válvula correspondiente se cierra, impidiendo el paso de sangre hacia la aurícula, con lo que la sangre fluye con fuerza hacia las arterias. Cuando un ventrículo se relaja, al mismo tiempo la aurícula se contrae, fluyendo la sangre por esta y por la abertura de la válvula.

 Funcionamiento del corazón

El corazón realiza un movimiento de contracción llamado sístole, para impulsar la sangre y lograr que ésta llegue a todos los rincones del cuerpo. Por el contrario, tiene un movimiento de dilatación llamado diástole, y vuelve a llenarse de sangre.

El corazón es un músculo muy especial, puesto que late sin necesidad de que sea el cerebro quien le envíe la orden precisa de que lo haga. Además adaptará siempre su movimiento a las necesidades del organismo: si corremos o saltamos, irá más deprisa; si dormimos, latirá lentamente.

La sístole y la diástole no se realizan a la vez en todo el corazón, se distinguen tres tiempos:

►      Sístole auricular: se contraen las aurículas y la sangre pasa a los ventrículos que estaban vacíos.

►      Sístole ventricular: los ventrículos se contraen y la sangre que no puede volver a las aurículas por haberse cerrado las válvulas de comunicación con ellas, sale por las arterias pulmonar y aorta. Estas también tienen, al principio, sus válvulas llamadas válvulas sigmoideas, que evitan el reflujo de la sangre.

►      Diástole general: Las aurículas y los ventrículos se dilatan, al relajarse la musculatura y la sangre entra de nuevo a las aurículas. Los golpes que se producen en la contracción de los ventrículos originan los latidos, que en el hombre oscilan entre 70 y 80 latidos por minuto.

Circulación menor y mayor

La sangre realiza un doble circuito por el corazón. A través de las venas cavas, la sangre llega hasta el corazón y entra en él por la aurícula derecha, desde donde pasa al ventrículo derecho y sale del corazón por la arteria pulmonar, que la llevará hasta los pulmones.

Una vez en los pulmones, la sangre se distribuye por los pequeños capilares que llegan hasta los alvéolos, donde deja el gas carbónico que contiene y toma oxígeno que distribuirá luego por todo el cuerpo. Esta es la llamada circulación menor o pulmonar, cuya función principal es oxigenar la sangre.

La vena pulmonar lleva de nuevo la sangre al corazón, entrando por la aurícula izquierda. De ahí pasa al ventrículo izquierdo, desde donde sale del corazón a través de la arteria aorta, que distribuye la sangre a todas las arterias del cuerpo, excepto a las del circuito pulmonar.

 Esta es la llamada circulación mayor o general, cuya función principal es llevar el oxígeno y nutrientes a todas las partes del cuerpo humano.

LOS VASOS SANGUÍNEOS

La sangre recorre todo nuestro organismo a través de conductos llamados vasos sanguíneos formando un circuito cerrado, lo que significa que la sangre continuamente está dando vueltas por el mismo recorrido, sin salirse nunca del circuito. Los vasos sanguíneos son de tres tipos: arterias, venas y capilares, y distribuyen y recogen la sangre de todos los rincones del cuerpo.

Arterias

Son vasos elásticos y de paredes gruesas. Nacen de los ventrículos y llevan sangre desde el corazón al resto del cuerpo. Por las arterias sale la sangre del corazón. Estos son los vasos que tienen la pared más gruesa, formada por tres  capas: una interior o íntima, formada por el tejido denominado endotelio, una intermedia, con muchas células de músculo liso y fibras elásticas, y una exterior o adventicia, con fibras de colágeno y elástica.

Del corazón salen dos Arteria:

►      Arteria Pulmonar: que sale del Ventrículo derecho y lleva la sangre a los pulmones.

►      Arteria Aorta: este es el vaso sanguíneo más grande que posee nuestro organismo, con aproximadamente un diámetro de 2.5cm. Sale del Ventrículo izquierdo y se ramifica, Saliendo otras arterias principales entre las que se encuentran:

Las carótidas: Aportan sangre oxigenada a la cabeza.
Subclavias: Aportan sangre oxigenada a los brazos.
Hepática: Aporta sangre oxigenada al hígado.
Esplénica: Aporta sangre oxigenada al bazo.
Mesentéricas: Aportan sangre oxigenada al intestino.
Renales: Aportan sangre oxigenada a los riñones.
Ilíacas: Aportan sangre oxigenada a las piernas.

Venas

Son vasos de paredes delgadas y poco elásticas. Nacen en las aurículas y llevan sangre del cuerpo hacia el corazón y desembocan en las Aurículas. Sus paredes tienen las mismas capas que las arterias, pero mucho más finas sobre todo la capa muscular, ya que debe llevar la sangre que vuelve al corazón a una presión más baja. A lo largo del recorrido sobre todo en las extremidades inferiores, tienen válvulas que impiden el retroceso de la sangre.

En la Aurícula derecha desembocan:

►      Vena cava superior: formada por las yugulares que vienen de la cabeza y las subclavias (venas) que proceden de los miembros superiores.

►      Vena cava inferior: drena la sangre desde la parte inferior del cuerpo. A ella llega la sangre de las Ilíacas que vienen de las piernas, las renales de los riñones, y la hepática del hígado.

En la Aurícula izquierda desembocan las cuatro venas pulmonares que traen sangre desde los pulmones y que es sangre arterial.

Capilares

Son vasos muy finos y de paredes muy delgadas, que unen venas con arterias. Su única función es la de favorecer el intercambio gaseoso y de nutrientes. Los vasos capilares son los más finos y su pared está formada sólo por una capa de células endoteliales.

Las grandes arterias que salen desde los ventrículos del corazón van ramificándose y haciéndose más finas hasta que por fin se convierten en capilares, vasos tan finos que a través de ellos se realiza el intercambio gaseoso y de sustancias entre la sangre y los tejidos. Después de este intercambio sangre-tejidos a través de la red capilar, los capilares van reuniéndose en vénulas y venas por donde la sangre regresa a las aurículas del corazón. Y vuelta a empezar. Gracias al impulso del corazón este circuito siempre está en funcionamiento.

Los Capilares son vasos muy finos en que se dividen las arterias y que penetran por todos los órganos del cuerpo, al unirse de nuevo forman las venas.

LA SANGRE

La  sangre es un tejido líquido, compuesto por agua y sustancias orgánicas e inorgánicas (sales minerales) disueltas, que forman el plasma sanguíneo y tres tipos de elementos formes o células sanguíneas: glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas. Una gota de sangre contiene aproximadamente unos 5 millones de glóbulos rojos, de 5.000 a 10.000 glóbulos blancos y alrededor de 250.000 plaquetas.

El plasma sanguíneo constituye el 55% de la sangre y el 45% lo constituyen los elementos formes o células sanguíneas. Un humano adulto promedio posee de 4 a 6 litros de sangre.

Plasma sanguíneo

El plasma sanguíneo es la porción líquida de la sangre en la que están inmersos los elementos formes. Es salado y de color amarillento traslúcido y es más denso que el agua.

El plasma sanguíneo es esencialmente una solución acuosa de composición compleja, conteniendo cerca del 90% de agua y el otro 10% esta formado por proteínas, sales diversas y diversas sustancias que están siendo transportadas por la sangre. El plasma es una mezcla de proteínas, aminoácidos, glúcidos, lípidos, sales, hormonas, enzimas, anticuerpos, urea, gases en disolución y sustancias inorgánicas como sodio, potasio, cloruro de calcio, carbonato y bicarbonato.

Además de vehiculizar las células de la sangre, también lleva los alimentos y las sustancias de desecho recogidas de las células. El suero sanguíneo es la fracción fluida que queda cuando se coagula la sangre y se consumen los factores de la coagulación.

Glóbulos rojos

Los glóbulos rojos  también llamados Eritrocitos o hematíes, están presentes en la sangre y transportan el oxígeno al resto de las células del cuerpo.

Los eritrocitos constituyen aproximadamente el 96% de los elementos formes. Son tan pequeños que en cada milímetro cúbico hay de cuatro a cinco millones, midiendo unas siete micras de diámetro.

 Los eritrocitos carecen de núcleo, por lo cual no pueden ser considerados estrictamente como células. Contienen algunas vías enzimáticas y su citoplasma está ocupado casi en su totalidad por la hemoglobina, una proteína encargados de transportar oxígeno y dióxido de carbono. En la membrana plasmática de los eritrocitos están las glucoproteínas que definen a los distintos grupos sanguíneos y otros identificadores celulares.

Los eritrocitos tienen forma de disco bicóncavo, deprimido en el centro; esta forma aumenta la superficie efectiva de la membrana. Los glóbulos rojos maduros carecen de núcleo porque lo expulsan en la médula ósea antes de entrar en el torrente sanguíneo (esto no ocurre en aves, anfibios y ciertos animales). Los eritrocitos en humanos adultos se forman en la médula ósea.

►      Hemoglobina

La hemoglobina es un pigmento, una proteína conjugada que contiene el grupo "hemo". También transporta el dióxido de carbono, la mayoría del cual se encuentra disuelto en el plasma sanguíneo.

Los niveles normales de hemoglobina están entre los 12 y 18 g/dl de sangre, y es proporcional a la cantidad y calidad de eritrocitos. Constituye el 90% de los eritrocitos y como pigmento otorga su color característico, rojo, aunque esto sólo se da cuando el glóbulo rojo está cargado de oxígeno.

Tras una vida media de 120 días, los eritrocitos son destruidos y extraídos de la sangre por el bazo, el hígado y la médula ósea, donde la hemoglobina se degrada en bilirrubina y el hierro es reciclado para formar nueva hemoglobina.

Glóbulos blancos

Los glóbulos blancos o leucocitos son los encargados de destruir los agentes infecciosos y las células infectadas, efectúan trabajos de limpieza (fogocitos) y defensa (linfocitos), secretan sustancias protectoras como los anticuerpos, combatiendo las infecciones. Son células vivas que se trasladan, se salen de los capilares y se dedican a destruir los microbios y las células muertas que encuentran por el organismo.

Los leucocitos están en un rango entre 4.500 y 11.500 células por milímetro cúbico de sangre. Según las características de su citoplasma y su núcleo se dividen en:

►      Granulocitos o células polimorfonucleares: que son los neutrófilos, basófilos y eosinófilos. Poseen un núcleo polimorfo y numerosos gránulos en su citoplasma con tinción diferencial según los tipos celulares.

►      Agranulocitos o células monomorfonucleares: que son los linfocitos y los monocitos; sin gránulos en el citoplasma y con núcleo redondeado.

Granulocitos

►      Neutrófilos: presentes en sangre entre 2.500 y 7.500 células por milímetro cúbico. Son los más numerosos, ocupando un 55% a 70% de los leucocitos. Se tiñen pálidamente, de ahí su nombre. Se encargan de fagocitar sustancias extrañas (bacterias, agentes externos, etc.) que entran en el organismo. En situaciones de infección o inflamación su número aumenta en la sangre. Estos son de los glóbulos blancos más comunes que se desplazan hacia los tejidos corporales.

►      Basófilos: se cuentan de 0.1 a 1.5 células por milímetro cúbico en la sangre, comprendiendo un 0.2% a 1.2% de los glóbulos blancos. Los basófilos ayudan a combatir las infecciones y liberan sustancia como la histamina, la cual dilata los vasos sanguíneos y permite que otros glóbulos blancos se muevan fuera de los capilares hacia los tejidos circundantes.

►      Eosinófilos: presentes en la sangre de 50 a 500 células por milímetro cúbico, 1-4% de los leucocitos. Aumentan en enfermedades producidas por parásitos, en las alergias y en el asma.

Agranulocitos

►      Monocitos: existen entre 150 y 900 células por milímetro cúbico, entre 2% a 8% del total de glóbulos blancos. Esta cifra se eleva casi siempre por infecciones originadas por virus o parásitos. También en algunos tumores o leucemias. Son células con núcleo definido y con forma de riñón. Estos son de los glóbulos blancos más comunes que se desplazan hacia los tejidos corporales.

►      Linfocitos: valor normal entre 1.300 y 4000 por milímetro cúbico entre un 24% a 32% del total de glóbulos blancos. Su número aumenta sobre todo en infecciones virales, y pueden disminuir en inmunodeficiencias. Los linfocitos son los efectores específicos del sistema inmunológico, ejerciendo la inmunidad adquirida celular. Hay dos tipos de linfocitos, los linfocitos B y los linfocitos T.

Linfocitos B

Están encargados de la inmunidad humoral, esto es, la secreción de anticuerpos. Los granulocitos y los monocitos pueden reconocer mejor y destruir a las bacterias cuando los anticuerpos están unidos a éstas. Son también las células responsables de la producción de unos componentes del suero de la sangre, denominados inmunoglobulinas.

Linfocitos T

Reconocen a las células infectadas por los virus y las destruyen con ayuda de los macrófagos. Estos linfocitos amplifican o suprimen la respuesta inmunológica global, regulando a los otros componentes del sistema inmunológico, y segregan gran variedad de citoquinas. Constituyen el 70% de todos los linfocitos.

Tanto los linfocitos T como los B tienen la capacidad de "recordar" una exposición previa a un antígeno específico, así cuando haya una nueva exposición a él, la acción del sistema inmunológico será más eficaz.

Plaquetas

Las plaquetas o trombocitos son fragmentos celulares pequeños de 2-3μm de diámetro, con forma de óvalo y sin núcleo. Se producen en la médula ósea a partir de la fragmentación del citoplasma de los megacariocitos quedando libres en la circulación sanguínea. Su valor cuantitativo normal se encuentra entre 250,000 plaquetas por milímetro cúbico.

Las plaquetas sirven para taponar las lesiones que pudieran afectar a los vasos sanguíneos. En el proceso de coagulación (hemostasia), las plaquetas contribuyen a la formación de los coágulos (trombos), así son las responsables del cierre de las heridas vasculares.

 

CONCLUSIONES

  1. La circulación es la encargada de distribuir el oxígeno y otras moléculas alimenticias al organismo y no solo transporta el oxigeno y los nutrientes a todo el organismo, sino que también transporta desperdicios metabólicos  a los órganos para la eliminación de desechos, el dióxido de carbono a los pulmones y otros desechos a los riñones. También interviene en las defensas y la regulación de la temperatura corporal.
  2. Existen  dos tipos de sistemas circulatorios: el abierto, que es el que posee la mayoría de animales invertebrados, moluscos y todos los artrópodos. Y en este la sangre no circula encauzada, sino que se bombea por medio de vasos con extremos abiertos y fluye hacia el exterior de las células.  También esta el sistema circulatorio cerrado, el cual lo poseen todos los vertebrados y en este la sangre siempre viaja a través de vasos sanguíneos. Existen dos tipos de circulación cerrada: la sencilla y la abierta. La primera es cuando la sangre solamente pasa una vez por el corazón, al dar una vuelta completa y la segunda lo hace dos veces, una para ir a los pulmones y otra para ir al resto del organismo. Esta ultima se divide en incompleta, que es cuando la sangre de los pulmones, se junta en el corazón con la sangre no oxigenada que proviene de otras partes del cuerpo. Y la completa que es cuando no se junta los dos tipos de sangre en el corazón.
  3. El corazón es el motor que bombea la sangre a todo el organismo y late de 70 a 80 veces por minuto. Está formado por tres tejidos musculares, el miocardio, el endocardio y el pericardio. Esta divido en una mitad derecha que posee sangre con poco oxígeno y la izquierda, que posee sangre oxigenada, y estas mitades están divididas por el tabique. Cada mitad del corazón posee una aurícula y un ventrículo. El movimiento de contracción del corazón se llama sístole y sirve para impulsar la sangre. Este movimiento se divide en auricular, que es cuando las aurículas se contraen y la sangre pasa a los ventrículos y el sístole ventricular, donde los ventrículos se contraen y la sangre sale por la arteria pulmonar y la aorta. Y el segundo movimiento de dilatación llamado diástole, con el que la sangre entra otra vez a las aurículas.
  4. Los vasos sanguíneos son las partes por donde la sangre recorre todo nuestro organismo. Existen tres tipos de vasos sanguíneos, las arterias, las venas y los capilares. Las arterias son elásticas y con paredes gruesas, y por medio de estas sale la sangre del corazón hacia todo el organismo. También poseemos venas que son de paredes delgadas y poco elásticas, llevando la sangre del cuerpo hacia el corazón y por ultimo tenemos los capilares que son de paredes muy delgadas, y unen venas con arterias y en estos es donde sucede el intercambio gaseoso y de nutrientes.
  5. La sangre es un tejido líquido, compuesto por el plasma sanguíneo que constituye el 55% y es en donde se encuentran los elementos formes, eritrocitos, leucocitos y plaquetas que forman el 45% de la sangre. Los eritrocitos no tienen núcleo y transportan el oxígeno al resto de las células del cuerpo. Los leucocitos o glóbulos blancos secretan sustancias protectoras, combatiendo las infecciones. Se salen de los capilares y destruyen microbios y células muertas que se encuentran en el organismo. Pueden ser neutrófilos, basófilos, eosinófilos, monolitos o linfocitos y estos últimos pueden ser linfocitos B o T. Y también poseemos plaquetas que nos sirven para coagular la sangre y taponar las lesiones que pueden afectar los vasos sanguíneos.

BIBLIOGRAFÍA

http://www.duiops.net/seresvivos/metazoos_circu.html

www2.udec.cl/~caguirre/circulacion.htm

www.icarito.cl/medio/articulo/0,0,38035857__267552739__1,00.html

www.escolar.com/cnat/10circulacion.htm

es.wikipedia.org/wiki/Aparato_circulatorio

www.ctv.es/USERS/sos/aparcirc.htm

www.juntadeandalucia.es/averroes/manuelperez/curso0405/udanatomia/circulatorio/index.htm

www.zonamedica.com.ar/categorias/medicinailustrada/sistemacircula/

www.arrakis.es/~lluengo/circulatorio.html

www.zonamedica.com.ar/categorias/medicinailustrada/sistemacircula/

 

 

Autor:

 

 

 

Partes: 1, 2


 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Biologia

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.