Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     
 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Conocimiento de enterobiasis y prevención en la población mayor de quince años (página 2)




Partes: 1, 2


La enterobiasis, como la mayoría de las helmintiasis humanas, es de amplia distribución mundial, estimándose que afecta a casi 1 millardo de personas en el mundo, especialmente niños en edad escolar, pero afecta igualmente a otras edades. Es más prevalente en los países y regiones de clima templado, como los europeos, donde se tienen altos porcentajes de infección del 60%. (30,31)

En los países asiáticos las prevalencias de enterobiasis son variables, por ejemplo en Corea e Iraq las prevalencias son de 9% y 7,8% respectivamente, es decir en menos del 10% lo contrario ocurre en China, que la prevalencia es de 31,5%, similar a la de los países latinoamericanos. (32,33, 34)

En el continente americano igualmente la prevalencia de la enfermedad es muy variable de un país a otro, así encontramos en California en los Estados Unidos, determinaron una prevalencia de 25,9%  en mayores de 10 años. (35)

En la mayoría de los países latinoamericanos, las prevalencias también son variables aunque generalmente elevadas. Estudios en otros países señalan la altas prevalencias en relación directa con el nivel de educación, condiciones de vida, hacinamiento y los hábitos de higiene inadecuados; en Chile se observó de 33 a 44% en adultos, en Venezuela 57,7%, en Cuba 35% En Guatemala oscila entre 50 y 70%, en Perú, estudiando una comunidad de Lima señalaron 42%.Así, en guarderías de la ciudad de Arequipa en Argentina, se ha encontrado 34,4% entre niños de 1,5 a 6 años de edad, en Tacna entre escolares de 6 a 16 años se encontró 32,98%. (36, 37, 38,39)

En Venezuela, se han registrado prevalencias que van de 2 a 25%.Pero la mayoría de los estudios son en población infantil. Dentro de los factores que facilitan el mantenimiento y diseminación de la enterohelmintiasis, se tienen el hacinamiento escolar y familiar, así como también la inadecuada higiene personal y comunitaria, además de la facilidad de reinfecciones y autoinfecciones.

En Venezuela, Rivero y Chourio evaluaron mediante una muestra única en la cinta adhesiva 71 niños entre 3 y 6 años del municipio Maracaibo del estado Zulia, encontrando 14,1% de infección (33). En el Estado Bolívar, determinaron una prevalencia en pre-escolares de 49,1% (27) y en el estado Falcón la prevalencia fue de 22%.(40)

 En este siglo XXI las parasitosis intestinales continúan siendo un problema de salud importante en Latinoamérica, La mayoría de los países donde existen inequidades en salud, ocupa este una de la primeras causas de morbilidad intestinal esta entre las enfermedades más atendidas en consultas y terrenos (41)

La labor de la Brigada Médica Cubana de Barrio Adentro, en las zonas más  alejadas geográficamente, atendiendo fundamentalmente a la población de menos recursos económicos, es de gran ayuda para mejorar el grado de equidad en salud en relación a los mas desfavorecidos. (42)

Nuestro Municipio Urdaneta es el mas distante del estado Aragua, siendo el municipio de mayor población rural del estado, sobre todo la parroquia de Las peñitas , en las tres restantes parroquias ( Taguay, San Francisco de cara y Barbacoas) hay equidad entre población urbana y rural, Desde la llegada de la misión en el año 2004, el parasitismo intestinal ha ocupado el segundo lugar en morbilidad, siendo mas frecuentemente afectada la población infantil, pero la población adulta también y la Enterobiasis ocupa el segundo lugar en prevalencia, antecedido, por la Amebiasis y sucedido por la Giardiasis y la Ascaridiasis, siendo una de las principales afecciones atendida tanto en consulta como en labores de terreno o visita domiciliaria.

Por todo lo antes mencionado es que nos damos a la problemática de investigar cuales  son los factores que favorecen que la enterobiasis sea una enfermedad tan prevalente en la población de  los mayores de 15 años ya esta es una temática poco abordada, pues constituye la cuarta causa de consulta tanto en las actividades de consulta como de terreno El trabajo de nuestros médicos tiene no solo una dimensión salubrista, sino social, al promover salud, proporcionando a los pueblos los medios necesarios para mejorar su salud y ejercer un mayor control sobre la misma. Todo esto nos motivó a realizar esta investigación con fines educativos dirigida a los mayores de 15 años  de la comunidad, para de esta forma contribuir no solo a elevar el nivel de conocimientos sobre enterobiasis, sino a que de forma gradual y progresiva se instauren en ellas comportamientos saludables, que perduren y sean transmitidos al resto de la comunidad y a las generaciones venideras y en base a los resultados elaborar estrategias para disminuir las mismas.

Este trabajo servirá además como un material complementario en el estudio de los estudiantes de Medicina Integral Comunitaria de nuestro municipio ya que por primera ves se realiza una investigación que incluya los elementos antes mencionados.

2. MARCO TEÓRICO

El parasitismo intestinal se conoce desde épocas tan remotas, que miles de años antes de nuestra era ya se tenían nociones reales de las tenias y lombrices intestinales, y esa fue precisamente la razón por la que se escogió al gusano como símbolo de la enfermedad, concepto que se extendió a los chinos, árabes, judíos, etc. (43,44)

Se considera parásito todo ser vivo, animal o vegetal, que pasa una parte o toda su existencia en el interior de otro ser vivo, a expensas del cual se nutre, y provoca daños aparentes o inaparentes.

Las enfermedades parasitarias son responsables de una morbilidad considerable en el mundo entero; se presentan frecuentemente con síntomas no específicos y altas tasas prevalencia. Las ascariosis, enterobiosis, giardiosis, y amebiosis se encuentran entre las diez infecciones más comunes observadas en el mundo. Actualmente los autores prefieren sustituir la terminología de parasitismo intestinal por el de enfermedades causadas por protozoarios y helmintos. En general tienen baja mortalidad, pero igualmente ocasionan importantes problemas sanitarios y sociales debido a su sintomatología y complicaciones (45, 46,47)

Las enteroparasitosis pueden transcurrir durante largo tiempo asintomáticas sin diagnosticar, pero también pueden llegar a provocar cuadros digestivos, inclusive con severa repercusión sobre el crecimiento y desarrollo en los niños.

El comportamiento humano tiene gran importancia en la transmisión de las infecciones intestinales por parásitos, por lo tanto el éxito de las medidas de control que se implementen dependerá en gran medida de la modificación que se obtenga de los hábitos en el sentido de promover la salud y no contribuir a deteriorarla.

Las infecciones parasitarias intestinales por helmintos y protozoos están entre las más comunes que afectan al hombre a nivel mundial. Estas han sido considerablemente subestimadas en su impacto sobre la salud pública, sin embargo, en la última década del siglo XX y el tiempo transcurrido del actual, se ha incrementado su reconocimiento como un importante problema que afecta la salud del hombre. (48,49)

Las enfermedades parasitarias suelen indicar infecciones causadas por Protozoarios y/o helmintos. Los protozoarios son organismos eucariotas, unicelulares, cada una de las células aisladas cumple con todas las funciones vitales. Muchos de ellos son patógenos importantes y se encuentran entre las principales causas de morbi-mortalidad, entre las cuales se destacan las enfermedades diarreicas.

La infección se presenta mayormente en países subdesarrollados con sanidad inadecuada, donde los individuos asintomáticos infectados constituyen una fuente fundamental de diseminación ambiental y de persona a persona, por lo que deben ser tratados. (50,51)

Los helmintos o lombrices son organismos multicelulares que comprenden el grupo de los nematelmintos y los platelmintos. La mayoría de estos parásitos afectan el tracto gastrointestinal, agravando el déficit nutricional crónico por parasitismo Intestinal.

Desde el punto de vista epidemiológico las infecciones parasitarias se diferencian de una población a otra por factores de diversa índole, tales como las condiciones climatológicas y las desigualdades en el nivel de vida de los pueblos.(52)

Las parasitosis intestinales son infecciones producidas por parásitos cuyo hábitat natural es el aparato digestivo humano. Todos los protozoos intestinales patógenos tienen una distribución mundial y al igual que la mayoría de los helmintos  se han asociado siempre a regiones tropicales. Estas enfermedades son verdaderos problemas de salud pública, especialmente en los países en desarrollo, en los que, debido a diversos factores sanitarios, económicos y culturales, es frecuente el desarrollo de patrones endémicos, que se asocian no sólo a morbilidad importante, sino también a un considerable costo económico, afectando a las poblaciones que viven en condiciones de alta vulnerabilidad social y con restringido acceso a los servicios sanitarios, con condiciones epidemiológicas, socioeconómicas, culturales y ambientales desfavorables.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) la considera una de las principales causas de morbilidad; muy ligada a la pobreza y relacionada con inadecuada higiene personal, alimentos con poca cocción, deficiencia en los servicios sanitarios, deficiente provisión de agua potable y contaminación fecal del ambiente. Infecta a personas de todas las edades. (53,54)

La parasitosis intestinal es un problema  de salud que ocasionan trastornos en el desarrollo humano, en particular en las etapas críticas  de la vida.

Los helmintos incluyen a los trematodos, cestodos y nematodos. Todos ellos se reproducen a través de huevos, por lo que su diagnóstico se basará tanto en la visualización de larvas como de huevos. Son un complejo grupo de metazoarios divididos en dos familias. (55)

A) Familia de Nematelmintos (gusanos cilíndricos): Nematodos

B) Familia de Platelmintos (gusanos planos): Trematodos. Cestodos

Las helmintiasis se transmiten a través de diferentes mecanismos

  • Transmisión por vía oral o transcutánea: Áscaris lumbricoides, Necátor americanus, Trichuris trichiura, Strongyloides stercoralis, Hymenolepis nana.
  • Transmisión directa entre personas: (ciclo fecal-oral o ano-mano-boca): Enterobius vermicularis
  • Carnivarismo (carne vacuna o porcina poco cocida): Taenia saginata y solium.

Enterobius vermicularis es un nemátodo que causa oxiuriosis o enterobiosis, una de las parasitosis intestinales más frecuentes en todo el mundo. E. vermicularis pertenece a la familia Oxiuridae y, junto con la mayoría de los oxiuros de primates, ha sido agrupado en la subfamilia Enterobiinae (3).

Enterobius vermicularis es conocido como oxiuro y causa una enfermedad intestinal conocida como oxiuriasis o más específicamente enterobiasis.

Los oxiuros son parásitos que se encuentran distribuidos por todo el mundo y es el helminto más común de América, infectando principalmente a niños menores de 12 años y en muchas ocasiones a hombres que tienen sexo con otros hombres.

Enfermedades que causa:

 a) Enterobiasis u oxiuriasis (Infección intestinal asociada a prurito anal nocturno)

 b) migración excepcional de oxiuros a vagina y trompas de Falopio

 c) apendicitis o ulceración intestinal (rara).

En su mecanismo patogénico se induce que los huevos del parásito se ingieren por el consumo de alimentos contaminados, madurando en el duodeno. El gusano adulto  reside en el ciego, El macho mide 2-3 mm, la hembra es más grande, llegando a alcanzar los 15 mm . (El organismo no soporta las condiciones secas de la intemperie y muere casi inmediatamente, al ser sacado de su hábitat normal.) . Este parásito vive en promedio un par de días. Tanto la hembra como el macho habitan en el colon o intestino grueso donde ocurre el apareamiento. En la noche la hembra migra hacia los pliegues anales y región perianal donde deposita miles de huevecillos fertilizados. , lo que causa prurito que provoca rascado consciente o inconsciente.

En las siguientes 6 horas los huevecillos progresan a larvas y se vuelven infestantes.

El ciclo vital de Enterobius vermicularis está restringido exclusivamente al humano. La contaminación por los huevecillos ocurre cuando éstos son acarreados a alimentos u utensilios de cocina, o bien directamente a la boca (fenómeno conocido como reinfestación) después de haberse rascado la piel o cuando se practica anilingus.

Los huevecillos ingeridos se incuban en el intestino delgado donde son liberados y se desarrollan a gusanos adultos desplazándose hacia el colon.

Inmunológicamente se ha demostrado que apenas se establece inmunidad a la oxiuriasis. En los casos de infección de las trompas de Falopio, se forman granulomas.

En cuanto a epidemiología se refiere esta parasitosis es prevalente en todo el mundo en niños en edad escolar. Las hembras grávidas sobreviven como máximo un mes. Los huevos contaminan la ropa de cama y los dedos durante el rascado, lo que explica la autoinfestación y transmisión a otros individuos. En climas húmedos y fríos los huevos sobreviven hasta 20 días. La oxiuriasis se identifica en centros institucionales y condiciones de hacinamiento, y en familias sin relacionarse con la posición socioeconómica.

Los niños en edad escolar son los más parasitados, lo que indica que la escuela es un lugar de intensa diseminación de huevos infectantes. Los pre-escolares ocupan el segundo lugar, como grupo de riesgo, seguido de las madres que cuidan de los niños parasitados. 

CLÍNICA

La presencia de gusanos adultos o de huevos produce prurito anal intenso (nocturno). La infestación produce: irritabilidad, inquietud, anorexia e insomnio. Una gran proporción de pacientes permanecen asintomático y, a veces,  los síntomas clásicos son prurito perianal, sueño inquieto, irritabilidad falta de atención y bruxismo (rechinamiento de dientes). además provoca alteraciones del comportamiento mayormente en niños como consecuencia de las molestias mecánicas que producen los parásitos. El prurito hace que los niños se despierten por la noche determinando incluso insomnio, además se tornan ansiosos y preocupados por el hecho de ser observados rascándose las regiones anal y genital. Sumado a estos trastornos en la esfera psicológica puede haber retardo escolar. 

Además el rascarse frecuentemente puede provocar excoriación en el área y dar origen a una infección bacteriana secundaria.

Sin tratamiento, estos gusanos pueden ocasionar también vaginitis (inflamación de la vagina) en las niñas y las mujeres adultas e infecciones en el tracto urinario. La causa de estas infecciones es la migración de los gusanos hembras grávidas para la vagina y uretra. También puede ocurrir migración para otros sitios determinando diversas manifestaciones; sin embargo, las infecciones ectópicas son excepcionales si se considera el gran número de infectados. Entre las localizaciones ectópicas más frecuentes se han señalado la próstata, ovarios y trompas de Falopio, hígado, peritoneo y el apéndice. (14, 15, 16, 17, 18, 19)

Debido a su ciclo biológico tan particular los huevos se observan en heces sólo en 1  a  5%  de  los  casos.  Es  por  ello  que  una  técnica  diagnóstica  especial   es requerida:  el  método  de  Graham  o  de  la  cinta  adhesiva.

Antes de la introducción de esta técnica, la búsqueda de huevos del helminto en el  lecho subungueal era la principal metodología diagnóstica. Si bien hoy  día  la técnica   de   Graham  es   de  elección   para  la  demostración   de  huevos   de E. vermicularis,  la  búsqueda  en el lecho subungueal sigue aplicándose no sólo como  diagnóstico sino como un indicador epidemiológico importante para ésta y otras parasitosis intestinales. 

Los padres pueden observar gusanos hembras, de unos 10 mm, en un niño infectado mediante el examen nocturno de los márgenes anales con linterna, aunque a veces los parásitos se confunden con hilos blancos. La prueba de la cinta de celofán(test de Graham) detecta el 50 % de las infecciones al primer examen y el 99 % si se hacen cinco determinaciones. Se coloca un trozo claro de cinta de celofán contra la zona de la región perianal a primeras horas de la mañana, se pone de cara contra la superficie de un portaobjetos de cristal limpio y se lleva a la consulta del médico para su examen microscópico. No hay huevos en heces (no coprocultivo). Para hacer el diagnóstico se emplea la prueba de la cinta de celofán (Test del celo) o por la identificación de gusanos adultos de color blanco amarillento (10-13 mm) en la zona perianal.

TRATAMIENTO

Dado que la infección por oxiuros se disemina en las familias y puede ser asintomática, lo mejor es el tratamiento inicial de todos sus miembros. Los fármacos destruyen sólo los gusanos adultos, por lo que el tratamiento de los individuos sintomáticos, 2 semanas después del tratamiento inicial, puede mejorar las tasas de curación.

- De elección:

a)       Mebendazol, 100 mg en dosis única (igual para adultos que para cualquier edad > 2 años). Repetir tras 2 semanas para eliminar las formas adultas que han aparecido a partir de los huevos. Contraindicado durante el embarazo. Tiene menos efectos secundarios (raramente dolor abdominal y diarrea). Es conveniente evitar su uso en edades inferiores a los 2 años; se pueden utilizar pautas alternativas.

-Alternativa:

  a) Suspensión de Pamoato de pirantel, 11 mg/kg (máximo 1 g en adultos y 250 mg en menores de 2 años) en dosis única. Repetir la misma dosis a las 2 semanas. Efectos secundarios leves (mareos, somnolencia, náuseas, vómitos, diarrea, dolor abdominal). Se puede dar desde los 6 meses de edad

Pamoato de pirvinio, 75 mg por cada 10 kg de peso. Dosis única y repetir a los 15 días. Tiñe las heces de color rojo. Es la alternativa de menor costo.

MEDIDAS DE CONTROL

Tratamiento  simultaneo  a  toda la familia  (también a los 15 días),  aun  de  los miembros asintomáticos, para evitar la reinfestación.

Las medidas preventivas, como los lavados frecuentes de las manos y las uñas, el evitar chupar los dedos y la descontaminación de la ropa, lugares de dormir y asientos del  retrete pueden disminuir la infección,  pero quizás no justifiquen el trauma psicológico y el estigma asociado a los oxiuros.

Los  seres  humanos  se  infestan  por  ingestión  de  los  huevos  que  pueden localizarse en las uñas de los dedos, ropa, sábanas y polvo.

Un cuidadoso lavado de las manos y uñas (tener las uñas cortas) puede ayudar a disminuir la transmisión y autoinoculación.  Es aconsejable lavar la ropa de cama y ropa interior y el pijama con agua caliente.  La infección a través del polvo de la casa  o  escuela  debe ser    un medio de contagio frecuente.  No es fácil la lucha contra  los  oxiuros  dada   la  gran  contaminación  ambiental   por  los huevos de oxiuros.

En cuadros frecuentes (24veces al año) por ejemplo en niños institucionalizados, con exposición constante, pueden ser necesarios tratamientos repetidos cada 3 ó 4 meses.  Ducharse  cada  mañana  y  vestir  con ropa  interior ajustada y realizar  lavados de la región anal cada  6  horas.

Medidas prácticas que se pueden adoptar para combatir la oxiuriasis

  • Ducharse nada más levantarse es muy importante. De ese modo, se eliminan los huevos del parásito que pueden encontrarse en la región del ano.
  • Lavarse bien las manos después de ir al cuarto de baño, y antes de cada comida.
  • Cambiarse a diario la ropa interior.
  • Cambiar con frecuencia la ropa de la cama, especialmente durante los siete a diez primeros días después de haber recibido tratamiento.
  • Llevar bien cortadas las uñas de las manos.
  • Si es posible, es conveniente que los niños afectados lleven guantes de algodón para dormir.
  • Limpiar bien toda la casa, y especialmente los dormitorios, de modo que se elimine el polvo todo lo posible.
  • No comer en los dormitorios.
  • Cuando hay varios miembros de la familia afectados, todos deben recibir tratamiento el mismo día.
  • Evitar comidas y bebidas con mucho azúcar, y tomar alimentos ricos en fibra para prevenir el estreñimiento

Los  más  recientes  estimados  señalan  que  alrededor  de  1273  millones  de personas  en  todo  el  mundo están infestadas por Enterobius vermicularis.  La población infantil  aporta el mayor número de infectados entre los más de 1000 millones   de   personas  que  cada  año  se  infectan por helmintos,  según  los cálculos de la OMS la intensidad de la infección  por  enterobiasis  alcanza   su máximo entre los cinco y quince años de edad, por lo que los escolares tienden a sufrir infecciones más severas.

La enterobiasis es una de las enfermedades transmisibles más difíciles de controlar, no sólo por su gran difusión, sino por los diversos factores que intervienen en su cadena de propagación.

Desde el punto de vista epidemiológico las enterobiasis se diferencian de una población a otra por factores de diversa índole, tales como las condiciones climatológicas y  desigualdades en el nivel de vida de los pueblos.

Actualmente las autoridades sanitarias de todos los países del mundo están de acuerdo en que las únicas medidas preventivas que se pueden adoptar, son la labor educativa y aquellas encaminadas a cortar el ciclo epidemiológico. (56, 57)

3. OBJETIVOS

GENERAL

-          Describir el conocimiento sobre la infección por Enterobius vermiculares y su prevención en la población mayor de 15 años del municipio Urdaneta. Estado Aragua. Venezuela, en el período de Agosto del 2006 a Marzo del 2007.

ESPECÍFICOS

1.       Caracterizar a los parasitados según edad, sexo, nivel de escolaridad, parroquia de procedencia.

2.       Describir el conocimiento de los parasitados según conocimiento sobre el parásito, vías de transmisión, sintomatología y prevención.

4. MATERIAL Y MÉTODOS

Se realizó un estudio epidemiológico, descriptivo y  transversal y retrospectivo para describir el nivel de conocimientos sobre la infección por Enterobius vermiculares y su prevención de la población mayor de 15 años, afectada por enterobiasis.  Municipio. Urdaneta. Estado.  Aragua. Venezuela, en el período de Agosto  del 2006 a Marzo del 2007.

Se emplearon métodos empíricos (observación, encuesta), teórico (el análisis y síntesis; el  histórico lógico, la inducción y deducción) y estadísticos, que organizó, analizó y presentó toda la información a través de medidas de frecuencias.

Universo y muestra

El universo estuvo constituido por los  1553 mayores de 15 años pertenecientes a las cuatro parroquias del municipio Urdaneta (Barbacoas, Taguay, Las peñitas y San Francisco de Cara), que acudieron a los consultorios con diagnóstico de enterobiasis en el periodo de Septiembre del 2006 a Febrero del 2007.

Operacionalización de las variables

Para dar cumplimiento al primer objetivo estudiamos las variables siguientes:

Variables

Escala de clasificación

Definición operacional de la escala

Edad

·         15 - 24 años

·         25 -34 años

·         35 - 44 años

·         45 - 54 años

·         55 - 64 años

 

Se considera años cumplidos en el momento de la investigación

Sexo

·         Masculino

·         Femenino

Según sexo biológico

Nivel de escolaridad

·         Primario

·         Bachiller

·         Técnico

·         Universitario

Último nivel escolar estudiado

Parroquia de residencia

·         Barbacoas

·         Taguay

·         Las peñitas

·         San Francisco de cara

Se refiere a la parroquia donde vive el paciente

 

Para dar salida al segundo objetivo estudiamos las variables siguientes:

Variables

Escala de clasificación

Definición operacional de la escala

Conocimiento de la existencia del parásito

·         Conoce

·         No conoce

 

Según refiera el entrevistado

Conocimiento de las vías de transmisión

·         Adecuado

·         No adecuado

Adecuado: Si  marca 3 o mas de las afirmaciones

No adecuado: Si marca solo 1 o 2 de las afirmaciones

Conocimiento de los síntomas

·         Conoce

·         No conoce

Conoce: Si expone  certeramente  3 síntomas

No conoce: Expone solo 2 o menos síntomas o expone 2 o mas síntomas  incorrectos

Conocimiento sobre  la prevención de la enterobiasis.

·         Bien

·         Regular

·         Mal

Bien: Si responde afirmativamente de 6 a 7 ítems

Regular: Si responde afirmativamente de 4 a 5 ítems

Mal: Si responde afirmativamente 2 a 3 ítems

 

Técnica y procedimientos de recolección:

La información se obtuvo  a través de la anamnesis, examen  físico y la aplicación de un cuestionario por parte de la autora en el consultorio, además de los resultados obtenidos por los exámenes de laboratorio indicados. (Anexo 2)

Se tomó como referencia el cuestionario aplicado por los 7 médicos de los consultorios populares de las 4 parroquias del municipio (Barbacoas, Taguay San Francisco de cara y Las Peñitas)

Técnica y procedimientos de análisis estadístico:

Todos los datos obtenidos  se procesaron y analizaron en una computadora Pentium D, con ambiente de Windows XP, los textos y tablas fueron procesados en Microsoft Word 2007. Los resultados fueron presentados a través de números absolutos, porcientos y cuadros estadísticas para su mejor comprensión. (Anexo. 3)

Ética

Para la realización del estudio ante todo se tuvo en  cuenta los cuatro principios de la ética médica: El respeto a las personas; la beneficencia; la no maleficencia; y la justicia. Además antes de incluir a cada paciente en el estudio, se le explicó detalladamente los objetivos del mismo y la importancia que tendrán sus respuestas para describir el nivel de conocimiento que tiene sobre las vías de transmisión, la sintomatología y la prevención de la enterobiasis. Se contó con  el consentimiento oral y escrito de los pacientes afectados, que constituyeron la muestra del estudio.  (Anexo 1)

5. ANÁLISIS Y DISCUSIÓN DE LOS RESULTADOS

Según  grupo de edad (Cuadro 1) encontramos al de  15 a 24 años con 528 casos para un 34 %. Coincidiendo nuestros resultados con lo reportado en la literatura revisada donde se plantea  que las edades entre 15 y 17 años se corresponde por lo general con personas que todavía asisten a instituciones escolares; por lo que son más propenso  a infectarse por las forma de transmisión de este parásito. Se ha observado que la mayoría de las investigaciones de enterobiasis se realizan  en menores de 10 años y muestran gran prevalencia del mismo, como se reporta en  el estudio realizado por Requena y Lizardi en preescolares de la Ciudad Bolívar, estado Bolívar; Venezuela (27, 28), donde se encontró una prevalencia de enterobiasis de un 33%, además de los realizados por Song, Cho y Kim en Corea del Norte , donde revela alta prevalencia de un 30% en escolares menores de 12 de 15 años. (44) y de un 40% en preescolares de la favelas brasileñas. (55)

Le siguen en segundo orden el grupo de 55 a 64 años con 363 pacientes para un  23,4 %, siendo  este grupo más afectado como lo refleja la literatura, incluido dentro de las edades más vulnerables, además concomita con esto que la mayoría de las afectados de esta edad, son pacientes que practican el colecho y como refleja la literatura, esta es una de las principales causas en la transmisión de la misma, pues generalmente son padres de niños parasitados, coincidiendo esto con la investigación realizada por Borda y Rea en Corrientes ,Argentina, donde la mayor infestación en la población adulta es en familiares del parasitado,(62) Gamboa en su artículo del suelo como dispersor de parásitos hace alusión a este fenómeno. (57)

Relacionado con el sexo (Cuadro 2) encontramos un predominio de pacientes correspondiente al sexo femenino con 876 afectadas para un 56.4 %. A pesar de no haber encontrado en la bibliografía revisada diferencias en cuanto al sexo en la edad estudiada, si se han reportado en artículos como el del estudio de Dr. Cárdenas en Cuzco (28)  y Errstom y Friston en Suiza (70), sobre enterobiasis en niños arrojó que es más frecuente en el femenino, coincidiendo además con lo reportado por la Dra. Núñez en su estudio de parasitismo en un hospital del Cerro y el Dr. Del Risco en círculos infantiles de Ciudad Habana.donde el mayor porcentaje de afectadas era el sexo femenino. (21)

1-       En cuanto a nivel de escolaridad (Cuadro 3), los de bachiller fueron los más afectados con 502 afectados para un 32.4%, seguido de los pacientes con  nivel primario con 491 casos para  un 31,6% coincidiendo con el grupo de edad de  mayor número de parasitados, también se observó un gran número de infectados con nivel técnico y universitario.

Estos resultados estan relacionado con  las características de la transmisibilidad de este parásito, donde las edades escolares son las más afectadas. Esto coincide además con lo reportes realizado  por Grencis y  Cooper en Califonia, Estados Unidos (61), donde se aprecia que el 57 %  de escolares afectados eran entre 8 y 14 años y que el grupo de edad de 0 a 5 años solo tuvo un 9 %. En estudio realizado por Mora y Rosero en Guatemala(62), sobre investigaciones en salud publica reportan que  la oxiuriasis, era una de las parasitosis que mas afectaba a los niños, pero a los adultos también, no importando el nivel escolar; pues quedó demostrado que la aparición de enterobiasis guarda relación como lo explica su epidemiología con la edad y las condiciones higiénico sanitarias, mas no con el grado de escolaridad, pues generalmente se trasmite a través del colecho y en familiares de los niños infestados por las vías de transmisión del parásito.  según el estudio de Ruiz y Ocampo en México sobre ascaridiasis, demostró que la afectación no respetaba niveles escolares, mas sin embrago en nuestro estudio se evidenció que los mas infestados eran los de nivel primario y bachiller y esto se debe también a que la mayoría de los afectados son de la parroquia de las Peñitas y en esta el nivel de escolaridad que predomina es el primario y bachiller, pues es la parroquia mas rural y con menos nivel de desarrollo socioeconómico. . (60, 61, 62, 63,64),

Según zona de residencia (Gráfico 1) encontramos un mayor números de parasitados correspondiente a la parroquia La Peñitas con 590  casos para un 37,9 %. Pensamos que estos resultados se deba a que esta parroquia es la más rural  y tiene un gran número de  caseríos intrincados de la geografía municipal, además aquí se encuentra la población de menos recursos económicos y con malas condiciones higiénico - sanitarias en sus viviendas, el mayor porciento de las viviendas dispensarizadas están evaluadas de mal y regular en lo que a condiciones higienosanitarias se refiere. Le siguen en parroquia de  Taguay y San Francisco de Cara con 310 y 385 casos para un 19,6 y 24,7 % respectivamente,  son los que siguen en orden a población rural. Coincidiendo con los reporte del estudio realizado en Brasil donde se llevo a cabo un estudio comparativo entre niños que residían en área urbana  y en área rural y el mayor número de  afectados se correspondieron con los que habitaban en la zona rural. En los todos los estudios que se aborda el áreas de residencia y el parasitismo, revelan  comportamiento similar,  es decir la población rural es la mas afectada con oxiuriasis que la población urbana. (66, 69)

Observamos que 990 pacientes con enterobiasis para un 63,7 % desconocen cual es el parásito que les esta provocando los síntomas que presentan y las características del mismo. (Cuadro 5). No tenemos reporte en los artículos consultados, sobre este aspecto, pero si del alto grado de desconocimiento de la población en general sobre el parasitismo, lo que hace que no sepan entonces el ciclo de vida de los mismos y por tanto sea mas difícil su diagnóstico y tratamiento en la bibliografía sobre los proyectos de Intervida hecho en países centroamericanos, refleja que hay mas del 50% de la población no conoce las generalidades de los parásitos y por tanto no sabe como prevenirlos ni tratarlos y esto incide negativamente en el estado de salud de la población y sobre todo en niños , pero vemos la alta incidencia de este parasitismo en edades adultas y por tanto que el fenómeno se comporta igual. (70,71)

En cuanto al conocimiento sobre la transmisibilidad del parásito encontramos que 1200 casos para un el 77.3% de la población, no conoce como se transmite el mismo, como plantea  Mondou en su estudio realizado sobre granuloma hepático secundario a Enterobiasis, esto es el resultado de que las personas desconozcan las vías de transmisión y por ende no toman las medidas cautelares para evitar la diseminación de los mismos y en los casos mas críticos  la complicación de esta infestación como lo ha sido la aparición de un granuloma enterobiosico en un paciente, que es una entidad que se pudo haber evitado y en su estudio de los 5 granulomas tratados, ninguno conocía la vía de transmisión del enterobius, representando el 100% de su muestra y es que conociendo las vías de transmisión se evita  en gran medida la propagación.

Este alto porcentaje no respondió adecuadamente las preguntas que se le formularon, solo expusieron afirmativamente 1 o 2 de los enunciados que se le expusieron, constituyendo todas los ítems formas de transmisión ,solo expuso que las vías de transmisión, eran por no lavarse las manos antes de comer y  no mantener uñas cortas y limpias, el resto de los incisos no fueron reconocidos como  positivos, demostrando  un desconocimiento por parte de los parasitados de las vías de transmisión y por tanto facilita la propagación del mismo, factor este que incide negativamente en cuanto a la eficacia del resultado de la terapéutica que se aplique, pues al no  tomar las medidas higiénicas complementarias , se sigue propagando la enterobiasis.

En los estudios donde se exploro nivel de conocimiento sobre la transmisibilidad del parásito se reporta el desconocimiento de las madres (72,73). Coincidiendo con lo consultado en la literatura donde se plantea que a medida que es menor el desconocimiento sobre la transmisibilidad esto es directamente proporcional al mayor numero de afectados.

A pesar del desconocimiento encontramos que 1321 parasitados por enterobiasis mayores de 15 años para un 85% describieron los síntomas de la enfermedad, de echo esto constituyó en la totalidad de los casos el motivo de consulta, lo que propicia que los mismo acudan en busca de asistencia medica. Coincidiendo con lo reportado en la bibliografía donde se expresa que esto es un aspecto en cuanto a la enterobiasis, que es ampliamente conocido por las características peculiares de la sintomatología. (8, 14, 15, 27, 28, 36, 74,75)

En el cuadro 8, observamos que  1430  pacientes para un  92.1% presentaron un nivel de conocimientos malo, pues solo respondieron afirmativamente entre 2 y 3 ítems, siendo positivos todos. Pensamos que el alto número de afectados por Enterobius vermicularis se deba al insuficiente conocimiento que presenta esta población. (76, 77, 78, 79, 80, 81).

Esto  coincide con el estudio realizado por Fukumoto en España sobre el lavado de las manos de las madres, pues en su estudio expone como las madres tomaban medidas preventivas después que ya estaba la afección , mas sin embargo desconocían con anticipación como pudieran haberlas evitado, (80)

En el estudio de Milano en Argentina se demuestra en sus jornadas de comunicación que entre las enteroparasitosis la enterobiasis es una de las mas desconocidas en cuanto a su prevención por las peculiaridades que posee, de que se puede trasmitir por sacudir ropa interior y de cama, por contener huevos del parasito que viajan en el polvo, por ser ligeros. (81)

Estudios cubanos de Grillo e Isidra de la caridad, muestran también que hay un 58 y un 64%, respectivamente sobre prevención de parasitismo y de enfermedades diarreicas producidas por estos. (79,80)

En los proyectos de Inservida y en las jornadas de comunicación realizadas en diferentes países de Centroamérica reflejaron que la población esta ávida de que se dediquen recursos para capacitarla en cuanto a conocimientos sobre como prevenir las diferentes parasitosis que existen, los proyectos de intervención en cuanto a esta temática han tenido gran aceptación, pues  saben que con sencillos métodos preventivos se puede alejar males que afectan tanto a adultos como a infantes (81,82, 83, 84,85)

En los estudios consultados, la mayoría de los programas educativos que se estructuran para elevar el nivel de conocimientos de la población en general, se genera por el desconocimiento  que presentan las poblaciones sobre la  prevención, forma de adquirir el parásito y la enterobiasis no escapa de este, pues al tener una forma de transmisibilidad muy peculiar, hace que las medidas que se adopten sean diferentes al resto de los parasitosis.

6. CONCLUSIONES

·              Los  mayores  afectados  de  enterobiasis  fue el grupo de edad de 15 y 24 años, el sexo femenino y la parroquia Las Peñitas.

·              La  mayoría de los parasitados no conoce que parásito los afecta, ni la vía por la que se transmite.

·              Un alto porcentaje de parasitados si conoce los síntomas que distinguen a la enterobiasis

·              Casi la totalidad de los infestados no sabe las medidas de prevención  para evitar la oxiuriasis.

7. RECOMENDACIONES

·              Realizar programa de intervención a través de los promotores de salud, para capacitar a la población sobre la Enterobiasis, su transmisibilidad y las medidas higiénicas para prevenirla y realizar posteriormente investigación para ver modificación del nivel de conocimientos sobre este parasitismo.

8. REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

1- Lwambo N, Bundy D, Medley G. A new approach to morbidity risk assessment in hookworm endemic communities. Epidemiol Infect 2002; 108:469-481.

2-       Guinard S, Arienti H, Freyre L, Lujan H, Rubinstein H. Prevalence of enteroparasites in a residence for children in the Cordoba Province, Argentina. Eur J Epidemiol 2006; 16:287-293.

3-       Haswell-Elkins M, Elkins D, Manjula K, Michael E, Anderson R. The distribution and abundance of Enterobius vermicularis in a South Indian fishing community. Parasitology 2005; 95:339-354.

4-       Phiri K, Whitty CJ, Graham SM, Ssembatya- Lule G. Urban / Rural differences in Prevalence and risk factor for intestinal helminth infection in southers malawi. Ann Trop Med Parasitol; 94 (4): 381-7.2002

5-       Lohiya G, Tan-Figueroa L, Crinella F, Lohiya S. Epidemiology and control of enterobiasis in a developmental center. West J Med 2003; 172:305-308.

6-       Balcells G. A. La clínica y el laboratorio, Decimoctava edición, Editorial Masson, Barcelona-España; 2001:733.

7-       Rey L. Parasitología. Rio de Janeiro: Edit. Guanabara-Koogan; 2003

8-       Bak M, Bak M, Bodo M. Vaginal enterobiasis. Acta Cyt 2006; 26: 264-265.

9-       Gottlieb B, Sims MI, Saieh c, Reyes H, Puga F. Enterobius vermicularis infection and its relation to vulvovaginitis and urinary infections in girls. Rev Chil Pedriatr 2005; 51(6):424-28.

10-   Ajao OG, Jastaniah S, Malatani TS, Morad N, El Tayed EN, Saif SA. Enterobius vermicularis (pin worm) causing symptoms of appendicitis. Tropical Doctor 2005; 27:182-183. 

11-   Tandan T, Pollard AJ, Money DM, Scheifele DW. Pelvic inflammatory disease with Enterobius vermicularis ArDis Child 2002; 86(6): 439-40.

12-   Marsden A. Report of a nematode worm, probably Enterobius vermicularis, in the prostate. Med J Malaysia 2003; 14:187-190

13-   Erhan Y, Zekioglu O, Ozdemir N, Sen S. Unilateral salpingitis due to Enterobius vermicularis. Int J Gynecol Pathol 2003; 19:188-189

14-   Beckman E, Holland JB. Ovarian enterobiasis- a proposed pathogenesis. Am J Trop Med Hyg 2004; 30:74-76. 

15-   Arca MJ, Gates RL, Groner JI, Hammond S, Caniano DA. Clinical manifestations of appendiceal pinworms in children: an institutional experience and review of the literature. Pedriatr Surg Int 2004; 20(5): 372-75.

16-   Erhan Y, Zekioglu O, Ozdemir N, Sen S. Unilateral salpingitis due to Enterobius vermicularis. Int J Gynecol Pathol 2004; 19:188-189.

17-   Santos VM, Silva MB, Bernasdes JM, Lima MA. Nódulo granulomatoso com Enterobius vermicularis em epíploon simulando metástase de cancer de ovário. Rev Soc Bras Med Trop 2002; 35:191-193. 

18-    Al-Rufaie HK, Rix GH, Pérez-Clemente MP, Al-Shawaf T. Pinworms and postmenopausal bleeding. J Clin Pathol 2002; 51:401-402. 

19-   Engelbrecht H, Berendt H. The eggs of Enterobius vermicularis in room dust. I. Methods. Angew Parasitol; 32:15-19.2003

20-   Núñez F A, Parasitosis intestinales en niños ingresados en el Hospital Universitario Pediátrico del Cerro, La Habana. Rev Cubana Med Trop; 55 (1): 19-26. 2003

21-   Del Risco U, Sánchez A, Batista A, Vals Sardiñas E,Hernández M, Zamudio E. Enterobiasis en círculos infantiles.Empleo de dos técnicas. En: Libro de Resúmenesdel XIII Congreso Latinoamericano de Parasitología.La Habana: Sociedad Latinoamericana de Parasitología;1997. p. 240-41.

22-   Nokes C, Bundy D. Does helminth infection affect mental processing and educational achievement? Parasitology Today 2004; 10:14-18.

23-   Bahader S, Ali G, Shahalan A, Khalil H, Kahlil N. Effects of Enterobius vermicularis infection on intelligence quotient (I.Q) and anthropometric measurements of Egyptian rural children. J Egypt Soc Parasitol 2005; 25: 183- 194.

24-   Jardine M, Kokai GK, Dalzell AM. Enterobius vermicularis and colitis in

     Children. J Pediatr Gastroenterol Nutr. Nov 2006;43(5):610-2. .

25-   Scolari C, Torti C, Beltrame A, et al. Prevalence and distribution of soil-transmitted helminth (STH)   infections in urban and indigenous schoolchildren in Ortigueira, State of Parana, Brasil: implications for control. Trop Med Int Health; 5 (4): 302-7. 2002

26-   Requena I, Jiménez Y, Rodríguez N et al. Enterobius vermicularis en pre-escolares de un área suburbana en San Félix, estado Bolívar, VenezuelaInvest. clín v.48 n.3 Maracaibo sep. 2007.

27-   Requena I, Lizardi V, Mejía L M, Devera M. Enterobius vermicularis infection in preschool children from Ciudad Bolívar, Venezuela. Rev Biomed 2002; 13:231-240)

28-   Kucik CJ, Martin GL, Sortor BV. Common intestinal parasites. Am Ham Physician 2004; 69(5):1161-68.

29-   Russell L. The pinworm, Enterobius vermicularis. Prim Care 2003; 18:13-24

30-   Liu L, Séller P. Strongyloidiasis and other intestinal nematode infections. En: Moellering Jr. R., Maguire, J., Keystone, J. Eds. Infectious diseases clinics of North America. Parasitic diseases. 2003; 7(3):655-682

31-   Hugot JP, Gardner SL, Morand S. The Enterobiinae fam.nov. (Nematoda, Oxyurida) parasites of primates and rodents. Intern J Parasitol 2003; 26: 147-159. 

32-   Sinniah B, Leopairut J, Neafie RC, Connor DH, Voge M. Enterobiasis: a histopathological study of 259 patientes. Ann Trop Med Parasitol. 2002; 85:625-635. 

33-   . Koltas I, Ozcan K, Tamer L, Aksungur P. Serum cooper, zinc and magnesium levels in children with enterobiosis. J Trace Elem Med Biol 2004; 11:49-52.

34-   Garáte I, Naupay A. Modificación de la técnica de Graham para el diagnóstico de la enterobiosis. Rev Peru Parasitol 2005; 13(1): 32-35.

35-   Grencis R, Cooper E. Enterobius, Trichuris, Capillaria and hookworm. Gastroenterol Clin North Am 2006; 25:579-596.

36-   Cárdenas F, Martínez E. Prevalencia de oxiuros en escolares de Espinar, Cuzco. En: Libro de Resúmenes. III Congreso Peruano de Parasitología. Arequipa: Sociedad Peruana de Parasitología; 1997. p. 11.

37-   Gibson R, Vanderkooy P, Macdonald A, Goldman A, Ryan B, Berry M. A growth- limiting, mild zinc deficiency syndrome in some Southern Ontario boys with low height percentiles. Am J Clin Nutr 2002; 49:1266-1273

38-   Rivero-Rodríguez Z, Chourio-Lozano G, Diaz I, Cheng R, Rucson G. Enteroparásitos en escolares de una institución pública del municipio Maracaibo, Venezuela. Invest Clin 2003; 41:37-57.

39-   Guyatt H, Bundy D, Medley G, Grenfell B. The relationship between the frequency of distribution of Ascaris lumbricoides and the prevalence and intensity of infection in human communities. Parasitology 2005; 10:139-143.

40-   Protocolo del Estudio Multicéntrico: Salud, Bienestar y Envejecimiento en       América Latina y el Caribe. Proyecto SABE.2002

41-   Rodrigo J. Salamanca L. Sánchez M. Venegas F. Sierra P. Capacitación en parasitismo y estado nutricional a madres de niños preescolares de Santafé de Bogota. Universidad Nacional Bogota. 2003.: 42-9.

42-   Hernández Merino A. Programa de capacitación en enfermedades de transmisión digestiva a madres de preescolares. Centro de Salud "Granero Vicedo", c/ Valladolid, Alcorcón, Madrid. Instituto Madrileño de Salud, Área 8 Atención Primaria. Rev. Pediatr Aten Primaria 2003; 4: 463-494 Disponible en URL: http://www.dinarte.es/pap

43-   Abrego Bles R, Sandoval Prieto A, Tenoceloll Hernández MI. Enfermedad diarreica aguda: impacto de la capacitación. Rev Med IMSS 2005; 34(4):293-6.

44-   Song HJ, Cho CH, Kim JS, Choi MH, Hong ST.Prevalence and risk factors for enterobiasis among preschool children in a metropolitan city in Korea. Parasitol Res 2003; 91(1):46-50.

45-   María Elena Lengomín Fernández,1 Ángel Caballero Torres,2 Milsa Cobas Selva3 y Fé de Sola Rodríguez. Cómo educar en higiene de los alimentos. Rev Cubana Aliment Nutr  2003; 12(1):51-4.

46-   World Health Organization. Report of the WHO informal consultation on the use of chemotherapy for the control of morbidity due to soil transmitted nematodes in humans. Geneva, Suiza: WHO/CTD SIP/96.2; 2006.

47-   Errstom P, Fristom A, Karlsoon A, Hogstedt B. Enterobius vermicularis and finger sucking in young Swedish children. Scand J Prim Health Care 2003; 15: 146-148.

48-   Lohiya G, Tan-Figueroa L, Crinella F, Lohiya S. Epidemiology and control of enterobiasis in a developmental center. West J Med 2000; 172:305-308.

49-   Haswell-Elkins M, Elkins D, Manjula K, Michael E, Anderson R. The distribution and abundance of Enterobiusvermicularis in a South Indian fishing community. Parasitology; 95:339-354.2003

50-   Silva NR, Silva HJVPP. Socio-economic and behavioural factors affecting. The prevalence of geohelminths in pre-school children. Asian J. Trop. Med. Public. Health; 27(1): 36-42. 2005

51-   Maldonado YA. Epidemiology of intestinal infection in Children and adolescents A: Long 55, Pickering LK, Prober CG, eds, Principles and Practice of Pediatric Infectious Diseases. Nova York: Churchill Livingstone, 2005; 739-752.

52-   Mercado R, García M.Algunos aspectos epidemiológicos de las infecciones por Enterobius vermicularis en pacientes atendidos en consultorios de atención primaria del sector norte de Santiago, 1995. Bol Chil Parasitol 2006; 51:91-94. 

53-   Beltrán M, Estrada, Uyema N. Enterobius vermicularis y enterobiasis en el Perú. Rev Peru Med Trop .2004; 32(1):67-68.

54-   Rivero-Rodríguez Z, Chourio-Lozano G, Díaz I, Cheng R, Rucson G. Enteroparásitos en escolares de una institución pública del municipio Maracaibo, Venezuela. Invest Clin; 41:37-57.2003

55-   Pezzani B, Minvielle M, De Luca. Estudio de las infecciones por enteroparásitos en una comunidad periurbana de la provincia de Buenos Aires, Argentina. Bol Chil Parasitol 2002;(51): 42-5.

56-   Cifras P, Donoso M, Cifras J, Perez C. Oxiuriasis.Estudio comparativo en la población escolar. En: Libro de Resúmenes. VI Jornadas Anuales de la Sociedad Chilena de Parasitología. Santiago: Sociedad Chilena deParasitología; 2002.

57-   Gamboa M. I. 2006. El suelo como reservorio y dispersor de parásitos en sanidad humana y animal. Temas de Zoonosis III. Asociación Argentina de Zoonosis. 259-268.

58-   Acosta M, Carzola D, Garvett M. Enterobiasis among schoolchildren in a rural population from Estado Falcon, Venezuela and its relation with socioeconomic level. Invest Clin 2002; 43(3):173-81.

59-   Navone G. T. 2000. Enteroparasitosis en comunidades Mbya guaraní. Una experiencia interdisciplinaria en el valle del Cuñá Pirú, provincia de Misiones. III Congreso Argentino de Parasitología. Tomo I. 33

60-   Alvarez Sintes. Manual del promotor.Enfermedades transmisibles.2004.

61-   Costa-Macedo LM, Machado-Silva JR, Rodrigues-Silva R, Oliveira LM, Vianna MSR. Enteroparasitoses em préescolares de comunidades favelizadas da cidade do Rio de Janeiro, Brasil. Cadernos de Saúde Pública 2005:851- 855,

62-   Borda C, Rea M, Rosa J, Maidana C. Parasitismo intestinal en San Cayetano, Corrientes, Argentina. Bol Sanit Panam 2003; 120: 110-5.

63-   Álvarez Sintes R. Temas de Medicina General Integral, Editorial Ciencias Médicas, La Habana.2001:39-43.

64-    .Mora R., Rosero L. Investigación en Salud Pública, Documentos Técnicos, Proyecto ELAC. Guatemala, 2002.

65-   Ruiz A, Ocampo G, Soto A, Jose M. El grado de agregación de Ascaris lumbricoides según grupo de edades, después de una intervención antihelmíntica de masas. Salud Pública Mex 2003; 38: 249-256

66-   Gilbert DN, Moellering RC, Eliopoulos GM, et al. The Sanford Guide to

            Antimicrobial Therapy 2007. Sperryville, Va: Antimicrobial Therapy

            Inc; 2007:127,133.

67-   Castillo Núñez B. Iribar Moreno M. Segura Prevost R. Salvador Álvarez M. Prevalencia de parasitismo intestinal en la población  infantil perteneciente al Policlínico "4 de agosto" de Guantanamo. Centro Provincial de Higiene y Epidemiología. MEDISAN 2002; 6(1):46-52

68-   Gilman R, Marquis G, Miranda E. Prevalence and symptoms of Enterobius vermicularis infections in a Peruvian shanty town. Trans R Soc Trop Med Hyg; 85: 761-764.2005

69-   Mondou EN, Gnepp DR. Hepatic granuloma resulting from Enterobius vermicularisAm J Clin. Pathol 2003; 91:97-100. 

70-   Errstom P, Fristom A, Karlsoon A, Hogstedt B. Enterobius vermicularis and finger sucking in young Swedish children. Scand J Prim Health Care; 15: 146-148.2004

71-   Mora Castrillo R. Rosero Bixby L. Equidad y salud materno-infantil en Guatemala. Investigaciones en Salud Pública Documentos Técnicos. División de Salud y Desarrollo Humano Organización Panamericana de la Salud. 2003: 25-34.

72-   Intervida. Proyectos en Guatemala. Programa 01: Atención primaria en Salud. 2003: 11-32. www.intervida.org/recursos/Nuestos_proyectos.pdf

73-   Guyatt HL, Chan MS, Medley GF, Bundy DAP. Control of ascaris infection by chemotherapy:which is the most cost-effective option?. Transactions of the Royal Society of Tropical Medicine and Hygiene; 89: 16-20. 2003

74-   Fukumoto M, Águila R del, Kendall C, Pederson D. ¿Por qué las madres se lavan las manos? Diálogo sobre la diarrea. Rev. Española de Pediatría 2004: 38:9.

75-   Milano, A. M. F., Oscherov, E. B., González Mazó, L. S. y Romero Buralli, A. V. 2005. Enteroparasitosis en niños de la Localidad de Santa Ana de los Guácaras, Corrientes, Argentina. Jornadas de Comunicaciones Científicas y Tecnológicas. Universidad Nacional del Nordeste. Resistencia Disponible en http:www.unne.edu.ar/cyt/2005/cyt.htm

76-   Grillo M, Lengomín ME, Caballero A, Castro A, Hernández AM. Análisis de las enfermedades transmitidas por los alimentos en Cuba. Rev Cubana Aliment Nutr 2006; 10(2):100-4

77-    Isidra de la Caridad Cervantes Baute, Mariela Bosch Govea  y Graciela Armero Pérez. Valoración del conocimiento de las madres sobre las diarreas y su prevención. Rev Cubana Enfermer 2002; 17(1)56-9.

78-   Bar A. R. y Zapata L. (2002). Teorías intuitivas sobre el dengue en áreas urbanas de la ciudad de Corrientes. Jornadas de Comunicaciones Científicas y Tecnológicas. UNNE. Resistencia. Disponible en http:www.unne.edu.ar/cyt/2002/cyt.htm

79-   Watkins EW, Cruz JR, Pollit E. The effects of deworming on indicators of school performance in Guatemala. Transactions of the Royal Society of Tropical Medicine and Hygiene; 90: 156-61. 2003

80-   Méndez H, López M, Landaeta M, González A. Estudio transversal de Caracas. Arch Venez Puericult Pediat 2002; 49: 111-115.

81-   Vargas Oscar René. Once años después del ajuste. Publicaciones CNU. Nicaragua. III edición 2001: 11-14  Intervida. Proyectos en El Salvador. Programa 01: Atención primaria en Salud. 2003: 7-24.

82-   Jeske J, Kamerys J, Ochecka-Szymanska A. Efficacy of mebendazole in Treatment of selected parasitosis. A retrospected study. Wiad Parasitol. 2004; 46(1):127-39.(Medline).

 

 

Autora:

Dra. Tamara Rosa Mendoza Torres

Especialista de primer grado en Medicina General  Integral

Profesor Instructor

REPUBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA

MISIÓN BARRIO ADENTRO

Venezuela.2007-2008


Partes: 1, 2


 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Enfermedades

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.