Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     
 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Fimosis (página 2)


Partes: 1, 2


La fimosis es bastante frecuente, sobre todo en niños, antes de la adolescencia. Se estima que solo menos del 2% de los adolescentes de 17 años padecen fimosis.

La mayoría de los recién nacidos varones (96%) presentan una fimosis "fisiológica" que no requiere tratamiento. A la edad de tres años 90% de los varones pueden retraer el prepucio. La prevalencia de fimosis a los 14 años es de 0,6 a 1%.

CLASIFICACIÓN

Suele tener varios grados, desde una estrechez dolorosa durante la erección que deja descubrir el glande, hasta una estenosis puntiforme que dificulta la micción.

Figura 1 Clasificación del estadio del prepucio.

Tipo I: Puntiforme sin retracción posible.

Tipo II: puntiforme, sólo exposición del meato uretral.

Tipo III exposición de la mitad del glande.

Tipo IV: exposición del glande por encima del surco coronario.

Tipo V: fácil exposición del glande

ETIOLOGÍA

Se cree que la causa de la fimosis es congénita, pero también puede ser debida a retracciones forzadas del prepucio de los bebes durante su higiene por los padres, que crea anillos fibrosos en prepucio y adherencias balanoprepuciales. En el 95% de los recién nacidos es difícil la retracción prepucial. A los 6 meses solo el 20% de los prepucios son retráctiles, al año el 50% son retráctiles y a los 3 años el 90% son retráctiles. En los adultos las causas de fimosis suelen ser la balanopostitis crónica o recidivante, sobre todo en diabéticos, balanitis xerotica obliterante y traumatismos (directos, actos sexuales violentos, manipulaciones urológicas).

DIAGNÓSTICO DIFERENCIAL

Es importante diferenciar la fimosis de la parafimosis, urgencia urológica producida por la inflamación o edema del prepucio, que impide el recubrimiento del glande tras su retracción forzada y que produce una constricción o estrangulamiento del glande por un anillo del prepucio que se ha retraído, con riesgo de necrosis del glande, que puede ocasionar su pérdida. Es relativamente frecuente en adultos con sondaje urinario y en niños tras sus primeras manipulaciones penianas.

LABORATORIO Y GABINETE

No existen datos de laboratorio o gabinete que sean específicos para el diagnostico de fimosis. Solo se observan alteraciones de laboratorio (leucocitosis), en caso de que se complique con una parafimosis u otra infección, por ejemplo una infección de vías urinarias.

INDICACIONES DE TRATAMIENTO

En cuanto a las indicaciones terapéuticas, la American Academy of Pediatrics en su declaración de 1999 puntualiza "no recomendar la circuncisión neonatal de rutina".

Generalmente la fimosis se trata con la circuncisión médica, realizada por un urólogo en condiciones de asepsia y con el material quirúrgico necesario.

Se suele realizar a partir de los tres años de edad, pues antes, la mayoría de las estrecheces prepuciales son reversibles. Cuando no se trata de una fimosis importante, después de los tres años de edad se puede enseñar al propio niño a retraer el prepucio, durante su higiene diaria, esta es la solución no quirúrgica de la mayoría de las supuestas fimosis.

La mayoría de los recién nacidos (96%) presentan una fimosis fisiológica, esta debido a que la superficie epitelial interna del prepucio presenta adherencias al glande. La aplicación en estos recién nacidos de esteroides tópicos (betametasona al 0.1%) es una alternativa franca para los pacientes con fimosis, aplicándola dos veces al día previa higiene del área. Se cree que el efecto terapéutico es una acción antiinflamatoria, sumada a la lubricación y  movilización del prepucio. Es importante tener en cuenta que esta solo es en casos de fimosis no puntiforme.

TRATAMIENTO ALTERNATIVO

La fimosis puede ser una operación quirúrgica electiva, cuando no existan alteraciones funcionales ni dolor a la erección ni infecciones repetitivas del pene o una parafimosis. La alternativa podría consistir en realizar una intervención alterna que consiste en solo agrandar el diámetro del prepucio, mediante una cirugía llamada plastia de Duhamel.

RIESGOS DE LA CIRUGIA DE FIMOSIS

Cualquier procedimiento quirúrgico entraña un cierto grado de riesgo y es importante comprender los riesgos asociados a la fimosis. La decisión individual de someterse o de someter a una intervención quirúrgica se basa en la comparación del riesgo con el beneficio potencial. Aunque la mayoría de los pacientes no experimentan las complicaciones que expondremos a continuación.

Edema e hinchazón: Es normal la aparición de edema e hinchazón en la zona intervenidita, debido a los procesos normales de cicatrización. Este estado remite en pocos días.

Hemorragia: Es posible, aunque infrecuente, experimentar un episodio de sangrado durante o después de la cirugía. Si ocurre una hemorragia postoperatoria, puede requerir tratamiento de emergencia con compresión continuada para detener el sangrado o incluso la re-intervención para llevar a cabo una hemostasia de las zonas sangrantes.

Infección: La infección es infrecuente en esta zona. En determinados casos podrá ser aconsejable la administración de antibióticos de forma preventiva después de la intervención. Si ocurre una infección, el tratamiento puede incluir una cirugía adicional, la toma de antibióticos o el drenaje de colecciones infectadas.

Cicatriz cutánea: La cicatrización excesiva es infrecuente. En casos raros pueden darse cicatrices anormales. Las cicatrices pueden ser inestéticas o de diferente color al de la piel circundante. Puede necesitarse cirugía adicional para tratar cicatrices anormales tras la primera cirugía.

Reacciones alérgicas: En casos raros se han descrito alergias locales al esparadrapo, material de sutura o preparados tópicos. Pueden ocurrir reacciones sistémicas, que son más graves, frente a medicaciones usadas durante la cirugía o después. Las reacciones alérgicas pueden requerir tratamiento adicional.

Anestesia: Tanto la anestesia local como la regional y la general implican un riesgo. Existe la posibilidad de complicaciones, lesiones e incluso muerte, por cualquier tipo de anestesia o sedación quirúrgica.

Otros: Usted puede no estar satisfecho con los resultados de la cirugía. Podría necesitarse realizar cirugía adicional para mejorar estos resultados.

NECESIDAD DE CIRUGIA ADICIONAL

Si ocurren complicaciones puede ser necesaria la cirugía adicional u otros tratamientos. Aunque los riesgos y complicaciones son raros, los riesgos citados están particularmente asociados con la fimosis. Pueden ocurrir otros riesgos y complicaciones, pero son todavía más infrecuentes. La práctica de la Medicina y la Cirugía no es una ciencia exacta, y aunque se esperan buenos resultados, no hay garantía explicita o implícita sobre los resultados que pueden obtenerse.

CONTRAINDICACIONES DE TRATAMIENTO

Las únicas contraindicaciones para la circuncisión son trastornos de la coagulación, infecciones activas y anomalías congénitas genitourianias (hipospadias, etc.).

MEDIDAS GENERALES

La realización diaria de higiene del área prepucial es importante para prevenir complicaciones previas a la circuncisión. Esta se debe realizar únicamente con agua y jabón y es importante no realizar abrasiones en dicha área.

1.    PRONÓSTICO:

El pronostico es por lo general favorable con índices de complicaciones quirúrgicas de apenas un 0.1%. El periodo de convalecencia es de 1 semana, y la cicatrización completa es en alrededor de 3 semanas. El alta se realiza generalmente a las 24 hrs. de la intervención, con medidas terapéuticas en casa como lavado diario solo con agua y jabón, y aplicación de vaselina o algún antibiótico tópico.

2.    COMPLICACIONES DE LA FIMOSIS:

Las complicaciones de la fimosis son:

- Coito doloroso, debido a la falta de deslizamiento del prepucio sobre el glande y pene.

- Balanitis, debido a la acumulación de esmegma en el espacio balanoprepucial.

- Infecciones de vías urinarias.

- Problemas de la micción, que oscilan desde disuria, hasta retenciones agudas de orina de repetición y que requieren sondeo urinario.

- Adherencias balanoprepuciales.

- Cáncer de pene, que aunque es rarísima se ha observado que se presenta más en pacientes no circuncidados.

3.    PAGINAS WEB CONSULTADAS:

Ø  httpwww.aepap.orgEvidPediatrnumerosvol32007_numero_3pdf2007_vol3_numero3.24.pdf

Ø  httpwww.centromaternoinfantil.comCMIpatologiasfrecuentescirugiapene.pdf

Ø  httpwww.hospitalgeneral.salud.gob.mxdescargaspdfarea_medicaurolo8fimosis.pdf

Ø  httpwww.urologiacolombiana.comguias010.pdf

Ø  www.sup.org.uyArchivosAdp75-4pdfadp75-4_7.pdf

Ø  http://www.fisterra.com/guias2/Imagenes2007/fimosis.gif

ANEXOS

Ø  http://es.youtube.com/watch?v=q7ABB_9PiiE

http://www.fisterra.com/guias2/Imagenes2007/fimosis.gif

 

 

 

 

Autor:

Henry Nilson Peralta Tingal

henrynpt3[arroba]hotmail.com

Universidad Nacional de Trujillo - Escuela de Medicina

Facultad de Medicina

Área de Embriología

Perú

Trujillo, 21 de Julio del 2008


Partes: 1, 2


 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Enfermedades

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.