Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     
 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

La superación, la autosuperación y la autopreparación: reflexiones sobre su papel en la formación del profesorado (página 2)




Partes: 1, 2


Independientemente de que se propone un programa de superación, se tuvo en cuenta la existencia de una triada, conformada por la superación, la autosuperación y la autopreparación, en grado sumo importante,  cuyos elementos en estrecha vinculación dialéctica posibilitan el logro de la propuesta, cuestión que se destacará a continuación.

En la bibliografía consultada se ha apreciado que el concepto superación es identificado en ocasiones con otros, como son la capacitación, formación y desarrollo.

Añorga (1993) la define como: "Figura dirigida a diversos procesos de los recursos laborales, con el propósito de actualizar y perfeccionar el desempeño profesional actual y/o perspectivo, atender insuficiencias en la formación, o completar conocimientos y habilidades no adquiridas anteriormente y necesarias para el desempeño."[iii]

El autor coincide con los criterios de Valiente (2001) que la delimita como "un proceso, que tiene un carácter continuo, prolongado, permanente y transcurre durante el desempeño de las funciones docentes o directivas, a diferencia de la formación que constituye una etapa inicial, de preparación, en el desarrollo del docente o directivo que puede anteceder al momento de asumirlas. Su finalidad es el desarrollo del sujeto para su mejoramiento profesional y humano. Sus objetivos son de carácter general; ampliar, perfeccionar, actualizar, complementar conocimientos, habilidades, capacidades, promover el desarrollo y la consolidación de valores".[iv]

Sin embargo, la capacitación aunque es también un proceso permanente, sistemático y planificado, se basa en necesidades reales y perspectivas, orientada a favorecer un cambio en conocimientos, habilidades y capacidades. Es un proceso de formación teórico-práctico de los recursos humanos, con objetivos más específicos y tiene un significado más técnico o práctico.

Existe conformidad en los autores sobre las exigencias que deben tenerse en cuenta para la superación de los docentes, que expone Castillo (2003)[v] y que son válidas en la concepción sobre la superación de los docentes de la Escuela Provincial del Partido de Cienfuegos, las cuales el investigador asume como parte de la fundamentación teórica del programa de superación propuesto y que son las siguientes:

1.       Participación activa del docente en la determinación de sus propias necesidades de superación, en la elaboración de su proyecto de superación, en el diseño de las actividades en que participará y en la ejecución del proceso de la superación en sí mismo.

Esta exigencia pretende ofrecer el decisivo espacio de participación al docente, en los procesos de planificación, organización, realización y evaluación de la superación, garantizando un mayor sentido de pertenencia y compromiso con su superación, al convertirse en sujeto de su propia actividad de superación.

2.       Creación del compromiso en los docentes para el cambio y la mejora personal, del grupo y la escuela, en beneficio de la formación integral de los estudiantes.

La superación de los docentes tiene como fin lograr una transformación individual y sobre el contexto escolar en el cual actúa, en aras de elevar la calidad del proceso educativo de sus estudiantes, y para ello deberá lograrse que los docentes estén conscientes de la necesidad del cambio, tanto en el orden individual como del colectivo al que pertenece, para poder lograr unidad y coherencia en las influencias sobre el educando.

3.       Concebir el proyecto de superación del docente como un sistema de actividades diseñadas a corto, mediano y largo plazo en correspondencia con sus necesidades y el nivel de desarrollo individual.

El docente deberá participar en un conjunto de actividades de superación que deberán ser organizadas de manera sistémica, armónicamente interrelacionadas, en correspondencia con su desarrollo personal en el orden profesional y cultural, que le permita resolver sus insuficiencias y a la par estimular sus potencialidades en forma creciente y con carácter desarrollador.

4.       En el proceso de superación del docente deberá atenderse de manera priorizada los intereses y motivaciones personales, la experiencia profesional acumulada y la modelación de posibles soluciones a problemas de su práctica educativa.

En el proceso educativo que caracteriza a la superación, la relación entre el docente y los alumnos (también docentes) está mediatizada y enriquecida por los intereses y motivaciones personales, por la experiencia acumulada por éstos en su práctica pedagógica cotidiana, que no se puede obviar en el proceso formativo que se ejecuta. También deberá tenerse en cuenta que los estudiantes (docentes) buscan en las actividades de superación, respuesta a sus necesidades más inmediatas del proceso educativo que dirigen en la escuela, lo cual no puede ser desconocido por el profesor que conduce la actividad, pues no tenerlo en cuenta influiría en la pérdida de la motivación, el interés y utilidad de la misma.

5.       Promover el trabajo grupal y la autosuperación de los docentes, como procesos interactivos en contextos de aprendizajes en la escuela, y como vías para su desarrollo profesional, la elevación de la cultura del estudio y de la autoestima.

El colectivo pedagógico que labora en la escuela, posee potencialidades en sí mismo, que estimuladas y adecuadamente conducidas, pueden convertirse en una fuerza transformadora, capaz de asumir su propio autoperfeccionamiento (individual y grupal) y dar respuesta a los problemas que se presentan en el complejo proceso educativo que dirigen. Esta manera de actuar reforzará adecuados hábitos de estudio sistemático entre los docentes que apoyará la preparación que deben poseer para enfrentar su trabajo docente, metodológico y de investigación, generando toda una cultura del estudio entre nuestros profesionales del sistema de escuelas del partido. A todo ello se une la activación de mecanismos estimuladores que pueden elevar la autoestima del docente a sentirse más útil, a participar de manera directa y activa en la formación propia y de sus colegas.

6.       Potenciar la escuela como un centro de superación para los docentes, en constante relación con otras instituciones de la sociedad, que le permita el intercambio de información actualizada y la elevación de su cultura general.

Explotar las potencialidades y posibilidades que tiene la escuela para convertirse en un centro generador de actividades de superación para sus docentes (sin excluir la necesaria participación de éstos en actividades de superación fuera de la escuela), donde el intercambio de experiencias y el debate alrededor de temas científicos en función de sus principales necesidades y las de la escuela, sea una vía importante en su preparación. Esta concepción puede incluir, cuando sea necesario, la participación de asesores externos (Instituto Superior Pedagógico "Conrado Benítez García", la Universidad "Carlos Rafael Rodríguez", la Facultad de Ciencias Médicas y otras instituciones de la provincia de Cienfuegos), así como de una mayor gestión de la escuela, en la búsqueda de información económica, científico-técnica, etc., que responda a las necesidades e intereses de los docentes para el desarrollo de sus actividades profesionales.

Destaca Bravo (2004)[vi] que "superación" es un vocablo no utilizado con igual propósito en el contexto europeo, es aquella vertiente de la educación perenne que permite al docente formar parte de la dinámica del cambio, tanto en la orientación como en el proceso educativo, para enfrentar los problemas planteados por los adelantos científicos y tecnológicos, y los imperativos del desarrollo económico, social y político.

Después de analizar cada una de estas definiciones y apreciaciones el autor considera que la superación presenta rasgos fundamentales que expresan su contenido como concepto y lo distinguen de los otros con los que se confunde o identifica, por lo que:

§         La superación es un proceso.

§         Tiene un carácter continuo, prolongado, permanente y transcurre durante el desempeño de las funciones docentes o directivas, a diferencia de la formación que constituye una etapa inicial, de preparación, en el desarrollo del docente o directivo que puede anteceder al momento de asumirlas,

§         Su finalidad es el desarrollo del sujeto para su mejoramiento profesional y humano,

§         Sus objetivos son de carácter general: ampliar, perfeccionar, actualizar, complementar conocimientos, habilidades y capacidades, y promover el desarrollo y consolidación de valores. Se considera que estas características son las que distinguen la superación de la capacitación, que tiene un significado más técnico o práctico.

Estrechamente relacionada con la superación, la autosuperación como proceso es de suma importancia y somos del criterio que como forma de la Educación Avanzada, pocos son los pedagogos, psicólogos, sociólogos, etc. que se han dedicado a investigar sobre este proceso docente educativo y a fundamentar acerca de las bases científicas que lo sustentan.

Dada las exigencias actuales de la enseñanza superior es necesario que la autosuperación pase a ocupar papeles protagónicos en la superación de nuestros profesionales ya que es ella una forma organizativa vital que logra garantizar la vigencia del concepto de superación permanente.

Es la autosuperación la forma organizativa de superación llamada a dar respuestas a las continuas necesidades cognoscitivas del profesor universitario, máxime cuando en ocasiones tiene que impartir contenidos totalmente nuevos para él, en correspondencia del mundo complejo y cambiante en que estamos insertados y que constituye la fuente de los diseños curriculares del sistema de escuela del partido. Por eso el autor considera que en los diseños curriculares actuales no debe excluirse la autosuperación, como forma activa de enriquecimiento cognoscitivo del profesional, debe verse como una vía a través de la cual se puede transformar el acervo cultural de la persona y los contenidos de las distintas disciplinas de ahí se deriva su carácter activo, transformador y creativo, ya que es capaz de modificar profesional y humanamente al individuo.

Motola (1995)[vii], enuncia principios que rigen la autosuperación y que a continuación se destacan:

·         Carácter individual de la autosuperación de todo profesional.

·         Carácter práctico de la autosuperación

·         La sistematicidad e intensidad de la autosuperación

·         El contenido de la autosuperación es diferente para cada grupo de profesionales y hasta para cada profesional.

·         El carácter multilateral de la autosuperación

·         La interrelación de la autosuperación con otras formas de superación

·         El carácter variable de las formas y métodos de la autosuperación en dependencia del nivel de preparación profesional de las posibilidades de acceso a las fuentes de información y de otros factores. La autopreparación es una forma de superación, momento necesario e imprescindible en cada docente independientemente del tipo de enseñanza que se trate. Los mismos tienen que incorporar a sus estilos de vida como elemento primario la lectura, vista como proceso complejo autodidáctico y de autoeducación, de pensar de forma activa y creadoramente, de examinar el contenido de la obra, analizarla, entender la lógica de exposición, destacar lo esencial, compara los conocimientos existentes con los recién adquiridos para enriquecerlos.[viii]

En los documentos para el trabajo docente metodológico del Sistema de Escuelas del Partido se establecen regularidades sobre las autopreparación destacándose:

1.       Como adquisición de experiencias, el aprendizaje que se realiza para la obtención de conocimientos.

2.       La aplicación práctica de ese aprendizaje a la realidad con el propósito de utilizarlo para la transformación de la realidad, la solución de problemas y la satisfacción de las necesidades humanas.

El análisis de ambas regularidades permite llegar a la conclusión de que la autopreparación es uno de los procesos que posibilita la eficiencia de la labor educativa.

En esta estrecha relación entre la autosuperación, la autopreparación y la superación, el autor expresa que los docentes deben convertirse en protagonistas donde asumirán la responsabilidad del aprendizaje sistematizado se apropien de las habilidades investigativas, que logren un conocimiento de su contexto de manera que identifiquen los principales problemas pedagógicos a resolver, que diseñen el proceso investigativo y lo desarrollen con creatividad e independencia. En el caso que ocupa, el pensamiento martiano constituye uno de los componentes ineludibles a analizar dentro del currículo del sistema de escuelas del Partido.

Conclusiones

El profesor es el responsable fundamental de que la asignatura que imparte posea la calidad requerida, desarrollando una labor educativa desde la instrucción. Para ello debe poseer una adecuada preparación pedagógica y dominar los contenidos de la asignatura; así como orientar, controlar y evaluar a los estudiantes para lograr un adecuado dominio de dichos contenidos, en correspondencia con los objetivos generales de la asignatura, contribuyendo así a su formación integral. 

El autor reflexiona que en el proceso de formación del profesorado y correspondiéndose con los problemas globales mencionados, la superación debe estar en estrecho vínculo con la autosuperación y la autopreparación, aspectos que son primordiales y que aparecen señalados en las orientaciones emitidas por el Departamento Metodológico de la Escuela Superior del Partido "Ñico López" en correspondencia con los documentos normativos del Ministerio de Educación Superior.

Teniendo en cuenta los resultados del diagnóstico utilizado aflora la necesidad de desarrollar en los profesores la autopreparación sobre las esencias del pensamiento martiano, la misma es premisa fundamental para que resulte efectivo el trabajo metodológico que realiza el profesor de forma individual y colectiva.

BIBLIOGRAFÍA

-Añorga, Julia. Problemas Globales de la Superación de Maestros y Profesores en Educación de Avanzada. Mito o realidad. La Habana: Editorial Pueblo y Educación, 1993.

- Bravo López, Gisela.  Una estrategia para la formación permanente del profesorado de Secundaria Básica desde la Comunicación Educativa. Tesis en Opción al título de Doctor en Ciencias, 2004.

-Castillo, Tomás. La superación de los docentes de la escuela: una necesidad para la calidad de la educación. Universidad Pedagógica, Pinar del Río Tomado de: revista/51/articulos/a5r1r1unaestrategia.html, 2003.

-Colectivo de autores. La nueva universidad cubana y su contribución a la universalización del conocimiento. La Habana: Félix Varela, 2006.

-Cuba. Ministerio de Educación Superior. Resolución No. 132/2004: Reglamento de Postgrado de la República de Cuba. La Habana, 2004.

-Motola Roffe D. La autosuperación de los profesionales de la Educación como tecnología de la Educación Avanzada. Tesis en opción al grado de Master en Educación Avanzada. ISP. Enrique José Varona.--La Habana, 1996.

-Valiente Sandó, Pedro. Concepción sistémica de la superación de los directores de Secundaria Básica.Tesis en opción al Grado Científico de Doctor en Ciencias Pedagógicas, Holguín, 2001.

-Krapivin, V. Metodología de autoeducación política. Editorial Progreso; Moscú, 1983.

 

 

 

 

 

Autor:

Lic. José Alberto Chang Ramírez

Licenciado en Educación (1982)

MSc. de la Educación (2007)

Profesor de Filosofía de la Universidad de Cienfuegos "Carlos Rafael Rodríguez"

[i] Resolución Nº 25/93. Reglamento para la aplicación de las categorías docentes de la Educación Superior.

[ii] Informe a la Asamblea Nacional del Poder Popular "Universalización de la Universidad", 1ro. de junio del 2004.

[iii] Añorga, Julia. Problemas Globales de la Superación de Maestros y Profesores en Educación de Avanzada. Mito o realidad. La Habana: Editorial Pueblo y Educación, 1993.  p. 45.

[iv] Valiente Sandó, Pedro. Concepción sistémica de la superación de los directores de Secundaria Básica.Tesis en opción al Grado Científico de Doctor en Ciencias Pedagógicas, Holguín, 2001.

[v] Castillo, Tomás. La superación de los docentes de la escuela: una necesidad para la calidad de la educación. Universidad Pedagógica, Pinar del Río Tomado de: http://cied.rimed.cu/revista/51/articulos/a5r1r1unaestrategia.html, 2003.

[vi] Bravo López, Gisela.  Una estrategia para la formación permanente del profesorado de Secundaria Básica desde la Comunicación Educativa. Tesis en Opción al título de Doctor en Ciencias, 2004.

[vii] Motola Roffe D. La autosuperación de los profesionales de la Educación como tecnología de la Educación Avanzada. Tesis en opción al grado de Master en Educación Avanzada. ISP. Enrique José Varona.--La Habana, 1996

[viii] Krapivin, V. En Metodología de autoeducación política, Editorial Progreso, 1983, realiza un análisis sobre el papel de la educación y la autoeducación en la orientación científica del hombre en el mundo, en al formación de su conciencia política, estableciendo enunciados teóricos que tiene plena vigencia.


Partes: 1, 2


 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Educacion

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.