Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     
 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

La política pública de los habitantes de la calle en Bogotá, Colombia (página 2)




Partes: 1, 2


Como sujetos sociales construyen relaciones con diferentes tipos de personas, que pasan por su lado como transeúntes ocasionales del sitio o que habitan el mismo espacio que ellos, como los vecinos, comerciantes del sector y sus compañeros de Calle.

Para los comerciantes los habitantes de calle generalmente representan una amenaza al desarrollo de su actividad. Su presencia espanta a la clientela; sin embargo algunos comerciantes realizan acuerdos con ellos y logran una convivencia armónica y fructífera. Otros en cambio los desalojan mediante sistemas de vigilancia privada, o le dan alimentos a cambio de que no estén cerca de sus negocios.

Los habitantes de la calle, suelen andar por las calles del barrio, regularmente solos, pues según ellos si están con la gallada o camada como nombran el grupo, llaman la atención y los vecinos del sector y los comerciantes los ven como foco de inseguridad, por el contrario al permanecen solos encuentran el apoyo y protección de ellos.

La exclusión por parte de otras personas de la ciudad hacia los que viven en las calles se ve referenciada en percepciones como las siguientes:

  • Son vistos por la sociedad como seres a los que hay que temer, sucios y enfermos.
  • Son mirados con desprecio, resistencia y miedo, no como seres humanos que por circunstancias difíciles, en el momento se encuentran sin techo, sin abrigo y sin comida, seres carentes de afecto y de calor humano.

Ante estas percepciones sociales los habitantes de la calle se saben rechazados, despreciados, saben que les tienen miedo, que son vistos como ladrones, se les culpan de daños, se les los mira mal, los señalan y algunas personas piensan que son lo peor.

La imagen de si misma que la ciudad quisiera proyectar, se ve perjudicada por la presencia del habitante de calle en ella .Esto ha llevado incluso a pensar que el estado y las instituciones no deberían desarrollar acciones dirigidas a mejorar la calidad de vida de estos pobladores, sino mas bien a ocultar y desconocer su presencia y la realidad que ellos representan. Sin embargo la población habitante de la calle es atendida mediante intervenciones, tanto individuales como de organizaciones gubernamentales y no gubernamentales, encaminadas a prevenir la aparición de esta situación, generar procesos de " reafiliacion"[1] o a reducir el daño personal que su estilo de vida puede causarles a ellos y a quienes los rodean.

La función del estado percibida a través de los programas de seguridad, salud y bienestar es ambigua, los organismos de seguridad están desacreditados ante ellos. Sin embargo frente a otros funcionario oficiales como los educadores de calle del sistema de atención municipal a habitante de calle en  general tienen expresiones de afecto, respeto y reconocimiento, están agradecidos con ellos valoran la labor que realizan.

LOS HABITANTES DE LA CALLE EN BOGOTÁ

Como habitante de calle  se consideró a quienes no residen de manera permanente en lo que se considera una vivienda proto-típica como casa, apartamento o cuarto,  por lo menos 30 días continuos;  y de manera estable, al menos 60 días en la misma unidad.

La problemática de los habitantes de calle es abordada desde la recomposición de sus redes familiares y sociales, el desarrollo personal de esta población, el fortalecimiento de los Centros de Desarrollo y de la apertura de nuevos servicios de alojamientos dignos  y seguros, tanto para los usuarios como para los residentes, el Plan de Desarrollo del actual alcalde "Bogotá Positiva" contempla entre sus objetivos la atención de esta población, encaminada a restablecer y garantizar sus derechos. Para ello, la Secretaria de  Integración Social desarrolla en la ciudad acciones que buscan contribuir al desarrollo humano integral de los ciudadanos habitantes de calle y familias que habitan zonas de alto deterioro urbano, propiciando el reconocimiento, restitución y garantía de sus derechos, mediante la implementación de acciones positivas y el impulso a la Gestión Social Integral.

Las personas llegan a la calle por diferentes razones y su vida transcurre en diversas actividades legales e ilegales. Una estrategia de intervención debe partir del carácter social y económico del problema.

El deterioro socioeconómico del país nutre este drama. El conflicto armado, el desplazamiento y el desempleo cierran oportunidades y contribuyen a la ruptura de redes sociales.

Cada administración pone en marcha alternativas para tan dramática situación. Pero ello exige de políticas de Estado, de un compromiso social y de una persistente decisión política y económica.

No es válido considerar como resuelto un problema por haber adoptado en un momento las medidas que se consideraron pertinentes. Los problemas, y más los sociales, tienen una dinámica que impide proclamar verdades y soluciones definitivas.

Entre 1998-2000 se inició la recuperación de la zona El Cartucho y Bienestar Social atendió 4.100 personas, identificó a 9.110 e invirtió $7.157 millones. En 2001-2003, la inversión fue de $5.450 millones. 4.891 personas identificadas, 898 familias alojadas, 1476 niños-as y personas mayores protegidas y 1.883 tuvieron vinculación laboral.

En 2004 se ejecutaron $2.335 millones en El Cartucho. 2.087 personas identificadas, 1.077 en alojamientos y 2.060 remitidas a servicios; 7.481 apoyos y 1.230 acciones de estabilización, incluida la vinculación laboral de 688 personas. La inversión en 2004-2008 será de $23.267 millones, un 84% más que entre 1998 - 2003.

A esto se suma la atención a habitantes de calle: brigadas, hogares de paso día y noche, Centro de Atención Transitoria; Comunidades de vida. La inversión será de 25.531 millones entre 2004-2008.

Hoy el reto continúa, y es el momento de convertir esta situación en una oportunidad, para conocer y reconocer la compleja realidad del habitante de calle, para construir colectivamente oportunidades que prevengan y atiendan la exclusión social, que les devuelvan la dignidad y la posibilidad de ejercer sus derechos.

Hoy  la Política Publica de Atención a los Ciudadanos Habitantes de la Calle se pretende desarrollar  con planes y acciones integrales que permitan reconocer, restituir y garantizar los derechos fundamentales de las personas, poblaciones comunidades y sectores en condición de riesgo o vulnerabilidad.

La Secretaria Distrital de Integración Social como entidad rectora de las Políticas Sociales en el distrito capital mediante la estrategia denominada gestión social integral promueve el desarrollo de las capacidades de las poblaciones, atendiendo sus particularidades territoriales y asegura la coherencia entre los diferentes sectores, el manejo eficiente de los recursos y pone de presente el protagonismo de la población en los territorios.

En la problemática que se manifiestan en la población adulta encontramos:

Un grado elevado en el deterioro de su calidad de vida con nulas o limitadas oportunidades para acceder a servicios básicos, carencias educativas, laborales, sociales y culturales. Situaciones que se desarrollan en contextos  disfuncionales con presencia de violencia intrafamiliar y de géneros sumados a la estigmatización social y a las consecuencias en la salud física y mental producto entre otras al abuso en el consumo de sustancias psicoactivas.

PROTECCIÓN  A  LA  VIDA  2008-2011

No.

PROCESO

1

Atender 5600 habitantes de  calle con intervención integral en salud, alimentación, arte, territorio, seguridad y convivencia en Hogares de paso día y noche.

2

Garantizar la atención de 860 ciudadanos-as habitantes de calle en hogar de paso día

3

Garantizar la atención de 710 ciudadanos-as habitantes de calle en hogar de paso noche

4

Implementar atención terapéutica que permita la inclusión social de habitantes de calle, con el fin de coadyuvar al cumplimiento de la meta Distrital "Reducir la tasa de habitantes de calle a 11 por cada 10.000"

CENSO DE HABITANTES DE CALLE[2]

La Secretaría de Integración Social reveló los hallazgos del  V censo  de habitantes de la calle en Bogotá,  entre los cuales se destacan la identificación de 8.385 personas como habitantes de calle. De de los cuales, el 86.9% son hombres (7286), el 8.4%  son menores de 18 años (704), el 17.9% son jóvenes entre 19 y 25 años (1502), el 38.9% son adultos entre 26 y 40 años (3261)  y el 32%,  son adultos mayores (2683).

Además, este censo permitió identificar la notable reducción de habitantes de la calle en Bogotá en los últimos años: en 2001 en Bogotá había 11.832 habitantes de calle; en 2004, 10.077, mientras que en 2008, se identificaron 8385 personas (3447)

Este censo también reveló que el 44.8% de los habitantes de la calle de la capital  nacieron en municipios o ciudades diferentes a Bogotá, de ellos el 24.2% se trasladó buscando medios de subsistencia, el 17.2% porque se considera errante, el 16.1% por gusto  por Bogotá y un 17.4% por escapar de situaciones violentas o amenazantes.

Con respecto al tipo de actividades económicas que realizan los habitantes de la calle se identificó que el  58% se dedica a la recolección de objetos de reciclaje, el 34% a mendigar, el 28% a servicios no cualificados y el 10.7% a delinquir.

Finalmente y en lo que hace referencia al consumo de sustancias psicoactivas se detectó que el 68.1% de los habitantes de calle consumen bazuco y el 80.5% de ellos lo hace todos los días. De igual forma sucede con la marihuana; el 64.6% son consumidores y de éstos, el 69.2% lo hace todos los días.

FINALMENTE….

Lo  anterior necesariamente debe generar postura frente a esta realidad que, aunque la creamos invisible, es cada vez más alarmante y evidente, es urgente lograr comprensiones y acciones frente al tema, es inminente el cambio de actitud frente a la población que vivencia esta situación e indispensable la construcción de mecanismos de inclusión social y de reconocimiento de los derechos que tienen como ciudadanos.

De allí que el llamado no sólo es para las instituciones públicas o privadas, es también para cada sujeto y para nosotros como futuros administradores públicos; para cada persona que transita por las diversas calles de su ciudad y que en ese tránsito encuentra en ellos a un vecino más.

POLÍTICA PÚBLICA DE HABITANTES DE CALLE Y LAS FINANZAS PÚBLICAS

Quienes son considerados habitantes de la calle en Bogotá

Como habitante de calle  se consideró a quienes no residen de manera permanente en lo que se considera una vivienda proto-típica como casa, apartamento o cuarto,  por lo menos 30 días continuos;  y de manera estable, al menos 60 días en la misma unidad.

Porque se llega a la calle

Las personas llegan a la calle por diferentes razones y su vida transcurre en diversas actividades legales e ilegales. Una estrategia de intervención debe partir del carácter social y económico del problema. El deterioro socioeconómico del país nutre este drama. El conflicto armado, el desplazamiento y el desempleo cierran oportunidades y contribuyen a la ruptura de redes sociales.

Gasto Público en la Problemática

Entre 1998-2000 se inició la recuperación de la zona El Cartucho y Bienestar Social atendió 4.100 personas, identificó a 9.110 e invirtió $7.157 millones. En 2001-2003, la inversión fue de $5.450 millones. 4.891 personas identificadas, 898 familias alojadas, 1476 niños-as y personas mayores protegidas y 1.883 tuvieron vinculación laboral.

En 2004 se ejecutaron $2.335 millones en El Cartucho. 2.087 personas identificadas, 1.077 en alojamientos y 2.060 remitidas a servicios; 7.481 apoyos y 1.230 acciones de estabilización, incluida la vinculación laboral de 688 personas. La inversión en 2004-2008 será de $23.267 millones, un 84% más que entre 1998 - 2003.

A esto se suma la atención a habitantes de calle: brigadas, hogares de paso día y noche, Centro de Atención Transitoria; Comunidades de vida. La inversión será de 25.531 millones entre 2004-2008.

Cuantos Habitantes de Calle hay en la Actualidad

La Secretaría de Integración Social reveló los hallazgos del  V censo  de habitantes de la calle en Bogotá,  entre los cuales se destacan la identificación de 8.385 personas como habitantes de calle. De de los cuales, el 86.9% son hombres, el 8.4%  son menores de 18 años, el 17.9% son jóvenes entre 19 y 25 años, el 38.9% son adultos entre 26 y 40 años y el 32%,  son adultos mayores.

Además, este censo permitió identificar la notable reducción de habitantes de la calle en Bogotá en los últimos años: en 2001 en Bogotá había 11.832 habitantes de calle; en 2004, 10.077, mientras que en 2008, se identificaron 8385 personas

Este censo también reveló que el 44.8% de los habitantes de la calle de la capital  nacieron en municipios o ciudades diferentes a Bogotá, de ellos el 24.2% se trasladó buscando medios de subsistencia, el 17.2% porque se considera errante, el 16.1% por gusto  por Bogotá y un 17.4% por escapar de situaciones violentas o amenazantes. Con respecto al tipo de actividades económicas que realizan los habitantes de la calle se identificó que el  58% se dedica a la recolección de objetos de reciclaje, el 34% a mendigar, el 28% a servicios no cualificados y el 10.7% a delinquir.

Finalmente y en lo que hace referencia al consumo de sustancias psicoactivas se detectó que el 68.1% de los habitantes de calle consumen bazuco y el 80.5% de ellos lo hace todos los días. De igual forma sucede con la marihuana; el 64.6% son consumidores y de estos, el 69.2% lo hace todos los días.

Este habitante de calle ingreso a los programas de reeducacion de la Secretaria de Integración Social, participo del proyecto de Cesar Lopez de artistas invisibles, murió en 2007 por sobredosis de heroina

Este niño entro en un proceso de protección por parte de la secretaria de Integración Social, fue entregado en adopción en 2006, hoy a sus 15 años es un excelente bachiller en la ciudad de Medellín, donde vive con su familia adoptiva

Este habitante de calle es hoy uno de los humanos mas comprometidos con el problema de habitante de calle, hace parte de la ONG, por una Vida Digna en busca de la Recuperación de los ciudadanos y ciudadanas de calle

 

 

 

 

 

Autor:

Jorge Enrique Díaz Varela

[1] Una falta de participación en la vida productiva y una ausencia de relación. El concepto es usado con el significado que le confiere Castel Robert. desafiliación (Castel, 1991)La metamorfosis de la cuestión social, Buenos Aires, Paidos, 1995

[2] Fuente Secretaria Distrital de Integración Social


Partes: 1, 2


 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Finanzas

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.