Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     
 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Estudio de las fobias humanas y su relevancia en la sociedad actual (página 4)




Partes: 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7


*Clorofobia: Miedo al color verde.

*Cnidofobia: Miedo a los aguijones y a las picaduras.

*Coimetrofobia: Miedo a los cementerios.

*Coinonifobia: Miedo a las habitaciones.

*Coitofobia:Miedo al acto sexual.Quienes padecen de esta fobia experimentan ansiedad porque les preocupa fallar de alguna manera en su desempeño sexual. Entre los síntomas se encuentran la dificultad para conseguir una erección (en el caso de los hombres) o la imposibilidad de llegar al orgasmo.La coitofobia también puede ocurrir debido a traumas emocionales después de un acto de violencia ocurrido antes, durante o después del acto sexual, o como consecuencia de una relación afectiva con la sexualidad. También puede ocurrir debido a alguno de los siguientes factores: efectos psicológicos de la promiscuidad, temores debido a ausencia de educación sexual, ausencia de sentimientos o de afecto, cariño, respeto y responsabilidad entre las personas involucradas en el acto sexual, inseguridad afectiva causada por la infidelidad de la pareja, culpa debido a la formación religiosa sobre sexualidad, reflejos de ajustes psíquicos emocionales y afectivos, problemas orgánicos, condicionamientos de desvíos o anomalías sexuales adquiridos por el cónyuge e impuestos durante el acto sexual, lo que genera repulsión, miedo e intolerancia, falta de armonía conyugal y diálogo, traumas relacionados con factores emocionales ocurridos durante la infancia o en la adolescencia durante la primera relación sexual. Si el niño o el adolescente presencian el acto sexual de sus padres o de terceros, esto también puede, en algunos casos, constituirse causa de coitofobia.La abstinencia sexual por sí misma no determina la coitofobia, pero sí puede ser una consecuencia de ésta. Es fundamental establecer un diálogo de confianza con la pareja para empezar a superar este problema, ya que la seguridad psicoemocional es imprescindible para superar los temores. La terapia adecuada para esta fobia comienza por identificar el origen de los desajustes morales, psíquicos y emocionales que dan inicio al proceso desencadenador del miedo.

*Colerofobia:Miedo a enfadarse o encolerizarse.

*Colpofobia:Miedo a los genitales, particularmente los femeninos.Sigmund Freud, el padre del psicoanálisis, trata de explicar esta conducta usando su hipótesis sobre la envidia del pene, que causó rechazo en movimientos feministas así como también distintos estudiosos del campo.

*Cometofobia:Miedo a los cometas.

*Coniofobia:Miedo al polvo. También se conoce como amatofobia.

*Consecotaleofobia:Miedo a los palillos chinos.

*Contreltofobia:Miedo a ser víctima de abuso sexual.

*Copofobia:Miedo a fatigarse o sentir fatiga.

*Coprofobia: Miedo a las heces.

*Corofobia.: Miedo a bailar.

*Cosmicofobia:Miedo a los fenómenos cósmicos.

*Coulrofobia:Miedo a los payasos. Es muy común en niños, pero en algunos casos persiste en adolescentes y adultos. Quienes sufren de esta fobia reconocen que lo que les asusta más es el maquillaje excesivo, su nariz de color rojo fuerte y sus extraños cabellos, lo que oculta su verdadera identidad. A menudo se adquiere este miedo luego de haber tenido una mala experiencia con payasos durante la infancia, o por haber visto el retrato de un payaso siniestro (por ejemplo, el It de Stephen King, o el Joker de Batman). No todos los que sufren de coulrofobia la experimentan en igual grado: algunos sienten un auténtico pánico, en otros es más bien un recelo que no llega a ser terror.

*Counterfobia:Preferencia por determinada fobia. Se define como el placer que encuentra un fóbico al encontrarse en situaciones que lo espantan.

*Cremnofobia:Miedo a los precipicios y los abismos.

*Criofobia:Miedo al frío extremo, a las escarchas y las heladas.Quienes sufren de esta fobia experimentan ansiedad más allá de que comprendan que sus temores son infundados ya que no corren un peligro real. Para evitar entrar en contacto con su miedo, pueden elegir vivir en lugares de clima cálido, abrigarse más de la cuenta, quedarse en su casa los días de frío y evitar las comidas y bebidas frías así como también los cubos de hielo.

*Crisofobia:Miedo al color naranja.

*Cristalofobia:Miedo a los vidrios y los cristales.Quienes la padecen temen a los objetos hechos de cristal (como las gafas) así como a sus fragmentos. El vivir rodeados de este tipo de objetos es fuente de gran estrés para quienes padecen de esta condición.

*Cromatofobia:Miedo a los colores. También se conoce como cromofobia.Los colores son para mucha gente fuente de belleza y alegría. Sin embargo, para quienes padecen de esta fobia representan un sufrimiento. Como muchas otras fobias, la cromatofobia está disparada por la asociación inconsciente de un color con un evento traumático, cuyo resultado es la fobia como mecanismo de defensa. Las personas pueden experimentar la fobia en distintos grados, así como también pueden temerle a todos los colores o bien a uno en particular. Las fobias para los distintos colores son: cianofobia (miedo al color azul), xantofobia (miedo al amarillo), eritrofobia (miedo al rojo), clorofobia (miedo al verde), crisofobia (miedo al naranja), porfirofobia (miedo al púrpura o violeta), leucofobia (miedo al blanco) y melanofobia (miedo al negro).*Crometofobia:Miedo al dinero. También se conoce como crematofobia.

*Cronofobia:Miedo al paso del tiempo.Esta condición de miedo morboso por la duración o la inmensidad del tiempo está caracterizada por el pánico, la ansiedad y se la relaciona con la claustrofobia. También es llamada neurosis de las prisiones, ya que a menudo los presos la experimentan en algún grado cuando caen en la cuenta de la duración de su sentencia y lo lento que transcurre para ellos el tiempo, encerrados en prisión.

*Cronomentrofobia:Miedo a los relojes.

*Decidofobia:Miedo a tomar decisiones.Quienes temen tomar decisiones importantes suelen recurrir a mecanismos tales como la astrología, el tarot u otros medios que dejan virtualmente al azar el resultado, o bien consultar compulsivamente a sus amigos y su familia. Les cuesta reflexionar sobre el problema y suelen atribuir demasiado peso a una porción determinada de la información. Muchas veces no suelen hacerse cargo de su responsabilidad en la elección y culpan a los otros cuando las cosas no resultan como hubieran querido.

*Defecaloesiofobia:Miedo al dolor de tripas.

*Deipnofobia:Miedo a las conversaciones a la hora de la cena.

*Dementofobia:Miedo a volverse loco. También se conoce como maniafobia o agateofobia.

*Demofobia:Miedo a encontrarse entre las multitudes. Se relaciona con la agorafobia (miedo a los lugares abiertos).El que padece esta condición tiende a evitar los lugares donde hay mucha gente, tales como los recitales, los espectáculos, el cine, el teatro e incluso las reuniones. Es similar a la oclofobia y la enoclofobia.

*Demonofobia:Miedo a los demonios. Este miedo persistente a los seres sobrenaturales se da en personas que creen que existen y vagan libremente para causar daño. Aquellos que sufren de esta fobia se dan cuenta de que sus temores son excesivos o irracionales. Sin embargo, se vuelven  excesivamente ansiosos cuando se habla de demonios, cuando se aventuran solos en los bosques o en una casa en penumbras, o bien al ver películas sobre posesión demoníaca y exorcismo.

*Dendrofobia:Miedo a los árboles. Quienes padecen de esta condición temen a los árboles y a todo lo que se relaciona con ellos: las hojas, las ramas, etc. No es una fobia demasiado conocida como tal, sin embargo es muy común. Sus síntomas principales (similares a todos aquellos de las fobias extremas) incluyen ataques de pánico agudos, dificultad para respirar, sudoración excesiva, vértigo, náuseas y vómitos, palpitaciones, afasia (dificultad para hablar). Según el grado de la fobia de cada persona en particular, estos síntomas pueden ser más o menos marcados. La terapia consiste naturalmente en afrontar los propios temores, que son uno de los más irracionales, pero también pueden ser útiles las disciplinas que regulan las energías internas del cuerpo humano. En la mayoría de los casos, aquellos que padecen dendrofobia no son conscientes de tener una fobia.

*Dentofobia:Miedo a los dentistas, y a acudir a sus consultorios.También se conoce como fobia dental o miedo dental. Existe alguna controversia sobre si este miedo es o no "irracional", ya que por lo general la dentofobia está causada por malas experiencias previas. Puede discutirse que el miedo a los dentistas es lógico, ya que se requieren instrumentos metálicos afilados y tornos para ser colocados en la boca, que es una de las áreas del cuerpo humano con mayor sensibilidad al dolor. Además, la boca suele ser un sitio que genera pudor: a través de ella nos comunicamos, besamos, ingerimos alimentos. Por todo ello, es habitual que nos sintamos expuestos al estar en la consulta odontológica.Pero en cuanto se trata de dentofobia, se la puede definir diciendo que consiste en un miedo extremo y persistente que resulta en que el individuo evite asistir a las consultas odontológicas a cualquier costo, solamente posible cuando un problema físico se torna insoportable. Incluso pensar o escuchar sobre ir al dentista podrá marcar un estrés psicológico y la fobia puede interferir con un funcionamiento social normal.La fobia dental (ya se la llame odontofobia, dentofobia, fobia al dentista o ansiedad dental) es una de las fobias específicas. De acuerdo con el Manual Diagnóstico y Estadístico de Desórdenes Mentales (DSM-IV) el criterio de diagnóstico para las fobias específicas incluye:- Un miedo marcado y persistente del objeto o situación específicas que es excesivo e irracional.- Una ansiedad inmediata como respuesta a la exposición del estímulo temido, que puede llegar a tomar la forma de un ataque de pánico.- Reconocimiento de que el miedo es excesivo o irracional.- Evitar la situación productora de ansiedad.- La fobia interfiere con el funcionamiento normal o causa marcado estrés.Existen programas de ayuda a los dentofóbicos, principalmente enseñándoles a manejar la ansiedad a través de técnicas de relajación, control de la respiración, etc. También es sabido que el conocer qué sucede exactamente en la consulta con el dentista y saber para qué sirven los instrumentos, ayuda a no temerle tanto.

*Dermatofobia:Miedo a las lesiones o enfermedades en la piel. También se conoce como dermatosiofobia o dermatopatofobia.

*Deshabiliofobia:Miedo a desnudarse delante de alguien.

*Dextrofobia:Miedo a los objetos que se encuentran a la derecha del propio cuerpo. Existe poca información sobre este tema. Hay estudios que han encontrado en casos raros, que pacientes que se están recuperando de la quimioterapia desarrollan un desarreglo en su mente. En algunos casos, las mentes de estas personas están tan desarregladas que presentan muchos hábitos curiosos. Uno de estos hábitos es la dextrofobia.El único caso conocido de dextrofobia en los Estados Unidos ocurrió en 1957, cuando un paciente de cáncer desarrolló hábitos anormales luego de someterse a tratamiento de quimioterapia. El nombre de este paciente era Rudolph Dexterfield. Luego de que Dexterfield comenzó terapia para tratar de deshacerse de aquellos hábitos que habían quedado arraigados luego de la quimioterapia, fue capaz de recuperarse de todos ellos excepto uno. Clamaba que aún tenía un miedo inusual a los objetos situados a su derecha. Los doctores fueron incapaces de encontrar información alguna sobre aquella fobia, así que la nombraron por su paciente, de ahí el nombre dextrofobia. Muchos años después, fueron capaces de relacionar otros casos en todo el mundo con esta fobia. Existe una organización que se llama Dextrofobia Council of America que intenta hablar con pacientes que padezcan dextrofobia y trata de ayudarlos a curar su fobia. Intentan colocar objetos cada vez más grandes a la derecha del cuerpo de los pacientes y de esta manera el miedo eventualmente va desgastándose. Por ejemplo, muchos pacientes se sienten lo suficientemente seguros como para tratar con objetos de tamaño mediano situados a su derecha, como vestidores o aspiradoras. Otros aún más exitosos consiguen lidiar con objetos grandes, como los automóviles.Existe un tratamiento de luces de colores, en los cuales se ilumina una parte del cuerpo del paciente buscando así balancear las auras y la energía del cuerpo.Véase también levofobia.

*Diabetofobia:Miedo a contraer la diabetes.

*Didascaleinofobia:Miedo a ir a la escuela. Se trata de un trastorno de ansiedad que se da en los niños. También se considera un caso de ansiedad de separación, que es un miedo extremo producido al separarse de los padres o de otras personas de confianza así como de los lugares (por ejemplo, el propio hogar). Muchos niños disfrutan de ir a la escuela, aunque por supuesto, prácticamente todos los niños experimentan en algunas ocasiones el deseo de no asistir a clase. Esto sucede normalmente en edades en las cuales los niños se enfrentan a actividades escolares más difíciles, exámenes o pueden haber tenido fracasos con su grupo de amigos. Todo esto es una etapa normal de su crecimiento.Los niños que desarrollan una fobia a la escuela, sin embargo, se tornan aterrorizados, tratando por cualquier método o táctica poder quedarse en casa o alejarse de la escuela. Los padres deberían estar alertas si su hijo regularmente dice que se siente muy mal como para ir a clase, ya que podrían estar haciendo esto como mecanismo para evitar sentimientos de ansiedad. Esta fobia puede presentarse de distintas maneras:- Pensamientos constantes sobre la seguridad propia o de los padres.- Rehusarse a ir a la escuela.- Frecuentes dolores de estómago u otras quejas de malestar físico.- Preocupación extrema acerca de dormir fuera de su casa.- Estar muy pegado a su familia.- Pánico al momento de separarse de los padres.- Sentimientos de inseguridad al permanecer solos en una habitación.- Seguir al padre o a la madre por toda la casa.- Dificultad para irse a dormir y pesadillas frecuentes.- Miedo exagerado e infundado a los animales, los monstruos o los ladrones.- Miedo a estar solo en la oscuridad.- Rabietas severas cuando se lo fuerza a ir a clases.Este período en la vida del niño no es solamente perturbador y aterrador para el niño sino también motivo de frustración y preocupación para sus padres. La didascaleinofobia se desarrolla de manera muy parecida a cualquier desorden de ansiedad en el adulto. Siempre es difícil para un niño alejarse de su casa luego de un período extendido de permanecer en ella (por haber estado ausentes por enfermedad, el fin de semana o las vacaciones). Factores como mudarse de vecindario, un divorcio o un fallecimiento pueden causar en el niño un inmenso estrés y detonar un comportamiento ansioso que puede escalar hasta una fobia. Adicionalmente, la familia del niño a menudo refuerza los síntomas sin quererlo. De hecho, muchas veces los niños reciben atención extra de sus padres al manifestar la fobia, de esta manera el niño no tiene la oportunidad de desarrollar maneras de lidiar con la separación.Es muy importante ayudar a los niños a superar esta fobia antes de dejar la adolescencia, ya que si no se la trata correctamente, la fobia a la escuela puede ser de largo alcance, llegando a producir ansiedad y ataques de pánico en la adultez.

*Dinofobia:Miedo al mareo o a los remolinos de agua.

*Diplofobia:Miedo a la doble visión.

*Dipsofobia:Miedo a la bebida y a beber. Quienes padecen de esta fobia tienen un temor extremo a la ingestión de bebidas alcohólicas y a la embriaguez. Los que sufren de dipsofobia experimentan una ansiedad indebida hacia la adicción al alcohol y el efecto que ésta pudiera tener en su cuerpo (sin embargo, su abstinencia al alcohol ciertamente no debe ser criticada).

*Diquefobia:Miedo a la justicia.

*Dismorfofobia:Miedo a las deformidades.También se la denomina trastorno dismórfico corporal o síndrome de distorsión de la imagen. Consiste en un trastorno de la percepción y valoración del propio cuerpo. Hay una preocupación exagerada por cierto defecto inexistente en la propia apariencia física, o bien en una desproporcionada valoración de alguna anomalía física de poca importancia que puede presentar un individuo normal.La dismorfofobia es un cuadro clínico relativamente frecuente. Los fóbicos están obsesivamente convencidos de tener una parte de su cuerpo deforme, sufren angustia por su supuesta "fealdad" y otorgan una importancia desmesurada a las imperfecciones naturales en cualquier ser humano. Esta condición afecta a personas atractivas así como a las que no lo son, y las quejas pueden volcarse sobre cualquier parte del cuerpo, si bien hay estudios que demuestran que en el 45% de los casos se centran en la forma de la nariz. Esta fobia se observa principalmente en la adolescencia (en ambos sexos) y está relacionada con las transformaciones propias de la pubertad. Comienza hacia los doce años y finaliza hacia los dieciocho o veinte, siempre y cuando no se trate de casos patológicos.En cuanto a los adultos, este tipo de trastorno deteriora significativamente la vida cotidiana de quienes lo sufren. Por ejemplo, afecta su funcionamiento laboral, su estudio, las relaciones sociales y otras áreas de su vida. Hay casos donde se evita aparecer en público e incluso asistir al trabajo, se llega a comportamientos tales como salir de casa únicamente de noche para evitar ser vistos, o no salir en absoluto, llegando al aislamiento social. No son poco frecuentes los intentos de suicidio en los casos más extremos. A la dismorfofobia se asocian algunos de los siguientes rasgos de personalidad: inseguridad, sensibilidad exacerbada, rasgos obsesivos, ansiedad, narcisismo o hipocondría.Para ayudar a los adolescentes que padecen de este trastorno existen diversas soluciones: en los casos más leves, el apoyo y el cariño de familiares y amigos ayuda a que progresivamente el fóbico recupere la confianza en sí mismo, crezca la autoestima y el trastorno desaparezca progresivamente. En trastornos más agudos, suele hacer falta consultar con un profesional. Y finalmente, en aquellos casos extremos en los que existe una verdadera anomalía en el propio cuerpo, mediante la cirugía estética se pueden obtener rasgos más armónicos a la vez que ayuda a que la persona recobre la autoestima. Pero hay que recordar que muchas veces la cirugía es innecesaria ya que la deformidad es imaginaria: lo que hay que recuperar es la imagen que el fóbico tiene de sí mismo, que no necesariamente coincide con su imagen exterior sino que está exagerada y afeada por demás.

*Distiquifobia:Miedo a los accidentes.

*Domatofobia:Miedo a las casas o a estar en una casa. También se conoce como eicofobia u oicofobia.

*Dorafobia:Miedo a la piel o pieles de los animales. Las personas que sufren esta fobia evitan estar en contacto con animales peludos tales como los perros, los gatos, los zorros, castores o conejos porque encuentran la piel repulsiva. Tal vez algunos de estos fóbicos asocien la piel con las historias infantiles sobre "el lobo malo" y otros predadores con piel. Su miedo no siempre es infundado, ya que muchos animales peludos –incluyendo a los murciélagos, los mapaches, los perros y los gatos- pueden ser portadores de la rabia, una infección viral aguda del sistema nervioso central. Un animal puede trasmitir esta enfermedad a un ser humano a través de su mordida y en raros casos, a través del contacto con la sangre del animal o sus tejidos o incluso a través de la inhalación del virus de la rabia en una caverna de murciélagos. Esta enfermedad es fatal a menos que la persona infectada reciba las vacunas de la rabia al poco tiempo de contraer la enfermedad.Sin embargo, en el caso de las personas que padecen de dorafobia, el miedo puede presentarse sin motivos en animales de confianza, incluso sus propias mascotas. El tratamiento preferencial para la dorafobia consiste en la exposición gradual y puede llevarse a cabo en una sesión única o en múltiples o como un programa de autoayuda. Sin embargo, es esencial que el animal con piel elegido para tomar parte del tratamiento se comporte bien y sea amistoso, de manera tal que se pueda confiar en que no actuará de forma agresiva. Se sabe que los animales domésticos son muy sensibles y pueden detectar el miedo en las personas. Como es evidente, una persona con esta fobia primero debe sentirse cómoda en la compañía de la piel, para recién después abordar a los animales.

*Dromofobia:Miedo a cruzar la calle.

*Dutchfobia:Miedo los alemanes u holadeses, así como a su cultura.

*Eclesiofobia:Miedo a las iglesias. En forma habitual, se utiliza el término no como una fobia propiamente dicha, sino refiriéndose al desprecio por la Iglesia en general (así como se utilizan homofobia o xenofobia).

*Ecofobia:Miedo a estar en el propio hogar.Quienes padecen de esta fobia tiene temor a permanecer solos en la casa de uno mismo. Una de las posibles causas podría estar ligada al "abandono paterno" en la infancia (más allá de que el abandono no haya sido real sino experimentado de esta manera por el niño). Las fobias, en general, tienen su origen en nuestro pasado.

*Efebifobia:Miedo a los adolescentes. Puede parecer una sorpresa para muchos: lo cierto es que hay personas en la sociedad que no quieren estar cerca de los jóvenes, al punto que se mudan, votan en contra de cualquier proyecto que pudiera beneficiarlos, protestan contra ellos, cualquier cosa pensando en que de esta manera podrán mantenerlos a raya. La efebifobia puede manifestarse en alguna de las siguientes maneras: el miedo irracional a estar cerca, entre o en compañía de adolescentes; el prejuicio basado en la edad hacia los adolescentes o preadolescentes, o la discriminación basada en este prejuicio; el miedo, prejuicio, odio, intolerancia o discriminación referidos a las relaciones de amor entre adultos y adolescentes; el miedo irracional, pánico o histeria, habitualmente a través de los medios de comunicación, relacionado con cualquier cosa que tenga que ver con el comportamiento o la emancipación social de los adolescentes menores de edad (basado en la creencia de que ese comportamiento es más apropiado para los adultos).Los efectos de la efebifobia causan daño en la sociedad. Al menos un importante economista ha propuesto que el miedo o el desprecio a la juventud puede tener efectos en la salud económica de las naciones. Un número creciente de investigadores reporta que el miedo a los jóvenes afecta la salud de la democracia, reportando que la consecuente depreciación de los jóvenes en el pasado, y aún en el presente, ha minado la participación pública, social, política y cultural de las nuevas generaciones. Muchos programas sociales y los cr{iticos sociales ven a la efebifobia como una fuerza condenatoria contra la juventud por parte de la sociedad, particularmente cuando se la empareja con el racismo, ya que afecta la fuerza de trabajo urbano, la escolaridad y los medios masivos de comunicación alrededor del mundo. Los efectos del sexismo parecen ser también amplificados por la efebifobia.Como también afecta a los propios jóvenes, se reconoce en la efebifobia una barrera para con el éxito académico, una barrera para los programas de intervención social exitosos, y un indicador de la ineptitud de muchos adultos para triunfar como padres. Los académicos reconocen la fuerza de la efebifobia en los sectores comerciales y gubernamentales de la sociedad, donde el miedo a la juventud ha sido intensamente explotado para obtener ganancias financieras. Esto ha sido elaborado por críticos sociales que claman que los medios de comunicación populares exacerban el miedo de la sociedad poe la juventud. Esta noción está corroborada por los reportes de periódicos acerca del miedo a la juventud como un conductor de las políticas sociales. Un número de observadores ha indicado la perpetuación deliberada de la efebifobia social masiva para elicitar respuestas públicas y sociales particulares. Véase también pedofobia (miedo a los niños).

*Eicofobia:Miedo a los alrededores del hogar.

*Eisoptrofobia:Miedo a los espejos, o a verse reflejado en un espejo.Quienes padecen de esta fobia experimentan una ansiedad indebida al mirarse a un espejo, aún cuando se dan cuenta de que sus miedos son irracionales. Debido a que si miedo está a menudo basado en supersticiones, pueden preocuparse porque romper un espejo les traiga mala suerte o que mirarse a un espejo los pondrá en contacto con un mundo sobrenatural dentro del espejo.Los espejos y otras superficies que reflejan hace tiempo están asociados con lo extraño o lo bizarro. Por ejemplo, en la mitología griega, Narciso  se enamoraba de su propia imagen reflejada en el agua de una fuente, creyendo que estaba viendo la imagen de una hermosa ninfa. Incapaz de abrazar o acudir a la imagen, se alejó y eventualmente se trasformó en una flor. En El retrato de Dorian Gray, una novela de Oscar Wilde, el retrato de un apuesto joven comienza a deteriorarse, reflejando la corrupción del ser interior del hombre. El retrato se convierte en un espejo reflejando el estado del alma del joven. El protagonista eventualmente comete asesinato y se suicida.

*Electrofobia:Miedo a la electricidad.

*Eleuterofobia:Miedo a la libertad.

*Emetofobia:Miedo al vómito, o a vomitar.Se dice que el 6% de la población teme vomitar, pero solamente en casos extremos se habla de emetofobia. Quienes padecen de esta fobia temen tanto vomitar ellos mismos o bien estar cerca de alguien que vomite. En los casos más severos, los fóbicos evitan ir a comer afuera, socializar y asistir a fiestas o reuniones. Es posible incluso que dejen de comer y por eso a menudo se los diagnostica con anorexia (por supuesto que no bulimia, trastorno caracterizado porque la persona se autoinduce el vómito). Los emetofóbicos pueden recurrir a situaciones extremas para evitar ver que alguien vomite. Esta fobia es una limitación para la vida en muchos casos, ya que no se siente solamente cuando la persona está enferma del estómago, sino que el miedo a vomitar es constante y puede afectarlos día y noche. Las sensaciones de malestar pueden reportarse entre 5 y 30 veces al mes, y esto puede llegar a generar un ataque de pánico cuando se convencen de que efectivamente vomitarán. De hecho, vomitan rara vez ya que suelen contener las náuseas: muchos emetofóbicos se jactan de haber vomitado por última vez muchos años atrás, e incluso aguantan el embarazo u operaciones complicadas sin llegar a vomitar. Evitan estar cerca de los niños y algunos se declaran incapaces para cuidarlos, ya que los niños vomitan con más frecuencia que los adultos. Algunos incluso evitan tener mascotas porque temen contagiarse de ellos alguna enfermedad que los haga vomitar.A la vez, se vuelven obsesivos con la comida: evitan ciertos ingredientes porque les parece que pueden acarrearles una intoxicación, o determinadas comidas porque las relacionan con un episodio de vómito en la infancia. Pueden pasarse horas en la verdulería eligiendo los productos, y lavarse obsesivamente las manos luego de siquiera haber pisado una carnicería.En otros casos, el emetofóbico teme que otro vomite, entonces están constantemente preocupados por encontrarse cerca de ellos en ese momento y vomitar ellos mismos también. Como consecuencia, evitarán determinadas situaciones sociales que las personas que no padecen de esta fobia experimentan normalmente: salir a tomar algo, comer en un restaurante, subirse al transporte público, ir de vacaciones por miedo a vomitar ellos o que alguna persona de su entorno lo haga. La emetofobia puede llevar a padecer otras fobias, por ejemplo la agorafobia (el miedo a los espacios abiertos) y condiciones como el comportamiento obsesivo compulsivo al temer que los gérmenes estén en todos lados. En la actualidad hay poca investigación hecha sobre la emetofobia y puede ser muy difícil de tratar, ya que los pacientes temen que con un tratamiento de exposición gradual temen vomitar ellos mismos. De hecho, se ha llegado a la conclusión de que este tipo de terapia no resulta adecuado, sino que se prefiere un tratamiento cognitivo conductual. Algunos recurren a los antidepresivos e inclusive hay casos de gente que se cura vomitando, tanto en forma natural como inducida.Las limitaciones para estos pacientes pueden llegar al extremo de que hay mujeres que interrumpan sus embarazos, o bien, queriendo tener hijos temen los vómitos matinales o que el hijo se enferme y les vomite. Otros han rechazado tratamientos de cáncer, como la quimioterapia, debido al malestar y a los vómitos que produce.

*Enetofobia:Miedo a los alfileres.

*Enoclofobia.:Miedo a las multitudes o a encontrarse en una multitud.El famoso Albert Einstein una vez dijo "odio las multitudes y hacer discursos". Este sentimiento es muy común para muchas personas y se conoce como enoclofobia. Aquellos que la padecen harán lo posible para evitar lugares tales como los centros comerciales, los teatros o cualquier evento donde regularmente haya multitudes. Algunas cosas que les suceden al encontrarse en grandes muchedumbres son estar atrapados hasta la muerte, contraer un virus mortal, perderse en la multitud, sentirse pequeño e insignificante al estar rodeado por tanta gente.Este miedo puede ser genético y afecta a las mujeres con más frecuencia que a los hombres. Algunos experimentan un miedo tal al estar en áreas muy llenas de gente que pueden experimentar dolor de pecho como si estuvieran por sufrir un infarto, pero en realidad están padeciendo un ataque de pánico debido a estar demasiado ansiosos.Algunas razones por las que se puede experimentar esta fobia es ser una persona tímida por naturaleza, no poder desentenderse de las emociones de los demás alrededor de uno, no sentirse seguro cerca de tanta gente desconocida.Quienes padecen de enoclofobia pueden sobreponerse a ella de las siguientes maneras:- Comenzar asistiendo a eventos grupales pequeños y gradualmente incrementar el tamaño.- Visitar un barrio céntrico, haciendo un esfuerzo consciente por no juzgar a aquellos que viven allí.- Unas la afirmación "estoy más seguro entre la muchedumbre".- Respirar lenta y profundamente de manera controlada.- Mantener la atención escuchando música suave en auriculares.- Hablar a los otros más a menudo en diferentes situaciones.El miedo es real y depende del fóbico tomar control de él, educarse a sí mismo aprendiendo todo lo posible sobre lo que está sintiendo y lo que se puede hacer para cambiarlo.

*Enosiofobia:Miedo a cometer un pecado capital o a ser criticado. También se conoce como enisofobia.

*Entomofobia:Miedo a los insectos.Es una fobia muy común y posiblemente se trate de la fobia a animales más extendida. Dentro del miedo a los insectos en general se encuentran fobias más específicas, como la aracnofobia (miedo a las arañas) o apifobia (miedo a las abejas). Las reacciones de quienes padecen esta fobia con frecuencia parecen irracionales a otras personas, e incluso a sí mismos, ya que se dan cuenta de que los insectos no constituyen una real amenaza. A menudo se los verá limpiando su casa, los armarios y las alfombras, barriendo los pasillos, echando aerosol para matar insectos, sellando puertas y ventanas. Procurarán a toda costa mantenerse alejados de lugares donde creen que pueda haber insectos. Si ven uno de lejos, tal vez no sean capaces de entrar en la zona por más espaciosa que sea, o al menos no sin un previo esfuerzo para controlar su pánico, caracterizado por sudoración excesiva, respiración agitada, taquicardia y náuseas. La entomofobia puede llegar a determinar el lugar donde el fóbico quiera vivir, o el sitio donde acudirá para sus vacaciones, amén de limitar sus actividades en el tiempo libre, tales como deportes y pasatiempos.Como muchas otras fobias, la entomofobia puede tratarse con tratamiento psicológico. Lo habitual son los métodos de exposición gradual, pero también se han propuesto sistemas de choque en los cuales la exposición es intensa y súbita.

*Eosofobia:Miedo a la luz diurna o al amanecer.

*Epistaxiofobia:Miedo a tener una hemorragia nasal.Aquellos que temen a que la nariz les sangre, en adición también se preocupan de ser incapaces de salvaguardar su salud. Algunos nunca visitan a un médico más allá de que tengan problemas de salud, otros evitan por completo los hospitales, incluso para ir a visitar a un amigo o pariente enfermo, o no miran televisión o películas por miedo a ver imágenes de gente enferma o herida. Una pequeña proporción de mujeres temen quedar embarazadas debido a esta fobia. De esta manera, en contraste con otros tipos de fobia específica, el hecho de evitar la situación temida no es suficiente para acabar con la ansiedad y permitirle a la persona llevar una vida normal.Para diagnosticar esta fobia en muchos casos se le pide a un paciente que mantenga los ojos en una pantalla pero se le da el control remoto para que pueda parar la película en cualquier momento si mirarlo se vuelve intolerable. Su presión sanguínea y ritmo cardíaco son monitoreados continuamente durante el proceso (y se presta atención a otros signos), comenzando con una fase de diez minutos previa a la exposición en la cual se obtienen lecturas de base. Luego sigue un período de instrucción de cuatro minutos donde al paciente se le recuerdan los contenidos del video y se le pide que mire a la pantalla sin apartar la vista. El video dura media hora y, normalmente, una persona fóbica o se desmaya, aparta la vista o detiene la cinta debido a su marcada ansiedad y estrés.Recientemente, un nuevo enfoque ha sido desarrollado por un grupo de clínicos suecos que ha demostrado ser exitoso y le enseña al paciente un método para prevenir los desmayos. La técnica se llama "tensión aplicada" y, en esencia, a la persona se le enseña a tensar los grandes músculos del cuerpo por períodos cortos de tiempo (de quince a veinte segundos), lo que tiene el efecto de elevar la presión sanguínea y el ritmo cardíaco. Siendo capaz de influir directamente sobre su propia presión sanguínea, el paciente logra contrarrestar la hipotensión que suele preceder el desvanecimiento.

*Epistemofobia:Miedo al conocimiento.

*Equinofobia:Miedo a los caballos. Quienes sufren de esta condición experimentan ansiedad al aproximarse a un caballo. La equinofobia normalmente comienza a edad temprana, a partir de situaciones tales como: haberse caído de un caballo mientras se lo montaba, haber sido mordido por un caballo cuando pequeño, ver por primera vez un caballo y que éste resulte ser agresivo. Aún en casos en los cuales los caballos estén relativamente domados, los equinofóbicos evitarán cualquier forma de contacto con los caballos y los establos. Otra palabra menos común para la equinofobia es hipofobia.

*Eremofobia:Miedo a estar solo o bien, al sentimiento de soledad.

*Ereutrofobia:Miedo a ruborizarse. Aún cuando no se trata de una de las fobias más reconocidas en nuestra sociedad, es bastante común entre la gente que presenta tendencia a ruborizarse, así como entre quiene son particularmente sensibles a las percepciones y juicios de otros, y suelen ruborizarse en cualquier momento de una situación en que se sientan observados o evaluados.El rubor excesivo es una reacción física detonada como respuesta a pensamientos emocionales asociados con estar preocupado en demasía por las reacciones de los otros. No sólo estas personas se ruborizan como respuesta a situaciones donde otros puedan juzgarlos, también se preocupan por lo que ellos parecen frente a otros. Al desarrollar una preocupación excesiva, se convierte en ereutrofobia. Estas personas tienen miedo de cómo se ven frente a los otros ruborizadas. Se preocupan por si están o no ruborizándose y cómo se ve su piel. No sólo es esta fobia irracional, sino que también es una profecía autocumplida: la preocupación sobre su apariencia puede resultar en un incremento del rubor. Esto puede ser un círculo vicioso para muchos fóbicos. Cuanto más teman ruborizarse, más se ruborizarán.Para personas que nunca han sufrido este problema, la ereutrofobia puede parecer tonta y muy difícil de comprender. Sin embargo, no es motivo de risa. Para aquellos que sufren de esta fobia se trata de una preocupación seria y real. La tendencia a ruborizarse en exceso, combinada con un miedo irracional que detona más rubor, puede afectar todos los componentes de la vida cotidiana.No es poco común que la gente con ereutrofobia desarrolle fobias sociales adicionales a medida que buscan la manera de evitar ruborizarse. Es muy probable que experimenten sentimientos de desasosiego y se alejen de situaciones que requieren la interacción humana en todo nivel. A menudo terminan con depresión.A medida que se toma conciencia del problema, el público en general seguramente se tornará más comprensivo de la seria naturaleza de este problema. De esta manera, quienes lo sufren podrán sentir menor timidez por su trastorno.

*Ergasiofobia:Miedo al trabajo o al funcionamiento.

*Ergofobia:Miedo a trabajar.

*Eritrofobia:Miedo a las luces rojas, o bien a ruborizarse, o bien al color rojo en sí. También se conoce como eritofobia o ereutofobia

*Erotofobia:Miedo al amor sexual o a las preguntas de índole sexual.Este término es utilizado por los psicólogos para describir la sexualidad en la escala de la personalidad. Los erotofóbicos tienen altos puntajes en una escala que se caracteriza por expresiones de miedo y culpa respecto al sexo. Es poco probable que hablen de sexo, tienen más reacciones negativas con respecto al material sexualmente explícito y tienen relaciones sexuales con menor frecuencia y con menos compañeros a lo largo del tiempo. En contraste existe la erotofilia, que se caracteriza porque quienes la manifiestan están en la otra punta de la escala. Expresan menos culpa por la sexualidad, hablan de sexo abiertamente y mantienen actitudes positivas con respecto a material sexual. Esta dimensión de la personalidad se usa para valorar la apertura con respecto al sexo y la sexualidad. Es una dimensión importante para medir debido a los riesgos de salud asociados con la educación sexual limitada. Investigaciones de esta dimensión de la personalidad han mostrado una correlación entre altos puntajes de erotofobia y un uso menos consistente de anticonceptivos y un desconocimiento general sobre sexualidad humana. El término "erotofobia" se deriva del nombre del dios griego del amor, Eros, y fobia, término griego para el miedo.

*Escabiofobia:Miedo a las postillas.

*Escatofobia:Miedo a la materia fecal.

*Escolequifobia:Miedo a los gusanos.

*Escolionofobia:Miedo a la escuela.

*Escopofobia:Miedo a ser mirado o a ser el centro de la atención. También se conoce como escoptofobia.Quienes sufren de este trastorno experimentan miedo y ansiedad al sentirse observados por otros. Se trata de una fobia muy común en pacientes con esquizofrenia.

*Escotofobia:Miedo a la oscuridad. El miedo a la oscuridad es muy común cuando de niños pequeños se trata y en algunos casos, variando el grado, se lo puede observar en adultos. Otros nombres para esta fobia son acluofobia, ligofobia, mictofobia y nictofobia. El miedo a la oscuridad es incrementado por la imaginación: un muñeco de felpa puede parecer un monstruo en la oscuridad. Las pesadillas contribuyen a esta fobia también: luego de despertarse por el mal sueño el niño puede rehusarse a volver a dormir sin dejar las luces encendidas. El miedo a la oscuridad es una fase dentro del desarrollo del niño. Muchos observadores dan cuenta de que este miedo no suele aparecer antes de la edad de dos años. El miedo a la oscuridad no es el miedo a la ausencia de luz, sino a los peligros posibles o imaginarios que la oscuridad oculta. Algunos investigadores, comenzando por Sigmund Freud, consideran el miedo a la oscuridad como una manifestación de la ansiedad de separación.En 1960 un grupo de científicos condujo un experimento para descubrir las moléculas responsables de la memoria. En un experimento que se hizo con ratas, normalmente animales noctámbulos, se las condicionó para temer la oscuridad y una sustancia llamada escotofina fue aparentemente responsable por recordar esto, ya que se la extrajo del cerebro de esas ratas. Más adelante, estos resultados fueron desacreditados.

*Escotomafobia:Miedo a la ceguera, a perder la vista.

*Escriptofobia:Miedo a escribir en público.

*Especsofobia:Miedo a las avispas.

*Espectrofobia:Miedo a los fantasmas. Quienes sufren de esta fobia experimentan una ansiedad indebida incluso cuando pueden darse cuenta de que su miedo es irracional. Pueden temer internarse en los bosques, en casas vacías o en lugares oscuros y pueden reaccionar con alarma ante ruidos extraños o inexplicables. Sin duda Hollywood ha fomentado la espectrofobia con películas tales como Poltergeist, El resplandor, El Proyecto Blair Witch o Sexto Sentido. "Espectrofobia" es un término híbrido derivado del término latino "spectrum" (aparición) y el griego "phobos" (miedo).

*Espermatofobia:Miedo al semen o a los gérmenes. También se conoce como espermofobia.

*Esquelerofobia:Miedo a los hombres malos o a los ladrones.

*Esquiofobia:Miedo a las sombras. También se conoce como esquiafobia.

*Estasifobia:Miedo a permanecer de pie o a andar. También se conoce como estasibasifobia o ambulofobia.

*Estaurofobia:Miedo a las cruces o a los crucifijos.

*Estenofobia:Miedo a las cosas o los lugares estrechos.

*Estigiofobia:Miedo al infierno.

*Eufobia:Miedo a recibir buenas noticias.

*Eurotofobia:Miedo a los genitales de la mujer.Más conocida como colpofobia, es común que quienes desarrollen este trastorno tengan otras fobias relacionadas con el sexo, como por ejemplo erotofobia o coitofobia (ver). Se trata de un extraño desorden que se da en algunos hombres: mientras que la mayoría de ellos esperan su oportunidad para meterse en los pantalones de una chica, quienes padecen de eurotofobia se asustan ante la visión de una mujer desnuda. Las causas para esta fobia no han sido especificadas, ya que puede variar de persona a persona. Algunos la sufren debido a la exposición a genitales femeninos de una manera sucia y vulgar ya sea en televisión o películas, o en acoso sexual a una edad muy temprana.Para colmo de males, sumado a una condición de por sí causante de estrés, mucha de la terapia para la eurotofobia implica exponer al paciente repetidamente con su miedo. Un acto semejante ha probado ser beneficioso para algunos, pero para otros es una experiencia traumática y no hace más que empeorar su condición. La eurotofobia puede ser eliminada con los métodos psicológicos correctos en 24 horas después de que el paciente asuma el compromiso. El tratamiento principalmente lidia con el entrenamiento del inconsciente para conectar diferentes sentimientos positivos con el estímulo que detona la fobia. Los medicamentos prescriptos pueden ser útiles para curar la fobia momentáneamente.Para lidiar con cualquier clase de fobia un individuo debe tener la voluntad de zafarse de la red en la cual él mismo ha quedado atrapado. Un ejercicio para estos fóbicos puede ser el siguiente: cada mañana, frente al espejo, visualizar una hermosa mujer desnuda, y llamarla "bella creación divina". Puede ser desagradable durante un tiempo, pero con el correr de los días se irán superando los temores. También se puede repetir estas palabras todos los días, o recordarlas cuando se pueda: "El sexo es parte de la vida y no un pecado o algo para irritarse. Todo el mundo atraviesa esta bella etapa de la vida. No es un acto sucio".

*Fagofobia:Miedo a tragar o a comer.Quienes padecen de esta fobia tienen temor a tragar alimentos, pastillas, etc. Se trata de una disfagia (dificultad para tragar) de tipo psicológico, desde el momento en que al examinar el esófago los médicos no encuentran nada anormal. Esta fobia entra dentro de lo que se conoce como trastornos alimenticios, puesto que puede provocar malnutrición o pérdida de peso debido al miedo a comer. Llegado a un caso extremo, los fóbicos sólo quieren tomar líquidos o comida fácil de tragar masticando excesivamente. Se describen los síntomas como una sensación a que la garganta se estrecha, dificultándose de este modo el inicio de la deglución, y produciéndose el temor a que la comida quede atravesada en la garganta o bien se desvíe a la tráquea y produzca ahogo. Es posible que quienes padecen de fagofobia tengan un desorden psicológico subyacente. Las opciones de tratamiento se encaminan a modificar el comportamiento de la persona, reasegurándole que aquello a lo que teme tanto no constituye un peligro real. Un método es mediante ejercicios progresivos de posicionamiento de la comida (cada vez más consistente), coordinar la respiración y los movimientos de la lengua, relajar los músculos de la cara, distraerse mientras se mastica y se traga, etc.

*Falacrofobia:Miedo a quedarse calvo.Quienes padecen de este trastorno, también conocido como peladofobia, temen quedarse calvos, o bien estar cerca de gente sin cabello. El contrario de esta fobia específica podría ser la fobia al pelo, conocida como tricofobia, caetofobia, quetofobia o hipertricofobia. Como muchas otras fobias, este trastorno aparece cuando el inconsciente vincula el quedarse calvo con algún evento traumático, posiblemente ocurrido en la infancia. Los síntomas típicamente incluyen ansiedad, respiración entrecortada, mareos, incluso llegando a producirse ataques de pánico en los casos extremos. El miedo puede ser detonado tanto por personas sin cabello como por su imagen en películas o incluso en fotografías.

*Falofobia:Miedo a tener una erección peneana.

*Farmacofobia:Miedo a tomar medicinas.

*Fasmofobia:Miedo a los fantasmas. También se conoce como espectrofobia.

*Febrifobia:Miedo a la fiebre.

*Felinofobia:Miedo a los felinos, como los gatos, los tigres o los leones. También se conoce como ailurophobia, elurophobia, galeophobia o gatophobia, cuando el miedo es específicamente a los gatos.

*Fengofobia:Miedo a la luz del día o al brillo del sol.

*Filemafobia:Miedo a los besos. También se conoce como filematofobia.

*Filofobia:Miedo al amor, a enamorarse o a estar enamorado.Se trata de una condición que afecta profundamente la vida de quienes la padecen, debido a que los filofóbicos sufren mucho puesto que no pueden enamorarse. El origen del trastorno suele estar en traumas infantiles relacionados con la familia o el entorno afectivo que generaron en complejos de inferioridad. Los que padecen de esta fobia suelen comportarse de alguna de las siguientes maneras: eligiendo relaciones imposibles donde nunca podrá enamorarse, eligiendo hombres o mujeres que terminarán dejándolo para así evitar el enamoramiento, huyendo de alguien que se haya enamorado de ellos buscándole defectos inexistentes.La única manera de enfrentarse a esta condición es mediante la paciencia y la negación. La pareja de un filofóbico puede optar por negarle que está enamorado de él o ella, de esta manera más bajarán la guardia y menos huirán. Posteriormente es necesario hablar profundamente de este tema si es que se quiere ayudarles, e incluso proponerles recurrir a un profesional.

*Filosofobia:Miedo a la filosofía.Este miedo a la filosofía puede extenderse a cualquier tipo de pensamiento o ideas que puedan poner en cuestión, minar o llevar a dudar de los propios pensamientos o ideas que se mantienen en la absurda creencia de que son los únicos que tienen sentido. Lo cierto es que todo debe ser puesto en duda, tal como los filósofos han demostrado a lo largo de la historia. Aquellos que exhiben síntomas de filosofobia pueden haber adquirido esta condición como resultado de un contacto insuficiente con otras formas de pensar u otras culturas diferentes a la suya. Suelen adoptar hábitos mentales dogmáticos o inflexibles, o como resultado unirse al siempre popular "culto a la estupidez". Nótese que ni siquiera los filósofos o pensadores son inmunes a la filosofobia.

*Fobia Social:Miedo a ser juzgado negativamente en situaciones sociales.Quienes padecen esta patología experimentan muchas dificultades en su vida cotidiana, ya que su miedo es a enfrentar cualquier situación donde deban interactuar con otras personas. Temen ser el centro de la atención, ser mirados y criticados, experimentan una terrible ansiedad cuando deben conocer personas nuevas y se sienten muy incómodos en lugares llenos de gente.Esta fobia a menudo comienza en la adolescencia como un miedo de ser mirado y juzgado por otras personas, y lleva a evitar situaciones sociales. A diferencia de lo que sucede en la mayoría de las fobias, la fobia social es igualmente común en hombres y mujeres. El desorden puede estar circunscrito (por ejemplo, restringido a las interacciones con el sexo opuesto, a comer en público, a hablar en público) o puede ser global, involucrando prácticamente toda situación social fuera del marco de la propia familia.La fobia social a menudo está acompañada por baja autoestima y miedo a las críticas. El contacto visual directo puede ser particularmente estresante en algunas culturas. El desorden puede presentarse al principio como rubor, temblor de manos, náuseas o urgencia para orinar –la persona cree que una de estas manifestaciones de ansiedad es el problema principal. Los síntomas pueden progresar hasta llegar a ser ataques de ansiedad y pánico en la presencia de otros. Evitar a las otras personas puede ser una conducta extrema, y puede resultar en un completo aislamiento social.

*Fobofobia:Miedo a las fobias.Se trata de uno de los miedos irracionales más curiosos, ya que quienes lo padecen temen al miedo en sí mismo. Por eso se conoce la fobofobia como "miedo al miedo". Los fobofóbicos pueden temer tanto contraer una fobia, como también experimentar un abrumador temor ante la posibilidad de vivir situaciones que despierten su miedo o angustia. La diferencia entre un fobofóbico y una persona saludable es que ante la posibilidad de peligro el primero experimenta una fuerte ansiedad y puede quedar paralizado producto del estrés. El segundo, en cambio, analiza la situación racionalmente, buscando posibles soluciones. Debido a esto, el fóbico es reacio a distanciarse de los lugares considerados "seguros" por él, y esto necesariamente afecta su calidad de vida tanto como su inserción social.

*Fonofobia:Miedo a los ruidos, o voces, o la voz de uno mismo.Quienes presentan este trastorno, a menudo experimentan temor ante su propia voz y pavor por hablar alto. Suele manifestarse en la infancia y precisa de acompañamiento Psicológico e incluso psiquiátrico para corregirla. Siendo una fobia, no debe ser dejada de lado y mucho menos despreciada, sino que necesita de tratamiento para poder ser superada y que no afecte la vida adulta.Otras personas que suelen presentar fonofobia son aquellos que padecen de tartamudez, y temen, por lo tanto, hablar en público.Quienes padecen de miedo a los sonidos, suelen experimentar temor ante ciertos ruidos que ellos asocian con "algo malo" y por lo tanto suelen presentar una hipersensibilidad a los mismos y escucharlos más alto de lo que verdaderamente suenan.

*Fotoaugliafobia:Miedo a las luces brillantes.

*Fotofobia:Miedo a la luz.En la mayoría de los casos en los que se utiliza este término, no se está haciendo referencia a una fobia propiamente dicha, sino a la molestia ocular producida por la luz. Se trata de un síntoma muy común que se produce incluso en personas que no padecen de un trastorno en sus ojos. Sin embargo, en casos extremos puede estar asociada con problemas en los ojos y ocasionar dolor intenso incluso con luz baja. Algunas causas comunes por las que puede producirse fotofobia son el uso excesivo de lentes de contacto o los lentes de contacto mal puestos , una enfermedad, lesión o infección ocular (como chalazión , epiescleritis y glaucoma ), quemaduras en los ojos, migraña, meningitis, inflamaciones dentro del ojo, abrasión corneal o úlcera corneal, drogas como anfetaminas, atropina, cocaína , ciclopentolato, idoxiuridina, fenilefrina, escopolamina, trifluridina, tropicamida y vidarabina , o bien haber sido sometido a un examen ocular durante el cual se han dilatado los ojos. No suele revestir una gran importancia, ya que suele poder aliviarse usando lentes oscuras

*Francofobia:Miedo a Francia, los franceses o su cultura. También se conoce como galiofobia.No se trata en realidad tanto de un temor como de un prejuicio hacia los franceses y su cultura. En algunos casos, se hacen chistes en contra de ellos, o se boicotean sus productos comerciales. Su antónimo es la francofilia, o el amor por la cultura francesa. El prejuicio contemporáneo hacia los franceses a menudo deriva de críticas del período inmediatamente posterior a la Segunda Guerra mundial, y la forma de vida de la elite artística y filosófica de la época. Aunque estos prejuicios están particularmente extendidos por los Estados Unidos, la francofobia ha existido en varias formas y en distintos países por siglos.

*Frigofobia:Miedo al frío o a las cosas frías.

*Fronemofobia:Miedo a pensar.

*Gamofobia:Miedo al matrimonio, a casarse.

*Gatofobia:Miedo a los gatos. También se conoce como ailurofobia o elurofobia.

*Gefirofobia:Miedo a cruzar puentes. También se conoce como gefidrofobia o gefisrrofobia.Quienes padecen de esta condición temen atravesar puentes o viaductos, sintiéndose incómodos si deben hacerlo (ya sea a pie o conduciendo un automóvil) y frecuentemente se rehúsan a hacer la travesía, procurando caminos alternativos para ello. Algunos tienen la mala suerte de vivir en una zona con muchos puentes, y llegan a hacer desviaciones de muchos kilómetros para evitarlos. Otros utilizan recursos como hablar en voz alta, poner la radio o recitar un poema mientras cruzan el puente, para disminuir su ansiedad. En casos extremos, se puede llegar a tomar tranquilizantes hasta una hora antes de verse forzado a cruzar el puente.Quienes padecen de gefirofobia experimentan una indebida ansiedad aún cuando se dan cuenta de que sus temores son irracionales. Algunas veces, la gefirofobia asume un cuadro más complejo si el miedo se extiende a cualquier superficie elevada, siendo, en este caso, clasificada como acrofobia (miedo a la altura). Otras veces puede estar relacionada con la claustrofobia (miedo al encierro). Los conductores fóbicos pueden preocuparse por estar en un accidente, en tráfico pesado, o en perder el control de sus vehículos. Los puentes altos sobre cursos de agua o acantilados pueden ser especialmente intimidantes, como así también los puentes muy largos o muy angostos.En algunas ciudades de los Estados Unidos, las autoridades se han visto impelidas a poner guardias en los puentes, para ayudar a los conductores que padecen de esta fobia y que pueden llegar a paralizar el tráfico si la ansiedad no les permite seguir conduciendo. Para aquellos decididos a conquistar –o al menos dominar- este temor, existe una variedad de opciones disponibles: los talleres para fóbicos, la terapia de exposición gradual, trucos mentales (como el recitado, leer placas de automóviles al revés o cualquier otra actividad que mantenga ocupado al cerebro), los libros de autoayuda.El miedo a los puentes es una fobia relativamente común aunque muchas personas que la padecen no saben que sufren de algo llamado "gefirofobia". El término viene del griego "gephyra" (puente) y "phobos" (miedo).

*Geliofobia:Miedo a la risa.

*Geniofobia:Miedo a las barbillas o a los mentones.

*Genofobia:Miedo al sexo.También conocida como coitofobia, consiste en un miedo extremo a mantener relaciones sexuales. Esta fobia puede haber sido causada por un trauma sexual real (violación o abuso, especialmente en una edad temprana) o por haber sido testigo de un acto sexual traumático, ya sea en la vida real o incluso en los medios (televisión, cine). Algunos temen que sus propios impulsos sexuales constituyan una amenaza para su autocontrol. Otros simplemente encuentran la idea de tener relaciones sexuales algo asqueroso u horripilante.No todas las instancias de la xenofobia son irracionales. Algunas mujeres pueden haber experimentado vaginismo en alguna ocasión, lo que resulta en dolor durante el acto sexual. Incluso luego de concluido el tratamiento, algunas se muestran reticentes a involucrarse en encuentros sexuales.

*Genufobia:Miedo a las rodillas.

*Gerascofobia:Miedo a envejecer.Si bien muchas personas temen envejecer, e intentan detener el proceso con tintura para el cabello, cirugías estéticas, cremas y maquillajes caros, la gerascofobia es un caso extremo que conlleva mucha infelicidad a quienes la padecen. Es un fenómeno estudiado a partir de los años 60, cuando los especialistas repararon en la angustia de algunos de sus pacientes ante la inminente llegada de esta etapa de la vida próxima a la muerte. En el miedo a envejecer influyen varios factores relacionados directamente con la historia del individuo que la padece. Hay algunos elementos que resultan determinantes, a saber: que el individuo padezca de otras fobias, temores o ansiedades; que el individuo sienta una falta de realización o de logro de ciertas metas; sus circunstancias socioeconómicas. Como toda fobia, se la asocia a cuadros psiquiátricos complejos. Es importante diagnosticarla y tratarla en consecuencia.Los que padecen este trastorno suelen caracterizarse como personas con rasgos de personalidad ansiosos, histéricos o narcisistas. Debido a la sobrevaloración que hacen de los bienes materiales y del logro de las metas experimentan problemas para lidiar con la pérdida de la belleza, el poder, la seducción y las riquezas, entre otros. La gerascofobia por lo tanto no aparece en cualquier sujeto, sino que tiene que ver con la evolución de la persona que la padece.

*Germanofobia:Miedo a Alemania o a lo relacionado con la cultura alemana.Más que tratarse de una fobia propiamente dicha, el término se aplica a los sentimientos de aversión, rechazo o disgusto hacia la cultura alemana. Esto se asocia con consiguientes actitudes de discriminación y hostilidad.Más que tratarse de una ideología coherente con una literatura establecida, ha aparecido como una respuesta a las guerras en las que se involucró o declaró Alemania, y ha permanecido como una resaca de aquellos conflictos. Así como con todos los términos antiétnicos, habría que hacer distinciones importantes entre los sentimientos en oposición a la gente y a la cultura con respecto a aquellos contra el gobierno o sus políticas. Sin embargo, distinciones semejantes son a menudo dejadas de lado.

*Gerontofobia:Miedo a la gente anciana.Relacionada con la gerascofobia (miedo a envejecer), este término se utiliza no sólo para denominar miedo a los viejos, sino también desprecio o rechazo hacia las personas de la tercera edad. Se trata de un mal social muy común en nuestra época, donde los viejos son relegados a los asilos y muchas veces se los abandona a su suerte, donde se asocia a la juventud con la salud y la belleza y por oposición, a la vejez con la enfermedad y la decadencia.La gerontofobia parte de ideas tales como que los viejos son improductivos, dependientes y una carga para la sociedad, o en la asociación de la vejez con la corrupción del cuerpo y la enfermedad. En realidad, el cuerpo humano comienza a envejecer ni bien comenzada la adultez, solamente que los cambios se hacen notorios unas décadas después.

*Geumafobia:Miedo al sentido del gusto. También se conoce como geumofobia.

*Gimnofobia:Miedo a la desnudez.Quienes padecen de esta fobia temen tanto ser vistos desnudos como ver a otras personas desnudas, aún en aquellas situaciones donde la desnudez es socialmente aceptable. Los gimnofóbicos pueden experimentar miedo o ansiedad frente a todos o por el contrario sólo frente a ciertas personas en particular. Asimismo, reconocen que su miedo es irracional. Una posible causa para esta fobia es el sentimiento de inferioridad con respecto al propio cuerpo, en especial debido a que se lo compara con imágenes mostradas en los medios y se idealiza la belleza humana al punto de que las imperfecciones naturales en cualquier ser humano son vividas como un padecimiento. Pero la gimnofobia también puede estar asociada con una fobia sexual, con ansiedad sobre la sexualidad en su conjunto o de un sentimiento persistente de vulnerabilidad relacionado con el pensamiento de que las personas que vean al fóbico desnudo puedan seguir imaginándoselo desnudo. También se conoce como nudofobia.

*Ginefobia:Miedo a las mujeres.A este trastorno también se lo conoce como ginofobia o ginecofobia. Este tipo de fobia afecta casi exclusivamente a los hombres, éstos experimentan ansiedad aunque se dan cuenta de que el objeto de su miedo no constituye una amenaza real para su persona. Habitualmente se lo relaciona con una experiencia traumática sufrida a edad temprana en la que intervino alguna mujer (por ejemplo, una mujer que le haya maltratado, o que lo haya hecho víctima de abuso sexual en su infancia). Para quienes sufren de esta fobia, un posible tratamiento consiste en la psicoterapia para descubrir el conflicto emocional causal y posteriormente emprender una terapia de conducta, en especial desensibilización sistémica y reducción de ansiedad. En ocasiones, la medicación (o incluso la hipnosis) puede ayudarlos. Algunas fobias relacionadas son la androfobia (miedo a los hombres) y pedofobia (miedo a los niños).

*Glosofobia:Miedo a intentar hablar, o bien a hablar en público.Normalmente se asocia esta condición a diversos trastornos psíquicos tales como la depresión, la esquizofrenia, la neurosis de angustia, etc. así como las alteraciones del lenguaje de origen psicofísica, como la tartamudez.Los síntomas incluyen ansiedad intensa previa al acto de tener que comunicarse verbalmente frente a un grupo (o incluso frente a la posibilidad de hacerlo); el evitar asistir a eventos donde la atención del grupo está fija sobre los individuos que asisten; malestar físico, náuseas o sentimientos de pánico en dichas circunstancias. Síntomas más específicos se dividen en tres categorías: físicos, verbales y no verbales. Los síntomas físicos son el resultado de una reacción del sistema nervioso autónomo del tipo "pelear o huir". Estos síntomas incluyen oído agudizado, incremento del ritmo cardíaco y de la presión sanguínea, pupilas dilatadas, transpiración, rigidez muscular y sequedad bucal. Los síntomas verbales incluyen (pero no están limitados a) voz tensa, repetición de "Ahh" y "ehhh", que tiende a confortar a los hablantes ansiosos. Muchas personas reportan desórdenes de habla inducidos por el estrés, que sólo están presentes cuando se habla en público. Muchas personas que padecen esta fobia no tendrían problema de bailar o cantar en un escenario, e incluso de recitar un poema, siempre y cuando sientan que no son ellos los que están hablando sino el personaje que interpretan.Las causas de este trastorno, aunque muchas veces son desconocidas, pueden atribuirse a un trauma en edad temprana, una lenta construcción a partir de evitar hablar en cierta situación, que lleva a que de a poco se desarrolle la fobia, o bien a una serie de creencias formadas en la infancia relacionadas con el habla (por ejemplo, lo que yo tengo que decir no es importante) y que tienen que ver con la competencia o el fracaso.Existen organizaciones y cursos de autoayuda que consiguen que los fóbicos logren gradualmente vencer el temor a hablar. Algunos también consumen medicamentos para ayudar a reducir su ansiedad.

*Gnoseofobia:Miedo al conocimiento y al saber.

*Grafofobia:Miedo a escribir, o bien a escribir a mano.

*Hadefobia:Miedo al infierno. Quienes padecen de esta fobia temen cometer un pecado mortal e imperdonable que los lleve a arder en el infierno. También se conoce como estigiofobia.

*Hafefobia:Miedo a ser tocado. También se conoce como afenfosfobia.

*Hagiofobia:Miedo a los santos o a las cosas sagradas.

*Hamartofobia:Miedo a cometer pecados.Quienes padecen de este trastorno temen cometer errores imperdonables o pecar. El miedo al pecado a menudo se desprende del hecho de que las así llamadas leyes divinas están escritas en lenguaje humano, y por lo tanto, sujetas a una necesidad constante de interpretación. Tal vez la tradición hermenéutica en su conjunto está sustentada por la falta de una prueba concreta y objetiva de que Dios o los dioses tengan realmente un plan para los seres humanos, o de que las divinidades han pensado el mundo desde motivos morales y justos.

*Harpaxofobia:Miedo a ser robado.Quienes padecen de esta fobia temen ser víctimas de un robo. Si bien es un temor relativamente común, sobre todo en quienes habitan en las ciudades, los harpaxofóbicos encuentran su vida cotidiana significativamente afectada por su miedo. Pueden recluirse en su casa y abandonar sus actividades cotidianas por temor a que un ladrón los ataque.

*Hedonofobia:Miedo a sentir placer.Se trata de la más puritana de las fobias. Quienes la padecen, típicamente se sienten culpables por experimentar placer aún cuando normalmente pueden darse cuenta de que no hay nada malo en sentir placer. Su culpa habitualmente se desprende del hecho de que están participando en una actividad placentera mientras que otros a su alrededor o en el mundo en general están experimentando nada más que enfermedad, pena, dificultades económicas y otros problemas dolorosos. Su culpa también surge de la creencia de que la vida es mejor vivirla en forma ascética (similar a la idea generalizada de que, para que un remedio haga bien a la salud, debe saber amargo).El término hedonofobia se deriva del griego "hedone" (placer, gusto) y "phobos" (miedo). Otras palabras derivadas de "hedone" incluyen "hedonismo" (una filosofía que enfatiza el placer como el máximo objetivo en la vida) y "hedonista" (un buscador de placer).

*Hefefobia:Miedo a ser tocado. También se conoce como afenfosfobia.

*Helenologofobia:Miedo a los términos griegos o a la complicada terminología científica.

*Heliofobia:Miedo al Sol.Para empezar, el término heliofobia no siempre se utiliza como "miedo al sol o a los rayos solares" propiamente dicho, sino que también puede estar haciendo referencia a una sensibilidad excesiva a la luz solar (similar a la fotofobia). La heliofobia es un problema que afecta a cientos de personas solamente en los EEUU, pero que a la vez sufre de falta de investigación legítima. El Centro de Salud del Pacífico ha sugerido que muchas personas se mantienen apartadas del sol por el miedo creciente a desarrollar cáncer de piel. Esto no es técnicamente heliofobia, sino simplemente una solución infundada e ilógica. Asimismo, algunas condiciones médicas como el keratoconus (que es un desorden ocular que resulta en una sensibilidad óptica extrema a la luz solar y las luces brillantes) y la Porfirio cutánea tarda, que causa que la piel sea en extremo sensible a la luz solar al punto de causar ampollas, pueden resultar en heliofobia.Debido a que la heliofobia forza a sus víctimas a permanecer en interiores, esta fobia causa problemas de deficiencia de vitamina D. Esto puede corregirse tomando suplementos de vitamina D o bebiendo leche fortificada con dicha vitamina.En la literatura moderna, la heliofobia es una característica atribuida a los vampiros, donde se muestra que éstos tienen una aversión completa al sol (Nosferatu fue el primero que la denomina una característica de los vampiros). Esta heliofobia fue considerada un "signo delator" de brujas, vampiros y demonios.

*Helmintofobia:Miedo a ser infectado por gusanos.

*Hemofobia:Miedo a la sangre. También se conoce como hemafobia o hematofobia.El temor es principalmente a la propia sangre, pero no excluyente, ya que también temen ver sangre ajena, de otras personas o de animales. La visión de la sangre puede remitirles a su propia vulnerabilidad a las heridas, y eventualmente a la muerte.Quienes padecen de esta fobia suelen evitar los objetos punzocortantes, como los cuchillos, las navajas, las agujas y alfileres, las jeringas, etc. Por lo tanto, esta fobia a menudo aparece relacionada con la blenofobia, que es precisamente el miedo a ese tipo de objetos. Al ver sangre o heridas, a los hemofóbicos puede bajarles la presión arterial, lo que los lleva a sufrir mareos e incluso desmayos. Esto puede llevarlos a desarrollar una nueva fobia: el miedo a desmayarse.El miedo puede ser detonado por ver una herida de una persona cercana o también por imágenes en televisión o películas. No es necesario ver la sangre o las heridas para sentir el malestar, sino que éste puede producirse también por imaginarlas. Los hemofóbicos no soportan pensar en que se les pueda quitar sangre y una publicidad para donar sangre puede bastar para hacerlos sentir mal o al menos, incómodos.A través de los tiempos, los escritores han hecho muy poco para calmar el miedo a la sangre. En La Ilíada de Homero, las aguas corren rojas de sangre mientras el iracundo Aquiles corta su cosecha de troyanos. En Macbeth, la famosa obra de Shakespeare, la sangre se convierte en un terrorífico símbolo de la culpa para Lady Macbeth, mientras se lava las manos hasta dejarlas al rojo vivo para librarlas de la sangre, ya sea real o imaginaria. En Drácula de Bram Stoker, la sangre se convierte en la nutrición del vampiro.Hemofobia se deriva del griego "haima" (sangre) y "phobos" (miedo). Otras palabras derivadas de "haima" incluyen "hemodiálisis" (un procedimiento que remueve impurezas de la sangre), "hemoglobina" (un componente sanguíneo que transporta oxígeno desde los pulmones hasta otras partes del cuerpo), y "hemorragia" (rápida pérdida de sangre).

*Heresifobia:Miedo a los desafíos a la doctrina oficial o bien a la desviación fanática. También se conoce como hereiofobia.

*Herpetofobia:Miedo a los reptiles o a las criaturas que se arrastran.Dentro de la fobia general a los reptiles y animales que se arrastran, existen diversos tipos de fobias más específicos. El terror a las serpientes (ofidiofobia) es el más común.

*Heterofobia:Miedo al sexo opuesto. También se conoce como sexofobia.Dentro de la comunidad médica, el término se usa para significar el miedo a las personas del sexo opuesto. La definición desde las ciencias sociales sería "hetero" (distinto) "fobia" (miedo), o sea, miedo a lo que es distinto. Desde un punto de vista sociocultural no constituye una fobia en sí mismo, sino que se asemeja más a conceptos tales como racismo, xenofobia o etnocentrismo, es decir, el rechazo, el disgusto, la discriminación y la exclusión a cualquier grupo social minoritario, ya sea étnico, sexual, racial, religioso, etc.Hay también un uso minoritario que se hace del término, de esta manera la heterofobia se interpreta como un concepto simétrico al de homofobia (odio a los homosexuales), por lo tanto heterofobia sería odio a los heterosexuales. En este contexto, quienes utilizan el término heterofobia consideran que la homofobia es una idea victimista de los homosexuales y no una actitud real de discriminación contra los mismos. También se utiliza para señalar la actitud de los grupos homosexuales para discriminar a los católicos y otros grupos religiosos que se oponen o no apoyan sus causas.

*Hexakosioihexekontahexafobia: Miedo al número 666.El origen de esta fobia se remite a la creencia en el verso bíblico Apocalipsis 13:18, en el cual se indica que el número 666 es el número de la bestia, y por ende se encuentra ligado a Satanás o al Anticristo. La fobia se ha vuelto popular con el correr del tiempo, extendiéndose incluso a no creyentes o a creyentes no cristianos. Las películas de horror han contribuido a que se extienda esta creencia (los expertos en la Biblia, sin embargo, afirman que el número 666 se refiere a un rey que vivió entre los siglos V y II antes de Cristo).Quienes padecen de esta fobia evitan todo lo relacionado con el número 666, tales como un número de vuelo o de servicio de transporte, o bien la dirección de un edificio. Sin embargo, también evitan otras cosas, si bien con menos frecuencia, suelen evitar el número como producto de relaciones de otros números (por ejemplo la fracción 5/3). Un fóbico considerará mala suerte obtener tres seis en una mano del poker.Este miedo es en buena medida un artefacto del cristianismo popular, por contraste los intelectuales cristianos y los teólogos actuales en su mayoría consideran que el número era una simple referencia a un emperador romano enemigo de los cristianos, ya sea Domiciano o Nerón. Estos intelectuales sostienen que los cristianos utilizaron el número como nombre en código para referirse a su nombre, o que el propio César puede haber favorecido al número por cuestiones numerológicas.Hay algunos casos de hexakosioihexekontahexafóbicos muy conocidos: el ex presidente norteamericano Ronald Reagan y su mujer cambiaron su dirección para evitar la consabida cifra. La estatal telefónica de Honduras cambió su numeración de seis a siete dígitos, otorgando el prefijo 666 a la ciudad de El Progreso, cuyos habitantes católicos insistieron para que se les cambiara el prefijo maligno, hasta que consiguieron que la empresa de teléfonos les otorgara el 668.


Partes: 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7


 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Psicologia

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.