Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     
 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Psicopatología infantil (página 2)

Enviado por Cesar Augusto Salomon



Partes: 1, 2


En otras palabras era el ambiente el que iba produciendo impacto en los niños.

Zilborg, 1941 (citado por Ollendick, 1986) resulta que el avance de toda la psicopatología ha dependido mucho de los avances de la psicología, la neurología y la medicina general por un lado; y al avance de los aspectos éticos, sociales y morales que se tenían sobre la persona que tiene trastornos de conducta.

Es importante la labor del médico francés Pinel, quien fue el primero en retirar cadenas, grilletes y sacar de encierros a los enfermos mentales. Brindaba a los pacientes un trato humano.

Achenbach, 1978 aportó bastante acerca de la identificación, clasificación y cuidado de los retrasados mentales. Luego vino el aporte de las pruebas de inteligencia, la aparición de teorías, como la psicodinámica y la conductual, las investigaciones más serias de la conducta infantil y el surgimiento de las clínicas infantiles sirvieron para profundizar el estudio de los trastornos mentales y del comportamiento.

Al respecto, la posición psicodinámica resalta el papel fundamental de las experiencias en la primera infancia para el desarrollo de la personalidad tanto normal como anormal, mientras que el conductismo afirmaba que las fuerzas ambientales ejercían un papel dominante en el moldeamiento de la conducta del niño. Ambas teorías sentaban su atención en el niño en el desarrollo de una psicopatología infantil.

En lo que concierne a las neurosis, ésta ha evolucionado en el cuadro de la psiquiatría clásica. Considerados como enfermedades del sistema nervioso sin lesión aparente o como desórdenes simplemente funcionales, las neurosis estaban igualmente descritas en el cuadro de manifestaciones somáticas, en el de los desórdenes histéricos o entre las enfermedades propiamente neurológicas.

Después de los trabajos de P. Janet, que las distingue de las afecciones orgánicas y las vuelve a hacer depender más o menos de las psicosis, nace la noción de psiconeurosis (De Ajuriaguerra, 1993).

El término neurosis fue introducido por el médico Edimburgo W. Cullen en 1769 para definir al conjunto de las enfermedades nerviosas afirmando su origen orgánico y dar a su vez un cuadro nosológico específico a la neurología naciente (Casalis, 1969).

En el siglo XVIII la neurosis significaba enfermedad de los nervios; clasificándose en este grupo las patologías diversas como la epilepsia o la histeria. Pero la ausencia de la lesión objetivable en algunas de estas patologías, fundamentalmente en la histeria, lleva a los autores a proponer el término disfuncionamiento nervioso y Freud atribuye a estos trastornos un origen puramente psíquico. Crea, para definirlos, el término de psiconeurosis y ofrece a ellas un modelo explicativo que se funda en una teoría de desarrollo psicoafectivo. La neurosis se convierte entonces en una enfermedad de la personalidad (Christine y Bayle, 1996).

A mediados del siglo XIX, con los progresos de la medicina, se descartan de las neurosis todas las afecciones neurológicas específicas, como la parálisis general y la enfermedad de Parkinson. Las neurosis se definen en ese entonces, según sus caracteres negativos, sin lesión orgánica precisa, que no provocan cambios profundos y definitivos y de evolución poco previsibles (Casalis, 1996).

Las transformaciones sufridas por la noción de neurosis en el siglo XIX fueron mostrando la heterogeneidad de los cuadros y conduciendo a una depuración que comenzó por apartar enfermedades con lesión del sistema nervioso y por incluir otras como las obsesiones y las fobias, clasificados hasta entonces como delirio. Con los estudios de Charcot y los de Janet sobre la psicostencia, la psiquiatría francesa continuó el refinamiento de lo que más tarde Kraepelin llamó neurosis (Vidal 1986).

Ante la incertidumbre, en cuanto a la etiología de los trastornos llamados neuróticos, la clasificación del DSM – III opta por la desaparición del concepto clásico de neurosis que se debe a un trastornos de la personalidad o solamente a los agrupamientos de síntomas para dar cuenta de estas patologías (Christine y Boyle 1996).

Pero al ser eliminando el término neurosis en reagrupado en diferentes síndromes psiquiátricos tales como disturbios afectivos, ansiosos, somatoformes, disosiativos y psicosexuales, o bien síndromes histéricos, fóbicos, obsesivos, hipocondriocos y depresivos (Vidal, 1986).

En el DSM – IV los cuadros neuróticos están incluidos dentro de los trastornos de ansiedad, trastornos somatomorfos, trastornos disociativos y trastornos depresivos.

  • CRITERIOS DE NORMALIDAD Y ANORMALIDAD EN EL NIÑO

Lareg (1985) refiere que la problemática de lo normal y lo patológico se plantea en el niño en términos particulares: referencias a la norma o a la media, la moda o el modelo, la regla o la normalidad, la adaptación a lo real o a su propio modo de funcionamiento, distinciones entre enfermedad y deficiencia, entre patología referida al sufrimiento (del sujeto o del entorno) y patología referida al estado de salud (estado de bienestar físico, mental y social).

La conducta infantil "normal" o "anormal" debe considerarse dentro de un contexto en el cual intervienen diversos factores. Entre ellos, por ejemplo, la edad cronológica del niño, su nivel cognitivo y social, el entorno familiar.

La deficiencia del problema dependerá básicamente de la edad del niño, ya que existen conductas sintomáticas a una determinada edad, pero considerados típicos en otra edad.

El nivel de desarrollo cognitivo del niño influye en forma similar en la percepción, interpretación y valoración de sus conductas por parte del adulto. Por ejemplo, la conducta agresiva en niños de dos años, pocas veces es motivo de consulta, los padres los perciben como bruscos, pero sin implicancias de intención de dañar a otros niños.

Es importante distinguir las conductas aisladas que no necesariamente puede implicar la existencia de un trastorno psicológico. Para ello es necesario obtener información respecto a una serie de síntomas que se correlacionan entre sí y verificar como varían con el tiempo en aquellos individuos que presentan el trastorno (Ollendick 1986).

En cuanto a la variable sexo, se descubrieron diferencias sexuales en relación a ciertos problemas. La incidencia para los niños fue considerablemente mayor en los problemas tales como la actividad excesiva, la demanda de atención, los berrinches y las mentiras. Los problemas de las niñas se centraban de modo más común en la modestia excesiva, la timidez y algunos temores específicos.

  • TEORÍAS DE LA PSICOPATOLOGÍA INFANTIL

1.3.1 TEORÍA CONDUCTUAL

Johnson y Cols. (1992) dan preponderancia a las determinantes ambientales de la conducta. Se observa casi siempre la conducta manifiesta, y la psicopatología por lo general se considera en términos de excesos o deficiencias de conductas, o conducta que tiene lugar en una situación inadecuada.

La base del modelo conductual se encuentra en el desarrollo y aplicación de los principios del aprendizaje. Sitúan el comportamiento fuera de toda subjetividad. Afirman que todo comportamiento es el resultado de un aprendizaje secundario a un condicionamiento.

Las primeras formulaciones sobre la teoría conductual de la conducta anormal anormal se establecen a comienzos de la década del setenta con el aporte de Wolpe 1958; Eysenck 1960 y Jones 1960 (véase: Belloch y Cols. 1997). Estos autores se centran básicamente en la explicación de la conducta neurótica, estableciéndose la base de la nueva teoría, según la cual la conducta neurótica consiste en hábitos desadaptativos adquiridos mediante procesos de aprendizaje.

Esta teoría que lo más importante es lo que hace el sujeto y no su historia, la etiología es producida por el aprendizaje de hábitos inadecuados. El diagnóstico está en función a la precisión de las conductas inadecuadas.

  • TEORÍA COGNITIVA

Ponen énfasis en la actividad mental humana y sus productos; es decir, el conocimiento. Parte del principio que el niño es un ser que busca activamente conocimiento y, por tanto, se halla en un proceso constante de autoconstrucción, hace planes, tiene objetivos, recuerdos y que puede librarse de ciertos sesgos y prejuicios a la hora de realizar su propia elaboración de la realidad (Belloch y Cols. 1977).

La forma en que pensamos acerca de las situaciones radica en nuestras creencias, expectativas y sentimientos que influyen en lo que aprendemos y en cómo lo aprendemos. Por esto los psicólogos cognoscitivistas se interesan en los procesos mentales superiores del individuo: memoria, atención, percepción y concentración. De esta forma se explica la conducta en función de las experiencias, información, impresiones, actitudes, ideas y percepciones de una persona y de la forma en que ésta los integra, organiza y reorganiza.

Entonces, la meta final del desarrollo cognitivo en el ser humano es conseguir una organización psicológica que le proporcione la máxima capacidad operativa para así adaptarse y resolver cuantas situaciones y problemas planteo el entorno, tanto físico como psicosocial en el que éste situado.

En consecuencia, el objetivo de la psicopatología cognitiva es el análisis de las estructuras y los procesos de conocimiento que controlan la aparición de los comportamientos y las experiencias extrañas o anormales que se hace equivalente a la disfunción cognitiva.

  • TEORÍA PSICODINÁMICA

Johnson y Cols; 1992 sostienen que la teoría psicodinámica tiene en cuenta el desarrollo, estructura y dinámica de la personalidad. Supone que el niño debe superar con éxito fases sucesivas de su persona, las cuales son decisivos para su bienestar social y emocional. A estas fases se les llama etapas psicosexuales y constan de los períodos de desarrollo oral, anal, fálico y genital.

Durante los mismos, las sensaciones placenteras se concentran en distintas áreas o zonas erógenas del cuerpo humano y el niño debe llegar a dominar habilidades específicas en cada una de ellas.

Considera que la naturaleza de los procesos de enfermedad psicológica, así como los síntomas de un padecimiento físico provienen de una patología física. Establece que los síntomas de una enfermedad mental son consecuencias de problemas psicológicos profundos, tales como conflictos reprimidos, experiencias traumáticas o fijaciones en determinadas etapas del desarrollo psicosexual.

  • TEORÍA BIOLÓGICA

La perspectiva biológica asume, como principio fundamental, que el trastorno mental es una enfermedad, al igual que cualquier otra enfermedad física. En consecuencia, las alteraciones psicopatológicas se producen porque existen anormalidades biológicos subyacentes (genéticas, bioquímicas, neurológicos, etc.). Por tanto, según esta teoría, el tratamiento debería centrarse en corregir tales anormalidades orgánicas. (Belloch y Cols. 1997).

1.4 PSICOPATOLOGÍA DEL DESARROLLO

Monedero (1990), desde el punto de vista evolutivo, considera las manifestaciones psicológicas como un hecho evolutivo más. Las manifestaciones llamadas patológicas aparecen a lo largo de la evolución psicológica del individuo .

Si el psicólogo diagnóstica ciertas conductas patológicas no quiere decir que no pertenezcan al hecho evolutivo mismo.

Es mucho más enriquecedor poner en relación la conducta patológica o síntoma con el momento evolutivo en que se encuentra integrada que referida a una enfermedad que la metamorfo sea en forma inexplicable.

Brazelton, 1973 y England, 1980 (citados por Ollendick, 1986) refieren que durante la primera infancia, el niño pequeño no es llevado a consulta psiquiátrica o psicológica sino presenta un problema muy serio o un retraso en el desarrollo. El niño se diferencia de los demás niños en cuanto a su nivel de actividad o de alerta, y su capacidad para tranquilizarse por sí mismo.

Thomas y Cols; 1968 (citados por Ollendick, 1986) destacan la importancia de un buen ajuste entre el estilo conductual del niño y la tolerancia paterna, la sensibilidad y los métodos educativos de crianza. Además, estos mismos autores sugirieron que el niño que era irritable, lento en adaptarse a los cambios de la vida rutinaria, intenso en sus reacciones, presentaba mayores dificultades para su cuidado y tenía mayor probabilidad de manifestar posteriores problemas conductuales.

Al inicio de su vida los niños tenían una relación muy estrecha con las personas que les cuidan, a esta relación se le denominará vinculación. Esta vinculación es una relación recíproca, mutuamente influyente, se desarrolla de manera gradual, es regulada por la calidad, temporalidad y ritmiticidad de los encuentros entre el niño y el adulto.

Ciertas variaciones de la conducta materna é infantil pueden influir en la calidad de la vinculación que se desarrolla, de manera que la conducta materna en el primer momento influirá en la posterior vinculación materno filial que se establezca.

Las madres que son sensibles a las señales de su hijo, que responden al llanto, que mantienen con el conductas de juego temprano y contacto personal que permiten la exploración, son las que facilitarán el desarrollo de una relación de vinculación segura. Las madres que responden a su hijo de manera abrupta propician el desarrollo de una relación de vinculación ambivalente y ansiosa.

Aunque se ha sugerido que una vinculación alterada es un factor de riesgos que aumentan la probabilidad de aparición de problemas posteriores, los resultados de investigación los factores de alto riesgo sugieren que algunos niños que crecen en las situaciones más favorables se desarrollan con normalidad y se muestran invulnerable a una serie de influencias que pueden afectar negativamente a otros niños (Anthony, 1974; citado por Ollendick, 1986).

Con respecto a la etapa pre escolar, la adquisición de la independencia es una de las tareas más importantes. El niño debe pasar a una forma de interacción con el mundo exterior más activa, fuera de la familia nuclear.

1.5 TAXONOMÍA DE LA PSICOPATOLOGÍA INFANTIL

Las diferentes teorías sobre psicopatología llevan implícitas sus propias distinciones taxonómicas de los trastornos, a pesar que estas distinciones raramente son trasladadas a definiciones operativas. Es así que la teoría psicodinámica realiza categorizaciones taxonómicas en relación con la regulación de las energías instintivas, el desarrollo estructural de la personalidad y los mecanismos de defensa.

Las teorías conductuales, por otra parte, distinguen entre trastornos que se supone reflejan un condicionamiento operante y los que reflejan un condicionamiento clásico (Achenbach 1982).

Existen diversas concepciones taxonómicas, las cuales configuran perspectivas psicopatológicas, permiten hacer formulaciones diagnósticos, tomar decisiones terapéuticas, comunicarnos entre profesionales, hacer investigaciones y planificar.

Las diversas teorías existentes contiene su estudio en variables diferentes, que no permiten una clasificación estándar de la psicopatología infantil, presentando modelos de clasificación distintas, las cuales son importantes de reconocer a pesar de sus limitaciones.

El comité On Child Psychiatry, 1966 (citado en Harvey y Cols. 1976) establece una clasificación de los trastornos conductuales infantiles, el cual deja margen para una mayor diferenciación con los trastornos adultos. Representan un orden jerárquico que van desde los trastornos psicógenos más severos hasta los somatogénicos; estos son:

  • 1. Respuesta sana.

  • 2. Trastorno reactivos.

  • 3. Trastornos de desarrollo.

  • 4. Trastornos psiconeuróticos.

  • 5. Trastornos de personalidad.

  • 6. Trastornos psicótico.

  • 7. Trastornos psicofisiológico.

  • 8. Síndrome cerebral.

  • 9. Retraso mental.

  • 10. Otros trastornos.

Mezzich y Mezzich, 1944 (citado por Ortiz, 1993) señala que los objetivos de un sistema de clasificación son:

  • 1. Organizar la información clínica.

  • 2. Facilitan la comunicación entre profesionales.

  • 3. Predecir el curso clínico y la selección del tratamiento.

  • 4. Clasificar la etiología de la alteración.

  • 5. Facilitar el desarrollo teórico.

Cantrvell y Carlson, 1987 menciona los principios básicos de la psicopatología infantil:

  • a. Un sistema de clasificación debe basarse en hechos y no en conceptos teóricos.

  • b. Al realizar cualquier clasificación, las categorías diagnósticas deben ser válidas y fiables.

  • c. El sistema de clasificación clasifica características psicopatológicas (trastornos y no niños).

  • d. El sistema de clasificación es útil si tiene la capacidad de diferenciar categorías.

  • e. El sistema de clasificación debe tener en cuenta las características del desarrollo evolutivo.

  • f. Debe ser útil y operativo para la práctica clínica del área.

  • g. Yo existe un sistema de clasificación de la psicopatología que sea correcta o natural.

Ibañez (1990) clasifica a la psicopatología infantil en base a los siguientes sistemas:

  • 1. Descriptivo conductual.- Evita utilizar rótulas o etiquetas diagnósticas.

  • 2. Etiológicos dinámicos.- Tiene por objetivo agrupar las conductas sintomáticas para buscar la causa o justificación del problema.

  • 3. Descriptivos inferenciales.- Intentan hacer agrupaciones inferenciales de conductas que se dan conjuntamente, dándole un nombre a este conjunto; pertenece al modelo psiquiátrico.

  • 4. De base empírica.- Se centra en la patología que presentan los niños a lo largo del desarrollo.

Existen discrepancias en lo referente al desarrollo de la taxonomía de la psicopatología infantil; se esta trabajando para lograr unificar y así poder comunicarnos mejor.

CAPÍTULO II

NEUROSIS INFANTIL

  • GENERALIDADES Y DEFINICIÓN

El concepto de neurosis ha ido modificándose en el cuadro de la psiquiatría clásica. Fueron considerados como enfermedades del sistema nervioso sin lesión aparente. En el siglo XVIII la neurosis significada enfermedad de los nervios, incluyéndola dentro de la epilepsia, de la historia. Freud atribuye a estos trastornos un origen puramente psíquico, explicándola dentro de la teoría del desarrollo psicoafectivo (Christine y Bayle, 1966).

La neurosis no es una enfermedad del sistema nervioso central no tiene nada que ver con los nervios. Odler y la psicología del individuo consideran al neurótico como un misticador, que produce los síntomas para tener ante sí y ante todo el mundo una motivación sobre la causa por la cual no puede marchar como uno de tantos en la comunidad. Refiere que la neurosis no es una verdadera enfermedad, sino un falso modo de vida dirigido contra la comunidad por un ser humano desalentado (Szekely, 1943).

Para Perls y los del análisis transaccional, la neurosis es la interrupción de los procesos de interacción (transacción) durante la vida del sujeto cargándola de tantas situaciones emocionales inconclusas que no puede continuar con el proceso de vivir. En la gestalt la clave es la emoción y la neurosis se origina por la incapacidad para establecer el balance entre él y él mundo; hay, por tanto, un vació existencial y no hay integración de la conciencia ( Anicama 1989).

Para los humanistas la neurosis es la manifestación de un estado de incongruencia entre él Yo y las conductas o experiencia que vive el sujeto ( Anicama 1989).

Wolman (1987) denominó la neurosis como psiconeurosis, el cual refiere a diversos trastornos comparativamente leves. La ansiedad es la característica principal de la neurosis; puede sentirse y expresarse a través de la conversación, en desplazamiento y otros mecanismos psicológicos. Agregó que la neurosis es un trastorno emocional causado por conflictos no resueltos, en los cuales la ansiedad es la característica principal.

La neurosis ha sido estudiada varios investigadores. Los psicodinámicos afirman que la psiconeurosis es un tipo de trastorno emocional caracterizando por la presencia de impulsos inmaturos inconscientes que el ego contrarresta recurriendo a diversos mecanismos de defensa. Estas defensas son necesarios debido a las restricciones que el super ego impone sobre los rasgos inmaturos. Para que se, pueda establecer un estado psiconeuróticos debe existir elementos inmaturos y depresivos. (Frinch, 1970).

Más tarde agregaron que los desórdenes neuróticos socio resultado de conflictos inconscientes provocados por la actuación de impulsos libidinosos o agresivos que han sido reprimidos y que permanecen activos y sin resolución. Se acepta que estos conflictos se derivan ordinariamente de otros más tempranos resultantes de la interacción del paciente y sus padres u otras personas importantes en su ambiente.

Szekely, 1943 refiere que la neurosis constituye un grupo de enfermedades que presentan ligeros trastornos psíquicos y cuyo surgimiento, evolución, compensación y descompensación son en particular, determinadas por factores psicógenos. Cualquiera puede presentar una frustración neurótica, pero el carácter y forma de la misma están íntimamente relacionados con la predisposición individual y las propiedades de la personalidad.

Por otra parte, los conductistas también han enfocado el problema. F Eysemck (citado por De Ajuriaguerra 1993) refiere que los síntomas neuróticos son modelos aprendidos de conducta y los cuales, por una u otra razón, resultan inadaptados. Según el , el problema de la neurosis la neurosis no debe basarse en una motivación inconsciente, considera el síntoma neurótico como el resultado de simples hábitos adquiridos; no hay neurosis subyacente al síntoma, sino simplemente el síntoma mismo.

Anicama (1989) consideró que la conducta neurótica es uno de los temas de mayor impacto en la psicología clínica, casi no hay psicólogo clínico que de una forma u otra haya estado vinculado al tema. Agrega (citando a Bandura, 1969) que el modelado es tan o más potente que el condicionamiento clásico o el operante para adquirir conductas inadaptadas neuróticas e igualmente es una forma, una estrategia para cerrarlas.

En cuanto al tema, la neurosis infantil, Freud (citado por Cáceres, 1996) manifestó que la neurosis infantil son episodios regulares del desarrollo y que el niño no puede completar su evolución sin pasar por una fase más o menos acentuada de neurosis; afirma que la presencia de la neurosis de la infancia no es la excepción sino la regla. Es algo que no puede evitarse en el curso del desarrollo de la disposición infantil a la vida social del adulto. Consideró que una neurosis es grave cuando el niño se hace una idea del mundo exterior que no corresponde al grado de su inteligencia cuando sus propias emociones llegan a resultarle verdaderamente extrañas, cuando en sus recuerdos hay mas lugares que en los casos ordinarios de amnesia infantil, cuando presenta una falta en su personalidad, cuando su motricidad escapa al control del yo.

Para M. Klein un niño es neurótico cuando se angustia, su ambivalencia y los obstáculos que se aparecen a su adaptación a la realidad sobrepasan cierto nivel y cuando las dificultades que sufren y hacen sufrir a su entorno son demasiado graves ( De Ajuriaguerra 1996).

Bandura, al observar el desarrollo de conductas neuróticas en niños, identifica un modelo de condicionamiento observacional, el cual ocurre por imitación de modelos y refuerzos vicarios (Cáceres 1996). Agrega que un niño neurótico es un ser que se ha desviado de este camino de incorporación a lo social.

Cabos (1972) refiere que la neurosis infantil esta primeramente caracterizada por el hecho de que los síntomas no puedan manifestarse sino una vez que el organismos ha desarrollado las defensas del ego; es decir, una vez que se ha programado mas allá del estado de ego rudimentario. Dado que los mecanismos de defensa del niño son muchos más difusas que los del individuo adulto, la neurosis infantil carecerá de la tipificación propia del adulto, y los síntomas serán menos específicos.

De Ajuriaguerra (1993) refiere que las neurosis infantiles presentan peculiaridades que les son propias y sus límites son todavía más vagos, no pueden ser comprendidas más que en el cuadro de la dinámica evolutiva.

Muchos de los llamados problemas de neurosis infantil se reducen a una simple perturbación funcional y el paso del conflicto al sistema suele parecer más corto que en las neurosis del adulto.

  • ASPECTO CLÍNICOS DE LA NEUROSIS DEL NIÑO SEGÚN SU EDAD

2.2.1 EN EL PERIODO DE 5 – 7 AÑOS

En estas edades prevalece la conducta fóbica. No es raro que se asocien a ellas otras manifestaciones, trastornos del sueño, dificultades alimenticias, inestabilidad, etc. La aparición de rituales marca una etapa evolutiva y evidencia las tentativas de control por falta del yo del niño. El elemento esencial de evolución esta representado por la posibilidad o no de elaboración secundaria de la angustia.

La mayor parte de estos estados agudos evolucionan hacia una disminución progresiva de los comportamientos más espectaculares (especialmente las fobias). A menudo persisten a partir de los 7 – 8 años algunos rasgos obsesivos y lo que se ha dado a llamar un terreno ansioso.

2.2.1 EN EL PERIORO DE 8 – 12 AÑOS

Esta etapa se caracteriza por un repliegue pulsional. La auténtica neurosis del niño se caracterizo por la inhibición, especialmente la intelectual. Con frecuencia la inhibición va acompañada de discretos síntomas, no en el campo de las conductas mentalizadas, sino en el dominio del comportamiento o de un fracaso escolar.

La neurosis se caracteriza también por la prevalencia de las conductas obsesivas. Se trata habitualmente de pequeños rituales persistentes y de unos rasgos de carácter todavía sintonizados en el yo del niño. En algunos casos se ha descrito la existencia, durante este período, de síntomas obsesivos más evidentes. ( De Ajuriaguerra 1996).

  • CLASIFICACIÓN DE LA NEUROSIS INFANTIL

2.3.1 TRASTORNO DE ANSIEDAD

Los ataques de ansiedad se dan inicio en el sujeto luego de que éste pasa por una situación crítica. Aunque los ataques de ansiedad no son tan raros como para que no los conozca el médico, es sorprendente la cantidad de veces que son diagnosticados erróneamente como afección cardíaca (Kanner, 1996).

El niño con ansiedad tiende a desbordar hacia la musculatura voluntaria, produciendo movimientos impacientes o hiperactividad. Si los niños están tensos, se mueven con rapidez aunque sus movimientos no tengan objeto.

La angustia es la expresión somática de la ansiedad, temor difuso entre un peligro inconcreto incorrecto e inminente. Se manifiesta precozmente en el niño desde que es capaz de comprender que su madre lo ha dejado, puede reaccionar con llantos. En el niño más crecido, se trata de un respuesta a una situación de fracaso, pero puede suceder aparentemente sin una causa que la provoque.

El sentimiento de angustia es característico de la mayoría de las neurosis, aunque a veces pueda presentarse aislado de un cuadro neurótico específico, en forma de ataques agudos de ansiedad o pánico intenso. La angustia es siempre la expresión del miedo a la separación o pérdida de un objeto amado, aunque la ansiedad puede provenir de la influencia de una madre sobreprotectora, de un ambiente de stress (Lluis, 1986).

La ansiedad forma parte de la existencia y se caracteriza por un sentimiento de peligro inminente con actitud de espera, provocando un desorden más o menos profundo. La forma de manifestarse la ansiedad aguda es mediante las pesadillas. Algunos niños pueden quedar con un estado de inquietud y de temor permanente, con miedo a todo y con una fragilidad a todo peligro que pueda venir del exterior o del interior, son niños que viven en una actitud defensiva con fáciles sobresaltos, pueden manifestarse mediante trastornos del sueño, trastornos digestivos, respiratorios o cardiacos (De Ajuriaguerra, 1993).

La angustia es la emoción que se presenta con mayor frecuencia en el individuo, son emociones complejas, difusas y desagradables que conlleva serias repercusiones psíquicas u orgánicas en el sujeto, la angustia y la ansiedad son matices de la misma expresión. La angustia es más física, más inmovilizante y más sobrecogedora mientras que la ansiedad es más psíquica, siendo vivenciada como inquietud y sobresalto.

De Ajuriaguerra et. Al. (1996) afirmó que la angustia surge cuando la dotación madurativa del individuo no puede responder de forma adecuada a una tensión experimentada como amenazadora. La constatación de la angustia depende mayormente de la capacidad de observación y empatía del adulto, cada madre conoce el registro de los gritos de su bebé, que expresan cólera, una llamada, y a veces pánico. El niño ansioso vive permanentemente con un vago sentimiento de aprensión, como si algo terrible fuera a suceder, sobre este fondo ansioso que hace al niño irritable y fácilmente inquieto por su salud física, pueden sobrevenir ataques de angustia, cuyo desencadenante puede ser cualquier hecho externo (ingreso a la escuela, enfermedad, etc.) o interno.

La ansiedad consiste en un estado emocional aversivo, anticipatorio de una amenaza real o imaginaria, externa o interna, caracterizado por sensaciones de aprensión y otros sentimientos y pensamientos desagradables (ejm: nerviosismo, preocupación, etc.).

  • TRASTORNOS FÓBICOS

La reacción fóbica es un síndrome caracterizado por la presencia de una o más fobias. Estas fobias son temores exagerados frente a ciertos elementos del ambiente y surgen de problemas emocionales inconscientes. Las fobias han sido calificadas como la neurosis normal de la niñez que se produce en casi todos los niños, especialmente entre los 5 y 7 años de edad.

Muchos niños normales de cuatro cinco años de edad contraen fobias transitorias que no pueden interpretarse como representativas de estados psicopatológicos graves, estas fobias normales van perdiendo intensidad a medida que el niño los supera y avanza el período de desarrollo. El niño que padece fobia psiconeurótica típica son más numerosas, más prolongadas o más exageradas de lo normal. Para calificarlo como fobia, el miedo debe tener un carácter exagerado que exceda en gran medida las expectaciones realistas (Finch, 1970).

Cobos (1972) señaló que las manifestaciones fóbicas son muy frecuentes en la niñez y abarcan una escala muy amplia de posibilidades. En el extremo más cercano a la normalidad, la manifestación fóbica se confunde con los temores infantiles, elementos considerados normales dentro de ciertos límites relacionados con la edad. La manifestación fóbica puede alcanzar grados variados de intensidad más o menos bien catacterizados.

La situación fóbica puede agravarse hasta el punto de hacer del niño un verdadero inválido. En algunos casos el niño afectado de una fobia trata de evitar la situación temida, esto se pueda dar por que no ha sido capaz de alcanzar la situación deseada y por miedo a la situación o repetición de todo el proceso.

En 1977, Duche conceptualizó que las fobias se caracterizan por el temor a cosas, personas, seres o situaciones que en sí misma no son peligrosas, a diferencia del adulto, y por su inexperiencia, casi no puede comprender el carácter absurdo, injustificado, de este temor. A esta edad todo puede ser fobógeno.

Los miedos se manifiestan en forma de síntomas aislados, a menudo pasajeros, a veces repetitivos que plantean el proceso patológico en vías de estructuración. Las fobias están centradas esencialmente en miedos que aparecen de un objeto o de una situación habitualmente caracterizados. El niño es consciente de estos miedos y trata de dominarlos mediante conductas de evitación y de huida o comportamientos denominados anti - o contrafóbicos (Lang, 1985).

En las fobias, la angustia se concentra sobre personas, cosas o situaciones que se convierten en un temor paralizante. Las fobias infantiles son bastantes frecuentes si se manifiestan con carácter leve y de forma transitoria que pueden ser respuestas normales a algunos miedos. El contacto con el objeto o situación fóbica desencadena un ataque de angustia y el niño tiene a desarrollar conductas de evitación; en el niño algo mayor surgirá un sentimiento de vergüenza o culpabilidad, que le llevará a adoptar conductas de ocultamiento de su problema ante los demás (Lluis, 1986).

Las fobias disminuyen con la edad. Casi la mitad de los niños experimentan alguna fobia identificable entre los 6 y 12 años de edad. Los niños al nacer muestran respuestas de miedo pronunciado ante un ruido fuerte y repentino, a los seis meses presenta miedos a los movimientos repentinos en su periferia y a las alturas, en los siguientes seis mese de vida desarrollan el miedo a los extraños, al primer año de edad a la novedad y hacia los 4 años de edad miedo a seres imaginarios, a la oscuridad, a estar solos y a las pesadillas. Las verdaderas fobias de los niños parecen relacionarse con exigencias de rendimiento fuera de casa (Ollendick y Hersen, 1986).

A veces los miedos infantiles no son fáciles de explicar. Muchos padres saben que no hay que asustar a los niños en vano, los miedos infantiles aparecen incluso en los niños cuidadosamente protegidos ante cualquier amenaza, sin que sea posible que tenga una experiencia desagradable primaria cuya reaparición fuera temida por el niño.

Shirley señaló que así se le considere a la fobia como una reacción de miedo condicionado, o como el desplazamiento del miedo a un objeto o a una situación específica hacia otra situación más inofensiva o como la concretización de situaciones generales son productores de ansiedad (véase en De Ajuariaguerra, 1993).

En relación con la fobia, el sujeto adulto o niño, tienden a utilizar una estrategia defensiva, siempre idéntica o variable. En la mayoría de los casos, las fobias se atenúan o desaparecen, al menos en apariencia, hacia los 7 y 8 años. La actitud del medio tiene un papel predominante en la fijación o no de estos comportamientos. A menudo uno de los padres es fóbico a su vez que con su excesiva comprensión o con actitud provocadora ayuda a organizar la conducta patológica del niño (De Ajuriaguerra et al, 1986).

2.3 TRASTORNOS OBSESIVOS – COMPULSIVOS

Puede aparecer en niños y en adultos. Las obsesiones son pensamientos insistentes y desagradables que ocurren en el niño a pesar de sus intentos por combatirlos. Las compulsiones sin gestos o rituales mágicas repetitivos que el niño realiza para prevenir algún peligro imprevisto desconocido; el niño que cree que evita alguna catástrofe se realiza estos movimientos o rituales específicos. Las obsesiones y compulsiones están emparentadas con la superstición, que es la creencia en la magia (Finich, 1970).

Muchos niños con trastornos emocionales exhiben síntomas obsesivo compulsivo que no se dignifican con tal nombre, ya que el niño raramente adquiere la rigidez del neurótico adulto. Ordinariamente la obsesión única, en el niño, es considerada como terror morbido y la compulsión simple es tomada como un trastorno de los hábitos. En el estado obsesional el paciente se ve amenazado, contra su voluntad, a tener pensamientos que le son desagradables pero de los cuales no se puede librar. El estado compulsivo, en contraposición, encierra una acción directa, el sujeto siente la necesidad de ejecutar una serie de actos determinados; el niño compulsivo esta claramente consciente de que su conducta es completamente absurda (Cobos, 1972).

El obseso es consciente del carácter patológico de los desórdenes que la atacan; pero no puede con ellos. En el niño se observan muy precozmente ciertos juegos cuyo carácter obsesivo es evidente, y que son muy importantes para su desarrollo, uno de ellos consiste en hacer caer un objeto para que su madre se lo devuelva a dar, y así sucesivamente (Duche, 1977).

La neurosis obsesivo es muy frecuente en los niños pequeños, pero el llamado obsesivo – compulsivo se ha observado en niños entre los seis y los diez años, aumentando su incidencia en la pubertad y la adolescencia. Los niños obsesivos son perfeccionistas, ordenados y meticulosis en exceso, están sujetos a un rígido autocontrol y presentan rasgos compulsivos como ritualizaciones en la limpieza, repetición de tareas, etc. (Lluis, 1986).

Las repeticiones, perseveraciones y conductas rítmicas son un placer normal de los niños pequeños y encajan en los recuerdos más primarios de sus padres; estas conductas son casi instintivas en los niños pequeños. Debido a la alta densidad de esta conducta obsesiva; esta muy predispuesto a iniciar alguna forma de conducta repetitiva (Ollendick et al, 1986).

Las características esencial consiste en la presencia de obsesiones o compulsiones de carácter recurrente que consumen mucho tiempo y causan un deterioro notable o malestar, importante. Es más frecuente en los niños y adolescentes de lo que se creía con anterioridad. Durante la adolescencia; el trastorno presenta una frecuencia igual en ambos sexos. En los niños de menor edad es ligeramente más frecuente en el sexo masculino; este trastorno se caracteriza por un curso oscilante, con unos síntomas que se agravan con el estrés.

  • TRASTORNOS HISTÉRICOS

En los niños, las manifestaciones histéricas no suelen conjugarse como un cuadro clínico unitario, lo que hace dificultar su diagnóstico. La neurosis histérica se caracteriza por diversas manifestaciones somáticas, sin causa orgánica verificable; se registran en ocasiones alteraciones de la consciencia (alucinaciones, desmayos, etc.), como los trastornos sensoriales (ceguera), motores (parálisis, tic) etc. La histeria infantil prevalece en niños de más de siete años, con una mayor frecuencia a partir de los nueve a diez años, y se trata en general de sujetos muy sugestionables muy sensibles, inseguros y dependientes de los padres en exceso (Lluis, 1986).

La histeria se manifiesta bajo diferentes formas clínicas, es más fácil reconocerla en el adolescente que en el niño. Se habla más de niños histéricos que de histeria. Es difícil hablar de histeria pura, porque se presentan algunos síntomas fóbicos por eso también se le llama manifestaciones pre-histéricas.

Los caracteres histéricos aparecen como formaciones secundarias, de sobrecompensaciones buscando ocultar los defectos parciales con la ayuda de aparatos lábiles y fácilmente utilizables. El histérico hace más que representan la enfermedad, la vive trasfigurándola. El histérico habla con su cuerpo, ya que para él es su instrumento (De Ajuriaguerra, 1993).

Al hablar de la histeria se debe distinguir entre los síntomas histéricos (conversiones, crisis, fuga etc.) y los rasgos de la personalidad llamada histérica, cuya delimitación en el año y en la vida en particular, es cuando menos imprecisa. Los síntomas histéricos son raros en el niño, no parece haber prevalencia de uno a otro sexo en niños menores de 10 años, y la frecuencia aumenta a partir de los 11 – 12 años, especialmente en los niños a partir de los 14 – 15 años; se puede encontrar sintomatologias histéricos parecidas a las halladas en el adulto.

Cualquier niño enfermo obtiene beneficios de su enfermedad y por este comportamiento aparecen cambios importantes en la familia. Si al niño que tiene la necesidad de ser amado, atendido, pasando con rapidez de la risa al llanto y exigente de afecto se le considera histérico, entonces cualquier niño entre los 3 y 5 años es histérico (De Ajuriaguerra et al, 1966).

  • TRASTORNO DEPRESIVO

La reacción depresiva es un tipo de psiconeurosis que lo asocia con los adultos, también se observan muchas manifestaciones depresivas en la niñez. Estas manifestaciones pueden comenzar en la lactancia con una depresión infantil que se debe a la prolongada ausencia de la figura materna; en los adultos y otros niños los prerequisitos son rigidez e infantilismo, mucho de los depresivos no tienen noción del peligro, es así que los accidentes fatales de la niñez surge de elementos depresivos no reconocidos en los niños; por lo general los adultos tienden a atribuir dichos accidentes a la inexperiencia infantil, pero no se dan cuenta que el niño se ha colocado voluntariamente en muchas situaciones que los niños de su edad habrían evitado y por último le ocurrió un desastre (Finch, 1970).

El componente fisiológico, pérdida de peso, deshidratación, etc. , pueden ser síntomas de depresión. La teoría del duelo ha puesto presente la pérdida del objeto que es representante de la depresión, el cual presenta tres etapas, la de protesta, de desesperación y de reparación. Si la pérdida del objeto ha sido transitoria el individuo contiene en sí mismo no solamente su propia individualidad sino también la del objeto abandonado. En tales condiciones el niño deprimido se siente insignificante y sin valor, como si hubiese perdido lo más valioso de sí mismo.

La depresión puede llevar al niño al suicidio. Se ha considerado que el gesto suicida se da con más frecuencia en las niñas que en los niños, debido a la presencia de un trastorno emocional, porque no son amados o por tener un sentimiento de culpabilidad. La depresión está considerada entre las diez causas más importantes de la muerte (Cobos, 1972).

La depresión es propia de los niños de corta edad sujetos de carencias afectivas. Los trastornos depresivos pueden producirse en sujetos propensos a raíz de las crisis de identidad propia de la adolescencia. La evolución normal del niño comporta una serie de pérdidas y renuncias a objetos placenteros, para acceder a otros más elaborados. Lo que diferencia al niño normal del depresivo es que éste reacciona frente a tales pérdidas con una actitud de excesiva resignación que demuestra dificultades para canalizar su agresividad y que acaba convirtiéndose en abulia, apatía y autodesprecio (Lluis, 1986).

La depresión puede ir acompañada con una gran variedad de trastornos físicos y psíquicos. Abdreasen (1982) señaló que la depresión gira con el entorno afectivo (Consúltese en Cantwell y Carlon, 1987).

  • TRASTORNOS DE ANSIEDAD POR SEPARACIÓN

El DSM IV y el CIE 10 toma en cuenta con mayor relevancia este tipo de trastorno en los niños.

La ansiedad de separación es un estado afectivo patológico entre el hijo y uno de los padres, generalmente la madre, esta se manifiesta de diversas maneras, el síntoma inicial más corrientes es la obstinada negativa del niño de ir a la escuela (Kanner, 1996).

Gittelman (1985) mencionó que los pequeños que la padecen se sienten visiblemente afligidos por no estar con sus padres. A menudo los necesitan demasiado, son sumamente apegados a ellos y no les gusta perderlos de vista. Este malestar ocasionado por la separación puede ser tal que se convierta en pánico (Consúltese en Johnson, Rasbury y Siegel, 1995).

Su ansiedad puede provocarles síntomas tales como la náusea, vómitos, con frecuencia temen accidentarse, enfermarse o cualquier otras causa que implique la separación con sus padres. Su frecuencia es casi la misma en niños y niñas, puede aparecer desde la edad escolar y es usual en hijos de familias unidas y sobreprotectoras (Johnson, 1995).

Las características esencial es una ansiedad excesiva desencadenada por la separación de las principales figuras de vinculación o del entorno del hogar. El DSM – IV exige una duración de 4 semanas y un malestar clínicamente significativo o deterioro social, académico laboral. (Parmelee, 1998).

Es normal que los niños pequeños y en edad pre – escolar presenten un cierto grado de ansiedad ante las separaciones reales o la amenaza de las mismas personas significativas con las que están vinculadas.

Muchas situaciones que impliquen separación también trae consigo otras posibles fuentes de tensión o ansiedad (CIE 10, 1992).

Los sujetos con estos trastornos pueden experimentar malestar excesivo recurrente al estar separado de su hogar o de las personas con quienes están más vinculadas, suelen preocuparse por miedos, accidentes o enfermedades e inclusive suelen tener problemas a la hora de acostarse (DSM – IV, 1995).

CAPÍTULO III.

PSICOSIS INFANTIL

  • GENERALIDADES Y DEFINICIÓN

Las investigaciones sobre las psicosis en la infancia son pobres. La noción de que puedan existir formas psicóticas de comportamiento en los niños ha encontrado muchas resistencias, en gran falta a la poderosa influencia que ejercieron Bleures y Kralpelin en la formulación del diagnóstico de la demencia precoz (esquizofrenia), pero no en la demencia precosísima. Es decir, mientras se aceptala que la esquizofrenia podía ocurrir durante la adolescencia temprana, se consideraba teóricamente improbable que pudiera surgir durante la infancia.

Los niños, cuyo comportamiento era inusualmente peculiar se les consideraba como probables deficientes mentales con lesión cerebral y eran tratados como tales mediante la reclusión en una institución para deficientes mentales. (Yates 1983).

En cuanto a la causa de la psicosis tenemos la hipótesis relativa a la posible etiología de la psicosis infantil parece constituir prueba fehacientemente de que uno o varios factores genéticos son responsables de la psicosis infantil, asimismo se podría señalar la incidencia de factores relativos a la crianza que guardan estrecha conexión con la situación madre – hijo (Tustin1984).

En este contexto James (referido por monedero, 1990) afirma que las causas de psicosis infantil se clasifican en psicogenética o biogenética. Las primeras surgieren la influencia de las variables parentales en la aparición de este trastorno como las actitudes maternas negativas intervienen en gran medida en el surgimiento del trastorno. Por otro lado, existen investigaciones que estos trastornos son de orden biológico tales como: niveles anormales de ciertos neurotrasmisores, (irregularidades físicas leves y ondas cerebrales anormales, anomalías en el embarazo y parto así como anomalías estructurales en el hemisferio izquierdo).

En la primera década de este siglo se hicieron descripciones de niños que mostraban un desarrollo temprano normal, seguido de un súbito deterioro en el comportamiento, de tal forma que el niño se comportaba como un deficiente mental notablemente perturbado.

Potter, 1993 (citado por Yates, 1983) identificó las primeras características generales de estos niños.

  • Falta de interés en el medio.

  • Pensamiento, sentimiento y actuación anormales.

  • Bloqueos y mutismo.

  • Relación emocional defectuosa

  • Disminución, rigidez y distorsión del afecto.

  • Cambios en el comportamiento que van desde la excitación hasta el estupor. Potter dio el diagnóstico de esquizofrenia.

Se estableció que el desarrollo temprano, en su mayor parte, había sido normal y sin contratiempos, con un deterioro muy repentino. No se encontraron evidencias que indicaron la influencia de factores constitutivos; los exámenes neurológicos fueran negativos; no hubo evidencias del complicaciones durante el embarazo o trauma de nacimiento; y tampoco hubo evidencias de enfermedades post natales graves. Los antecedentes de la familia se consideraron como razonablemente normales, teniendo en cuenta la gravedad del trastorno (aunque Potter hace hincapié en la importancia de la dinámica familiar.

Potter consideraba que estos niños estaban sufriendo de un trastorno esquizofrénico que difería de la esquizofrenia de los adultos solamente en el hecho de que la maduración incompleta del niño modificaba sus manifestaciones (evidentemente) si el trastorno se desarrolla antes de haberse completado una verbalización fluida, los efectos en el comportamiento serían diferentes.

Según Monedero (1990), refiere que ha preferido el término de psicosis al de esquizofrenia, porque este cuadro clínico está delimitado en función de la edad adulta y agrega que una psicosis es una desorganización importante en la personalidad, no provocada por una enfermedad orgánica conocida, que dificulta seriamente la adaptación del sujeto que la padece en su medio.

Considera que la psicosis existe en todas las etapas de la vida, siendo diferente en sintomatología en cada una de ellas. Los cambios evolutivos, son especialmente intensos desde el nacimiento a la pubertad, por lo que en todo este período también las psicosis tendrán manifestaciones diversas considerando que desde la perspectiva evolutiva, es la que determina los caracteres psicopatológicos de la psicosis; y la vulnerabilidad es la que hace posible una evolución psicótica en el futuro y aceptándose que la interacción de los acondicionamientos genéticos (madurativos) y los acondicionamientos ambientales juegan un papel protagonista en el surgimiento de las diversas formas de psicosis en cada una de las etapas de la vida.

  • ASPECTOS CLÍNICOS Y SINTOMATOLÓGICOS DE LA PSICOSIS INFANTIL

Rimland (1964) (citado por Yates, 1983)

Estableció las características diferenciales de la esquizofrenia infantil del autismo infantil:

Características diferenciales de la esquizofrenia infantil y el autismo infantil temprano.

Tabla 1 Características diferenciales de la equizofrenia infantil y el autismo infantil temprano

AUTISMO INFANTIL TEMPRANO

ESQUIZOFRENIA INFANTIL

Presente desde el nacimiento

Buena salud y apariencia

EEG normal

No hay moldeamiento físico

No hay interacción social

Preservación de constancia

No hay alucinaciones ni delirios

Alto nivel de destreza motora

 

Perturbación del lenguaje (inversión pronominal, afirmación por repetición, ecolalia retardada, lenguaje metafórico), confusión parte-todo)

Desempeño de idiota-sabio

No orientado, desinteresado

No condicionable

Ocurre en los dos gemelos monocigóticos

Antecedentes familiares profesionales y estables

Baja incidencia de psicosis familiar

Desarrollo temprano normal

Muchas enfermedades apariencia débil

EEG anormal

Moldeamiento físico posible

Dependencia del adulto

Variabilidad

Alucionaciones delirios

Destreza motora pobre movimientos extraños

Desarrollo del lenguaje, aunque puede ser normal

 

 

No hay habilidades especiales

Desorientado, confuso

Fácilmente condicionable

No ocurre en los dos gemelos monocigótos

Antecedentes familiares inestables

 

Alta incidencia de psicosis familiar

Marcelli y la sintomatología y Ajuriaguerra (1996), describen las distintas conductas evocadoras de la psicosis infantil:

  • En el curso del Primer Año. Se percibe la ausencia de conductas anticipatorias, no vuelven la cabeza hacia la madre, no muestran agitación alguna a tomárselas en brazos, el diálogo tónico no existe cuando se le coge o se les lleva existe un ausencia de sonrisa (3er mes) y ausencia de reacción de angustia ante el extraño (8vo mes).

  • En el curso del Segundo y Tercer Año. El aislamiento ya es evidente, no hay contacto con el entorno, la mirada esta vacía, ausente, difícil de fijar. Por el contrario, a veces se observar una vigilancia de reojo hacia al adulto, rehusa el contacto físico o tiene un cariz extraño cuando el niño se interesa por una parte del cuerpo del adulto o bien se sirve del adulto o bien se sirve del adulto como un simple instrumento.

Parece no reaccionar ante la marcha de los padres ni ante la presencia de extraños, el niño utiliza los objetos de forma parcial y extraña, no simbólica, mediante manipulaciones repetitivas y estereotipias y los objetos que suscitan su interés son asimismo extraños y puede vincularse a un objeto exclusivo, se observa el "signo del cubo quema", donde el niño acerca lentamente la mano al objeto y la retira rápidamente cuando lo toca.

Es frecuente que cualquier tentativa de contacto humano comporte un rechazo desemboque incluso en crisis de cólera, violencia o autoagresiva. En esta etapa el niño tiene las siguientes características.

  • a. Conductas Motoras.- Las anomalías tónico motrices en los niños psicóticos son variadas:

Anomalía Tónica. Hipotonía generalizada particularmente postural sin "diálogo tónico" entre el niño y su madre. La distonías y paratonías son frecuentes. La catatonía es rara, pero puede observarse en la psicosis de la segunda infancia.

Gestualidad Inhabitual. Constituye el interminable juego de las manos ante los ojos, mucho más allá de los cinco o seis mese. La marcha se adquiere dentro los cánones normales.

Comportamientos Motores Específicos.- Las estereotipias motrices, son frecuentes son movimientos repetitivos, rítmicos, en los que el niño parece permanecer absorto, con frecuencia afectan a las manos, pero también a la cara, a la marcha y a la cabeza. Algunas veces las estereotipias incluyen un objeto manipulado indefinidamente o bien implican al cuerpo en su conjunto. Deambulación, balanceo sobre uno u otro pie o balanceo prolongado, otra conducta específica es el olfateo a los objetos, las personas y los alimentos que se les alcanza.

Inestabilidad. Frecuentemente en las psicosis precoces son niños en perfecto estado de agitación, se suben a las mesas, a los muebles, etc. Los golpes o caídas no desencadenan ni llanto ni defensa, inversamente se observa una inhibición motriz masiva, acompañada en ocasiones de torpeza, realizando auténticas dispraxias.

b. Trastorno del Lenguaje. Prácticamente constantes en la psicosis infantiles, cuando más precoces sean estas. Puede darse ausencia total del lenguaje. Son niños silenciosos, que no emiten más que ruidos extraños y estereotipias, otras veces la aparición del lenguaje se retrasa mucho después de los cuatro a cinco años hace su aparición de forma anárquica, articula correctamente bloques de frases enteras. Son frecuentes los cánturreos, también se observan ecolalias caracterizada por la repetición sistemática de la frase o palabra que acaba de oír.

Cuando el lenguaje existe, se perciben anomalías en la melodía con aspecto cantarino, hay dificultad en la utilización de los pronombres, el "Yo" es sustituido por "TU" o por "EL" o por el nombre de pila. Raramente adquiere él "SI", se dan también estereotipias verbales, neologismo extraños y verbalismo solitario.

Cuando aparece el lenguaje satisfactorio también se observan regresiones, sobre todo si la evolución psicótica sobreviene en la segunda infancia (seis a doce años).

En todos los casos, el lenguaje no posee una verdadera función comunicativa, además la indiferencia ante el lenguaje del otro suele ser habitual, el niño no responde a su nombre se muestra imperturbable ante los ruidos, sin embargo, puede percibirse cierta: "comprensión periférica" (por analogía con el mirar periférico).

c. Trastornos de Funciones Intelectuales. A menudo puede en constatarse el déficit intelectual, por no decir siempre. La profundidad de dicho déficit es variable. Anthony (referido por Marcelli y Ajuriaguerra, 1996), ha descrito evoluciones "emergentes" con mejora del C.I. , evoluciones "regresivas" o "simbióticas", caracterizadas por la variabilidad del nivel en función del examinador y la capacidad de contacto.

Diversas funciones específicas como la organización temporoespacial, rítmica, mencionándose también la dificultad en la integración del esquema corporal, como atestigua la mediocre calidad de los dibujos del muñeco: muñeco renacuajo, sin pierna, cuerpo mutilado, sin respeto a las proporciones, la edad, sexo, etc.

  • d. Trastornos Afectivos: Se describen los siguientes:

Oscilaciones Rápidas del Humor. Son niños que sin razón manifiesta alternan fase de tristeza o llanto o simplemente de seriedad con inhibición o postración motriz, con fases de exuberancia, risas y agitación motora.

Crisis de Angustia Aguda. Pueden ser espontáneas o sobrevenir después de frustraciones mínimas o tras un cambio imprevisto del entorno. Suceden cuando el niño está sólo o, por el contrario, cuando se intenta forzar su aislamiento y establecer un contacto. La crisis de angustia va a menudo acompañada de crisis de agitación y manifestaciones coléricas hetero o autoagresivas.

Crisis de Risa. Próximas a las risas discordantes del adulto, gritos o quejas brutales; sin vinculación aparente con el ambiente.

Crisis de Cólera. Intolerancia a la frustración, auto mutilaciones son reacciones frecuentes.

  • e. Trastornos de las Conductas Mentalizada

Fobias. Casi siempre de apariencia extravagante como las fobias a los ruidos que no son extensivas o cambiantes, son frecuentes en la psicosis de la segunda infancia.

Los Rituales. Conductas estereotipadas en la manipulación de objetos, también rituales al acostarse, de verificación, de ordenamiento, de limpieza, etc.

El delirio. Es raro en el niño, resulta excepcional antes de los diez y once años, el tema delirante se centra sobre el cuerpo, próxima a las preocupaciones hipocondríacas o bien retoma los temas en el ambiente como los temas cómicos, espaciales basados en las series televisivas. A veces se observan ideas persecutorias.

Alucinaciones. Algunos niños parecen tener actitudes de escucha o de observación fija que evocan las alucinaciones auditivas o visuales.

  • f. Trastornos Psicosomáticos. Están referidos a los trastornos psicosomáticos, como a los episodios orgánicos, cuya frecuencia son observables:

Los Trastornos del Sueño. Son muy frecuentes y son de dos tipos: en el insomnio tranquilo donde el bebé mantiene los ojos abiertos en la oscuridad, sin dormir, pero sin manifestar ni reclamar la presencia materna. El otro tipo de sueño es el insomnio agitado, donde el niño grita, se mueve, chilla, sin poder callarse durante horas, todas las noches. Estos insomnios aparecen en el primer semestre de vida y pueden durar meses e incluso años.

Los Trastornos Alimenticios Precoces. Son frecuentes como la succión deficiente, anorexia, rechazo de biberón y del seno, vómitos repetidos, etc. También aparecen durante el primer semestre.

Los Trastornos Esfinterianos. Incluye enuresis y encopresis pueden ser primarios y secundarios, permanentes o intermitentes. El retraso en la adquisición del control es habitual, aunque a veces, la adquisición del control es muy precoz.

Antecedentes Somáticos. Se pueden mencionar los factores de vulnerabilidad tales como la deshidratación aguda, embarazo difícil, prematuridad, patología neonatal, etc.

3.2.3 PSICOSIS DE LA SEGUNDA INFANCIA

Como lo señala monedero (1990) estas psicosis se manifiestan entre los seis o siete años y los 11 a 12 años estas psicosis son poco frecuentes y sobreviene después de una infancia en apariencia normal su simomatología se presenta de tipo expansivo: agresividad, agitación intolerancia a la frustración, etc.; o restrictivo; negativismo, rechazo escolar, mutismo, etc.

Desde el punto de vista de las alteraciones del pensamiento pueden encontrase ya ideas delirantes variables, polimorfas y de contenido hipocondríaco, persecutoria de grandeza, también puede observarse, un pensamiento de tipo fóbico.

Sin embargo, en comparación con la psicosis precoces, esta forma de psicosis de la segunda infancia se da en una personalidad mucho más estructurada, con un grado de maduración superior; por otro lado para que se produzca las alteraciones psicóticas debe existir un distanciamiento de la realidad como señala Monedero (1990). "La instauración del proceso psicótico se desarrolla sobre una personalidad alterada. Se trata de niños extremadamente conflictivas, con una problemática profundamente neurótica, que agravándose terminan por hacer una sintomatología bordeline y por último psicótica aquí donde el diagnóstico de la prepsicosis a la psicosis tiene lugar por un distanciamiento progresivo de la realidad y la instauración de una organización psicótica".

La psicosis se instaura sobre una desarmonía evolutiva. Aubin (referido por Monedero 1990) considera que los procesos que preludian una evolución psicótica ponen en evidencia una fragilidad del yo con ciertos desequilibrios de carácter con manifestaciones excesivas e inmotivadas de llantos, temores, excitaciones o cólera, también alteraciones psicosomáticas con ansiedad, obsesiones, fobias y manifestaciones histéricas que indican una mala adaptación a la realidad o alteraciones psicosomáticas como: encopresis, anorexia, mutismo, etc. Y tendencias perversas y agresivas que llaman la atención por su descontrol.

COMENTARIO

La psicopatología infantil es de mucha importancia porque a través de un número de supuestos y conceptos nos presenta una concepción a la luz de los enfoques que más la han estudiado: el conductual y el psicodinámico, los que utilizando métodos empíricos buscan explicar la conducta desajustada, a la vez que establecen esquemas clasificatorios de abordaje e investigación.

Estos enfoques concuerdan que la neurosis no es heredera, y que es el medio ambiente el determinante de ese tipo de comportamiento. Afirman que gran parte de los niños aprendan a comportarse de diferentes maneras teniendo como modelos a sus padres, quienes moldean y refuerzan el comportamiento de sus hijos; lo que viene a constituir la primera fase a través de la cual el niño aprende a desenvolverse y a socializarse.

El tema de las psicosis infantiles no ha sido tan revisado como el de las neurosis debido a la poderosa influencia de que la esquizofrenia se inicia en la adolescencia. Por este motivo, los niños cuyo comportamiento era inusualmente peculiar se les consideraba como deficientes mentales con lesión cerebral y eran tratados como tales mediante la reclusión en una institución para deficientes mentales.

Los padres y maestros, y la comunidad en general, deben considerar que el tratar con niños no es algo fácil sino que se debe tener cuidado para entender su comportamiento, ya que estos trastornos afectan la vida socioemocional, social y educativa.

Cada persona, mediante su desarrollo madurativo, aprende a madurar y, a la vez, a resolver sus problemas. Al niño con trastornos neuróticos, a diferencia del niño normal, le es difícil dar solución a aquello que le genera ansiedad.

Peor aún, el niño psicótico, con su falta de interés por su medio, con un pensamiento difuso, relación emocional defectuosa, cambios bruscos en el comportamiento, etc., será más probable que no tenga aceptación por el ambiente que le rodea.

Finalmente para poder tener una buena información se tiene que empezar primero por la observación, ya que ésta es el primer paso a través del cual podemos analizar el comportamiento del sujeto ante determinadas situaciones; teniendo en cuenta para el diagnóstico la historia clínica y opiniones de diferentes profesionales que están involucrados con la problemática del niño. Es necesario considerar a los padres en el tratamiento del niño, ya que éstos son los que brindan afecto, atención, refuerzo y castigo a sus hijos.

CONCLUSIONES

  • 1. La conducta infantil "normal" o "anormal" se considera dentro de un contexto donde intervienen diversos factores como son: herencia, o medio social, entorno familiar, edad, sexo y nivel cognitivo.

  • 2. La neurosis es interpretada por diferentes puntos de vista, concordando en que no es un proceso biológico ni hereditario sino, por el contrario, el resultado de un modelamiento y moldeamiento por el ambiente. Y, por supuesto, determinada por cómo se comporta la familia ante el niño.

  • 3. El niño neurótico reacciona de una manera exagerada ante las diversas situaciones que le generan ansiedad. Estos trastornos tienen mayor prevalencia en el adulto que en el niño, teniendo en cuenta que los síntomas se inician en la infancia, pudiendo confundirse algunos síntomas con el desarrollo normal del niño.

  • 4. Los niños con psicosis infantil no logran adaptarse al ambiente; por el contrario, entran en problemas con los coetáneos y adultos, debido a que transgreden normas, carecen de habilidades sociales, se aíslan o emiten conductas destructivas.

RECOMENDACIONES

  • Realizar investigaciones que ayuden a identificar nuevos factores de riesgo, que probabilizan los comportamientos anormales; con esto se logrará proponer un concepto o definición clara sobre el término neurosis y psicosis.

  • Instaurar programas preventivos, en los centros de salud, municipios y colegios, dirigidos a los padres, para que mantengan relaciones afectivas, en un ambiente con normas definidas y consistentes, para que los hijos logren un ajuste social y personal adecuado.

  • En la evolución de niños con psicopatología infantil, se debe considerar el análisis de las relaciones que establecen desde sus primeros años con sus padres y otras personas significativas, enfatizando un cómo estos expresan afecto, atienden sus necesidades, participan en sus juegos, expresan actitudes de aceptación o rechazo y premian o castigan a los hijos.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

  • Achenbach, T. (1978). The Child Behavior Profile: I Boys Aged. Journal of Consulting and clinical Psychology. Vol. 46, N° 3, 478 – 488.

  • Anicama, J. (1989). Análisis y tratamiento conductual de las neurosis. Universidad Peruana Cayetano Heredia.

  • Asociación Psiquiátrica Americana (1995). Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (DSM - IV). Barcelona: Masson S.A.

  • Barcelona, D. y De Ajuriaguerra, J. (1996). Manuel de Psicopatología del niño. España: Masson S.A.

  • Belloch, A. ; Sandin, B. y Ramos, F. (1995). Manual de Pscopatología. Vol. I. Madrid: Mc Graw – Hill

  • Cáceres, W. (1996). Trastornos neuróticos en niños. Monografía de licenciatura en Psicología. Universidad Nacional Federico Villarreal. Lima.

  • Cantwell, D. y Carlson, G. (1987). Trastornos afectivos en la infancia y la adolescencia. Barcelona: Martínez Roca.

  • Casalis, D. (1996). Gran diccionario de Psicología. Madrid: Del Prado.

  • Christine, M. y Boyle, H. (1996). El Diagnóstico en psiquiatría. Madrid: Biblioteca Nueva.

  • De Ajuriaguerra, g. (1993). Manual de Psiquiatría Infantil. Barcelona: Masson.

  • Duche, D. (1977). La psiquiatría del niño. Barcelona: Oilos- sup.

  • Finch, S. (1970). Fundamentos de Psiquiatría infantil. Buenos Aires: Psique.

  • Harney, F. ; Clarigo, G. y Mc Coy (1976). Trastorno de conducta en el niño. México: El Manual Moderno S.A.

  • Ibañez, F. (1990). Trastornos graves de la infancia y la adolescencia. En: J. García y Cols. Psicología evolutiva y educación infantil. Madrid: Santillana.

  • Johnson, J. ; Rasbury, W. y Siegel, L. (1992). Métodos de tratamiento infantil. México: Limusa.

  • Kanner, L. (1996). Psiquiatría infantil. Buenos Aires. Paidos.

  • Lareg, J. (1985). Introducción a la Psicopatología Infantil. Madrid: Paraninfo.

  • Lluis, J. (1986). Programa de formación de padres. Trastornos del desarrollo. Tomo 8. Barcelona: Océano.

  • Monedero, C. (1990). Estudio de Psicopatología Evolutiva. Madrid: Biblioteca Nueva.

  • Monedero, C. (1990). Estudios de psicopatología. Evolutiva. Madrid: Biblioteca Nueva.

  • Ollendick, T. y Hersen, M. (1986). Psicopatología infantil. Barcelona: Marting Roca.

  • Organización mundial de la salud (1992). Trastornos mentales y del comportamiento. CIE – 10 Madrid: Meditor.

  • Ortiz, M. (1993). Estandarización del inventario de los problemas conductuales y destrezos sociales. Tesis para optar el título de licenciada en Psicología. Lima: Universidad Nacional Federico Villarreal

  • Szekely, B. (1943). El niño neurótico: Reeducación y Psicoterapia. Buenos Aires: El ateneo.

  • Wolman, B. (1987). Diccionario de creencia en la conducta. México D.F.: Trillas.

  • Vidal, G. (1986). Psiquiatría. Buenos Aires: Médica – Panamericana

  • Yates, A. (1983). Terapia del comportamiento México D.F.: Trillas

A mi esposo César, por su apoyo y confianza.

A mis hijos, tres tesoros: Ericka, Abdel y Naif.

Los quiero mucho, gracias por su apoyo.

A la memoria de mis padres

 

 

Autor:

Carmen Luz Razeto


Partes: 1, 2


 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Psicologia

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.