Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     
 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Estudio clínico-epidemiológico de la tuberculosis pulmonar (página 2)




Partes: 1, 2


En la actualidad en nuestro país existen estrategias operacionales, para disminuir la incidencia de la TB, garantizar el tratamiento acordado y controlado, además reorganizar el programa, según las características epidemiológicas y socioeconómicas de cada territorio (11, 12, 13).

Es lamentable que a pesar de esto y de estar considerada la tuberculosis desde hace muchas décadas, como una prioridad en la salud publica mundial, existe indolencia con relación a su estudio. La dedicación a esta enfermedad de marginados no produce dividendos y que al decir de Sir William Osler "la tuberculosis es un problema social con un aspecto médico".

Es necesario que los jóvenes estudiantes y los médicos en general comprendan la importancia del diagnóstico temprano de la tuberculosis, su epidemiología y la terapéutica, pensando en ella como causa de enfermedad y muerte, y no como algo del pasado.

Por todo esto nos proponemos, hacer un estudio que contribuya a conocer del comportamiento, de la tuberculosis pulmonar en el Hospital Clínico Quirúrgico Joaquín Albarrán, enclavado en el Municipio Cerro, ciudad de la Habana, presentando la magnitud del problema en esta Institución y la variedad de situaciones que enfrenta la relación médico paciente, desde el punto de vista anatomo –clínico-epidemiológico y radiológico; brindando al medico de asistencia o de atención primaria, datos que apoyen sus gestiones terapéuticas con la consecuente curación a sus pacientes.

Reseña Histórica

El hombre ha sido atacado por la tuberculosis durante la mayor parte de su desarrollo evolutivo .El contagio de la TB, fue reconocida por Aristóteles e Hipócrates le dio el nombre de "tisis" a causa del acentuado deterioro general producida por la enfermedad .

Algunos años atrás los médicos consideramos que se convertiría en un recuerdo romántico. Sin embargo, la realidad de los años 80 nos ha hecho volver el interés a esta patología a causa del incremento que a nivel mundial ha vuelto a presentar, y no solo en los países del tercer Mundo en los que la TB como enfermedad social siempre estuvo presente.

En épocas antiguas, incluso hasta el siglo XIX y a principios del siglo XX, ha constituido un verdadero azote para la humanidad, afectando especialmente a las grandes aglomeraciones industriales con una altísima morbilidad y mortalidad. Pero el conocimiento de la naturaleza de la TB es bastante reciente. En 1865, Villemin demostró su contagiosidad, y en 1882 Robert Koch descubrió el agente productor, el bacilo tuberculoso que lleva su nombre, el bacilo de Koch (BK). Este mismo autor fabricó la primera tuberculina a partir de extractos bacilares (14, 15, 16, 17).

En 1889, Brehmer inauguró el primer sanatorio antituberculoso, cura sanatorial de la tuberculosis; en 1890, Forlenini ideó la colapsoterapia y Braver la toracoplastia como formas terapéuticas quirúrgicas. Entre 1908 y 1921, Calmette y Guerin elaboraron la vacuna antituberculosa activa, la BCG, siglas de Bilirado de Calmette-Guerin. (16, 17).

A partir de 1945 con el descubrimiento de la efectividad del tratamiento y su asociación, Estreptomicina, Isoniacida y Paraminosalicilico, en 1995 la TB comenzó a descender el mundo en forma notable, sin embargo en Estados Unidos en 1986, por primera vez en treinta y tres años, hubo un aumento notable de la TB lo que provoco una autentica conmoción entre la comunidad científica medica ; por todo esto la OMS , se propuso eliminar la tuberculosis para el año 2000 en los países industrializados, ha debido posponerse por lo menos en algunos quinquenios (18, 19).

Esto debido fundamentalmente a la asociación con el SIDA donde en países desarrollados se creía que estaban libres de este riesgo pero con la cantidad de infectados por VIH sobre todo en los hombres de edad sexualmente activos. Además se esta produciendo un desplazamiento de la epidemia de SIDA desde las grandes ciudades, hacia áreas rurales que es donde existe la mayoría de la población mundial y es donde es más difícil concretar y tratar las causas de la TB. También se atribuye su aumento a la migración procedente de países de alta prevalencia, la drogadicción, la pobreza y muy especial al deterioro de la estructura sanitaria (4, 20, 21, 22).

No es de extrañar que estudios epidemiológicos recientes demuestren un aumento alarmante de la TB en regiones del planeta en los cuales este flagelo dista mucho de estar controlado (3, 23).

Como podemos ver la TB es uno de los problemas más graves del momento actual y a la vez uno de los que menos atención ha recibido en las últimas décadas en vista a lo cual en abril de 1990 la OMS lo declaró una emergencia de alcance mundial. De echo en los últimos diez años, este organismo a revisado sus políticas y estrategias de control, principalmente la de los programas de asistencia mutua, establecida en los años noventa por la unión internacional de la tuberculosis y las enfermedades pulmonares y su meta para el 2010 es detectar un mínimo del 75% de los casos existentes y un 85% de los casos detectados con esputo positivo (1,2, 3, 23).

Cuba está en condiciones de lograr antes del año 2015 una proporción inferior a cinco enfermos de TB por cada 100 000 habitantes y declarar, eliminada esa enfermedad dentro del sistema de Salud Pública (11).

MARCO TEORICO

Definición y concepto

La tuberculosis es una infección producida por el Mycobacterium tuberculosis hominis, también llamado Bacilo de Koch, en honor a su descubridor. Se trata de una enfermedad de localización preferentemente pulmonar, pero que no solo afecta al pulmón propiamente dicho sino que afecta también a los ganglios hiliares vecinos, a los bronquios y a la pleura. Además de ello, también existen formas de tuberculosis que afectan a otros órganos, como cerebro y meninges, hueso, hígado, riñón, piel, etc.

Etiología

El BK es un bacilo largo, recto, algo incurvado y de extremos redondeados que se tiñe por la Fucsina básica de Ziehl y no se decolora con el lavado con ácido nítrico y alcohol (Método de Ziehl-Nielsen). Es un bacilo aerobio y crece mejor en contacto con el aire y pertenece al grupo mycobacteriaceas.

Baciloscopia

La baciloscopia mediante tincion de Ziehl-Nielsen normalmente requiere la existencia de 5 000-1 000 bacilos para ser visibles, que nos puede dar resultados en unos 30 minutos el cultivo a de hacerse en un medio especial (Medio de Lowenstein-Jensen) debido a que el bacilo de Koch es un bacilo de crecimiento lento y difícil, los resultados tardan de diez a treinta días incluso hasta sesenta días, se necesitan quinientos bacilos para que sean positivos.

Inmunidad

La tuberculosis es una enfermedad que desarrolla inmunidad produciéndose los siguientes fenómenos:

  • a) Penetración del bacilo tuberculoso y anidamiento del mismo en los alvéolos.

  • b) Reacción de defensa de los polimorfonucleares, que es un tipo en específico.

  • c) Reconocimiento por parte de los Linfocitos T y con producción de linfoquinas

  • d) Activación de los macrofagos por parte de las linfoquinas.

  • e) Formación de fagosomas.

  • f) Unión de fagosomas y lisosomas.

  • g) Digestión del bacilo.

Se trata pues de una reacción de inmunidad inducida por células, Linfocitos T, serotipo IV de Gell y Coombs.

La inmunidad humoral moderada tiene poca importancia en la tuberculosis.

Alergia

La alergia va ligada a la reacción de hipersensibilidad retardada o tipo celular, aparece de dos a cuatro semanas. La alergia tuberculosa es una reacción de tipo local entre la inyección de proteínas microbacterianas, produciendo una induracion debida a la infiltración de los linfocitos y monositos. En función de la capacidad de respuesta se clasifican en 3 grupos: reactivas, intermedias y anérgicas.

Es una prueba cutánea para medir el estadio de alergia a la tuberculosis, Proporciona una buena información sobre la infección tuberculosa y se utiliza con criterio epidemiológico en los controles de focos y con fines diagnósticos en casos muy particulares, como casos de tuberculosis pulmonar BAAR+, para identificar a los pacientes de alto riesgo de contraer la tuberculosis y administrar la quimioprofilaxis y para pruebas de aproximación diagnostica fundamentalmente en la tuberculosis infantil.

La primera tuberculina fue obtenida por el propio Koch a partir de filtrado de cultivo de BK con glicerol. Después Seibort obtuvo el llamado PPD, derivado de proteico purificado, con acido tricloroacetico y después PPD-S con sulfato de magnesio.

Actualmente se usa 2ut de PPD-S con 0,1ml en intradermoreaccion de Mantux cuya lectura debe realizarse a las 48-72 horas de iniciado el halo de induración.

Lectura

0-4, no reactor

5-9, reactores débiles

10-14, reactores francos

15 o mas, hiperergicos

Clínica:

Puede ir desde asintomatica hasta muy florida detectándose:

-anorexia, astenia, perdida de peso,alteraciones digestivas (epigastralgia, pirosis, sensación de plenitud) síntomas generales, tos seca o productiva expectoración escasa o abundante, blanquecina o purulenta hemoptisis franca, dolor toráxico, disnea que se presenta en las formas graves y puede oscilar desde disnea a grandes esfuerzos hasta disnea en reposo.

Radiología:

La TB pulmonar puede provocar diferentes imágenes radiológicas, características algunas y otras que son vistas en disímiles enfermedades. Desde una radiografía normal hasta las que presentan lesiones cavitarias, infiltrativas, nodulares, exudativas, lesiones neumonicas y bronconeumonícas lobares o generalizadas según la evolución y estadio de contaminación del paciente

Historia natural e individual de la tuberculosis

La primera vez que el bacilo de Kosch (agente causal de la tuberculosis), llega al pulmón virgen de la infección tuberculosa son arrastrados hasta las partes periféricas del parénquima, alcanzando generalmente las regiones subpleurales. La primera infección se produce en cualquier segmento al azar, afectando con mayor frecuencia los tercios medios pulmonares y son rápidamente inactivados, por los macrófagos, fagocitos.

Hay bacterias mas virulentas que otras, lo que explica que algunas sobrevivan y se multipliquen en el interior del macrófago y dar lugar a focos infecciosos con 10 000 bacilos, algunos de ellos atraviesan la barrera de la pared alveolar y se drenan a los ganglios en la cercanía

Estos primeros focos de infección pulmonar y ganglionar son producto de la reacción inmunitaria fibrosa, los bacilos atrapados en estos tubérculos pueden calcificarse, degenerando progresivamente. Sin embargo persiste un millar de bacilos en estado latente, al menos durante quince a veinte años, esto se corresponde con la primo infección tuberculosa.

En el cinco a diez por ciento de los individuos, los bacilos presentes en los ganglios pasan a la circulación originando focos infecciosos que según su localización, provocan pleuresía, pericarditis y lesiones óseas, como en el mal de Pott, espontáneamente en cuatro sujetos de cada cinco

En general si el paciente puede o no sufrir la enfermedad depende de una serie de factores entre los cuales se destaca, la historia previa de exposición al bacilo de Koch, que haya tenido cada población con su efecto seleccionador de individuos mas resistentes. Lo que le permite encontrar una respuesta inmunitaria adecuada. Puede estimarse que esto varia entre tres a diez por ciento para los países desarrollados y diez a veinte por ciento para los países en desarrollo, en condiciones especiales puede ser demasiado alto.

Aun no sabemos cual es el mecanismo íntimo por el cual un individuo pasa de infectado a enfermo; solo se conocen algunos factores que favorecen este infortunado evento. Puede distinguirse lo que depende del bacilo, los factores ambientales y los atribuidos al huésped.

Situación Epidemiológica

El hombre primitivo, ya anuncia la tuberculosis, este se encuentra en el Mycobacterium tuberculosis, se infecto y se enfermo y se quedo atrás, esperando mejoria o la muerte, teniendo pocas posibilidades de infectar la tribu.

La medicina de la tuberculosis ha sido irregular a lo largo de la historia. A partir de la mitad del siglo XX su incidencia disminuyo drásticamente y la mortalidad ha bajado hasta el 2/100 000 habitantes por año en los países desarrollados. A pesar de ello se cree que existen más de quince millones de personas tuberculosas.

El advenimiento de la agricultura aumento las posibilidades de transmisión y la aparición de las primeras ciudades, contribuyo a esto. Sin embargo la tuberculosis se hizo epidemia con la aparición de la sociedad industrial, cuando se dieron las dos condiciones mas importantes para su desarrollo: el hacinamiento y las malas condiciones de vida que disminuye la inmunidad y hacen mas posible el paso de infección a enfermedad, la primera condición acorta la distancia boca a boca favoreciendo la infección

La TB es una enfermedad contagiosa. La infección se adquiere por vía aerogena, por inhalación de partículas contaminadas, especialmente mediante las gotas de Flugger que son proyectadas al toser. Por tanto el contagio se realiza de persona a persona y por inhalación de polvo desecado del esputo tuberculoso, y es mas frecuente en ambientes mal ventilados y en personas que convivan con personas enfermas.

 

Se calcula que cada persona tuberculosa contagia a dos o tres personas al año pudiendo llegar hasta diez. Un paciente tuberculoso, si evoluciona hacia la curación, suele permanecer contagioso unos dos años, si no se cura es contagioso toda la vida.

Con el tratamiento, la tuberculosis se cura actualmente y deja de ser contagiosa aproximadamente de cuatro a seis semanas, el 100% a los tres meses de tratamiento.

La tuberculosis nunca a dejado de ser un problema grave en América Latina, anualmente se infectan alrededor de 230 000 personas auque la verdadera incidencia pudiera ser unos 5000 000 personas en países como, Perú, Brasil, Bolivia, R Dominicana, Haití, Salvador, donde existe se considera la tuberculosis, epidemiologicamente y operativamente de extrema gravedad.

En los últimos años en ciertas poblaciones de riesgo, VIH y drogadicción, ha habido un recrudecimiento espectacular de la incidencia de esta enfermedad.

No todas las personas infectadas desarrollan la enfermedad, El riesgo de desarrollar esta por parte de una persona infectada viene dada por las condiciones higiénicas- ambientales, por la cercanía y persistencia del contacto; cantidad del bacilo inhalado, mas frecuente en edades tempranas y avanzadas, y por la existencia de enfermedades de base que deprimen la inmunidad.

Son problemas de riesgo las enfermedades como la Diabetes, el SIDA, enfermedades crónicas. También constituyen un riesgo los, inmunosupresores, tratamientos con esteroides, drogadictos.

Se calcula que desarrolla la enfermedad un diez por ciento de las personas infectadas .Los factores que disminuyen este porcentaje de infectados son mejorías en las condiciones de vida, nutrición, higiene, vivienda, vacunación de la población con BCG, esta protege alrededor del 80% de la población, y el uso de los tuberculostaticos en personas contagiadas

En un informe de la OMS entre 1990 y el año 2000 aparecieron noventa millones de casos nuevos y que el número de defunciones por tuberculosis en ese mismo periodo fue de treinta millones de individuos de los cuales 22 000 correspondieron a norteamericanos y 1 210 000 de latinoamericanos y en el área del Caribe (23, 24).

Se plantea que en el año 2003 habían ocho millones de casos nuevos, 3,9 millones baciliferos, 6,7 infectados por VIH/SIDA, 1,7 millones fallecidos por tuberculosis, 15,4 millones en la prevalencia y 82% de curación de los enfermos (18, 21, 23). Se considera que auque el 70% por ciento de los casos no se notifica, que la incidencia es de 500 x 1000 000 en zonas urbanas y de 90 x 100 000 en zonas rurales.

En Cuba hubo una incidencia de 60% entre 1962-2005, donde en 1971 disminuyo a un 20%, en 1992 aumento a un 14% y en estudios hechos en el 2005 esta en 6,5% (9).

OBJETIVOS

Objetivo general:

1- Identificar el comportamiento clínico-epidemiológico y evolutivo de la tuberculosis pulmonar en pacientes del Hospital Docente Clínico Quirúrgico Joaquín Albarán en el periodo comprendido entre el 2000-2006.

Objetivos específicos:

  • 1- Determinar la distribución de los pacientes según grupo de edad y sexo.

  • 2- Precisar factores de riesgo de la enfermedad.

  • 3- Identificar las causas de ingreso hospitalario.

  • 4- Determinar los criterios diagnósticos en los pacientes estudiados de tuberculosis pulmonar.

  • 5- Precisar el tiempo de inicio de los síntomas y la aplicación del tratamiento.

6- Determinar la frecuencia de fallecimiento intrahospitalario de los pacientes con tuberculosis pulmonar

MATERIAL Y METODO

Características del estudio:

Se realizó un estudio descriptivo, retrospectivo, de corte longitudinal, donde se revisaron las tarjetas de EDO de los 67 pacientes reportados con tuberculosis pulmonar, en el periodo comprendido entre el 2000-2006 y se examinaron posteriormente las Historias Clínicas.

Universo:

Se tomó como universo 67 pacientes adultos, pertenecientes a ambos sexos; que ingresaron en el Hospital Clínico Quirúrgico Joaquín Albarán, en el periodo comprendido desde enero del 2000 a Diciembre del 2006.

La definición de variables

Grupo de edades:

-20 a 40 años

-41 a 60 años

- más de 61 año

Se tomaron como factores de riesgo en los pacientes con tuberculosis pulmonar:

  • Ancianos

  • Diabéticos

  • Desnutridos

- Casos sociales

  • Sero-positivos al VIH

  • Unidades de salud con internamiento prolongado.

  • Ex –reclusos.

  • Personas con contactos de tuberculosis anterior y BK (+), BK (-) o sospechosos, con contacto de tuberculosis anterior.

  • Pacientes inmunodeprimidos.

  • Personas con enfermedades respiratorias crónicas.

Causas del ingreso:

- Hemoptisis.

- Neumonías de evolución tórpida.

- Fiebre.

- Pérdida de peso y apetito.

- Dolor torácico y articular.

- Tos.

- Expectoración

-Disnea

 

Las lesiones radiológicas encontradas en los pacientes con tuberculosis fueron:

- Imágenes exudativas en vértice.

  • Lesiones neumónicas y bronconeumónicas

  • Cavidades

  • Lesiones retículo- nodulillares

  • Atelectasia

  • Derrame pleural

  • Adenopatías

  • Ensanchamiento mediastinal

El comportamiento diagnóstico fue dado por;

-Baciloscopia (+) y (-) del esputo

-Broncoscopia

-Biopsia

-Contenido gástrico

El tiempo de inicio de los síntomas y signos antes del ingreso se estableció entre

0 –14 días

15 – 30 días

30 días y más

El inicio del tratamiento después del ingreso se estableció entre

0 –7 días

7 –15 días

Se halló la frecuencia de fallecidos con tuberculosis pulmonar en pacientes ingresados en el Hospital Docente Joaquín Albarrán entre el 2000 al 2006

Procedimiento

Se tomó como modelo de recogida de datos, un formulario de encuestas diseñado al efecto (Anexo1); que recoge las variables agrupadas en:

- Datos generales.

- Factores de riesgo.

- Síntomas y signos que motivaron el ingreso.

- Hallazgos radiológicos encontrados al ingreso.

- Comportamiento diagnostico.

- Inicio de síntomas y signos antes del ingreso.

- Inicio de tratamiento

- Frecuencia de fallecidos

Análisis Estadístico

La tabulación de los datos se realizó de forma contable y gráfica con planillas para tal efecto. La información se procesó en una computadora Pentium III de forma automatizada, los procesamientos estadísticos se realizaran utilizando variables descriptivas basándonos en la frecuencia de ocurrencia del suceso y su por ciento con relación al total de la población estudiada mediante el empleo del Software estadístico SPSS versión 10.

RESULTADOS Y TABLAS

En la Tabla 1 se muestra la distribución de pacientes según edad y sexo ingresados por tuberculosis en el hospital Docente Clínico Quirúrgico Joaquín Albarrán en el periodo comprendido entre el 2000-2006, aquí encontramos que el grupo de edad donde se manifiesta la Tuberculosis Pulmonar con mayor frecuencia fue en el de 61 años y mas con 27 pacientes (40,4%); seguido de los otros dos grupos, de 20 a 40 y de 41 a 60, con 20 casos cada uno para un 29,8%. En nuestro estudio predominó el sexo masculino con 44 casos para un 65,7 %; mientras se encontraron 23 mujeres para un 34,3 % del total de casos. Observamos una tendencia al incremento con la edad para el sexo masculino, con 10 casos entre 20 y 40 años para un 22,7 %; 12 pacientes entre 41 y 60 años para un 27,3% y 22 casos de 61 y más años que fue el 50 % de los hombres del estudio; mientras ocurre lo contrario con el sexo femenino, es decir a medida que se incrementó la edad en las mujeres, disminuyeron los casos, así tuvimos 10 mujeres entre 20 y 40 años para un 43,5 %, que desciende a 8 entre 40 y 60 años con un 34,8 % y luego a 5 de 61 y más años para un 21,7 %.

Tabla 1 Distribución de pacientes según edad y sexo ingresados por tuberculosis en el Hospital Joaquín Albarrán en el periodo comprendido entre el 2000-2006

Monografias.com

La distribución de los factores de riesgo en los pacientes ingresados por tuberculosis pulmonar en el hospital Joaquín Albarrán en el periodo comprendido entre el 2000-2006, se expusieron en la tabla 2, encontrándose que lo más frecuente fueron las Enfermedades Respiratorias Crónicas con 13 pacientes para un 19,4 %; seguida muy de cerca por los Ancianos con 12 casos y los Diabéticos con 11, cuyos por cientos fueron 17,9 y 16,4 respectivamente. Los pacientes inmunodeprimidos fueron 9 para un 13,4 %. Se encontraron 5 pacientes procedentes de unidades de salud de internamiento prolongado e igual cantidad de personas con contactos de TB anterior, BK+, BK- o sospechosos para un 7,5 %. Como riesgo de Tuberculosis la Desnutrición se presentó en 4 casos, al igual que los casos sociales para un 6%; mientras en nuestro Hospital en este periodo solo se registraron dos Sero-positivos al VIH y dos Ex-reclusos siendo estos los factores de riesgo menos frecuentes.

Tabla 2 Distribución de los factores de riesgo en los pacientes ingresados por TB en el Hospital Joaquín Albarrán en el periodo comprendido entre el 2000-2006

Monografias.com

En la tabla 3 se muestran los síntomas y los signos fundamentales que motivaron el ingreso hospitalario por tuberculosis pulmonar en el hospital Joaquín Albarrán en el periodo comprendido entre el 2000-2006, siendo la Neumonía de evolución Tórpida donde existió el mayor numero de casos, 20 pacientes para un 30% de la población estudiada; le siguió en frecuencia la fiebre con 12 pacientes para un 18 % , la expectoración y disnea con 11 casos para un 16,4 %, seguido por la tos con 10 pacientes para un 15%, también se presentó Hemoptisis como síntoma principal en 6 casos (9%), pérdida de peso en 5 pacientes para 7,4% y por último aunque no menos importante constatamos dolor toráxico y articular en 3 casos para un 4,4 %.

Tabla 3 Causas que motivaron el ingreso hospitalario por TB en el Hospital Joaquín Albarrán en el periodo comprendido entre el 2000-2006

Monografias.com

En la Tabla 4 se mostramos los tipos de lesiones radiológicas predominantes encontradas en pacientes ingresados por tuberculosis pulmonar en el hospital Joaquín Albarrán en el periodo comprendido entre el 2000-2006.

Las más frecuentes fueron las imágenes exudativas en vértice con 22 pacientes que represento la tercera parte de la población (33%), le siguió de cerca las lesiones Neumónicas y Bronconeumónicas con 20 pacientes para un 30 %, es decir casi el otro tercio de los casos encontrados; las cavidades aparecieron en 10 pacientes que representó el 15 %, las lesiones retículo nodulares y el derrame pleural se encontraron en 5 pacientes respectivamente para un 7,5 % ; las adenopatías y la atelectasia aparece en 2 pacientes para cada una con un 3% y por último fue encontrado ensanchamiento mediastinal en un paciente para un 1,5%

Tabla 4 Tipo de lesiones radiológicas encontradas en pacientes ingresados por TB en el Hospital Joaquín Albarrán en el periodo comprendido entre el 2000-2006

Monografias.com

En la tabla 5 podemos encontrar el comportamiento diagnóstico de la tuberculosis en el Hospital Joaquín Albarrán en el periodo comprendido entre el 2000-2006. En el año 2000 se detectan 5 pacientes y el diagnóstico se realizó por esputo BAAR + en todos para un 100%.

En el 2001de 5 pacientes 3 fueron diagnosticados por BAAR + (60%) y 2 por Biopsia para un 40%. En el 2002 se detectaron 7 pacientes, de ellos 3 fueron BAAR + (43%), 2 fueron BAAR – (29%) y también 2 fueron diagnosticados por el contenido gástrico. En el año 2003 15 pacientes fueron diagnosticados, 7 de ellos por esputo BAAR + para un 47 %, 3 con esputo BAAR – con 20% y 3 con Biopsia con igual por ciento, uno fue diagnosticado por Broncoscopia y otro por contenido gástrico para un 6,7 % respectivamente.

En el año 2004 fueron diagnosticados 10 paciente, 7 de ellos por esputo BAAR + para un 70 % y el resto (3) por Biopsia para un 30%. En el 2005 se vieron 10 pacientes por esputo BAAR + fueron 4 para un 40 %, mientras por esputo BAAR - , Broncoscopia y Biopsia fueron 2 casos para un 20% respectivamente. En el 2006 fueron diagnosticados 15 pacientes de los cuales 9 fueron BAAR + para un 33,3%, 5 se detectaron por el contenido gástrico (13,4%) y uno fue BAAR – (6,7%).

Tabla no 5 Comportamiento diagnostico de la TB en el Hospital Joaquín Albarrán en el periodo comprendido entre el 2000-2006

Monografias.com

En la tabla 6 se expone el tiempo de inicio de los síntomas y signos antes del ingreso por tuberculosis pulmonar, donde de 67 pacientes estudiados desde el 2000 al 2006, en los primeros 14 días antes del ingreso se encontraron 36 pacientes para un 54%; entre los 15 y 30 días eran 22 para un 33% y solo 9 refirieron tener síntomas 30 días o más antes del ingreso al Hospital.

Tabla 6 Tiempo de inicio de los síntomas y signos antes del ingreso por tuberculosis pulmonar en el Hospital Joaquín Albarrán en el periodo comprendido entre el 2000-2006

Monografias.com

El tiempo de inicio del tratamiento después del ingreso se reflejan la tabla 7 donde podemos ver que de 67 pacientes 54 se comenzaron a tratar en el periodo comprendido de 0 a 7 días después del ingreso para un 80,6% mientras el resto (13 casos) se trataron de 8 a 15 días después del ingreso para un 19,4 %.

Tabla 7 Tiempo de inicio del tratamiento después del ingreso por tuberculosis pulmonar en el Hospital Joaquín Albarrán en el periodo comprendido entre el 2000-2006

Monografias.com

Los fallecimientos por tuberculosis en los pacientes ingresados en el Hospital Joaquín Albarrán en el periodo comprendido 2000-2006 fue de 1 caso en el 2001 y el 2003 para un 20% y 6,7% respectivamente, fallecieron 2 pacientes de 10 ingresados en el 2004 para un 20% y 3 de 10 en el 2005 para un 30 % el más alto en este periodo, mientras no se reportaron fallecidos en los años 2000, 2002 y 2006.

Tabla 8 Fallecimientos por TB en pacientes ingresados en el Hospital Joaquín Albarrán en el periodo comprendido 2000-2006

Monografias.com

En la gráfica 1 mostramos la frecuencia de pacientes ingresados con Tuberculosis Pulmonar en el periodo del 2000 al 2006, que refleja a través de una línea la tendencia que ha tenido esta enfermedad en nuestro Hospital en este periodo.

Monografias.com

ANALISIS Y DISCUSIÓN

Al analizar la distribución de pacientes según las características demográficas correspondiente a edad y sexo, Tabla 1, se muestra que el grupo de edades con mayor frecuencia de casos fue el de 61 y mas años. Prevaleció el sexo masculino sobre el sexo femenino. En la literatura nacional e internacional muestran también esta relación encontrada por nosotros (7, 8, 9, 16, 24, 25), donde reportan que la mayoría son pacientes mayores de 60 años y del sexo masculino, esto sucede fundamentalmente por la prevalencia de hábitos tóxicos, y también que en edades avanzadas hay muchas enfermedades concomitantes que intervienen en el desarrollo de la enfermedad, lo que se refleja en el mayor número de casos en estas edades.

En el hospital la frecuencia de ingreso por tuberculosis en las mujeres muestra una tendencia a disminuir con el aumento de la edad, pero si lo comparamos con las mismas edades vistas en los hombres no hay una diferencia significativa, en hombres mayores, se encuentra usualmente el hábito de fumar y alcoholismo, elementos estos influyentes para el desarrollo de la enfermedad y a la existencia de otras enfermedades que inmunodeprimen al paciente.

Esta misma situación se da en otros países (26, 27, 28) donde además de los factores mencionados se unen factores sociales que incrementan la susceptibilidad de los ancianos a esta enfermedad.

En países subdesarrollados y pobres no existe protección al anciano, son golpeados por la miseria, falta de abrigo, de alimentación, sin una buena asistencia medica, ni un control comunitario de las enfermedades, sobre todo infecciosas; y en los países desarrollados por no tener una asistencia medica al alcance de toda la población, por ser privada fundamentalmente y no interesarle la minoría pobre que es la mas atacada por esta enfermedad (29, 30, 31).

Los factores de riesgo en los pacientes ingresados por tuberculosis pulmonar, Tabla 2, fueron diversos pero fundamentalmente se pudo apreciar que los pacientes con enfermedades respiratorias crónicas fueron los más afectados para contraer la enfermedad.

Todo esto coincide con en estudios realizados a lo largo y ancho de nuestro país, y también internacionalmente (9,11, 20, 31, 32, 33). Se recoge en la literatura que las personas con enfermedades previas del pulmón son mas susceptibles a enfrentar una serie de infecciones oportunistas, dentro de ellas la tuberculosis pulmonar (29, 31).

Los diabéticos, los ancianos y los pacientes inmunodeprimidos son un grupo de personas predispuestas a contraer muchas enfermedades infecciosas propias de su condición inmunológica y metabólica.

En nuestro trabajo encontramos reflejados con igual frecuencia personas con internamiento prolongado en unidades de salud y contactos de tuberculosis anterior, aunque con bajo número de acuerdo al periodo analizado, es necesario insistir en plantearse la posibilidad de tuberculosis siempre que existan estos factores de riesgo, pues estas personas contribuyen en la cadena de transmisión epidemiológica de la enfermedad.

A medida que la tuberculosis va disminuyendo en una población, se plantea la necesidad de enfocar métodos de control a los grupos de riesgo, incluso a los países que se están acercando a la eliminación de la tuberculosis, estos cuentan con sectores en los cuales la enfermedad puede llegar a adquirir proporciones epidémicas como los mencionados en nuestro trabajo (29, 33)

En nuestro medio no existen muchos casos de tuberculosis pulmonar entre pacientes con factores de riesgo como la desnutrición, los casos sociales, ex- reclusos y el SIDA ya que el propio estado y las organizaciones sanitarias confeccionan programas para su control y asistencia; no siendo esto así en otros países donde no existe un control adecuado para estas enfermedades (35, 36, 37). En pacientes desnutridos se deprime la inmunidad celular, y se ha visto en estudios realizados que la enfermedad es mas frecuente en los individuos de peso inferior a lo normal, auque no sean definitivamente desnutridos.

Se obtendría una mayor erradicación, con la identificación en las diferentes áreas de los factores de riesgo más frecuentes, para concentrar y ayudar a su control, como existe en nuestro país, auque siempre se ha de estar alertas para que no escapen casos, y conseguir la erradicación de la tuberculosis. En ocasiones del propio paciente incide en esto y a veces del no cumplimiento de lo establecido por el programa de control de la tuberculosis e incluso que su incidencia es tan baja en nuestro país (tasa de 6,5 por 100 000 habitantes), que en ocasiones el médico general no la toma en cuenta en su diagnóstico.

En la literatura internacional existe un factor de riesgo muy importante que coexiste con la tuberculosis, y es el VIH (25, 34, 36, 37). Encontramos trabajos hechos por el Dr. Saturnino Suárez y col. que plantean la incidencia del VIH por encima de otros factores predisponentes como, la diabetes, el tabaquismo, el etilismo, los ancianos y los hábitos tóxicos. Por ejemplo, en países como México, 14% y USA, 3,8% ocupan un lugar importante en la coincidencia del SIDA y la Tuberculosis. La proporción de enfermos con SIDA que se presentan con alguna forma de tuberculosis, es superior al 30% en algunas regiones de África alcanzando 20% en América Latina; y ya se esta produciendo un paulatino desplazamiento de la epidemia de SIDA desde las grandes ciudades a las áreas rurales que es donde viven la mayoría de la población mundial y donde es más difícil encontrar y tratar los casos de tuberculosis (21, 32). Aunque en nuestro trabajo la frecuencia de SIDA y TB fue baja existen autores cubanos que citan las características clínico epidemiológicas de esta asociación y coinciden con nosotros tanto en frecuencia como en la dificultad para precisar su diagnóstico (4, 5, 29).

Los síntomas y signos de la tuberculosis son muy variados ya sean pulmonares como generales, Tabla 3, en nuestro estudio se destacó fundamentalmente la neumonía de evolución tórpida, la fiebre, tos, la expectoración y la disnea. Existieron otros síntomas que también se vieron pero en menor grado, como fueron la hemoptisis, pérdida de apetito, dolor toráxico y articular. Dentro del cuadro clínico de la tuberculosis por ser una enfermedad oportunista y gran simuladora existen una serie de síntomas y signos que se pudieran dividir entre generales y específicos pero también se puede presentar desde un cuadro clínico muy florido hasta casi asintomático

En la literatura se reporta como cuadro clínico fundamental los mismos encontrados por nosotros al realizar este trabajo, poniendo énfasis fundamentalmente en la fiebre, tos expectoración y hemoptisis (28, 30, 31). En la tuberculosis pulmonar se suelen combinar los síntomas sistémicos y respiratorios, los generales son los primeros en aparecer como expresión hiperérgica frente a las tuberculoproteinas, después se añaden los síntomas impregno tóxicos.

En algunas ocasiones uno de estos síntomas se anticipa o predomina claramente dentro del cuadro general. Hemos visto en la realización de este estudio, que la patología como la neumonía de evolución tórpida aportó a nuestro hospital el número más elevado de ingresos, lo cual no aparece así en la literatura, y esto es debido a que el paciente acude fundamentalmente por signos o síntomas por separado a su área de salud.

Ya en la atención secundaria acuden por neumopatías inflamatorias tratadas que no han resuelto con tratamiento habitual es por eso que se hace énfasis en la búsqueda de esta patología (38, 39). En nuestro país el sistema nacional de salud pone al alcance de todos la asistencia medica y por tener una baja incidencia de tuberculosis el medico muchas veces no la tiene en cuenta al presentarse un caso con síntomas respiratorios y receta medicamentos inadecuados para esta enfermedad por lo que el paciente acuda al hospital con una neumonía que evoluciona mal (8, 9, 10).

La literatura revisada plantea la fiebre como primera causa, y la disnea, hemoptisis, dolor toráxico, cuadro de desnutrición entre los síntomas de los pacientes que acuden al ingreso, estos síntomas coinciden con los que vimos en nuestro trabajo aunque en diferente frecuencia, ellos los señalan por ser una de las patologías por la cual ingresan el mayor numero de pacientes al año (30,31).

Como no existe una erradicación de la tuberculosis a nivel mundial y en específico en nuestro país y por la diversidad y variedad de presentación siempre la estudiamos para evitar que se escapen casos y que evolucionen hacia la gravedad.

Las lesiones radiológicas más frecuentes encontradas en pacientes ingresados por tuberculosis pulmonar en el hospital, Tabla 4, fueron las imágenes exudativas en vértices, las lesiones neumónicas y las cavidades, en menor frecuencia se hallaron, la atelectasia, lesiones reticulonodulillares, derrame pleural, adenopatías y ensanchamiento mediastinal.

Vemos reflejadas las mismas lesiones en estudios nacionales e internacionales (40, 41, 42, 43). En nuestro medio las lesiones exudativas en lóbulos superiores son las imágenes que más aparecen, aunque también se han visto lesiones cavitadas en vértices y lesiones neumónicas y bronconeumónicas unilaterales y bilaterales.

Se han hecho estudios recientes donde en uno de ellos de 147 casos se encontraron 56 con lesiones exudativas para un 52,3%, lesiones bronconeumonicas bilaterales con 39 casos para un 36, 4% (41). Todos estos resultados se asemejan a los encontrados por nosotros en el estudio realizado.

Hemos utilizado este método porque así esta establecido en el Programa Nacional de Control de la Tuberculosis, y porque nos orienta, mucho en el diagnóstico, de esta enfermedad. Algunos autores de la literatura revisada califican los estudios radiológicos como esenciales en el diagnostico de infecciones por micobacterias.

Para los propósitos prácticos puede decirse que una radiografía normal descarta el diagnóstico de la tuberculosis pulmonar con bastante seguridad. El problema es que la radiología es un método muy caro, menos accesible y mucho menos específico que la bacteriología, no obstante la seguimos utilizando con frecuencia porque nos ha ayudado mucho no solo en el diagnóstico, sino también en el seguimiento del paciente y en su evolución posterior a lo largo de los años.

El estado cubano pone gran empeño en esto, garantizando el examen a estos casos, y cuando vemos un paciente con algunas de las lesiones descritas pensamos siempre en investigar esta patología.

De particular importancia practica es la distinción de lesiones radiológicas activas y residuales esto nos ayuda a no dar falsos positivos. Debemos insistir que la radiología por más sugerente que sea no da diagnóstico de enfermedad, su conocimiento e interpretación nos ayuda en el estudio de la enfermedad pero no remplaza otros exámenes más específicos como se plantea en estudios hechos por autores nacionales e internacionales (9, 28, 30, 40) ya que las lesiones residuales, como una serie de sombras de otras etiologías pueden ser confundidas con tuberculosis activa.

Se realizó un estudio donde se vio el comportamiento diagnóstico en los siete años analizados, Tabla 5, y en casi todos se obtuvo resultados que se asemejan a la literatura revisada (8, 44, 45, 46). Se comprobó en todos los años que la mejor vía para llegar al diagnóstico de la tuberculosis es la realización de esputos BAAR, mediante la recogida de muestra de la secreciones en la primera hora de la mañana, mas de la mitad de los pacientes tuvieron un BAAR (+) a la toma de muestra.

También existieron otras técnicas diagnósticas no menos importante, el BAAR en contenido gástrico que auque muchos autores plantean que no es una prueba muy precisa por la cantidad de Micobacterias gástricas que existen, a nosotros nos ha dado resultado, encontrando casos positivos por esta vía.

En cuanto a las biopsias fundamentalmente de ganglios y pleuras se diagnosticaron una minoría de casos, la broncoscopia se realizaba cuando era difícil recoger la muestra o hacer el diagnóstico con otros métodos sobre todo en pacientes ancianos y en los que no realizaban una buena recogida de muestra.

En estudios realizados en el 2002 por autores cubanos: Dra. Maria T. Llanes, Dra. Libertad Carrera Corzo, Dra. Luisa de Armas y col, (45, 46) también coinciden con nosotros en la importancia que tienen los esputos inclusive cuando estos son negativos, también pueden apoyarnos para el diagnóstico con otras pruebas al efecto. Algunos autores plantean que el 98,5 % fue diagnosticado por esputo directo y el resto por biopsia de pleura y estudio de líquido pleural. Otros reportan con TB pulmonar BAAR (+): Bélgica 49 %, Dinamarca 41 %, Finlandia 50 %, Francia 57 %, Portugal 66 %; mientras en algunos otros es: Alemania 36 %, Holanda 34 %, Reino Unido 36 %, España 38 %. Cuba reporta una media de 69,5 %, y en nuestro trabajo en este periodo tuvimos un 57% (47, 48, 49).

Existen múltiples técnicas diagnosticas para la tuberculosis pulmonar desde el punto de vista imagenológico:

  • 1- La Tomografía Computarizada

  • 2- La Resonancia Magnética Nuclear

Todas estas se utilizan para aclarar las lesiones de estructuras complejas pero que en nuestro caso no fue necesario utilizar.

Hay otros métodos diagnósticos más novedosos descritos en la literatura (50, 51, 52, 53, 54, 55):

  • 1- Método de cultivo radiometrico (BACTEC)

  • 2- Métodos químicos Ej.: adenosin diaminasa

  • 3- Métodos de detección de anticuerpos ej. Técnica ELISA

  • 4- Determinación de anticuerpos bacterianos,

  • 5- Métodos de recombinación de los ácidos nucleicos

  • 6- Nuevas técnicas cutáneas.

Recientemente apareció una técnica de ampliación genética llamada reacción de la polimerasa en cadena (PCR), que sirve para acortar el tiempo de diagnóstico en pocas horas, también están los anticuerpos monoclonales combinados con métodos bacteriológicos lo que acorta notablemente el diagnóstico.

Estas pruebas son notorias y sofisticadas requieren de mucho costo por lo que todavía no están instaladas en toda la red de salud nacional, (policlínicos y hospitales), solo en centros especializados (IPK), independientemente de esto le seguimos dando gran valor a la recogida de muestra del esputo, lo que es apoyado por otros autores que realizan trabajos sobre este tema (8, 42, 47). Por ser una prueba que solo requiere una buena recogida de muestra, un microscopio, y un personal calificado es la de elección hasta ahora.

Las pruebas anteriormente mencionadas son fundamentalmente para los diagnósticos difíciles desde el punto de vista clínico y radiológico, por lo que cada vez que sospechamos en un paciente la tuberculosis se realizan los esputos que sean necesarios.

Continuando con el análisis de algunos factores que intervienen en el buen control de la tuberculosis, decidimos buscar en nuestro hospital el tiempo que mediaba entre el inicio de los síntomas y el ingreso de los pacientes (Tabla 6).

Nuestros pacientes acuden en etapas tempranas de iniciado los síntomas, porque a medida que a pasado el tiempo hemos educado a la población con respecto a las enfermedades que pueden ser trasmisibles, entre ellas la tuberculosis, ayudándonos con las organizaciones sociales, sanitarias, dando cumplimiento a todo lo estipulado por el sistema nacional de salud con respecto a esta enfermedad y promoviendo el cumplimiento del programa nacional de la tuberculosis, apoyándonos también en el medico de la familia, que es el que juega el papel más importante dentro de este programa y ayudar así a que lleguen la minoría de los casos al hospital (8, 9, 10, 11).

En la literatura internacional revisada, los pacientes no acuden en los primeros días al medico sino después de los 15 días y en ocasiones después de los 30 días de iniciado los síntomas, estando esto en contraposición con lo revisado en nuestro país, que todos los autores concuerdan con lo analizado en este trabajo (17, 28, 30).

Este problema se atribuye a que en países Africanos, en el Salvador, Brasil, Argentina y Chile entre otros, no existe un buen apoyo por parte de sus gobiernos con respecto al control de esta enfermedad y también por el grado de pobreza, el hacinamiento, el hambre, las malas condiciones de vida,

propias de países subdesarrollados y en vías de desarrollo, donde la mayoría de la población que es la clase pobre no tiene acceso a una adecuada asistencia médica y por lo tanto no hay un control de esta enfermedad.

En países desarrollados también vemos estos problemas ya que a pesar que existe un sistema de salud científico y tecnológicamente superior, la clase pobre no tiene como llegar a ella por ser privada en su mayoría; y en los demás hospitales y policlínicos o áreas de salud, se prioricen otros problemas y no esta enfermedad y por tanto, no se realiza una buena pesquisa, control, y seguimiento de los casos y algo muy importante no cuentan con la vacunación de la BCG en la totalidad de los niños al nacer, cosa que se cumple estrictamente en nuestro país (29, 31, 32).

En estos últimos años nuestro país a contribuido con el control de esta enfermedad en cualquier lugar donde van nuestros médicos a prestar ayuda,

plasmando su experiencia y adaptándola al medio, para que cada día sean menos los casos y acudan en etapas tempranas al médico cuando aparecen los síntomas respiratorios y generales.

Esto permite que se haga un diagnóstico temprano y que existan menos lesiones radiológicas y clínicas, que la enfermedad no pase a la cronicidad, ni se hagan resistentes estos pacientes, y que las manifestaciones clínicas no sean tan graves y contribuya a una buena evolución para llegar a una mejor curación sin dejar secuelas. Por eso insistimos tanto en nuestras áreas de salud y en los hospitales, de cumplimentar el programa nacional de salud como esta establecido porque ahí se describen todas las estrategias a seguir con respecto a la tuberculosis.

Analizamos el inicio del tratamiento después de ingresados los pacientes, Tabla 7, esto lo tomamos como parámetro porque en base a un buen tratamiento el paciente va a una rápida y total curación, y vimos que en la mayoría de los casos se le puso tratamiento entre los 7 días después del ingreso.

Crofton un médico escoses planteó que con una buena quimioterapia se podía curar todas las formas de tuberculosis pero a condición de que se respetaran tres condiciones esenciales: el tratamiento debía ser temprano, asociado, prolongado y supervisado y esa ha sido la política seguida hasta ahora (15)

En un estudio revisado recientemente se recoge el retardo en el inicio del tratamiento en espera de la confirmación microbiológica de la enfermedad, incluso reportan que el resultado de la sensibilidad a los antibióticos utilizados puede tardar hasta 40 días, por esto en muchos casos comenzamos el tratamiento basándonos en el cuadro clínico radiológico para garantizar una evolución satisfactoria de los pacientes (33).

El tratamiento de la tuberculosis a pasado por muchas etapas desde tratamientos asociados, tratamientos prolongados, tratamientos supervisados, hasta el tratamiento actual donde la aplicación sistemática de la terapia multidroga directamente supervisada e indicada según a recomendado la OMS para la cura de la tuberculosis basado en las altas tasas de curación que se sitúan en el 95%, su eficacia en la prevención de nuevas infecciones,

prevención de la multirresistencia y la efectividad en las intervenciones de salud (1,2). Por esto le damos importancia e insistimos con nuestros médicos para la aplicación de tratamiento lo antes posible así su correcta evolución.

En diversos países del mundo el esquema de tratamiento se hace igual al nuestro, solo con algunas diferencias en cuanto a la forma que lo administran y también insisten en la rapidez con que se tiene que imponer y la supervisión que debe tener sobre todo de los casos nuevos (56, 57).

Nuestro trabajo a casi todos los pacientes le damos el tratamiento, entre los siete días de diagnosticado, por existir un control estricto de clínicos, una comunicación activa con el epidemiólogo y neumólogo del hospital. Esto trajo como consecuencia una buena evolución de los casos.

En la literatura se habla del mismo tratamiento nuestro solo con algunas variantes en cuanto a organización del programa, según las estrategias planteadas por el sistema de salud de cada país, pero siempre siguiendo esta línea. Los pacientes en ocasiones toman tardíamente el tratamiento, por los diagnósticos tardíos, porque no existe un personal de salud que se encargue de cumplir con esto y por las malas condiciones de vida, a veces incluso no se toman los medicamentos por las reacciones adversas que producen.

Discutimos el comportamiento de los fallecidos por tuberculosis pulmonar en el Hospital Joaquín Albarrán desde el 2000 hasta el 2006 (Tabla 8). Se tomaron notificaciones de tuberculosis, se analizaron los porcentajes de fallecidos con tuberculosis resultando ascendente en los años 2003-2005.

En esta tabla observamos, que el por ciento de fallecidos con tuberculosis fue bajo, aunque el incremento del numero de pacientes ingresados por Tuberculosis Pulmonar y en consecuencia un incremento del numero de fallecidos nos muestra una ligera tendencia al aumento. Estos resultados alertan sobre la necesidad de elevar la exigencia en el control del programa de detección de la tuberculosis en la atención primaria de salud.

En publicaciones recientes del Dr. González Ochoa y Susana Borroto en relación a la mortalidad en Cuba plantean que en los primeros años hubo un descenso en la prevalencia al igual que en muchos países del mundo, volviendo a ascender posteriormente debido al equilibrio natural de los factores: agente, huésped, ambiente, estilo de vida, conducta social y servicios de salud que determinan la ocurrencia y distribución (59).

En artículos revisados hacen referencia en comunidades mediterráneas donde la proporción de fallecidos por tuberculosis fue de un 46,9% más en hombres que en mujeres con un número de 566, por interacción de VIH/SIDA con 442 y por otras enfermedades 198 defunciones para un 16,5%.

Todo esto lo vemos presente en nuestro trabajo, donde el número de defunciones producidas se relacionó con factores que contribuyeron a esto como: las enfermedades concomitantes y otras acompañantes.

En este trabajo se obtuvo solamente 2 casos de fallecidos por esta patología el resto fueron pacientes ancianos con factores predisponentes lo cual se refleja en reportes de artículos nacionales y otros realizados en países desarrollados o en vías de desarrollo (59, 60, 61, 62).

Tuvimos presentes otras causas con relación a las defunciones como la llegada tarde del paciente al hospital, el estadio avanzado de la enfermedad en algunos casos y el diagnóstico difícil en otros.

Con el descubrimiento de las drogas antituberculosas se observo una declinación de la mortalidad. En Europa y América del Norte la disminución fue mayor de un 80% entre el 1900 y 1980. En los países de desarrollo es un serio problema de salud, según la OMS mueren 3 000 000 de personas de tuberculosis anualmente en el mundo y 95% en países en vías de desarrollo (24, 62, 63). Las cifras señalan que en Cuba la mortalidad por TB es, desde hace muchos años, un evento de la segunda mitad de la vida, tal como en los países industrializados. Es evidente que el conteo de este evento inclina definitivamente más al registro de las personas que mueren con tuberculosis", que las que mueren por "tuberculosis" (59).

Este trabajo demuestra que el comportamiento de la tuberculosis pulmonar en el Hospital Joaquín Albarrán es muy similar al reportado en la literatura. La tuberculosis pulmonar se presentó con más frecuencia en adultos mayores con enfermedad respiratoria crónica y diabetes.

En más de la mitad de los casos el diagnóstico se hizo mediante Esputo BAAR +, y se constató la presencia de lesiones radiológicas. La tendencia al incremento del número de casos que ingresaron anualmente en nuestro centro es un mensaje de alerta a reforzar la vigilancia sobre esta enfermedad para lograr la meta de declararnos país libre de tuberculosis para el año 2015.

CONCLUSIONES

  • La tuberculosis pulmonar se presentó con más frecuencia en hombres mayores de 61 años.

  • La presencia de enfermedades crónicas fue el factor de riesgo más frecuente seguida de los ancianos y diabéticos.

  • La neumonía de evolución tórpida fue la causa de ingreso más frecuente, seguida de fiebre, expectoración y disnea, y tos.

  • Los criterios diagnósticos fueron clínico-radiológico y bacteriológico: siendo el más importante el estudio bacteriológico.

  • Más del 50% ingresó dentro de los primeros 15 días de inicio de los síntomas y más del 80% fueron tratados durante la primera semana.

  • Observamos una tendencia al incremento de ingresos y de fallecimientos intrahospitalario de pacientes tuberculosos

RECOMENDACIONES

  • Mantener la vigilancia antituberculosa intrahospitalaria en pacientes ingresados por enfermedades respiratorias.

  • Insistir en la divulgación y actualización de médicos de la atención primaria y secundaria a cerca del comportamiento de esta enfermedad en nuestro país desde el nivel territorial al nacional

BIBLIOGRAFIA

1. World Health Organization. The Global Plan to Stop Tuberculosis. Geneva. Zwitzerland: WHO/CDS/STB 2001.16; 2002.

2. World Health Organization. Tuberculosis Global Program: surveillance, planning, financing. Annual Report 2004. Geneva. Zwitzerland. ISBN 92 4 156264 1.

3. KOCHI a. The global tuberculosis situation and new control strategy of World Health Organization Tubercle 1991; 72:1-6

4. Reyes A, Díaz M, Pérez A. Tuberculosis y SIDA: algunos aspectos clínicos y epidemiológicos en 72 enfermos cubanos. Rev Cubana Med Trop 2004; 56(1): 335-41.

5. Díaz M, González I, Saladrigas C, Pérez J, Millán J, Valdivia J. La coinfección de la tuberculosis y el VIH en Cuba. Rev Cubana Med Trop 1996; 48(3):214-7.

6. Lambert ML, Hesker E, Van Deun A, Robertroid D, Van der Stuyft P. Recurrence in tuberculosis: relapse or reinfection? Lancet 2003; 3:282-7.

7. Pan American Health Organization/World Health Organization: Cuba in Health in the Americas. Vol. 2. Washington: Scientific and Technical Publication No. 587; 2002. p.198.

8. González E, Armas L, Baly A, Gálvez A, Álvarez M, Ferrer G, et al. Impacto económico-social del Programa Nacional de Control de la Tuberculosis (PNCT) en la población cubana. Caderno Saúde Pública. 2000; 16(3):687-99.

9. González E, Armas L, Machín A. Tendencias por provincias de la tuberculosis en Cuba: 1979-1993. Bol Of Sanit Panam 1995; 119(5):396-404.

10. Armas L, González E, Marrero A Cambio en la definición de casos de tuberculosis en el programa de control de la enfermedad. Bol Epid IPK 1994; 4(49):483-4.

11. González E, Armas L, Alonso A. Tuberculosis in the Republic of Cuba: its possible elimination. Tuberc Lung Dis 1994; 75:188-94.

12. Sevy J, Peláez O, Ateaga AL, Armas L, Borroto S, González E. Tuberculosis en la ciudad de La Habana. 1995-1999. Rev Saúde Pública 2003; 37(3):326-32.

13. Marrero Figueroa A, Carreras Corzo L, Santón M. El programa de la Tuberculosis en Cuba. Rev Cubana Med Gen Integr 1996; 12(4):381-5.

14. Grzybowsky S. A propósito de la historia natural de la tuberculosis. Bol Union Int Tuberc Enf Resp 1991; 66:213-5.

15. Crofton J, Horne N, Miller F. Tuberculosis clínica. París, Francia: Ed. Unión Internacional Contra la Tuberculosis y Enfermedades Respiratorias (UICTER); 1994.

16. Caminero JA. Guía de la Tuberculosis para Médicos Especialistas. París, Francia: Ed. Unión Internacional Contra la Tuberculosis y Enfermedades Respiratorias (UICTER); 2003

17. Farga V. Tuberculosis. Santiago de Chile: Publicaciones Técnicas Mediterráneos; 1992. p.37-53.

18. Marchal G. El resurgir de la Tuberculosis. Mundo Cient.2001; 136:520-8

19. United States Public Health Services. Center for Disease Control. Tuberculosis, Final 1996. MMWR 2002; 36:817-20.

20. Torres R, Joanes J, Carreras L, Pérez J, Hernández O, Marrero A, et al. La infección por el virus de la inmunodeficiencia humana y la tuberculosis en Cuba. Bol Of Sanit Panam 1995; 119(1):66-73.

21. Swaninathan S, Paramasivan CN, Kumas SR, Mohan V, Vankatesan P. Unrecognised tuberculosis in HIV infected persons. Int J Tuberc Lung Dis 2004; 8:986-98.

22. Braun MM, Coté TR, Rabkin CS. Trends in deaths with TB during AIDS era. JAMA 1993; 269:2865-8.

23. Sudred P. TenDan G, Chan C, Kochi A. Tuberculosis in the present time. A global over Tuberculosis situation. Geneva: World Health Organization, 2001 (Documento WHO-TuB)

24. World Health Organization. Press release. Geneva, 1991:8.

25. Royal Netherlands Tuberculosis Association (KNCV). Surveillance of Tuberculosis in Europe. Euro TB. Report Tuberculosis: cases notified in 2001. Holland:Institut de Veille Sanitacri Saint Maurice; 2003.

26. Connolly M, Nunn P. Woman and tuberculosis. World Health Stat Quarty. 1996; 49(2):115-9.

27. García Silvera E, et al. Comportamiento de la tuberculosis extrapulmonar en el Hospital Neumológico "Benéfico Jurídico" durante el quinquenio 1999-2003 Rev Cubana Med Trop 2006; 58(3):

28. Sauret Valet J. La tisis en los cubanos. Arch Bronconeumol 2001; 37(4):212-4.

29. Calpe JL, Chiner E, Marín J, Armero V. Evolución de las características epidemiológicas de la tuberculosis en el área 15 de la comunidad valenciana en el período 1987-2001. Arch Bronconeumol 2005; 41(3):118-24.

30. Vieira Pascual MC, Bischofberger C, Epidemiological and clinical study of patients diagnosed with tuberculosis in the northeastern area of Madrid. An Med Interna. 2003 Jan; 20(1): 10-5.

31. Pehme L, Rahu K, Rahu M, Factors Related to health system delays in the diagnosis of pulmonary tuberculosis in Estonia. Int J Tuberc Lung Dis. 2007 Mar; 11 (3): 275-81. T1-3

32. Navaneeth BV, Thinagaran K, Sulaiman S. A preliminary report on pulmonary tuberculosis in patient travelers to a rural hospital of South India. Travel Med Infect Dis. 2007 Mar; 5(2): 142-3.

33. Joh JS, et al. The interval between initation of anti-tuberculosis treatment in patients with culture-positive pulmonary tuberculosis and receipt of drog-suceptibility test result. J Korean Med Sci. 2007 Feb; 22 (1): 26-9

34. Franco J, Blanquer R. Mortality from tuberculosis in Spain from 1970 to 1993: changes in epidemiological trends during the acquired inmune-deficiency syndrome epidemic. Int J Tuberc Lung Dis 1998; 2(8):663-9.

35. Gala A. Capacidad de respuesta a emergencias epidémicas: recomendaciones para la autoevaluación nacional. Rev Panam Salud Pública 2005; 18(2):139-48.

36. Díez Ruiz Navarro M, Hernández Espinosa JA, Bleda Hernández MJ, Díaz Franco A, Castells Carrillo C, Domínguez García AM, et al. Efectos del VIH y otras variables sobre el resultado del tratamiento antituberculoso en España. Arch Bronconeumol 2005; 41(7):363-70.

37. Kwara A, Roahen-Harrison S, Prystowsky E. Frecuente asociación entre infección por HIV y tuberculosis extrapulmonar. Int J Tuber Lung Dis 2005; 9(5):485-93.

38. Navarrete O, Lara B, Abad A, Ramos A, Juretschke MA. Tuberculosis en la población inmigrante del área 10 de Madrid. Arch Bronconeumol 2004; 40(2):147-8.

39. Ruiz E, Alegre J, Alemán C. Engrosamiento pleural residual en la pleuritis tuberculosa. Factores de riesgo. Arch Bronconeumol 2000; 36:506-9.

40. García García JM. Programa de control de la tuberculosis en el área sanitaria de Aviles. Arch Bronconeumol 2001; 37(1):148-9.

41. Sokolova GB, Bogadel'nikova IV, et al. Clinical, X-ray, and bacteriological features of drug-resistant tuberculosis Probl Tuberk Bolezn Legk. 2006 ;(12):16-20.

42. Siddiqi K, Lambert ML, Walley J. Clinical diagnosis of smear-negative pulmonary tuberculosis in low income countries: the current evidence. Lancet 2003; 3:288-96.

43. Fujita J, Higa F, Tateyama M. Radiological finding of mycobacterial disease. J Infect Chemother. 2007 Feb; 13 (1):8-17

44. Colebunders R, Bastian J. A review of the diagnosis and treatment of smear-negative pulmonary tuberculosis. Int J Tuberc Lung Dis 2000; 4(2):97-107.

45. Sevy JI, Machado D, Carreras L, Sánchez R, Fernández N, Rosas C, et al. Tuberculosis BAAR negativa en la ciudad de La Habana. Quinquenio 1996-2000. Bol Epid IPK 2001; 11(34):266-70. Disponible en htpp//www.ipk.sld.cu/bolepid/bolepid.htm

46. Llanes Cordero M J, y col. Tuberculosis pulmonar con baciloscopia negativa, peculiaridades de su frecuencia en Cuba 1992-2002 Rev Cubana Med Trop v.58 n.2  mayo-ago. 2006

47. Organización Mundial de la Salud. Métodos Básicos de laboratorio en Parasitología Médica. Ginebra: WHO; 1992.

48. Colebinders R, Bastron I. A review of diagnosis and treatment of smear negative pulmonary Tuberculosis. Int J Tuber Lung Dis 2000; 4(2):97-107.

49. Llaca Díaz JM, Flores Arechiga A, Martínez Guerra MG, Cantu Martínez DC. La baciloscopia y el cultivo en el diagnostico de la tuberculosis extrapulmonar. Rev Salud Pub Nutric 2003; 4(3):34-5.

50. Midorikato M, Bobadilla del Valle M, Martínez Gamboa A, Hernández Cruz A, Ramírez Mora I, Cerón Enríquez N. Eficacia e impacto de la prueba de PCR en el diagnostico de la tuberculosis extrapulmonar. Rev Invest Clin 2002; 54(6):509-14.

51. Río Ramírez MT, Villena V, López A. Biopsia pleural en tuberculosis. Asociación con tamaño del derrame y fórmula leucocitaria del líquido pleural. Arch Bronconeumol 2001; 37(1):132-3.

52. Lu SH, Wang TP, Lu W, et al. Bacteriological examination on needle biopsy specimens of cavity and tuberculoma after a short course chemotherapy in initially sputum positive pulmonary tuberculosis patients. Zhonghua Jie He He Hu Xi Za Zhi. 2006 Dec; 29 (12): 832-4.

53. Fujino M, Kishi F, Akiyama Y, Ogasawara H, Matsumoto H. New criteria for discharge from ward in patiens with pulmonary tuberculosis using mycobacteria growth indicator tube. Kekkaku. 2007 Jan; 82(1):11-7.

54. Center for Disease Control. Diagnosis of tuberculosis by nucleid and amplification to clinical specimens. JAMA 1993; 270: 15-28.

55. Abe CH. Detection of Mycobacterium tuberculosis by polimerasa chain reaction an amplified mycobacterium tuberculosis direct test. J Clin Microbiol 1993; 31:3270-4

56. Harries AD, Dermot M. TB/VIH Manual clínico para América Latina. Ginebra: OMS; 1997.

57. Pablos-Méndez A, Sterling TR, Frieden TR. The relationship between delayed or incomplete treatment and all-cause mortality in patients with tubeculosis. JAMA 1996; 276(15):1223-8.

58. Antolin García MT, García Arroyo MI, Asperilla M. Tratamiento de la tuberculosis: resultados en nuestra área de salud. Arch Bronconeumol 2001; 37(1):113-4.

59. González Ochoa E, et al. Mortalidad por tuberculosis en Cuba, 1902-1997 Rev Cubana Med Trop v.58 n.2  mayo-ago. 2006

60. Doherty MJ, Spence DPS, Davies PDO. Trends in mortality from tuberculosis in England and Wales: effect of age on deaths from non-respiratory disease. Thorax. 1995; 50:976-9.

61. Ordobás M Mortalidad y tuberculosis: análisis por causas múltiples en la Comunidad de Madrid (1991-1998) Rev. Esp. Salud Pública, mar.-abr. 2003, vol.77, no.2, p.189-200.

62. Raviglioni MC. Global epidemiology of tuberculosis morbidity and morbility of worldwide. JAMA 1995; 293:220-5.

63. Cardenas E. Problems in tuberculosis control. Ann Rev Biochem 1989; 53:79-84

ANEXO

Modelo de Recolección de datos

Nombre: _________________________________________________

Edad: 20-40 ____ 41-60 ____ 61 y mas____

Sexo: F __ M __

Factores de Riesgo:

  • Enfermedades Respiratorias Crónicas

  • Ancianos

  • Diabetes

  • Inmunodeprimidos

  • Personas con internamiento prolongado

  • Personas con contactos de TB anterior, BK +, BK- o sospechosos

  • Desnutridos

  • Casos Sociales

  • Sero-Positivos al VIH

  • Ex-Reclusos

Diagnostico:

  • Clínico:

  • Hemoptisis

  • Neumonías de evolución tórpida

  • Fiebre

  • Pérdida de peso y apetito

  • Dolor torácico y articular

  • Tos

  • Expectoración

  • Disnea

  • Otros

  • Radiológico

  • Imágenes exudativas en vértice

  • Lesiones neumónicas y bronconeumonícas

  • Cavidades

  • Lesiones retículo- nodulillares

  • Atelectasia

  • Derrame pleural

  • Adenopatías

  • Ensanchamiento mediastinal

  • Baciloscopia

  • Directa

  • Cultivo

  • Contenido Gástrico

  • Broncoscopía

  • Biopsia

  • Inicio de los síntomas antes del ingreso: 0-14 días___ 15-30 días___ 31 días o más___

  • Inicio del tratamiento después del ingreso: 0-7 días___ 8-15 días___ Más de 15 días ___

  • Fallecido: Si___ No___

 

 

Autor:

Dra. Julia Romero Fernández

Ciudad de la Habana

2007


Partes: 1, 2


 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Enfermedades

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.