Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     
 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Consideraciones sobre la educación de adultos (página 2)

Enviado por Isabel Urquiza



Partes: 1, 2


El proceso de formación del adulto se convierte en un vehículo para la satisfacción de necesidades mediante el trabajo porque responde a:

El presente trabajo es de corte reflexivo y práctico, partiendo de la experiencia derivada de la actividad como docente de los autores y presenta como objetivo fundamental el siguiente:

Desarrollo Aspectos fundamentales en la educación de adultos

El aprendizaje de personas adultas de por si contempla un elemento complejo si tomamos en cuenta los múltiples modelos de aprendizaje existentes con diferentes enfoques y problemas que no permiten fácilmente integrar los avances realizados en otros contextos. Tomemos para desarrollar algunos puntos de vista importantes sobre el aprendizaje en adultos la siguiente definición:

¨Un cambio permanente de la conducta como resultado de la práctica¨ Hilgar (1986)

La definición contempla elementos fundamentales sobre los cuales es necesario reflexionar:

Cambio: Significa en general cambios encaminados a un mayor progreso profesional que favorezca al individuo, a la organización laboral y a la sociedad en su conjunto. Puede significar reducción, extinción, aumento de la frecuencia o intensidad de la respuesta. Significa en general cambios encaminados a un mayor progreso profesional que favorezca al individuo, a la organización laboral y a la sociedad en su conjunto. En este aspecto debe valorarse la posible resistencia al cambio que presentan algunos sujetos. Es importante que se tome este aspecto en cuenta y se diseñen desde la dimensión docente estrategias o mecanismos para el cambio real y efectivo. Esto es un aspecto que aún resulta necesario profundizar en la práctica educativa. ¿Estamos siempre conscientes de los cambios que necesita experimentar el alumno? ¿Disponemos en todas las ocasiones de las vías efectivas para lograrlos ¿. Y por último pudiéramos preguntarnos si disponemos de los mecanismos para la correcta evaluación de la verdadera dimensión de los mismos.

  • Permanencia de los cambios: Los cambios a provocar deben poseer un carácter permanente, por una parte sería necesaria lograr la comprensión del alumno del contenido abordado, es decir conocimientos, habilidades y valores, ya que lo que se comprende es difícilmente olvidado y por otra la práctica de las destrezas que se pretende adquiera el estudiante. En ocasiones el espacio del aula queda pequeño para este empeño. No basta solamente con hacer referencia a la práctica en este contexto, sino que sea real y efectiva.

  • Implicación de la conducta en los cambios: Un cambio real en el sujeto supone cambios en la conducta cognitiva, aquí entrarían a formar parte los conocimientos que adquiera el sujeto sobre diversos aspectos de la realidad, cambios en la conducta motriz, aquí entrarían a formar parte las posturas del cuerpo, especialmente importantes para algunas profesiones donde el cuerpo juega un rol esencial. Las conductas emotivas también son importantes en este caso, pues el manejo de los estados emocionales se constituye en factor que potencie o disminuya la asimilación de los contenidos en su más amplia expresión. Un estado emocional desbalanceado, tanto por defecto como por exceso impedirá la concentración adecuada. Este es un factor que debe ser lo suficientemente atendido en clases. Un aspecto a considerar son las reacciones emocionales que un programa de estudios desate en los estudiantes. También un profesor aprendería a manejar o provocar los estados emocionales que mejor convendrían para el aprendizaje de los alumnos. Quizás no siempre la alegría, aunque este es un estado sumamente importante, sería conveniente para la interiorización de determinados contenidos no sólo a niveles cognitivos sino también afectivos. El asunto llegaría a niveles más profundos, si enfocamos también la relación profesor-alumno, ya que la sola presencia de un profesor genera variedad de reacciones emocionales en los estudiantes, y viceversa. Este aspecto influirá decisivamente en el aprendizaje.

  • Incorporación de la práctica: La práctica entendida no sólo como aplicación exacta de lo aprendido, sino también en la dimensión de lo cotidiano, de lo que se hace sistemáticamente, por ejemplo los saludos iniciales, pase de lista, comentarios de tópicos nacionales o internacionales, etc., constituyen prácticas cotidianas en el grupo. ¿Qué efecto sobre el aprendizaje y la conducta de los participantes en el proceso pudieran tener cada una de ellas? ¿Cuáles son las mejores y las peores prácticas de profesores y alumnos? ¿Qué posibilidades reales tiene el escenario educativo para propiciar ambientes de práctica de manera tal que consoliden las habilidades necesarias? No toda práctica deviene en aprendizaje: la mera repetición puede provocar rutina o comportamientos automáticos que no favorezcan el cambio o que sólo en apariencia lo determinen. Ahora bien habría que preguntarse lo siguiente: ¿La mera inclusión de un ambiente de práctica basta para desarrollar habilidades en un estudiante? Es necesario pensar también en el hecho de que todas las conductas no aparecen como resultado de la interiorización de ciertos procedimientos, sino también como resultado de la imitación o de la maduración de estructuras biológicas.

Partimos del supuesto comprobado que el alumno, sobre todo si se trata de un adulto, llega al aula con una variada experiencia, en ocasiones muy rica y consolidada, en ocasiones desvirtuada o contradictoria con los principales derroteros de la ciencia o el tema en cuestión. Sería interesante preguntarnos acerca de la influencia que esta experiencia previa ejerce o cómo se mezcla con lo que el alumno recibe en clases ¿Qué tipo de experiencias se entrecruzan positivamente con las que el alumno recibirá posteriormente? Me aventuro a responder que aquellas que han dejado una fuerte impresión en el sujeto se entrecruzarán de manera bien positiva o negativa con los elementos tanto teóricos o prácticos de que se trate, digamos haber recibido de la relación de un cliente una experiencia única vivenciada como positiva favorecerá la comprensión de toda aquella materia que se relacione con la atención a clientes. No obstante no podemos olvidar que las características de personalidad cruzarán todo tipo de experiencias anteriores y por tanto el significado que se le otorgue a la misma será diferente en todos los casos.

De dónde procede el aprendizaje o la fuente del mismo es un elemento importante a considerar. No todo aprendizaje fue realizado en ambientes formales en los que supuestamente se reúne la ¨verdad¨ o lo más acabado sobre la materia y donde se encuentran además (real o supuestamente) los que poseen mayores conocimientos (¨los profesores¨). ¿A qué fuente de obtención de conocimientos expresados estos en sentido amplio le otorga mayor credibilidad el alumno: a sus experiencias personales, a lo dicho por sus profesores, a lo aprendido en su seno familiar, o en otros ambientes, a veces de carácter muy informal? Si analizamos el contenido de la pregunta podremos darnos cuenta de que hablamos de ambientes de aprendizaje y figuras centrales en cada uno de ellos.

¿Qué procesos psicológicos se activan en función del aprendizaje que necesite realizar? ¿Están determinados los procedimientos para diagnosticar en los alumnos los tipos de aprendizaje? Consideramos que este aspecto no está lo suficientemente desarrollado aún.

En la enseñanza de adultos es muy importante determinar los tipos de aprendizaje, de lo cual se deriva cuestionar los siguientes aspectos:

  • La clasificación de aprendizajes según cada especialidad determina la incidencia educativa en los adultos y garantiza que todos se sientan motivados durante el proceso.

  • No todos los individuos aprenden de la misma manera aunque sea grupal la organización del proceso de aprendizaje.

En este proceso de educación tiene lugar la transferencia de aprendizajes, que es considerada una cualidad que deben poseer los mismos, que deberían adquirir un máximo de la misma, en función de la efectividad de este proceso.

Al interactuar con un grupo de alumnos que aprenden determinados contenidos se ponen de manifiesto diferentes tipos de aprendizaje, de lo cual se deriva cuestionar los siguientes aspectos:

  • Hay que trabajar en la clasificación de aprendizajes según cada especialidad. Cada uno de ellos posee determinadas características.

  • Que el profesor conozca que aprendizajes predominan y que elementos hay que priorizar y ejemplo de ello es lo siguiente, digamos elementos cognitivos pudieran ser las generalizaciones que el alumno debe realizar, análisis, comparación de elementos, etc, elementos motrices pudieran ser los movimientos que incluye montar una mesa, preparar bebidas, etc, los elementos emocionales pudieran ser provocar determinadas emociones de agrado o desagrado ante fenómenos de la realidad, por ejemplo agrado por servir al cliente, por atender sus necesidades, desagrado ante conductas irrespetuosas con el cliente, etc, que propicien la interiorización de los contenidos.

Los tipos de aprendizaje que se ponen de manifiesto en los contextos de aprendizaje donde están presentes los alumnos son los siguientes:

  • Lógico y de memoria: Predominan elementos cognitivos.

  • Descubrimiento: Predominan elementos cognitivos y motrices

  • Asociativo: Predominan elementos cognitivos y motrices

  • Imitativo: Predominan elementos cognitivos, afectivos y motrices

  • Condicionamiento clásico: Predominan elementos afectivos

  • Condicionamiento operante: Predominan elementos cognitivos, afectivos y motrices

  • Aprendizaje destrezas: Predominan elementos motrices

  • Transferencia: Predominan elementos cognitivos, afectivos y motrices

Podemos definir las conductas operantes en los tipos de aprendizaje mencionados como sigue:

Conductas cognitivas: Abarcan la mayoría de los contenidos teóricos de un programa de formación. Entre estas cabe destacar la memorización, el aprendizaje comprensivo en el que el alumno adapta los conocimientos al material cognitivo ya integrado y la simulación de problemas en la que el sujeto adapta los conocimientos adquiridos a la solución de problemas imaginarios, simulados por el grupo y que puede adquirir diversos grados de complejidad.

Conductas motrices: Confluyen mayoritariamente en el aprendizaje de destrezas. También interviene en el aprendizaje de este tipo de conductas los procesos perceptuales y de pensamiento.

Conductas afectivas: Las conductas emotivas favorecen o dificultan el aprendizaje, así un nivel emocional muy bajo o alto impide concentrarse en el aprendizaje de teorías, leyes, principios, etc, y estados emocionales posiblemente perturbadores como la ira, inseguridad, fobia, ansiedad, etc, disminuyen los resultados del aprendizaje de contenidos teóricos y prácticos, aunque es necesario siempre enfocarlos en relación a lo que se aborde.

El aprendizaje cognitivo, lógico y de memorización es especialmente útil para la comprensión, integración y evocación de estrategias mentales para la solución de problemas con alto contenido teórico-cognitivo. El alumno ejercita los procesos de la reflexión lógica para aprender conceptos y destrezas, limitándose el profesor a ofrecer pistas para que el mismo pueda descubrir por sí solo los contenidos que desea y necesita aprender.

Usar adecuadamente las recompensas o estímulos por parte del profesor en la ejecución de los diferentes programas, idea que parte de la psicología conductista, puede resultar para la disminución del sentimiento de rechazo o aversión a un programa de estudios o para la consolidación del sentimiento de satisfacción por el estudio.

El condicionamiento operante se centra en la modificación de cualquier comportamiento presente y visible de de alguna forma. Puede utilizarse para la extinción o disminución de comportamientos contrarios a la dedicación académica, por ejemplo la reducción de comportamientos de indisciplina y el aumento de conductas favorecedoras del aprendizaje tales como la puntualidad, la forma y modo de presentación de trabajos, la dedicación y atención en el aula y la adquisición y mejora de las destrezas motrices.

No existe un aprendizaje global que los incluya a todos, debe elegirse el aprendizaje adecuado según los contenidos y el contexto. No obstante no existe aprendizaje único para cada problema ni un aprendizaje específico para cada situación, por lo que el profesor debe servirse de estrategias que incluyan aprendizajes múltiples que se ajusta mucho mejor a la compleja situación real de un alumno y/o grupo.

Incluso aplicando una estrategia global de aprendizaje múltiple sería necesario contemplar la adaptación a la situación real de la clase, exige un adecuado proceso de enseñanza en consonancia no sólo con los aprendizajes existentes sino con el currículo y las peculiaridades de los alumnos. El aprendizaje no se puede separar de la enseñanza y los contenidos las peculiaridades de cada alumno en interrelación con el grupo y las características de la enseñanza.

Determinado conocimiento de los aprendizajes y su relación con el contexto de la enseñanza, puede resolver una parte de los problemas que se presentan en la educación de adultos.

Leyes del aprendizaje de adultos

  • De preparación: El estudiante adulto presenta determinados niveles de madurez biopsicosocial que le confieren condiciones para un aprendizaje efectivo.

  • De la periodicidad: El aprendizaje debe realizarse con sistematicidad, tanto dentro como fuera de instituciones educativas. Cabría preguntarnos si siempre garantizamos la continuidad del mismo.

  • De finalidad: Es importante que el estudiante esté consciente a que será sometido o dicho de otro modo que se pretende de él, cuál debe ser su papel en el grupo y durante el proceso. Esta postura o actitud del estudiante puede explorarse en los momentos iniciales de la actividad para ser reforzada en otros momentos.

  • Del ejercicio activo: El aprendizaje debe contar con un componente activo que movilice al estudiante.

  • Del efecto: Los resultados del proceso deben ser catalogados como positivos por los estudiantes.

  • De repetición: Las acciones tanto mentales como prácticas deben ser repetidas para que el estudiante alcance a dominarlas. Esto constituye un elemento central en la preparación de los diversos temas o actividades docentes. No basta la sola mención de las mismas.

  • De comprensión: Las relaciones entre objetos y fenómenos deben ser bien comprendidas por los estudiantes. De esto hemos hecho mención en momentos anteriores del trabajo.

  • De estructuración: Todos los elementos del contenido deben estar integrados tanto en la materia como en relación con otras.

Aprendizaje y grupo

La participación del grupo es un aspecto de suma importancia en el logro del aprendizaje de los adultos. En esta nueva concepción del aprendizaje se utiliza como vía fundamental al grupo para la construcción y reconstrucción de conocimientos individuales y colectivos, con la posible modificación de hábitos y actitudes bajo la influencia grupal. No obstante, no siempre la inclusión en un grupo significa que el individuo se sienta parte del mismo y desee incorporarse a la dinámica existente en el mismo. Esto es un aspecto importante que el profesor debe estudiar o tener en cuenta: la satisfacción del individuo por formar parte del grupo y la actitud hacia el mismo. En muchas ocasiones el profesor indica trabajo grupal y los alumnos como primera condición esencial para el trabajo no disponen de una postura que indique su pertenencia al mismo, reflejando una actitud no tan favorable para aportar y recibir del mismo.

Consideramos que este es el primer paso para garantizar que el trabajo en grupo cumpla su función, el mismo trasciende una simple reunión de personas.

Las principales características del aprendizaje grupal son las siguientes:

  • Concepción de la clase como grupo de aprendizaje: Estructura formada por personas que interactúan en un espacio y tiempo común para lograr determinados aprendizajes en los individuos a través de su participación en el grupo.

  • El aprendizaje grupal es elaboración y construcción del conocimiento: Supone partir de las necesidades, intereses y objetivos de los miembros, por medio de su participación en la organización y desarrollo del proceso docente-educativo.

  • En el grupo de aprendizaje se dan tres procesos que se influyen e integran entre sí: El aprendizaje individual, el proceso grupal y el proceso de enseñanza. Es interesante conocer de que forma influye uno en otro y como potenciarlos partiendo del resto.

  • La estructura y dinámica del grupo: Sistema abierto formado por subsistemas internos: de poder, de roles y de comunicación. Es un elemento sumamente importante a tener en cuenta por el profesor, de aquí se derivan en gran medida los resultados del grupo. Un miembro que goza de poder e influencias en este sistema, indiscutiblemente hará girar las respuestas o proyecciones solicitadas por el profesor a partir su percepción y de los supuestos tanto teóricos como prácticos que sustenta. No siempre esta posición suele ser ventajosa para el aprendizaje del grupo.

  • El aprendizaje grupal está interesado en lo que se aprende y en cómo se aprende: Se conjugan los aspectos afectivos y cognoscitivos en la adquisición de conocimientos.

  • Resulta imprescindible el rol de coordinador del profesor: El mismo orienta, supervisa las tareas, estimula al grupo, etc.

  • Para que el aprendizaje grupal se produzca hay que aprender a trabajar en grupo: Esta es la condición imprescindible, entonces cabría la siguiente reflexión: A pesar de nuestra naturaleza social ¿Están preparados todos nuestros alumnos para el trabajo en grupo? ¿Desean este tipo de trabajo? ¿Es siempre provechosos el mismo, partiendo de las preguntas anteriores?

Teniendo en cuenta estas particularidades anteriormente descritas los métodos que utilice el profesor girarán en torno a los siguientes aspectos:

  • Vínculo teoría-práctica: En varios contextos, tanto en el aula como fuera de la misma.

  • Estudiantes en el rol de sujetos de su propia formación: Adultos convencidos de sus necesidades de aprendizaje, deseosos de ejecutarlo.

  • Conocimiento colectivo: Utilizar al grupo con toda su experiencia como facilitador del aprendizaje.

  • Estimular posición crítica: Mantener posturas críticas ante lo que se consume en términos de contenidos.

  • Motivación actuante: Motivaciones reales y no aparentes que estimulen el aprendizaje.

  • Mayor actividad cognoscitiva, autoaprendizaje e investigación: La responsabilidad individual frente al proceso de aprendizaje no puede en ningún caso ser suplantada por otro elemento del proceso.

  • Verbalización y reflexión: Expresión verbal precedida por la reflexión individual y colectiva.

  • Estimular cooperación, conocimiento mutuo y desarrollo de habilidades de trabajo en grupo

  • Deben propiciar la asimilación de conocimientos y la solución creativa de problemas.

Actitudes del adulto frente al aprendizaje

Aunque existen múltiples definiciones de la actitud podemos plantear que la misma constituye un estado mental y neural de disposición, organizado a través de la experiencia, que ejerce una influencia directiva o dinámica sobre las respuestas del individuo ante los objetos y situaciones con los cuales se relaciona. Las actitudes como disposición psíquica del adulto ante los distintos fenómenos de la realidad es otro de los elementos importantes a tener en cuenta en el proceso de aprendizaje de los adultos, considerando que algunas potencian el aprendizaje y otras lo obstaculizan, al menos en fases iniciales. Recordemos una fórmula esencial para lograr la calidad en nuestros servicios: C: T + A donde T significa técnica y A actitudes.

La actitud se define ante sí mismo, ante los demás, ante el estudio y/o trabajo que desempeñe el sujeto y ante la realidad más general que nos rodea. `por supuesto que en todas las áreas o dimensiones aunque podemos no encontrar el mismo nivel de desarrollo, si encontramos coherencia entre ellas. Algunas de las actitudes más comunes hacia el estudio y/o trabajo pudieran ser la resistencia, interés-desinterés, responsabilidad, evasión, etc que deben ser convenientemente manejadas.

Al enfrentarse el adulto al contenido de las actividades docentes no aprenderá todo lo contendido en ellos, sino lo que comprende (contenidos asimilados a nivel consciente, expresados y racionalizados, es decir puede explicarlos posteriormente porque ha entendido sus fundamentos), lo que le es útil (aquellos contenidos que le reportan ventajas prácticas para su vida profesional, personal, familiar, etc) y lo que concuerda con su experiencia (aquí entran a formar parte los supuestos, las creencias, mitos de las personas que pueden favorecer u obstaculizar el proceso de aprendizaje. Digamos que un estudiante considere entre sus supuestos que no es necesario el aprendizaje de idiomas para lograr la atención con calidad al cliente)

En el proceso de la educación de adultos es imprescindible tener en cuenta y actuar de manera proporcional en las siguientes dimensiones:

  • SABER: Qué conocimientos debe poseer el trabajador del turismo que ofrece servicios al cliente. A mi juicio es uno de los elementos que se priorizan en la capacitación a trabajadores del sector.

  • SABER HACER: La dimensión de las habilidades, que necesitan para su desarrollo de un determinado nivel de conocimientos, al menos obtenidos empíricamente. Se centran en torno al desarrollo de capacidades y habilidades necesarias para el buen desempeño de la profesión.

  • SER: Se refiere al plano o dimensión actitudinal. Es el componente menos tratado en la concepción y práctica de la capacitación. Requieren además de un profundo estudio sobre su dinámica de desarrollo y cambio.

Conclusiones

  • El aprendizaje es un proceso permanente de intercambio y reflexión, influido por múltiples factores relacionados entre sí.

  • Este proceso está en función del programa de estudio, contexto de la enseñanza y el propio alumno, así como las particularidades presentes en la relación profesor-alumno.

  • Como resultado del proceso de capacitación a adultos los mismos deben aprender el desenvolvimiento de los procesos, a generar buenas preguntas y sobre todo a pensar en función de la transformación de sus entornos más cercanos.

Recomendaciones

  • Concebir programas de superación par docentes en el tema de aprendizaje de adultos.

  • Emprender proyectos de investigación en los centros de educación sobre el aprendizaje de adultos.

Bibliografía

  • Alberto Fernández y José M. Puentes. Elementos generales de la enseñanza para personas adultas. 2001

  • Dr Julio Cesár Casales. Editorial Pueblo y Educación 2000 Psicología Social.

  • Dr Ben Henry. Servicio de calidad al cliente en el Caribe. 2002

 

 

 

 

Autoras:

MSc Lic. Isabel M. Urquiza Pozo

EHT Perla del Sur Cienfuegos

MSc Lic. Irela Barrera Cedeño

EHT Perla del Sur Cienfuegos

Magalys Díaz Castañeda

EHT P Del Sur


Partes: 1, 2


 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Educacion

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.