Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     
 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

¿Por qué enseñar Educación Sexual en la escuela Primaria? (página 2)

Enviado por Silvina



Partes: 1, 2


Eleonor Faur[3]en la nota: "La educación en sexualidad. Derecho de niños, niñas y adolescentes, desafío para docentes"[4] dice:

"A diferencia de la transmisión de conocimientos en materias como Historia o Geografía, la educación en sexualidad parte del reconocimiento del sujeto, de su cuerpo y de sus sentimientos como base del trabajo pedagógico. Considera que el cuerpo es mucho más que una máquina que contiene nuestra razón, que el cuerpo nutre nuestra experiencia cotidiana, es un espacio de experiencia y de expresión de nuestros sentimientos y emociones, es también una fuente de sensaciones muy distintas entre sí (que van del dolor al placer) pero que son, todas ellas, importantes en la construcción de nuestra subjetividad y de nuestra ciudadanía, en la medida que podamos comprenderlas. Educar en sexualidad es, por tanto, una forma de apreciar que la vida sucede en un cuerpo y que, como seres humanos, podemos también entender, analizar y cuidar lo que sucede con nuestros cuerpos, como parte del desarrollo integral de nuestra ciudadanía y nuestras relaciones. De tal modo, educar en sexualidad implica tanto ofrecer conocimientos para la prevención de embarazos no deseados e infecciones de transmisión sexual, como formar en valores, sentimientos y actitudes positivas frente a la sexualidad.

Una formación así concebida deberá incluir entre sus objetivos ofrecer información adecuada y veraz sobre aspectos vitales de la sexualidad, como forma de relación entre las personas, así como también orientar hacia el acceso a los recursos de salud pública que permitan vivir la sexualidad de forma responsable, plena y segura."

Es necesario que los adultos nos ubiquemos también en una situación de continuo aprendizaje, que podamos revisar y valorar críticamente los sentimientos y pensamientos que habitualmente tenemos respecto de la sexualidad, y ponderar en qué sentido pueden estos resultar un obstáculo para acompañar a los adolescentes en la adopción de comportamientos de cuidado.

Sucede que, en muchos casos, referirnos a la sexualidad, ponerle palabras a un tema que fue acallado durante siglos, puede producirnos miedos y confrontarnos con nuestras propias dificultades, incertidumbres y limitaciones. Pero mientras los adultos, por momentos, parecemos preferir mantener esta situación silenciada, o imprimirle una serie de mandatos, prohibiciones o significados que hemos recibido en nuestra propia educación, los chicos y chicas quedan sin el acompañamiento de adultos significativos en la búsqueda de interlocución para cuestiones que son propias de la vida, que les movilizan cantidad de emociones y sensaciones.

Así, en lugar de propiciar formas de vivir la sexualidad en forma honesta, respetuosa y responsable, podemos estar dejándolos solos frente a situaciones de riesgo totalmente evitables.

De manera explícita o implícita, los docentes transmiten sus propias perspectivas, ideas, emociones y prejuicios acerca de la sexualidad a través de las relaciones que establecen con sus alumnos y alumnas.

Transmiten imágenes relativas a la sexualidad cuando, por ejemplo, alientan conductas disímiles para varones y para mujeres. Forman también al emitir comentarios acerca de lo que significa ser madre o padre y forman cuando asumen u ocultan situaciones de abuso sexual que pueden surgir en las escuelas o en los ámbitos familiares de su alumnado. Forman, incluso, cuando no hablan de sexualidad, ya que el hecho de omitir las referencias a la sexualidad en el proceso educativo transmite de por sí la idea de la sexualidad como un tema tabú y misterioso. Y así también se enseña que "en la escuela no se habla de sexualidad" que, "algo raro, malo o misterioso tiene hablar de esto" y que "si tengo inquietudes respecto a la sexualidad será mejor resolverlas con otras personas".[5]

Es necesario, entonces, reconocer que la escuela forma ideas acerca de la sexualidad también en aquellos casos en que la considera como una cuestión personal y privada, relativa al mundo íntimo de los jóvenes o de la cual las familias son las únicas responsables.

Educar en sexualidad implica por tanto entender que, con frecuencia, ha operado el silencio o la omisión en cuestiones tan importantes en la vida de las personas como lo es su relación con el propio cuerpo y con las demás personas. Que esta omisión tiene efectos diferenciales para distintos adolescentes y jóvenes, que en el contexto de las desigualdades sociales, regionales y culturales observables en nuestro país, muestran que existen también diferencias en los niveles de embarazo y maternidad, en los modos en que esto se vive, y en los riesgos asociados a ello, para adolescentes de distintas regiones, entornos socio- culturales o que provienen de familias con distintos niveles de ingresos. La escuela, entonces, puede operar como una de las instituciones que contribuya a equiparar las oportunidades de acceso a información y recursos de los adolescentes de todo el país.

A partir de la creación del Programa Nacional de Educación Sexual Integral Ley 26.150, la escuela debe incorporar contenidos curriculares específicos en este terreno, pero también puede construir espacios de diálogo con los alumnos respecto a su sexualidad. Espacios que evidencien que los adultos tampoco tenemos todas las respuestas a las dudas y necesidades de los jóvenes, pero donde sea posible expresar la confianza y el compromiso de buscar juntos -adultos y adolescentes- las respuestas buscadas.

Estos espacios permitirán establecer vínculos suficientemente valiosos para que el propio acto de escuchar a los adolescentes sea, en sí mismo, un acto de cuidado. Entendida desde una perspectiva amplia, la educación en sexualidad responde entonces a la necesidad de cuidado del otro -de los alumnos y alumnas- que hace parte de toda práctica pedagógica.

Es indudable que las familias y, en especial, los padres y madres, tienen también un papel muy relevante y una responsabilidad innegable en la formación de sus hijos e hijas, también en aspectos relativos a su sexualidad. Explícita o implícitamente, en el marco de las familias, los niños aprenden una serie de normas, valores, criterios y comportamientos relacionados con su sexualidad y con su posición como varones o mujeres dentro de la sociedad.

A modo de ejemplo, si los padres conversan con sus hijos sobre los cambios corporales que se atraviesan durante el crecimiento, pero también si no lo hacen, esto es ya un modo de abordar la formación en sexualidad, en períodos de importantes transformaciones no solo físicas, sino también psicológicas y sociales.

A su vez, aquellos niños, niñas o adolescentes que sufren algún tipo de violencia o abuso sexual en el ámbito familiar, también están aprendiendo algo -en este caso, algo profundamente negativo- respecto de la sexualidad, a través de una desvalorización de sus necesidades, emociones y de su dignidad como seres humanos.

En otro orden, quienes reciben demostraciones de afecto desde pequeños, mediante abrazos, palabras o acercamientos corporales que no interfieran en su intimidad, van también estableciendo formas positivas de expresión y aceptación de sí mismos.

En todo caso, es claro que la educación de la sexualidad constituye una práctica que no solo atañe a las escuelas, pero que tampoco resulta una tarea exclusiva de las familias. Esta formación se produce en muy diversos ámbitos y de múltiples formas, a lo largo de toda la vida de una persona.

No obstante, la escuela es uno de los espacios donde se transmiten valores, conocimientos e información con mayor sistematicidad durante la infancia y adolescencia. Se trata de un ámbito donde los chicos y chicas pasan buena parte del día, y donde además, comparten su crecimiento no solo con pares, sino también con docentes y otras personas investidas de determinada autoridad en la transmisión de conocimientos válidos y socialmente significativos.

Se parte, entonces, del supuesto que la educación en sexualidad constituye una práctica constante que, de manera intencionada o no, desarrollan actores diversos como los padres y madres, los educadores, los profesionales de la salud, entre otros. Sin embargo, al Estado le corresponde la responsabilidad de igualar las oportunidades de acceso a información de calidad y a recursos efectivos a los niños, niñas y adolescentes de todo el país, para así promover la salud de toda la población argentina. Es un derecho que tienen los chicos del país, una responsabilidad de los adultos y una obligación del Estado.

Para ello, se requiere impulsar una educación en sexualidad que pueda ser abierta, respetuosa de las ideas y opciones de los alumnos y alumnas, y que promueva tanto el conocimiento intelectual y la transmisión de información científica y confiable acerca de la prevención de riesgos y de embarazos tempranos, como la construcción paulatina de actitudes, sentimientos, valores y habilidades para el ejercicio de una sexualidad sana, segura, responsable y sin riesgos. Las escuelas pueden también establecer puentes con las familias, a fin de desarrollar procesos de trabajo conjunto.

Entonces, es importante señalar que una propuesta pedagógica integral requiere, por una parte, impartir intencionalmente contenidos relativos a la sexualidad, la reproducción, la promoción de la salud y los derechos de los adolescentes y, por la otra, invitar a que las escuelas sean capaces de revisar y transformar formas negativas que, por acción o por omisión, pueden estar operando en sus prácticas de educación en sexualidad, y opten por asumir a este como un tema que requiere formación para los docentes y espacios sistemáticos de formación y orientación con el alumnado.

Este abordaje admite que la educación en sexualidad es un proceso continuo, cuyas características principales serían:[6]

  • Parte de la base de que los alumnos y alumnas son sujetos de derecho, que sus opiniones y necesidades deben ser tenidos en cuenta.

  • Es un proceso de enseñanza y aprendizaje (los educadores también se educan en el intercambio), relacionado con las dimensiones biológicas, emocionales y sociales de la sexualidad humana y de su expresión.

  • Busca ofrecer conocimientos, habilidades y valores para promover la salud y el desarrollo personal.

  • Se desarrolla en contextos formales y no formales; a través de nuevos contenidos curriculares, así como también de espacios para el desarrollo de talleres específicos.

  • Entre sus contenidos básicos deben incluirse: conocimiento y cuidado del cuerpo; sexualidad como una construcción social; embarazo y prevención; transmisión, consecuencias y protección de las ITS y el VIH / SIDA; comportamiento sexual seguro y responsable; planificación familiar; derechos sexuales y reproductivos; violencia sexual y habilidades para decidir libremente si tener o no relaciones, cuándo tenerlas y bajo qué condiciones de cuidado mutuo.

  • Subraya la importancia de la educación para la universalización del acceso a los servicios de salud reproductiva y para el pleno ejercicio del derecho a la salud.

  • Finalmente, el papel de la escuela en la educación en sexualidad responde tanto al cumplimiento de la Ley de Salud Sexual y Procreación Responsable (Ley 25.673) y de la Ley Nacional de Educación Sexual Integral (Ley 26.150), como también a una responsabilidad previamente establecida frente a la protección de los derechos de niños, niñas y adolescentes.

  • La escuela, entonces, contribuye a la construcción de ciudadanía, también cuando es capaz de respetar las necesidades y los derechos de los niños, niñas y adolescentes que acompaña en su crecimiento. Cuando logra ofrecer herramientas para que el desarrollo de su autonomía, del cuidado de sí mismo / a y de los / as otros / as, en el contexto de relaciones sociales respetuosas y equitativas, sea una realidad posible de construirse para todos y todas."

Las consideraciones acerca de la sexualidad que hace "El documento Preliminar de Educación Sexual en el Nivel Primario"son los siguientes:

La actual propuesta pedagógica parte de una concepción de la sexualidad que se ha construido durante el siglo XX con el aporte de diversas disciplinas, como la psicología, la sociología, la psicología social, la antropología, la historia, la biología, la ética y el derecho.

En efecto, la sexualidad es una característica del ser humano que se desarrolla durante toda la vida. "La sexualidad es constitutiva de las relaciones humanas y se construye desde la infancia en el conocimiento del propio cuerpo, con sus cambios y continuidades, sus necesidades, emociones y modos de expresión. La promoción de la salud en el ámbito de las relaciones sexuales y afectivas requiere información sobre su dimensión biológica, el reconocimiento de diferentes valoraciones culturales, el aprendizaje de los derechos y responsabilidades."[7]

Toda sociedad establece patrones de comportamientos diferenciados para varones y mujeres. A lo largo de las últimas décadas se han promovido patrones de comportamiento que no generen sometimiento, menoscabo ni desvalorización de unos sobre otros; es decir, que tengan cierta plasticidad para poder ajustarse a situaciones de cambio, sin promover conductas estereotipadas o prejuiciosas.

Se aprende a ser varón o mujer a lo largo de la vida, a reconocer cuáles son las necesidades y las obligaciones, los derechos y los deberes. En las sociedades coexisten distintos modelos culturales para los comportamientos esperados en varones y mujeres que, a su vez, cambian a lo largo del tiempo. En la vida escolar, los modelos sociales para cada sexo están presentes en las expresiones espontáneas de los docentes que manifiestan las expectativas que tienen hacia sus alumnos, en las propuestas de actividades lúdicas y recreativas que ofrecen y, además, en la manera de comportarse por ser maestras o maestros.

Es necesario también advertir que en los contextos socioculturales actuales temáticas vinculadas con la sexualidad que antes se reservaban para edades avanzadas y se alejaban de la experiencia de los niños pequeños, ahora circulan con mayor velocidad y visibilidad, por lo cual interpelan a la propuesta curricular desde los primeros niveles y ciclos del sistema educativo.

Aun en sociedades con influencias multiculturales como la nuestra, existen principios generales que sirven para orientar los comportamientos individuales y sociales que se tienen en cuenta en las intervenciones pedagógicas propias de la educación sexual. Algunos de ellos son:

  • La consideración de las personas como un fin en sí mismo, con un valor absoluto que impide tomarlas como un "medio para", cuya dignidad las hace merecedoras de respeto.

  • El respeto por la autonomía de las personas para decidir sobre sus acciones y responsabilizarse por ellas.

Las diferentes normas que se apoyan en estos valores regulan los comportamientos de los sujetos, se incorporan como marco actitudinal que valora la vida, la libertad, la solidaridad, la no-violencia, la tolerancia, la reflexión crítica y la apertura al conocimiento.

En documento Preliminar de Educación Sexual en el Nivel Primario se destaca la importancia de:

  • La valoración de los sentimientos y su expresión::

Poder ofrecer desde la escuela herramientas para poder comunicarnos mejor anticipa posibles conflictos, y otorga la posibilidad para establecer vínculos más saludables con uno mismo y con los demás.

La expresión de los sentimientos se constituye en una herramienta fundamental en el momento de prevenir o de denunciar situaciones de abuso sexual. El lugar de la palabra como expresión del sentimiento recupera aquí la dimensión del derecho.

Generar espacios que fortalezcan la confianza para preguntar, expresarse y compartir las inquietudes que se tienen, constituye uno de los primeros puntos de partida para poder dar la palabra a aquello que tanto tiempo estuvo silenciado. Hablar de educación sexual implica también hablar de los sentimientos, de lo que nos pasa, de lo que nos preocupa, de lo que nos inquieta. Eso sólo es posible si somos capaces de tender un puente, un tiempo y un espacio que posibilite un vínculo de confianza y respeto, para "animarse" a compartir el proceso de crecer, aun en aspectos que pueden dar "vergüenza".

Tender ese puente desde el lugar de los adultos implica poder apelar al lenguaje y a las emociones que mediatizan la relación docente-alumno.

La actividad educativa es una forma de conversación, entendida ésta como una intersección entre lenguaje y emociones. "Las palabras que elijo para decir algo, las estructuras lingüísticas que construyo al hablar, son capaces de modificar o producir emociones en las personas que participan de la acción comunicativa, generando sentimientos y estados de ánimo. Ahora bien, son las emociones las que mueven a los seres humanos a la acción: el actuar de un modo u otro surge de los sentimientos; del afecto, de la alegría, del deseo, del miedo, de la vergüenza o de la culpa. Por tanto cuando diseñamos los espacios educativos podemos pensar que estamos diseñando una conversación, a partir de la cual deberán surgir sentimientos que muevan a la acción: a la utilización de los conocimientos adquiridos en el ejercicio de una práctica con relación a las situaciones que la vida nos imponga".[8]

  • Tolerancia y el respeto:

Trabajar sobre este valor ayuda a aceptar las diferencias en el acontecer de la vida cotidiana. Permite aceptar que existe otro que tiene características físicas distintas de las mías; que vive, piensa, siente y es distinto de mí. Permite revalorizar la inclusión por sobre la exclusión, permite reconocer que existen distintas elecciones y que las mismas forman parte del derecho de las personas.

La escuela puede aportar al ejercicio de la tolerancia. Es un contenido que atraviesa la cotidianeidad de las prácticas escolares y de la convivencia que allí transcurre.

El aprendizaje de convivir con las diferencias, de no discriminar y aceptar al otro forma parte de los valores de la democracia.

En el plano de la sexualidad y en el marco de los derechos humanos, recuperar la tolerancia significa recuperar la idea de que cada persona tiene el derecho a elegir, vivir y sentir la sexualidad de acuerdo con sus convicciones y preferencias.

  • El fortalecimiento del auto estima y la auto valoración:

Un aspecto a promover desde la educación es que los niños aprendan a valorarse, en tanto ello los ayuda a sentirse mejor consigo mismos, con su cuerpo, con la persona que cada uno es. Permite adquirir confianza y sentir que "se puede": se puede aprender, sentir, crecer, tomar decisiones en forma autónoma, decir "no" a aquello que dañe y / o ponga en riesgo la propia integridad.

Es uno de los ejes más importantes para el trabajo vinculado a la educación sexual. Implica poder trabajar sobre la capacidad que tienen las personas de decidir en forma autónoma. Esa autonomía forma parte de un proceso a construir social e individualmente. Decidir por uno mismo es producto de múltiples aprendizajes. A veces, el pensar y actuar de modo diferente de la mayoría trae consecuencias: exclusión, soledad, incomprensión. En el difícil proceso de construcción de la autonomía se ponen en juego la autoestima y la valoración de sí mismos, los sentimientos y la presencia o la ausencia de la información necesaria para tomar una decisión.

Trabajar sobre el desarrollo de la propia autonomía para la toma de decisiones, permite poder reflexionar sobre las distintas presiones –sociales, culturales, de los medios de comunicación, de los propios pares– que se ponen en juego en el momento de decidir cuestiones importantes para la vida y para la salud.

Llevado al plano de la sexualidad, la decisión de tener o no una relación sexual protegida o simplemente de tenerla o no, puede estar en ocasiones atravesada por presiones de diferente índole: de los propios pares (amigos, compañeros de la escuela), familiares (hermanos, primos), de los medios de comunicación, etc. En ese marco, la importancia de trabajar para que los chicos y las chicas puedan desarrollar la capacidad de decidir autónomamente se constituye en una acción primordial de la familia y la escuela.

  • El trabajo reflexivo sobre el género:

En las diferentes culturas, sociedades y grupos sociales, las tareas y responsabilidades asignadas a mujeres y hombres han hecho que en el plano de la sexualidad tanto unas como otros se vieran expuestos a los "mandatos que la sociedad les impone".

Esos mandatos se relacionan "con lo aceptado y lo no aceptado", con lo que le corresponde o no hacer a hombres y mujeres según las valores de esa cultura, sociedad o tiempo histórico. Esto ha traído como consecuencia la consolidación de relaciones de desigualdad entre hombres y mujeres, y ha producido también efectos no deseados en el marco del cuidado del propio cuerpo.

La posibilidad de tener relaciones sexuales más o menos protegidas constituye un ejemplo de esto.

Incluir la perspectiva de género como parte de la propuesta de trabajo en educación sexual, implica poder reducir los grados de vulnerabilidad por sometimiento a patrones culturales que no respetan la igualdad de trato y de oportunidades para varones y mujeres.

La posibilidad de generar modificaciones en los patrones socioculturales estereotipados y de eliminar prácticas basadas en el prejuicio de superioridad de cualquiera de los géneros[9]constituyen por cierto, premisas necesarias para trabajar en la prevención, en el cuidado de nuestro cuerpo y en el de prácticas sexuales protegidas.

En el Nivel Primario se ofrecerán oportunidades e información acerca del derecho que tienen tanto hombres como mujeres de acceder y / o compartir:

  • Los mismos trabajos, tareas y desempeños que plantea la vida cotidiana.

  • Los mismos cuidados hacia sus cuerpos, sin que ello ponga en evidencia prejuicios y juicios que los condenen y los enfrenten a situaciones de vulnerabilidad.

  • Los mismos sentimientos, para poder demostrarlos en el mismo plano de igualdad, sin que ello lleve inscripto un juicio de valor. No hay fronteras ni categorizaciones para la expresión de los sentimientos y emociones que involucran a los distintos sexos.

En la escuela primaria abordar las cuestiones que se vienen describiendo implica que estos aprendizajes se constituyan en un facilitador del cuidado de la salud y del conocimiento sobre la sexualidad.

Distintas experiencias de trabajo con adolescentes han permitido constatar que existen algunas cuestiones que funcionan a modo de obstáculo en la toma de decisiones sobre sexualidad. Algunas de ellas son:

  • La presión del grupo de pares.

  • Lo que se espera de los varones y las mujeres.

  • La dificultad para hablar sobre estos temas: la vergüenza para preguntar, para expresar lo que uno siente.

  • La información errónea o escasa.

  • La dificultad para incluir el cuidado de uno mismo y del otro en distintas prácticas.

Generar un clima de confianza, alentar la autonomía, enfocar sin estereotipos las diferencias, resultan aspectos fundamentales cuando se trabaja en educación sexual. Al abordarlos en el Nivel Primario se favorecerá el ejercicio responsable de la sexualidad en el futuro.

Información, desarrollo de actitudes, valores y destrezas para la vida y el cuidado de la salud, forman parte de una concepción integral de la sexualidad que la escuela deberá dar, en tanto ella, desde su propia función, contribuye y acompaña al sujeto en el proceso de aprender, conocer, sentir, crecer y reconocerse en su humanidad.

Acerca de la escuela en esta propuesta

Propiciar los aprendizajes que ayuden al crecimiento y al desarrollo saludable de los alumnos requiere que la escuela promueva una enseñanza basada en la confianza, como también que se haga cargo de la distribución de conocimientos significativos, y pertinentes a cada edad, de modo tal de brindar oportunidades para que cada niño o adolescente pueda ir comprendiendo su propio crecimiento, sus conflictos y necesidades, sus relaciones con los otros en un marco de respeto hacia las diferencias.

La siguiente lista intenta describir algunas responsabilidades que le corresponden a la escuela:

  • Brindar información científica y contextualizada, tanto en lo referido al proceso de desarrollo de la identidad y de la relación con los otros como en lo relativo a temas de salud.

  • Promover la comprensión de la información científica, que dialogue con saberes previos, emociones, necesidades en el aquí y ahora de los alumnos, y contribuya a posibilitar el ejercicio de una sexualidad saludable y responsable.

  • Respetar el derecho de los niños y jóvenes a ser informados con la mejor calidad de información, adecuada al momento singular del proceso de crecimiento en el que se encuentran.

  • Acompañar el proceso de construcción de la identidad y el vínculo con los otros desde el marco de los derechos humanos.

  • Generar espacios de reflexión que permitan la comprensión de los propios derechos y los de los otros.

  • Promover un diálogo entre adultos / niños, niños / niñas, adultos / adolescentes, adolescentes / adolescentes y adultos / adultos.

  • Favorecer el pensamiento reflexivo y crítico sobre ideas, emociones, prácticas y creencias.

  • Generar un espacio que dé lugar a la expresión de las emociones y los sentimientos.

  • Promover una convivencia en el marco de los derechos humanos, facilitador de la construcción de la sexualidad.

  • Propender a la autonomía, brindando herramientas para la toma de decisiones que eviten comportamientos que los pongan en riesgo.

  • Desarrollar estrategias que favorezcan el crecimiento personal, contribuyendo a elevar la autoestima.

  • Legitimar el conocimiento y el respeto a la diversidad - respeto por las diferencias.

  • Brindar información sobre los recursos de salud existentes en la Ciudad de Buenos Aires para facilitar su acceso y contribuir a garantizar el ejercicio del derecho a la salud.

También debería responsabilizarse de evitar:

  • Reproducir, promover, generar y / o reforzar prejuicios y estereotipos sexuales.

  • Promover prácticas que estimulen la estigmatización por identidad sexual.

  • Normatizar la sexualidad.

  • Imponer conductas e ideologías contrarias al marco de los derechos humanos.

  • Pronunciarse sobre la identidad sexual de las personas. Dichas elecciones corresponden al ámbito personal e íntimo de cada cual y, en ese sentido, no le corresponde a la escuela sostener una posición dogmática acerca de la vida sexual, ni imponer creencias o preferencias.

  • Invadir la intimidad con el pretexto de educar.

Propósitos formativos en el Nivel Primario

  • Promover oportunidades de aprendizaje basadas en información rigurosa y relevante que favorezca el desarrollo de actitudes saludables y responsables hacia la vida, hacia uno mismo y hacia los otros.

  • Promover el conocimiento y la comprensión de distintos aspectos del proceso de construcción de la identidad y la relación con los otros en el marco de los derechos humanos.

  • Abordar el tema de la sexualidad de modo sistemático desde una perspectiva multidimensional, multidisciplinaria y respetuosa del contexto cultural.

  • Promover la adquisición de hábitos positivos vinculados al cuidado de la salud personal y de los otros.

  • Ofrecer a los alumnos un marco de comprensión y respeto en el que puedan expresar dudas, sentimientos, opiniones y solicitar ayuda.

  • Promover el conocimiento de los marcos normativos que garantizan los derechos humanos, de los niños, niñas y adolescentes.

  • Propiciar espacios de apropiación de la información que se entrelace con saberes previos, emociones, ideas, y necesidades del aquí y ahora de los alumnos, de modo de contribuir al ejercicio de una sexualidad plena y responsable.

Contenidos

Los contenidos de esta propuesta se organizan, de acuerdo con las características de la educación sexual antes señaladas, en los siguientes ejes:

Primer ciclo:

  • Conocimiento del cuerpo y de nuestro origen.

  • Relación con los otros.

Segundo ciclo:

  • Conocimiento y cuidado del cuerpo.

  • Relación con los otros y construcción de la identidad.

  • Los derechos.

Ciclo:

  • Segundo.

Contenidos:

  • La construcción de la identidad.

  • Relación con los otros y con la cultura.

Alcances:

  • Situaciones que influyen en la manera de pensar sobre uno mismo.

  • Las bromas y los dichos populares como parte de un hecho discriminatorio.

  • Las ideas y mensajes de los medios de comunicación acerca de la imagen corporal y los estereotipos.

  • La tendencia a homogenizar y anular las diferencias

Objetivos:

  • Generar en los alumnos / as la posibilidad de pensar con responsabilidad acerca de sí mismos

  • Abrir en el aula espacios para que los varones y mujeres se escuchen, conozcan como piensan y sienten unos y otros.

Por qué la elección de este contenido

Para poder educar en sexualidad, creemos que es necesario partir de ejes fundamentales, generar la base desde la cual partir, y creemos que esa base es educar en el respeto, en la igualdad, en la aceptación de diferencias y en el derecho que todos tenemos sin importar el género, ya que la sexualidad está atravesada por todas las otras dimensiones de la vida: sexo, edad, nivel socioeconómico, pautas culturales, raza / etnia, religión, nivel educativo, posibilidades de acceso al sistema de salud, políticas sociales, y otras.

En la cartilla educativa: "Qué deben saber madres, padres y docentes sobre educación sexual y VIH / SIDA" de la Dra. Mabel Bianco, habla sobre este tema y dice lo siguiente:

"Aún en la actualidad, muchos aspectos de la sexualidad generan mitos. Los mitos son creencias que no tienen una base científica, sino que se hacen populares porque se transmiten de manera masiva e imperceptible entre personas a través de generaciones."

Algunos ejemplos de mitos relacionados a la sexualidad son:

  • "A simple vista, podemos darnos cuenta si una persona vive con el VIH / SIDA"

  • "Los preservativos no son seguros, tienen poros o pequeños orificios por los que pasa el virus del SIDA."

  • "Si una persona se masturba, le salen pelos en las manos o se vuelve loca."

  • "Las mujeres no son buenas manejando autos."

  • "Los hombres no deben llorar ni expresar sentimientos de debilidad."

  • "No está bien que la esposa gane un salario mayor que su marido."

  • "Las mujeres son naturalmente sensibles y saben ocuparse mejor que los varones de los quehaceres domésticos y la crianza de los hijos."

  • "Hay oficios y profesiones que deben ser ejercidos por mujeres y otros por varones."

Mientras la sexualidad continúe siendo un tema tabú en nuestra sociedad y se la considere como un sinónimo de "genitalidad", seguramente seguirá generando mitos y fantasías, que nada tienen de reales, pero que influencian las maneras en que las personas vivenciamos nuestra condición de "seres sexuados". Este "no hablar" de la sexualidad o hacerlo solo en broma es una forma de banalizarla y mantener la ignorancia que atenta contra el desarrollo integral de las personas.

Los alumnos / as de los últimos años de la escuela Primaria son púberes y durante la pubertad el cuerpo se modifica sustancialmente y por eso las chicas y chicos se sienten extraños con su nueva imagen. Los / as púberes y adolescentes necesitan tomarse su tiempo para conocerse. También necesitan explorar su cuerpo con sus manos. Reconocer su cuerpo en la pubertad y adolescencia resulta muy importante porque no solo les ayuda a conocerse mejor, sino también les brinda placer y les ayuda a descargar tensiones y angustias.

Las / os adolescentes buscan parecerse a otras / os adolescentes porque necesitan sentir que forman parte del grupo como forma de afianzar su identidad.

El grupo los contiene y protege, y por eso es natural que deseen pasar más tiempo con sus amigas / os que con su familia. El grupo tiene un lugar trascendente en sus vidas. Su temperamento y carácter cambió y en general son muy inestables, pasan de la alegría a la tristeza muy rápidamente, se enojan y están irascibles, muchas veces se generan conflictos en su vida familiar que en ocasiones repercutirán en su rendimiento académico y en su conducta en clase. En esta etapa la relación con los padres y madres suele ser conflictiva.

Por estos motivos es muy importante que los / as acompañemos en sus cambios, con conductas "adultas" claras: sin recriminaciones innecesarias, demostrando la autoridad generada por la diferencia generacional, dando pautas claras de convivencia en la casa y la escuela, haciéndoles notar sus inconvenientes para que puedan superarlos, pero también festejando sus logros y reconociendo sus cambios.

La escuela debe brindar un espacio para contenerlos durante este trayecto, para prepararlos para aceptar estos cambios con naturalidad, pero sobre todo para que valoren su cuerpo, siendo concientes de las elecciones que realicen.

Los alumnos / as, deben formarse críticamente, poder argumentar y fundamentar que sienten, que cree, que opinan, sobre la manera en que se valora su propio cuerpo y el de otros, a través del análisis de los medios de comunicación:

Hasta ahora hemos reducido los hechos biológicos a un papel secundario en la explicación de los hechos sociológicos.

Hay una gran diferencia entre los papeles desempeñados por los hombres y las mujeres. Con la excepción del embarazo, no hay diferencias notables. Los papeles masculinos y femeninos, dependen sólo de lo que la cultura les atribuya. Las diferencias que existen en las actividades, los intereses y la conducta parecen fácilmente explicables. Por ejemplo, a las niñas se les dan muñecas, para que sean pequeñas madres actuando de forma de forma femenina, sin embargo son regañadas si imitan a un compañero de clase o a sus hermanos.

A los niños se les da pistolas de juguete o aparatos mecánicos. Se espera que sean más agresivos y que tengan más facilidades para ensuciarse sin ser castigados.

En cada sociedad y en cada cultura se asignan a los hombres y a las mujeres diferentes papeles y existe una discriminación sexual en el trabajo (por ejemplo: las mujeres no desempeñan trabajos como militares, mineras, etc.)

Las mujeres parecen ser biológicamente más resistentes, ya que tienen una tasa de mortalidad más baja y su esperanza de vida es más larga. De todas formas, no sabemos con certeza hasta que punto las características anatómicas y psicológicas de cada sexo influyen en esto.

La cultura puede invertir los papeles habituales de los hombres y las mujeres, aunque con repercusiones psicológicas para ambos sexos. Y a raíz de nuestra cultura nace la actual publicidad: sexista y discriminatoria.

¿Existe igualdad entre géneros en la publicidad?

Los espacios publicitarios son pausas en las que la mente del telespectador está totalmente relajada: no rechaza, no critica, no acepta, sino que recoge toda la información de lo que ve y escucha. El subconsciente de éste - durante esos momentos de descanso e indiferencia - es como una esponja, pues lo absorbe todo sin ningún otro filtro y ningún otro límite que su propia imaginación.

Aunque actualmente las distinciones entre hombre y mujer son bastante menores debido a la "evolución" cultural, siguen existiendo. Éstas se pueden ver claramente reflejadas en los spots publicitarios. En algunos anuncios hay hombres que cocinan, que ponen la lavadora e incluso que limpian, pero si nos fijamos bien, hay una gran diferencia entre estas campañas y en las que aparecen mujeres realizando esas mismas tareas domésticas. Un ejemplo en el que los quehaceres de la mujer se ven claramente ridiculizados es cuando el hombre aparece cocinando con gorro de chef como un profesional y las mujeres, en cambio, no son consideradas expertas, si no que son vistas como "simples" amas de casa. Hay anuncios, como los de Pantene PRO-V, que introducen a la mujer en un ambiente de trabajo (como puede ser una oficina o un buffet de abogados) simplemente para anunciar un champú, haciendo ver que ese espacio físico no es propio del género femenino sino que es sólo otro lugar para poder hablar de su belleza.

El mensaje que intentan transmitirnos esos anuncios es que los hombres se han adaptado y han entrado en los espacios domésticos y que la publicidad cabalga de forma paralela a esta supuesta evolución, pero realmente en lo único que ha cambiado la publicidad es en la forma de presentar esa discriminación hacia la mujer. Ahora no lo hacen de forma directa, evidente y agresiva, pues se intentan adaptar a las nuevas demandas sociales, sino que recurren al humor utilizando eslóganes y mensajes "simpáticos", "divertidos" y "modernos", cuando nos están diciendo que lo único que les preocupa a las mujeres es si "Que detergente sirve más" (campaña publicitaria del detergente Skip.)

La publicidad es el espejo de la sociedad en la que vivimos y el reflejo de la cultura que hemos adquirido a lo largo de los años, para acabar con la discriminación sexista, deberíamos cambiar antes la forma de pensar de nuestra sociedad desde su punto más débil: la Publicidad.

Es decir, la forma más eficaz de combatir la imagen errónea de la mujer estereotipada consiste en desarrollar fuertes campañas que involucren a un gran número de mujeres para cambiar sus condiciones de vida en diversos ámbitos y crear imágenes alternativas, creadas por las propias mujeres.

Desarrollo de los géneros en los medios de comunicación

Desde sus comienzos en los años cincuenta, la televisión ha hecho de la población masculina el centro de su atención. Las minorías étnicas y raciales estaban totalmente ausentes hasta la década de los setenta, y sólo en la última década los programas han dado a las mujeres un papel prominente. Cuando aparecen los dos sexos, los hombres interpretan, por lo general, a los detectives brillantes, los valientes exploradores y los cirujanos expertos. Las mujeres, por el contrario, siguen interpretando los personajes menos capaces, y a menudo su principal virtud reside en su atractivo sexual.

Los cambios han sido especialmente lentos en la publicidad, pues ésta por lo general trata de llegar al público a través de pautas culturales muy arraigadas. Es frecuente por ello que la publicidad presente a los dos sexos a través de estereotipos.

Tradicionalmente, los anuncios han presentado a las mujeres en casa, empleando productos de limpieza, sirviendo la comida, en tareas de costura o utilizando nuevos electrodomésticos. Los hombres, sin embargo, predominan en los anuncios de automóviles, viajes, servicios bancarios, compañías industriales, o bebidas alcohólicas.

La voz de autoridad casi siempre es masculina.

Explotación del cuerpo femenino

Actualmente la publicidad nos introduce una imagen de mujer infravalorada y con una única misión: seducir. El mensaje que nos intentan transmitir muchos anuncios es el siguiente: sexo como premio por la compra de un producto.

El uso de la imagen de la mujer en la publicidad responde generalmente a varios arquetipos clásicos: la mujer como objeto de deseo o reclamo consumista y su rol de esposa, madre y ama de casa.

Hoy en día, los anuncios televisados presentan el consumo como un sinónimo de sexualidad. De hecho, después de haber realizado un estudio en 1998, se ha puesto de manifiesto, que la gran mayoría de las campañas emitidas recompensan al consumidor con la satisfacción sexual, antes que con la amistad o la armonía familiar.

En determinados productos, la explotación del cuerpo femenino está más presente en la publicidad de bebidas alcohólicas, en las campañas tabacaleras y en las campañas de desodorantes (como pude ser la de Axe), ya que utilizan el éxito sexual para atraer al consumidor. Debido a la explotación del cuerpo femenino en un anuncio de este desodorante, se obtuvieron masivas denuncias, por lo que se vieron obligados a retirar la campaña.

Una prueba más de que hay anuncios sexistas es que algunos de éstos van dirigidos a las mujeres, a pesar de que el producto o mensaje vaya dirigido a ambos. Por ejemplo, en los anuncios de detergentes se da por hecho que tanto la emisora como la receptora del mensaje es una mujer. Otra prueba es la publicidad manifestada en imágenes, donde se priorizan los atributos físicos sobre los intelectuales dejando así a la mujer descalificada e infravalorada, por no olvidarnos de las campañas que tienen claras connotaciones machistas, es decir, en las que las mujeres sólo se dedican a satisfacer las necesidades de su familia.

Los estereotipos

La publicidad nos invita a descubrir un continente de ideas, de técnicas, procedimientos, manejo de imagen y estereotipos que se manipulan con el objetivo de persuadir y estimular a las personas para que compren el producto o servicio.

Los estereotipos más repetidos en la publicidad actual son:

  • Reducción de la mujer a la función reproductiva y atribución exclusiva del cuidado de la familia y el hogar.

  • Presentación de las mujeres como objeto sexual (mas del 50%.) Se refieren al uso del cuerpo femenino para la venta de productos sin relación con él, a modo de reclamo publicitario.

  • Situarla como una propiedad / carga del varón.

Actividades

Propuesta de trabajo:

Inicio del tema:

A pesar de que los niños son curiosos por naturaleza desde pequeños aprenden que "de eso no se habla", aún cuando desde los medios de comunicación los mensajes, las imágenes, las palabras, las escenas, aludan con mucha frecuencia a la sexualidad en su sentido más amplio y en sentido restringido (genitalidad)

Por este motivo, proponemos dar inicio al tema ofreciendo un espacio para abrir preguntas sobre el tema a través de las siguientes actividades:

  • Buzón de preguntas: Los alumnos / as podrán colocar sus ideas e interrogantes en forma anónima que luego se leen al grupo en general y se contestan entre todos con la coordinación de la maestra.

  • Torbellino de ideas: Mediante el cual los alumnos / as expresen las palabras y temas que relacionan con el término sexualidad. También se escribirán en un papel.

Una vez planteado el tema, se propone propiciar el intercambio a través de pequeños grupos para formular preguntas más relacionadas con ellos mismos, con los cambios en sus cuerpos y en su manera de sentir y pensar.

Cuando las preguntas y los temas más específicos estén seleccionados, se realizará un intercambio de papeles de manera que sea otro grupo el encargado de responder o desarrollar las respuestas.

Se otorgará un tiempo para que cada subgrupo disienta entre sé cómo contestará a sus compañeros.

Finalmente se organizará un plenario donde cada grupo expondrá sus conclusiones.

Desarrollo:

La propuesta que sugerimos para desarrollar el tema es mirar los mensajes de los medios relacionados con temas de sexualidad y género en perspectiva crítica.

Monografias.com

  • 1. Analizando los medios:

También en subgrupos, los alumnos / as, elegirán un tema determinado y un medio, por ejemplo: televisión, medios gráficos, radio, eligiendo a su vez analizar: publicidades, novelas, programas humorísticos, etc.

Pensarán en primer lugar aquellos ejes se dedicaran a observar.

A modo de ejemplo:

  • Publicidades televisivas: Focalizar la observación en la imagen de la mujer y la del varón, que tipos de productos publicitan prioritariamente unos y otras, que lugares ocupan en la sociedad, en ámbitos laborales, en el hogar.

  • Telenovelas: Que estereotipos se repiten. ¿Aparecen mujeres trabajadoras y varones atendiendo el hogar y los hijos?

  • En los medios en general: Se puede observar:

  • ¿Cómo son valorados los cuerpos de las mujeres y los de los varones?

  • ¿Existen estereotipos o modelos únicos acerca de cómo debería ser una mujer y un varón?

  • ¿Y acerca de cómo se constituyen los vínculos en las parejas?

  • ¿Hay algún tipo de relación entre la sexualidad y la violencia en las novelas, en las publicidades?

  • Programas Humorísticos: Es factible reflexionar de qué manera la sexualidad es tomada en los programas humorísticos, cómo se hace referencia desde el humor al cuerpo femenino o masculino, porque razón la sexualidad es tomada como tema para el humor o los chistes

La propuesta de esta actividad surge de la necesidad de desarmar estereotipos, interrogando los modelos femeninos y masculinos establecidos, mostrando que en la realidad, mujeres y varones desarrollan diferentes roles cada uno / a, trabajan en el hogar, fuera de él, son sensibles, lloran, se alegran, disfrutan de la vida familiar, del trabajo, etc.

  • 2. Construyendo nuestros propios mensajes:

También en subgrupos, los alumnos/as, construirán mensajes mediáticos desde una perspectiva no-sexista, respetuosa de la igualdad entre géneros.

Elegirán el tema y el medio en el cual trasmitirán el mensaje construido.

Por ejemplo:

  • Diagramar un periódico

  • Elaborar un programa periodístico radial

  • Realizar una mesa redonda televisiva

  • Diseñar una revista de historietas

  • Realizar reportajes

  • Elaborar una telenovela

Como incentivo para construir estos mensajes se les mostrarán a los niños / as:

  • Algunos títulos o frases que propusieron otros chicos y chicas:

Algunas frases que propusieron chicas y chicos de diferentes países latinoamericanos en ocasión d realizarse la campaña educativa "Ojos que ven, corazón que siente" en el marco de la entrega anual del Premio Iberoamericano a la publicidad no-sexista organizado por el Centro de Estudios de la Mujer y UNIFEM:

  • "Iguales pero diferentes" (Nicaragua)

  • "El sexo de los factores no altera el producto" (Argentina)

  • "Totalmente distintos, pero igualmente capaces" (México)

  • "¡Reaccione! No vea la publicidad como la realidad de todos los días. Note la diferencia" (Argentina)

  • Imágenes Alusivas:

Monografias.com

  • 3. Cazando mitos:

A partir del folleto Publicitario "¿Tenés idea de que hablamos cuando hablamos de género?" Se les propondrá a los alumnos/as que investiguen acerca de mitos, dichos populares y chistes que pongan de manifiesto prejuicios, discriminación, y características peyorativas acerca de la mujer y del varón.

Como por ejemplo:

  • El rosa es de nena y el celeste de varón

  • Los hombres no lloran

  • El pelo largo es de nena

  • Las mujeres son el sexo débil

  • Las mujeres no saben manejar

  • Los hombres no saben cuidar bebés

  • Etc.

Los niños / as deberán desarticular estos mitos, como ayuda se presentarán preguntas guías con el fin de mantener el eje de discusión:

  • 1- ¿Cómo crees que se podría demostrar que estos dichos no son ciertos?

  • 2- ¿Si sos mujer, te incomoda usar alguna prenda de color celeste? ¿Por qué?

  • 3- ¿Si sos varón te incomoda usar alguna prenda de color rosa? ¿Por qué?

  • 4- ¿Qué cosas se te ocurren que pueda realizar una mujer y no un hombre?

  • 5- ¿Qué cosas se te ocurren que pueda realizar un hombre y no una mujer?

Cierre:

La propuesta que surge luego de realizar esta serie de actividades es realizar un "Taller Abierto" para poder compartir lo investigado, las conclusiones arribadas y las propias opiniones a otros grupos de la escuela, a padres y maestros, preparando incluso, clases participativas coordinadas por ellos / as mismos / as.

Actividades del Taller:

  • Se editará el periódico con las notas, reportajes y publicidades no sexistas elaboradas por los alumnos

  • Se dramatizará el programa periodístico radial, la mesa redonda televisiva y la telenovela.

  • Se realizará un mural con las historietas

  • Se cerrará el Taller con una puesta en común donde padres, madres, alumnos, maestras, puedan exponer libremente que sintieron frente a esta investigación, en un clima d libertad, respeto y compromiso.

Bibliografía

  • Ley 26150 "Programa Nacional de Educación Sexual Integral"

  • Revista "El monitor de la Educación" No 11 – ministerio de Educación de la Nación.

  • El documento Preliminar de Educación Sexual en el Nivel Primario

  • Diseño Curricular.

  • "Los múltiples escenarios de la sexualidad humana". Juan Peralta. Salud, sexualidad y VIH / SIDA, Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Secretaría de Educación

  • www.infortecnica.com

 

 

 

 

 

 

Autor:

Silvina Ruiz

[1] Saavedra Andrade, M "Educando para prevenir" Colombia, 1994

[2] Re, María Inés. "Educación sexual en la niñez"

[3] Socióloga, Consultora de UNICEF y PNUD sobre temáticas de sexualidad y género.

[4] Revista "El monitor" No 11.

[5] Corona Vargas, Esther y Gema, Ortiz, (comp.), ¡Hablemos de educación y salud sexual! Manual para Profesionales de la Educación. Información, herramientas y recursos, Volumen I, Asociación Mexicana de Educación Sexual, A. C. / Asociación Mexicana para la Salud Sexual, A. C., México, UNFPA, Septiembre 2003.

[6] Corona Vargas, Esther y Gema, Ortiz, (comp.), ¡Hablemos de educación y salud sexual! Manual para Profesionales de la Educación. Información, herramientas y recursos, Volumen I, Asociación Mexicana de Educación Sexual, A. C. / Asociación Mexicana para la Salud Sexual, A. C., México, UNFPA, Septiembre 2003.

[7] G.C.B.A., Secretaría de Educación, Dirección General de Planeamiento, Dirección de Currícula, Diseño Curricular para la Escuela Primaria, Segundo ciclo de la Escuela Primaria. Educación General Básica, 2004, Pág. 468, tomo 2.

[8] Juan Peralta, "Los múltiples escenarios de la sexualidad humana". Salud, sexualidad y VIH / SIDA, Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Secretaría de Educación (Dirección de Currícula) - Secretaría de Salud (Coordinación SIDA), marzo 2003.

[9] Constitución de la Ciudad de Buenos Aires. Art. 38. La Ciudad incorpora la perspectiva de género en el diseño y ejecución de sus políticas públicas y elabora participativamente un plan de igualdad entre varones y mujeres. Estimula la modificación de los patrones socioculturales estereotipados con el objeto de eliminar prácticas basadas en el prejuicio de superioridad de cualquiera de los géneros; promueve que las responsabilidades familiares sean compartidas; fomenta la plena integración de las mujeres a la actividad productiva, las acciones positivas que garanticen la paridad en relación con el trabajo remunerado, la eliminación de la segregación y de toda forma de discriminación por estado civil o maternidad; facilita a las mujeres único sostén de hogar, el acceso a la vivienda, al empleo, al crédito y a los sistemas de cobertura social; desarrolla políticas respecto de las niñas y adolescentes embarazadas, las ampara y garantiza su permanencia en el sistema educativo; provee a la prevención de violencia física, psicológica y sexual contra las mujeres y brinda servicios especializados de atención; ampara a las víctimas de la explotación sexual y brinda servicios de atención; promueve la participación de las organizaciones no gubernamentales dedicadas a las temáticas de las mujeres en el diseño de las políticas públicas.


Partes: 1, 2


 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Educacion

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.