Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     
 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Enfermedades infecciosas y parasitarias de los peces de acuario (página 2)

Enviado por Adonis Pino Santos



Partes: 1, 2


El objetivo de este trabajo es caracterizar las principales enfermedades infecciosas y parasitarias que afectan a los peces de acuarios.

  • Revisión Bibliográfica

2.1 Generalidades

En la mayoría de los casos las enfermedades infecciosas y parasitarias de los peces son consecuencia de un cuidado deficiente y de condiciones no higiénicas, tanto en aguas libres como en acuarios. Los factores ambientales desfavorables o una alimentación inadecuada actúan de forma perjudicial sobre la salud y disminuyen la capacidad de resistencia, lo que facilita un ataque secundario de los llamados parásitos de la debilidad y consecuentemente la aparición de enfermedades que le comprometen la vida a estos animales; dentro de ellas se encuentran la tuberculosis, ascitis infeccioso, ictioporidiosis, degeneración hepática, nefritis infecciosa, la furunculosis entre otras (Amlacher, 1964).

Nos enfrentamos así mismo con otra dificultad al tener que cuidar los peces, puede ser no deseable e incluso imposible para el acuariófilo retirar un pez o varios de ellos del tanque para someterlos a tratamiento al no disponer de medios adecuados para ello o ser necesario tratar el tanque en sí para eliminar el problema. Esto significa que no podemos aplicar de forma útil una serie de medicamentos efectivos para someter a tratamiento a todo un tanque pues ello podría matar las plantas ó bacterias nitrificantes, dañar el equipo instalado ó colorear el agua en forma tan intensa que no sea posible ver nada. Debe recordarse que el carbón activo y la mayoría de filtros que contienen resinas eliminarán los medicamentos en forma muy efectiva, por lo que deberá detenerse el funcionamiento de éste tipo de filtros mientras dure la cura (Estrada, 2008). Desde hace décadas científicos han estado encaminados a identificar la etiología de las múltiples enfermedades que afectan a los peces para poderlas combatir con medidas preventivas efectivas, ejemplo de ello tenemos lo planteado por (Amlacher, 1964) quien pone en evidencia que el cuidado esmerado de los peces, la alimentación racional, el correcto manejo en viveros, estanques y acuarios constituyen las principales medidas preventivas contra las enfermedades infecciosas y parasitarias.

Estrada, (2008) expone en sus investigaciones diversos síntomas que son visibles para el acuarista; si los síntomas sugieren más de una posible enfermedad, es factible aplicar tratamientos simultáneos. Para una mejor identificación se muestran en la tabla 1 las enfermedades cuyos síntomas principales son físicos y en la tabla 2 en las que predominan los síntomas de conducta.

Tabla. 1: Síntomas físicos. Causa más probable.

Síntomas

Causas

Puntos blancos en las aletas y/o en la piel.

Ichthyophthirius (Punto Blanco).

Recubrimiento muy tenue en las aletas y en la piel generalmente amarillento y móvil.

Oodinium (aterciopelación).

Manchas grises o blancas de tipo velloso en la piel.

Saprolegnia o Achyla (Hongos).

Manchas grises o blancas de aspecto velloso alrededor de la boca. 

Chondrococcus Columnaris (Hongos de la boca)

Palidez subcutánea. 

Plistophora (enfermedad de los neones).

Nódulos del negro al rojo bajo la piel

Metacercarias (lombriz digenética).

Nódulos blancos y oscuros bajo la piel. 

Cestoda (larvas de tenia).

Opacidad lechosa en la superficie de la piel.

Costia, chilodonella, trichodina, o un pH muy alto, rayas rojas en la piel o en las aletas Peste roja (bacteriana).

Flacidez, abdomen hundido y llagas

Tuberculosis, Hexamita

Erección de las escamas, con cuerpo hinchado

Hidropesía (aeromonas)

Fuente: (Estrada, 2008)

Tabla. 2 Síntomas de conducta. Causa más probable.

Síntomas

Causas

Restregamiento contra rocas y plantas.

Aterciopelación o Punto blanco.

Aletas agarrotadas y/o encogidas.

Terciopelación o Punto blanco, Toxinas

Movimientos torpes, pérdida de equilibrio.

Tripanoplasma (enfermedad del sueño), agua demasiado fría.

Pérdida grave de equilibrio con hinchazón de abdomen.

Enfermedad en la vejiga natatoria.

Jadeo en la superficie, dificultad para respirar, boqueos

Deficiencia de Oxígeno, exceso de Anhídrido Carbónico, tanque demasiado caliente.

Saltos fuera del agua, arranques y repentinos.

pH equivocado, toxinas.

Coloración inusual, sobre todo si es oscura.

Ichthyosporidium, toxinas.

Fuente: (Estrada, 2008)

2.2 Viremias

La naturaleza apunta siempre a un equilibrio. Si éste es turbado se activan determinados mecanismos para reponer el equilibrio como por ejemplo los virus.

Actualmente, las enfermedades causadas por virus no tienen tratamiento y por lo tanto, la aparición de una enfermedad viral requiere la destrucción de todo el stock y la esterilización antes de repoblar. La aparición de una infección viral en cultivo de redes en mar abierto puede igualmente ser devastadora. La prevención de una enfermedad es más deseable que intervenir para frenarla una vez comenzada. De las varias estrategias de prevención existentes, la vacunación ofrece la más efectiva, eficiente en coste y con efectos de mayor duración. La quimioterapia debería evitarse o ser considerada sólo como emergencia o último resorte, debido a problemas de generación de resistencias, impacto medioambiental y residuos en el producto alimenticio. Incluso utilizada sólo en casos de emergencia, la quimioterapia es cara, dura poco y no se puede utilizar contra enfermedades víricas. Es decir que, la forma más reproducible, económica y factible para prevenir dichas enfermedades es la vacunación (Fernández y Estepa, 1998).

  • KHV- Koi herpes virus que afectan a las carpas

a) Generalidades

En los últimos años una nueva enfermedad viral ha provocado unas grandes mortalidades en la carpa común (Cyprinus carpio) y en carpa koi ornamental (Cyprinus carpio koi) en Israel, Estados Unidos y Alemania. En estos momentos se encuentra más extendida y afecta también a poblaciones de numerosos países en Europa y Asia, debido en parte a la falta de eficacia en el control de los movimientos de peces ornamentales. A pesar de su impacto económico, este virus no es de declaración obligatoria, algo que facilitaría un mayor control de la enfermedad.

El causante de la enfermedad es el herpesvirus koi (KHV). Algunos grupos lo han denominado virus de la nefritis y necrosis de branquia de la carpa (CNGV), ya que estudios a nivel genético muestran grandes diferencias con algunos genes de otros herpesvirus. Sin embargo, los estudios morfológicos y genéticos más recientes sí parecen incluir a este virus en la familia de los herpesvirus. En cualquier caso, lo que se conoce por CNGV es el mismo virus que KHV (Tafalla, 2006).

Peeters, (2006) plantea que en investigaciones realizadas en Israel se quiere clasificar KHV como un "alloherpesvirus" por que posee genes específicos. Esta investigadora expone que los dos problemas principales de este agente son la rápida mortalidad que ocasiona y la determinación de los síntomas, que a menudo son muy confusos. La contaminación se transmite a través del agua, las manos, redes, pájaros y peces. En pocos días, los animales comienzan a presentan síntomas y al cabo de 2 o 3 semanas el 80% de los peces pueden aparecer muertos. En sus estudios ha determinado cuales son los síntomas y lesiones que más predominan en la enfermedad y como hay que proceder para su diagnóstico, tratamiento y su prevención.

b) Síntomas y Lesiones

  • Con temperaturas entre los 18 y 28ºC el virus se vuelve extremadamente contagioso

  • Signos de estrés relatado

  • Problemas de respiración, falta de apetito, apatía.

  • Desprendimiento de mucus o piel áspera.

  • Aletas enrojecidas y putrefactas

  • Necrosis en branquias

  • Natación errática

  • Infecciones secundarias de bacterias y parásitos

  • Órganos internos afectados: riñones, hígado, bazo.

*Obsérvese (Anexo 1)

c) Diagnóstico

  • Estudiar los síntomas: Muchos de ellos están presentes en otras enfermedades y no todos los animales afectados pueden presentar los mismos síntomas.

  • El mejor diagnóstico que podemos realizar es el efectuado en laboratorio a través de estudios en tiempo real pruebas de DNA sobre los tejidos de los animales muertos (PCR reacción en cadena de la polimerasa).

  • Prueba ELISA sobre las heces de los animales afectados. Resultado muy rápido

d) Tratamiento

  • Calentar el agua 2-3 semanas hasta una temperatura de 30-32°C. El virus frena su proliferación. Después bajar la temperatura hasta 23°C entorno al grado diario. En Israel, uno de los métodos de inmunización era la cohabitación de peces infectados y peces sanos a temperaturas muy altas. De este modo se consiguió crear poblaciones resistentes al KHV.

  • Eliminar todos los peces en el sistema infectado.

  • Después el filtro y el estanque deben ser desinfectados con permanganato de kalium o chloramine T.

  • PH: subir el pH hasta 11 durante un par de horas.

  • Vacunación. La vacuna P36 se somete a pruebas en Israel. En el momento solo Indonesia y Polonia utilizan la vacuna para carpas de consumo. Por ahora resulta muy costosa. La ruta ideal de administración de una vacuna en peces seria por baño o inmersión, porque la intramuscular es demasiado cara y laboriosa.

e) Prevención

Para evitar la proliferación del virus es importante controlar otros factores como el agua. Las aguas contaminadas por bacterias aeromonas o pseudomonas, parásitos y la presencia de compuestos nitrogenados precipitan la debilidad de los animales.

  • Comprar siempre los animales en un comercio que ofrezca garantías sobre el origen de los animales.

  • Después la compra reducir los riesgos respectando un periodo cuarentena (al menos 3 semanas) con temperaturas de 24°C. Introducir algunos peces de menor valor para determinar con rapidez cualquier síntoma de la aparición de la enfermedad.

  • Desinfección de las manos, materiales etc.

  • Buscar fuentes de información correcta.

2.3 Bacteriemias

2.3.1 Tuberculosis

La tuberculosis de los peces conduce no pocas veces a muertes fulminantes en masa, especialmente en viveros o en grandes instalaciones comerciales. A continuación se exponen los síntomas externos y las lesiones que ocasiona esta enfermedad planteados por (Amlacher, 1964) en investigaciones realizadas.

a) Síntomas externos

  • Adelgazamiento interno tan consuntivo que los peces parecen tener un hueco en el vientre.

  • Inapetencia.

  • Palidez de los colores.

  • Defectos en las escamas y caídas de las mismas.

  • Deformación de las mandíbulas y de la columna vertebral

  • Nado de modo apático, suelen golpearse con los bordes del estanque o piscina.

  • Aleta caudal caída y vientre descolgado.

b) Lesiones

  • Úlceras superficiales abiertas.

  • Destrucción de las aletas.

  • En la superficie de los órganos internos se pueden apreciar unos nódulos blandos, de color gris sucio y de tamaño de un grano de adormidera.

2.3.2 Hidropesía

La Hidropesía en sí no es una enfermedad, se trata más bien de la sintomatología que presenta un pez afectado por diversas infecciones, malas condiciones acuáticas o trastornos en su metabolismo. Esta sintomatología queda patente por la inflamación del abdomen debido a la retención de líquido en los tejidos. Debido a esta inflamación las escamas se erizan. Cuando estos síntomas aparecen debemos de mirar más allá del pez afectado puesto que la razón de esta dolencia puede estar causada por algún trastorno que está presente en el acuario y puede afectar al resto de animales (Blanco, 2005).

a) Síntomas

La presencia de Hidropesía es muy sencilla de detectar a simple vista puesto que el pez presenta las aletas erizadas y una hinchazón anormal en la zona abdominal. Además de estos síntomas tipo se pueden presentar otras complicaciones en forma de enrojecimiento de la zona anal o en la base de las aletas, perdida de apetito, oscurecimiento, palidez en las agallas y ojos saltones.

b) Etiología

Este tipo de afectación suele estar provocada por la presencia de bacterias de los tipos Aeromonas y Mycobacterium. Este último tipo de bacteria comprende a las causantes de la denominada Septicemia Hemorrágica producida por infección interna. Tanto en la generada por virus como por bacterias se pueden observar sintomatologías similares a los de la Hidropesía.

Otra de las afecciones que provocan la sintomatología serían los trastornos físicos a nivel interno por ejemplo de los riñones. Uno de los principales motivos que parecen provocar este tipo de trastornos físicos sería el mantenimiento de unas malas condiciones acuáticas ricas en nitritos y amoniaco.

Aunque todos los tipos de peces pueden padecer Hidropesía hay especies que presentan una mayor debilidad. Especialmente los peces de agua dulce aunque se producen casos no muy habituales en el acuario marino. De entre las especies de peces de agua dulce las más propensas serían las englobadas en la familia de los belóntidos (en especial Colisa Lalia y Trichogaster), cíclidos y vivíparos (Guppys y Mollys en especial los aleta de velo). Entre los peces de agua fría también es una afección corriente que suele presentarse tanto en acuarios como en estanque. Siendo los Koys y las diferentes variedades de Goldfish las más afectadas.

c) Tratamiento

Debido a que los síntomas pueden estar causados por múltiples agentes patógenos el tratamiento a aplicar se vuelve algo impreciso. Como resulta muy difícil conocer si el origen de la dolencia es infecciosa lo más recomendable es aislar a los animales afectados, cuidando al máximo la calidad acuática y su alimentación. Podemos tratar el acuario hospital con un medicamento de amplío espectro.

La cura de los peces no siempre será posible con estas prácticas. Habrá animales, siempre dependiendo de las causas que la originaron, que se repondrán totalmente y otros en cambio no reaccionarán ante ninguna iniciativa. En caso de no disponer de acuario auxiliar lo primero que deberemos hacer será controlar los parámetros acuáticos y los niveles de amoniaco.

2.3.3 Afecciones de la Vejiga Natatoria

Existen varias causas que producen esta patología como las infecciones bacterianas, cambios bruscos de temperatura y alteraciones genéticas. Lo que si se está seguro es que se encuentran factores predisponentes a esta enfermedad como la alimentación incorrecta con una dieta monótona, poco nutritiva, de baja calidad, que le produce bloqueo intestinal que afecta a la función de la vejiga. Dentro de los síntomas más comunes se encuentra que el pez flota en la superficie y se desplaza por la comida con mucha dificultad, a veces vuelve a hundirse y nada pero a los pocos días repite el episodio de flotación. Se emplea como tratamiento que el animal permanezca cuatro días de ayuno (para limpiar intestinos), añadir sal al agua y si todo va bien, comenzar una buena y variada dieta. Tras el tratamiento poner carbón activo en el sistema de filtraje para que elimine los restos de medicamento del agua. Por esa misma razón, si el filtro funciona normalmente con carbón, lo retiraremos del mismo durante los días que se prevea la duración del tratamiento (Consumer, 2004).

2.4 Parasitosis

Entre las patologías más comunes en el acuario marino se encuentran las causadas por los denominados ectoparásitos. Pueden ser detectados fácilmente por la aptitud y señales en los animales afectados: aparición de puntos blancos de diferente diámetro, respiración acelerada, aletas encogidas, los animales se rascan contra los objetos decorativos del acuario. Estos organismos parasitan los cuerpos de los animales pudiendo llegar a invadir a todos los habitantes del acuario en caso de no tratar la afección. En las investigaciones realizadas por (Blanco, 2005) nos da ha conocer cuales son las principales parasitosis que presentan los animales de acuario así como su etiología, los síntomas, lesiones, el tratamiento y la conducta a seguir para su prevención.

2.4.1 Enfermedad del punto blanco marino: Oodinium y Cryptocarion

El Oodinium o enfermedad de los peces del coral está causada por la presencia de un parásito dinoflagelado con formología de alga denominado Oodinium ocellatum. Su infestación es apreciable por la aparición de pequeños puntos blancos no superiores al 0,1 mm de diámetro causando una apariencia aterciopelada en los animales. Estos parásitos se alimentan del propio tejido del animal y principalmente afecta a la zona branquial causando una visible respiración acelerada. Durante su forma de quiste el parásito es invulnerable. Solamente durante la fase de natación libre en busca de nuevos huéspedes es susceptible de ser tratado. En esta fase pueden ser eliminadas en su mayoría a través de lámparas germicidas.

Para tratar estas infestaciones por Oodinium lo más recomendable es el tratamiento con sulfato de cobre en una proporción de 0,8 a 1 mg por litro de agua siempre fuera del acuario comunitario. Ello es debido a que los invertebrados no toleran este compuesto. Si no fuera posible capturar los peces afectados podemos tratar el tanque con medicamentos específicos que si sean soportados por los invertebrados como el Exodin de Aqua Medic o ProtoMarin Coral de Aquarium Münster.

El Cryptocarion o punto blanco marino está causado por un ectoparásito ciliado denominado Crytocarion irritans. Su apariencia es similar al punto blanco de agua dulce por lo que también es vulgarmente conocido como ich marino. Su presencia es más fácil de distinguir debido a que su tamaño es similar al de una cabeza de alfiler (Anexo 2). El persistente restriego de los animales con los objetos decorativos del acuario es también clara señal de la presencia del parásito.

Al igual que el Oodinium el ciliado sólo es susceptible de ser tratado durante la fase de natación libre en donde puede ser eliminado en gran parte con lámparas germicidas y con la ayuda de algún tratamiento específico soportado por invertebrados.

El Cryptocarion al igual que el parásito de agua dulce siempre se encuentra presente en el acuario. Su invasión se produce cuando situaciones irregulares se dan en el tanque: Un Ph excesivamente bajo, situaciones de estrés o una bajada de temperatura por ejemplo. Si su aparición se debe a las malas condiciones del agua una mejora de estas suele terminar por si misma con la presencia del parásito.

Un descenso de la salinidad hasta los 1017 o 1018 a través de un cambio de agua ayudará también a eliminar el parásito.

Alimentar a los animales con extracto de ajo o productos comerciales que lo contengan ayudará a que se multipliquen las defensas de estos. Otros tratamientos como el Pointex de Aqua Medic, Ektomarin Aquarium Münster sin invertebrados o ProtoMarin Coral con invertebrados han demostrado su eficacia.

2.4.2 Enfermedad del punto negro: Clinostomosis y Diplostomosis

Causado por estadios larvarios de trematodos como Clinostomum y Diplostomun (platelmintos parásitos). Estos pequeños parásitos suelen estar presentes en peces de origen salvaje que los transportan como consecuencia de una migración del huésped temporal (los caracoles) en el proceso de su desarrollo. Las propias defensas de los peces, en casos leves de infestación, se encargan de eliminar las plagas de parásitos. No es común la presencia de esta patología en acuarios a excepción de peces marinos capturados en su hábitat natural y estanques por su contacto con aves portadoras.

Los trematodos responsables de estas infestaciones requieren para su desarrollo parasitar diversos animales como aves y crustáceos desarrollándose en órganos internos e intestinos. Continúan su ciclo vital buscando un huésped definitivo a través del regreso al agua con las heces.

a) Síntomas

Son visibles por la presencia de quistes de color negro en el cuerpo y aletas del pez (Anexo 3). Estos quistes o puntos pueden llegar a medir 2 mm de diámetro y en ellos se encuentran multitud de diminutos parásitos en estado larvario. Aunque por lo general sólo aparecen en las zonas nombradas anteriormente también es posible su aparición en órganos internos.

Además de por la aparición de estos quistes se puede detectar que algo no marcha correctamente por el rápido aleteo de los animales y un continúo rascado con los objetos decorativos.

b) Incidencia de la enfermedad

Un escaso número de quistes no suele ser dañino para los animales adultos. En grandes cantidades pueden llegar a causar problemas de importancia sobre todo en peces pequeños.

En el caso de la Diplostomosis, el parásito se encuentra alojado en el cristalino y retina del ojo, provocando opacidad y rotura del cristalino hasta alcanzar la ceguera total del ojo afectado. Infecciones leves no provocan daños graves.

c) Tratamiento y control

Las propias defensas de los animales se encargan de acabar con los parásitos siempre hablando de casos leves. La mejor forma de prevenir estas infecciones parasitarias es la de realizar una observación detallada de los animales que vamos a adquirir y descartar aquellos que pudieran presentar signos evidentes de la presencia de parásitos. En casos de infestación numerosa se puede intentar tratar con insecticidas organofosforados como el triclorfón.

2.4.3 Parásitos de la sangre

Normalmente las parasitosis en la sangre están causadas por la invasión de Protozoos (Anexo 4) y Trematodos. Su afección, que no siempre es sencilla de tratar no es apreciable por el aficionado a simple vista. Sólo en casos agudos se puede observar las lesiones que acarrean estos parásitos.

a) Síntomas

Como se ha mencionado sólo en los casos agudos podemos ver algún síntoma de la afección. En estos casos podemos detectar un estado apático en los animales, una pérdida de coloración y en general un aspecto desmejorado, resultante de la anemia que padecen, que viene acompañado de un adelgazamiento progresivo y de la aparición de ojos saltones.

b) Etiología

Los parásitos de la sangre, más comunes en animales de estanque que en acuario, viven a costa de su huésped y dañan sus órganos. Pueden originar desgarros y trombosis. En el caso del Trematodo Sanguinicola produce daños importantes en la zona branquial y en los riñones debido a que es en estos lugares donde se localizan las puestas del parásito. Cuando las larvas eclosionan y salen al agua libre provocan los mayores daños.

Los protozoos y trematodos son de pequeño tamaño por lo que su detección sólo es posible en el estudio del cadáver del pez afectado. En el caso de las Sanguinicolas eclosionadas en las branquias requieren de la presencia de caracoles de agua dulce para culminar su desarrollo a individuo adulto. Una vez superada la etapa larvaria abandonan al caracol a la búsqueda de un nuevo pez al que colonizar.

c) Tratamiento

La erradicación de los parásitos en la sangre es compleja. Su tratamiento no ha sido del todo estudiado y los productos que parecen dar resultados se desconoce como pueden a afectar a especies con las que nunca se han probado. Lo más recomendable es retirar a un acuario hospital a los animales que presenten los síntomas de sufrir una invasión interna. Se procederá a suministrar una alimentación lo más rica posible y a tratar a los peces con alguna medicación antihelmíntica.

Una buena medida para evitar el desarrollo de las larvas de Sanguinicola es acabar con los caracoles de agua dulce del tanque. Si esto no es posible se puede optar por desecar el tanque o tratar sus aguas con preparados químicos. Antes de aplicar estas sustancias conviene informarse del contenido de dichos productos para evitar que puedan afectar negativamente la salud del resto de peces sanos sobre todo si entre los componentes del producto está el cobre.

Empleo de Praziquantel: Es un compuesto efectivo contra protozoos, platelmintos intestinales y Sanguinicolas. Existen dos tipos de preparados; uno inyectable intramuscular y un compuesto que se mezcla con las comidas. Esta sustancia química es efectiva porque es absorbida y llega al torrente sanguíneo. Aplicación ajustada a lo indicado por el fabricante.

2.4.4 Nodulosis

La enfermedad conocida como Nodulosis esta provocada por la acción de parásitos nodulares y hongos de tamaño microscópico que forman quistes tanto en la piel como en el interior del cuerpo. Estos quistes que pueden presentarse de diversos tamaños contienen miles de minúsculas esporas que pueden propagarse de un pez a otro por la ingestión de las mismas en los cuerpos de crustáceos, otros peces u otro alimento vivo como por ejemplo el Tubifex.

a) Lesiones

Las lesiones que se pueden observar como consecuencia de la afectación de la enfermedad son unos pequeños quistes o bultos de color ocre o amarillo pálido en aletas, branquias y piel del animal (Anexo 5). Estos quistes también pueden encontrarse dentro de los órganos del pez pero sólo son visibles cuando producen hinchazones de importancia, pueden tener desde un tamaño diminuto hasta 1 cm. Su forma suele ser ovalada aunque pueden encontrarse de otras muchas formas y su interior está compuesto por miles de diminutas esporas que se alimentan del huésped parasitado. Durante el progreso de la plaga parasitaria podemos también observar la aparición de afecciones secundarias de tipo bacteriano que pueden causar la descomposición de las aletas, la aparición de úlceras en la piel y moho.

b) Etiología

Los parásitos responsables de la transmisión se propagan de un pez a otro. No existen datos concluyentes sobre la forma en que se produce la transmisión. Pero si está probado que estos microorganismos pueden vivir durante un tiempo sin la presencia de su huésped. También se cree que los organismos causantes de cada nodulosis son propios de cada especie y sólo afectan a un grupo determinado de ellas, por lo que una afectación masiva a todos los inquilinos del tanque no es frecuente.

Las infecciones internas leves pasan desapercibidas y sólo son observables aquellas que se producen externamente sobre la piel o las aletas del animal. Sólo se puede considerar grave la afección cuando esta se produce de forma masiva. Sus consecuencias a largo plazo son la debilitación paulatina del pez y su muerte. En caso de producirse en animales pequeños, alevines o larvas la incidencia de la enfermedad es mayor.

c) Tratamiento

No existe un tratamiento base y científicamente probado como eficaz para combatir la enfermedad. Los libros especializados recomiendan en caso de enfermedades avanzadas la separación de los animales afectados y en aquellos casos de afectación grave la eliminación de los mismos de forma indolora. Tras lo cual resulta necesario desinfectar todo el material que haya podido estar en contacto con las esporas.

De cualquier modo existe un método alternativo y más agresivo que en ocasiones y dependiendo de la fortaleza del animal suele dar resultado: Una vez determinada la afección debemos tratar las infecciones secundarias, puesto que van a contribuir a que la debilitación del animal se produzca más rápidamente. Para ello se puede administrar una alimentación lo más rica y variada posible y extremar las condiciones del agua, realizando cambios parciales a diario con un aumento de la temperatura. Si los animales afectados son pocos en relación a la población que mantenemos conviene separarlos lo antes posible y no efectuar el tratamiento con antibiótico al tanque principal. En caso de no disponer de tanque secundario y en casos de afecciones individuales conviene sacrificar a los animales.

2.5 Micosis

a) Generalidades

Conocidas vulgarmente como enfermedades micóticas o micosis, en realidad se trata de Infecciones causadas por la presencia de hongos acuáticos, principalmente Saprolegniales (Saprolegniasis), por ser la más común entre los peces ornamentales y sus puestas, sin descartar otros tipos como Achlya y Aphanomyces (AquaNobel, 2006).

La mayoría de los hongos que suelen afectar a nuestros peces son oportunistas, es decir, que carecen de poder patógeno intrínseco. Como tales, estos organismos son casi siempre abundantes en el medio exterior, y exceptuando a unos pocos, la principal fuente de contaminación esta representada en el agua. En el caso de cepas especialmente patógenas, los peces son considerados los vectores principales (muy pocos casos). Los hongos se reproducen y dispersan por medio de esporas; pero, cualquiera sea la cantidad de esporas presentes en el agua, los peces no experimentan por ello micosis, sino que existen una serie de factores que favorecen el desarrollo de esta enfermedad. Estas infecciones suelen producirse en organismos con sistema inmunológico deprimido. De este modo, se considera que, en la gran mayoría de los casos, una "infección micótica" es una manifestación de un proceso patológico más profundo, es decir, que hay algo de base que está debilitando al organismo afectado. Esta "debilidad", traduciendo una depresión del sistema inmune, puede estar causada por muchos factores diferentes, entre los más frecuentes se incluyen, infecciones bacterianas concomitantes, parasitarias, heridas cutáneo-mucosas, mala calidad del agua, estrés por selección inadecuada de habitantes del acuario, parámetros del agua incorrectos para las necesidades de la especie, entre otros factores (Edward,2000).

La instalación del hongo se da en cualquier herida que tenga el pez en el cuerpo y este provoca una masa algodonosa (Anexo 6) que además de crecer alrededor de la herida crece también hacia adentro del pez (AquaBay, 2005).

b) Clasificación de las Micosis

Las micosis para su estudio se agrupan en cuatro grupos pincipales:

- Micosis Superficiales: Saprolegniasis (saprolegnia y Achlya).

- Micosis Vasculares Branquiales: Branquimicosis

- Micosis Profundas o Sistémicas:

* Ichthyophonus

* Dermocystidium

- Micosis Atípicas: Micosis ulcerativa; Enfermedad del Punto Rojo (Red Spot); Granulomatosis micótica.

William, (2001) plantea que existe la creencia de que las infecciones producidas por hongos no son graves, pero no siempre es así. Las micosis profundas son infecciones severas, de muy difícil tratamiento y suelen acabar con la vida del huésped. Por fortuna, no son tan frecuentes como las superficiales. Las micosis superficiales, si bien no son severas, adquieren gravedad por dos motivos. El primero de ellos radica en que existe otro problema de base, el que debe ser diagnosticado y tratado pertinentemente y el segundo aspecto a considerar es que la presencia de una micosis hará más difícil que el individuo afectado pueda sobrellevar ese problema de base. Por lo tanto, si la micosis asienta sobre una herida previa (un golpe por ejemplo), esa herida tardará mucho más en cicatrizar si es que lo hace y de ser así dejará cicatrices y/o secuelas

c) Prevención y Tratamiento

Jaime y Montealegre, (2003) en investigaciones realizadas en la Universidad de Chile plantean que la gran mayoría de las infecciones producidas por hongos ocurren en situaciones especiales y exponen una serie de puntos básicos a tener en cuenta para la prevención de estas infecciones como:

- Especies: Comportamiento intraespecífico e interespecífico: no hacer convivir dos especies que por su carácter sean incompatibles, y evitar colocar individuos de la misma especie cuándo sus hábitos no lo permitan.

- Parámetros del agua: mantener especies cuyo rango óptimo de parámetros esté dentro de los que manejamos en nuestro acuario.

- Calidad del agua: el agua del acuario debe estar en condiciones óptimas; debemos realizar mediciones frecuentes de parámetros para controlar que todo esté en orden, así como también realizar cambios de agua para evitar el exceso de compuestos nitrogenados tóxicos.

- Cambios de agua: los cambios deben ser lo suficientemente frecuentes e importantes para mantener a raya los nitritos y nitratos, pero lo suficientemente espaciados y pequeños para no alterar el resto de parámetros del acuario. No existe una fórmula aplicable a todas las peceras, para determinar la frecuencia del cambio y la cantidad a cambiar, dependerá de varios factores a considerar, como ser el tamaño del tanque, el sistema de filtrado, las especies que mantenemos, la alimentación, y otros.

- Prevención de otras enfermedades: Al comprar nuevos peces, observar bien su condición y la de sus compañeros de acuario. Utilizar acuarios de cuarentena antes de introducir nuevos individuos en nuestro tanque.

- Objetos de decoración: utilizar objetos adecuados y lavarlos concienzudamente antes de introducirlos. Evitar objetos y sustrato cortante, que pueda producir lesiones.

- Manejo y cuidados: al manipular peces, en el traslado, o por lo que fuere, deberemos tener especial cuidado en evitar que se lesionen. Siempre es preferible utilizar "la mano" para pasarlos de una bolsa al acuario, que una red, que produciría cierta descamación. También la utilización de sustancias "protectoras de mucosas" (acondicionadores coloidales) puede ser beneficiosa en este sentido; pueden utilizarse acondicionadores de agua con esta propiedad.

- Tratamiento de lesiones y enfermedades: las heridas en nuestros peces, y las otras enfermedades infecciosas hacen de los tejidos del pez un caldo de cultivo excelente para el desarrollo de los hongos, por esta razón es importante que las patologías y heridas sean diagnosticadas y tratadas oportuna y eficazmente.

- La alimentación que debemos brindar a nuestros peces tiene que ser de la mayor calidad posible. Es importante que la dieta sea adecuada para la especie, que los alimentos no estén vencidos, y que a la hora de alimentarlos, lo hagamos con mesura, evitando que queden restos de alimento y se descompongan en el acuario, lo que disminuirá la calidad del agua.

- Medicamentos para la prevención: algunos acuaristas agregan azul de metileno u otro producto en los cambios de agua, o con determinada frecuencia en el tanque, con el fin de prevenir las infecciones por hongos. Nosotros desaconsejamos esta práctica principalmente porque en primer lugar, es innecesario si se tienen en cuenta el resto de pautas; en segundo lugar, porque carece de efectividad probada, y en tercer lugar porque agregar una sustancia que inhiba el crecimiento de una especie en un hábitat puede hacer que "explote" la tasa de desarrollo de otra especie, que podría resultar en una catástrofe.

Para el caso de las micosis producidas por patógenos no oportunistas, como es el caso de muchas fungosis profundas, poco podemos hacer en materia de prevención, más que evitar contaminar el tanque con la introducción de peces o plantas que hayan estado en una pecera infestada.

3. Conclusiones

  • Las principales enfermedades que presentan los peces de acuario son de etiología parasitaria.

  • La calidad del agua y de la alimentación constituyen la causa predisponerte principal de la aparición de infecciones y parasitosis en los peces.

  • Con el cumplimiento de las medidas preventivas se disminuyen considerablemente la presentación de las enfermedades y los altos costos de los tratamientos.

  • El conocimiento de los principales síntomas de las enfermedades facilita el diagnóstico y aceleran su tratamiento.

4. Recomendaciones

  • Cumplir debidamente con las medidas preventivas.

  • Divulgar y aumentar la investigación de estas enfermedades.

5. Bibliografía

  • AMLACHER, E. 1964. Manual de enfermedades de los peces. Enfermedades infecciosas y parasitarias. Zaragoza, España. Editorial Acarbia. p. 83-86.

  • AQUABAY. Enfermedades ocasionadas por bacterias y hongos (en línea) Marzo 2005. Disponible en: "http://foro.acuarios.es/clientscript/vbulletin_global.js?v=3" [Consultado: 19 Abril 2008].

  • AQUANOBEL. Hongos o Saprolegniasis. Enfermedades de los peces (en línea) Mayo 2006. Disponible en: "http://www.aquanovel.com/saprolegnia.htm#inicio"> [Consultado 18 Noviembre 2008].

  • BLANCO, A. Principales patologías en los peces marinos. Enfermedades de los peces (en línea) Mayo 2005. Disponible en: http://www.aquanovel.com/tienda/index.htm [Consulta: 5 Marzo 2009].

  • CONSUMER. El acuario. Las enfermedades de los peces (en línea) Junio 2004. Disponible en: "http://static.consumer.es/mascotas/js/popup_envia_amigo.js" [Consulta: 5 Marzo 2009].

  • EDWARD, J. 2000. "Fish Disease, Diagnosis and treatment". Iowa State University Press. Editorial Ames. p. 80-97.

  • ESTEPA, A.; THIRY, M.; Y COLL, J. 1994. Recombinant protein fragments from haemorrhagic septicaemia rhabdovirus stimulate trout leucocyte anamnestic in vitro responses. J. Gen. Virol. nº4 75: 1329-1338.

  • ESTRADA, I. Enfermedades. Todo sobre enfermedades (en línea) Abril 2008. Disponible en: http://www.geocities.com/lawebdetodospeces/pag24.html [Consulta: 10 Diciembre 2008].

  • FERNÁNDEZ, A. Y ESTEPA, A. Vacunas DNA en Acuicultura. Centro de Investigación en Sanidad Animal (en línea). Revista AcuaTIC nº4 (1998). Disponible en: http://www.revistaaquatic.com/aquatic/html/ [Consulta: 14 Diciembre 2008].

  • JAIME, R Y MONTEALEGRE, A. 2003. Cátedra de Microbiología General. Depto. de Sanidad Vegetal. Fac. de Cs. Agronómicas. Univ. de Chile. p. 34-56.

  • MARTÍN, T. Fisiología Aplicada. Tema 10. Fisiología especial de los peces (en línea) Enero 2007. Disponible en: http://infoservet/Soporte/Download/doc/(Fisiología_ Aplicada)_Libro_Peces.doc [Consulta: 5 Marzo 2009].

  • PEETERS, K. Herpes virus de la carpa (KHV). Enfermedades de los peces (en línea) Mayo 2006. Disponible en: http://www.aquanovel.com/koi_herpes_virus.htm --> [Consulta: 10 Diciembre 2008].

  • RENO, P.1998. Factors involved in the dissemination of disease in fish populations. Journal of Aquatic Animal Health 10:160-171.

  • TAFALLA, C. El herpes de la carpa Koi (en línea) Octubre 2006. Disponible en: "http://www.infomascota.com/articulos/generales/peces/koi_herpes_1/index.asp#"> [Consultado: 1 Marzo 2009].

  • WILLIAM, H. 2001. British Small Animal Veterinary Association: "BSAVA Manual of Ornamental Fish" 2ª ed. Edit. Wildgcase. 195 p.

6. Anexos

Anexo 1. Lesiones ocasionadas por el herpesvirus KHV.

Monografias.com

Anexo 2. Enfermedad de los puntos blancos.

Monografias.com

Anexo 3. Quistes de color negro en las aletas y el cuerpo del pez (enfermedad de los puntos negros).

Monografias.com

Anexo 4. Protozoo.

Monografias.com

Anexo 5. Quistes ovalados de color amarillo pálido en la piel del animal (Nodulosis).

Monografias.com

Anexo 6. Masa algodonosa causada por la presencia de hogos.

Monografias.com

 

 

 

Autor:

Adonis Pino Santos

Universidad Agraria de la Habana

Dr. MV Arlenis Pérez Báez

arlenis[arroba]cim.sld.cu

Centro de Inmunología Molecular


Partes: 1, 2


 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Zoologia

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.