Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     
 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Análisis político del cuento "El hombre de la Bandera" de Enrique López Albújar (página 2)

Enviado por Italo Orihuela Or



Partes: 1, 2


No podemos seguir pensando, o dejando que nos arrastre el inconsciente colectivo para considerar que el "indio", que el cholo moderno, no debe ser considerado para nada, pienso que es nuestro mejor potencial. Existe inclusive la comparación que se hace al indio con la raza japonesa, por lo sumisos, perseverantes, modestos, bastante prudentes, inclusivo existen palabras en quechua y japonés que se pronuncian igual. La pregunta obligada es: ¿Quiénes son los artífices del Japón de hoy? Desterremos pues, ese síndrome negativo, nocivo, que tenemos con relación al indígena peruano.

La utopía de nación

Los "utópicos" de Moro, fueron en la imaginación de ese gran político, los habitantes de la América descubierta, donde no existían clases, ni moneda y donde todo era felicidad. Se vivía en el paraíso. ¿Por qué pensó de esa manera Tomás Moro? Los problemas socioeconómicos de esa época, inducían y obligaban a presentar al pueblo verdaderas utopías, lo que sería interesante presentar ahora. En el cuento de López Albújar la nación es una utopía, algo que no existe, talvéz porque efectivamente si existiera como se conceptualiza sería el paraíso. Donde todos tendríamos intereses comunes, culturalmente iguales, con tradiciones que nos integran, una religión aceptada por todos, etc., etc. Por el contrario el indio no sabe si es peruano o que significa serlo, no conoce que Perú tiene mar, y no sabe como es el mar, no sabe de la existencia de Trujillo, de Huancayo y de otros lugares que pertenecen a Perú. Por eso creemos que la nación peruana, está en gestación, no podemos considerar a la fecha nuestra identidad nacional, no la tenemos, es necesario definir nuestros problemas y resolverlos pero por nuestras propias capacidades.

En la última guerra no declarada del Cenepa, una vez más los únicos que combatieron de verdad fueron justamente todos aquellos que son discriminados por la sociedad que se dice peruana, combatieron los "serranos" y "selváticos", y que demostraron un verdadero amor no a la nación, porque no la conocen sino a su patria, a su bandera, a esa bandera de Aparicio Pomares, que esa sí es y será siempre la misma. En el último desastre natural, que afectó el Sur de nuestro país, se aprecia como existen en la actualidad lugares donde no tienen los servicios básicos, y menos televisión. ¿Cómo decir que somos una nación? Resulta difícil contestar esta pregunta. En uno de los textos recomendados por la cátedra, y leídos sobre Nación, se compara Costa Rica con Perú, y se hace referencia a varios intelectuales peruanos, que opinan de Perú vanalidades, como "que Perú es un chiste", "donde se mete el dedo brota pus", y otras perlas. El autor dice enfáticamente, si así piensan los intelectuales peruanos, de su país, que se puede pensar de los demás.

En el caso de Costa Rica, el autor nos dice que le fue imposible encontrar alguna calificación de aquel país por alguno de sus intelectuales. Diferencia que descubre una vez más que la nación peruana está en gestación, tanto es así que cuando nos expresamos sobre Perú, decimos "este" país y no "nuestro" país, existe un divorcio involuntario, que lo tenemos que erradicar de nuestro inconsciente, tenemos que rescatar los verdaderos valores de nuestro pueblo. Con la globalización, los países desarrollados, están experimentando la inmigración y es uno de sus más grandes problemas. Al respecto, también lo dice Giddens, que Alemania experimentó el ingreso de más inmigrantes que Estados Unidos, pero que consideran que es una mano de obra calificada y que se adecúan de inmediato a las normas de dicho país. Efectivamente los países se están juntando para resolver sus problemas y aparecen los bloques regionales, esto será posible siempre y cuando, en el caso de América, Estados Unidos motive y respalde estas acciones, en caso contrario el continente será fraccionado en norte y sur, de México al Norte y de Panamá al Sur, a excepción de Chile. Este planteamiento es de Andrés Oppenheimer. ¿Qué hacer entonces con el fenómeno de la globalización?

Estamos seguros que Aparicio Pomares estaría en contra de esa intervención – la globalización es una forma de intervención -, sin embargo es algo irreversible y tiene "vida propia", se mueve y puede desaparecernos como nación antes de nacer.

El mito de la educación

Desde Mariátegui (en sus ensayos) hasta León Tratenberg (supuestamente el más entendido en estos temas en la actualidad), se ha intentado resolver el problema de la educación en el país, y hasta el momento en que escribimos estás líneas no se le dá el peso y la importancia debida. Esto resulta increíble de escuchar o estudiar. Resulta que en los países desarrollados la educación es algo primordial, que en todo plan de gobierno es lo primero que se plantea.

Definitivamente para el indio del "hombre de la bandera" la educación era un mito, algo así como que los blancos y criollos eran los únicos que podían estudiar. Y esto era aceptado por los gobernantes y gobernados. Los primeros porque era más fácil para ellos manejar ignorantes, y para los segundos una especie de resignación sincera, que ellos no habían nacido para estudiar y solamente saber trabajar para sus "amos". Desde que tengo uso de razón no me explico hasta ahora porque no existe un solo gobierno que se haya interesado por analizar el problema real de la educación. La educación pública cada vez tiene más problemas y sigue decayendo. Nadie dice nada, y más en plena era del conocimiento y de la información existe la necesidad de tomar como problema de Estado el de la educación. Nuestro enemigo principal es la ignorancia, para combatirlo no debemos andar con los ojos vendados, sin darnos cuenta que un pueblo menos ignorante, será mucho más fácil de impulsar y hacer progresar. La reacción de Pomares, en el cuento de López Albújar, es la de un maestro que siente la necesidad de enseñar a los indios de un lugar apartadísimo del país, lo que significa defender su patria y sobre todo su bandera. Aparicio Pomares logra su cometido, pero por favor, lo consigue pero por la sensibilidad del indio, por su nobleza y porque entiende de inmediato el llamado de la patria amada, y cuando está en peligro. Que grande Pomares, es la parte más emocionante del cuento, pero debemos rescatar su paso por el Ejército donde le enseñaron a amar a su patria y su bandera.

Existe una incomprensión del civil contra el militar y viceversa. En la coyuntura actual nuestros problemas dependen de todos los peruanos y no de acciones de "venganza" por encontrar culpables a nuestros problemas. Despertemos, nuestro principal problema es la incapacidad de resolver el problema de la educación en el país, creemos que es algo inalcanzable y que sólo algunos sobresalen por cuenta propia. Necesitamos un maestro como Pomares y nos dé la lección magistral de la vida, la de amar a la bandera roja y blanca, de trabajar más por la nación peruana y por sentirnos siempre orgullosos, con todos nuestros problemas por la patria llamada Perú.

La patria amada

Mucho años se defendía la "patria" pero la que nos inculcaban en la colonia, es decir se luchaba por la "madre patria", y como el índigena estaba sumido en la ignorancia nunca comprendió el significado profundo y verdadero de patria. Pero en este tema mucho de culpa lo tienen los criollos, porque no valoraron el verdadero sentido de patria y no se formó desde siempre, cuando nació Perú como República este sentimiento, que no se toca pero que se siente. Así como el deber, el hecho de comprender lo que significa patria, es complicado por ser algo inmaterial, sublime, espiritual, es el alma de un país, y como tal un país sin alma sería un hombre sin sentidos, sin historia y sin un rumbo definido. Es decir el concepto de patria, como es subjetivo, siempre es complicado comprender; en todo caso hay que sentirlo, hay que vivirlo y si defendemos la tierra que nos vió nacer inclusive se puede "tocar" la Patria Amada.

En nuestro cuento luego de explicar en sus palabras lo que es patria, y porque deben luchar los indios, ejecuta en ese momento una clase magistral, escenifica el altar de la patria y hace que cada indio jure por aquella. ¿Cuándo nació la patria? Pienso sin temor a equivocarme que la patria, nuestra patria amada nace con Cáceres, el peruano más grande que heredamos, el hombre que encarna al Pomares del "hombre de la bandera" y que en las victorias fue noble y en las derrotas, digno, allí nació la patria que hoy tratamos de entender y defender. En estos tiempos no podemos hablar ni siquiera de soberanía como lo hacíamos hace algunos años, prácticamente ha desaparecido, inclusive los límites de un país son referenciales, lo único que nos queda y debemos mantener es el concepto de patria. Y nuevamente volvemos a lo mismo, esto se logrará con una buena educación, una integral, que empiece en casa, con la familia, siga en la escuela, en las universidades, en la sociedad y que los gobiernos no la mancillen sino la dignifiquen.

Bandera: símbolo de unidad nacional

Identificación total con su bandera. Pomares es la encarnación de la bandera, que no sólo la defiende sino que se transforma en ella, por eso muere dignamente, orgulloso de ser indio, de ser peruano, y de regresar a la tierra, pero teñido de rojo y blanco. Que maravilloso relato, que emociona el alma del peruano más duro, del que ni siquiera conoce la nación peruana, y que rescata el amor a la bandera.

Definitivamente el símbolo de unidad, de confraternidad, de solidaridad, que nos "etiqueta" como peruanos, es nuestra bandera. La misma que representa nuestros volcanes, nuestras pampas, mares, lagos, ríos, etnias, regiones, cantos ancestrales, la aridez de la costa, las montañas de la sierra, el verdor de la selva. Allí está la bandera, de la guerra con chile, del Cenepa y la que flamea diariamente en la cima de nuestra peruanidad. No tuvo mejor idea, Aparicio Pomares "el hombre de la bandera", que morir por su bandera y en su último deseo pedir que no la separen de ella, dejándonos un testamento de grandeza y riqueza espiritual que tiene el hombre peruano, y que al primer verdadero llamado aparece como fiera cuando le arrebatan su presa. Señores allí está nuestra bandera, aquí estamos los herederos de Pomares.

 

 

 

 

Autor:

Italo Orihuela Oré

Asignatura: Teoría Política Contemporánea

Universidad Nacional Mayor de San Marcos

Facultad de Ciencias Económicas


Partes: 1, 2


 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Politica

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.