Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     
 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Educación ambiental para un desarrollo sostenible (página 2)




Partes: 1, 2


La Educación Ambiental, tiene que ser vista como un todo, donde elementos que son decisivos en ella, como la investigación, la información, la formulación de contenidos, su experimentación, la metodología utilizada, la capacitación de los educadores y la cooperación entre las regiones y naciones, no deben tomarse de manera aislada, ya que se caería en acciones fragmentadas y se convertirían en esfuerzos estériles.

El concepto Educación Ambiental apunta al logro de personas más conscientes, más responsables, con mejor y mayor preparación teórico- práctica para hacer frente a la problemática ambiental, y, a la preservación del medio ambiente, necesario para la conservación de la especie humana en el planeta y de los demás seres vivos con los que coexiste.

Se trata de una educación que buscará revitalizar el sistema educativo en su conjunto, en función de su conexión con los problemas reales de la vida en sociedad, de su carácter interdisciplinario y la utilización de métodos que fomenten la participación y acción de las personas en lo individual y lo colectivo; como sugiere Novo (1995), una educación en la que se incluyen tanto la adquisición de conocimientos y destrezas, como una formación social y ética que está referida al entorno natural o construido, y que tiene como finalidad la sensibilización para lograr que los seres humanos asumamos la responsabilidad que nos corresponde.

La Educación Ambiental ha hecho frente a este reto de manera diversa a lo largo de estas ultimas décadas; en la actualidad, promueve la participación ciudadana, tanto en un marco local como global, para una gestión racional de los recursos y la construcción permanente de actitudes que redunden en beneficio de la Naturaleza; aunque también Novo (1995), incide sobre las formas de razonamiento y en preparar, tanto a las personas como a los grupos sociales, para "el saber ser" y "el saber hacer"; es decir, construir conocimiento acerca de las relaciones humanidad-naturaleza, y asumir valores ambientales que tengan como horizonte una sociedad ecológicamente equilibrada y sostenible, para la solución de problemas,. Problemas que surgen de las incompatibilidades existentes entre las cualidades biofísicas del entorno y las relaciones socioculturales actuantes sobre él; por tanto un análisis adecuado de estas dificultades deberá profundizar una critica del tipo de relación del hombre con su medio ambiente.

Legislación Chilena y el Medio Ambiente

La existencia de incentivos para la protección del medio ambiente es una excelente herramienta de cambio, por cuanto abre oportunidades de emprendimiento y mejora las competencias laborales. Sin embargo, la seguridad de la salud de las personas, de los recursos vivos, la diversificación productiva, la competencia en los mercados, las exigencias del comercio internacional, obligan al Estado a ejercer la fiscalización en forma responsable y permanente. Si detecta fallas, la sanción será inevitable una vez cumplidos los plazos establecidos en la ley. Para apoyar tales cambios de comportamiento ambiental, el Estado cuenta con instituciones ambientales de regulación, de fiscalización, de sanción y de fomento productivo.

En Chile, la preocupación por el tema ambiental no es reciente ni privativa de un gobierno específico. Desde el punto de vista jurídico, a principios del siglo pasado ya se dictaron normas que, de una u otra forma, han tenido por objeto regular aspectos específicos de la actividad humana, en cuanto ésta tiene incidencia ambiental. Además del Decreto Ley 3.133, artículo 10 (1916), sobre la Neutralización de los Residuos Provenientes de Establecimientos Industriales publicado en el Diario Oficial, (07/09/1916). El "Repertorio de la Legislación de Relevancia Ambiental Vigente en Chile", estudio publicado en 1992 y actualizado en 1993, detectó la existencia de 782 textos legales de relevancia ambiental de diversa jerarquía y permitió comprobar la gran dispersión, incoherencia y falta de organización de la legislación sectorial vigente y sus múltiples modificaciones. En la Constitución de 1980 (artículo 19, inciso 8º) se reconoció por primera vez el derecho de las personas a vivir en un medio ambiente "limpio y libre de contaminación". El 14 de septiembre de 1992 el Congreso Nacional recibió el Mensaje Presidencial con la presentación del Proyecto de Ley de Bases Generales del Medio Ambiente. El 1 de marzo (1994), se promulga la Ley Nº 19.300; que en su artículo 1º señala la Conama (1994) "derecho a vivir en un medio ambiente libre de contaminación, la protección del medio ambiente, la preservación de la naturaleza y la conservación del patrimonio ambiental se regularán por las disposiciones de esta ley, sin perjuicio de lo que otras normas legales establezcan sobre la materia".

Su publicación es un hito en la Política General de Gobierno y su aplicación ha permitido avances importantes en la gestión ambiental del país. Ella se caracteriza por su gradualidad y realismo, que permiten considerar las condiciones de factibilidad en el mediano y largo plazo, siendo uno de los principales instrumentos para alcanzar los objetivos de la política ambiental, por cuanto todos los cuerpos legales dictados con posterioridad se basan en ella; el 15 marzo 2007 la Presidenta de la República, Michelle Bachelet, promulgó la Ley N° 20.173, que crea el cargo de presidente de la Comisión Nacional del Medio Ambiente y le confiere rango de Ministro, normativa que calificó como "un importante avance para el futuro de Chile y sus nuevas generaciones".

"Es un paso que contribuirá decisivamente al desarrollo, la productividad y el crecimiento de nuestro país, en este convencimiento de que la economía y el desarrollo no tienen por qué entrar en pugna con el cuidado del medio ambiente",

Agregó que esta iniciativa no debe considerarse de manera aislada, ya que es parte de un proceso mucho más amplio y participativo de fortalecimiento y modernización de nuestra normativa medioambiental. "Esta promulgación es parte de un proceso, pero creemos que no siendo la solución a todos los temas es una buena noticia para el medio ambiente, una buena noticia para todos los que trabajamos por un Chile desarrollado, pero a la vez sustentable y un buen legado para nuestros hijos y nuestros nietos".

Desarrollo sostenible y su visión económica

De esta manera, y para centrar la discusión, el desarrollo sostenible implica equilibrio ecológico, social y económico, lo que por otra parte incide al igual que el desarrollo, en la diferenciación con respecto a políticas que buscan solo el crecimiento. Es decir, en Novo (2007) este desarrollo tiene connotaciones de carácter cualitativo, mientras que si nos referimos al crecimiento, implica parámetros de tipo cuantitativo, esta diferencia pasa a tener un rol fundamental.

Apostar en favor del desarrollo sostenible supone, siguiendo a Novo (2007), actuar respetando el equilibrio de los ecosistemas y, a la vez, incorporar criterios de equilibrio en las relaciones del planeta. Se trata, además, de favorecer y mejorar las condiciones de vida, en especial de los más pobres, sin poner en riesgo las posibilidades en las actuales y futuras generaciones de la tierra.

Intervenir entonces, supone enfatizar una cuestión básica: la diferencia entre valor y precio. Para comprenderla, Novo (2007) interviene con una propuesta, donde conviene tener en cuenta, que los valores ecológicos y los valores del bienestar se resisten a que se les ponga un valor explicito (dinero). En efecto, es imposible hasta ahora, valorar en términos económicos un suelo fértil, que resulta del trabajo de miles de años de la Naturaleza, el disfrutar de un maravilloso paisaje, o poner precio a una cultura. Aun tenemos la suerte que lo verdaderamente importante, no se puede comprar en el comercio o mall de los países del mundo. Pese a esto, el modelo económico de producción, que domina la sociedad económicamente globalizada, pretende según Novo (2007), transformar toda cualidad en cantidad, intentando poner precio a cuanto existe.

Pese a esto, existen esfuerzos de muchos economistas por encontrar las fórmulas que permitan mitigar las consecuencias negativas del sistema, logrando un verdadero y duradero equilibrio ecológico con economía integrada.

Sí se habla de equilibrio ecológico, social y económico, no se debe olvidar que la visión ambientalista está subordinada a los modelos político-económicos de turno en los gobiernos, y en este caso, en el mundo entero. Este sistema político-económico es el Neoliberalismo.

El Neoliberalismo se basa en defender un mercado altamente competitivo, en donde el estado regula la libre competencia, es decir, el Neoliberalismo privilegia la competencia, donde los individuos sean capaces de ser creativos, emprendedores, que sepan competir en un ambiente que les presenta opciones favorables y desfavorables.

El hombre, según Calvo y Corraliza (1997) debe ser capaz de entrar en el mercado y buscar los medios que le permitan participar libremente de éste; estos medios pueden ser la libre contratación del trabajo y la libertad de los factores de producción.

En este modelo, la economía se aísla de los problemas asociados al agotamiento de los recursos naturales o a la contaminación del medio por los desechos generados en el proceso económico.

Actualmente se busca unir la economía y la ecología, e ir eliminando en lo posible las discrepancias entre ambas propuestas. Porque en el proceso Novo (2007), menciona que el crecimiento cuantitativo y la mejora cualitativa obedecen a leyes distintas. Si nuestro planeta se desarrolla en el curso del tiempo, pero no crece, la economía tendrá que ajustarse a un patrón semejante de desarrollo sin crecimiento del gasto de recursos y el impacto ambiental. La hora de esta adaptación entonces ha de llegar. (Goodland 1997).

La educación ambiental, por tanto, constituye una herramienta que persigue mejorar las relaciones del hombre con su medio, y del medio con la economía a través del conocimiento, la sensibilización, la promoción de estilos de vida y comportamientos favorables al entorno, es decir y siguiendo a Novo (2007), una educación en la que se incluyen tanto la adquisición de conocimientos y destrezas, como una formación social y ética que está referida al entorno natural o construido, y que tiene como finalidad la sensibilización para lograr que los seres humanos asumamos la responsabilidad que nos corresponde.

Educación ambiental, globalización, ética y sociedad

En el tema Educación Ambiental vinculado con la globalización no es casual, ya que escogí el tema por que creo que, siguiendo a Novo (2007), en estos momentos, a la educación ambiental hay que contemplarla en medio de los problemas de nuestro tiempo y vinculada con la crisis ambiental que vive la humanidad. Además todo proceso educativo tiene que estar contextualizado y, en este caso, según Novo (1995), el contexto de la crisis es la sociedad de la globalización, una sociedad a la que estamos llegando de una forma demasiado rápida y turbulenta. Por tanto, es necesario que todos los educadores ambientales, que pretendemos que la educación ambiental muestre todos sus atributos potenciales como un instrumento para el desarrollo sostenible, nos detengamos a examinar ese escenario global, (Novo, 2007) ese contexto que es la sociedad de la globalización, para poder convertirnos en agentes activos y una salida a la crisis y del verdadero desarrollo sustentable.

Entonces ¿qué es la globalización?, para Novo (1995), la globalización es un nuevo escenario de relaciones, valores, modelos de producción y de consumo, esquemas de comunicación y de intercambio que se caracteriza porque interconecta a personas, a grupos, a sistemas de muy distintas partes del mundo, de forma inmediata. Esta conexión en tiempo real de muchos de los elementos y de los agentes que operan a escala mundial, es una característica del mundo globalizado, haciendo posible que distintos actores, puedan desarrollar elementos o apoyos positivos o negativos para el medio ambiente.

Es cierto que existen la expresión de "movimientos antiglobalización", pero es mejor definir este concepto como lo señala Novo (2007) hablar de muchas globalizaciones posibles o de la globalización alternativa que podemos conseguir cuando avanzamos para globalizar la solidaridad, la equidad o la cooperación, que también son cosas que hay que globalizar.

En una mirada retrospectiva, revisando el plano científico, los efectos son evidentes. Hoy comprendemos al fin, que la tarea de los procesos científicos, si bien muestra lo útil para resolver problemas, ha resultado según Novo (2007), infecunda para interpretar toda la complejidad del entramado que envuelve nuestra presencia en la Tierra.

Desde el punto de vista ético, Novo (2007) comprueba como la pérdida de cercanía entre los seres humanos y la Naturaleza ha ido pareja con el afianzamiento de un imaginario social, que otorga a la especie humana la función de "dominar" y "transformar" cuanto tiene a su alcance. Si bien, la hipótesis de que la Tierra era el centro del universo fue desbancada, la idea del hombre como centro de la Tierra todavía sigue pendiente de revisión, aunque algunos antropólogos como Jay Gould (1991), nos recuerden que "quizá somos únicamente una idea tardía, una especie de accidente cósmico, sólo una fruslería en el árbol de Navidad de la evolución"

Pasar de la dominación y explotación de la Naturaleza hacia visiones de equilibrio, para Novo (1998), se debe abandonar la mirada antropocéntrica predominante de los últimos siglos, para llegar a una nueva comprensión de las relaciones sujeto-medio ambiente. Se trata, en síntesis, de potenciar todos aquellos valores y actitudes que nos lleven a una comunicación de amistad con la Naturaleza, y así otorgarle el derecho que le corresponde. Pero ello implica, de inmediato, que la subjetividad de la Naturaleza no podrá ser liberada hasta que la comunicación de los seres humanos entre sí no se vea libre de dominio (Habermas 1984). Es decir terminar con la ya colonizada esfera de diálogos sobre el poder del discurso dominante en las esferas del mundo actual, (Foucault 1999)

La mirada retrospectiva nos ha traído de la cuestión ética, al tema de los valores dominantes en la cultura de los últimos tiempos, cuestión que importa, (Novo, et al. 1998), para desarrollar procesos colectivos que permitan educar para la responsabilidad, transformando a los individuos en consumidores moderados; creando una conciencia ambiental en la cual el ser humano es parte de la Naturaleza y su sobrevivir en cuanto especie, dependiendo de la relación que establezca con ella; y, sobre todo, despertando valores de solidaridad y respeto, convirtiendo la relación con el medio ambiente y con los semejantes en una cuestión ética, que a mi juicio, es hoy mas que nunca de real importancia, para comprender que esta crisis mantiene la obligación hacia las responsabilidades morales y propuestas filosóficas de vida.

Entonces, la primera visión moral del ser humano integrado en la Naturaleza, es que según Leopold (1949), lleguemos a comprendernos como miembros de la comunidad biótica, entendiendo ésta como una comunidad de intereses, cuyo fin esencial, es precisamente el mantenimiento de la vida; pasar así de "dueños" a "participantes", siendo este un primer paso para aceptar la existencia de nexos morales, entre los seres humanos y el resto del mundo viviente, donde el aporte de Habermas (1991) indica que todos pueden criticar o confirmar la validez de las pretensiones, poniendo en orden sus discrepancias y así lograr llegar a acuerdos.

En el seguimiento ético, el respeto por la diversidad biológica se ordena como criterio, siendo entonces la idea de que los bienes Naturales mantienen un valor intrínseco y, como tales, son necesarios e imprescindibles para el mantenimiento equilibrado de la vida (Novo, 2007). Esto conlleva el respeto de la diversidad cultural, como un elemento de primer orden en el desarrollo de la vida humana, siendo primordial para el logro de las expectativas según Gilson (1989), hacer el bien y procurar el bien, evitando el mal.

Esta premisa, además de ver como se están produciendo rápidamente los cambios climáticos, es que dentro de un largo proceso de vida me pregunto ¿será bueno traer hijos a este mundo?, mientras no se vean los cambios en un real aporte a la solución del tema, para mi no; puede que sea una medida drástica para muchos, puede ser algo sin fundamentos claro, pero es necesario entonces, crear conciencia del futuro que nos espera si no se realizan desde la Educación Ambiental, los cambios necesarios. Quedan expuestas entonces, las ideas para lograr formar próximamente el nuevo subsector en el Currículo del país.

Pues bien, para comenzar a cerrar el tema, y como producto de un proceso indagatorio-reflexivo, será bueno aportar concretamente a este paradigma para la Educación Ambiental en nuestro país, llamado Chile.

Desde el ministerio de educación se lanza el Decreto 232 como base del currículo en el país, donde el medio ambiente se desarrolla como Objetivo Fundamental Transversal y como Objetivo Fundamental Vertical solo en algunos Subsectores. Ahora bien para el logro del objetivo, y en conjunto con los aportes de Novo, es necesario revisar los puntos que se presentan a continuación. Desde acá será importante asimilar lo necesario de los alumnos, para el logro de los aprendizajes y soluciones a la crisis ambiental. Entonces, se realiza una propuesta educacional para el ámbito ambiental.

1. Selección de la problemática ambiental.

Los temas elegidos deben situarse en el entorno próximo del alumnado y en su vida cotidiana, presentarse en un contexto socio-cultural no sólo con "significado", que se tengan conocimientos previos relevantes, sino también con sentido, pues con ello se reforzará su implicación y la motivación para el aprendizaje.

2. Formulación del problema

Todo problema plantea preguntas, y resolverlo es encontrar una o varias respuestas. Por eso, es fundamental que sean conscientes de que existe un problema y reconozcan las preguntas.

3. Identificación de causas y consecuencias desde la complejidad.

Se ha de adquirir información que permita identificar causas y consecuencias del problema planteado.

4. Identificar las condiciones a cambiar desde un análisis crítico de escenarios múltiples

Probablemente la manera más práctica y directa de conseguir un aprendizaje es propiciar la participación en proyectos de mejora del entorno. Serán oportunidades para el entrenamiento en la acción, suministrando criterios de evaluación y constituyendo experiencias enriquecedoras.

5. Identificar las posibilidades para la acción desde la perspectiva de un pensamiento crítico

Si se sospecha de que el esfuerzo para proteger el ambiente tiene poca efectividad y trascendencia, posiblemente no se intentará mejorar la situación. Por eso, sólo aquellos que confían en la posibilidad de cambio serán capaces de llevar a cabo acciones para la conservación.

6. Especificar las dificultades y las barreras ante el cambio.

Es importante considerar la viabilidad de las propuestas, para orientarlas y conducirlas si fuera necesario. Implica comprender los problemas culturales, sociales, económicos y políticos que pueden limitar o dificultar el deseado cambio ambiental.

7. Establecer prioridades para la acción

Los fines de la sustentabilidad suponen la aplicación de lo aprendido a situaciones de la vida real.

8. Selección de acciones apropiadas y sostenibles bajo una perspectiva de que cuando se hace se conoce y cuando se conoce se hace

El último paso consistirá en seleccionar las acciones convenientes y sostenibles, en el marco de la vida y su entorno.

El modelo se puede resumir de la siguiente forma, intentando lograr la aproximación necesaria del tema en cuestión.

APROXIMACIÓN A UN MODELO DIDÁCTICO HOLÍSTICO PARA LA EDUCACIÓN AMBIENTAL

Monografias.com

Siguiendo los lineamientos del Ministerio de Educación, el modelo debiera ser el siguiente:

PLANIFICACIÓN DE UNIDAD DIDÁCTICA

SUBSECTOR DE APRENDIZAJE : Educación Ambiental

NOMBRE DE LA UNIDAD DIDÁCTICA: El aprovechamiento de los recursos naturales

NIVEL:

CURSO:

 

TIEMPO: Horas

OBJETIVO FUNDAMENTAL VERTICAL (O.F.V.): Identificar y caracterizar las problemáticas ambientales para el logro de un desarrollo sostenible

OBJETIVO FUNDAMENTAL TRANSVERSAL (O.F.T.): Proteger el entorno natural y promover sus recursos como contexto de desarrollo humano

INTENCION PEDAGÓGICA

CONTENIDOS

ACTIVIDADES

ESTRATEGIAS METODOLÓGICAS

RECURSOS

EVALUACIÓN

.

Seleccionar los

problemas

ambientales

del entorno

próximo

de los alumnos

 

Formular la problemática

Ambiental

Identificación causas y

consecuencias

 

Identificación de las posibilidades

para la acción

 

Dificultades encontradas

en el cambio ambiental

 

- Discusión en grupo flexible

 

Recogida de Información

 

Reflexión sobre el proceso

 

- Observar

 

- Comentar

 

- Recorrer

 

- Reconocer

 

 

- Proceso

 

- Listas de cotejo

 

- Observación directa

Bibliografía

Attali, Jacques (1982) Los tres mundos (para una teoría de la post-crisis), Cátedra, Madrid.

Bachelet, Michelle (2007, marzo 15). Creación de Ministerio del Medio Ambiente contribuirá al desarrollo y crecimiento de Chile. Obtenido de http://www.ecoeduca.cl

Calvo y Corraliza. (1997). Medio Ambiente y Sociedad. Ediciones Aljibe.

CONAMA (1994). Programa de Difusión sobre las Ley de Bases Generales del Medio Ambiente.

CONAMA (2007). Programa de Difusión sobre las Ley de Bases Generales del Medio Ambiente.

Foucault, Michel (1999). Dialogo sobre el poder. Buenos Aires. Paidos.

Gilson, Etienne. (1989). El Tomismo. (2ª ed.). España: Universidad de Navarra

Goodland, Robert (1994) "El argumento según el cual el mundo ha llegado a sus límites", Desarrollo Económico Sostenible, Tercer Mundo Editores, Bogotá.

Habermas, Jurgen (1997) Más allá del Estado nacional, Trotta, Madrid

Habermas, Jurgen (1991). Escritos Sobre Moralidad y Eticidad. Barcelona: Paidós.

Jay Gould, Stephen (1991) La vida maravillosa, Crítica, Barcelona

Leopold, Aldo (1949) A sand country almanac, Oford University Press, New York

Novo, Maria. (1995). La Educación Ambiental. Bases Éticas, Conceptuales y Metodológicas. (1ª ed.). Madrid, España: Editorial Universitas

Novo, Maria. (1998). La Educación Ambiental. Bases éticas, conceptuales y metodológicas. (2ª ed.). Madrid. Editorial Universitas.

Novo, Maria. (2007). El desarrollo sostenible, su dimensión ambiental y educativa. (1ª ed.). España. Universitas

Pardo, Alberto. (1997). La Educación Ambiental Como Proyecto. España: Horsori, Universidad de Barcelona.

 

 

 

Autor:

Rodrigo Berrios Rojas

Profesor de Educación Básica, Licenciado en Educación, postulante a Magíster en Educación, Universidad Católica del Maule


Partes: 1, 2


 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Comentarios


Trabajos relacionados

  • Hidrocarburos "El petróleo"

    Es posible reparar los daños que causa el petróleo de forma natural? ¿o son irreversibles? ¿necesita el hombre interveni...

  • Cambio climático

    Definición del problema, Calentamiento global, Agua, Clima, Movimientos de la Tierra, Lluvia, Inundaciones, El ser humano, Conclusión, Plan de trabajo ...

  • Efecto invernadero

    Nuestra Tierra. El efecto invernadero. La capa de ozono. Calentamiento del planeta. Las consecuencias del Calentamiento ...

Ver mas trabajos de Ecologia

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.