Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     
 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Oratoria (página 2)

Enviado por manezn



Partes: 1, 2

4. Clases de oratoria.

Introducción.- En esta ocación, hablaremos sobre las clases de oratoria, para dicho cometido, tendremos como base y fundamento de investigación la Enciclopedia Universal Europea Espada-Calpe, Diccionarios Juridicos de Manuel Ossorio, Cabanellas, y otros, los cuales serán nombrados en su momento.

Oratoria Política.
Por razón de la gran variedad de asuntos que comprende, es el genero que más transformaciones recibe según las épocas, el auditorio y las circunstancias, y por lo mismo la que goza de una mayor libertad de forma y la que menos puede sujetarse a reglas.
En ningún otro género ofrece el discurso oratorio caracteres tan distintivos, porque las oraciones del púlpito se acercan ya más a las composiciones poéticas, como ya hemos apreciado en anteriores casos, como Roberspierre, Lincoln, y otros; mientras que la oratoria forense pertenece a las obras científicas.
En los encarnizados combates de los partidos y en las graves cuestiones de cuya resolución dependen la dignidad o la vida de
las naciones, es donde se manifiesta con más evidencia el carácter apasionado de la oratoria política, pues nunca es más dificil, variables e inconstante el público que en las asambleas políticas.
La oratoria política exige conocimientos vastos y profundos, y más en los tiempos en que la ilustración y cultura se encuentran extendidas.
Además de un perfecto estudio de las cuestiones de política general y conocimientos técnicos en las diversas y complicadas ramas de las ciencias administrativas, debe el orador político conocer a fondo la historia, el modo de ser y sentir del pueblo a que se dirige la palabra.
La historia por tanto, cumple un factor determinante en la oratoria política, ya que el orador que fragüe planes para el porvenir, debe fundar su experiencia en la segura escuela de lo pasado.

Preparación Del Discurso.
En cuanto a su preparación, el discurso político difiere en muchos casos de todo otro linaje de discursos.
No siempre es el mejor discurso político el que se prepara con mucho tiempo en la soledad del gabinete; pues sucede con frecuencia que donde lucen con mayor brillo las cualidades del orador es en las rectificaciones, o sea en los dicurso que apenas han sido objeto de preparación, verdaderas improvisaciones en que se contesta y refutan las afirmaciones del contrario.
Claro está, que nos referimos a la falta de preparación de forma, pues para conseguir el triunfo oratorio en una rectificación es preciso un profundo conocimiento del asunto y haber pasado horas enteras examinándolo desde todos los puntos de vista.

Elocución.
Varia mucho según el auditorio, pues tendrá que revestir formas templadas si se dirige a una asamblea de personas respetables, por ejemplo en el Senado; más necesitará mayor vehemencia y fogosidad si se trata de un tribuno que se dirige a masas populares.
División de la oratoria politica .

La oratoria política puede dividirse a su vez en varios géneros:
a) Oratoria Parlamentaria.- es decir los discursos que se pronuncian en las Cámaras para formar y discutir leyes, y censurar o defender la conducta de los gobernantes.
b) Oratoria Popular.- Discursos dirigido al pueblo para formar o dirigir su conciencia política, ilustrandose acerca de sus derechos y encauzando sus voluntades para conseguir el completo reconocimiento de éstos; claro es quer hablamos en el supuesto de tratarse de un orador honrado.

c) Oratoria Periodística.-
Esta oratoria, es agregada a esta especie, por parte de COLL y VEHÍ.
Considerando la oratoria escrita, por adoptar muchos de los artículos de los periódicos formas completamente oratrorias, sobre todo los artículos de fondo que solían y suelen caracterizar a parte de la prensa española.
d) Oratoria Militar.- Discursos o arengas pronunciados por los generales o caudillos en momentos críticos para exaltar el ánimo de los soldados con palabras enérgicas, sin artificio alguno, y dejando que el corazón hable en lugar de los labios.
Por tanto diremos, que tiene por objeto animar a las tropas enardecidas al combate o felicitarles por la victoria, o también instruirlas en algun asunto, e inclusive en ocasiones contener sus ímpetus y reprenderlas.
Al respecto de pertenecer como especie de la Oratoria Política, existe muchas contradicciones, ya que se distinguen de aquellas, tanto por su finalidad, como porque las masas militares, a diferencia de los politico-populares, está organizadas y dirigidas por la disciplina, cuya base es la obediencia y el respeto a los que mandan.

Cualidades del orador.
El orador militar debe reunir las cualidades especiales, además de las precisas al orador en general.
Primero debe ser verdaderamente militar, es decir tener profunda y voluntaria inclinación a la carrera de las arma, y ser denodado, entendiendo por denuedo no la temeridad, sino el valor juicioso, la intrepidéz serena e ilustrada, para inspirar confianza al soldado.
Su principal estudio será la historia de la antigüedad y de su propio país, profundizando en la del arte de la guerra (si es que se puede llamar arte, lo concerniente a la guerra) y en la de los hechos militares: porque los nombres de los lugares célebres y de los héroes y el recuerdo de sus hazañas le proporcionarán imitaciones y comparaciones seductoras a las cuales puede hacerlas suyas, en su vida objetiva; pero de debiendo abusarse de estos recursos y menos de las citas.
Finalmente, deberá conocer al soldado para apreciar sus cualidades y sus necesidades y defectos, que ha de tener muy en cuenta en sus discursos, y estará presto a dar ejemplo de paciencia en las fatigas, de constancia en las privaciones y poder así imponer silencio a las quejas y ahogar a las amenazas.

Estilo Del Discurso.
Como ya hemos dicho anteriormente, la elocuencia militar nace más del corazón que de la inteligencia, y así debe emplear la brevedad y huir de la severidad académica, usando frases cortas, pero impetuosas; lacónica, pero viva y animada.
Cuando pregunte a los oyentes no les dejará tiempo para reflexionar, sino que les pondrá la alternativa del sí o del no anticipandose a veces a responder por ellos.
Las preguntas y las admiraciones animan las arengas, y uno de los caracteres más salientes de ésta es el de multiplicar los imperativos y de dar a los verbos aire de imperio que arrastra las voluntades; pero es preciso que el orador se incluya a sí mismo, no aislando la acción de los soldados de la suya, sino dandole a conocer que compartirá con ellos los peligros, el combate, las fatigas o las privaciones; debiendo tenerse presente la sencillez del estilo es condición indispensable, y que en ocaciones una frase acaso gramaticalmente incorrecta, un giro vicioso pero felizmente original, a ofrecido efectos que no hubieran producido el más retórico y acabado de los periódos.
En la oratoria militar se hace uso de imágenes extractadas de la naturaleza, con motivo de ejemplo, en mayor compresión a los oyentes, las cuales den una sensación de grandeza y que sea colozal.
Pero al margen de esto, es predominante el uso de las pasiones, en especial aquellas que siendo honradas penetren las entrañas de los soldados, así podemos nombrar: el amor a la patria y la grandeza de esta, el sentimiento de honor, gloria, bravura, fuerza, y corage, son algunos aspectos útiles para dicho orador, debiendo prestar cuidado a no caer en un chauvinismo recalcitrante.
Aclarando a lo dicho anteriormente, diremos que la eficacia del uso de ciertos sentimientos dependerá de los tiempos o factores exógenos al cual se encuentre un país o un pueblo, es decir dependerá si se encuentran en tiempo de guerra o en tiempo de paz.
a) En tiempo de Guerra, habrá de distinguirse si se habla antes de empezar una campaña o durante ésta, y en segundo caso si antes o despues de una batalla, durante el sitio de una plaza y dentro o fuera de ella, o si el fin inmediato es reaccionar contra la indisciplina, el cansancio, etc.

Antes de comenzar las operacione, procede justificar ante las tropas la necesidad de estas y la justicia de la causa en pro de la cual ha de lucharse, haciendo resaltar las ofensas recibidas del enemigo, las proposiciones rechazadas por él, los tratados violados, las amenazas y la indignidad y deshonra que implicaría ceder ante todo ello.
Comenzada las hostilidades y antes de una batalla debe procurarse inflamar el valor del soldado, este caso son de aplicación las palabras quer aparecen en la Enciclopedia Militar que escribió en frances una sociedad de militares y literatos.
Durante la acción la elocuencia militar se deja escuchar en medio del choque y el estruendo de las arma, ya reuniendo en una sola palabra batallones intimidados, ya conduciendo los escuadrones a la carga, ya exigiendo que un reducto se tome, ya mandando que , ya exigiendo que un reducto se tome, ya mandando que se refuerce una posición.
En estas ocaciones el orador se contenta con una frase corta y enérgica, debiendo serd sus palabras tan rápidas como sus movimientos.
Después de la acción, si la victoria a coronado los esfuerzo de las tropas, la elocuencia contará las banderas tomadas al enemigo, el botín que dejó en poder a los vencedores, el desastre que ha sufrido, las fatigas y peligros de los perdedores, la importancia de las posiciones tomadas, y las consecuencias de la victoria.
Y si por el contrario, si no se obtuvo la victoria añorada, encontrará la causa de ello en un obstáculo imprevisto o buscará una excusa a la derrota y aún sacará partido de las faltas cometidas para exigir nuevas pruebas de denuedo, como pago de la deuda contraria.

Para el orador militar debe tomar énfasis al tipo de ejercito al cual tiene en sus manos o son dirigidas sus palabras; por tanto son útiles todas las recomendaciones frente a un ejercito donde reine una emovión fuerte o extraordinaria, a razón de los momentos indignos que se vive. Mientras si el orados se encuentra frente a un ejercito mercenario, no tendrá ningun efecto sus palabras, es decir serán esteriles sus aclaraciones y recomendaciones
Las arengas fueron útiles para alcanzar el efecto deseado, para esta clase de oradores, pero por la grandeza del grupo de ejercitos de hoy en día, es dificil hablar de ellos en su conjunto, como en aquellos días; pero apesar de todo ello, algunos aún hacen uson de las arengas.

En la antigüedad, fueron muy usadas, en especial por Julio Cesar, las cuales son muy famosas. Desde la invasión de los barbaros, desapareció la costumbre de arengar a los ejercitos, aunque reviviese con Carlo Magno y otros, no fueron perene en el tiempo.

Por último la elocuencia militar se hacen manifiesta en muchas ocaciones en expresiones cortas y satisfactorias, más aún si estan son inspiradas en el momento mismo de mayor peligro, las cuales son entremezcladas con el amor a la patria o a la gloria, que estos buscan. Constituyendo estas palabras memorables en la Historia; así tenemos las siguientes:
-- " ¡Soldats, songez que, du haut de ces Pyramides, quarante siècles vous contemplent !" ¡Soldados, recordad! ¡Que desde lo alto de esas pirámides cuarenta siglos contemplan vuestro valor! (Frase pronunciada por Napoleón Bonaparte el 19 de julio de 1798 ante su ejército vencidoi y desmoralizado, momentos antes de empezar la batalla de "Las Pirámides")
-- ¡¡ La sangre de Danton te ahoga !!.
(Palabras de Garnier de l’Aube a Robespierre, en la memorable sesión de la Convención que derrocó a éste).
-- ¡¡ Soldados ese es el sol de Austerlitz !! (Napoleón, en la batalla de Moskowa).

Oratoria Didáctica o Académica.-
Este género, comprende los discursos encaminados a persuadir a los hombres de las verdades científicas, tiene su origen en la creciente necesidad de expansión y propagación que la ciencia moderna va experimentando, y abarca todos los asuntos puramente científicos o de algún modo relacionado con la ciencia, de donde se deduce cuan extenso y general es su objeto, puesto que en nuestros días apenas queda aspecto de la realidad que no sea estudiada por la ciencia.
Navarro y Ledesma dice, que esto podría justificar el criterio de los que reputan como forma didáctica este género de oratoria; más para comprender la razón de nuestro concepto, basta fijarse en que el propósito del orador académico no es tanto enseñar o exponer teorías científicas como convencer o persuadir de la verdad de ésta al público, empleando para ello la forma de oratoria.
El orador didactico tiene que reunir cualidades especiales, pues no le basta un conocimiento completo de la cuestión sobre la que va hablar, es preciso que posea, además, lo que se llama talento expositivo, o facultad de hacer llano, agradable y accesible a todas las inteligencias lo que de por sí es abstracto y dificil.

Los Discursos
Entre las varias especies de discursos didácticos debemos señalar los que se llaman con toda propiedad discursos
académicos, porque se leen o pronuncian en las Academias científicas y literarias.
Los de Exposición Científica, en los cuales el orador ilustra a sus oyentes respecto de un punto por el investigado.
Los de Vulgarización, destinados a exponer teorías o descubrimientos modernos, poniendolo al alcance del público profano.
Y los de Controversia o discursos de puntos opinables de olas nuevas investigaciones.

Oratoria Forense.-
Es la que tiene por objeto ilustrar la inteligencia y mover la voluntad de los jueces para decidir si un hecho se ha realizado o no, si una persona es o no culpable, si ha de apliacarse tal o cual regla jurídica o si ésta ha de interpretarse en uno u otro sentido.
Esta finalidad especial de la oratoria forense requiere 3 reglas especiales, primero las Cualidades del Orador, segundo la Materia del Discurso, y tercero el estilo.
Todos ellos llevan conocido grandes valorizaciones, las cuales son reflejadas en el foro.
Estos aspectos serán expuestos en los siguientes trabajos posteriores, dejando al siguiente (estudiante) en orden al tema de exposición la correlativa explicación.

5. Guión Bibliográfico

Dale Carnegie
El Camino fácil para la eficacia. - Ed. Sudamericana.- Buenos Aires, Argentina, 1992.
David p. Jordan
Robespierre, El primer Revolucionario.- Ed. Vergara.- Buenos Aires, Argentina, 1986.
Suzanne Lassier
Gandhi y la no-violencia.- Ed. Paulinas.- Madrid, España, 1978.
Enrique Finot y Mariano Baptista
Nueva Historia de Bolivia, Historia Contemporánea de Bolivia.- Ed. Gisbert.- La Paz, Bolivia, 1978.
Gumucio.
Segundo T. Maida R.
Bolivia, Forjadores de la Historia.- Ed. América Ltda.- Santa Cruz, Bolivia, 1980.
Biblioteca
El Saber de un Pueblo.- Ed. Ministerio de Educación y Cultura.-
Pedagogica
La Paz, Bolivia, 1990.
Enciclopedia Europea Universal Espada-Calpe
Tomo XL. Ed. Espada-Calpe. .
Diccionario oceano.
Ed. Oceano,. Sección "Frases Célebres". Barcelona. España. 1990

 

 

Autor:


Ciro Añez Nuñez

Actualmente egresado de Derecho.
Universidad. Autónoma Gabriel Rene Moreno.
Santa Cruz de la Sierra – Bolivia.
Categoría: Derecho.

Partes: 1, 2


 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Comentarios


Trabajos relacionados

  • Acción

    Transmisión de la acción. Las partes. Facultades disciplinarias. Procesos de conocimiento. La acción es un derecho públ...

  • Derecho Tributario

    Reforma constitucional de 1994. Derecho tributario. Derecho comparado. Organo de control....

  • Derecho Civil

    Bienes y derechos reales. Concepto de bienes. Bienes corporales. Bienes en general. Derecho real de propiedad. Copropied...

Ver mas trabajos de Derecho

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.