Monografías Plus      Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

Eugenio Montejo: Viaje a lo sagrado




Partes: 1, 2

  1. Trópico Absoluto

Trópico Absoluto

La poesía de Eugenio Montejo es una conversación con su propio ser. Y es un viaje hacia su concepción del mundo, una re-creación del universo a través del lenguaje.

Trópico Absoluto, un libro de cincuenta y cinco poemas, publicado por Fundarte en 1982, conduce a una ciudad presentida en medio de la vegetación cerrada verdinegra del trópico. Ciudad de muros que cuentan su historia entre millones y millones de árboles abrazados, frescos como las noches de primavera:

No vi a Manoa, no hallé sus torres en el aire

...

seguí el cortejo de sombras ilusorias

que dibujan sus mapas

...

Nada vi parecido a Manoa

ni a su leyenda.

Anduve absorto detrás del arcoiris

que se curva hacia el sur y no se alcanza.

Manoa no estaba allí, quedaba a leguas de esos mundos,

_ siempre más lejos.

Ciudad habitada por la luz de la palabra, entramada con versos vegetales:

Me envuelven los ávidos anillos

de esta luz anaconda.

...

Sus lianas de cal van atando mis huesos.

Luz, testigo del tiempo y espejo de otra luz que ilumina más allá de los sentidos, más allá de esta tierra de gracia y también de peligros:

Me dejaron solo a la puerta del mundo

poeta expósito cantándome a mí mismo

...

De un golpe seco me arrancaron a la nada

...

Mi único padre es el deseo

y mi madre la angustia del huérfano en la tierra.

El ritmo en la poesía de Eugenio Montejo, tiende un puente al encuentro de su razón de ser en el mundo:

No adivino mi origen, mi futuro

y aunque por sangre soy fiel a las palabras

puedo jurar que cuando escribo

proviene como yo de algo muy lejos...

Estos versos revelan su misión de poeta. Confiesa que "soñó ser pájaro/ y no trajo las alas para el vuelo". Se equivoca, él levanta vuelo sobre su propio ser y encuentra su propia luz que lo conduce a Manoa, la ciudad legendaria:

Subo en las alas del pájaro que vuela

me oigo cantar en él más allá de la muerte...

Escuchemos el canto antiguo del poeta, que no le pertenece porque nos pertenece a todos. En cada hombre hay un lugar que aún no hemos encontrado:

Manoa no fue cantada como Troya

ni cayó en sitio

ni grabó sus paredes con hexámetros.

Montejo ha descubierto que "Manoa no es un lugar/sino un sentimiento." Es también la mujer amada:

La que amo duerme lejos, en otro país, en otro mundo

aunque su cuerpo al lado me acompaña.

Cierra los ojos y desaparece,

se va, la noche me la niega.

El deseo del poeta es la alquimia que transforma a la ciudad en mujer: "Toda mujer que amamos se vuelve Manoa", aquella sin la cual se es un cuerpo inerme, un universo detenido.

La fascinación que obra Aquello que nos falta, nos persigue desde la infancia, nos atrae como si estuviéramos incompletos. De pronto, aparece alguien a quien no habíamos visto jamás y ese ser se vuelve la parte de nuestro ser que andaba perdida. Desde ese instante, la persona encontrada se nos hace imprescindible, no podemos estar sin su presencia o, al menos,

sin su memoria: "Descubre tu presencia/y máteme tu vista y hermosura;/mira que la dolencia/de amor, que no se cura/sino con la presencia y la figura" , dice San Juan de la Cruz en su Cántico Espiritual. "No hay aviones que lleguen adonde se dirige/ninguna palabra me borra su silencio" dice Montejo. El ser amado no es sustituíble por nadie ni por nada.

Así Eugenio Montejo, encuentra a su amada transformada en sí mismo, confundida con la ciudad que soñó. Confiesa su experiencia con lo sagrado. Como él dice a Miguel Szinetar en una entrevista publicada en el diario El Nacional: "la poesía es una bendición, porque uno tiene la certeza, cuando se vincula con ella, incluso como lector, de que la poesía es la última religión que nos queda, substratum de lo que en un tiempo fue lo sagrado en la tierra."

En el poema "La Durmiente" de Trópico Absoluto, el poeta es un testigo de la muerte transitoria: "La que amo duerme lejos, en otro país,/en otro mundo,/aunque su cuerpo al lado me acompaña. Montejo aguarda su regreso: "Su cuerpo está conmigo pero adentro, no hay nadie/...una llama dorada titila/y nunca se apaga.



Poeta de alto vuelo, vuelo de águila hacia su propia alma, que se refleja a veces en un rostro, un río, un árbol:

En los llanos estuve

tierra adentro, hacia el alba de soles salvajes

donde la única montaña es uno mismo

o su caballo.

Es inútil resistirse. Aquello que anhelamos nos llama en las llanuras y en los mares, en las ciudades y en los bosques:

En las vastas planicies estuve

Partes: 1, 2

Página siguiente 

Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Lengua y Literatura

 
 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda