Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     
 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

El hombre y su evolución - Introducción a la Antropología (página 2)

Enviado por Noé Hernández Peña



Partes: 1, 2


Los primeros homínidos vivían en los bosques tropicales de África, desde la actual región del Sahel, al sur del Sahara, hasta el sur de la provincia del Cabo en Sudáfrica.

Esta región continental sufrió una serie de transformaciones hace unos 8 millones de años, la actividad volcánica y tectónica formó un sistema de cañadas y serranías conocido con el nombre de valle de Rifft. Con el paso del tiempo, el Rifft creó una barrera que dividió el continente en dos grandes porciones. En el lado oriental quedaron los antepasados de los homínidos, mientras que en el lado occidental los cambios climáticos no fueron muy drásticos y la permanencia de los bosques tropicales y la selva permitieron la supervivencia de los ancestros de los gorilas y chimpancés.

Tiempo después se produjeron cambios en el clima y los ecosistemas del este de África, dando origen al nacimiento de las grandes sabanas africanas. Este fue un proceso lento en el que las selvas húmedas dieron lugar a bosques cerrados, donde los homínidos desarrollaron el bipedismo.

Hacia los 2,500 millones de años, nuevos cambios ambientales dieron lugar a la sabana abierta con gran diversidad de animales como antílopes, elefantes, cebras y grandes felinos, además de los numerosos homínidos. En esa época se empezaron a utilizar las primeras herramientas de piedra conocidas.

El ser humano pertenece al orden de los primates, un grupo de más de 230 especies de mamíferos que incluye asimismo lemures, loris, tarseros, y simios. Sin embargo, entre todos presentan varias similitudes. Por ejemplo, todos los primates, incluido el ser humano, comparten al menos una de las siguientes características, mismas que los distinguen de otros mamíferos: mayor utilización de la vista en lugar del olfato, visión estereoscópica (tridimensional), extremidades superiores e inferiores con capacidad de agarrar y sostenerse en troncos y ramas de los árboles, capacidad de sostener y manipular objetos pequeños, cerebro de mayor tamaño en relación con el tamaño corporal, así como relaciones sociales complejas.

El género Australopithecus

Hasta hace 5 millones de años, aproximadamente, a través de nuestros ancestros comunes compartimos la misma historia con especies actualmente vivas y en peligro de extinción como el gorila, el chimpancé o el orangután. Lo que nos distingue del resto de las especies animales es nuestro cerebro, su tamaño y nuestra capacidad de razonar y crear cultura. La obsesión por marcar las características que nos separan de nuestros parientes más cercanos, los chimpancés, no es otra cosa que una muestra de soberbia antropocéntrica. Sin embargo, en aquella época la única diferencia importante era la forma de andar.

El término Australopithecus (el simio de África austral) lo acuño el profesor Raymond Dart a principios del siglo XX cuando descubrió el cráneo de un pequeño ser con características simiescas, pero con otras más que indicaban un enorme parecido con nosotros, los humanos actuales. Por sus restos, sabemos que el niño de Taung tenía un cerebro apenas un poco mayor que el de los chimpancés, un sistema dentario intermedio entre nosotros y los simios, y la postura bípeda. A pesar de la ferocidad de las críticas que se hicieron, el Australopithecus africanus fue la primera especie descrita de este género que cuenta en la actualidad con cerca de ocho especies.

 Lucy: Australopithecus Afarensis

El Australopithecus Afarensis es uno de los más antiguos ancestros del ser humano. Se trata de un primate que vivió entre los bosques tropicales y la sabana africana hace alrededor de 3,500 millones de años. La interpretación de la posible apariencia de "Lucy" se realizó con las más avanzadas técnicas de reconstrucción, utilizando los aportes de la antropología forense, la anatomía, la fisiología, la biomecánica y la biología evolutiva.

Proceso evolutivo

Todas las especies de organismos tienen su origen en un proceso de evolución biológica. Durante este proceso van surgiendo nuevas especies a causa de una serie de cambios naturales. En los animales que se reproducen sexualmente, incluido el ser humano, el término especie se refiere a un grupo cuyos miembros adultos se aparean de forma regular dando lugar a una descendencia fértil, es decir, vástagos que, a su vez, son capaces de reproducirse. Los científicos clasifican cada especie mediante un nombre científico único de dos términos. En este sistema el hombre moderno recibe el nombre de Homo sapiens .

El mecanismo del cambio evolutivo reside en los genes las unidades básicas hereditarias. Los genes determinan el desarrollo del cuerpo y de la conducta de un determinado organismo durante su vida. La información contenida en los genes puede variar y este proceso es conocido como mutación. La forma en que determinados genes se expresan —cómo afectan al cuerpo o al comportamiento de un organismo— también puede variar. Con el transcurso del tiempo, el cambio genético puede modificar un aspecto principal de la vida de una especie como, por ejemplo, su alimentación, su crecimiento o sus condiciones de habitabilidad.

Los cambios genéticos pueden mejorar la capacidad de los organismos para sobrevivir, reproducirse y, en animales, criar a su descendencia. Este proceso se denomina adaptación. Los progenitores transmiten mutaciones genéticas adaptables a su descendencia y finalmente estos cambios se generalizan en una población —un grupo de organismos de la misma especie que comparten un hábitat local particular. Existen numerosos factores que pueden favorecer nuevas adaptaciones, pero los cambios del entorno desempeñan a menudo un papel importante. Las antiguas especies de homínidos se fueron adaptando a nuevos entornos a medida que sus genes iban mutando, modificando así su anatomía (estructura corporal), fisiología (procesos físicos y químicos tales como la digestión) y comportamiento. A lo largo de grandes periodos de tiempo esta evolución fue modificando profundamente al ser humano y a su forma de vida.

Los científicos estiman que la línea de los homínidos comenzó a separarse de la de los simios africanos hace unos 10 o 5 millones de años. Esta cifra se ha fijado comparando las diferencias entre el mapa genético del género humano y el de los simios, y calculando a continuación el tiempo probable que pudieron tardar en desarrollarse estas diferencias. Utilizando técnicas similares y comparando las variaciones genéticas entre las poblaciones humanas en todo el mundo, los científicos han llegado a la conclusión de que los hombres tal vez compartieron unos antepasados genéticos comunes que vivieron hace unos 290.000 - 130.000 años.

Proceso de hominización

La especie humana se encuentra clasificada y colocada en los grupos taxonómicos que le corresponden según sus características morfológicas y anatómicas.

Tipo Cordados

Subtipos Vertebrados

Clase Mamíferos

Orden Primates

Superfamilia Hominoideos

Familia Homínidos

Género Homo

Especie Sapiens

El proceso de hominización se caracteriza por la postura erguida o tendencia al bipedismo. Esta característica posiblemente fue adquirida debido a que nuestros antepasados tuvieron que cambiar de hábitat, de selvas arboladas se desplazaron hacia las sabanas, cuyos espacios abiertos los obligaron a caminar. De igual manera, probablemente un cambio de clima propició tal cualidad.

A consecuencia del bipedismo, las extremidades anteriores se despegaron del piso lo que las convirtió en superiores. Este desarrollo fue fundamental para que esta especie pudiera coger alimentos y utensilios, lo que favoreció a la construcción de herramientas y al desarrollo de la inteligencia. La habilidad manual se debe a que el pulgar opuesto se alargó, logrando que que con el tiempo, las manos fueran menos toscas y más precisas.

De igual manera el cambio de dieta resultó un factor decisivo en este proceso, pues al pasar de los bosques hacia las sabanas e incrementarse los espacios abiertos el alimento no fue tan abundante, lo que los obligo a complementar la dieta vegetariana con animal, por medio de la caza. El aporte nutricional se complementó con la aportación calórica que al mismo tiempo permitió que no necesitaran comer de manera tan frecuente ni abundante. También, debido a esto el cerebro tuvo un desarrollo con mayor facilidad.

Otro cambio que produjo la dieta carnívora fue la adaptación de los dientes de por sí poco a poco especializados, el paladar adquiriere una forma parabólica y las piezas dentales se reducen a 32.

Asimismo, la ingesta de carne fue un motivo para el desarrollo de nuevas técnicas en la elaboración de herramientas, al igual que este hecho inició la socialización entre los individuos, porque se vuelven más conscientes de los lazos sociales, en los que surge el parentesco, a la vez que los lazos afectivos son más intensos.

El desarrollo progresivo de la capacidad craneana hasta en la especie humana permitió de igual forma el aumento en el volumen del encéfalo, con relación al resto del cuerpo, lo que aumentó por consiguiente el número de neuronas y por ende se incrementó la inteligencia. El Australopithecus tenía una capacidad craneana de 500 cc, mientras que la del Homo sapiens sapiens es de 1800 cc a 2000 cc. Ahora bien, el desarrollo de la inteligencia propició el del lenguaje articulado, un sistema de comunicación mucho más complejo que el de los demás animales. Es difícil determinar desde qué momento se inicia la comunicación por medio de palabras puesto que se han perdido las partes físicas relacionadas con el lenguaje, sin embargo, gracias a los estudios que se han realizado de moldes endocraneales del hemisferio izquierdo, en el que reside la capacidad del lenguaje, se ha podido observar que hay dos zonas concretas que se desarrollaron progresivamente a partir del Australopithecus.

Dentro de las modificaciones craneales se encuentra la desaparición de los arcos cuperciliares (moldura que existe sobre los ojos). El paso del prognatismo al ortognatismo permite la visión binocular y estereoscópica, así, al encontrarse los ojos en un plano frontal se obtiene una visión en relieve, aun cuando el campo visual se haya reducido.

El origen del género Homo

La discusión acerca de la emergencia del género homo ha intrigado durante mucho tiempo a los especialistas y no pocos debates han surgido al respecto. Se ha pensado que el origen del Homo estaba relacionado directamente con la técnica y la fabricación de utensilios, puesto que estas actividades suponen ciertas habilidades mentales así como una manipulación manual precisa que sólo puede existir en miembros de nuestro propio género.

Las investigaciones de los especialistas apuntan que el periodo de enfriamiento climático y de sequía que se presentó en África fue el escenario ideal para la evolución del Homo. De acuerdo con esta hipótesis, el proceso de adaptación dio como resultado un homínido capaz de fabricar utensilios, lo que supone una gran ventaja al poder tener opciones alternativas de alimentación cuando la vegetación escaseaba en un suelo cada vez más árido.

Actualmente los especialistas sostienen que el hombre evolucionó primero en África y que sólo vivió en este continente durante un par de millones de años, después de esto, la especie humano se dispersó fuera de dicho continente. El Homo erectus parece haber evolucionado en África a partir de poblaciones anteriores al Homo ergaster, para dispersarse por Asia hace unos 1,8 millones de años.

El Homo erectus tenía un cráneo bajo y redondeado, frente prominente y una capacidad craneana adulta de entre 800 y 1.250 cm 3 , una media dos veces superior a la de los australopitecinos. Sus huesos, incluido el cráneo, eran más gruesos que los de las especies anteriores. Unas prominentes marcas musculares y gruesas áreas reforzadas en los huesos indican que el cuerpo del H. erectus podía soportar fuertes movimientos y tensiones. Aunque tenía unos dientes mucho más pequeños que los australopitecinos, su mandíbula era grande y fuerte.

Origen del Homo sapiens

El origen de nuestra propia especie, el Homo sapiens, es uno de los temas más debatidos de la paleo-antropología. Este debate se centra en si el hombre está directamente relacionado con el Homo erectus o con el de Neandertal, grupo más moderno y conocido de homínidos que evolucionaron en los últimos 250.000 años. Los paleo-antropólogos utilizan por lo general el término de Homo sapiens sapiens para distinguir entre el hombre actual y estos antepasados similares.

Tradicionalmente los paleo-antropólogos clasificaban como Homo sapiens cualquier fósil humano de menos de 500,000 años que tuviese un cráneo mayor que el del Homo erectus . Las características del Homo sapiens distinguen la combinación de un esqueleto robusto, un cráneo grande y achatado con una mandíbula inferior sin mentón prominente. De todos los mamíferos, sólo el hombre tiene la cara posicionada directamente bajo el lóbulo frontal por lo que el hombre moderno tiende a tener una frente más alta que la que tenían el Neandertal y otros homínidos primitivos. El cerebro del Homo sapiens tiene una capacidad media de 1.400 cc que es más o menos el doble del tamaño del cerebro que poseían de sus antepasados prehistóricos, por tanto el comportamiento instintivo comenzó a ser modificado por medio del aprendizaje.

Poblamiento de América

Entre los sitios de desarrollo más temprano de México pueden mencionarse El Cedral, San Luis Potosí (31000 a.C.); a Tlapacoya, Estado de México y Caulapan, Puebla, fechados hacia el 20000 a.C.

Con un clima más frío y húmedo, el área ocupada por bosques y praderas era mayor y las zonas áridas más pequeñas, entre las especies de animales que las habitaron se encontraban mamíferos de tamaño mediano y grande, actualmente extintos.

Los grupos humanos eran nómadas dedicados a la caza y a la recolección de frutos, y contaban con herramientas de piedra tallada que utilizaban para la pesca y para trabajar la madera.

Poco a poco las organizaciones familiares se fueron haciendo más complejas y se establecieron lugares para la matanza de animales más grandes, como los mamuts y bisontes de los que aprovechaban la carne, como alimento y la piel para cubrirse de las bajas temperaturas. Los artefactos más característicos de esta etapa son las puntas de proyectil.

Al terminar el periodo de rápidos cambios en el clima, la distribución de la flora y la fauna se encontró parecida a la que se conoce hoy. La recolección de frutos tuvo mayor importancia y se complemento con la caza menor, la pesca y la recolección marina. Apareció el pulido de la piedra, que permitió la fabricación de herramientas más duras y resistentes destinadas al trabajo en madera (hachas y cazuelas) y a la molienda de semillas como son los yunques, los metates y los morteros.

Las poblaciones se agruparon en cinco tradiciones culturales principales: las tierras áridas y semiáridas, la selva tropical, los Altos de Chiapas y Guatemala, las costas, y las cuencas lacustres del centro de México. De estos grupos provienen los vestigios más antiguos que se conocen de redes, cestería y cordelería, así como también las primeras manifestaciones de tipo ceremonial, numerosos petroglifos y pinturas sobre piedras y paredes de roca de la región. Estos grupos desarrollaron un patrón de nomadismo cíclico, mediante el que aprovechaban los recursos disponibles en las épocas de lluvias.

Monografias.com

En los Altos de Chiapas y Guatemala, grupos nómadas semejantes a los de la selva tropical migraban cíclicamente a lo largo del año para explotar los recursos de los márgenes de la selva, los valles fluviales y las montañas, ya que dependían de la recolección de plantas, moluscos y crustáceos de agua dulce. Dichos grupos fueron reemplazados por pobladores agrícolas sedentarios hacia 2500 a.C.

Pueblos agrícolas sedentarios se establecieron en Santa Luisa, en el norte de Veracruz (hacia el año 3000 a.C.); Chantuto, Chiapas (2700 a.C.); Puerto Marqués, Guerrero (1900 a.C.), y Matanchén, Nayarit (1750 a.C.). Las comunidades costeras desaparecieron, salvo en la región del noroeste de México y Baja California.

En las tierras áridas y semiáridas se desarrollaron dos tradiciones culturales: la de la sierra de Tamaulipas y la del México central, quienes además de la recolección y la caza, iniciaron la domesticación de plantas, como el nopal, la tuna, la calabaza, las cetarias, el chile, el aguacate, el amaranto y el frijol, además del algodón, el guaje y las diferentes especies de maíz que constituyeron la base de la agricultura mesoamericana.

Entre los animales extintos que habitaban la región, se encuentran mamuts, mastodontes, gonfoterios, caballos, bisontes, enormes llamas, perezosos gigantes, gliptodontes que parecían armadillos gigantes; además de carnívoros como los osos de cara corta, grandes lobos y leones del Pleistoceno.

Fue alrededor de 7000 a.C. desaparecieron casi todos los grandes mamíferos, aunque unos pocos subsistieron por un par de milenios más en lugares favorables para su existencia.

Fin del Pleistoceno e Inicio del Holoceno

Los investigadores suponen que el estrecho de Bering fue la ruta por la cual las primeras poblaciones Homo Sapiens se aventuraron a América. El desequilibrio en los recursos motivó la migración de tales grupos, quienes poseían la tecnología y la organización social adecuadas para la supervivencia, de tal forma que lograron extender su presencia a través de un vasto territorio.El arribo del hombre al continente americano coincidió con la retirada de los hielos de la última glaciación y con la extinción de muchas especies de grandes mamíferos, entre los que destacaban los mastodontes, perezosos y tigres diente de sable; de igual manera habitaban llamas, camellos, tapires, caballos, yaks, antílopes, bisontes, mamuts y grandes aves no voladoras.

Existe mucha polémica sobre la causa de las extinciones de estos animales y aunque podemos atribuir este fenómeno a un proceso natural, también puede pensarse que la actividad humana tuvo una influencia notable. Cerca de la Ciudad de México, en Tlapacoya, se encontraron algunos restos: huesos de animales, artefactos de piedra y restos de hogares, que datan del 20 mil a.C. De fecha posterior, alrededor del 10 mil a.C., son los que se encontraron en la presa de Valsequillo, en Puebla. Sin embargo, los restos humanos más antiguos encontrados en Mesoamérica fueron localizados en Tepexpan y datan del año 8 mil a.C.

Hombre de Tepexpan

El 22 de febrero de 1947, en las cercanías del poblado de Tepexpan, Estado de México, el doctor Helmut de Terra y el ingeniero Arellano, recuperaron de los limos lacustres del Pleistoceno Superior del lago de Texcoco un esqueleto humano incompleto.A este espécimen se le han practicado diferentes estudios morfológico, métrico, químico, entre otros. Sin embargo, hasta la actualidad ha sido uno de los más polémicos, debido a que se han cuestionado los resultados de su edad biológica, sexo, estatura y su antigüedad, así como la forma en que fue excavado.En estudios recientes sobre la morfología del esqueleto se obtuvo como resultado que es de sexo masculino, de edad entre 30 y 35 años a su muerte, con una estatura de 1.70 metros.En lo referente a su antigüedad, recientemente fue datado por medio del Carbono 14 (AMS), dando una fecha aproximada de 2,200 años. Este análisis ha indicado que el resultado obtenido no es el correcto, debido a que presenta un alto grado de contaminación. El laboratorio recomienda que se vuelva a fechar, tomando una muestra de algún segmento del esqueleto menos contaminado para obtener un resultado confiable.

Caza del mamut

Monografias.com

Cuando se habla de la caza y de la pesca como principales métodos de subsistencia por parte de los primeros pobladores americanos, no debemos perder de vista otra actividad importante: el carroñero, que se daba cuando algún animal dejaba abandonados los restos de una presa, aunque también podía ser producto de la observación de algún animal herido o moribundo, al cual se le seguía hasta su muerte para poder aprovechar su carne.

De acuerdo con las recientes investigaciones, matar a un mamut era un suceso raro y peligroso por lo que los hombres tenían que esperar encontrar a un ejemplar moribundo o muerto, en lugares como lamederos de sal.

Las técnicas de caza se volvieron más complejas y eficaces. Hacían trampas para los grandes mamíferos o se les acosaba con ruido y fuego hasta hacerles caer por un precipicio o pantano. Tras esto eran descuartizados y las partes nutritivas se transportaban al campamento.

Monografias.com

Aproximadamente hace un millón de años, cuando aparecieron en Europa los mamuts, unos mamíferos de aproximadamente 4 metros. En México se descubrieron hace 50 años los restos óseos de varios de estos animales en las cercanías de los actuales poblados de Santa Isabel Iztapan y San Miguel Tocuila. Cabe destacar que de igual manera se encontró vestigio de fragmentos de hueso de mamut modificados por la acción humana por medio de instrumentos de piedra y obsidiana.

Actividad humana

La primera revolución económica de la historia del hombre se realiza durante la etapa neolítica, con el desarrollo de la agricultura y la domesticación de los animales. Se presume que para la etapa final del Paleolítico se da un cambio de suma importancia puesto que los grupos humanos, de ser cazadores y recolectores, se convierten en agricultores.

Dicha transformación de la economía humana abre la posibilidad del control sobre la producción de los alimentos necesarios, de tal manera que cultiva las plantas y domestica a los animales. Es así como los grupos de cazadores-recolectores empiezan gradualmente a convertirse en agricultores, lo que los lleva inevitablemente de una vida nómada a una vida sedentaria. Son variadas y complejas las causas de esta transición, sin embargo, podemos estar seguros de que desde la perspectiva demográfica, el crecimiento de los grupos humanos, fue el motivo principal para que se iniciaran estos importantes cambios.

Transición de la vida nómada a la sedentaria

Monografias.com

Este periodo de transición, que tuvo una duración aproximada de seis mil años, resulta de gran importancia para la evolución de las sociedades americanas, debido a la serie de experimentaciones que culminaron en la domesticación de las plantas y animales así como en el desarrollo de la agricultura.Podemos afirmar que existen dos focos nucleares de esta experimentación: Mesoamérica y el área andina. También se encuentra un foco secundario en la región amazónica-caribeña. Sin embargo, todos los anteriores, junto con otros de naturaleza más marginal, incorporan al registro universal de plantas cultivadas más de cien especies.En estos complicados procesos ocurridos en el continente americano, se le da mayor importancia a la agricultura, ya que los animales domesticados son escasos. El proceso fue el resultado de varios milenios de experimentación, cuidado y selección de los productos vegetales, definido por multitud de alternativas, caracterizado por la acumulación de conocimientos y acompañado por innovaciones técnicas adaptadas a él. La diversidad ambiental resultante del cambio al Holoceno produjo una rica variedad cultural.En Mesoamérica, la experimentación se orientó hacia el maíz, el frijol y la calabaza. En algunas de las regiones mejor investigadas, como lo son Tamaulipas, Tehuacan, el centro de México y el valle de Oaxaca se ha podido constatar que esta evolución no fue homogénea. El maíz (Zea mays), la planta más importante del Nuevo Continente, que procede de un antepasado silvestre y del teosinte (Zea mexicana), pudo ser utilizado en Guilá Naquitz (Oaxaca) desde el 7500 a.C., pero no se usa en Tehuacan hasta el cinco mil a.C., y en Tamaulipas hasta el tres mil a.C. Las distintas variedades de calabaza (Cucurbita pepo, mixta y moschata) aparecen también con una temporalidad diferente. La primera se conoce en Oaxaca hacia el ocho mil a.C. y llega a Tamaulipas hacia el siete mil a.C. y a Tehuacan en el cuatro mil a.C.

Monografias.com

Lo mismo sucede con el frijol (Phaseolus coccineus), el cual se aisló en Oaxaca entre el 8700 y el 6700 a.C., pero no llegó a Tamaulipas sino hasta el cinco mil y 2 500 a.C. y para los inicios de nuestra era a Tehuacan. Junto con estos tres alimentos básicos, también se utilizó pimiento (Capsicum annum), aguacate (Persea americana), amaranto (Amarantos spp.), mezquite, nopal, maguey, nueces y muchas otras especies. Respecto de los animales domesticados, sólo podemos mencionar a los perros, pavos y patos.

En el Area Andina se desarrollaron otras plantas autóctonas que resultaron de la misma importancia para la evolución cultural de las sociedades complejas. En especial la papa (Solanum tuberosum), que se cultivó en zonas de la sierra peruana hacia el 3500 a.C., mientras que otras regiones no la adquirieron hasta el mil a.C., e incluso no llegó a Bolivia hasta el 400 a. C. La quinoa (Chenopodium quinoa) aparece en Ayacucho (Perú) hacia el 4500 a.C. y no se explota en Argentina hasta inicios de nuestra era. Y lo mismo sucede con otras especies como la cañihua (Chenopodium pallidicaule) y la calabaza (Cucurbita ficifolia y moschata)En los Andes orientales y su confluencia con la Amazonía se experimentó con la batata (Ipomoea batatas) y el cacahuete (Arachis hipogaea). La domesticación de animales tuvo más importancia en el área andina que en Mesoamérica, llegando a desarrollarse una verdadera ganadería en torno a la llama (Lama glama) tal vez desde los inicios del tres mil a.C. También de gran valor económico fue la domesticación de un roedor: el cuy (Cavia porcelus).

Los primeros mexicanos

Los primeros mexicanos formaron pequeñas bandas de cazadores que llegaron en oleadas sucesivas, a través del Estrecho de Bering, en el transcurso de 50 mil años. Su avance paulatino se debió a que siguieron a los animales que habían entrado a territorio americano antes que ellos.Durante el periodo comprendido entre el 30 mil al 14 mil a.C., la población humana estaba compuesta por grupos nómadas que dependían de la recolección de distintos productos vegetales y animales, con poca dependencia de la cacería. Durante este periodo se puede observar la presencia de instrumental lítico de grandes dimensiones, realizado sobre lascas. Estos artefactos fueron por lo general de manufactura muy burda, elaborados con la técnica de percusión directa o indirecta y usando como materia prima la disponible localmente.Respecto de la economía de estos grupos podemos mencionar que no había especialización alguna, se utilizaba todo lo aprovechable dependiendo de regiones y las estaciones. Las localidades conocidas hasta el momento que quedan dentro de este horizonte son: Laguna de Chapala, Baja California Norte; El Cedral, San Luis Potosí; Chapala-Zocoalco, Jalisco; Tlapacoya, Estado de México; Caulapan, Puebla; Loltún, Yucatán, y Teopisca-Aguacatenango, Chiapas.

Monografias.com

Los primeros indicios de emigrantes que llegaron a México datan del 21 mil a.C., según pruebas de radiocarbono realizadas en Tlapacoya, cerca de la ciudad de México. En esta región, el hombre encontró una amplia variedad de especies botánicas a su disposición y pudo gozar de una dieta más variada. Tlapacoya: se localiza a 25 km al sureste de la Ciudad de México. En este sitio se encontraron restos de viviendas junto con los huesos de animales lo que indica que en tales lugares se consumieron.En la Presa de Valsequillo, al sur de la ciudad de Puebla, se exhumaron artefactos asociados a fósiles pleistocénicos. Entre los hallazgos destaca un hueso pélvico de elefante prehistórico sobre cuya superficie se hicieron burdas incisiones que sugieren la existencia de animales como bisontes y tapires.Los hallazgos más importantes comprendidos en el periodo de 14 mil al 9 mil a.C. son los de la Laguna de Chapala, los demás son hallazgos aislados. Ahí se localizó una cantidad considerable de puntas de proyectil, implementos de molienda y morteros. Al final del Cenolítico Inferior es ya claro el desarrollo de la especialización en la costa y la explotación de los recursos marítimos.Entre 1500 y 9000 a.C. se da la aparición de las puntas de proyectil llamadas Clovis; es desde este momento cuando se pueden sentar las bases para el estudio de la cultura paleoamericana puesto que dicho artefacto apareció disperso en Norteamérica y en menor número en Mesoamérica y América central.Durante el Cenolítico Superior empiezan a aparecer los instrumentos de molienda como metates planos. También se advierten los principios de la técnica del pulido de la piedra en artefactos tales como morteros y hachas. Se dan los primeros pasos para la domesticación de las plantas entre las cuales se pueden citar la calabaza, el chayote, el chile, el amaranto, el maíz y el frijol. Respecto de la caza, se continúa la depredación de animales de tamaño medio y pequeño.También durante este periodo, los asentamientos humanos siguen viviendo en cuevas o en campamentos al aire libre, generalmente próximos a fuentes de agua. Algunos de los sitios que podemos mencionar pertenecieron a esta etapa son: San Isidro, Nuevo León; San Nicolás, Querétaro; el centro de Veracruz; Tecolote, Hidalgo, Santa Isabel ztapan I y II, Estado de México; El Riego, Las Abejas y Coxcatlán, Puebla.En Tehuacán, Puebla (7200-5700 a.C.) se dieron los primeros pasos hacia la agricultura, ya que inició a cultivarse de manera periódica cuando algunas plantas como el aguacate, la calabaza y quizá semillas de amaranto y chile. Durante la este periodo hizo también su aparición el maíz.La aparición de la cerámica se sitúa alrededor de 4500 a 3500 a.C., teniendo como el complejo más antiguo, de acuerdo con los materiales cerámicos encontrados, el Sitio de Puerto Marqués. El segundo complejo cerámico se localiza en Chiapas y Guatemala.

Arte rupestre

El arte rupestre conforma un fenómeno cultural que se encuentra asociado con la aparición del Homo sapiens y engloba tanto a las pinturas aplicadas directamente sobre una pared rocosa como a los petroglifos o grabados en piedra, que consisten en figuras realizadas por medio de incisiones sobre la roca.

Monografias.com

Se ha encontrado arte rupestre en prácticamente todos los países, y corresponde a épocas muy variadas que van desde los 40 mil años hasta épocas muy recientes.En México encontramos arte rupestre en prácticamente cada estado de la República Mexicana con temáticas y ambientes muy diferentes. Uno de los conjuntos más impresionantes está conformado por las pinturas rupestres de la Sierra de San Francisco en Baja California Sur.

La sierra de San Francisco se localiza en el norte del estado de Baja California Sur. Esta sierra está conformada por una gran masa de rocas de edad terciaria de origen volcánico. En este paisaje abundan las cuevas, abrigos rocosos y respaldos que se han originado por la erosión diferencial de los estratos volcánicos.En esta abrupta topografía y en medio de un clima extremoso se localiza un gran conjunto de pinturas rupestres sorprendente por su número (se reconocen más de 220 sitios) y por las dimensiones de sus representaciones, que les han valido el apelativo de Gran Mural.

La cueva del Ratón

La Cueva del Ratón se localiza en la vertiente de una pequeña cañada a poca distancia del poblado de San Francisco de la Sierra, ubicado a 1,100 msnm. Se trata de uno de los sitios localizados a mayor altura en la sierra, ya que por lo general, los sitios se encuentran en el fondo de las cañadas, cerca de arroyos o tinajas.

El sitio está compuesto por abrigo rocoso de unos cien metros de largo y en su parte más alta, el techo alcanza hasta los diez metros de altura.

Qué representan las pinturas

Aparecen en estas pinturas figuras antropomorfas tanto masculinas como femeninas, dibujadas siempre en la misma posición estática, de frente y con los brazos levantados. No hay detalles corporales excepto por los senos de las mujeres, colocados en una posición anatómicamente imposible, debajo de las axilas. Asimismo, los pies se encuentran en una posición extraña como si apuntaran hacia arriba.

También hay representaciones zoomorfas de animales terrestres, como venados, berrendos, borregos cimarrón, pumas, conejos, coyotes; aves diversas y animales marinos como tortugas, mantarayas, leones marinos y peces. Los animales se representan de manera más dinámica y ligeramente más naturalista que los humanos, aunque nuevamente hay detalles en posiciones anatómicamente imposibles como la representación de las patas de los venados. Por último hay representaciones abstractas compuestas por líneas, cuadros, círculos y diferentes figuras geométricas.

Con qué fueron pintadas

Al igual que cualquier técnica pictórica, la pintura rupestre está formada por tres componentes esenciales: el pigmento, el aglutinante, utilizado para adherir la pintura a la superficie sobre la cual se aplica, y un vehículo, que por lo general es agua, que hace fluida la pintura.Las pinturas se realizaron utilizando cuatro colores, los más comunes son el rojo y el negro, el blanco fue empleado para delinear y el amarillo es el menos frecuente.Los pigmentos utilizados en la Cueva del Ratón han sido analizados para identificar su composición. El amarillo y el rojo se elaboraron mezclando yeso y pequeñas cantidades de óxido de hierro. La pintura negra está formada por óxido de manganeso y la pintura blanca por yeso. Es posible que la materia prima haya provenido de las laderas del volcán Tres Vírgenes, donde se han encontrado grandes cantidades de óxido de hierro y yeso, aunque aún no se sabe la procedencia del manganeso.La identificación de los aglutinantes, posiblemente la goma de una antigua planta, resulta difícil debido a que se tratan de materiales que se deterioran fácilmente. Sin embargo, aunque no se ha identificado el componente específico, los resultados de los análisis realizados hasta ahora muestran la presencia de un material orgánico dentro de la mezcla del pigmento.

 

 

 

Autor:

Noé Hernández Peña


Partes: 1, 2


 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Comentarios


Trabajos relacionados

  • Arqueología

    Identidad. La construcción del pasado. Interfase. Si nos atenemos estrictamente a la etimología, la arqueología (gr. ar...

  • Antropología

    El debate posmoderno, como modo de pensar. La mundialización-globalización, como contexto. Latinoamérica, como lugar de ...

  • El hotel de inmigrantes

    Monumento Histórico. Un proyecto valioso. Testimonios literarios. Periodismo y otras fuentes. En este trabajo me refier...

Ver mas trabajos de Antropologia

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.