Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     
 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

¿Qué entendemos por nulidad de un acto jurídico procesal? (Perú) (página 2)




Partes: 1, 2


Este principio esta normado en el Artículo 174 del Código Procesal Civil, que establece : " Quien formula nulidad tiene que acreditar estar perjudicado con el acto procesal viciado y, en su caso, precisar la defensa que no pudo realizar como consecuencia directa del acto procesal cuestionado. Así mismo, acreditara interés propio y especifico con relación a su pedido." y como se puede advertir, nuestro Código Procesal va mas allá cuando pide que además de ser el perjudicado quien solicite la nulidad, debe precisar cual es la defensa que dejo de utilizar, evitando así un mal uso de la institución y su indebida prórroga.

También llamado en la doctrina como el Principio de Especificidad. En este caso es aplicable el precepto de pas nullite sans texte, que significa que "Ningún acto procesal será declarado nulo si la ley no prevé expresamente esa sanción".

Sin embargo, no basta que la ley establezca una determinada formalidad para que su omisión genere la nulidad del acto procesal, sino que esta sanción podrá aplicarse cuando surja de manera expresa o implícita de la ley.

  • c. Principio De Conservación

Por este principio entendemos que en caso de duda debe mantenerse la validez del acto, por que se tiende a dar continuidad y efectos a los actos jurídicos sin importar el vicio que expongan, siempre y cuando, esta nulidad no sea de tal importancia que lesione la calidad misma del acto.

El fundamento de este principio estriba en que trata de brindársele al acto jurídico preferencia a la interpretación que traiga como consecuencia la validez de la cláusula dudosa o ambigua, pues la nulidad constituye un último recurso. Así el acto procesal será valido aun siendo irregular o defectuoso, si ha logrado el fin a que estaba destinado.

En cuanto se refiere al principio de conservación de los actos procesales recogido en el Art. 173 de nuestra legislación, es regulado en términos similares a la Ley orgánica del Poder Judicial Española, pretendiendo reducir al mínimo la crisis procesal inherente a la declaración de nulidad.

  • d. Principio de Protección:

Que descansa en la máxima Propiam Turpidenen allegan non est audiendus, que significa que la parte que a dado lugar a la nulidad, no puede alegar la invalidez del mismo acto procesal realizado.

En el derecho procesal rige el principio de conducta procesal de obrar de buena Fe y también la de ejercitar los derechos de buena fe, con un comportamiento coherente en la relación jurídico procesal, que a su vez genera la confianza procesal, que no debe ser defraudada. Todo ello en realidad responde a aquella regla conforme a la cual nadie puede ir validamente contra sus propios actos (adversus factum quis venire non potest).

Por lo que, con toda razón, Diez Picazo afirma que "El derecho que confiere la norma lo es en favor del inocente de toda culpa o dolo potenciándolo para protegerle contra las maniobras desleales de las personas capaces, aprovechándose de la inexperiencia o debilidad de aquel, con la finalidad de hacerlo víctima en sus relaciones jurídicas."[7]

Partiremos por señalar que convalidar significa confirmar, revalidar; cuando se corrobora la verdad, certeza o probabilidad de una cosa, se esta confirmando. La convalidación constituye un elemento saneador para los actos afectos de nulidad. Los mecanismos establecidos por el ordenamiento jurídico peruano, los tenemos en el Art. 172 del CPC.(tres primeros párrafos) cuando hay conocimiento oportuno del contenido de la resolución, cuando cumple su finalidad, cuando el facultado para pedir la nulidad no lo hace en la primera oportunidad que tuviera. De otro lado ratificar el acto es darle un nuevo valor y firmeza a una cosa, es decir, revalidarlo; y finalmente subsanar, significa reparar un error o vicio, remediando el defecto, sea a petición de parte o de oficio por el juez.

En todo caso, cuando hablamos de subsanación, nos remitimos al Art. 172 del Código Procesal Civil (cuarto párrafo) el que establece: "No hay nulidad si la subsanación del vicio no ha de influir en el sentido de la resolución o en las consecuencias del acto procesal.", es decir, este principio opera cuando un acto afecto de nulidad solo requiere una corrección, porque no influye en el sentido de la resolución o las consecuencias del acto, como por ejemplo el clásico error al consignar la fecha de la sentencia.

Dentro de la categoría de la Convalidación, encontramos a la convalidación Tácita, la misma que se produce cuando la parte legitimada para solicitar la nulidad, pese a conocer del acto defectuoso, deja pasar las oportunidades señaladas por la ley para impugnarlo (preclusión), por lo que su omisión le priva después del derecho para invocarla. A esta convalidación en doctrina se denomina convalidación por conformidad, pasividad que se interpreta como aquiescencia frente al acto irregular. Así el Art. 172 del Código Procesal Civil señala: Cuando el facultado para plantear la nulidad no formula su pedido en la primera oportunidad que tuviera para hacerlo.

En el consentimiento tácito del interesado, impera el principio dispositivo, el litigante es libre de impugnar el acto o de acatarlo, si lo acata debemos entender que esta conforme con lo resuelto por el juez.

De otro lado, la convalidación expresa se produce cuando la parte afectada con el vicio realiza actuaciones en el proceso, demostrando pleno conocimiento de él, contribuyendo a que el acto en que incide cumpla los fines previstos, en todo caso la parte perjudicada se presenta al proceso ratificando el acto viciado.

También podríamos hablar de una Convalidación Legal y otra judicial, la primera es una forma de convalidar los actos defectuosos, que no obstante carecer de un requisito formal, logran los fines que estaban previstos al ejercerlos. Como por ejemplo cuando existe vicio en la notificación, la nulidad se convalida si el litigante procede de manera que ponga de manifiesto haber tomado conocimiento oportuno del contenido de la resolución; y la segunda, llamada convalidación judicial, haciendo referencia de la integración judicial establecida en el artículo 172 del Código Procesal Civil (párrafos quinto y sexto), establece lo siguiente: "El juez puede integrar una resolución antes de su notificación. Después de la notificación, pero dentro del plazo que las partes dispongan para apelarla, de oficio o a pedido de parte, el juez puede integrarla cuando haya omitido pronunciamiento sobre algún punto principal o accesorio. El plazo para recurrir la resolución integrada se computa desde la notificación de la resolución que la integra.

El juez superior puede integrar la resolución recurrida cuando corran los supuestos del párrafo anterior. "

El principio de integración implica subsanar la omisión en que el juzgador haya incurrido, pronunciándose sobre el punto o los puntos que omitió resolver, lo cual constituye un modo de subsanar las resoluciones, y podrá hacerlo hasta antes de su notificación a las partes o en todo caso dentro del plazo en que las mismas pueden apelar la resolución, en cuyo caso se computa el plazo para apelar a partir de la notificación de la resolución que integra (Art. 172, quinto párrafo CPC). Así también las Salas Civiles pueden integrar la resolución apelada a condición de que se refiera a la omisión de pronunciamiento sobre algún punto controvertido en la parte decisoria de la resolución, pero que contenga su fundamentación en la parte considerativa de ella, de lo contrario se estaría atentando contra el principio de la doble instancia. (Art. X del Titulo Preliminar del Código Procesal Civil.)

En consecuencia lo más importante, por regla, no es querer convalidar sino no querer invalidar. Sin embargo tenemos causas de excepción por las que no son susceptibles de convalidación las nulidades procesales, como nulidades absolutas previstas por el legislador, normas de interés público, preceptos de carácter imperativo, normas que contiene un requisito de forma absoluta o normas de orden público.

En cuanto se refiere al acto inexistente es minoritaria la tendencia que admite su convalidación, pues como bien se establece en la doctrina, el consentimiento no convalida los meros hechos en el procedimiento, cuando ellos no constituyen "actos", por cuanto al no existir estos no precisa declaración judicial alguna.

Clases de nulidades procesales

En doctrina encontramos diferentes clasificaciones, así se habla de nulidades trascendentes e intrascendentes, nulidades expresas o implícitas, nulidades saneables o insaneables, nulidades absolutas o relativas; nulidad y anulabilidad, substanciales y accesorias, entre otros. En nuestra legislación se regula como nulidad absoluta o relativa; o lo que es lo mismo nulidad insubsanable y nulidad subsanable.

Sin embargo, en la doctrina partimos de lo que se entiende por ineficacia, así se habla de tres grados de ineficacia: Ineficacia Máxima o Inexistencia; en segundo grado, la nulidad absoluta y el tercer grado con mayores posibilidades de producir efectos jurídicos, la nulidad relativa. La inexistencia implica que un acto procesal carece de requisitos esenciales, para que tenga vida, la regla aplicable es que el acto inexistente no puede ser convalidado, ni necesita ser invalidado. En la nulidad Absoluta el acto existe hasta que se declare su invalidez, entonces la nulidad absoluta no puede ser convalidado, pero necesita ser invalidada. La nulidad relativa implica que el acto se reputa válido, hasta que sea anulado, y todo es nulo, desde el día que se anule, es decir, el acto relativamente nulo admite ser convalidado y puede ser convalidado.

La nulidad absoluta puede y debe ser declarada por el Juez de Oficio, y la relativa requiere petición de parte. Tanto el acto Nulo, como el anulable requieren declaración judicial y mientras tanto producen efectos, admitiendo el acto anulable la convalidación en ciertos casos, ya que hay vicios que no son tan graves, por lo que pueden ser subsanados e incluso convalidados, así nuestro Código Procesal Civil regula las Nulidades Absolutas o insubsanables y las Subsanables o relativas.

A continuación desarrollaremos con mayor detalle, dos clases de nulidad procesal, la nulidad absoluta y la relativa:

  • a. Nulidad Absoluta:

Podríamos conceptuarla como la máxima sanción, de acuerdo a nuestro ordenamiento jurídico, ya que con ella se priva de sus efectos a un determinado acto jurídico procesal por vicio o error incurrido en el mismo. El acto jurídico procesal nulo no produce efectos jurídicos a diferencia del anulable, ya que un acto jurídico procesal es nulo cuando los vicios o irregularidades en que se ha incurrido son de carácter esencial o fundamental que hacen que el procedimiento quede vulnerado en su parte medular o vital.

Encontramos regulada la Nulidad Absoluta o insubsanable en el Art. 171 del Código Procesal Civil, que establece que" la nulidad se sanciona por causa establecida en la ley. Sin embargo puede declararse cuando el acto procesal careciera de los requisitos indispensables para la obtención de su finalidad ". Con lo cual podemos apreciar que nuestro sistema adopta el establecido por el procedimiento Francés, por cuanto en el sistema Francés, los jueces no pueden declarar otras nulidades, que las previstas expresamente por la ley, es decir, la ley establece expresamente los actos procesales que adolecen de causal de nulidad insubsanable.

  • b. Nulidad Relativa:

Se dice que un acto jurídico procesal adolece de nulidad relativa cuando adolece de vicios de carácter procedimental que privan de sus efectos al acto jurídico viciado pudiendo ser convalidado, por lo tanto este acto jurídico procesal va ha producir efectos tanto jurídicos como fácticos hasta que se declara su anulabilidad, o de lo contrario podrá ser subsanada oportunamente para que produzca sus efectos jurídicos normales deseados.

En estos casos, los vicios o irregularidades que se cometieron no son esenciales y por lo tanto es aplicable el Principio de Convalidación por su relatividad, tal como su nombre lo indica, en este caso hablaremos de inobservancia de algunas formalidades que no traen mayor consecuencia en el desarrollo del proceso.

Extensión de la nulidad

La nulidad procesal de acuerdo al Código de Procedimientos de 1912 sirvió como una forma de entorpecer y eternizar él tramite de un proceso, ya que si en alguna etapa del proceso no se cumplía con las formas procesales generalmente se anulaba todo el proceso y se reponía su tramite hasta la etapa en que se había cometido el vicio procesal.

Enmendada esta conducta en el artículo 174 del Código Procesal civil vigente, la declaración de nulidad de un acto procesal no alcanza a los anteriores ni a los posteriores que sean independientes del acto que se declara invalidado. Además si el acto procesal consta de varias partes, la invalidación de una de las partes del acto procesal no afecta a las otras, que sean independientes ni tampoco impide la producción de sus efectos para los cuales, el acto es idóneo.

Así, el nuevo modelo le otorga al proceso una función pública, que interesa al estado y la colectividad; y un carácter imperativo, por lo que la inaplicación de las normas procesales, están consideradas como una transgresión del orden público y es la razón por la que si el acto procesal cumple con su finalidad, las formas procesales se convalidan y no pueden ser objetos de nulidad de oficio o a pedido de parte, teniendo en cuenta el principio de finalidad de los actos jurídicos procesales.

Oportunidad para pedir la nulidad de un acto jurídico procesal

Nuestra legislación regula expresamente la oportunidad en que pueden formularse estas nulidades en el Art. 176 del Código Procesal Civil, así se señala que el perjudicado con el vicio procesal debe pedirlo en la primera oportunidad que tuviera para hacerlo. Esta primera oportunidad puede estar referida, a dos momentos, el primero se produce una vez notificado el perjudicado con el acto procesal que adolece de vicio de nulidad y el segundo cuando el interesado recién se integra al proceso y existen actos procesales que adolecen de causal de nulidad o ineficacia procesal en el proceso que se ha venido tramitando sin su participación.

De otro lado, si el proceso se encuentra en trámite y no se ha pronunciado sentencia, el interesado puede pedir la nulidad de los actos procesales en cualquier estado del proceso, en la primera oportunidad que tenga, o sea al integrarse al proceso. En cambio, si el proceso ha sido sentenciado, la nulidad puede pedirla en el escrito que sustenta la apelación de dicha sentencia, en este caso nos ponemos en el supuesto, que esta parte se integra al proceso al momento de apelar la sentencia.

En el caso de las nulidades por vicios ocurridos en segunda instancia, estas son formuladas en la primera oportunidad que tuviere el interesado para hacerlo y en este caso la Sala Civil tiene dos opciones; puede resolver de plano o corriendo traslado a la otra parte.

¿Qué se entiende por nulidad de un acto jurídico procesal?

En conclusión, de lo anteriormente señalado podemos afirmar que la Nulidad Procesal es la sanción que ocasiona la ineficacia del acto, acto nulo que resulta privado de sus efectos a los que esta destinado por ley o la voluntad de las partes, a consecuencia de errores incurridos en el proceso; que se les denomina también como vicios o errores de procedimiento y que supone la defectuosa aplicación o inaplicación de normas adjetivas que afectan el trámite del proceso y/o los actos procesales que los componen, o vicios o errores de razonamiento, contenido o in iudicando, que vienen a ser los defectos que se producen en la decisión que adopta el magistrado y que generalmente afectan al ordenamiento jurídico sustantivo, es decir la aplicación o interpretación de la ley, tal como señala Alberto Hinostroza Minguez[8]Por lo tanto no se puede afirmar que si bien por lo general los vicios que obstan la nulidad procesal se encuentran en aspectos de forma, no existen vicios del consentimiento o voluntad como el dolo, error, intimidación o violencia.

Bibliografía

  • 1. ALSINA Hugo "Tratado Teórico Práctico de Derecho Procesal Civil y Comercial", Editorial Justicia, Buenos Aires, Argentina, 1963, 392 Páginas.

  • 2. CABANELLAS, Guillermo. "Diccionario Enciclopédico de Derecho Usual (Tomo V)", Editorial Heliasta,S.R.L. Buenos Aires, Argentina, 2003, 724 Páginas.

  • 3. COUTURE, Eduardo J. Fundamentos del Derecho Procesal Civil. Cuarta Edición Póstuma, Buenos Aires: Euros Editores. 2002, 416 Páginas.

  • 4. HINOSTROZA MINGUEZ, Alberto. La Nulidad Procesal (En el Proceso Civil). Primera Edición. Lima: Gaceta Jurídica Editores. R.L., 1999, 302 Páginas.

  • 5. TICONA Postigo, Víctor,"El Debido Proceso y La Demanda Civil "(Tomos I y II), Editorial Rodhas, Lima, Perú, 1999, 603 Páginas y 569 Páginas, respectivamente.

  • 6. TICONA Postigo, Víctor,"Análisis y Comentarios del Código Procesal Civil", (Tomo I), Editora Grijley, Lima, Perú, 1996, 605 Páginas.

  • 7. URQUIZO Pérez, Jorge, " Nuevo Derecho Procesal Civil"(TOMO I), Cooperativa Universitaria, Arequipa- Perú, 1996, 593 Págs.

 

Autora:

Ananí Elvira Diaz Roca

Perú

[1] CABANELLAS, Guillermo. "Diccionario Enciclopédico de Derecho Usual (Tomo V)", Editorial Heliasta, S.R.L. Buenos Aires, Argentina, 2003, Pág. 594.

[2] ALSINA Hugo "Tratado Teórico Práctico de Derecho Procesal Civil y Comercial", Editorial Justicia, Buenos Aires, Argentina, 1963, Pág. 354.

[3] COUTURE, Eduardo J. Fundamentos del Derecho Procesal Civil. Cuarta Edición Póstuma, Buenos Aires: Euros Editores. 2002. Pág. 116

[4] Sagástegui Urteaga ,Pedro ,citado en el Proyecto de Ley 3069, Info Vía el 24 de Marzo de 1999

[5] Ticona Postigo Víctor,"El Debido Proceso y la Demanda Civil"(Tomo II ), Editorial Rodhas, Lima, Perú, 1999, Pág. 62

[6] Couture, Eduardo J., Op. Cit., Pág. 397

[7] DIEZ Picasso, citado por Ticona Postigo en "Análisis y Comentarios al Código Procesal Civil"(Tomo II)", Editorial Grijley ,Lima , Perú , 1996, Pág. 745.

[8] HINOSTROZA MINGUEZ, Alberto. La Nulidad Procesal (En El Proceso Civil). Primera Edición. Lima: Gaceta Jurídica Editores. R.L., 1999, Pág.29


Partes: 1, 2


 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Comentarios


Trabajos relacionados

  • Acción

    Transmisión de la acción. Las partes. Facultades disciplinarias. Procesos de conocimiento. La acción es un derecho públ...

  • Derecho Tributario

    Reforma constitucional de 1994. Derecho tributario. Derecho comparado. Organo de control....

  • Derecho Civil

    Bienes y derechos reales. Concepto de bienes. Bienes corporales. Bienes en general. Derecho real de propiedad. Copropied...

Ver mas trabajos de Derecho

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.