Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     
 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Estructura y tipos de tesina (página 2)




Partes: 1, 2, 3


El Autor: Luis Oscar Donayre Yshii

CAPÍTULO I

"La tesina"

Por: Luis Oscar Donayre Yshii [1]

1.- Explicación Preliminar.-

Una tesis -en el sentido estricto de la palabra- es un trabajo de investigación mecanografiado, con una extensión media que varía entre las cien y cuatrocientas páginas, que se presenta para optar al título de "doctor". En otras palabras, la "tesis" propiamente dicha, es la tesis doctoral. Constituye un trabajo "original" de investigación, con el cual el doctorando demuestra que es un estudioso capaz de hacer avanzar la disciplina a que se dedica.

Aurelio Crisólogo Arce, en su obra "Diccionario Pedagógico" defina acertadamente a la tesina, señalando que "el término tesina no figura en el diccionario de la lengua; sin embargo, se usa en algunos países para designar a la tesis pequeña, como la de bachillerato profesional, por ejemplo. Es menos profunda que una tesis de máster o doctorado. La tesina, por sus características, es una investigación que se sitúa entre la monografía y la tesis. Tiene las mismas partes y formalidades de una tesis, pero es de escasa originalidad y profundidad".

Una tesina -o Trabajo Especial de Grado"- es un trabajo de investigación presentado para optar a una licenciatura o a una maestría. Es un trabajo de pretensiones más modestas que la "tesis" doctoral. Se hace con vistas al ejercicio profesional, mientras que la tesis doctoral se hace con vistas a la actividad académica.

Por otra parte, una tesina o trabajo de grado de licenciatura por lo general no pretende ser del todo "original" como la tesis doctoral, en el sentido de que no pretende "descubrir" algo que los demás no hayan dicho todavía. En la tesina o trabajo de grado para optar al título de licenciado, el estudiante demuestra que ha revisado críticamente la mayor parte de la "literatura" existente (es decir, los escritos publicados sobre su tema), ha sido capaz de exponerla con claridad y ha intentado interrelacionar los diversos puntos de vista, ofreciendo así una panorámica inteligente, quizá útil desde el punto de vista informativo para un especialista del ramo que no haya estudiado en profundidad tal problema particular.

Ahora bien, sucede que hay tesinas o trabajos de grado de licenciatura, realizados por estudiantes especialmente dotados, que son verdaderas tesis doctorales. Todo depende del nivel de seriedad de la investigación. Lo que es importante señalar es que donde se pide una producción original en la que se diga algo nuevo sobre un tema es en la tesis doctoral. Una tesina es más un trabajo de sistematización de teorías y/o experiencias, hecha de un modo igualmente serio, pero no tiene por qué ser "descubrir" algo que todavía no se ha dicho.

Un último detalle, las tesinas por lo general las haces alrededor de los 22 años de edad cuando estás terminando tu primera carrera en la universidad. Las tesis doctorales son hechas, por lo general, sobre los 40 años de edad, después de tener todo un cúmulo de experiencias académicas y profesionales. No obstante, esto no es una regla, pues existen doctores bastante jóvenes.

Dada la carencia de información que existe respecto a su definición y por consiguiente a su estructuración, lo que este trabajo propone es una explicación acertada de la tesina, hay autores que inclusive sostienen que en la actualidad la palabra tesina no esta incorporada en ningún diccionario del medio, otros sostienen por su parte que la tesina es un diminutivo de tesis, pero hay quienes no están de acuerdo con esta posición y defienden sus ideas sobre la tesina estableciendo que esta no tiene que ser menospreciada o dársele un valor inferior ya que también constituye investigación.

Dado que el tema es "La Tesina", resultaría necesario comenzar por buscar en algunos textos la definición de la misma; sin embargo, resulta que el término tesina es muy escaso en los textos comúnmente recomendados para elaborar trabajos académicos. Así, Igartua, Galindo Cáceres, García Ferrando, Cea D´Ancona, Hernández Sampieri y Rojas Soriano, entre otros, no tienen ninguna referencia al tema en cuestión. Parece ser que la tesina es un término que se ubica en el contexto de las instituciones educativas para referirse a una opción de titulación y que emerge en la década de los setenta. Así, conviene buscar entre los reglamentos de titulación de diversas escuelas:

a).- Reglamento de Opciones de Evaluación Profesional de la Universidad Autónoma del Estado de México, Capítulo III: de la Tesina, Artículos 8º. y 9º. Donde se menciona que es la realización de un trabajo escrito individual y la sustentación del mismo ante un Jurado y que debe reunir requisitos tales como ser una monografía, parte de una investigación en proceso o una traducción crítica, tener vinculación con alguna de las áreas del conocimiento del plan de estudios cursado, desarrollar el tema o problema, mediante una exposición o argumentación crítica, describir la metodología empleada, indicar las conclusiones y proposiciones a que se haya llegado, señalar las fuentes de información consultadas y tener una extensión mínima de 25 cuartillas, a renglón abierto.

b).- Reglamento de titulación de la Universidad Autónoma Metropolitana, Atzapotzalco. No agrega nada más a lo mencionado en el inciso inmediato anterior, con excepción de que deberán ser presentadas en un lapso no mayor de seis meses después de su autorización. En caso contrario se procederá a su cancelación.

c).- Reglamento de Titulación de la Escuela Nacional de Biblioteconomía y Archivonomía. Capítulo I, Disposiciones Generales, Artículo 1 (Junio 2004). Donde se regula el procedimiento administrativo, pero no se define qué es ni la caracterización.

d).- Universidad Autónoma de Sinaloa. Artículo 16. Elaboración y examen de tesina. Se dice que debe resolver un problema práctico donde aplique los métodos de trabajo y los conocimientos adquiridos en las asignaturas cursadas.

e).- Psiconet, Argentina. Reglamento de Tesina presentado por la gestión en la Sesión de Consejo Directivo del 2 de Agosto. Señala que el objetivo es promover el desarrollo de actitudes y habilidades relacionadas con las tareas de investigación en sus distintas modalidades, incluidas las investigaciones sobre las propias prácticas, donde el estudiante integre lo aprendido durante la carrera. En el proyecto deberá indicarse: Tema, metodología de trabajo elegida, los objetivos, las técnicas para la obtención y análisis de datos que utilizara, así como la bibliografía general básica, además de ajustarse a los criterios vigentes para la presentación de trabajos en publicaciones científicas y debe incluir: Planteo del problema, Marco teórico. Breve reseña de estudios sobre el tema, Tipo de estudio o trabajo, Método, Presentación y análisis de resultados, Comentarios y discusión, Referencias bibliografías.

f).- UNAM. Reglamento General de Exámenes. Artículo 21. Promover entre los egresados la obtención del título profesional a través de la presentación de una tesina, la cual consiste en un original que muestre la capacidad de análisis y expresión del egresado en su propia disciplina, por medio de una investigación original que muestre la capacidad de análisis y expresión del egresado en su propia disciplina por medio de una investigación exhaustiva, abordando un tema con rigor metodológico-técnico o científico.

Hasta aquí lo único claro es la diversidad de conceptos acerca de la tesina en diferentes instituciones educativas, en donde se no se encuentra diferencia con la tesis, como género o formato de titulación, y que se puede incluir cualquier exigencia y requisito.

2.- Diferentes Conceptos sobre la Tesina.-

Antes de abordar los conceptos que se presentan sobre la tesina debemos aclarar el panorama diciendo que la tesina no tiene una extensión rígida, ni tampoco una definición única, posee también una estructura y requisitos variables según la universidad que regula a la tesina como una opción de titulación, ya que son estas instituciones que en sus reglamentos internos de titulación inclusive definen y establecen los requisitos y pautas a seguir por el graduando para presentar una tesina y ser aprobada.

Adder, Ezequiel en su obra titulada "Técnicas de Investigación Social" nos da la siguiente Definición de Tesina: Es un trabajo individual que presenta el aspirante a la titulación como prueba de su capacidad para abordar una problemática teórica o metodológica o técnica o instrumental o de una práctica comunicativa, que le ha proporcionado la currícula de su carrera.

Taborga Huáscar, en su obra "Como hacer una Tesis" define a la tesina como: una modalidad de titulación que tiene como objetivo explorar o describir un fenómeno o tema correspondiente a una dimensión teórica o metodológica o instrumental o técnica o práctica o temática del campo del saber humano a través de un género discursivo de carácter académico.

Miguel Angel Maciel y cuyo referente fue el posmodernismo nos dice que una tesina es un género escrito de carácter académico que se utiliza como una opción de titulación.

BIORD CASTILLO Raúl, "Reglas de juego para los informes y trabajos de grado", dice que la tesina es una demostración de conocimientos o métodos o técnicas o manipulación de instrumentos o prácticas aprendidos durante la carrera.

RODRÍGUEZ VILLARES Julián, "Manual de Metodología para estudiantes y profesores", define a la tesina diciendo "no se trata de un Master o de un Doctorado. Aquí no hay que inventar nuevas hipótesis o probarlas, ni tampoco hacer una lectura sofisticada sobre un autor desconocido o difícil. Tampoco se trata de sistematizar enciclopédicamente la biografía de ninguno de los grandes, y si se hace un trabajo de campo no se supone que el mismo sentará las bases de una nueva disciplina, ni tampoco deberá cambiar las corrientes o lecturas que tenemos sobre algún fenómeno complejo.

De la Garza Toledo, Enrique. "Hacia una Metodología de la Reconstrucción" sostiene que: Se entiende por tesina el trabajo escrito individual de carácter monográfico y de compilación que expone mediante la descripción una investigación documental, de campo o el desarrollo de un trabajo práctico. Su estructura incluye una breve introducción y el desarrollo, es necesario que presente aparato crítico y conclusiones. Se requiere de al menos 10 fuentes de consulta. Su extensión mínima será de 20 cuartillas de texto más los anexos visuales que se requieran. Las copias de la tesina se pueden entregar en forma impresa, digital o en otro soporte según establezca la Dirección General de Bibliotecas. Esta modalidad requiere del aval de un docente, comprende réplica oral.

La Real Academia Española de la Lengua define a la tesina diciendo: (Del dim. de tesis). f. Trabajo escrito, exigido para ciertos grados en general inferiores al de doctor.

La definición dada por la Universidad Americana de Acapulco, facultad de Psicología: la Tesina es un trabajo escrito, individual, de menor alcance y exhaustividad que la Tesis, que aborda de manera sintética y rigurosa un tema de estudio.

La Tesina es un trabajo monográfico donde el alumno o egresado, mediante una investigación documental, deberá seleccionar, organizar, integrar y analizar críticamente la información más actual que le permita formular teóricamente la solución a un problema, previamente especificado acerca de algún tema de la Psicología.

Dado que la investigación documental requiere de un exhaustivo trabajo intelectual de reflexión e integración de información obtenida de distintas fuentes, se deberá generar una propuesta original, valiosa y necesaria, que aporte una solución a un problema de la Psicología, debidamente delimitado y contextualizado, que contribuya al progreso disciplinario y el enriquecimiento cultural de la comunidad.

Se entiende por Tesina el trabajo escrito individual de carácter monográfico y de compilación que expone mediante la descripción una investigación documental, de campo o el desarrollo de un trabajo práctico. Su estructura incluye una breve introducción y el desarrollo, es necesario que presente aparato crítico y conclusiones. Se requiere de al menos 10 fuentes de consulta. Su extensión mínima será de 20 cuartillas de texto más los anexos visuales que se requieran. Las copias de la Tesina se pueden entregar en forma impresa, digital o en otro soporte según establezca la Dirección General de Bibliotecas. Esta modalidad requiere del aval de un docente, comprende réplica oral.

3.- ¿Qué es una Tesina? Nociones Imprescindibles.-

La Tesina es una elaboración teórica basada en investigación bibliográfica. En la Tesina el estudiante muestra su capacidad para realizar una investigación sobre un tema o un problema filosófico, y presentar el proceso y el resultado de dicha investigación. Esto significa que en la Tesina se debe mostrar la competencia del estudiante respecto de los siguientes aspectos:

- Identificación y planteamiento de un tema o problema filosófico.

- Manejo de técnicas de investigación y de presentación monográfica.

- Revisión de fuentes filosóficas pertinentes al tema o problema.

- Estructuración y desarrollo del tema o problema.

La tesina puede mostrar diferentes posibilidades de conocimiento, contenido o estructura pudiendo resultar un informe profesional a manera de ensayo. La tesina puede ser la modalidad de titulación que adopten los egresados con experiencia profesional a fin de que recupere la perspectiva de su situación laboral.

Así podemos distinguir dos tesinas, una que puede realizar cualquier persona que quiera ampliar libremente sus conocimientos, como por ejemplo: una tesina sobre "La Teoría General del Acto Administrativo"; y por otra parte encontramos la tesina elaborada como requisito previo para la titulación y que en este caso la estructura que deba seguirse en su redacción así como su extensión variará según la universidad en que la regule o no. Se entiende por tesina el trabajo escrito individual de carácter monográfico y de compilación que expone mediante la descripción una investigación documental, de campo o el desarrollo de un trabajo práctico. Su estructura incluye una breve introducción y el desarrollo, es necesario que presente aparato crítico y conclusiones. Se requiere de variedad de fuentes de consulta.

En la tesina no necesariamente se sostiene tesis y pueden ser trabajos descriptivos monográficos, estudios de caso, manuales de operación o reportes o experiencias profesionales.

Dado que el tema es "La Tesina", resultaría necesario comenzar por buscar en algunos textos la definición de la misma; sin embargo, resulta que el término Tesina es muy escaso en los textos comúnmente recomendados para elaborar trabajos académicos. Así, Igartua, Galindo Cáceres, García Ferrando, Cea D´Ancona, Hernández Sampieri y Rojas Soriano, entre otros, no tienen ninguna referencia al tema en cuestión.

Para Saénz y Pintos, Tesina es el trabajo escrito que resulta de una revisión bibliográfica crítica sobre algún tema propio de la disciplina del sustentante, en la que debe presentar un enfoque particular de quien la presenta, trascendiendo la mera acumulación de datos.

Para Eduardo Escamilla en su "Revista Exposición Escrita" sobre Tesina indica claramente que La Tesina no debe ser considerada como un trabajo menor o  un diminutivo de la tesis, siempre y cuando mantenga un rigor científico epistemológico o metódico y técnico en su evaluación.

4.- Importancia de la Tesina ¿Por qué hacer una Tesina?-

Teniendo en cuenta que la tesina es un "primer trabajo" de investigación, sostenemos que la importancia de saber elaborar una tesina correctamente permitirá y facilitará la elaboración de posteriores trabajos de investigación más puros con un verdadero rigor científico, es decir que la tesina debe ser la base de iniciación de todo estudiante preocupado por expandir sus conocimientos de cualquier rama del saber.

En diversas universidades extranjeras principalmente los estudiantes universitarios tienen la posibilidad de graduarse mediante la presentación de una tesina, en el Perú tenemos a la Facultad de Ingeniería de Sistemas e Informática de la universidad Nacional Mayor de San Marcos que mediante su Reglamento para el programa de Titulación 2007, otorga la posibilidad a sus egresados de obtener la Titulación mediante la presentación de una tesina siguiendo sus pautas y respetando el Reglamento para luego sostener su trabajo ante el Jurado.

Tal vez la importancia mayor de elaborar una tesina radica en el hecho de que la tesina puede adquirir la categoría de tesis, es decir que un buen trabajo de investigación presentado en forma de tesina, si se sigue con constancia, y se profundiza en el tema y mediante un rigor científico, dicha tesina puede ser transformada en una tesis, podemos en este caso aventurarnos a decir que la tesina nos puede servir como una suerte de "borrador" para después aventurarnos a construir una tesis en base a esa tesina. La tesina es importante por lo siguiente:

- Es un requisito de carácter legal para terminar la currícula de materias de una carrera universitaria.

- Permitirá comprobar el grado de conocimientos que posee el investigador. Permitirá la evaluación y valoración del modelo científico adecuado a la investigación. Lograra el reconocimiento y evaluación de fuentes de información con interés para la investigación.

- Desarrollara argumentos razonados en torno a los conceptos adquiridos y cuestionamientos de supuestos. Justifica conocimientos a fondo sobre un tema específico, dentro de la gama de áreas, temas y materias que integran la currícula de una licenciatura.

- Despertará una capacidad de análisis e interpretación de las fuentes relacionadas con la investigación. Se adopta una metodología de investigación propia, ya sea de carácter general o particular, que le permitirá al alumno aprender a desarrollar este tipo de trabajos y otros similares para el futuro, a escala profesional.

- Permite, a través de una investigación formal, realizar una aportación, recopilación y/o experimentación de un conocimiento, tema o disciplina específica, dentro de una carrera. Es la primera oportunidad para experimentar y aprender a realizar ensayos, trabajos de investigación y redacción de trabajos de carácter profesional.

- Brindara capacidad para sintetizar las aportaciones realizadas al campo investigado a modo de conclusiones finales.

- Permite planificar un trabajo de investigación en relación tanto a la elaboración como a la organización de contenido y aspectos formales. Construirá narrativamente la investigación. Prepara al alumno para el estudio, investigación y desarrollo de un tema, tópico y/o material específico. Permitiendo que adquiera experiencia en este sentido.

- Recogerá y ordenara selectivamente el material bibliográfico y hemerográfico. Utilizara adecuadamente las fuentes de consulta de acuerdo con las pautas marcadas por normas consensuadas. Localizara la información relacionada con la investigación.

- Expone a si mismo (al estudiante) y a los demás, que se puede realizar una investigación sobre un tema en especial y, por consecuencia, da seguridad de que también se puede elaborar en un trabajo profesional.

- Comprueba a si mismo y a los demás, que el egresado posee un criterio profesional, dentro de una rama en especial, materia y/o toda una carrera como universitario. La tesina de grado tiene como objetivo contribuir a los conocimientos en las diferentes áreas, así como desarrollar la capacidad del estudiante para: Aplicar e integrar conocimientos del estudio de la realidad y sus posibles transformaciones. Ampliar su autonomía intelectual, su capacidad de crítica y propuesta. Estimular su labor creativa.

5.- ¿Yo puedo hacer una Tesina?-

Un dato curioso es que las tesinas por lo general las haces alrededor de los 22 años de edad cuando estás terminando tu primera carrera en la universidad. Las tesis doctorales son hechas, por lo general, sobre los 40 años de edad, después de tener todo un cúmulo de experiencias académicas y profesionales. No obstante, esto no es una regla, pues existen doctores bastante jóvenes.

Hacer una Tesina es fácil y difícil a la vez. Fácil, relativamente, porque no se trata de un Master o de un Doctorado. Aquí no hay que inventar nuevas hipótesis o probarlas, ni tampoco hacer una lectura sofisticada sobre un autor desconocido o difícil.

Tampoco se trata de sistematizar enciclopédicamente la biografía de ninguno de los grandes, y si se hace un trabajo de campo no se supone que el mismo sentará las bases de una nueva disciplina, ni tampoco deberá cambiar las corrientes o lecturas que tenemos sobre algún fenómeno complejo; pero la tesina es algo difícil ya que requiere de cierto grado de cientificidad y por tanto los estudiantes que cursan el ultimo año de la carrera de derecho, podemos culminar nuestros estudios con la elaboración de la tesina al fin de la carrera, en este trabajo el alumno ha de tratar un problema relativo a su carrera, debe construir un estudio original que demuestre su capacidad de investigación, espíritu critico, análisis, síntesis y madurez formativa. El tema de la tesina será especifico con una explicación razonada del porque y para que de la investigación; además incluirá cuales son las cuestiones que despierta, las hipótesis de las que se parte, las soluciones a las interrogantes planteadas se desarrollaran en el cuerpo de la tesina a modo de capítulos y culminara con las soluciones que sintetice en las aportaciones. El estudiante, ha su vez ha de conocer los distintos métodos de investigación para su aplicación y hará uso de distintas fuentes bibliografías y hemerográficas que justifiquen y apoyen los argumentos esgrimidos.

Los estudiantes que cursan el ultimo año de la carrera de derecho, podemos culminar nuestros estudios con la elaboración de la tesina al fin de la carrera, en este trabajo el alumno ha de tratar un problema relativo a su carrera, debe construir un estudio original que demuestre su capacidad de investigación, espíritu critico, análisis, síntesis y madurez formativa. El tema de la tesina será especifico con una explicación razonada del porque y para que de la investigación; además incluirá cuales son las cuestiones que despierta, las hipótesis de las que se parte, las soluciones a las interrogantes planteadas se desarrollaran en el cuerpo de la tesina a modo de capítulos y culminara con las soluciones que sintetice n las aportaciones. El estudiante, ha su vez ha de conocer los distintos métodos de investigación para su aplicación y hará uso de distintas fuentes bibliografías y hemerográficas que justifiquen y apoyen los argumentos esgrimidos.

Todo estudiante universitario esta en capacidad para abordar una investigación, por lo que al iniciarse en la investigación se recomienda empezar elaborando tesinas, ya que dicha investigación es un primer paso o una "primer investigación"; por lo que no hay que esperar terminar una carrera para poder hacer investigación y contribuir de alguna manera al autoaprendizaje.

Capítulo II

Partes de la tesina

1.- PARTES DE LA TESINA.

1.1.- Portada de la Tesina.- Debe llevar el nombre de la Institución, con mayúsculas, centrado en la parte superior; el título exacto de la Tesina, con mayúsculas; el nombre del autor. Al pie de página debe señalarse que el escrito es en cumplimiento de uno de los requisitos para obtener la licenciatura, ejemplo:

Tesina presentada para la obtención del título Profesional

Director de Tesina: Prof. Lic. ..............................

Ciudad, mes, año.

1.2.- Tabla de Contenido de la Tesina.- Presenta la estructura de la Tesina, incluyendo las divisiones en capítulos y subdivisiones, con la indicación de páginas. Debe colocarse antes del cuerpo del escrito e inmediatamente después de la portada. El título TABLA DE CONTENIDO se mecanografía centrado entre los márgenes, con mayúsculas, a unos seis cm. del borde superior del papel. A tres espacios verticales se escribe la palabra página, justificada con el margen derecho.

En la tabla de contenido se registran:

a) La Introducción.

b) Los Títulos de los Capítulos.

c) Las Secciones o Subdivisiones de cada Capítulo.

d) Los Apéndices.

e) La Bibliografía.

Capítulo III

Estructura básica de la tesina

1.- ESTRUCTURA DE LA TESINA

1.1.- Indicar la Forma, Contenido y Estructura que adquiere la Tesina.- Como por ejemplo: informe de práctica profesional.

1.2.- Delimitar el Campo Temático.- El cual específica donde se desarrolla la experiencia (espacio, tiempo y circunstancia).

1.3.- Justificación del Tema.- Indica la pertinencia del ejercicio, en específico para la disciplina; el conocimiento social en general, o para la práctica profesional del sustentante.

1.4.- Objetivos.- Expresan las metas y resultados alcanzados, en términos analíticos y materiales. El autor debe mostrar su competencia para llevar a cabo un proceso de investigación con un enfoque personal, interpretativo, acerca de algún planteamiento, tema, autor, texto, concepto o a través de la presentación de un ejercicio concreto, con la calidad y el profesionalismo que requiere el título por el que opta.

1.5.- Esquema de Presentación y Desarrollo de la Tesina.- Es el cuerpo de la Tesina, en donde el autor va a presentar toda la información en forma ordenada y procesada.

1.6.- Conclusiones.- Presentación de resultados.

1.7.- Aportes y Sugerencias.- Son muy importantes, ya que todo trabajo de investigación debe aportar algo nuevo, aunque sea mínimo.

1.8.- Fuentes de Información.- bibliografía, hemerográficas, entrevistas, páginas electrónicas, entre otros, deberán identificarse con claridad, respetando las convenciones para indicar de manera completa su referencia. Se deberá manejar un mínimo de 10 referencias especializadas de la disciplina.

2.- LAS CONDICIONES QUE DEBE CUMPLIR TODA TESINA

Toda Tesina debe ser elaborada siguiendo un planteamiento riguroso de la temática, problema o práctica, exposición de la teoría o metodología en la que se basa el trabajo, reflexión global y crítica del trabajo realizado, y manejo de información suficiente y actualizada sobre el tema. En este sentido, toda Tesina debe ser:

2.1.- Objetiva.- Basada en hechos y no en prejuicios o pareceres. En la redacción de los escritos científicos, debe controlarse cuidadosamente que no se filtren palabras subjetivas -tales como sustantivos, adjetivos, adverbios y verbos- que señalan la presencia del locutor en términos de valores, ideología o sistema de creencias. Se trata de huellas lingüísticas de naturaleza evaluativa o afectiva. Vale destacar que la elección de determinadas palabras por parte de un hablante es el más importante indicio de su ideología.

2.2.- Única.- Es decir; no mezclarla con otras ideas, ni mucho menos ser plagiada de otros trabajos ya concluidos. Significa que no ha sido un trabajo aprobado, copiado, imitado o traducido en ninguna otra universidad o escuela o editado en otro lugar. Por lo anterior, es recomendable que el alumno revise los trabajos de titulación de la propia institución e incluso de otras facultades o escuelas que ofrezcan la misma carrera. Incluso este ejercicio lo puede llevar a encontrar otras perspectivas del tema, otros libros de consulta, una revisión bibliográfica crítica, etc.

2.3.- Clara y Precisa.- Para ello conviene formularla en forma de oración completa, debe ser específica y no caer en generalizaciones. Claridad significa que el texto se lee y se entiende rápidamente. El trabajo es fácil de entender cuando el lenguaje es sencillo, las oraciones están bien construidas y cada párrafo desarrolla el tema siguiendo un orden lógico y consistente. Procedimientos para obtener claridad: Ordenar las ideas y conceptos en forma lógica, anotar las ideas una sola vez, evitando el exceso de explicaciones, eliminar las acotaciones innecesarias, evitar el uso de términos confusos, redactar párrafos claros, sencillos, utilizar lenguaje conocido y sencillo.

Precisión significa usar las palabras que comunican exactamente, sin duda alguna, lo que quieres decir.

Para entenderlo mejor veamos un ejemplo, que es un error muy común:

El corpus se distribuyó mejor cuando tuvimos en cuenta las edades de los encuestados.

El autor de esta oración sabe exactamente qué significa mejor, pero ¿lo sabe el lector? Mejor puede significar rápidamente, uniformemente, según se esperaba, o varias otras cosas. Para escribir con precisión hay que aprender a revisar lo que se produce desde la perspectiva del lector. Un ejercicio prudente es darlo a leer por una persona que no está directamente relacionada con el trabajo que estamos realizando.

2.4.- Aportar Algo Nuevo.- Sobre la investigación ya realizada, el autor debe llegar a inferir algún tipo de deducción lógico que debe ser plasmado como un aporte para el lector, aquí pueden presentarse nuevas experiencias adquiridas durante la elaboración del trabajo o datos resaltantes y muy significativos. Consiste en el pensamiento crítico de la vida cotidiana relacionada con su visión filosófica, económica y política para conocer los alcances y limitaciones que tiene su trabajo Terminal.

Capítulo IV

Tipos de tesinas

1.- TIPOS DE TESINAS.-

Encontramos dos tipos de tesinas: tesinas con carácter metodológico- técnico y tesinas con carácter metodológico- científico. Se debe, por tanto, elegir sólo una de las dos opciones. Las características de estos dos tipos de tesinas son:

1.1.- La Tesina con Carácter de Rigor Metodológico-Técnico.-

Antes de optar por una Tesina con rigor metodológico-técnico son necesarias las definiciones de metodología y técnica. 

Se define metodología como "el estudio crítico del método. Método es una sucesión de pasos ligados entre sí por un propósito, busca la verdad. Método de trabajo científico es el procedimiento rígidamente criticado para encontrar conocimientos evaluados como "nuevos", como desconocidos hasta este momento para el grupo de científicos mejor informados y satisfactoriamente comprobados por ellos". Los pasos generales a criticar, según Pardinas, son: a) el problema del estudio (tema); b) marco teórico; c) observaciones que van a ser utilizadas en el diseño de la prueba de hipótesis; d) hipótesis; e) determinación del tamaño de muestra; f) diseño de la prueba; f) ejecución de la prueba; g) depuración y tabulación de los datos; h) decisión respecto a la hipótesis y conclusiones; i) bibliografía; j) notas del texto; k) cuadros y tablas.

Para saber sobre el rigor técnico es necesario definir este término. Lo técnico se refiere a procedimientos más específicos que son usados en los diferentes métodos, pero no buscan la verdad. Gaitán y Piñuel entienden por técnicas de investigación  a aquél género de actividades sometidas a procedimientos específicos orientados a la elaboración, registro y tratamiento de datos de conocimiento, capaces de servir para representar un objeto científico de estudio.

En las tesinas, de temas con rigor metodológico- técnico, se realiza una argumentación de los métodos empleados y sus pasos en relación con la técnica aplicada, señalando los procedimientos de elaboración, registro y tratamiento de datos sobre el tema tratado.

El alumno, entonces, debe conocer los métodos generales y específicos, pues esto nos llevará a la delimitación correcta del método y a determinar aquellas técnicas que servirán a manera de reflexión en las conclusiones del trabajo de investigación.

De esta manera queda claro que la esencia de la Tesina es la revisión específica y global de los procedimientos de las técnicas y de las aportaciones novedosas para el estudio. Cabe aclarar que en nuestro país hace falta una revisión de las técnicas como procedimientos de validez científica.

Si una tesis requiere de una coherencia epistemológica entre teoría, método y técnica, en este tipo de tesinas es necesaria la explicación sistemática de tres elementos: la metodología debe aproximarse al tema; la reflexión, valoración y aportación de la técnica; y, por último, el diagnóstico o aportaciones novedosas del referente resultado de la aplicación de la técnica. Lo anterior significa que se conserva la esencia de un trabajo de investigación con pretensión científica. No se trata de una extensión de cuartillas, sino de la comprehensión del proceso científico para habilitar al sustentante en estudios de maestría o doctorado. Al terminar la Tesina el alumno tendrá la opción, necesidad u obligación de discutir sus resultados con paradigmas teóricos para verificar, ampliar o rectificar el conocimiento sobre el referente estudiado.

Las tesinas con carácter de rigor metodológico- técnico a su vez se dividen en los siguientes tipos de investigación:

a) La Memoria o Informe.- La memoria o informe constituye una breve descripción objetiva y honesta de algún tema o preocupación. En buena cuenta se trata de decir en ella qué se hizo y qué no se hizo durante un período determinado. Se sugiere que la memoria también contenga aquello qué falta para terminar el trabajo. La memoria comprende: a) la descripción de los problemas que faltan para terminar un trabajo; b) los métodos que se han usado en ese lapso de tiempo; c) los resultados concretos de la investigación; y, d) las conclusiones.

El propósito es dar un breve informe de la investigación emprendida. Es la técnica que mejor manejan los profesionales. No se necesita ser un reconocido estudioso del Derecho para llevarla a cabo. Diariamente, los abogados son requeridos para preparar esta clase de documentos y suelen hacerlos -no obstante la cortedad del tiempo- con solvencia.

En el trabajo científico las memorias constituyen excelentes medios de control del desarrollo de la tesis, tanto en manos de los profesores como de los alumnos. Para los profesores les resulta sumamente útil como un medio de comprobar los avances de sus asesorados; para los estudiantes, un excepcional mecanismo de autovigilancia. El profesor descubrirá las mentiras y las trampas de sus alumnos; éstos, a su vez, verificarán el grado de progreso de su propia tesis. Con la memoria el catedrático sabrá a ciencia cierta si un alumno avanza su tesis y si alguna vez se graduará; el alumno sacará también sus propias conclusiones

El profesor nunca habrá de contentarse con las memorias de sus pupilos, sino, las contrasta con los avances de la tesis misma. Es más, necesita tener a la vista los progresos anteriores a la presentación del informe. Lo más aconsejable es que lleve cuenta sobre el desarrollo de la tesis. El detalle de los progresos estudiantiles puede contenerse en un cuaderno simple o en el disco duro de una computadora. No puede olvidarse premiar los avances y castigar los atrasos. Debe cuidar de tener a la vista los progresos de sus alumnos en cursos previos de investigación o en seminarios de tesis, pues, de otro modo, es muy probable que presenten el mismo estado de un trabajo ya presentado a sus nuevos profesores, sin haber introducido agregado alguno.

Los alumnos, por su parte -siempre que quieran culminar su tesis- pueden elaborar memorias, incluso sin la exigencia del profesor, ya sea que sigan estudiando o ya sea que han terminado sus estudios, pero no han preparado aún la tesis. Especialmente quienes son egresados de la Facultad o de una Maestría -si realmente quieren sustentar la tesis- preparen sus informes o memorias por lo menos dos veces al año. No importa si indican que no han avanzado nada o si han avanzado muy poco. Por lo menos tendrán una forma de presión que acicatee su 'trabajo trunco. Es mejor tener la esperanza de concluir la tesis a no hacerla nunca.

b) La Reseña o Recensión.- Es el resumen y el comentario más o menos exhaustivo y crítico de un libro o de una monografía científica, que normalmente se publica en la sección bibliográfica de cualquier revista especializada. La reseña es una narración sucinta, pero crítica. Existen recensiones descriptivas que sólo narran el contenido de un trabajo. Las hay también críticas que comentan, a favor o en contra, o las dos cosas a la vez, el contenido y las conclusiones de un estudio. Las reseñas críticas constituyen el mejor ejemplo del género. Las reseñas descriptivas son las más pobres, pero, en nuestro medio, las más abundantes.

Una reseña no puede ser ni brutal ni comedida. Tanto la adulación como el insulto personal contrarían la vocación científica. Si el que reseña discrepa totalmente de la obra de otro, debe situarse en el exclusivo plano de las ideas formuladas en el texto, nunca al margen de él. Las mofas y las acusaciones personales no pueden definirse como reseñas serias. La bajeza y la mezquindad son incompatibles con este género académico. Una de las más usuales formas de este jaez son las acusaciones de plagio. En estas circunstancias, es preciso alcanzar pruebas irrecusables que acreditan la denuncia, citando al efecto los fragmentos más evidentes que sostengan las acusaciones. Acusaciones sobre frivolidad o superficialidad tampoco pueden dejar de ir acompañadas de una argumentación válida. A modo de contraejemplo, durante varios años desde una revista histórica de prestigio, la Revista Andina, su antiguo director ridiculizaba sistemáticamente el trabajo de sus colegas. Dado que como director acaparaba la sección de reseñas, utilizó la tribuna para despotricar de medio mundo. Los asociados debieron poner coto a los agravios personales y, felizmente, el sujeto fue defenestrado. A veces -y en el campo del Derecho, como en cualquier otro eso es frecuente- los odios personales predominan sobre las valoraciones académicas. Muchas veces el reconocimiento de los académicos no proviene de las esferas locales, sino del extranjero. Señal que algo anda mal.

Abundan también las reseñas encomiásticas, que, en el plano del Derecho, suelen ser las mayoritarias. Cualquier libro malo es considerado como una gran contribución. Recuerdo que, para un recensionista habitual del diario El Comercio, el pésimo libro de un vocal supremo, acababa siendo un clásico de la ciencia jurídica. El afecto o las relaciones se tornaban en el eje de la valoración, en lugar que lo fuera la aproximación objetiva. Recomiendo dudar de las reseñas de los periódicos, las cuales responden más al prestigio social del autor que a su talento científico. Un mediocre abogado o un apocado magistrado terminan, bajo el canal informativo de los periódicos o de la televisión, como consagrados estudiosos. No existen tampoco en nuestros medios mayores espacios de divulgación periodística de las obras jurídicas. Quisiera recordar una anécdota personal. Acababa de publicar El Código napoleónico y su recepción en América latina, después de regresar de una beca alemana. El libro tuvo una inmediata acogida en Chile y Argentina, también en el Perú. Sin embargo, el reportero de un diario, a través de otra persona vinculada a la prensa, me solicitó una entrevista. Argumentó que para prepararla necesitaba de todas mis publicaciones. De manera que haciendo un gran esfuerzo junté publicaciones que ya no se hallaban en circulación. El periodista nunca se presentó. Cuando lo llamé me dijo que en la página central querían "temas prácticos" y no teóricos. Precisamente en la página que se me había reservado apareció una entrevista en tomo a la Declaración de fábrica. Demás está decir que no me retomaron los libros. En verdad, tampoco me importó mucho, pues más me interesaba la reseña del trabajo en revistas internacionales.

Una de las exigencias de las reseñas consiste en su objetividad, esto es, en la inconveniencia de falsificar las opiniones o deformarlas. También debe evitarse la subjetividad a favor o en contra. Las corrientes ideológicas, la fama, el anonimato o el desprestigio personal no pueden recogerse como datos sustanciales para redactar una reseña. Una reseña evalúa en forma imparcial el contenido de la publicación: debe invitar a los eventuales lectores a acercarse al trabajo, pero también lo previene contra sus posibles deficiencias. De otro lado, una reseña puede ser el mejor comienzo para la preparación de un artículo, monografía, tesis o libro. Recomiendo que las investigaciones se inicien por este género. No importa si, a la larga, la reseña no se publica. Será, en realidad, una magnífica práctica académica que habilita al estudioso en el camino de la tesis. En realidad, la reseña es el primer paso de la preparación intelectual. Pero, para muchos puede ser también el último: numerosos profesores limitan su trabajo intelectual a la preparación de reseñas y nunca llegan ni siquiera al artículo científico o la monografía.

En el campo jurídico una forma análoga a la reseña es la semblanza. Como normalmente no se critica a los grandes juristas, sino que se admite a ciegas su opinión, tal género ha alcanzado un lugar especial, es decir, es una nueva forma de hagiografía como la de los santos. Nada más errado. El mejor homenaje que puede rendirse a un jurista brillante reside en el comentario crítico de su obra, antes que en los elogios desmedidos a su persona.

c) El Ensayo.- Mientras que la tesis y, sobre todo las monografías suelen constituir una obligación; el ensayo siempre asume que se tiene interés íntimo por el tema. El ensayo constituye un asunto sobre el cual se tiene predilección personal. No será nunca una obligación académica. Los profesores, en el marco de sus cursos, disponen que se redacten monografías, pero no ensayos, pues, éstos constituyen el reino libre del saber y de la comunicación intelectual.

Un ensayo es el comentario libre en torno a un tema, ya sea éste científico, literario o informativo. Encierra una gran libertad de enfoque del autor, que suele prescindir casi en absoluto del aparato crítico exterior, aunque está obligado a mantenerse dentro de los límites del rigor intelectual. En consecuencia, no es condición necesaria que el ensayo esté nutrido de notas bibliográficas o que abunde en comentarios marginales. Estos inclusive pueden hallarse ausentes. Se ha definido al ensayo como un "escrito, generalmente breve, en el que se expone, analiza y comenta un tema, sin la extensión ni profundidad que exigen el tratado o el manual".

En la tradición intelectual latinoamericana la ensayística ha sido el género predominante. Basta recordar los trabajos de Enrique Rodó, Faustino Sarmiento, Manuel Gonzales Prada, José Carlos Mariátegui, Víctor Andrés Belaunde y Víctor Raúl Haya de la Torre. En los países anglosajones el género no goza de prestigio, En esos países es un ensayista el periodista o el literato, nunca el académico, que prefiere trabajar sesudos artículos, monografías, tesis o libros.

Las características del ensayo Son: una extensión formal relativamente breve; un fondo expositivo de análisis y comentario, antes que un trabajo analítico; un tema unitario, aun cuando sea omnicomprensivo; el predominio de una preocupación estética sobre el rigor científico; la presencia de los juicios valorativos sin apoyo en evidencias. El ensayo se diferencia del tratado, del manual o de la monografía en una menor extensión formal y en su menor profundidad analítica. No se necesita un especial dominio de la técnica de investigación científica. Tan sólo requiere de una amplia cultura y madurez intelectual. El periodismo suele ser la tentación para el ensayo al que sucumben los académicos más superficiales. El ensayo debe ser considerado como un simple ejercicio intelectual, como la práctica de calentamiento del estudioso serio, nunca como el trabajo final. Para la investigación sería el equivalente de la calistenia en el deporte o el atletismo profesional. En un medio tan poco exigente como el nuestro se llama "intelectual" al ensayista; el académico tiene otra factura y su aparición entre nosotros es más reciente. Una cosa es el intelectual, apegado a los ensayos -sobre todo de índole periodístico-, otra cosa es el académico. El intelectual es un hombre culto; el académico, un estudioso sistemático. El intelectual es un diletante, un superficial y un snob; el académico, un profesional de la investigación. El intelectual carece de métodos, sus apreciaciones son subjetivas, sus conclusiones apriorísticas, su discurso falaz y dirigido al gran público; el académico no escribe para las masas, sino para contribuir al desarrollo de una disciplina. El intelectual espera la complacencia y el aplauso de su público; el académico las críticas del círculo estrecho de sus colegas. Quien hace una tesis no espera matricularse en el número abierto de los intelectuales, sino en el número cerrado de sus colegas. El intelectual busca y alcanza la fama; el académico no busca el prestigio público, sólo encuentra el reconocimiento objetivo del medio científico. El intelectual gusta de la exposición oral, el académico, sin perjuicio de la conferencia académica, prefiere el, discurso escrito. El intelectual opta por la retórica, el académico, por los datos. El intelectual es arbitrario; el académico, tolerante. El intelectual navega en una biblioteca; el académico la organiza. El intelectual ama los periódicos, la radio y la televisión; el académico se cuida de ellos, su tribuna no es otra que las revistas científicas y las editoriales. El intelectual es ensayista; el académico es monográfico, en el mejor sentido de la palabra. Quien aspire a sustentar una tesis doctoral debe reconocerse en el número de los académicos, no en el de los intelectuales.

d) La Monografía.- Existen discusiones entre los metodólogos sobre lo que se entiende por monografía. Las tendencias se dividen en dos:

  • Desde una perspectiva formal, sobre todo ante los ojos de los editores, una monografía no es tan pequeña como un artículo, que puede alcanzar treinta páginas, pero tampoco tan extensa como una tesis, que normalmente pasa de cien páginas. La monografía se inscribiría en la mitad, es decir, se trata de un trabajo que está por encima de las treinta páginas y por debajo de las cien. Por su longitud no puede aparecer en una revista convencional pero tampoco admite ser convertida en libro. Normalmente se publica en revistas muy especializadas o en trabajos independientes, bajo el nombre de cuadernos de investigación, de tiraje muy corto y dirigido principalmente a los investigadores o especialistas en esa área. Esta concepción de la monografía, de filiación anglosajona, espera que ella tenga un alto rigor científico y profundidad. Por lo general, en la comunidad académica preceden a la elaboración de un gran libro. Los autores publican sus monografías con el propósito de discutir sus alcances con otros especialistas. De este modo ya conocen las posturas de los críticos y pueden introducir ciertos cambios a su trabajo Final que puede concluir en una tesis o en un libro. Constituyen algo así como borradores o presentaciones preliminares de un trabajo de más largo aliento.

En nuestro medio, revistas como Derecho, la revista de profesores de la Universidad Católica, o lus et Praxis, revista de profesores de la Universidad de Lima, acostumbran publicar monografías. No así las revistas estudiantiles, que no toleran investigaciones de más de veinte páginas. El Instituto Riva-Agüero de la Universidad Católica suele publicar los Cuadernos de Investigación, que se inscriben en una línea monográfica seria. Estos trabajos deben de tener un rico aparato crítico, es decir, una sólida bibliografía y abundantes notas, de las que se puede prescindir en un artículo corto. Las monografías siempre están dotadas de texto central y notas: el primero es el cuerpo central y básico del trabajo, el cual reúne todos los materiales pertinentes e inmediatamente comprometidos con la exposición. Las notas, por lo general a pie de página, sirven para colocar referencias bibliográficas o documentales, hacer aclaraciones o críticas marginales, ofrecer detalles adicionales o acreditar demostraciones.

  • La segunda corriente, de línea latina, considera que una monografía es un trabajo descriptivo que carece de hipótesis generales o particulares. No interesa aquí el número de páginas. Puede ser un tratado de numerosos volúmenes, un pequeño libro o un artículo corto o largo. De allí que se califiquen de monográficos a los manuales o tratados de Derecho. Planiol, Enneccerus, Messineo, Salvat o José León Barandiarán, quienes elaboraron grandes tratados de Derecho civil, puesto que no proponían hipótesis, sino que describían figuras jurídicas. Aquellos trabajos bajo el nombre de tesis que se limitan a examinar instituciones como la excesiva onerosidad de la prestación, el contrato factoring. El joint venture, la marca, el homicidio calificado, la interpelación parlamentaria a los ministros, los impuestos municipales, el silencio administrativo, la causa justa del despido laboral, la responsabilidad por productos defectuosos, el juicio oral en el proceso penal, la prenda industrial o cualquier otra institución, sin preocuparse en plantear el tema como tesis o, para mayor claridad, con hipótesis, es una monografía.

e) El Reportaje.- Un reportaje es un relato informativo extenso que incluye las observaciones personales y directas del periodista. Generalmente, el reportaje va acompañado de información gráfica.

El origen del reportaje es también la cuna de la humanidad, y es que desde el momento en que hombres y mujeres dejaron huellas evidentes de su estancia e interacción con otros, la trascendencia de esos actos nos permitieron conocer el qué, el cómo, el cuándo, el dónde y un esbozo del porqué, de sus acciones y de las circunstancias que recorrieron. El reportaje como la vida misma nos vivifica el presente como historia y gracias "a su diversidad de manifestaciones, a las múltiples funciones comunicativas que ejerce y a la versatilidad temática, compositiva y estilística que le es inherente, el reportaje es con diferencia el más flexible: el más complejo y también -como la novela-- el más camaleónico de los géneros periodísticos".

El periodismo se expresa en géneros y éstos por la caracterización de la información que presentan se distinguen como informativos, opinativos e híbridos. Es importante tener en cuenta que aunque la caracterización de ellos no es rígida, pues se interconectan, es posible identificarlos ya que resalta siempre el peso de lo informativo, de lo opinativo o de la mezcla de ellos. Si para Marín y Leñero el reportaje corresponde al género informativo al tener como punto de partida a la noticia que se ahonda en busca de lo desconocido de lo hasta ahora conocido, para Díaz Noci el reportaje es un género interpretativo pues sugiere que el reportajista es un ensamblador del rompecabezas de la realidad, y al estilo de Gabriel García Márquez aprecia que no se puede ser un buen periodista sin imaginación, ya que el reportaje "es un gran fresco donde las pinceladas son palabras y el reportero es capaz de proyectar, desde las páginas en blanco y negro, el calidoscopio multicolor que es toda la sociedad".

La idea del reportaje objetivo, copia fiel de la realidad tal y como se concebía antes, fue superado durante la segunda mitad del siglo XX por la necesidad que tiene el periodista de usar la imaginación y creatividad en el momento de exponer comentarios, razonamientos, cavilaciones, suposiciones y pretensiones. El único límite es no tergiversar la verdad. De esa manera se origina el reportaje interpretativo como una información narrada con toque literario, como una de las aportaciones del nuevo periodismo, cuyo máximo exponente es Tom Wolfe.

Al reportaje se le han atribuido innumerables propósitos: profundizar en la causa (pasado) de los hechos actuales (presente) a fin de poder proyectarlos (futuro), utilizando a los demás géneros periodísticos para describir, narrar, descubrir y educar. Ello nos descubre que el reportaje es el género que viaja a través del tiempo con el propósito de evidenciar la verdad: viaja al pasado para proporcionar antecedentes y permitir las comparaciones, enlaces y significaciones con el presente de la temática que se investiga para conocer su impacto, repercusiones, comportamiento a partir de conclusiones que el periodista proporciona por medio de sus análisis e interpretaciones de la realidad. De allí que de las preguntas básicas del reporteo (qué, cómo, cuándo, dónde, por qué y para qué) el qué es la principal razón del reportaje sin descuidar, claro está, el cómo y el porqué. ¿La razón?: es la indagación de una situación o hecho con un propósito social que amalgama perfectamente la descripción, la narración y la exposición de las razones, circunstancias y consecuencias que acompañan al suceso, comparándolo con otros en el tiempo a través de la interpretación y el análisis de la realidad informativa a cargo del periodista.

Al igual que en la clasificación de los géneros periodísticos, la tipología aunque existe y es pródiga resulta necesario observar que los estudiosos de este género hay detectado cuantiosos criterios para agrupar al reportaje; los hay desde el modo o la manera en que se planean y realizan, por el número y el tratamiento de las fuentes, por la extensión del tema, por estilo, entre otras formas.

Novelo y Sánchez en un esfuerzo sobresaliente englobaron de una manera precisa y concreta la tipología del reportaje en una tabla que comprende sino todas, por lo menos las categorías de reportaje más citadas y más trabajadas por autores hispanoamericanos, entre las cuales están: criterios temáticos, soportes y canales de difusión, formato, rapidez, profundidad, el espacio, tratamiento informativo, estilo y composición periodística.

Sin duda, la misma construcción social de la realidad ha permitido al reportaje experimentar fondos y formas variadas, dejando en claro que no existen fronteras rígidas sino más bien todas las clasificaciones posibles se entrelazan para hacer del reportaje el género periodístico por excelencia.

Luis Velásquez, quien está seguro que el reportajista está en la cima del periodismo por la complejidad del género que descubre su sensibilidad humana y social, refiere que cada reportaje exige un tratamiento distinto pues el documentar la realidad paso a paso requiere de una alta responsabilidad social por parte del reportero:

Escrupulosidad a prueba de bomba, para que cada párrafo, frase, dato sean incuestionablemente ciertos, fundamentados, hasta con pruebas jurídicas, testimonios inapelables. (…) En el reportaje, la demostración de los hechos se hace con fundamento jurídico.

1.2.- La Tesina con Carácter de Rigor Metodológico- Científico.-

¿Cómo se maneja una Tesina de un tema con rigor metodológico científico?, ¿lo científico hace referencia  al que realiza la investigación o al adjetivo del tema? Puesto que quien realiza la investigación es el sustentante éste deberá considerarse como tal. Así, Zubizarreta señala que:

 "El científico es la persona que, con la convicción de que el conocimiento teórico es un primer paso, necesario para la praxis, se dedica a la tarea de crear nuevos conocimientos en su disciplina científica-matemáticas, física o psicología, por ejemplo- con el objeto de aumentar el tesoro de conocimiento de que dispone la humanidad para encontrar soluciones a sus problemas y satisfacer sus necesidades. El hallazgo de nuevos principios científicos o de nuevas soluciones a problemas teóricos significa que, de inmediato o después de algunos años, se derivará una nueva y más eficiente aplicación. Si bien el conocimiento científico puede llamarse puro, sólo es un error imaginar que el saber teórico es digna o indignamente estéril. Justamente el desarrollo de la tecnología sólo ha sido posible gracias a la ciencia moderna y su admirable progreso contemporáneo. Es cierto que el trabajo tecnológico también ha alimentado la vida y el desarrollo de la ciencia, pero este hecho no debe hacernos perder de vista la prioridad del conocimiento teórico como tal."

Ya que un tema con rigor metodológico técnico no implica la revisión de la hipótesis desde la teoría, sino del referente (tema), entonces un tema con rigor metodológico científico, sugerida por la propia institución, requiere del análisis teórico de un tema desde el método y la teoría o la episteme.

Una vez caracterizadas las tesinas con carácter metodológico científico, se considera que sólo la instancia epistemológica puede considerarse dentro de los indicadores de Tesina; en contraparte, la instancia teórica, al exigir las otras tres instancias –metodológica, metódica y técnica- obedece más a la definición de TESIS.

Capítulo V

Diferencias entre la tesina y otros tipos de investigación

1.- Principales Diferencias entre la Tesis y la Tesina.-

Empezamos diciendo que la Tesina no debe ser considerada como un trabajo menor o  un diminutivo de la tesis, siempre y cuando mantenga un rigor científico epistemológico o metódico y técnico en su evaluación.

La Tesina suele ser el primer trabajo de investigación en el estudiante de tercer ciclo. La tesis suele ampliar la Tesina, tanto en la revisión teórica como en la complejidad metodológica, teniendo siempre algún componente de originalidad en el ámbito científico del que se trate.

En cualquier Tesina siempre estarán presentes: el deber ser del trabajo recepcional, el manejo del tema desde diferentes caracteres y el carácter del sustentante. A diferencia de la tesis que es el resultado de un proceso de investigación documental y de campo que, a manera de síntesis teórico-metodológica, culmina con una posición definida en torno a un problema específico del área de conocimiento en que se formó el egresado.

En el caso de tesinas con carácter práctico deben reflejar una postura crítica frente al ser existencial, cotidiano y actual.

El diccionario de la Real Academia Española señala que la Tesina es parte de una de tesis, pero ¿Qué parte? Se dice que: "Una tesis es un trabajo de investigación de carácter teórico-práctico que da al estudiante la oportunidad de profundizar y hacer aportaciones en un área y tema de interés personal…" Siendo así, faltaría rescatar la parte práctica, pues lo teórico ha sido expuesto antes en las instancias metodológicas.La esencia del carácter práctico de una tesis, es decir una Tesina sin teoría sería un ser en su existencia misma, es decir, el ser existencial que implica la idea del acto de actualidad o realización individual y concreta de la esencia común. El alumno aun sin trabajar vive el Derecho y sus problemáticas en diferentes niveles y tipos. Ahora bien, si trabaja en el medio del Derecho puede criticar técnicamente las prácticas jurídicas actuales. Pensemos en los procedimientos de un miembro dentro de una organización o las prácticas del jurista preparando una nueva ley. Son trabajos que deben ser revelados para que los especializados en el área del Derecho no lleguen desprovistos a la vida profesional. Pero el sustentante de una Tesina con carácter práctico debe:

 "demostrar que domina un tema, sabe organizarlo, estructurarlo y desarrollarlo en profundidad, presentado en la forma normalizada de un trabajo académico, científico. El tema debe ser relevante y relacionado con la rama de conocimiento que ha cultivado durante la carrera…

… es la ocasión que tiene el estudiante de mostrar que sabe analizar un problema, seleccionar la metodología y técnica apropiada para reunir los datos, y alcanzar conclusiones razonables. Este proyecto permitirá, la evaluación de la capacidad del estudiante para aplicar su conocimiento a un tema concreto."

La tesina es un Trabajo de investigación que da cuenta de una problemática concreta derivada de la experiencia profesional y que debe cumplir con requisitos académicos indispensables en cuanto al uso adecuado de métodos y técnicas de investigación, coherencia argumentativa y teórica, manejo de fuentes de consulta e información y claridad en la redacción. La tesina es un documento con una extensión no muy extensa.

La tesis es una postura, proposición, conclusión en relación con un tema dado, que se defiende y mantiene con argumentos y razonamientos. Para que sea convincente, debe cumplir con las siguientes condiciones: a) ser objetiva, basada en hechos y no en prejuicios o pareceres; b) ser única, es decir no mezclarla con otras ideas; c) ser clara y precisa; para ello conviene formularla en forma de oración completa, por ejemplo: Los prejuicios no son innatos, sino que se adquieren en el seno de la sociedad.

Concluyendo diremos que la tesina no dista mucho de la tesis, aunque es un primer trabajo de investigación y no tiene el rigor científico en todas sus dimensiones que presenta una tesis, es decir la tesina es un trabajo de pre investigación que se sitúa ente la tesis y la monografía.

2.- Diferencias entre la Tesis y la Monografía.-

Entre los estudiantes se confunde mucho tesis con monografía. Este problema no es exclusivo de los alumnos, pues se extiende a los docentes y juristas que carecen de una adecuada formación metodológica. Debemos insistir que la metodología jurídica peruana, salvo una que otra excepción, se halla todavía en pañales. Un abismo separa el refinamiento metódico de las ciencias sociales, frente a la pobreza epistemológica y metódica de una gran parte de los juristas.

1. La monografía puede ser genérica; la tesis debe ser específica. Por ejemplo, un libro, manual o tratado sobre Derecho de las obligaciones, los contratos, aun cuando abarque varios tomos, es una monografía. Las tesis, por el contrario, se ocupan de un problema concreto y muy específico.

2. La "monografía narra, divulga información; la tesis intenta demostrar la proposición, la cual se expone y defiende. En la Edad Media, por ejemplo, las tesis consistían en unas cuantas proposiciones escritas que debían ser sostenidas en público, en latín, y defendidas frente a las objeciones de un tribunal, siendo su característica la oralidad. Ahora la exposición de defensa se hace por escrito.

3. En la monografía el objeto del tema puede ser cualquier acontecimiento, situación económica, social, histórica o política. En la tesis, en cambio, no existe tema sino más bien una proposición, ya que el concepto "tema" está implicado en la palabra tesis. En la tesis se afirma o niega algo y se sostiene la postura con argumentos.

4. En la monografía puede o no haber conclusiones; en la tesis el corolario lógico se realiza mediante las conclusiones.

Ahora bien, ya ha quedando claro las diferencias que existen entre la tesis y la monografía, pero debemos saber que también existen las tesis monográficas, cuyo contenido es preciso conocer.

Una vez definida nuestra área de interés, la primera intención suele ser la de emprender una tesis ambiciosa. Quisiéramos abarcar todos los matices del problema, decirlo todo de la mejor manera posible, con un rico bagaje teórico y con abundantes fuentes. En suma, quisiéramos escudriñar en los pliegues más secretos de un asunto que otros, menos capaces, no han podido resolver. Queremos lograr la obra definitiva, el nec plus ultra sobre la materia. Hemos dado un breve paseo por la biblioteca de nuestra universidad, hemos mirado algunos ficheros, y nos posee ya la feliz convicción de que basta con unas cuantas semanas para escribir la tesis que nos dará la satisfacción de haber colmado una importante laguna científica, y, de paso, acceder a una mejor posición profesional. Pasada la primera excitación, la búsqueda de un asesor, la necesidad de inscribir el tema, y la preparación del proyecto de tesis nos devolverán a la realidad. Vencida la ambición primeriza, recién entonces nos podríamos preguntar, ¿la tesis puede ser genérica y expansiva?; o, por el contrario, ¿sería preferible el estudio de un tema muy concreto, pero aún inédito?

Toda investigación parte de un problema que se quiere solucionar. Naturalmente, los problemas tienen que ser relevantes, y dentro de éstos, existen unos que lo son más que otros. En principio, nada impide elegir alguno de los llamados grandes temas como materia de una tesis. Pero no lo recomendamos, sobre todo si se trata de temas manidos. Si escribes una tesis sobre El contrato de arrendamiento, te expones a repetir información que otros autores han proporcionado. Además, es tanto lo que sobre el arrendamiento se ha escrito en los últimos cien años, en el Perú y en el extranjero, que por más exhaustivas que sean tus lecturas, siempre quedarán vacíos apreciables. Además, así planteada, la tesis no se reduciría al ámbito de la investigación jurídica, sino que tendría que considerar los aspectos históricos, sociológicos y hasta éticos del problema. Así mismo, sería indispensable un examen detallado de toda la legislación que los sucesivos gobiernos han dictado en materia de arrendamiento. Por si fuera poco, el trabajo demandaría una revisión escrupulosa de los antecedentes jurisprudenciales sobre el arrendamiento, que ofrezca tablas estadísticas, información consolidada y muestreo de expedientes. Se te exigiría comprobación de campo, un cuerpo sólido de entrevistas a expertos, magistrados y políticos, e información periodística sobre el tratamiento del problema en las décadas pasadas. Sería deseable también una propuesta legislativa, precedida de su correspondiente exposición de motivos. Por último, la bibliografía citada en el trabajo debería considerar hasta el más oscuro folleto, impreso en una ciudad del interior del país, y depositado en alguna biblioteca privada de acceso vedado. Quizá, esta sea una descripción algo desaforada. Pero, en rigor, esas serían las consecuencias de elegir un tema largo y ambicioso, que demandarían el esfuerzo de toda una vida.

Los rasgos de la tesis que hemos mencionado, de originalidad, erudición y rigor no se avienen con los temas generales. Habitualmente, los temas muy vastos son elegidos por quienes no tienen una noción muy clara de aquello a lo que se exponen. Varios amigos, que fueron alumnos míos, me han confiado que prosiguieron sus tesis sobre temas muy generales, sólo porque "ya estaban sobre el caballo", y que si de ellos hubiera dependido, habrían elegido un tema más específico. Es un error creer que los temas concretos y bien delimitados son de una calidad inferior. No es así: al igual que en la narrativa de ficción, en la labor académica un tema de estudio es bueno cuando es interesante, no necesariamente cuando muestra proporciones exorbitantes. Un relato tan perfecto como Casa tomada de Julio Cortázar parte de un asunto más bien simple -el avance de una presencia sobrenatural que va desplazando de sus aposentos a los habitantes de una casa-, pero posee una capacidad de generar interés que lo sitúa por encima de muchísimas novelas extensas e ilegibles. Después de todo, no existe tema modesto, si es que sabes darle vuelo. Ubica primero las situaciones singulares y llega después a las generalizaciones. Si te apasiona el tema del arrendamiento bosqueja otros títulos: El contrato de arrendamiento de vehículos automotores. Tratamiento jurisprudencial en materia de alquiler de viviendas sujetas a leyes especiales, El arrendamiento de locales comerciales y su práctica notarial. Arrendamiento vs. Anticresis en la práctica contractual arequipeña, Impugnación de los plazos legales en la contratación de arriendos.

Una tesis bien delimitada es más fácil de iniciar y de ponerle fin. Las coartadas de restricción del tema de tesis pueden ser temáticas, como en los ejemplos examinados, pero puedes definir aún mejor tu tema, en términos temporales y espaciales. Algunos ejemplos de delimitación temporal son los siguientes: Arrendamiento en la jurisprudencia agraria durante el velasquismo, Cuestionamiento a la legislación liberal vigente sobre arriendos de casa habitación. El arrendamiento a la luz de la doctrina contemporánea. La delimitación espacial puede llevarse a cabo del modo que sigue: El arrendamiento inmobiliario en la jurisprudencia del distrito judicial del Cusco, Arrendamiento y poder en la jurisprudencia del Cono Norte en Lima. Si buscásemos una delimitación temática, temporal y espacial, podrían indagarse los siguientes títulos: Arrendamiento de predios rústicos en la provincia de Chincha durante la reforma judicial de Fujimori, La práctica contractual en el arrendamiento de taxis en la ciudad de Tacna (1995-2000), Arrendamiento de maquinaria agrícola en la provincia de Camaná, bajo los usos contemporáneos. Son trabajos útiles, que brindan datos a la comunidad científica, pese a su alcance meramente "descriptivo".

De seguro quien conoce los trabajos del autor de este libro podría formular una objeción. ¿Cómo el profesor Ramos Núñez propugna la elaboración de tesis específicas cuando su tesis de Doctorado se ha titulado Las columnas de la ley. Hacia una historia social del Derecho civil peruano. Siglos XIX y XX?, es decir, se trata de una tesis genérica. La observación me parece muy inteligente y varias veces he tratado de contestármela a mí mismo. En primer lugar, no siempre uno elige" el tema de tesis, a veces éste es virtualmente impuesto. El Doctorado en Derecho de la Universidad Católica insistía en la necesidad de trabajar tesis de largo aliento que sirvieran después de textos universitarios en sus correspondientes disciplinas. Sin esa exigencia administrativa insalvable es probable que mi tesis de Doctorado hubiera versado sobre cualquiera de los siguientes temas:

Manuel Lorenzo de Vidaurre, jurista del Antiguo Régimen; "El Murciélago" ante el Derecho: la tradición jurídica de un conservador; La dogmática en triunfo en la República oligárquica; De las ideas sociales a la doctrina liberal en el Derecho civil peruano del siglo XX; El Derecho Civil en las provincias en la primera mitad del siglo XX; Jurisprudencia y poder durante el gobierno de Leguía; La ideología social cristiana del Código Civil peruano de 1984. Sin duda, habría sido más fácil para mí concluir una tesis de estas características, tanto por su delimitación temática, temporal y espacial. Sólo una excepción existe para las consideraciones que hemos mencionado: la novedad del tema. En mi caso, no obstante la obligatoriedad administrativa, también se consideró la novedad que podía traer consigo el abordar un tema genérico. Si el tema es novedoso, cabe que el autor de la tesis relativice la urgencia de abordar temas muy específicos. Así, si alguien trata como tema de tesis La bolsa de productos y la necesidad de su incorporación legislativa en el ordenamiento civil y comercial peruano, cuando la figura recién empieza a ser utilizada, no puede exigírsele que escriba como tesis La bolsa de productos en la producción de café en el valle del Mantaro (1995-2000). Si otro estudioso escribe una tesis sobre Jurisprudencia y género en la jurisprudencia peruana del siglo XIX, abriendo de esta manera un camino inédito, no cabe esperar que se elaboren tesis como las siguientes: La mujer en la jurisprudencia peruana de nulidad de matrimonio en la jurisdicción eclesiástica (1850-1900), La experiencia enseña que de los temas genéricos se avanza hacía los particulares. Hasta hace unos años era posible encontrar tesis con el siguiente título: La estabilidad laboral en el Derecho peruano; ahora se prepararían tesis con un argumento más restringido: El fin de la estabilidad en el trabajo de mujeres embarazadas en la jurisprudencia peruana contemporánea. La estabilidad laboral como elemento de discriminación de género en la legislación peruana actual.

La elección de temas específicos asume también una faceta pragmática inmediata: facilita también la sustentación de la tesis. Los jurados tendrán menos espacio para preguntar sobre cuestiones generales y su tesis alcanzará mayor autoridad científica entre los especialistas. Piense, por ejemplo, si usted escribe una tesis sobre La naturaleza jurídica del factoring. Es muy probable que varios de sus jurados sepan más que usted sobre el tema, pero si escribe El factoring en la experiencia del Banco del Trabajo entre 1995 y 1998, tendrá mucho que enseñar a los propios especialistas, quienes -si son intelectualmente permeables- saludarán su esfuerzo con una óptima calificación.

Capítulo VI

La tesina en el campo de la investigación jurídica

1.- La Importancia de la Tesina en la Investigación Jurídica.-

Muchos abogados confunden gravemente la tesis con la tesina, y elaboran trabajos que no llegan a tener ni siquiera los requisitos y la seriedad mínimos para ser considerados tesinas o trabajos de investigación. Se escudan en el siguiente pretexto: se trata de una figura nueva que, por su misma novedad, puede ser trabajada como tesis. Sin embargo, tratar del acto jurídico, de los delitos patrimoniales, de la ley de derechos de autor o de ley de protección al consumidor, de la ley general de sociedades o de la Constitución en general no es elaborar una tesis, sino redactar una tesina, siempre y cuando cuente con cierto mínimo de rigor científico, de lo contrario seria un simple informe o resumen.

Sea una u otra la que se acoja, una tesis suele tener sus orígenes más inmediatos en una tesina y de ahí la importancia que esta toma. Se trata de una tesis en pequeño o en grande, el estudio superficial o profundo de un tema. La tesina constituye un adiestramiento previo en la metodología de la investigación. Aun cuando suponga un trabajo ordenado, coherente y sistemático no alcanza el grado de profundidad ni la riqueza de conceptos y enfoques de una tesis. La mayor parte de los trabajos universitarios que se presentan para los cursos de pre y postgrado, son simples monografías disfrazadas de tesis. Lamentablemente, la mayor parte de estos trabajos carecen del más mínimo rigor científico. Preparadas como están, a partir de la escandalosa reproducción de otros trabajos ya publicados, se han desacreditado en demasía. Los profesores tienen aquí una responsabilidad muy grande, pues, deben darse la molestia de leerlos y cotejarlos con otras fuentes secundarias, descubrir y sancionar su plagio. Incluso existen canales de comercialización o venta de monografías jurídicas. Los establecimientos de digitación en computadora -a los que acuden los estudiantes-tienen una rica base de datos sobre monografías en distintas materias jurídicas. Cometen un grave error los estudiantes al confiar sus trabajos a tales negocios para que los reproduzcan. Es muy probable que otro estudiante sin ética alguna compre el mismo trabajo y lo presente para aprobar el curso. Esta práctica delictuosa se halla muy difundida: bastaría asomarse por las cercanías de los locales universitarios, leer los avisos comerciales o echar un vistazo a la propaganda en volantes para confirmarlo.


Partes: 1, 2, 3


 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Educacion

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.