Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     
 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Guerra asimétrica (página 2)

Enviado por David Portilla



Partes: 1, 2


La Guerra de Segunda Generación se presentó como un gran alivio a los soldados (o por lo menos a sus oficiales), porque preservó la cultura del orden. El enfoque fue interno, en las reglas, procesos y procedimientos. La disciplina se imponía forzosamente desde arriba hacia abajo. La obediencia era más importante que la iniciativa. De hecho, no se aplicaba la iniciativa porque ponía en peligro la sincronización de fuegos.

Esta etapa aún es relevante hoy en día, el Ejército y el Cuerpo de Infantería de Marina de los Estados Unidos siguen utilizando este método de guerra, el mismo que fuera aprendido de los franceses durante y después de la Primera Guerra Mundial. Como ejemplo podemos observarlo en Afganistan e Irak. Para los norteamericanos, la guerra significa "acertar el blanco con acero".

La Guerra de Tercera Generación, es también un producto de la Primera Guerra Mundial, agrega velocidad y tecnología a las dimensiones de la maniobra estratégica operacional (masa, espacio y tiempo) lo que consigue un aumento de la capacidad de maniobra, que permite otorgar la victoria a quien consiga dispersar y rodear a las tropas enemigas afectando su retaguardia. Fue desarrollada por el Ejército alemán y es comúnmente conocida como la Guerra Relámpago o Guerra de Maniobra.

La Guerra de Tercera Generación no se basa en la potencia de fuego y atrición, ésta se basa en la velocidad, en la sorpresa, así como la distorsión mental y física. Tácticamente, en el ataque, las Fuerzas Armadas de la Guerra de Tercera Generación buscan penetrar la retaguardia del enemigo y causar el derrumbamiento del mismo desde la retaguardia hacia el frente. En vez de "aproximarse y destruir", el lema es "sobrepasar y derrumbar". En la defensa, la intención es atraer al enemigo hacia las posiciones convenientes y luego cortar sus líneas. La Guerra deja de ser una competencia de empujones, donde las fuerzas intentan mantener o avanzar en una línea. La Guerra de Tercera Generación es no lineal.

Las tácticas cambian en la Guerra de Tercera Generación, como lo hace la cultura militar. Las Fuerzas Armadas de la Tercera Generación se concentran en lo externo, en la situación, en el enemigo y en el resultado que necesita la situación, y no en lo interno, en el proceso o en el método.

Durante los juegos de guerra del siglo XIX, los oficiales subalternos alemanes rutinariamente recibieron problemas que sólo podían ser resueltos al desobedecer las órdenes. Las órdenes por sí solas especificaban el resultado deseado, pero nunca el método.

La iniciativa fue más importante que la obediencia - se toleraban errores puesto que provenían de demasiada iniciativa en vez de una carencia de la misma. Todo el concepto dependía de la autodisciplina, y no de la disciplina forzada. El Kaiserheer y el Wehrmacht podrían llevar a cabo grandes desfiles, pero en realidad, habían roto la cultura de orden.

La Guerra de Cuarta Generación, es totalmente asimétrica, ya que enfrentan a dos oponentes manifiestamente desiguales, podrían ser por un lado potencias económica y tecnológicamente muy desarrolladas, con capacidades políticas y militares muy superiores; y la otra parte una Nación pequeña o perturbadores transnacionales o intraestatales, con motivaciones extremistas, separatistas, de liberación, religiosas o étnicas, entre otras, y con niveles de poder militar y político poco significativos. Las crecientes brechas socioeconómicas entre el mundo desarrollado y los demás países se ven reflejadas también en los asuntos militares. Las estrategias y tácticas de guerra convencional no pueden dar la espalda a los cambios y retos que exige este nuevo orden mundial. Es así como los procedimientos para hacer frente a las amenazas externas han variado tanto, que el país más poderoso no siempre es el vencedor.

Algunas características de la Tercera Generación, tales como la descentralización e iniciativa se conservan en la Cuarta Generación, pero en otros aspectos ésta marca el cambio más radical desde la Paz de Westfalia. En la Guerra de Cuarta Generación, el estado pierde su monopolio de la guerra. Alrededor del mundo, las Fuerzas Armadas se hallan hoy luchando en contra corporaciones transnacionales con intereses propios e inmenso poder; grupos no gubernamentales con una capacidad de acción, en algunos casos, del mismo nivel de los Estados, tales como Al-Qaeda, Hamas, Hezbolá y las FARC. También podemos considerar como nuevas formas de amenaza, al narcotráfico de poder económico creciente, pudiendo afectar la gobernabilidad de determinados países; el terrorismo que ha dejado de ser patrimonio de ideologías y el crimen organizado, con capacidad para desestabilizar regímenes débiles a través de operaciones tales como el lavado de dinero.

Colombia es víctima de estos actores del terror, donde una vieja guerra de guerrillas lanzada por organizaciones subversivas marxistas comenzó a contar con los recursos del tráfico de drogas y ha logrado controlar más del 30 % del territorio nacional, generando el riesgo de la expansión a otras naciones de Sudamérica, habiéndose ya efectivizado en la frontera de alguna de ellas.

Otra de las características dominantes es la globalización. Vivimos en un mundo estrechamente interrelacionado, hasta el punto en que el concepto de soberanía absoluta pareciera tender a cambiar su sentido en un escenario donde la Comunidad Internacional Organizada, paulatinamente asume funciones tales como la preservación del patrimonio de la humanidad, el ejercicio del monopolio del poder militar para evitar conflictos regionales, la protección de los derechos humanos, el cuidado del medio ambiente y, en un futuro quizás no muy lejano, la administración de los recursos estratégicos que sean indispensables para un mundo en explosión demográfica.

Tampoco podemos obviar que la desaparición del conflicto ideológico, simbolizado por la caída del Muro de Berlín, inició para algunos el albor de una aparente Nueva Era donde se hacía realidad el ideal de la muerte de los conflictos y la vigencia de la paz permanente llegándose así al fin de la historia.

En esa visión desaparecería uno de los jinetes del Apocalipsis, La Guerra, ya que el orden mundial estaría garantizado por la Comunidad Internacional. Las Fuerzas Armadas se convertirían por ende, en muestras de una era superada, generadora de gastos superfluos que deberían ser encaminados hacia otros fines.

Sin embargo, la realidad nos ha ratificado que el conflicto como tal existe, que es inherente a la naturaleza humana y a la confrontación de intereses entre los Estados. Por ello es innegable la aceptación de que la guerra sobrevive, sólo ha mutado, combinando nuevos actores y nuevas amenazas para modificar sus efectos. Aquí, es donde entra a tallar el concepto de Guerra Asimétrica.

La Guerra Asimétrica

La Guerra Asimétrica o de Cuarta Generación, es un concepto aparentemente novedoso en los foros estratégicos y militares, así como en los campos de batalla. Cuando se leen diferentes artículos respecto a la Guerra Asimétrica, los diversos autores señalan como su origen a los más variados conflictos de la historia. Algunos la identifican con los principios de "combate indirecto" de Sun Tzu, otros con los ataques sufridos por las legiones romanas a manos de los teutones, en la más reciente Guerra de Argelia (1954 – 1962), o en el mucho más actual conflicto de Palestina contra la ocupación Israelí. Lo cierto es que el conflicto de Guerra Asimétrica no es algo nuevo, sino que es tan antigua como el hombre. El pasaje bíblico de David y Goliat es un perfecto ejemplo, Goliat fue vencido mediante un combate asimétrico por el pequeño David. Así también el aniquilamiento del Ejército Británico en Afganistán en el año 1842; las técnicas nuevamente aplicadas por los soviéticos contra las tropas alemanas en la Segunda Guerra Mundial; el actuar de los vitnamitas contra las tropas estadounidenses; los duros combates llevados a cabo en Grozny entre rebeldes chechenos y el ejército regular ruso entre 1994 y el año 2000, con un breve intervalo a partir de 1996, y muchos otros casos más.

Entonces, si la Guerra Asimétrica no es nueva, ¿por qué se habla ahora tanto de ella? Ello se debe, sin duda, por el auge que está teniendo este tipo de combate en los últimos años, donde, por ejemplo, los conflictos ocurridos en el oriente medio donde se aprecia el gran poderío militar y político de los Estados Unidos de América y sus aliados, en contraste con los países musulmanes que han respondido con la utilización de cualquier clase de lucha – sin tener en cuenta ninguna objeción ética – ante una potencia abrumadoramente superior, han suscitado el surgimiento y la publicación de definiciones, teorías y artículos sobre la Guerra Asimétrica y la puesta sobre el tapete de este "novedoso" concepto. Esto hace recordar mucho a los incendios constantes que realizaban los habitantes rebeldes rusos en la ciudad de Moscú cuando las tropas napoleónicas se hallaban acantonadas allí luego de haber conquistado la capital de ese imperio. Este constante hostigamiento obligó a Napoleón a tomar la desafortunada decisión de abandonar rápidamente la capital, debiéndose enfrentar en su penoso regreso a Francia al más crudo invierno ruso y permanentes ataques del ejército cosaco sobre su columna de marcha, lo que materializó el comienzo del fin del imperio napoleónico.

Volviendo al concepto de Guerra Asimétrica, en la actualidad este término cobró especial énfasis a partir del audaz ataque llevado a cabo el 11 de setiembre por el grupo Al –Qeda contra las Torres Gemelas, a través del inesperado uso bélico de aviones civiles y la utilización de la permisividad que concedían las leyes de inmigración. La hipótesis de la "vulnerabilidad" del más poderoso a través del empleo de métodos no convencionales fue confirmada, fue el impacto psicológico más importante que recibió la población estadounidense.

Pero, ya se había visto un pequeño adelanto de esta nueva forma de terrorismo en la operación perpetrada por este mismo grupo contra el Destructor norteamericano USS Cole, anclado en el puerto de Adén (Yemen). Allí, un sencillo bote de goma con motor fuera de borda cargado de explosivos atentó contra esa Unidad de la clase Ariegh Burke, dotado con los más sofisticados sistemas electrónicos y de alerta temprana, ya que era el responsable de proteger contra todo tipo de amenazas a un grupo de batalla naval, encabezado por un portaaviones atómico. El costo de esta operación fue alto en vidas humanas: 17 marinos estadounidenses muertos, 39 heridos y un costoso barco seriamente averiado, que obligó un gran esfuerzo humano y logístico para mantenerse a flote. Para el enemigo, el costo fue mínimo: la vida de dos hombres, una sencilla embarcación de goma y un artefacto explosivo.

Entonces qué es exactamente la Guerra Asimétrica?. La Guerra Asimétrica es aquella en la que un actor beligerante, comparativamente débil y en desarrollo, se enfrenta a un Estado con Fuerza Armada poderosa, buscando combatir y ganar inicialmente más allá del teatro de operaciones. El grupo menos poderoso aplicará acciones y actos contemplados, o no, en las convenciones existentes sobre la guerra. El único límite será la imaginación y la decisión de quienes conducirán este tipo de conflicto. Es la lucha que no admite ninguna clase de trabas. Es sinónimo de confusión y debe producir cambios en el tiempo y espacio.

En el caso de una Guerra Asimétrica entre un Estado Nación contra otro, no existe un frente determinado, ni acciones militares convencionales, en esta batalla, el Ejército y la población deben combatir juntos, pues es muy difícil que se logre la victoria contra un enemigo superior, si no hay - en esta guerra que necesariamente tiene que ser prolongada - cohesión entre civiles y militares.

Como claro ejemplo de un ejercicio de Guerra Asimétrica entre un Estado-Nación contra otro, en Caimancito y Guayacán, estado de Sucre - Venezuela, los días 4, 5 y 6 de junio del 2005 se realizaron los primeros simulacros como acción preventiva frente a supuestos planes de una invasión a Venezuela por parte de otro país. El pueblo y las Fuerzas Armadas trabajaron juntos en maniobras que simulaban ser invadidos por un ejército extranjero, así como ejercitaron su confrontación por parte de fuerzas cívico-militares conformadas por tropas regulares del Ejército.

Las acciones asimétricas no retan de manera frontal a una fuerza militar poderosa, pues, cuanto más pequeño sea el grupo, mayor será su movilidad y secreto. El logro de la victoria, cuando hay una desproporción tan grande de fuerzas, se basa en la iniciativa, la audacia y la sorpresa; situación que exige el desplazamiento continuo de las fuerzas irregulares.

En la Guerra Asimétrica, la utilización de medios simples y baratos en muchas acciones y obtención de un efecto desproporcionado a su esfuerzo, repercutirá en la voluntad de lucha del más fuerte. Así se conseguirá el efecto agregado de manipular psicológicamente a la población del enemigo.

El proceso de la toma de decisiones no sólo tiene lugar antes de la formulación del plan, sino también después. El plan debe ser modificado de acuerdo con la nueva situación. En casi todas las operaciones es rectificado parcialmente y, a veces, es cambiado por completo.

"Conoce a tu adversario y conócete a ti mismo y podrás librar cien batallas sin correr ningún riesgo de derrota", es un valioso consejo del estratega chino Sun Tzu, adagio que debe tomarse en cuenta para la confección del plan.

En la aplicación de esta clase de guerra no debe bastar contar con una magnífica formación profesional, sino que es necesaria una sólida formación moral, así como una firme convicción del sentido de la justicia y de los motivos que han llevado a sus gobernantes a implicarse en este tipo de conflictos. Además, es importante que incluso hasta los más bajos escalones de las Fuerzas Armadas conozcan la problemática, sicología, cultura y religión de su potencial contendiente.

La Guerra, hoy día, es rara vez una confrontación clásica entre las Fuerzas Armadas de dos o más estados. Los enormes desequilibrios entre los poderes político, económico y militar han promovido el desarrollo de las nuevas formas de conflicto que desafían la perspectiva convencional de la guerra.

En esta guerra, donde cada situación es diferente, se dificulta mucho generar una doctrina que permita responder en forma estándar a una gran cantidad de posibles situaciones. "Cuanto más asimétrico sea el oponente, será más difícil anticipar sus acciones". "La asimetría implica actuar, pensar, organizar de manera distinta a los adversarios, de forma tal de maximizar nuestras propias ventajas, explotar las debilidades del adversario, obtener la iniciativa y lograr una mayor libertad de acción"[4]. Esto se materializa aplicando nuevas capacidades y métodos de combate no convencionales y económicos, minando las fortalezas del oponente y buscando afectar su voluntad de lucha, al demostrar su capacidad de infligirle daños desproporcionados con relación a los medios empleados.

La Guerra Asimétrica – para el caso de enfrentamiento de un Estado-Nación contra otro - transita oscilante desde el factor armamentista hacia el psicológico, considerando que aquel que la aplica (el Estado), busca una movilización masiva de su población en un enfrentamiento integral contra un enemigo muy superior, abarcando todos los aspectos (político, militar, económico, social y cultural) de la Nación, con el objetivo de alcanzar y dañar el sistema mental y organizativo del enemigo.

Un aspecto importante en este esfuerzo será la guerra de la información, tanto para influir en la opinión pública, como en la mente y la moral del enemigo, por lo tanto, la propaganda llegará a constituir un arma estratégica y operacional relevante, aspecto que se facilita con las ventajas que brindan el desarrollo tecnológico y los medios de comunicación. La meta es buscar la legalidad para el propio accionar, presentándose como victimas ante la opinión pública internacional y deslegitimar el accionar del enemigo abrumadoramente superior, presentándolo como un abusivo agresor ante la comunidad internacional y ante su propio pueblo [5].

Niveles y formas de asimetría

La Asimetría Militar, es la más evidente, se muestra en los niveles táctico y operacional y es la que da el nombre a éste tipo de guerra. Se refiere a la diferencia de fuerzas militares que se enfrentarán en el teatro de operaciones y que llevarán al más débil a utilizar una serie de operaciones, tácticas y actividades complementarias o sustitutas de las operaciones convencionales. Para el análisis, se estima que la "estrategia operacional asimétrica" estaría finalmente compuesta por una combinación de métodos convencionales y asimétricos.

Este nivel de asimetría será directamente proporcional al poder económico de los países enfrentados y a la categoría y nivel de atención que sus clases políticas haya prestado a los aspectos de Defensa y Seguridad.

La Asimétrica Política, se desarrollará en el nivel estratégico (campo de las ideas y voluntades) y buscará obtener ventajas políticas y jurídicas. Por ejemplo obtener el estatus de víctima ante la comunidad internacional como lo hizo Vietnam del Norte en contra de los EE.UU. y legalizar las actividades asimétricas realizadas por sus tropas. Sin embargo esto no es fácil, recordemos que Milosevic y Husseim no lograron colocarse como víctimas. En cualquier caso, en un mundo globalizado, una buena pista para correr esta "estrategia de asimetría política" es la tecnología de la información, que hace vulnerables a los estados por la presión política internacional.

Este nivel de asimetría por su parte, dependerá de la habilidad que tenga cada país en manejar su política exterior para obtener un nivel de autonomía y cierto grado de libertad de acción en el contexto internacional, lo cual le permitirá afrontar los costos políticos que tiene la aplicación de cualquier guerra y en particular la asimétrica.

La Asimetría Tecnológica, común en las guerras recientes que enfrentaron o enfrentan a países desarrollados. Relacionada directamente con la Asimetría Militar, nos sugiere que será decisiva en los conflictos, cuando el oponente menos desarrollado se enfrente convencionalmente y no encuentre la manera de contrarrestarla con medios imaginativos. Sin embargo, enemigos decididos y pacientes la han contrarrestado utilizando la Guerra Asimétrica. Vietnam y la Guerra de Irak son claros ejemplos.

La Asimetría de la Voluntad, es importante porque mide cuanto están dispuestos a sacrificar y empeñar los adversarios. Consideremos que el débil normalmente pone en juego sus intereses vitales (territorio, población y supervivencia), frente al poderoso que apuesta intereses menos importantes, o por lo menos no vitales. La voluntad de lucha jugará un rol decisivo durante una guerra asimétrica, en los niveles operacional y táctico, en la moral combativa de las tropas y los ciudadanos. Como vemos, la asimetría de la voluntad sugiere para el débil los mayores costos y la aceptación de los mayores riesgos. El análisis costo beneficio corresponderá al nivel de la estrategia, donde la conducción política de la nación deberá decidir si está dispuesta a asumir esos costos y a disuadir a su pueblo para el sacrificio que involucra.

La Asimetría de la Paciencia, conceptualmente ligada a la Asimetría de la Voluntad será significativa. Tiene un componente cultural que hace que la perspectiva de tiempo sea diferente para cada pueblo o estado. Mide la preparación y resistencia de un estado para una guerra en el tiempo. Esta asimetría se presenta cuando un oponente está preparado para una guerra de larga duración, mientras que el otro está preparado para un esfuerzo limitado.

Los países asiáticos y musulmanes por ejemplo tienen la paciencia como virtud y la voluntad de de sostener conflictos por tiempos prolongados, contextos en los que aspectos religiosos y culturales se imponen a los costos sociales y económicos. Situación que contrasta con la impaciencia occidental que busca obtener rápidas soluciones a las situaciones de conflicto.

La Asimetría en la Responsabilidad Jurídica, frente al Derecho Internacional, marco en el que se desenvuelven los Estados y las organizaciones internacionales, mientras otros agentes beligerantes transnacionales o intraestatales no están obligados por este ordenamiento al carecer de estatus jurídico y no estar insertos en él, con lo cual la serie de convenciones que reglamentan la guerra dejan de tener efecto para ellos, tanto así que las Naciones Unidas y las organizaciones humanitarias ya han sido blancos de sus ataques[6]Recordemos que el Derecho Internacional de los Conflictos Armados (DICA) obliga a los estados a cumplir las convenciones establecidas y el Estado que pretenda adoptar la Guerra Asimétrica tendrá que evaluar detenidamente esta situación.

La Asimetría en la Organización, otorgará ventajas a los Estados que hayan tomado las previsiones de adecuar sus organizaciones convencionales para hacer frente a las amenazas asimétricas y viceversa, también a los países que pretendiendo emplear este tipo de Guerra Asimétrica, hayan planeado y replanteado su organización para este fin con la anterioridad necesaria como para adecuar su orgánica, logística, comunicaciones, doctrina, sistemas de información, etc.

Como vemos cada uno de estos niveles y formas de asimetría establecen diferentes perspectivas para un mismo conflicto; por ejemplo las asimetrías militar y tecnológica pondrán desde la perspectiva positiva al Estado poderoso y desde la negativa al débil, mientras que las asimetrías de la voluntad y la paciencia los colocarán todo lo contrario.

"Legalidad" o ilegalidad de la Guerra Asimétrica

En la Guerra Asimétrica el oponente más débil recurre a métodos ilícitos para enfrentar la fuerza abrumadora de su adversario, inducido justamente por esta condición de desequilibrio en la cual desaparece la motivación de respetar la ley y se abre paso la perfidia - herramienta indispensable en las tácticas asimétricas - que está prohibida por el Derecho Internacional de los Conflictos Armados . Soldados se hacen pasar por civiles buscando protección y abusan de la confianza de la otra parte. Como vemos en la aplicación de los métodos asimétricos, los combatientes y los civiles se confunden de manera intencional afectando significativamente el principio más importante del Derecho de la Guerra: la obligación de distinguir entre combatientes y civiles.

La Asimetría en la Responsabilidad Jurídica de hecho pone en desventaja a un beligerante que observa los principios del Derecho de la Guerra, frente a otro al que le importa poco. Esta situación se puede tornar en un círculo vicioso y terminar en una guerra sin cuartel y sin ley. La reciprocidad se entiende en la aplicación de este derecho; sin embargo, está prohibido invocarla como un argumento para desconocer las obligaciones del Derecho Internacional de los Conflictos Armados y pagar con la misma moneda.

Como vemos, la "legalidad" de la Guerra Asimétrica está en tela de juicio y coloca al margen de las leyes internacionales a los actores que la emplean. Esta situación tiene bajo o ningún costo para los agentes que no están obligados por el derecho; sin embargo los Estados, siendo sujetos del Derecho Internacional y estando obligados por él, deberán asumir los riesgos y afrontar los altos costos si es que la emplean.

Análisis

El concepto de Guerra Asimétrica - considerando los dos extremos que enfrenta en un conflicto significativamente desigual - nos sugiere dos perspectivas para su análisis: positiva y negativa. La perspectiva positiva la enfocamos desde el lado del poderoso y está referida a cómo enfrentarla cuando un enemigo muy disminuido la aplica en contra de un oponente muy superior y convencional; mientras que la perspectiva negativa la enfocaremos desde el lado disminuido, analizando cómo utilizarla en contra de un enemigo abrumadoramente superior al que no se puede enfrentar de modo convencional.

Esta situación a su vez nos lleva a otra precisión. Observamos que la mayoría de los escritos, artículos y doctrinas, analizan el concepto de Guerra Asimétrica o Conflicto de Cuarta Generación desde la perspectiva positiva (superior y convencional) y consideran que el enemigo disminuido que aplicará la Guerra Asimétrica, no será un Estado sino más bien un Agente Transnacional o Infranacional, motivado por su ideología, religión o motivos étnicos y que se enfrenta al Estado o a distintos símbolos como el liberalismo o el imperialismo y con un nivel bélico muy elemental.

La conducción del conflicto:

El conflicto de baja intensidad no niega la estrategia ni la estrategia operacional, ante cualquier situación de incertidumbre hay que aplicarlas, pero esta guerra rompe el esquema tradicional de los niveles de conducción del conflicto, al disminuir la importancia del nivel operacional, mediante la gran relevancia estratégica que cobran las acciones tácticas; a la vez que establece la asimetría que le da el nombre a esta nueva generación de la guerra. En el caso concreto de la guerra asimétrica y sus métodos no convencionales, no son válidos muchos de los elementos de la acción militar clásica como las grandes unidades, frentes de batalla, esfuerzos, líneas de comunicación, tren logístico, retaguardia etc.

En esta guerra las batallas son sustituidas por pequeños enfrentamientos armados tipo guerrillas, golpes de mano, terrorismo, resistencia y desobediencia civil. Las líneas de comunicaciones clandestinas se confundirán con las líneas comerciales, las bases serán reemplazadas por escondites y depósitos, la logística adoptará alguna manera imaginativa, el control de la población se efectuará mediante la propaganda y el Comando y Control se verá afectado, más por la dispersión de la masa que por la tecnología, por lo que se tendrá que confiar en la discrecionalidad de los subordinados.

Como vemos para una fuerza armada regular, aplicar esta concepción estratégica será ciertamente difícil y todo un reto que involucra, entre otras acciones, el análisis y cambio de la concepción estratégico operacional, la definición de doctrinas y un reentrenamiento de sus elementos.

Analizaremos a continuación como esta situación particular afectará los tres niveles de conducción del conflicto: Táctico, Operacional y Estratégico,

Nivel Táctico:

Las acciones tácticas cobrarán la mayor importancia estratégica en este tipo de guerra, por lo que será necesario incidir en el entrenamiento y la coordinación de las mismas. Se requerirá la conformación de unidades orgánicas básicas diferentes a las convencionales (escuadras, pelotones, patrullas), para realizar las acciones a este nivel, como son: guerra (guerrilla) rural y urbana, acciones antitanque, antiaéreas, golpes de mano a la logística, retaguardia y comunicaciones del enemigo. Para esto será necesario desarrollar la doctrina correspondiente y entrenar a las tropas regulares, los combatientes civiles reclutados y la población que efectuará las funciones de apoyo. Esto se resume en la habilidad para explotar situaciones de vulnerabilidad del enemigo, a través de ataques a sus puntos débiles, utilizando métodos y aproximaciones no convencionales y aprovechando la sorpresa.

Nivel Operacional:

Se requerirá una gran dispersión de la masa considerando el tipo de guerra asimétrica a utilizar. Partiendo de las nuevas unidades orgánicas básicas se tendrá que diseñar una organización de tarea hacia arriba para establecer los niveles de Comando y definir el sistema de Comando y Control a utilizar. Lo propio habrá que hacer con las comunicaciones y prevemos que se tendrá que confiar en la discrecionalidad de los Comandos, por lo menos a partir de cierto nivel hacia abajo. Tendrán que definirse las Reglas de Enfrentamiento, pues a diferencia de los grupos Transnacionales o Intraestatales (no regulares), que no se rigen por tratados internacionales, códigos de conducta, derechos internacionales para los conflictos armados, los Estados si están obligados por estos, aún cuando apliquen la Guerra Asimétrica.

También el Comandante Operacional en coordinación con las autoridades civiles y policiales deberá estructurar un sistema de Comando y Control para la población civil, ya que ella será parte activa en esta lucha.

Esta concepción estratégica y los planes de operaciones deberán ser obligatoriamente puestos en conocimiento y aprobados por el nivel Estratégico (Político), considerando los muy elevados costos políticos que involucran, como veremos a continuación.

Nivel Estratégico (Político):

Teniendo en cuenta que este tipo de Guerra Asimétrica, considera implícitamente la ocupación de parte del territorio por un Ejército invasor, situación que - para poder aplicar la Guerra Asimétrica – tendrá además que ser prolongada en el tiempo, se requerirá de un consentimiento y aval político, pues en ella no solamente están comprometidas las Fuerzas Armadas, si no también, como es obvio, el territorio nacional y la población civil. Esta situación conlleva un alto costo político a nivel interno que alguien tiene que asumir y que trasciende la responsabilidad de las jerarquías militares.

Por otro, lado este tipo de Guerra involucra también golpes de mano el día "D" a la hora "H" sobre objetivos estratégicos en territorio enemigo, lo cual tiene también un elevado costo político externo, pues colocaría a nuestro país como el agresor en el contexto internacional y ante los organismos supranacionales regionales y globales.

En el supuesto que estos costos sean asumidos debidamente a nivel político y por nuestra propia población, a este nivel estratégico le correspondería también evaluar el costo / beneficio de empañarnos en un conflicto de estas características.

Asumiendo que nuestra actitud sea ofensiva y se autorice políticamente los golpes de mano para reducir en algo lo desigual del poder combatiente relativo, tengo serias dudas que cualquier país sub desarrollado o en vías de en desarrollo, tenga la suficiente libertad de acción para proceder de esa manera y quedar impune en el contexto internacional. Con seguridad será inmediatamente censurado y hasta sancionado internacionalmente. Lo cierto es que el privilegio de actuar así está reservado para las grandes potencias y sus socios estratégicos. Tenemos algunos ejemplos recientes de esta afirmación: Estados Unidos en Irak e Israel en el Líbano.

De otro lado, si nuestra actitud va a ser solamente defensiva, no habrá una significativa reducción del Poder Combatiente Relativo, pues los golpes de mano después de iniciadas las hostilidades pierden su componente fundamental, la sorpresa. Asumiendo que luego de un tiempo prolongado (como es usual en estas guerras), nuestra estrategia nos de resultados positivos y se logre expulsar al ejército invasor, habrá que sentarse a la mesa de negociaciones pero para negociar qué, una indemnización de guerra?, eso ya no se estila. Simplemente nuestro país habrá llevado la peor parte, nuestro territorio estará destruido y nuestra población civil patrióticamente habrá tenido que pagar con su vida un costo altísimo en época como la actual, en la que las vidas humanas cobran mayor importancia.

Bajo este ensayo mental es que consideramos que el nivel estratégico (político) tiene que ser debidamente informado de esta concepción estratégica operacional, pues como hemos visto, cuando un Estado la aplica tiene un alto costo interno y externo que afrontar, a diferencia de un perturbador Transnacional o Infranacional, que no tiene estatus jurídico y que, en su clandestinidad, tampoco está obligado por el Derecho Internacional Público y menos por el Derecho Internacional de los conflictos armados.

Conclusiones

  • 1. Con la aparición de la Guerra Asimétrica los Estados van perdiendo el monopolio de la violencia que obtuvieron en 1648 con la paz de Westfalia y hoy tienen que enfrentar enemigos extra estatales, con motivaciones distintas a las convencionales y que los obligan a modificar sus concepciones estratégicas y doctrinarias.

  • 2. La "ilegalidad" de la Guerra Asimétrica coloca al margen de las leyes internacionales a los agentes que la utilizan; por tanto, su empleo a manos de un Estado, involucra riesgos y costos muy altos que afrontar, los cuales tendrán que ser analizados desde la perspectiva de la asimetría en la responsabilidad jurídica frente al Derecho Internacional.

  • 3. Más allá de la militar (operacional) que es la más notoria, existen otros niveles y formas de asimetría, que se establecen en perspectivas diferentes y que deben ser incluidos en el análisis, cuando un estado pretende recurrir a esta modalidad de guerra en su concepción estratégica.

  • 4. Para una Fuerza Armada regular, formada y entrenada en métodos convencionales, aplicar esta modalidad de guerra será dificultoso y desafiante. Tendrá, entre otras acciones, que analizar y adecuar la concepción estratégico operacional y adaptar su organización, definir doctrinas y re entrenar sus elementos.

  • 5. La Guerra Asimétrica rompe el esquema tradicional de los niveles de conducción del conflicto, al disminuir la importancia del nivel operacional, mediante la gran relevancia estratégica que cobran las acciones tácticas y al agregar nuevas variables al nivel estratégico, las mismas que tendrán que ser analizadas en la evaluación integral del conflicto, bajo la perspectiva del costo / beneficio político.

Recomendaciones

  • 1. Para progresar con esta concepción estratégica y los planes de operaciones que de ella deriven, éstos deberán ser obligatoriamente puestos en conocimiento y aprobados por el más alto nivel de la conducción nacional (Político), considerando que los muy elevados costos sociales y políticos que su aplicación involucraría, trascienden las responsabilidades en las jerarquías militares.

  • 2. El nivel estratégico deberá evaluar todas las asimetrías, especialmente la política para - haciendo un ensayo prospectivo - ubicarse en el contexto internacional, valorando su nivel de autonomía y libertad de acción para obtener ventajas políticas y jurídicas que legalicen las acciones militares asimétricas a realizar y afrontar los costos políticos que ellas signifiquen.

  • 3. El nivel operacional deberá estudiar y proponer otras alternativas imaginativas a la guerra convencional además de la asimétrica, por ejemplo el empleo del concepto de las Operaciones Basadas en Efectos (EBO) orientando el esfuerzo principal de la Maniobra Estratégica sobre los centros de gravedad que se mencionan en la teoría de los cinco anillos de poder de Warden.

  • 4. Asimismo tendrá que pensar en la posibilidad que la preparación para la Guerra Asimétrica quede desairada si por ejemplo el enemigo – basado en su superioridad - desiste de la invasión y emplea en su lugar las EBO, o por una rápida intervención de mediación en el conflicto por parte de los organismos internacionales.

Bibliografía

Lind, Nightingale, Schmitt, Sutton y Wilson, "The Changing Face of War: Into the Fourth Generation", Marine Corps Gazette, octubre de 1989. Área: Seguridad y Defensa - ARI Nº 23/2006. Fecha 27/02/2005.

Lind William S. "Compendio de Cuarta Generación". Military Review, enero febrero 2005.

Pfanner Toni "La guerra asimétrica desde la perspectiva de la acción y el derecho humanitarios". Revista Internacional de la Cruz Roja n° 857, pp. 149-174.31-03-2005.

Saavedra Jasón, Contralmirante Armada Peruana; Empleo Estratégico de las Fuerzas Conjuntas en la Guerra Asimétrica. Revista de Marina 2005

Herman Paul F.,Jr., Charles Dunlap,Jr, y Kenneth F. McKenzie Jr.,"Guerra asimétrica".

SKELTON Ike, Congresista; Lecciones de conflictos asimétricos; Military Review; Marzo – Abril 2002, pág 2.

Ramirez Gonzalo Martín, May. Ejercito Argentino; publicado en internet http://www.circulomilitar.org/web2/index.htm y la revista de Infantería del Ejército Argentino, 2005.

Wikipedia, la Enciclopedia Libre.

http://es.wikipedia.org/wiki/Guerra_asim%C3%A9trica

 

 

 

 

 

 

Autor:

David Portilla

[1] Aforismo Napoleónico, que cobra mayor importancia cuando una nación pretende empeñarse en una guerra asimétrica de larga duración y alto costo social y político.

[2] La palabra "legalidad" referida a la guerra aparecerá entre comillas considerando que está proscrita por la ONU; sin embargo esta acepción se refiere al derecho de hacer la guerra. Just ad bellum.

[3] Entre ellos William S. Lind. pionero de esta teoría con el artículo "El rostro cambiante de la guerra: hacia la cuarta generación", que escribió en 1989. Además es columnista semanal "On War", disponible en www.military.com., y la revista de Infantería del Ejército Argentino, 2005.

[4] IKE SKELTON, Congresista; Lecciones de conflictos asimétricos; Military Review; Marzo - Abril 2002, pág 2.

[5] Esta ventaja política es difícil de conseguir, recordemos que de los países que ha recurrido a la guerra asimétrica en el último siglo, solamente Vietnam del Norte lo logró, situación que lo condujo finalmente a la victoria.

[6] El bombardeo a la sede de las Naciones Unidas en Bagdad, en agosto de 2003 y a las oficinas del CICR a fines de octubre del mismo año, así lo demuestran.


Partes: 1, 2


 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Politica

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.