Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     
 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

El falso Espíritu Santo: Obra del "Falso Profeta": Un estudio exegético de Apocalipsis 13:11-16. (página 2)

Enviado por Heyssen Cordero



Partes: 1, 2


Como es conocido, en el contexto de Elías, el problema radica en que se disputa la atención del pueblo para ver de quién era acepto su sacrificio, el de Elías o el de los profetas de Baal. Este acontecimiento determinaría quién era realmente Dios y a quién rendirían su adoración (1 Re 18:20-40).

Los que interpretan al fuego que hace descender esta bestia, teniendo como referencia al suceso de Elías en el Monte Carmelo interpretan como un hecho de lealtad, donde el dragón pretende hacer lo mismo mediante la segunda bestia.

El fuego como señal del Pentecostés. Esta es otra interpretación que es relacionada con el Pentecostés, el que experimentaron los apóstoles después de la ascensión de Jesús.

Los eruditos que interpretan, tomando como referencia el Pentecostés, consideran que el fuego que realiza la bestia segunda es un falso derramamiento del Espíritu Santo, tratando de imitar la verdadera manifestación del Espíritu Santo. De esta manera concluyen ellos, que el verdadero propósito de este acontecimiento radica en el engaño, como la misma imagen de la bestia lo describe, que se parece a un cordero, pero que en realidad habla como dragón.

Así se evidenciar que trata de engañar a la "gente" con un falso Espíritu Santo tratando de falsificar como el verdadero Espíritu de Dios, que obra milagros o señales.

Mario Veloso argumenta al respecto que, "la fuente de su poder y su piedad.proviene del dragón, por medio del espiritismo, sofisticado y culto, semejante al que practican en la Nueva Era, y se auto engañan. Engañan también al mundo entero. Y la imagen de la bestia celebra su propia grandeza espiritual y fuerza al mundo entero al desvió."[6] Esto refiriéndose básicamente a los que creen tener el "Espíritu Santo" pero que en realidad no lo tienen.

Por esta razón, las dos argumentaciones mencionadas son las más importantes que se dan respecto a la expresión: "fuego que desciende del cielo" como señal de la segunda bestia de Apocalipsis 13.

Conociendo que hay más interpretaciones, el problema a tratar busca la explicación desde el punto de vista exegético.

Por otro lado, Enrique Treiyer, tras un estudio exegético hecho de Ap. 13: 11-18, menciona que el fuego que desciende del cielo es una alusión al Pentecostés, señal que hace esta bestia, con la finalidad de engañar a los moradores de la tierra.

Aunque mencionamos inicialmente que esta investigación se centrará en las obras de la segunda bestia principalmente y no en la identidad de ella, es imprescindible que se aborde este asunto, aunque generales. A continuación interpretaciones que pretenden dar a conocer a quién o quiénes representa la segunda bestia.

Interpretaciones diversas

Interpretación católica

A través de los tiempos la iglesia católica ha utilizado la interpretación pretérita[7]para la profecía de Ap.13, identificándolo así a la bestia que surge de la tierra como la religión romana[8]de los días en que se escribió el Apocalipsis. Buscando así una salida a las interpretaciones protestantes de la reforma que interpretaban a la segunda bestia como el poder papal.

La interpretación de esta segunda bestia de Ap.13 es un poder que tiene gran influencia, para hacer que los moradores de la tierra adoren a la primera bestia. Robertson agrega: "La segunda bestia como un poder imperial que imita a Roma en sus persecuciones."[9] De acuerdo a esta interpretación católica esta bestia representaría al poder religioso y sacerdotal que tenia establecido el imperio romano, que trabaja muy estrechamente con el poder político, "evidentemente, la autoridad delegada de los sacerdotes provinciales del culto del emperador, queda rigurosamente confirmada."[10]

Para que logre ese propósito producirá señales y prodigios de tal manera que hará descender fuego del cielo.[11] Además esta bestia, "es representante de la primera bestia[12]de Ap. 13, y su misión despreciable e impía es la de pregonar el culto al emperador.[13] Era costumbre casi común que los sacerdotes de las religiones antiguas supieran hacer milagros y causaban la impresión que hablaban las figuras, que de acuerdo esta interpretación eso representaría las grandes señales que realiza esta segunda bestia de Ap. 13, y que el sacerdocio imperial tenia sus expertos en hacer trucos.[14]

Por lo tanto de acuerdo a la interpretación católica el cual es aceptado hasta hoy dentro de sus cánones de interpretación profética, es que la bestia que surge de la tierra es la religión imperial de los primeros siglos. Cuando la iglesia primitiva tuvo que afrontar gran persecución, por permanecer fiel a Dios en su adoración y no querer rendir adoración al emperador ni sus estatuas que había hecho levantar; en ese sentido esta segunda bestia de Apoc 13, cumplió su propósito al exigir que todos le dieran adoración al emperador y que para ello los sacerdotes imperiales hacían grandes señales en las ceremonias de los cultos, cuyo propósito de estas señales era engañar.

El fuego del cielo de acuerdo a esta interpretación sería las señales que los sacerdotes realizaban dentro de sus rituales, que era una costumbre común en los cultos al emperador.

Interpretación protestante

Seccionados en dos grupos, los cuales marcan una diferencia en su interpretación: Entre ellos los evangélicos en general[15]y los adventistas del Séptimo Día.[16]

Interpretación Evangélica

En el mundo evangélico se observa que tienen una manera singular de interpretar esta profecía, pues interpretan a la bestia que surge de la tierra como una religión del estado, que trabaja en sociedad con un poder político.

A diferencia de los católicos, ellos interpretan de una manera pretérita- futurista, y no sólo para su cumplimiento al tiempo del imperio romano, sino que esta sociedad político-religiosa sucede en la actualidad.

Entonces de acuerdo a esta interpretación surge una pregunta, ¿De que poder religioso se está hablando, cuáles son sus propósitos y en que consiste las grandes señales de hacer descender fuego del cielo? A esto ellos responden: "Que todo conduce a identificarla con aquellas religiones que prácticamente, desvían la adoración debida a Dios hasta cualquier forma de poder, maravillando, sorprendiendo a través de señales."[17]

Michael Wilcock, se pregunta si estas son las dos características de dos clases de religiones distintas: La apariencia cristiana (cordero), el mensaje satánico (dragón), su oficio de profeta, su interés por la adoración, y sus recursos mágicos (grandes señales) todo parece indicar que se trata del falso profeta y por consiguiente a una religión falsa.[18]

De acuerdo a esta interpretación, se clasifica en dos grupos distinguidos a las iglesias que se involucran con esta religión falsa.

  • A la derecha se sitúan las iglesias que cooperan con el estado y bendicen todos los proyectos predicándoles incluso sus cruzadas patrióticas.[19]

  • A la izquierda se encuentran las sectas que tratan de convencer mediante señales, tanto por sus pretendidos dones espirituales como por sus estrictas reglas morales.

Aquí las señales juegan un gran papel dentro de su adoración, tanto en las iglesias históricas y tradicionalmente unidas al estado, como en los otros grupos religiosos.

De acuerdo a esta interpretación evangélica, las grandes señales como "el fuego que desciende del cielo" hacen referencia a los milagros y hazañas que realizan estos grupos religiosos, cuya finalidad es engañar. No se define a ningún grupo en especial, pero se lo identifica como una "religión falsa", que se opone a la iglesia verdadera de Dios[20]usando "una ridícula parodia del cordero en un sentido cristiano"[21]. Que pretenden tener el Espíritu Santo por el cual hacen gran cantidad de milagros, refiriéndose a las iglesias carismáticas que depositan su adoración en las prodigiosas señales que realizan en nombre de Dios, pero que nada de ello proviene de Dios, sino que da la idea que viniera de Dios ese poder. Por que no todo los que hacen señales y milagros son un indicativo que proviene de Dios. Jesús advirtió sobre ello "Cuidaos de los falsos profetas, que vienen a vosotros con vestidos de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces." "No todo el que me dice: "Señor, Señor", entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos. Muchos me dirán en aquel día: "Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros?""(Mt. 7:15, 21-22)

De acuerdo a esta interpretación evangélica, se concluye, que la bestia que surge de la tierra seria un poder religioso, compuesto por más de una iglesia, que en el afán de presentar buena adoración a Dios engañan con las grandes señales que se les ha permitido hacer, por que es el dragón que les inspira ese poder. El problema de fondo es la adoración a quien rinden. Imitando así un falso Pentecostés y un falso derramamiento del Espíritu Santo.

Interpretación Adventista

La iglesia Adventista del Séptimo Día, utiliza el método historicista, en las interpretaciones proféticas que da a las profecías apocalípticas[22]y al interpretar a la bestia que surge de la tierra, aplica este método de interpretación.

Considerando este método de interpretación, la iglesia Adventista interpreta a la segunda bestia de Apocalipsis 13 como un poder político. Totalmente diferente a las interpretaciones anteriores que se ha dado, tanto por los católicos, como los protestantes evangélicos. Según esta interpretación, dicho poder político, tiene el propósito de hacer que todos los moradores de la tierra, rindan adoración a la primera bestia.[23] Mario Veloso refiriéndose a la segunda bestia de Apocalipsis 13 dice "Es una nación que no surge de los pueblos en sus tradicionales convulsiones de las guerras."[24] Entonces por la mente de las personas que estudian esta segunda bestia de Apoc 13 se hace la segunda bestia, ¿Por qué esta bestia puede representar a un poder político? Respondiendo a esta pregunta de acuerdo a la interpretación adventista responde con dos razones que justifican su interpretación.

Primero, que se trata de otra bestia (otro poder) diferente a la primera bestia que surge del mar[25]ésta surge de la tierra y crece lentamente. La palabra usada para crecer aquí es (anabaino) "subir", que se refiere mas a un crecimiento, como el subir de las plantas, paulatinamente, hasta estar formadas.

Los eruditos adventistas llegan a un consenso de que se trata de un poder político, y que ese poder político tendrá una influencia mundial. "Esta nación sube de la tierra, lugar sin muchedumbres, de población limitada, con el esfuerzo lento de su propio desarrollo humilde"[26] este nuevo poder (refiriéndose a la bestia que surge de la tierra) tiene que ser un poder de influencia mundial.

Uría Smith, menciona al respecto: "el único sistema restante que ejerza una influencia controladora en el mundo hoy es el protestantismo.es el protestantismo la religión de las naciones que constituye la vanguardia del mundo en cuanto a libertad, progreso y poder."[27]

El segundo argumento que se presenta, es la "semejanza de cordero" (Apoc 13:11) que lleva, pero que cuando habla se desenmascara su verdadera identidad, porque habla como dragón.

Uniendo estas dos razones que presentan se estaría refiriendo a una nación que lo representaría y que tendría una apariencia de cordero pero que conforme va creciendo va cobrando más fuerza y se hace más evidente sus propósitos que tiene frente a la adoración. Porque exigirá que todos rindan adoración a la primera bestia que tuvo herida de muerte y vivió. Y para ello también hará grandes señales.

Entonces se despierta un interés por saber, ¿a qué nación se refiere y en qué consisten esas grandes señales que hace? Los escritores bíblicos adventistas[28]comparten este mismo concepto como lo expresa Veloso, "se ha identificado a Estados Unidos como la única nación, surgida en la época descrita, que cumple esta descripción.

Los dos cuernos.que son la base de su poder esta en la libertad religiosa y la libertad política que su constitución protege."[29]

Además, LaRondelle añade que "la bestia de la tierra desea que se le tome como semejante a Cristo, pero sus palabras revelan sus mentiras, las herejías y los planes asesinos del dragón y de la bestia del anticristo."[30]

A través de toda la Biblia el cordero ha representado a Cristo,[31] pero en esta ocasión, esta segunda bestia tiene la semejanza de un cordero, pero en realidad no lo es.

La iglesia Adventista cree que tanto el poder religioso (iglesia Católica) como el poder político (Estados Unidos), unirán sus fuerzas para atacar al pueblo de Dios, en estos últimos tiempos, como lo han hecho en el pasado,[32] uniéndose los dos poderes que representan a las dos bestias del Apocalipsis 13. Pero el propósito de todo ello es imponer un nuevo sistema de adoración, no dirigida a Dios sino a la bestia que surgió del mar (poder religioso) y quien ejecutará esta adoración a todos los moradores de la tierra es la bestia que surge de la tierra (poder político). Ese es su propósito principal de la segunda bestia.

Además para ello hará grandes señales y exigirá que todos lleven una marca en su mano o su frente en señal de pertenencia y fidelidad en su adoración. Contestando la segunda parte de la interrogante hecha anteriormente, ¿En que consiste estas señales de hacer descender fuego del cielo? Que será además la interrogante que trataremos de descubrir como un propósito de esta investigación, desde un punto de vista exegético.

Es por ello que nos interesa conocer qué significa desde el punto de vista Adventista. Veloso, refiriéndose a las señales que realiza menciona: "Estas señales no procederán de la ciencia, ni de la tecnología, por que esos son seculares. Tiene que ser señales que asocien sus acciones con Dios, legitimizando que sus poderes provienen de Dios y su dominio sobre la tierra.

En eso consiste el engaño de sus señales. Pareciera que provienen de Dios, pero no es cierto."[33]

El poder que ejerce esta bestia para hacer sus señales o milagros proviene del dragón "por medio del espiritismo, sofisticado y culto, semejante al que practica la Nueva Era, y se auto engañan. Engañan al mundo entero, engañan su propia grandeza espiritual y fuerza al mundo entero hacia el desvió."[34]

Smith agrega que "esos prodigios y señales de hacer descender fuego del cielo, es manifestado por un falso espíritu que trata de imitar las obras que hace el Espíritu Santo de Dios, pero que su propósito de esta señales de la bestia son para engañar y los hace delante de la primera bestia."[35] Induciéndoles a todos las naciones a adorar al anticristo (bestia que surge del mar) y por ende al dragón.[36] LaRondelle añade: "El Espíritu de Dios se manifestó en señales milagrosas después que Cristo completo se misión, con el propósito de glorificarlo mas a Cristo."[37] Estas señales también pueden considerarse, con las obras extraordinarias que realizan ahora muchas iglesias cuyo poder dicen recibirlo de Dios, pero su fin es exaltarse mediante los milagro que realizan, reconociendo que casi todos provienen del protestantismo norte americano (bestia que surge de la tierra)[38].

De acuerdo a la interpretación Adventista se concluye: Primero que el principal propósito de la bestia que surge de la tierra (poder político), es unir esfuerzos con la bestia que surge del mar (poder religioso[39]para imponer un nuevo sistema de adoración, no a Dios la adoración sino al poder religioso y exigir que todos los moradores de la tierra adoren a la primera bestia (poder religioso).

Segundo, que las señales que realiza, utilizando la expresión "fuego del cielo" se refieren a la falsificación de las señales que hace el falso espíritu, imitando las obras del Espíritu Santo, que se manifestarán mediante falsas señales, milagros portentosos, que parecen venir de Dios pero que su fin es engañar.

Se ha observado dentro del marco de fondo del problema, que hay diversas maneras que interpretan a la bestia que surge de la tierra, tanto los católicos, como los protestantes, y dentro de los protestantes hay también más de una manera de interpretarlo dicha profecía que tiene un mensaje escatológico, de las cuales se ha considerado solo 2 posturas. (Evangélicos y Adventistas).

A través de la exégesis se tratará de descubrir los verdaderos propósitos que tiene la bestia de Ap. 13:11-16, y conocer en que consiste las grandes señales de hacer descender fuego del cielo en el contexto de la adoración.

Planteamiento del problema

Después de conocer las diversas teorías de interpretación que se le da a Apoc 13:11-16, respecto a su propósito y señales que realiza, esta segunda bestia. Es razonable la pregunta, ¿Cuales son los propósitos que tiene esta bestia dentro del contexto de la adoración y en qué consiste esas grandes señales de hacer descender fuego del cielo?

Esta pregunta se tratará de responder a través de la investigación exegética en el desarrollo de la misma.

Propósito de la investigación.

Con este estudio en primer lugar se busca hacer un análisis exegético, del texto de Ap 13:11-16, además de agrupar las diferentes explicaciones que se da a estas señales (hacer descender fuego del cielo) en un sólo trabajo y conocer que significa ésta señal buscando su significado en su idioma original del texto y del pensamiento del autor. En segundo lugar ayudar al verdadero creyente a fortalecer su fe, para que cuando la trinidad diabólica mencionada en Apocalipsis 13 ponga en acción su plan de ataque contra el verdadero pueblo de Dios, no sea engañado.

Importancia de la investigación

Es evidente la gran inquietud por conocer el verdadero propósito que tiene la bestia que surge de la tierra en el contexto de la adoración. Al conocer sus propósitos y señales que puede hacer, ayudará a cada cristiano a preparase mejor y permanecer firme y seguro en su fe de tal manera que no pueda ser engañado. Además es importante decir que este pasaje se encuentra en un contexto universal del conflicto entre el bien y del mal, donde la lealtad del hombre esta en juego. Y como dice la señora Elena G. de White, al decir que "cuando los libros de Daniel y Apocalipsis sean mejor entendidos, los creyentes tendrán una experiencia religiosa completamente distinta..."[40]

Metodología

Los principios a seguir, y que regirán el método del presente trabajo, son los del método histórico gramatical.

CONTEXTO GENERAL DEL LIBRO DE APOCALIPSIS

Introducción

Tal vez ningún otro libro del Nuevo Testamento presenta problemas tan grandes como el Apocalipsis de Juan, en especial para interpretarlo.[41]

Por lo tanto, no puede ser leído ligeramente, pero al estudiarlo con diligencia entregará sus tesoros a aquellos que lo buscan.[42] Entre estas dificultades se encuentra la paternidad literaria, el método apocalíptico de interpretación, su relación con los otros escritos juaninos, entre otros detalles más, que se tratarán en este capitulo. No existe acuerdo común entre los eruditos, respecto a los detalles presentados anteriormente.

El Apocalipsis no es un libro racionalista, ni trata la realidad a la manera humana, su mensaje no proviene de un ser humano sino de Dios, que dio su contenido a Jesucristo y él lo reveló a su siervo Juan[43]

Entre los puntos a considerar en este segundo capitulo brevemente es, la autoría del libro, la fecha en que se escribió, los destinatarios, conocer un poco las circunstancias que motivaron al autor a escribir el Apocalipsis, el tipo de literatura, el propósito del libro, ver el tema principal del libro, conocer la relación que tiene el capítulo 13 con el Antiguo Testamento y dar una mirada general al bosquejo del libro.

Autor

Los eruditos bíblicos hasta hoy no llegan a un consenso con respecto sobre la autoría de Apocalipsis, unos consideran a Juan el discípulo amado de Jesús, y otros algún discípulo de Juan, o alguien que quiso hacerse pasar por Juan.

Pero existen evidencias internas. Entre las evidencias internas concerniente al libro de Apocalipsis se encuentra al autor identificándose con su nombre Juan en cuatro ocasiones (1:1; 4:9; 22:8).

Además él se presenta como hermanos de los destinatarios, como un coparticipe de las tribulaciones (1:9). Eso indica que había una estrecha relación entre el autor y sus destinatarios, es decir con las iglesias a quien dirigía su carta y que siempre se mantenían comunicados.

También existen evidencias externas pues hay evidencias claras de que Juan el discípulo amado de Jesús sea el autor del libro de Apocalipsis, porque así lo confirman la iglesia primitiva y los padres de la iglesia.

Por las evidencias presentadas tanto en la evidencia interna como externa, se concluye: el autor del libro del Apocalipsis es Juan, el hijo de Zebedeo el mismo discípulo que se sentó al lado de Jesús en la última cena y se recostó sobre su pecho, el que un día fue discípulo de Juan el Bautista.[44]

Año en que se escribió el libro

El libro de Apocalipsis se escribió probablemente durante el reinado de Domiciano. Es importante mencionar que los que defienden la teoría que se escribió bajo el reinado de Domiciano[45]cuentan con la evidencia de la tradición y los padres de la iglesia, como Jerónimo e Ireneo, que afirman que Juan escribió en los últimos días de su vida, en el reinado de Domiciano.

Destinatarios

El libro fue dirigido a las siete iglesias que están ubicadas en Asia Menor, el mismo autor así lo menciona "Juan, a las siete iglesias que están en Asia." (Apoc 1:4). "El Apocalipsis fue escrito como un estimulo para las siete iglesias que estaban experimentando esta creciente hostilidad y como una advertencia a los descuidados y negligentes cristianos que estaban tentados a ceder en una fácil conformidad con el mundo."[46]

Aunque el Apocalipsis de Juan tuvo como destinatario inicial a las siete iglesias del Asia, su mensaje no quedaría sólo para ellos, sino que su propósito va mucho mas allá, por que en Asia no había sólo siete iglesias sino que había más, en toda Asia.[47]

José Grau menciona al respecto: "La carta no va dirigida a las siete iglesias nada más, pues en esta región habían más de siete iglesias y congregaciones." [48]Esto menciona porque si tenemos en cuenta que el numero siete, desempeña un papel importante en todo el libro, los primeros destinatarios del Apocalipsis son las siete iglesias de Asia, pero en realidad los verdaderos destinatarios son todas las iglesias o sea la iglesia universal de todos los tiempos.

Entonces se puede decir que el libro de Apocalipsis tiene mas de un destinatario, en primer lugar están las iglesias de Asia, y en segundo lugar la iglesia cristiana universal a través de los tiempos, que bien podría representar un periodo de la iglesia que afrontó a través de los tiempos, cada una de las siete iglesias de Asia que se describe en Apocalipsis. Porque el libro de Apocalipsis contiene mensajes para los días de Juan, como para todos los tiempos hasta la segunda venida de Jesús.

Situación histórica

Apocalipsis, como su nombre lo indica es conocido como la revelación, de las cosas escondidas u ocultas, y que ahora se muestran, para que la iglesia supiera las cosas que iban a suceder pronto. Apocalipsis también significa "descorrer el velo" es decir quitar el velo y ver lo que no se veía. Entonces es bueno preguntarse, ¿Podrá ayudar a comprender mejor el libro si se conociera las circunstancias que motivaron al autor a escribir el Apocalipsis? La respuesta es, claro que si.

Nos ayuda a conocer el momento actual que afrontaba Juan y la problemática que tenía las iglesias a quien lo dirigía, Juan sus cartas. Ya que se encontraba pasando momento difíciles por causa de su fe, él se encontraba en, "la isla llamada Patmos, por causa de la Palabra de Dios y del testimonio de Jesucristo" (Apoc 1:9) se encontraba exiliado por el emperador Domiciano en esa isla. Y no solo él estaba pasando estos momentos difíciles sino toda la iglesia cristiana también, al no querer acatar las órdenes del emperador, que exigía la adoración de todos sus súbditos. Pero obedecer a ello iba contra los principios de la iglesia cristiana primitiva.

Es decir la iglesia estaba pasando momentos de persecución. Esta isla, en la cual se encontraba Juan era distante de la ciudad que no era fácil la comunicación, y Juan había sido enviado allí como para que muriese su liderazgo eclesiástico. "Juan estaba en Patmos, una isla pequeña rocosa, y solitaria del mar Egeo, a unos 90 Km al suroeste de la ciudad de Efeso, en Asia menor.

Roma tenia allí una pequeña colonia penal, Domiciano quería ver a Juan en un lugar donde muriese su liderazgo espiritual sobre la iglesia. Y sin él, sin la revelación divina.sin el testimonio del poder divino que el comunicaba, pensaba Domiciano, la iglesia perdería su rumbo de fe y se confundiría en medio del dolor y la incertidumbre."[49]

Esa era la circunstancia en la que se encontraba Juan y que motivó a Juan a escribir el Apocalipsis para ayudar y dar animo a sus hermanos que estaban pasando momentos duros de tribulación, quizás estaban ya perdiendo las esperanzas, y Juan les descorre el velo del futuro dándoles nuevos ánimos y esperanza futura, diciéndoles que al final la iglesia triunfara, como lo expresa en los capítulos finales del libro. (Capítulo 21,22).

Género literario

Apocalipsis se caracteriza por su tipo de escritura apocalíptica, una literatura que usa símbolos e imágenes.[50] Apocalipsis es un libro de profecía. Pero es un tipo muy especial de profecía, porque trata casi exclusivamente sobre el futuro y que también es el ejemplo más completo de profecía bíblica apocalíptica.[51] Aunque su género literario es complejo, ofrece claves para su interpretación, en armonía con la función de cada aspecto del género.

La naturaleza de su carácter profético esta explícitamente orientada al futuro, por que mira al futuro y revela lo venidero. El Apocalipsis como profecía apocalíptica, difiere en un sinnúmero de significados y formas de la profecía clásica, también lo apocalíptico se conoce por su alcance cósmico y su énfasis escatológico. Se lo ve desde un marco del gran conflicto entre Cristo y Satanás, siendo ese su tema mayor del Apocalipsis.[52]

Propósito

El propósito del libro es revelar el futuro que la iglesia cristiana afrontaría y las cosas que habrían de suceder pronto. Como el mismo autor lo manifiesta al iniciar el Apocalipsis: "la revelación de Jesucristo, que Dios le dio, para mostrar a sus siervos las cosas que deben suceder pronto." (Apoc 1:1) El apóstol Juan tenía en mente presentar el propósito que Dios tenia para su iglesia a través de todos los tiempos.

Tema central del libro

El tema principal del libro es revelar a Jesucristo (Apoc 1:1) como lo expresa también Tenney: "la verdadera clave para la interpretación del Apocalipsis.es conocer la presentación que hace Juan de la persona de Cristo"[53] Además Veloso menciona que el tema del Apocalipsis es la segunda venida de Cristo.[54] Eso significa que el tema principal de todo el libro se centra en la persona de Jesucristo.

Además hay otros temas teológicos importancia que recobran interés, que son presentado por Reynolds en el siguiente orden: Primero, la soberanía de Dios. Segundo, la justicia de Dios, tercero, el proceso de la salvación. Cuarto, el papel de Cristo en la historia de la salvación. Quinto, el papel de la iglesia en el plan de salvífico de Dios. Sexto, el papel de la revelación y la profecía en la comunicación. Séptimo, el papel de la decisión personal en la preparación para el juicio. Estos temas están íntimamente entretejidos en el libro.[55]

La relación del libro con el Antiguo Testamento

Quizás ningún otro libro del Nuevo Testamento, se refiere frecuentemente al Antiguo Testamento como lo hace el libro de Apocalipsis. Como lo dice Reynolds, "Juan está frecuentemente endeudado al Antiguo Testamento por gran parte de su teología, vocabulario y simbolismo del Apocalipsis, aunque esto siempre informado cristológicamente"[56] Muchas de las visiones que vio

Bosquejo del libro

Descubrir el bosquejo que Juan definió para su libro seria una ayuda para comprenderlo. Aunque no es fácil descubrir el bosquejo que tuvo en mente Juan, pero su búsqueda se hace inevitable. El libro tiene dos marcadas líneas en todo su bosquejo que presenta. La primera parte histórica y la segunda escatológica. En la parte histórica hay tres cadenas proféticas claras y definidas, y la visión del gran conflicto, que integran una unidad coherente y armónica, que concluye con el remanente:

La revelación de Jesucristo

Introducción, 1:1-8

Primera parte/sección histórica, 1:9-12:17

Primera cadena profética: Las siete iglesias, 1:9-3:22

Segunda cadena profética: Los siete sellos, 4:1-8:1

Tercera cadena profética: Las siete trompetas, 8:22-11:19

Visión del origen y secuencia histórica del gran conflicto, 12

Segunda parte/sección escatológica, 13:1-22:21

Primer episodio: Los agentes del dragón, 13:1-14:15

Segundo episodio: La misión del remanente, 14:6-20

Tercer episodio: Juicio de babilónico y fin de la misión, 15:1-19

Visión sobre el fin del gran conflicto y la tierra nueva, 20:1-22:5

Conclusión, 22:6-21.

Símbolos que se estudiaran en nuestra investigación

Los símbolos cumplen un papel muy importante, en el libro de Apocalipsis, ya que todo su libro se caracteriza por la abundancia de figuras literarias que utiliza el profeta Juan, para describir sus visiones. "El simbolismo extenso y aun complejo es una de las características apocalípticas"[57] No es el propósito analizar, todos los símbolos o figuras literarias que están relacionadas con la bestia que surge de la tierra, por lo tanto se analizará solo los que se encuentran en los versículos 13 y14, que se consideran importantes para este estudio. Entre esas figuras literarias encontramos la palabra fuego y al termino cielo y tierra.

El fuego como símbolo

El fuego en su uso natural sirve para varias funciones, por ejemplo, para quemar, para calentar y abrigar. El fuego es poder beneficioso civilizador, pero también una fuerza aterradora y destructiva. En la guerra destruye naves, ciudades, pero industrialmente sirve para purificar metales.

En el pueblo hebreo el fuego tenía un uso común que servia para la cocina, la fabricación de metalurgia y otros usos más que se lo daba. En el ámbito religioso el fuego esta mas en relación con Dios, tanto como un medio de juicio (Gn. 19:24); como signo de su gracia (Gn. 15:17), como en la teofanías y un termino que se utiliza para describir a Dios como un fuego consumidor (Dt. 9:24).

En el Nuevo Testamento, también se le da diversos usos. Como un fenómeno terrenal (haciendo referencia a los relámpagos). En un uso figurado, es una figura del juicio final. En el Nuevo Testamento también sabe representar al fuego del infierno. El libro que más lo usa esta figura literaria es justamente el libró de Apocalipsis, lo utiliza como juicio de Dios,(Ap. 17,18), como purificación a la tierra, (Ap. 20 )y como engaños que realiza la bestia, mediante el poder que le otorga el dragón (Ap. 13).

Principales usos que se le da en toda la Biblia

Las Teofanías, se dan cuando la presencia de Dios se manifestaba al pueblo de Israel, y la gloria de Dios se manifestaba como fuego abrasador. (Ej. En el monte sinal, en el tabernáculo, etc.) El fuego del cielo, como una teofanía (manifestación divina) de Dios, con la finalidad de engañar al mundo entero y hacer que adoren a la primera bestia.

Miguel Ángel Fuentes, llega a la conclusión de que Apocalipsis 13 describe el esfuerzo por falsificar la presencia de Dios mediante realizaciones milagrosas distintas a persuadir a los seres humanos de que, en el conflicto cósmico, los poderes del mal representan al verdadero Dios. Se va a producir una falsa manifestación -- teofanía ----, cuyo efecto ara que mucha gente adore ala bestia y al dragón". Sabemos que la mayor teofanía jamás vista por hombre alguno, esta por producirse. Pablo lo expresa de este modo: "la manifestación gloriosa de nuestro Dios y salvador Jesucristo." (Tito 2:13).

Un hecho sin precedentes se realizara en ocasión de la segunda venida de Cristo. Además es importante considerar las deferentes formas como considera Miguel Ángel Fuentes sobre las manifestaciones de fuego. En Apocalipsis el fuego es uno de los símbolos importantes que a veces representa los juicios de Dios contra los pecadores, (Apo 8:5; 14:10) y que a menudo también están relacionados con la divinidad, en especial del Espíritu Santo en Cristo. A Cristo también se lo relaciona con el fuego (Apo 1:14).

Juicio divino. Cuando Dios permitía un castigo a una persona o pueblo rebelde que desobedecía sus mandamientos. (Ej. La lluvia de fuego y azufre que cayó sobre Sodoma y Gomorra). El fuego como juicio divino. Lo que ocurrió en el monte Carmelo, con el profeta Elías, proporciona la base bíblica para utilizar este símbolo.

La aceptación divina de los sacrificios, cuando Dios aceptaba el sacrificio descendía fuego del cielo y consumía los sacrificios. Como ejemplo la ofrenda de Abel, de Abraham, etc.

La efusión del Espíritu Santo, es la manifestación de lenguas de fuego (El Espíritu Santo) que descendió en el Pentecostés, en cumplimiento a la promesa del consolador hecha por Jesús a sus discípulos.

De esta manera se concluye mencionando que el uso del fuego en la Biblia, en general como manifestación del poder de Dios en diversos aspectos, es decir, el uso del fuego le pertenece a Dios. Así, con la información ya acumulada, en el capítulo siguiente se abordará básicamente las respuestas al problema planteado: Propósitos y señales de la segunda bestia.

LA SEGUNDA BESTIA QUE SURGE DE LA TIERRA: PROPÓSITOS Y SEÑALES

Para conocer mejor a Ap 13:11-16 es necesario interpretarlo dentro de su contexto escatológico.

Edwin Reynolds menciona que los capitulaos 12-14 constituyen una unidad que contiene una mezcla de eventos tanto históricos como escatológicos. Los capítulos 12-14 podrían llamarse la visión del gran conflicto, una visión que señala retrospectivamente al inicio de la rebelión en le cielo y señala hacia delante a los redimidos gloriosos que están victoriosos con el cordero en el monte de Sión.[58]

Apocalipsis 13 esta compuesto por figuras simbólicas que son tomados del Antiguo Testamento, en especial del trasfondo de Daniel 7, donde las bestias representan, poderes, naciones que surgirían a través de la historia.[59] El simbolismo extenso y aun complejo es una de las características apocalípticas.

Este capítulo tiene como objetivo, conocer los propósitos que tiene la bestia que surge de la tierra y la gran señal de hacer descender fuego del cielo, desde un punto de vista exegético.

Dicho capitulo tratará de encontrar la estructura del texto, la autoridad con cuenta esta bestia, conocer sus propósitos que tiene, ver las grandes señales, del fuego que hace descender del cielo y conocer los términos importantes, no sin antes contextualizar el texto a investigar.

Contextualización del texto

Apocalipsis 13 habla de dos bestias que hacen obras en contra del pueblo de Dios, así:

La primera bestia se levanta de lo profundo del mar, símbolo de caos y reino de lo demoníaco y malo que el Señor eliminará en el futuro (Apoc. 21:1). La descripción de la bestia indica que es en realidad representante del dragón, tiene diez cuernos y siete cabezas; pero ahora a diferencia que en Daniel 7 los cuernos tienen diez diademas o coronas, un detalle que sugiere que el reino simbolizado por esta bestia es ya un reino dividido.

La descripción posterior clarifica nuestra identificación de este poder. Su cuerpo era semejante a un leopardo, los pies eran como los de un oso y la boca como la de un león. Estos detalles llevan al lector a Daniel 7, en donde encontramos los mismos símbolos representados en reinos diferentes.

El profeta Juan quiere mostrar que la bestia que aparece en este episodio es la misma cuarta bestia de Daniel 7. Es decir a la Roma eclesiástica ya que el hecho de que los cuernos tienen coronas indican que el reino está dividido o sea la roma imperial ya no es más sino la roma papal.[60]

Al salir del mar el dragón le da poder, le comisiona como su representante, concediéndole su poder, y trono y majestad. Este libro muestra cómo es que Satanás quiere imitar también las obras de Dios, cierta forma por ejemplo a la entronización de Cristo en Apoc. 5.

La obra que realiza esta bestia es de perseguir al pueblo de Dios por 42 meses proféticos, es decir 1260 años, y blasfemar en forma directa el nombre de Dios.[61] Pero al cumplimiento de este periodo se terminará parcialmente con su maléfica obra, esto se dio en el año 1798 cuando el Papa Pío VI fue apresado, torturado y desterrado por el general Vertier del las tropas de Napoleón Bonaparte. De esta manera fue herido la bestia primera, no porque el Papa haya sido vencido sino porque todo el sistema católico romano sufrió los estragos de esa humillación.

Finalmente la segunda bestia surgiría con más poder ya que obligaría todo el mundo a seguir a la primera bestia y a su imagen.

La segunda bestia de Apocalipsis 13:11, no tiene paralelo en ninguna de las profecías previas, ya que la mayoría de las bestias surgen del mar.

El verbo anabaino traducido como "salir" significa entre otras cosas "subir, ascender, etc.". El contexto indica que salió de la tierra por las siguientes razones:

En primer lugar esta segunda bestia que surge de la tierra tiene cuernos que parecen de un cordero. En Apocalipsis el símbolo de un cordero siempre designa a Cristo. Únicamente después, cuando es capaz de hablar, se convierte en enemiga de Dios, pues habla falsedades, y engaña convirtiéndose así en un agente del dragón. En segundo lugar esta bestia es llamada en el resto del libro "falso profeta" (Apoc. 16:13; 19:20; 20:10). En el nuevo testamento generalmente se designa a los que declaran profecías de engaño o mentiras. En un sentido se podrían comparar al profeta Balaam que en un inicio fue un profeta de Dios, pero que apostató y fue un falso profeta. (Num. 22-24; Jos. 24:9,10; Apoc. 2:14). Ésa parece ser la experiencia de la bestia que surgió de la tierra.[62]

Estructura del pasaje

En la estructura se puede encontrar el propósito principal que tiene que cumplir la bestia que surge de la tierra, en el desarrollo de imponer una falsa adoración,[63] el cual se viene desarrollando desde el inicio del conflicto.

A poiei/ pa/san evxousi,an evnw,pion auvtou,, tou/ prw,tou qhri,ou

Ejerce toda la autoridad delante de la primera bestia (Verso 12)

B Kai poiei/ th.n gh/n kai. tou.j evn auvth/| katoikou/ntaj proskunh,sousin to. qhri,on to. prw/ton

Hace que la tierra y los que moran en ella adoren a la primera bestia (verso12)

C kai. poiei/ shmei/a mega,la(

Tambien hace grandes señales, (13)

. i[na kai. pu/r poih/| evk tou/ ouvranou/ katabai,nein eivj th.n gh/n evnw,pion tw/n

aun hace descender fuego del cielo a la tierra en presencia de los

avnqrw,pwn

hombres (13)

A" kai. plana/| tou.j katoikou/ntaj evpi. th/j gh/j dia. ta. shmei/a a] evdo,qh auvtw/| poih/sai

Además engaña a los que moran en la tierra a causa de las señales que se le

evnw,pion tou/ qhri,ou

permitió hacer en presencia de la bestia (v 14)

B"? kai. poiei/ pa,ntaj))) ina dw/sin auvtoi/j ca,ragma evpi. th/j ceiro.j auvtw/n th/j dexia/j h' evpi. to. me,twpon auvtw/n

Y hace que a todos. se les dé una marca en la mano derecha o en la frente (v 16)

Esta construcción contiene algunos paralelos evidentes (B–B) y otros no tan claros (A-A).

La estructura se divide en cinco partes principales. Todas marcadas por el verbo poiei (hacer), que marcan las pautas en las acciones que realiza. Dicho verbo indica que esta bestia está activa, por que hay tres objetivos específicos que cumple. Primero, La autoridad que recibe de la primera bestia, segundo, las obras (grandes señales) que hace en presencia de la primera bestia. Y por ultimo, hacer que todos lleven la marca en su frente o su mano derecha.

Pero como punto de partida se encuentra, la autoridad (evxousi,an), que recibe de la primera bestia, indicando la unión de poderes y que no esta sólo, sino que hacen un pacto con la bestia que surge del mar y el dragón. Como el punto central de la estructura se tiene: que hace grandes señales, hasta el punto de hacer descender fuego del cielo. El verbo poiei se repite 2 veces en esta acción que ejecuta la segunda bestia[64]dándole un énfasis especial.

Las cuatro acciones más importantes que realiza la bestia que surge de la tierra, se encuentran acompañados del verbo hacer (poiei), este verbo es usado en indicativo, declarando que lo que hace esta bestia es real, y en una acción de tiempo presente el de hacer o ejercer.

El verbo plana (engañar) desenmascara el objetivo de hacer grandes milagros."[65] Como parte final expresa su propósito real de hacer que los moradores de la tierra reciban una señal o marca que representa pertenencia y fidelidad. Así destacamos las divisiones de la estructura:

Su autoridad

Apoc. 13:12, presenta la clave de su éxito poiei/ pa/san evxousi,an evnw,pion auvtou,, tou/ prw,tou qhri,ou (Ejerce toda la autoridad de la primera bestia) esto indica que todo lo que hace, es gracias a la autoridad que recibe de la primera bestia y por ende del dragón (Apoc 13:2). Además muestra una estrecha relación entre la bestia que surge del mar[66](Apoc 13) y la bestia que surge de la tierra[67](Apoc 13:11). Siendo la cabeza principal de este triunvirato falso el dragón.

Uniendo así todo esfuerzo para destruir a la mujer (la iglesia verdadera) que fue establecido por Cristo. Siguiendo su lucha con el resto de su descendencia los que guardan los mandamientos de Dios y tiene el testimonio de Jesús (Apoc 12:17). El verbo que se utiliza para describir la palabra ejerce (poiei) es el mismo del verbo hacer (poiei) que describe las acciones que realiza esta bestia, gracias a la autoridad y el poder que recibe de la primera bestia. Es decir es el dragón quien da su poder y autoridad a la segunda bestia de Apoc 13, mediante la primera bestia.

Propósitos de la segunda bestia

 

La autoridad de la bestia que surge de la tierra se ve en acción en los tres propósitos específicos que tiene:

Primero, hace que la tierra y los que moran en ella adoren (proskunh,sousin) a la primera bestia (v12). El verbo más importante en esta frase es la acción de adorar (proskunew) donde se exige que todos los moradores de la tierra adoren a la primera bestia de Apoc 13, que tuvo herida de muerte y vivió. Esto indica el propósito que tiene el dragón en el conflicto cósmico, el querer la adoración del universo en general, usurpando así el lugar de Dios, quien es digno de adoración, por ser creador (Apoc 14:6). Todo lo demás que haga gira en derredor de este propósito de exigir la adoración de todos los moradores de la tierra.

Segundo, también hace grandes señales, y hace descender fuego del cielo a la tierra en presencia de los hombres (v.13) la conjunción kai (también, además) indica secuencia de propósitos que tiene esta bestia. Hace grandes señales, (shmei/a sust. pl), indicando que puede hacer muchas señales, pero la más importante es la de hacer descender fuego del cielo a la tierra.

Esta expresión se analizará de manera más profunda más adelante, por ser motivo de nuestro estudio. Pero el verso 14 indica cual es el propósito de hacer todas estas señales y es que el de plana (engañar).

Su propósito[68]es seducir al mundo e inducir a todas las naciones a adorar al anticristo. Como tercer propósito principal que cumple la segunda bestia o falso profeta, es hacer que todos los moradores de la tierra, (ina dw/sin auvtoi/j ca,ragma) lleven una marca en su frente o en su mano derecha. ¿Por que una marca o señal?, por que esto garantiza, su servidumbre a la bestia que surge del mar, su fidelidad en su adoración.

Treiyer añade: "la imposición de la marca de la bestia será acompañada (Kai) por un embargo económico sobre aquellos que rechazan la nueva forma de religión."[69] Cumpliendo así la bestia que surge de la tierra, el propósito que todos rindan adoración a la primera bestia.

El tema palpitante en todos estos tres objetivos específicos, es la adoración. El triunvirato, conformado por el dragón, la bestia que surge del mar (anticristo), y la bestia que surge de la tierra (falso profeta) exigen la adoración de la humanidad, por el contrario en Apoc 14:6-12, aparecen tres ángeles en escena, predicando el evangelio eterno, a todas las naciones, tribus leguas y pueblos, e invitando a adorar a Aquel que creó todas las cosas.

Grandes señales

"hacía desciende fuego del cielo a la tierra"

El término shmei/a (señales) aparece en sustantivo común plural, indicando que hay muchas más señales, pero la más grande e importante es la de hacer descender fuego del cielo al tierra.

La expresión poih/| evk tou/ ouvranou/ katabai,nein eivj th.n gh/n (hace descender el fuego del cielo a la tierra) indica dos cosas importantes: Primero, que el, fuego que desciende del cielo a la tierra es un acontecimiento que tiene una magnitud universal. Segundo, el hecho de que desciende del cielo a la tierra el fuego, da la idea que proviene de Dios.

Cuando se refiere la expresión del cielo a la tierra, indica universalidad, por ejemplo cuando Dios creo los cielos y la tierra (Gn. 1: 7:10) "separó las aguas que estaban debajo de la expansión de las aguas.Y llamó Dios a la expansión cielos" (v 7,8), después junto "en un lugar las aguas que están debajo de los cielos, y que aparezca lo seco. Y llamó Dios a lo seco tierra." (v 9,10), estas dos expresiones son usadas de manera figurativa para expresar al universo entero, en el cual nos movemos.

El libro de Apocalipsis está lleno de figuras y símbolos literarios, que hacen singular su interpretación. Es por ello que esta gran señal de hacer descender fuego del cielo a la tierra, no se puede considerar como un acontecimiento literal, por que su contexto no lo determina así, sino más bien figurativo o simbólico, pero el resultado será de efecto universal, por que se acompaña de las expresiones cielo y tierra.

En el segundo detalle a considerar de esta expresión que "desciende el fuego cielo a la tierra" (Apoc 13: 13), indicando la idea que esta gran señal proviene de Dios, como si fuera Dios quien otorga el poder para hacer señales a la bestia que surge de la tierra, pero el verbo plana/| (engañar) desenmascara el propósito de hacer señales, al expresar el verso 14 que "engaña a los moradores de la tierra con las señales que se le permitió hacer". Desde el punto de vista teológico, parece aceptable la idea de que las señales provienen de Dios, por que descienden del cielo ¿pero lo será desde el punto de vista exegético? Enrique Treiyer presenta lo siguiente, en su estudio exegético Ap.13:11-18.

Tomando referencia a las señales que provienen de Dios, menciona: El verbo didwmi (dar) en Ap. 13 se observa seis veces en relación con la primera bestia (v. 2,4,5,7) y cuatro veces con la segunda (v. 14,15,16). El primer uso da el tono: "el dragón le dio (edwken) su poder, su trono y gran autoridad" (v. 2) y el verso 4 agrega que toda la tierra le rindió homenaje al dragón que dio (edwken) su poder y autoridad a la bestia. Animados por el dragón las dos bestias de Ap. 13 tratan de imponer al mundo una falsa adoración.[70] Por lo tanto las señales que realiza la segunda bestia de Apoc 13, es por el poder que le otorga el dragón, y la primera bestia. (v 12).

En el contexto de señales (shmei/a), la segunda bestia de Apoc 13 hace descender fuego del cielo a la tierra, gracias al poder que le otorga el dragón. Entendiendo que esta bestia representa un poder de influencia mundial, para cumplir dichos propósitos anunciados.

Treiyer menciona, "hay quienes tratan de encontrar explicaciones científicas para explicar esto, refiriéndose al poder norteamericano con la bomba atómica y los cohetes. Pero en nuestros días son varios los países que poseen esas armas." [71]También agrega que la Biblia no entra en el tema de la ciencia-ficción.

Además esos elementos de la tecnología nunca sedujeron para imponer una falsa adoración. Ap. 13:13, trata más bien de un obra sobrenatural. Entonces estamos hablando de un poder.

Términos importantes

Para conocer mejor cuales son los propósitos de esta bestia que surge de la tierra y en qué consisten esas grandes señales de hacer descender fuego del cielo a la tierra, se analizarán dos palabras importantes que pueden dar una visión clara sobre el tema.

shmei/on "Señal"

Proviene generalmente del hebreo que indica, "marca distintiva", signo", "señal"; y del griego shmei/a : seméia, "señal", "milagro"

El apóstol Juan, en el cuarto evangelio, como el libro de Apocalipsis prefiere usar el término semeion, para describir los milagros que Jesús realizo durante su ministerio terrenal.

En el Nuevo Testamento semeion figura unas 73 veces, diez en Mateo, siete en Marcos, diez en Lucas, 24 en las obras juaninas, trece en Hechos (principalmente en plural y nueve veces con "teras"), ocho en Pablo, y una vez en Hebreos.[72]

Esta palabra es interpretada de acuerdo al contexto en que se utiliza, pues en el pensamiento juanino la superabundancia de milagros solo sirve para segar los ojos a la dimensión del prodigio como medio para manifestar quien es Jesús".[73]

Por ejemplo en el Génesis esta palabra se utiliza como: marca identificatoria, como la puesta sobre Caín (Gn. 4:15; cf Ex. 13:16) del hebreo 'ôth. Además en el Antiguo Testamento, también se utilizaba la palabra heb. tâw, como señal que era usada como marca identificatoria (Ez. 9:4, 6),que era especialmente por la gente iletrada para autenticar un documento en lugar de una firma.

En el tiempo de los profetas del Antiguo Testamento, ciertas señales se dieron para probar que la comisión de un profeta era auténtica (Ex. 4:30, 31; 1 S. 2:34; cf 3:20; véase Is. 20:2-4). Cristo hizo una lista de las "señales" de su 2º venida (Mt. 24:3; Mr. 13:4; Lc. 21:7). La palabra "señal" a menudo se usa como sinónimo de "milagro"(Ex. 4:8, 9; Dt. 4:34; Jer. 32:21; cf Nm. 14:22). Los judíos querían que Jesús hiciera una señal milagrosa (Mt. 12:38; Mr. 8:11; Lc. 11:16; etc.) como prueba de su divinidad, sin tomar en cuenta los numerosos milagros que ya había hecho y que daban testimonio de ello. Al antiguo Israel se le advirtió en contra de las falsas señales (Dt. 13:1-3; etc.), y tanto Cristo como Pablo nos amonestan acerca de las señales engañosas que Satanás llevará a cabo en los últimos días (Mt. 24:24; Mr. 13:22; 2 Ts. 2:9)[74].

El apóstol Juan usa semeion o semeia (shmei/on´ shmei/a "señal" o "señales") en el sentido formal de "señal" o "indicador" "portento", "prueba" y "acción prodigiosa". Tanto en Juan como en Apocalipsis shmei/on asume el papel que en los sinópticos ocupa dunameij (milagros). Los someia (señales) juaninos son actos relacionados con el que los realiza.[75] De acuerdo al concepto que maneja Juan respecto a las señales (shmei/a), se tratarían de hechos milagrosos, como los que hizo Jesús, la bestia que surge de la tierra también realiza estas señales, imitando a lo que Jesús hizo, pero su fin es engañar. En el concepto juanino, siempre esta palabra esta relacionado con hechos portentosos que se realizan, pero no se lo expresa como milagros, como los demás autores del Nuevo Testamento, sino como señales.

En el cuarto evangelio no manifiesta en ningún momento sobre los milagros que hizo Jesús, pero si lo expresa como señales y es el escritor que mas lo usa éste término en todo el Nuevo Testamento. Concluimos que, las señales que realiza la bestia que surge de la tierra, de hacer descender fuego del cielo, son hechos que realiza esta bestia para llamar la atención, haciendo creer que provienen de Dios y son frutos de su divinidad, pero que su fin es solo engañar, con apariencias de bien, como también tiene la apariencia de cordero, pero que habla como dragón.

pu/r "Fuego"

Proviene también del hebreo 'êsh "fuego".Esta palabra aparece 490 veces en la LXX[76]tenia un uso técnico, donde servia para la cocina, la fabricación, etc., para un judío esta prohibido encender fuego en sábado (Ex 35:3) y en el uso transferido, el fuego se compara a las pasiones humanas destructivas (Pr. 26:20-21). También el fuego representa la ira judicial de Dios (Jr. 4:4; Ez. 25:36)

En el Nuevo Testamento aparece unas 25 veces, que se dan en tres maneras: fenómeno terrenal, uso figurado y uso teológico. En el fenómeno terrenal se hace uso al relámpago, o al calor (Hb. 1:7; Apoc 16: 8). En el uso figurado, el fuego es una figura del juicio final (Mt. 3:10,12); el fuego de la prueba (1 P. 1:7); el poder destructivo de la lengua es un fuego en Santiago 3:15. "La literatura apocalíptica no ha encontrado un símbolo mas elocuente que el fuego, para sugerir el método divino"[77]. En el uso teológico, en las teofanías, cuando Esteban alude al fuego de la zarza en Hechos 7:30; el fuego en los juicios temporales (Luc 9:54).

El Nuevo Testamento generalmente tiene la vista del fuego como algo escatológico. En el Apocalipsis el fuego simboliza el juicio. El fuego y el granizo recuerdan la séptima plaga. Los caballos de Apoc 9:17,18 vomitan fuego, Un fuego divino protege a los dos testigos (Ap.11:3), en los últimos días, los falsos profetas hacen descender fuego del cielo (Ap. 13:13), En Apoc 14:18 un ángel de fuego viene a ejecutar juicio.

Entre los libros del Nuevo Testamento donde se encuentra mas la palabra fuego es en Apocalipsis. En todas las veces se presenta se encuentra en sentido figurado, ya sea en contexto de juicio o escatológico.

Por lo tanto este término en la señal que realiza la bestia que surge de la tierra está en sentido figurado, de las grandes señales que realiza la segunda bestia que surge de la tierra (falso profeta). Además el contexto de la bestia que surge de la tierra, es simbólico y escatológico, donde aparecen las dos bestias que representan dos poderes mundiales.

No se puede hablar de un parte literal y otra simbólica en la misma interpretación, por que no hay ninguna bestia con "diez cuernos y siete cabezas; en sus cuernos había diez diademas, y en sus cabezas había nombres blasfemos. La bestia que vi era semejante a un leopardo, sus pies eran como los de un oso y su boca como la boca de un león" (Ap. 13:1,2), o una bestia con "dos cuernos semejantes a los de un cordero y hablaba como un dragón" (Ap. 13:11).

Se concluye que el fuego que hace descender la bestia que surge de la tierra, es una expresión figurativa que utiliza el apóstol Juan para expresar los milagros que hará esta bestia, que como se ha dicho hasta este momento, es para engañar a los moradores de la tierra.

CONCLUSIÓN

De acuerdo con el planteamiento del problema, la investigación concluye en respuesta de la pregunta planteada: ¿Cuales son los propósitos de esta segunda bestia dentro del contexto de la adoración y en qué consisten esas grandes señales como el de hacer descender fuego del cielo?

La Biblia, en estudio concienzudo muestra que el fuego no es literal como sugiere la hermenéutica del mundo evangélico en general o los "falsos profetas," los que sostienen que realmente la bestia segunda hará descender fuego literal, tomando como base el acontecimiento registrado en el Antiguo Testamento, teniendo como protagonista a Elías el profeta, en el Monte Carmelo.

Sin embargo, la verdadera interpretación muestra todo lo contrario, muestra que el fuego es simbólico, y se trata "un falso Espíritu Santo", tomando como referencia el acontecimiento del Pentecostés y en nada tiene que ver con el evento de Elías contra los profetas de Baal por las razones expuestas. Es decir simbólico.

Ya que esta bestia no tiene autoridad de Dios como la tuvo Elías sino de Satanás.

La Biblia considera frecuentemente el fuego como un símbolo divino. Apocalipsis 13:13 describe un intento de poderes malignos de falsificar la presencia de Dios. A través de actividades milagrosas como veremos en la siguiente sección.

Cuando Apocalipsis 13:13 data que la bestia hará descender fuego del cielo se está refiriendo a un intento por parte de Satanás para imitar la presencia viva del Espíritu Santo tal como lo fue en el Pentecostés. Esto será y es evidente en las manifestaciones extraordinarias de espiritismo, el protestantismo apóstata se convertirá en una influencia engañosa para validar la obra de Satanás.

No obstante, esta segunda bestia será avergonzada y destruía junto con la primera bestia y su imagen y el dragón que le dio el poder, así como sucedió con todos los profetas de Baal en el Monte Carmelo.

Así, las señales que son provocados por el fuego como "Espíritu Santo falso" son manifestaciones que obra el falso profeta comisionado por Satanás el dragón para engañar a la humanidad con tal de que le rindan homenaje y adoración a la primera bestia y su imagen así como cuando los jóvenes hebreos en babilonia ante Nabucodonosor y su imagen.[78]

Es decir que las señales que obra la segunda bestia son provocadas por el fuego, el cual al igual que el verdadero Espíritu Santo tiene poder. Como se ha mostrado en el capítulo anterior, las señales implican milagros, pruebas de fe, esto es real, pues otra vez Satanás en su afán de imitar a la deidad, esta vez a Cristo, también procurará hacer milagros tal como Cristo hizo, esto para engañar al mundo de que hace milagros por poder divino, pero que en realidad, únicamente es un disfraz.

Ya, como se evidenció, la segunda bestia, obrará milagros tal como los que Cristo realizó en su primera venida, esto provocado por el fuego, el cual se mostró era el falso Espíritu Santo.

En conclusión la segunda bestia es la comisionada en hacer el trabajo del Dragón, con el único fin de inducir al mundo a adorar a Satanás, y para ellos hará esas grades señales, ellas con un falso Espíritu Santo.

BIBLIOGRAFIA

Arens, Eduardo. Apocalipsis (Lima Centro de proyección, 198).

Ball, sunshine. Daniel y el Apocalipsis. Miami: Vida, 1999.

Barsotti, Divo. El Apocalipsis una respuesta al tiempo. Salamanca: Sígueme, 1967.

BibleWorksT .Copyright © 1992-2003 BibleWorks, LLC. [CD-ROM], 2003.

Brown, Raymond E. El Evangelio según Juan. Madrid: Ediciones Cristiandad, 1979.

Cocagnac, De Maurice. Los símbolos Bíblicas. Bilbao: Desclee de Brouwer, 1994).

Eller, Ricardo. El Apocalipsis. Ciudad, Guatemala: Semilla, 1991.

Foulkes, Ricardo. El Apocalipsis de Juan. Buenos Aires: Nueva Creación, 1989.

Grau, José. Estudios sobre Apocalipsis. Barcelona: Evangélicas Europeas, 1977.

Hanna, Roberto. Sintaxis exegetica del Nuevo Testamento. El Paso, Texas: Mundo Hispano, 2000.

Hendriksen, Guillermo. Comentario del Nuevo Testamento. Michigan: Sub comision Literatura Cristiana, 1978.

Joseph Owens, John. Analytical Key to the Old Testament. Tomo II. Michigan: Grand Rapids, 1992.

Keener. Craig. Comentario del contexto cultural de la Biblia del nuevo Testamento. El Paso, Texas: Mundo Hispano, 1993.

Kittel, Gerhard y Otros. Compendio del Diccionario Teológico. Michigan: Libros Desafíos, 2002.

Kart Aland y otros. The Greek New Testament. Stuttgart: Deutsche Biblel Gesellschaft United Bible societies, 1993.

La Biblia de las Américas. California: The Lokman Foundatión, 2001.

La Cueva, Francisco. Nuevo Testamento Interlineal Griego-Español. Barcelona: CLIE, 1985.

LaRondelle, Hans. Las profecías del fin .Buenos Aires: Asociación Casa Editora Sudamericana, 1999.

Nichol, Francis D, ed. Comentario Bíblico Adventista del Séptimo Día. 7 vols. Traducido por Victor E. Ampuero Matta. California: Pacific Press Publishing Association, 1980.

Pacomio, Luciano y otros. Diccionario Teológico Enciclopédica. Estella: Editorial Verbo Divino, 1996.

Rodríguez Ángel M. Fulgores de Gloria. Buenos Aires: Asociación Casa Editora Sudamericana, 2001.

Scarone, Daniel. Tiempo presente, gloria futura. Buenos Aires: Asociación Casa Editora Sudamericana, 1989.

Tenney, Merill C. Nuestro Nuevo Testamento. Chicago: Editorial Moody, 1973.

Treiyer, Enrique. "Fuego del cielo y marca de la Bestia: un estudio exegético de Ap. 13:11-18" Theológika 19/1 (2004).

Raphaele. Apocalipseos Interpretatio Litteralis. Romae: Ex Officina Union Editricis, 1911.

Reynolds, Edwin. Diez claves para interpretar el libro de Apocalipsis, "Entender la palabra". Publicado en el segundo simposio Bíblico-Teológico Sudamericano Cochabamba, 29-31 de octubre de 1999.

Smith, Urias. Las profecías del Apocalipsis, tomo 11.Mountain View, California: Publicaciones Interamericanas, 1949.

Veloso, Mario. El Apocalipsis y el fin del mundo. Buenos Aires: Asociación Casa Editora Sudamericana, 1999.

Vicuña Arrieta, Máximo. Interpretación histórica del libro de Apocalipsis (Lima: Universidad Peruana Unión: Facultad de Teología, 1997.

 

 

 

 

Autor:

Pr. Heyssen Cordero Maraví

Universidad Peruana Unión Facultad de Teología

Junio 2007.

[1] Existe una corriente o escuela de interpretación bíblica "método preterista"que asevera que las profecías del Apocalipsis de Juan se cumplieron ya en el pasado. Es decir coloca el tiempo del cumplimento de las profecías en los 2 ó 3 primeros siglos del cristianismo. Ver: Máximo Vicuña Arrieta, Interpretación Histórica del libro de Apocalipsis (Lima: Editorial Imprenta Unión, 1997), 7.

[2] También existe el método de interpretación denominada "método futurista" que coloca el tiempo del cumplimiento de las profecías poco antes de la segunda venida de Cristo. Ver: Máximo Vicuña Arrieta, Interpretación Histórica del libro de Apocalipsis, 7.

[3] Ángel Manuel Rodríguez, Fulgores de Gloria (Buenos Aires: Asociación Casa Editora Sudamericana, 2001), 118.

[4] La iglesia Adventista del séptimo día, es una de las iglesias que mantiene un interés profundo por conocer cuales son los verdaderos propósitos de la segunda bestia y en qué consisten sus grandes señales, dentro del contexto de adoración.

[5] Eduardo Arens, Apocalipsis (Lima: centro de Proyección Cristiana, 1986), 84.

[6] Mario Veloso, Apocalipsis y el fin del mundo (Buenos Aires: Asociación Casa Editora Sudamericana, 1999), 171.

[7] La interpretación pretérita, es darle un cumplimiento a una profecía solo para los días en que se escribió el Apocalipsis. Más adelante lo explicaremos con más detalle en la definición de términos en que consiste las diferentes escuelas de interpretación.

[8] La religión romana, no se refiere a la religión católica que fue la religión del imperio a partir del siglo IV, sino se refiere a la religión sacerdotal que imponía la adoración al emperador, donde todos tenían que reconocerlo como un dios. Esa es la religión a la que nos referimos con religión romana. Ver Raphaele eyzaguirre. Apocalipseos Interpretatio Litreralis (Romae. Ex officina Uniones Edictricis, 1911), 352.

[9] A. T. Robertson, Comentario al texto griego del Nuevo Testamento (Barcelona: Editorial CLIE, 2003), 748.

[10] Ibíd., 748.

[11] William Barclay, Apocalipsis II (Traductor, Alberto Araujo; Barcelona: CLIE, 1999), 17:113.

[12] De acuerdo a esta interpretación pretérita, la primera bestia es Nerón, que fue el primer emperador romano que persiguió a los cristianos, y que murió, pero que revivió encarnándose en Domiciano. Los que creen en esta interpretación, consideran que muchos escritores cristianos posteriores, incluyendo a Tertuliano, Agustín y Jerónimo, conectaron a Nerón como el anticristo. Hoy en día esta teoría es sostenida por Bruce, Barclay, y algunos otros comentaristas más del Apocalipsis. Ver. Craig S Keener, Comentario del contexto Cultural de la Biblia del Nuevo Testamento (El Paso, Texas: Mundo Hispano, 1993), 784.

[13] Barclay, hablando sobre el culto al emperador dice: "Había estatuas del emperador por todas partes, a las cuales se llevaba acabo el acto oficial del culto". Barclay, Apocalipsis II, 114. Eduardo Arens, añade al respecto, "en todas las ciudades del Asia Menor.se erigieron templos.obligándoles a adorar la imagen del emperador bajo pena de muerte". Arens, Apocalipsis, 84.

[14] Fulkes, menciona que lo que le dio bastante éxito a esta religión sacerdotal fueron los milagros que realizaban y despertaban así el interés de las personas. Haciendo una analogía a lo que hoy en día sucede con las personas que siempre buscan una religión que los entretenga sin hacer muchas demandas, una religión llena de milagros pero que no requiere ni transformación personal ni el amor al prójimo. Ver, Ricardo Foulkes, El Apocalipsis de Juan (Buenos Aires: Nueva Creación, 1989), 144.

[15] Cuando se hace referencia a los evangélicos, es para mencionar especialmente a las iglesias que guardan el día domingo como su día principal de adoración, y que se considera como iglesias cristianas, con excepción de la iglesia católica.

[16] Aquí se hace referencia especial a la iglesia Adventista del Séptimo Día, que por algunos, especialmente católicos también es considerado como evangélicos cristianos protestantes, pero tienen diferencias marcadas con las otras iglesias evangélicas, por ejemplo, el día sábado como día principal de adoración. Siendo que el autor del trabajo pertenece a la Iglesia Adventista del séptimo día se hace la diferencia entre evangélicos dominicales y Adventistas del Séptimo Día.

[17] José Grau. Estudios sobre Apocalipsis (Barcelona: Evangélicas Europeas, 1977), 212.

[18] Ibib., 220.

[19] Aquí hacen referencia a la iglesia católica que hoy en día trabaja en unión con el estado (poder político).

[20] Apocalipsis 12:17 da dos características para identificar a la iglesia verdadera de Dios: Guardan los mandamientos de Dios (Ex 20:1-17), y tienen el testimonio de Jesús (Apoc 19:10).

[21] Keener, Comentario del contexto Cultural de la Biblia del Nuevo Testamento, 785.

[22] Son aquellas profecías que tiene su cumplimiento en los días finales de la historia humana. Veloso dice: "El tema de Apocalipsis es la segunda venida de Cristo, su foco es el remanente, la iglesia de Dios en el tiempo del fin". Veloso, Apocalipsis y el fin del mundo, 18,19.

[23] De acuerdo a la interpretación adventista, la primera bestia que surge del mar y es un poder religioso. Urías Smith, Las profecías del Apocalipsis, t. 2 (Mountain View, California: Publicaciones Interamericanas, 1949), 207.

[24] Veloso, El Apocalipsis y el fin del mundo, 169.

[25] El mar es un símbolo de muchedumbres, de pueblos, naciones y lenguas (Ap 17:15).

[26] Veloso, El Apocalipsis y el fin del mundo, 170.

[27] Smith, Las profecías del Apocalipsis, 207.

[28] Hans LaRondelle, Mervin Maxwell, Urías Smith, Mario Veloso, Ángel Manuel Rodríguez, todos ellos eruditos reconocidos por la iglesia Adventista del Séptimo Día.

[29] Veloso, El Apocalipsis y el fin del mundo, 170

[30] Hans LaRondell, Las profecías del fin (Buenos Aires: Asociación Casa Editora Sudamericana, 1999), 312.

[31] LaRondelle, expresa que "28 veces el cordero representa a Cristo como el cordero de Dios, y hace de él el símbolo principal en todo el libro". LaRondell, Las profecías del fin, 313.

[32] Para conocer más sobre lo que cree la iglesia adventista sobre la unión de estos dos poderes, ver: Elena G. White, El Conflicto de los siglos (Buenos Aires: Asociación Casa Editora Sudamericana, 1979), 390

[33] Veloso, El Apocalipsis y el fin del mundo, 171.

[34] Ibid.

[35] Smith, Las profecías del Apocalipsis, 209.

[36] LaRondell, Las profecías del fin, 313.

[37] Ibid.

[38] Treiyer, "Fuego del cielo y marca de la Bestia: un estudio exegético de Apo 13:11-18", 80-101.

[39] Cuando se expresa la idea de "poder religioso" es a todo el sistema del papado establecido por la iglesia Católica. No hacemos referencias a ninguna persona en especial.

[40] Elena G de White, Testimonios para ministros (Buenos Aires: Asociación Casa Editora Sudamericana, 1978), 111.

[41] Robertson, Comentario al texto griego del Nuevo Testamento, 718.

[42] Keener, Comentario del contexto cultural de la Biblia del Nuevo Testamento, 747.

[43] Veloso, Apocalipsis y el fin del mundo, 15.

[44] Máximo Vicuña Arrieta, Interpretación profética del libro de Apocalipsis, 5,6.

[45] Tito Flavio Domiciano nació el 24 de octubre del año 51 d.C., fue el último emperador de la dinastía de los Flavios (Flavia) y gobernó entre los años 81 y 96 d.C., bajo el nombre de César Domiciano Augusto Germánico.

[46] Ibid., 446.

[47] Por ejemplo la iglesia de Colosas, (Col 1:1), la iglesia de Hierápolis (Col 4:13), y Troas (Hech 20:6), y quizás muchas otras iglesias más que existían, en el Asia Menor.

[48] Grau, Estudios sobre Apocalipsis, 27-8.

[49] Veloso, Apocalipsis y el fin del mundo, 11.

[50] Sunshine Ball, Daniel y el Apocalipsis (Miami: Editorial Vida, 1999), 73.

[51] Edwin Reynalds, "Diez claves para interpretar el libro de Apocalipsis", Entender la palabra (Editores: M Alomía y otros; Cochabamba, Bolivia: Editorial UAB, 2000), 103-104.

[52] Ibid., 103-105.

[53] Tenney, Nuestro Nuevo Testamento, 451.

[54] Veloso, Apocalipsis y el fin del mundo, 20.

[55] Reynalds, Diez claves para interpretar el libro de Apocalipsis, 114.

[56] Ibid., 110.

[57] Reynalds, Diez claves para interpretar el libro de Apocalipsis, 117.

[58] Edwin Reynolds, Diez claves para interpretar el libro de Apocalipsis, "Entender la palabra" (publicado en el segundo simposio Bíblico-Teológico Sudamericano Cochabamba, 29-31 de octubre de 1999), 108.

[59] "Estas bestias enormes, que son cuatro, cuatro reyes que se levantarán de la tierra". (Daniel 7:17).

[60] Ángel Manuel Rodríguez, Fulgores de Gloria, 108.

[61] Ibíd., 108.

[62] Ibíd., 118.

[63] Se dice de imponer una nueva religión, por que en la estructura gramatical del texto se encuentra palabras que estan relacionados con la religión, como por ejemplo adorar, cielo y tierra, donde esta bestia realiza la acción de obligar e imponer una religión falsa. Además su contexto determina el conflicto real que existe entre la iglesia verdadera y la iglesia falsa. Para conocer mas sobre el tema, ver el articulo de Enrique Treiyer "Fuego del cielo y marca de la bestia" publicado en la revista Theológika, de la Universidad Peruana Unión, 2004.

[64] La repetición del mismo verbo en el pensamiento judío, tiene la singularidad de que el autor esta dando un énfasis a su mensaje.

[65] Treiyer, "Fuego del cielo y marca de la Bestia: un estudio exegético de Ap. 13:11-18" Theológika 19/1 (2004): 87.

[66] A la bestia que surge del mar, también lo identifican los eruditos como el anticristo.

[67] A la bestia que surge de la tierra, se identifica como el falso profeta. (Ap.19:20; 16:13; 20:10) Reynolds, lo identifica con el profeta de la mentira. LaRondelle menciona al respecto: "la bestia de la tierra realizara grandes señales (Ap. 13:13) y se la caracteriza como el falso profeta". Haciendo referencia además a las palabras expresadas por Jesús, "Por que se levantaran falsos Cristos y falsos profetas, y harán grandes señales y prodigios, de tal manera que engañarán, si fuera posible aun a los escogidos de Jehová" (Mat. 24:24).

[68] LaRondelle, Profecías del fin, 313.

[69] Treiyer, "Fuego del cielo y marca de la Bestia: un estudio exegético de Apo 13:11-18" Theológika 19/1 (2004): 83.

[70] Treiyer, "Fuego del cielo y marca de la Bestia: un estudio exegético de Apo 13:11-18" Theológika 19/1 (2004): 87,88.

[71] Ibid.

[72] Gerhard Kittel y Otros. Compendio del Diccionario Teológico, 998.

[73] Raymond E Brown. El Evangelio según Juan. Madrid: Ediciones Cristiandad, 1979, 397.

[74] Biblioteca electrónica, fundamentos de la esperanza, Diccionario Bíblico Adventista del séptimo día, 468,469.

[75] Brown. El Evangelio según Juan, 397.

[76] Kittel, Compendio del Diccionario Teológico, 953.

[77] Maurice de Cocagnac. Los símbolos Bíblicas (Bilbao: Desclee de Brouwer, 1994), 48.

[78] Ángel Manuel Rodríguez, Fulgores de Gloria, 124.


Partes: 1, 2


 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Comentarios


Trabajos relacionados

  • The Islam

    Believes of Islam. Khalila and Dimna. Islam in Spain. Primitive religions have their origins in the search of God by th...

  • El pan de la proposición y su aplicación hoy en día

    La siguiente información se basa en una extensa investigación realizada por algunos testigos de Jehová en la república m...

  • Las virtudes y la prudencia

    Areté. Las virtudes. De la gracia del Espíritu Santo a las virtudes. Este trabajo está organizado de la siguiente maner...

Ver mas trabajos de Religion

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.