Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     
 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Estrategias de procesamiento y uso de la información adquirida (página 2)




Partes: 1, 2, 3


Es por ello, que el presente informe, además de esbozar las estrategias de tipo Atencional y las de Codificación, Elaboración y Organización de la Información, tiene como objetivo además, de exponer las estrategias de aprendizaje denominadas de Repetición y Almacenamiento, de Recuperación de la Información, de Comunicación y uso de la Información, todas estas bajo el compendio y clasificación del grupo de las estrategias de procesamiento y uso de la información adquirida como lo asegura Díaz y González (2005).

Estrategias de Procesamiento y Uso de la Información Adquirida

En el ámbito educativo, se puede visualizar un infinito número de estrategias de enseñanza y de aprendizaje, que permiten, tanto al docente como al participante, mejorar la calidad académica al momento de explorar e identificar cuál es la estrategia más asertiva que permita el procesamiento y uso de una determinada información adquirida. Por lo tanto, González y Díaz (2005), comenta que dentro de este campo, se puede incluir las siguientes estrategias:

  • 1. Estrategias atencionales: dirigidas al control de la atención de la persona y en que ésta, se centre en la tarea. Por ejemplo, preguntas insertadas, el uso de pistas o claves y el uso de ilustraciones.

  • 2. Estrategias de codificación, elaboración y organización de la información: son las que controlan los procesos de reestructuración y personalización de la información, para integrarla mejor en la estructura cognitiva, a través de tácticas como el subrayado, epigrafiado, resumen, esquema, mapas conceptuales, cuadros sinópticos, entre otras.

  • 3. Estrategias de repetición y almacenamiento: son las que controlan los procesos de retención y memoria a corto y largo plazo, a través de tácticas como la copia, repetición, recursos nemotécnicos, establecimiento de conexiones significativas, entre otras.

  • 4. Estrategias de personalización y creatividad: incluyen el pensamiento crítico, la reelaboración de la información, las propuestas personales creativas, entre otras.

  • 5. Estrategias de recuperación de la información: son las que controlan los procesos de recuerdo y recuperación, a través de tácticas como ejercicios de recuerdo, de recuperación de la información siguiendo la ruta de conceptos relacionados, entre otras.

  • 6. Estrategias de comunicación y uso de la información adquirida: son las que permiten utilizar eficazmente la información adquirida, para tareas académicas y de la vida cotidiana, a través de tácticas como la elaboración de informes, la realización de síntesis de lo aprendido, la simulación de exámenes, auto-preguntas, ejercicios de aplicación y transferencia, entre otras.

En lo que respecta al presente informe, se esbozara solamente – a grosso modo – las estrategias atencionales que se orientan, como su palabra lo indica, la atención del participante; es decir, son aquellas en donde el docente utiliza o emplea para mantener la atención de los estudiantes durante una clase y que, las mismas pueden darse de manera continua para indicarles las ideas en que deben centrar sus procesos de atención, codificación y aprendizaje. Algunas de estas estrategias serían según González y Díaz (2005): preguntas insertadas, el uso de pistas o claves y el uso de ilustraciones.

Por otro lado, las estrategias que, de igual forma, se describirán en el informe son las que permiten codificar, elaborar y organizar la información que se ha de aprender y que, por ende, propician un mayor contexto organizativo a la información adquirida, al momento de representarla en forma gráfica o escrita, conllevando así a un aprendizaje más significativo en los estudiantes. (Ob. Cit).

En este sentido, dichas estrategias pueden emplearse en los distintos momentos de la enseñanza y por su fin, se podría incluir como estrategias que permiten la representación viso-espacial, como: mapas o redes semánticas y representaciones lingüísticas como resúmenes o cuadros sinópticos. De acuerdo a González y Díaz (2005), este tipo de estrategia promueve el enlace entre los conocimientos previos y la nueva información que se ha de aprender; es decir, son aquellas estrategias destinadas a crear y potenciar enlaces adecuados entre ambos, asegurando con ellas una mayor significatividad de los aprendizajes logrados.

Finalmente, se podría inferir - parcialmente - que el uso adecuado de estas estrategias dependerá del contenido de aprendizaje que desee impartir el docente, de las tareas que deberán realizar los participantes, de las actividades didácticas efectuadas y de ciertas características de los aprendices, de conformidad a lo que asegura el autor precitado.

Es por ello, que antes de describir e identificar los aspectos teóricos – prácticos de cada uno de estas estrategias de procesamiento y uso de la información adquirida, es importante exponer que se entiende por cognición y su vinculación con el proceso de aprendizaje. Por lo tanto, se empieza con la definición de cognición que sería la "facultad de los seres humanos de procesar información a partir de la percepción, el conocimiento adquirido y características subjetivas que permiten valorar y considerar ciertos aspectos en detrimento de esta. (González, 2006. p. 6).

Así mismo, Fernández (2001), afirma que la cognición es una unidad mental que le sirve al ser humano captar y organizar la realidad, tanto interna como externa. Toda cognición implica llevar a cabo una operación intelectual y que, por estar asociada con algunas emociones que permite de manera simultanea, evitar un juicio sobre esa realidad.

En base a ambas definiciones, se entiende como cognición la capacidad mental e intelectual que le permite al ser humano procesar la información que obtiene de la realidad social, y que una vez percibida por este, la organiza y concretiza a través del proceso de aprendizaje.

Ahora bien, ¿qué se entiende por aprendizaje?, al respecto Salazar (2003), comenta que el mismo debe considerarse como una de las funciones mentales más importantes en los seres humanos. Se trata de un concepto fundamental en la didáctica, que en concepto – a grosso modo – se enfoca en la adquisición de conocimientos a partir de una determinada información percibida.

Es decir, el aprendizaje esta vinculado con la función mental de la persona y que dicha función, le permite tener la capacidad de emplear ese determinado conocimiento adquirido, al momento de responder a una situación que requiera lo ya aprendido. Asi mismo, los acontecimientos le permiten a la persona el cúmulo de nuevos aprendizajes.

Por lo tanto, se infiere que la vinculación que pudiese existir entre los procesos cognitivos y el aprendizaje de una persona, en correspondencia a la utilización de una determinada estrategia de procesamiento y uso de la información adquirida, es que el individuo, en primer lugar, debe de reflexionar activamente sobre el nuevo material alcanzado, pensando los enlaces y semejanzas, y reconciliando diferencias o discrepancias que este pueda tener y posteriormente, en segundo lugar, una vez asimilada e interiorizada la información, la persona puede procesarla y usarla de acuerdo a una estrategia que considere más adecuada.

Finalmente, se puede asegurar de acuerdo a lo expuesto, que todo aprendizaje visto como un proceso de comprensión y asimilación activa, implica que el estudiante intente dar sentido a aquello con lo que entra en contacto y mediante lo cual se forman las representaciones y los esquemas cognitivos.

En este sentido, una estrategia de aprendizaje es "un procedimiento (conjunto de pasos o habilidades) que en un alumno adquiere y emplea de forma intencional como instrumento flexible para aprender significativamente y solucionar problemas y demandas académicas" (Díaz y Hernández, 1999. p. 115).

Es por ello y de acuerdo a los precitados autores, los objetivos particulares de cualquier estrategia de aprendizaje pueden consistir en afectar la forma en que se seleccionan, adquiere, organiza o integra el nuevo conocimiento, o incluso la modificación del estado afectivo o motivacional del aprendiz, para que éste aprenda con mayor eficacia los contenidos curriculares o extracurriculares que se le presentan, como se desea exponer en el presente informe. A continuación de desglosa dos (2) estrategias de procesamiento y uso de la información adquirida, que son: 1) estrategias atencionales y 2) estrategias de codificación, elaboración y organización de la información.

Estrategias de Atencionales

Las estrategias de atención según Díaz y Hernández (1999), están dirigidas al control de la atención y a centrarse en la tarea. La atención es el proceso mediante el cual se centra y se sostiene nuestro interés, en algunos de los muchos estímulos informativos que se reciben del ambiente, por consiguiente, esta estrategia busca que el proceso de aprendizaje de la persona sea determinante, debido que a través de ello depende, no sólo cuánta información va a llegar a nuestro sistema de memoria, sino también, qué clase de información va a llegar; es decir, la atención opera como un filtro de la información permitiendo al sujeto separar lo relevante de lo irrelevante.

En este sentido, las estrategias que se pueden incluir que sirven para orientar y mantener la tención, según los autores precitados son:

  • Preguntas intercaladas o insertadas: Preguntas insertadas en la situación de enseñanza o en un texto. Mantienen la atención y favorecen la práctica, la retención y la obtención de información relevante.

  • Pistas o claves topográficas y discursivas: Señalamientos que se hacen en un texto o en la situación de enseñanza para enfatizar y/u organizar elementos relevantes del contenido por aprender.

  • Ilustraciones: Representación visual de los conceptos, objetos o situaciones de una teoría o tema específico (fotografías, dibujos, esquemas, gráficas, dramatizaciones, etcétera).

En base de ello, es imprescindible que el docente formule "pistas", "indicios", preguntas o ilustraciones que centren la atención del participante durante su proceso aprendizaje y, por ende, le permitan procesar adecuadamente qué información va a necesitar y cuál va aprehender, en términos de lo que realmente requiere.

Estrategias de Codificación, Elaboración y Organización de la Información

Para Prieto (1995), las estrategias de procesamiento van directamente dirigidas a la codificación, comprensión, retención y reproducción de los materiales informativos. Así mismo, para dicho autor la utilización de estas estrategias reside en la calidad del aprendizaje, ya que una de sus funciones es favorecer el aprendizaje significativo, es por ello, que buscan lo siguiente:

  • Atención;

  • Extracción;

  • Elaboración;

  • Organización de la información (prelectura, lectura comprensiva, anotaciones marginales, subrayado, resumen, esquemas, mapas conceptuales, diagramas, toma de notas y apuntes),

  • Almacenamiento y recuperación (memorización y recursos nemotécnicos).

Por otro lado, las estrategias de codificación según Pizano (s/f), son las que permiten adecuadamente transferir la información de la Memoria de Corto Plazo (MCP) a la Memoria de Largo Plazo (MLP). Es decir, la información que se tiene almacenada en la MLP es permanente, pero su evocación se puede dificultar debido a la interferencia. Las estrategias que influyen sobre los procesos de codificación pueden afectar tanto la velocidad de la codificación del material, como la cantidad y la calidad de la información codificada. Por ejemplo, en el aprendizaje de una ecuación matemática, la información se puede codificar tal y como es presentada o se puede integrar al conocimiento existente, relativo a las variables de la ecuación.

Ahora bien, lo que respecta a las estrategias de elaboración de la información, se pude decir son las que buscan integrar y relacionar el nuevo conocimiento que ha de aprenderse con los conocimientos previos pertinentes según Ontoria, Ballesteros, Cuevas y otros (2001). Pueden ser básicamente de dos tipos: simple y compleja; la distinción entre ambas radica en el nivel de profundidad con que se establezca la integración. También puede distinguirse entre elaboración visual (imágenes visuales simples y complejas) y verbal-semántica (estrategia de "parafraseo", elaboración inferencial o temática, entre otras).

En este sentido y de acuerdo a los autores precitados, elaborar significa llevar a cabo actividades que le permitan al participante realizar alguna construcción simbólica sobre la información que está tratando de aprender con el propósito de hacerla significativa. Estas construcciones se pueden lograr mediante dos tipos de elaboraciones: imaginarias y verbales. Para poder crear elaboraciones efectivas, es necesario involucrarse activamente en el procesamiento de la información que se desea aprender. Por lo tanto, implican hacer conexiones entre lo nuevo y lo familiar. Por ejemplo:

  • Parafrasear.

  • Resumir.

  • Crear analogías.

  • Tomar notas no literales.

  • Responder preguntas (las incluidas en el texto o las que pueda formularse el estudiante).

  • Describir como se relaciona la información nueva con el conocimiento existente.

Cabe indicar que, las estrategias de elaboración se utilizan según Ríos Cabrera (2004), generalmente, cuando la información nueva carece de significado para el participante, como puede ser el caso de definiciones de conceptos, pronunciación de palabras en lenguas extranjeras, fórmulas, entre otras. En este caso, es conveniente enseñar a los participantes a utilizar algunos elementos del material y a asignarles significados mediante actividades como la creación de una frase o de una oración, el establecimiento de relaciones basadas en características específicas del material o la formación de imágenes mentales.

En este sentido, cuando las estrategias de elaboración se aplican a tareas más complejas como el aprendizaje de información contenida en textos, las actividades para elaborar sobre el material incluyen: parafrasear, resumir en nuestras propias palabras, crear analogías, hacer inferencias, extraer conclusiones, relacionar la información que se recibe con el conocimiento previo, utilizar métodos de comparación y contraste. Establecer relaciones de causa / efecto, tratar de enseñarle a otra persona lo que se está aprendiendo o hacer predicciones y verificarlas. (Ríos Cabrera, 2004).

De igual manera, el tratar de aplicar lo aprendido a la experiencia cotidiana, relacionar el contenido de un curso con el contenido de otro, el de una conferencia con la discusión que se realiza en clase, o tratar de utilizar una estrategia de solución de problemas en una situación nueva, constituyen también formas diferentes de estrategias de elaboración. (Ob. Cit).

Haciendo referencia a todo lo expuesto, se puede inferir que las estrategias de elaboración buscan de integrar la información nueva, la que se recibe, con el conocimiento previo, es decir, transferir el conocimiento almacenado en la memoria a largo plazo a la memoria de trabajo y asimilar la información que llega, a la ya existente, según Ontoria, Ballesteros, Cuevas y otros (2001).

Ahora bien, en cuanto a las estrategias para organizar la información que se ha de aprender, se puede decir, que son las que permiten dar mayor contexto organizativo a la información nueva que se ha de aprender y que, la misma puede ser representada en forma gráfica o escrita, permitiéndole así un aprendizaje más significativo en la persona. (Ob. Cit).

Estas estrategias pueden emplearse en los distintos momentos de la enseñanza. Se puede incluir en ella, a las de representación viso-espacial como se definen y se ilustra a continuación. (Estas definiciones están disponibles en: http://www.terra.es/personal3/orluisbu/tec_estu.htm).

  • Esquema: es una síntesis que resume, de forma estructurada y lógica, el texto previamente subrayado y establece lazos de dependencia entre las ideas principales, las secundarias, los detalles, los matices y las puntualizaciones. (Ver anexo Nº 1). Por ejemplo, la siguiente ilustración.

  • Subrayado: consiste en poner una raya debajo de las ideas más importantes de un texto con el fin de destacarlas del resto, favoreciendo así su atención preferente por parte del lector, su mejor fijación en la memoria del mismo y un ahorro del tiempo invertido en repasar. (Ver anexo Nº 2). Por ejemplo, la siguiente ilustración.

  • Cuadro Sinóptico: es una forma de organizar gráficos e ideas o textos ampliamente utilizados como recursos instruccionales y se definen como representaciones visuales que comunican la estructura lógica del material educativo. (Ver anexo Nº 3). Por ejemplo, la siguiente ilustración.

  • Red Semántica: es representar e interrelacionar a través de grafos (elementos que se representan de forma esquemática), determinados conocimientos lingüísticos, conceptos o elementos semánticos jerarquizados en formas de "nodos" u objetos, que pueden ser expresados esquemáticamente por: personas, animales, eventos, acciones, conceptos, atributos o características que identifican a un objeto, todo esto unido por "arcos"; los cuales le indican al participante la relación que existen entre ellos. (Ver anexo Nº 4). Por ejemplo, la siguiente ilustración:

  • Mapa Conceptual: es una representación gráfica o dibujo, hecho con mayor o menor habilidad e imaginación, que presenta de manera más clara y comprensiva la relación existente entre hechos, ideas o procesos. (Ver anexo Nº 5). Por ejemplo, la siguiente ilustración.

  • Mapa Mental: es una herramienta que sirve para estructurar el pensamiento. Toma en cuenta la funciona el cerebro humano naturalmente; por lo tanto le ayudará a explotar al máximo sus habilidades mentales. (Ver anexo Nº 6). Por ejemplo, la siguiente ilustración.

  • Árbol Ordenado: es un resumen esquematizado, con la ventaja de permitir visualizar la estructura y organización del contenido expuesto en el texto. Puede elaborarse con ayuda de "llaves", diagramas ó utilizar una serie de columnas e hileras de forma de tablas. (Por ejemplo, la siguiente ilustración.

  • Resumir un texto: es condensar un texto, de forma que no falte ninguna de las ideas importantes del mismo y se mantenga la estructura argumentativa. (Ver anexo Nº 7). Por ejemplo, la siguiente ilustración.

Es importante resaltar que, dichas estas estrategias agrupan la información para que sea más fácil recordarla. Implican imponer estructura a contenidos de aprendizaje, dividiéndolo en partes e identificando relaciones y jerarquías. Además, estas estrategias permiten hacer una reorganización constructiva de la información que ha de aprenderse. Mediante el uso de dichas estrategias es posible organizar, agrupar o clasificar la información, con la intención de lograr una representación correcta de la información, explotando ya sea las relaciones posibles entre distintas partes de la información y/ o las relaciones entre la información que se ha de aprender y las formas de organización esquemática internalizadas por el aprendiz (Monereo, Castelló, Clariana, y otros, 2001).

Estrategias de Repetición y Almacenamiento

Antes de definir que son las estrategias de repetición y almacenamiento, es importante señalar, que se entiende por: repetir, almacenar, recuperar y comunicar. En este sentido, la palabra "repetir" de acuerdo al diccionario de la Lengua Española (2005), significa "(…) volver a hacer o decir lo ya hecho o dicho." (p. 315).

Seguidamente, la palabra "almacenar" la define como "la acción de guardar información en algún soporte" (p. 98); el termino "recuperar" alude a "volver a tomar o adquirir lo que se había perdido, recuperar fuerzas de lo invertido" (p. 306) y, por último, dicho Diccionario define la palabra "comunicar" como "hacer saber una cosa, comunicar una noticia. Hacer partícipe a otra persona o cosa de algo que se tiene, comunicar alegría. Conversar o tratar con alguno de palabra o por escrito". (p. 156).

Ahora bien, las estrategias de repetición y almacenamiento de la información adquirida, según Pacheco (2008), son las que controlan los procesos de retención y memoria a corto y largo plazo de la persona, a través de tácticas como la copia, repetición, recursos nemotécnicos, establecimientos de conexiones significativas, entre otras.

Por lo tanto, las estrategias cognitivas de repetición son las que procuran mejorar el proceso cognitivo de retención de la información en la memoria de trabajo, para que pueda elaborarse y almacenarse en la memoria a largo plazo. Por otra parte, están íntimamente ligadas a las estrategias de elaboración, ya que ambas se complementan de acuerdo al autor precitado.

Al respecto, Buey, Martín y otros (1999), aseguran que se pueden distinguir en dos (2) formas de repetición como:

  • La de mantenimiento: que se refiere al reciclado directo de la información para mantenerlo activo en la memoria a corto plazo (ej: la repetición de un numero de teléfono antes de apuntarlo), aunque rara vez desembocan en un almacenamiento a largo plazo.

  • La de elaboración: que es una forma de repetición de la información que se va a recordar, se relaciona con otra información y supone una codificación profunda, tiene mejores resultados para la memoria a largo plazo y requiere más recursos.

Así mismo, Beltrán (1993), propone las siguientes técnicas dentro del proceso de repetición:

  • Repaso

  • Multipropósito

  • Re-enunciado verbal, substancial y detallado.

En el caso del repaso, el mencionado autor, afirma que el mismo consiste fundamentalmente en repetir el material informativo, para hacer pasar la información a la memoria a largo plazo.

Asi mismo comenta, que las diferentes formas de repaso, son: en voz alta, mental o reiterada y que, ambas permiten aprender el material de diferentes formas, a través de la vista: por la lectura, a través del oído: audición previamente grabada, a través del habla: repitiendo en voz alta, a través de la motricidad: por la escritura, a través de la mente: repitiendo mentalmente.

Otro aspecto, que asegura Beltrán (1993), es que existen tres (3) formas de repaso como lo son:

  • 1. Repaso en voz alta: Consiste en leer varias veces, en voz alta, los subrayados, esquemas o anotaciones hechas durante el estudio. Repetir la lección como si la explicásemos a un compañero, auto-preguntarse cada apartado o hacer que alguien nos lo pregunte.

  • 2. Repaso mental: se ha de reflexionar sobre el material leído, estudiado u oído al profesor y resumido mentalmente, reteniendo lo más importante.

  • 3.  Repaso reiterado: consiste en volver a leer varias veces el tema. A medida que se avanza, habrá que hacer pequeños descansos para facilitar la comprensión y el almacenamiento.

Asi mismo, el autor agrega otras técnicas que permiten el procesamiento en la memoria durante la fase de repetición, como el "Multipropósito", considerado como una serie de técnicas que ayudan a procesar el material en la memoria a corto plazo, manteniendo el material en la conciencia, de forma que pueda ser procesado más profundamente para el recuerdo, por períodos más largos.

En sentido, se recomienda al profesor o al estudiante realizar preguntas que puedan generarse en el texto o tema tratado. La calidad o tipo de preguntas estará determinado por la correspondencia con la taxonomia de los objetivos educativos o el dominio cognitivo; algunas preguntas son llamadas de bajo nivel, porque se refieren a hechos o definiciones, y otras de alto nivel, que son las referidas a la solución de problemas, análisis o evaluación, de acuerdo a lo que establece el autor precitado.

De igual manera, Beltrán (1993) sugiere la predicción, que incluye la adivinación por parte del estudiante del contenido que va a seguir, preguntas que pueden ser hechas en los exámenes y la formulación de hipótesis sobre las intenciones del profesor y del autor del texto.

También es importante el restablecer y parafrasear, el estudiante puede usar nuevas definiciones, nuevos ejemplos y composiciones de frases y a medida que las realiza, el recuerdo mejora. (Ob. Cit).

Finalmente, el precitado autor asegura que el "reenunciado verbal, sustancial y detallados", se le puede considerar como los diversos tipos de técnicas usadas en los pasajes escritos y, por ende, la defines como:

  • El reenunciado verbal, que consiste simplemente en la repetición palabra por palabra de la información contenida en las frases o grupos de frases.

  • El reenunciado sustancial, que consiste en la repetición de la idea principal o sustancial del mensaje contenido en las frases o grupos de frases, donde no se repiten las palabras concretas, sino palabras equivalentes, en significado repiten el mensaje sin ser añadido, es una forma de parafrasear el texto.

  • Reenunciado detallado del mensaje: implica el mensaje de una proposición con mayor uso de detalles.

Por lo tanto, se puede inferir que existen una serie de técnicas que pueden clasificarse al momento de ser consideradas, como una estrategia de recuperación y almacenamiento de la información adquirida, ya sea tanto para el docente como para el aprendiz estratégico, en un momento educativo determinado.

Recuperación de la Información

Las estrategias de recuperación, de acuerdo a la Enciclopedia para la Acción Docente (2008), son las que van a favorecer la búsqueda de la información en la memoria y la generación de respuestas en la persona. En otras palabras, son las que sirven para controlar los procesos de recuerdo y recuperación, a través de tácticas como ejercicios de recuerdo, de recuperación de la información, siguiendo la ruta de conceptos relacionados, entre otras. Es decir, esta fase, es la que recoge el fruto de todo el proceso.

En donde además, según Beltrán (1993), se infiere que mediante los procesos de recuperación e integración de la información, durante el proceso de aprendizaje, el material almacenado en la memoria de la persona, se revive, se recupera, se vuelve accesible, incluso aún cuando el almacenamiento haya sido reciente.

Para Flavell (1977), los procesos de recuperación, a diferencia de los de almacenamiento, hacen referencia a los recursos que un sujeto puede emplear cuando está intentando realmente recuperar información de su almacén de memoria.

Al igual que ocurre en las fases descritas anteriormente, el proceso de la fase de recuperación e integración pueden subdividirse en los siguientes procesos cognitivos, como a continuación se describe brevemente de acuerdo a lo que asegura el autor mencionado:

  • Procesos de evocación: son los procesos que participan en la recuperación de la información y consisten en acceder a la información almacenada en la memoria a largo plazo, permitiendo su activación y posible utilización consciente.

De modo que, dentro del proceso de evocación se produce un recuerdo selectivo para el que funcionarían dos (2) estrategias cognitivas diferentes según Flavell (1977):

  • La estrategia de búsqueda de huellas

  • La estrategia de elección, por la cuál, el sujeto decide sobre la adecuación del material buscado y recuperado.

Beltrán (1993) al igual que Flavell (1977), señalan la necesidad de distinguir entre retención y recuperación, siendo la retención la disponibilidad de información en la memoria operativa o de trabajo y la recuperación, la capacidad de accesibilidad de la información almacenada para un sujeto.

Sin embargo, los procesos de evocación y memoria tienen una importancia capital en el aprendizaje. Para Sternberg (1986), la codificación y combinación selectiva de los nuevos conocimientos están guiadas por la recuperación de la información antigua. La nueva información no se aprenderá significativamente, si no puede relacionarse de alguna forma con la información antigua, con el fin de formar un todo externamente conectado.

Por lo tanto, el proceso de evocación consiste en acceder a la información almacenada en la memoria a largo plazo y colocarla en la conciencia según el autor mencionado.

Novak (1998), asegura que "la memoria funciona como un gran archivado. Ubicar la información en el lugar correspondiente implica agilizar el proceso de selección y recuperación del material" (p. 102) y continua diciendo además, que es un proceso memorístico formado por tres (3) fases:

  • Fase de Registro: es la fase donde se adquiere contacto con los elementos que posteriormente se necesita memorizar. Primero se realiza una primera lectura, posteriormente se recomienda usar la técnica del subrayado, los esquemas o fichas. Cabe señalar que, la lectura y escritura realizada del texto a aprender debe hacerse de manera ordenada, lógica y comprendiendo lo que se lee. Por ejemplo un participante no puede intentar estudiar un tema de matemática, si se fundamenta en uno que no ha estudiado con anterioridad.

  • Fase de Retención: es la fase que donde la atención tiene un papel importante dentro de la memorización, por lo tanto, es básico ante lo que se esta leyendo y memorizando tener interés y motivación. En tal sentido, es fundamental la concentración y para ello es recomendable aislarse de ruidos, olores, gente que pasa por la habitación destinada al estudio, apagar la televisión e incluso evitar escuchar música. No se recomienda escuchar música cuya letra se conozca, ya que esto distrae la atención de lo que se quiere memorizar. Si el participante quiere escuchar música puede hacerlo con clásica o instrumental. Evitar el Rock, Jazz, Blue, Reggae, entre otras. Para memorizar lo mejor es releer los textos varias veces y específicamente lo subrayado, releer las fichas o anotaciones y por supuesto, releer los temas.

  • Fase de Rememoración: esta es la fase más importante, es la fase donde recordamos aquello que memorizamos. Para ello, la manera como lo ordenamos, subrayamos, esquematizamos va hacer fundamental y también el interés que se haya puesto en ello. A veces se intenta recordar algo que se sabe claramente que se ha estudiado, pero como no se hizo de la manera correcta y con la lógica necesaria es imposible rememorarlo. Las piezas claves de la memoria son la lógica, el orden, la intención.

En un principio cuando se empieza a estudiar, la información pasa de la memoria a corto plazo a la de largo plazo, pero para que este proceso se lleve a cabo, es necesario la repetición, la concentración, el orden y la lógica y sobre todo el interés por esos contenidos que se quieren memorizar. Lo que si es evidente es que se recuerda mejor lo que previamente se ha escrito o que previamente se ha clasificado. Un tema de treinta páginas de historia se puede resumir en una ficha señalando en ella, sólo los apartados o puntos clave del tema y luego al mirar simplemente esa ficha, si ya se ha estudiado, la mente irá soltando todos los contenidos de esos apartados ella sola.

Estrategias de Comunicación y uso de la Información

La comunicación humana comprende varias formas, a través de las cuales los hombres reciben ideas, impresiones e imágenes. La ausencia de comunicación trae como consecuencia varias dificultades en la vida del hombre, y esto a su vez repercute con mayor fuerza en el proceso pedagógico.

Por otra parte, la comunicación desde el punto de vista psicológico, tiene un lugar especial en la formación de la personalidad y constituye la vía esencial de su determinación social.

Al respecto, Berlo (1997) asegura que las posibilidades educativas de la comunicación son muchas, a través de ella se trasmite la herencia cultural de generaciones anteriores, se produce el vínculo con la vida, con el trabajo, se forman las distintas concepciones del mundo en cada educando, se desarrollan las capacidades del hombre, sus iniciativas, su individualidad y su pensamiento grupal, entre otros. En tal sentido, la comunicación es una condición indispensable y universal para la formación y el desarrollo de la sociedad y el individuo.

Cabe señalar que, la comunicación humana comprende varias formas, a través de las cuales los hombres reciben ideas, impresiones e imágenes de toda clase; por tanto, se puede afirmar que la misma es una necesidad básica de la persona, del ser social, según el autor mencionado.

Ribeiro (1998), comenta sobre el proceso de la comunicación, que quien se sabe transmitir, tiene el poder; el poder de influir, de trasformar, de sensibilizar, de conmover, de convencer, de explicar, de promover grandes debates y finalmente dejar constancia de su presencia en el mundo. Muchas personas pueden pasar años estudiando con gran esfuerzo, haber leído un montón de libros, haber pasado noches en vela repasando para realizar exámenes… ¿Y qué puede pasar luego?, que probablemente todo ese esfuerzo y conocimiento adquirido, no tendrá valor si no se saben expresar a otros. ¿Y cómo se expresan las personas?, mediante la comunicación según el precitado autor.

Desde la prehistoria el ser humano se ha aprovechado de la comunicación para satisfacer sus necesidades vitales. Si duda nuestra especie no sobreviviría sin ella, mediante la comunicación expresamos necesidades, nos entendemos y cooperamos unos con otros. Es decir, de una forma u otra, la persona necesita comunicar a otras personas, lo que sabe y, por ende, transformarlo en acción. (Ob. Cit).

Por otra parte, las estrategias de comunicación y uso de la información adquirida según González y Díaz (2005), son las que le permiten a la persona utilizar eficazmente la información, para tareas académicas y de la vida cotidiana, a través de tácticas como la elaboración de informes, la realización de síntesis de lo aprendido, la simulación de exámenes, auto-preguntas, ejercicios de aplicación y transferencia, entre otras.

Asimismo, de acuerdo a Marcuello (s/f), las estrategias para la comunicación eficaz son:

  • La escucha activa: se dice que uno de los principios más importantes y difíciles de todo el proceso comunicativo es el saber escuchar. La falta de comunicación que se sufre hoy día se debe en gran parte a que no se sabe escuchar a los demás. Se está más tiempo pendiente de las propias emisiones, y en esta necesidad propia de comunicar se pierde la esencia de la comunicación, es decir, poner en común, compartir con los demás. Existe la creencia errónea de que se escucha de forma automática, pero no es así. Escuchar requiere un esfuerzo superior al que se hace al hablar y también del que se ejerce al escuchar sin interpretar lo que se oye.

Otros de los elementos importantes en la comunicación verbal son: la palabra, el tono voz y la postura corporal según Marcuello (s/f):

  • La palabra: representa el 7 % de la capacidad de influir en los demás, esto no quiere decir que las palabras no sean importantes, solo que hay que saber usarlas en justa medida.

  • El tono de voz: según investigaciones neurolingüísticas, el tono de voz representa el 38% del poder de comunicación de una persona y la postura corporal representa el 55% de ese poder.

La gente se vuelve menos comunicativa, cuando la comunicación tiene lugar tan sólo a través de las palabras. Eso perjudica las relaciones y disminuye el poder personal. (Ob. Cit).

Es importante resaltar que, Sternberg (1998) comenta que existen siete (7) tipos de inteligencias en la persona, como lo demostró las investigaciones de Gardner y Sánchez (2001), como: verbal, matemática, espacial, musical, corporal, intrapersonal e interpersonal. Agregan además, que los seres humanos poseen dichas inteligencias, pero cada persona desarrollara potencialmente una de ellas. Por ejemplo, puede ser que un matemático brillante o un atleta genial sean mediocres en inteligencia interpersonal. Pero lo ideal, en la actualidad, es desarrollar todas las demás. (Ob. Cit).

La comunicación eficaz es así, como un baile de dos (2) personas enamoradas que lleva una sintonía. Las palabras, los gestos y el tono de voz, todo esta afinado en una única vibración. De tal manera, que el mensaje fluye sin ninguna dificultad. Por lo tanto, la palabra sintonía según Ribeiro (1998), consiste en estar en plena comunicación con alguien a quien le dedica toda su atención.

Los mejores docentes son aquellos que utilizan las tres (3) lenguajes para comunicarse con sus participantes. Son poliglotas en materia de canales de percepción. Así consiguen captar la atención de los mismos y vender sus productos a personas diferentes.

Algunos de los participantes pueden ser cinestésicos, es decir, están conectados con el movimiento y las sensaciones del cuerpo, para ellos el profesor se pasea por la clase, invitándolos a participar. Otros por su parte, son auditivos, el profesor se dirige a ellos cambiando el tono de voz mientras habla: bajo, alto, grave, agudo, suave, enfático…

Y otros participantes pueden ser visuales, para estos, es necesario que el profesor dibuje esquemas, proyecta diapositivas, gesticula, cambia de postura.

Ribeiro (1998), asegura que el buen comunicador es, en la práctica, un buen docente, ya que consigue transmitir ideas nuevas y hacer que sean no sólo entendidas, sino también aceptadas por los demás.

Sobre el tema se puntualiza que la capacidad que se tiene de transmitir, enseñar y convencer, es el poder que se tiene para influir en los demás y debe ser utilizarlo cada día. A continuación las claves para comunicarse según el autor mencionado:

  • Impacto: hay que empezar una conversación con una sorpresa, una provocación o algo que nadie espere oír o ver. Quien se destaca de lo común y corriente consigue despertar el interés en los demás.

  • Repetición: es la madre del aprendizaje, cuando se habla con alguien, y se explique alguna cosa, hay que repetir varias veces los principales argumentos e informaciones. Al final hacer un resumen, volviendo a repetir lo esencial.

  • Utilización: la mayoría de los estudiantes dedican mucho tiempo y esfuerzo a estudiar cosas que nunca utilizarían, en la escuela los estudiantes solo engullen una serie de conocimientos y lo que de verdad importa no es fijar informaciones en nuestra mente, pues se recibe millones por segundo. Lo importante es aprender a aprender, y saber escoger las informaciones que realmente necesitamos.

  • Interiorización: el conocimiento solo es verdadero cuando entra a formar parte de nosotros mismos. No se trata de retener en la memoria un texto, sino de reflexionar acerca de él sacar nuestras propias conclusiones. De ese modo la inteligencia se agudiza, se vuelve más viva.

Por último, es conveniente acotar, la estrategia para transferir información consiste - de acuerdo a la Enciclopedia para la Acción docente (2008) - en aplicar los conocimientos, estrategias, leyes o principios adquiridos de una situación a otra distinta.

En este sentido, se podría hablar de transferencia de bajo nivel, que seria aplicar lo aprendido a tareas superficialmente semejantes y transferencias de alto nivel, en el que aplicaría lo aprendido a diferentes tareas. Una estrategia se domina cuando no se aplica únicamente el material sobre el que se explicó, sino cuando se aplica a diferentes contenidos y materias. Por consiguiente, el procedimiento para hacer transferencia según la fuente arriba precitada, es el siguiente:

  • Se recomienda leer el texto que se vaya a transferir.

  • Seleccionar el contenido que se desea transferir.

  • Elegir la estrategia adecuada, para transferir la información.

Otras estrategias que pueden emplearse en la comunicación y uso de la información adquirida, son las estrategias de acercamiento y semejanza, que se orientan en experiencia, inmersión, simulado, modelado y aprendizaje basado en problemas y, por último, las Estrategias de relación y enlace, que buscan de anticipar usos relevantes, generalizar conceptos, usar analogías, solución de problemas paralelos y la reflexión continua; es decir, elegir el área donde transferir, evaluar la potencia y calidad de transferencia. (Enciclopedia para la Acción docente, 2008).

Consideraciones Finales

Se puede aproximar como consideración final, que en el ámbito educativo existen unas series de estrategias que le permiten a la persona procesar y usar la información adquirida, de acuerdo a sus intereses academicistas y que, por ende, le faciliten una mayor codificación, elaboración y organización de dicho conocimiento.

Es por ello, que es imprescindible que el docente estratégico emplee en su ejercicio profesional, estrategias que incentiven y estimulen en sus participantes, no sólo buscar, recoger y seleccionar una determinada información, sino que estos tengan la destreza y la habilidad de codificar, elaborar y organizar la información y que, a su vez, les propicie un aprendizaje significativo.

Sin olvidar, que existen otro tipo de estrategias que le permiten a la personar el manejo y control de su contexto educativo, como fue discutido y analizado en sesiones anteriores en el Curso de "Estrategias de Aprendizaje II", que abarcaban desde el ambiente físico y social, el manejo y aprovechamiento del tiempo, la motivación del estudio, hasta el empleo adecuado de un método de aprendizaje, todo esto enfocado en la búsqueda de obtener mejores resultados académicos.

Por consiguiente, se puede inferir, en el caso de las estrategias atencionales, permiten la atención de la persona y que, ésta se centre en una determinada tarea educativa y por, el otro lado, en el caso de las estrategias de codificación, elaboración y organización de la información adquirida, se orientan en no sólo adquirir la información, sino como esta es manejada, procesada, organizada y presentada, de tal forma, que genere en la persona un aprendizaje significativo.

En razón de lo expuesto, se puede considerar, tanto en las estrategias de elaboración como en las de organización, la idea fundamental no es simplemente reproducir la información aprendida, sino ir más allá, con la elaboración u organización del contenido; esto es, descubriendo y construyendo significados para encontrar sentido en la información.

Otro aspecto importante que acotar y que fue descrito en el presente informe, es que cada individuo tiene el poder de elegir si quiere ser un buen comunicador. Cada persona decide la combinación de la técnica aplicar, una conversación no la controla quien habla, sino quien escucha, como lo asegura Ribeiro (1998). En donde, el docente, dentro de cada materia, asignatura y área de conocimiento que domine, deberá poseer una gama de saberes de aquellas técnicas más adecuadas para procesar, en cada una de los procesos y estrategias de la información, los conocimientos pertinentes y propios de su área. Una adecuada acción docente, debe pasar por una programación en esta área. No hacerlo sería dejar a mitad de camino una enseñanza docente.

Se infiere además, que aprender es un acto intelectual de mucho calado, que no se debe considerar a la ligera y mucho menos pensar que se nace sabiéndolo ejecutar, o que a partir de una determinada edad o nivel de estudios, se puede resolver de forma autóctona. Nada tan lejos de la realidad como lo afirman Buey, Martín y otros (1999).

En este informe se ha hablo en sus últimas hojas de fases, de procesos, de estrategias y de técnicas. Las fases son necesarias. Los procesos, imprescindibles. Las estrategias convenientes. Y las técnicas al uso individual, necesarias aunque todas, se puede decir finalmente, que son personales.

Referencias Bibliográficas

Berlo, D. (1997).Los procesos de comunicación: Introducción a la teoría y la práctica. Brasil: San Paulo.

Beltrán, J. (1993). Procesos, estrategias y técnicas de aprendizaje. Caracas – Venezuela: Síntesis Psicológica.

Díaz, F. y Hernández, G. (1999). Estrategias docentes para un aprendizaje significativo. México: Mc Graw Hill.

Flavell, J. (1977). El Desarrollo Cognitivo (Nueva Edición Revisada). Madrid. Visor.

Gardner, H., y Sánchez B, (2001). La Inteligencia reformulada: las inteligencias múltiples en el siglo XXI. España: Paidós.

Monereo, C., Castelló, M., Clariana, M, y otros (2001). Estrategias de enseñanza y aprendizaje: Formación del profesorado y aplicación en la escuela. Barcelona: Editorial Graó.

Novak, J. (1998). Aprendiendo a aprender. Barcelona - España

Ontoria, A., Ballesteros, A., Cuevas, C. y otros. (2001). Mapas conceptuales. Una técnica para aprender. (11va ed.). Madrid: Narcea. pp. 203.

Pozo, J. (1999). Aprendices y maestros. Madrid: Alianza.

Prieto, J. (1995) Psicología de la Educación. Caracas – Venezuela: Marcombo.

Ribeiro, A. (1998). La Magia de la Comunicación. España: Urano.

Ríos Cabrera, P. (2004). La aventura de aprender. Caracas – Venezuela: Cognitus.

Sternberg, R. (1998). Estilos de pensamiento. Claves para identificar nuestro modo de pensar y enriquecer nuestra capacidad de reflexión. Ed. Paidos.

Documentos varios.

Abcpedia (s/f.). Concepto de aprendizaje: la base de la cultura. Recuperado el 23 de enero del año 2009 del sitio Web en Línea. Disponible en: .

Del Buey, F.; Martín, M. y otros (1999). Fase de Transformación de la Información. Recuperado el 24 de mayo del año 2009 del sitio Web en Línea. Disponible en la Web: www.profes.net/rep_documentos /monograg/ PEI

Diccionario de la Lengua Española. (2005). Editorial Océano.

Enciclopedia para la Acción Docente (2008). Estrategias de Aprendizaje. España – Madrid: Autor.

Fernández, H. (2001). Cognición y terapia cognitiva. Recuperado el 21 de enero del año 2009 del sitio Web en Línea. Disponible en: http://blogmitiva.blogspot.com.

González, D. y Díaz, T. (2005). La importancia de promover en el aula estrategias de aprendizaje para elevar el nivel académico en los estudiantes de Psicología. Revista Iberoamericana de Educación. [Documento en Línea]. Recuperado el 5 de junio del año 2009 del sitio Web en Línea. Disponible en: http://www.rieoei.org/investigacion/

González, F. (2006). Acerca de la metacognición. Recuperado el 21 de enero del año 2009 del sitio Web en Línea. Disponible en: http://www.revistaparadigma.org.ve.

Marcuello, A. (s/f). Habilidades de Comunicación: Técnicas para la Comunicación Eficaz. [Documento en Línea]. Recuperado el 26 de mayo de 2009. Disponible en la Web: http://www.psicologia-online.com/monografias/5/comunicacion_eficaz.shtml.

Pacheco, A. (2008). Estrategias de Enseñanza. [Documento en Línea]. Recuperado el 19 de mayo de 2009. Disponible en: http://portal.educar.org/foros/estrategias_de_enseñanza.

Pizano, G. (s/f). Las estrategias de aprendizaje y su relevancia en el rendimiento académico de los alumnos. [Documento en Línea]. Recuperado el 5 de junio del año 2009 del sitio Web en Línea. Disponible en: http://sisbib.unmsm.edu.pe/bibvirtualdata/publicaciones/

Salazar, A. (2003). Estrategias de aprendizaje. Recuperado el 21 de enero del año 2009 del sitio Web en Línea. [Documento en Línea]. Disponible en: http://www.monografias.com.

Anexos

(Material de Apoyo)

Anexo Nº. 1

(ESQUEMA)

Disponible en: http://www.terra.es/personal3/orluisbu/tec_estu.htm.

1. Definición de Esquema.

El esquema es una síntesis que resume, de forma estructurada y lógica, el texto previamente subrayado y establece lazos de dependencia entre las ideas principales, las secundarias, los detalles, los matices y las puntualizaciones.

El esquema es la aplicación gráfica del subrayado, con el que ya habías destacado las ideas principales y las habías diferenciado de las secundarias. Con él ordenas esos mismos datos de forma gráfica, haciendo más visibles esos lazos lógicos de dependencia.

 2. Ventajas del esquema

  • Es una técnica activa que, al mantener ocupado al alumno, incrementa el interés y la concentración del mismo y, como consecuencia, también la memorización.

  • Estructura de forma lógica las ideas del tema, por lo que facilita la comprensión (los datos aislados e incomprendidos se retienen mal).

  • Al ofrecer los datos a través de un medio óptico, pone en funcionamiento la memoria visual, con lo cual se refuerza la capacidad de recuerdo, pues pones en juego más sentidos y más capacidades mentales.

  • Permite captar de un solo golpe de vista la estructura del tema y da una visión de conjunto que favorece la comprensión y el recuerdo.

  • Su confección desarrolla tanto la capacidad de análisis como la de síntesis. La capacidad de análisis, al detectar en el subrayado la importancia de las ideas diferenciando las principales de las secundarias. La capacidad de síntesis, al relacionar esas ideas de forma lógica y jerarquizada para lograr la visión de conjunto del tema.

  • Supone un gran ahorro del tiempo invertido en la tarea de memorizar un tema, pues forma una figura visual, fácil de retener, en torno a la cual se van agrupando los elementos más significativos y detalles de menor importancia que los complementan.

  • Ahorra tiempo en el repaso, pues vas directamente a lo importante y no tienes necesidad de leer, de nuevo, toda la pregunta.

3. ¿Cómo confeccionar el esquema?

  • El cuaderno de anillas de tamaño DIN A4 o folio, con hojas intercambiables, es el material idóneo por su tamaño y manejo para confeccionar los esquemas.  

  • Deja espacio en los cuatro márgenes para que, después de confeccionarlo, puedas anotar lo que necesites. Considera que en el folio donde hagas el esquema la mitad debe quedar en blanco. Si el texto estuviera junto y amazacotado, perderías parte de la perspectiva visual, que es una de las principales características del esquema.  

  • Ha de tener unidad de visualización, para realizarlo no emplees más de una hoja, pues perderías de vista dicha unidad.  

  • Las frases que lo desarrollan deben ser cortas, significativas y que recojan las palabras clave subrayadas en el texto original. La redacción debe ser al estilo telegrama.  

  • Todos los conceptos importantes deben quedar incluidos en él. A pesar de su brevedad, no debe dejar fuera ideas que sean relevantes.  

  • Todo esquema ha de estar presidido por el título, que corresponde a la pregunta del texto o a su síntesis. El lugar más oportuno para ponerlo es la parte superior del esquema. El tamaño y el tipo de su letra deben destacarlo de las ideas que lo desarrollan.  

  • En la estructura esencial del esquema, además del título, debe haber apartados para:

  • Las ideas principales en que se desarrolla el tema, primera división.

  • Las ideas secundarias que complementan las principales, primera subdivisión.

  • Los detalles que añaden precisión a las ideas anteriores, 2ª subdivisión.

  • Los matices que ofrecen los detalles, 3ª subdivisión.  

  • El sangrado del texto indica la importancia de la idea expuesta. Cuanto más a la izquierda esté una idea, más importante será; y menos importante cuanto más se desplace el sangrado hacia la derecha.

 4. Tipos de esquemas.

 Los modelos de esquemas más conocidos y usados son los siguientes:

 a)   De llaves

    El título suele ir en la izquierda y en el centro; a veces, por razón de espacio, va arriba. A través de llaves desglosa las principales ideas con sus divisiones y subdivisiones subsiguientes.

Es el más conocido y uno de los más usados. Su estructura gráfica es la siguiente:

 b)  Numérico

   Consiste en la ordenación numérica de las ideas del tema con sucesivas divisiones y subdivisiones según su importancia.

  • Para la primera división, correspondiente a las ideas principales, se utiliza la clasificación: 1, 2, 3,...

  • Para la primera subdivisión, correspondiente a las ideas secundarias, la clasificación: 1.1.; 1.2.; 1.3.;...


Partes: 1, 2, 3


 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Comentarios


Trabajos relacionados

  • Tecnología

    Prehistoria. Edad Antigua. Edad Media. Edad Moderna. Edad Contemporánea. Arado, Escritura, Fuego, Rueda, Herramientas d...

  • El nuevo milenio

    El progreso técnico y científico. La revolución de las comunicaciones. Un Mundo Global. Los problemas del comienzo del n...

  • Recipientes de almacenamiento

    Almacenamiento de líquidos. Almacenamiento de gases. Tanques atmosféricos. Tanques elevados, abiertos. Tejados flotantes...

Ver mas trabajos de Tecnologia

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.