Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     
 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

El movimiento del 19 de abril de 1910; levantamiento de la aristocracia caraqueña (página 2)

Enviado por Juan Noguera



Partes: 1, 2


Para intentar lograr esta finalidad se han tomado y consultados textos y documentos variados, se ha manejado documentos "oficiales" determinados en ese momento histórico como los manejados y que tienen procedencia de las autoridades "legalmente constituidas" (las españolas) y documentos y textos que intentan dar su explicación del mismo, que se puede decir manejados y justificados por la otra tendencia, que al transcurrir de los años y de la larga guerra anticolonial (contra lo corona española), que se ha conceptualizado como Guerra de Independencia, se convierte en la tendencia triunfante.

En ese sentido se plantean algunas premisas a desarrollar en los contenidos, que permitan llevar una línea de trabajo de indagación y que permita establecer conclusiones de los mismos.

Así se plantea en forma general:

.- Determinar si el movimiento del 19 de Abril de 1.810 fue un levantamiento de la aristocracia caraqueña en contra de la autoridad política, ejercida por la aristocracia peninsular.

Esto se desarrollará con los siguientes planteamientos a conocer en forma más especifica:

.-Conocer las características de los blancos criollos establecidos en la Provincia de Caracas, como clase social.

.-Identificar las características de los blancos peninsulares acantonados en la Provincia de Caracas.

.-Identificar los antagonismos de clase presentes en el bienio 1.809-1.810.

Bajo esas premisas fundamentales se estudiará y analizará los hechos que condujeron finalmente en 1.811 a firmar el acta que permite la creación de la CONFEDERACIÓN AMERICANA DE VENEZUELA, formada en ese momento por las Provincias Unidas de Caracas, Cumaná, Barinas, Margarita, Barcelona, Mérida y Trujillo.

Algunas consideraciones sobre el 19 de abril de 1.810

A decir de la historia que se ha enseñado en el aula aquellos momentos cruciales se caracterizaron según J. L.Salcedo Bastardo en su Historia fundamental de Venezuela por:

"…Mil ochocientos diez es por antonomasia el año de la Revolu-

ción hispanoamericana. Sonó entonces la hora de comenzar la

liquidación de tres siglos de coloniaje. Mil ochocientos diez revela al mundo la primera madurez de esta América; la nacionalidad aquí formada tiene ya el carácter suficiente para afirmar su presencia. Dista de significarse todavía como definitivamente adulta –ni siquiera un siglo y medio después podría decirse que la meta se ha alcanzado; nuestras patrias están en el incesante y todavía inconcluso esfuerzo de hacerse"…La revolución en Venezuela contiene dos proyecciones bien precisas: una socioeconómica, primera asomada desde los orígenes del ser venezolano y última en su acometida; otra, política, doctrinaria y formal, última en manifestarse y primera en ser coronada con algún éxito, justamente a partir de los sucesos de 1.810"…(2006,p 226)

Se nota primariamente que los escritores e historiadores le dán a ese levantamiento, a ese momento especifico la connotación de un movimiento revolucionario, y un altísimo sentimiento nacionalista, que según lo que se deriva de allí, va a dividir la historia del país en dos momentos cruciales; antes del 1.810 o la sociedad colonial y después de 1.810; cuando, con la instauración de la Confederación Americana de Venezuela y la publicación de la Primera Constitución en forma pública el 14 de Julio de 1.811 que supuestamente se firmó el 05 de Julio del mismo año, el denominado Periodo Republicano.

El relato de los acontecimientos que ocurren ese 19 de Abril y tomando lo que refiere Rafael Macquhae:

"El día 17 de Abril se tiene noticias en caracas que los franceses ocuparon Andalucía (España), disolviendo la junta Central del Reino. El conocimiento de la disolución precipitó el plan autonomista. El día 18 llegan comisionados de la Regencia, informando que ésta se reinstaló en la Isla de León; y venían con el cargo de hacer reconocer su autoridad…. Ya los caraqueños estaban dispuestos a no reconocer otro gobierno que no fuera el mismo Rey… por la noche del mismo 18 de abril los alcaldes Martin Tovar Ponte y Nicolás Anzola convencen a el Alcalde Primero José de los Llamosas, para convocar al Ayuntamiento a fin de considerar las noticias de España y tomar las medidas necesarias. El 19 de Abril a las 7 a.m se reúne el Cabildo, en forma revolucionaria, ya que la convocatoria no la había realizado el capitán General a quien correspondía."…(1976, p 174).

De acuerdo a lo que se conoce a las 8 a.m llega Emparán, levanta la sesión alegando que en España hay un Gobierno legitimo (La Regencia), y se dirige a los oficios religiosos en la Catedral pues era Jueves Santo; a las puertas de la Iglesia, es detenido y tomado por el brazo por Francisco Salias y obligado a regresar al Cabildo. Se relata que la guardia comandada por Luis Ponte no actuó en defensa de Emparan. Esa actitud de Ponte es completada con un verdadero acto soberano y revolucionario en el Cabildo al tomar asiento y voz el Padre Madariaga, Padre Rivas, Roscio, Sosa y José Félix Ribas, autonombrándose representantes del pueblo, el clero y los pardos . Nótese que aquí se intenta incluir a una clase que generalmente era excluida en todas las decisiones y prácticamente relegada al igual que los negros e indios, en una sociedad colonial totalmente excluyente.

Por otro lado al instalarse nuevamente el Cabildo e iniciarse el debate, pronunciándose los miembros del cabildo por una Junta presidida por Emparán y conservándose las autoridades existentes, la decisiones casí unánime hasta que el Padre Madariaga…"pide la destitución de Emparan"… Es allí donde Emparan hace el famoso acto del balcón donde solicita que el pueblo congregado frente al Cabildo, se supone en la Plaza Mayor), diga si quiere se mantenga en el poder y siguiendo las señas del Padre Madariaga negativamente, el pueblo responde que ¡no!.. Emparan renuncia e inmediatamente el Ayuntamiento se constituye en Junta Suprema de Gobierno, enriquecida con la integración de nuevos integrantes. Es bueno notar que esa Junta Suprema en su momento declara que "…Las Provincias de Venezuela asumían su propio gobierno en nombre y representación de Fernando VII, sin prestar obediencia al Consejo de Regencia"… (Gazeta de Caracas, tomo II, edic. 95.1810-1811).

Se derivan tres cuestiones primarias, de las lecturas presentadas: En la primera cuestión, que como siempre y por cuestiones de acomodo y circunstancias fortuitas un grupo de blancos criollos se erigieron en representantes de un grupo social excluido de toda participación política y social en la sociedad colonial, por lo que esa declaración de representatividad, es como se menciona circunstancial sin formalidad y sin un sincero deseo de generar tan integración de todos los grupos sociales; la segunda cuestión que por ser festejos religiosos del jueves santos y habiendo suspendidos bruscamente los oficios religiosos de la mañana, la mayoría congregada en la plaza mayor serian los blancos criollos o mantuanos, que se habían endilgado el protagonismo del hecho y proceso que tenía como centro el salón de sesiones del Cabildo caraqueño; y un tercer hecho fundamental que el acto denominado por los autores citados Salcedo, Macquhae y por Brito Figueroa como de autonomía y de tintes revolucionarios, lo que hizo en ese preciso momento, posterior a la destitución de Emparan, fue conformar una nueva Junta de Gobierno integrada en su conjunto por blancos criollos o mantuanos que viven o hacen vida en la Provincia de Caracas, Junta de gobierno, que en su acto más trascendental de autonomía revolucionaria reconoce la autoridad del rey Fernando VII, y se acoge bajo su protección, haciendo un acto de desconocer el Consejo de Regencia Peninsular, integrado por blancos peninsulares como es de suponer.

La sociedad colonial

Difícil es tipificar y clasificar, con verdadero rigor científico, los estratos sociales de la Colonia, algunos autores le han dado el calificativo de clases sociales, otros estamentos y el más acuñado "castas"; pero debido a su peculiar complejidad esas capas coloniales y su identificación se le dejaría para un tratado de sociología moderno, solo se procederá aquí a mencionar algunas de sus características resaltantes:

.-Los blancos criollos.

Parte de la leyenda negra que han manejado algunos historiadores, es en cuanto al poblamiento que se dio, pues dicen corrientemente y fundamentándose en cédulas que autorizan la recluta de delincuentes para las expediciones a las Indias, de allí se deriva esa falsa creencia que esos delincuentes, prostitutas y holgazanes de toda clase fueron los que poblaban los grandes núcleos humanos, esa aseveración tiene un trasfondo hacia el rechazo de el proceso de coloniaje que generó la conquista y poblamiento de los españoles. Pero existen cédulas reales donde se dá instrucciones para que se trajeran, para poblar las Indias Occidentales a labradores y menestrales con preferencia, es de observar que Europa atravesaba por una crisis de abastecimiento de alimentos, de una crecida población y de una depauperada economía agrícola acrecentada por el empobrecimiento de las tierras. De los blancos peninsulares se generaba en el seno de la familia el llamado régimen del mayorazgo, donde solo heredaba el hijo mayor, los segundones sobre todo los que pertenecían a la llamada pequeña nobleza quedaron en un evidente desequilibrio entre su posición social y su posición económica, esto los conducía casi obligado a ingresar a la carrera de las armas o la eclesiástica para lograr medianamente mantener ese equilibrio. El conocimiento del descubrimiento de las nuevas tierras de las Indias les abrió un horizonte insospechado a esta clase social prácticamente relegada en la Europa del siglo XVI. Nos dice J. M. Siso Martínez en su obra de Historia de Venezuela:

"Como la conquista y poblamiento fue fundamentalmente una empresa privada al amparo del Estado Español, éste tuvo que conceder a los caudillos de las expediciones descubridoras, grandes privilegios, que estos distribuían entre sus soldados. Así se formó en las Indias una nueva aristocracia basada fundamentalmente en la posesión de la tierra y en el servicio personal de los indios. Repartimientos y Encomiendas constituyeron la base económica de esta nueva aristocracia"…(1978,p.188).

De estos conquistadores, dueños de tierras por efectos de los repartimientos, de los indios por las encomiendas y de los negros por las compra, constituyeron una oligarquía agraria y territorial que ls significó como oligarquía social. ( Siso Martínez, citado, p.188). Pero su poder político va a estar restringido a cargos municipales , de allí que ellos hicieron del Ayuntamiento el reducto de sus intereses y en ocasiones llegaron a poseer el poder político por ausencia del capitán o el gobernador, los cargos de concejales que se hicieron venales, llegaron a estar reducidos y concentrados en unas pocas familias aristócratas de la época y de las ciudades. A finales de la colonia los altos cargos militares y eclesiásticos llegaron a estar concentrados en manos de esta clase social, esa situación se hizo tan patente que a mediados de 1770 Carlos III, declaro que los españoles de España tienen tanto derecho como los de Venezuela de gozar de cargos municipales. Pero celosos a sus privilegios sociales y amparados en viejas cédulas cerraron el paso a cargos y honores que eran supuestamente reservados solo a ellos. Igualmente cerraron el ascenso a los pardos tanto a ejercer cargos públicos, como a aspirar a títulos de nobleza. Al respecto señala Siso Martínez en su obra ya citada parafraseando a Baralt:

"Una ordenanza real de 1621 prohibió conferir a los hombres de color ningún empleo público, aunque fuese el de notario, uno de los más subalternos en el orden judicial español, y dos cédulas de 1643 y 1654 los excluían de servir en las tropas permanentes. Prohibiose el matrimonio entre personas blancas y de color por la pragmática de 1778 y fundándose en ella una cédula real de 1785 vigorizó aquella disposición, porque según parece, no se había llevado a efecto con suficiente severidad. De tal modo quisieron las leyes españolas excluir de toda consideración a la clase de los pardos, que pusieron trabas al uso de sus bienes, mandando que las mujeres no se engalanasen con oro, seda, chales ni diamantes…" (1978.p.190).

Este grupo social de gran preponderancia durante el periodo colonial, desde una visión económica, se va a caracterizar por el dominio de la producción económica en su totalidad, y de allí proviene el calificativo de "grandes cacaos", pues eran los propietarios de las haciendas productoras de cacao y café que era el fuerte productivo de la Provincia durante la colonia. Su máxima orfandad, el poder político durante la colonia estaba en manos directas de los blancos peninsulares, derecho que les estaba negado por real cédula, y porque esos cargos eran discrecionales del Rey. Los blancos criollos fueron identificados también como mantuanos, que viene del manto o mantilla con el cual las mujeres de ésta clase social cubría su cabeza. Este grupo social representaba aproximadamente el 20% del total poblacional en su conjunto.

.-Los blancos peninsulares

Eran los habitantes procedentes de la península y la zona insular, generalmente no eran grandes propietarios y entre sus privilegios estaban consagrados los cargos políticos decisorios y de alta jerarquía, al igual que los grados militares superiores, sus cargos eran otorgados directamente por el Rey, por lo que sus decisiones eran vinculantes y de gran peso. Era un pequeño grupo social privilegiado políticamente y no representaban más del 1,5 % del total poblacional.

.-Los pardos

Era quizás el grupo social más numeroso en la época de la colonia, llegando a casi un 50% del total poblacional, su origen es diverso, y es la resultante de la unión entre blancos, indios y negros, lo que biológicamente se conoce como "cruce".

Se toma de la descripción que hace Gil Fortoul y reseñado en la obra de J. L: Salcedo Bastardo la siguiente clasificación:

"Mestizos descendientes de blancos e indios,

Mulatos, descendientes de blancos y negros

Zambos, descendientes de indio y negro.

además de las subdivisiones de zambos prietos

producto de negro y zamba, cuarterones de blanco

y mulato, quinterones de blanco y cuarterona y

salto atrás, cuando el producto era de color mas

oscuro que sus progenitores"…(2006, p.151)

Este grupo social era la mano de obra artesanal, que era considerado, por los blancos, como el trabajo servil, y era la mano de obra libre de las labores agrícolas en sembradíos y sementeras. En las regiones llanas, era el hombre de a caballo que se dedicaba al pastoreo de los arreos de ganado, en este ambiente predominó el blanco proveniente de Andalucia. De Almeria, Córdoba, Granada, Cádiz Sevilla y Jaén; de su mezcla con él aborigen y el negro surge un "hibrido" el llanero. Y en las ciudades y villorios se dedicaban al trabajo artesanal totalmente en cuanto al trabajo de carpintería, albañilería, herrería entre otros. Estas actividades y su gran laboriosidad les llevo a acumular algún bien de riqueza, que les permitió lograr de la Corona algunas prebendas; entre las más destacadas es digno mencionar la conocida cédula de "gracias al sacar", cuya promulgación reveló lo tan profundas que eran las diferencias sociales y las luchas internas entre los grupos en la colonia. Esta cédula iba a permitir a los pardos tener una dispensa de su condición social mediante el pago al fisco real, de sumas variables según la calidad de la dispensa. Esto les permitía acceder al título de escribano, aún siendo de padres desconocidos, mediante el pago de la suma de seis mil pesos; por la dispensación de la calidad de pardo la cantidad de setecientos pesos; por la de quinteron , con mil quinientos pesos. Se deduce que ésta cédula tendía a la nivelación social de las clases; aún cuando claro está esa no era la verdadera intención de la corono que la emitió en su momento, la razón fue permitir ingresos económicos a las arcas de la corona, pero bien es cierto le permitía acceso a los pardos a los cargos públicos. (Es bueno aclarar que dispensar es ceder, conceder u otorgar meritos o títulos).

La reacción de rechazo de los blancos criollos no se hizo esperar y mediante acta que promulga el Cabildo de Caracas el 14 de Abril de 1796 dirigida al Rey suplica que suspendiese la mencionada real cédula de "Gracias al sacar", se toma extracto de la misma de la obra Historia Económica y Social de Venezuela de F. Brito Figueroa:

"…principalmente en las partes que trataban de "dispensación de calidad de pardos quinterones y títulos de Don"…Supone el Ayuntamiento que la dispensación de la calidad de pardos y quinterones que ofrece la Real Cédula es capaz de toda la ampliación que recibe la gracia por su naturaleza: y da por hecho que un pardo dispensado de su calidad queda apto para todas las funciones que le prohíben las leyes del Reino, y para todas las que han sido hasta ahora propias de un hombre blanco, limpio en estas Indias; de forma que saliendo un pardo de la clase inferior en que se halla, debe por la dispensación de V. M. tenerse por individuo de la de los blancos.

Este tránsito considerado en la Real Cédula tan fácil, que se concede por una cantidad pequeña de dinero, es espantoso a los Vecinos y Naturales de América, porque sólo ellos conocen desde que nacen o por el transcurso de muchos años de trato con ella, la inmensa distancia que separa a los blancos y pardos; la ventaja y la superioridad de aquéllos y la bajeza y subordinación de éstos; como que nunca se atreverían a creer como posible la igualdad que les pronostica la Real Cédula"…(1974. p 166)

Se nota en la cita que antecede la intestina lucha antagónica que los blancos criollos desarrollan hacia los blancos peninsulares, porque detentan el poder político que a su parecer ellos son los que debían acceder, pues los peninsulares eran extraños y no habían luchado para formar lo que gobernaban, y hacia los pardos pues detestaban el intento de igualitarismo, cerrando aquella correspondencia al rey con la siguiente reseña, tomada del texto de Brito Figueroa citado:

"…¿Cómo es posible que los vecinos y naturales blancos de esta provincia admitan a su lado por individuos de su clase para alternar con él; a un mulato descendiente de sus propios esclavos o de los de su padres o mayores: a un mulato que puede señalar sus parientes en cualquier servidumbre; a un mulato de nacimiento afeado por un encadenamiento de bastardías y torpezas"… (1974. p 167).

Se nota entonces una pugna de clases en este periodo que como se ha mencionado con anterioridad, se ha llamado Colonial hasta el 1810, donde el epicentro de la discordia puede reflejarse en los blancos criollos, quien intenta de una forma avasallante evitar los privilegios de los mal llamados de abajo o sin privilegios, como eran los pardos, negros libres, indios y esclavos y en una lucha enconada por arrebatar los privilegios políticos que estaban en poder de los blancos peninsulares.

.-Los indios

Mal llamados indios, deben denominarse en realidad aborígenes, pues eran los habitantes originarios de las tierras americanas, a los que se les impuso una cultura por la acción violenta en la mayoría de los casos. En un comienzo fueron esclavizados por los conquistadores-desvastadores, pero posteriormente y por Real Cédula del 20 de Junio de 1500, se procedió a "declarárseles" jurídicamente vasallos libres de la Corona de Castilla, pero comparados con los rústicos o menores del viejo derecho castellano, y por tanto bajo ésta "sombra" seres necesitados de tutela y protección legal. Bajo la sombra de esta declaración se procede a crear el régimen de las Encomiendas, que solo legalizaron bajo otra figura el servilismo salvaje a que fueron sometidos los aborígenes venezolanos, una esclavitud disfrazada y protestada por los frailes, donde surge un gran defensor el Padre de Las Casas. A finales del siglo XVIII las encomiendas habían desaparecido, pero con ellas casi desaparecen los aborígenes pues se contabilizan aproximadamente 100.000 aborígenes para ese momento, sometidos al régimen misionero y otros en estado natural. Como dicen algunos autores escritores en estado salvaje. Formada aproximadamente un 17% de la población.

En ese orden encontramos a los negros que eran los esclavos traídos violentamente de su nación de origen diverso, y del continente africano, se determinan para ese momento dos grupos diferenciados: los negros esclavos y los negros libres y cimarrones que conformaban aproximadamente el 13 % aproximadamente de la población.

Los antagonismos

Durante el desarrollo de la investigación y en los señalamientos de las características de las clases o grupos sociales presentes en el periodo colonial y en lo que trata el presente ensayo; durante el bienio 1809 a 1810, se puede determinar qué : existe una desigualdad social presente durante la evolución de la colonia, que se va a hacer palpable y ahondar las diferenciaciones en esos momentos cruciales, donde cada grupo social luchaba por su supervivencia. En ningún momento se enarboló la bandera de la igualdad social como propósito del movimiento independentista.

Por una lado se debe observar que los blancos criollos se oponen a la medida de entregar los privilegios políticos a los blancos peninsulares, que venía desarrollando la Corona española, como parte de su política centralizadora del poder, que condujo a que la potestad de nombrar las autoridades de las Colonias era ejercida por el Rey, por el temor a que se produjera un fenómeno político similar al feudalismo europeo, esto era contrario a lo que expresaban las antiguas capitulaciones, que estipulaban que el poder en las colonias la ejercerían los conquistadores y posteriormente sus descendientes en aquellas tierras conquistadas. En la práctica no ocurrió así y esa es una de las rasgaduras antagónicas infranqueables entre los blancos criollos que veían usurpados sus derechos por los blancos peninsulares, a los que consideraban aventureros y oportunistas, que venían a desfalcar el erario o hacienda pública de las provincias o colonias.

Los criollos pudientes, por su parte como lo señala Siso Martínez, son los que desarrollan claramente la noción de la realidad económica y una mejor compresión de sus intereses, los mueve simplemente el resguardo de los mismos, cuando mayor es el monto de sus riquezas, cuanto más oligárquica y cerrada es su conducta; y cuanto más explotan a sus esclavos, aborígenes y peones para acrecentar sus riquezas, más se irritan por la explotación a que son sometidos por el poder real mediante los impuestos. Necesarios para esta clase oligárquica y gran propietaria de un orden enérgico pero que les garantice su posición oligárquica y el ejercicio del poder político; en ese orden de ideas, a eso se debe que aquel 19 de abril de 1810, lo que se ha dado en llamar en proceso revolucionario, lo único que guarda ese matiz es la renuncia forzada del Capitán General, pero que simplemente va a permitir a la Oligarquía caraqueña, organizada y poseedora del poder omnímodo en el Ayuntamiento, acceder al poder político tan ansiado y acariciado por ellos, pero con el reconocimiento de la autoridad del Rey, intenta mantener ese poder logrado, el desconocimiento del consejo de regencia, deviene del delastre que intenta hacer con la expulsión de las autoridades peninsulares. A eso se debe la adhesión al Rey para mantener el principio de autoridad y orden; desconocimiento por otro lado a la subordinación de las autoridades españolas para liberarse de la servidumbre económica. Se puede decir que en parte el odio sembrado en las clases oligárquicas coloniales conduce a esa pugna, se diría puja por el poder, va a generar entonces una contradicción política. Esa lucha sorda que se desarrolló puede decirse que fue entre individuos pertenecientes a la misma clase social, la aristocracia criolla contra la aristocracia peninsular. Lucha sorda que no va a tener repercusiones en la clase más numerosa, los pardos, que no se sienten identificados con los intereses de la aristocracia criolla, a quien ven en cierta medida con recelo tanto político, como social.

Así encontramos de acuerdo a lo expresado en la Gazeta de Caracas, número 146, tomo III del 15 de marzo de 1811, que en Caracas misma los pardos se agitaban, exigiendo el sistema de igualdad o democracia. En los muros amanecían "innumerables inscripciones aclamando el sistema demócratico", tal como se lo escribía Roscio a Bello. La Sociedad Patriótica fomentaba esos sentimientos liderados por Miranda. El 06 de marzo, Fernando Galindo, joven mantuano, fue arrestado en Caracas con varios pardos, junto con los más conspicuos miembros de la "clase de pardos" (como ellos se designaban a sí mismos), fue necesario que el Teniente Coronel Pedro Arévalo, hiciese una representación, que fue publicada en la Gaceta del 15 de Marzo de 1811, para calmar los ánimos. Esta presión condujo a que el Congreso antes que pasar a declarar la Independencia se viera obligado a hacer la "Proclamación de los Derechos del Pueblo el 1 de julio de 1811, pues la presión de los pardos estaba en esa dirección. Esto permite a los pardos de ciudades como Caracas, Valencia, San Carlos, que poseían bienes de fortuna "poder votar". De allí se deriva que los pardos ya no estarían a merced de los mantuanos, y que ellos comenzaban a formar en esas ciudades y regiones una incipiente clase media.

Se puede ver como cada grupo social presenta inquietudes e intereses diferentes; los blancos criollos la obtención del poder político, que le permitirá aumentar sus privilegios, y la numerosa clase de los pardos, la declaración de sus derechos como ciudadanos y la igualdad social.

Quiere decir que si esto ocurre en fechas posteriores al 19 de abril de 1810, cuando el Congreso consagra los Derechos de los Pueblos, la congregación que se hace en la Plaza Mayor aquel Jueves Santo para negarle el derecho a mantenerse en el poder a Emparan era de blancos, pues el Capitán General, quizás no hubiese aceptado una decisión de un grupo social que "no tenia derechos políticos" como lo era los pardos; se plantea que los blancos criollos donde figuraba Madariaga, se endilgarón la autorepresentación de los pardos, grupo social a quienes los blancos criollos les negaban sus derechos políticos y hasta sociales. O sea usurparon el papel representativo.

Quizás esa negación a un grupo social numeroso como era los pardos, el odio que había generado entre estos, al rechazo de los blancos criollos a los derechos ciudadanos de los pardos, fue el caldo de cultivo aprovechado por los españoles, para conducirse victoriosamente con sus ejércitos dirigidos por Monteverde, en lo que se ha llamado la Primera República y donde quizás los pardos veían con recelo el triunfo de los mantuanos, y consideraron aquel movimiento verdaderamente libertador, como una lucha por el poder político entre "blancos criollos y blancos peninsulares".

Si se toma los movimientos anteriores al suceso del 19 de abril de 1810, se encuentra poca inspiración libertaria, por ejemplo, en el alzamiento del zambo Andresote entre 1730 y 1733, su causa fue contra el monopolio comercial de la Compañía Guipuzcoana y financiado por los piratas holandeses, el motin de San Felipe en 1741, tiene casi los mismos intereses; la defensa a ultranza de los intereses de los mantuanos que les generaba el comercio ilícito. La insurrección de Juan Francisco León, está ligada a su destitución y el trato de la Guipuzcoana al imponer sus hombres de confianza en cargos claves. Quizás los Comuneros del Socorro reflejaron el rechazo a las medidas económicas de la corona; pero es quizás con el levantamiento de los negros de Coro, la conspiración de Gual y España y el proyecto más completo en las tentativas de Miranda, donde el contenido político hacia la formación de una República esté realmente reflejado.

Los promotores del 19 de abril, los Ribas, los montilla, Miguel Ustariz, Francisco Antonio Paul, Marqués del Toro, los hijos del conde Tovar, planteaban en sus inicios convocar una Junta que ejerciera la autoridad en nombre de…"Nuestro augusto soberano el señor Don Fernando VII, que Dios guarde".. O sea se intentaba sustituir la administración burocrática española, por una Junta regional que permitiera la libertad del comercio y mantener sus privilegios. No se planteaba un gobierno ni independiente ni republicano, y por tanto no había un sentido revolucionario.

Bibliografía

PRIMARIAS EDITAS:

.-GACETA DE CARACAS. Del 27 de abril de 1810 al 5 de julio de 1811. Tomo II. .Biblioteca de la Academia Nacional de la Historia. Caracas. 1983.

SECUNDARIAS:

.-BALESTRINI A, Miriam. Como se elabora el Proyecto de Investigación. Para los estudios formulativos o exploratorios. Caracas. Quinta edición. Servicio Editorial Consultores Asociados.2001

.-BRITO F, Federico.Historia Económica y Social de Venezuela.; una estructura para su estudio. Caracas Universidad central de Venezuela. Ediciones de la Biblioteca. Quinta edición..1974

INTITUTO DE INVESTIGACIONES DE HISTORIA DE LA UNIVERSIDAD Catolica Andres Bello. Historia Global de Venezuela. Desde los orígenes hasta la actualidad. Caracas. Vol. II. Editirial Globe. 2007

.-MACQUHAE, Rafael. Temas de Historia de Venezuela. .Caracas. Editorial Caribay. 1976.

.-SALCEDO B, Jose L. Historia Fundamental de Venezuela. Caracas. Universidad Central de Venezuela. Ediciones de la Biblioteca. Undecima edición. 2006.

.-SCHAF, Adam. Historia y Verdad. Ensayo sobre la objetividad del conocimiento histórico. Primera edición. Mexico. 1974.

.-Siso M, José M. Historia de Venezuela.Caracas. Decima edición. Editorial Yocoima. 1968

ELECTRONICAS:

.- html

.-http://nuevomundo.revues.org/index.1181.html

 

 

 

 

 

Autor:

Ldo. Juan Noguera


Partes: 1, 2


 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Historia

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.