Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     
 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Análisis literario del poema de Mío Cid (página 2)

Enviado por Carolina Daher



Partes: 1, 2


Se llama < mester de juglaria > (trabajo de juglares) al conjunto de poemas épicos que constituyen la poesía primitiva española. Esta poesía se distingue por su carácter narrativo y popular, y es por el valor de su obra más representativa, el Poema de Mío Cid, el género más importante de esta primera época de la literatura castellana.

Los juglares: Los juglares fueron los encargados de difundir los primitivos poemas de gesta, pues no existía aún la imprenta, y las obras de carácter popular se divulgaban mediante la recitación de las mismas.

La palabra juglar proviene del latín < iocularis, de iocus > juego, alegría. Los juglares eran, pues, los que alegraban al público con sus recitaciones, músicas o juegos de entretenimiento, ingenuas y pintorescas diversiones, muy frecuentes en aquellos tiempos. Había juglares de toda condición, desde los que amenizaban las fiestas en los palacios de los reyes y grandes señores, hasta los que entretenían al pueblo en las plazas

De los mercados o en los más hu7mildes mesones.

Características de las primitivas gestas castellanas

  • Eran populares: Los cantares de gesta nacían en el pueblo – con todos los elementos vivos del mismo – e iban dirigidos al pueblo, es decir a todas las clases sociales que formaban los reinos cristianos.

  • Tenían fondo histórico: El tema de los primitivos poemas castellano es siempre histórico. En esta época no hay historia propiamente dicha, y solo se recogen los hechos de armas y de hazañas que encienden el sentimiento nacional de los castellanos, en los poemas de gesta, verdaderos anales de esos tiempos. Y ellos son tan valiosos como elemento histórico que cuando unos siglos más tarde se escriben, por mandato de los reyes, las primeras Crónicas – que son el comienzo de la Historia en la península -, los cronistas toman los cantares de gesta en la parte que tienen que referirse a los héroes en ello cantados, y los interpolan íntegramente, después de prosificarlos.

  • Eran realistas: El poeta anónimo canta lo que ha visto u oído y lo hace con tantas referencias y pormenores, y tan documentadamente, que el lector, o el auditor – que era a quien él se dirigía – tiene la impresión de estar viendo con sus ojos lo que en el poema se cuenta. Por estos primeros documentos de las letras españolas, conocemos las costumbres, los vestidos, las formas de la guerra, etc. de aquellos primeros siglos de la Edad Media española.

  • Se transmitían oralmente: Se singularizan estas canciones de gesta por su carácter evolutivo, pues ellas han sufrido modificaciones y ampliaciones a medida que pasaban los años y se difundían en el pueblo. Los temas y el espíritu mismo de estas gestas primitivas se prolongan en el tiempo y llegan hasta los romances del siglo XV y la novela caballeresca del siglo XVI, en las cuales parecen extinguirse para siempre.

  • Su carácter nacional: Antes de siglo XII, la épica castellana no se resiente de influencia alguna. A partir de dicho siglo, se nota en ella la influencia de la épica francesa, explicable pues en los primeros siglos de la Edad media eran frecuentes las peregrinaciones hasta Santiago de Compostela, en honor del apóstol Santiago, las que seguían el llamado camino francés (sur de Francia, Burgos, Galicia).La inmigración cluniacense y la participación de aventureros franceses en la guerra de la Reconquista favorecieron también la difusión de antiguos cantares franceses.

Capítulo II

El Poema de Mio Cid

El Poema de Mio Cid es el primer monumento de la poesía épica española. Pertenece a la época más primitiva de la literatura romance, de ahí la rudeza y tosquedad de su idioma y las imperfecciones de su versificación. Sin embargo, su extraordinario valor no es sólo histórico – por ser, como hemos dicho, la primera obra literaria que se conserva en las letras peninsulares- sino también literario. Su < noble y seria poesía> , como la llama Menéndez y Pelayo, < su sobriedad, su constante realismo, la vida auténtica que anima a sus personajes, el soplo de grandeza y de viril energía que alienta en todo el poema, el arte del relato y los pormenores del estilo – sencillo pero lleno de belleza- hacen que esta obra merezca ser ubicada entre las mejores de la literatura española>. Esta justa valoración del Poema es relativamente moderna, pues antes sólo se le consideraba por su antigüedad.

Lagunas

El Códice: El manuscrito del Poema de Mio Cid es propiedad de los herederos de don Alejandro Pidal. El erudito español Tomás Antonio Sánchez lo publicó por primera vez en 1779, en su Colección de poesías castellanas anteriores al siglo XV. Dice Sánchez, en la noticia que precede al texto del Poema, que tuvo curiosidad por conocer la obra después de leer algunas citas de la misma en varios escritos antiguos. Constituye el manuscrito un volumen en 4º, encuadernado en tabla y añadiendo su primer editor que primitivamente, dicho volumen . Las hojas - 74 en total – son de pergamino. Faltan las del comienzo del poema, y una en el interior, la número 48, .

Cada hoja tiene aproximadamente, veinticinco versos, y el total de los versos del poema es de 3.730.

El Autor: No se sabe el nombre del autor que compuso el Poema de Mio Cid. Durante algún tiempo se creyó que él fue Per Abbat o Pedro Abad, por el consiguiente agregado que aparece en el texto, a continuación del último verso:

Quien escrivió este libro del Dios parayso, amen,

Per abbat le escrivió en el mes de mayo

En era de mill e CC. XLV annos.

Pero Pedro Abad ( que bien podría ser el abad Pedro, un monje benedictino, como lo insinúa Sánchez) no fue sino un mero copista de la obra, pues escribir, en aquellos tiempos significaba copiar, y fer o facer, componer, es decir, escribirla o crearla, según se dice ahora. Menéndez Pidal cree que fue un juglar nacido tal vez en San Esteban de Gormaz, o quizá < atendiendo a alguna particularidad del lenguaje >, un mozárabe de Medina. Sea quien fuere el verdadero autor del poema, es forzoso convenir en que debió ser hombre culto y buen conocedor de las cosas y hechos que cantaba.

Lugar en que se escribió la obra: Por la exactitud y minuciosidad con que se describen los lugares geográficos que sirven de escenario alos hechos que se narran en poema, se cree que éste fue escrito en tierras de Medinaceli y Luzón. Menéndez Pidal dice que tal vez el poema fue escrito en el lugar donde viviera el poeta, < para ser recitado en la plaza de Medina, importante punto de concurrencia y mercado>.

Fecha de la obra: El códice copiado por Per Abbat está fechado, como hemos visto, en MCC. XLV (el espacio raspado y en blanco entre la C y la X, hace suponer que habría otra C en el original), es decir, en el año 1345, o sea en 1307 de J.C. El manuscrito data, pues, del siglo XIV. En cuanto a la fecha en que fue compuesto el Poema, Menéndez Pidal dice que probablemente lo fue en el año 1140, es decir, unos cuarenta años después de la muerte del héroe, acaecida en Valencia en 1099.

Lo Lírico

Un recurso estilístico: Del tema del poema que se concreta en la oposición deshonra-honra, surge el principal recurso estilístico utilizado a lo largo de toda la obra: el del contraste.

No sólo lo advertimos en la estructura que se resuelve, en la alternativa de la pérdida o restauración del honor del héroe, sino en cada parte del cantar, en cada escena y hasta en cada verso. El juego de oposiciones es constante y en él se definen los personajes, la acción y el modo poético. Por ejemplo:

  • Tristeza inicial del Cantar del destierro y gozo a su término por los primeros triunfos guerreros.

  • Pobreza del desterrado de Vivar y riqueza del señor de Valencia

  • Cualidades contrastantes de la oposición vasallo-señor en la síntesis del verso:

" ¡ Dios, qué buen vasallo, si hobiese buen señore!"

  • El Alfonso VI mezquino del comienzo y el justiciero del final de la obra.

  • La humillación que los infantes de Carrión pretenden ejercer sobre el Cid es causa del engrandecimiento de éste y de la ignominia de aquellos.

Métrica y versificación

El Poema de Mio Cid, como todos los cantares de gesta españoles, está escrito en tiradas de versos monorrimos, de métrica muy irregular, pues oscilan entre las 10 y las

20 sílabas, con predominio de las de 14. Los versos siempre están divididos en dos hemistiquios, cuyo esquema silábico más común es el de 7-7 o el de 8-8, aynque, como se ha dicho, existen todo tipo de combinaciones. < Su ruda libertad – dice Menéndez Pidal – tiene carácter propio, en acorde perfecto con los hechos que canta >.

Recursos retóricos

  • Metáfora: " Partiéronsele las telas de dentro del corazón."

( verso 131, Cantar tercero)

  • Comparación: " Llorando con sus ojos como no visteis tal,

así se separan unos de otros, como la uña de la carne"

( verso 18 Cantar primero)

  • Paralelismo: " En su compañía, sesenta pendones;

salían a verlo mujeres y varones,

burgueses y burguesas en las ventanas están,"

( verso 3, Cantar primero)

  • Anáfora: " > Tú salvaste a Jonás cuando cayó en el mar

> salvaste a Daniel con sus leones, en la dura cárcel,

> salvaste dentro de Roma, al señor San Sebastián,

> salvaste a Santa Susana del falso criminal; "

( verso 18, Cantar primero)

  • Hipérbaton: " Ya descansaba Mio Cid con todos sus compañeros:

al rey de Sevilla la noticia llegaba,

tomada ha sido Valencia, no se la defienden más, "

( verso 75, Canto primero)

  • Antítesis: " ¡Dios, qué buen vasallo, si tuviese buen señor! "

( verso 3, Canto primero)

El Cantar: La oralidad, recursos y fórmulas

Es probable que la gran mayoría de los poemas épicos hayan sido compuestos en un principio para ser recitados ante un auditorio y no para ser leídos por lectores singulares.

El canto y la recitación obligan al uso de fórmulas y convenciones. Ciertas asocia- ciones fijas de sustantivos y adjetivos, ciertas repeticiones de frases o versos enteros, desempeñan el papel de elemento aglutinante que permite mantener la tensión y continuidad de un extenso poema a lo largo de toda su acción.

Naturalmente estas fórmulas son usadas con más frecuencia e ingenuidad por los improvisadores y recitadores primitivos. Exponemos a continuación un ejemplo de ello:

" Veríais tantas lanzas, bajar y alzar,

tanta adarga horadar y traspasar,

tanta loriga romper y desmallar "

En este caso, el recitador apela a la atención del público ( verso 36, Canto primero)

En cuanto al uso de fómulas, las que se destacan son:

  • " Habló Mio Cid, el que en buena hora ciñó espada;"

  • " Cuando lo supo Mio Cid el de Vivar,"

  • " todos preguntan por Mio Cid Campeador

  • " Mio Cid Ruy Díaz, oiréis lo que dijo: "

  • " Mio Cid Ruy Díaz que en buena hora nació,"

  • " Martín Antolínez, el burgalés cumplido"

Elementos descriptivos: Aparte de las escenas de batallas y de los hechos de armas en general, que subrayan el carácter activo de y heroico de la épica, también se describen otras situaciones típicas, que reconstruyen ceremonias o rituales sociales: fiestas, coronaciones, casamiento, funerales,etc.

" De sus ojos tan fuertemente llorando,

tornaba la cabeza y estábalos mirando.

vio puertas abiertas y puertas sin candados,

perchas vacías sin pieles y si mantos

y sin halcones y sin azores mudados."

 

En este fragmento se observa claramente una descripción emocional del héroe, en el Cantar del destierro.

También abundan ,en esta obra, descripciones sobre la cortesía y las costumbres de la época:

" El Cid a doña Jimena íbala a abrazar;

doña Jimena al Cid la mano va a besar,"

"las rodillas y las manos en la tierra hincó,

las hierbas del campo, con los dientes cogió"

Si bien el primer fragmento es claro con respecto a las fórmulas de cortesía, cabe aclarar en el segundo, que el gesto que hace el Cid alude a una costumbre germana para indicar sumisión.

El último fragmento corresponde a una de las tantas descripciones de las luchas por la conquista de tierras:

" Sin retrasarse el que en buena hora nació,

tomó doscientos caballeros, por sí mismo escogidos,

hizo una correría durante toda la noche,

las tierras de Alcañiz, yermas las va dejando,

y por los alrededores todo lo va saqueando."

Elementos Ficticios

Una de las principales características del Cid es su historicidad. No se trata, por cierto de una fidelidad absoluta a los datos de la historia:

  • El sitio de Valencia, en vez de tres años, como lo indica la obra, sólo duró veinte meses.

  • El conde de Barcelona fue prisionero del Cid dos veces y no una.

  • La toma de Murcia y la batalla de Játiva son posteriores a la conquista de Valencia y no anteriores.

  • El casamiento de las hijas del Cid con los infantes de Carrión no nos consta en forma documental ( pero tampoco puede descartárselo, como observa Menéndez Pidal)

  • Y, en fin, nada se puede afirmar de la afrenta de Corpes.

Puede decirse que el escenario general del poema es absolutamente histórico, así como lo son casi todos sus personajes, escenarios y episodios principales y secundarios. Salvo algunas intensificaciones y exageraciones debidas a la necesidad de exaltar al protagonista.

Lo dialogal

 

El juglar reproduce la voces de los personajes ( el Cid, Alvar Fánez, Pedro Bermúdez, Martín Antolínez, doña Jimena, el rey, etc.) a través de estilo directo y emplea los siguientes tiempos verbales: pretérito perfecto y presente.

  • " Habló el rey Don Alfonso, oiréis lo que dice:.."

  • "Oid lo que dijo Minaya Alvar Fáñez:

  • " Dijo el Campeador:"

  • " Dijeron Raquel y Vidas"

Como puede observarse, en muchos de los casos el estilo directo supone un llamado de atención al auditor o al lector.

Capítulo III; Realidad-Ficción

Para comprender la importancia de esta obra es importante tener en cuenta la verdadera historia del Cid, en parte porque es precisamente a partir de él que se escribe la misma:

Realidad: Historia del Cid

El verdadero nombre del Cid era Rodrigo Díaz, llamado también de Vivar, por ser natural de Vivar, lugar de Castilla.

El título de Cid (de Cide, señor), se lo dieron los moros. También se le conoce con el nombre de Campeador, por haber vencido en combate campal a un famoso caballero navarro ( Gimeno Garces, famoso por su valor. El Cid contaba sólo veinte años, y desde ese encuentro según un documento de la época fue llamado por los hombres principales, Campidoctor, que significa < vencedor de batallas>).

Nació, hacia 1043, en el citado lugar de Vivar, a nueve kilómetros al norte de Burgos y próximo a Carrión, centro político de una extensa comarca de propiedad de la familia de Beni Gómez, rivales del Cid y los suyos.

Era hijo de Diego Laínez, descendiente de Laín Calvo, uno de los dos primeros jueces que según la tradición, fueron elegidos por los castellanos para gobernar Castilla después de su alzamiento contra el rey de León. Por línea paterna pertenecía, pues, a la nobleza castellana, aunque de linaje modesto. Por línea materna su linaje era más encumbrado. Se ignora el nombre de su madre. Era hija de Rodrigo Álvarez, gran personaje de la corte de Fernando I, y hermana, a su vez de Nuño Álvarez, que actuó también como uno de los caballeros principales de dicha corte.

Rodrigo Díaz actuó junto a su padre en las luchas contra los navarros, y a la muerte del mismo, a poco de su triunfo contra aquellos, y constituído en su heredero, entró en la corte del infante don Sancho, hijo primogénito de Fernando I – el primer rey de Castilla- y poco mayor que él. Al lado del infante estudiaría, además del manejo de las armas, gramática y derecho. El propio don Sancho lo armó caballero en una sencilla y sobria ceremonia. Más tarde, ayudó al infante, ya rey de Castilla, en una guerra contra Alfonso de León, al que hacen prisionero. Asesinado Sancho, en el cerco de Zamora, por Bellido Dolfos, entró a reinar, sobre Castilla y León reunidos, el hermano del rey Sancho, Alfonso VI, previo juramento impuesto por el Cid y otros caballeros – en Santa Gadea - que no había hecho matar a su hermano. Como castigo, el rey dispone el primer destierro del Cid. Desde entonces, no deja de guerrear contra moros y, a veces, también contra cristianos, conquistando grandes triunfos, los que culminaron con la toma de Valencia. Murió en dicha ciudad en 1099. Se había casado cuando contaba treinta años, con doña Jimena Díaz, de la que tuvo dos hijas.

Ficción: "Poema de Mio Cid"

Argumento del poema

  • Cantar Primero: (Destierro del Cid) El Cid, luego de haber conseguido cobrarles las parias a los reyes moros para el rey Alfonso VI, regresa a Castilla, pero sus enemigos lo indisponen con el rey y éste le da nueve días para desterrarse de Castilla. El Cid se despide de su mujer y sus hijas refugiadas en el monasterio de Cardeña, y parte con 300 caballeros, quienes acceden a seguirlo; y ya en territorio moro, el Cid entra en guerra con ellos y gana ciudades.

  • Cantar Segundo: (Bodas de las hijas del Cid) En el poema se expresa el júbilo y la ganancia de tan grande conquista, son tantos los logros del Cid que sus enemigos sienten envidia y dos parientes del conde García Ordoñez, los infantes de Carrión, don Diego y don Fernando, desean casarse con sus hijas, codiciosos de las riquezas del héroe. El Cid no ve con gusto estos casamientos, pero requerido por el rey, accede.

  • Cantar tercero: (La afrenta de Corpes) Los infantes de Carrión han revelado su cobardía en varias ocasiones: el miedo de los infantes ante un león del Cid, escapado de su jaula, y la huída del infante don Fernando, al ser embestido por el moro Aladraf. Éstos deciden vengarse del Cid, a quien envidian, entre otras cosas, por su valor, y maltratan brutalmente a sus esposas. El Cid pide justicia al rey, solicita la devolución de la dote de sus hijas, la restitución de sus espadas y que sus sobrinos se batan a duelo con los infantes. El poema concluye con las bodas de las hijas del Cid con los hijos del rey de Navarra y los del de Aragón, y la reivindicación del Cid que queda emparentado con los reyes de España.

Los Temas

  • La honra: Es el tema capital de la obra, la pérdida la reconquista y su recuperación son el alma misma del poema:

" alzaba la mano, la barba se cogió:

< Por esta barba que nadie mesó,

Así iremos vengando a doña Elvira y doña Sol>"

( Verso 137, Canto tercero)

"¡ Ay, doña Jimena, mi esposa tan excelente,

como a mi alma yo tanto os quería!

Ya lo ves que nos hemos de separar,"

( verso 16, Cantar primero)

" Y él a las niñas vuelve a mirar:

A Dios os encomiendo y al Padre espiritual,

Ahora nos vamos, Dios sabe cuándo nos reuniremos"

( verso 18, Cantar primero)

  • La religión:

" Echóse doña Jimena en las gradas ante el altar,

Rogando al Creador, lo mejor que ella sabe,

Que a mío Cid Campeador, que Dios le guardase del mal;

< ¡ Oh, Señor glorioso, Padre que en el cielo estáis, >"

( verso 18, Cantar primero)

" Los moros llaman a Mahoma y los cristianos a Santiago.

Caían por el campo en tan poco trecho,

de moros muertos, no menos de mil trescientos."

( verso 36, Cantar primero)

  • La fama del Cid:

" Las noticias han llegado a todas partes,

Llegan las nuevas al conde de Barcelona,

¡ qué Mio Cid Ruy Díaz saqueaba toda la tierra!"

( verso 55, Cantar primero)

" Venzo las lides, como place al Creador,

moros y cristianos de mí tienen gran temor"

( verso 122, Cantar tercero)

Los Valores

  • Lealtad al rey:

" enviaros quiero a Castilla donde tenemos heredades,

al rey Alfonso mi señor natural;

de estas mis ganancias que hemos hecho aquí,

darle quiero cien caballos y vos ídselos a llevar;"

( verso 77, Cantar segundo)

  • Generosidad:

" Yo ruego a Dios y al padre espiritual,

a vosotros que por mí dejáis casas y heredades,

antes que yo muera, algún bien os pueda hacer;

lo que perdéis, doblado lo cobraréis"

( verso 18, Cantar primero)

  • Valentía:

" La enseña sacan fuera, de Valencia salieron,

cuatro mil menos treinta a mío Cid acompañan,

a los cincuenta mil van a herir con denuedo;"

( verso 95, Cantar segundo)

  • Justicia:

" ¡Ya venís, Alvar Fánez, valiente lanza!

Cuando os envié tenía buena esperanza.

eso con esto sea unido, y de toda la ganancia,

os doy la quinta, si la quisiérais, Minaya."

( verso 23, Cantar primero)

Los Personajes

(Se mencionan aquí sólo los personajes considerados fundamentales para la comprensión de la obra)

  • 1. Mio Cid: Guerrero español, protagonista

  • 2. Rey Alfonso VI: Rey de Castilla y de León, ambos reinos cristianos.

  • 3. Jimena: Esposa del Cid, no desempeña un papel fundamental. Representa la mujer medieval: religiosa, esposa fiel y buena madre, que es el papel político-social propio de la época.

  • 4. Elvira y Sol: Hijas del Cid, mujeres dependientes de su padre, encuentran en él la protección: "Cuando nos caséis bien ricas seremos" (verso 109, cantar segundo).

  • 5. Infantes de Carrión: Yernos del Cid, quienes envidiosos de éste, maltratan y abandonan a sus mujeres.

  • 6. Los infantes de Navarra y Aragón: Posteriores esposos de las hijas del Cid.

  • 7. Los Moros: Musulmanes que ocuparon el territorio español durante el siglo VIII hasta el XV, contra los cuales combatió el Cid.

De la actualidad al pasado, el valor nacional del Cid

El Cid no es un personaje creado por la fantasía; fue, por el contrario, un héroe de carne y hueso. El Cid encierra todos los atributos de coraje, de virilidad y de orgullo, propios del carácter hispano; es, por sobre todas las cosas, la encarnación de la España medieval y cristiana, y en su vida, como lo señala Menéndez Pidal, se reflejan las condiciones que caracterizan a la España de aquella época.

Pedro Salinas, en su ensayo " El Cantar de Mio Cid, poema de la honra", hace una comparación de lo que significaba la honra en los tiempos del Cid y el valor que ésta tiene hoy en día; toma como ejemplo la sumisión del héroe ante el rey ( cuando el Campeador se arrodilla ante el monarca y muerde las hierbas del campo) y lo asocia con las fórmulas de cortesía que se usaban hasta hace algunos años ( en lugar de decir presente, se decía " servidor") y que si son tomadas " ad pedem literae" – al pie de la letra- pueden ser consideradas hoy por hoy, una humillación.

Esto da cuenta de que la honra no sólo es el tema fundamental del Poema de Mio Cid, sino que también lo es en la sociedad actual.

Por otra parte, y ya para concluir con este análisis, tomaremos unas palabras de Federico Schlegel: "Un solo recuerdo como el del Cid es de más valor para una nación que toda una biblioteca llena de obras literarias hijas únicamente del ingenio y sin un contenido nacional".

Apéndice

Menéndez y Pelayo, Marcelino: Nació y murió en Santander (1856-1912). Discípulo del maestro Milá y Fontanals, fue un estudioso infatigable y un extraordinario lector, lo que amplió sus puntos de mira. Acometió grandes empresas: el estudio de las ideas estéticas en la literatura española, de la novela, de la poesía lírica, etc. Fue uno de los escritores más fecundos y laboriosos de España, y en esto y en su manera de sentir y de interpretar lo español, era un erudito, un conocedor profundo de las letras españolas y extranjeras y sabía juzgar.

Ramón Menéndez Pidal: Nació en La Coruña (1869-1968). Es el continuador de la obra de Menéndez y Pelayo, y uno de los más grandes eruditos y filólogos europeos contemporáneos. Fue catedrático en la Universidad Central y miembro de la Institución Libre de Enseñanza y del Centro de Estudios Históricos, en donde llevó a cabo una investigación sin precedentes en España. Ya que la bibliografía de Menéndez Pidal es extensísima, nombraremos sólo las relacionadas con esta obra: " Cantar de Mio Cid, texto gramática y vocabulario", (1908-1911); " Poesía juglaresca y juglares", (1924); " La España del Cid", (1929).

Tomás Antonio Sánchez: (1725-1802), autor de su célebre "Colección de Poesías Castellana anteriores al siglo XV (1779-1790), en la que se publicó por primera vez, el texto del Poema de Mio Cid.

Bibliografía

  • Cantar de Mio Cid, revista siete días, Colección de los mejores libros de la literatura española, Chile (1987).

  • Historia de la literatura española, Fermín Estrella Gutiérrez, Kapeluz, Bs.As. (1958).

  • La épica anónima, apuntes de cátedra.

  • El Cantar de Mio Cid, Poema de la honra; ensayo de Pedro Salinas.

  • Enciclopedia Encarta.

 

 

 

 

Autor:

Carolina Daher

2009

Instituto Superior de Formaci?n Docente Nº 174: Rosario Vera Pe?aloza"


Partes: 1, 2


 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Lengua y Literatura

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.