Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     
 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Relato policial (página 2)

Enviado por Nicols Casas



Partes: 1, 2


De esta forma vemos como la figura del detective (una de las más importante) se encuentra representando, en realidad, al científico o investigador que pone a funcionar su cerebro para conocer y controlar la realidad.

Por reproducir el esquema de conocimiento del positivismo, el policial de enigma siempre termina con el triunfo de la legalidad burguesa, por lo que se ha dicho que este género es tanquilizador y alienante. Tranquilizador, porque lo que ocurre, por más terrible que sea, sirve para reestablecer el orden social aceptado y para castigar o descubrir a los culpables. Este efecto tranquilizador se da en tres momentos más o menos definidos:

- En el primero de ellos, existe un perfecto orden en la sociedad, la felicidad de los personajes es completa.

- En el segundo momento, se produce el caos, es decir, el crimen, que quiebra el equilibrio inicial.

- En un tercer momento se restituye ese orden a través del detective que revela el misterio que tanto mal ocasiona.

Pero, a la vez que tranquiliza, enajena la razón ya que la priva de pensar otras formas de delito que el sistema capitalista oculta o no considera como tales. Así, por ejemplo, para el orden burgués es un delito robar o atacar en propiedad privada, pero no lo es la desnutrición infantil, la falta de trabajo o la explotación a la que muchos trabajadores se ven sometidos.

Estructura del relato policial de enigma y su relación con el público lector

El relato policial posee, asegura el teórico Tzvetan Todorov[3]dos historias.

La primera historia es la historia del crimen que presenta el hecho criminal ya realizado, es decir, que ha terminado antes de que comience la segunda. Se trata de la historia "ausente" que sólo conocen la víctima y el criminal. Constituye, así, el enigma inicial que da lugar a la segunda historia, por lo tanto, su característica más precisa es que no puede estar presente inmediatamente en el libro, ya que de estarlo, la segunda historia no existiría.

La segunda es la historia de la investigación del hecho criminal. Se trata de la historia "presente" que conocen el lector y el investigador. En esta historia se explica cómo el investigador llega a conocer lo que pasó y lo hace, como ya vimos, poniendo a funcionar el pensamiento lógico propio de los métodos científicos: observar, sacar hipótesis, comprobarlas para poder controlar al criminal.

Todorov afirma lo siguiente: "Se puede caracterizar estas dos historia diciendo que la primera, la del crimen, cuenta "lo que efectivamente pasó", mientras que la segunda, la de la investigación, explica "cómo el narrador ha tomado conocimientos de los hechos"". En conclusión, termina Todorov, "en la novela de enigma, hay dos historias, una de las cuales está ausente, pero es real, y la otra está presente, pero es insignificante" ya que su única función es "desvelar " o "explicar" a la primera. Pero, ninguna es más importante que la otra.

El efecto que produce en el lector la presencia de estas dos historias es el de curiosidad, en efecto, el lector quiere saber qué pasó y para hacerlo debe leer hasta la última hoja del relato. De esta forma, el lector, junto con el detective, se "mueve", dentro de la historia, desde el enigma hasta la resolución del mismo, es decir, desde el efecto (un cadáver, un robo, etc.) hasta la causa (el culpable y aquello que lo impulsó a hacerlo, es decir, el móvil).

El público lector consume el policial como un juego de raciocinio que lo ubica al mismo nivel que el detective ya que ambos poseen las mismas posibilidades para resolver el enigma. El lector pasa a ser otro investigador que intenta descubrir el misterio antes que el detective.

El detective y el criminal, las figuras más importantes del policial de enigma

Tanto el uno como el otro poseen una misma característica que le es propia: la capacidad de razonar. Se trata de dos verdaderos intelectuales que, sin embargo, utilizan esa capacidad con fines opuestos: el criminal, para crear un crimen perfecto y que no lo descubran como el autor del mismo; el detective, para encontrar al culpable.

El criminal, en el relato policial, deja de ser un bandido o malhechor que actúa con brutalidad y de forma casi irracional. Ahora se trata de un delincuente de clase alta, inteligente, sensible que comete su crimen teniendo en cuenta todos los detalles para evitar ser descubierto. Transforma su delito en una verdadera obra de arte tan potente y (a primera vista) perfecta que, para ser descubierto, debe aparecer en escena otro sujeto cuya capacidad intelectual sea igual o superior, surge así, la figura del detective.

El surgimiento de esta figura demuestra, también, la desconfianza generalizada de los señores burgueses respecto del cuerpo policial y su eficacia para revelar esos macabros sucesos. Dicha desconfianza, junto con el potente accionar del criminal, son los que permiten la aparición del detective que, con su búsqueda paralela, suplirá las deficiencias de los investigadores oficiales.

Este detective es el que siempre encuentra al autor del crimen y lo obliga a confesar, dejando en claro que no existe el crimen perfecto. La posibilidad de encontrar al autor del crimen, mediante los pasos científicos, demuestra como todo aquello que es creado por la "razón" (por ejemplo un crimen) es, a su vez, controlado por la "razón". Nada escapa de su poderoso accionar, por lo tanto, el mensaje implícito que transmiten estos relatos, es que no hay que temer a los adelantos que el hombre produzca con su racionalidad, puesto que siempre los va a poder controlar. De esta manera, el relato policial de enigma se presenta como el verdadero triunfo del racionalismo dentro de la literatura.

Conclusiones

Para concluir con el relato de enigma podemos decir que se trata de un producto netamente racional, en donde todo está guiado por la capacidad intelectual de dos sujetos. Por un lado, el criminal, que crea con su inteligencia la obra de arte, que se presenta ante la sociedad en forma anónima y, por el otro lado, el detective, que descubre las "fallas" de esa obra de arte, permitiéndole así dar con su autor. Para encontrar esas "fallas" se vale del esquema científico propio del positivismo. En su búsqueda de la verdad, el detective no corre ningún riesgo de tipo físico, ya que solo se compromete psíquicamente para encontrar al culpable.

Este relato policial constituye el más acabado modelo del positivismo porque surge de un producto racional, que genera un enigma que quiebra el estado de armonía inicial de la sociedad, pero ese enigma es resuelto con el esquema científico del positivismo que logra devolverle a la sociedad su armonía perdida.

El policial negro o duro

Dentro del interior del relato policial encontramos otro tipo que fue creado en los Estados Unidos por los años 20, y que se publica en Francia en la "serie negra", de ahí su nombre. Para esa época el clima social es de crisis, principalmente económica (ocurre el conocido "crack") lo que genera corrupción a gran escala. Además nos encontramos con la primera Guerra Mundial, con el reparto imperialista del mundo y con la revolución comunista.

Los escritores quieren denunciar esa realidad y para hacerlo los novelistas crean un nuevo subgénero: el policial duro, en el que se deja de lado el enigma y se pone de relieve la relación entre el delito y la sociedad.

Para lograr lo primero (dejar de lado el enigma) el relato negro, según explica Todorov, fusiona las dos historia. Es decir, no hay una historia que adivinar, no hay un misterio, en el sentido que tenía en el relato de enigma, es por ello que se abandona el modelo científico del positivismo que los detectives aplicaban para descubrir al criminal.

Sin embargo, sigue habiendo misterio e investigación pero lejos del puro juego intelectual, pues de lo que aquí se trata es de descubrir y denunciar las lacras sociales, las podredumbres, la raíz misma del fenómeno social. El misterio tiene, por lo tanto, una función secundaria y no central como en la novela de enigma.

Aún así, el interés del lector no disminuye pues se crea una nueva forma de interés que no se daba en el otro relato, a esta forma de interés Todorov la denomina suspenso: en ésta se va de la causa (los gángsters que preparan sus golpes) a los efectos (cadáver, crímenes, peleas) y el lector queda intrigado por saber lo qué le va a pasar al detective quien arriesga su vida y su salud en la investigación, se compromete física y psíquicamente con el caso.

El interés de tipo "suspenso" genera algunas constantes en el relato negro: la violencia, el crimen sórdido, la amoralidad de sus personajes, el desborde de las pasiones, un lenguaje propio de los bajos fondos sociales.

La relación entre el delito y la sociedad se logra contando la historia de la forma más objetiva que se pueda, es decir, como si estuviera sucediendo ante los ojos del lector. En definitiva, interesa más lo que la gente hace que lo que piensa.

La figura del detective cambia en el policial duro. Ya no se trata del intelectual que saca deducciones de lo que observa para llegar a la verdad, sino que a esa verdad muchas veces la saca a fuerza de golpes, mentiras, engaños. Lo que vale no es el razonamiento, sino la experiencia.

Respecto de esta nueva novela, Juan Paredes dice: "su violencia, su crueldad, como reflejo de la crueldad del sistema, deja atrás a los clásicos del género. Ya no hay ni buenos ni malos. Todos luchan por sobrevivir en la Jungla, en la nueva y despiadada ciudad. Ahora todos tiene miedo de todos."

Los mejores representantes de este subgénero son Raymon Chandler (1888-1959) y Dashiel Hammett (1894-1961).

El relato de suspenso

Una última forma del relato policial que Todorov analiza es el relato de suspenso. Surge de la unión de los elementos más significativos de los otros dos relatos: el de enigma y el duro. Se presenta como una especie de síntesis y es la forma policial actual más cultivada.

Dice Todorov: "de la novela de enigma, la novela de suspenso mantiene el misterio y las dos historia, la del pasado y la del presente; pero rechaza reducir la segunda a un simple descubrimiento de la verdad. Como en la novela negra, es la segunda historia la que ocupa el lugar central. El lector está interesado no solo por lo que ha sucedido antes sino también por lo que va a suceder más adelante, se interroga tanto sobre el porvenir como sobre el pasado. Predominan, entonces, los dos tipos de interés, la curiosidad (¿qué pasó?) y el suspenso (¿qué va a ocurrir a los personajes?). El misterio es un punto de partida, ya que el interés principal procede de la historia de la investigación.

El investigador corre toda suerte de peligros para develar el misterio pero el nivel de violencia es menor que en el relato negro.

Por otro lado, puede o no haber denuncia social.

Cuadro comparativo

Rasgos dominantes

Relato de enigma

Relato duro

Trama

Hay dos historia: historia de la investigación (presente) historia del crimen (pasado / ausente).

Fusión de las dos historias. La investigación coincide con la acción.

Narrador

Primera persona TESTIGO O PERSONAJE SECUNDARIO.

Primera persona PROTAGONISTA.

Funciones de los personajes

Ayudante - oponente.

Policías buenos y malos.

Figura del detective.

Intelectual, solitario, soltero, clase media alta, quiere resolver el enigma. "No se ensucia las manos", solo se involucra mentalmente.

Criterio de verdad: razonamiento.

Experimentado, marginal, soltero, hombre de acción, quiere resolver el caso. Se involucra mental y físicamente en el caso

Criterio de verdad: experiencia.

Técnicas.

Inversiones temporales. Visiones parciales. Reproducción de los pasos de la investigación. El diálogo como la forma de dar a conocer la verdad.

Suspenso. Prospección. Estilo convencional, abundancia de diálogos, oraciones breves, sintaxis simple. Saltos de una situación a otra.

Ámbitos.

Urbano, secundario, funciona como marco. El crimen está separado de la sociedad, está en su "mundo".

Urbano, actúa como eje. El detective visita distintos lugares de la ciudad: bares, afueras, comisarías, mansiones clubes, pero también lugares pobres.

La hostilidad acompaña al detective en su actuación.

Intención de emisor.

Juego intelectual. El asesinato como una de las bellas artes (en el sentido del desafío intelectual que un asesino propone a un investigador también intelectual). Autonomía del crimen con respecto a los condicionamientos sociales.

Genera tranquilidad en el burgués ya que la razón todo lo resuelve, explica y controla, pero también enajena el pensamiento.

Crimen: enigma a resolver.

Intención de denuncia al sistema capitalista yanqui que incluye como rasgo constitutivo el crimen organizado.

Efecto en el lector.

Curiosidad (del efecto a la causa).

Suspenso (de la causa al efecto).

Bibliografía

  • A.A.V.V., La novela policial española, Circuito E, Universidad de Granada, 1989.

  • Marcela, Gropo, "Puertas de acceso", en El relato policial inglés, Cántaro, Buenos Aires, 2003.

  • Liliana, Oberti, Géneros literarios. Composición, estilo y contextos, Longseller, Buenos Aires, 2002.

  • Tzvetan, Todorov, "Tipología de la novela policial", en Fausto, III: 4, Buenos Aires, 1974.

 

 

 

 

 

 

Autor:

Nicolás Casas

[1] En ese mismo siglo y como producto directo del positivismo surgen otros dos grandes géneros literarios el realismo y el fantasy (este último es una forma de oposición al positivismo).

[2] Hipótesis: suposición que se hace para explicar un hecho o proceso y que la experiencia ulterior ha de confirmar o rechazar.

[3] Tzvetan, Todorov, "Tipología de la novela policial", en Fausto, III: 4, Buenos Aires, 1974.


Partes: 1, 2


 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Lengua y Literatura

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.