Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     
 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Reseña del libro Bien hecho (página 2)




Partes: 1, 2


  • 2. Respuesta negativa: Nadie nota ni comenta la actuación sino cuando las cosas salen mal.

  • 3. Redireccionamiento:

  • Describa el error o el problema lo más pronto posible, claramente y sin buscar culpables.

  • Muestre su impacto negativo.

  • Si es del caso, asuma la culpa por no haber explicado con claridad la tarea.

  • Revise la tarea en detalle y cerciórese de que se entendió muy bien.

  • Exprese la fe y la confianza que le merece la persona.

4. Respuesta positiva: Cuando un buen desempeño recibe una reacción positiva, es lógico que las personas quieran continuar comportándose de esa manera. La intención del Redireccionamiento es poder generar una respuesta positiva, que es de gran valor ya que así como se generan ambientes tensos cuando se recalca solo lo negativo, también se crean ciclos benéficos al poner énfasis en lo positivo.

Otro aspecto importante que se trató en la charla de Butler es "Elogie el progreso. Es un blanco móvil". Se debe mirar con interés cuando se está mejorando, aunque los resultados no sean de un 100%, porque el avance progresivo también es digno y necesario de elogiar, es la cuota de impulso que debemos aportar, además es gratis, no nos cuesta nada y podemos obtener "grandes dividendos". Pero como siempre, debemos enfrentar los problemas que implica un cambio, porque ciertamente nos resulta muchas veces más fácil detectar y hacer notar lo malo que hacen los demás en vez de lo bueno. A esos tipos de comportamiento los designaron:

¡Te pillé!

Pillar a la gente cuando hace mal las cosas

¡BIEN HECHO!

Pillar a la gente cuando hace bien las cosas

Preocuparse por decir algo positivo y sincero con la práctica se convertirá en un sano hábito que no hará la vida perfecta pero sí puede darle una notable mejoría a sus relaciones personales y laborales.

Ahora con respecto al comportamiento inaceptable o un mal desempeño en el trabajo, lo acertado sería, como ya se mencionó, el redireccionamiento y hacer entender a los demás que no se busca fastidiarlos o juzgarlos a ellos sino a su comportamiento.

Capítulo tres

Ya en conversación cara a cara con Butler, Wes Kingsley entendió que no solo "cuando las personas hacen algo correctamente debo darles una respuesta ¡BIEN HECHO!"

No es correcto esperar comportamientos perfectos para actuar y dar una respuesta ¡BIEN HECHO! Se tiene que, como también ya se hizo alusión, recompensar el progreso logrado y no olvidar que la respuesta ¡BIEN HECHO! sólo funciona cuando se es sincero y honesto. Muy importante además es que las personas no solo se queden esperando que se les motive sino que "La meta última de la respuesta ¡BIEN HECHO! es ayudarle a la gente a motivarse por sí misma".

Se puede establecer también que en el mundo de los negocios las cualidades intrínsecas de las organizaciones se convierten en ventajas competitivas efectivas Si existe un ambiente de confianza y se comparten las metas, esto se reflejará en mejores productos y/o servicios, siempre y cuando se tomen además factores como calidad del producto, precio, entre otros, porque "Lo único que la competencia nunca le podrá robar es la relación con su gente, y la relación de ésta con sus clientes".

Uno pensaría que la confianza se gana fácilmente, pero cuidado, esto puede tomar también un largo periodo de amoldamiento, que puede, dando incentivos, lograr una mayor aceleración en el proceso, pero otro aspecto importante es: ¿Sé lo que realmente quieren o necesitan las personas a las que quiero llegar?

Capítulo cuatro

Wes Kingsley, se atrevió a ensayar el método ¡BIEN HECHO! Con una compañera de trabajo y le fue bien; más tarde hablaría de ello incluso con sus otros colaboradores en una reunión. Obviamente no todos quedaron muy convencidos, incluso algunos mostrarían reticencias.

Después, al regresar la Florida, Wes quiso comunicar a su esposa, Joy, lo que había aprendido de Dave Yardley y Anne Marie Butler. Y la invitó a ella y a sus hijas a compartir su experiencia. Allí, Joy supo que la clave para establecer una buena relación con su esposo o con sus hijas, es en principio, poner énfasis en lo positivo.

Capítulo cinco

Se trata de las reacciones que la familia de Kingsley tuvo del viaje donde aprendieron los fundamentos del método ¡BIEN HECHO! y que aplicarían en su vida familiar, ayudados por los consejos alegres, sinceros y provechosos de Butler. Al respecto se extrae lo siguiente, de una conversación entre Wes, Joy y Anne Marie:

— ¿Cómo pasa uno de un entusiasmo desbordado a no tener nada que decirse? —Preguntó Anne Marie—. Es la frecuencia con que uno pilla al otro haciendo algo bien. ¿Han escuchado la expresión "el amor es ciego"?

—Claro que sí —dijo Joy.

— ¿Qué quiere decir?

—Quiere decir que cuando uno se enamora, sólo ve lo positivo —dijo Wes.

—Así es —asintió Anne Marie—. Por eso cuando uno inicia una relación amorosa pone énfasis sólo en lo positivo; uno no nota lo negativo, o si lo nota no le da importancia. Sólo cuando uno se casa y comienza a vivir con su pareja empieza a notar todas esas cosas en el otro que antes el amor impedía observar. Muy pronto, uno empieza a concentrar su atención en esos comportamientos.

Si Wes y Joy querían que su relación se enderezara, debían ser honestos y no solo intentar hacer bien las cosas. Si solo se hace el intento no habrá una entrega real al fin que se persigue "porque la relación sigue estando a prueba".

Capítulo seis

Jim Barnes, jefe de Wes le llamó la atención por el método que estaba empleando y que según él, solo lograban distraer a la gente de sus responsabilidades.

(…) —¡Y me he enterado del nuevo lenguaje que está utilizando! —Interrumpió Barnes—. ¿Te Pillé? ¿¡BIEN HECHO!? ¿De qué se trata todo eso?

—…es una técnica sencilla y básica. Tiene que ver con responder positivamente, en vez de negativamente, al comportamiento de los demás. Yo solía criticar duramente a mis subalternos cuando cometían un error y lo daba por sentado cada vez que hacían bien las cosas. Ahora me llevo mucho mejor con todos.

Barnes, no dio crédito a Wes, que sabía que tenía personas dentro de su grupo que le estaban haciendo mala publicidad ante su jefe.

Wes se sintió mal, pero hubo personas que lo alentaron y al final incluso sus detractores lo apoyaron en la idea ¡BIEN HECHO! e incluso se trabajó sobre la idea de que el sistema de evaluación de desempeño que utiliza la compañía en que trabajaba Wes es un problema, porque "obliga a los gerentes como usted a clasificarlos dentro de un desempeño bueno, promedio o deficiente, sin tener en cuenta si realmente se ajusta a sus realidades individuales" Y va contra el sistema que ahora sí daba resultados: ¡BIEN HECHO!, el cual también dio los mejores resultados en la familia de Wes, tanto que los jóvenes de otras familias al sentir ese ambiente cálido de hogar, pasaban cada vez más tiempo allí, por lo cual muchos padres preguntaban qué pasaba en esa casa y a los cuales Joy les explicaba su modo de vivir.

Comentario

Es impresionante cómo personas como Ken Blanchard encuentran historias en las áreas que otros no pensaría ni mirar. El autor brillantemente nos muestra a través de diálogos amenos y una situación cotidiana que las cosas pueden resultar mejor cuando se acentúa lo positivo. En ¡BIEN HECHO! Ken Blanchard muestra cómo hacer de subrayar lo positivo y redireccionar lo negativo, las mejores formas para elevar la productividad, en vez de ir formando tormentas a su paso, o sea ayudando a crear ambientes poco favorables para un buen desempeño. El método ¡BIEN HECHO! Es sencillo, es contagioso y puede emplearse igualmente tanto en las organizaciones como en el hogar, lo que le permite a todos los que lo leamos ser mejores en nuestro papel de gerente, hijo, de padre, de esposo, en fin.

En el libro, la actitud de Wes hacia sus semejantes era en sí un obstáculo que no lo dejaba sacar de los demás ni de sí mismo lo mejor que podía dar. Pero más importante aun y que parece lo más difícil de lograr, es tomar conciencia de que se necesita un cambio y que éstos generalmente no son fáciles. En la historia, Wes se mira y reconoce que tiene limitaciones en la forma en que maneja su hogar y su trabajo. Y es que no podemos hacer todo solos; tenemos que confiar y trabajar con otros para ser productivo y lograr mejores resultados, generando un ambiente propicio que conduzca a crear relaciones positivas.

Aceptar que necesitamos la ayuda de los demás es necesario y más aun reconocer en los demás su esfuerzo. Ahora, es importante comenzar a pensar en Mantener una perspectiva equilibrada de los demás, hacer igual énfasis en las virtudes y/o en las debilidades de las personas y qué podemos hacer para construir sentimientos de compromiso y entusiasmo.

Ser amable no cuesta nada y no se gasta mucho tiempo, pero sin duda pueden hacer la diferencia en la relación con los seres alrededor. Así que por qué no seguir el ejemplo de Blanchard: Fomentar confianza, acentuar lo positivo, y redirigir el comportamiento negativo. Si redireccionamos la energía, podemos esperar resultados muy atractivos en productividad, comunicación y especialmente un lugar de trabajo donde el respeto y el reconocimiento mutuo se traduce en bienestar colectivo. Todos se sienten bien no solo con sus labores sino y mejor aun consigo mismo.

Siguiendo con la obra, la primera idea de Wes, es el hecho de que las ballenas saben que no se les alimentará si no se desempeñan como se les exige; esto resume claramente su actitud hacia los demás, su forma de reaccionar cuando alguien comete errores, sin detenerse a pensar que las personas necesitan ser motivadas y recibir atención a medida que van progresando en sus actividades. Se trata de pillarlos haciendo bien las cosas.

En las personas que tienen contacto con esta obra, puede darse un cambio de actitud orientada hacia lo positivo, dándose cuenta de que las soluciones a grandes problemas pueden tener una solución sencilla, partiendo de un simple cambio de actitud, que a la vez puede generar un ciclo de progreso en los demás.

Entonces, a nivel personal, con el método ¡BIEN HECHO! se pueden obtener ventajas como una reducción en el nivel de tensión al que nos enfrentamos diariamente, se construye confianza en un contexto positivo que también ayudará a otros, y es que la idea es que nos sintamos mejor en nuestras vidas.

En el plano laboral, si se tiene un buen ambiente de trabajo, la innovación y creatividad tienen mayor oportunidad de salir a flote, aparte de que se puede inspirar a otros a seguir el ejemplo creando un compromiso serio, sincero, para el alcance de las metas.

Es posible que este método, no sea la panacea, pero es un camino más que se puede ensayar dentro del marco de mejoras que a veces debemos hacer en la búsqueda de superiores niveles de vida y un mayor desempeño en las organizaciones, donde muchas veces se requiere reducir la conducta de tarea y aumentar la conducta de relación. No quiere decir esto que se puede ser irresponsable, al contrario, es crear o que se autoformen, o mejor, se automotiven las personas en un plano en el que todos podemos ser ganadores.

 

 

 

 

 

 

Autor:

Carlos Pacheco Ruiz


Partes: 1, 2


 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Lengua y Literatura

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.