Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     
 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

"Inspiración" Ferreñafe, Cuentos y Poemas (página 2)

Enviado por filosophon



Partes: 1, 2

Luego, se sentó sobre la cama quedándose un momento callado, reflexionando muy seriamente sobre su aspecto físico y llegó a la conclusión que a pesar de todo, amaba su cuerpo; muy por encima de las cosas burlonas que le decían, se sentía feliz ya que además, gracias a sus ojos saltones había aprendido a leer y lo hacía correctamente. Con la flauta era un experto y su boca se veía hermosa cuando interpretaba lindas melodías que más de uno hubiera querido escuchar.

Entonces se dijo:

Después de todo, estoy conforme conmigo mismo, me acepto como soy y me siento muy orgulloso de vivir donde vivo, de tener unos padres que me aman y me guían a diario por la vida. No importa lo que digan los demás, si me siento feliz conmigo mismo y con lo que tengo.

Desde entonces, se observa al pequeño Rufino ir a la escuela con la frente en alto, muy alegre siempre silbando y sonriente acudiendo a entrenar por las tardes al fútbol lo que le ha permitido convertirse en el delantero titular de la selección de su colegio, además de ser bueno en aprovechamiento ganándose el aprecio y admiración de sus compañeros y maestros.

Autor: Lic. Juan Alberto Chunga Espinoza

Seudónimo "Filosophon"

2.2. Valor para trabajar: amor

LA PESADILLA DE MARIO

En el pueblo de Ferreñafe vivía una mujer de aproximadamente sesenta años, la que vivía con sus menores hijos Juan de 6, Carlos de 8 y Mario de 12 años de edad.

La pobre señora, demacrada por el tiempo, el trabajo y la soledad; todavía no había alcanzado superar la pérdida de su esposo desde hace cinco años atrás. A pesar de todo, había que seguir adelante; se decía, a si misma; debía sacar adelante a sus hijos, cuidarlos, darles alimentación, vestirlos entre otras cosas.

Desde entonces, se dedicó a la venta de emoliente en el mercado de abastos de la ciudad. Salía todos los días a las cuatro de la mañana y a veces regresaba a las 11 de la noche. Trabajaba muy fuerte la pobre mujer. Pero siempre se daba tiempo incluso para ayudar en las tareas de sus hijos.

Todo marchaba bien, hasta cuando Mario ingreso a la secundaria, no había transcurrido el primer trimestre de estudio y de pronto recibió una citación para acudir al colegio, tenía que acercarse a la oficina de TOE, así lo hizo; pero amarga fue su sorpresa al enterarse que su hijo le había faltado el respeto al profesor. Que vergüenza la que pasó. Añadida a la pena que sentía.

No hubo pasado muchos días y nuevamente otra citación, esta vez; Mario, había quebrado una carpeta. Luego, vinieron muchas más, que Mario se había peleado con el compañero, que ya le había cogido la calculadora a una alumna….fueron muchas más quejas, incluso la última vez le comunicaron que Mario se había enrolado en una pandilla. La señora empezó a sufrir una verdadera pesadilla con el comportamiento de su hijo.

Monografias.com

La triste mujer, cómplice con el silencio de la media noche se arrodillaba frente al retrato de su esposo y una estampa de la Virgen de Guadalupe que reposaban sobre una vieja repisa en una de las esquinas de su dormitorio, para rezar e implorarle a su esposo y a la virgen milagrosa que iluminen la mente del mayor de sus hijos y así se convierta en buen ejemplo de sus hermanos. Rezaba hasta que el cansancio y el sueño la vencían. Sufría mucho la señora.

Un domingo, aproximadamente a las 7.30 de la noche se detuvo el carro policial frente a la puerta de su casa. Bajó un oficial y le informó que debía acompañarla a la delegación, pues el mayor de sus hijos había sido capturado en circunstancias que se disponía a robarle, junto a dos mozalbetes, el celular a un transeúnte. La pobre señora sintió un profundo golpe en el pecho que casi se desvanece. Parecía que la vida se le acababa.

La sufrida mujer, con los pocos ahorros que tenía, pudo contratar un abogado para su hijo, logrando que lo pongan en libertad bajo juramento, siendo conminado a no cometer otro acto similar de lo contrario sería internado en un centro de rehabilitación para menores.

Ya en casa la pobre señora le recriminó a su hijo por el mal momento que le había hecho pasar, pero el muchacho no sintió remordimiento alguno. Parecía ignorar lo sucedido.

Avanzada la noche, ya de madrugada, se escuchó de pronto un quejido muy fuerte que despertó a los niños.

El grito provenía del dormitorio de la madre, saltaron todos de la cama y corrieron muy de prisa verla.

Al ingresar al dormitorio, observaron a su madre que yacía sobre la cama retorciéndose de dolor, se cogía con sus manos el estómago, se notaba muy pálida y sus ojos, semi abiertos, permitían observar sus pupilas desorbitadas.

¿Mamá, qué te pasa?- le decían.

¿Mamita qué te duele? – preguntaban todos

La sufrida mujer ya ni podía hablar.

Los niños confundidos se preguntaban a quien podían pedirle ayuda, si en la ciudad sólo vivían ellos y su madre, no tenían más familia. No sabían qué hacer.

De pronto. Carlos corrió hasta donde la vecina, quien también escuchó los gritos. Ella les ayudó a puras penas, para trasladarla hasta el hospital más cercano.

Una vez que llegaron al hospital, ingresaron por emergencia, su madre fue ingresada a cuidados intensivos, donde fue evaluada por el médico de turno. A los pocos minutos el galeno salió a la sala de espera y solicito la presencia de algún familiar de la desafortunada mujer. Sólo los niños se hicieron presente.

Nosotros, Doctor, somos sus hijos- expresaron al unísono los muchachos.

Tranquilos muchachos, pero necesito hablar con su padre-replicó el médico.

Mi pa..pa…dre…el murió hace muchos años Doctor. Vivimos sólo con nuestra mamá.-replicaron

Pero, pero algún familiar, debo hablar con una persona adulta muchachos- indicó el galeno.

No, no, no señor no tenemos a nadie más-expresaron los párvulos.

Bueno lo siento, pero tengo que informarles que su mamita está muy mal, ella tiene una enfermedad muy avanzada que ha afectado muy seriamente su páncreas. Ella tiene cáncer y deben traer está medicina-expresó el médico al tiempo que se retiraba.

Los niños se miraron. Entonces, decidieron volver a su casa, para buscar en la habitación de su madre algún dinero. Seguro ella tendría algunos ahorros pensaron. Fueron corriendo-Ya en el dormitorio, buscaron y encontraron en un cofrecito algo de dinero. Salieron corriendo rumbo a la farmacia, ya en ella entregaron a la farmacéutica la receta, quien les hizo saber su valor. Con el poco dinero que encontraron, si apenas les alcanzaba para comprar la tercera parte de la medicina. Regresaron corriendo al hospital, para solicitarle al médico que recete a su madre medicamentos más baratos.

Ya en el hospital, cuando se encontraban en el pasillo que conducía hasta la habitación donde descansaba su madre, observaron a la enfermera salir corriendo.

¡Doctor, doctor…doctor!-se le escuchaba gritar-

Enseguida regresó acompañada por el médico.

Los niños, interceptaron a la enfermera y preguntaron por lo sucedido. Ella solo atinó a decirles que esperaran y cerró la puerta de la habitación.

Los muchachos, se notaban nerviosos y preocupados.

A los pocos minutos, salió el doctor, los miró un tanto cabizbajo y les dijo:

Los siento muchachos, pero tengo que comunicarles….-se detuvo un momento y prosiguió-tienen que ser fuertes.

-¿Qué pasa doctor? preguntaron.

-Lo siento, pero su mamá acaba de morir- dijo el doctor con voz entrecortada y se retiró.

No,nooooooooooooo-se escuchó el grito de los niños

De pronto, Mario, raudamente apartó a la enfermera del caminó e ingresó corriendo, seguido por sus hermanos a la habitación, observando a su madre que yacía muerta sobre la cama.

Mario se aproximó a ella y la cogió de los hombros y retuvo entre sus brazos, al tiempo que se le escuchaba decir:

Monografias.com

Mamita no te mueras, no nos dejes solo, por favor. Mamita prometo portarme bien, pero no nos dejes, Te prometo que dejo la pandilla, que me sacaré buenas notas, pero por favor despierta.- su actitud era de sufrimiento frente a tan grande tragedia. Sus lágrimas corrían por su rostro empampándolo por completo. Protagonizaron tan dura escena que las enfermeras que los observaban, también lloraban tratando a la vez de calmar a los niños. Era un momento desgarrador.

De pronto se escuchó el repique de las campanas, cantó el gallo. Mario abrió los ojos miró a su alrededor y no estaba muy seguro en el lugar que se encontraba. Su corazón latía muy rápido. De pronto, de un salto se paró de la cama corriendo hasta la habitación de su mamá. Abrió la puerta y su madre estaba recostada sobre su cama, se acercó y la toco por el hombro.

-Mamita, mamita- dijo

La madre abrió los ojos. ¿Qué pasa, qué pasa?- expresó.

Estás viva, estás viva. Replicó el hijo. La madre que no se explicaba lo que ocurría y viéndolo que sudaba frío lo trato de calmar. Ya calmado, Mario le contó que había tenido una pesadilla. El muchacho la abrazaba, la besaba en la frente, en las mejillas, no sabía cómo expresar su alegría de volver a la realidad y ver a su madre viva-

Mamita, déjame dormir el resto de la noche contigo- le dijo

La madre comprendiendo el susto del muchacho, aceptó. Durmiéndose ambos muy abrazados.

Monografias.com

Al amanecer, se observó a Mario ayudando a su madre. Desde entonces se porta muy bien, ya no sale con los pandilleros, saca buenas notas. Incluso aprendió a cocinar para sus hermanos y se da tiempo para ayudarlos en sus tareas. Ya cursa el quinto de secundaria y desea ir a la universidad para estudiar medicina. Se ha convertido en el orgullo de su mamá y ejemplo de sus hermanos menores.

Autor: Lic. Juan Alberto Chunga Espinoza

Seudónimo "Filosophon"

2.3. Valor para trabajar: Lealtad

EMPERADOR, AMIGO LEAL

Papito, papito. ¿Cuándo nos compras una mascota? –expresaban las niñas Margareth y Yerci.

Pronto mis hijas lindas, pronto. Todo a su momento-Respondía siempre José, su padre.

José, era un padre muy amoroso con sus hijas, que en todo las complacía, pero pensaba que todavía era muy prematuro comprarles una mascota, pues sus niñas estaban aún muy pequeñas.

Cierto día fueron José y Ana al mercado de abastos de la ciudad, para realizar unas compras y ocasionalmente pasó un vendedor ambulante que llevaba entre sus manos un lindo cachorro. Era un hermoso perrito de apenas 15 días de nacido.

¡Qué lindo perrito!- expresó Ana, observando al animal.

Si está muy lindo, mi amor- expresó José.

¿Qué te parece si lo llevamos para las niñas?-agregó José

Es un buen animal, Señor, seguro les gustará a sus hijas- añadió el vendedor.

Si, si mi amor, cómpralo. Las niñas se alegraran mucho. Agregó la mujer.

Así, José compró el hermoso cachorro.

Ya en casa, las niñas se llevaron tremenda sorpresa, al observar el lindo perrito. Le agradecieron mucho a su papá.

-¡Gracias papito!, te queremos mucho- expresaron las párvulas.

Pero ahora que nombre le ponemos- dijo Margareth

Hummmm, qué te parece si le ponemos Emperador- señaló el padre.

Siiiiii, siiiiiii – gritaron al unísono las hijas.

El padre les pidió que lo cuidaran mucho y que sobre todo tuvieran mucho cuidado para que no vayan a sufrir daño alguno.

Monografias.com

Así las niñas, brindaron mucha atención a su nueva mascota, le arreglaron una cajita, la misma que acondicionaron como su camita. En ella pusieron un retazo de tela que hacía de colchón incluso un pedazo de tocuyo le dispusieron como cubrecama. Las atenciones para el perrito eran extremas. Al día siguiente, le compraron un biberón para darle su leche, le daban pan remojado en el lácteo… entre otras atenciones para su querida mascota.

Trascurrieron tres meses y el padre veía que así como crecía muy de prisa el perro, también comía más. Se gastaba tres nuevos soles diarios en comida del cachorro. Además, se preguntaba ¿Qué raza será? ¿No se enfermará?... en fin muchas dudas pasaron por su mente. Por lo que decidió llevarlo al veterinario.

Al día siguiente, junto con sus niñas lo llevaron a Emperador al veterinario. El especialista les manifestó que la raza del perro era Pastor Alemán y que debía inyectarle una ampolla contra la destemper, otra contra los parásitos y así otros medicamentos.

Caramba, este perrito me sale un ojo de la cara- dijo el padre.

Cada día se notaba que los gastos para atender a Emperador, eran más y más. Ya habían transcurrido dos años y a la fecha ya se gastaban 15 nuevos soles diarios. A esto se agregaba las medicinas. Era un lindo perro pero muy cara su estadía en la casa. Señalaba el padre.

A esto se agregaba la molestia que tenía de saber que había adquirido malos hábitos, pues su esposa le manifestó más de una vez que el crecido canino, se orinaba en la sala, a veces hacía sus deposiciones en el comedor y en algunas oportunidades lo había encontrado en la cama de las niñas. Acaso José estaba arrepentido de tal complacencia hecha a sus hijas.

Monografias.com

Un domingo, la familia había ido de paseo al Teatro "Imaginación", ya de regreso, como era de costumbre siempre Emperador salía corriendo a recibir a sus dueños, sobre todo a sus pequeñas amas, las niñas. Se notaba como el cachorro movía la cola, alzaba las orejas y lamía por todas partes de su cuerpo, cuando de pronto se escucho un ruido estruendoso. Todos instantáneamente miraron hacía el pasillo y vieron que emperador había tumbado el cántaro preciado de José. Era un cántaro de arcilla y que perteneció al Señor de Sicán; era un objeto de mucho valor, él lo había adquirido en una subasta. Ahora veía que su más preciada joya se había destruido. Esto lo encolerizó mucho al punto que llevó a Emperador hasta el patio, se sacó el cinto y desfogó su ira sobre el animal. Las niñas llorando observaban sin poder hacer nada.

Pasaron unos minutos y se oía al padre decir:

¡Fuera de aquí! ¡Fuera de aquí!, ¡Ábranle la puerta y boten a esa bestia!

Y Emperador sí apenas podía renguear por la fuerte golpiza que había recibido, a duras penas caminaba, al parecer una pata tenía fracturada pues se notaba que cojeaba, pero así salió hasta la calle. Las niñas seguían observando tremenda afrenta.

Ya eran las dos de la madrugada, Margareth y Yerci no podían dormir, entonces salieron de su dormitorio y fueron a la del padre para pedirle dejar pasar a su pobre cachorro. El padre conmovido por el amor de sus hijas hacia el animal, accedió y las acompañó hasta la puerta. Buscaron a las afueras, dieron vuelta a la manzana, llamaron al animal castigado, pero no daba ninguna señal.

-Tal vez se refugió en alguna parte. Expresó el padre.

-Pobrecito tal vez está mal herido y murió y ya lo llevaron a botar- expresó Yerci

-Esperemos hasta el amanecer y seguiremos buscando- replicó José.

Así cuando ya había amanecido, siguieron buscando, preguntaron a los vecinos, pero nada; Emperador no aparecía.

Pasaron tres días y no habían recibido ninguna noticia del pobre animal. De pronto sonó el teléfono, era para papá. Las niñas sintieron una alegría tal vez lo llamaban para que fuera a recoger a su perro, alguien tal vez lo encontró. Pero, no fue así.

Era Don Fernando, el Jefe de papá. Quien le pedía que llevara el dinero, que había sacado del banco por la tarde, a la empresa pues habían llegado los proveedores y necesitaban cerrar el trato de la compra de mercadería.

-Pero Don Fernando, son las Diez de la noche- se escuchó decir a José, luego colgó.

Al parecer José tenía que ir si o si. Efectivamente así fue, tomó el maletín con el dinero, subió a su auto y marchó rumbo a la empresa.

Por el camino, había un hombre tirado en la pista, detuvo su auto y de pronto por atrás otro le apuntó con una pistola. Era un asalto. El delincuente le apuntaba a la altura de la sien.

Dame el dinero o te mueres- lo conminó el delincuente a José.

José cogió el maletín y cuando se disponía a entregárselo, de pronto se escuchó un fuerte grito:

¡ Ayyyyyyyyyyyyy!…- Era el delincuente, quien gritaba.

Un fuerte mordisco recibió en el brazo, que lo hizo soltar el arma, cayendo sobre las piernas de José, quien la cogió e hizo un disparo al aire. Los delincuentes corrieron despavoridos.

José un tanto recuperado del susto, abrió la cajuela del auto y extrajo una linterna, pues necesitaba saber quien había agredido al delincuente y que logró salvarlo del asalto.

Monografias.com

Alumbró y a una distancia de seis metros aproximadamente, observó un animal tendido en el suelo, se acercó lentamente y poco a poco fue distinguiéndolo, no podía creerlo; pero si era Emperador.

Emperador, emperador; eres tú- expreso.

Me has salvado amigo, a pesar del daño que te hice- agregó.

Se acercó y le palmeó la cabeza. Y le ordenó que suba al carro, pues había que recompensarlo por su valiente intervención al salvarlo de los delincuentes.

-Sube al auto, vamos sube Emperador; te mereces una gran recompensa amigo. Perdóname, pero por favor vamos sube; además las niñas se alegraran muchísimo – Remarcó.

José caminó cinco metros y observó que Emperador seguía en su lugar. Entonces, le volvió a ordenar subir al auto.

-Vamos amigo, ya olvida los resentimientos, estoy avergonzado por lo que te hice, vamos sube- le dijo José.

Mas Emperador no hacía caso. Entonces José lo cogió del lomo y la parte del estómago para obligarlo a subir, cuando de pronto sintió algo húmedo en la mano derecha. ¿Qué era?. Alumbró con la linterna y observó que era sangre, al tiempo que escuchaba que Emperador se quejaba.

-¡Es sangre, amigo, te hirieron!- le dijo

El pobre perro lo miró muy tiernamente y enseguida posó su cabeza sobre el pecho de José, quien se encontraba arrodillado. Enseguida escuchó un fuerte suspiro por parte del buen perro y en pocos segundos dejó de existir. Muriendo de esta manera, Emperador, el leal amigo de José.

-No,no,no … Emperador. Amigo, no, no te mueras por favor. Perdóname por lo que te hice.

En seguida lo cargó y subió al auto. Llorando desconsoladamente. Mucho más desgarradora fue la escena que protagonizaron sus hijas al ver a su mascota muerta.

El padre les contó lo sucedido y les dijo que su leal perro siempre estaría en casa, por lo que lo enterrarían en el jardín. Así lo hicieron. Sobre su tumba sembraron un lindo roble y colocaron una placa que contenía una inscripción que se podía leer "Emperador, mi gran amigo leal".

Autor: Lic. Juan Alberto Chunga Espinoza

Seudónimo "Filosophon"

Poemas

TRISTEZA

(Autor: Lic. Juan Alberto Chunga Espinoza)

La mañana está triste,

triste el corazón.

¡mujer! ¡mujer!

desde que te fuiste,

siento que pierdo

la razón.

El dolor y la tristeza

que dejas aquí adentro,

se han fundido en mi sufrir

padeciendo en tu ausencia

para que quiero

yo vivir.

Resignarme yo no puedo

me es difícil olvidar

regresa que no puedo,

dejarte yo de amar.

Regresa y te diré más de un te amo

Te amo… con floreste amo… con palabraste amo… sin sentidote amo… sin promesaste amo… al despertarte amo… al despedirtete amo… en mis sueños

te amo…en mis caricias

Te amo y te quieroy no me preguntes por qué.

Solo regresa corazón

y contigo mi razón.

LOS MONTONEROS DE CHUMÁN

(Autor: Lic. Juan Alberto Chunga Espinoza)

Del campo a la ciudad,

Caminan muy unidos,

Caminan decididos;

màs de un centenar

de pobladores campesinos

decididos a luchar,

decididos a ganar

y al frente va:

Don Casimiro Chumán.

Suenan las campanas,

suenan los disparos,

se propaga el rumor

por toda la ciudad

son los Montoneros

que vienen a luchar

dirigidos por Chumán.

Ha dejado su sotana

para vestir el uniforme militar.

con un solo pensamiento:

con un solo ideal

Al campesino reivindicar.

Confesión sin igual

oración desde el altar

la tierra es del campesino

que si la sabe trabajar,

por eso hemos venido

decididos a luchar

decididos a ganar

al hacendado derrocar

Somos los montoneros

Somos los campesinos

Todos liderados

Por un cura sin igual,

El se llama Casimiro Chumán

EN SILENCIO

(Autor: Lic. Juan Alberto Chunga Espinoza)

Te amo tanto mujer,

que lo grito

a los cuatro vientos:

que me puedo enloquecer.

Escribí, más de un verso,

para transmitirte mi querer.

Escribí, tanto, como esto;

de la mañana a la noche,de tu cuerpo al mío,de tu ojos a mi mirada,de tu aire a mi existir,de tu voz a mi entender,de tu gozo a mi deseo,de tu caricia a mi beso,

de tus sueños a mi anhelo,

de tu amor... a mi amor,

de tu vida a mi vida.

Te amo tanto Mujer,

en el silencio,

que puedo enloquecer;

más escrito

más de un verso

para transmitirte mi querer.

AMOR

(Autor: Lic. Juan Alberto Chunga Espinoza)

Amor...

es vivir sin vivir,

pendientes de nuestro amor,

Amor…

es entregar sin esperar,

amar, sin suplicar.

 

Amor...

es lo más bello,

que entrega el alma al ser,

que le ha cautivado el corazón

encendiendo, una gran pasión

Amor…

es entregar

lo mejor de nosotros,

aunque en ello...

hagamos trocitos nuestro corazón,

incluso, perdiendo la razón

El amor... no sabe

de egoísmos, ni rencores,

si no somos correspondidos.

Porque Amor...

es llorar de emoción,

soñar despiertos...

con la persona

que nos ha robado el alma.

Amor…es todo,

suspirar en espera,

del pensamiento

a una mirada,

que ilumina en plena noche

al alma enamorada.

DESESPERACIÓN

(Autor: Lic. Juan Alberto Chunga Espinoza)

Aun espero por ti,

idealizada mujer.

Imaginando tu mirada,

en la inmensidad de la noche.

Rozando tus labios,

en la brisa del viento.

Sintiendo tu cuerpo,

en los pétalos de rosas.

Respirando tu aroma,

reclamando tu presencia.

Como se me pasa la vida,

¡Oh¡ Sublime mujer.

Mas me aferro en la esperanza,

y sigo esperando por ti.

Detenido en el tiempo,

imaginando tu rostro

pintando tu mirada,

y en los pétalos tiernos

de las rosas,

sumando cada palabra

escribiré un verso,

escribiré que te amo,

escribiré poesía,

toda mi vida;

escribiré de ti,

mucho más que tu nombre.

Imaginada mujer.

CUAL PALOMA

(Autor: Lic. Juan Alberto Chunga Espinoza)

Es el amor que se va volando,

se va volando, cual paloma;

buscando otra pradera.

Se le terminó el verano.

Entre tantos besos y abrazos,

como las hojas secas al final

de cada primavera.

Tus palabras ardientes,

ya no trinan, ni estremecen;

se enfrió el verano ardiente,

y el amor que se va volando,

se va volando, cual paloma

buscando otra pradera.

El amor…se le ve volando.

EL CAMINANTE

(Autor: Lic. Juan Alberto Chunga Espinoza)

Caminando por las calles,

frías del invierno;

aparece de pronto,

el caminante;

y con él, el recuerdo

de su amada.

Le tirita el sentimiento,

por las calles, por las calles;

entre miradas ya perdidas

y pensando en su amada

va el sufrido caminante.

Su corazón ,se siente congelado;

su pensamiento, perturbado.

Por las calles, por las calles

con recuerdos y añoranzas

se ve triste al caminante.

INDIFERENCIA

(Autor: Lic. Juan Alberto Chunga Espinoza)

Has acultado mi existir

por vergüenza y temor,

negando el amor

que existe entre los dos.

Con tinta roja de mis venas,

escribiré sobre mi piel;

un verso y un poema:

has ocultado mi existir.

Causando un gran dolor

en este corazón.

Me dijiste yo te quiero,

estoy segura que te amo

y que yo no puedo,

yo no puedo;

vivir, mi amor, sin ti.

Sin embargo, a más de uno,

por vergüenza y temor;

le tuviste que mentir,

ocultando mi existir.

Dejando dolor amargo

y sufrimiento en mi vivir.

Mi nombre tu borraste,

de mi foto, ni que hablar,

a pesar de tanto amarte

me tuviste que negar.

Por vergüenza y temor,

Mujer, a más de uno;

le negaste nuestro amor.

A pesar de todo esto,

al compás del corazón,

y al son del pensamiento;

sobre pétalos de rosas

escribiré una canción,

para decirte mujer hermosa

que eres mi pasión.

SUSPIROS DE MI TIERRA

(Autor: Lic. Juan Alberto Chunga Espinoza)

"Doble Fe", ha surgido

entre historia y tradición,

en mi tierra Ferreñafe

¡orgullo de mi nación¡

Con sus valles de arrozales

sus mujeres sin igual,

su causa , sus tamales,

de su chicha, ni que hablar.

Hermosos sus frutales

de la campiña Guanabal,

de mi tierra Ferreñafe,

que ninguna tiene igual.

Manolando y Abelardo

dieron mucho de que hablar

con poemas y canciones

nos hicieron suspirar.

Ha cantado la guitarra

a golpe de cajón

Ferreñafe, Ferreñafe

¡Orgullo de mi nación!

Ferreñafe, Ferreñafe

¡Te dedico mi canción!

CHINITA FERREÑAFANA

(Autor: Lic. Juan Alberto Chunga Espinoza)

Chinita Ferreñafana

Chinita dulce y bonita

Chinita buena y coqueta

De linda figura te ufanas

Tus ojos como el choloque

Tu cuerpo como guitarra

Basta que un cholo te toque

Y Seguro contigo se amarra.

Chinita Ferreñafana

Chinita de gran corazòn

Te canto te canto con ganas

Eres orgullo de mi región.

Chinita eres encanto

por ti perdí la razón

Te amo te amo yo tanto

Y te canto con mi cajón.

Chinita Ferreñafana

Chinita de gran corazòn

Te canto te canto con ganas

Eres la más bella de mi nación.

 

 

Autor:

Lic. Juan Alberto Chunga Espinoza

Monografias.com

Nació en la provincia de Ferreñafe, Departamento de Lambayeque, en 1971. Estudio la Especialidad de Ciencias Histórico Sociales y Filosofía, en la Universidad Nacional "Pedro Ruiz Gallo" de Lambayeque. Prosiguió estudios de Maestría en la mención de Gerencia Educativa en la misma universidad. Se ha desempeñado como profesor por horas en diversos colegios del departamento y actualmente trabaja en el Colegio Preuniversitario "AFUL". Ha escrito innumerables artículos que hoy se publican en el Internet y revistas del país.

FERREÑAFE-LAMBAYEQUE

PERU

Partes: 1, 2


 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Lengua y Literatura

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.