Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     
 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Ensayo sobre la Familia Popular Venezolana (página 2)

Enviado por Hernn Antonio Nuez



Partes: 1, 2


La referida relación precisa una familia particular, un fundamento social concreto; que además caracteriza de manera especial a cada uno de sus miembros: La Familia Matricentrada, donde La madre, el hijo, la hija y el padre, cumplen un rol, sin el cual ésta no se da.

La madre es la figura más significativa de la familia promedio venezolana, porque en la mayoría de los hogares, es la única voz con autoridad. El científico social Alejandro Moreno nos dice en su cuaderno de formación sociopolítica Nº 15 La Familia Popular venezolana:

"El modelo familiar-cultural popular venezolano es, pues, el de una familia matricentrada, o matrifocal, o matricéntica. De todos estos, prefiero el término matricentrada"

Pero también nos hace una advertencia: eso no significa que sea matriarcado. Es decir, no es un gobierno de la mujer en la sociedad o comunidad, como si se presenta en la etnia guajira, o wayúu, que según Luisa Pérez de Borgo, en su libro Educación Superior Indígena en Venezuela, un cálculo aproximado hecho en Diciembre de 2004, la organización social de este grupo indígena (el mas numeroso del país con casi 300 mil individuos) está formado por clanes matrilocales constituidos por varias familias nucleares.

Familia matricentrada

Históricamente, los grandes modelos que investigadores sociales han tomado a la hora de evaluar la raíz de la sociedad y la cultura, han sido la familia patriarcal y la familia matriarcal.

La nuestra, familia matricentrada, no encuentra un espacio que se pueda comprender o explicar desde ninguno de los dos modelos. Antropólogos y sociólogos venezolanos han intentado estudiar nuestra familia y las operaciones de sus miembros a partir de la cercanía, similitud o sub-evolución con respecto a alguno de los modelos mencionados. Es decir, a la luz de mundos-de-vida y epistemes totalmente distintos al de nuestra cultura.

El resultado siempre ha sido incorrecto y científicamente falso. A la vez, desde la perspectiva del funcionamiento de sus miembros y de los nexos entre ellos, se ha tendido a valorar la figura del varón desde la óptica fenomenológica de sus actos o en comparación con lo esperado dentro de otros modelos y realidades.

La familia venezolana, diferente de la concepción moderna propia de los países europeos, es una familia que tiene a la madre por referencia. "La experiencia primera, radical y permanente del venezolano popular se produce y estructura en esa relación -relación-nudo-de-relaciones- que es la familia matricentrada."

La mayoría de veces el padre no está físicamente y cuando está, notamos que esta figura "central" paterna es ficticia, es pura fachada social; esta presencia masculina es una mera representación carente de afectividad y la relación de pareja ocupa un lugar secundario en el seno del hogar.

El padre ausente está vigente, de manera psicológica; esta presencia atípica del padre es alimentada por la misma madre (que en muchas ocasiones ha sido quien lo ha expulsado) desde su posición de víctima y de abandonada, aunque también hay un respeto y una imagen que no se pierde.

Como consecuencia de la misma mentalidad femenina, en un hogar en que no hay padre, cada hijo es un hijo único de la madre; mantiene con ella una relación directa, ella ocupa el centro del corazón y de la relación del hijo, así sean varios. Los hermanos, incluso, quedan al margen porque si se les quiere es porque son hijos de la misma madre, no por ser hermanos.

Matemáticamente pudiéramos pensar en una relación piramidal, donde la madre representa la cúspide y los hijos cada uno de los vértices inferiores, con quienes mantiene contacto mediante una relación aristo-lateral con cada uno de ellos, en forma individual.

Para Alejandro Moreno, la familia que tiene a la madre por centro genera un tipo de hombre caracterizado por la relación, porque ser madre, para él, es un vivir en relación. "Ser madre no se entiende sino estructuralmente como relación. La estructura de la "madredad" es ser relación".

La relación madre-hijo marca el estilo de relaciones del hijo en la sociedad. Y marca también las relaciones con Dios que cuando es concebido positivamente, es concebido maternalmente aunque se le llame Padre.

De una forma gráfica esta familia la podríamos representar de la siguiente manera:

El vínculo fuerte estable y permanente sobre el que se fundamenta y estructura la familia es el de la madre con los hijos. El vínculo hombre-mujer es débil, y el hombre en consecuencia suele tener sus escapes hacia fuera.

El vínculo padre-hijos también es débil y esto hace que los hijos tengan baja autoestima, poca voluntad, no tengan firmeza interior y carezcan de seguridad. Por eso los hijos siguen ligados a la madre, como atados por un cordón umbilical psicológico e invisible que les resta autonomía y libertad, haciéndolos frágiles y sentimentales.

Esto no es así de un modo absoluto en todas las familias que participan de este esquema, hay una gradación.

Cabe que nos preguntemos si esta familia es el modelo de familia que Jesús nos presenta en el Evangelio. La respuesta es no. El modelo del Evangelio no es ni una familia que tenga a la madre como centro ni una familia que tenga al padre como eje. El modelo del Evangelio es una familia en la que los esposos son dos en uno; o, si se quiere, uno sin dejar de ser dos. El modelo evangélico presenta una familia centrada en la comunión de los esposos por el amor. De esta familia es modelo la Sagrada Familia.

Pero esta familia, a pesar de sus defectos, es también un lugar de virtudes y de fe, como muy bien señala Rafael Carías; en ella se da la solidaridad, la acogida, se practica la humildad, paciencia, perseverancia, comprensión. Por medio de estas virtudes se hace presente la fe, se hace presente Dios. Por esta razón esta familia puede transformarse; no es lo que debe ser, pero puede llegar a serlo.

El Hombre

El varón venezolano aparece, fenomenológica y externamente, como "desadaptado", "dependiente", "incapaz", etc. Desde esta misma perspectiva externa, su "machismo", en realidad no originado por él mismo, es una praxis de poder en el que ejerce como la figura relacional fuerte ante una mujer débil y sometida.

Un estudio más ajustado a la verdad, interno y desprejuiciado, como el realizado en Venezuela por el Pbto. Dr. Alejandro Moreno Olmedo, investigador social, hace ver prontamente la falacia de tal afirmación.

El "machismo" del varón venezolano está generado por la mujer-madre (matrigénito) y en tal machismo el varón no sólo no es, en lo profundo, la figura fuerte, sino que, sobre todo, no se vive como varón, sino como hijo y, finalmente, el nexo relacional fuerte con la madre le incapacita para la vivencia real y sólida de relaciones extra-maternales sólidas y duraderas.

Esto vale tanto para la vivencia entre hermanos, como para la de pareja. Ante la madre, el varón venezolano se vive como "eterno hijo".

Y tal vivencia resulta tan sólida y raigal que sólo un largo proceso reflexivo y una extensa praxis de relativización del nexo materno logran, junto con la irrupción de algunos elementos "externos" que mencionaremos, plantear la posibilidad de una vivencia práctica del varón venezolano como esposo.

En la cultura y en el mundo-de-vida popular no existe la vivencia del varón como varón, sino como hijo. Menos aparece la praxis matrimonial, pues el nexo con la madre lo debilita hasta imposibilitarlo.

El venezolano popular, generalmente, no se une en matrimonio. La antropología del varón -y también la de la hembra- lo imposibilitan de raíz. La hembra, criada tempranamente para ser madre, aparece destinada a su maternidad.

Para el varón venezolano la pareja no es lo primordial. Manuel Barroso afirma:

"El venezolano no aprecia su relación de pareja con suficiente seriedad, quizás por eso la pierde con tanta facilidad (...) El hombre por lo general actúa como obligado a quedarse. No concientiza su relación como compromiso de lealtad con carácter de permanencia. El macho criollo ve su pareja como una conquista segura pero desechable y quizás a ello contribuya mucho la mujer con sus actitudes marginales de sentirse poca cosa, dispuesta a tolerar todo (...) La fidelidad es una virtud de la mujer. Y ella es la que debe encargarse de los hijos (...) Su trabajo es la casa".

Este tipo de pareja se forma a partir de un determinado tipo de personas de hombres y mujeres, que tienen todos una historia, con sus riquezas y pobrezas.

La pareja empieza en la conquista; en ésta la iniciativa es del hombre, porque para el hombre: "Tener mujer es un acontecimiento que hace la diferencia (...) El que no la tiene es sospechoso de ser homosexual.

El que tiene varias hembras posee la esencia del hombre". Realizar la conquista es un triunfo, para lograrlo se gastan muchas energías, se pone interés, se hacen sacrificios.

Una vez lograda todo cambia. Y todo cambia porque más que una compañera lo que va buscando es una mujer que sea sustituta de la madre: alguien que lo cuide y que lo aguante. Ya no es necesario el esfuerzo porque ella está asegurada.

De este modo la mujer se convierte en la sirvienta, la madre de los hijos, la enfermera, la que aguanta el desahogo sexual del hombre. El trato hacia ella se torna frío, rutinario, hostil y hasta de reclamo.

Desaparece la ilusión y el cariño; poco a poco se va perdiendo el interés hacia ella y empiezan a surgir otros intereses hacia fuera. A esto se suma la debilidad interna por la educación recibida, lo cual le dificulta el mantenimiento de compromisos y la general incapacidad de dar ternura, afecto, apoyo, orientación, seguridad.

Respecto a los hijos este hombre se siente orgulloso de ellos cuando los puede exhibir como trofeos de su virilidad; pero no sabe ser padre (aunque él afirma que lo es, y bueno, a pesar de reconocerse como un mal esposo. Esto es imposible que se dé; sólo los buenos esposos pueden ser buenos padres), su interés por ellos es tenue, siempre hay una excusa para no ocuparse de ellos o sencillamente se los encarga a la madre, "los hijos son tarea de la madre". Para él los hijos son responsabilidad de la mujer, él puede supervisarlos de lejos.

Su propio mundo no está en la casa sino en la calle: el trabajo, los amigos y sus necesidades particulares están primero que su esposa y sus hijos. En la casa se comporta como alguien dominante, de apariencia fuerte, es autoritario, hasta violento con palabras y obras.

Él se cree que con llevar dinero a casa ya ha cumplido con su papel de esposo y de padre, que no tiene ninguna otra obligación; pero esto no es más que una máscara para ocultar su fragilidad interior, su superficialidad, su debilidad, sus miedos; como no sabe expresar sus sentimientos los desprecia, es inconstante y tiene múltiples intereses con baja intensidad.

Esto lo lleva a ser un típico abandonador. A dar este último paso también influye el hecho de que su vínculo materno siempre se ha mantenido como el de mayor arraigo, y este tipo de relación con la familia de origen le obstaculiza amar adecuadamente a la familia que ha formado.

Para Félix Moracho, el mundo de vida y la prepotencia machista de este hombre:

"está alimentada en el mismo hogar, desde niño, con una permisividad sexual excitada, facilitada, aplaudida inclusive por la misma sociedad, con todas sus consecuencias".

En relación con el rol paterno un psicoanalista, de origen judío, Adrián Liberman, publicó un artículo en el diario El Nacional, en fecha 22/05/2006, titulándolo: "Mas allá del padre".

En una breve sinopsis del referido artículo Liberman señala:

"Una de las tareas evolutivas que toda persona debe hacer consiste en matar simbólicamente a sus padres. Con ello me refiero a que, para poder crecer, la persona debe poder desasirse de la culpa para tener un proyecto propio de vida"

Para mi el significado de la referida idea es desatar los nudos de la dependencia con los padres y comenzar a ser un hombre o mujer maduros, capaz de alcanzar su propia estrella y conducir su vida con albedrío.

Comienza el artículo preguntando cual es el lugar del padre en una sociedad matricentrista como la venezolana. Según un estudio realizado por el columnista a sus pacientes, a quienes les inquirió acerca del éxito y todas las repuestas de una u otra manera conducían a la imagen paterna.

El resultado de la experiencia mostraba el rasgo psicológico que el padre dejaba en el hijo, y como se relacionaba con la construcción y consecución de metas, así como la experiencia de la culpa que dicha relación imprimía en su conducta.

Aun cuando esta deuda culposa con el padre será una constante referencial que definirá todas las acciones en su adultez, también será el detonante impulsor que lo llevará a la conquista de estratos cada vez más altos.

El padre representa la figura institucional de disciplina y orden en la familia venezolana, es la imagen psicológica de la norma que regula las relaciones con los semejantes. Pero a la vez, genera una molestia contenida por reprimir las libres aspiraciones del hijo. No obstante, esta apreciación ambivalente es característica del ser humano, pues toda característica positiva puede tener su contraparte apreciativa.

A veces el no contar con el padre o una figura sustituta que signifique la autoridad normativa hace que no se aprecie a los demás como iguales; se pierde el carácter social al carecer de límites en su gran "yo", desconociendo el "tu", que es tan esencial para "nosotros".

Los asesores políticos conocedores de tal realidad, estimulan la necesidad de la figura de ley en un pueblo desorganizado y venden la imagen de sus candidatos con esa aura paterna, "que corregirá todos los errores de la sociedad".

Inclusive este perfil del padre encarna la máxima potestad en casi todas las religiones, por el respeto que esto infiere. Esta representación se ha simplificado con el devenir del tiempo, refiriéndose a que quien lleva los pantalones o se ciñe el cinturón es la autoridad.

Continúa el escritor haciendo referencia que como la noción de ley la simboliza el padre y nuestra sociedad presenta una gran ausencia paterna, por ende, la mayoría de los problemas sociales de nuestra cultura deviene de ello y es por eso que hay tantos delitos.

Si lo que asevera Liberman fuese cierto, la gran mayoría de los venezolanos viviríamos en un completo caos y en guerras perennes, pues la orientación de la familia venezolana es matricentrada (quizá en más de un 90 %).

En cambio la pasividad, tolerancia y relativa tranquilidad de nuestros coterráneos echa por tierra tal teoría freudiana.

Trabajos serios realizados por el Centro de Investigaciones Populares, con el Pbto, Dr. Alejandro Moreno Olmedo en la dirección de ese equipo investigativo, nos dicen que ese factor (la ausencia del padre) no es determinante en la formación del delincuente venezolano.

Historias documentadas intrafamiliarmente por el C.I.P. demuestran con testimonios reales que el verdadero caldo de cultivo de nuestros infractores es que han tenido ausencia de una madre significativa (aunque esté presente en el seno familiar) y la débil presencia de un padre (o sustituto) poco amable, mas bien déspota, violento y agresivo con sus hijos.

Otro factor, que añade quien suscribe el presente ensayo, es la orientación de la sociedad en la acumulación desmedida de riquezas (en detrimento de la gran mayoría), el apego a lo material, propio del sistema capitalista imperante, más que el enriquecimiento en valores y espiritualidad de los ciudadanos.

Aquí cumple un rol determinante el Estado venezolano, que se avoca a una política internacional sin precedentes, en el deseo de un reconocimiento del mundo de un liderazgo pseudo democrático y ¿¿¿socialismo de actualidad??? "caudillismo moderno, llamaría yo".

Si bien es cierto que este gobierno ha destinado, más que cualquier otro, gran cantidad de las finanzas públicas, producto de la excepcional renta petrolera, en proyectos sociales, también es verdad que mucho de esos recursos han sido dilapidados por manos criminales y corruptas.

Ante esta realidad pública, denunciada y notoria, las instituciones encargadas ("el poder moral") no hacen nada porque son personeros del mismo gobierno y como dice la conseja popular "entre bomberos no se pisan la manguera".

Si el meollo del sistema educativo se centrara en la siembra de valores (además de impartir conocimientos, muchos de los cuales no se contextualizan con nuestra realidad social), pudiera cosechar hijos con ética y buenas costumbres, logrando que nuestra sociedad sea mejor para todos.

La Mujer

En todo lo referente a la relación de pareja la mujer es educada para ser pasiva y sumisa. Su principal rol no es el de ser esposa sino ser madre. Debe obedecer a los padres, cuidar al marido y educar a los hijos.

En la conquista juega un rol pasivo: su función consiste en llamar la atención, atraer y dejarse conquistar. Se considera alguien de poco valor, por eso necesita de alguien que la represente, tiene miedo a quedarse sola y por eso ha aprendido a centrarse en los hijos.

La cultura ambiente está en contra de la mujer, por eso ella asume el rol de alguien sumiso, pasivo, de apariencia frágil, de sacrificada, de abnegada trabajadora, de mártir, de sufridora, de abandonada, "de mamá gallina". Con estas actitudes chantajea al marido y a los hijos en busca de cariño.

Ella sabe que puede ser abandonada por el marido, por eso no orienta su felicidad en ser esposa sino en ser madre. Se ve a sí misma como una esposa frustrada, pero se siente feliz como madre de unos hijos a los que idealiza y consiente, especialmente a los varones. El marido se va, los hijos se quedan, y se aferra a ellos de una forma posesiva, son su vida. La mujer se realiza siendo madre; en los hijos se apoya y se consuela.

Este predominio de la maternidad sobre la esponsalidad, consecuencia de la frustración en la relación de pareja, es, a su vez, una fuente que alimenta el machismo en los hijos. Félix Moracho lo describe muy bien cuando afirma que la mujer:

"Se siente insegura porque ve alrededor tantos matrimonios frustrados, rotos, y no está preparada para afrontar la vida sin hombre. Esta mujer tiene su seguridad y satisfacción en los hijos varones. Y utiliza al marido, al hombre, para eso. Lo atiende, sí, en la comida, en la ropa, en la cama. Pero ante todo trata de conquistar, de ganarse el afecto de su hijo varón. El hijo varón va a ser su seguridad. De ahí la permisividad sexual del varón con la que consiente y hasta alienta. No por la permisividad en sí. Si no por acaparar en exclusiva el afecto y la fidelidad de ese "machito" que es su hijo. Llega hasta a alcahuetear al hijo varón para que él la siga respetando a ella, a la mamá, como a algo sagrado. Por eso trata que la esposa de su hijo no sea una futura mujer rival que la suplante."

Las prioridades de la mujer no son las del hombre. La mujer, para Barroso, como acabamos de ver en Moracho:

"Invierte su energía en los hijos, se esclaviza, se hipoteca, se olvida de sí, se culpabiliza, se tortura (...) Lo primero para ella son sus hijos".

La mujer pone el plato en la mesa al marido (lo cuida para que no se vaya y pierda su seguridad económica y de representación), le saca el dinero (esa es la obligación del hombre: aportar a la casa) y se dedica a los hijos (que son los que le garantizan amor, cariño, afecto y permanencia).

Pero esta actitud de la mujer tiene su cara negativa que más tarde es fuente de dolor: se convierte en agobiante y posesiva para los hijos, los cuales, por un lado, reaccionarán con rechazo y agresividad, haciendo sufrir a la madre, pero, por otro, se sentirán pegados a ella, atrapados afectivamente por un cordón umbilical psicológico que no termina de romperse nunca, incapaces de ser independientes y con reacciones de amor-odio hacia su madre. Esto será una fuente constante de dolor para la mujer.

La mujer de este tipo de familia pone el centro de su vida en el ser madre y lo es de hijos y nietos; sufre como pareja por la falta de amor y de cariño del hombre y por el abandono, se olvida de ella misma como persona viviendo siempre en función de los demás y, al final, ella misma se autodescalifica como mujer.

La manera de tratar a los hijos no es la misma con todos; hay diferencias. Las hijas son una cosa y los hijos otra. De las hijas se espera capacidad de sacrificio, a los hijos se los consiente.

Así, por ejemplo, si está enferma, llamará a su hija para que la cuide, pero si entonces llega su hijo de trabajar se levantará a servirle la mesa. Las hijas deben ser sacrificadas para que sepan aguantar como mulas, los hijos en cambio son mimados para que no quieran a otra mujer.

La madre aunque tenga varios hijos siempre tendrá una relación afectiva con cada uno de ellos, nunca con todos a la vez. De alguna manera les hace sentir una relación exclusiva, donde cada uno de los hijos se siente el más importante, el más querido. Así se asegura su poder mediante la manipulación.

Esta supuesta exclusividad en la relación madre-hijo es un factor más de desunión intrafamiliar, no hay consenso familiar; el amor materno que debiera ser integrador se diluye en una afección individual. Esta conducta refuerza la tendencia individualista del hijo que pronto será adulto, perpetuando esta situación

Los hijos

El hijo, criado para serlo eternamente, no aparece finalizado a la generación de nuevas y distintas relaciones de las maternas. Y la madre, preocupada por la recta formación afectiva del hijo, le permite e impulsa hacia el establecimiento, siempre provisorio, de relaciones afectivas con mujeres, sin ninguna finalidad matrimonial.

De tales relaciones puede el varón generar hijos y, fruto de una especie de apareamiento, ganar un mínimo espacio "familiar" y algo de permanencia dentro del nuevo seno; pero allí no le permite, generalmente la nueva madre, más que un papel de representación y provisión económica.

Este varón-padre, casi siempre tiene una débil o negativa figura paterna internalizada, por lo que muy difícilmente podrá actuar como tal y, consecuentemente, no podrá tampoco con el rol de esposo.

Los hijos serán la prole de esta pareja que hemos descrito anteriormente. Un hombre y una mujer que viven una relación de pareja difícil, muy difícil. Refiriéndose a ella, Barroso dice:

"El hombre no aguanta mucho la cercanía, se separa para sentirse de nuevo libre. La mujer acepta las reglas del juego, ella es aliada de esta inefectividad. Ambos viven en el miedo del abandono. Sólo el hombre abandona, él tiene el derecho. El hombre es promiscuo porque la mujer se lo permite. La mujer es sobreprotectora porque tiene que encontrarle sentido a su identificación".

Más que una pareja aquí lo que hay son dos individualidades que se juntan sin unirse y se toleran como pueden. Las relaciones entre ellos son de dominación y sumisión, abundan los celos y las heridas no cicatrizan.

El diálogo en estas parejas no existe, solo se comunican para dar algunas informaciones, para hablar de cosas externas o para pelear, discutir y reclamar, no se sabe hablar desde el corazón y existe miedo a hacerlo. Los sentimientos se esconden (se ven como un signo de debilidad), predominan los pensamientos y juicios.

Es una pareja en la que el amor está por debajo de sus debilidades, aunque está presente; de esta unión que quisiéramos llamar conyugal, pero es mas bien una forma de apareamiento social de donde provienen los hijos.

Los hijos son algo querido y deseado pero por motivos diferentes. Para la mujer el hijo es el sentido de la vida, su realización, los hijos serán su seguridad, su consuelo. Para el hombre lo que importa es la cantidad, el sexo y el parecido físico, su horizonte como varón es ser un padrote.

Los hijos crecen pegados a la mujer y con carencias afectivas; en ellos predomina el sentimentalismo sobre las convicciones, la voluntad y la firmeza; tienen dependencia materna y ausencia paterna: al crecer reproducen los roles de hombre y mujer que han visto en su casa.

A los hijos les cuesta abandonar el hogar y cuando lo hacen, normalmente siguen vinculados afectivamente; la familia que puedan formar siempre será menos atractiva que la de donde procede. Con esto, el camino hacia una ruptura en el hogar formado por hijo está abierto.

Consecuencias

No seré nada profundo aquí, me limitaré a citar algunas de las características que vienen como consecuencia de lo que acabo de comentar sobre la familia venezolana y sus miembros.

  • a) El individualismo.

Que el venezolano es individualista, hasta un ciego lo ve. Hay un dicho popular criollo que reza así: "sobre mi tierra mi caballo, sobre mi caballo yo y sobre yo... mi sombrero". Así es el venezolano; huye de la comunidad, de lo conjunto, porque no sabe afrontar ni soportar las obligaciones de respeto, no hay compromiso, es incapaz de ceder, el bien particular está situado por encima del bien común, que lo comunitario se arregla por si solo. El interés domina sobre la solidaridad.

El común de los venezolanos no participa en nada comunitario y, cuando lo hacen, es porque ven o piensan que pueden sacar algún provecho particular, ya sea material o bien brillo o reconocimiento.

El yo brilla, el nosotros y lo nuestro no existe. En el matrimonio la mejor imagen que define al venezolano es la del "casado soltero". Las cosas son mías o tuyas, pero no nuestras. Tú eres mía o mío, pero nosotros no existimos. El marido y la mujer muchas veces ignoran de su cónyuge cuánto gana, el horario de trabajo y hasta el lugar.

  • b) La superficialidad

El venezolano común es superficial. Bonito pero no bueno. De apariencia deslumbrante pero carente de consistencia y de fortaleza. Sus relaciones son superficiales y no aguanta la intimidad.

Para la intimidad se necesitan valores como: seguridad en si mismo, fortaleza interior, firmeza, seriedad, hondura, profundidad, responsabilidad, autenticidad, capacidad para mirarme a la cara a mí mismo.

Como que el venezolano no tiene esto no aguanta la cercanía ni la intimidad y lo suple con una superficialidad melosa de palabras bonitas dichas en tono cariñoso: "mi cielo", "mi vida", "mi amor", "mi amigo del alma", mi hermano", "corazón", "bello", "hermoso", "doctor", "mi pana", "amigo", "poeta", "líder", "varón", etc.

Se aparenta pero no se es. Por eso el venezolano vulgar es pantallero, de eventos y no de hábitos, es una llamarada que se apaga rápido, atractivo pero sin consistencia ni continuidad.

Por esta razón le molesta quien le dice las verdades y lo rechaza, no sabe aceptar la crítica ni reconoce su falla. El que dice la verdad es tachado enseguida de irrespetuoso, simplemente porque no transige con la mentira, la mediocridad o el error.

Esta superficialidad lleva al irenismo barato. Como decía el P. Rafael Carías-s.j.: "En Venezuela no hay mártires porque aquí todo se arregla". La paz barata es más importante que la verdad, el bien o la justicia. En la práctica, la dignidad de las personas es menos importante que la tolerancia, la negociación o el arreglo.

Otra consecuencia de la superficialidad es que resulta mucho más grave herir un sentimiento que ser irresponsable. No se acepta que me digan no, pero se acepta con la mayor naturalidad (a pesar de que haya enfado o dolor) que no se cumpla con los compromisos.

  • c) La sordera

Uno de los patrones de escucha más utilizados del país consiste en oír lo que pienso en lugar de lo que me dicen. Esto es consecuencia de la baja autoestima que lleva consigo la necesidad de ser alguien, de ser tomado en cuenta, de vencer. Es un mecanismo de autodefensa contra la propia mediocridad.

Sólo se puede oír desde un yo firme y consistente, capaz de aceptar a un tú de igual a igual. La sordera es para evitar el enfrentamiento. Es instintiva, automática. No es por malicia, es por bajeza y mediocridad.

  • d) El facilismo y la necesidad de brillar

Las dos cosas van ligadas y tienen la misma raíz, al igual que todo lo que hemos dicho anteriormente. El problema real es la pobreza de fondo.

Como que no valgo, para no hundirme, tengo necesidad de brillar, de ser considerado, aplaudido, acariciado. Como no sé y no puedo reconocerlo porque eso me destrozaría, buscaré lo fácil, lo cómodo, lo que me puede hacer otro, lo que puedo copiar, lo simple, lo burdo, y lo presentaré como algo grande, importante, valioso, difícil, que me ha costado sacrificio. Todo menos reconocer la propia realidad.

En otras ocasiones, cuando no me sea posible recurrir a uno de esos subterfugios, buscaré que otro me saque las "paticas del barro", que me haga el trabajo, que me solucione el problema, etc. De esta manera, como mínimo, yo podré seguir sintiéndome satisfecho de mi habilidad para salirme de los problemas, "de ser vivo".

Otras veces diré sí, por que no sé decir no, y por miedo a que decir no me pueda hacer aparecer como alguien que no sabe, no puede o no es capaz. Por eso cuando se pide algo siempre se contesta que sí, se acepta la propuesta; luego ya habrá tiempo de encontrar una excusa para justificar que no lo hice, para justificar que lo hice mal, para justificar que lo hice mediocremente, o, simplemente, diré no con los hechos.

  • e) Carencia de límites

Esta es otra característica propia de esta desestructuralización personal básica. No se miden las consecuencias de los hechos, todo está permitido, se haga lo que se haga no pasa nada, "no hay problema". Los demás están en función de mí, el bien común subordinado al bien particular.

Las consecuencias de esto es que la función de la autoridad está desdibujada, la fidelidad se percibe en función de mis intereses o criterios, las leyes están hechas para apoyarme y, cuando me exigen una renuncia, entonces reacciono diciendo que todo tiene su excepción. Las normas las cambio para que me cuadren o me gusten, las organizaciones, los esquemas, las estructuras deben cambiarse si yo me siento más a gusto con ellas cambiadas.

Todo me está permitido, no hay límites personales ni sociales, yo soy el centro, las cosas están en función de mí, a mí me han de obedecer, yo obedeceré si me parece correcto o estoy de acuerdo. El individualismo y la sordera ya mencionados tienen aquí su raíz.

Podríamos señalar otras características, pero creemos que con las mencionadas ya queda suficientemente dibujado el mapa de la realidad de la realidad familiar venezolana.

Como se puede ver, nuestro problema es de cimientos y estructuras. Un problema grave y difícil que tardará tiempo en arreglarse y que no necesita de parches si no ser abordado con profundidad, realismo y delicadeza.

  • f) El amiguismo

Esta falta de estructura de la familia lleva a que el amigo y la amistad auténtica no tengan cabida en la vida del venezolano. Los amigos se hacen enseguida sospechosos de "raros" y, más que amigos lo que hay es "panas" y compadres.

Para que haya una amistad auténtica es imprescindible que exista profundidad y seguridad personal; sin estas dos características no se puede dar. Y de estas dos características carecen el general de los venezolanos, por eso lo que se dan son los "panas" y los compadres.

Los "panas" son aquellos con los que me siento a gusto, con los que disfruto, me divierto, paso horas haciendo nada o haciendo lo que sea. De ellos no importa la persona sino lo que obtengo de ellos a nivel afectivo y de satisfacción personal. Los "panas" no son más que amigos superficiales.

Después están los compadres. El compadre es el cómplice, el que me "sinvergüencea" y al que "sinvergüenceo"; es más: el que tiene la obligación de "sinvergüencearme" y al que tengo la obligación de "sinvergüencear", de tapar. El compadre es el que da el apoyo, el que soluciona, la palanca y también es el que justifica, el que esconde, el que permite.

Entre los compadres el abuso es la norma. Los compadres se protegen y apoyan mutuamente; son un seguro el uno para el otro. Esta es una amistad donde el interés es el componente más fuerte.

Condiciones necesarias para que aparezca el padre y el esposo en la Familia Popular Venezolana

El día en que padre y madre por igual, como pareja conyugal sean las columnas vitales en la educación consensuada de la familia y ejemplo de vida para sus hijos, en un clima de amor fraterno, ese día nuestra familia florecerá y será pródiga en valores.

Creemos que de aparecer un padre real, bueno, en la familia venezolana podrá aparecer un esposo auténtico y ya no un "hijo", tratado como tal por la "esposa".

Ante todo, que por la vía de la práctica y de la reflexión conjuntas, aparezca como proyecto, deseo y vida en el varón y en la hembra venezolana "la pareja". Eso requiere, a su vez, que la madre asuma, por el bien total del hijo, una renuncia a la exclusividad afectiva para con el hijo.

También se hace necesario que, progresiva pero seriamente, la comunidad que hace vida con la "pareja" de padres sostenga sus deseos, esfuerzos y logros por vivirse como auténtica pareja.

Además, se hace necesaria mucha constancia en el actuar, mucho diálogo entre los miembros de la "pareja" y mucha paciencia. Se trata de una estructura socio-antropológica secular que muy difícilmente pueda desplazarse en corto tiempo ni por esfuerzos aislados.

En este punto movimientos laicos como: Encuentros Matrimoniales, Encuentros Familiares, Encuentros Conyugales, Escuelas para Padres, Pastoral Familiar resultan espacios importantísimos.

Digámoslo claramente, el vivirse como esposo no aparece "por si mismo" en el mundo-de-vida popular venezolano; pero el venezolano popular, sostenido afectivamente e impulsado reflexivamente, familiar e institucionalmente, capta claramente la belleza y valor de la praxis de esposo-marido para el crecimiento humano de la pareja y como fondo posibilitador y sostenedor de la vida y maduración de los hijos.

¿Qué deberá hacer la mujer-madre?

Renunciar, progresivamente, al deseo profundo que le dicta su mundo-de-vida por vivirse exclusivamente como madre; dejar de lado la praxis de anulación del papel del esposo en la familia y en la crianza; mirar al bien total del hijo que necesita de ambas figuras, afectividades y proyectos para crecer de modo armónico y estable.

Tales actitudes, sinceramente vivenciadas, propulsarán un ambiente de diálogo en la que las decisiones sean de la pareja y no de la mujer-madre; en que todos los espacios vitales de la pareja y la familia sean verdaderamente convividos y en los que los hijos puedan efectivamente vivir e internalizar figuras complementarias.

Corresponde a ambos, esposo y esposa, ubicar el papel y significación de figuras centrales, tales como las madres de ambos, en el lugar apropiado. Si la labor reflexiva y práctica correctiva de la pareja no son sostenidas y respetadas por las figuras circundantes, como, en este caso, las abuelas, la labor de construcción del esposo y la pareja caen en "saco roto".

La construcción de la imagen del padre

Psicólogos, educadores y sociólogos, convencidos de la importancia del rol del padre en la familia y la sociedad, se han dedicado a la tarea de rescatar la imagen del padre en un mundo que tiende a opacarla cada día más. Son muchos los estudios e investigaciones en este campo; me limito a citar sólo algunos, por razones de brevedad, y entre ellos, un trabajo de tesis doctoral de José Antonio Ríos, cuyo título es: "La influencia del padre en la dinámica personal del hijo". En el prólogo, Rof Carballo dice que es necesario crear unos lazos mediante la relación padre-hijo para completar el ser inacabado que es el hombre al nacer.

En sintonía con las tesis de Rof Carballo y José Antonio Ríos, el psiquiatra P. Tony Anatrella[2]puso de relieve la importancia del padre en el desarrollo psicológico del hijo. Destacó, sobre todo, las siguientes funciones:

  • a) Función de Identificación

"En principio la función paterna es indispensable para diferenciar al hijo de la madre, con su presencia recuerda que la madre no se confunde con el hijo, que éste no pertenece sólo a la madre. Si la madre es la que lo trae al mundo, el padre lo hace nacer psicológicamente, facilitando el proceso de separación- individuación. Gracias a la figura paterna, en efecto, el hijo se individualiza. En caso de "falta del padre", el hijo tiene que apoyarse en sí mismo y esto produce fragilidad en su personalidad que se manifestará con frecuencia en el momento de la post-adolescencia.

Desde los 6 meses de edad, el niño comienza a distinguir a su padre, que deja de ser para él prolongación de la madre. Hacia los 10 meses, el padre se presenta como otro polo, a partir del cual el niño va a poder afirmar su autonomía.

El padre es garante de la autonomía psíquica del hijo y de su apertura hacia el mundo exterior. La madre, por sí sola, no puede representar esa autonomía que necesita el hijo para llegar a ser él mismo" (P. Tony Anatrella)

El padre, además, representa la diferenciación de los sexos, por ser de sexo distinto de la madre; desempeña un papel de confirmación para el hijo varón de su identidad sexual. El padre lo confirma en su masculinidad.

  • b) Función de Seguridad

La presencia física y relacional del padre proporciona al hijo un tipo de contacto corporal y de intercambio afectivo muy particular. Los hijos, en efecto, necesitan sentir la presencia física del padre; jugar, confrontarse y medirse corporalmente con él. Con el padre, el niño goza haciendo cosas. El intercambio afectivo con el padre, más fuerte que con la madre, permite que los hijos adquieran seguridad y confianza en sí mismos. Muchos jóvenes sufren porque no saben qué es un padre. Son frágiles, inseguros, indecisos debido a la ausencia de la imagen paterna en su vida psíquica.

  • c) Oferta de Códigos de Valores

"En primer lugar la presencia estable de la autoridad de un varón adulto en casa es necesaria para detener los excesos y para enseñar a los jóvenes el dominio de sí mismos, especialmente en la adolescencia. Sin esa presencia del varón en la comunidad, el proceso de socialización fracasa y las vidas de los jóvenes se vuelven cada vez más caóticas y violentas.

En segundo lugar, la presencia estable, en el hogar y en la comunidad, de maridos que ganan el pan diario, proporciona a los jóvenes los modelos que les servirán para madurar.

d) Ejercicio de Autoridad mediante la creación de una Amorosa Disciplina

El mismo Juan Pablo II en "Familiaris Consortio" al respecto nos dice:

"Como la experiencia enseña, la ausencia del padre provoca desequilibrios psicológicos y morales, además de dificultades notables en las relaciones familiares" (F.C. n.25)

Orientaciones para transformar la cultura de la Ausencia del Padre

"Después de este análisis antropológico y socio-cultural, y sintiendo los vientos foráneos que soplan desde otras latitudes, pudiera apoderase de nosotros un sentimiento desesperanzador o de desaliento, pensando que es imposible nadar contra la corriente. Al respecto quisiera ofrecer algunas sugerencias a partir de la experiencia de mi humilde servicio a la familia.

1) Nada de fatalismo, el cambio es posible. Este tipo de familia matricentrada, así como nos la presentan los antropólogos y la encontramos en nuestro diario vivir, con raíces históricas muy hondas, puede cambiar. Pero hace falta un largo trabajo de formación, orientación y acompañamiento para que los esposos y padres del mañana dejen atrás patrones culturales heredados y ensayen nuevos modelos, más acordes con el plan de Dios sobre la pareja y la familia. No es imposible y tenemos ejemplos. Hace falta salir de un conformismo y empezar a anunciar el Evangelio de la Familia.

2) La presencia del padre es indispensable. Convencerse de que el bienestar del niño, y por ende, de la sociedad y de la Iglesia, depende de la presencia estable del padre en el hogar en una relación estable con su esposa: y esto es cierto tanto de un punto de vista psicológico como teológico, como hemos visto en el desarrollo de esta ponencia, a pesar de las limitaciones de tiempo y espacio.

3) ¿Qué hay que recuperar entonces de la figura paterna?

a) Destacar la importancia del padre en los procesos de desarrollo del hijo.

Se ha tenido muy poco en cuenta, como hemos visto, la relación que existe entre el tipo de relación padre-hijo y el desarrollo cognitivo, el fracaso escolar y el logro, el ajuste emocional y la conquista de la identidad psico-afectiva, así como el peso que adquiere en el momento de incorporar a la propia conducta un verdadero código de valores.

b) Intensificar la relación con el padre en las etapas infantiles. Una verdadera formación de padres, una Escuela de Padres o para Padres, siempre han de llevar consigo el impulso de cuanto contribuya a reforzar los vínculos de afecto y las conductas de apego con la figura paterna.

c) Que el padre ocupe un lugar más central en los procesos educativos que tienen lugar en el interior de la familia. No conviene dejar a un lado al padre cada vez que maestros y educadores intervengan en la dinámica familiar.

d) Construir la conyugalidad. Sólo una gran alianza pastoral entre familia, catequesis, educación y juventud, logrará a largo plazo construir parejas más estables y padres comprometidos con sus hogares.

e) Tener a Dios como modelo de toda Paternidad-Maternidad. En el paseo Bíblico que hicimos en el capítulo anterior, buscando las características del rostro del Padre celestial, modelo de toda paternidad y maternidad humana, nos hemos encontrado con un Dios misericordioso, compasivo, amigo, fiel, que corrige y perdona, regenera en el amor, respeta la libertad y autonomía, ama con una entrega total, etc..

Los padres humanos tienen en Dios Padre el modelo. Mirando al Padre se harán capaces de orientar de verdad a sus hijos en los valores centrales humanos y cristianos, siguiendo también la pauta de la pedagogía de Dios, de manera que no se evadan las exigencias de una educación que dirige y corrige.

"De todas maneras no hay que olvidar que, como enseña el Catecismo de la Iglesia Católica, Dios "trasciende también la paternidad y la maternidad humanas, aunque sea su origen y medida: nadie es padre como lo es Dios"

(CIC 239). Pero, por otro lado, siempre el Catecismo dice que "el lenguaje de la fe se sirve así de la experiencia humana de los padres que son en cierta manera los primeros representantes de Dios para el hombre" (CIC 239).

La norma no son los padres, pues no son el modelo acabado. Sólo serán un buen modelo si se asemejan al Modelo del Padre celestial, caminar según la voluntad y el modelo del Padre.

Es misión de los padres revelar el "genuino rostro de Dios", Padre amoroso que educa a sus hijos.

El padre verdadero, aquél que es, en cierto modo, junto con la madre, representante de Dios en la familia, es no sólo quien es instrumento de Dios para procrear, sino quien educa, forma amorosamente con el corazón modelado por el Padre Celestial, para introducir al hijo en la vida adulta, en la madurez humana y en la madurez de la fe.

Tenemos en nuestra pastoral el más bello de los retos, la más prometedora oportunidad para hacer un aporte efectivo hacia una mejor sociedad: La Familia. Y, para que nuestras familias lo sean en plenitud, que Dios nos guíe en rescatar y revalorizar al Varón como Padre y Esposo en la cultura de nuestra Familia Venezolana."[3]

 

 

 

 

Autor:

Hernán Antonio Nuñez

2006

[1] GRACIA Antonio, padre pasionista: ¡En familia ganamos todos! ; pág. 22

[2] Ponencia para el congreso organizado con motivo del año del Padre, en preparación del gran Jubileo (Pontificio Consejo de la Familia, Roma, 1999).

[3] Ponencia presentada por el Pbto. Aldo Fonti en el 2do. Congreso de la Familia realizado del 3 al 5 de Junio de 2005 en el Domo de Cabimas, Edo. Zulia.


Partes: 1, 2


 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Estudio Social

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.