Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     
 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Úlceras por presión (página 2)

Enviado por Lorena Plazas



Partes: 1, 2


?  Estadio II: Pérdida parcial del grosor de la piel que afecta a epidermis, dermis o ambas. Úlcera superficial con aspecto de abrasión, ampolla o cráter superficial.

?  Estadio III: Pérdida total de grosor de la piel con lesión o necrosis del tejido subcutáneo, pudiendo extenderse hasta la fascia subyacente pero sin atravesarla. La úlcera aparece como un cráter profundo y puede haber socavamiento en el tejido adyacente.

?  Estadio IV: Pérdida total del grosor de la piel con necrosis del tejido o daño muscular, óseo o de estructuras de sostén (tendón, cápsula articular, etc.). También puede asociarse a socavamiento y tractos fistulosos en el tejido adyacente.

El estadiaje correcto requiere la retirada previa de tejidos necróticos. La identificación del estadio I es crucial para establecer la necesidad de vigilancia y cuidados preventivos. Debe prestarse especial atención a los pacientes con yesos, dispositivos ortopédicos y medias de compresión, vigilando la aparición de lesiones próximas o subyacentes a los mismos.

Las localizaciones de úlceras por presión (UPP) se pueden detectar según la posición que se adopte según el siguiente cuadro:

Monografias.com

Detección de las úlceras por presión (UPP)

Existen distintas escalas para valorar niveles de riesgo de las úlceras por presión (UPP). Las más usadas y además recomendadas por la AHCPR son la Arnell, la de Norton, la de BRADEN-BERGSTROM y la de NOVA 5. Esta valoración es necesaria en todos los pacientes con riesgo potencial. Su función es ayudar a predecir la afectación de los tejidos y poner en marcha medidas de prevención. Todas ellas deben de estar disponible en cada uno de la unidad hospitalaria bajo un número de protocolo. A pesar de poder trabajar con distintas escalas tienen una cosa en común; LA VALORACION. Es el punto de comienzo y la base en la planificación del tratamiento y evaluación de sus resultados. Una valoración adecuada es también esencial a la hora de la comunicación entre cuidadores. La valoración debe hacerse en el contexto de salud del paciente tanto físico como psicosocial y no solo centrarnos en la desaparición de la enfermedad (recordar la definición de salud según la OMS; "Es el bienestar físico, psíquico - social y no solo la ausencia de la enfermedad").

Tratamientos versus prevención de las úlceras por presión (UPP)

Tratamiento (cuidados directos):

Desbridamientos:

  • Quirúrgico: Se considera la forma más rápida de eliminar áreas de escaras secas adheridas a planos más profundos, áreas de tejido necrótico húmedo o áreas de tejido desvitalizado en úlceras extensas. También debe usarse cuando existe una necesidad de desbridaje urgente

  • Químico o enzimático: Estos enzimas hidrolizan la matriz superficial necrótica y ablandan la escara previamente al desbridaje quirúrgico. Se recomienda proteger el tejido peri ulceroso con una pasta de zinc o silicona y aumentar el nivel de humedad de la herida para potenciar su acción.

  • Autolítico: Se realiza mediante el uso de apósitos sintéticos concebidos en el principio de cura húmeda. Al aplicarlos sobre la herida permiten al tejido desvitalizado auto digerirse por enzimas endógenos. Es un método más selectivo y a traumático. No requiere habilidades clínicas y es bien aceptado. Su acción es más lenta en el tiempo y no deben emplearse si la herida está infectada. Se emplea en general cualquier apósito capaz de producir condiciones de cura húmeda y de manera más específica los hidrogeles de estructura amorfa (geles). Estos geles se consideran una opción de desbridamiento en el caso de heridas con tejido esfacelado, ya que por su acción hidratante facilitan la eliminación de tejidos no viables

  • Mecánico: Es una técnica no selectiva y traumática. Se realiza por abrasión mecánica mediante fuerzas de rozamiento (frotamiento), uso de dextranomeros, irrigación a presión o uso de apósitos tipo gasas humedecidas con cloruro sódico al 0.9% que al secarse pasadas 6-8 horas se adhieren al tejido necrótico, aunque también al sano, que se arranca con su retirada. En la actualidad son técnicas en desuso.

Limpieza de la herida:

Limpiar las lesiones al inicio y en cada cura. Usar como norma suero salino fisiológico empleando una técnica a traumática utilizando la mínima fuerza mecánica y los materiales menos bastos tanto en la limpieza como en el secado posterior. Usar una presión de lavado efectiva para facilitar el arrastre sin que se produzca traumatismo en el fondo de la herida. Las presiones de lavado efectivas de una úlcera oscilan entre 1 y 4 kg/cm2. Para conseguir una presión de 2 kg/cm2 sobre la herida, se recomienda el uso de jeringa de 35 ml con una aguja o catéter de 0.9 mm. No emplear antisépticos locales (povidona yodada, clorhexidina, agua oxigenada, ácido acético, solución de hipoclorito) o limpiadores cutáneos. Son todos productos cito tóxicos para el nuevo tejido y su uso continuado puede provocar a veces problemas sistémicos debido a su absorción. Otros agentes que retrasan la curación son los corticoides tópicos se arranca con su retirada. En la actualidad son técnicas en desuso.

Elección del apósito:

Para potenciar la curación de la úlcera por presión se deben emplear apósitos que mantengan el fondo de la úlcera continuamente húmedo. El apósito ideal debe ser: biocompatible, que proteja la herida, que mantenga el lecho húmedo y la piel circundante seca, que permita la eliminación y control de exudados y tejidos necróticos, dejando la mínima cantidad de residuos. Los apósitos de gasa no cumplen la mayoría de estas características. Los apósitos de gasa que se pegan a la herida, al secarse sólo deben emplease para el desbridamiento y hay que diferenciarlos de los apósitos de gasa con solución salina permanente que mantienen el fondo de la herida húmeda . La selección de apósitos de cura húmeda depende de: lugar de la lesión, estadio y severidad, cantidad de exudado, tunelizaciones, estado de la piel perilesional, signos de infección, estado general, nivel asistencial y recursos, coste-efectividad y facilidades de auto cuidado. Para prevenir la formación de abscesos se debe eliminar el espacio muerto rellenando parcialmente entre la mitad y los tres cuartos de las cavidades y túneles con productos de cura húmeda que evitarán "cierre en falso". La frecuencia de cambio de apósitos dependerá de las características tanto del producto como de la herida. Los apósitos que se apliquen cerca del ano son difíciles de mantener intactos por lo que hay que monitorizar un estiramiento y ajuste de los bordes "enmarcándolos" con cinta adhesiva.

• Apósitos de cura húmeda: Existe un número creciente de estos productos en el mercado. Para el clínico es importante familiarizarse con las distintas clases y conocer y usar bien un número limitado de ellos

En general deben evitarse los apósitos oclusivos si existe infección clínica. En caso de usarlos se debe controlar previamente la infección o aumentar la frecuencia de cambios de apósito.

Otros tratamientos (cuidados agudos y crónicos)

AGUDOS: Tratamientos coadyuvantes

La estimulación eléctrica es la única terapia adicional que puede recomendarse. Se podrá plantear en UP en estadio III y IV que no hayan respondido al tratamiento convencional. Se hará únicamente con un equipo adecuado y personal cualificado que seguirá un protocolo cuya eficacia y seguridad haya sido demostrada en ensayos clínicos controlados.

CRONICOS: Cuidados paliativos: En este caso la actuación se dirigirá a:

• No culpabilizar al entorno. • Evitar técnicas agresivas.

• Mantener la herida limpia y protegida para evitar infección.

• Uso de apósitos que permitan distanciar la frecuencia de curas.

• Evitar el dolor y el mal olor.

• En situación de agonía valorar la necesidad de los cambios posturales.

Directrices generales sobre la prevención:

Cuidados de la piel:

Higiene diaria (y siempre que se precise), de la piel con agua tibia, jabón neutro para la piel y aclarado.

Secado meticuloso y sin fricción, haciendo especial hincapié en las zonas de pliegues.

Hidratación de la piel procurando su completa absorción con sustancias como: glicerina, lanolina, aceites minerales… para reponer los aceites naturales de la piel y fomentar la efectividad cutánea como barrera humectante.

No usar alcoholes ni colonias.

Observar la integridad de la piel (especialmente en las prominencias óseas) durante cada sesión de higiene o cambio postural, protegiéndolas en caso necesario.

No realizar masajes sobre prominencias óseas o zonas enrojecidas.

Aplicar ácidos grasos hiperoxigenados sobre aquellas zonas con enrojecimiento cutáneo o zonas frágiles mediante suave masaje con la yema de los dedos.

Movilizaciones:

Cambios posturales:

Se realizarán cada 2-4 horas en función del riesgo de padecer úlceras por presión.

Seguirán un orden rotatorio. En períodos de sedestación, movilizar cada hora.

Si puede hacerlo de forma autónoma, instruirlo para que lo haga cada 15 minutos. No arrastrar al paciente.

Mantener la alineación corporal, distribución de peso, equilibrio y estabilidad. Evitar el contacto directo de prominencias óseas entre sí Evitar colocar al paciente sobre el trocante femoral directamente.

Si es necesario elevar la cabeza de la cama, hacerlo durante un período de tiempo mínimo y si es posible no pasar de 30º, ya que se ha demostrado una relación directa entre mayor ángulo de la cama y mayor frecuencia de aparición de úlceras por presión (UPP).

No usar flotadores ni rosquillas en sacro, ni occipital.

Mantener la cama limpia, seca y sin arrugas.

Vigilar sondas, mascarillas y gafas nasales, drenajes, vías centrales y vendajes evitando la presión constante en una zona, con el riesgo de producir úlceras por presión (UPP) yatrogénicas.

Usar dispositivos que amortigüen las zonas de presión: colchones, cojines, almohadas, protecciones locales, con especial atención en talones y rodillas.

Preparar un plan de rehabilitación que mejore la actividad y movilidad del paciente.

Se considera necesario utilizar un colchón reductor de presión en aquellos casos de alto riesgo y si fuera posible se haría extensivo su uso a los casos de riesgo moderado.

Posiciones de cambios posturales:

?  Decúbito supino

Se acolchará con almohadas de la forma siguiente:

Una debajo de la cabeza.

Una debajo de los gemelos.

Una manteniendo la posición de la planta del pie.

Dos debajo de los brazos (opcional).

No se debe producir presión sobre:

Talones, cóccix, sacro, escápulas y codos.

?  Decúbito lateral

Se acolchará con almohadas de la forma siguiente:

Una debajo de la cabeza.

Una apoyando la espalda.

Una separando las rodillas y otro el maléolo externo de la pierna inferior.

Una debajo del brazo superior.

No se debe producir presión sobre:

Orejas, escápulas, costillas, crestas ilíacas, trocánteres, gemelos, tibias y maléolos.

?  Sedestación

Se acolchará con almohadas de la forma siguiente:

Una detrás de la cabeza.

Una debajo de cada brazo.

Una debajo de los pies.

No se debe producir presión sobre:

Omóplatos, sacro y tuberosidades isquiáticas.

?  Posición Decúbito Prono.

Se acolchará con almohada de la forma siguiente:

Debajo de las piernas.

Debajo de muslos.

Debajo de abdomen.

Otras Movilizaciones Pasivas y Activas

Aumentan el tono vascular cutáneo y vascular.

Se realizarán cuando el paciente esté en decúbito supino, movilizando hombros, codos, y muñecas, caderas, rodillas y tobillos.

Se aprovechará la hora del baño para realizarlos e hidratar la piel, y una vez por turno.

Cuidados de la higiene:

La alteración de nutrición por defecto o exceso influirá en la aparición de úlceras por presión (UPP), su conocimiento nos ayudará a promover hábitos dietéticos.

Actuaciones:

?  Anotar comidas que toma para realizar control dietético.

?  Control de peso periódico.

?  Realizar actividad diaria y programa de ejercicios, de acuerdo a sus posibilidades.

?  Establecer dieta que cubra aporte proteico/hídrico adecuado a sus necesidades respetando preferencias alimentarias.

?  Si es preciso incluir suplementos ricos en proteínas y calorías.

?  Ofrecer frecuentes comidas con poca cantidad.

?  Suplementos multivitamínicos que contengan vitaminas del grupo A, C y E.

?  Deben darse alimentos que mantengan las heces en una consistencia normal o ligeramente firme para evitar defecación involuntaria.

?  Evitar alimentos que formen gas o que causen diarrea.

Evaluación, indicadores y parámetros

El proceso de evaluación es el único instrumento para mejorar la eficacia de los procedimientos empleados. Es necesario establecer un programa de calidad con el objetivo de mejorar la atención prestada a los pacientes, facilitar un trabajo en equipo y permitir objetivar la practica asistencial.

Los resultados de los cuidados pueden medirse en base a la incidencia y prevalencia de las úlceras por presión (UPP). En cambio, para evaluar la evolución de estas heridas pueden utilizarse el índice de severidad.

Monografias.com

Referencias bibliográficas

1.     Protocolo de prevención y cuidados de úlceras por presión. Junta de Andalucía. 2004

2.     U.P.P. Actualización y puesta al día. Elvira Molino Castillo. Formación Alcalá. Septiembre 2003. - Actuaciones de Enfermería ante las úlceras y heridas. 1993

3.     Grupo nacional para el estudio y asesoramiento en úlceras por presión y heridas crónicas (GNEAUPP). Directrices generales sobre tratamiento de las úlceras por presión. Logroño. 2003.

4.     Guía práctica en la atención de las úlceras de piel. J. Javier Soldevilla Agreda

5.     Recomendaciones para el paciente y su cuidador. Ulceras por presión. Autores: amparo Galindo Carlos, Óscar Germán torres de castro, Eva delgado aguayo

6.     Manual de prevención y cuidados locales de ulceras por presión .Servicio cántabro de salud. 1ª edición. Marzo 2005 (documento reconocido de interés profesional por la GNEAUPP. Coordinadora Ana Rosa Díaz Mendi

7.     Protocolo de cuidados en ulceras por presión. Hospital universitario reina Sofía. Edita: dirección de Enfermería. Depósito legal: co-599/99

8.     Pan corbo Hidalgo PL, García Fernández FP, López Medina IMª, López Ortega J. Protocolos y documentación de los cuidados de prevención y tratamiento de las úlceras por presión: análisis de la situación en Andalucía. Gerokomos 2005; 16 (4): 219-28.

9.     Herrero Narváez E, Ordoño Martínez C. Superficies especiales para el manejo de la presión, factor determinante en la disminución de úlceras por presión en atención domiciliaria. En: Soldevilla Agreda JJ, Martínez Cuervo F (eds.). Actas del V Simposio nacional sobre úlceras por presión y heridas crónicas. Oviedo: GNEAUPP; 2004.

10.   Malia Gámez R, Almozara Molle R, García Pavón F, Ruiz Amaya F, Rodríguez Palma M, Torra i Bou JE. Impacto de la dotación de un parque de superficies especiales para el manejo de la presión en la epidemiología de úlceras por presión de una unidad de cuidados intensivos. En: Soldevilla Agreda JJ, Martínez Cuervo F (eds.). Actas del V Autor

 

 

 

 

 

 

Autor:

Lorena Plazas


Partes: 1, 2


 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Comentarios


Trabajos relacionados

  • Métodos de esterilización

    Comprende todos los procedimientos físicos, mecánicos y preferentemente químicos, que se emplean para destruir gérmenes ...

  • Calculo de plantilla de medicina interna

    Datos, criterios y variables. Cálculos y resultados. Resumen, conclusiones y recomendaciones. La dotación en recursos ...

  • Colas animales

    Colágeno. Gelatina. Propiedades del colágeno. Uso cosmético del colágeno. Uso médico del colágeno. Aspectos básicos sobr...

Ver mas trabajos de Salud

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.