Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     
 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Acciones para el desarrollo de las habilidades intelectuales de los docentes de la Carrera de Derecho (página 2)




Partes: 1, 2


  • La atención de los docentes el tercer año de la carrera de Derecho, en las formas de orientación y control de la actividad del aprendizaje es insuficiente. Los docentes de la respectiva carrera, no son pedagogos pero provienen del nivel superior correspondiente a su Especialidad. Estos profesores imparten la docencia a tiempo parcial y están ubicados laboralmente, de manera descentralizada en los diferentes organismos jurídicos del territorio como fuera de éste.

Esto conduce a promover el desarrollo de las habilidades intelectuales generales y dentro de ellas la habilidad de interpretar, relacionar y valorar; las que juegan un importante papel pues constituyen la base operacional de diferentes habilidades y las mismas deben están dirigidas correctamente por el personal docente; el que prepararado y que utiliza los recursos adecuados podrá realmente lograr los objetivos deseados, entre los que se destaca la formación integral del profesional en la especialidad de Derecho.

No obstante la evaluación sistemática de estas capacidades, permite identificar los logros y dificultades que existan, los posibles factores que intervienen con mayor fuerza en que ellas se produzcan, así como la determinación de estrategias efectivas que contribuyan a su atención.

Es menester que en toda clase se produzcan influencias educativas por el docente, pues de esta manera se integran en una unidad los procesos instructivos y educativos, los que deben ser potenciados favorablemente por la concepción de acciones pedagógicas que sean intencionales al respecto.

La orientación de procedimientos de los profesores a sus estudiantes para su estudio y su actividad independiente, es fundamental para lograr éxitos en el aprendizaje y, por consiguiente, un desarrollo intelectual elevado que les permita nociones de los conocimientos y el desarrollo de las habilidades de este tipo. Ello exige el uso de acciones de aprendizaje que implica procedimientos individuales los que estimulan el perfeccionamiento y solidez en la adquisición de las ideas.

El trabajo independiente indicado por el pedagogo consistirá en un conjunto de operaciones para la búsqueda y la suficiente ejercitación del desarrollo de las habilidades antes referidas, igualmente conduce a la reflexión, profundización, suposición y la exploración de nueva información. Permitiéndole al docente dar la atención particular tanto a la formación de conceptos e instituciones jurídicas como la evolución de estas destrezas intelectuales que corresponden propiamente a las asignaturas técnicas en este nivel de nuestra especialidad.

La dirección de la carrera de Derecho en la Sede Universitaria de Ranchuelo, específicamente, en el tercer año, ha efectuado enormes esfuerzos para lograr una mejor calidad en el desempeño profesional, pedagógico y metodológico.

Nuestros docentes poseen conocimientos limitados sobre estas tres habilidades intelectuales, teniendo en cuenta que no dominan correctamente las operaciones y pasos metodológicos y, en ocasiones no tienen en cuenta la graduación de dificultades, resultando que sus discípulos no posean el desarrollo de estas destrezas o capacidades. Así pues, son estas las principales necesidades que han sido constatadas en los docentes.

Desarrollo

Las características del desarrollo actual, la vertiginosa velocidad con que se amplía el contenido de la ciencia y de la técnica, determinan la necesidad de una cuidadosa selección de los conocimientos esenciales de la base de las ciencias, que deben adquirir todos los que transitan por las escuelas de la educación general durante los niveles que garantizan la formación básica, mínima obligatoria para los miembros de las nuevas generaciones.

Las habilidades se forman en el mismo proceso de la actividad en la que el docente hace suya la información y donde adquiere conocimientos. En estrecha relación con los hechos, conocimientos y experiencias el educador debe garantizar que los alumnos asimilen las formas de elaboración, modos de actuar, técnicas para aprender, y formas de razonar de modo que mediante el conocimiento, se logre además la formación y el desarrollo de las habilidades, fundamentalmente, las que determinan capacidades cognoscitivas.

Las habilidades están presentes en el proceso de obtención de la información y la asimilación de los conocimientos, así como el uso, expresión y aplicación de los mismos. Las habilidades están comprendidas dentro de la Didáctica la que constituye una de las ramas de la Pedagogía y, su desarrollo progresivo ha trascendido actualmente en que la misma sea una ciencia independiente. Es la Didáctica la ciencia que estudia el proceso de asimilación de los contenidos y que proporciona los recursos para ello. Su dominio como la ciencia, el arte y la técnica para enseñar a aprender a aprender es de impostergable necesidad para los docentes contemporáneos comprometidos con el encargo social planteado a la escuela de hoy.

La complejidad del proceso de enseñanza-aprendizaje, la impetuosidad del desarrollo científico técnico y las condiciones cada vez más cambiantes de un mundo globalizado, dejan por sentada la condición que la definición de metodología a la de Didáctica resalta para abordar el tratamiento íntegro de la dinámica entre todos sus componente como expresión consecuente de la segunda de sus leyes en estrecha interrelación con la primera. Es aquí donde se marca la esencial diferencia entre lo didáctico y lo metodológico.

Es por tal razón que las nuevas necesidades sociales trajeron como consecuencia objetivos más amplios en la formación de las nuevas generaciones, las que ampliaron el objeto de esta disciplina y, en las condiciones actuales no solo abarca el proceso de enseñanza que tiene lugar en la escuela sino que va más allá e incluye este proceso en la producción, así como en la autoinstrucción.

En la actualidad al término habilidad le asisten diversas acepciones que se recogen en la literatura especializada moderna pero todas en lo esencial coinciden en reconocerla como un sinónimo de saber hacer que le permite al hombre poder realizar una determinada tarea por lo que compartimos la afirmación que las habilidades constituyen el dominio de operaciones psíquicas y prácticas que permiten una regulación racional de la actividad. El sistema de habilidades es la actividad o conjunto de acciones que responden a un objetivo. Las mismas pueden ser de carácter docentes, lógicas y específicas.

Las habilidades intelectuales están basadas en los procesos correspondientes al pensamiento. Las habilidades de comparar, identificar, clasificar, definir, describir, explicar, interpretar, relacionar, valorar; etc., son importantes en la Educación Superior, así también en nuestra Sede Universitaria, pues cada una de ellas implican un sistema de operaciones o acciones mentales por el profesor, entre las que se destaca la de precisar los rasgos generales y esenciales de los objetos y fenómenos que se estudian, así como los rasgos necesarios y suficientes de los mismos.

En la práctica pedagógica cotidiana del maestro puede advertirse el empleo del término costumbre por el de hábito indistintamente, sin embargo, en realidad no resulta ser lo mismo por lo que el hecho de diferenciarlos tiene para el maestro una significación en el orden metodológico.

Desde el punto de vista metodológico es importante apreciar la estrecha relación existente entre unas habilidades y otras, así como la transferencia que consecuentemente se produce cuando operaciones comprendidas en una habilidad, forman parte del sistema que integran otras habilidades.

Es preciso que el profesor esté consciente de la importancia que tiene garantizar la formación adecuada de una habilidad antes de comenzar su ejercitación. Esto evita la asimilación de elementos o aspectos incorrectos, innecesarios que hacen después muy difíciles de erradicar. Por esta razón, el aseguramiento de las condiciones necesarias al comenzar una clase debe iniciarse en la comprobación de la formación de la habilidad para determinar si la misma ha sido correcta o no.

Igualmente importante es garantizar un período suficiente para la ejercitación de la habilidad o habilidades pues un descuido y la no orientación adecuada puede trascender negativamente en la capacidad de nuestros estudiantes con respecto a las habilidades a desarrollar.

El docente debe promover al alumno que sienta la necesidad de estudiar diariamente, de ahí, revela la formación de una costumbre pero la organización de las operaciones y procedimientos que aplica ajustado a las condiciones concretas de realización de su estudio tributa a la formación del hábito. La formación de las costumbres tiene una connotación en la educación de la personalidad y están estrechamente asociados al proceso de formación de hábitos y habilidades.

Una de las misiones del docente es la de alcanzar en sus educandos una cultura general, que les permita tomar conciencia de sí mismo y de su responsabilidad como seres racionales críticos y transformadores, para actuar oportuna y consecuentemente.

La interdisciplinariedad es un acto de cultura, su esencia radica en su carácter educativo, formativo y transformador, en la convicción y actitudes de los sujetos. Es una manera de pensar y actuar para resolver los problemas complejos y cambiantes de la realidad, de una visión integrada del mundo, es un proceso basado en las relaciones interpersonales de cooperación y respeto mutuo, es decir, es un modo de actuación y una alternativa para facilitar la integración del contenido, para optimizar el proceso de planificación y dar tratamiento a lo formativo.

La formación profesional interdisciplinaria permite que el docente:

  • Incorpore contenidos de otras asignaturas en su actividad docente.

  • Valore el proceso educativo como un sistema complejo en la que la reflexión crítica y la solución de problemas constituyan aspectos esenciales de su actividad.

  • Conciba la actividad pedagógica como esencialmente interdisciplinaria y aplique métodos científicos para analizar, acometer y resolver los problemas.

  • Sea capaz de profundizar y actualizar constantemente sus conocimientos científicos.

  • Refleje en su trabajo las características de la actividad socio-cultural contemporánea, diseñando y orientando la participación activa de sus discípulos, que les proporcione una correcta visión de la época en que viven.

  • Forme en sus discípulos valores y actitudes, así como una forma de pensar interdisciplinaria, como parte de su educación como ciudadanos.

  • Domine integralmente su contexto de actuación profesional.

  • Desarrolle las habilidades intelectuales, específicamente: interpretar, relacionar y valorar en su trabajo docente.

  • Desarrolle la educación en valores.

  • La adquisición de las habilidades intelectuales: interpretar, relacionar y valorar por los estudiantes, requiere de coherencia y correcto desarrollo por el colectivo de docentes, pues serán utilizadas por todas las disciplinas del currículo cualquiera que sea el nivel.

La interdisciplinariedad en el tercer año de la carrera de Derecho, por tal razón tratará los puntos de encuentro y cooperación de las disciplinas que existan en ese período, así también de las influencias que ejercen unas sobre otras desde diferentes puntos de vista. Además eleva la competencia cultural tanto de maestros como de alumnos y potencia el trabajo científico, metodológico e investigativo. Se hace necesario entonces, hablar de una integración de los saberes que se adquieren en estas disciplinas del tercer año de la carrera de Derecho a través de la interdisciplinariedad, pues así se aprovecharán sus potenciales. En este proceso se tendrá en cuenta acciones que no conlleven a cambios curriculares en los planes de estudio, pero el profesor tiene que estar preparado y haber recibido una formación especializada al respecto.

El hombre, en su devenir histórico ha hecho posible una cultura integrando los saberes; ambas cosas caminan juntas, se complementan y pueden materializarse a través de un proceso de interdisciplinariedad consciente que propicie la formación cultural del estudiante. Similar situación ocurre en el desarrollo de las siguientes habilidades intelectuales, las que poseen notable significación en el tercer año de la carrera de Derecho:

La habilidad Interpretar: La interpretación, es definida para explicar el sentido de algo, ya sean ideas, planteamientos, teorías, leyes, principios, etc. Esta capacidad les permite a los docentes del tercer año de la carrera de Derecho que sus estudiantes analicen el objeto de interpretación para la búsqueda de nuevos conocimientos, relacionen sus partes y encuentren la lógica a las conclusiones halladas; teniendo en cuenta los elementos, relaciones, y razonamientos que aparecen en la información que de lo que se ha interpretado.

Para la ciencia del derecho está destreza, es aplicada inevitablemente en la acción de la norma jurídica. Es por ello que la norma debe ser clara, simple, con una redacción diáfana y transparente, pues si se va ser aplicada, supone que la misma sea interpretada, para que fije el significado, esencia, alcance y fin de dicha norma.

Una sabia interpretación es la garantía de justicia para un futuro jurista, de lo contrario, se abre el camino a la iniquidad. Es por ello que la significación está, en la interpretación del derecho y no de la norma.

Los docentes deben guiar a los alumnos de este nivel hacia la mejor comprensión del sentido, alcance, contenido y fin de la norma jurídica, de esta forma se logrará una mejor interpretación. De tal modo que el método interpretativo a utilizar por los discípulos, es de carácter marxista, el cual brinda una filosofía, una concepción general de la vida, del movimiento, del desarrollo tanto en la naturaleza y en la sociedad, como en el pensamiento humano.

En consecuencia, la utilización de este método en la habilidad interpretar, les permitirá a estos estudiantes:

  • La orientación científica en cualquier rama del Derecho.

  • La indagación gramatical requerida.

  • La relación y el vínculo correcto del componente lógico y formal del derecho con su elemento histórico

  • El apoyo en cualquier intento interpretativo, lógico, sistemático e histórico.

Teniendo en cuenta que el estudiante del tercer año de la carrera de Derecho, recibe por primera vez las asignaturas técnicas de la especialidad, es de vital importancia por los docentes que imparten dichas materias, la ejercitación y el control de la habilidad intelectual interpretar, pues esta práctica constante conlleva al progreso de otras destrezas del mismo tipo como analiza, relacionar, elaborar y valorar. Así también tributa a la aplicación del derecho por el futuro profesional; quien deberá interpretar constantemente contratos suscritos, sentencias en el orden nacional e internacional, tratados, pactos u otros instrumentos internacionales, actos o escritos notariales, en fin, toda la gama de documentos o de prácticas legales.

La habilidad Relacionar: Está dirigida hacia la asimilación del nuevo tema a estudiar y, garantiza no solo la asequibilidad y sistematización de los conocimientos, sino que además brinda la posibilidad de una mejor comprensión de conceptos, categorías o términos jurídicos ya aprendidos.

En la preparación de la clase y para asegurar las condiciones previas de la misma, el profesor debe organizar el diálogo exploratorio de lo impartido con el fin de que sus discípulos recuerden y reafirmen estos contenidos ya estudiados.

Esta función didáctica, es muy necesaria pues se integra lo nuevo con lo viejo, y se tiene en cuenta los nexos o vínculos esenciales que posean estos, contribuye a fijar los conocimientos y, el universitario elabora sus propias conclusiones, lográndose la consolidación de la nueva materia impartida.

La tarea esencial de esta capacidad está en que el profesor compruebe los objetivos prefijados mediante el estudio independiente que se haya orientado al estudiante, es decir, que el docente puede pedir a sus alumnos al inicio de la clase, entre otras actividades, que relacionen los conceptos y las categorías o términos jurídicos ya conocidos, a partir de los elementos que ofrezcan puntos de coincidencia.

Esta actividad provoca que las conclusiones a las que arriben los alumnos de manera independiente; éstos fijarán las terminaciones más completas aquellas que sean más argumentadas.

Es por ello, que el control por el profesor en la asimilación de los vínculos y las relaciones existentes entre un contenido y otro por el estudiante, conlleva a la interrelación de las materias constituyendo un sistema en sí; el que será de mucha efectividad para la sistematización de los contenidos anteriores y el enlace con los nuevos.

Los docentes del tercer año de la carrera de Derecho, deberán enfocar las clases en sistema, es decir, necesitan del conocimiento sólido de las ideas básicas del programa que se imparte, logrando que sirvan de base para la formación de conocimientos futuros y se integren todos los contenidos de la asignatura. Esta es la mejor manera en que debe estar indicada la proyección metodológica, pues cada clase es un eslabón de la cadena de clases, siendo necesaria esta acción para el inicio cada clase.

Este procedimiento del docente permite a sus alumnos, la apropiación consciente de los conocimientos pues con el desarrollo de la habilidad intelectual relacionar se les exige el adiestramiento de otras destrezas como comparar, argumentar y explicar; haciéndose más sólidos las nociones que posean. Las relaciones bien establecidas de los conceptos, instituciones o categorías jurídicas les brindarán a estos estudiantes, una mayor eficacia en sus convicciones

Un valor distintivo de está capacidad está basado en la posibilidad de la formación de criterios personales, así como la confrontación, toma de posición y defensa de esos criterios ante su colectivo, asimismo la búsqueda de argumentos que sustenten la relación e integración de conceptos, instituciones o categorías jurídicas.

La habilidad Valorar: La valoración es el juicio que caracteriza la medida en que un objeto, hecho, fenómeno, cualidad, etc., se corresponde con el sistema de conocimientos, patrones o normas de conducta, de valores asimilados por el hombre. En su esencia parte de la aplicación de las categorías: "Bien y Mal".

Valorar, implica contraponer el objeto de estudio con otros puntos de vista, con sus patrones de conducta y valores morales, si es correcto o no; verdadero o falso. Significativa importancia tiene la habilidad valorar para el aprendizaje consciente, la solidez y la calidad de los conocimientos. La esencia de la misma consiste, en que el profesor analice los rasgos, propiedades, cualidades, comportamientos que posean los conceptos, categorías o términos jurídicos en las asignaturas técnicas del tercer año de la carrera de Derecho y los compare teniendo en cuenta los puntos de vista, sistemas de conocimientos, normas y valores que se hayan aprendido y de esta manera emitir el criterio o juicio valorativo individual de cada estudiante.

Esta habilidad intelectual dirigida por el maestro de este nivel, inicia el aprendizaje en la toma de una posición creativa que descanse en un carácter crítico. Por ello los docentes siempre deberán efectuar preguntas teóricas o aplicadas a un supuesto o caso práctico, siempre incitando a que sus alumnos expresen sus posiciones críticas; debiendo centrarse éstos en los contenidos que aparecen principalmente en la bibliografía básica y complementaria, además en la legislación jurídica vigente.

El desarrollo de esta destreza intelectual estimulará habilidades tales como: analizar, sintetizar, comparar, abstraer y generalizar, así también se favorece la expresión oral y escrita.

La adquisición de esta habilidad por parte de los estudiantes, es muy importante para que ellos vayan construyendo valores, esta es la manera de que los mismos puedan consolidarlos sólidamente igualmente sucede con sus conocimientos.

Para el logro de todo esto, el educando debe exigirse:

  • 1. Orientar qué es lo que se va a valorar: para que adquiera de manera clara y consciente los conceptos, categorías o términos jurídicos que sean objetos de valoración, se debe reforzar el interés y la motivación, para así estimular la actitud exploratoria de los discípulos.

  • 2. Buscar las características generales y esenciales de lo que se valora: esta exigencia supone que el universitario busque independientemente o en trabajo conjunto, las características generales o esenciales de conceptos, categorías o términos jurídicos, debe efectuar una síntesis integradora para lo cual organizará los conocimientos antecedentes y si es necesario buscará nuevas informaciones.

  • 3. Propiciar la identificación del valor y formar sus juicios críticos una vez precisadas las características esenciales y generales, para lo cual debe contraponer este valor con criterios, patrones de conducta o escala de valores: para revelar el valor el alumno debe identificar qué cualidades o características se le confieren y analizar qué valor tiene o tuvo estos conceptos, categorías o términos jurídicos de manera teórica o aplicados en un supuesto o caso práctico. Además debe investigar la utilidad actual que posean luego de haber revelado todos los elementos que conforman el valor de los mismos, procediéndose posteriormente a confrontar los criterios que se tengan.

  • 4. Expresar sus posiciones valorativas en forma oral o escrita: es imprescindible que los estudiantes comenten sus valoraciones de alguna forma indistintamente e incluso pueden ser ilustrados mediante esquemas o gráficos.

  • 5. Confrontación colectiva de los juicios elaborados por cada alumno, donde se expongan los diferentes puntos de vista, como vía de control y autocontrol de lo valorado: los juicios valorativos de cada estudiante serán sometidos al debate colectivo, de manera que puedan defender sus puntos de vista si esta valoración ha sido suficientemente lograda. En la actividad colectiva, al interactuar se transforma y enriquecen sus ideas al estar convencido de la veracidad y de la importancia de sus criterios y la del resto de sus educandos.

  • 6. Apreciar del carácter relativo de los juicios en correspondencias con las condiciones históricos-sociales: en esta exigencia es recomendable que siempre el pedagogo como facilitador del conocimiento, introduzca alguna nueva situación o problema, que cambie algunas de las condiciones en que fuera realizado el juicio valorativo para estimular de esa forma una reflexión más profunda.

Los docentes solo podrán lograr una correcta valoración en sus estudiantes, cuando dominen el contenido teórico del concepto, institución o categoría jurídica, los que deberán ser enseñados y aprendidos en cada encuentro. La trascendencia o significación de éstos comprenderá la regulación en la legislación vigente.

La Educación Institucionalizada es un proceso interactivo y comunicativo que desde el punto de vista didáctico, se concreta en lo que conocemos como la enseñanza, que en su sentido:

  • Amplio: consiste en el proceso educativo institucionalizado, que implica una concepción sistémica y científica, sustentada en determinado modelo pedagógico y que posee una intención definida por anticipado.

  • Estrecho: es la materialización didáctica de la educación, regida por una determinada concepción pedagógica y por fines preestablecidos.

El proceso de enseñanza-aprendizaje se caracteriza por ser de carácter:

  • 1. Dinámico: implica un movimiento perenne intrínseco, el movimiento de la labor del docente hacia conocimientos más amplios y profundos de los educandos e implica también evolución en la personalidad de los estudiantes.

  • 2. Complejo: porque en él participan muchos factores que pueden ayudar o entorpecer la marcha óptima del mismo. Tales como: preparación científica y pedagógica del docente, disposición psicológica de los educandos para el aprendizaje, etc.

  • 3. Colaborativo: se valora a partir del criterio de que la finalidad o intencionalidad es común. Para lograr un real aprendizaje conviene orientar la enseñanza como una actividad conjunta en que se consolide los procesos de comprensión y compenetración entre la personalidad del maestro y la de sus alumnos.

Es por tal razón que el profesor universitario debe enseñar de una manera organizada, en virtud de la preparación académica adquirida, en alguno de los niveles del sistema escolar o estudio reglado". (J. Sarramona y otros, 1998).

Los profesionales de la carrera de Derecho que se encuentran impartiendo la docencia, en la Modalidad Semipresencial de la Educación Superior, se forman a través del propio ejercicio cotidiano de su labor docente junto a sus alumnos, su superación individual y también mediante un sistema de formación posgraduada que contribuya a su creciente profesionalización. Los profesores del tercer año de la carrera de Derecho, no tienen una preparación previa como docentes, pero cumplen con las funciones relativas al Proceso Docente-Educativo:

- Función de docencia.

- Función de apoyo al sistema educativo.

- Función de investigación.

Además que su labor, está caracterizada por:

  • Heterogeneidad: la gran cantidad de campos disciplinares en que se especializa, ya que prácticamente todas las ramas del saber se encuentran en la institución universitaria, así como por las diferentes biografías personales, trayectorias profesionales y edades cronológicas.

  • Multiplicidad de libertades: elevado grado de autonomía para el desarrollo de su función docente, lo que puede resultar un estímulo a la innovación.

  • Diversidad de responsabilidades: el docente universitario no solo enseña y en algunos casos se convierte en investigador, sino que en su inmensa mayoría tiene responsabilidades en relación con la investigación sobre un campo determinado, en ciertas ocasiones con la gestión y en una concepción ampliada de las funciones, también, entre otras, de extensión cultural y de proyección social de los conocimientos. Es considerado un profesional doble porque no solo enseña sino también investiga.

  • Organización en una estructura departamental: las funciones básicas antes señaladas se desarrollan en el marco de una organización departamental. El departamento es considerado como la principal unidad orgánica de docencia e investigación, además de los aspectos de gestión, administración y relaciones institucionales. (E. Fuentes y M. González, 1997)

Así mismo deben poseer ciertas competencias que lo hagan idóneo para la obtención de mejores resultados en el Proceso Docente-Educativo. Estas competencias son:

  • Competencia Didáctica: se caracteriza por la facilidad de trasladar de manera asequible (y no facilista) a los estudiantes los contenidos de las ciencias que imparte por difíciles que parezcan sin distorsionarlos ni vulgarizarlos. No basta con el dominio de dichos contenidos, es esencial que el profesor sea capaz de "pedagogizarlos", pues la lógica de la ciencia no coincide siempre con la lógica de su impartición.

  • Competencia Académica: expresa el dominio de las ciencias que aportan a su labor docente en las diferentes asignaturas y disciplinas que imparte, así como de la Psicología y la Pedagogía, como ciencias que explican y fundamentan su actuar cotidiano en la enseñaza y en la investigación acerca de su práctica educativa.

  • Competencia Investigativa: el saber hacer investigativo despierta una actitud más crítica y reflexiva sobre su labor pedagógica, obliga a hacer coincidir la teoría con su práctica, incrementa su sensibilidad para detectar aquellos problemas que requieren de investigaciones científicas para su solución, exige de una mejor planificación y organización de su trabajo y a un mejor uso de él, un incremento sustancial de su espíritu crítico y autocrítico, es más objetivo en sus juicios y más flexible para aceptar los cambios provocados por los procesos renovadores e innovadores, un mayor tiempo dedicado al estudio individual y a la lectura sobre temas de interés profesional y una reafirmación de sus motivaciones profesionales como docente y como investigador.

  • Competencia Ética: refleja su autonomía moral como modelo a imitar por sus alumnos y colegas en cuanto a los valores profesionales que lo caracterizan como persona, como profesor universitario y a la vez como especialista en una rama del saber científico.

  • Competencia Comunicativa: posee tres componentes: el uso eficiente de su lengua materna, tanto oral como por escrito; el dominio de una lengua extranjera, preferentemente el idioma inglés, al menos para extraer información de la literatura científica actualizada y el desarrollo de habilidades para ser un comunicador profesional por su oratoria, por la brillantez y exactitud de su discurso, así como por la calidad de sus escritos debido a la esencia educativa de su labor.

  • Competencia Cultural: debe poseer una cultura general e integral especialmente de carácter humanística, que le permita estar actualizado sobre los acontecimientos científicos, políticos, económicos, históricos, sociales, ideológicos, artísticos más acuciantes de su tiempo, tanto en el ámbito universal, como regional y nacional.

  • Competencia Tecnológica: el gran desarrollo de la ciencia y la tecnología contemporáneas, cuya manifestación más evidente y acelerada es el creciente proceso de informatización de la sociedad, debe reflejarse en el docente universitario en su explotación pertinente a través del uso de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación, en función de su labor docente e investigativa como herramientas insustituibles.

La enseñanza cuando es proyectada en el Modelo Pedagógico Semipresencial, debe estar centrada en el estudiante y por tanto ajustarse a sus necesidades, intereses y ritmos de aprendizaje. Pues ofrece como instrumento orientativo, un horizonte curricular básico y debe estimular un proceso de enseñanza que posibilite la reconducción de ese horizonte, en los sistemas de evaluación, y en todos aquellos aspectos relacionados con la capacidad de adaptación del proceso de formación a la realidad personal, profesional y familiar del estudiante, a sus motivaciones, a sus expectativas, así como a las características del tipo de curso matriculado y las condiciones en que éste se desarrolla.

La preparación del docente en el tercer año de la carrera de Derecho debe estar centrada específicamente en 3 objetivos, que a nuestra consideración detallamos:

Diseño del sistema de acciones

  • Objetivo 1: Incrementar los conocimientos, habilidades y capacidades didácticas que permitan el desarrollo con calidad del proceso docente educativo en el modelo pedagógico de la Universalización.

A) Curso de Postgrado: "La Didáctica y Universalización".

  • Tema 1: ¿Por qué la Didáctica es una ciencia?

- Pedagogía y didáctica ¿Ciencias independientes?

  • Tema 2: Las categorías didácticas. Relación dialéctica entre ellas.

  • Tema 3: Los objetivos como categoría didáctica. Tema 4: La evaluación.

  • Tema 4: Las habilidades intelectuales en el proceso de enseñanza aprendizaje.

B) Diplomado: "La enseñanza del Derecho".

  • El modelo pedagógico en las SUM. Teoría y diseño del currículo en la carrera de Derecho.

  • El proceso de enseñanza aprendizaje en las Disciplinas de Formación básica.

  • El proceso de enseñanza aprendizaje en la Disciplina Ciencias Penales.

  • El proceso de enseñanza aprendizaje en la Disciplina Derecho Civil y Familia.

  • El proceso de enseñanza aprendizaje en la Disciplina Derecho de Empresa.

Resultado: Logro de la consolidación de la integración intra e interdisciplinar durante el proceso enseñanza- aprendizaje.

  • Objetivo 2: Preparar a los docentes en el aspecto teórico – metodológico.

A) Clase Metodológica Instructiva.

Objetivo: Preparar a los docentes en el empleo de las habilidades intelectuales en las clases encuentros correspondientes al tercer año de la carrera de Derecho.

B) Clase abierta

Objetivo: Demostrar a los docentes la aplicación de las habilidades intelectuales en la clase encuentro.

C) Taller Científico- Metodológico

Objetivo: Intercambiar experiencias sobre la labor pedagógica didáctica de los docentes en función de las habilidades intelectuales que requieren un mayor uso en el tercer año de la carrera de Derecho.

Resultado: Establecimiento de los espacios y momentos para realizar todas las actividades metodológicas que prevé la Enseñanza Superior.

  • Objetivo 3: Comprobar y evaluar la preparación efectiva de los docentes del tercer año de la carrera de Derecho mediante:

-Supervisión de la documentación docente.

- Control a las clases encuentros de las asignaturas y actividades metodológicas que realizan los Jefes de las Disciplinas de Penal y de Civil y Derecho de Familia.

- Determinación del nivel de satisfacción de los docentes en este nivel, con relación al desarrollo de sus habilidades intelectuales en la integración de las Disciplinas.

Resultado: Estas acciones desplegadas por el Coordinador de la carrera, quien es el máximo responsable de la misma, otorgará al Proceso Docente-Educativo que éste sea mucho más viable y posea la calidad requerida en el profesional de la enseñanza en esta especialidad y un egresado del nivel Superior mucho más preparado.

Conclusiones

  • Las habilidades intelectuales están basadas en los procesos correspondientes al pensamiento, las mismas son muy importantes en la Educación Superior; cada una de ellas implican un sistema de operaciones o acciones mentales, entre las que se destaca la de precisar los rasgos generales y esenciales de los objetos y fenómenos que se estudian, así como los rasgos necesarios y suficientes de los mismos.

  • Los docentes del tercer año de la carrera de Derecho presentan deficiencias en el desarrollo de las habilidades intelectuales: interpretar, relacionar y valorar:

  • El desarrollo constante de las habilidades intelectuales: interpretar, relacionar y valorar posibilita la adquisición de conocimientos sólidos e interdisciplinarios en el tercer año de la carrera de Derecho.

Recomendaciones

  • Elaborar un Sistema de acciones que perfeccione en los docentes las habilidades intelectuales: interpretar, relacionar y valorar en los docentes del tercer año de la carrera de Derecho.

  • Trabajar de conjunto el colectivo de profesores del tercer año de la carrera de Derecho para el perfeccionamiento de las habilidades intelectuales: interpretar, relacionar y valorar.

  • Emplear materiales de consulta los profesores del tercer año de la carrera de Derecho de la SUM Ranchuelo.

Bibliografía

  • (1) Colectivo de Autores, "Pedagogía", Editorial Pueblo y Educación, 1988, pp. 11-49 y 73-84.

  • (2) Colectivo de Autores, "Seminarios Nacionales para Educadores", Editado por Juventud Rebelde, 2001.

  • (3) Colectivo de Autores, "Didáctica: teoría y práctica", Editorial Pueblo y Educación, 2004, pp. 15-18, 57-59 y 107-115.

  • (4) Colectivo de Autores, "Temas Metodológicos Historia de Cuba para maestros primarios", Editorial Pueblo y Educación, 2001.

  • (5) es.wikipedia.org/wiki/Didáctica

  • (6) Fernández Bulté, Julio, "Teoría del Estado y del Derecho: Teoría del Derecho II", Editorial Félix Varela, La Habana, 2005, pp. 206-224.

  • (7) iteso.mx/~carlosc/pagina/documentos/innova_normal/unidida4.htm

  • (8) Leal García Haydeé, "Pensar, reflexionar y sentir en las clases de Historia", Editorial Pueblo y Educación, 2000.

  • (9) López López Mercedes, "Saber enseñar a describir, definir, argumentar", Editorial Pueblo y Educación, 1990.

  • (10) La Dimensión Metodologica, significación y alcance en el nivel Superior de Enseñanza (soporte digital). Dueñas García Ricardo. Editorial Feijoo. UCLV, 2001. ISBN.959-250-039-8.

  • (11) Materiales Didácticos para las SUM (Soporte Digital).VRU. UCLV, 2007.

  • (12) Monografía. UCLV, 2003.

  • (13) Ruiz Iglesias, Magalys. "Que es un Curriculum Flexible y como se concreta en la practica". Monografía. (Soporte Digital), UCLV, 2003

  • (14) Ruiz Iglesias, Magalys. "El maestro facilitador del aprendizaje". Monografía. (Soporte Digital) UCLV, 2003.

  • (15) Ruiz Iglesias, Magalys. "La competencia estratégica del docente para asumir el nuevo modelo pedagógico dentro del proceso de universalización". Monografía. (Soporte Digital), UCLV, 2003

  • (16) Ruiz Iglesias, Magalys. Los procedimientos evaluativos en función de la mejora dentro de un currículo flexible. Monografía. (Soporte Digital), UCLV, 2003

  • (17) Ruiz Iglesias, Magalys. La formación de competencias básicas en los educadores de jóvenes adultos. Monografía. (Soporte Digital), UCLV, 2003

  • (18) Ruiz Iglesias, Magalys. La gestión pedagógica en la Municipalización de la Universidad. Propuesta de capacitación y formación para profesores adjuntos del proceso de municipalización de la Universidad. (Soporte Digital), UCLV, 2003

  • (19) Ruiz Iglesias, Magalys. El logro de mayor autonomía en el aprendizaje: soporte básico del proceso de municipalización de la Universidad. Monografía. (Soporte Digital), UCLV, 2003.

  • (20) Reymond. A, Iglesias. M. y Machado. G: Necesidad de un cambio en la cultura organizacional a partir de la nueva concepción curricular en la Educación Superior Cubana. Boletín electrónico. Volumen 3(1). CEED. UCLV, 2006.

  • (21) Silvestre Oramas Margarita, "Aprendizaje, educación y desarrollo", Proyecto TEDI.

  • (22) Toledo Martínez Yudiley y Pérez Váldes Frandy, "Cuaderno de ejercicios que permitan la interdisciplinariedad a partir de la Geografía 2", Trabajo de Diploma, Sede Pedagógica, 2006.

  • (23) www.eumed.net

  • (24) www.monografias.com/trabajos14/enfoq-didactica.shtml

  • (25) 

  • (26) www.educacioninicial.com/ei/contenidos/00/0100/113.ASP

 

 

DATOS DE LAS AUTORAS

1. Eloina Fowler Hernández: Graduada en la Licenciatura de Derecho desde el 2002 en la Universidad Central "Marta Abreu" de Las Villas y desde esa fecha laboró en el Tribunal Municipal Popular de Ranchuelo, su lugar de nacimiento hasta diciembre del 2006. La misma se encuentra desde enero del 2007 hasta los días de hoy, ejerciendo el cargo de Coordinadora de Derecho en la Sede Universitaria Municipal de Ranchuelo; en dicho Centro de trabajo ha logrado varias publicaciones relacionadas a este corte jurídico y educativo. En monografías le antecede un trabajo titulado: "Los Conflictos Armados Internacionales. La repercusión del Uranio Empobrecido en el Medio Ambiente".

  • "La Responsabilidad Criminal Internacional. Retos y Perspectivas".

  • "La Gestión de la labor extensionista mediante la inserción del Curso Básico de Derecho Internacional Humanitario. Una alternativa prometedora para nuestra Comunidad".

  • "Los Conflictos Armados Internacionales. La repercusión del Uranio Empobrecido en el Medio Ambiente". (Monografía)

  • "Sistema de acciones para perfeccionar la labor didática pedagógica de los docentes a tiempo parcial de la SUM Ranchuelo".

Correo Electrónico:

2. Diamis Z. Valdés Francesena: Graduada de Licenciatura en Educación, especialidad Física-Astronomía en el Instituto Superior Pedagógico "Félix Varela" desde el año 1991, actualmente labora en la Sede Universitaria Municipal de Ranchuelo ejerce la función de Subdirectora Docente. Sus publicaciones están referidas a los siguientes trabajos:

  • "Los Conflictos Armados Internacionales. La repercusión del Uranio Empobrecido en el Medio Ambiente". (Monografía).

  • "Estrategia para el Trabajo Político-Ideológico en la SUM Ranchuelo".

  • "Ejercicios y Problemas de Matemática con datos reales del municipio para aplicar en la Matemática Superior y en la carrera de Contabilidad".

  • "La Gestión de la labor extensionista mediante la inserción del Curso Básico de Derecho Internacional Humanitario. Una alternativa prometedora para nuestra Comunidad".

  • "Programa Educativo. Dialogar con la población de 5-11 años sobre la salud bucodental".

  • "Sistema de acciones para perfeccionar la labor didática pedagógica de los docentes a tiempo parcial de la SUM Ranchuelo".

Correo Electrónico:

3. Ydania Díaz Avalos: Graduada de Ingeniería en Agronomía desde el año 1995 en la Universidad Central"Marta Abreu" de Las Villas, actualmente labora en la Sede Universitaria Municipal de Ranchuelo, ejerce el cargo de Gestor D en actividades administrativas. Sus publicaciones están referidas a:

  • "La Gestión de la labor extensionista mediante la inserción del Curso Básico de Derecho Internacional Humanitario. Una alternativa prometedora para nuestra Comunidad".

  • "Programa Educativo. Dialogar con la población de 5-11 años sobre la salud bucodental".

  • "Sistema de acciones para perfeccionar la labor didática pedagógica de los docentes a tiempo parcial de la SUM Ranchuelo"

Correo Electrónico:

 

 

 

 

 

 

Autor:

Eloina Fowler Hernández

Diamis Z. Valdés Francesena

diamisv[arroba]uclv.edu.cu

Ydania Díaz Avalos

idaniad[arroba]uclv.edu.cu

SUM Ranchuelo

Curso 2009-2010

Monografias.com


Partes: 1, 2


 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Educacion

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.