Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     
 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Fundamentos teóricos y metodológicos del extensionismo agrícola (página 2)




Partes: 1, 2


Durante los siglos XVII y XVIII en varios países europeos se desarrolló una literatura copiosa sobre materias agrícolas, dentro de los cuales se pueden mencionar a Francia, donde la publicación de obras sobre la agricultura se vio muy fomentada por la gran serie de volúmenes denominados comúnmente la Enciclopedia (1751-1770); a Gran Bretaña donde ya con anterioridad unos 200 autores diferentes habían escrito obras agrícolas; Los Annals of Agriculture and other Useful Arts, publicación periódica iniciada den Londres en 1784 por Arthur Young, contribuyeron no poco a los avances de la agricultura en América (True, 1929).

Etapas por la que ha transitado el proceso de extensión agrícola en el mundo.

Al realizar los estudios acerca del proceso histórico del extensionismo agrícola, es necesario analizar las etapas y períodos por las cuales ha transitado, de forma tal que facilite una mejor comprensión de su desarrollo. Se asume como período y etapa las definiciones abordadas por Plasencia (1994), donde plantea que en el período "(…) se sintetizan varios lapsos en los cuales se resuelven determinados problemas históricos que poseen fundamentalmente significación para la realización de la tendencia de desarrollo de una determinada época histórica (…)" y etapa "(…) concepto de menor amplitud temporal dentro de los períodos históricos particulares".

El análisis sistemático de etapas y períodos ofrece la periodización del hecho o fenómeno analizado, se asume como periodización la ofrecida por Sánchez Toledo (1998), donde plantea que, "(…) la periodización es la definición esencial del contenido principal de las tareas del devenir y desarrollo de los procesos históricos, características del pueblo, país, región o de la humanidad en su conjunto".

Etapas:

  • Origen de la Práctica de Extensión. Mediados Siglo XVIII y Siglo XIX

  • Profesores de Agricultura Itinerantes. Finales del Siglo XIX y Principios del XX.

  • Servicio de Extensión Cooperativo Siglo XX.

  • Creación de Servicios de Extensión en Siglo XX.

  • América Latina.

Dentro de los trabajos consultados según Rivero (2008) se encuentran documentos publicados por la FAO en sus publicaciones periódicas (1998). En Escocia surgen asociaciones con el fin de promocionar muchos de estos artículos y se desarrolla la Sociedad Filosófica Americana, fundada en 1774 bajo la dirección de Benjamín Franklin, la que posteriormente se convierte en 1785 en la Sociedad de Filadelfia para la Promoción de la Agricultura. Pero no es realmente hasta mediados del siglo XVIII y principios del XIX cuando aparece una verdadera institucionalización de la Extensión, motivo por el cual se comenzó el estudio de las diferentes etapas a partir de este momento histórico en el proceso de la extensión agraria en el mundo como fenómeno social y decisivo en el desarrollo de la agricultura.

Es a partir del siglo XIX que en algunos países de Europa la extensión se institucionaliza en forma de servicios estatales. Ya en el siglo XV, el famoso agrónomo Herrera abogaba por la creación de cátedras de enseñanza. La enseñanza de la agricultura no es, desde luego, una innovación de los renovados métodos pedagógicos de los siglos XIX y XX, aunque el empeño puesto en las sociedades industriales por elevar la productividad del sector primario y abastecer adecuadamente a ciudades cada vez con un mayor crecimiento demográfico, impulsó sin duda esta actividad. Es necesario mencionar que en el siglo XVIII, se realizaban prácticas de extensionismo, con acciones de carácter educativo e informativo con contenidos técnicos y económicos (Fernández, 1986).

A mediados del siglo XVII aparecen en todos los campos del pensamiento, espíritu crítico que quieren liberarse de la tradicional dominación religiosa en el análisis de los fenómenos naturales y humanos. Para ello se basaron en la ideas de emancipación que habían iniciado por una parte, Francis Bacón, para quién el origen del saber debía estar en observación y experimentación; y, por otra, Descartes quién confiaba en la razón para descubrir las verdades del mundo. En esta corriente de ideas se encuentra la ilustración agraria, que en el último tercio del siglo XVIII, abogaba por una extensión de los conocimientos científicos agrícolas, no solo para el labrador, sino para toda la población a través de la enseñanza primaria.

Origen de la extensión agrícola

Existen muchos ejemplos en el siglo XVIII en Europa de párrocos de aldea y maestros, así como de grandes propietarios agrícolas y agricultores progresistas quienes, tanto individualmente como a través de Sociedades Agrarias, intentaron llamar la atención de agricultores locales sobre el conocimiento agrícola y exhortarlos adoptar nuevas y mejores formas de hacer en sus cultivos y ganados. (Aragón, 2000). Durante la primera mitad del siglo XIX, la educación agraria de nivel superior y la investigación fueron organizadas en Europa, los Estados Unidos de América y Rusia, esto fue posible gracias al trabajo de las Sociedades Agrarias fundadas en el siglo XVIII en los tres continentes. Algunos países europeos, especialmente Francia y España, pensaron en la oportunidad de que las enseñanzas agrícolas fueran impartidas de modo teórico a todos los menores como parte de la formación general de carácter primario.

En Cuba se puede encontrar en esta etapa analizada, el pensamiento de José Martí sobre su visión de la enseñanza de la agricultura hacia los campesinos y personas con menor alcance del conocimiento de esta ciencia. En el artículo Maestros Ambulantes declara "Es necesario mantener a los hombres en el conocimiento de la tierra y en el de la perdurabilidad y trascendencia de la vida" (obras completas).

En los planteamientos realizados por nuestro Héroe Nacional, se avizora con mucha profundidad la necesidad de que se desarrollara un proceso de enseñanza por parte de los maestros dirigido a los productores, esta es precisamente una de las funciones que se concibe en la actualidad como tarea de los extensionistas, y expresó José Martí: "Qué júbilo el de los campesinos, cuando viesen llegar, de tiempo en tiempo, al hombre bueno que les enseña lo que no saben, y con las efusiones de un trato expansivo les deja en el espíritu la quietud que quedan siempre de ver a un hombre amante y sano (…) con qué alegría no irían todos a guarecerse dejando palas y azadones, a la tienda de campaña, llena de curiosidades por el maestro, citado por Assenza (1998). Martí se preocupa por el papel educativo que se le debe conceder a la enseñanza de las técnicas agrícolas, desde aquella época del siglo XVIII, dirigido a los campesinos para colocarlos muy cerca de los adelantos de la ciencia y la técnica en esos momentos y de esta manera también contribuir a la erradicación de la ignorancia del campesinado.

La extensión en América Latina

La transformación del mundo rural y de la agricultura, así como de la relación entre esta y los demás sectores económicos, que se viene sucediendo en los países de ALC en los últimos quince años, en un contexto mayor de extraordinario cambio tecnológico, de acelerado crecimiento del comercio y de patrones productivos de carácter transnacional; ha tenido como consecuencia la necesidad de revisar los conceptos de desarrollo agrícola y rural, los métodos de trabajo, los instrumentos organizacionales, las políticas y las relaciones entre los actores y factores del desarrollo. La ausencia de apoyo e información que se les ha brindado a los productores en estos países de América Latina los ha mantenido aislados de los procesos de superación y asesoramiento que necesitan, y de otros servicios que se complementan como son, la investigación científica y social y la distribución de los insumos y las políticas relacionadas con la comercialización.

Los servicios de extensión agraria, generalmente han establecido como objetivo el difundir nuevas tecnologías y educar al productor para mejorar su desempeño productivo. Este propósito no se ha visto alcanzado en los países de América Latina y el Caribe tradicionalmente por numerosas dificultades con relación a que las orientaciones y recursos financieros son reestructurados de acuerdo a las políticas vigentes que generalmente afectan estos programas que contribuyen al desarrollo de los procesos de extensión agraria (Rivera, 2008).

En América Latina y el Caribe, la mayoría de los organismos nacionales de extensión agrícola tuvieron sus inicios a mediados de los años 50, habiéndose establecido algunos pocos a finales de los 40 y otros a principio de los 60. La experiencia de Asia y Oceanía fue análoga a la de América Latina y el Caribe, salvo que el periodo central fue en torno a 1960. Por otra parte, los países del tercer mundo contaban con pocas Facultades de Agronomía o Universidades Agrícolas cuando alcanzaron la independencia, en casi todos los países la extensión agrícola estuvo adscrita al Ministerio de la Agricultura, y no a una Facultad de Agronomía como ocurría en los EUA. (Anon, 2002).

En la mayoría de los países del tercer mundo ha existido y sigue existiendo una grave escasez de personal agrícola capacitado, desarrollando a la vez funciones administrativas y reglamentarias. La mayor parte de estos países cuenta con algún tipo de organización extensionista. Sin embargo, la experiencia en este caso no ha sido muy satisfactoria. Muchos donantes se sienten frustrados en sus intentos de mejorar este sistema (Lozano, J. A. 2004). Para los agricultores las consideraciones económicas y sociales pueden tener un gran peso en sus decisiones, y por lo tanto sería en vano proponer técnicas a los agricultores que no respondan a sus intereses o para las cuales no disponen de acceso necesario a medios y materiales financieros.

En la época actual, de importantes cambios en el contexto general a escala regional, la extensión agrícola hace un esfuerzo por interpretar la realidad coherentemente con dichos cambios. Con base en ello, ha adelantado acciones que tienden a reestructurar su orientación, misión, visión, objetivos, modalidades, selección de las poblaciones meta y sus orientaciones metodológicas. No obstante, aún estas iniciativas se han quedado cortas para responder con los grados de eficiencia requeridos para impulsar el desarrollo agropecuario en función de las características del contexto, coincidiendo con Hernán, González M (2002) no solo estas iniciativas se han quedado cortas, sino que se deben extender en cada rincón donde exista el extensionismo agrario.

La multi-dimensionalidad en la extensión es cada vez más exigente, pues demanda un mayor esfuerzo por estructurar un pensamiento integral y sistémico que permita capturar la realidad con mayor rigurosidad y en función de ello diseñar estrategias más coherentes y eficaces, según Hernán, González M (2002).

La extensión desde su nacimiento, ha sido concebida como un servicio público, bajo diferentes concepciones, arreglos o modalidades. En sus diferentes etapas de desarrollo, siempre la intervención del Estado ha establecido las pautas fundamentales de su funcionamiento, en la medida en que este organismo actúa como asegurador del bien general de la sociedad.

Se han realizado experiencias en municipios como Salcedo y Loja, pertenecientes a Ecuador que muestran que si los pobladores son los protagonistas del proceso de desarrollo y la capacitación que se entrega moviliza sus capacidades y recursos en actividades económicamente viables, pueden lograrse actividades significativas en la lucha contra la pobreza, y el mejoramiento de las condiciones de vida enfocando el tema de salud integral al ser humano y no de dar soluciones, parches a problemas como lo son la nutrición de los niños, adultos y ancianos y además sin que se deteriore el medio ambiente. Para que esto ocurra, las inversiones deben tomar en consideración las necesidades de la gente, así como sus recursos materiales y los conocimientos existentes. Así los pobres dejan de ser una carga social para transformarse en creadores de riqueza y multiplicadores de empleo. Todas estas acciones generaran en un futuro no lejano bienestar a las comunidades que decidan acoger como suyo el proceso realizado en otras comunidades.

Consideraciones sobre el sistema de extensión agrario en Cuba

Los cambios globales han tenido un gran impacto en el sector agrario cubano, el que a su vez ha tenido que hacer ajustes esenciales como vías para elevar la producción agraria en el nuevo contexto. La aparición de nuevas formas sociales de organización y la diversificación de la producción han tenido como consecuencias, la ampliación del radio de acción del Ministerio de la Agricultura (MINAG) en cuanto al número de productores involucrados en el proceso productivo y sus necesidades de información. Esta propia diversidad de formas de producción conduce a la necesidad de la organización e implementación de un sistema de extensión agraria lo suficientemente flexible para la adaptación a un espectro amplio de condiciones, ya sea, de carácter agrícola, social y ambiental y que impliquen un mayor protagonismo de los productores (López et al 2001). En consecuencia con lo anterior, la alta dirección del MINAG y del CITMA y el Área de Desarrollo y Servicios Técnicos a través de la Dirección de Ciencia y Técnica (DCT), orientaron el diseño y ejecución de un sistema nacional de extensión agraria que respondiera a las exigencias y expectativas de los productores y sobre todo, que estableciera una sintonía entre todas las organizaciones, centros, instituciones y organismos involucrados.

Como resultado de estos esfuerzos el Sistema de Extensión Agraria (SEA) fue oficialmente aprobado por las máximas instancias del MINAG y del CITMA en Febrero del 2000, iniciándose a partir de esta fecha, el proceso de establecimiento en todo el país. Desde esta perspectiva el sistema de extensión agraria debe contribuir al aumento de la producción, productividad, ingreso neto y bienestar de las familias sin detrimento al medio ambiente, a través del fortalecimiento de la organización de la producción, de la participación plena de todos los productores en este proceso de organización y de la utilización de métodos educativos. Se considera la extensión, como la intervención para el desarrollo y a su vez es concebida como un proceso de transformación social con una implicación directa de la institución educativa en su ejecución.

Un elemento a destacar en la agricultura de la capital, según Rivera (2008) es la creación de los Consultorios Tiendas Agropecuarios (CTA), los cuales ascienden a 52 en la Ciudad de La Habana y tienen como objetivo fundamental el asesoramiento tecnológico a la población que se inicia en la producción de hortalizas y vegetales, fundamentalmente, como vías de autoconsumo o de comercialización. En estos Consultorios Tiendas Agropecuarios, aparece una figura distintiva y reconocida por los pobladores de la comunidad, son los extensionistas, que brindan asistencia técnica y capacitación a los productores en el manejo de sus áreas agropecuarias.

La revisión documental efectuada a los materiales de la Dirección de Ciencia y Técnica del MINAG, plantean las principales funciones de la extensión agraria y los extensionistas que se desempeñan en las diferentes entidades agropecuarias.

Funciones del Sistema de Extensión Agraria y de los extensionistas

(Dirección de Ciencia y Técnica del MINAG).

Las condiciones actuales del desarrollo de la actividad agropecuaria, matizadas por la sustentabilidad y el mantenimiento del equilibrio de los agroecosistemas, le imprimen una dinámica que requiere que las funciones, estrategias y operacionalidad de los sistemas de extensión, estén constantemente ajustándose a las condiciones de cada comunidad o región. La revisión documental a los materiales de la Dirección de Ciencia y Técnica del MINAG, plantea que las principales funciones de la extensión agraria son las siguientes:

  • 1. Asesorar técnicamente al productor y promover una mejor vinculación de éstos con los centros de investigaciones y desarrollo de innovaciones tecnológicas.

  • 2. Establecer los medios y métodos para lograr un sistema eficiente de comunicación, tanto con el sector académico como con los productores sobre las opciones tecnológicas requeridas para retroalimentar permanentemente a todas las instancias que participan en el sistema.

  • 3. Promover cambios que contribuyan a lograr mayor eficiencia operativa y económica del proceso productivo.

  • 4. Realizar estudios de diagnóstico en las explotaciones agropecuarias y forestales para identificar las problemáticas, tanto de carácter tecnológico como socioeconómico que permitan establecer programas de desarrollo de estas entidades.

  • 5. Utilizar métodos de investigación participativa que permitan a los productores desarrollar sus potencialidades y mejorar el proceso de adopción de nuevas tecnologías tanto nacionales como internacionales, así como la promoción y difusión del conocimiento local.

6. Identificar productores de avanzada y utilizarlos como una de las vías de difusión de los conocimientos científico-técnicos.

7. Promover y organizar la realización de actividades con los productores, tales como talleres técnicos, ferias, concursos y exposiciones, demostraciones y días de campo.

  • 8. Orientar y capacitar a los productores en relación con las políticas y estrategias trazadas por el Organismo y el Estado para la actividad agraria, especialmente en la asimilación de los cambios estructurales e institucionales.

Las principales funciones de los extensionistas son las de planificar, ejecutar, dar seguimiento y evaluar las acciones de apoyo integral a los productores en aspectos de la investigación - desarrollo del sector agropecuario sobre la base de los resultados de los diagnósticos participativos. Para realizar esta función fundamental, el extensionista debe utilizar métodos y técnicas participativas de extensión e investigación - desarrollo y utilizar además la información que se genera de estos procesos para ayudar a la toma de decisiones de los productores.

Por último el extensionista debe demandar el apoyo necesario de la Delegación de la Agricultura de la provincia, de los dispositivos de servicios y asistencia técnica y de los Institutos de Investigación Nacional o a sus respectivas Estaciones Experimentales, de los Institutos Politécnicos Agropecuarios (IPA), de las Universidades o Unidades Docentes en el área de su competencia, con el propósito de asegurar una mejor atención a los productores.

El sistema de extensión en la provincia de Pinar del Río

La provincia de Pinar del Río se caracteriza por ser eminentemente agropecuaria. Su extensión territorial es de unas 1 090 533 has de ellas, 574 247 son áreas agrícolas destinadas a las producciones vegetales y animales (52,7%). El municipio Pinar del Río abarca 70 779 has y de ellas se cultivan unas 25 445, que representan el 35.9%, el resto son áreas no cultivables por diversos motivos, según Zulueta, Menéndez (2009).

El sistema de extensión en la provincia de Pinar del Río está constituido por un equipo de trabajo interdisciplinario que representan 24 organismos y entidades del territorio dentro de los cuales se encuentran la Universidad de Pinar de Pinar del Río, CITMA, Sanidad Vegetal, Estación Experimental de Tabaco, el Instituto de Suelo, Forum de Ciencia y Técnica, el Movimiento Campesino a Campesino, Consejo Científico Técnico, Sindicato Agropecuario y Tabacalero, la Sede Universitaria Municipal, entre otros. El sistema de Extensión en la provincia está en función de las características de cada municipio (Martínez, Odalis 2005).

Por la complejidad en cuanto a las diferentes formas de producción y tenencias de la tierra, el sistema de la agricultura en el territorio ha empleado ramalmente programas de capacitación, asistencia técnica o servicios extensionistas a sus productores, a través de las entidades estatales generadoras de estos servicios, las cuales siguiendo las principales líneas de desarrollo y directivas, en correspondencia con las condiciones socio-económicas y las demandas de las bases productivas, han mantenido estos servicios y asesorías en el sistema de la agricultura (MINAG, Serv. Tec. 2008). En este sentido la prestación de estos servicios hacia las entidades productivas agropecuarias ha continuado multiplicándose, se han creado comisiones técnicas ramales desde el nivel central, provincial, y territorial hacia los 14 municipios, asesorando la base productiva ramal y sus diversos productores. Se han introducido logros, experiencias y resultados investigativos con resultados muy significativos.

Dentro de las acciones desarrolladas por el sistema de extensión se encuentran las siguientes:

  • Desarrollo de proyectos en función de las problemáticas surgidas en los diagnósticos de las unidades productivas.

  • Desarrollo de acciones de capacitación para extensionistas y promotores.

  • Introducción de variedades en el cultivo del tabaco.

  • Introducción de variedades de granos y hortalizas.

No obstante a ello, hay que considerar dos aspectos en particular: primero, que estos servicios extensionistas siempre se han programado de forma disciplinar, parcelaria, ramal, en su generalidad: y segundo, que los problemas productivos identificados actualmente y que existen en cada escenario natural no pueden continuarse tratando con enfoques disciplinares ni unilaterales, sino desde enfoques sistémicos y multidisciplinariedad, dados los diversos factores que intervienen en los mismos.

Dentro de los múltiples problemas objetivos que afectan los sistemas productivos agropecuarios en la provincia, según Zulueta, Menéndez (2009) existen los siguientes:

  • Permanentes degradaciones de los suelos productivos por malas practicas, manejos ineficientes de tecnologías y laboreos agrícolas que conllevan a procesos de salinización, compactación, etc.

  • Bajos rendimientos agrícolas, porcinos, lecheros, forestales, así como problemas con la calidad de las producciones obtenidas.

  • Deterioro ambiental y procesos de contaminaciones diversos.

  • Perdidas de la biodiversidad local y serias afectaciones por enfermedades y plagas en vegetales y animales.

  • Perdidas financieras en el sector empresarial.

  • Insuficientes volúmenes productivos que no satisfacen las demandas del consumo ni garantías para la exportación generadora de divisas.

Definiciones de extensionismo agrícola

El estudio sobre el termino de extensión en Cuba y el mundo, demuestra una utilización muy abarcadora, por lo que se hace difícil la diferenciación del termino entre validación de tecnología, capacitación, servicios técnicos o comunicación.

El análisis realizado a documentos de la obra del doctor Polan Lancki, precisa que la extensión agraria puede ser definida como la integración de conocimientos diferentes para la acción, que permite la definición e implementación de un proyecto de desarrollo por parte de un individuo, de una unidad de producción o de un territorio. En América Latina, refiere Engels, la extensión agrícola se relaciona con un asesoramiento más integral con las familias rurales más necesitadas, no como una asesoría netamente técnica.

Es muy usual encontrar en la literatura frecuentemente, para denominar al Extensionismo Agrario, los términos de Transferencia de Tecnología, Asistencia Técnica, regularmente se refiere a asesorías especializadas puramente técnico-productivas dirigidas a los productores agropecuarios. Los estudios realizados por Paulo Freire, refieren que la extensión agrícola pretende encontrar caminos para convertir el encuentro entre asesor y campesino en una experiencia humana en la cual las personas aprenden colectivamente a construir su futuro, el mismo que debe ser fruto de su propia iniciativa, esfuerzo y creatividad y para el cual no existen relaciones de ante mano.

Como se puede apreciar, en las definiciones analizadas anteriormente, prevalecen algunos elementos comunes en su conceptualización. La extensión no es una estructura monolítica, es un proceso continuo, educacional por el que se comunica una información útil a la población y luego se le ayuda a adquirir los conocimientos, y aptitudes; se les ayuda a aprender como aprovecharla ventajosamente para construir una vida mejor para sí mismos, sus familias y la comunidad entera, se les brinda apoyo técnico en el manejo de la fincas o entidades agropecuarias con la identificación de problemas las asesoráis y la conservación del medio ambiente, por lo que de la función extensionista pueden servir igual de bien tanto el sector privado como el publicó.

Analizando los criterios de diferentes autores podemos mencionar tres intentos por definir la extensión:

  • a) La extensión agrícola debe ayudar a mejorar las condiciones de vida del agricultor y su familia. El asesor tiene la función de trasmitir conocimientos científicos que permitan al agricultor manejar su finca de manera eficiente.

  • b) La extensión es un proceso en el cual el asesor intenta motivar y capacitar al asesorado a actuar de manera apropiada para solucionar sus problemas agudos. El conocimiento de las interrelaciones de los problemas impulsa a los afectados y da sentido a su actuación. Es una relación de compañerismo, el asesor solo tiene como meta el bienestar de la persona a la cual está asesorando. Debe garantizarse la autoresponsabilidad y libertad de decisión del asesorado ya que el carga finalmente con la responsabilidad por las consecuencias de su actuación.

  • c) La extensión agrícola pretende encontrar caminos para convertir al encuentro entre asesor y campesino en una experiencia humana en la cual las personas aprenden colectivamente a construir su futuro, el mismo que debe ser fruto de su propia iniciativa, esfuerzo y creatividad para el cual no existen soluciones de antemano.

De forma general, la extensión es un proceso educativo y continuo, de intercambio mutuo que contribuye a trasmitir y elevar los conocimientos científicos, mejora la calidad y las normas sociales de la comunidad, enriquece las habilidades prácticas con la aplicación de métodos y técnicas participativas y de tareas compartidas promueven el protagonismo de la población en la identificación y solución de los problemas.

El trabajo de extensión.

En casi todos los países del mundo existen hoy en día servicios de extensión agrícola de uno u otro tipo. Muchas de estas organizaciones no son realmente "de extensión" sino que constituyen por si mismas servicios de asesoramiento técnico. Sin embargo, muchas de ellas siguen operando de acuerdo a las ideas básicas de la "labor de extensión"como fueran originalmente desarrolladas en los Estados Unidos y que consiste en programas de educación no formal para adultos que viven en zonas rurales, en los temas de agricultura, ganadería, economía doméstica y similares (Jacobsen, J. 1993).

El funcionamiento de la extensión constituye el vinculo vital entre el investigador, por una parte y la población rural por la otra, entre la investigación científica y su aplicación practica. El extensionista debe cooperar con ambas partes para establecer y mantener la comunicación entre ellas. Sin embargo, el funcionario de extensión no es un simple intermediario o distribuidor de las ideas de otros, sino que debe ser un profesional. La labor de extensión es descrita a menudo como la "ayuda al agricultor a ayudarse a si mismo". Esta es una buena definición porque expresa la fe implícita del funcionamiento de extensión en la capacidad de la gente de campo a modelar su propio destino.

Inicio de los programas de carácter extensionista

El empleo de instructores ambulantes para mejorar la agricultura se inicio por primera vez en América del Norte en 1843, cuando el Comité de la Agricultura de la Asamblea de Nueva York sugirió que la Legislatura autorizase a la Sociedad Agrícola Estatal para emplear a un agricultor práctico y científico que diera conferencias publicas en todo el estado sobre conocimientos prácticos y científicos (True, 1928). Ese año la Sociedad comenzó a patrocinar conferencias por los pueblos.

En Ohio, en 1845 la Sociedad Agrícola Estatal escoge un número suficiente de personas competentes para dar conferencias… sobre todo las ciencias que tuvieran relación con la agricultura. Según este autor, también propugnó la formación de clubes de agricultores en cada centro urbano para celebrar reuniones, al menos mensualmente, en las que se darían conferencias sobre ciencias y su aplicación a la agricultura, se leerían informes de comités sobre visitas a las explotaciones agrícolas de los socios (Aldes, C. Haverkort, B. & Van Velthuizen, L, 1993)

En 1848, se crea en Maryland la oficina de químicos agrícolas estatales, en los estatutos se les exigía pronunciar una conferencia publica en cada distrito electivo y una serie de conferencias en cada municipio y en algún lugar central del condado de Baltimore. En 1853 Edward Hitchcock, presidente del colegio de Amherst y miembro de la Junta Estatal de Massachussets, recomendó la creación de institutos de agricultores, que fueran precursores educacionales principales de la extensión agrícola en los Estados Unidos. En 1914 se estableció formalmente en los EUA la extensión agrícola y se patrocinaron ese mismo año 8861 cursillos para agricultores con una asistencia total de 3 050 150 personas (True, 1928).

Aspectos para definir un programa de extensión

Un programa de extensión debe diferir en varios puntos importantes de un programa ordinario de estudios.

  • El programa de extensión debe ser práctico, en oposición a lo teórico y debe satisfacer una necesidad reconocida por las personas a las que le sirve su labor cotidiana.

  • Los programas de extensión deben ser flexibles para enfrentarse con condiciones cambiantes.

  • También deben ser generales para proporcionar soluciones a la vasta cantidad de necesidades de toda la población rural.

Los programas de extensión deben estar bien planeados para conseguir una contribución constante en el desarrollo rural. Estos no deben considerar solamente las necesidades inmediatas de la gente, sino que debe prever los menesteres del futuro. Un programa que este concebido solamente para enfrentar los problemas inmediatos resulta frecuentemente en un esfuerzo perdido, porque las condiciones varían. Un programa de extensión no puede ser una formula patrón para todo, sino que debe hacer frente a la realidad y a las condiciones existentes en cada lugar. Comencemos afirmando, por lo tanto, que el programa se basa en una declaración sobre los objetivos del Servicio de Extensión, en una lista de los problemas que deben ser resueltos y en las soluciones propuestas. Se basa en un análisis de las situaciones existentes y de las necesidades de la gente en el lugar.

Los agentes de extensión

Como se ha venido analizando la extensión agraria ha pasado de un enfoque verticalista, de transferencia de tecnologías a un enfoque horizontal y participativo donde se ve a los agricultores como sujetos activos de su desarrollo, pues son ellos los que deben detectar sus problemas, buscar las soluciones mas factibles para resolver estos problemas con la accesoria correspondiente. Por tanto también se exige un cambio de actitud del técnico o persona que asume la labor de extensionista. En estos casos, el rol del agente de extensión, no es traer un paquete tecnológico para ser adaptado por los productores con el objetivo que estos sean mas eficientes económicamente hablando, sino mostrar una canasta de opciones y oportunidades  teniendo en cuenta el conocimiento, situación yrealidad  de los mismos. Es decir que el productor es parte activa y fundamental en los procesos de cambio. El agente de extensión es un "facilitador" de los procesos de cambio, apoyando a los productores en la toma de decisiones a través de sus propios conocimientos, experiencias y entendimiento de la realidad.

Por tanto, este agente de extensión debe respetar todos los conocimientos por su valor propio, trata a los campesinos con respeto, trata de aprender de los campesinos y de sus colegas, busca fomentar la cooperación, le gusta ir al campo donde se hace el trabajo, evita el sesgo de las "vitrinas de proyectos", trata de llegar a todas las áreas El entiende que el desarrollo es cuestión de procesos, se preocupa más por el impacto y los avances cualitativos en su trabajo, siente que tiene mucho que aprender, relativiza el valor de cualquier método, sabe que ninguno tiene validez absoluta. No hace énfasis exagerado en los datos cuantitativos y estadísticos, siempre analiza la confiabilidad de los datos, usa enfoques interdisciplinarios y busca la participación de todos: gente de campo y técnicos.

Las capacidades básicas del extensionista se expanden sobre fundamentos personales de cualidades humanas que enaltecen y trascienden la especie humana, cualidades que se consideran esenciales y absolutamente irrenunciables e insustituibles: la ética, la autoestima, el autocontrol (disciplina, dominio de sí mismo), la responsabilidad (perseverancia, esfuerzo), la honestidad, la sociabilidad, el respeto mutuo, la tolerancia con las diferencias entre los congéneres humanos y, en síntesis, la capacidad de convivir.

Para lograr que el agente de extensión esté formado con todos estos valores se hace evidente que su formación sea basada en los principios y la metodología de la Educación Popular.

Enfoques de extensión

El enfoque expresa la filosofía que subyace al trabajo de extensión. Esta filosofía es un reflejo de valores y convicciones que puedan existir en un momento dado.

La historia de los enfoques.

Éxitos y fallas de la extensión han hecho evolucionar a ésta durante la segunda mitad del siglo XX.

Monografias.com

Las medidas de solución no solamente son el resultado de un proceso de "ensayo y error" como podría hacer pensar el cuadro anterior, sino también experimentaron la influencia de la discusión acerca de lo que era el desarrollo rural en términos más generales. En este contexto se cuestionaban sistemas oligárquicos y el paternalismo de los gobiernos frente a sus pueblos. Así surge la Investigación Acción Participativa (IAP) cuyo concepto central es el rol del científico comprometido con el pueblo en la defensa de sus derechos y su utopía o visión de desarrollo. También nace la Educación Popular con su concepto de acción-reflexión-acción que como la IAP se centra en la emancipación de las mayorías, la defensa de los marginados y la lucha contra las injusticias.

Hoy en día, podemos constatar la existencia de tres grandes tendencias en cuanto a enfoques:

1- Enfoque clásico-vertical.

La esencia de este enfoque es crear soluciones para combatir determinados problemas y transferir, es decir hacer llegar estas soluciones, a los grupos meta. Las soluciones son productos del trabajo de investigadores, o al menos especialista en la materia. Las problemáticas a las cuales las soluciones apuntan, han sido identificadas y priorizadas por los mismos especialistas que en el momento oportuno también se encargarán de la evaluación de la aceptación y adopción de la propuesta tecnológica por parte de los destinatarios. La aplicación de encuestas de tipo económico, con fuerte énfasis en el tema productivo, es faceta recurrente de este enfoque.

Monografias.com

2- Enfoque horizontal-doble vía-participativo.

Este moderno enfoque de extensión parte de los siguientes principios:

a) La valorización de los conocimientos que las poblaciones rurales tienen acerca de su realidad.

b) La comprensión de la vida de estas poblaciones en sus dimensiones social, cultural y económica.

c) La congruencia de acciones de desarrollo con la visión de las propias poblaciones acerca de sus necesidades y aspiraciones.

d) La conversión de las poblaciones en protagonistas de sus acciones y la.

e) Aceptación de un papel de facilitador por parte de las instituciones involucradas.

Esta escuela evita el uso de métodos y técnicas de diagnóstico extractivos e interpreta el diagnóstico como una instancia de aprendizaje e intercambio. Los destinatarios se involucran activamente en el proceso de planificación, seguimiento y evaluación, con el fin de apropiarse de él.

Monografias.com

3- Enfoque asesoramiento empresarial-financiación compartido.

Este enfoque cuenta con un elemento comercial porque las prestaciones en cuanto a asesoramiento son pagadas, por lo menos parcialmente, por el cliente. La iniciativa parte por el cliente que, frente a un objetivo establecido por él, procura encontrar la asesoría correspondiente.

En el caso óptimo, puede elegir entre varias propuestas. Del grado de satisfacción del cliente como también de la pertinencia en términos de objetivos depende si el proveedor de las asesorías es contratado nuevamente.

Bibliografía

  • Alejandro Delgado, M. 2005. Trabajo Grupal y Coordinación. Selección de Lecturas. Editorial CAMINOS. La Habana.

  • Alonso Alemán, A. León Segura, C. (2004. El nuevo paradigma del desarrollo territorial: un enfoque desde Cuba. Ponencia. Dpto. Desarrollo Económico Facultad de Economía. Universidad de La Habana, Cuba.

  • Anon, 2002. Documento de apoyo para los profesores de las Universidades Agrarias. Universidad Agraria de la Habana-Proyecto de Apoyo al Sistema de Extensión Agraria-Ministerio de la Agricultura.

  • Assenza, Parisi, V. 1998. La calidad ante los retos educativos del siglo XXI. Universidad Complutense. OEI. Madrid.

  • Baxter Pérez, E. 1998. La formación de valores. Una tarea pedagógica. La Habana. Editorial Pueblo y Educación.

  • Caballero, R. 1997. La asistencia técnica a los productores en Cuba. Instituto de Investigaciones Hortícola Liliana Dimitrova; La Habana, Cuba.

  • Caballero, Grande, R. 2007. En la unión está la fuerza. Revista Agricultura Orgánica N. 2, ACTAF. La Habana, Cuba.

  • Castro, Ruz, R. 2009. Resumen del VII Pleno de la Asamblea Nacional del Poder Popular. La Habana, Cuba.

  • Cárdenas, Díaz, I. 2006. El Extensionista: promotor del desarrollo forestal sostenible. Habana. Editorial Min Rex-FAO-MINAG.

  • Cárdenas, Díaz, I. 2009. Programa de Desarrollo Agropecuario Municipal. ACTAF, La Habana, Cuba.

  • Cárdenas. R. 2002. La agroecología se extiende a todos los rincones del país. Periódico Granma, Cuba.

  • Colectivo de autores. 2003. Metodología para la promoción de la agricultura ecológica. La Habana, Cuba.

  • Crespo, Álvaro. 2009. Comunicación personal.

  • De la Torre, E. 2007. Integración de elementos de extensión agrícola en el escalado a la producción del biomodulador enerplant en la caña de azúcar. Cuba. INICA. 5 p. (Monografía).

  • Declaración del VII Encuentro de Agricultura Orgánica y Desarrollo Sostenible. Santo Domingo, Agosto 2008.

  • FAO. 1998. Lo educativo al servicio de lo productivo. Enseñar y aprender produciendo. Oficina Regional. Santiago de Chile.

  • FAO. 2000. Desarrollo de sistemas agrícolas. Pautas para la conducción de un curso de capacitación en desarrollo de sistemas agrícolas. Roma.

  • Fernández, C. E. 1986. Joaquín Costa y la enseñanza de la agricultura en España del siglo XIX presentado en las Jornadas: Joaquín Costa: la agricultura, los agricultores y su formación. Madrid, 27-27 sept.

  • Jacobsen, J. 1993. Principios y métodos del trabajo de extensión. Israel.

  • Lozano, J. A. 2004 Conferencia de Extensionismo Agrícola, Documento. INTRANET. MICROCAMPUS, Facultad de Forestal y Agronomía, Universidad de Pinar del Río-Cuba.

  • Maunder, A. H. 1973. La extensión agrícola, Manual de consulta (versión abreviada). FAO, Roma.

  • MINAG, Servicios Técnicos. 2008. Diagnóstico territorial para la implementación del SEA en Pinar del Río.

  • Pérez, Consuegra, N. 2008. Revista Agricultura orgánica N.1, año 2008. ACTAF. La Habana.

  • Revista del Sur. 2000. Agroecología para combatir el hambre en el Sur. (http://www.revistadelsur.org.uy).

  • Revista ECOSUR. 2004. Distintas miradas a la producción orgánica de la región. Disponible en (http: //www.agendaorganica.cl).

  • Rivera Torres, G. 2008. Estrategia educativa sobre extensionismo agrario. Tesis presentada en opción al grado científico de Doctor en Ciencias Pedagógicas, La Habana, Cuba.

 

 

 

 

 

 

Autor:

Msc. Mileysis Benítez Odio

Msc. Jorge Alberto Lozano Maqueira

Msc. Alexei Y. Martínez Robaina

Centro: Universidad de Pinar del Río

SUM Pinar del Río.

2010

¨Año 52 de la Revolución¨

UNIVERSIDAD DE PINAR DEL RÍO

"HERMANOS SAÍZ MONTES DE OCA"

PINAR DEL RÍO


Partes: 1, 2


 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Agricultura y Ganaderia

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.