Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     
 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Impactos de la globalización en la educación superior para adultos (página 2)

Enviado por Said Holguin



Partes: 1, 2


Ningún político se atreve a poner en duda que la educación es un derecho humano. Sin embargo la falta de voluntad política, traducida en escasos programas y/o bajo financiamiento para los existentes, refleja que sin negar el derecho, el concepto de educación para adultos como derecho humano, no es parte de las prioridades gubernamentales locales y globales.

En la revisión de programas, propuestas que se impulsan en las instancias internacionales pudimos detectar algunos temas y conceptos faltantes que son de importancia para la Educación de los Adultos, así como retos para las organizaciones  sociales de colocar dichos faltantes en las agendas nacionales y globales a través de redes y movimientos sociales: 

  • 1. La Educación para los Adultos es el hijo "no querido" de gobiernos e instancias internacionales. Les afecta a todos pero nadie quiere hacerse responsable.

  • 2. La economía global, no ve como necesidad fundamental para el desarrollo de los países la educación para adultos, de ahí que al firmar las Metas de Milenio se haya solo puesto énfasis en la educación primaria para niños y niñas, con el argumento de que si se garantiza la educación primaria de los niños y niñas no habrá adultos analfabetas en el futuro y así, se eliminará el problema. Los adultos representan un gasto (son personas que son o dejarán de ser productivas a la economía global) a diferencia de la infancia que es una inversión (son los futuros trabajadores).

  • 3. En apariencia suena lógico, pero cabe preguntarnos si los adultos de ahora no deberían tener acceso a la educación gratuita y de calidad en tanto es su derecho humano ¿o solo a cierta edad se pueden hacer exigibles ciertos derechos? Si aceptamos este tipo de lógicas ¿no estamos vulnerando todos los derechos humanos?

  • 4. Educación básica solo se toma la primaria y en algunos casos la secundaria. Para las estadísticas solo se toma en cuenta las matriculaciones al inicio del siclo escolar, pero poco se habla de la deserción. Quienes concluyen la educación básica, sus posibilidades de continuar su educación son limitadas y para muchos inexistentes. Cabe preguntarse si realmente la educación básica es suficiente para la vida digna.

  • 5. Dónde queda el nivel universitario y la importancia de las escuelas tecnológicas para el desarrollo y que quedan en el limbo educativo y presupuestal. Dónde queda la educación para el trabajo, el reconocimiento del conocimiento adquirido ya sea en la educación no formal, como en las discusiones del fenómeno migratorio.

  • 6. Creación de herramientas metodológicas para el monitoreo de los compromisos firmados por cada país ante al ONU, en relación con la educación para adultos.

Efectos de la globalización en la educación para adultos

En América Latina los efectos de la globalización ha sido nefastos, si bien en todos los países se ha reducido la proporción de analfabetos en la población adulta, ésta aún representa 41 millones de personas, aproximadamente 110 millones de jóvenes y adultos no han culminado su educación primaria, lo que implica un manejo deficitario de las competencias básicas de lectura, escritura y cálculo. Este fenómeno es particularmente alarmante por su magnitud.

Se ha producido un importante avance en términos de universalización del acceso a la educación primaria, pero un 3% de los niños en edad de cursarla se encuentra fuera de las escuelas. A esto debemos añadir que ingresar a la educación primaria no es sinónimo de concluirla, ni de concluirla con calidad. Existen elevados niveles de repetición que provocan los problemas de sobre edad y conducen a la deserción.

El analfabetismo absoluto afecta a las personas de mayor edad, a los grupos de cultura originarias, y a los que habitan zonas rurales y aisladas. En los países latinoamericanos es mayor la proporción de mujeres analfabetas, mientras que en el Caribe no hispano parlante es mayor el porcentaje de varones.

La desigualdad también se refleja en que los mejores niveles de aprendizaje son sistemáticamente alcanzados por las escuelas urbanas y, dentro de éstas, por las escuelas privadas. De esta forma, los problemas de equidad no solo están vinculados al acceso de servicios educativos, sino también a la calidad de los servicios a los que se accede y a los resultados de aprendizaje que alcanzan los alumnos.

La descentralización de algunas responsabilidades no ha estado acompañada de una asignación de recursos y un apoyo técnico, administrativo y pedagógico que permita crear escuelas autónomas y efectivas.

Por su parte, la asignación de recursos públicos al financiamiento de la educación aparece seriamente limitada por las restricciones derivadas de la presión de la deuda externa. Esto lleva a niveles de gasto por alumno que difícilmente pueden garantizar una provisión de servicios de calidad para todos. Al mismo tiempo, la ineficiencia del sistema reforzada, en algunos casos, por altos costos administrativos, conlleva al desperdicio de importantes recursos

Los docentes son el factor más importante en la organización y entrega de los servicios educativos; sin embargo, los países carecen de políticas integrales que articulen la formación inicial y en servicio; los requisitos de ingreso, permanencia y desarrollo en la carrera docente con su desempeño, la responsabilidad por resultados y sus remuneraciones. Los esfuerzos de las reformas educativas han tendido a considerar al docente como un ejecutor de políticas que usualmente son definidas sin su opinión o conocimiento lo que, evidentemente, también ha limitado las posibilidades de que las políticas educacionales se conviertan en prácticas efectivamente desarrolladas en las escuelas y las aulas.

El tiempo efectivo dedicado al aprendizaje continúa siendo insuficiente, aunque en algunos países se ha aumentado el calendario y/o la jornada oficial de labores.

La introducción de nuevas tecnologías de la información y la comunicación es aún muy limitada, siendo que éstas pueden ofrecer oportunidades muy importantes para garantizar acceso, circular información y usar nuevas herramientas complejas para apoyar los procesos de aprendizaje.

La formación científica y tecnológica de calidad para todos es un desafío pendiente, ya que aún no ha sido incorporada de modo adecuado en todos los niveles educativos. Ese desafío es de primera importancia dada la necesidad de contribuir a la formación de ciudadanos competentes que actúen reflexivamente en una sociedad marcada por los crecientes cambios en ciencia y tecnología.

El proceso de globalización y su impacto educativo-cultural

La globalización actual, construida bajo hegemonía del capitalismo neoliberal.

No se trata de buscar cómo adaptarse a la globalización, sino se trata de ver cómo construir alternativas de alcance mundial.

Dichos procesos de globalización nos enfrentan a una contradicción fundamental nos referimos a la contradicción entre el capital y la vida. Cuando hablamos de vida, pensamos no sólo en la vida humana, sino en la vida de la naturaleza.

El modelo de desarrollo propuesto y construido desde la perspectiva neoliberal supone destrucción y exclusión de vidas humanas, así como destrucción de la naturaleza, se trata de un modelo que se conjuga con una concepción del progreso entendido en forma lineal y acumulativa.

Se supone que el crecimiento en las fuerzas tecnológicas corre paralelo con el crecimiento moral de la humanidad y que la utilización de los recursos naturales no tiene límites. El neoliberalismo es una concepción global, coherente y persistente, históricamente consolidada.

En el marco del neoliberalismo realmente existente las sociedades actuales se comportan como sociedades de dos velocidades, como dos sociedades distantes una de la otra. Hay concentración de crecimiento en un sector y empobrecimiento en sectores sustantivos de la sociedad.

  • Las prácticas de educación popular liberadora: opción ético-política.

En la construcción de alternativas al neoliberalismo, descubrimos -una vez más- el potencial de una educación popular liberadora. No puedo disociar dicho potencial emancipatorio de la figura, la vida y el pensamiento de Paulo Freire, así como de los cambios operados en su teoría. Freire era profundamente dialéctico y lo era también en relación a su manera de pensar.

En sus primeros trabajos, Paulo formuló el concepto de concientización como elucidación de la conciencia. A Paulo le parecía que si el oprimido veía las contradicciones y tomaba conciencia de ellas, desarrollaría acciones transformadoras. Posteriormente -con sus experiencias en África y en toda América Latina- Paulo reconoce la ingenuidad del concepto de concientización y lo somete a una dura crítica. Entiende que la realidad es más compleja y que los procesos educativos deben ir unidos a procesos y proyectos políticos y que éstos debían ser construidos con el protagonismo de la gente. El cambio operado no es secundario: revela un distanciamiento respecto al paradigma de la ilustración, integrando aportes del paradigma dialógico y de las corrientes posmodernas progresistas. En la "Pedagogía de la Esperanza" Paulo habla de ser "posmodernamente menos seguros" y de superar la actitud arrogante de un "exceso de certeza en las certezas". En su último libro, "La Pedagogía de la

Autonomía", Paulo sostiene que, "donde hay vida, hay inacabamiento." Lo propio del ser humano es ser inacabado y ser consciente de su incompletud.

La experiencia de la mortalidad es una experiencia radicalmente humana. Es sabernos limitados, en cuanto somos creadores permanentes. En dicha obra, Freire introduce el concepto de soporte, como espacio restringido, como territorio del cual necesita el animal para sobrevivir, para adiestrarse. Al soporte le falta la capacidad de opción. Y optar es poder actuar éticamente. Es elegir, incluso, una vida que no sea acorde a un proyecto ético. "Sólo los seres que se volvieron éticos, pueden romper con la ética."

Esto, que nos podría parecer una suerte de debilitamiento de la apuesta ética de la educación liberadora, por el contrario, para Paulo Freire, pensador dialéctico, no podía separarse de una postura profundamente radical, más radical aún frente a la dictadura del mercado. "El discurso ideológico amenaza anestesiar nuestra mente, confundir la curiosidad, distorsionar la percepción de los hechos, de las cosas, de los acontecimientos (...). En el ejercicio crítico de mi resistencia al poder tramposo de la ideología, voy generando ciertas cualidades que se van haciendo sabiduría indispensable a mi práctica docente.

La necesidad de esa resistencia crítica, por ejemplo, me predispone, por un lado, a una actitud siempre abierta a los demás, a los datos de la realidad y, por el otro, a una desconfianza metódica que me defiende de estar totalmente seguro de las certezas. Para resguardarme de las artimañas de la ideología, no puedo ni debo cerrarme a los otros, ni tampoco enclaustrarme en el ciclo de mi verdad."

Entiendo la educación popular, sobre todo, como un movimiento cultural, donde los centros e instituciones deben desempeñar un papel de servicio en relación al movimiento popular en su conjunto y, en especial, a la construcción de los procesos de poderes sociales y políticos.

Hoy nos enfrentamos a la urgencia de plantearnos con radicalidad las tareas de la educación popular, precisamente en tanto nos encontramos en medio de una profunda crisis de civilización. Las crisis son también posibilidades históricas de autocrítica, de creatividad y de construcción de alternativas. En el caso de la educación popular, construcción de alternativas junto a los sectores populares y sus organizaciones.

Sin embargo, el movimiento de educación popular hoy se ve enfrentado al riesgo real de perder su capacidad de transformación y su potencial de aportar a los procesos de construcción de sujetos colectivos protagónicos. Hay, al menos, tres factores que pueden incidir en este riesgo de neutralización. Ante todo, la posibilidad de que los procesos de construcción de democracia con participación popular queden capturados dentro de una lógica que crea una brecha entre el proyecto político y la participación de la gente.

En segundo lugar, la apuesta de muchos sectores del movimiento de educación popular en cuanto a incidir sobre las políticas públicas. Se trata de una situación compleja, en la cual convergen factores distintos. Por ejemplo, converge la necesidad de acceder a nuevas fuentes de financiamiento en virtud de que se han retirado las fuentes tradicionales. Estas últimas, en general, estaban animadas por un compromiso ético y político de transformación.

Las nuevas fuentes de financiamiento están más vinculadas a organismos gubernamentales o a organismos internacionales. Lo cual, por cierto, condiciona fuertemente las posibilidades de transformación e impone límites que, en ciertas circunstancias, resultan incompatibles con dicha intencionalidad transformadora. Converge, también, la búsqueda de incidir, superando la posibilidad de marginación. Sin negar que, en toda estrategia educativo-política importa la negociación para modificar políticas establecidas, sin embargo es bueno recordar que el movimiento de educación popular se debe a los sujetos populares y no a las políticas que se implementan en relación a los sujetos populares.

En tercer lugar, los organismos internacionales han captado la validez de las técnicas utilizadas y creadas por la educación popular, conocen el contacto directo que la misma tiene con la población, así como también su acervo de experiencias y su capacidad de flexibilizar las formas de organización. También conocen el papel que desempeñaron las ONGs.

En la lucha contra las dictaduras, así como su distancia frente a los políticas económicas apoyadas por el propio Banco Mundial. Si no estamos alertas frente a este panorama nuevo, puede suceder que nuestra buena intención de incidir en las políticas públicas termine en que serán los organismos internacionales los que incidirán decididamente sobre la política educativa que queremos impulsar. Tendremos un efecto a la inversa.

Quizás nunca como ahora, el movimiento de educación popular se ha encontrado ante un desafío tan radical. Si en otros momentos nos podía entrar la duda de cuál era su alcance, en tanto veíamos la educación popular acotada más bien a experiencias micro (talleres, procesos barriales y sindicales, proyectos, etc.), hoy esa duda no tiene lugar. En el rico acervo de muchos años de experiencia, la educación popular cuenta con un componente de enorme alcance ético y político.

Nos referimos a su postura de permanente enfrentamiento a la dominación, explotación y exclusión, es decir, a su capacidad de batallar en contra de la injusticia y la opresión. A la vez, este elemento se entrelaza con otro también de enorme alcance liberador.

La educación popular mantuvo siempre una firme postura anti-autoritaria, lo cual le permitió desarrollar una crítica permanente a las alternativas construidas por el socialismo real. No hay verdadera liberación sin democracia. La libertad no se construye a la sombra de la estadocracia.

La autonomía no germina bajo la sumisión, aún cuando ésta sea justificada como un requisito indispensable para construir un nuevo mundo. La novedad no crece en un clima de dogmatismo e intolerancia. La caída del muro para muchos significó una crisis de terribles consecuencias sociales y personales.

Muchos desistieron de la posibilidad de construir una alternativa, cayendo en el desencanto. Otros, en cambio, pasaron a combatir la posibilidad de la alternativa, identificándola con el totalitarismo. Muchos marxistas dogmáticos de antes hoy son fervientes liberales, con la misma carga de dogmatismo. Vivimos una época en que la alternativa no está a la vista. No soportamos este neoliberalismo agobiante y salvaje. Tampoco queremos reproducir el socialismo autoritario. En medio de la desesperanza, el movimiento de educación popular cuenta con el caudal crítico de experiencias, con su potencial emancipatorio. Como tal, tiene un aporte insustituible que realizar.

  • Reformas educativas y construcción de identidades autoritarias.

El proceso de globalización cultural ha innovado penetrando cada vez los espacios de socialización. Y lo hace a través de políticas sociales de corte compensatorio, orientadas a los sectores más vulnerables, pero descartando toda transformación de las estructuras violentas generadas por el mercado. De la misma manera, la reforma educativa implementada por los organismos internacionales, además de reorientar la educación unidireccionalmente hacia el mercado, produce un profundo trastocamiento del espacio socializador educativo, impulsando subjetividades competitivas, ahogando la capacidad crítica de pensar y de asombrarse, postergando transformaciones pedagógicas, fortaleciendo el avance hacia la insignificancia, adaptando a un conformismo generalizado consolidando relaciones de dominación jerárquicas, transmitiendo en forma mecánica los contenidos sin preocupación por los ritmos diversos.

Buscando, pues, neutralizar los potenciales emancipatorios de los docentes y estudiantes. El autoritarismo y la tecnocracia constituyen un rasgo distintivo de la implantación de estas políticas; se prescinde de los educadores como actores de los procesos deliberativos en torno a las finalidades e instrumentación de las reformas.

Siempre las sociedades de dominación lo han hecho, en tanto penetran con sus valores y pautas culturales, imponiendo un enfoque de la educación y, con mayor fuerza, un currículum oculto. Desde la década de los 60, las instituciones internacionales (Banco Mundial, CEPAL) desarrollaron políticas educativas en las que ya se comenzó a insistir en la importancia del "capital humano" como ingrediente indispensable en los procesos productivos; la educación pasó a ser una variable imprescindible del desarrollo económico. El Banco Mundial se incorporó -desde ese momento- a la financiación condicionada de la educación. Sin embargo, la elaboración más específica de políticas educativas, es característica de esta reestructuración mundial.

El Banco Mundial -después de haber una enorme responsabilidad en la deuda externa de nuestros países- ahora se ha dedicado a la planificación educativa. Un Banco actuando como pedagogo. Traslada el formato de sus análisis económicos al campo de la educación.

La educación es vista como insumo para generar "capital humano." Su eficacia se mide en la relación costo/beneficio. La calidad del capital humano es lo que asegura un efecto positivo en relación al empleo y al ingreso. Según la óptica del Banco Mundial se trata de superar la pobreza y asistir a los "sectores deprimidos", de modo tal que éstos puedan contar con oportunidades equitativas.

La equidad y el desarrollo sustentable -de los cuales habla el Banco- son posibles si los pobres superan su situación. El activo de los pobres está en su capital humano y en las posibilidades de utilización de su mano de obra. El análisis del Banco Mundial podría ser tildado de idealista si no fuera que es la principal agencia promotora de un crecimiento que supone exclusión. En realidad, se trata de una postura profundamente cínica, que contrasta con todos los indicadores referidos a la distribución del desarrollo. En palabras de Miguel Soler: "Se habla mucho de erradicación de la pobreza. Me pregunto si la contribución mayor que se hace a su erradicación no estará siendo la de erradicar a los pobres." Para el Banco Mundial " (...) en ningún momento se trata de desarrollar personalidades para que el alumno piense, sepa, haga y, sobre todo, sea."

Una ética y una política del mercado requieren de una educación para el mercado; una educación, no centrada en los derechos humanos, sino en la fuerza: la fuerza de la competencia, de la eficacia sin deliberación y de la instrumentalidad gerencial. Como acertadamente lo señala Coraggio, las políticas sociales, económicas y educativas están "cristalizando un contexto urbano amistoso para el mercado mundial, antes que un mercad o amistoso para la gente". Decididamente, el Banco Mundial se ha metido a educador.

Finalidad y objetivos de la globalización en la educación para adultos

La globalización en la educación tiene como finalidad renovar el impulso internacional al aprendizaje y la educación de adultos, y colmar la brecha entre la visión y el discurso, por una parte, y la falta de políticas sistemáticas y eficaces y de condiciones para el aprendizaje y la educación de adultos, por la otra.

  • Concretamente, los objetivos son:

  • Impulsar el reconocimiento del aprendizaje y la educación de adultos como un elemento importante y un factor conducente al aprendizaje a lo largo de toda la vida, del cual la alfabetización es la base.

  • Destacar el papel crucial del aprendizaje y la educación de adultos para la realización de los programas actuales de educación y desarrollo internacional.

  • Renovar el impulso y el compromiso políticos, y elaborar los instrumentos para su ejecución a fin de pasar de la retórica a la acción.

  • Resultados esperados

Para lograr los objetivos mencionados a fin de avanzar en el reconocimiento y la integración horizontal y vertical del aprendizaje y la educación de adultos, así como pasar de la retórica a la acción, se procurará concretar los siguientes resultados y productos:

  • fomento del apoyo activo, el impulso político y el compromiso con el aprendizaje y la educación de adultos en un país o entre países.

  • aseguramiento de la sinergia con las agendas, a nivel nacional e internacional.

  • creación de vínculos e interfaces con otras áreas por ej., salud, agricultura.

  • aumento de la cooperación nacional e internacional entre los gobiernos y la sociedad civil; organizaciones bilaterales y organismos de las Naciones Unidas.

  • concepción y aplicación de nuevas modalidades de financiación nacional e internacional (por ej., compromiso de las organizaciones internacionales de desarrollo y cooperación.

  • mejora del desarrollo profesional y de la calidad de la educación de adultos.

  • consolidación del empoderamiento de todos los actores responsables de la formulación de políticas, profesionales-practicantes, investigadores, sector privado, educandos adultos y no escolarizados.

  • producción de instrumentos aplicables o adaptables internacionalmente, niveles de referencia para medir el avance y asegurar la ejecución.

  • aprobación del documento final de la conferencia, como el Marco de Acción que incluye los instrumentos.

Proceso, estrategias y actividades de la globalización en la educación para adultos

Como principio general, la globalización en la educación para adultos se sustentará en alianzas entre organismos de las Naciones Unidas, asociados interesados en el desarrollo internacional, la sociedad civil, instituciones de investigación, el sector privado y los educandos en todas las actividades preparatorias.

El proceso de preparación incluirá los siguientes pilares:

  • Informes nacionales sobre el estado de la cuestión en materia de aprendizaje y educación de adultos a nivel nacional, que será preparado por los estados miembros de la UNESCO bajo el liderazgo de la Comisión Nacional de Cooperación con la UNESCO, basándose en cuestionarios e indicadores seleccionados.

  • Reuniones regionales preparatorias que evaluarán la situación regional y los desafíos planteados al aprendizaje y la educación de adultos. Estas reuniones se prepararán y organizarán en cooperación con la respectiva Oficina Regional de la UNESCO y serán acogidas por un estado miembro de la UNESCO en 2008.

  • El proceso de preparación comportará también:

  • consultas y revisiones temáticas (coordinadas e independientes), incluyendo vínculos con otras conferencias o actividades transnacionales o nacionales de educación de adultos, así como consultas virtuales emprendidas por el UIL o bajo el liderazgo de una organización asociada.

  • La recopilación de pruebas basadas en la investigación sobre los beneficios y la importancia del aprendizaje y la educación de adultos, incluyendo: casos seleccionados de prácticas exitosas o eficaces de aprendizaje y educación de adultos; estudios encargados (por ej., por organismos de la ONU y otros actores u organizaciones) para ayudar a comprender las barreras y destacar las opciones en el aprendizaje y la educación de adultos; estudios encargados que sinteticen y difundan los resultados de la investigación existente en el campo del aprendizaje y la educación de adultos entre los practicantes y responsables de la formulación de políticas; historias y voces de los educandos adultos y jóvenes no escolarizados, y su participación en las consultas y el análisis. la preparación de un Informe Global sobre Educación de Adultos.

Un elemento vital en la estrategia de preparación y seguimiento será la elaboración de niveles de referencia en el aprendizaje y la educación de adultos a fin de ofrecer instrumentos que midan el avance y aseguren la ejecución.

Una estrategia de comunicación y apoyo activo complementará el proceso de preparación.

Para apoyar la globalización en la educación la coordinación del proceso de preparación se ha constituido un grupo consultivo que funciona como unidad conceptual clave y comité asesor.

El Grupo Consultivo incluye entre 10 y 15 personas con un perfil de expertos en educación, que reflejan un equilibrio en términos institucionales, geográficos y de género. Sus miembros representan a los estados miembros de la UNESCO, organismos de la ONU, agencias de desarrollo, órganos intergubernamentales, organizaciones no gubernamentales internacionales o regionales y académicas, el país anfitrión.

Conclusiones

Said José Holguin Díaz

92-0839

La educación y en particular la Educación Superior es un campo en el cual se pueden aprovechar las ventajas de la globalización para propiciar efectos positivos en crecimiento económico, inclusión social, equidad y pertinencia.

En el caso de la Republica Dominicana, país en vía de desarrollo, la Educación Superior se puede aprovechar para la creciente integración a la economía mundial, para aumentar el acervo universitario y aportar a la solución de nuestros endémicos problemas: económicos, políticos, culturales, ambientales y de otros órdenes.

Si se aprovechan las oportunidades, Republica Dominicana será un país sin duda más competitivo y con mejores niveles de desarrollo humano, pero si se le da la espalda a las oportunidades se ampliará la brecha de desarrollo en el tiempo y se cuestionará la viabilidad como nación.

Teniendo en cuenta el foco en el estudiante, la flexibilidad curricular se convierte en el proceso clave de desarrollo académico. En tal sentido, hay una tendencia a establecer el sistema de ciclos, incrementar el número de electivas, disminuir el tiempo de duración de las carreras, facilitar la unión del pregrado con los postgrados y bajar el número de horas presenciales.

Como estrategia básica para mejorar la educación superior para adultos, existe una tendencia a implementar los títulos temporales e intermedios dentro del ciclo de la educación superior, es fundamental favorecer la movilidad estudiantil como estrategia de internacionalización.

 

 

 

 

 

 

Autor:

Said Holguín


Partes: 1, 2


 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Educacion

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.