Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     
 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Autoestima y el uso de perfiles dentro de las redes sociales cibernéticas en una muestra de adolescentes (página 2)




Partes: 1, 2, 3, 4

La sociedad de hoy necesita mantenerse informada sobre la tecnología y su impacto en los jóvenes (Wasden, 2006). Los padres necesitan tener una participación activa en el proceso de crecimiento de los adolescentes y necesitan conocer los intereses de sus hijos, así como los elementos que les afectan. La necesidad de conocer esos intereses hace necesario que los padres se involucren más en las actividades cotidianas de sus hijos con el fin de ayudarlos a mantener una buena autoestima (Branden, 1995). Por ello, es importante que la sociedad en general conozca acerca del tema de las redes sociales cibernéticas y sus efectos en los jóvenes, ya que en ocasiones el maestro, el vecino, el amigo e incluso los factores externos, son la influencia más importante en la vida de un ser humano (Branden, 1995). Según Barranquero (2003; http://www.saladeprensa.org/art498.htm), "la Internet ha transformado nuestras categorías mentales, nuestro modo de relacionarnos con el mundo y de comunicarnos con él. Desde sus inicios, ha sido el punto de arranque de múltiples transformaciones y cambios sociales, con implicaciones en todos los niveles del orden humano, político, económico, jurídico y cultural."

El trabajador social, por su parte, debe mantenerse al tanto del uso de la nueva tecnología, ya que ésta se ha convertido en una herramienta de uso diario para la sociedad (Obando, 2005). El Trabajo Social se aplica a diferentes campos y a diferentes cambios de circunstancias en la vida, por lo que los profesionales en esta disciplina deben comprender la realidad de cada sujeto tomando en cuenta su edad y los cambios evolutivos que se presenten (Smale, Tuson & Statham, 2003). Esta investigación ayudará a este profesional a capacitarse y mantenerse informado para realizar una intervención más efectiva con adolescentes de escuela superior dado que conocerá cuáles son los intereses de estos, como manejan su tiempo libre y los riesgos que enfrentan (depredadores sexuales, presión de grupo, acceso a compra de drogas y armas, violencia virtual y otros) en las redes sociales cibernéticas dado que es un mundo cambiante y socialmente menos estimulante (Wasden, 2006; Martínez, 2007; Roldán, 2008). Además, aportará conocimiento relacionado sobre la correlación de las variables de género, edad, adolescencia, programa académico, zona de residencia y estructura familiar en relación con la variable de uso de los perfiles en las redes sociales cibernéticas.

Variables Estudiadas

Durante la investigación se tomaron en consideración las siguientes variables:

Variables Independientes: Género, Edad, Adolescentes, Programa Académico, Zona de Residencia y Estructura Familiar.

Variables Dependientes: Autoestima, Uso de Perfiles dentro de las Redes Sociales Cibernéticas.

Definiciones Nominales y Operacionales de las variables

Para este estudio de investigación se utilizaron las siguientes definiciones nominales y operacionales:

Términos

Definición nominal

Definición Operacional

Autoestima

"Amor o aprecio de un individuo hacia sí mismo o a todo lo que parecía constituir un aspecto central de su si mismo". (Diccionario de Psicología, 2000, p.129)

Grado de satisfacción que poseen los participantes del estudio sobre si mismo. Esto se reflejará en las puntuaciones obtenidas en la Escala de Autoestima de Collazo (2004).

Género

"En Sociología dícese del concepto de sí mismo que tiene un individuo en tanto varón o mujer, concepto que va más allá de las simples diferencias biológicas, enlazándose con las expectativas de rol y las conductas esperadas según el sexo de pertenencia". (Diccionario de Sociología, 2006, p.180)

Masculino o femenino según autoreportado por los participantes del estudio.

Edad

"Fase de la vida en que se encuentra un individuo, medido en años de vida (edad cronológica), o teniendo en cuenta la evolución y transformación de sus órganos, funciones corporal y capacidad psíquica (edad biológica)". (Diccionario Enciclopédico de Sociología, 2001, p.258).

Años de vida autoreportado por los participantes del estudio.

Adolescentes

"Personas que transitan desde la niñez, hasta la vida adulta temprana". (Gómez, 2004, p.21)

Estudiantes entre 16 a 19 años de la escuela superior José F. Zayas del municipio de Coamo y que participarán del estudio.

Uso de Perfiles dentro de las Redes Sociales Cibernéticas

"La utilización de páginas Web que permiten a personas registradas como usuarios crear contactos con otros a través de redes de amigos, similares a las que haya creado cada usuario de la red. Es un proceso en cadena en donde el usuario conoce una persona, luego a través de esa conoce otra y sucesivamente". (Tecnologiard, 2007, Recuperado de www.tecnologiard.com).

Utilización de perfiles en las redes sociales de la Internet según autoreportado por los participantes del estudio.

Programa

Académico

"Conjunto de asignaturas, materias u ofrecimientos educativos, organizado por disciplinas, de tal forma que da derecho a quien lo completa satisfactoriamente a recibir de la institución que lo ofrece un reconocimiento académico oficial, producto del estudio formal, ya sea de nivel subgraduado, graduado o profesional". (Espada; Evaluar para transformar, p. 33 – 34; Recuperado el 27 noviembre 2007 de http://www.iesalc.unesco.org).

Programa de estudios en el que se encuentran matriculados los estudiantes que participarán en el estudio, ya sea regular o vocacional.

Zona Residencia

"Área en la cual se habita, incluye toda residencia, terreno y estructura; incluirá también cualquier sitio dentro de los límites de la propiedad o lugar a tres pies de distancia de la superficie principal de residencias o estructuras". (Junta de Calidad Ambiental; 2005, Reglamento de control de contaminación por ruido, p. 5 – 6).

 

Lugar donde viven los participantes del estudio, entiéndase urbana o rural.

Estructura familiar

"Es el conjunto invisible de demandas funcionales que organizan los modos en que interactúan los miembros de una familia. Dicho de otro modo: el conjunto de demandas funcionales que indica a los miembros como deben funcional. Así pues, una familia posee una estructura que puede ser vista en movimiento". (Cibanal, 2008; Recuperado el 10 diciembre 2008 de http://perso.wanadoo.es/aniorte_nic/apunt_terap_famil_4.htm).

Composición tutelar según autoreportado por los participantes del estudio, entiéndase ambos padres, madres solteras, padres solteros, madres y padrastros, padres y madrastras, abuelos y otros. Esta composición refleja con quién vive el participante al momento del estudio.

Limitaciones

Al realizar la investigación se presentaron las siguientes limitaciones:

  • 1. El tema de investigación no ha sido muy estudiado por lo que no existe mucha información confiable, convirtiendo la revisión de literatura en una limitada.

  • 2. Dificultad en obtener una muestra con las características requeridas ya que la mayoría de los estudiantes no entregaron las hojas de autorizaciones firmadas por sus padres.

  • 3. Se estableció que la muestra debía ser por disponibilidad por lo que los resultados no pueden ser generalizados a la población.

Diseño de la Investigación

Para la recolección de datos se utilizó un diseño transversal correlacional no experimental. Hernández, Fernández & Baptista (2006), señalan que la investigación transversal recolecta datos en un sólo momento, en un tiempo único y su propósito es describir variables y analizar su incidencia e interrelación en un momento dado. Por otro lado, estos autores señalan que la investigación correlacional describe relaciones entre dos o más categorías, conceptos o variables en un momento determinado y podría pretender analizar relaciones causales. Además, señalan que un diseño experimental es aquel estudio donde se construye la situación y se manipula de manera intencional a la variable independiente; después se observa el efecto de esta manipulación sobre la variable dependiente. Por tanto, definen al estudio no experimental como uno sistemático y empírico donde las variables independientes no se manipulan porque ya han sucedido. Las indeferencias sobre las relaciones entre variables se realizan sin intervención o influencia directa, y dichas relaciones se observan tal como se han dado en el contexto natural.

El presente estudio es uno transversal correlacional porque recolectó datos en un determinado momento en la Escuela Superior José Felipe Zayas en el Municipio de Coamo, para investigar las incidencias e interrelaciones de las variables independientes de Género, Edad, Adolescentes, Programa Académico, Zona de Residencia y Estructura Familiar con las variables dependientes de Autoestima y Uso de Perfiles dentro de las Redes Sociales Cibernéticas. El estudio es uno no experimental puesto que es sistemático y empírico en la recolección de datos mediante el uso de un instrumento ofrecido en el contexto natural de los sujetos y donde no se expuso a los participantes a ningún tratamiento durante el mismo.

CAPITULO II:

Revisión de literatura

Al examinar la literatura relacionada al tema de estudio, se encontró una serie de teóricos, así como de investigaciones de relevancia que sustentan los efectos del uso de las redes sociales cibernéticas y las posibles consecuencias en los niveles de autoestima que poseen los jóvenes que utilizan las mismas. Esta revisión de literatura fundamenta el uso de las variables de estudio y su correlación entre el género, edad, grado, programa académico y zona de residencia. Evidencian, además, aspectos importantes en el estudio de los efectos de la Internet en la sociedad moderna en la que se desenvuelven los adolescentes de hoy día.

La Internet: Proceso Histórico

Millán (1999), define la Internet como uno de los inventos más asombrosos de la comunicación mundial. Establece que su historia conocida comienza con los trabajos de Kleinrock (1960), quien publicó el primer documento sobre la teoría de conmutación de paquetes. Esta teoría consta de la compactación de los datos y la información de control en la que está especificado la ruta a seguir a lo largo de la red hasta el destino del paquete en un límite longitudinal de mil octatetos (Baran, 1992). Según Millán (1999), el experto en tecnología convenció a homólogos sobre la factibilidad teórica de las comunicaciones vía paquetes en lugar de circuitos, lo cual resultó en un avance en el camino hacia el trabajo informático en red.

Sin embargo, para Falla-Aroche (2006), los primeros escritos que documentan las interacciones sociales mediante el uso de la tecnología son de Licklider (1962), quien presenta el concepto de Red Galáctica para describir la red de información. Rouvrais (2008), por otro lado define la Red Galáctica como la separación del tiempo lineal en fragmentación usando una autopista de información de luz y banda de fotones. Falla-Aroche (2006), establece que fue Licklider quien concibió una red interconectada globalmente donde, a través de ella, cada persona pudiera acceder desde cualquier lugar a datos y programas.

Roberts (1965; según Leiner, Cerf, Clark, Kahn, Kleinrock, Lynch, Postel, Roberts & Wolff, 1997), fue la persona que conectó por vez primera un ordenador computarizado en Massachusetts con otro en California a través de una línea telefónica de baja velocidad, creando así la primera red de ordenadores de área amplia. Leiner et al. (1997), explican que el resultado del experimento fue la constatación de que los ordenadores de tiempo compartido podían trabajar juntos correctamente, ejecutando programas y recuperando datos a discreción en la máquina remota, pero que el sistema telefónico de conmutación de circuitos era totalmente inadecuado para esta labor.

Según Millán (1999), a partir del 1968 una serie de grupos de contratistas cibernéticos, la red militar del Departamento de Defensa de los Estados Unidos de Norteamérica (ARPANET), la Fundación Nacional de las Ciencias de los Estados Unidos (NFS) y otros grupos de tecnólogos, comenzaron a experimentar con las distintas conexiones con el propósito de encontrar una red de comunicación más efectiva. Éste explica que el 1969 se establece como la fecha en que se instaló y quedó conectado el primer ordenador host (base de datos principal) que, para finales de año, le fueron conectados cuatro ordenadores host conjuntamente a la red inicial y se hizo realidad la experimental Internet. También explica que a partir de entonces se siguieron conectando ordenadores rápidamente a la red inicial durante los años siguientes y el trabajo continuó hasta 1970 cuando el Network Working Group terminó el protocolo host a host inicial.

Para presentar la Internet al mundo Kahn (1972), organizó una demostración de ARPANET en la International Computer Communication Conference. Ésta fue la primera demostración pública de la nueva tecnología de red. Fue también en ese año cuando se introdujo la primera aplicación de correo electrónico. Tomlison (1972), escribió el software básico de envío y recepción de mensajes de correo electrónico, impulsado por la necesidad que tenían los desarrolladores de ARPANET de un mecanismo sencillo de coordinación. Roberts (1972), por su parte, escribió el primer programa de utilidad de correo electrónico para relacionar, leer selectivamente, almacenar, reenviar y responder a mensajes. Desde entonces, la aplicación de correo electrónico se convirtió en la mayor aplicación de la red durante más de una década (Leiner, Cerf, Clark, Kahn, Kleinrock, Lynch, Postel, Roberts & Wolff, 1997).

Freeman & Fuchs (1981), diseñaron un programa que unía los ordenadores centrales del mundo académico en formato de postales. De esta manera se construyó una red con el objetivo de servir a toda la comunidad de la enseñanza superior sin importar la disciplina. Explica Roca (2007), que a finales de 1990 esta misma red contaba con alrededor de 100,000 servidores. Señala, además, que en 1993 se creó el primer explorador Web 1.0 llamado Mosaico, lo que permitió el crecimiento de la Internet y que ésta alcanzó en 1996 las 90,000 páginas de dominio.

Según García (2007), a principios del año 2000 se crea la fase Web 2.0 donde la Internet adquiere una dimensión de socialización e intercambio de conocimiento. Carvin (2008), explica que este nuevo giro en el uso de la Internet como medio de socialización hizo que la misma contara con miles de millones de usuarios conectados entre sí por redes sociales cibernéticas. Para ambos autores, García (2007) & Carvin (2008), es este fenómeno de comunicación lo que ha ayudado a que siga creciendo el uso de la Internet con el paso de los años

En el 2008, Fogel (2008; según Ferré 2008), hace énfasis en que la sociedad lleva varios años explorando la tercera etapa de la Internet y está convencido de que la misma se encuentra en el umbral de una revolución cultural y social: la audiencia como productor y consumidor de contenidos. Este autor explica que este proceso puede resultar en uno traumático, ya que puede considerarse un fenómeno de grandes amenazas y oportunidades en una comunicación carente de centro de la cual todos pueden ser partícipes. Este autor señala que se puede observar claramente una modificación del pensamiento humano que opera por medio de asociaciones, acumulación de información y por intuiciones que redundan en un tipo de pensamiento distinto. Finalmente, cree que la audiencia ya perdió la capacidad de quedarse muda en una sociedad virtual donde se puede hablar con una muchedumbre anónima y solitaria, pero donde cada internauta hace su propio camino sin que otro lo repita. Actualmente, Tokio anuncia que desde inicios del 2009, la televisión y los teléfonos celulares cuentan con mayor conexión de banda ancha a Internet con funciones sorprendentes que dejan atrás a la mayoría de los ordenadores, permitiendo mayor accesibilidad a toda la comunidad global (YahooNews, 2009).

Puerto Rico y La Internet

Según la Asociación de Ejecutivos de Ventas y Mercadeo de Puerto Rico (Corujo, 2007), la historia de la Internet en Puerto Rico da inicio en los años 1980 cuando la Universidad de Puerto Rico instala comunicadores locales con la Red Mundial y la empresa Microjurix comienza a ofrecer asesoría legal en Puerto Rico. Según Corujo (2007), para los años 1990, las compañías CaribeNet y Compuserve comienzan ha ofrecer conexión vía línea telefónica a individuos particulares en sus hogares, banca y comercios. Además, el autor hace referencia a que en esa misma década se establece la comunidad virtual PRChat y se inicia la divulgación cultural puertorriqueña a través de la publicación del primer libro de historia Web en español.

Este autor continúa la reseña histórica de la Internet en la isla hablando de la fusión de America On Line con las redes puertorriqueñas en el 2000 y del comienzo de la publicación de periódicos e información estadística en línea. Corujo, también señala que las universidades de Puerto Rico se unieron a Universia, Wikeopr , Puertoblogs y Coleccióncolectiva para ofrecer cursos en línea, publicaciones de tesis, servicios estudiantiles y servicios profesionales con el fin de establecer un patrón educativo y cultural en la isla. En relación con el gobierno, reseña que fue a mediados del 2000 que se comenzo el proceso de tecnologización de servicios públicos como educación, servicios legales, compra de boletos para transportación y turismo virtual.

Luciano (2007), por otra parte, presenta que en Puerto Rico, para el 2007, existía un millón y medio de usuarios, siendo un 35 por ciento de la población de 12 años o más. Para el autor, la red cibernética se ha convertido en el medio primario de información entre los estudiantes puertorriqueños. Según los datos que ofrece, los estudiantes de escuela privada utilizan por más tiempo en la semana la Internet con un promedio de 2.4 horas al día, en comparación con los universitarios con un 2.2 horas y los estudiantes de escuela pública con 1.7 horas. Sin embargo, este autor hace la salvedad de que durante los fines de semana se registran más estudiantes universitarios utilizando la Internet con propósitos académicos, con un promedio de 1.8 horas al día.

Sanjurjo (2008), presenta que en el 2008 en Puerto Rico hubo un aumento de tres por ciento (3 por ciento) desde el 2006 de los usuarios de la Internet, siendo la mayoría universitarios masculinos. Según este autor, el promedio de usuarios puertorriqueños lleva accediendo la red desde hace seis (6) años o más, siendo las páginas electrónicas de servicios y perfiles cibernéticos las de mayor acceso. Sanjurjo hace referencia al estudio Puerto Rico Internet Pulse 2008, que señala que para el 2015 el 50 por ciento de la población de la Isla estará conectada a la Internet mediante redes de alta velocidad en sus hogares. En enero de 2009 se presentó una propuesta de legislación para crear el Tele-empleo, donde el empleado puertorriqueño podría trabajar desde su hogar enviando la información a través de la Internet a una plataforma uniforme de acceso y seguridad con sede en el gobierno estatal (Caro, 2009).

Según Delgado (2009), en Puerto Rico un 60 por ciento de las personas no tienen acceso a Internet. Este autor señala que para mejorar este desfase tecnológico la empresa Microsoft invierte económicamente en la Isla a través de su planta manufacturera de Humacao donde se manufactura todo el software de la empresa para las Américas, el centro de distribución digital y un laboratorio de validación de código próximo a inaugurarse. Según informa, Microsoft se convirtió en este año en socio del Gobierno en el programa Partners in Learning que ayudará a la Isla a evitar quedar más rezagado tecnológicamente.

El Informe Global de Información y Tecnologías 2008-2009 del World Economic Forum (citado por Ferré, 2009), coloca a Puerto Rico en una posición cómoda entre los países con mayor preparación y competitividad en desarrollo tecnológico y de conectividad. En el índice de competitividad global, la Isla ocupa la posición 42 de 134 países escrutados; tercero entre los países Latinoamericanos y del Caribe y 41 en el índice de competitividad global. Sin embargo, el informe indica que la penetración del uso de Internet está por debajo del 35 por ciento lo que afecta la competitividad del País en el uso de la tecnología. Además, figura en el escalón 131 de 134 en cuanto a la excesiva reglamentación gubernamental, un aspecto del cual el sector privado ha venido quejándose por años.

La Internet y las Redes Sociales Cibernéticas

Álvarez (2007), define a las redes sociales cibernéticas como páginas Web que permiten a personas registradas como usuarios crear contactos con otros a través de redes de amigos similares a las que hayan creado cada usuario en la red. Establece como característica principal de esta aplicación de la Internet el hecho de que el usuario tiene la libertad de elegir con quien o quienes quieren compartir al aceptar o rechazar las invitaciones que recibe o hace. También establece que el objetivo fundamental de las redes sociales fue, en un principio, el establecer comunicación y relaciones de personas con intereses comunes como el trabajo, los estudios y otros. García (2007), define que es por estas razones que se crea la fase Web 2.0 donde la Internet adquiere una dimensión de socialización e intercambio de conocimiento.

Lerma (2007), explica que la historia de las redes sociales cibernéticas tiene sus comienzos en la creación de un mecanismo de comunicación entre estudiantes. Este autor hace referencia al hecho de que en 1995 se establece la primera red social con el nombre de Classmate, seguido por SixDegrees, en el 1997, con características muy similares basadas en la necesidad de comunicación. López (2007), señala que para el año 2003, Thomas Anderson creó la red social de mayor usuarios en la Internet llamada MySpace y un año más tarde, Mark Zuckerberg (2004, según López, 2007), fundó FaceBook para la comunicación entre universitarios. García (2007) y Rodríguez (2007), mencionan a las siguientes páginas cibernéticas como otras redes sociales conocidas en la Internet: Xanga, YearBook, LiveJournal, Friendster, Tickle, YFly, Hi5, Linkegln, Ryze, Face-pic, Bebo, Orkut, Mash, YouTube, Blogger, Be2, TBD, ASmallWorld, Econozco, Linkendin, Neurona, Multiply, Wikipedia, FotoLog, SecondLife, Twitter, entre otras.

Wasden (2006), explica que las redes sociales cibernéticas se basan en perfiles de usuarios donde se recopila información que describe los intereses de un individuo. Para este autor, los perfiles de usuario en lo general presentan información personal como el nombre, apodo, direcciones de correo electrónico, números de teléfono, fotografías, videos, intereses personales, nombres de escuelas, equipos deportivos, amigos, bitácoras, tableros de boletines, salas de pláticas y calendarios entre otras aplicaciones. También expone que los sitios de redes sociales ofrecen la oportunidad de expresarse y que es por esta razón que son decorados frecuentemente con fondos y fuentes especiales, haciéndolos característicos de la individualización de los usuarios.

Por otro lado, señala que un ejemplo de la individualización en los perfiles de redes sociales son las bitácoras. Para el autor, en ellas los usuarios publican información sobre su vida diaria como sus lugares favoritos, eventos a los que asistirán en un futuro, sobre sus frustraciones y emociones, y otra información que revelen detalles íntimos. Medina (2007), explica que una de las ventajas de estas bitácoras es el uso de lenguajes modernos como lo es el Chatñol. Ésta es una jerga utilizada mayormente por los adolescentes en las redes sociales cibernéticas que se caracteriza por la utilización de las palabras expresadas en abreviaturas según los sonidos de las mismas (casa = ksa) o por símbolos representativos de algún sentimiento y/o objeto (feliz = () y que muy pocos adultos conocen. Otra variante del lenguaje moderno es el uso de frases distintivas de la adolescencia como por ejemplo: ¿Qué es la que? (¿Qué está pasando), Me estas tripeando (Te estas burlando de mi), Estas nadando en Ketchup (Estas divagando) y muchas más que, aunque aparentar tener un sentido agresivo, no son más que un lenguaje juvenil que muchos de los adultos no comprenden (Molina, 2009).

Wasden (2006), advierte que la información publicada en las bitácoras, a pesar de la utilización de lenguajes codificados, puede ser muy útil para depredadores en la Internet y es por esta razón que muchas redes sociales ofrecen diversidad de acceso. Este autor explica que los perfiles pueden variar en acceso, de tipo público o privado, según las necesidades particulares de sus usuarios. Define los perfiles públicos como aquellos que permiten tener acceso completo a la información que se incluye en los mismos y a los perfiles privados como aquellos que requieren de una invitación previa del usuario mediante una contraseña para poder acceder a la información publicada. Señala, además, que uno de los aspectos más importante de los perfiles en las redes sociales cibernéticas es la dependencia de la honestidad de sus usuarios, por lo que la información publicada no necesariamente es cierta o correcta.

Joinson (2007; según Martínez, 2007), menciona que cuando un usuario acepta una invitación de otro usuario no necesariamente se convierte en una persona con la que se comparte la vida intima. Esto lo describe como enlaces dentro de una red en la que las verdaderas amistades pueden estar igual de informados o desinformados que los desconocidos distantes. Colón (2007; según Martínez, 2007), señala que las redes sociales sirven como bancos de datos que el Estado puede utilizar para determinar la identidad y acciones de los participantes y utilizarlo en su contra.

Colón (2007, según Custodio 2007), señala que existe suficiente bibliografía que muestra que las comunidades y redes sociales potencian la creatividad de sus usuarios, especialmente entre los jóvenes, a medida que dan paso a nuevas iniciativas, creando proyectos y redes de colaboración virtuales. Para el investigador, los portales de redes sociales se atemperan a los objetivos iniciales de la Internet fundamentados en la colaboración, pero a la misma vez son archivos de documentación histórica de contenido que resaltan la construcción social como individuos. Esto fomenta las luchas y nuevas formas de asumir la resistencia a la dominación y nuevas prácticas de activismo social (Figueroa, 2007; citado por Custodio, 2007).

Custodio (2007), por su parte expone que debido a las características de las redes sociales es que los usuarios han ido en aumento en los últimos años. Martínez (2007), ofrece como ejemplo de este aumento de usuarios el hecho de que la red social FaceBook, a una semana de su presencia en la Internet, ya contaba con 4,300 usuarios y a finales del año 2007 contaba con millones de usuarios a nivel mundial, de los cuales aproximadamente 110,0000 están registrados en el San Juan Network de Puerto Rico. Según este mismo autor, la red social MySpace recibe unas 230,000 peticiones de nuevos usuarios diariamente, cerrando el año 2007 con aproximadamente 500,000,000 de usuarios a nivel mundial.

Carvin (2008), identifica a la Internet como ejemplo de la transformación del sistema general de comunicación. Este fenómeno encarna una convergencia actual al ofrecer cada vez más servicios e integrando funciones audiovisuales a la mayoría de sus aplicaciones. Para el autor, la red se ha convertido en un instrumento destinado al público y a los usuarios privados en una especie de cooperativa mundial. Explica que para el año 2000, la Internet contaba con miles de millones de internautas conectados entre sí por redes sociales cibernéticas.

Jiménez (2008; Roldán, 2008) expresa que algunas investigaciones llaman la atención al riesgo que pueden representar las redes sociales cibernéticas en el desarrollo de la personalidad del individuo. La psicóloga expone que hay quienes aseguran que puede ser peligroso usar estas redes porque en ese mundo todo cambia todo el tiempo y la vida social podría resultar menos estimulante, porque no es un proceso inmediato. La autora afirma que siempre se han reportado cambios generacionales que hacen que la vida se experimente de forma diferente. Expone es cuestión de pensar que somos capaces de adaptarnos a los cambios y, para que ese proceso se dé correctamente, son muy importantes las reglas de cada familia y los privilegios que se le dan al adolescente que las utiliza.

En un sondeo realizado por el periódico El Nuevo Día Electrónico (2009) en Puerto Rico, en la que padres contestaron la pregunta: ¿Tiene usted algún control sobre el uso que hacen sus hijos del Internet?, se reflejó que el 74 por ciento de los padres consideraron tener algún control mientras que el 26 por ciento de los participantes consideraron no tenerlo. Fernández (2009; citada por Del Valle 2009), señala que en un sondeo con adolescentes se encontró que el 52 por ciento reseñó que sus padres y madres los supervisaban de vez en cuando y el 60 por ciento dijo que sus progenitores sabían muy poco o nada de lo que hacen en Internet. La psicóloga clínica recomienda a los padres que supervisen las páginas que sus hijos tienen en las diferentes redes sociales de la misma forma que están pendientes de ellos en otros ámbitos diarios, pues la Internet es la calle cibernética mediante la cual muchos se comunican y los adolescentes no están exentos de los peligros que ella transitan.

Torres (2009), reseñó lo que podría considerarse una tormenta mediática entre usuarios de redes sociales y las mismas. En febrero de 2009 la rede social Facebook publicó nuevos acuerdos de uso sin consulta de los usuarios en los que aparentaba reclamar el derecho intelectual de todo lo que se publicara en su página cibernética. Este hecho causó la reacción adversa en los usuarios y avivó tres asuntos candentes de Internet: los derechos de autor, la privacidad y los términos de uso del servicio. La red social FaceBook, en respuesta a la acción de los usuarios explicó la situación y retomo los acuerdos de uso que existían anterior a la misma por temor a perder su clientela.

Oppenheimer (2009), señala que la red social más grande del mundo realizó cambios para mejorar el servicio a sus clientes. Entre los cambios están: uso exclusivo de perfiles, eliminación de páginas cibernéticas, velocidad en las actualizaciones, entre otros. Sin embargo, Perry & Yaneza (2009, citados por YahooNews, 2009) explican que hay tanta gente en las redes de socialización que despiertan el interés de individuos atraídos por la cantidad de informaciones que se intercambian diariamente en las mismas. Estos expertos en computación recomiendan a las compañías de Internet el mejorar sus procesos de control, mientras señalan que los usuarios pueden protegerse de ese tipo de ataques eligiendo más cuidadosamente sus relaciones y evitando entrar a vínculos que los conduzcan fuera de su comunidad. Por último, aconsejan también multiplicar las contraseñas, para que una sola llave no abra todas las puertas, evitando así el robo de identidad por parte de los ciber piratas.

La Adolescencia

Meeks & Heit (1987), explican que la adolescencia es el período de tiempo que comprende desde la niñez hasta la adultez y que, generalmente, abarca la etapa desde los 12 a los 19 años de edad. Describen que durante la pubertad se producen unos cambios anatómicos y fisiológicos, que se producen en las hembras entre los 11 y los 13 años de edad y en los varones entre los 13 y los 15 años de edad, y que permiten a los adolescentes la capacidad de reproducirse, puesto que las hormonas controlan la mayor parte de los mismos. Además, explican que la adolescencia es el período de la vida cuando surge el mayor número de preguntas de auto percepción para las cuales la mayoría de los adolescentes pueden buscar las respuestas.

En referencia a las influencias de grupo, Meeks & Heit (1987), exponen que la adolescencia es la etapa en la que tiene un impacto significativo en la conducta del joven. Explican que durante este período el adolescente busca mayor independencia de los padres y le dan mayor importancia a las decisiones que tome el grupo de sus compañeros. Ambos autores están de acuerdo en que el hecho de que los adolescentes compartan ideas y valores con los padres ayuda a que los primeros sientan una mayor confianza en sí mismos, practiquen la autodisciplina y estén más dispuestos a buscar la ayuda y los consejos que los segundos puedan brindarle.

Pipher (1997), define la adolescencia como una etapa de intensa preocupación por la personalidad individual, que está creciendo y cambiando diariamente. Esta psicóloga señala que toda clase de desarrollo se está produciendo a un mismo tiempo convirtiéndose en la época más formativa en la vida. En esta etapa se hacen elecciones que preservarán su verdadera identidad o instalarán una identidad falsa. Pipher concluye que es en este momento cuando los adolescentes tienden a apresurarse a establecer patrones con el fin de defenderse de que les impongan los patrones de otros.

Por otro lado, Papalia, Wendkos & Duskin (2004), explican que la adolescencia es el ciclo de mayores cambios en el ser humano. Los mismos establecen que la adolescencia comienza con la pubertad que es el proceso en que el cuerpo crece más (se estira), cambian los estados de ánimos y conductas, y aparecen las primeras señales de crecimiento sexual. Para estos autores, las conductas sexuales son más liberales en este ciclo del desarrollo y la orientación sexual está influenciada por una interacción de factores biológicos y ambientales y, al menos en parte, es genética. En referencia a los procesos mentales, estos autores señalan que las personas en la etapa de la adolescencia pueden hacer operaciones formales como el razonamiento hipotético-deductivo, el pensamiento de posibilidades, el manejo de problemas con flexibilidad y el poner las hipótesis a prueba. Para los teorizantes, el vocabulario y otros aspectos del desarrollo del lenguaje mejoran en la adolescencia, puesto que a los adolescentes les gustan los juegos de palabras y crean sus propios dialectos. Según Kohlberg (1958; citado por Papalia, Wendkos & Duskin, 2004), las habilidades cognitivas y el sentido de justicia son lo que establecen la moral en los jóvenes adolescentes, pero esto ha sido cuestionado en varias ocasiones.

En relación al aspecto social, Papalia, Wedkos & Duskin (2004) exponen que la rebeldía adolescente es evidente. Para los teóricos, las relaciones entre pares es mayor y las relaciones con los padres pueden llegar a disminuir, puesto que el adolescente pide mayor intimidad y autonomía en su vida. Las relaciones con los hermanos suelen volverse distantes durante la adolescencia y los amigos brindan mayor apoyo pudiendo tener así influencias positivas o negativas. Concluyen que los adolescentes rechazados pueden presentar problemas de ajustes que pueden terminar en delincuencia crónica, fracaso escolar y otros problemas sociales, lo que puede ser indicativo de una baja autoestima.

Rosa (2004), define la adolescencia como la etapa del desarrollo donde ocurre un prolongado, difícil y retante proceso de transición entre la niñez y la vida adulta que conlleva la maduración de la personalidad, las emociones y las posibilidades. Según esta autora, la culminación de este período puede estar determinado por múltiples aspectos como el cumplir la mayoría de edad, lograr la independencia económica, formar una familia y lograr la madurez cognoscitiva. Sin embargo, según Erickson (1968; citado por Rosa, 2004), los adolescentes deberán resolver sus crisis de identidad para lograr convertirse en adulto, con sentido coherente de sí mismo y lograr una función que sea valorada para su sociedad.

Camejo (2004), describe la adolescencia como el período que transcurre en el segundo decenio de la vida, desde lo diez hasta los diecinueve años. La define como una época en que el individuo progresa desde la aparición inicial de las características sexuales secundarias hasta la madurez sexual. Además, explica que durante el período de la adolescencia se produce un fenómeno característico en la curva de crecimiento: el estirón de la adolescencia y ocurre un aumento marcado de la actividad física. También subraya que los adolescentes tienen los retos que deben afrontar como la adaptación a los cambios, la integración de la madurez sexual al modelo personal de comportamiento y la separación del tutelaje familiar. 

Para este autor, la adolescencia es una etapa donde ocurren alteraciones fisiológicas, psicológicas y sociológicas, que tienen su influencia en el desarrollo de la personalidad. Por lo tanto sé hace necesario el conocimiento de sus características a fin de evitar o minimizar las consecuencias negativas que pueden producirse debido a una inadecuada satisfacción de las nuevas expectativas que surgen en esta etapa. Esta es una tarea de toda la sociedad, y en particular de la familia como núcleo social, para asegurar que los adolescentes reciban una adecuada orientación y preparación para futuros eventos: la vida familiar, la paternidad y las relaciones sexuales de manera satisfactoria y responsable. Concluye diciendo que el trabajo adecuado ayudará a los jóvenes en esta etapa a afrontar los retos de adaptación de modo que sea posible atravesar este importante periodo de la vida de forma óptima y enriquecedora para el propio adolescente y su familia

Vergara (2004), expone que este periodo de vida se trata de una etapa que se caracteriza por rápidos y significativos cambios en el joven, lo cual determina una situación típica: alteración de la personalidad y dificultad en la interrelación con los adultos. Esta licenciada en psicología divide en 3 subetapas la adolescencia que representan los momentos más significativos de todo este proceso de transformaciones para hacer más práctica su clasificación: prepubertad, pubertad y adolescencia óptima. Los cambios ocurridos en el adolescentes los clasifica como cambios físicos, cognitivos, emocionales y sociales.

Según esta experta, en este período de vida se produce una acentuación general de los impulsos que no están muy definidos, los que se traducen en una excitabilidad difusa (irritabilidad, cambio de ánimo, hipersensibilidad). Uno de los sentimientos característicos en esta etapa es el de ser incomprendido, lo cual se relaciona con una percepción de no ser niño ni joven. Es común el aburrimiento y el no saber que hacer, ya que los intereses de la etapa anterior ya no están vigentes y los de la nueva son aún nacientes. Por otro lado, expone que en la socialización se produce un quiebre en las relaciones interpersonales en las diferentes áreas (familia, amistades) y comienza a enfatizarse el afán de independencia que marca conflictos en las relaciones con los padres, ya que esto también oscila entre arranques de independencia y actuaciones infantiles que requieren protección y dependencia. La independencia es buscada debido a la inseguridad básica experimentada a raíz de los múltiples cambios, lo que marca una intensificación de las manifestaciones de obstinación y que muchas veces desestructura los anteriores grupos de amistades a causa del cambio de intereses o se estructuran nuevos, con fines o metas difusas (ej. juntarse para molestar o descalificar a otros grupos). Por último, señala que en esta etapa se aprecia una tendencia al antagonismo entre los sexos, constituyéndose grupos más bien unisexuados.

Rivera (2005), define la adolescencia como la etapa del desarrollo donde ocurren cambios difíciles entre la niñez y la adultez. Señala que estos cambios conllevan aspectos personales, emocionales y actitudinales radicales que pueden ser perturbadores si no son bien manejados. Esta autora explica que la culminación de este proceso radica en la aceptación de responsabilidades, el manejo de las emociones y los conflictos, la maduración de las relaciones interpersonales y el alcance de la autoestima positiva.

Martínez (2009, citada por González, 2009), señala que los adolescentes llegan a un periodo en donde son desafiantes y desean ir en contra de la autoridad tratando de buscar su identidad. Según esta psiquiatra de niños y adolescentes, ese reto es parte del proceso de entender mejor el mundo en que están viviendo y la demostración de haber pasado la etapa de la niñez. Para Martínez es importante el descartar la posibilidad del padecimiento del trastorno de conducta oposicional desafiante que aqueja, aproximadamente, al siete por ciento de los adolescentes y que los lleva a ir en contra de toda autoridad o regla establecida en el hogar, escuela y sociedad, pues un mal manejo del mismo podría acarrear en otros trastornos como el uso de drogas y alcohol, compartir con personas no adecuadas o el abandono de los estudios. Concluye que en esta etapa es importante que los padres desarrollen destrezas de comunicación, paciencia y confianza que ayuden al adolescente a sentirse parte del núcleo familiar, además, de buscar ayuda de expertos en la conducta de ser necesario el manejo de la rebeldía.

Autoestima y Adolescencia

Satir (1953; citada por Zuloaga, 2000), define la autoestima fuerte como el medio que nos permite a las personas la capacidad de ser más humanos, saludables y felices, crear y conservar relaciones satisfactorias y ser individuos adecuados, eficaces y responsables con la sociedad y consigo mismos. Sin embargo, según Zuloaga (2000), en la adolescencia los seres humanos se vuelven hipercríticos con los adultos y, de manera especial, para con ellos mismos lo que pone en riesgo esa autoestima fuerte. Este último recomienda que la autoestima debe ser reforzada para crear un balance positivo con una fuerte valoración del propio yo.

Marcia (1966), expone que la identidad de los adolescentes se puede observar en cuatro (4) estados diferentes de desarrollo: difusión, exclusión, aplazamiento y logro. Para el psicólogo, durante el estado de difusión los adolescentes no realizan elecciones, ya que existe miedo a tomar decisiones y a comprometerse. Esta situación contrasta con el estado de exclusión, que es donde se comprometen con determinadas ideologías o profesiones sin haberlas elegido libremente, sino aceptando planes de otras personas que bloquean la maduración de su identidad personal. Por otro lado, el autor explica que en el estado de aplazamiento, los adolescentes dejan las decisiones de su vida futura en suspenso, dedicándose a experimentar nuevos papeles que les ayudan a descubrir quién es y qué se quiere ser. Esto contrasta con el estado de logro donde el adolescente hace elecciones emocionalmente importantes, muestra un fuerte compromiso consigo mismo, se resiste a la ansiedad, se adapta mejor a la vida social, se compromete menos ante las presiones sociales y es menos vulnerable en la autoestima.

Meeks & Heit (1987), presentan que la autoestima es parte esencial de la salud mental de las personas. La Asociación Americana para la Salud Mental (citada por Meeks & Heit, 1987), define la misma como un estado en el cual uno se siente bien consigo mismo, se siente bien en las relaciones con los demás y puede hacerle frente a las exigencias de la vida. La autoestima nos permite expresar adecuadamente las emociones de manera saludable y nos permite sobrellevar las circunstancias de la vida con el éxito esperado.

Por otro lado, Osborne (1989), presenta que la autoestima es sinónimo de quererse a uno mismo. El autor expone que las personas que se sienten verdaderamente satisfechas de sí mismas como personas, aparte de sus roles sociales, son aquellas que han aprendido a ser sinceras consigo mismas y que, hasta cierto punto, se entienden a sí mismas. Para el autor, los individuos que presentan las características anteriores son personas capaces de relacionarse bien con los demás porque tienen agrado de sí mismas y no proyectan el odio de sí mismas sobre las personas que hay a su alrededor. Por último, expone que aquellos que aprenden a amarse a sí mismos son capaces de amar a los demás.

Pipher (1997), por su parte, define la autoestima en una base de la aceptación de todos los pensamientos y sentimientos propios de cada individuo. Para esta psicóloga, la autoestima puede perderse al desviarse la confianza en sí mismo a medida que se desconoce a la persona misma, sufriendo enormes pérdidas al dejar de expresarse ciertos pensamientos y sentimientos. Esto podría redundar en la adopción de una identidad falsa y sin autenticidad donde no se reconocen como propias las experiencias, los pensamientos ni las emociones que no son socialmente aceptables.

Para Branden (2000), la autoestima positiva opera en el sistema inmunológico de la conciencia, otorgando resistencia, fuerza y la capacidad de regeneración. Según este experto, cuando la autoestima es baja, la capacidad de enfrentar las adversidades de la vida bajan por lo que no se puede hacer frente a las adversidades y el sentido de propio valor disminuye. Branden (2000), recomienda no dejarse influenciar por el deseo de evitar el dolor en vez de experimentar alegría, debe ser más importante lo positivo que la influencia de lo negativo. Concluye diciendo que es importante fortalecer el sentimiento de la propia valía y liberarse de conceptos negativos y de conductas autodestructivas para lograr ser auténticos en todas las relaciones mientras se vive activamente.

Gutiérrez (2001), define la autoestima como el sentir de cada persona respecto a sí misma que depende en gran parte del pensamiento que se tiene del ser y su valor. Para el autor, la autoestima no se construye, sino, que se aprende creando la oportunidad para que se descubra la misma. Explica que el fortalecimiento de la autoestima tiene lugar conforme a que el individuo se de cuenta de que, a pesar de los temores, ansiedades, frustraciones y fracasos del principio, es capaz de sostenerse y manejar con firmeza los retos de la vida.

McGrath (2002), establece que la falta de autoestima generalmente se agudiza durante los primeros años de la adolescencia, luego mejora durante los siguientes años a medida que las nuevas identidades se fortalecen y enfocan. Para el autor, las personas que carecen de autoestima pueden ser solitarias, torpes en su trato con otras personas y muy sensibles a las críticas sobre lo que ellas piensan son sus insuficiencias, y son más vulnerables a la presión negativa de los amigos. Concluye diciendo que la mayoría de las personas superan los periodos de inestabilidad con el paso del tiempo y con el apoyo de consejeros u otros profesionales de la salud mental.

Rodríguez, Pellicer & Domínguez (2004; según Suárez, 2005), presentan la autoestima como una pirámide en la que el ser humano debe alcanzar la cúspide para tener una autorrealización plena de su ser. Según los autores, el ser humano debe comenzar por auto conocerse para empezar a vivir; el segundo paso es tener un auto concepto definido y positivo; el tercer paso es auto evaluarse para reenfocarse; el cuarto paso es auto aceptarse como ser divino e individual; el quinto paso es el auto respeto y el último paso es la auto estima como medio de amor a los demás. Los autores comparan estos pasos con la teoría de Jerarquía de Necesidades de Maslow, esbozada en 1943, en la cual existen necesidades de valoración del individuo otorgada por otras personas donde el ser humano tiene como meta el hacerse productivo y creativo hasta trascender como persona y lograr la autorrealización.

Suárez (2005), define la autoestima como un elemento importante en el desarrollo interno del hombre, compuesto por distintos factores que determinan cómo se ve y se siente con su propio ser y cómo proyecta la imagen a las demás personas. Para este autor, la autoestima debe de ser creada, mantenida y estructurada desde la niñez hasta la adolescencia o hasta cuando se tiene una imagen firme sobre la persona misma, pues con esto se le crea al niño el sentimiento de quererse a sí mismo antes de querer a los demás e ir formando una personalidad propia no supeditada a la de otros. Para éste, la autoestima va más allá, pues determina mucho más que un auto concepto o una auto aceptación. La misma fija el ánimo hacia los retos, el estado de salud, la comunicación en el trabajo, la pareja, la familia, los amigos entre muchos otros.

Sheslow & Taylor (2005), describen la autoestima como el saber discretamente el valor de la persona misma, es saberse digno de ser amado y aceptado por los demás. Para los mismos, la autoestima es importante ya que ayuda a mantener el orgullo propio de lo que se es y es capaz de hacer mediante las experiencias y la creencia en la potencialidad propia. Definen a la misma como la base para la buena toma de decisiones relacionadas a la mente y el cuerpo, ya que si se tiene una buena autoestima se es suficientemente inteligente para poder tomar decisiones propias que sean positivas a la calidad de vida que se desea llevar en un ambiente balanceado entre seguridad, sentimientos y salud.

Estos autores hacen referencia a que los individuos no se ven a sí mismos de forma buena o mala, sino, más bien, las personas cercanas les ayudan a desarrollar su autoestima mediante la motivación. Exponen que durante el proceso de crecimiento estas motivaciones pueden tener un papel importante en el desarrollo de su autoestima; por ejemplo, los logros son cosas de las que los individuos pueden sentirse orgullosos, así como tener un buen sentido del humor o ser un buen amigo. Concluyen que todos estos aspectos son parte de ese aprendizaje que les hará verse a sí mismos de forma positiva, sentirse orgullosos de lo que han hecho y seguros de que pueden hacer mucho más.

García (2006), define la autoestima como el sentimiento valorativo del ser, de la manera de ser, de quien se quiere ser, del conjunto de rasgos corporales, mentales y espirituales que configuran la personalidad. Es el proceso de aprender a quererse y respetarse, es algo que se construye o reconstruye por dentro. Para la autora, esto depende también del ambiente familiar, social y educativo en el que se desenvuelven los individuos y los estímulos que este brinda a los mismos. Concluye que toda persona tiene en su interior sentimientos, que según su personalidad puede manifestarlos de diferentes maneras ya que dependen de otros factores. Según el lugar físico, sentimental y emocional, éstos pueden influir positiva o negativamente en la formación de la persona o sea en la autoestima.

Este autor expone además que la sociedad cumple una función muy importante para la persona, ya que a partir de la cultura de ésta, la familia adopta diferentes pautas o formas de vida que son transmitidos a sus miembros y determinan o ayudan a formar la personalidad de cada uno, teniendo a ésta como modelo social. Las personas que tienen poca confianza de su capacidad dentro de la sociedad, tienden a buscar roles sometidos y evitan las situaciones que requieren asumir responsabilidades. Para la autora, toda persona se ve a sí misma desde el punto de vista de los grupos en que participa y todo aquello que piensen de uno influirá positiva o negativamente en la personalidad o forma de pensar.

Yagosesky (2007), señala que la autoestima en la adolescencia es crucial ya que en ella surgen con fuerza la competencia y el deseo de ser mejor que los demás. Según el autor, en esta etapa el joven experimenta una gran necesidad de aprobación por parte de su grupo cercano y aprende a dirigirse hacia quienes lo aplauden y a huir de quienes lo molestan. Expone que el adolescente desarrolla, con tal de ser querido, conductas muy específicas que se generalizarán hacia la vida adulta.

Este autor explica que cuando los individuos están centrados, satisfechos con lo que son y confiados en sus capacidades para lograr objetivos, la manera como se relacionan con las personas suele ser transparente y honesta; se acercan a otros para compartir y los valoran por el simple hecho de ser humanos, de haber nacido. Para el autor, esto es lo que se conoce como relación primaria, vínculos que se basan en compartir lo que se es en realidad. Por el contrario, cuando los mapas o aprendizajes que se traen archivados en la memoria dicen que no son capaces de lograr los objetivos, cuando la autoestima está debilitada, los sujetos tienden a establecer vínculos desde el interés material, desde el utilitarismo. Es entonces cuando deja de importar la persona y pasa a prestar atención al beneficio que se pueda deparar, los individuos pasan a preguntarse lo que realmente les importa y lo que se puede obtener de ellas. Para el autor, este es el tipo de relación que se conoce como relación secundaria, donde la dependencia de otros es necesaria para sentirse bien consigo mismo.

Rojas (2007), clasifica la autoestima de una persona en alta o baja según el estilo de vida que lleva la misma. Para el autor, todas aquellas personas que asumen responsabilidades, que se sienten orgullosos de sus éxitos, que afronta nuevas metas con optimismo, que se cambian a sí mismas positivamente, que se quieren y se respetan a sí mismas, que rechazan las actitudes negativas, que expresan sinceridad en toda demostración de afecto, que se aman a sí mismas tal como son y que no son envidiosas, son aquellas personas que poseen una autoestima alta. Sin embargo, define a las personas con autoestima baja como aquellas que no son amables consigo mismas, que se sienten impotentes, que actúan a la defensiva y culpan a los demás por sus faltas y debilidades.

Smith (2007), define la autoestima como un pequeño universo humano que se desarrolla al interior de la integridad y que se hace presente cuando se es fuerte en el plano emocional y consistente en el hacer. Según este consultor educacional, en todos los seres humanos aumentan los niveles de autoestima si  el amor es una experiencia cotidiana que se recibe y se transmite, también, si existe la convicción  del buen ejercicio de la mente que ofrece seguridad en la capacidad de hacer y seguridad en las facultades de entendimiento. Para éste, el amor y la capacidad personal son los dos pilares fundamentales de la autoestima y los mismos deben desarrollarse desde la niñez en un ambiente familiar confortable y propicio.

Báez (2007), define la autoestima como el amor propio que se consigue mediante un estado de productividad y alegría en el logro parcial o total de las metas personales. Según el autor, este proceso debe ser auténtico pues se llega a la realización plena del yo interior. Sin embargo, hace referencia a que existen cinco nudos que ponen en riesgo la buena autoestima: el temor o paralización por ansiedad, la vergüenza o preocupación adelantada por la opinión de los demás, la culpa o lamentación de no haber hecho, la preocupación o la búsqueda desenfrenada del futuro incierto y el mal pensamiento o contaminantes mentales.

Por otro lado, este autor señala que para tener una autoestima saludable el ser humano debe tener control de sus emociones. Por lo tanto, recomienda evitar los estados cancerosos de la mente que podrían dañar la autoestima, éstas son: la ira, la mentira, la prisa, los celos y el robo. Según el experto, estos estados cancerosos pueden redundar en aversión en contra del yo interior y conducir a la persona a caminar por senderos desconocidos en un estado total de tensión en un intento de controlar y poseer todo, lo que demostraría que no se tiene un propósito claro de vida. El autor concluye que la manera efectiva de controlar las emociones es redirigiendo las mismas con pensamientos positivos y encontrando un propósito existencial que conduzca a la persona a la productividad, la alegría y la realización plena de su yo interior.

Spencer (2007), expone que no se puede entender la autoestima desde el punto de vista externo (los demás) ni el interno (yo), sino que es conveniente entenderla como un equilibrio entre ambos. Según el autor, esto se debe a que la misma está determinada por el individuo particular y este último está influenciado por su ambiente social. Además, sugiere que antes de presentar una definición formal, es interesante aclarar que la autoestima no está relacionada con lo que se es sino que con lo que se cree ser, por lo tanto es el equilibrio entre el amor propio y la eficiencia personal en lograr las metas.

Las Redes Sociales Cibernéticas y los Adolescentes

Custodio (2007), hace referencia al hecho de que los usuarios más comunes en las redes sociales son los adolescentes. Por su parte, Boyd (2007; según Custodio, 2007), explica que esto se debe a que para los jóvenes no existen muchos espacios y actividades que no estén controlados por los adultos. Sin embargo, expone que en la red cibernética los adolescentes pueden recrear espacio públicos sin salir de esos ambientes controlados.

La compañía Pew Internet (Bordignon, 2007), publicó en el 2006 un estudio en el cual analiza el comportamiento de los jóvenes adolescentes en relación al acceso de las redes sociales cibernéticas. Los investigadores utilizaron una muestra de 935 jóvenes entrevistados sobre su frecuencia en el uso de las redes sociales. Los hallazgos de este estudio demuestran que el 55 por ciento de los jóvenes adolescentes que frecuentan la Internet acceden a sitios de la categoría de redes sociales por períodos largos de tiempo.

González (2007), relaciona el uso prolongado de las redes sociales con personas que podrían padecer del Síndrome de la Adicción a Internet (trastorno no oficial del DSM-IV, pero sí propuesta su inclusión en el manual) descrito como la distorsión de los objetivos personales, familiares o profesionales de un individuo y que se manifiesta mediante un conjunto de síntomas cognitivos, conductuales y fisiológicos debido al uso excesivo de la Internet. El autor expone que existen servicios de Internet más susceptibles de generar adicción que otros, como por ejemplo, los perfiles cibernéticos. Éstos pueden llegar a crear una adicción puesto que implican una relación impersonal y anónima, que tiene más probabilidad de conectar a la gente en la medida que se puede falsear su identidad y actuar con otra personalidad. Además, explica que las personas mayormente más vulnerables a sufrir de uso abusivo de Internet son personas introvertidas, con baja autoestima, y baja estimulación social que usan la Internet alrededor de 7 a 14 horas semanales. Concluye diciendo que un tiempo de conexión límite para no caer en un uso abusivo es de 60 minutos por día.

En otro estudio de Pew Internet and American Life Project (Busso, 2007), se encontró que los jóvenes adolescentes representan el número mayor de personas acosadas sexualmente en la Internet a través de las redes sociales. El estudio reflejó que el 32 por ciento de los adolescentes encuestados indicaron que han sufrido de alguna de las formas de acoso (amenazas, rumores, mala publicidad o recibo de fotos prohibidas); el 38 por ciento de estos jóvenes son del género femenino. A tales efectos, el secretario de Justicia del Estado de New York (Pietri, 2007), solicitó a los enlaces de redes sociales un protocolo de protección a menores de edad que responda a las denuncias sobre desnudez, pornografía y contactos no deseados. Las cláusulas de las redes sociales deberán leer que las mismas no pueden garantizar la completa limpieza de material ilegal, ofensivo, pornográfico o inapropiado en cualquier forma ni que sus miembros no encontrarán una conducta inaceptable o ilegal en estas. Según Pietri (2007), este acuerdo garantiza que la población de jóvenes adolescentes y sus padres estén más conciente del uso las redes sociales.

Cintrón (2007), declara que a pesar de las acciones de las autoridades para bajar las tasas de usuarios adolescentes, y proteger los mismos de los depredadores en la Internet, la cantidad de los mismos en las redes sociales ha ido en aumento. Para el autor, esto se debe a que las redes sociales permiten crear mundos propios, desarrollar fantasías y tener estilos individuales. Además, ofrece la opción de inventar una vida ficticia en cuanto a la edad, empleo o intereses. El autor establece que para los adolescentes que utilizan las redes sociales lo primordial es saber cuándo mentir para no terminar creyendo sus propias fantasías, a pesar de que cuando salgan de la página volverán a la realidad, lo que podría catalogarse como actitudes características de la etapa de desarrollo en las que se encuentran.

Fogel (2008, según Ferré 2008) piensa que los jóvenes funcionan de manera aparentemente caótica cuando utilizan el Internet, lo que los hace distintos, pero no menos eficientes, y pueden tener un pensamiento tan hondo como el pensamiento clásico. Este autor se expresa de los jóvenes y el uso de la red cibernética de la siguiente manera:

"Vivimos en dos dimensiones, la virtual y la real y eso los jóvenes lo han entendido muy bien. Han comprendido que hay una continuidad entre el mundo virtual y el real, no hay una frontera, son dos polos y pasamos de uno al otro de manera continua. La cosa extraña es que tenemos la sensación de que no pasa nada, hasta que no pasa en la Web.

Por otra parte en la Web no pasa nada porque estamos en un mundo virtual. Por ejemplo, puedes conocer a tu pareja en el mundo virtual, y quizás ser muy feliz en el mundo real." (www.elnuevodia.com/diario/noticia/revista/revista/la_tercera_etapa/410).

Matos (2008), cuando habla sobre los adolescentes y la Internet, describe a la segunda como un carnaval de nuevas experiencias para los aproximadamente 750,000 adolescentes que usan sus servicios en Puerto Rico. Según este investigador, los jóvenes varones, entre las edades de 12 a 17 años, pasan más tiempo conectados en la Red que las chicas, pero son los ínternautas más impacientes y difíciles de entretener por largo rato en un portal. Por lo que concluye que es importante tomar en cuenta sus preferencias para poder atacar el nicho juvenil mediante el uso de la misma.

Para este investigador, otros hallazgos importantes en el estudio del comportamiento adolescente frente al Internet son aquellos que indican que los usuarios varones huyen de los textos, pero a las féminas les gusta leer instrucciones. Explica, además, que es importante reconocer que a ambos grupos les fascina las diversidades cibernéticas y son capaces de interactuar intensamente con portales si les atrae el mensaje, los sonidos y las animaciones pero, si se confunden con estas aplicaciones, de nuevo pierden la paciencia y se van. Concluye que los principales productos que buscan los adolescentes son música, ropa y calzado de estilo deportivo y videojuegos, y que el 92.3 por ciento de éstos tienen conciencia ecológica y se quedan un rato largo en los portales que tienen mensajes ambientales.

Por otro lado, Shiles (2008) señala que un estudio financiado por la Fundación MacArthur en Estados Unidos reflejó que los adolescentes del siglo XXI están aprendiendo como comunicarse por la red, a desarrollar una identidad pública, a crear una página propia, a sugerir vínculos lo que los expertos consideran como beneficioso para el desarrollo de los mismos. El estudio es uno longitudinal con tres años de duración en el cual se observaron a más de 800 adolescentes y padres usuarios por más de 5,000 horas. El propósito del Proyecto de la Juventud Digital fue elaborar un panorama etnográfico de cómo los adolescentes utilizan los medios sociales para socializar, aprender y relajarse. Entre los resultados se menciona que conectarse con amigos a través de redes sociales como MySpace y FaceBook representa una suerte de encuentro para los adolescentes y que Internet proporciona a un cierto grupo de adolescentes la oportunidad de explorar su propia creatividad y sumergirse en profundidad en algún tema. Además, se descubrió una brecha digital entre aquellos con acceso a la red y aquellos que no, debido a que el acceso es por lo general limitado, hay sitios bloqueados y también sólo está disponible cuando estas instituciones están abiertas. Yowell & Itó (2008; citadas por Shiles, 2008) concluyen que la investigación plantea una nueva manera de ver cómo aprenden los jóvenes, pues el aprendizaje hoy en día depende más de los compañeros y de las redes sociales, y esto es algo importante que se debe considerar si se quiere repensar la educación.

Según Tyagi (2008; Ferré 2008), los adolescentes nacidos a partir de 1990 no conocen un mundo en el que no se podía aún navegar por Internet y pueden tener por tanto una visión distorsionada de la realidad y de su propia identidad. Para este psiquiatra esto es debido a que la Internet es un mundo en el que todo sucede deprisa, en que todo cambia continuamente y en el que basta apretar un botón del ordenador para poner fin a una relación; un mundo en el que las personas pueden borrar su propio perfil si es que no le gusta, y cambiar su identidad por otra más aceptable. Concluye que una de las desventajas de las redes cibernéticas es que los adolescentes acostumbrados a la velocidad de las relaciones sociales en Internet pueden encontrar aburrido el mundo actual, lo que podría llevarlos a comportamientos más extremos en busca de excitaciones, haciéndolos incapaces de amistades duraderas y con un grave riesgo de padecer comportamientos compulsivos.

Varios jóvenes puertorriqueños tuvieron la oportunidad de expresarse sobre las opiniones de Tyagi (2008) en el artículo Crisis de identidad por FaceBook y MySpace (Ferré, 2008). Los mismos utilizaron un enlace de comentarios basada en condiciones de uso. Los comentarios realizados por los jóvenes (se guardó la particularidad de la redacción y el uso de apodos) fueron la reacción a las expresiones del experto sobre la crisis de identidad de los adolescentes que utilizan las redes sociales cibernéticas:

"Estos teorías son absurdas. Lo mismo se decia cuando surgio el Televisor... " La dependencia de las personas de la televisión es el hecho más destructivo de la civilización actual. …esto se trata de un avance tecnologico, una evolucion de la humanidad. Ciertamente estos Doctores, no entienden esta nueva realidad, porque como bien dicen, esto es asunto de los nacidos después del 1990. Todo lo que no se entiende, se critica " (Reivaj, 5 de julio de 2008 – 11:15 P.M).

"Si alguien tiene que buscar amistades ficticias en estos sites tiene un problema de comportamiento" (yucateke, 5 de julio de 2008 – 8:07 P.M.).

"Ya los jovenes no saben ni hablar, se ha perdido la comunicación oral y ni se diga de la escrita. En verdad que se ha sustituido la internet por la vida social. Alejamiento , enajenados , aburridos , hartos de la vida y asi terminan sus días." (Coqui S O S, 5 de julio de 2008 – 5:52 P.M.). (www.elnuevodia.com/diario/noticia/bienestar/pordentro/crisis_de_identidad_por_facebook_y_my_space/427169).

Otro aspecto importante en el uso de la tecnología como medio de comunicación social son sus efectos en la salud física y emocional de los usuarios. Un estudio realizado por Hardy (2009; citada por Pro-Salud News, 2009), señala que el uso inadecuado de los medios tecnológicos pueden afectar directamente a los individuos que pasan muchas horas sentados frente a los mismos. La investigación, comenzada en el 2004 con 2,750 voluntarios de sexto, octavo y décimo grado de escuelas australianas, tuvo el propósito de asociar el nivel de sedentarismo con el aumento de peso y las adicciones a dispositivos tecnológicos. Entre los hallazgos más trascendentales está que las mujeres adolescentes que pasan varias horas diarias frente a la pantalla -ya sea de la computadora, el televisor o el celular-, presentan mayores probabilidades de ganar peso y disminuir su capacidad atlética y física, en comparación con los varones de la misma edad lo que podría afectar, en un futuro, su autoestima y su salud. Las recomendaciones más importantes es la propuesta de evitar que los niños y adolescentes pasen más de dos horas diarias frente a alguno de estos artefactos y el aumento en la generación de conciencia sobre la importancia del ejercicio como medio para una mejor calidad de vida.

A pesar de las recomendaciones, según Ortutay (2009) el aumento de usuarios adolescentes en las redes sociales es evidente. La autora hace referencia a un estudio realizado por Pew Internet American Life a finales del 2008 con el propósito de determinar el crecimiento de usuarios de estas páginas cibernéticas. El estudio se realizó mediante una encuesta a 2,250 estadounidenses de los cuales el 65 por ciento eran adolescentes entre 12 y 17 años de edad y que demostraron un uso diario de las páginas de MySpace y FaceBook. La sorpresa del estudio radica en que 17 por ciento de los adultos encuestados poseen varias páginas en un lugar y que el 4 por ciento tienen páginas para partes diferentes de su personalidad, lo que podría ser un posible reflejo de los jóvenes que pasan de la adolescencia a la adultez.

Nina (2009; citado por Delgado, 2009), señala como uno de los problemas del Internet las divisiones en mega-opolios corporativos de acceso a información que permiten que muchos foros se convierten en plazas públicas ingobernables, donde los individuos pueden vivir con la ventaja del anonimato. Este sociólogo del derecho, cita a su vez, al filósofo francés Bruno Latour quien define a la Internet como la nueva asamblea de vida democrática, donde los derechos de libertad de expresión son ejercidos de forma ilimitada. Según Nina, en ese cambio cultural, las nociones de lo público y lo privado han desaparecido haciendo que la gente que transita por la Web piense que todo es público y publicable, que no hay límites y que el acoso es una muestra de la libertad de expresión, convirtiendo esta última en uno de los tipos de violencia tecnológica en crecimiento desde la pasada década. Por su parte, Delgado (2009) recomienda a los padres reforzar emocionalmente a los jóvenes para que no se afecten con el acoso cibernético y de ser necesario, se busque ayuda profesional (www.ciberbullying.com).

Según Martínez (2009), existen en China, el país de mayor población en la red con 300 millones de internautas, cuatro millones de personas con adicción a la misma y 10 millones son potenciales enfermos. El autor señala que a finales de 2008 Pekín añadió la adicción a Internet a la lista de desórdenes clínicos y la define al paciente como la persona que pasa en la red diariamente más de seis horas de promedio durante un período de tres meses. El perfil habitual del paciente es ser varón, hijo único, crecido en un entorno urbano, con una edad crítica entre los 14 y 21 años y con posibilidades de convertirse en desertor escolar; en el otro lado, las chicas llegan después de horas y días de uso de cuartos de charlas en Internet y la mensajería instantánea.

Según Tao (2009; citado por Martínez, 2009), doctor experto en adicciones, el 90 por ciento de los enfermos con adicción al Internet consigue recuperarse mediante un tratamiento de disciplina militar que les ayuda a reajustar las horas de sueño, de comida y de estudio. El doctor añade que el tratamiento consiste en nada de Internet, nada de teléfonos móviles ni de contactos con el exterior. Según Tao, el aislamiento dura los tres meses que se alarga el tratamiento: en el primer mes se trabaja la resistencia y negación, en el segundo se acostumbra al ambiente y en el tercero es cuando la cura surte efecto. En Estados Unidos, según Martínez (2009), sólo el 18 por ciento de las personas se considera adicta al uso de la red, cifra baja en comparación con el 42 por ciento de los internautas chinos.

HealthDay News (2009), reseñó un estudio taiwanés en el cual se midió el nivel de las actividades en Internet que podrían ofrecerles oportunidades a los jóvenes de experimentar comportamientos agresivos. El estudio publicado por el Journal of Adolescent Health se basa en cuestionarios sobre el uso de Internet y el comportamiento que llenaron 9,405 adolescentes, consideró que el 25 por ciento de los varones y el 13 por ciento de las féminas eran adictos a la red. De ese grupo, el 37 por ciento informó que amenazó o hizo daño a otros compañeros durante el año anterior, en comparación con el 13 por ciento de las féminas y el 32 por ciento de los varones en general. En conclusión, el estudio relaciona la agresión de los adolescentes con el uso intenso de Internet, aunque las actividades podrían ofrecerles oportunidades a los jóvenes de observar, experimentar y probar comportamientos agresivos que causen resultados positivos como la identificación en un grupo, ser un héroe o ganar en los juegos. Sin embargo, según Cornell (2009; citado por HealthDay, 2009), este estudio no demuestra que un comportamiento cause el otro en los adolescentes.

Palomo (2009), señala que una de las nuevas tendencias tecnológicas entre adolescentes es el sexting que consiste en enviar mensajes con imagines sexuales personales a sus amistades a través de redes sociales cibernéticas u otros medios. Según la autora, en una encuesta realizada por la Organización de Prevención de Embarazos Imprevistos entre Adolescentes, se encontró que 20 por ciento de los jóvenes de entre 13 y 17 años ha mandado alguna imagen o vídeo suyo desnudo o semidesnudo a través de algún medio de comunicación tecnológico. Nightingale (2009, citada por Palomo, 2009), explica que algunos lo hacen por diversión, por provocación y por imitar a sus amigos, pero los jóvenes pueden llegar a ser realmente humillados y marginados durante años. La experta recomienda a los padres hablen con sus hijos sobre las posibles consecuencias, pues esta práctica podría ser considerada como fabricación y distribución de pornografía infantil.

Investigaciones sobre la Autoestima en Adolescentes

Partes: 1, 2, 3, 4


 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Estudio Social

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.