Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     
 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

La familia de Jesús según San Marcos (Mc.3,21.31-35;6,3;15,40) (página 2)




Partes: 1, 2

Este brevísimo esbozo de la historia de la interpretación sirve al menos para hacernos ver que el problema es complejo y que en últimas el trabajo que se pueda realizar sobre ello es limitado y tentativo no es definitivo ni conclusivo.

"En el Nuevo Testamento se mencionan hermanos y hermanas de Jesús (Mt.12,46;Jn.2,12;7,3.5.10;20,17;1Cor.9,5;Gal.1,19). Cuatro hermano se citan por sus nombres, de las hermanas no se ha transmitido ningún nombre. Es cierto que estas personas no son hermanos ni hermanas de Jesús en el uso actual de la palabra, no fueron en ningún caso hijos de María, sino parientes más lejanos (primos, primas, etc.). La palabra hermano (en hebreo-arameo) comprende también parientes más lejanos como primos, sobrinos, porque les falta las correspondientes denominaciones exactas de parentesco. De modo que la expresión griega adelfas, se puede considerar como traducción literal de un equivalente arameo que se empleó en la primitiva comunidad cristiana de Palestina.

Los cuatro hermanos de Jesús designados por sus nombres en Mc.6,3, son hijos de otra madre distinta de la de Jesús. Los dos primeros que se nombran, Santiago y José, se vuelven a nombrar después en Marcos en la narración de la muerte de Jesús, y allí aparecen como hijos de otra María, distinta de la madre de Jesús Mc.15,40. No es del todo imposible que en este relato se trate de otras personas. Pero, cuando el escritor cita por sus nombres una pareja de hermanos y repite luego en su breve relato los mismos nombres sin más explicación, hay que suponer que se trata de las mismas personas. De estos hechos resulta igualmente que los otros dos (Simón y Judas), que se nombran aún más tarde y más lejos de Jesús, no son tampoco hermanos, en el sentido actual de la palabra sobre todo por no mencionarlos Mc.15,40.

Lo anterior se confirma por el hecho de que, según los evangelios, Jesús aparece como hijo único de María y como el único vástago de la sagrada familia. María fue virgen en el concebimiento de Jesús Mt.1,23;Lc.1,27, y tenía propósito de permanecer virgen Lc.1,34; a la edad de doce años, Jesús era aún, por todos los indicios, el único hijo de María Lc.2,41-52. Los hermanos de Jesús que no parecen hasta la vida pública del Señor, no son llamados en ninguna parte hijos de María o de José"[7].

Por otra parte Meier dice, "que los varios significados de adeptos en el Nuevo Testamento se puede reducir a dos sentidos básicos: Literal y metafórico.

  • 1. Primero y ante todo, adelphos se usa literalmente con el significado de hermano consanguíneo, ya sea carnal (de padre y madre) o medio hermano (con un solo padre biológico común).

  • Los casos claros de hermano carnal son tan manifiestos que no hay necesidad de extenderse sobre el asunto. Mc.1,29-30, el evangelista nos presenta a Santiago, su hermano Juan y el padre de ambos, Zebedeo, nunca pasa por la mente de ningún exegeta o teólogo sugerir que Santiago y Juan sean realmente primos y Zebedeo su padrastro o tío. No se ve porque un exegeta, ateniéndose a criterios puramente filológicos e históricos, debe juzgar de otra manera Mc.6,3 donde se nos dice que Jesús es el hijo de María y el hermano de Santiago, José, Judas y Simón.

  • Un punto interesante es que Marcos también conoce el uso de adelphos con el significado de medio hermano, como se ve en 6,17, donde se llama a Filipo hermano de Herodes Antipas. En este texto, hermano tiene que significar medio hermano, puesto que Herodes Antipas era hijo de Herodes el Grande y de otra mujer de éste, Malthace la Samaritana.

  • Con hermano carnal y medio hermano agotamos el significado literal de adelphos en el Nuevo Testamento.

  • 2. Todo uso de adelphos en el NT cae bajo la rúbrica general del sentido figurado o metafórico. Éste abarca todos los casos en que hermano se refiere a algún tipo de relación personal no asimilable al nexo fundado en un parentesco por consanguinidad o por matrimonio. Pertenecen al sentido metafórico los textos que se refieren a los seguidores de Jesús (Mc.3,35), a los cristianos en la Iglesia primitiva (1Cor.1,1;5,11), a los judíos (Hch.2,29;en sentido más bien religioso y en Rom.9,3; en sentido de compatriotas), a algún vecino (Mt.7,3-5) y, potencialmente, cualquier ser humano (Heb.2,11.17).

Naturalmente, ninguno de estos argumentos, ni siquiera el conjunto de ellos, puede proporcionar certeza absoluta en un punto sobre el que hay tan pocos datos"[8].

"Sin embargo se comenta estos días, (dice una Revista, octubre 2002) el descubrimiento de un osario en Jerusalén con la siguiente inscripción: Jacob, hijo de José y hermano de Jesús. Ciertamente, son nombres muy comunes en el mundo judío. Sin embargo, la expresión hermano de Jesús resulta relevante. Si se llega a confirmar que la inscripción del epitafio se refiere realmente a Santiago (Sant-Iacob), el hermano del Señor, estaríamos ante un descubrimiento importante para el mundo cristiano. Ahora bien ¿qué puede suponer?

1.      En primer lugar, conviene hacer algunas observaciones. No se trata de Santiago el mayor, hijo de Zebedeo y hermano de Juan, uno de los primeros discípulos de Jesús (Mt 4,22), a quien Herodes Agripa mandó decapitar hacia el 44 (Hch 12, 2). De su venida a España el Nuevo Testamento no dice nada. Así pues, se trata de Santiago el menor, que tiene un papel importante en la primera comunidad cristiana (Hch 12,17;15,13;21,18). Se le atribuye la carta de Santiago. Muere mártir hacia el 62 (Josefo, Hegesipo).

2.      Pues bien, los evangelios llaman hermanos de Jesús a Santiago, José, Simón y Judas, también hablan de hermanas (Mt 13,55-56;Mc 6,3). San Pablo habla de Santiago, el hermano del Señor (Gal.1,19). María es la madre de Jesús (Jn 2,1;Hch 1,14;Mt 1, 18-25; Lc 2) y la esposa de José (Lc 2,5;Mt 1,18). Para la gente de Nazaret Jesús es el hijo del carpintero (Mt 13,55). Los evangelios y los Hechos de los Apóstoles hablan con toda naturalidad de su madre y sus hermanos (Mt 12,46;Mc 3,31;Lc 8,19; Hch 1,14).

3.      Las iglesias evangélicas aceptan sin problema el hecho de que Jesús tuviera hermanos. Sin embargo, los evangelios distinguen explícitamente entre la madre de Jesús y la madre de Santiago el menor y de José (Mt 27,56 y Mc 15,40), que también aparece en Lucas como María la de Santiago (Lc 24,10). De modo que, los protestantes (no todos ellos) creen que María Santísima tuvo más hijos naturales. Creen que sólo fue virgen hasta el nacimiento de Jesús y que después tuvo hijos con San José. Se basan en los pasajes de la Biblia que mencionan a los "hermanos" de Jesús:

Mateo 12,46 "Todavía estaba hablando a la muchedumbre, cuando su madre y sus hermanos se presentaron fuera y trataban de hablar con él."

Marcos 6,3 "¿No es éste el carpintero, el hijo de María y hermano de Santiago, José, Judas y Simón? ¿Y no están sus hermanas aquí entre nosotros?» Y se escandalizaban a causa de él".

Juan 7,5 "Es que ni siquiera sus hermanos creían en él".

Hechos 1,14 "Todos ellos perseveraban en la oración, con un mismo espíritu en compañía de algunas mujeres, de María, la madre de Jesús, y de sus hermanos."

1Corintios 9,5 "¿No tenemos derecho a llevar con nosotros una mujer cristiana, como los demás apóstoles y los hermanos del Señor y Cefas?"

4.      En los evangelios, la madre de Santiago el menor aparece sola, sin su marido. Es posible que hubiera quedado viuda, como María, la madre de Jesús. Y que, sin protección social, se apoyaran mutuamente y vivieran todos como hermanos. Es posible también que esos hermanos estuvieran casados. No existe una sola sugerencia en la Biblia de que la Virgen tuviera otros hijos. Cuando la Sagrada Familia huye a Egipto, cuando se les pierde el niño en Jerusalén (Lucas 2:41-51), siempre se refiere a un solo hijo. Los de Nazaret, aun cuando hablan de los "hermanos" de Jesús, se refieren a El como "el hijo de María", no como "un hijo de María"(Mc 6,3). Sería este uso de palabras muy extraño si fueran de hecho esos otros "hermanos" hijos de María.

5.      En la tradición católica, sobre la cuestión de los hermanos de Jesús, suele darse esta explicación: en el mundo bíblico a los parientes próximos se les llama hermanos (ver Gn 13,8; 12,5; 14,16; Lv 10,4; 1Cro 23,22s; Catecismo de la Iglesia Católica, n. 500).

6.      En definitiva, el descubrimiento encaja con los datos del Nuevo Testamento, que presentan a Santiago el menor como hermano del Señor. Además, pone nombre al padre de Santiago y marido de María, la madre de Santiago y de José. Se llamaría como uno de sus hijos, José.

7.      Tampoco es cosa de dar muchas vueltas al asunto, dedicando nuestra atención a fábulas y genealogías interminables (1Tm. 1,3). San Pablo afronta sobriamente la cuestión del origen de Jesús, diciendo: nacido de mujer (Gal. 4,4), nacido del linaje de David (Rm 1,3). Y pone el acento en la confesión central de la fe cristiana: Jesús es el Señor (Flp 2,11)." [9]

"El fraude del "osario de Santiago". Muchos pensaron que este "hallazgo" ponía en duda la doctrina católica sobre la Virginidad perpetua de María. Sin embargo resultó ser un fraude. Así lo determinó el director de Antigüedades de Israel, Shuka Dorfman, quien anunció (junio 18, 2003): «El osario es real. Pero la inscripción es falsa. Lo que significa es que alguien cogió una caja real y labró la escritura en ella, probablemente para darle una importancia religiosa».  Lamentablemente los medio de comunicación que tan ampliamente propagaron el engaño, no hicieron casi nada por rectificarlo"[10].

Después de conocer los contenidos anteriores sobre los hermanos de Jesús, voy a dar a conocer otra punto de vista que se centra un poco más en la hermenéutica del texto bíblico sin detenerse a que si son o no son hermanos carnales de Jesús.

"Mc. 3,21. Esta es una nueva opinión con respecto a la persona de Jesús, los más allegados a él piensan sencillamente que está loco. Es más, que está poseído por un espíritu inmundo en la misma línea de cómo pensaban los escribas (3,22). Esto merece una explicación: los familiares de Jesús constatan que no permanece con ellos, sino que se la pasa de aquí para allá y de allá para acá, característica propia de una persona que está fuera de sí (así es el comportamiento del endemoniado de Gerasa en 5,4-5), pues lo normal sería que estuviera con los suyos, dentro de su propio clan familiar. En el clan familiar, el pater familias estaba a la cabeza del grupo, y el varón que contraía matrimonio simplemente construía su casa junto a la del padre y a la de los demás hermanos.

De tal manera que compartían todos los trabajos, ingresos de la sociedad familiar, incluso el horno donde se cocinaban el pan era para uso común de toda la familia. Naturalmente, lo normal es que Jesús permaneciera con su grupo familiar continuamente.

Pero más adelante del evangelio habla de la gente que está sentada en corro escuchando a Jesús (3,32), podemos imaginar que Jesús está también sentado enseñando a la gente, lo cual precisa que él no está fuera de sí, pues está en un sitio y rodeado de personas, más adelante se describe la posición del que fue curado de los demonios: sentado, vestido y en su juicio 5,19. Finalmente, Jesús aprovecha la ocasión para precisar quienes son su verdadera madre y sus verdaderos hermanos 3,35. "Los que cumplen la voluntad de Dios". En este sentido los discípulos de Jesús cumpliendo la voluntad de Dios, se convierten en los parientes más cercanos de Jesús.

Recordemos que en el relato de los primeros llamados se nos había dicho que ellos dejaron tanto su familia como sus actividades familiares para seguir a Jesús 1,16-20, lo cual era impensable en el contexto cultural de la época. De hecho, aquí la familia busca a Jesús porque era una deshonra para la familia, que como todas las familias de la época estaban llamadas a mantenerse unidas como grupo y a mantener el honor familiar. Pues un hijo díscolo era vergüenza para la familia, pues significaba que su padre no había sido capaz de educarlo bien (Eclo.30,12;Prov.4,14;19,13.26;1,8).

De forma contracultural, Jesús está mostrando un nuevo concepto de familia que supera los lazos de consanguinidad, su nueva familia se mueve en la adhesión total a la voluntad de Dios. El discípulo que deja su familia tribal, que era el valor más alto para la cultura, pasa a formar parte de la familia de Jesús que presenta un valor mucho más alto dentro de la escala de valores de época. Se da pues, una sustitución de familia donde, en la nueva, se viven los valores del Reino de Dios. Obviamente aquí hay una fuerte invitación para quien quiera ser discípulo de Jesús, pues no solamente se le invita a un simple seguimiento, sino que se le llama a formar parte de la verdadera familia de Jesús"[11].

"Pues lo que sucede con Jesús puede ampliarse, y aplicárselo a sus discípulos. Pueden venir sus familiares antiguos y afirmar: "se han vuelto locos", queriendo que vuelva cada uno a sus hogares viejos, cumpliendo de esa forma las tareas sagradas de este mundo. Pues bien, en contra de eso, sólo aquel que pueda romper con la estructura dominante seguirá a Jesús, repitiendo el gesto primero de Abrahán (Gn.12,1-9) y creando sobre el mundo una familia de hermanos/as, sin patriarcas varones que se impongan por arriba.

Otro aspecto aquí bien resaltado es la igualdad entre varones y mujeres. Viene a buscarle los hermanos y la madre, como representantes de una autoridad genealógica (madre) y masculina (hermanos). Pues bien, en su respuesta, Jesús ha introducido entre hermanos y madre "hermanas". Eso significa que en su reino tienen igualdad varones y mujeres. Se suscita aquí la verdadera hermandad de la familia de Jesús"[12].

INTRODUCCIÓN

En el estudio de los evangelios sinópticos y hechos de los Apóstoles, he querido ahondar e investigar un poco más sobre la familia de Jesús (más propiamente sobre los hermanos y hermanas) que nos presenta el evangelio según San Marcos, ya que es un tema muy discutido con los hermanos separados y que muchos de nuestros hermanos católicos (y yo mismo) se confunden al hablar del tema, pues a mi parecer no queda bien claro desde los textos bíblicos, si eran o no eran hermanos de sangre de Jesús. Aunque es muy importante decir de entrada que en caso que se llegue a comprobar que Jesús tenía más hermanos de sangre, eso no afectaría gravemente mi fe, pues lo más importante no es eso, sino que Jesucristo es el Hijo de Dios, el que murió y resucitó para gloria de Dios Padre y así es nuestro Salvador.

Yo quiero centrar mi investigación sobre la familia de Jesús en el evangelio según San Marcos, pero sabiendo que son muchos los textos bíblicos que hacen referencia a los hermanos y hermanas de Jesús apoyándose en ellos diferentes autores, tendré que citarlos, sin embargo haré lo posible en manejar la visión marcana sobre este tema, por eso cito los textos bíblicos que hacen referencia a este tema según San Marcos (3,21;31-35;6,3;15,40).

En el desarrollo de esta investigación, lo primero que daré a conocer es qué significa familia y hermano en el contexto bíblico cultural, centrando desde luego en la palabra hermanos y hermanas. Después daré a conocer las diferentes interpretaciones que se han hecho a través de la historia, e incluso las interpretaciones actuales (lo que dice la Iglesia católica sobre el tema, lo que dicen los hermanos separados y lo que dicen algunos teólogos; estas posiciones aparecerán a lo largo de la lectura, pues no aparecerán explícitamente con ningún título que lo diferencie); después se conocerá un punto de vista más existencial, vivencial de esos textos bíblicos. Al final de esta investigación haré mi conclusión o síntesis sobre este tema tan interesante.

BIBLIOGRAFÍA

GRABNER-HAIDER, Antón., VOCABULARIO PRÁCTICO DE LA BIBLIA. Herder. Barcelona. 1975

MEIER, John P., UN JUDÍO MARGINAL; Nueva Visión del Jesús histórico I. Verbo Divino. Estella (Navarra). 1998. p.325-341.

TERMES ROS, Pablo., ENCICLOPEDIA DE LA BIBLIA III. Garriga. Barcelona. 1964

HORST BALZ, SCHNEIDER Gerhard., DICCIONARIO EXEGÉTICO DEL NUEVO TESTAMENTO I. Sígueme. Salamanca. 2001. p.86.

DE AUSEJO, Serafín., DICCIONARIO DE LA BIBLIA. Herder. Barcelona. 10ed. 2000.

GOOGLE. HERMANOS DE JESÚS.

MARTINEZ ALDANA Hugo Orlando., EL DISCÍPULO EN EL EVANGELIO DE MARCOS. CELAM. Bogotá. 2006. p.45

PIKAZA Xavier., PARA VIVIR EL EVANGELIO: Lectura de Marcos. Verbo Divino. Pamplona. 1995. p.67

CONCLUSIÓN

Tanto los católicos como los protestantes creemos que Jesús tiene más hermanos, pero cada uno entiende algo muy diferente por ello. No son José ni María, sino los "hermanos" y "hermanas" de Jesús, quienes crean el mayor problema a los historiadores y a los teólogos. Los protestantes (no todos ellos porque Lutero y Calvino dicen lo contrario) creen que María Santísima tuvo más hijos naturales. Creen que sólo fue virgen hasta el nacimiento de Jesús y que después tuvo hijos con San José. Se basan en los pasajes de la Biblia que mencionan a los "hermanos" de Jesús: Marcos 6,3 "¿No es éste el carpintero, el hijo de María y hermano de Santiago, José, Judas y Simón? ¿Y no están sus hermanas aquí entre nosotros?» Y se escandalizaban a causa de él". Mateo 12,46; Juan 7,5; Hechos 1,14; 1Corintios 9,5.

Los católicos profesamos que todos los cristianos somos hermanos de Jesús en virtud de nuestro bautismo. Profesamos al mismo tiempo que Jesús no tuvo hermanos naturales (Catecismo de la Iglesia católica #500). En el antiguo Testamento, los nombres hermano, hermana significan fundamentalmente y en un sentido más vigoroso, los miembros nacidos de la misma pareja conyugal. Son también hermanos los hermanastros, tanto paternos como uterinos, si bien parece que la fraternidad también materna suponía en la conciencia de todos una más fuerte vinculación familiar, una mayor proximidad de sangre (Gn.34,25;Lev.18,9-11). Pero el uso bíblico la amplía a significarlos parientes más o menos cercanos, y por ello se llama hermanos a los tíos, sobrinos, etc. (Job.42,11); ya sin mediar grado alguno de consanguinidad, son hermanos los miembros de la misma tribu (Num.8,26;16,10;1Sam.20,29;Neh.3,1). En su máxima amplitud llegó a significar cualquier relación de proximidad, semejanza en el oficio, etc. (Job.30,29;Prov.18,9).

Los cuatro hermanos de Jesús designados por sus nombres en Mc.6,3, son hijos de otra madre distinta de la de Jesús. Los dos primeros que se nombran, Santiago y José, se vuelven a nombrar después en Marcos en la narración de la muerte de Jesús, y allí aparecen como hijos de otra María, distinta de la madre de Jesús Mc.15,40. No es del todo imposible que en este relato se trate de otras personas. Pero, cuando el escritor cita por sus nombres una pareja de hermanos y repite luego en su breve relato los mismos nombres sin más explicación, hay que suponer que se trata de las mismas personas. De estos hechos resulta igualmente que los otros dos (Simón y Judas), que se nombran aún más tarde y más lejos de Jesús, no son tampoco hermanos, en el sentido actual de la palabra sobre todo por no mencionarlos Mc.15,40.

Marcos 3,31-35. Hay una fuerte invitación para quien quiera ser discípulo de Jesús, pues no solamente se le invita a un simple seguimiento, sino que se le llama a formar parte de la verdadera familia de Jesús. Pues lo que sucede con Jesús puede ampliarse, y aplicárselo a sus discípulos. Pueden venir sus familiares antiguos y afirmar: "se han vuelto locos", queriendo que vuelva cada uno a sus hogares viejos, cumpliendo de esa forma las tareas sagradas de este mundo. Pues bien, en contra de eso, sólo aquel que pueda romper con la estructura dominante seguirá a Jesús, repitiendo el gesto primero de Abrahán (Gn.12,1-9) y creando sobre el mundo una familia de hermanos/as, sin nadie que se impongan por arriba.

Otro aspecto aquí bien resaltado es la igualdad entre varones y mujeres. Viene a buscarle los hermanos y la madre, como representantes de una autoridad genealógica (madre) y masculina (hermanos). Pues bien, en su respuesta, Jesús ha introducido entre hermanos y madre "hermanas". Eso significa que en su reino tienen igualdad varones y mujeres. Se suscita aquí la verdadera hermandad de la familia de Jesús.

[1] GRABNER-HAIDER, Antón., VOCABULARIO PRÁCTICO DE LA BIBLIA. Herder. Barcelona. 1975

[2] MEIER, John P., UN JUDÍO MARGINAL; Nueva Visión del Jesús histórico I. Verbo Divino. Estella (Navarra). 1998. p.325-341.

[3] TERMES ROS, Pablo., ENCICLOPEDIA DE LA BIBLIA III. Garriga. Barcelona. 1964

[4] HORST BALZ, SCHNEIDER Gerhard., DICCIONARIO EXEGÉTICO DEL NUEVO TESTAMENTO I. Sígueme. Salamanca. 2001. p.86.

[5] Ibíd. P. 90.

[6] MEIER, John P., UN JUDÍO MARGINAL; Nueva Visión del Jesús histórico I. Verbo Divino. Estella (Navarra). 1998

[7] DE AUSEJO, Serafín., DICCIONARIO DE LA BIBLIA. Herder. Barcelona. 10ed. 2000.

[8] MEIER, John P., UN JUDÍO MARGINAL; Nueva Visión del Jesús histórico I. Verbo Divino. Estella (Navarra). 1998

[9] GOOGLE. HERMANOS DE JESÚS.

[10] Ibíd.

[11] MARTINEZ ALDANA Hugo Orlando., EL DISCÍPULO EN EL EVANGELIO DE MARCOS. CELAM. Bogotá. 2006. p.45

[12] PIKAZA Xavier., PARA VIVIR EL EVANGELIO: Lectura de Marcos. Verbo Divino. Pamplona. 1995. p.67

 

 

Autor:

Arnulfo Moreno Quiñónez

Presentado a:

PBRO. WILLIAM PALOMEQUE ANGULO

SEMINARIO MAYOR ARQUIDIOCESANO SAN PEDRO APÒSOL

EV. SINÒPTICOS Y HECHOS DE LOS APÒSTOLES

FACULTAD DE TEOLOGÌA

SANTIAGO DE CALI

2008

Partes: 1, 2


 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Comentarios


Trabajos relacionados

  • The Islam

    Believes of Islam. Khalila and Dimna. Islam in Spain. Primitive religions have their origins in the search of God by th...

  • El pan de la proposición y su aplicación hoy en día

    La siguiente información se basa en una extensa investigación realizada por algunos testigos de Jehová en la república m...

  • Las virtudes y la prudencia

    Areté. Las virtudes. De la gracia del Espíritu Santo a las virtudes. Este trabajo está organizado de la siguiente maner...

Ver mas trabajos de Religion

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.