Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     
 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Los objetivos de la educación primaria articulando los niveles educativos (página 2)

Enviado por Tania I Pomares



Partes: 1, 2

Como primer elemento se valoró que para lograr un trabajo educativo más eficiente con los niños, que contribuyera al máximo desarrollo integral de manera individual y diferenciada, era necesario mejorar la relación alumno-docente. Con ese propósito se determinó que el maestro atendiera un máximo de 20 alumnos por aula. Esta aspiración se ha logrado hasta el curso 2006/2007 en un 93% y el resto de los grupos (con más de 20) es atendido por 2 maestros. De esa forma se ha ido potenciando en cada curso escolar el principio de que cada educador se responsabilice con la educación de 20 niños.

Otra idea importante introducida es el tránsito del maestro con sus alumnos por todos los grados, responsabilizándose con su educación integral, para lo cual cuenta con el apoyo de los medios tecnológicos que se han situado en las escuelas primarias: 56 184 televisores, 43 710 videos y 23 578 computadoras con 41 software educativos confeccionados particularmente para la enseñanza, que han abierto un campo infinito a la metodología de la dirección del aprendizaje, la concepción de la clase y el contenido de las tareas escolares. Se incorporan el video-clase de inglés con 1 hora de 3ro a 5to y 2 horas en 6to grado.

La relación alumno-maestro a nivel de país en el sector urbano es 19 y en el caso particular de la capital 18, como resultado del programa de reparación de las escuelas realizado en el curso 2002-2003.

La medida implicó la construcción de 33 nuevas escuelas y de 3949 aulas, así como la reparación capital de 708 centros. Cuenta también con 31 programas semanales transmitido por el Canal Educativo con más de 12 horas de duración. De ellos 29 de apoyo a la docencia y 2 de carácter formativo.

Los resultados:

Las transformaciones logradas en la personalidad del estudiante, pueden coincidir o no exactamente con los objetivos previstos. Debe incorporar no sólo indicadores cuantitativos sino también parámetros cualitativos que permitan realizar una valoración más completa de las acciones logradas.

Como puede apreciarse el análisis estructural de la actividad cognoscitiva ofrece grandes posibilidades para la orientación de manera científica de este proceso, tanto para los docentes, como para los directivos. Constituyen estos componentes una estructura invariante que puede aplicarse a cualquier institución donde se desarrolle un proyecto educativo, en distintos contextos, a los diferentes niveles de enseñanza, e incluso en diversos modelos curriculares.

Desde el punto de vista funcional también puede analizarse esta actividad cognoscitiva y con ello lograr una visión holística del ciclo cognoscitivo que revela cómo cada momento funcional identificado (orientación, ejecución, control y ajuste), constituye a su vez un peldaño para el próximo escalón en el ascenso al conocimiento científico.

El momento de la orientación declarado por P. Ya. Galperin[1]psíquico por excelencia, no debe limitarse solo a los referentes teóricos que posee el sujeto producto de la escolarización anterior, en ella hay que considerar también las vivencias que ha experimentado el sujeto en su historia personal, elemento que le imprime al proceso de aprendizaje el tono afectivo emocional, que conjuntamente con la identificación de sus motivos e intereses hacia el estudio constituyen una vía de atraer la atención al contenido objeto de asimilación.

No menos importante en este sentido son las estrategias de aprendizaje y las técnicas de estudio que posee el estudiante que puede ser un elemento favorecedor o no en la asimilación, incidir en el desarrollo de acciones de búsqueda y procesamiento de la información convierten el proceso de aprendizaje en un momento de investigación que exige de reflexión y organización consciente del contenido estudiado, lo que contribuye a la perdurabilidad en el tiempo de lo asimilado.

Por último debe también tomarse en cuenta la representación que del problema objeto de análisis haya construido el estudiante. Esa imagen creada a partir de la problemática presentada puede estar matizada por todos los elementos anteriores, por lo que es necesario verificar su grado de adecuación para seguir avanzando en el proceso de conocimiento.

Evidentemente este momento emerge como una primera fase de elaboración teórica del conocimiento del sujeto, a partir de la imagen conformada por las tareas identificadas en los objetivos propuestos; lo cual crea las condiciones para el siguiente; el de la ejecución. Es aquí donde puede realmente comprobarse si la orientación fue comprendida, los estudiantes en este momento ponen en juego su creatividad y despliegan el conjunto de acciones que estuvieron previstas al nivel de diseño en los objetivos, en esta fase la diferenciación entre los estudiantes adquiere diversos matices en función de los elementos que intervienen en la conformación de la representación de la orientación como analizamos anteriormente.

Particularmente en este momento es donde fundamentalmente tiene lugar el tránsito de las acciones mentales por las diferentes etapas, es cuando el contenido a asimilar deja de ser externo para encontrar su lugar en la estructura mental elaborada ya por el sujeto, caracterizándose por diferentes características impuestas por los elementos valorativos y afectivos de la personalidad, es vital en este momento el uso del lenguaje que le permite al sujeto que aprende, decodificar y codificar según sus códigos todo el proceso de elaboración individual que implica la asimilación. En ese tránsito se requiere de una retroalimentación para seguir avanzando, acción regulativa que constituye el tercer momento funcional del ciclo cognoscitivo.

El control aunque situado en tercer lugar realmente está presente desde la orientación para comprobar la comprensión de la misma, en la ejecución para realizar los ajustes necesarios y en este momento con una función de comparación entre lo previsto, lo planificado teóricamente en los objetivos y lo real alcanzado en la práctica educativa concreta.

Los objetivos, como categoría didáctica fueron reconocidos, "como condición indispensable para el desarrollo integral de la personalidad del alumno." (Maza, P, 1960: 153) Aunque en nuestra opinión, se enfocaron más como objetivos de enseñanza que como de aprendizaje, en esa etapa histórica la categoría enseñanza era integradora de todo el proceso educativo e incluía el aprendizaje. Ya en la etapa del predominio de la Escuela Nueva, a partir de la implementación del Plan y Cursos de Estudios del 1944, se centró más en el aprendizaje. El vínculo entre las categorías método y contenido fue así mismo reconocido, aunque sin destacar suficientemente, a juicio del autor, la relación con los objetivos, entre otras razones, por lo ya explicado.

Para J. Mantovani "el método es siempre un modo de facilitar la relación entre la trama psicológica del educando y la estructura lógica del contenido, procurando no el rechazo de uno y otro término, sino de su convergencia. El método está apoyado sobre una materia (...) no hay método sin contenido, y no hay contenido sin método." (En Ruiz y otros, 1960: 105) Este criterio influenció en el pensamiento didáctico cubano.

En esta etapa también se le prestó atención al papel de los medios didácticos o recursos para la enseñanza, sobre todo el apoyo de objetos naturales y otros medios en las asignaturas de ciencias.

La evaluación se asumió como una categoría didáctica, pero otorgándosele un excesivo papel como medición del resultado o en la elaboración de exámenes y pruebas; se le confirió solo su función de control y se soslayaron las funciones educativa y de diagnóstico que la evaluación tiene.

Los objetivos son trazados por los hombres y aunque su naturaleza es subjetiva, la fuente de su procedencia es objetiva. "La humanidad se plantea siempre solo aquellas tareas que puede resolver, por cuanto, si se examina más detenidamente, resulta que la propia tarea surge solo cuando las condiciones materiales de su solución ya están maduras o al menos, cuando están en vías de establecerse" (Marx y Engels, Obras Completas, t. 13, p. 7). Estas aspiraciones que se plantean en los objetivos se van a comparar con el modelo de actuar, pensar y sentir de los estudiantes de acuerdo con el lugar y momento histórico en que se vive.

En la conciencia de los educadores el objetivo se presenta como una representación ideal del resultado proyectado de todo su trabajo, que está socialmente condicionado. Las exigencias presentadas a los hombres, sus conocimientos, sus hábitos, las cualidades de su carácter y conducta son determinadas por las condiciones de la vida social. El objetivo de la educación es el que expresa la representación de estos rasgos y cualidades típicas, de los cuales ya hemos tomado conciencia. Los idealistas atribuían al objetivo por el contrario una cierta existencia realmente extraterrena. Afirmaron que la investigación del objetivo de la actividad humana en general no puede ser objeto de la ciencia. Al respecto se plantea "En la práctica los objetivos del hombre están engendrados por el mundo objetivo y presuponen este mundo, los encuentran como algo ya dado, existente". (Lenin, Obras Completas, t. 29:17). Mientras para I. P. Pavlov el objetivo es uno de los fundamentos de la conducta humana. El reflejo del objetivo está ligado al reflejo de la atención, factor muy importante en el proceso pedagógico en general.

Un objetivo claramente definido puede dar al trabajo educativo una orientación correcta, inspirar al educador, mantener su energía y tenacidad, y conducirlo al éxito. La Pedagogía socialista plantea los objetivos de la educación, formula con precisión los objetivos parciales, tomando en consideración tanto las necesidades del presente como las perspectivas de desarrollo social que determinan las necesidades y los ideales. Concretando la unidad indestructible entre el interés social y la felicidad personal de cada individuo.

Las concepciones pedagógicas idealistas contemplan el objetivo de la educación como una supuesta construcción idealista que depende enteramente de los deseos, pensamientos e ideales de personas aisladas. Divorcian prácticamente lo que corresponde con lo realmente existente. Las teorías burguesas sustituyen la fundamentación de los objetivos por disquisiciones acerca de las necesidades de la naturaleza infantil, los intereses del niño y las tareas propias de su educación, entre otras. El representante del pragmatismo J. Dewey desestimó el planteamiento de los objetivos de la educación, para después formular el objetivo burgués "educación para la democracia", siendo esta democracia la forma estatal burguesa, no el poder del pueblo.

Por su parte el conductismo elaboró una teoría al respecto. En los años 60, del siglo XX el pedagogo norteamericano R.F. Mager, planteó que la conducta es la respuesta y la causa un estímulo. Los procesos internos que ocurren en el cerebro no son lo más importante. En la enseñanza lo principal es definir el repertorio de respuestas que dará el estudiante, su conducta final. Estas constituyen los objetivos de la enseñanza. El objetivo es para ellos el enunciado de la conducta final observable deseada, en la cual no ejerce influencia el proceso que debe seguir el estudiante para lograr dicho objetivo.

La clasificación de objetivos de B.S. Bloom fue muy divulgada en la Pedagogía de los Estados Unidos, esta comprende tres clases de objetivos: cognoscitivos, afectivos y psicomotores. El dominio cognoscitivo comprende el conocimiento, la comprensión, la aplicación, el análisis, la síntesis y la evaluación. Existiendo una falta de relaciones internas entre los diferentes tipos de conocimiento. No señala qué tipos universales de conocimiento y abstracción les son necesarios incluir en los objetivos del primer nivel (conocimiento y comprensión). Se le ha refutado planteando que al alumno hay que proporcionarle la lógica del conocimiento, ya que de este modo es posible formularle un estilo teórico, un estilo creador de pensamiento.

El hombre como ente activo, consciente y creador, proyecta en su cerebro cualquier actividad que vaya a ejecutar antes de hacerlo, por tanto la actividad humana lleva implícita determinados objetivos, lo que se torna mucho más importante cuando se trata de analizar la actividad del docente y los alumnos dirigida a lograr determinados objetivos. De esto se define que en toda actividad educativa y de enseñanza aprendizaje es requisito de primer orden que previamente se hayan planteado estos con claridad.

De lo anterior se deriva el enfoque materialista dialéctico del trabajo con los objetivos a partir de que el hombre es un ser natural y social, siendo su esencia el conjunto de relaciones sociales, por lo que el proceso docente educativo debe trabajar en el conjunto de estas relaciones para educar según las exigencias sociales, entiéndase el fin de la educación.

Desde el punto de vista psicológico se parte de la tesis de Vigotsky que el desarrollo psíquico humano tiene lugar a partir de una línea que va de lo social (lo ínter subjetivo) hacia lo psíquico individual (lo intrasubjetivo).

Lo social se manifiesta en el proceso de socialización de los educandos en los diferentes contextos de actuación en que se desarrollan: el grupo, la escuela, la familia y la comunidad. De ahí la extraordinaria significación que tienen los objetivos educativos para la dirección de cualquier proceso pedagógico.

El objetivo educativo es el punto de partida para determinar el carácter de la dirección pedagógica de la educación, representando las exigencias que la sociedad plantea a la escuela, a cada nivel de enseñanza y por supuesto a las nuevas generaciones.

Además, precisa que las aspiraciones educativas se derivan de las necesidades sociales, de los objetivos y tareas de la sociedad, de sus reglas éticas, expresando con claridad el modelo de persona a formar o sea el encargo social de la escuela.

La fundamentación del objetivo social no excluye lo individual, pues el logro de una personalidad armónica es también una necesidad individual para vivir en su tiempo y ello le imprime un carácter personalizado a la dirección pedagógica.

Objetivos de aprendizaje

Esa imagen o representación previa de las transformaciones a lograr en el proceso de enseñanza aprendizaje que guían el conjunto de acciones a realizar para conseguirlo, de aquí el carácter orientador que adquieren los objetivos didácticos tanto para los estudiantes como para el profesor.

Como bien plantean Castellanos[2]A y otros en la actividad de aprendizaje la toma de conciencia del objetivo supone en principio la existencia de la necesidad de aprender, de autoperfeccionamiento, la vivencia en el sujeto de esa necesidad y la toma de conciencia del objeto que la satisface, lo conduce al establecimiento del objetivo para su logro o a la aceptación del objetivo previsto externamente, convirtiéndose en objetivo para sí, a través de las acciones realizadoras de la actividad.

Esta toma de conciencia no se garantiza con la simple explicación, al inicio de un curso o de determinado tema, de los objetivos a alcanzar formulados en términos de tareas, sino que es necesario que durante todo el proceso el estudiante vaya descubriendo, reformulando, tomando conciencia de sus necesidades, del sentido de las acciones que realiza, lo que va confiriendo determinada direccionalidad hacia el logro del objetivo.

Ello precisa de una adecuada planificación y orientación por el profesor o coordinador del grupo, donde es importante que se mantenga la "vivencia" del descubrimiento.

La cantidad de escuelas aproximadamente en el municipio Las Tunas es la siguiente:

Escuelas en el municipio Las Tunas

Total

Urbanas

Liberadas con directores

Rurales

S. Internados

107

24

10

55

10

Los objetivos generales del aprendizaje por grado.

Objetivos del primer grado.

El trabajo en el primer grado, eslabón inicial de la enseñanza primaria está dirigida a que los niños logren:

  • 1. Sentir alegría de ser un escolar, de ser un buen pionero y desear conocer y aprender; mostrar una actitud positiva hacia su escuela, y querer y respetar a sus maestros.

  • 2. Identificar figuras y hechos relevantes de nuestras luchas por la libertad en la etapa colonial y durante la República neocolonial. Sentir amor por su Patria, héroes y mártires. Conocer. Amar y respetar los símbolos de la Patria. Sentir el orgullo de ser cubano y revolucionario.

  • 3. Comunicarse con los que lo rodean con fluidez y coherencia, en correspondencia con su edad, acerca de las experiencias de su vida cotidiana.

  • 4. Desarrollar las habilidades que le permitan leer y comprender textos breves y de diferentes géneros y expresar por escrito, en sencillas oraciones sus ideas y expresiones.

  • 5. Conocer los números naturales hasta cien y haber logrado las habilidades que les permitan resolver ejercicios básicos de adición y sustracción y aplicarlos en la solución de sencillas situaciones problemáticas derivadas de la actividad cotidiana.

  • 6. Poseer representaciones y nociones primarias acerca de la naturaleza y la sociedad, relacionadas con el medio más cercano.

  • 7. Desarrollar habilidades intelectuales como la observación, la descripción y la comparación, en el proceso de realización de los diferentes tipos de actividad.

  • 8. Desarrollar en el proceso docente habilidades para escuchar y concentrarse en la realización de una tarea.

  • Comprender y ejecutar sencillas instrucciones e iniciarse en la organización y planificación de algunas de carácter práctico.

  • 9. Sentir placer al realizar ejercicios físicos. Desarrollar habilidades motrices y capacidades físicas en los límites establecidos para sus posibilidades.

  • 10.  Apreciar la belleza en el medio natural que lo rodea, en el trabajo transformador y creador del hombre y en sus formas de actuar y de relacionarse con otras personas. Sentir el deseo de lograr la belleza en las cosas que hace. Expresarse de forma creadora mediante la plástica, la música y el ritmo.

  • 11.  Aprender a crear objetos sencillos con sus manos. Desarrollar sencillas habilidades prácticas. Apreciar el valor del trabajo y sentir admiración y respeto por los trabajadores.

  • 12. Incorporar formas de conducta que contribuyan a mantener y fortalecer su salud, a tener un buen aspecto personal y a cuidar y procurar el orden y la limpieza en lo que lo rodea.

  • 13.  Iniciar el ajuste de su comportamiento a normas elementales de conducta en su escuela, en la familia y en los lugares públicos y comprender el valor de estas.

Sentir satisfacción al ayudar a sus compañeros, al relacionarse respetuosamente con ellos y con los adultos; ser veraz. Amable y cortés.

Objetivos generales del segundo grado.

El segundo grado se debe continuar fortaleciendo los vínculos del escolar con la escuela; incrementando su alegría por ser pequeño escolar y pionero, su interés por saber y hacer; la satisfacción por ser escolar y cada día a las actividades que promueve la escuela, así como positivas actitudes hacia el estudio y el trabajo, hacia los maestros y hacia sus compañeros. Esto favorecerá que los niños logren:

  • 1. Formar nociones primarias elementales en las distintas áreas del conocimiento, que contribuya a sentar las bases para la formación de una concepción científica del mundo.

  • Concebir el lenguaje como forma de expresar lo que en el mundo existe, los hechos, fenómenos, situaciones, las relaciones y, además, los sentimientos, las vivencias, las ideas.

  • Comprender los signos y las operaciones elementales como forma de reflejar las relaciones cuantitativas existentes en la realidad y resolver situaciones que existen en la vida cotidiana.

  • Apreciar los hechos y fenómenos sencillos de la vida natural en su desarrollo, variedad, cambios y transformaciones y, las interrelaciones excelentes entre ellos y con la actividad transformadora del hombre en su trabajo.

  • Apreciar cómo la actitud de los cubanos y sus hechos han contribuido al desarrollo y la libertad de la Patria al identificar figuras y hechos relevantes de nuestras luchas por la libertad en las diferentes etapas de la historia de Cuba.

  • 2. Desarrollar habilidades de carácter específico que resultan necesarias para la comunicación y el conocimiento del mundo.

  • Ampliar la posibilidades de comunicarse con los que los rodean, usando un vocabulario adecuado y con la fluidez y coherencia necesarias, acerca de sus vivencias, experiencias, y necesidades o deseos.

  • Desarrollar las habilidades lectoras para una lectura correcta de textos no complejos, en los que aparecen palabras con estructuras silábicas más complejas, comprenderlos y dar entonación adecuada a las oraciones.

  • Desarrollar habilidades en la adición y sustracción y resolver ejercicios básicos de multiplicación y división, aplicándolos en ejercicios con texto y sencillas situaciones problemáticas derivadas de la vida cotidiana. Desarrollar sencillas habilidades geométricas y relacionadas con el conocimiento de magnitudes.

  • Escribir con claridad, teniendo en cuenta la corrección de rasgos y enlaces, palabras y oraciones.

  • Realizar experiencias sencillas para el mejor conocimiento del mundo. Desarrollar las habilidades motrices y las capacidades físicas. En los límites establecidos, de acuerdo con sus posibilidades.

  • 3. Continuar el desarrollo de las habilidades y hábitos para realizar el trabajo docente.

  • Organizar el puesto de trabajo, los materiales e instrumentos que utilizarán.

  • Planificar tareas sencillas antes de iniciar su realización, determinando qué han de hacer. Como y los medios necesarios.

  • Comprender las instrucciones que se reciben para realizar su trabajo y ajustarse a ellas en la ejecución de la tarea. Continuar el adecuado uso del libro de texto, reconocer sus partes, utilizar el índice, identificar de qué trata el contenido, interpretar las ilustraciones y mantener su cuidado y conservación.

  • Controlar, con ayuda del maestro y siguiendo modelos e instrucciones, el proceso y el resultado de sencillas tareas en las diferentes asignaturas.

  • 4. Desarrollar el interés y la satisfacción por las tareas relacionadas con la lectura, su idioma, el conocimiento del medio que los rodea, la creación de objetos al trabajo, la cultura física y las distintas formas de expresarse.

  • 5. Incorporar formas de conducta que contribuyan a fortalecer su salud.

  • Mantener una buena postura al sentarse, caminar, leer y escribir.

  • Cumplir las normas de higiene y aseo personal.

  • Ayudar a cuidar y mantener limpieza y ordenada su aula y su casa.

  • 6. Sentir amor por su Patria, sus héroes y mártires. Conocer, amar y respetar los símbolos de la patria.

  • Sentir el orgullo de ser cubano y revolucionario, expresar su amor y solidaridad con otros pueblos.

  • 7. Apreciar el valor del trabajo y sentir admiración y respeto por los trabajadores.

  • 8. Apreciar la belleza en el medio natural que lo rodea, en el trabajo transformador y creador del hombre y en sus formas de actuar y de relacionarse. Sentir el deseo de lograr la belleza en las cosas que hace. Expresarse de forma creadora mediante la plástica, la música y el ritmo.

  • 9. Lograr un comportamiento de acuerdo con las posibilidades de esta edad, que esté en correspondencia con las normas de convivencia social.

  • Cumplir sus deberes como alumnos.

  • Mantener un comportamiento adecuado, sin perder la espontaneidad que los caracteriza, en sus visitas, paseos y excursiones en la comunidad.

  • Mantener relaciones de respeto y cortesía en su escuela, con sus familiares, sus compañeros y adultos que les rodean. Cuidar la naturaleza, comunidad y respetar el trabajo que otros realizan.

  • 10. Participar consciente y responsablemente en las actividades del hogar, la escuela y la comunidad, en correspondencia con las posibilidades de la edad. Sentir satisfacción al ayudar a los demás; ser amables, corteses y modestos.

  • 11. Demostrar constancia y capacidad de esfuerzo para concluir las tareas que inician.

Objetivos generales del tercer y cuarto grado.

Sobre la base de los logros alcanzados en los grados anteriores, en el tercer grado deben, fundamentalmente, fortalecerse y afianzarse contenidos esenciales para el logro de los objetivos de la educación general. A este fin, la escuela, además de continuar siendo centro de alegría y satisfacción, debe lograr que en cada alumno se consolide su posición de escolar. Esto debe manifestarse en el interés por las tareas escolares, la actitud responsable ante el estudio y la escuela, la comunicación afectiva y respetuosa con sus maestros, el cumplimiento de sus tareas como pionero y las relaciones armónicas y de ayuda mutua con sus compañeros.

En este grado los alumnos logran:

  • 1. Ampliar y consolidar nociones acerca del mundo natural y social que los rodea y que constituyen contenido esencial de las distintas áreas del conocimiento, lo que contribuirá a sentar las bases para la formación de una concepción científica del mundo:

  • Comprender el lenguaje como forma de expresar sus conocimientos, sus ideas, vivencias y sentimientos; como forma de interrelacionarse con adultos y compañeros y como objeto especial de estudio en sí mismo;

  • Comprender cómo sencillas relaciones y situaciones que se dan en su vida diaria, puede ser expresadas y soluciones que se dan en su vida diaria, puede ser expresadas y solucionadas matemáticamente y cómo les permite conocer mejor la realidad;

  • Apreciar la continuidad en el tiempo y las relaciones que existen en los acontecimientos de la vida de su patria;

  • 2. Contribuir a la formación de una cultura general integral e ideológica de las nuevas generaciones a través del Programa Audiovisual, lo que presupone encaminar el trabajo hacia:

  • Vínculo de la escuela con la vida;

  • Carácter politécnico de la Educación;

  • Unidad entre la instrucción y la educación;

  • Enfoque político – ideológico;

  • Opción de recreación.

  • 3. Contribuir a la formación de una cultura general de los escolares a partir del Programa Editorial Libertad y la Computación como elementos esenciales para complementar los contenidos de las diferentes asignaturas.

  • 4. Desarrollar habilidades generales que favorezcan el desarrollo intelectual de los alumnos y propicien la solidez y posibilidades de aplicación de los conocimientos:

  • Observar, comparar, clasificar y ordenar objetos, hechos, conceptos y situaciones, y ejemplificar e ilustrar como formas de concretar lo general;

  • 5. Desarrollar habilidades de carácter específico, relacionadas con diferentes áreas del conocimiento:

  • Ampliar las posibilidades de comunicación oral de sus ideas, conocimientos, experiencias, y vivencias, en una forma comprensible, lógica y coherente, utilizando variadas formas: conversación, diálogo, descripción, narración;

  • Incorporar habilidades gramaticales y ortográficas que contribuyan al desarrollo de sus posibilidades de expresión escrita y perfeccionar habilidades caligráficas que les permitan escribir con rapidez, legibilidad y belleza;

  • Leer de forma correcta y fluida, aumentando progresivamente la rapidez y comprensión de lo que leen, lo que les permitirá explicar el significado de expresiones, responder preguntas, reconocer ideas esenciales expresadas en el texto leído y lograr una breve reproducción de ese texto;

  • Respetar las pausas, los signos y entonar de acuerdo con el tipo de oración y texto que se lee para dar a su lectura un cierto grado de expresividad;

  • Iniciar la lectura en silencio, como medio de adquirir información y recreación;

  • Observar, describir, comparar y clasificar objetos y hechos del mundo que lo rodea, utilizando sencillos instrumentos cuando sea necesario;

  • Explicar sencillos fenómenos naturales y de la vida social, utilizando las habilidades de demostrar, ejemplificar y representar lo que se explica;

  • Cuidar y proteger la naturaleza y las obras sociales creadas por el hombre;

  • 6. Continuar el desarrollo de habilidades y hábitos para realizar el trabajo docente. En este especto se mantienen los objetivos planteados para el segundo grado, que adquieren sus particularidades en el tercer grado, por la complejidad de las tareas y la independencia en su realización:

  • Organizar el puesto de trabajo, los materiales e instrumentos que utilizarán;

  • Planificar tareas sencillas antes de iniciar su realización, determinando qué han de hacer, cómo hacerlo y los medios necesarios;

  • Comprender las instrucciones que reciben para realizar su trabajo y ajustarse a ellas en la ejecución de la tarea;

  • Continuar el adecuado empleo del libro de texto, reconocer sus partes, utilizar el índice, identificar de qué trata el contenido, interpretar las ilustraciones y mantener su cuidado y conservación;

  • 7. Formación de hábitos higiénicos que contribuyan a fortalecer su salud y desarrollo:

  • Mantener una buena postura al caminar, sentarse, leer y escribir;

  • Cumplir las normas de higiene, alimentación y aseo personal;

  • Ayudar a cuidar y mantener limpios y ordenados, su escuela, su casa y el entorno social más cercano.

  • 8. Desarrollar capacidades físicas y habilidades motrices sobre la base de lo logrado y de las nuevas posibilidades. Sentir placer en la realización de ejercicios físicos.

  • 9. Apreciar la belleza en la naturaleza y en las obras creadas por el hombre con su acción trasformadora en las relaciones que establecen con otros hombres. Sentir deseos de lograr belleza en las cosas que hacen. Expresarse de forma creadora mediante la plástica y la música.

  • 10. fortalecer sus sentimientos de amor por la patria, sus héroes y mártires. Amar y respetar los símbolos de la patria. Sentir el orgullo de ser cubano y pionero revolucionario. Expresar su amor y solidaridad con otros pueblos.

  • 11. Lograr, de acuerdo con las posibilidades crecientes de su edad, un comportamiento adecuado en correspondencia con nuestras normas de convivencia social, de una forma más consciente y sin una vigilancia constante del adulto. Ello ha de manifestarse en:

  • Cumplir sus deberes como alumnos;

  • Mantener un comportamiento adecuado, sin perder la espontaneidad que los caracteriza en sus visitas, paseos y excursiones por la comunidad;

  • Mantener relaciones de respeto y cortesía en su escuela, con sus familiares, sus compañeros y adultos que lo rodean;

  • 12. Participar conciente y responsablemente en las actividades del hogar y la comunidad, en correspondencia con las posibilidades de la edad. Sentir satisfacción al ayudar a los demás; ser amables, corteses y modestos.

  • 13. Demostrar constancia y capacidad de esfuerzo para concluir las tareas que inician.

  • 14. Identificar figuras y hechos relevantes de las diferentes etapas de la historia de Cuba.

Objetivos generales del quinto grado.

El hecho de que los escolares de quinto y sexto grado tengan características psicológicas, sociales y otras, que evidencien conductas y formas de enfrentar la enseñanza y el mundo en general de forma muy similar hace posible que se pueda delinear una caracterización conjunta para estas edades.

  • 1. Se incluyen aquellas peculiaridades sobresalientes, que constituyen las diferencias fundamentales entre los escolares de estas edades y sus congéneres más jóvenes.

  • 2. Profundizar en las cuestiones, ya sea a partir de la lectura y análisis de su propia experiencia en las clases y otras situaciones de interacción Maestro – alumno.

  • 3. Se amplían considerablemente entre los diez a doce años el campo y las posibilidades de acción social del niño en relación con los alumnos de primer ciclo.

  • 4. Observar el desenvolvimiento del niño en la casa inmediatamente se constata mayor incidencia en los asuntos del hogar, en el cumplimiento de las tareas familiares más elementales y cotidianas, comienza hacer mandados más frecuentes, tarea que en muchas ocasiones se le atribuye como responsabilidad que debe cumplir con cierta sistemáticidad.

  • 5. Manifiesta rechazo ante el excesivo tutelaje de los padres, e incluso de los maestros.

  • 6. Se incorpora activamente a las tareas de pionero, en los movimientos de exploradores y otras actividades.

  • Sale solo con otros compañeros y comienza a participar en actividades grupales organizadas por los niños.

  • 7. En el segundo ciclo se abre ante los alumnos, un cambio en el lugar social que ocupan respecto a las tareas y a las personas con las cuales se relacionan (padres, maestros y amigos más pequeños o de mayor edad).

  • 8. Aumenta la independencia y la responsabilidad que resulta posible constatar en los alumnos de estos grados, puede ser aprovechado al máximo por la escuela para contribuir al incremento de su participación personal en las diferentes actividades.

  • 9. Dotar a los alumnos de procedimientos de control y autorregulación, por hacerles ver la importancia de este componente de la actividad.

  • 10. Desde el punto de vista afectivo-emocional comienzan a adoptar una conducta que se pondrá claramente de manifiesto en la etapa posterior.

  • Muestran en ocasiones inestables en las emociones y afectos; cambian a veces bruscamente de un estado a otro.

  • Se desarrollan los sentimientos y la vivencia personal de emociones fuertes (agradables y desagradables) para comenzar a preparar al niño para autoeducar sus emociones-será uno de los principales atributos de una personalidad madura.

  • Comienzan a identificarse-consecuentemente muchas veces con personas, personajes, etc., que se constituyen en modelos o patrones.

  • 11. Experimentan un aumento notable, en las posibilidades cognoscitivas, en sus funciones y procesos psíquicos, lo cual sirve de base para que se hagan más altas las exigencias a su intelecto.

  • Operar con contenidos abstractos, organizándolos y operándolos en la mente, es decir en el plano interno.

  • Razonamiento del niño en situaciones que pueden se denominados como problemas (lógicos, matemáticos, sociales)

  • 12. Se incluye el trabajo con la educación sexual ya que en estos niños aumenta la talla, el peso y el volumen de la musculatura.

  • Comienzan a despuntar las desproporciones (el tronco con respecto a las extremidades y aumenta la fuerza muscular: los caracteres sexuales secundarios comienzan a hacer su aparición.

  • En las niñas estos cambios hacen su aparición de forma más prematura. Muchas de ellas han experimentado la primera menstruación a los once años (monarquía). En correspondencia con dichos cambios, aparece también el interés más marcado hacia las cuestiones del sexo con lo cual se hace necesaria una correcta y oportuna educación sexual.

Objetivos generales del sexto grado.

  • 1. Profundizar en cuestiones a partir de la lectura y análisis independiente de la literatura, y análisis de su propia experiencia en clases o situaciones de interacción maestro-alumno.

  • 2. Incorporación a las actividades de pioneros, en los movimientos de exploradores y otras actividades.

  • 3. Realizar autovaloraciones de su posición en el grupo, donde se observa una mayor tendencia a la sobrevaloración de su posición del conocimiento objetivo.

  • 4. Regulación de las actividades para las tareas docentes y explotar al máximo sus potencialidades para llevar a cabo el autocontrol.

  • 5. Emitir juicios y valoraciones sobre personas, personajes y situaciones tanto de la escuela, de la familia, como de la sociedad en general.

  • 6. Nutrirse de un amplio trabajo para desarrollar el gusto estético, artístico y cultural en general.

  • 7. Se acrecientan las posibilidades de trabajo con los contenidos abstractos, organizándolos y aperándolos en la mente, es decir en el plano interno.

  • 8. Razonar situaciones que pueden ser denominadas como problemas (lógicos, matemáticos, sociales, entre otros). Por lo que pueden realizar juicios, formulas, hipótesis y consideraciones en este plano a un nivel de abstracción.

  • 9. Desarrollar un nivel de expresión de forma tal que la enseñanza y la estructuración de los contenidos en el segundo ciclo se abren nuevos horizontes, que a menudo no se aprovechan al máximo por la enseñanza.

  • 10. Perfeccionamiento de las habilidades de la lectura, lo que significa lograr el dominio de la corrección – incluida la fluidez y poner en énfasis el trabajo de la comprensión y la expresividad.

  • 11. Continuar la ejercitación de la lectura oral y en silencio con distintos tipos de textos, lecturas en sentido general, la pronunciación, el tono de voz, el enriquecimiento y la precisión del vocabulario ortográfico.

  • 12.  Tratamiento de los números fraccionarios sobre conceptos de fracción, por lo relativo el cálculo, se completa en este grado.

Todo lo que potencia la acción del escolar sobre sus conocimientos

Todo lo que potencia la acción del escolar sobre sus conocimientos, pueden tener diferentes características, distintos grados de despliegue y funciones según la etapa del proceso de asimilación en que esta el sujeto.

Como primer elemento se valoró que para lograr un trabajo educativo más eficiente con los escolares, que contribuyera al máximo desarrollo integral de manera individual y diferenciada, era necesario mejorar la relación alumno-docente. De esa forma se ha ido potenciando en cada curso escolar el principio de que cada educador se responsabilice con la educación de 20 niños.

Los objetivos, como categoría didáctica fueron reconocidos, "como condición indispensable para el desarrollo integral de la personalidad del alumno." (Maza, P, 1960: 153) Aunque en nuestra opinión, se enfocaron más como objetivos de enseñanza que como de aprendizaje, en esa etapa histórica la categoría enseñanza era integradora de todo el proceso educativo e incluía el aprendizaje.

Por tanto a partir del fin de la Educación cubana se derivan los objetivos generales de la educación y a partir de ellos los objetivos de los distintos niveles de enseñanza.

Esa imagen o representación previa de las transformaciones a lograr en el proceso de enseñanza aprendizaje que guían el conjunto de acciones a realizar para conseguirlo, de aquí el carácter orientador que adquieren los objetivos didácticos tanto para los escolares como para el profesor.

Bibliografía

  • 1. AGUAYO, A. M. 1932. Didáctica de la escuela nueva. -- La Habana: Ed. Cultural S.A.

  • 2. ÁLVAREZ DE ZAYAS, C. 1998. Didáctica, la escuela en la vida. –La Habana: Ed. Academia.

  • 3. ÁLVAREZ, C Y GONZÁLEZ. M. E. 1997. Lecciones de didáctica general. –La Habana: Ed. Academia.

  • 4. ALVAREZ DE ZAYAS, CARLOS M. 1996. Hacia una escuela de excelencia. –La Habana: Ed. Academia.

  • 5. CASTELLANOS, A y otros (2001) Estrategia docente para contribuir a la educación de valores en estudiantes universitarios: su concepción e instrumentación en el proceso docente. En: La educación de valores en el contexto universitario, CEPES-UH.

  • 6. COLECTIVO DE AUTORES, (1984), Pedagogía, La Habana, Ed. Pueblo y Educación.

  • 7. DAVÝDOV, V. V. Tipos de generalización en la enseñanza. La Habana: Ed. Pueblo y Educación, 1982.

  • 8. GALPERIN, P. (1986) Sobre el método de formación por etapas de las acciones intelectuales. En: Antología pedagógica y de las edades. Ed: Pueblo y Educación. La Habana.

  • 9. GONZÁLEZ REY, FERNANDO. 1983. La motivación profesional en adolescentes y jóvenes. La Habana. Ed: Ciencias Sociales.

  • 10. MSc. Gonzalo González Hernández. 2005 Artículo: Algunas consideraciones acerca de los Objetivos.

  • 11. GONZÁLEZ, DIEGO. 1997. Didáctica o dirección del aprendizaje. –La Habana: Ed. Cultural S.A.

  • 12. GUTIÉRREZ, R. 2000. Precisiones metodológicas para el logro de los objetivos formativos.

  • 13. GUZMÁN, JESÚS CARLOS. 1993. Implicaciones educativas de seis teorías psicológicas. /Jesús Carlos Guzmán, Gerardo Hernández. –España: Ed. CONALTE.

  • 14. LENIN, Obras Completas, t. 29:17).

  • 15. KLIMBERG, LOTHAR. 1985. Introducción a la didáctica general. -- La Habana: Ed. Pueblo y Educación.

  • 16. LABARRERE REYES, GUILLERMINA, GLADYS E. VALDIVIA PAIROL. (2000), Pedagogía, La Habana, Ed. Pueblo y Educación.

  • 17. MARX Y ENGELS, Obras Completas, t. 13, p. 7

  • 18. Lic. MAXIMILIANO COMPANIONI MASDEU. 2005 Tesis (en opción al grado científico de Doctor en Ciencias Pedagógicas) ALTERNATIVA DIDÁCTICA PARA LA SOLUCIÓN DE PROBLEMAS "NO RUTINARIOS" EN CUARTO GRADO. CAMAGUEY. Cuba

  • 19. MARTÍN ALFONSO DELÍA A. 2005. Programas de quinto grado. –P. 1-6 Ministerio de Educación, La Habana: Ed. Pueblo y Educación.

  • 20. MORA LLANOS L. LÁZARO. 2004 Programas de primer grado. –p. 8-9 Ministerio de Educación, La Habana: Ed. Pueblo y Educación.

  • 21. --------------------------- 1996. Pensamiento. Análisis y autorregulación de la actividad cognoscitiva de los alumnos. –La Habana: Ed. Pueblo y Educación.

  • 22. ------------------------- 1998. Problemas actuales del aprendizaje escolar. –p. 2. –En Desafío Escolar. –Año 1 Vol.0. –La Habana, febrero-abril.

  • 23. PALMA MONTEAGUDO ADELAIDA. 2004. Programas de sexto grado. –P.1-30 Ministerio de Educación, La Habana: Ed. Pueblo y Educación.

  • 24. PÉREZ SÉMPER EMILIA Y ING VALDÉS LARA MAYRA. 2004 Programas de segundo grado –P. 5-7 Ministerio de Educación, La Habana: Ed. Pueblo y Educación.

  • 25. RICO MONTERO, PILAR. 1996. Reflexión y aprendizaje en el aula. –La Habana: Ed. Pueblo y Educación.

  • 26. ROMERO ALEMÁN CARMEN. 2004 Programas de tercer grado –P. 9-12 Ministerio de Educación, La Habana: Ed. Pueblo y Educación.

  • 27. _____________. 2004 Programas de cuarto grado grado –P. 9-12 Ministerio de Educación, La Habana: Ed. Pueblo y Educación.

  • 28. Seminario Nacional a Docentes. MINED. Noviembre 2006.

  • 29. SHARDAKOV, M. N. 1978. Desarrollo del pensamiento en el escolar. –La Habana: Ed. De libros para la educación.

  • 30. VIGOTSKY, L. S. 1989. Fundamento de Defectología. Obras Completas. Tomo 5. –La Habana: Ed. Pueblo y Educación.

  • 31. ZILBERSTEIN TORUNCHA, JOSÉ. 1998. ¿Diagnosticamos el aprendizaje de nuestros alumnos? –p. 3-6. –En Desafío Escolar. –Año 2. – La Habana, febrero.

 

 

 

 

Autor:

TaniaIdelisa Pomares Castañón (3)

SilviaÁvila Pérez (4)

 

[1] Galperin, P. Ya (1986) Sobre el método de formación por etapas de las acciones intelectuales. En: Antología pedagógica y de las edades. Editorial Pueblo y Educación. La Habana.

[2] Castellanos, A y otros (2001) Estrategia docente para contribuir a la educación de valores en estudiantes universitarios: su concepción e instrumentación en el proceso docente. En: La educación de valores en el contexto universitario, CEPES-UH

[3] Universidad de Ciencias Pedagógicas, MSc. asistente, del proyecto de investigación. “El empleo de los medios de enseñanza en la formación inicial y permanente del profesional de la educación” 2008 - 2009.

[4] Universidad de Ciencias Pedagógicas, MSc. asistente, del proyecto de investigación “Sistema de trabajo para la formación inicial Pedagógica en el primer año intensivo” 2007 – 2009.

Partes: 1, 2


 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Educacion

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.