Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     
 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

El proceso de hominización (página 2)




Partes: 1, 2

La que aquí plantearemos, por opción personal, es la perspectiva que nos permita entender el proceso que conduce al surgimiento del Fenómeno Humano. ¿Qué queremos significar con esto? Simplemente que queremos entregar información que nos permita considerar el proceso de hominización no sólo desde una perspectiva científica u "objetiva" que de cuenta de sus procesos de transformación morfológica o biológica. Nos interesa también -y de manera especial- considerar cómo se fueron estructurando sus manifestaciones intelectuales, afectivas, sociales y éticas. Se trata de acercarnos a la perspectiva que en su tiempo mantuvo el padre Teilhard de Chardin -de estrecha unión entre la perspectiva metafísica y la científica- o que hoy sostienen biólogos como Humberto Maturana y Francisco Varela, que no sólo se preocupan por responder a las exigencias de rigor científico que les impone la biología sino que intentan integrar sus aportes en el marco más amplio de la reflexión filosófica.

 Desde esta perspectiva, lo primero que cabe acotar es que la evolución morfológica no se puede separar de la evolución del sistema nervioso y de la evolución de lo psicológico y lo social. Si lo separamos es sólo con fines analíticos. Pero es importante hacerlo. Queremos insistir en la idea básica de que no es conveniente confundir hominización y humanización.

 Un primer salto cualitativo, en el proceso que nos trajo hasta lo que somos hoy, es el origen de los primeros homínida -lo que algunos consideran género Homo y otros prehumanos- como producto de una serie de transformaciones morfológicas que luego veremos. Ciertamente, la aparición de los homínida abrió un gran foso entre este género y el resto de los seres vivos. Pero lo que es verdaderamente interesante de considerar es lo siguiente: el foso que separa a esos homínida de su sucesor, el homo sapiens, es aún más grande que aquel que lo separa de sus antecesores. Cuando surgen los homínida decimos que nos hemos hominizado pero aún no humanizado.

 Luego se produce el segundo salto con el surgimiento del Homo Sapiens. Y en este punto se produce algo que consideramos de la mayor significación. Desde su aparición, el homo sapiens poseyó un conjunto de características biológicas esenciales que desde entonces no han sufrido ningún cambio fundamental. Sin embargo, y ello es lo significativo, la humanidad siguió evolucionando a tal punto que, mentalmente, los seres humanos de hoy están más lejos de ese primer homo sapiens de lo lejos que estaba ese homo sapiens de su antecesor homínida.

 En otras palabras, los progresos psicológicos de los homínida se dieron de manera correlativa con la evolución orgánica. En cambio la evolución mental del homo sapiens se da en forma independiente de la evolución orgánica del sistema nervioso. De hecho, el sistema nervioso alcanzó, en el origen del homo sapiens, un nivel de desarrollo hasta hoy no superado. Es decir, las limitaciones biológicas que restringieron las posibilidades de desarrollo de los homínida, ya no restringen más la evolución. La gran aventura del pensamiento comienza. Desde entonces, la evolución está más relacionada con las formas y sistemas de vida que se dan los seres humanos que con lo propiamente orgánico. Mediante el pensamiento abstracto, el lenguaje y la vida social, el Hombre se elevó por encima del plano de la simple evolución orgánica. Sin embargo, sus posibilidades en esos dominios están limitadas, de todas maneras, por su estructura orgánica. Por ello no podemos dejarla de lado y es conveniente partir por conocer esta dimensión del proceso evolutivo.

 Descripción del proceso de hominización

 Entenderemos por hominización una complejización anatómica y funcional progresiva tanto del sistema nervioso superior como de los órganos que permiten la relación del ser vivo con su medio. El proceso de hominización morfológica ha sido dominado, en opinión de la mayoría de los expertos en el tema, por dos hechos: la adquisición de la posición vertical o bípeda y la estructura actual del sistema nervioso humano y del cerebro.  La adquisición de la posición bípeda es fundamental porque es la que permite, aparentemente, el desarrollo posterior del sistema nervioso. Veamos que consecuencias tuvo, en el plano orgánico. En primer lugar, la posición vertical libera al cráneo de poderosas presiones musculares y provoca un cambio esencial en las sensibilidades de los homínida. ¿Por qué se produce este cambio? Porque la liberación de la presión muscular sobre el cráneo es, probablemente, la causa fundamental de un fenómeno que se denomina hipertelia. Veamos en qué consiste.

 La adaptación del individuo al medio exige, entre muchísimas condiciones, que se de un proceso de coordinación neuroglandular; esto es, coordinación entre el funcionamiento de las glándulas y del sistema nervioso. Cuando dicha coordinación se pierde, entonces estamos en presencia de lo que se denomina hipertelia. Este proceso se presentó, a lo largo de la evolución, en muchas especies; y es muy probable que haya sido la causa de extinción de varias de ellas. Es interesante hacer notar que en la historia zoológica, las hipertelias aparecen como verdaderas enfermedades de grupo. A veces se trata de desajustes del esqueleto óseo, relacionados con cambios hormonales, desajustes que a su vez conducen a radicales cambios en todo el sistema biológico del ser vivo.

 Se supone que este fue el caso de nuestros ancestros, cuyo cerebro se "hominizó" más rápidamente que el resto de su organismo. La desventaja que ello provocaría, en un medio natural, es evidente, y hubiera llevado a la extinción de la especie de no haber sucedido que ese fenómeno permitió, como mecanismo de compensación,  desarrollar una nueva función coordinadora en las relaciones individuo-medio: estamos hablando, justamente, de la función mental. Dicho de otra manera, en los homínida, esta anomalía en el mecanismo neuroglandular de adaptación al medio, en lugar de provocar la extinción de la especie, hizo posible que surgieran nuevos mecanismos de adaptación. Una nueva actividad de naturaleza sensomotriz comenzó a estructurarse en un nuevo plano: el de las funciones mentales. Esto es posible debido a que la posición vertical no sólo dio origen al fenómeno de la hipertelia. También originó otros cambios orgánicos en los homínida. Señalaremos las más importantes: adaptación del pie para la sustentación del cuerpo erguido; liberación de la mano, elemento que, como veremos más adelante, fue esencial para que el Hombre construyera instrumentos y, con ello, acelerara la transformación de su sistema nervioso y su cerebro; ensanchamiento del tórax y de la pelvis; cambio en la forma de las vísceras y en sus relaciones; cambios a nivel de los sentidos, especialmente de la visión que se vuelve estereoscópica; modificaciones en las extremidades.  Como vemos, el andar bipedal generó o facilitó -la relación no está clara-  una serie de cambios. Si estamos de acuerdo en que los organismos funcionan como sistemas integrados, un cambio en un elemento producirá cambios en los otros elementos y en el todo. Los cambios morfológicos que mencionábamos, permitieron o produjeron la modificación de la arquitectura del cráneo y del rostro, elementos que resultaron esenciales para el desarrollo del cerebro. Veamos que sostiene Humberto Maturana para reforzar lo dicho:

 "La línea de homínidos a la cual pertenecemos constituye un linaje que tiene 15 millones de años. Pero no es hasta hace unos 3 millones que se consolidaron los rasgos estructurales que hoy tenemos: el andar bipedal y erecto, el aumento de la capacidad craneana, una conformación dental asociable a alimentación omnívora, el reemplazo de los ciclos astrales en la fertilidad de las hembras por menstruaciones y sexualidad mantenida y un enfrentamiento de los rostros en la cópula."

 En resumen, todos estos cambios orgánicos conducen a un cambio en la funcionalidad del cerebro. Es importante tener presente que la actividad psíquica del cerebro no proviene exactamente de su estructura o de sus funciones fisiológicas.  El cerebro, como órgano, está compuesto por billones de neuronas. Las neuronas son células nerviosas que mantienen una permanente actividad físico-química. Y esta actividad físico-química da origen a lo que se denomina neurodinamismos.  El neurodinamismo, en otras palabras, constituye un proceso físico-químico a través del cual se organiza la actividad de las neuronas. Los neurodinamismos relacionados con lo que se puede considerar la vida mental tienen como asiento principal la corteza cerebral; allí, las neuronas se unen en inextricables redes a través de contactos funcionales denominados sinapsis. Pero lo más importante en relación a todos estos procesos que operan en el cerebro es el problema de la especialización.  Las neuronas, por medio de los neurodinamismos, se agrupan de manera homogénea cuando se trata de neuronas cuya actividad está relacionada con las funciones de regulación orgánica tales como las sensaciones, la respiración, los movimientos coordinados, etc. En estos casos, para decirlo de otra forma, los neurodinamismos dan origen a grupos homogéneos de neuronas, los que se especializan en una función orgánica determinada. Podemos decir que las neuronas mismas, en cierto sentido, se especializan cuando se trata de comandar funciones orgánicas.

 Pero no sucede lo mismo cuando se trata de los procesos mentales. Y esto es lo que abre un mundo de posibilidades, como veremos. En el caso de las funciones o procesos mentales, el cerebro es un órgano que carece de especialización. En otras palabras, el cerebro funciona, para efectos de los procesos mentales, como un todo funcional genérico, libre de especialización. Y esto es, justamente, lo que permite que tenga un alto grado de eficiencia en lo que respecta a la capacidad de adaptación a cualquier cambio del medio. En la mayoría de los seres vivos, la respuesta a los estímulos del medio son definidas por impulsos de afectividad primaria: agrado y desagrado. La actividad adaptativa se orienta a evitar lo desagradable y reforzar lo que produce placer. En cambio en el caso del Hombre, todas estas modificaciones que hemos descrito y que posibilitan el pensamiento abstracto, permiten actividades dirigidas hacia fines espaciales y temporales que no son inmediatos. En definitiva, actividades que permiten prever el futuro y actuar en función de fines ulteriores; y, con ello, la dependencia del individuo en relación a su medio se hace menos dramática.

Los mecanismos de la evolución

 Hasta aquí hemos hecho una descripción de lo que ha sido el producto de todo un proceso evolutivo que conduce a la hominización. Pero no basta describir los fenómenos; intentemos comprender los mecanismos que los producen. La vida, como fenómeno organizado en base a estructuras complejas, se asienta en lo que podríamos considerar dos tipos de circuitos de actividad. Por un lado el circuito interno que comprende el conjunto de actividades orgánicas relacionadas directamente con la subsistencia del protoplasma. Es decir, son aquellas actividades que aseguran la permanencia de la vida en su expresión físico-química. Pero estas actividades internas del organismo son insuficientes para garantizar la vida del individuo. Este debe, además, sobrevivir en el medio. Y aquí entran en juego las actividades adaptativas que posibilitan el intercambio y el equilibrio entre ser vivo y medio. Estas actividades conforman, por así decirlo, un circuito externo. Las funciones que conforman este circuito son más generales, menos especializadas. Y su nivel de complejidad depende del nivel evolutivo del ser vivo. A partir de esta distinción muy general, intentemos comprender los mecanismos básicos de transformación estructural del cuerpo y el sistema nervioso humano. Sin comprender este tema, no hay comprensión de nuestra naturaleza y sus posibilidades. Para entender estos mecanismos recordaremos brevemente la teoría de la evolución y luego recurriremos, una vez más, a los biólogos Maturana y Varela.

La teoría de la evolución -principal aporte en el tema que nos preocupa- plantea que el desarrollo de todas las especies vivas se ha producido por un permanente proceso de adaptación de dichas especies a los cambios que se han ido operando en el medio terrestre. En la comunidad científica hay consenso respecto de la validez de este postulado. Donde empiezan a aparecer discrepancias es en el terreno de los mecanismos que se ponen en movimiento para que la adaptación al medio se produzca, al menos en las especies que sobreviven a los cambios que allí se producen. Según la teoría de la evolución existen dos mecanismos básicos que han definido el proceso evolutivo del Hombre. La selección natural y la supervivencia del más apto. Veamos, brevemente, en qué consiste cada uno de ellos. Cómo operan para producir el proceso evolutivo. Haremos este análisis introduciendo la visión de Maturana y Varela que, a mi modo de ver, enriquece la perspectiva clásica.

 Estos autores interpretan el proceso de evolución como la historia de los cambios estructurales que se operan en un ser vivo, proceso denominado ontogenia. En esta historia, todo ser vivo parte con una estructura inicial la que, a su vez, se origina en un determinado medio. Dicho medio o contexto tiene su propia dinámica estructural y esa dinámica opera de manera independiente a la dinámica del ser vivo. Este es un punto crucial. Estamos haciendo una distinción entre el ser vivo y su medio y afirmamos que cada uno de ellos tiene su propia organización y estructura. Con ello hemos optado por distinguir dos estructuras que van a ser consideradas operacionalmente independientes una de la otra -ser vivo y medio- y postulamos que entre ellas se debe dar una congruencia estructural (corresponde al concepto de adaptación evolutiva) o, de lo contrario,  la unidad viva desaparece.

 Sin embargo, dada la independencia operacional con que funcionan ambas estructuras, la del medio y la del ser vivo, una perturbación del medio no define  -instruye, como dice Maturana- cual será su efecto en el ser vivo. Es el ser vivo, en su estructura interna, el que determina cuáles serán, en él, los efectos del cambio en el medio. De allí proviene el concepto que utilizamos de "gatillar" un cambio: las transformaciones que resultan de la interacción entre el ser vivo y su medio son desencadenadas por el agente perturbador del medio pero son definidas o determinadas por la estructura interna del ser vivo. Y lo mismo ocurre con el medio: el ser vivo puede ser la fuente de sus cambios pero no los instruye o determina; eso lo hace la propia estructura que define al medio. Dicho de otra manera, el ser humano puede impulsar cambios en el medio pero lo que efectivamente ocurrirá en ese medio depende, esencialmente, de su potencial estructural.

 Si este es el mecanismo básico de los cambios morfológicos que se han producido en el Hombre, veamos cómo podríamos interpretar el proceso de selección natural, mecanismo básico en la teoría de la evolución.  Maturana y Varela  sostienen que este es un término peligroso y que puede ser engañoso. Un proceso de selección hace pensar en el acto de escoger voluntariamente entre muchas alternativas. ¿Estaría el medio, a través de sus perturbaciones, escogiendo qué cambios se dan, cuáles especies viven o desaparecen?  Definitivamente no, sostienen estos autores. Más aún, sostienen que el proceso se da a la inversa. Desde el momento que tratamos con sistemas que están definidos por su estructura interna, debemos entender que el cambio depende de la estructura del ser perturbado y no de la estructura del agente perturbador. Entonces, cuando hablamos de selección natural lo hacemos en el sentido de que sólo quien observa el fenómeno desde afuera puede darse cuenta de que, entre los muchos cambios posibles ocurridos en el medio, hubo uno que gatilló un cambio en un ser vivo y no los otros. ¿Y porqué fue ese cambio el que produjo efecto y no los otros? Porque fue ese y no los otros el que tuvo resonancia, por así decirlo, o el que encontró un medio de acogida en la estructura interna del ser que cambió. Fue ese y no otro el que fue compatible con la estructura de acogida del ser vivo. Veámoslo a la inversa. Cuando se opera un cambio en el medio, dicho cambio puede afectar o no a los seres que viven en ese medio: ¿A cuáles afectará? Sólo a aquellos cuya estructura interna permita que esos cambios tengan consecuencias.

 Es interesante señalar que Darwin,  primero en observar la relación entre variación genética y adaptación al medio (acoplamiento estructural en términos de Maturana y Varela), señaló que "era como si"  hubiese una selección natural y que el término selección lo empleaba como metáfora. También es interesante hacer un alcance al otro concepto que se utiliza para explicar el proceso de evolución de las especies: la supervivencia del más apto. Quién está mejor o peor adaptado, es algo que no podemos responder en forma absoluta. Sólo podemos saber lo que un observador externo ve y concluye, haciendo comparaciones. Pero desde el punto de vista de los seres que están evolucionando, sólo podemos afirmar que existen los que están adaptados y por ello sobreviven y los que no están adaptados y desaparecieron o están en vías de extinción. Aún cuando seamos nosotros mismos los que hemos adulterado el medio hasta el extremo de poner en peligro una especie, frente a esas alteraciones, algunas especies pueden sobrevivir y otras se extinguen. Una vez más, ¿De qué depende esa diferencia? De la estructura interna de cada una.

 Resumiendo el pensamiento de Maturana y Varela, la evolución es una deriva natural y no un proceso dirigido. Como tal, es producto del acoplamiento estructural que implica la adaptación del ser vivo a su medio. No existe una direccionalidad externa que genere la diversidad y complementariedad entre los organismos y el medio. Más bien la evolución se parece al trabajo de un escultor que reúne, un hilo aquí, una lata allá, un trozo de madera y los une de la manera como su estructura y circunstancia se lo permiten, sin otra razón que el ser capaz de unirlos.  La evolución no es producto de un diseño previo sino del proceso que Maturana denomina deriva natural. En otras palabras, en la naturaleza se produce el ser vivo que se puede producir, sin otra ley que la conservación de su identidad -es decir, la conservación de los rasgos que hacen de ese ser lo que es y no otro- y la capacidad de reproducción para conservarse como tal. Como dice Maturana: "Esto es lo que nos interconecta a todos los seres vivos en nuestra esencia: a la rosa, al camarón de río y al ejecutivo de Santiago".

El proceso de humanización

 En algún momento, a lo largo de estas transformaciones morfológicas que hemos descrito en el capítulo anterior, surgen varios fenómenos que, en su conjunto, pueden considerarse como parte de lo que llamamos conciencia humana. Lo que deseamos significar con este término es ese conjunto de procesos mentales que nos hicieron dar un salto en el proceso evolutivo y distanciarnos -o elevarnos, sostienen algunos- más allá de los otros seres vivos con los cuales hemos compartido la historia biológica de vida. Pero, como es de suponer, en este tema empieza a ser más difícil encontrar consensos, tanto entre los científicos como entre los filósofos. Por lo tanto, lo que haremos, será presentar distintos ángulos de análisis o distintas visiones del fenómeno. En cada caso significa poner énfasis en procesos distintos a partir de los cuales se puede explicar lo que hemos denominado conciencia humana.

 4.1.       Conciencia e inteligencia

 Muchos estudiosos del tema sostienen que es la actividad del cerebro lo que, ante todo, distingue al Hombre del resto de los seres vivos. A continuación, analizaremos el fenómeno de la conciencia humana con la mirada o desde la perspectiva de quienes opinan así.

 Si bien la mano y los órganos sensoriales juegan un papel importante en el proceso de humanización, también es cierto que, al menos los órganos sensoriales -y en algunos casos incluso la mano- son órganos que poseen otras especies. ¿Dónde radica entonces la diferencia?  Una respuesta posible es que radica en la extensión y en la complejidad de las representaciones de estos órganos en el cerebro humano, o más exactamente en la corteza cerebral. El cerebro humano se distingue de aquel de los primates no solamente por su volumen sino, y sobre todo, por su complejidad. En un momento de la evolución, se expande la región frontal del cerebro y esa expansión va asociada a la frente amplia y despejada que constituye uno de los rasgos característicos de los humanos. Es importante, entonces, detenerse en aquello que se aloja en esa zona. La corteza cerebral pre-frontal no es indispensable para la motricidad ni para la sensibilidad. Tampoco es indispensable para la inteligencia puesto que ésta es función de toda la corteza cerebral. Esta afirmación la prueban los innumerables casos en que se ha debido extirpar esta zona, sin que dichas funciones sufrieran mayor daño. Sin embargo, en esos mismos casos, han quedado en evidencia importantes alteraciones de personalidad. Sabemos que la personalidad regula el equilibrio entre lo instintivo y lo racional. Las alteraciones de las que hablamos, en el caso de extirpación del lóbulo frontal, tienen que ver, justamente, con un desequilibrio entre afectividad, por un lado, e inteligencia reflexiva, por otro y, además, con cierta incapacidad de la persona para proyectarse adecuadamente en el futuro. Ello hace suponer que es en la corteza pre-frontal, que caracteriza sólo a los humanos, donde se realizan las funciones mentales que permiten equilibrar lo afectivo y lo racional y que hacen posible el accionar en función de una visión de futuro, valor distintivo del pensamiento humano.

 A estas alturas, es difícil poner en duda que la inteligencia del Hombre es, en buena medida, la expresión o la traducción al plano funcional de la complejidad neuronal que caracteriza a la corteza cerebral en su conjunto y, más específicamente, a la corteza pre-frontal.  Esta complejidad neuronal sirve de base a muchos procesos. Recordemos que los organismos vivos tienen circuitos externos donde se asientan las actividades que permiten la relación y el equilibrio entre el ser vivo y su medio. Todos los organismos vivos tienen ese circuito externo. Sólo que aquel que poseen algunos es más complejo que el de otros. Y, justamente, la complejidad de dichos circuitos externos depende del nivel evolutivo del ser vivo. En el caso del homo sapiens, se observa que, aparte de los sentidos, el sistema nervioso superior tiene un papel cada vez más preponderante en el sistema externo que hace posible la adaptación al medio. Es decir, las funciones cerebrales se acrecientan, se vuelven más complejas al aumentar la corteza cerebral y de esta manera el cerebro se transforma en asiento de los estímulos que provienen del medio y en el organismo que, por excelencia, los  procesa. A partir del aumento en el volumen y complejidad del cerebro, y en especial del lóbulo frontal, se observa un proceso ininterrumpido de perfeccionamiento de las funciones mentales.

 En general, la biología y la psicología concuerdan en atribuir a la capacidad de pensamiento reflexivo, a la inteligencia, un lugar privilegiado en el proceso de humanización. Quienes ponen a la inteligencia en el centro de la conciencia humana sostienen que tanto en el dominio emocional y afectivo como en el plano de las percepciones sensoriales, de las relaciones motrices y de la adquisición de hábitos, la fosa que separa a los seres humanos de los no humanos es mucho menos profunda. Quien ama a los animales y ha tenido larga experiencia junto a ellos, entenderá mejor esta postura. En cambio, cuando penetramos el dominio de la actividad cerebral, la fosa entre humanos y no humanos se hace casi infranqueable. Tratemos de aportar algunas precisiones a estas nociones generales.

 La conducta de los animales, observados en su medio, puede ser calificada de inteligente si entendemos la inteligencia como la capacidad de adaptación a situaciones externas y de dar respuesta eficiente a los problemas de sobrevida que plantea el medio al ser vivo. En la medida una especie ha logrado permanecer, no se ha extinguido, es justamente porque sus miembros han logrado dar una respuesta efectiva a esas situaciones y problemas. Esta capacidad de resolución de problemas, de respuesta y adaptación al medio es común a muchos seres vivos y algunos científicos la denominan inteligencia específica. Este tipo de inteligencia daría cuenta de aquellos rasgos adaptativos de comportamiento que están muy ligados a lo orgánico, que son transmitidos por herencia y que no se modifican sino muy lentamente en la historia genética de una especie. De allí la denominación de específica que algunos autores le dan.

Pero la inteligencia humana actúa en un plano diferente. Pierde sus características orgánicas, se aleja del comportamiento instintivo para convertirse en lo que algunos denominan inteligencia individual. Porque en la especie humana es el individuo quien se adapta y no la especie. Aprende, ciertamente, de y con su especie. Pero cada individuo aprende en función de su biografía. Sus respuestas son individuales, su comportamiento es personal, su capacidad de adaptación se desarrolla según su propia biografía y no según la historia de la humanidad. Esta le da la materia prima; quien la procesa es cada ser humano. Es decir, la inteligencia humana es la que ha permitido que dos Hombres no sean intercambiables, por así decirlo. Al mismo tiempo, ese rasgo de la inteligencia humana hace que cada uno sea responsable de su proceso adaptativo. La inteligencia individual ha permitido, en otras palabras, que el Hombre se transforme en Persona, con su valor propio e irreemplazable. En otras palabras, la inteligencia ha permitido al ser humano pasar de los genérico a lo individual. Lo ha individualizado. De allí su nombre. Es verdad que la inteligencia individual, así entendida, no es privativa del Hombre. Aparece también en algunos de los mamíferos más evolucionados. Sin embargo la inteligencia no alcanza, entre ellos, el nivel que alcanza en el ser humano; ni presenta su amplitud y fecundidad.  En otras palabras, a la inteligencia individual de los seres vivos no humanos le falta algún punto de apoyo fundamental. Ese punto es, para algunos, el lenguaje, para otros lo social y, para otros, ambos porque están indisolublemente ligados. Pero sobre esto hablaremos luego.

Sostienen algunos que el desarrollo de la inteligencia individual ha significado, en el ser humano, el correlativo debilitamiento de la inteligencia específica o instintiva, sin entrar a calificar si eso ha sido positivo o negativo para el Hombre. Sostienen, además, que ese desarrollo aparece, en la historia evolutiva orgánica, estrechamente unido a la aparición de un centro se asociación denominado neopallium. Este centro sería el que permite que la conducta de cada individuo se coordine en función de sus experiencias pasadas, almacenadas en su memoria, las que puede proyectar hacia el futuro. Hecho este que, como veremos más adelante, marca un salto esencial en la historia de la humanización.  Es decir, con la existencia de este centro asociativo, al ser humano le es posible formarse una idea de su acción, del objetivo que persigue y de los medios necesarios para alcanzarlo. Desde el momento que esto es posible, el Hombre tiene una visión de futuro. En otras palabras, el neopallium permite al ser humano sustraerse al dominio de la respuesta automática e inmediata y del instinto como único fundamento de la conducta.

 Hasta aquí, hemos realizado un examen muy general de lo que representa la inteligencia en el desarrollo humano. Ahora intentaremos explorar niveles más finos de información que nos permitan definirla mejor y conocer cómo se originó.

 4.2.-     La relación entre el ser humano y el medio

 Sabemos ya, a esta altura del análisis, que la vida no se asienta sólo en la célula como estructura sino en la relación que se da entre esa célula y su medio extracelular. Recordando a Varela y Maturana, es importante considerar que el organismo vivo y su medio tienen, cada uno, su propia estructura y organización. La perspectiva que nos interesa, en este punto del análisis, es la complejidad de ambas estructuras y cómo esa complejidad afecta su mutua relación.

 En la medida que el ser vivo se hace más complejo en su estructura -es decir que se individualiza- la heterogeneidad del medio se transforma en un elemento que potencializa su evolución. Veamos una descripción más detallada de esta formulación. Se sabe que un medio ambiente homogéneo asegura la estabilidad de los intercambios bio-físicos que se dan entre dicho medio y los seres vivos que se desarrollan en él. Pero, al mismo tiempo, el exceso de homogeneidad estanca el nivel de desarrollo de las funciones del ser vivo. Por el contrario, un hábitat heterogéneo, con elementos que presentan fuertes diferencias de estructuras y funciones, hace más difícil la estabilidad de los intercambios bio-físicos puesto que exige reacomodos permanentes de los mecanismos adaptativos. Y esa precariedad que surge en los intercambios entre organismo y medio sólo puede ser neutralizada con un cambio de funciones dentro de la estructura misma del ser vivo; en ese momento, la estructura obligadamente se vuelve más compleja. Ello explica cómo se fue complejizando la estructura del Hombre, proceso que llevó consigo un cambio radical en su relación con el medio. El ser humano, a diferencia de los otros seres vivos, tiene pensamiento reflexivo. Ello le permite variar su conducta para adaptarse a cualquier complejidad o cambio del medio; no necesita cambiar su organismo. Simplemente acomoda su conducta y con ello no pone en riesgo la existencia de la especie. Y mientras más heterogéneo es el medio, más importante se vuelve la función del pensamiento reflexivo, como mecanismo adaptativo y como fuente de evolución del ser humano.  Dicho de otra manera, el proceso de adaptación al medio no opera en el ser humano de la misma forma que opera en el resto de los seres vivos. Por el hecho de poseer pensamiento reflexivo -y esto lo veremos en detalle más adelante- el ser humano es capaz de dominar muchas de sus propias variaciones y, al hacerlo así, se vuelve autónomo respecto de las variaciones del medio. Esta es una característica propia de la adaptación específicamente humana. Lo anterior nos permite afirmar que entre el ser humano y el medio nace un nuevo tipo de relaciones: cognoscitivas o de conocimiento.

 Veamos ahora qué tiene de particular esta nueva relación que se da entre el ser humano y el medio. Cuando decimos que el ser humano se vuelve autónomo respecto del medio, lo que estamos afirmando, en el fondo, es que ante cada situación que el medio le impone, el individuo tiene varios campos de acción, tiene varias opciones de conducta posibles. Ya no es necesario que responda instintiva o automáticamente. Ahora es capaz de generar tiempo y espacio entre el estímulo y la respuesta, tiempo y espacio que es ocupado por la actividad reflexiva. De esta manera su conducta se transforma en voluntaria, opcional, liberándose del determinismo que rige las relaciones directas entre organismo vivo y medio. El ser humano opera con relaciones de autonomía respecto del medio porque dichas relaciones están mediadas por el pensamiento reflexivo. Tal autonomía se acrecienta con la complejización de las funciones mentales. Todo ocurre de manera tal que, a medida que los sentidos, en tanto reguladores de la relación con el medio, pierden importancia y su función reguladora es reemplazada por la actividad del sistema nervioso superior, y principalmente de la corteza cerebral, el organismo gana en independencia respecto al medio. Se llega sí a una comprobación cuyos alcances se detienen sólo en el pensamiento. A partir de este momento, en el proceso de evolución que conduce a la humanización, la adaptación ya no se produce prioritariamente frente a situaciones naturales, por llamarlas de algún modo, sino frente a situaciones creadas, situaciones que son producto de la actividad intencionada del ser vivo. En otras palabras, desde la perspectiva del ser humano, el medio se transforma, al mismo tiempo, en una consecuencia de su actividad y en causa de la misma. De esta manera, el surgimiento del pensamiento abstracto ha generado un nuevo orden de cosas.

 En primer lugar, y ya lo decíamos, el pensamiento abstracto da origen a un grado de autonomía del individuo respecto de su medio, cualitativamente diferente al de cualquiera otra especie.  Desde el punto de vista estrictamente biológico -de la continuidad de los fenómenos vitales- esta autonomía no representa una clara ventaja para el ser vivo pues lo pone  ante una decisión que cae, en sus consecuencias, dentro de lo probable o improbable y no de la certeza.

El hecho de poder decidir la conducta introduce, por así decirlo, un elemento aleatorio en la respuesta adaptativa. Es decir, la respuesta puede ser eficaz y conducir a la adaptación o puede desembocar en situaciones de desequilibrio que dañen su estructura. El ser vivo poco evolucionado reacciona instintivamente y esa reacción se orienta, de manera genética, a su supervivencia. No se arriesga. Pero tampoco construye. El ser humano crea y, al crear, se arriesga. Pero también al crear, acelera enormemente su propio proceso de desarrollo como especie.

 En segundo lugar, la autonomía que proporciona el pensamiento traslada el proceso de adaptación al medio ambiente desde el dominio de la especie al dominio del individuo. La adaptación ya no consiste en un conjunto de procesos físico-químicos que permiten un intercambio equilibrado entre ser vivo y medio. Se ha dado un salto cualitativo. Ahora, la experiencia del individuo suplanta a la experiencia de la especie, la cual pasa a ser una referencia pero sobre la cual hay opción, voluntad de escoger. El papel del individuo se acrecienta y sobre la enorme gama  de posibilidades generales de su especie, se destacan sus capacidades particulares. Con ello ha surgido el fenómeno, tan absoluta y esencialmente humano: el de la responsabilidad individual, el de la posibilidad de auto-responsabilizarse por la propia supervivencia. El cerebro regula la relación del individuo con el medio; le permite adaptarse al medio con flexibilidad. Para lograrlo, la función del pensamiento procesa los distintos estímulos que provienen del medio y para ello se sirve del enorme reservorio que constituye la memoria, sea ésta biológica o no. Tiene una base sólida para la acción. Pero debe decidir, optar. Y la opción es sólo suya. El es responsable de sus consecuencias.

 Volvamos a la base biológica que posibilita todo esto. El sistema nervioso superior, y el cerebro en particular, se constituyen en un elemento regulador que posee, biológicamente, múltiples interconexiones que se estructuran a partir de la red de neuronas. En esa red se asienta, físicamente, la capacidad del pensamiento reflexivo y, con ello, de la autonomía respecto al medio que posee el ser humano.  De esta manera el ser humano, al autoconstruirse como especie, construye y luego fortalece un organismo regulador del proceso de adaptación al medio, el sistema nervioso, tanto el simpático como el cerebro-espinal. Este sistema controla y dirige la actividad de los otros órganos que constituyen al ser humano y, por supuesto, de aquellos que lo relacionan con el medio. Se puede decir que el sistema nervioso está predeterminado biológicamente por la especificidad del género humano. Sólo este, como especie, tiene un cerebro que permite la autonomía de la relación con el medio. Otras especies no lo lograron. A su vez, el propio sistema nervioso se convierte en autónomo cuando empieza a operar su propia funcionalidad. Porque en ese momento esa funcionalidad es transformada en pensamiento. Este, a su vez, sobre la base de sus estructuras y de su fisiología, resulta ser empírico en el sentido de que varía en función de los cambios que se operan en el medio. Es decir, el pensamiento cambia, cuando cambia el medio; o al menos tiene la posibilidad de hacerlo.  Y como el cambio a nivel del pensamiento no entraña cambios orgánicos, el ser humano ha conquistado un mecanismo adaptativo especialmente eficiente y rápido.  Los cambios que otras especies deben realizar durante cientos de generaciones para dar una respuesta adaptativa a algún cambio en el medio, el ser humano puede realizarlos en un suspiro. De esa manera, el ser humano se aleja definitivamente de las demás especies, al liberar su relación, y con ello su dependencia, del medio ambiente.

 Por primera vez en la evolución de las especies, la función de asegurar la supervivencia se traslada a la propia actividad del ser vivo, con un alto grado de independencia respecto de lo que suceda en el medio.

 4.3-      El rol del trabajo

 Ahora que ya hemos examinado los cambios que en el dominio de lo orgánico han hecho posible la humanización, es hora de plantearnos las preguntas sobre el origen del Hombre en otro dominio. La estructura biológica de los seres vivos condiciona el tipo de actividades o de acciones que puede desplegar en su medio. Se podría decir que la biología se expresa en el accionar. Entonces, es importante preguntarse qué tipo de actividades pueden ser específicamente humanas. Cuáles son las que potencian la capacidad de humanización. Y la respuesta que se ha dado con mayor frecuencia  es: el trabajo. Para muchos, el trabajo ha sido el elemento que permitió, en definitiva, la humanización. Entendido este como toda actividad transformadora del medio externo que se hace recurriendo a la utilización de instrumentos fabricados para ese fin. Primer elemento que nos interesa, entonces, es el proceso que lleva al homo sapiens primitivo a fabricar instrumentos. Los hombres fueron, desde muy temprano, fabricantes de utensilios e instrumentos. Como sostiene Bergson, desde su origen el ser humano fue homo faber. El instrumento fue, en sus comienzos, una prolongación de los órganos. El palo, como arma, una prolongación de la mano. Lo mismo el vaso. O la ropa una manera de espesar la piel para protegerse del frío.  Visto desde la perspectiva del proceso de evolución, la fabricación de instrumentos aparece como un procedimiento acelerado que sustituye al lento proceso evolutivo de formación de nuevos órganos como medio adaptativo de una especie.

 Obviamente, en sus orígenes, la inteligencia aplicada al uso de instrumentos aparece como bastante primitiva. Procede por tanteos, por el método de ensayo y error. Los grandes primates, por ejemplo, a veces utilizan instrumentos. O, más concretamente, objetos que hacen el papel de instrumentos. Pero hay diferencias substanciales entre estas capacidades de los primates y lo que sucede con el ser humano. En primer lugar, los primates utilizan instrumentos pero no los fabrican; simplemente toman objetos y les dan un uso instrumental. En segundo lugar, los primates demuestran una gran impericia de su mano para el uso de los instrumentos. Y, en tercer lugar, los primates hacen uso muy limitado de esos instrumentos; esto, que es esencial, se debe a su incapacidad para pensar series de acontecimientos sucesivos y, por ello, su incapacidad para prever el futuro. En definitiva, la inteligencia del primate es tan rudimentaria que, al no permitir su fabricación, le impide transformar el uso de instrumentos en un fenómeno social; no le permite socializar esta actividad. Es decir,  no en la forma en que logra hacerlo la especie humana. Porque es cierto que se han hecho algunos experimentos en los cuales los primates han aprendido a usar instrumento y luego han transmitido ese aprendizaje a otros miembros del grupo. Pero el alcance es limitado.

 Cuando la inteligencia individual se fortalece en el ser humano, entonces -y sólo entonces sostienen muchos- la fabricación de instrumentos se puede socializar de manera permanente y masiva, dando origen a una actividad que sería esencial en la definición del ser humano: el Trabajo. En otras palabras, la inteligencia individual es la que genera la posibilidad de compartir las actividades de transformación de la naturaleza, organizarlas hasta darles el carácter de producción social y, finalmente, darles sentido de futuro.

Veamos con un mayor grado de detalle, cómo opera este proceso que relaciona el desarrollo de la inteligencia con el trabajo. Es interesante destacar que son justamente los instrumentos que el ser humano ha fabricado los que nos han permitido conocer, en cierta medida, el proceso de conformación y desarrollo de su inteligencia. Los primeros homo sapiens son conocidos por sus restos óseos pero, sobre todo, por sus manufacturas, por los utensilios de los cuales se servían para satisfacer sus necesidades. Entramos, así, de lleno al terreno de la antropología. Veamos de qué manera las características de los utensilios nos han permitido reconstruir la historia de los primeros seres humanos, aunque resulte difícil correlacionar con exactitud las sucesivas etapas culturales con los estadios morfológicos de la evolución humana.

 Durante la mayor parte del período cuaternario, los hombres primitivos se dedican a tallar la piedra, cada vez con técnicas más avanzadas. Es el período que denominamos Paleolítico. Hacia el final de este período empiezan a tallar el hueso y la madera. Después del paleolítico, la superficie terrestre cambia drásticamente: se retiran los últimos glaciares y se dulcifica el clima, con lo cual mejoran las condiciones de vida de los hombres. En ese momento se inician actividades que darán otro giro al desarrollo de la humanidad. Se fabrican vasijas de barro cocido -ya hay control del fuego- se domestican animales y se cultiva el suelo. Este período se denomina Neolítico, y corresponde a la consolidación, por así decirlo, del período de humanización. Todos los datos que se han reunido de este período presentan un cuadro de un ser humano con un sistema nervioso, con un cerebro cuyas bases son las mismas que tiene hoy.

 A partir del neolítico, lo que hace el ser humano es desarrollar permanentemente una estructura y una potencialidad que ya había quedado definida a principios del período. El desarrollo humano ya no tiene naturaleza orgánica; es un desarrollo psicológico, social y cultural. Es importante enfatizar este hecho: para construir instrumentos necesita unir la acción de la mano con la sensación senso-motriz y con la capacidad reflexiva. Sólo así puede diseñar, puede crear y proyectarse más allá de la acción inmediata. Y eso sólo puede lograrlo en la medida que se une en su acción a los demás. En todo caso, es entre el paleolítico y el neolítico que el Homo sapiens se transforma en constructor de instrumentos. Y este hecho es el que marca la diferencia.  Cuando juzgamos a través de los elementos artísticos y de las ceremonias de inhumación del Paleolítico, comprendemos que el homo sapiens ya era capaz de concepciones abstractas. El arte de las cavernas brinda la evidencia de que en el paleolítico superior el Hombre ya había desarrollado enormemente la imaginación, la observación y captaba las similitudes. Pero es con el desarrollo y auge de la agricultura -que según pruebas encontradas recientemente, se produce en Palestina unos 8.000 años A.C. y en Inglaterra unos 3.500 años A.C.- que entramos directamente en el Neolítico, etapa en que desaparece definitivamente el último homínido y empieza a reinar el homo sapiens. En suma, desde la perspectiva de muchos antropólogos, la construcción de instrumentos es la actividad que proporciona la base para la transformación de la capacidad del cerebro.  No falta quien ha sostenido que el utensilio es el mejor criterio de lo humano. Porque para fabricarlo fue necesaria su inteligencia y, de algún modo, la refleja. Los arqueólogos y antropólogos han intentado leer en los instrumentos del pasado la historia del Hombre. Y, hay que reconocerlo, han hecho grandes aportes, algunos de los cuales hemos resumido recién.

 Hasta aquí hemos descrito un proceso. Preguntémonos, ahora, cómo surgió biológicamente la posibilidad de fabricar esos instrumentos. Hay una respuesta que concita bastante consenso. El ser humano fabrica instrumentos porque posee, en propiedad, dos factores nuevos como especie. En primer lugar,  el pensamiento reflexivo que le permite saber que sabe.  Es decir, tener conciencia de que hay una relación de conocimiento entre él y su entorno. En segundo lugar una mano cuya estructura polifuncional le permite construir instrumentos y utilizarlos en toda variedad de funciones. En efecto, el proceso evolutivo orgánico permitió que en la mano, una vez liberada por la posición vertical del cuerpo, se concentraran enormes capacidades de acción para explorar el medio. Pero la mano no sólo explora, también cambia ese medio. Por su parte, la actividad manual, con todas las capacidades senso-motrices que implica, acrecentó -desde un punto de vista sistémico- las capacidades del cerebro. El hacer con las manos, el transformar y construir empleando instrumentos, no sólo produjo cambios en el medio ambiente sino que comenzó a generar actividades sociales y culturales. Además, extendió el hábitat del ser humano a cualquier zona climática. De tal manera que el hacer con las manos es otro elemento que permite al ser humano independizarse de su medio. Sin el pensamiento reflexivo no habría podido hacerlo. Pero sin un quehacer transformador, tampoco lo habría logrado.

 Poseyendo un cerebro más desarrollado, el ser humano pudo aprender a conservar los instrumentos, usarlos para fines variables y, más importante aún, construirlos. Porque el cerebro le permitía bosquejar acciones, fundamentadas en hechos, en experiencias del pasado y diseñadas como posibilidad del futuro. En suma, el trabajo y la fabricación de instrumentos que implica, están estrechamente ligados al desarrollo de la inteligencia y del pensamiento reflexivo. Pero aún falta algo. En algún momento dijimos que aislado, solo, el ser humano no habría logrado este espectacular desarrollo. Esta afirmación nos lleva de lleno al dominio de lo social. En este trabajo no analizaremos en profundidad el fenómeno social. Pero lo que sí haremos es centrar nuestra preocupación en otro fenómeno que se relaciona intrínsecamente con ese dominio, que tienen sustento biológico y que también se encuentra en la base misma del proceso de humanización.  Nos referimos al lenguaje.

 4.4.-     Conciencia y Lenguaje

 A pesar del aumento del volumen y de la complejidad del cerebro, que da al Hombre un potencial intelectual que no tiene ninguna otra especie, este no hubiera podido alcanzar la condición humana si se hubiera encontrado aislado. En realidad, algunos van más lejos y señalan que si hubiera vivido aislado, orgánicamente no habría podido evolucionar como lo hizo, en la medida que no habría podido emprender la transformación de su medio mediante el trabajo.        En todo caso, sin importar la dirección que asuma la relación, lo concreto es que el ser humano es lo que es hoy porque vive en sociedad. La prueba nos la ofrecen, afortunadamente, los pocos pero sugestivos casos de los "niños-lobos" criados por animales. Como se sabe, son seres que no logran nunca aprender a hablar; ni siquiera cuando se les integra a la sociedad. Algunos, incluso, no logran jamás aprender a caminar en las dos piernas.  Este test excepcional ilumina suficientemente la potencia del medio social sobre el desarrollo de nuestra mentalidad hasta la generación de la conciencia.

 Conviene, antes de avanzar, que aclaremos someramente lo que estamos entendiendo por sociedad. Partimos de la base que todo tipo de sociedad  -sea esta animal, que también las hay, o humana- corresponde a una nueva etapa evolutiva que tiene su asiento en el proceso de evolución biológica.  "El reino social -escribía Durkheim, considerado el padre de la sociología- es un reino natural que no difiere de otros más que por su mayor complejidad". Nosotros pensamos, ciertamente, que sin la evolución biológica de los primeros seres vivos, no habríamos conocido el fenómeno social. Pero también pensamos que la diferencia es más importante que una mera diferencia de grado.  Hagamos una analogía -entendiendo que como tal tiene limitaciones- entre lo que sucede en el dominio biológico y en el dominio psico-social.

Sabemos que las macromoléculas se asocian en células, éstas en tejidos y los tejidos en órganos. Ahora bien, nadie podría sostener que una célula es, en esencia, lo mismo que el órgano. Sus funciones, su forma de operar, todo es distinto. El principio es claro: el todo no es igual a la suma de sus partes. Cambia la funcionalidad, la estructura y la organización. Lo mismo pasa con el ser humano considerado individualmente. Al surgir el fenómeno psicológico, mental que hemos estado describiendo, surge un ente cualitativamente diferente a la mera organización biológica que le sirve de base. De la misma manera, la sociedad no es la suma de los individuos que la componen. Más bien representa la unión sinérgica de muchos individuos. Y decimos sinérgica porque el fenómeno social presenta rasgos que nos permiten considerarlo como cualitativamente diferente al fenómeno psicológico. En otras palabras, cuando las personas se juntan dan origen a fenómenos que no pueden explicarse a partir de mecanismos individuales, sino que tienen sus propios modos de operar, sus propias regularidades.

 Así, las relaciones que unen entre sí a los individuos para formar la sociedad no se establecen en el plano orgánico sino a nivel de lo psicológico. A su vez, dos individuos al relacionarse, generan algo que individualmente no podrían generar. Consideremos ahora el fenómeno de las sociedades animales como las que forman las abejas, las hormigas y los pájaros. No cabe duda de que estas presentan rasgos parecidos a las sociedades humanas: el fenómeno de la jerarquía, del liderazgo, de la defensa del territorio, etc. Sin embargo, no son capaces de originar un verdadero fenómeno social, con esencia y calidad de tal.  ¿Por qué?  Para muchos esto sucede por la ausencia del lenguaje.

 En otras palabras, para muchos científicos -y filósofos- la base orgánica que permite el desarrollo de la reflexión no habría servido de mucho si, junto a la inteligencia, no se hubiera desarrollado el lenguaje tal como se presenta en la especie humana; y ello porque es el lenguaje el que posibilita el surgimiento del fenómeno social. Sin emitir un juicio sobre esta propuesta, lo que podemos plantear es que el lenguaje ha jugado un rol clave en el proceso de humanización. Intentaremos descifrar cómo ha operado esta relación.

 Si volvemos a los capítulos anteriores, podremos apreciar la fosa que separa a los primeros homo sapiens del ser humano de hoy. Como dijimos, una fosa más grande que aquella que separa al homo sapiens de su antecesor homínida. Pero el ser humano saltó esa fosa. En un primer estadio de desarrollo, podemos observar a un homínida cuya inteligencia es esencialmente sensomotriz, similar a la señalada por Piaget como atributo de las primeras etapas del niño. Pero la similitud no es semejanza. El niño desarrolla la sensomotricidad en un mundo de adultos, donde existen todos los elementos para que él aprenda a desarrollar su pensamiento reflexivo, abstracto. Existe conocimiento acumulado por la humanidad, existen pautas estandarizadas de conducta frente a cada situación, existe la familia y muchas otras instituciones donde el niño se socializa.   El homínida, por el contrario, no es un niño-adulto como el "buen salvaje" que describían los románticos. Es un ser que debe consolidar, recién, las estructuras neurofuncionales necesarias para su desarrollo mental y, paralelamente, debe generar los desarrollos psicológicos que le hagan posible el pensamiento abstracto. Es aquí donde entra en juego el lenguaje. Veamos cuáles son los elementos que se van desarrollando y que lo hacen posible.

 En  primer lugar el signo. En psicología se le define como una señal que relaciona un objeto con la persona y a la cual esta le otorga significado. En el signo hay, así, una intención de quien lo posee o utiliza de asociar un significado a una señal que proviene del medio. El signo representa, de esta manera, un primer nivel de abstracción en relación a las sensaciones. Entre realidad y signo existe una relación, y esa relación se organiza bajo la forma de estímulo. Este estímulo, en el caso de los animales permanece a nivel de señal que sirve para desencadenar alguna conducta; puede tratarse de una respuesta instintiva o de un reflejo condicionado. Se produce una situación y algo en ella desencadena una conducta en el animal. Ese algo se ha transformado en señal. Pero no podemos afirmar que el animal ha interpretado el signo; simplemente ha reaccionado instintivamente ante él. En el caso del Hombre, la relación entre estímulo y respuesta se hace mucho más compleja. Y aquí entra en juego un elemento que, como ya hemos señalado, es esencial para la posibilidad del pensamiento reflexivo: la memoria.  El cerebro cualitativamente más complejo que posee el ser humano le permite desarrollar la función de la memoria. Y esta permite que, a partir de una señal, él pueda reconocer el pasado y proyectar imágenes hacia el futuro. Se hace posible, en definitiva, interpretar, dar un significado a la señal que proviene del medio y transformarla, así, en signo. En suma, a partir del signo y de la sensación que le dio origen, y siempre sobre la base que proporciona la memoria, el Hombre elabora los contenidos de la sensación y los estructura en una percepción que tiene significado. En otros términos, a partir del significado asociado al signo, se enriquece la sensación puesto que se estructura.

 Luego, pasamos a otro nivel de abstracción; el significado puede adquirir una proyección social en la medida que sea compartido, que el significado sea colectivo. Si continuamos avanzando en los niveles de abstracción, una vez surgido el signo, se hace posible el símbolo. A diferencia del signo, que designa una cosa conocida y la recuerda, el símbolo reemplaza a la cosa. No la expresa sino que la representa, la revela, la descubre. La función principal del símbolo es capturar la sensibilidad de las cosas, reemplazar hechos; esto es lo que le permite convertirse en expresión de todo aquello que no es expresable verbalmente por el individuo. Las pictografías de la época paleolítica indican que los símbolos nacieron antes que la palabra. Más aún, existen indicios claros de que en esa época, a pesar de que el hombre ya tenía las condiciones orgánicas para ello, no existió todavía el lenguaje. Pero sí los símbolos.

 Tenemos, entonces, signos y símbolos. Dos niveles de abstracción que se franquean a partir del fundamento que proporcionan las sensaciones. A partir de estos dos niveles, y siempre sobre las posibilidades que otorga la memoria, se generan lo que podríamos denominar estados de conciencia respecto del medio. El ser humano ahora puede interpretar la realidad que vive, las situaciones en las que está inmerso, otorgarles significado; en definitiva, procesarlas mentalmente. Y esta capacidad de procesar la realidad mentalmente le abre una posibilidad inédita en la historia de la evolución: la de elegir la acción que va a acometer; y esta elección da un dinamismo organizador continuo a ese estado de conciencia. Nos encontramos con la génesis del lenguaje. Y con la génesis de lo intelectual, del pensamiento abstracto

 Para hablar, es necesario que el Hombre se escape del espacio concreto, de la sensación y de la percepción, y que diseñe una nueva estructura de la realidad, una estructura que es obra de él, que es imaginaria. Es decir, para hablar, el ser humano debe tener la capacidad y la posibilidad de actuar en un espacio abstracto. Hablar es, de alguna manera, detallar en instantes sucesivos, lo que puede ser concebido de una vez y en conjunto. El hablar, podemos decir, revela un universo mental que, si bien surgió del medio, ya se independizó de él y ahora posee significados propios. Esos significados, por las habilidades motrices del ser humano, se expresan en palabras. Y esas palabras configuran universos mentales que sacan al ser humano de espacio y del tiempo inmediato para llevarlo al pasado y al futuro. Pero esos universos mentales no se nutren solos. Justamente, su construcción se hace posible porque el ser humano no está solo. Podríamos decir que la aptitud para hablar está en la especie, pero la necesidad de comunicar se encuentra en la sociabilidad. El homosapiens no tuvo, necesariamente, que desembocar en el lenguaje. De hecho, el hombre de Neanderthal teniendo las aptitudes para hablar, no lo hizo. Pero la sociedad sapiens no pudo haber existido sin el lenguaje.  La percepción que elabora las sensaciones, pertenece, en lo esencial, al equipo natural del que está dotado el humano. El lenguaje, que elabora la percepción, está implícito en lo social. Llegamos a un punto donde la polémica está lejos de haber sido resuelta: la relación entre sociedad, conciencia y lenguaje. Para adentrarse en el tema es útil recurrir, una vez más, a los aportes de Maturana y Varela.

 Examinemos un texto de estos autores: "en el dominio del acoplamiento social y la comunicación… la coherencia y estabilización de la sociedad humana como unidad… se producirá esta vez mediante los mecanismos surgidos… a partir del… operar en el lenguaje. Esta nueva dimensión da coherencia operacional a lo que experimentamos como conciencia y como "nuestra" mente… las características únicas de la vida social humana … permiten generar un fenómeno nuevo: nuestra mente, nuestra conciencia, entendida como una continua concatenación de reflexiones que asociamos, además, a nuestra identidad".

 Lo que se está planteando, en definitiva, es que sociedad, conciencia y lenguaje constituyen una indisoluble trinidad. Sería ocioso querer atribuir a uno de ellos el valor de factor original o predominante. La visión sistémica de los fenómenos nos ahorra ese vano esfuerzo. Es así como la aparición del lenguaje en el hombre, genera el inédito fenómeno de lo mental y de la conciencia de sí como la experiencia más íntima de lo humano.

 Ciertamente, sin la evolución histórica de las estructuras biológicas adecuadas, no es posible entrar en este dominio de la conciencia, de lo humano. Pero eso no es suficiente. Como fenómeno que forma parte de una red de relaciones sociales y lingüísticas, lo mental no es algo que esté dentro de mi cráneo, no es un fluido de mi cerebro. La conciencia y lo mental pertenecen al dominio de lo social y es allí donde se da su dinámica. Como Robinson Crusoe entendió muy bien al mantener un calendario y leer a diario la Biblia,  la conciencia de ser humano sólo es posible en la medida que uno se conduce con otros o como si hubiesen otros: es la red de interacciones sociales y lingüísticas la que nos hace lo que somos. Ya sea que actuemos en esa red o que nos refiramos a ella al actuar.

 La estructura obliga. Los humanos como humanos somos inseparables de la trama de relaciones tejida por medio del lenguaje. El lenguaje no fue inventado por un sujeto solo. Eso no habría sido posible. Tampoco la conciencia hubiera podido nacer en la soledad de un individuo. Como señalan estos autores, no es que el lenguaje nos permita decir lo que somos: humanos. Somos en el lenguaje. Somos humanos por y en el lenguaje. Nos encontramos a nosotros mismos en la mutua relación que sólo el lenguaje posibilita. Nos transformamos permanentemente en el seno del mundo social que con el lenguaje construimos con los otros seres humanos.

Y todo ello nos permite un cambio cualitativo en relación a las demás especies con las cuales compartimos nuestro mundo: nos hace responsables de nuestras acciones porque nos permite optar y decidir, basados en nuestra historia, personal o social, y en función del futuro.

 

 

Autor:

Sonia Sescovich Rojas

Partes: 1, 2


 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Biologia

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.