Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     
 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Revolución Cubana en la lucha por la independencia de Puerto Rico (página 2)

Enviado por Eduardo Aguiar



Partes: 1, 2

Por lo tanto vamos a enfocar dos épocas principales: la lucha independentista cubana hasta 1898 y luego del triunfo de la revolución 1959. Primero se establecerá el desarrollo del compromiso histórico entre ambas islas y luego la ejecución de ese compromiso. Aunque no vamos a trabajar la migración cubana en Puerto Rico, después de la revolución, si nos ponemos en el lado de esa comunidad que llego a Puerto Rico a principio de los sesenta, pues el compromiso entre ambas islas se expande con ese ejemplo. En Puerto Rico se asila y se le da ayuda a esa comunidad creando un nuevo compromiso histórico en esta ocasión por parte del exilio. Por otro lado la ayuda que dio la revolución cubana a los independentistas Boricuas, en mi opinión fue desperdiciada, por lo tanto se crea otra deuda. Ya sea por la izquierda o por la derecha esos lazos y esa compenetración a continuado a pesar del bloqueo y las prohibiciones y a pesar de los prejuicios.

La Guerra de Independencia Cubana

Los primeros dos siglos de colonización fueron bastante similar para las Antillas Mayores. Comienza la Española como el principal bastión de la metrópolis hasta que se inicia la colonización del continente. De ese punto en adelante a España no le presta mucha atención a las Antillas, pero Cuba adquiere mas importancia porque de allí salen las dos flotas hacia España con el saqueo que iban haciendo de México y el Perú. Pero la importancia comercial era casi ninguna, Cuba y Puerto Rico se convierten mas bien en bastiones militares, con una economía de contrabando.

Con la independencia norteamericana los comerciantes y burgueses de esa nación consiguen un mercado libre y establecen una influencia mayor en el Caribe. La revolución haitiana marca un cambio dramático para la Española pero también para sus dos islas vecinas, estas se convierten en las dos ultimas colonias del imperio español. La decadencia económica y política por la que atraviesa España en el siglo XIX y el ejemplo de EEUU, Francia y Haití inspiran las diferentes luchas de independencia que se desarrollan en America Latina.

El que la onda independentista no llegara a Cuba y Puerto Rico en la época de Bolívar se debe a varios factores. Ninguna de las dos islas para principios de siglo XIX contaba con una burguesía fuerte como la de los otras colonias en el continente. En estas dos islas se concentraba el poder militar para combatir las luchas independentistas. A estas dos islas llegaban los exilados de aquellas guerras de independencia.

Bolívar en la carta de Jamaica de 1815 dice "Las islas de Puerto Rico y Cuba

que, entre ambas, pueden formar una población de 700 a 800.000 almas, son las más que tranquilamente poseen los españoles, porque están fuera del contacto de los independientes. Mas ¿no son americanos estos insulares? ¿No son vejados? ¿No desean su bienestar?" (Bolívar 1985, 50)[2] En 1823 cuando llega el General Antonio Valero a Venezuela, llega con un grupo de cubanos, miembros de la sociedad secreto Rayos y Soles de Bolívar, con planes de organizar una expedición libertaria para Cuba y Puerto Rico. El ejercito libertador le comunica que la prioridad en ese momento era liberar al Perú de las dominación española por lo que se postergan los planes del general puertorriqueño. Valero que acababa de participar en la guerra por la independencia de México venia con el plan de sacar a los españoles de las dos islas hermanas para anexarlas a la gran Columbia.

Desde los comienzos del siglo XIX existieron intentos y conspiraciones independentistas en ambas islas, la mayor parte de estas eran conspiraciones de sociedades secretas y la masonería. En Puerto Rico para la segunda mitad de la década del 1830 los hermanos Vizcarrondo conspiran para organizar una revuelta separatista que fracasa porque son delatados. Aunque en las dos islas los separatistas constituían una minoría ínfima para esta época, en Cuba se dieron varias revueltas y expediciones independentistas.

Inspirados en los escritos de el Padre Félix Varela y José María Heredia varias aventuras, expediciones y conspiraciones fueron tomadas durante la primera mitad de siglo XIX. Francisco Agüero Velazco y Manuel Andrés Sánchez trataron de tomar un ingenio en Puerto Príncipe y terminaron ahorcados por el régimen. La expedición de los trece, se dio mas o menos para la misma época, pero esta fracaso al no haber conseguido apoyo en la isla. La conspiración de la Gran Legión de Águila Negra, una sociedad secreta formada en México con el propósito de conspirar para expulsar a los Españoles de America. La mayor parte de los integrantes de la Legión fueron descubiertos y condenados.

Para fines de los años 40 el movimiento anexionista en Cuba toma auge y surge un gran interés por parte de EEUU, particularmente de los estados sureños. Esto culmina con la expediciones de Narciso López, un venezolano que luchó con el ejército español contra el ejército Bolivariano. Con la victoria de Bolívar, López termina en Cuba con el ejercito Español, interrumpe su estadía para ir a combatir en las guerras carlistas de España y regresa a Cuba donde ocupa varios cargos militares. "Por su origen americano, por su carácter democrático, por su afición a juegos y deportes, desde que llegó a Cuba se identificó al general López con los cubanos y fue señalado por muchos de éstos como el hombre a propósito para dirigir cualquier tentativa armada que se organizase contra la dominación española". (Portuondo del Prado 1965, 359)[3]. Organizó López cuatro expediciones: 1848, 1849,1850 y 1851 donde termino bajo el garrote luego de ser traicionado por uno de sus compadres. Importante de señalar es que el propósito de las expediciones de Narciso López era terminar el dominio español para luego anexar a Cuba a los EEUU.

Varios intentos y conspiraciones separatistas continúan en ambas islas durante las décadas del 50 y 60 hasta el 1868. Cansados de tratar que España le concediera reformas y de sufragar los gastos del imperio un pequeño grupo de independentistas puertorriqueños y cubanos deciden tomar las armas. "Abrumados con impuestos altos e injustos (entre otras cosas, Cuba fue obligada a sufragar total o parcialmente la expedición española a México en 1862, las campañas militares de España en el norte de África, la guerra naval contra Perú y Chile en 1866, así como los salarios de todo el cuerpo diplomático español en América Latina), …" (Aguilar 1992, 211)[4] Como si fuera poco no solo los españoles explotaban a los cubanos de forma exagerada sino que también lo hacían de con omnipotencia. "… gobernados de forma arbitraria por un creciente enjambre de burócratas españoles, víctimas de discriminación por parte de los peninsulares, que se creían superiores a la población nativa, muchos cubanos, entre ellos los negros libres, que constituían el 16 por 100 de la población, empezaban a expresar su malestar."[5]

El que El Grito de Lares y El Grito de Yara se hayan dado por sólo semanas de separación sólo se puede explicar con la comunicación que desde el siglo pasado había entre las logia masónicas. "La mayor parte del clero la formaban españoles y, por consiguiente, los líderes revolucionarios recurrieron al secretismo de las logias masónicas para organizar y coordinar sus acciones".[6] Los planes para la insurrección cubana tenía otra fecha pero al llegar las noticias de Lares los cubanos adelantaron la fecha sin saber que Lares había fracasado "pero por toda Cuba se propagaron noticias infundadas en el sentido de que numerosos grupos puertorriqueños estaban dispuestos a continuar la lucha".[7]

Es que la compenetración entre las dos islas además de ser practica y política, por los problemas comunes que tenían, era noble y de principio y el compromiso como se refleja en los escritos de Betances y Hostos fue puro y sincero, por lo menos hasta la muerte de Martí. Gaztambide por ejemplo, divide el concepto Antillano en dos tendencias "Conviene distinguir entre la identidad y hasta la solidaridad antillana y el proyecto específico de una confederación antillana. La primeras atraviesan todo el siglo XIX, mientras que la segunda parece haberse fraguado en el contexto de la convulsa década de 1860." (Gaztambide 2006, 60)[8] Parte de la razón que el concepto de la Confederación se "fraguara" es que Republica Dominicana y Luperon tuvieron mucho que ver con del desarrollo del concepto, toda la inestabilidad que sufre esa isla tiene que haber influido en que se dejara caer la idea. Otro señalamiento que hace Gaztambide que me parece vital en la relación de Puerto Rico con las demás antillas es que los puertorriqueños eran los que mas promovían ese concepto de la Confederación Antillana "No es casual, entonces, que los deponentes más destacados y consistentes de dicha idea salieran del "eslabón mas débil":" Puerto Rico."[9]

Nueva York se convierte para los cubanos y puertorriqueños en el patio común donde en la época de la colonia española se desarrolla el apoyo propagandístico internacional y se elaboran las conspiraciones. En un futuro nos gustaría estudiar la razón de ser de esa realidad, el cómo y porque llegan estas dos comunidades y la española a esa ciudad, donde ya para finales de siglo XVII había una migración significante. El usar esa ciudad como punto de conspiración nos llega hasta finales de siglo XX. Como veremos más adelante en Nueva York se llevan a cabo grandes conspiraciones por los nacionalistas y más adelante MPI-PSP y las organizaciones clandestinas como la FALN. Para antes del "68 habían cubanos y puertorriqueños en esa ciudad que apoyaban la independencia de ambas islas. En 1867, poco antes del levatamíento en Lares Betances y Segundo Ruiz Belvis fugados de las autoridades españolas en Puerto Rico marchan a Nueva York "… donde el doctor Francisco Basora integra la Sociedad Republicana de Cuba y Puerto Rico. (Betances) Con él forma junto con Ruíz Belvis, un Comité Revolucionario que inicia una intensa labor de propaganda. Allí conoce al general cubano Domingo Goicuría y a José Manuel Macías …" (Betances, Cuba en Betances 1985, 12)[10] Allí se separaron quedándose Basora en Nueva York, Betances regresa a las Antillas y Ruiz Belvis, el segundo puertorriqueño con mayor compromiso hacia la causa marcha a Chile donde desaparece, hasta hoy no se sabe como muere Ruiz Belvis. Si para el 1867 ya existía un grupo buscando la independencia de Cuba y Puerto Rico los lazos de colaboración ya en esa época eran muy profundos.

Betances, Hostos y Martí siempre estuvieron consciente de la amenaza que constituía la anexión a los EEUU. Betances desde los 50 escribió de ese peligro. Después del fracaso de Lares escribe "Yo creo en la independencia futura, próxima de mi país. Ella sola, por acuerdo de las demás Antillas, es capaz de salvarnos del minotauro americano."[11] Solo concibe la independencia en el contexto Antillano no solo por ser una bonita y noble idea, pero aquí esta bien claro, ve esa independencia como alternativa a la amenaza anexionista que era muy real en las tres Antillas. Esta preocupación la tiene Martí hasta sus últimos días, en su última carta que le escribe a Manuel Mercado "… ya estoy todos los días en peligro de dar mi vida por mi país y por mi deber … de impedir a tiempo con la independencia de Cuba que se extiendan por las Antillas los Estados Unidos y caigan, con esa fuerza más, sobre nuestras tierras de America." (Martí, José Martí Cartas de Amistad 2003, 212)[12] y en la misma carta añade una de sus mas conocidas citas: "Viví en el monstruo, y le conozco las entrañas: - y mi honda es la de David."[13]

Al ir adquiriendo el autonomismo una mayor aceptación en Puerto Rico las posibilidades de establecer apoyo revolucionario van mermando. Lo que da el golpe final es la fallida expedición que organizan Hostos y Betances con el apoyo del general Gregorio Luperón en Republica Dominicana. Un una carta dirigida a Miguel Aldama en 1871 Betances señala "Adjunta va la nota de dichas armas. La condición de devolución prueba suficiente que los que hoy han resuelto entregarles a Cuba, no creen en la imposiblidad absoluta de un levantamiento en Pto. Rico; pero sí en el aplazamiento de la insurrección para los momento en que, con el desengaño pase el entusiasmo del periodo reformista." (Betances, Cuba en Betances 1985, 186)[14] Betances le entrega a Cuba un deposito de armas enorme y dinero en efectivo que se encontraban escondidos en San Tomás, Haití y Republica Dominicana. Tiene que haber sido un momento de gran frustración para los revolucionarios puertorriqueños, pero es de ese momento en adelante que se comprometen a primero liberar a Cuba para después hacer lo mismo con Puerto Rico.

Eugenio María de Hostos, se puso al servicio de Cuba desde 1863 y marchó en una expedición que salio de Nueva York en 1875 "… embarco para Cuba a las órdenes del Gral. Aguilera en un viejo velero pequeñito, el "Charles Miller", en el que naufragaron." (Roig de Leuchsenring 1974, 16)[15] Hostos no llega a participar en la guerra de los 10 años, quien sabe si hubiera sufrido la misma suerte que Martí veinte años después. Hostos uno de los pensadores más importante de América dedica el resto de su vida a la causa Antillana.

Martí que en el 1892 establece el Partido Revolucionario Cubano con la sección Puerto Rico, en su articulo celebrando el tercer aniversario del PRC señala

"… el Partido Revolucionario Cubano, convencido de que la independencia de Cuba y Puerto Rico no es sólo el medio único de asegurar el bienestar decoroso del hombre libre en el trabajo justo a los habitantes de ambas islas, sino el suceso histórico indispensable para salvar la independencia amenazada de las Antillas libres, la independencia amenazada de la América libre, y la dignidad de la república norteamericana. ¡Los flojos, respeten: los grandes, adelante! Esta es tarea de grandes." (Martí, El tercer año del Partido Revolucionario Cubano n.d.)[16] Martí en este texto, ya en forma concreta sintetiza lo que venían señalando Betances y Hostos durante las décadas anteriores, solo la independencia Antillana iba a poder frenar al imperialismo norteamericano, lo que Gaztambide llama el "muro de contención".

De la misma forma que el concepto de Confederación se abandona, Martí también se aleja de la idea que su America Latina iba a apoyar las luchas de independencia antillana. "Martí llegó a la conclusión, como antes Hostos, de que no podía contar con el apoyo de las repúblicas hispanoamericanas. En el proceso de organizar, el PRC para reanudar la guerra, concluyó que sus bases de apoyo serían los exilados cubanos y antillanos en Estados Unidos y las propias Antillas. " (Gaztambide 2006, 93)[17] Martí mantiene viva la idea solidaria entre las dos islas en cartas donde le pide a Betances y a Hostos el ejercer diferentes funciones para la revolución cubana, pero su muerte prematura de alguna forma cambió o quizas el resto de los dirigentes del PRC ya habían cambiado el compromiso hacia la isla menor. Esto ocurre por lo menos de parte de los líderes políticos porque Antonio Maceo y Máximo Gomez mantenían la misma posición que Marti en cuanto a Puerto Rico.

Tras la muerte de Martí, ambos Hostos y Betances se quejan de la falta de apoyo cubano a la independencia Boricua. En una carta a Juan Gualberto Gómez, Betances señala "Y ¿Puerto Rico? Con que pena veo la frialdad que observan los cubanos en esta cuestión…" y mas adelante "Ah ¡hermandad! -. A la verdad hasta ahora no he encontrado entre los cubanos sino dos patriotas que me hayan manifestado interés positivo por Borinquen: Javier Cisneros y Ud. vea con que "coeur léger" habla El Porvenir de la anexión de Puerto Rico, al lado de la independencia de Cuba, como sí, al ponerse el pie izquierdo en la pequeña "grande Antilla" no tuviesen los Yankees el talón derecho levantado para, pasando por Sto, Domingo, aplicárselo al cuello de Cuba." (Betances, Cuba en Betances 1985, 416)[18]

Refiriéndose a Hostos, Roig señala "Lamentable es, y de ello nos dolemos profundamente, que los cubanos no tuvieran en los momentos en que Hostos se exilia voluntaria y definitivamente de su patria, ni siquiera un recuerdo ni una palabra de simpatía y gratitud hacia aquel hombre extraordinario que sin conocer ni haber pisado jamás el suelo de Cuba, consagró noblísima y desinteresadamente, su excepcional inteligencia, su amplísima cultura, su incansable dinamismo, sacrificando su personal bienestar y el de su familia, a la independencia y a la libertad, a la dicha y al engrandecimiento, de Cuba y de los cubanos."[19] ¿A que se debe esta dejadez por parte de los cubanos? De la misma forma que fue frustrante para los separatistas puertorriqueños el que nunca se pudieron dar las condiciones para iniciar la lucha armada en Puerto Rico, esto tiene que haber afectado la actitud de los cubanos hacia la lucha Boricua. Me atrevería a decir que cien años después de la invasión estamos en la misma situación. Después de una efervescente lucha que se dio en los sesentas y setentas, como veremos más adelante, el estancamiento político por el que atraviesa el independentismo a causado también un alejamiento por parte de la revolución cubana.

Lo que los cubanos nunca deben olvidar es que alrededor de 2,000 puertorriqueños dieron su vida en la manigua, durante la guerra que duro 30 años. El de los puertorriqueño de mayor importancia general mayor Juan Rius Rivera, quien tenia toda la confianza de Antonio Maceo, participó desde el principio, desde la guerra de los 10 años y luego de la invasión del "98 tuvo varios cargos políticos en el gobierno provisional. Otros puertorriqueños destacados en el Ejercito Libertador fueron "… los coroneles José Semidei Rodríguez, Enrique Malaret Jordán y Guillermo Fernández Mascaró – tenientes coroneles Modesto Tirado y Enrique Molina Enríquez – comandantes Gerardo Forrest, Enrique Mairani, - cap. Jesús Ma. Santini, - los tenientes Francisco Gonzalo Marín y José Sanabria Cordovéz y sub teniente Wenceslao Marín." (Roig de Leuchsenring 1974, 18)[20] Por lo tanto, el suelo cubano fue cementado por sangre puertorriqueña para establecer el compromiso más sagrado.

La otra ofrenda por parte de Puerto Rico fue ofrecer sus dos más nobles y destacados ciudadanos Betances y Hostos, quienes la mayor parte de su vida se dedicaron a la lucha independentista de Cuba. En 1895, después de la muerte de Martí, Hostos le escribe una carta desde Chile a Estrada Palma poniéndose a sus ordenes "… aquí o en cualquier parte, por mucho que la Revolución se haya olvidado de mí, yo no me olvido de ella, y estoy a su servicio."[21] Ya unos años antes de la invasión los mismo Hostos que Betances tenían una gran frustración por la falta de interés de los cubanos en cuanto a Puerto Rico. Solo Máximo Gómez, un dominicano se recordaba a Hostos y Betances después de la muerte del primero "lo mismo que al doctor Betances … una especie de mentor alumbrándome el camino con sus sabios consejos y robusteciendo mi fe y mi constancia cuando tratábamos de la redención de Cuba." (Roig de Leuchsenring 1974, 111)[22]

El próximo medio siglo, Cuba sufrió intervenciones militares, dictaduras, revueltas y una creciente dependencia económica y control político de los EEUU. Puerto Rico se convierte en una colonia clásica de los EEUU con un control directo de todas las estructuras políticas y económicas. Lo que temían Betances, Hostos y Martí ocurrió, en diferentes formas pero en fin de cuentas las dos islas, o más bien la región completa tuvo que ceder al dominio norteamericano. No es hasta 1959 que Cuba, en lo que comienza como una lucha nacionalista para derrocar la dictadura de Fulgencio Batista, logra salir de las garras norteamericanas, para convertirse en una ficha más dentro de la guerra fría.

En esta etapa concluiremos este ensayo analizando principalmete los archivos del FBI y vistas congresionales sobre la relación que se establece entre Cuba y Puerto Rico desde comienzos de la revolución cubana hasta la caída del muro de Berlín. Partimos de la premisa que establece el derecho internacional, que todo pueblo colonizado tiene un derecho inalienable a la autodeterminación usando todos los métodos de lucha a su alcance, desde las luchas legales hasta la lucha armada.

Tomamos por lo tanto los archivos de inteligencia, sólo como fuente, sin apego moral, ético o legal. Sabemos por experiencia propia que estos expedientes tienen errores por razones de perjuicios o información incorrecta. Así que los utilizamos con mucha discreción, juicio y dentro del contexto político en que se dan. Tomo por sentado que sí hubo lucha clandestina en Puerto Rico y que sí Cuba ofreció apoyo político y "militar" a los independentistas puertorriqueños. Al fin y al cabo se trata de una guerra de liberación nacional, las estrategias y tácticas cambian de acuerdo a las condiciones objetivas y subjetivas. Tomo en cuenta que las dos islas se convierten en fichas que las dos potencias mundiales URSS y EEUU movían de acuerdo a sus necesidades.

La Revolución cubana y la independencia de Puerto Rico

Desde los primeros días en que triunfa la revolución el gobierno cubano se plantea el apoyo la lucha de independencia puertorriqueña como una cuestión de principio, como una deuda que tenía el pueblo cubano con Puerto Rico. El 22 de enero de 1959, Fidel Castro declara en una conferencia de prensa "… soy martiano sobre el problema de Puerto Rico. Usted sabe que Marti era partidario de un Puerto Rico libre. Creo que es una opinión que la puedo sostener, un sentimiento que emana de nuestra tradición libertadora." (Castro 1983, 607)[23] Desde su época de universitario como presidente de la Federación de Estudiantes Universitarios (FEU), Fidel organizó manifestaciones a favor de la excarcelación de Pedro Albizu Campos.

Durante la época de efervescencia del Partido Nacionalista Puertorriqueño muchos nacionalistas terminaban exilados en Cuba. Uno de estos fue Juan Juarbe Juarbe quien tenía una relación con Laura Meneses de Albizu, esposa del patriota. Ellos desarrollaron vínculos con patriotas cubanos hasta que la dictadura de Batista los expulsa del país y terminan en México. Cuando se planifica la expedición del Granma en México por el Movimiento 26 de Julio (M-26-7) los expedicionarios, incluyendo a Fidel Castro y el Che Guevara desarrollan una relación de amistad y compañerismo con Laura Meneses de Albizu y Juan Juarbe Juarbe. Estos, inclusive, colaboraron con el M-26-7 en México "Todo el material revolucionario que publicaba el Movimiento 26 de Julio era revisado cuidadosamente por Laura Meneses y Juan Juarbe y Juarbe." (Rodríguez Leon 2009)[24] En 1961 el gobierno cubano nombra a Laura Meneses de Albizu "Secretaria de Primera Clase del servicio exterior de la República, adscrito a la Misión Permanente de Cuba ante la organización de las Naciones Unidas. Ella tenía a cargo la Cuarta Comisión Política."[25]

Así que desde antes del triunfo de la revolución ya existía comunicación entre independentistas y revolucionarios cubanos. El 1 de enero triunfa la revolución cubana y el 11 de enero del mismo año se funda el Movimiento Pro-Independencia (MPI) en Mayagüez, Puerto Rico. De la misma forma que no fue casualidad el que el Grito de Lares y Yara se dieran con semanas de separación, la fundación del MPI se da inspirada en la revolución cubana. Tampoco es casualidad que el MPI, que luego se convierte en Partido Socialista Puertorriqueño fue el principal aliado de la revolución cubana en Puerto Rico, y es en esta organización en la que el gobierno cubano vierte toda su confianza. El MPI surge de una facción en el Partido Independentista que esta en contra de la participación electoral y ex miembros del Partido Nacionalista. En un artículo que publicara Bohemia Libre el 12 de agosto del 1962 se comenta lo siguiente "Dejando boquiabiertos a aquellos ingenuos que aún confiaban en que no podían haber comunistas en Puerto Rico, Mari Bras señaló que "una lucha puede distinguirse de otra aunque ambas tengan un fin común, y la nuestra tiene como tronco, inspiración y fuente a la revolución de Fidel Castro"." (COINTELPRO 1960-71)[26] Por lo tanto está claro el propósito y la alineación que desde principio tenía el MPI.

Desde finales de la segunda guerra mundial ya para 1947 comienza a definirse el mundo en dos campos de poder, el bloque socialista dirigido por la URSS y el bloque capitalista dirigido por EEUU. La revolución cubana no comienza como una revolución socialista pero cuando empieza la nacionalización de empresas norteamericanas comienza a tener presión del gobierno estadounidense y rápidamente, Cuba gravita en la orbita del bloque socialista. Aunque se tarda casi una década en estar completamente en esa orbita.

Ya para 1960 el FBI inicia las operaciones de contrainteligencia que será conocida como COINTELPRO. En un memorando del 4 de agosto de ese año se establece lo siguiente "The Bureau is considering the feasibility of instituting a program of disruption to be directed against organizations which seek independence for Puerto Rico through other than lawful, peaceful means." (COINTELPRO 1960-71)[27] y para el 16 de agosto ya se hace la conexión directa con Cuba "The Bureau appreciates that the situation in Puerto Rico is unique because of conditions in Cuba, its accessibility to Puerto Rico, and the seemingly unrestricted travel of some of your subjects to Cuba. Despite the obstacles present in this situation, our responsibilities are even greater. In line with the instructions in Bulet 8-4-60, you should seriously consider highly placed Puerto Rican subjects who have access to Cuba for development as security informants. No action in this regard should be undertaken without prior Bureau authority." (COINTELPRO 1960-71)[28] Todavía en esta fecha no se había establecido el bloqueo y los puertorriqueños viajaban libremente a Cuba.

Inmediatamente después de este memorando comienza la contrainteligencia contra los movimientos independentistas. La mayor parte del esfuerzo se concentró en estos tres puntos "It is believed, that upon instituting a counterintelligence program in this field, efforts should be directed with the following aims in mind:

  • I. Disruption and discord.

  • II. Creating doubts as to the wisdom of remaining in the independence movement.

  • III. Causing defections from the independence

movement .[29]

Esta tarea no se le hacia muy difícil a la inteligencia norteamericana ya que los mismos informes de los agentes en el campo revelan grandes divisiones por personalismos y actitudes entre los independentistas. Este problema persiste y en mi opinión es la principal causa que hasta el día de hoy las fuerzas independentistas sean una ínfima minoría. Cierto que la inteligencia norteamericano a ayudado en este sentido, pero ¿como es posible que el liderato independentista caiga continuamente en esta trampa?

La primera mitad de la década de los sesenta las operaciones de contrainteligencia se enfocan en el partido Nacionalista de Nueva York, la FUPI y el MPI. En el caso de la relación antes mencionada de Laura Meneses, mientras representaba al gobierno de Cuba en la ONU, los agentes sugieren lo siguiente "It could be brought out that while LAURA MENESES has been writing about the imprisonment of her beloved husband and the great desire she has for his release, she has in fact been living with JUAN JUARBE JUARBE, it could be forcefully impressed upon thousands of the hypocritical nature of these individuals. This would serve to bring ridicule, not only upon these two individuals, but also upon the government Of FIDEL CASTRO." (COINTELPRO 1960-71)[30]

Otra muestra de las tácticas usadas por el FBI en este caso con relación a problemas de personalismos en el sección de Nueva York del Partido Nacionalista "individuals like Pinto and Garcia are not able to "swallow their pride", and "pull as a team". The fact that the volatile Latin temperament feeds on personality clashes can be a strong "plus" to counter-intelligence efforts."[31] En este caso en particular las divisiones de los miembros del PN son tan grandes que en última instancia la recomendación del agente de campo es la siguiente "After careful consideration of each of these incidents as they arose, however, it was felt that no counterintelligence efforts should be brought into play because the movement was doing a good job of disrupting itself, without outside help." [32]Esta es una situación persistente en las relaciones entre el liderato del independentismo, muchas veces le hacían el trabajo a la inteligencia enemiga.

Una ayuda que fue vital para Puerto Rico es la que Cuba brindo para que se permitiera la entrada de Puerto Rico en diferentes foros y organizaciones internacionales. Gracias a Cuba, Puerto Rico tenía un puesto de observador en la Organización de Países No-Alineados, OSPAAL, Tri-continental entre otros. Un tema que el FBI le sacó mucha ventaja fue a la participación a la integración de la Federación Universitaria Pro Independencia (FUPI) en la Unión Internacional de Estudiantes (UIE) con cede en Checoslovaquia. La UIE era una organización internacional pro- soviética y a principio de los sesenta cuando comenzaba a propagarse las ideas socialistas dentro del independentismo el FBI aprovecha para hacer una campaña de división dentro de la FUPI y en el campus universitario "It is known that several officers of the FUPI are anti-Communist. It is felt these individuals, as well as the general public, may not be fully aware of the extent of Communist domination of the IUS…" (COINTELPRO 1960-71)[33]

Ya llegando a mediados de década de los sesenta la compenetración entre el MPI y la revolución cubana son mucho más profundas. En un memo la oficina de San Juan del FBI señala "The SJO notes that GONZALEZ is probably the No.2 man in the MPIPR today, and is a key figure in the Cuban Espionage network of JUAN MARI (U.S. SENATE 1975)[34] Aunque la URSS estaba en contra de que Cuba promoviera revoluciones en America Latina, la cantidad de movimientos que surgen es impresionante. En toda la década de los sesenta la respuesta de EEUU a Cuba fue el establecer y apoyar dictaduras militares en America Latina. La respuesta cubana fue el promover movimientos guerrileros, lo que el Che llamaba la lucha de foquismo, donde la guerrila da golpes específicos para desestabilizar el gobierno. En Puerto Rico, este movimiento clandestino se da en dos tendencias, por un lado existe una tendencia que esta atada al MPI-PSP que en una forma flexible sigue las directrices de esta organización política. La mayor parte de los integrantes de esta tendencia eran miembros activos o pasivos de esas organización política. En los sesenta esos esfuerzos clandestinos se concentraban el los Comandos Armados de Liberación (CAL). "I am not personally in a position to make this as a categorical statement - but some people go beyond that and believe that the members of the Armed Commandos for Liberation are merely secret members of the Puerto Rican Socialist Party structure, operating at a second level." (U.S. SENATE 1975)[35]

Existe otra tendencia con claras referencias maoístas que comienzan creando un frente político y una organización clandestina. Aquí vale la pena hacer un detenimiento porque el investigar los fundadores de esta tendencia nos revela varios detalles del movimiento clandestino puertorriqueño, pero también de Cuba. Y es este detalle el que arroja luz sobre la alineación que tenía Cuba con la URSS durante la década de los sesenta. Y el caso perfecto para esto es el de Narciso Rabell Martínez.

Narciso Rabell Martinez, cuando era miembro de la FUPI fue seleccionado a ser el representante permanente de esta organización en la UIE, en Praga. La cita prevía sobre la UIE se refiere a la publicación en el periodico el mundo del destaque que tenía Rabell en ese organismo internacional. El FBI estuvo casi tres años sacándole provecho de contrainteligencia a esa información. Para 1966 Rabell es el jefe de la Misión permanente del MPI en Cuba, el sub-jefe es Filiberto Ojeda Ríos, ya para esa época Ojeda Ríos tiene vínculos y compromiso con Cuba, no solo por sus escritos, sino que los informes de inteligencia revelan que es fiel aliado de la revolución cubana. Según una revista cubana de derecha "Ojeda Ríos, Rabell Martínez y Roberto José Todd Pagán tuvieron una reunión secreta con Fidel Castro en La Habana en 1966, donde acordaron la fundación de lo que luego fue el Movimiento Independentista Revolucionario Armado (MIRA)." (André 1987)[36] Aunque este artículo se debe tomar con pinzas, esta información se la confirma el mismo Rabell a un encubierto de su organización política.

El MPI expulsa a Rabell cuando este hace unas declaraciones sobre las elecciones sin autorización de la organización. Rabell y Ojeda Ríos organizan el MIRA y un frente político, el Partido Socialista Obrero (PSO). En informes del FBI se comunica que Rabell, quería formar el PSO alineado a la China, porque mientras estuvo en Praga había hecho contactos con los chinos. Esta es otra indicación que Cuba no estaba completamente alineada a la orbita soviética. Ya vemos que en Puerto Rico para el 67 y 68 apoyaba al MPI-CAL por un lado y al PSO-MIRA por el otro. Aunque la derecha cubana culpa a Fidel Castro por la muerte del Che, diferentes autores mencionan como la URSS por medio del Partido Comunista Boliviano es cómplice en la muerte del Che. Como no tenían control, los soviéticos boicotearon mucho de los esfuerzo clandestinos en America Latina.

La influencia que tiene la revolución cubana sobre Filiberto Ojeda se remonta al 1961. "En 1961, Ojeda viajó a La Habana con su familia donde recibió entrenamiento de Seguridad de Estado (G-2) de Cuba en tácticas de espionaje y subversión, por lo que la Policía de Puerto Rico lo apodó "El G-2 Cubano." En 1963, regresó a Puerto Rico en una misión secreta relacionada a las bases norteamericanas en la isla. Conocido como Felipe el Indio y Felipe Ortega, residió en la calle Hoare en Santurce y fue trompetista con la Sonora Ponceña de Quique Lucas, volviendo a Cuba el mismo año." (André 1987)[37] El más grande de los revolucionarios puertorriqueños, que con sus proezas le causo varias humillaciones al FBI siempre mantuvo la comunicación con el gobierno cubano.

En 1963, Ojeda y Rabell forman el Movimiento Armado Puertorriqueño Auténtico (MAPA), luego el MIRA y cuando se funda el Partido Socialista Puertorriqueño, los diferentes grupos clandestinos se agrupan en el EPB-Macheteros y en EEUU las Fuerzas Armadas de Liberación Nacional (FALN), ambos grupos formados por Ojeda y dirigidos por un comando central. Cuando la KGB toma control de la Dirección General de Inteligencia (DGI) en 1969 los cubanos mueven la operación de apoyo a movimientos clandestinos al Departamento de las Américas del Partido Comunista Cubano. Para coordinar los grupos clandestinos de America Latina, Cuba crea lo que se conoció como la Junta Coordinadora Revolucionaria (JCR) donde participaban como miembro las principales organizaciones clandestinas de Latinoamérica (Tupamaros, el MIR, la FARC, entre otros). Ojeda perteneció a la JCR "también era jefe de la División para el Caribe Oriental de la Junta Coordinadora Revolucionaria (JCR), un organismo del Directorio de Liberación Nacional del Departamento América del Partido Comunista de Cuba, cuyo propósito era la "lucha armada" en el hemisferio occidental. El campamento de entrenamiento terrorista de la JCR estaba en Guanabo, Cuba, donde fueron adiestrados los subversivos puertorriqueños."[38]

La creación del Partido Socialista Puertorriqueño crea una separación clara entre la lucha política y la lucha clandestina. Aunque algunos miembros del PSP son células de los Macheteros, la actividad clandestina la llevan a cabo individuos que su participación principal en la lucha sería esa exclusivamente. Con la formación y éxito organizativo del PSP en sus inicios los cubanos ayudan a organizar conferencias y actividades internacionales en solidaridad con la independencia de Puerto Rico.

Desde comienzo de la revolución los cubanos eran los que llevaban el caso de Puerto Rico a la ONU. En su discurso en el comité de descolonización Juan Mari Bras declara "… finalmente, deseo dar las gracias al hermano pueblo de Cuba, a su gobierno revolucionario, y en particular, a su embajador en las Naciones Unidas, el compañero Ricardo Alarcón, que se ha convertido en voz auténtica del pueblo puertorriqueño a lo largo de su meritoria gestión en este órgano y durante un periodo que el pueblo puertorriqueño no pudo hablar con voz propia ante las Naciones Unidas. Los vínculos históricos que unen a Cuba y Puerto Rico en la lucha común por la independencia y la liberación han quedado reiterados en su reciproca solidaridad a través de estas gestiones del compañero Alarcón ante este comité y ante otros órganos de esta organización mundial." (Mari Bras 1982, 2)[39]

Si un puertorriqueño sufrió las consecuencia de la compenetración que ha tenido la revolución cubana con la independencia de Puerto Rico es Juan Mari Bras. Su carpeta es la más grande de todas, la inteligencia norteamericana hizo todo lo posible por llenarle de obstáculos su vida política y personal, y pagó con el más duro precio, la muerte de su hijo mayor. La prensa informa esta semana que en un informe del FBI que acaba de salir a luz pública, un grupo cubano de derecha estuvo planificando el asesinato de Marí Bras, durante la campaña electoral de 1976. Dos semanas mas tarde matan as su hijo, se sospecha que existe relación y aunque el FBI sabía, no hizo nada para prevenirlo.

La sola gestión en Naciones Unidas por parte de los cubanos contestaría en lo afirmativo la pregunta que nos hacíamos al principio, si los cubanos habían saldado la deuda que tenían con Puerto Rico. Pero es que ha sido grandiosa la ayuda que los puertorriqueños han recibido de la revolución cubana, en ocasiones detrimental para sus propios intereses. Durante la presidencia de Jimmy Carter una de las condiciones que le pusieron a los cubanos para eliminar el bloqueo fue parar el respaldo a la independencia de Puerto Rico. La contestación de Fidel fue que mientras exista un independentista puertorriqueño la revolución cubana lo apoyará.

Otra área de apoyo que se nos hace difícil analizar a profundidad por la falta de espacio es la de los movimientos de izquierda en los EEUU. Durante los 60 y 70 Cuba le dio apoyo a varios grupos norteamericanos que iniciaron una gran campaña de solidaridad con la independencia de Puerto Rico. Los más destacados, y que forman una triada con el PSP-seccional de EEUU son los "Weather Underground" y la Brigada Venceremos. En varios informes de vistas del senado de los EEUU y en COINTELPRO, que no era una operación exclusiva para los independentistas, se incluía a todos los grupos subversivos y de izquierda estadounidense, se detalla la influencia del gobierno cubano en estas organizaciones.

El "Weather Underground" es una organización clandestina que surge del "Students for Democratic Society" (SDS). A principio de los 70 los "weathermen" crean un brazo político "Prairie Fire". En el 1969, dirigentes de los "weathermen" ayudan a organizar el primer contingente de la Brigada Venceremos, para la zafra de los 10 millones.

La Brigada Venceremos se compone de ciudadanos norteamericanos de izquierda y progresistas que comienzan a viajar a Cuba para desafiar el bloqueo y participar en el corte de la caña además de aprender sobre la revolución cubana. Por esta organización pasaron mucho de los dirigentes de movimientos de izquierda en los EEUU y se creo una relación fraternal con el PSP-sección EEUU, gracias a la iniciativa de los cubanos. El PSP, "Prarie Fire" y la Brigada Venceremos son el motor que enciende una masiva actividad a favor de la independencia de Puerto Rico. Este trabajo culmina con la actividad en solidaridad con la independencia de Puerto Rico en el Madison Square Garden y la marcha masiva en Philadelphia con la consigna principal de "Bicentenario sin colonias".

En las vistas senatoriales que investigaba las posibles consecuencias de las actividades del Bicentenario un deponente menciona "Mr. Chairman, in the light of the evidence of the ties between the DGI on the one hand and the Puerto Rican Socialist Party, the Puerto Rican Solidarity Committee, and the Venceremos Brigade on the other hand, as well as the evidence of ties between the DGI and the Weather

Underground-Prairie Fire Organizing Committee complex, it is difficult to believe that the Castro government is completely unaware of the plans that are being made for July 4 under the auspices of the July 4th Coalition." (SENATE, THE ATTEMPT TO STEAL THE BICENTENNIAL The Peoples Bicentennial Commission 1976)[40]

Que todo esto se dio durante la Guerra Fría porque le convenía a los cubanos o a los soviéticos, no hay duda. Que se explotó el que fuera un bochorno para EEUU mantener una colonia, tampoco hay duda. Pero es que la política se da de esta forma. No podemos ver la relación Cuba – Puerto Rico en un vacío, tenemos que colocarla dentro del contexto geopolítico. Lo que no se puede cuestionar es la ayuda que ha brindado la revolución cubana a la independencia de Puerto Rico. Está ha sido a nivel político y a nivel militar. Si cada día el respaldo a la independencia es menor ha sido por un lado, por el gran esfuerzo de containteligencia que han llevado los aparatos norteamericanos en Puerto Rico, y por el otro, las grandes disputas entre si, que por décadas mantienen al independentismo divido. Cayó el muro de Berlín y tarde o temprano las relaciones entre EEUU y Cuba se estabilizarán, solo restaría la independencia de Puerto Rico para hacer realidad aquella Confederación Antillana que soñaron nuestros antepasados.

Bibliography

Agramonte, Roberto. Martí y su Concepción del Mundo. primera edición. Rio Piedras, PR: Editorial Universitaria, 1971.

Aguilar, Luis E. Cuba, c. 1860 - 1934. Vol. 9, in Historia de América Latina, by Lesley Bethell, edited by Lesley y Fontana Josep Bethell, 341. Barcelona: Editorial Crítica, 1992.

Alarcon, Dariel Ramirez (Benigno). Memorias de un Soldado Cubano. 1ra.edición. Paris: Tusquets Editores, 2002.

André, Armando. Los Macheteros. Edited by Dr. Antonio de la Cova. Rafael Andrés Escribano. 1987. www.logofilo.com.

Benjamin, Jules R. The United States and the Origins of the Cuban Revolution. 1st. edition. New Haven, CT: Princeton University Press, 1992.

Betances, Ramón Emeterio. Cuba en Betances. Edited by Emilio Godinez Sosa. La Habana : Editorial de Ciencias Sociales, 1985.

—. Las Antillas para los Anrtillanos. 1ra. edición. San Juan, PR: Instituto de Cultura, 1975.

Bolívar, Simón. Doctrina del Libertador. 3ra. edición. Edited by Manuel Pérez Vila. Caracas: Biblioteca Ayacucho, 1985.

Bonafoux, Luis. Betances. 1ra. edición. San Juan, PR: Instituto de Cultura Puertorriqueña, 1970.

Castro, Fidel. El Pensamiento de Fidel Castro, selección temática. 1ra. edición. Edited by Nora Madan Rivas. Vol. 1. 2 vols. La Habana: Editorial Politica, 1983.

COINTELPRO. "Centro de Estudios Puertorriqueños." FBI Files on Puerto Ricans. Edited by U.S. SENATE. Centro de Estudios Puetorriqueños. 1960-71. http://www.pr-secretfiles.net/ (accessed 21).

Francis, Samuel T. Latin American Terrrorism: The Cuban Conection. Article, The Heritage Foundation, Washington D.C.: Backgrounder, 1979.

Gaztambide, Antonio. Tan Lejos de Dios. 1ra. edición. San Juan, PR: Ediciones Callejón, 2006.

Godines Sosa, Emilio. Cuba en Betances. 1ra. edición. Edited by Mario López Cepero. La Habana: Editorial Ciencias Sociales, 1985.

Hostos, Eugenio María de. Obras de Eugenio María de Hostos. Edited by Camila Hernríquez Ureña. La Habana: Casa de las Americas, 1976.

Latell, Brian. After Fidel, Updated Edition: Raul Castro and the Future of Cuba's Revolution. 2nd. edition. Palgrave Macmillan, 2007.

Maldonado-Denis, Manuel. Betances Revolucionario Antillano. 1ra. edición. Rio Piedras: Editorial Antillana, 1978.

—. Puerto Rico: Una interpretación Socio-Histórica. 2nda. edición. Rio Piedras: Editorial Siglo XXI, 1980.

Mari Bras, Juan. Puerto Rico, El Otro Colonialismo. San Juan: Comité Central del Partido Socialista Puertorriqueño, 1982.

Marquez Sterling, Carlos. Martí Ciudadano de America. NY, NY: Las Americas Publishing Company, 1965.

Martí, José. El tercer año del Partido Revolucionario Cubano . El Centro de Estudios Martianos. http://www.josemarti.cu (accessed 12 1, 2009).

—. José Martí Cartas de Amistad. Caracas: Editorial de Arte, 2003.

—. Nuestra America. 3ra. edición. Caracas: Biblioteca Ayacucho, 2005.

—. "Obras Selectas de José Martí." Proyecto Pensamiento Cubano. 2007. http://www.filosofia.cu/marti/index.htm (accessed 11 28, 2009).

Portuondo del Prado, Fernando. Historia de Cuba. 6ta. edición. La Habana: Editora Universitaria, 1965.

Quintero Rivera, Angel G. Puerto Rico, c. 1870-1940. Vol. 9, in Historia de América Latina, by Lesley Bethell, edited by Lesley y Fonseca, Josep Bethell. Barcelona: Editorial Crítica.

Ramonet, Ignacio. Fidel Castro: Biografía a dos voces. 2nda. edición. Barcelona: Editora Debate, 2007.

Rodríguez de Tió, Lola. Obras Completas. Vol. I. III vols. San Juan: Instituto de Cultura Puertorriqueño, 1971.

Rodríguez Leon, Marío. Laura Meneses de Albizu Campos. 2009. http://www.preb.com/apuntes4/lauram2.htm (accessed 12 2, 2009).

Rodríguez, Pedro Pablo. "La idea de liberación nacional en José Martí." Edited by Fernando Martínez. Pensamiento Crítico (Distribuidora Nacional de Periodicos y Revistas) 49-50 (febrero-marzo 1971).

Roig de Leuchsenring, Emilio. Hostos y Cuba. La Habana: Editorial de Ciencias Sociales, 1974.

SENATE, COMMITTEE ON THE JUDICIARY UNITED STATES. STATE DEPARTMENT BOMBING BY WEATHERMAN UNDERGROUND. Hearing, U.S. Senate, SUBCOMMITTEE TO INVESTIGATE THE ADMINISTEATION OF THE INTEMAL SECURITY ACT AND OTHER INTERNAL SECURITY LAWS, Washington D.C.: U.S. Senate, 1975, 34.

SENATE, COMMITTEE ON THE JUDICIARY UNITED STATES. "THE ATTEMPT TO STEAL THE BICENTENNIAL The Peoples Bicentennial Commission ." Hearings, U.S. Senate, SUBCOMMITTEE TO INVESTIGATE THE ADMINISTRATION OF THE INTERNAL SECURITY ACT AND OTHER INTERNAL SECURITY LAWS, Washington D.C., 1976, 270.

SENATE, COMMITTEE ON THE JUDICIARY UNITED STATES. THREATS TO THE PEACEFUL OBSERVANCE OF THE BICENTENNIAL . Hearing, SUBCOMMITTEE TO INVESTIGATE THE ADMINISTEATION OF THE INTERNAL SECUKITY ACT AND OTHER INTERNAL SECURITY LAWS, Washington D.C.: U.S. Senate, 1976, 162.

U.S. SENATE, SUBCOMMITTEE TO INVESTIGATE THE ADMINISTRATION OF THE INTERNAL SECURITY ACT AND OTHER INTERNAL SECURITY LAWS OF THE COMMITTEE ON THE JUDICIARY. The Cuban Conection. Hearings, US Senate, Washington D.C.: US Senate, 1975, 124.

Wright, Thomas C. Latin America in the era of the Cuban Revolution. 2nd edition. Westport, CT: Paeger, 2001.

 

 

Autor:

Eduardo Aguiar

Profesor Jorge Rodríguez Beruff

5 de diciembre del 2009

[1] Ramón Emeterio Betances, Cuba en Betances, ed. Emilio Godinez Sosa (La Habana : Editorial de Ciencias Sociales, 1985).

[2] Simón Bolívar, Doctrina del Libertador, 3ra. edición, ed. Manuel Pérez Vila (Caracas: Biblioteca Ayacucho, 1985).

[3] Fernando Portuondo del Prado, Historia de Cuba, 6ta. edición (La Habana: Editora Universitaria, 1965).

[4] Luis E. Aguilar, Cuba, c. 1860 - 1934, Vol. 9, in Historia de América Latina, ed. Lesley y Fontana Josep Bethell, 341 (Barcelona: Editorial Crítica, 1992).

[5] Ibid p. 212.

[6] Ibid p. 213

[7] Ibid p. 213

[8] Antonio Gaztambide, Tan Lejos de Dios, 1ra. edición (San Juan, PR: Ediciones Callejón, 2006).

[9] Ibid p. 62

[10] Ramón Emeterio Betances, Cuba en Betances, ed. Emilio Godinez Sosa (La Habana : Editorial de Ciencias Sociales, 1985).

[11] Ibid p. 13

[12] José Martí, José Martí Cartas de Amistad (Caracas: Editorial de Arte, 2003).

[13] Ibid

[14] Ramón Emeterio Betances, Cuba en Betances, ed. Emilio Godinez Sosa (La Habana : Editorial de Ciencias Sociales, 1985).

[15] Emilio Roig de Leuchsenring, Hostos y Cuba (La Habana: Editorial de Ciencias Sociales, 1974).

[16] José Martí, El tercer año del Partido Revolucionario Cubano , El Centro de Estudios Martianos, http://www.josemarti.cu (accessed 12 1, 2009).

[17] Antonio Gaztambide, Tan Lejos de Dios, 1ra. edición (San Juan, PR: Ediciones Callejón, 2006).

[18] Ramón Emeterio Betances, Cuba en Betances, ed. Emilio Godinez Sosa (La Habana : Editorial de Ciencias Sociales, 1985).

[19] Ibid p.105

[20] Emilio Roig de Leuchsenring, Hostos y Cuba (La Habana: Editorial de Ciencias Sociales, 1974).

[21] Ibid p.64

[22] Emilio Roig de Leuchsenring, Hostos y Cuba (La Habana: Editorial de Ciencias Sociales, 1974).

[23] Fidel Castro, El Pensamiento de Fidel Castro, selección temática, 1ra. edición, ed. Nora Madan Rivas, Vol. 1, 2 vols. (La Habana: Editorial Politica, 1983).

[24] Marío Rodríguez Leon, Laura Meneses de Albizu Campos, 2009, http://www.preb.com/apuntes4/lauram2.htm (accessed 12 2, 2009).

[25] Ibid

[26] COINTELPRO, "Centro de Estudios Puertorriqueños," FBI Files on Puerto Ricans, ed. U.S. SENATE, Centro de Estudios Puetorriqueños, 1960-71, http://www.pr-secretfiles.net/ (accessed 21).

[27] Ibid

[28] Ibid

[29] Ibid

[30] COINTELPRO, "Centro de Estudios Puertorriqueños," FBI Files on Puerto Ricans, ed. U.S. SENATE, Centro de Estudios Puetorriqueños, 1960-71, http://www.pr-secretfiles.net/ (accessed 21).

[31] Ibid 8/16/61

[32] Ibid 10/10/61

[33] Ibid 11/4/60

[34] Ibid 10/5/64

[35] SUBCOMMITTEE TO INVESTIGATE THE ADMINISTRATION OF THE INTERNAL SECURITY ACT AND OTHER INTERNAL SECURITY LAWS OF THE COMMITTEE ON THE JUDICIARY U.S. SENATE, The Cuban Conection, Hearings, US Senate (Washington D.C.: US Senate, 1975), 124.

[36] Armando André, Los Macheteros, ed. Dr. Antonio de la Cova, Rafael Andrés Escribano, 1987, www.logofilo.com.

[37] Armando André, Los Macheteros, ed. Dr. Antonio de la Cova, Rafael Andrés Escribano, 1987, www.logofilo.com.

[38] Ibid p.22

[39] Juan Mari Bras, Puerto Rico, El Otro Colonialismo (San Juan : Comité Central del Partido Socialista Puertorriqueño, 1982).

[40] COMMITTEE ON THE JUDICIARY UNITED STATES SENATE, "THE ATTEMPT TO STEAL THE BICENTENNIAL The Peoples Bicentennial Commission ," Hearings, U.S. Senate, SUBCOMMITTEE TO INVESTIGATE THE ADMINISTRATION OF THE INTERNAL SECURITY ACT AND OTHER INTERNAL SECURITY LAWS (Washington D.C., 1976), 270.

Partes: 1, 2


 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Historia

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.