Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     
 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Apuntes sobre el uso de la ventilación mecánica en neonatos (página 2)




Partes: 1, 2

Los equipos de ventilación se han ido perfeccionando con el tiempo y se han desarrollado diferentes métodos como la ventilación convencional con presión positiva, la introducción de la oxigenación de membrana extracorpórea, la ventilación liquida y la de alta frecuencia que hoy día tiene un uso mayor en las maternidades donde existe un alto número de niños en riesgo, aunque actualmente no esta bien establecido un criterio preciso para su indicación. (13, 15,21-25)

La ventilación mecánica es el pilar fundamental en el tratamiento del síndrome de dificultad respiratoria neonatal, pero también ofrece peligros para el paciente; así Tooley en 1979 postula sus criterios acerca de la displasia broncopulmonar como complicación de la ventilación en el neonato, además en esta época se reporta un incremento en el índice de barotrauma. (21)

La ventilación de alta frecuencia es una nueva modalidad de terapia ventilatoria muy útil en los servicios de neonatología que reporta numerosas ventajas para el recién nacido con complicaciones complejas. Se realizó un estudio retrospectivo de 17 neonatos que fueron asistidos con esta modalidad en el servicio de cuidados intensivos neonatales del Hospital Ginecoobstétrico "Ramón González Coro", durante el período del 2002 al 2004 y se demostró que la ventilación de alta frecuencia constituye una alternativa de ventilación segura y muy efectiva cuando se indica correctamente y se aplican estrictamente los cuidados de enfermería. (26)

En la asistencia respiratoria el respirador cumple dos funciones. En primer lugar, mantiene la oxigenación al proporcionar una presión media de la vía respiratoria y una concentración apropiada de oxígeno inspirado. En segundo lugar, elimina el dióxido de carbono al ventilar el pulmón con un "volumen tidal" que se desplaza dentro y fuera del pulmón con cada respiración. El médico fija el volumen tidal (VT) ya sea directamente, en la asistencia respiratoria con volumen definido, o indirectamente, en la ventilación con presión limitada, al fijar la diferencia de presión de la vía respiratoria (la presión inspiratoria máxima [PIM] menos la presión positiva al final de la espiración o [PPFE]). (28)

Existía preocupación por los efectos de las estrategias de alta presión sobre el aparato respiratorio ("barotrauma"); sin embargo, la atención se ha centrado recientemente en el colapso y la sobredistensión pulmonar (o atelectasia y "volutrauma") como los principales agentes causales de la inflamación en el pulmón prematuro. Esto está apoyado por estudios en animales de dos modelos de asistencia respiratoria "de alta presión", uno donde se fijó una presión inspiratoria máxima alta para entregar volúmenes tidales grandes y otro, donde el tórax estaba limitado por un yeso, con lo que el volumen tidal permanecía bajo, a pesar de las mismas PIM altas. El examen postmortem reveló una disminución significativa de la inflamación pulmonar en el grupo con volumen tidal bajo, a pesar de la presión alta. Un apoyo adicional lo aporta un ensayo controlado aleatorio que compara, en adultos con lesión pulmonar aguda, la estrategia de asistencia respiratoria con volumen tidal alto (12 ml/kg) con la de volumen bajo (6 ml/kg), estudio que se interrumpió prematuramente cuando un análisis intermedio reveló una disminución significativa tanto de la mortalidad como de la duración de la asistencia respiratoria en el último grupo. (29,30)

El neonato presenta en teoría un riesgo mucho mayor de volutrauma, porque la pared torácica es más distensible que la del niño mayor o del adulto, lo que proporciona menos protección contra la sobredistensión pulmonar. La compliancia pulmonar variable que se observa en el neonato con enfermedad de la membrana hialina proporciona un reto particular, ya que puede cambiar rápidamente después de la administración de agente tensioactivo o con resolución espontánea del SDR. Además, los esfuerzos inspiratorios espontáneos de un lactante combinado con el flujo aportado por el respirador, pueden dar lugar a volúmenes tidales excesivos que también pueden exacerbar la lesión pulmonar. (31,32-35)

Tradicionalmente, los neonatólogos que tratan a neonatos a término y prematuros han empleado la asistencia respiratoria con flujo continuo, con límite de presión ciclado por tiempo (LPCT). En esta modalidad, la asistencia proporcionada por el respirador se controla de dos maneras.

La duración de la respiración se establece previamente por el médico como el tiempo inspiratorio (en consecuencia "ciclado por tiempo"). La magnitud de cada insuflación se determina mediante el cambio en la presión de la vía respiratoria, es decir, la diferencia entre la PIM y el valor basal, o sea, la presión positiva al final de la espiración (PPFE). El volumen tidal para cualquier respiración depende de esta diferencia de presión, que produce el movimiento del gas y la compliancia o distensibilidad pulmonar. Aunque el volumen tidal está determinado indirectamente por el médico cuando se fijan la PIM y el PPFE, el VT no puede ser consistente cuando hay cambios de la compliancia. Por ejemplo, la administración de agente tensioactivo artificial puede producir una mejoría rápida de la compliancia y la entrega de volúmenes tidales excesivos si no se disminuye la PIM. De igual manera, cuando el neonato respira espontáneamente después de un período de apnea, la combinación del esfuerzo para respirar con el flujo del respirador puede producir sobreinsuflación y volutrauma. (36-38)

Estos problemas llevan al desarrollo de estrategias de asistencia respiratoria con volumen definido, que tratan de administrar un volumen tidal consistente. Estas modalidades han estado en uso en la asistencia médica pediátrica y de adultos durante muchos años; sin embargo, las limitaciones tecnológicas de los primeros respiradores excluyeron su uso en el neonato prematuro, porque no pudieron administrar con exactitud los volúmenes tidales pequeños requeridos cuando se ventilaba a los neonatos prematuros pequeños. Esto se debía a que el volumen de gas comprimible en el circuito del respirador era mucho más grande que el volumen pulmonar, y los tubos endotraqueales sin manguito a menudo pierden una cantidad desconocida del flujo. Ahora es posible medir y controlar el volumen tidal con respiradores neonatales modernos, controlados con microprocesadores con sensores de flujo muy sensibles y exactos que pueden colocarse en la horquilla, entre el circuito del respirador y el tubo endotraqueal. Aunque existe poca información con respecto al VT óptimo para los neonatos prematuros, el VT típico está entre 4 y 6 ml/kg. Se ha demostrado que las modalidades de ventilación con volumen definido son factibles en las unidades de cuidados intensivos neonatales (UCIN).

Reducen la variabilidad del volumen tidal administrado y proporcionan asistencia respiratoria a una presión media de las vías respiratorias más baja, en comparación con las modalidades tradicionales de presión limitada ciclada por tiempo en estudios cruzados (cross-over) a corto plazo, al mismo tiempo que mantienen la asistencia respiratoria adecuada. (37,39-42)

Los respiradores con volumen definido permiten al médico fijar el volumen tidal directamente (VT fijo). De insuflación a insuflación, la computadora interna del respirador hace los ajustes de la presión inspiratoria máxima o de los momentos de insuflación, para tratar de administrar ese volumen. Diferentes sistemas miden el VT espirado que incluye las fugas alrededor del tubo endotraqueal, o el VT inspirado que no tiene en cuenta las fugas. Existen diferentes formas de asistencia respiratoria con volumen definido. (43)

En los últimos años la supervivencia del recién nacido de alto riesgo y enfermo ha aumentado, estos neonatos requieren cuidados intensivos especiales para resolver complicaciones cada vez más complejas y su vida depende, en muchas ocasiones, de un soporte ventilatorio que tiene como objetivo elevar el intercambio gaseoso y mejorar el estado clínico del recién nacido. Su empleo oportuno y correcto tiene una gran repercusión en la evolución favorable del paciente. (41-43,44)

Cuando a los recién nacidos se les administra asistencia respiratoria con presión positiva intermitente, puede ser difícil la interrupción del apoyo y la extubacion traqueal. El fracaso en la extubacion, definido como la necesidad de reinstalar vía aérea artificial en las primeras 24 a 72 horas, ocurre en un 3 a 22 % de los niños ventilados mecánicamente, y estos pacientes presentan un aumento en la morbilidad y mortalidad. A ello contribuyen las complicaciones que se presentan durante el proceder y por ello es importante conocerlas. (43,45)

Los neonatos con muy bajo peso al nacer, en cuya génesis ejercen una considerable influencia varios y conocidos factores epidemiológicos y variables sociodemográficas importantes, constituyen alrededor de 1% del total de nacimientos; pero son causa de 60 % del índice de mortalidad neonatal y de 40 % de la mortalidad infantil. No obstante, los adelantos continuos logrados en el tratamiento obstétrico y el intensivismo neonatal en las últimas décadas han ayudado a reducir los índices de mortalidad perinatal y a aumentar el número de sobrevivientes, lo cual se atribuye también a los importantes avances experimentados en áreas clave del cuidado neonatal, entre las que sobresale la asistencia respiratoria mecánica como uno de los elementos más importantes para la estabilización inmediata y supervivencia de estos recién nacidos.

Los músculos subdesarrollados de la respiración y la fatiga muscular desempeñan funciones trascendentales en la insuficiencia respiratoria prolongada de los niños con peso muy bajo al nacer. Su situación se complica además por los efectos concomitantes de trastornos como el síndrome de dificultad respiratoria, la persistencia del ductus arterioso y las infecciones respiratorias congénitas. El cuidado individualizado de esos niños mediante asistencia ventilatoria para compensar las alteraciones de la mecánica pulmonar, es reconocido como una necesidad específica, sobre todo en estos pacientes. La ventilación asistida se realiza para proporcionar a los neonatos una ayuda respiratoria hasta que puedan mantener una ventilación espontánea o bien mejorar el proceso patológico existente, sin provocar lesiones o ambas cosas. La enfermedad de la membrana hialina, la profilaxis del colapso alveolar progresivo y la apnea constituyen las situaciones en las cuales suele utilizarse la ventilación asistida. (32, 41,44)

Aunque la insuficiencia respiratoria es una indicación precisa para iniciar la ventilación mecánica, el comienzo temprano de esta tiende a ser útil, puesto que en los niños muy prematuros las capacidades de reserva pulmonar y energética se hallan disminuidas ante las demandas elevadas de esos pacientes; la iniciación temprana de la ventilación mecánica puede prevenir o aliviar un cuadro de insuficiencia respiratoria grave o de hipoxia. (10-14) Es preciso tomar en cuenta esos factores al iniciar dicha ventilación, ya que su empleo será indispensable en gran parte de estos neonatos durante períodos variables. (45)

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS.

  • 1. Thomas M, Greenough A, Morton M. Prolonged ventilation and intact survival in very low birth weight intants. Eur J Pediat. 2005; 152(2):55-57.

  • 2. Kabra NS. High frequency ventilation. N Engl J Med. 2006; 348(12):1181-1182.

  • 3. Patole SK, Mcglone L, Hares D. Improving oxigenation in preterm neonates with respiratory distress. Indian Pediatr. 2006;40(4):376.

  • 4. Marcos SI, Vásquez MJ, Otheo TE. Techniques and complementary treatments with surfactant. Barc Pediatr. 2004; 59(5): 483-490.

  • 5. Tapia CA; Dominguez MR, Saucedo VJ, Cuevas ML. Risk factors for presence of complications of the mechanical ventilatory asistance. Rev Invest Clin. 2004; 56(6): 700-711.

  • 6.  Trotman H. The neonatal intensive care unit at the University Hospital of the West Indies. Indian Med J. 2006; 55(2):75-79.

  • 7. Mathur NB, Garg P, mIshra TK. Predictors of fatality in neonates requiring mechanical ventilation. Indian Pediatr.2005; 42(7): 645-651.

  • 8. Jasan G, Julio L, Jaime Z. Factores asociados a la mortalidad. Rev Venez. 2007; 46(1):57-59.

  • 9. Correa J, Pineros J, Gomez A, Báez M, Andrade V. Complicacines del neonato asociadas a ventiloterapia. Rev Cubana Pediatr. 2004; 66(3): 157-162.

  • 10. Fant SL, fanaroff JD, Walsh MC. Controversies in the treatment of meconium aspiration syndrome. Clin Perinatol. 2004; 31(2): 445-452.

  • 11. Aldo B. Ventilación de alta frecuencia en el recién nacido. Rev Chilena Pediatr. 2006; 74(5): 475-486.

  • 12. Boccarato A, Taboa S, Panizza R. Valoración de la asistencia ventilatoria en una unidad de tratamiento intensivo neonatal. Arch Pediatr Urug. 2004; 75(1): 1-10.

  • 13.  Mesqueta M, Iramain R, Troche Z. Ventilación Mecánica dentro de las 24 horas de vida.Pediatr Asunción.2005; 32(1):10-15.

  • 14.  Herrera JA. En Aplicación de un modelo biopsicosocial para la reducción de la mortalidad materna y perinatal. 2ª.ed. Bogotá: Editorial Ministerio de Salud- Universidad del Valle; 2004. Pp. 169-172.

  • 15.  Richardson DK, Phibbs CS, Gray JE, McCormick MC, Workman-Daniels K, Goldmann DA. Birth weight and illnes severity: independent predictors of neonatal mortality. Pediatrics. 2003; 91:969-75.

  • 16.  American Academy of Pediatrics. Commite on Fetus nad Newborn. Use and abuse of the Apgar Score. Pediatrics .2006; 78:1148-49.

  • 17. Acevedo Ortiz A, Matos Toledo AC. Asistencia Respiratoria Mecánica en el recién nacido muy bajo de peso al nacer. [Sitio en Internet] Google. Hallado en: http://www.ilustrados.com/publicaciones/Salud Acceso el 28 septiembre 2006.

  • 18. González Cabello HJ, Flores Esqueda NB, García HJ. Sobrevida al egreso de UCIN en recién nacidos menores de 1500 gramos. [Sitio en Internet] Google. Hallado en: http://www.edumed.imss.gob.mx/pediatria/Jornadas/memorias05/resumenes/resumen70.htm Acceso el 8 Mayo 2007.

  • 19. González Cabello HJ, Flores Esqueda NB, García HJ. Sobrevida al egreso de UCIN en recién nacidos menores de 1500 gramos. [Sitio en Internet] Google. Hallado en:

http://www.edumed.imss.gob.mx/pediatria/Jornadas/memorias05/resumenes/resumen70.htm Acceso el 8 Mayo 2007.

  • 20. Lohmann Gandini-Billinghurst P, Rodríguez Espinosa M, Webb Linares V, Rospigliosi López ML. Mortalidad en recién nacidos de extremo bajo peso al nacer en la unidad de neonatología del Hospital Nacional Cayetano Heredia entre enero 2000 y diciembre 2004. Rev Med Hered 2006; 17(3): 141-7.

  • 21. Cardona JA, Benítez G, Romero S, Salinas V. Morbilidad neonatal en pacientes muy bajo peso sometidos a ventilación mecánica. Perinatal Reprod Hum 2004; 8: 3-5.

  • 22. Saugstad OD. Optimal Oxygenation at Birth and in the Neonatal Period. Neonatology 2007; 91(4):319-322.

  • 23. Acevedo Ortiz A, Matos Toledo AC. Asistencia Respiratoria Mecánica en el recién nacido muy bajo de peso al nacer. [Sitio en Internet] Google. Hallado en: http://www.ilustrados.com/publicaciones/Salud Acceso el 28 septiembre 2006.

  • 24. Bhat R. Neonatology. Edit. Saunders Co; 2005. [Sitio en Internet] Google. Hallado en: http://www.springerlink.com/index/RJ187553X5742457.pdf. Acceso el 28 septiembre 2006.

  • 25. Boccacio, C. Monitoreos y función pulmonar en el recién nacido. Clínicas Perinatológicas Argentinas. [Sitio en Internet] Google. Hallado en: http://www.sap.org.ar/.../comitesnacionales/cefen/cefen_archivos/cefenrec.htm. Acceso el 6 enero 2007.

  • 26. Larguma M. Boccacio C. Manual de Fisiología y Asistencia Respiratoria Neonatal. Ed. Puma. 1998. [Sitio en Internet] Google. Hallado en: http://www.ilustrados.com/publicaciones/EEFAlukAEpiAikgWSN.php Acceso el 6 enero 2007.

  • 27.  López F, Meritano J, Reprecentaçao C, Licudis M, Romano A, Valenti E. Síndrome de dificultad respiratoria neonatal. Rev Hosp. Matern Infant Ramón Sarda. 2006; 25(3): 109-11.

  • 28. Cruz R, Aquirre I, Villasante S, Mestanza F. Causas de dificultad respiratoria en recién nacidos hospitalizados en La UCI neonatal Del Hospital Nacional Docente Niño San Bartolomé. Enferm Torax. 2004; 48(1): 63-5.

  • 29. Veira V, Burkle A, Coelho K. Caracterização da Síndrome do Desconforto Respiratório no Hospital Santa Casa de Maringá. Fisioter Mov. 2004; 17(4):11-6.

  • 30. Cebekulu L, Buchmann E. Complications associated with cesarean section in the second stage of labor. Int J Gynaecol Obstet. 2006; 95(2):110-4.

  • 31. Agudelo B, Barrera J, Franco J. Diabetes mellitus durante la gestación y morbimortalidad perinatal. Iatreia. 2006; 9(2):66-70.

  • 32. Orizondo R, Ferrer B, Pentón R, Díaz C. Resultados obstétricos y perinatales en 150 pacientes con hipertensión arterial crónica asociada al embarazo. Rev Cubana Obstet Ginecol. 2006; 32(3):12-16.

  • 33. Chinea Pentón Y, Prieto Valdés MA. Algunos factores asociados a la ventilación mecánica en el recién nacido. [Sitio en Internet] Infomed. Hallado en: http://www.16deabril.sld.cu/eventos/xviiforum/presenciales/Pediatria

Acceso el 28 septiembre 2006.

  • 34. Crowther CA, Haslam RR, Hiller JE, Doyle LW, Robinson JS. Neonatal respiratory distress syndrome after repeat exposure to antenatal corticosteroids. Lancet. 2006; 36 (6):19-22.

  • 35. Donn S; Sinha S. Invasive and no invasive neonatal mechanical Ventilation. Respiratory Care. Pediatrics 2003; 48(4):66-72.

  • 36. Acevedo OA, Matos AC. Asistencia respiratoria mecánica a niños con muy bajo peso al nacer. MEDISAN. 2006; 10(2):3.

  • 37. Mena P, Llanos A, Uauy R. Nutrición y patología pulmonar en el neonato de bajo peso al nacer. Rev Chil Pediatr. 2005; 76 (1): 12-24.

  • 38. García M, Zuluaga P, Arrabal M, Arizcun J. Factores de riesgo en la mortalidad de los recién nacidos de muy bajo peso con membrana hialina. An Pediatr. 2005; 63:109-15.

  • 39. García Y, Fernández R, Rodríguez M, Pérez E. Supervivencia en el recién nacido ventilado. Rev Cubana de Pediatr. 2006; 78(4):13-15.

  • 40. Roig ÁT, Santurio GA, Ortiz RC. Algunos factores relacionados con la neumonía adquirida en la ventilación. Rev Cubana Pediatr. 2005; 77(1):24-27.

 

 

Autor:

Yariel Beune Rodriguez*

Maydanis Barrizonte Moreno*

Julio C. Candelaria Brito*

Maydelin La Red**

MSc Dra. Yanett Sarmiento Portal***

*Estudiantes de 6to año de Medicina. Alumnos Ayudantes Neonatología

** Especialista de Primer Grado en MGI. Profesor instructor

***Especialista de Primer Grado en MGI y Neonatología. Máster en Atención Integral al niño. Profesor instructor.

2010

UNIVERSIDAD DE CIENCIAS MÉDICAS

PINAR DEL RÍO

Partes: 1, 2


 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Comentarios


Trabajos relacionados

  • Métodos de esterilización

    Comprende todos los procedimientos físicos, mecánicos y preferentemente químicos, que se emplean para destruir gérmenes ...

  • Calculo de plantilla de medicina interna

    Datos, criterios y variables. Cálculos y resultados. Resumen, conclusiones y recomendaciones. La dotación en recursos ...

  • Colas animales

    Colágeno. Gelatina. Propiedades del colágeno. Uso cosmético del colágeno. Uso médico del colágeno. Aspectos básicos sobr...

Ver mas trabajos de Salud

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.