Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     
 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Cardiopatía Isquémica. Caracterización clínico epidemiológica (página 3)

Enviado por Francisco Cordie



Partes: 1, 2, 3

Múltiples trabajos de investigación se han realizado al respecto y, uno en especial, efectuado en Alemania, durante un día de juego de football, en el cual se incrementó el número de infartos en hombres jóvenes por el estrés generado por la emoción. Está demostrado que el estrés influye en la tensión arterial, elevándola, por lo que se convierte en otro factor de riesgo. El estrés aumenta la  estimulación del simpático, y la segregación de adrenalina con lo que se favorecen una serie de efectos tanto de isquemia miocárdica, como de facilitación de arritmias potencialmente malignas, así que el estrés puede ser un efecto desencadenante capaz de incrementar la incidencia de cardiopatía isquémica.

Gráfico 2: Comportamiento de los hallazgos electrocardiográficos en nuestro grupo de estudio. Municipio Valmore Rodríguez. Estado Zulia. Venezuela.

Monografias.com

Fuente: Tabla 5

Según la literatura revisada y opiniones de varios autores como Braunwald (26) se plantea que en los pacientes que sufren de Cardiopatía Isquémica no necesariamente deben de tener alguna alteración en el electrocardiograma e incluso estiman que pueden existir hasta un 50% de EKG dentro de los parámetros de la normalidad en dichos pacientes y al refiriéndonos a este tema podemos apreciar que en nuestro estudio solo 81 pacientes (40%) no presentaron trastornos electrocardiográficos, siendo el 60% restante lo predominantes con patologías eléctricas. (Gráfico 2)

Pensamos y es indudable que, entre los numerosos métodos diagnósticos utilizados para el estudio del corazón, el electrocardiograma (ECG) constituye uno de los recursos esenciales, lo cual es cierto especialmente que en la cardiopatía isquémica y un estudio de un enfermo con sospecha de enfermedad coronaria sería considerado incompleto sin su correspondiente estudio electrocardiográfico. Cuando se emplea correctamente para el diagnóstico del dolor torácico, el electrocardiograma ocupa el segundo lugar inmediatamente después del análisis del dolor. El uso inadecuado y una mala interpretación de un método tan valioso continúa siendo desgraciadamente uno de los males de la medicina moderna. Es sin duda en este campo donde el médico afronta una de las mayores responsabilidades, porque un error de interpretación puede acarrear graves trastornos para el enfermo; es así que debemos considerar que dos situaciones extremas deben de tenerse presentes desde este momento. El ECG de reposo puede ser rigurosamente normal, a pesar de estar en estudio una enfermedad severa de tres vasos, si no existe infarto previo. La normalidad electrocardiográfica no indica ausencia de enfermedad coronaria, y por otra parte, un ECG anormal o no habitual y un dolor torácico de cualquier tipo significa invariablemente la existencia de Cardiopatía Isquémica.

Tabla 6: Presentaciones clínicas de la CI en los pacientes estudiados.

Municipio Valmore Rodríguez. Estado Zulia. Venezuela.

Monografias.com

Fuente: Historia de salud familiar

De acuerdo a la clasificación clínica de la Organización Mundial de la Salud (OMS) señalado por Roca (1) sobre la Cardiopatía Isquémica en: Paro Cardiaco, Insuficiencia Cardiaca, Angina de Pecho, Arritmias e Infarto del Miocardio en nuestra investigación su comportamiento fue el siguiente: en primer lugar las Arritmias con 76 pacientes para un 37.5%, seguido de la Insuficiencia Cardiaca con 71 pacientes para 34.9%, la Angina de Pecho con 51 casos (25.2%) y por último el Infarto del miocardio con cifras mínimas de 5 pacientes representando solamente un 2.4%. (Tabla 6) Resultados estos que coinciden con Ferrer; (25) en contraposición con otros autores donde atribuyeron los primeros lugares a las Anginas e Insuficiencia Cardiaca. (32)

La insuficiencia cardiaca (IC) es vía final común de la mayoría de patologías cardíacas, su incidencia y prevalencia continúan en aumento a la par que envejece la población del mundo y mejora el tratamiento de las enfermedades que pueden causar IC, sobre todo la Cardiopatía Isquémica que continua presentando elevadas tasas de mortalidad y reingresos a pesar del desarrollo en su tratamiento farmacológico, como no farmacológico en el tratamiento de la IC cardiaca han conseguido reducir la mortalidad al menos según los datos derivados de ensayos clínicos. Sin embargo, estas importantes mejoras no se ven reflejadas en los estudios y registros que analizan a una población más general de pacientes con IC, en los que la mortalidad y las tasas de reingresos siguen siendo muy elevadas. (33)

La situación socio- económica en América latina evita que un gran número de pacientes reciban beneficio de nuevos métodos diagnósticos y terapéuticos, que refleja estos resultados adversos sobre todo si se analizan los estratos sociales que por una u otra causa tiene ingresos muy por debajo de la media de cada país.

La Sociedad Venezolana de Cardiología, considera que los problemas cardiovasculares son responsables de 30 por ciento de la mortalidad en Venezuela. La relación es alarmante: 20% de los decesos corresponden a infarto de miocardio y el 10 por ciento restante de las muertes se da por cardiopatía isquémica.

Estos accidentes cardiovasculares son consecuencia del padecimiento de ateroesclerosis o problemas de la circulación con la obstrucción de las arterias cerebrales o con la obstrucción de las arterias coronarias, además de la obstrucción de arterias periféricas del cuerpo humano.

Aproximadamente cada hora una persona fallece a consecuencia de este problema, unas 24 mil personas anuales fallecen a consecuencia de problemas cardiovasculares.

Al hacer comparaciones sobre la incidencia de los problemas cardiovasculares en otros países de América Latina, aproximadamente, la proporción dada en el país es similar en la mayoría de los pacientes  y el tamaño de los países.

Si bien en algunos países las campañas preventivas han arrojados saldos positivos en la reducción de la incidencia, no ocurre igual en naciones de menores recursos. Ahora, 80% de la mortalidad cardiovascular en el mundo está ocurriendo en países en vías de desarrollo o países de bajos ingresos económicos. O sea, que este no es un problema que afecta nada más a los países ricos, a los países desarrollados, si no que afecta a todo el mundo. (31)

Tabla 7: Diagnostico electrocardiográfico de la CI en nuestro grupo de estudio.

Municipio Valmore Rodríguez. Estado Zulia. Venezuela.

Monografias.com

Fuente: Electrocardiogramas

Encontrando por otra parte en estas formas clínicas diferentes hallazgos electrocardiográficos que constituyeron la mayoría de los casos y dentro de ellos los mas frecuente fueron los Extrasístoles Ventriculares con 49 pacientes para un 38.2%, seguido de la Fibrilación Auricular con 31 pacientes para el 24.2%, signos isquémicos (ondas T negativas) para un 22.6% y por último los trastornos de la conducción representando el 14.8% (Tabla 7). También fueron encontrados de forma insignificante los signos de necrosis (Q patológicas) con cifras mínimas del 5.4%.

Es así que al comparar estos resultados con algunos autores como Marrugat J (33) apreciamos que sus resultados no coinciden con los nuestros ya que exponen como mayoría a las alteraciones de la onda T, infradesnivel del segmento S – T y las arritmias indistintamente en cada estudio. (34 - 36)

Las alteraciones del segmento ST y T son las anomalías electrocardiográficas más comunes y representan aproximadamente el 50% de todos los electrocardiogramas anormales. Estos cambios de ST-T pueden aparecer en muy diversas patologías y situaciones, siendo esto lo que le hace tan escasamente específico. Estas alteraciones las observamos en la hipertrofia ventricular izquierda, administración de digital y en la enfermedad isquémica. Por otra parte, una onda T negativa reflejando una persistencia del patrón juvenil no puede ser diferenciada de la onda T invertida simétricamente y en relación con isquemia miocárdica. Asimismo, los cambios clásicos del segmento ST-T de hipertrofia ventricular izquierda también pueden ser debidos a isquemia miocárdica o efecto digitálico, mientras que la depresión marcada del segmento ST debida a isquemia puede ser simulada por la administración de digital, en presencia de enfermedad moderada o severa. (37, 38)

Una onda T anormal es extraordinariamente frecuente, particularmente en mujeres, por ser muy sensible a cambios fisiológicos, farmacológicos y orgánicos y por lo tanto es lo menos adecuado para sugerir un diagnóstico específico. Por estas razones, los cambios de onda T aislados deben de ser interpretados con cautela y deben de ser siempre correlacionados con la clínica. Los intentos para identificar la etiología de un segmento ST anormal, onda T o ST-T frecuentemente fracasan.

En una serie de 410 trazados anormales analizados al margen de la información clínica, un 70% sólo pudo ser interpretado como cambios no específicos. Este número fue reducido a 10% cuando tales cambios fueron analizados con la información clínica disponible. (39, 40)

En los ECG los extrasístoles ventriculares, puede estar presente, pero tienen muy baja sensibilidad y especificidad.

Hay una variedad de trastornos de la conducción que pueden relacionarse con cardiopatía isquémica crónica, siendo los más frecuentes el bloqueo de rama izquierda (BRIHH) y hemibloqueo anterior izquierdo (HAI), y a menudo están asociados con marcada depresión de la función ventricular, por daño miocárdico, en relación con enfermedad multivaso. (41)

Como conclusión, es importante recordar que la contribución diagnóstica del ECG al estudio de la cardiopatía isquémica es escasa. Un alto porcentaje de pacientes con enfermedad coronaria, incluso severa, con manifestaciones clínicas o sin ellas, no muestran ningún tipo de alteración electrocardiográfica.

Por otro lado, las alteraciones del segmento ST o la onda T y los bloqueos de rama, aislados y sin clínica de enfermedad coronaria, no son específicos isquemia.

Como consecuencia, y sobre la base de lo comentado, reiteramos nuestra sugerencia de ser extremadamente cautos en el diagnóstico, para no considerar como coronarios a pacientes que no lo son por sólo el hecho de tener alguna

alteración en el QRS, en el segmento ST o en la onda T y dejar de hacerlo en los que tienen clínica sugerente de angina, pero electrocardiograma normal.

Conclusiones

  • Los masculinos de 60 – 69 años fueron los mas afectados, seguidos del grupo de 50 – 59 años.

  • La Hipertensión Arterial y la Hiperlipidemia constituyeron los factores de riesgo mas identificados en nuestro estudio.

  • Las Arritmias y la Insuficiencia Cardiaca fueron las formas clínicas de la enfermedad con mayor número de pacientes, siendo los Extrasístoles Ventriculares y la Fibrilación Auricular Crónicas las alteraciones electrocardiográficas más comunes.

Recomendaciones

  • Hacer extensivo dicho estudio a otras Áreas Integrales de Salud de nuestro estado.

  • Profundizar sobre el tema para de esta forma proyectarse con estrategias y conductas específicas encaminadas a la disminución de la morbimortalidad de la Cardiopatía Isquémica en la comunidad.

GRAFICO 1.

Caracterización clínico epidemiológica de la cardiopatía Isquemica en el municipio Valmore Rodríguez. Estado Zulia. Venezuela.

Factores de riesgo en la cardiopatía isquémica.

Monografias.com

Fuente: Tabla 4

GRAFICO 3

Caracterización clínico epidemiológica de la cardiopatía Isquemica en el municipio Valmore Rodríguez. Estado Zulia. Venezuela.

Formas clínicas de la Cardiopatía Isquémica

Monografias.com

Fuente: Tabla 6

TABLA 5

Comportamiento de los hallazgos electrocardiográficos en nuestro grupo de estudio. Municipio Valmore Rodríguez. Estado Zulia. Venezuela.

Monografias.com

Fuente: Electrocardiogramas

Anexos

ANEXO 1

CONSENTIMIENTO INFORMADO DE PARTICIPACIÓN

Yo______________________________________________con célula número____________________ doy mi consentimiento para participar como paciente en la investigación "Comportamiento de la Cardiopatía Isquémica en Valmore Rodríguez. Estado Zulia. Venezuela. Doy fe que la información que suministro es veraz, me explicaron que es estrictamente confidencial y que se utilizará solo con fines científicos.

Y para que así conste, firmo la presente a los _______ días del mes de ______

_______________________ _______________________

Investigador Paciente

ANEXO 2

ENCUESTA

MISION BARRIO ADENTRO

Valmore Rodríguez

Agosto 2006.

Comportamiento de la Cardiopatía Isquémica en el municipio Valmore Rodríguez. Estado Zulia. Venezuela.

  • 1. Edad: ______

  • 2. Sexo: ___ Masculino ___ Femenino

  • 3. Color de la Piel: ____ Blanca ___ Negra ____ Mestiza

  • 4. Factores de riesgo modificables.

Hipertensión Arterial

Obesidad

Diabetes Mellitus

Alcoholismo

Hiperlipidemia

Sedentarismo

Hábito de Fumar

  • 5. Diagnóstico clínico de la cardiopatía isquémica

Angina de Pecho

Arritmias

Insuficiencia Cardiaca

Infarto del Miocardio

  • 6. Diagnóstico Electrocardiográfico y/o alteraciones en el EKG.

Nota: favor adjuntar el electrocardiograma (EKG) al formulario.

Gracias por su colaboración.

Dr. Cordié

Anexo 3

MISION BARRIO ADENTRO

Municipio Valmore Rodríguez ASIC: La Gran Victoria

Historia de Salud Familiar

Parroquia:________________________ Sector: _________________ Barrio: _______________ Casa: _____

Nombre y Apellidos

Edad

Fecha de Nacimiento

Enfermedad o Factor de riesgo

Grupo dispensarial

Grado de escolaridad

Ocupación

Vacunación

Citología

Historia Higiénico - Ambiental

Fecha de Visita

Tipo de Familia

Condiciones de la vivienda

Agua de consumo

Residuales Sólidos

Residuales Líquidos

Animales Domésticos

Vectores

Índice de Hacinamiento

Higiene de alimentos

Referencias bibliográficas

  • 1. Roca Goderich R. Cardiopatía Isquémica. Temas de Medicina Interna. 4ta ed. La Habana 2002; cap 31: 392 – 418

  • 2. Sanz Romero GA. Cardiopatía Isquémica. En: Farrera Rozman C. Tratado de Medicina Interna. 14ª ed. Madrid. España: Harcourt. SA; 2000. CD – ROM.

  • 3. Ortega González L, Camejo Fernández J, Torres Duran G. Enfermedades Coronarias Agudas: consideraciones diagnósticas y terapéuticas actuales. Hospital Clínico Quirúrgico "General Calixto García. La Habana. Cuba. RESUMED 2001; 14(4):162 – 75

  • 4. Villoria G. Cifras Alarmantes. Pharmanews. Revista Venezolana de Industria Franmacéutica. Reportaje. Agosto 2005.

  • 5. Eugene Braunwald tratado de cardiología. México. Interamericana Mc. Graw-Hill.1993.

  • 6. Rutherford JD, Braunwald E. Chronic Ischemic Disease. En: Braunwald E. Heart Disease: a textbook of cardiovascular medicine. 4ta ed. T 2. Ed W.B. Sunders, Philadelphia 2000; 12: 1292 - 364

  • 7. Martínez Peralta M. Angina Inestable. En: Caballero López A. Terapia Intensiva 2ª ed. VC. Cuba; 2002, 2684 – 2710

  • 8. Navas-Nacher EL, Colangelo L, Beam C, Greenland P. Risk Factory for Coronary Herat Disease in men 18 to 39 years of age. Ann Intern Med 2001; 134: 433 – 9.

  • 9. Cáceres Loriga FM. Cardiopatía Isquémica en el adulto joven. Rev. Cubana de Medicina Intensiva y Emergencia. Editorial. 2004

  • 10.  Cardiopatía Isquémica concepto epidemiológicos generales. Articulo publicado en el Foro Abierto de PortalCardio. Portales Médicos. Com. Mayo 2004

  • 11.  Cole JM, Millar III JI, Sperling LS, Weintraub WS. Long – term follow-up of coronary artery disease presenting in young adults. Jam Coll Cardiol 2003; 41: 521 – 8

  • 12. MacNeill, Ann Marie et al. The Metabolic Syndrome and 11 – Year Risk of Incident Cardiovascular Disease in the Atherosclerosis risk in communities Study. Diabetes Care 28: 385 – 390, 2005

  • 13. Tiffany BR. Advances in the pharmacologic of acute coronary syndromes. Platelet inhibition. Emerg Med Clin North Am 2001; 18(4): 723 – 43

  • 14. O´Shea JC. A tale of two countries: Insights form the differences in Canadian/American patterns of care for patients with acute coronary syndromes. Amer Heart J 2001; 142(1): 14 – 20

  • 15.  Diop D. Definition, classification and pathophysiology of acute coronary ischemic syndromes. Emerg Med clin North Am 2001; 19(2): 259 – 67

  • 16. Bermúdez Arias F. La Recuperación del miocardio hibernado mejora el pronóstico de la cardiopatía isquémica. Gac. Méd. Caracas 2005; 113 (1): 19 - 41

  • 17.  Álvarez Síntesis R. Situación de salud y calidad de vida en la República bolivariana de Venezuela. Salud Familiar. Manual del Promotor, Maracay. Venezuela; 2004, 19 – 32

  • 18. Suel Armando H, Domínguez E. Esperanza de vida ajustada por la Cardiopatía Isquémica. Rev. cubana Hig – Epidemiología v. 43 (1). Ciudad de la Habana enero – abr 2005

  • 19. Wilmer Rodríguez G, Montilla JE. Frecuencia de Cardiopatía Isquémica en pacientes Obesos mayores de 30 años. Boletín Méd. Postgrado vol. XII Nº 4, CCLA Barquisimeto Venezuela enero – mayo 2000

  • 20. Medrano Albero MJ, Boix Martínez R, Cerrato Crespan E. Incidencia y prevalencia de Cardiopatía Isquémica y Enfermedad Cerebro Vascular en España. Revisión Sistemática de la Literatura. Rev. Esp Salud Pública. v 80 n.l Madrid jan – feb 2006

  • 21. Castro Gutiérrez N, Rivero Truit F. Cardiopatia Isquémica. Formas Clínicas y Complicaciones. Rev. Electrónica "Archivos Médicos de Camagüey" 2005; 9 (1)

  • 22. Declaración de Helsinki enmendadas por la 52 Asamblea General en Edimburgo Escocia, Oct. 2000.

  • 23. Espinosa FR, Pavia LAA. Cardiopatía Isquémica. Revisión comparativa entre mujeres y hombres. An Med Asoc. Med Hosp. ABC 2002 (4): 217 – 222

  • 24. Ulecía Martínez MA. Cardiopatía Isquémica: Conceptos Epidemiológicos Generales. FEA de Cardiología. HU San Cecilio de Granada. Esp; 2005

  • 25. Castañeda Herrera JF, Céspedes Lantigua LA. Síndrome de Cardiopatía Isquémica. Temas de medicina General Integral. Vol II. La Habana 2001: 536 – 546

  • 26.  Torres Rodríguez C. Recomendaciones para el diagnóstico, estratificación de riesgo cardiovascular; prevención y tratamiento del síndrome metabólico. Rev. Mex Cardiol 2006; 17 (1): 3 – 61

  • 27. Ferrer Herrera I, Sardiñas Monte de Oca O. Calidad de la Atención Dispensarial de la Cardiopatía Isquémica. Rev. Cuba Med Gen Integral 2001; 17 (5): 461 – 7

  • 28. Eugene Braunwald tratado de cardiología. México. Interamericana Mc. Graw-Hill.1993.

  • 29. Pérez Delgado G, Dueñas Herrera A, González Pages JC. Prevalencia de los factores de riesgo coronario en "10 de octubre". Su evolución en 5 años. Rev Cubana Cardiol Cir Cardiovas 2001; 15(1): 14 - 20

  • 30. Acedo Torregrosa F. XI Simpósium Internacional de Cardiopatia Isquémica. Espana. Mayo 2006

  • 31. Massie BM, Amidon TM. Coronary Heart Disease En: Tierney LM, Mc Phee SJ, Papadakis MA. Current Medical Diagnosis and Treatment. Lange Medical Books/McGraw-Hill, Medical Publishing, 2001; 370-398

  • 32. WHO. The World Health Report 2000. Health systems: Improving Performance. Geneva; 2000.

  • 33. WHO. Urges Countries to prevent a tobacco epidemic among women and girls. Press Release. WHO/27. 30 may 2001.

  • 34. Marcano Pasquier JM. Cardiopatía Isquémica y hábito de fumar. Temas de Salud. Medicina Preventiva Santa Fe. Caracas, Venezuela Mayo 06, 2007. www.medicinapreventiva.com.ve

  • 35. Sosa J del S, Pila Pérez R. Realción entre Hipertensión Arterial y la Cardiopatía Isquémica: Revista Electrónica "Archivo Médico de Camagüey" 2002; 6 (2)

  • 36. Filgueiras Frias, César Enrique. Características Clínicas. Morbimortalidad a corto plazo e impacto del tratamiento em pacientes com Insuficiência Cardíaca de bajo nível econômico, tratados por consulta especializada de cardiologia em el programa de atención Barrio Adentro. 4to. Congreso Virtual de Cardiología. Octubre 2005.

  • 37. Novella Arribas B, Gabiel R. Prevalencia e Incidencia de Cardiopatía Isquémica. Infarto del Miocardio y Angina. Hospital de la Princesa. Madrid. Jul 2001

  • 38. Marrugat J,  Elosua R y  Martí H. Epidemiología de la cardiopatía isquémica en España: estimación del número de casos y de las tendencias entre 1997 y 2005. Rev Esp Cardiol 2002; 55: 337 – 346

  • 39. Pacheco Valdez E, Morrees Abella A. Prevalencia y factores de riesgo de la Cardiopatía Isquémica. Rev. Cubana Med. General Integral 1998; 14 (6): 590 – 94

  • 40.  Cantalapiedra Alsedo JM, Fuentes Cañamero M E, Del Castillo Arrojos S, García García J. Electrocardiograma en la Cardiopatía Isquémica. Cardiopatía Isquémica. J.L DELCAN. Madrid 1999. CD-ROM.

  • 41. Acosta Miranda J. Factores sico – sociales y enfermedad cardiovascular en crisis. Venezuela. VITAE. Academia Biomédica Digital 2005.

 

 

Autor:

Dr. Francisco Cordié Muñoz

Máster en Urgencias Médica en la Atención Primaria de Salud.

Especialista de Primer Grado en Medicina General Integral.

Diplomado en Terapia Intensiva.

Profesor Instructor.

Lic. Sailys Rodríguez López

Licenciada en Enfermería y Enfermera Intensivista.

Institución: Centro de Salud La Gran Victoria. Misión Barrio Adentro. Venezuela

Partes: 1, 2, 3


 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Enfermedades

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.