Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     
 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Enfermedades de los ovinos en sistemas de cría intensiva (página 2)

Enviado por Iliana Sosa



Partes: 1, 2

El ovino Pelibuey bermejo oscuro, son animales resistentes, bien adaptados a las condiciones tropicales, de color rojizo y desprovistos de lana, dóciles, con gran capacidad para aprovechar alimentos de mediana o pobre calidad, prolíficos y poli cíclicos continuos, siendo considerada una raza de doble propósito, o sea ,suministran carne y pieles aunque su ganancia de peso diaria es generalmente baja. Por lo general, estos ovinos son pobres productores de leche, por lo que esta constituye un subproducto en la producción ovina (14, 20)

Dentro de las peculiaridades que se le reporta al ovino como animal de laboratorio se encuentra su rápida adaptación a las investigaciones biomédicas. Se emplean como donantes de sangre para la obtención de suero y medios de cultivos; producción de medios de diagnóstico (inmunoglobulina); estudios inmunológicos (inmunización e inoculación) hematología especial: glóbulos rojos, test de laboratorio clínico, obtención de hematíes, obtención de sueros y antitoxinas, sangre desfibrinada, medios de diagnóstico (inmunoglobulinas de ratón IgH), ceruloplasmina, albúmina, fibrinógeno, IgA, transferrina, lipoproteína A y B, producción de anticuerpos, estudios reproductivos (trangénesis), obtención de vacunas (Aujeszky inactivada, Ectima Contagioso);estudios sobre cirugía experimental, estudios nutricionales entre otros(5,8)

Principales enfermedades que afectan al ovino

La especie Ovino no está exenta de la influencia de factores que propician la aparición de enfermedades, los cuales van a estar beneficiados por la inestabilidad del clima y por la vulnerabilidad de los animales (21)

Un indicador del estado de salud de un animal es la observación de su comportamiento. Un animal sano está tranquilo, se mezcla en el rebaño, tiene el pelo brilloso, buena condición corporal, ausencia de huecos en los flancos, buen apetito, camina y pastorea sin ninguna dificultad y reacciona a diferentes ruidos. Mientras un animal enfermo esta apartado, apático, postrado, tiene cambios en el pelo desde seco, áspero, hirsuto, opaco, ojos tristes y sin brillo así como cambios en su apetito (23,24)

Dentro de los factores que pueden influir sobre los animales haciéndolos susceptibles a numerosos cambios expresados anteriormente se encuentran: el stress, el hacinamiento, el comportamiento social, la circulación de agentes infecciosos que pueden incrementar su virulencia, la presencia de microorganismos oportunistas que ocasionan alta morbilidad provocando pérdidas económicas por muerte, disminución de la tasa de crecimiento y gastos en tratamiento 133.Otros factores como el medio ambiente, el manejo, la higiene de las instalaciones, las alteraciones metabólicos, la alta humedad relativa, la ventilación deficiente y la raza, son factores que pueden actuar en conjunto o como factores aislados, predisponiendo también a la ocurrencia de enfermedades (24-28)

Uno de los problemas que más inciden en la producción ovina es la alta mortalidad que ocurre en sus instalaciones, la cual puede alcanzar entre un 5 y un 30%, a los corderos recién nacidos le corresponden el 70-80 % de estas muertes, destacándole que por causas infecciosas se afectan el 10-30%, y por problemas relacionados con el parto el 70- 90 % (4,29).

Se plantea que la mortalidad en los corderos puede dividirse en dos grandes momentos: la mortalidad perinatal y la mortalidad al destete. La mortalidad perinatal es aquella que ocurre durante o hasta 3 ó 7 días después del parto y se relaciona principalmente a problemas con el mal manejo reproductivo, nutricional, sanitario o de las instalaciones, mientras, la mortalidad al destete se debe a problemas enteramente relacionados con enfermedades. Por todo lo anterior es muy difícil separar ambas mortalidades, de ahí que las causas de muerte de los corderos nacidos vivos resulten diversas y complejas, las cuales van a depender de tres factores principales (4, 30,31)

Los factores que dependen de la madre: se encuentran íntimamente vinculados a su estado nutricional, estado fisiológico y edad de la hembra.

  • Los factores que dependen del cordero: están relacionados con el peso al nacer y la alimentación prenatal de la oveja, trayendo consigo su déficit una menor capacidad para producir calor, menor resistencia al ayuno y falta de vitalidad.

  • Los factores que dependen del ambiente: están relacionados con la temperatura, el viento, la lluvia o la combinación de éstos.

Las principales enfermedades de las ovejas en el trópico son producidas por bacterias, virus, hongos y otras Tabla

Tabla 1. Principales enfermedades de las ovejas en el trópico. (bacterianas, víricas, fúngicas, hongos)

Monografias.com

Las enfermedades parasitarias en el ovino tienen una amplia distribución geográfica y alta prevalencia, tanto en regiones con clima templado como tropical, constituyendo uno de los principales problemas sanitarios a nivel mundial, afectando principalmente a los animales jóvenes y a la categoría desarrollo, los cuales les provoca afectaciones en su crecimiento y productividad(34,37) (Tabla 2).

Tabla 2. Principales enfermedades Parasitarias de las ovejas en el trópico.

Monografias.com

2.2.1 Enfermedades Respiratorias

Las enfermedades del sistema respiratorio constituyen uno de los capítulos más importantes de las patologías veterinarias y humanas, son uno de los problemas más serios y frecuentes que se enfrentan en las producciones intensivas de animales(38)

Su prevalencia varia entre el 10 – 40 %, ocupando uno de los primeros lugares de mortalidad en los rebaños (27) .La etiología de las enfermedades del tracto respiratorio del ovino es de naturaleza diversa, siendo los principales agentes involucrados: virus, bacterias, micoplasmas, parásitos y hongos (21,39,40)

El sistema respiratorio comienza en la cavidad nasal, continúa con la laringe, tráquea, bronquios, bronquiolos, para terminar en los sacos alveolares del pulmón, estas estructuras presentan en su constitución anatómica una pequeña barrera de defensa, la cual le permite enfrentarse a la penetración y agresión de agentes patógenos (15,40).

Los microorganismos patógenos que afectan al sistema respiratorio pueden clasificarse de acuerdo a su patogenocidad en dos grandes grupos(41,42)

  • Microorganismos Patógenos primarios: Son aquellos microorganismos que son capaces de producir por si solo la enfermedad en el huésped normal, existiendo 4 grupos:

a) Exotóxicos: Son agentes poco invasivos que producen poderosas toxinas, (Clostridium tetani, vibrio).

b) Encapsulados: Agentes que resisten la fagocitosis por su estructura resbalosa (Streptococcus pneumoniae).

c) Intracelulares: Agentes fagocitados pero que se reproducen dentro del macrófago (Brucella, Coccidiodes y otros patógenos).

d) Invasivos: Agentes que producen enzimas que les permiten invadir tejidos. (Clostridium y algunos Streptococos)

  • Microorganismos Patógenos secundarios: Son aquellos microorganismos patógenos que se caracterizan porque no pueden establecer la enfermedad, solo logran su colonización cuando los mecanismos de defensa son deprimidos por varias causas, entre las que se encuentran la temperatura, humedad, agentes químicos, corticoesteroides e infecciones por patógenos primarios.

Las bacterias (aerobias y anaerobias) que se encuentran presente en la flora nasal varían considerablemente entre las diferentes especies de animales, así como varían también de acuerdo al medio ambiente en que se crían dichos animales (43).

Mecanismo de defensa de las vías respiratorias

Los microorganismos que logran penetrar hasta las porciones profundas del pulmón tropiezan con dos sistemas defensivos: El sistema de Remoción y el sistema de Inactivación; ambos son independientes uno del otro pero trabajan en conjunto (33,42).

El sistema de Remoción es el mecanismo que tiende a remover los cuerpos extraños que penetran al sistema respiratorio, los que comprenden el: Aparato mucociliar y el transporte de macrófagos.

El sistema de Inactivación es el mecanismo donde grupos de sustancias químicas y células fagocitarías inactivan a los patógenos inhalados, encontrándose sustancias bactericidas (Ej: las lisozima que destruyen las bacterias gram +, B lisina, lactoferrina, interferón, etc.)

Las enfermedades respiratorias rara vez son producidas por un solo microorganismo, sino por la mezcla de ellos que actúan propiciándole al pulmón cierta susceptibilidad, permitiéndole el establecimiento de una bacteria que usualmente es la responsable de los signos graves de la enfermedad resultado del llamado sinergismo virus – bacteria (42)

El 80 % de los casos relacionados con problemas neumónicos se asocian a bronconeumonías, las cuales son asociables con algún agente como el de la Pasteurelosis, el Virus Sincitial Respiratorio y en ocasiones con la Micoplasmosis, Histofilosis, Parainfluenza 3, Rinotraqueitis infecciosa, Tuberculosis e inclusive la Difteria(34)

Alteraciones más frecuentes en el sistema respiratorio

Dentro de las alteraciones más frecuente del sistema respiratorio encontradas en los animales se aprecian las rinitis y las neumonías, constituyendo las neumonías el problema sanitario más serio debido a su etiología multifactorial, por lo que para su control es necesario conocer la etiología de sus causas, lo que permitirá modificar el manejo, los programas vacunales o el tratamiento a seguir (40,42)

Rinitis: Procesos relacionados con la Inflamación de las fosas nasales, desde el punto de vista etiológico, éstas pueden producirse por agentes virales, bacterianos, hongos, por trauma, por sustancias irritantes, alérgicas. De acuerdo al tipo de exudado, las rinitis pueden ser serosas, catarrales, fibrinosas (diftéricas / fibrinonecróticas), purulentas o granulomatosa , y de acuerdo a la apariencia de la inflamación, éstas pueden ser también ulcerativas, necróticas o polipoides (25,40)

Neumonías: Procesos de origen diverso que afectan al ganado ovino de cualquier edad, caracterizada por la inflamación del tejido pulmonar que según el patrón de lesiones, éstas se puede dividir en 4 grandes grupos: neumonía focal, neumonía lobulillar o bronconeumonía, neumonía lobal y neumonía difusa o neumonitis (40,44)

Algunos autores mencionan como principales agentes bacterianos y vírales involucrados en los problemas neumónicos en el ganado ovino a: las Pasteurella multocida ,Pasteurella trehalosi , Pseudomonas spp, Aspergillus spp, así como Micoplasmas, PI –3, Virus Sincitial, Visna –Maedi CAE , Border , Adenovirus, Herpesvirus, otras (3,24,34,45-47).

Los procesos respiratorios en los ovinos, teniendo en cuenta el curso de la enfermedad, pueden clasificarse en procesos agudos y crónicos destacándose en los procesos agudos al PI3, Pasteureulla haemolitica, Clamydias, Mycoplasma, Corinebacterium y en los procesos crónicos el Maedi- Visna, Adenomatosis Pulmonar y Tuberculosis (27,48).

Procesos bacterianos

Dentro de los procesos bacterianos, el género Pasteurella, es el agente que más incide en los procesos respiratorios, se puede aislar en la mucosa de diversas especies de animales clínicamente sanos, se encuentra ampliamente distribuido en la naturaleza, la mayoría de las especies son saprofitas del tracto respiratorio e intestinal, pero es condicionalmente patógeno y bajo determinadas condiciones de estrés puede llegar a tomar niveles de virulencia (36,49,50)

Pasteurella se puede presentar en cualquier época del año, sobre todo cuando hay cambios bruscos de temperatura como ocurre al principio del verano o de invierno, presentando una morbilidad del 5 al 40% y una mortalidad del 5 al 20%, es una enfermedad de origen multifactorial que involucra al estrés, agentes virales y agentes bacterianos(34)

La Pasteurella multocida y Mannheimia hemolítica son gérmenes normalmente presentes en la faringe y sólo bajo la acción de algunos virus respiratorios pueden desencadenar el proceso patológico. En los pequeños rumiantes se presenta un síndrome respiratorio en el que están implicados diversos microorganismos patógenos entre los que se destacan los biotipos A y T de Pasteurella haemolytica y los serovariantes A,B y D de Pasteurella multocida , dando lugar a procesos pasteurelósicos los que pueden afectar tanto animales jóvenes como los adultos(15,32)

Pasteurella se considera el agente más relevante en la patogenia de los problemas respiratorios ya que afecta las membranas y mucosas de las vías respiratorias altas y tracto digestivo de animales (mamíferos y aves) clínicamente sanos, pero existen otras bacterias que pueden intervenir asociadas o no a las pasteurellas, que en la mayoría de los casos, su papel es el de microorganismo invasor secundario (oportunista) cuya intervención va determinar la gravedad de los síntomas al verse reducida la resistencia del animal, pudiendo llegar a ocasionar en determinadas ocasiones la muerte (51).Los problemas respiratorios son una enfermedad multifactorial ya que normalmente no podemos hablar de una sola causa o un solo patógeno. Entre las posibles causas encontramos a los virus, bacterias, clamidias, micoplasmas y parásitos así como factores de stress físicos como hereditarios los cuales pudieran actuar aislados produciendo alteraciones, pero en la mayoría de los casos actúan en conjunto para desencadenar las alteraciones pulmonares (25, 35,43)

La tuberculosis es un proceso inflamatorio con una localización muy variable con evolución siempre crónica, la forma más característica es aquella en que se ve afectado el tejido pulmonar con la aparición de lesiones nodulosas denominadas granulomas tuberculosos que son específicas de la enfermedad. La fuente de infección puede ser las secreciones pulmonares de los animales tuberculosos, micro gotas producidas al toser, material de ganglios o articulaciones ulceradas, material fecal contaminado por eliminación hepática, intestinal o por deglución de productos pulmonares, orina, semen, secreciones genitales; el agua contaminada y el polvillo pueden vehiculizar también el germen (52)

Mycoplasma ovipneumoniae juega un papel importante en la enfermedad de cabras y ovejas. Puede aislarse frecuentemente en el pulmón, tráquea y nariz, ocasionalmente en los ojos de ovejas con neumonía, pero también se encuentra en el tracto respiratorio de ovejas sanas. Las ovejas inoculadas por vía intravenosa así como corderos de un día inoculados por aerosol desarrollaron una Neumonía intersticial (53)

La enfermedad natural se ha descrito frecuentemente. Algunos estudios han sugerido una acción sinérgica con Pasteurella multocida y/o hemolytica para producir neumonías crónicas, las cuales afectan fundamentalmente a animales de menos de un año. La mortalidad rara vez excede de un 10%, bajo condiciones experimentales, pero la pérdida económica es considerable debido a los retrasos en el crecimiento y a la eliminación de animales destinados a vida (53,54)

En un estudio realizado en rumiantes se reportaron para el ovino los siguientes aislamientos y lesiones anatomopatológicas (Tabla 3 y Fig. 1) (38)

Tabla 3. Aislamientos obtenidos en un estudio en pulmones ovinos (53)

Monografias.com

Monografias.com

Monografias.com

Pulmón ovino con lesiones de neumonía atípica. Se

observan lóbulos apicales y medios con importante consolidación

de color roja. Por cultivo bacteriológico se aisló Mannheimia haemolytica y Mycoplasma spp.

Abscesos múltiples en pulmón de ovino adulto repartidos

por todo el órgano. Adherencias entre lóbulos pulmonares.

Mediante cultivo se aisló Corynebacterium

pseudotuberculosis.

Monografias.com

Cepa de Mycoplasma spp en agar Hayflick. Procede de

un pulmón ovino con neumonía atìpica. Morfología típica

en "huevo frito", con un centro elevado respecto al

resto de la colonia, en la imagen de color más claro.

Monografias.com

Cepa de Corynebacterium pseudotuberculosis en agar

sangre incubado 48h a 37ºC en aerobiosis. Aislado en

ovino. Las colonias son blancas, de aspecto seco, que se

fragmenta al retirarla y con beta hemólisis justo debajo

de la colonia.

Monografias.com

Cepa de Mannheimia haemolytica en agar sangre tras

24 horas de incubación a 37ºC. Las colonias, de aspecto

mucoso, presentan hemólisis tipo beta.

Fig. 1. Algunas lesiones en el pulmón y los principales aislamientos reportado (53)

Procesos virales.

Los herpesvirus, en rumiantes, son capaces de provocar un amplio rango de síndromes. El Herpes virus bovino 5 (VHB-5), cuyo hospedador natural es el ovino, es causante de rinitis y signos neurológicos en los corderos (55,56)

Los agentes víricos como el Maedi-Visna (45) o el virus de la Parainfluenza (PI-3) pueden intervenir de forma primaria lesionando el parénquima pulmonar, considerándose el PI-3 como uno de los principales factores etiológicos de bronconeumonías agudas en los ovinos, favoreciendo la acción patógena de la Pasteurella, Estreptococus, Micoplasma, Corynebacterium sp o Rickettssias (11,15)

Esta contaminación es favorecida producto a que en el tracto respiratorio se produce pérdida del movimiento ciliar, desprendimiento de células epiteliales y acumulación de exudado lo que facilita la colonización y el crecimiento bacteriano (11,33)

Rosadio y Perea afirman que el virus Maedi-Visna es el nombre histórico del Lentivirus ovino (LvOv), infección sistémica con una tremenda predilección por el tejido pulmonar y nervioso. Se presenta en animales mayores de dos años de edad, ocasionando dificultades respiratorias y pérdida progresiva de peso, los animales son reconocidos en el campo por la intolerancia al esfuerzo físico, pues quedan rezagados , presenta una morbilidad del 40-60% y la letalidad del 100 % ,su transmisión se realiza por vía inhalatoria y digestiva (54)

El virus Parainfluenza 3 (PI-3 ) pertenece a la familia de los Paramyxovirus causante de la neumonía enzoótica la cual ocurre con mayor frecuencia en animales destetados y estabulados, entre las 2 semanas y 5 meses de edad , siendo la vía de transmisión principal los aerosoles y el contacto directo entre animales enfermos y sanos. Se ha podido aislar el virus en pulmones de ovinos en diferentes países constituyendo la infección viral la más común, habiéndose detectado una seropositividad que alcanzan valores del 87,2%(11,15,32,55)

EL Boder Desis (BD) es un virus inmunosupresor que favorece la presencia de infecciones mixtas, las que complican gravemente el estado sanitario de los rebaños infectados por las fuertes pérdidas económicas que ocasiona. En el ovino se presenta una prevalencia del 5 al 50 % y puede estar asociada a otros patógenos, se manifiesta como procesos respiratorios, digestivos y reproductivos (56-59)

La Adenomatosis pulmonar se caracteriza dentro de los procesos crónicos, pertenece a la familia de los Retroviridae (RNA de carácter neoplásico). Está vinculada a Maedi-Visna, con amplia distribución y presenta una morbilidad entre el 5 y el 20 % y una letalidad del 100 % (21,60)

Procesos Parasitarios

Las enfermedades parasitarias llamadas Bronconeumonías verminosas son producidas por nemátodos, que afectan el tracto respiratorio, desde la tráquea hasta los alvéolos del pulmón, originando alteraciones anatómicas del árbol respiratorio y del parénquima pulmonar, observándose focos de neumonía aguda, subaguda y muy especialmente crónica(13) .En ocasiones estos procesos ocasionan problemas respiratorios que pueden confundirse con otras enfermedades que incluso llegan a ocasionar la muerte en los animales(61-63)

Podemos diferenciar dos tipos de parasitosis pulmonar, las producidas por parásitos del género Dyctiocaulus, también llamada Verminosis pulmonar o Bronquitis parasitaria y las llamadas Protostrongylosis provocadas por parásitos del genero Protostrongylus, Muellerius, Cystocaulus, Spicocaulus, Neostrongylus. El genero Muellerius es el de mas incidencia y los mismos se alojan en los bronquios y tejidos pulmonares, mientras los parásitos del genero Dictyocalus pueden alojarse en la traquea y bronquios medianos y grandes (14,19).

Las parasitosis pulmonares presentan una distribución mundial variando en las diferentes regiones de acuerdo a las condiciones climatológicas, aunque se presentan con mayor frecuencia en zonas tropicales y subtropicales, tal es el caso de los vermes pulmonares de Metastrongilus y Trincostrongylus (5,25) .La intensidad de las infestaciones disminuyen generalmente en las estaciones de secas y aumentan durante el inicio de las lluvias (61,64)

La prevalencia de las parasitosis pulmonares, puede llegar a ser de un 80% dependiendo de las condiciones climáticas y de la zona parasitada, aunque la mortalidad por este tipo de patología no es muy frecuente, las complicaciones secundarias y las pérdidas productivas (carne, leche, lana etc.) en los animales parasitados sí son bastante significativas (13,61)

Principales síntomas de los procesos respiratorios

Las patologías respiratorias, generalmente, comienza con una infección de las vías respiratorias altas(65) como consecuencia de la presencia de gérmenes patógenos caracterizada por estornudos repetidos y mucosidad nasal, mientras los procesos neumónicos se caracterizan por fiebre, disnea, secreción ocular y nasal que en determinadas ocasiones es mucopurulento, así como la presencia de ronquidos. Estas alteraciones respiratorias presentan alta morbilidad y mortalidad, las pérdidas que ocasionan son altas sobre todo desde el punto de vista económico debido a la bajas que ocasiona por retraso en el crecimiento de los animales que sobreviven (15, 28,66)

Los síntomas que acompañan a los procesos parasitarios se manifiestan con hipersensibilidad traqueal, tos bronquial, pulmonar y traqueal, destilación de flujos mucosos o muco purulentos por la nariz y ausencia de fiebre (13)

Principales medidas preventivas

Las principales medidas preventivas están relacionadas con evitar situaciones de estrés, hacinamiento, transporte deficiente, la penetración de partículas de polvo, el incremento de aerosoles, así como el contacto directo entre animales enfermos y sanos (15, 21,33)

Vidal y Peillan (67) manifiestan que en la prevención de la Pasteurellosis las medidas de higiene son muy importantes al igual que la alimentación adecuada de los animales desde todos los puntos de vista, sobre todo la rica en vitamina A para aumentar sus defensas, además la ventilación y temperatura adecuada de los alojamientos evitarán que el ambiente no se envicie de partículas, ni exista alta humedad y que los animales dispongan del espacio vital necesario.

Tratamiento

El tratamiento está vinculado a la administración de antibióticos para controlar la infección bacteriana, sin embargo, no se tiene agentes terapéuticos adecuados y efectivos contra las infecciones vírales. La prevención se basa en el caso de vacunas para inmunizar contra el virus Parainfluencia (PI-3) e inmunógenos contra Pasteurella haemolytica(66)

La quimio-profilaxis en el caso de las procesos respiratorios parasitarios se apoya en la administración periódica (en las zonas enzoóticas) a los ganados ovino y caprino de explotación extensiva y semiextensiva de antihelmínticos (Fenotiazina, Albendazol, Fenbendazol, Oxfendazol, Tetramisol, Levamisol, Ivertina, Moxidectina) capaces de destruir las larvas, especialmente la L-3 y de evitar así sus emigraciones (13,25)

2.2.2- Enfermedades Gastrointestinales.

Las enfermedades gastrointestinales se asocian a numerosos microorganismos patógenos (bacterias, virus, nemátodos y protozoos) que en la mayoría de las ocasiones actúan de forma simultánea o dando lugar a cuadros patogénicos muy diversos.

García, Manazza y Alegre (30,62,68) describen que las alteraciones intestinales que cursan con diarreas y muertes, se consideran como uno de los principales problemas en las explotaciones ovinas las cuales pueden estar influenciadas por algunos factores que favorecen la multiplicación y sobrevivencia parasitaria entre ellos:

  • Factores del ambiente: Húmedos, lluviosos, nublados, frescos

  • Factores de los pastos: Escasos, cortos, pobres o aguachentos, muy pastoreados (alta carga).

  • Factores de los suelos: Compactos, anegadizos, mal drenado, bajos,

  • Factores de los animales; Los animales jóvenes son los más susceptibles por no tener suficiente nivel de defensas, así como animales afectados por otras enfermedades que producen bajas en las defensas o estados fisiológicos que pueden alterar la respuesta contra los parásitos ( final de la preñez y lactancia).

Entre los principales agentes gastrointestinales que afectan al ovino encontramos las Salmonellosis, Colibacilosis, Paratuberculosis, entre las vírales las Enterotoxemias, Rota/ Coronavirus, Border Dises así como las infestaciones producidas por parásitos (19, 24,36, 49, 37, 69,70)

Agentes bacterianos

Desde el punto de vista bacteriano las enfermedades gástricas que afectan al ovino se presentan en las primeras etapas de vida con una alta morbilidad y mortalidad, de ahí lo necesario de una revisión minuciosa de los animales, para evitar pérdidas económicas que pueden ocasionar atrasos en el crecimiento, gastos en medicamentos y muertes (62)

La Salmonella sp es un germen muy difundido geográficamente, afecta a todos los vertebrados de sangre caliente se localiza en la flora intestinal de gran número de animales los cuales la expulsan continuamente al medio a través de las heces, contaminando el agua, leche y alimentos, llegando a producir en ocasiones síndromes septicémicos que se caracterizan por trastornos entéricos significativos, considerándose como la 2da causa de muerte en los neonatos y un peligro para la población por constituir un proceso zooantroponotico (36,49,71)

Esta bacteria es la especie predominante de la flora normal aeróbia y anaerobia facultativa del tubo digestivo en la mayor parte de los mamíferos, por lo que se considera un colonizador habitual del intestino delgado y grueso, se excreta por las heces y puede sobrevivir en los excrementos y medio ambiente durante meses. Presenta una distribución mundial y se considera productor de exudados purulentos (36, 49, 62,72)

La Eschericha coli es la principal responsable de los trastornos intestinales en corderos de 2-3 días de edad, producto a la capacidad de colonizar la mucosa intestinal y producir enterotoxinas las que actúan como enteropatógeno provocando diarrea, a través de un mecanismo de hipersecreción intestinal (71,73)

Se plantea que existen algunas cepas de Eschericha coli patógenas que pueden producir infecciones entéricas tales como: diarrea, disentería, colitis hemorrágica, síndrome urémico hemolítico y enfermedad de los edemas; mientras existen otras cepas de E. coli que producen alteraciones extraintestinales que se traducen en alteraciones como: infecciones del tracto urinario, bacteriemias o septicemias, meningitis, peritonitis, mastitis e infecciones pulmonares y de heridas (73)

El Mycobacterium paratuberculosis es el microorganismo responsable de la paratuberculosis o Enfermedad de Johne, enfermedad de curso crónico caracterizado por enteritis con diarreas profusas e incontrolables, su distribución es mundial y en nuestro país su frecuencia es esporádica, se transmite a través de alimentos y aguas contaminadas con heces y orina, la tasa de morbilidad no es alta pero la letalidad puede alcanzar hasta él 100% (19, 36, 66, 69,71).

Las enfermedades clostridiales son producidas por bacterias del género Clostridium. El Clostridium perfringens en corderos se caracterizan por manifestaciones clínicas de tipo digestivo y nervioso (borrachera), Son procesos de alta frecuencia de presentación y de gran importancia económica por las altas tasas de enfermos. Son de evolución aguda-sobreaguda y están originados por la activa multiplicación de bacterias en el intestino y posterior elaboración de exotoxinas de gran poder patógeno (21, 36, 69, 66,71)

Otro grupo importante son los clostridios, los que están constituidos por bacterias de vida preferentemente saprófita que forman parte de la microflora de la putrefacción. Habitan en el medio natural descomponiendo la materia orgánica de las aguas y del suelo requiriendo ausencia de oxígeno para su desarrollo, es decir, son microorganismos anaerobios. Existen tres formas de presentación de sus acciones patológicas: enterotoxémicas, neurotóxicas y histolíticas (43)

Las ovejas, por el régimen de explotación al que se encuentran sometidas, son muy susceptibles de sufrir transgresiones de manejo, en las ovejas adultas las clostridiosis más frecuentes son las enterotoxémicas debido al Clostridium perfringens. Estas alteraciones se producen, generalmente, por someter a los rebaños a cambios bruscos de alimentación o por administrarles dietas con proteína abundante y muy digestible, en el caso de los corderos lactantes pueden sufrir enterotoxemia por incapacidad de digerir una leche muy rica en nutrientes. El Clostridium perfringens incluye cuatro tipos principales: A, B, C, D (cinco si incluimos el infrecuente tipo E), cuyas producciones de toxinas caracterizan a cada uno de ellos y muestran una marcada selectividad de los grupos de edades a los que afectan (74,75)

El tétanos es producido por Clostridium tetani, que es un habitante normal del intestino de los animales, por lo que en general se le encuentra en corrales u otros ambientes con materia fecal, donde sus esporas pueden sobrevivir por muchos años. Heridas de castración, inyecciones, esquila y descole son los predisponentes más frecuentes del tétanos. El C. tetani es un microorganismo no móvil, por lo que una vez que entra en una herida, se reproduce localmente y produce una poderosa neurotoxina que es transportada hasta el sistema nervioso central por un mecanismo retrógrado a través de los axones de los nervios periféricos. La enfermedad aparece entre 3 días y 3 semanas luego de haberse producido la contaminación de la herida, dependiendo de la distancia entre ésta y el sistema nervioso central. El tétanos se caracteriza por un curso clínico que generalmente lleva a la muerte de los animales en 4 a 7 días. La sintomatología consiste en rigidez y convulsiones tónico-clónicas, postración y dificultad respiratoria, lo que finalmente produce la muerte (75)

Agentes virales

Los agentes virales Rotavirus, Coronavirus y varios Enterovirus se hallan distribuidos ampliamente en la población animal sólo bajo ciertas circunstancias la infección es lo suficientemente grave como para producir lesiones y diarrea. La acción de los virus suelen actuar como factores primarios que permiten la acción de infecciones bacterianas secundarias. Los virus causan destrucción y atrofia de las células intestinales, provocando disfunción intestinal y mala absorción (15,72)

Dentro de los procesos vírales a resaltar tenemos el Ectima contagioso enfermedad viral de la piel y mucosas, zoonosis de origen profesional producido por el virus Poxviridae del género Parapoxvirus y la lengua azul producido por un Reoviridae del género Orbivirus los cuales se caracterizan por afectar la mucosa de los animales. La morbilidad y la letalidad son muy variables porque dependen de cada brote y varían entre un 10-80%. En él caso del Ectima la letalidad es alrededor del 1% pero los animales que padecen la enfermedad pueden quedar inmunes durante 2 años (15, 69,76)

2.2.3- Enfermedades Parasitarias

Las enfermedades parasitarias se encuentran entre las causas más frecuentes e importantes que ocasionan una ineficiencia biológica y económica en los sistemas pecuarios del país, disminuyendo la producción de los animales y trayendo como consecuencia bajas utilidades al producto. Es de suma importancia para el desarrollo económico de la ganadería, el conocimiento de los problemas originados por las parasitosis gastrointestinales de los rumiantes, las cuales provocan trastornos digestivos que interfieren en la nutrición y desarrollo normal del individuo, favoreciendo la presencia de enfermedades secundarias (77)

Dentro de los principales problemas que enfrenta la ganadería ovina en Cuba se encuentran las estrongylosis gastrointestinales (62,78). Este parasitismo gastrointestinal es producido por nemátodos pertenecientes a diferentes géneros los que son capaces de ocasionar grandes daños y trastornos que repercuten en él buen desarrollo del animal, produciendo por lo general alteraciones crónicas que se traducen en disminución de la ganancia de peso, en la producción láctea y en él aprovechamiento del forraje disponible(19,79)

Diferentes autores como Vázquez, Navarro y Rodríguez (79,80) plantean que en Cuba existe un clima subtropical que favorece a que durante todo él año, circulen agentes parasitarios, causantes de enfermedades, sobre todo aquellos que ocasionan las parasitosis gastroentéricas, que constituyen un grave problema de salud en las explotaciones, provocando reducción de los niveles de producción y productividad como consecuencia a las altas morbilidades y mortalidades que se producen.

Los helmintos gastrointestinales afectan en forma negativa la producción ovina, provocando la muerte de animales, perjudicando el crecimiento y causando pérdidas de peso por la alteración en la composición tisular así como la reducción en la eficiencia de los animales. Estos efectos, dependientes o no del sitio de acción del parásito, están estrechamente relacionados con la intensidad de la infección (tamaño de la carga parasitaria) y el régimen alimenticio al que se encuentra sometido el rebaño. Existen sobradas evidencias de que los animales jóvenes o sometidos a un régimen nutricional pobre resultan más severamente afectados que animales adultos o jóvenes bien alimentados, aunque alberguen cargas parasitarias similares (80-83)

Habela et al(84) plantean que las infecciones Gastrointestinales son las más frecuentes en él ganado ovino, pues la totalidad de los rebaños explotados sufren estas alteraciones, concentrándose las mayores cargas parasitarias en unos pocos individuos de la población hospedadora.

Numerosas especies de parásitos causan gastritis y enteritis en las ovejas. Los más importantes son; Haemonchus contortus, Ostertagia cincumcinta y trifurcata, Trichostrongylus axei, Nematodirus bunostomun, Trigonocephalum, Oesophagostomun radiatum, Copperia curticei, ,Strongyloides papillosus, Trichuris ovis, Moniezia expansa, Paraphystom localizándose en abomaso, intestino, ciego, colon e hígado(19,63,77,83-87) (Fig. 2).

Monografias.com

Fig. 2. Localización de los parásitos más frecuente en los ovinos.

El Haemonchus es el parásito más virulento de los pequeños rumiantes, por sus hábitos hematófagos se convierte en uno de los que tienen mayor grado de afectación ocasionando la muerte por anemia aguda, muchas veces sin sintomatología, le siguen el Trichostrongylus y Nematodirus los que provocan atrofia de las vellosidades intestinales, impidiendo la absorción del calcio y el fósforo, presentándose hipocalcemia e hiperfosfatemia, efectos que se notan sobre el crecimiento y la fragilidad de los huesos, trayendo consigo la presentación de raquitismo y la tendencia a las fracturas; así como diarrea por mala absorción.

También hay que reconocer el papel especial del Oesophagostomum (gusano nodular) que ocasiona la formación de pequeños abultamientos en la pared intestinal, obligando al decomiso de esta víscera (88,89)

La coccidiosis es un proceso patológico producido por especies del género Eimeria, parásitos que son específicos para el hospedador existiendo al menos 11 especies reconocidas que parasitan al ganado ovino y caprino, las cuales afectan al 100 % de las crías y las ovejas de hasta un año de edad y en el 50% de las ovejas viejas. Los periodos de incubación suelen ser de 14 y 20 días respectivamente. La gravedad de la enfermedad está condicionada por la carga parasitaria y por la capacidad patogénica de los coccidios que participan en el proceso (15, 19, 62, 88,90-92)

Cuellar, Caparros plantean que para la presentación de la coccidiosis se requiere de tres factores determinantes:

a) Humedad relativa elevada: Se necesita alrededor de un 75% de humedad relativa micro ambiental que favorezca la maduración y supervivencia del protozoario en el ambiente.

b) Presencia de fases infectantes del protozoario (quistes maduros): El parásito es eliminado al exterior por medio del excremento de los animales; por lo tanto, cuando hay una excesiva acumulación de materia fecal, se favorece la contaminación de alimentos y agua, con la consecuente presentación de la enfermedad.

c) La Coccidiosis se da en los corderos desde la lactancia al destete: La razón de que solo en los animales jóvenes se presenta la Coccidiosis obedece a la respuesta inmune sobre la presencia del parásito, la cual es bastante sólida en animales mayores.

La incidencia de coccideas se ve favorecida por el encierro nocturno , pues el mismo permite que los animales encerrados por la tarde y la noche en los corrales, se favorezcan con el hacinamiento y la alta humedad, provocando que se acumule gran cantidad de material fecal y se mezclen animales de diversas edades , favoreciendo que los animales adultos contaminen el ambiente de los más jóvenes (93,94)

Ciclo biológico

Diversos autores como Leupolz 2000, Devon 2007, Cuellar 2002, entre otros plantean que los parásitos que viven en el tracto digestivo de algunos animales depositan los huevos en su interior, los que luego son expulsados por medio del estiércol. De ellos salen larvas que con suficiente calor y humedad 22-25º C y 60-70%, oxigenación y luminosidad se desarrollan hasta llegar a ser larvas que eclosiona, la cual bajo las mismas condiciones experimentará dos mudas (L-I y L-II), para alcanzar finalmente el estadio de L-III que será infestante para él ganado por medio del consumo del forraje fibroso, llegando hasta el animal que los hospeda, maduran hasta llegar a ser parásitos sexualmente maduros. Estos últimos comienzan a reproducirse aproximadamente a los 21 días post-infestación. Esta duración puede verse modificada según la respuesta inmunitaria del hospedador (19, 95,96)

Los efectos de los parásitos sobre la salud de los individuos de algunos rebaños dependerá de la edad del individuo, el grado de inmunidad que se haya producido, el estado nutricional que presente y de la salud del individuo (63)

La respuesta inmune contra los helmintos es transitoria y poco eficaz y se desarrolla a medida que los animales están en contacto con los parásitos y desarrollan defensas, por consiguiente el contacto con los parásitos es importante a temprana edad, para que la inmunidad se vaya desarrollando paulatinamente (89)

Una oveja saludable y bien alimentada puede enfrentarse a los efectos dañinos de los parásitos, mediante la formación de mecanismos de resistencia contra ellos. En las crías, a partir de los 10 meses de vida, han desarrollado una inmunidad resistente, pero en animales viejos y débiles ésta puede ser menor, esta inmunidad va a impedir él establecimiento de nuevos parásitos y tiene como efecto que una parte de los parásitos existentes sean expulsados, impidiendo que haya un exceso de parásitos en las ovejas(19)

Los mecanismos por los cuales se presentan estas infecciones parasitarias son debidos a los daños que los parásitos ocasionan en los tejidos intestinales, pulmonares, hepáticos y otros órganos, estos daños se deben a los diferentes efectos que son capaces de producir estos gusanos como son: efecto obstructivo, efecto irritativo, efecto exfoliatriz, efecto tóxico y efecto inmunosupresor (85)

Los animales con los mayores niveles de infección parasitaria presentan una gran importancia epidemiológica por constituir contaminadores ambientales, y por consiguiente, su tratamiento selectivo permite la remoción de un elevado porciento de parásitos del sistema y una drástica disminución de la contaminación de los potreros (79)

Principales síntomas de los procesos digestivos

Clínica de los animales

Como consecuencia de la invasión pueden aparecer: mucosas pálidas, anemias, debilidad, pelo erizado y sin brillo, abdomen abultado, enflaquecimiento, diarrea, desnutrición, trastornos digestivos, disminución de peso, muertes. Los signos clínicos del parasitismo gastrointestinal guardan estrecha relación con su efecto sobre la nutrición: pérdida del apetito, edema submandibular, crecimiento retardado y poca ganancia de peso, pelaje áspero, anemia y diarrea (89)

Gracia y colaboradores plantean que la edad a la que los lactantes se ven afectados por vez primera por diarrea, es un indicador de la posible causa, producto de que la diarrea que aparece al primer o segundo día de nacimiento probablemente esta relacionada con la Eschericha coli o por el Clostridium perfringens B y C, mientras la Coccidiosis surge a partir de los 15-30 días de edad, así como las infecciones por Criptosporidio se presentan en los animales de menos de 1 mes (62) (Tabla 4).

Los casos individuales suelen ser muy graves cursando con fiebre, abortos, diarrea y alta mortalidad en los rebaños afectados (21, 36,69). Hay que tener en cuenta que en ciertas ocasiones los signos clínicos de las nematodiasis gastroenterica varían según la especie de nematodos presentes en la infestación y el estado nutricional del animal.,estos pueden ser inaparentes, desapercibidos, como se refleja en esta especie de manera subclínica, llegando a manifestarse el grado de infestación cuando los animales tienen fuerte parasitismo que los conduce al decaimiento o la muerte(37,97)

La presencia de nematodos en el aparato gastrointestinal de los ovinos hace que se alteren las funciones de digestión y absorción de nutrientes, lo que se traduce en un cuadro de desnutrición de gravedad variable, que incluso puede terminar con la vida del animal parasitado. Este hecho es mucho más crítico en los animales jóvenes dado que al estar en crecimiento, sus requerimientos nutricionales son mayores (98,99)

Tabla 4. Edades más probables en las que aparecen las diarreas producidas por los diferentes patógenos en Ovino y Caprino.

Monografias.com

Dentro de las lesiones patológicas aparecen enteritis, gastritis, hemorragias, ulceras, obstrucciones intestinales, nódulos parasitarios en el caso de parasitosis, las larvas en su migración pueden causar daño a otros órganos como los pulmones, hígado, bazo así como a glándulas.

Tratamiento

Diversos autores (84,100) plantearon que desde los años sesenta comenzaron a comercializarse los primeros antihelmínticos con eficacia (imidazotiazoles) hasta la actualidad (endectocidas). Actualmente contamos con un auténtico arsenal de antihelmínticos válidos para controlar estas parasitosis, antes de proceder a la prescripción de un tratamiento antihelmíntico recomendamos realizar análisis coprológicos con el fin de determinar especies implicadas y en la medida de lo posible tratar de conocer, aunque fuera aproximado, la carga parasitaria media soportada por el rebaño. El diagnóstico mediante el recuento de huevos en las heces, no es bastante exacto, ni refleja muchas veces su relación con el estado clínico y fisiológico del animal, por lo que es muy importante mediante una prueba parasitológica especifica, determinar cuáles son los géneros de parásitos involucrados en un caso clínico, ya que no todos los nematodos causantes de la Gastroenteritis Parasitaria, son igualmente patógenos (89)

Los antihelmínticos más usados en el ganado ovino son los siguientes: Imidazotiazoles: Levamisol y Tetramisol. Poseen buena actividad frente a las formas adultas y en menor medida frente a las larvarias. Son también eficaces para combatir las bronconeumonías verminosas (82) Los bencimidazoles son antiparasitarios de amplio espectro, con efectos cestódicos, nematocidas, larvicidas y ovicidas. Son uno de los compuestos químicos de mayor uso y eficacia para el tratamiento de enfermedades endoparasitarias en la mayoría de animales domésticos. El mecanismo de acción de estos compuestos se basa en su conjugación con la tubulina parasitaria lo que acaba interfiriendo en la absorción de alimentos por parte del parasito. Los bencimidazoles con sustituciones en posición 5, es decir, Albendazol, Febendazol y Oxfendazol poseen la mayor potencia antihelmíntica (101)

Conclusiones

De forma general el ovino es una especie muy resistente a enfermedades y si no se tienen en cuenta en su crianza todos los requerimientos ambientales, de manejo, alimentarios y programas preventivos de salud, podrían incrementarse los índices de morbilidad y mortalidad en las crías intensiva.

Los problemas respiratorios son una enfermedad multifactorial, ya que normalmente no podemos hablar de una sola causa o un solo patógeno. Además, existen grandes variaciones en los síntomas clínicos producidos por un mismo patógeno, en la edad de aparición de los primeros síntomas, debidos fundamentalmente a las diferencias en el estado inmunitario de los animales y al manejo de las explotaciones, y podemos encontrar patógenos normalmente asociados con adultos en animales jóvenes y a la inversa

La parasitosis gastrointestinal por nemátodos es la causa de los problemas digestivos más importante reportada en la producción ovina, donde tiene una fuerte influencia los factores climáticos (temperaturas y humedades) que favorecen el desarrollo y proliferación de los parásitos, afectándose la producciones al disminuir las ganancias en peso, la producción láctea y el aprovechamiento del forraje disponible

Referencias bibliográficas

  • 1. Figueredo BL, Iser del Toro M. Los ovinos. Una producción de bajos insumos. http//www.veterinaria.org /revista/redvet. Revista Electrónica Veterinaria REDVET. 2005;VI.

  • 2. Guevara, G. V., Yera, O. H, Guevara, R., and Oliva, A. P. Movimiento de los Rebaños Ovinos dentro de Empresas Vacunas de Leche Y Ceba. Revista producción Animal volumen 2. Hptt/ www reduc. edu. cu. 2002.

  • 3. Federico, E. C., Martinez, C. H., and Amezquita, J. E. La Cadena de ovinos y caprinos en Colombia . www.agrocadenas.gov.co cosulta marzo 2008 . 2006.

  • 4. Pérez, C, Diez, M, and García, P. Introducción a la experimentación y protección animal.[en línea] Abril 2000.Disponible en: [Consulta: Diciembre 2001]. http://www.labanimal.com/. 2000.

  • 5. Pérez, P. L., Gómez, R. D, Padrón, C F, Martínez, O., Noda, J. L, Alvarez, L E, and Bacallao, R. L. La producción Ovina del Cenpalab Memorias del V congreso Iberoamericano de Razas Autóctonas y Criollas. I taller Nacional de Ovinos de Pelo. 2000.

  • 6. CENPALAB. Guía para el Cuidado, uso y reproducción de animales de laboratorio. La Habana. and CUBA. 2000.

  • 7. LABA/LASA. Guidelines for the care of laboratory animals in transit. Laboratory Animal Breeders Association of Great Britain Limited and Laboratory Animal Science Association. Laboratory Animals . 1992 ed. Washington, D.C .Council.: 1992.

  • 8. Pérez, P. L., Castillo, R. R., Alvarez, E., and Sosa, T. I. Manual de Procedimiento Operacionales de Trabajo de la Producción de Ovinos de laboratorio del CENPALAB. CENPALAB. [ Primera Edición.]. 2002.

  • 9. CCAC. Guide to the Care and Use of Experimental Animals.Canadian Council on Animal Care. 2nd ed ed. Ontario, Canada: 1993.

  • 10. Sosa IM. Epizootiología de una colonia de producción de conejos. Tesina de Diplomado de Epizootiología. [ Facultad de medicina Veterinaria, Universidad Agraria de la Habana, 2001.

  • 11. Berrios EP, Gonzáles RC, Enciso GJ, Santibáñez ZM. Aislamiento del Virus de la Parainfluencia 3 en ovinos con neumonías. Comunicación Preliminar. Revista Avances en Medicina Veterinaria. 2004;6.

  • 12. Boffil P, Ramírez W, Martínez A. Manual de enfermedades infecciosas. 1980.

  • 13. Cardenosa, R. E. and Fernández, R. E. Bronconeumonía Verminosa del Ovino y del Caprino. Ciencias Veterinarias. 2003.

  • 14. Martínez, J. Parásitos y su Control en el ganado caprino. Memorias 1er ciclo de conferencias "La producción caprina en Nuevo León GD. Guadalupe, N.L. www enog.com. mx /noticias. 2005.

  • 15. Méndez A, Maldonado E, Riuz-Villamor I et al. Patología de los pequeños rumiantes en imágenes (I). Enfermedades neonatales. 2002.

  • 16. Navarro RE. Estudios epizootiológicos de una colonia de producción canina utilizando la evaluación de riesgo y las series cronológicas. Tesis de Grado. Facultad de Medicina Veterinaria. UNAH. [ 2002.

  • 17. Aveleira J. Productividad carne de ovinos en desarrollo alimentados en RCA y RCL estabulación en periodo seco. [Producción Animal. Bayamo ISCAB., 1987.

  • 18. Ezcurra FL, Callejas OA. Produccion de ganado ovino en la América tropical y el Caribe. Revista del Centro de informacion y documentacion agropecuaria (CIDA). 1989;2.

  • 19. Leupolz W. Manual de crianza y explotación de ovejas de pelos en los trópicos. Octubre ed. Managua, Nicaragua: 2000.

  • 20. Rojas O, Bores R, Murguía M, Ortega L. Producción de Ovinos de Pelo en el trópico. Mérida,Yucatán, México: 2000.

  • 21. Perea A, Arenas A, Maldonado A et al. Patología de los pequeños rumiantes en imágenes (II). Enfermedades de los adultos, enfermedades infecciosas. 2002.

  • 22. Chamizo PEG. Patología orgánica y enfermedades de los animales domésticos. In: Ed.Félix Valera.La Habana, ed. 1997:87.

  • 23. Santiago de Gea, G. and Trolliet, J. C. Salud Animal. www.produccion-animal.com.ar . 2001.

  • 24. Nava LJ, Oliva H, Cuellar H. Mortalidad de los Ovinos de Pelo en tres Épocas climáticas en un Rebaño comercial en la Chontalpa, Tabasco, México. Universidad y Ciencia. 2006; 22:119-129.

  • 25.  Odeón AC. Guía para el diagnostico de las Enfermedades Respiratorias de los bovinos. Revista del Instituto Nacional de tecnología Agropecuaria ( INTA). 2003.

  • 26. Ramírez, N. R. Análisis de factores desencadenante de Neumonía. ENEP Cuautithan UNAM Cuautithan Edo Mexico. Memória 1er Curso Latinoamericano de Enfermedades de los Cerdos . 1978.

  • 27. Trigo FJ. Complejo Respiratorio Infeccioso Ovino Caprino. Rev Ciencias Veterinarias. 1987;4.

  • 28. Turkson PK. Lamb and Kid Mortality in Village Flocks in the Coastal Savanna Zone of Ghana. Tropical Animal Health and Production. 2003;35:477-490.

  • 29. Miranda, A. O., Suarez, D. O., and For M, C. B. Patologias prevalentes en una majada ovina de la pampa (catorce años de casuistica). Revista Veterinaria vol XIX no 183 .Mayo . 2002.

  • 30. Alegre, B. N, Cesa, A., and Clifton, G. Mortalidad Perinatal en Corderos. Revista de Producción IDIA XXI , 63-66. 2009.

  • 31. Tron, J. L. Fortalecimiento del Sistema Producto Ovinos. Tecnologias para ovinocultores. http.www.asmexcriadoresdeovinos.org. 2009.

  • 32. Giraudo, A. J. Sanidad en sistema de Invernada para Exportación 8va Jornada El Negocio de la Carne http//www.producción-animal.com.ar. 2004.

  • 33. González, C. G. Enfermedades de las Cabras. www.jcyl.es/. 2008.

  • 34. Quiroz, M. A. Neumonia en Becerras . Ptt// www.Fmvz.Unam.mx/ bovinotecnia/BTRCllLiG0010.pdf. 2000.

  • 35. Acha, P. and Szyfres, B. Zoonosis y enfermedades transmisibles comunes al hombre y los animales. 1986. Organización Mundial de la Salud.

  • 36. Bofill P, Rivas A, Ramírez W et al. Manual de enfermedades infecciosas. 1 ed. La Habana: 1988.

  • 37. Vázquez, P. Agentes etiológicos y ciclo de vida de los nematodos gasrointestinales. En 1er curso internacional " Nuevas perspectivas en el diagnóstico y control de nemátodos gastrointestinales en pequeños rumiantes ". Universidad Autonoma de Yucatan.Facultad de Medicina Veterinaria y zootecnia. 1-5. 2000. Merida, Yucatan, Mexico.

  • 38. Gracia , E., Fernández, B. A., Moreno, B., Chacón, G., Albizu, I., and Boselga, R. Toma de muestra en Respiratorio. Exopol Autovacunas y diagnósticos. hppt/www exopol.com/general/Circulares/313.pdf . 2008.

  • 39. Diéguez, J., Sanjuán, M. L, and Yus, E. Infecciones respiratorias bovinas: Etiología, epidemiología y cuadro clínico. Revista Vet -Uy htpp //www.exopol.com. 6-4-2003.

  • 40. González, R. C. Enfermedades respiratorias en medicina veterinaria. Revista Tecnovet, Año 3 ,Marzo http// www tecnovet.uchile . 1997.

  • 41. López, M. A. Patología del Sistema Respiratoria. http// www upei.ca/people/lopez. 1-33. 2004.

  • 42. Pijoan, A. C. Infecciones Mixtas del aparato respiratorio. 1978.

  • 43. Beer J. Enfermedades infecciosas de los animales domesticos. In: Acribia.Zaragosa tomo I y II, ed. 1983:86-9.

  • 44. Diéguez JC, Sanjuán H-PML, Respaldiza E. Infecciones respiratorias bovinas y ovinas: Etiología, epidemiología y cuadro clínico. VET- UY Agro. 2003.

  • 45. Chacón, S. T. and Naranjo, F. P. Resultados de plan de control y erradicación de Maedi Visna en la región de Aysen. Años 2001-2004. Boletín Veterinario Oficial No.1, 1-2. 2004.

  • 46. Morales, Á. F. Pasteurelosis Neumónica en Bovino http// wwwujat.mx/publicaciones /uciencia. 2008.

  • 47. OIE. Capítulo 2.4.6.- Pleuroneumonía caprina contagiosa. Manual de la OIE sobre animales terrestres. 2004.

  • 48. Gracia, C. E., Villa, A., Fernandez, A., Albizu, I., and Boselga, R. Diagnostico de Border Diseases: Necesidad de Plan de de Control. Publicado en SEOC. 2000.

  • 49. Merchant IA, Packer RA. Bacteriología y Virología Veterinaria. 1978.

  • 50. Lugo, S. Bordetella bronchiseptica en animales de laboratorio. http://www.monografias.com/trabajos44/bordetella-laboratorio/ bordetella-laboratorio.html . 2008.

  • 51. Blanco FJ, Trigo FT, Jaramillo ML, Tapia P. Serotipos de Pasteurella multocida y Pasteurella haemolytca aislados a partir de pulmones con lesiones inflamatorias en ovinos y caprinos. Rev Mex. 1993;24:107-112.

  • 52. Medrano, G. G, Hung, A. Ch, Alvarado, A. S, and Li E, O. Evaluación de una vacuna contra Corynebacterium pseudotuberculosis en Ratones Albinos. Revistainvestigaciones veterinarias del Perú Volumen 14n.1Limaene./jun.2003. 2003.

  • 53. Pfizer Salud Animal. Enfermedad Respiratoria Ovina (Neumonía). www.Pfizer.SaludAnimal.com . 2010.

  • 54. Rosario, R. A. Biología y patogénesis del retrovirus no oncogénico (lentivirus) en ovinos (Neumonía Intersticial Linfoide, Neumonía Progresiva Crónica, Enfermedad del Maedi/Visna). REVISTA INVESTIGACIONES PECUARIAS Vol.9 Nº 1. Enero - Julio 1998, 1-19. 1998.

  • 55. Engels M, Ackermann M. Pathogenesis of ruminant herpesvirus infections. Vet Microbiol. 1996;53:3-15.

  • 56. Silva, A. M., Weiblen, R., Irigoyen, L. F., Roehe, P, Sur, H. J, Osorio, F. A, and Flores, E. F. Experimental infection of sheep with bovine herpesvirus type-5 (BHV-5). Vet.Microbiol. 66, 89-99. 1999.

  • 57. Garcia-Baluarte, A, Norales, G, Soto, V. R, and Pino, L. A. Efecto de la edad de crías ovinas Pelibuey en pastoreo continúo sobre la infestación por estrongílidos gastrointestinales, ganancia de peso y mortalidad.Consultada abril 2009. http/www.uja/mx/Publicaciones/uciencia/ . 2007.

  • 58. Odeón AC, Spáht EJA, Paloma EJ et al. Seroprevalencia de la Diarrea Viral Bovina, Herpesvirus Bovino y Virus Sincicial Respiratorio en Argentina. Revista de Medicina Veterinaria. 2010;Vol. 82:216-220.

  • 59. Stott JL, Osburn BI, Bushnell R, Loomis EC, Squire KR. Epizootiological study of bluetongue virus infection in California livestock: an overview. Prog Clin Biol Res. 1985;178:571-582.

  • 60. Griffith JW, Brasky KM, Lang CM. Experimental pneumonia virus of mice infection of guineapigs spontaneously infected with Bordetella bronchiseptica. Laboratory Animals. 1997;31:52-57

  • 61. Borbolla, I. J. E., Gaxiola, C. S. M., Cabrera, V. J. A., and Rubio, R. M. A. Contribución al estudio de parásitos pulmonares y hepáticos de ovinos en Culiacán. Memorias XX Congreso Nacional de Buiatria, 556-557. 1996.

  • 62. Garcia, A., Soto, V. A, Gorrion, M., Torres, P., and Lourdes, C. Infestación parasitaria e indicadores hematoquimicos en reproductoras ovinas pelibuey. Rev.Prod.Animal 6 , 175-178. 1994.

  • 63. Lapage G. Parasitologia Veterinaria. In: Ediciones CECSA, ed. 1ra Edición ed. 1971.

  • 64. Martín, R. J. Veterinary Parasitology: Developments in immunology, epidemiology and control. Parasitology Today 16, 44-45. 2000.

  • 65. Brandenburg AC. Rinitis por Bordetella bronchiseptica en cerdos. Respuesta de los anticuerpos nasales y del suero a bacterinas de Bordetella bronchiseptica. Información Express Vet CIDA. 1979;14-16.

  • 66. Valerino FP, Rivas CA, Fernandez LA et al. Manual de enfermedades infectocontagiosas del ganado. In: Editorial Ciencia y Técnica., ed. La Habana: 1969.

  • 67. Vidal del Rio, M. and Peillan, V. O. La pasteurelosis una Enfermedad oportunistas en constante Asecho. www.Monografía.com . 2006.

  • 68. Manaza, J. Manejo Sanitario y reproductivo de los ovino. VET-UY Veterinaria http//www Vet - UY.com/Vet-UY . 2002.

  • 69. Porta AL. La patología ovina en imágenes. In: Ediciones GEA Barcelona, ed. Primera edición Española ed. 1974.

  • 70. Rodríguez-Vivas, R. I., Cob-Galera, L., and Domínguez-Alpizar, J. L. Frecuencia de parásitos gastrointestinales en animalesdomésticos diagnosticados en Yucatán, México. Rev Biomed 2001 12, 19-25. 2009.

  • 71. Yamasaki, M. A. Bacterias de interés veterinarios. http : www.monografias.com . 2008.

  • 72. Odeón, A. C. Diarrea neonatal de los terneros. Etiopatogenia, tratamiento y control. Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria. Consultado abril 2009. hppt//www.inta.gov.ar /balcarce. 2001.

  • 73. Blanco, F. J, Blanco, M, Blanco, J. M, Mora, A., Alonso, M. P, González, E. A, and Bernárdez, H. MI. Escherichia coli patógenos para seres humanos y animales. hptt/www.lugo.usc.es/ecoli/index . 2007.

  • 74. Sainero, F. J. M. Las Enterótoxemia y otras clostridiosis en el ganado ovino. Revista de Medicina Veterinaria VET-YU.http/ www .vet-uy .com.Consultado.Enero 2010 . 2010.

  • 75. Uzal, F. A. Enfermedades Clostridiales de los Rumiantes. http/ www.santaelena.com.uy . 2010.

  • 76. De la Cruz, M, Ramírez, Y, Rodríguez, Y, Ramírez, B., and Cos, Y. Aspectos de la etiolpatogenia y clinica del Ectima Contagioso en Ovino, caprino y humano. www.produccion-animal.com.ar . 2009.

  • 77. Cuéllar, A. Parásitos del aparato gastrointestinal. www.cuencarural.com. Consultado 12 de Diciembre. 2009.

  • 78. Arece, J., Rojas, F, González, E., and Cáceres, O. Eficacia del LABIOMEC en el parasitismo en ovinos, terneros y equinos. Rev.Pastos y Forrajes 25, 223-229. 2002.

  • 79. Vázquez, Y., Morales, G., Pino, A., and Combellas, J. Cronología de la emisión de huevos de estrongilos digestivos en ovinos infectados en condiciones naturales. Zootecnia Tropical Vol 19 No 3 2001, 279-287. 2001.

  • 80. Pérez J. Aproximación al concepto de fenotipo ovino resistente a gastroenteritis parasitarias producidas por estrongilados en la raza Churra. [ Universidad de León, 2003.

  • 81. Morteo, G. R., González, G. R, Torres, H. G, Nuncio, O. G, Becerril, CM, Gallegos, S. J, and Aranda, I. E. Efecto de la variación fenotípica en la resistencia de corderos Pelibuey a la infestación con nematodos gastrointestinales. AGROCIENCIA VOLUMEN . 38[4], 395-404. 2009.

  • 82. Rimbaud, E, Zúniga, P, Doña, M, Pineda, N, Luna, L, Rivera, G, Molina, L, Gutiérrez, J, and Vanegas, J. Primer diagnóstico de resistencia a levamisol y lactosas macrocíclicas en nemátodos gastrointestinales parásitos de ovinos en Nicaragua. Revista Electrónica de Veterinaria REDVET.http://www.veterinaria.org/revistas/redvet VI[No 5]. 2009.

  • 83. Romero , J. R. and Boero, C. A. Epidemiología de la Gastroenteritis Verminosa de los Ovinos en las Regiones Templadas y Cálidas de argentinas. Revista Analecta Veterinaria 21 1 , 21-37. 2001.

  • 84.  Habela, M., Sevilla, R. G., Corchero, E., Fruto, J. M., and Peña, J. Nematodosis gastrointestinales en Ovino. http// www.exopol.com . 2002

  • 85. Espaine LLR, Demedios J. : Manual de Parasitología y enfermedades parasitológicas. In: Edit.Pueblo y educación., La Habana, tomo II, eds. 1987.

  • 86. Perón MN. Manual del Ovino Pelibuey. 1 ed. 2009.

  • 87. Arece J. Taxonomia y comportamieno epizootiologico de los estrongilidos gastrointestinales en ovinos en matanzas.Tesis en opción al grado cientifico de Doctor en Ciencias Veterinarias.Ministerio de Educación Superior. [ La Habana., 2005.

  • 88. Garcia, R. C. Bases epidemiológicas para el control de las nematodiosis gastrointestinales caprina. Consultados Febrero 2009. http: www.Racve.es/actividades. 2000.

  • 89. Villar E, C. Efectos del parasitismo gastrointestinal sobre la nutrición en vacunos . www.Ergomix.com.Consultada Junio 2009. 23-11-2007.

  • 90.  Drugueri, L. Coccidiosis Ovina. htpp www.cuencarural.com.Consultado Enero 2009 . 2005.

  • 91. García de Jalón, J. A. Diarreas en corderos y cabritos. .hptt// wwwcuencarural.com /Argentina . 2005.

  • 92. Tarazana, V. JM. La lucha contra las helmintosis ovina en España pasado y presente. http: www.Racve.es/actividades.Consultados Febrero 2009 . 1995.

  • 93. Caparros, J. A, Hugo, B. V, and Lapeña, J. A. Manejo sanitario del hato caprino. www.engormix.com . 13-12-2008.

  • 94. Cuéllar, O. J. A. La nematodiasis gastrointestinal ovina, una enfermedad que causa Retraso en el crecimiento y mortandad. Tecnologías para Ovinocultores.Serie: SANIDAD. 245-248. 2009.

  • 95. Cuéllar, A. La resistencia a los antihelmínticos un problema emergente. Memorias X Reunión del CONASA. México, D.F. 2002.

  • 96. Devón R. Infestación parasitaria en una Colonia de Ovinos de laboratorio. Tesis en opción al Título de Medicina veterinaria. [ Facultad de Medicina Veterinaria, UNAH, 2007.

  • 97. Mendoza de Gives. Diagnostico de las parasitosis gastrointestinales en pequeños rumiantes. Primer Curso internacional FMVZ- Universidad de Yucatan ed. Mexico: 2000.

  • 98.  Cuéllar, A. Cestodosis intestinal. Curso de educación continúa Enfermedades de los pequeños rumiantes del trópico. Editado por: F.Torres A., A. Ortega P. A. Aguilar C. 2006. Universidad Autónoma de Yucatán.

  • 99. García, A. A. and Gómez, D. E. Síndrome de la oveja flaca. Memorias Séptimo Curso Bases de la Cría Ovina. 2002. Toluca, México.

  • 100. Silvestre, R. Productos farmaceuticos veterinarios. Editorial Universitaria. 1987. Maracay. Venezuela.

  • 101. Ysamat, J. Oxfendazol frente a otros bencimidazoles en toxicidad, embriotoxicidad y teratogenicas. Eficacia frente a parasitosis pulmonares. WWW.exopol .com /index.Consultado en Junio 2009. 2007.

 

 

Autor:

Dra. Rodríguez Bacallao Liliam

Dra.C. Sosa Teste Iliana

MSc. Hernández Roca Amarilis

Tec. Martínez Díaz Oscar

Centro. CENPALAB

Partes: 1, 2


 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Agricultura y Ganaderia

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.