Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     
 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Manual del Supervisor del Policía Escolar (página 2)

Enviado por Enrique Ojeda



Partes: 1, 2

El Supervisor en la Organización

No hay la menor duda que el Supervisor, en cualquier nivel de la Cadena de Mando, es la base de la estructura de la organización, su posición es clave y por ende será el responsable de la buena o mala imagen que de ella tengan las comunidades organizadas de la Institución policial u organización administrativa. Referí anteriormente que Supervisión son todas aquellas aptitudes que ponen en movimiento un equipo de trabajo especial. También podemos señalar que la Supervisión consiste en poner en práctica iniciativas extraídas de la experiencia para conseguir que el subordinado trabaje bajo nuestro control o dependencia y efectué las tareas asignadas, apropiadamente. Reforzaremos entonces que la Supervisión consiste en Planificar, dirigir, Coordinar y Controlar las tareas asignadas. Entonces, todo este cúmulo de experiencia y conjunto de técnicas aplicadas por el Supervisor, nos indica cuan difícil es la selección de nuestros supervisores y las variables que nos permitan concatenar Valores Éticos, Sentido de Pertenencia y Experiencia que facilite el perfil idóneo según las necesidades y prioridades de la Institución u Organización.

La Conducta del Supervisor

Dentro del campo de la Supervisión, existen diferentes tipos de Supervisores, cada uno de ellos se proyectará según su propia personalidad y formación. Físicamente, los Supervisores carecen de características especiales. Pueden ser altos o bajos, gordos o delgados, rubios o morenos etc. No obstante, existen otras características que juegan un papel determinante en la conducta de los Supervisores y estas, sumadas a sus cualidades individuales, permiten clasificarlos y agruparlos en cuatro clases:

  • a) EL TIPO SUBORDINADO: Es un hombre que se preocupa primordialmente por su propia seguridad. Está férreamente apegado a las normas y jamás toma una decisión por propia iniciativa. La comunicación con sus subalternos es impersonal y poco frecuente. Es poco comunicativo y su actitud contribuye a que sus subordinados se vuelvan apáticos.

  • b) EL TIPO EGOISTA: Busca la autoridad y el poder fundamentalmente para sí mismo. Es radicalmente exigente practicando sólo la comunicación ascendente, interesándolo que el trabajo se realice, sin importarle la actitud del personal. Ejerce porfiadamente su autoridad, y sus subordinados no le tienen afecto en virtud al ambiente de antagonismo.

  • c) EL TIPO DIPLOMATICO: Su relación es uniforme tanto con los superiores como con los subalternos, tratándolos con habilidad y tacto. Busca su propia ventaja personal, a pesar de la estrecha relación con el entorno, lo hace en forma muy superficial. El ambiente reinante es de competencia y los subordinados se dirigen a sus propias metas, prestando poca cooperación al grupo.

  • d) EL TIPO ORGANIZADO: Su meta es formar un equipo perfecto de trabajo; su principal preocupación, la buena marcha de las actividades. Procura que se reconozca su propia labor y la del grupo. Sus relaciones de trabajo son un continuo flujo de información ascendente y descendente que sirven de guía y comunicación sincera entre ambas partes, con unificación de objetivos y un ambiente de trabajo compacto. Este último es el tipo ideal de Supervisor.

Perfil del Supervisor

El Supervisor que requerimos, será aquel que sea capaz de Planificar objetivos que le permita llegar a feliz término a la meta preestablecida. Dominar el arte de persuadir y Dirigir hombres y mujeres a través de órdenes apropiadas que puedan ser acatadas por quienes están obligados cumplirlas. Ser abierto al intercambio de criterios con el resto de componentes de la Institución u Organización que le permita Coordinar dentro del mayor equilibrio, todas las funciones relacionadas con la supervisión. Debe además, manejarse dentro de un Sistema de Control que conlleve a una inspección objetiva de las actividades que realizan sus subalternos de acuerdo con las siguientes normas:

  • Debe fijar patrones Standard para cada actividad a realizar que le facilite un término de comparación entre lo que quiere hacer y lo que se hace. Dicho patrón debe ser expresado en cantidad de trabajo, calidad, tiempo empleado en hacerlo y costo, (horas hombre). Los patrones deben, evidentemente, ser justos. No pueden ser cuestión de capricho del Supervisor.

  • Fijados los patrones para el trabajo, deben ser utilizados. Indicarle al trabajador o trabajadora lo que se espera de él o ella. La implantación de dichos patrones permiten al Supervisor reconocer donde se está fallando y donde se necesita más entrenamiento u orientación.

Analizado los puntos antes descritos, concluimos que el perfil idóneo de nuestro Supervisor es aquel que sea capaz de:

  • Detectar a la mayor brevedad en el personal que supervisa dos actitudes opuestas: La cooperación y la falta de ella.

  • Formar un equipo perfecto de trabajo; su principal preocupación, la buena marcha de las actividades asignadas.

  • Lograr que se le reconozca su labor y la del grupo.

  • Lograr que sus relaciones de trabajo sean un continuo flujo de información ascendente y descendente que sirven de guía y comunicación sincera entre ambas partes.

  • Conocer la capacidad individual de sus subalternos para ajustarla a objeto de armonizar un conjunto homogéneo.

  • Preparar la integración del grupo, despertando en ellos la conciencia de equipo y una mentalidad de cohesión que les permita percibir lo importante que son uno del otro en su conjunto.

  • Consolidar criterios y unificar objetivos en su equipo de trabajo creando un ambiente de tolerancia y aceptación real.

  • Conseguir afianzar en sus subalternos la idea de cooperación, espíritu de cuerpo y sentido de pertenencia

  • Institucional, erradicando el individualismo como guía para el logro del crecimiento personal dentro de la Institución.

El Supervisor y el espíritu de equipo

1.- Define claramente un objetivo para sus colaboradores.

2.- Manejarse dentro de una activa dinámica de grupo identificando sus debilidades y fortalezas con el entorno.

3.- Identificar a los hombres del equipo con los medios apropiados para el logro del objetivo.

4.- Dar ejemplo de honestidad y perseverancia en el logro del objetivo preestablecido.

5.- Reunir al personal y hacerles los elogios o las críticas que el trabajo en equipo haya merecido.

6.- Implantar estrategias o incentivo de motivación en respuesta a la excelencia del resultado obtenido en actuación individual o grupal.

Supervisión

Se denomina Supervisión todas aquellas aptitudes que ponen en movimiento un equipo de trabajo especial y van dirigidas a PLANIFICAR, DIRIGIR, COORDINAR y CONTROLAR una tarea determinada.

Razones de la Supervisión

  • a) Evita que la rutina se arraigue en el lugar de trabajo.

  • b) Promueve el perfeccionamiento profesional.

  • c) Garantiza la unificación y el desarrollo de la actividad encomendada.

  • d) Contribuye el mejoramiento de las condiciones del subalterno en el lugar de trabajo.

  • e) Contribuye en forma científica, al planeamiento integral de las operaciones policiales.

  • f) Estimula la renovación del adiestramiento en servicio.

  • g) Favorece la realización de los fines que se persigue.

Principios de la Supervisión

1.- La Supervisión debe ser proporcionada a todo el personal de supervisores.

2.- La Supervisión debe ser derivada y no impuesta.

3.- La Supervisión debe respetar las diferencias individuales.

4.- La Supervisión debe efectuarse más con acciones que con palabras.

5.- La Supervisión debe ser científica y democrática.

6.- La Supervisión debe ser cooperativa.

7.- La Supervisión debe ser continua y progresiva

8.- La Supervisión debe hacer uso de sus diferentes técnicas.

9.- La Supervisión debe evaluarse constantemente.

10- La Supervisión debe ser organizada y planificada previamente.

Planificación

Planificar es la clave del éxito: Es la fijación de objetivos y metas a lograr, a través de la acumulación de datos sobre un asunto determinado, ordenar esos datos y examinar los factores favorables y adversos, elaborar el proyecto, probar en frío su factibilidad y finalmente poner el Plan en ejecución.

Independientemente de la existencia de un Plan General para la realización de las operaciones policiales, cada Supervisor puede y debe proceder a planificar la parte del trabajo que le corresponda realizar, sólo que todos estos planes debidamente coordinados van ha constituir el Plan General.

Ventajas

Cuando el Supervisor planifica debidamente, obtiene las siguientes ventajas:

  • Facilita el trabajo a los responsables de realizar la tarea encomendada en virtud a que saben con antelación a donde se dirigen y cómo y cuándo llegar a la meta.

  • Permite mejorar las relaciones entre los integrantes, por cuanto cada quien conoce en forma general el o los objetivos y su lugar en medio de las distintas fases del trabajo.

  • a) Ayuda a cada participante en la ejecución de su parte con menos instrucciones, menos posibilidades de errar y mayor conciencia de su elaboración.

Fases de la Planificación

El Supervisor, deberá recordar que La Planificación está sujeta a la realización de un conjunto de procesos.

  • Formulación

  • Discusión y aprobación

  • Ejecución

  • Control y Valoración

El supervisor debe tener presente que todo plan al ser elaborado debe admitir cierta flexibilidad a fin de que al momento de ocurrir un imprevisto, puedan introducirse cambios sin que el objeto primordial del Plan quede afectado.

Dirigir

Dirigir es poner la organización en movimiento. Concluiremos que la supervisión es casi todo, porque dirigir supone planificar, organizar, coordinar, controlar y sobre todo saber manejar gente.

Coordinar

Coordinar es tener un plan seguro y tener la autoridad para dirigir, no obstante, esto no será suficiente si las órdenes o los detalles no están bien relacionados con los objetivos que se persiguen.

Controlar

Controlar no es otra cosa que "LA INSPECCION OBJETIVA DEL TRABAJO". No se trata de estar espiando lo que hace el subalterno y chequeándolo a cada momento. Será pues, una inspección que mediante normas dan resultado al objetivo que se ha perseguido.

Supervisión en operaciones de orden público

Introducción:

En una organización policial como la POLICIA DE CARACAS, la cual es una unidad subalterna del Instituto Autónomo de Seguridad Ciudadana y Transporte, ente descentralizado de la Alcaldía Bolivariana Libertador, se le dificulta por su condición de Dirección, definir su autonomía en el campo de la preservación del Orden Público y por ende conservar en el tiempo desde el punto de vista organizativo y estructural una de Cadena de Comando claramente definida, la cual se hace necesaria para que todos los escalones jerárquicos de la Institución policial, conozcan y practiquen las diferentes técnicas de supervisión que la experiencia nos ha dado, para así obtener y poder ofrecer a la colectividad del Municipio Bolivariano Libertador un excelente servicio que se caracterice por la eficiencia de cada uno de los miembros que integran la Institución.

Misión del Supervisor

Velar porque el personal a sus órdenes trabaje y coopere a efecto de que la parte de la Institución bajo su responsabilidad, cumpla con su cometido de manera eficiente con la menor pérdida de esfuerzo y tiempo.

Conocimientos Básicos:

1.- Es de vital importancia la orientación que deben tener los efectivos que le corresponda actuar en servicio para el control del orden público, motivo por el cual se les debe destacar la magnitud real de los hechos y la misión que cumplirán para que la actuación sea con pleno conocimiento de causa, y puedan ajustar su actuación dependiendo del carácter de las manifestaciones que se presenten.

2.- Es pertinente recordar que la complejidad de los servicios policiales: Ordinarios, Especiales y Extraordinarios, no permite precisar con antelación las numerosas y difíciles situaciones que puedan presentarse en el transcurso de la ejecución de los tipos de servicios señalados, menos aún y en aquellos donde se presentan alteraciones, casuales o inducidas, pero con características de Manifestaciones Callejeras; por tal motivo se señalan normas generales en cuanto:

  • a) A la instalación de los servicios.

  • b) Distribución del personal.

  • c) Actuación y empleo de los elementos necesarios.

  • d) Supervisión y control del personal.

Todas bajo el dominio del Supervisor de los servicios a través de instrucciones, escritas o verbales emanadas de la dirección de operaciones policiales, sujetas a cambio de ordenes en emergencia.

Tipos de Multitudes:

MULTITUD CASUAL:

Reunión de personas de carácter temporal, carece de líder, organización, unidad de doctrina o propósito, sus miembros vienen y van, no posee unidad psicológica. Dicha multitud, generalmente responde con facilidad a la orden de dispersarse cuando lo requiere la autoridad policial. No obstante la naturaleza del grupo puede transformarse de un interés individual hacia una hostilidad colectiva en contra del funcionario policial que por alguna circunstancia practique la retención de un ciudadano sin causa aparente.

Instalación del servicio

Al no existir planes policiales preconcebidos para controlar a las multitudes casuales, la policía ejercerá el control a través del Servicio Ordinario, por lo que es indispensable que todos los funcionarios policiales de orden público estén entrenados y orientados al respecto.

Actuación Policial

El Supervisor, indicará a sus subalternos que frente a una multitud casual deberán actuar con cortesía y habilidad, ya que raramente constituye un problema para la policía, evitar actuaciones que puedan ser interpretadas excesivas y causen furor en los integrantes de la multitud y transformarse agresiva.

Empleo de Recursos

Los recursos que deben poner en práctica nuestros funcionarios policiales de orden y seguridad pública, frente a una multitud casual, y logar que obedezcan las instrucciones u orientaciones es la persuasión.

Supervisión y Control de Personal

Los funcionarios que cumplan funciones de supervisión y control al personal que presta los servicios ordinarios (patrullaje a pie o motorizado) deben poner en práctica sus conocimientos relacionados con las técnicas de supervisión en cuanto al trato con el público. Si el Supervisor, tuviere conocimiento de que se produjo una errada actuación policial por determinado efectivo policial, debe hacer un análisis del procedimiento y hacer la respectiva crítica de manera constructiva de todas las fallas observadas, a fin de que sus subordinados aprovechen la experiencia vivida por sus compañeros.

MULTITUD CORRIENTE:

Se denomina como tal a un grupo de personas que se reúnen con un fin específico: Observar un juego de pelota, un programa de boxeo, una corrida de caballos, etc. Mientras ellos no tengan intereses comunes, no dependerán unos de otros. En esta agrupación el comportamiento de los individuos es controlado por normas o reglamentos, establecidos para esos fines. Sin embargo, es posible que esta multitud se ponga en cualquier momento alterada o agresiva. Los indicios para esta transformación son:

  • a) Tirarles objetos a los árbitros.

  • b) Incumplimiento de los organizadores del evento.

  • c) Presencia de persona de conocida hostilidad al gobierno.

  • d) Supuesto irrespeto de algún funcionario policial.

Instalación de los Servicios Policiales

1.- La Policía de Caracas para la instalación de los servicios en los diferentes eventos, lo hace en base a planes preconcebidos y coordinados entre sus unidades administrativas y operativas, internas y externas, como es el caso de la División de Policía Escolar, y procede al envío del personal de efectivos, tomando en cuenta las características y magnitud del acontecimiento definidos en la Orden de Operaciones Policiales.

2.- El funcionario que se le asigne la responsabilidad de comandar personal en el control del orden público en los espectáculos deportivos, eventos culturales o especiales, debe proceder de la siguiente manera:

  • a) Antes de salir con el personal, los reunirá para informarlos de la misión que van a cumplir y de las posibles circunstancias que pueden presentarse en el sitio.

  • b) Les pasará revista en cuanto a la presentación personal e inspeccionará el equipo y material que se va a utilizar en dicho servicio.

  • c) Una vez en el sitio coordinará con los promotores o encargados del evento, algunos detalles del servicio, logrando con ello cooperación e información oportuna para el mejor desempeño de su misión.

  • d) Efectuará la obligada inspección ocular del lugar e instalará a sus efectivos en los sitios que a su juicio sean los más indicados para la mayor eficiencia del servicio.

  • e) Dará instrucciones al personal a su mando sobre la posibilidad de que se llegase a presentar un desorden de magnitud, deben de tomarse medidas para que las puertas de salida y entrada permanezcan abiertas; si se hace necesaria la actuación policial para restablecer el orden o desalojar el recinto, lo deben hacer de adentro hacia afuera evitando obstaculizar las posibles vías de escape a la multitud.

  • f) Deben evitarse los arrestos o aprehensiones de ciudadanos, salvo caso muy excepcionales y para ello debe haber previsto personal policial adicional suficiente para los casos que realmente amerite el arresto preventivo.

Actuación en el control de orden público

1.= La actuación policial debe estar circunscrita a lo que las Leyes y Reglamentos le confieren.

2.= Se debe actuar con imparcialidad absoluta y tratar al público con mucho tacto y firmeza.

3.= Evitarse actitudes despóticas o con excesiva autoridad.

4.= Demostrar disciplina, dominio de sí mismo y coordinación en las actuaciones.

Empleo de los recursos y equipo policial

1.= Muy importante utilizar hasta donde lo aconseje la prudencia el medio de persuasión.

2.= Debe existir una excelente red de comunicaciones entre el Supervisor y los efectivos que están en los puntos de servicio.

3.= El encargado del servicio debe tener a mano un megáfono por si es necesario o indispensable utilizarlo.

4.= Para estos eventos, el equipo de cada uno de los efectivos policiales actuantes en la actividad, debe se el reglamentario del día a día, salvo que las circunstancia no lo permita; motivo por el cual el equipo complementario deberá estar en custodia donde se encuentra el personal de reserva.

. Control del personal y del equipo

1.= El responsable del servicio ejercerá un estricto control sobre su personal, a objeto que estos cumplan con sus funciones y se comporten de manera cónsona.

2.= Tomará debida nota de cada una de las intervenciones del personal si las hubiere y elaborará un informe pormenorizado de la actuación.

3.= Finalizado el servicio, inspeccionará todo el material y el equipo bajo su responsabilidad, a fin de detectar falla o deterioro en el mismo.

4.= El Supervisor jamás debe olvidar que es el responsable ante la Superioridad por la misión que le ha sido encomendad.

MULTITUD AGRESIVA:

Si bien es cierto que La Policía de Caracas para la instalación de los servicios en los diferentes eventos, lo hace en base a planes preconcebidos y coordinados entre sus unidades administrativas y operativas, internas y externas. En esta situación particular, la Policía de Caracas, ve su radio de acción limitado y en total desventaja debido a la carencia de equipos adecuados que le permita enfrentar y disolver este tipo de manifestación agresiva, en virtud a que institucionalmente sus características especiales la ubican en el campo de Policía Administrativa y no de control orden público propiamente dicho.

La Multitud Agresiva, es aquella cuyos miembros bajo los estímulos apropiados, han perdido su sentido de razonamiento. Esta multitud es la más difícil de controlar porque lleva implícito fomentar desordenes de consecuencias impredecibles. Se reúnen voluntariamente con la firme intención de ayudarse mutuamente contra cualquiera que se les oponga en la realización de una actividad generalmente contraria a las normas de convivencias establecidas.

Factores fundamentales

Del Comportamiento de la multitud:

Para el control de desórdenes es necesario un conocimiento de los factores básicos o fundamentales que permitieron la formación de la multitud y los sentimientos psicológicos que la transformaron en agresiva. La Policía de Caracas, conciente de esta realidad ha creado unidades que permiten una interrelación con las comunidades organizadas a objeto de conocer de primera mano las necesidades básicas (Agua, Luz, Empleo, Vivienda, Seguridad personal, etc.) que les afecta, las cuales son tramitadas a los entes de servicios públicos, minimizando con ello el surgimiento de cualquier alteración del orden público que se le dificulte controlar oportuna y eficazmente, motivado a la carencia de dotaciones adecuadas para tal fin.

División de la multitud agresiva:

1.= Líderes o agitadores.

2.= Participantes activos.

3.= Observadores o espectadores.

Una multitud agresiva se diferencia de un gentío por el hecho de que bajo el estímulo de excitación interna, sus miembros han perdido el sentido colectivo de miedo, no respetan las normas de convivencia y les importa poco las consecuencias de sus violaciones. Generalmente en la multitud agresiva, se fusionan cada uno de los elementos arriba señalados: Líderes o agitadores de oficio, participantes activos y los eternos observadores o espectadores casuales, que en la mayoría de los casos, obstruyen la acción oportuna de los funcionarios policiales de orden público.

Instalación del Servicio

La policía de Caracas para la instalación de los servicios en control de muchedumbres agresivas, lo hace en base a una planificación previa, tomando en cuenta todos los aspectos que se relacionen con la multitud.

Actuación Policial:

1.= Se hará siguiendo un plan de operaciones preconcebido, conocido por todos los efectivos policiales y en el cual se consideran los siguientes puntos:

  • a) Aislamiento del foco del disturbio:

Se hace en forma sistemática, empleando fracciones de personal al mando de un sub-inspector.

b) Empleo Progresivo de los elementos:

La fuerza policial se ceñirá al orden progresivo en el empleo de los elementos de que dispone:

  • Fuerza física de los efectivos.

  • Uso de agua a presión (si es posible o aconsejable).

  • Agresivos químicos.

  • Bastones de servicios.

  • Armas de fuego (El uso de las armas de fuego solo en casos extremos y siempre por orden expresa del Director de Operaciones).

c) Ubicación de detención de los promotores principales:

Se tratará por todos los medios de conseguir este objetivo indicándose en forma previa, un lugar para la concentración de vehículos para el transporte de los detenidos. Es importante señalar la hora y lugar en que se produce la retención, nombre del detenido, delito o falta que se le imputa, nombre de testigos si los hubiere. Deben evitarse las violaciones innecesarias en estas detenciones.

d) Actuación del personal policial:

En ningún caso, el personal de efectivos actuarán aisladamente, siempre estarán dirigidos y controlados por el responsable del operativo, a fin de que puedan dar un buen rendimiento y apegados a las normas legales.

e) Dispersión:

Debe evitarse que el personal policial quede confundido con los manifestantes, por correrse el riesgo de que sean agredidos por la muchedumbre. Para impedir esta posibilidad el Supervisor del operativo dispondrá los cambios de ubicación de sus efectivos que el caso aconseje, teniendo en cuenta que el personal pueda actuar en un momento dado libremente y con rapidez, convergiendo al punto donde su acción sea más eficaz y necesaria.

f) Puesto de Comando:

Será del conocimiento inmediato de todo el personal actuante en las operaciones policiales descrito en la Orden de Operaciones.

  • g) Enlaces:

En actuaciones de esta envergadura, no debe perderse el contacto por ningún motivo o circunstancia la conexión con el personal y su comodante. El incurrir en esta falla, fracciones de oficiales corren el riesgo de quedar a mereced de la multitud exaltada.

  • h) Reservas:

Se mantendrá una reserva de personal, ubicada en el sitio o lugares estratégicos, listos para actuar o reforzar aquellos puntos debilitados o que otras causas circunstanciales obliguen a su empleo inmediato.

i) Sectores:

De acuerdo al terreno donde se va actuar, se subdividirá en sectores o sub-sectores, y por su importancia se les asignará a los subinspectores de mayor experiencia.

Establecer y mantener los medios de comunicación que permitan al jefe de la operación, estar en contacto permanente con los supervisores actuantes en el operativo especial de orden público.

Control estadístico del rendimiento individual del Supervisor

Supervisores

Nota: Formato aplicable para todo el personal de oficiales operativo

Apreciación subjetiva sobre la personalidad del Supervisor

De acuerdo con su desenvolvimiento grupal

Instrucciones:

Lea cuidadosamente cada aspecto que le permitirá evaluar al Supervisor.

Califique con una nota entre cero (0) y diez (10) puntos según la

Percepción que tenga usted. Esta información es confidencial.

El Supervisor de Policía Escolar

Al comienzo de este trabajo definimos a "El Supervisor como una persona cuya misión consiste en asignar y dirigir el trabajo de sus subordinados de tal modo que reciba de ellos el mayor grado de cooperación con la menor pérdida de tiempo, energía y material posible para el logro de la misión encomendada con resultados satisfactorio para la Institución". Partiendo de ese concepto, nos percatamos que en nada difiere de las funciones que realiza el oficial supervisor de la Policía Escolar y por el contrario por estar dirigida a un conglomerado con exigencias especiales, el Supervisor de Policía Escolar robustece, amplía y consolida los mecanismos de controles conocidos y reseñados en el presente trabajo en el área de la supervisión de hombres. En el caso específico que nos ocupa en este aparte sobre el Supervisor de Policía Escolar, referiré que su característica del trabajo se desenvuelve bajo una supervisión general que permite obtener su rendimiento operativo, medido cualitativa y cuantitativamente desde el Departamento de Operaciones de la División, información ésta que permite constatar el cumplimiento de sus funciones especificas tales como:

1) practicar visitas de inspecciones a los planteles educativos, ubicados en su área de responsabilidad, incidiendo sobre los siguientes aspectos: cumplimiento de horario de trabajo, ejecución de programas de participación estudiantil, relaciones con el personal directivo y demás miembros de la comunidad educativa, presentación personal, velar por el cumplimiento de las demás funciones asignadas al oficial de Policía Escolar y cualquier otro factor que influya de manera directa en la prestación del servicio. Todas las novedades que se generen en el transcurso de la visita de inspección deberán manifestarse por escrito a través de la planilla de supervisión diaria correspondiente.

  • 2) Instruir de manera regular al personal de oficiales de Policía Escolar, acerca de los lineamientos de trabajo emanados de la jefatura de la División y exigir su estricto cumplimiento.

  • 3) Mantener un contacto permanente con el personal directivo y demás miembros de la comunidad educativa de los planteles sujetos a su supervisión, a los fines de intercambiar solicitudes, recomendaciones y expectativas en relación a la prestación del servicio.

  • 4) Mantener la disciplina y fomentar un clima de trabajo armónico entre el personal supervisado.

  • 5) Crear relaciones de coordinación permanente con las autoridades policiales y asistenciales presentes en las áreas de supervisión asignada, a los fines de lograr el apoyo necesario para la efectiva prestación del servicio.

  • 6) Informar diariamente a la División, a través del departamento de operaciones, las novedades ocurridas en su área de responsabilidad. La planilla de reporte diario de supervisión deberá tener estampado el sello del plantel escolar supervisado a los fines de su validez.

  • 7) Instruir los informes correspondientes respectivos en caso de suscitarse novedades graves en el servicio y remitirlos de manera inmediata a la Dirección de Policía.

  • 8) Evaluar constantemente los sistemas y procedimientos empleados en el servicio y recomendar cambios necesarios.

. . .Luego de haber cubierto a grandes rasgos en el presente trabajo, la importancia del Supervisor, en la administración de hombres en el campo de Orden y Seguridad Pública en el contexto general de su responsabilidad inducida e improvisadas según la situación planteada en el terreno operacional. Se aprovechó la oportunidad de incluir al Supervisor de Policía Escolar, el cual además de realizar funciones o tareas afines al resto de sus compañeros de la Policía de Orden Público y Policía Administrativa nacional, sus funciones son mucho más estrictas e incluyente por su "carácter predominantemente preventivo para custodiar, proteger, controlar y vigilar la integridad física de las personas y bienes involucradas en el proceso educativo". En esta última parte del presente trabajo, se hace casi obligatoria la inclusión además de algunos conceptos generales de Conducción, ciertas Definiciones y los Principios básicos en la conducción de hombres, a fin de consolidarlo como un Vademécum necesario en la formación y consulta obligada de los presentes y futuros Supervisores de la Policía de Caracas.

1. . .Conceptos Generales de Conducción

2. . .Objeto de la Conducción Policial

3. . .Indicaciones de la Conducción

4. . .Unidad Efectiva

5. . .Principios de Conducción

1. . . Conceptos Generales de Conducción:

  • a)  La conducción no es hereditaria, ella depende de las cualidades que puedan ser desarrolladas y de la aplicación de los principios y técnicas que puedan ser aprendidos; es un arte que puede ser adquirido, cultivado y practicado por cualquier persona que tenga la habilidad física y mental e integridad moral que se espera tengan todos los oficiales en sus diferentes escalafones y área profesional.

El desarrollo de este arte es un conjunto de proceso el cual envuelve reconocimiento, adquisición y práctica de las cualidades básicas d Conducción y el entendimiento y aplicación de una forma sólida de los principios y técnicas de Conducción.

b) Los principios que se tratarán más adelante serán facilitados para ayudar al Conductor en el problema de controlar a otros. Analizando estos procedimientos con referencia a nuestra propia practica y por el análisis de las cualidades propias, el Conductor tendrá un patrón para medir sus aciertos o fallas. No obstante, este limitado aporte, se sugiere mantenerlo en mente cada vez que recordemos que los conductores afortunados en el pasado no tuvieron el mismo patrón y no todos usaron el mismo método para obtener el éxito. Todos ellos, como quiera, cociente o inconcientemente, entendieron los conceptos básicos de la Conducción y practicaron muchas de las técnicas que se reseñarán posteriormente.

c) Es esencial que los nuevos supervisores comprendan este concepto y entienda su relación con lo que el Conductor hace, dice y piensa. El no debe subestimar los componentes vitales de sinceridad y competencia, pues sin éstos cualquier técnica propuesta fallará.

2. . . Objeto de la Conducción Policial:

El objeto final de la Conducción policial es el cumplimiento de la misión. El desarrollo y mantenimiento de una organización efectiva, eficiente y bien disciplinada, con una moral y espíritu de cuerpo elevado, es necesario para su cumplimiento.

Definiciones:

  • Conducción Policial.

Es el arte de influir y dirigir hombres de una manera tal, que se pueda obtener de ellos una obediencia, confianza, respeto y leal cooperación en el cumplimiento de la misión.

  • Cualidades de Conducción:

Son rasgos personales de gran valor, para el comandante lograr la obediencia voluntaria, confianza, respeto y leal cooperación de sus hombres en el cumplimiento de la misión.

  • Principio de Conducción:

Es una verdad fundamental que es aplicada por el Conductor para controlar o guiar sus acciones y las acciones de sus subalternos.

3. . . Indicaciones de la Conducción:

  • a. Moral.

El estado mental del individuo. Esto depende de la actitud frente a todo aquello que le puede afectar.

  • b. Disciplina.

La actitud del individuo o del grupo que asegure una pronta obediencia a las órdenes y a la iniciación de una apropiada acción en ausencia de ellas.

  • c. Espíritu de Cuerpo.

Es la lealtad, el orgullo y el entusiasmo a una unidad manifestado por sus miembros.

4. . . Unidad Efectiva:

Es la que llevará a cabo en el menor tiempo posible, con un gasto mínimo de material y con la menor confusión asignada o impuesta para la cual ha sido organizada, equipada y adiestrada.

5.= Acciones y Ordenes:

Aquellas cosas que hacen a un Conductor capaz para dirigir e influir su unidad.

6.= Conductor:

Persona que posee las cualidades necesarias para dirigir e influir a otros.

7.= Comandante:

Titulo de una persona designada para dirigir las actividades de una unidad de cualquier tamaño dentro de la Organización Policial.

8.= Comando:

Comando es la autoridad que un miembro de la Policía ejerce sobre otras por autoridad de la Ley y en virtud de un nombramiento. El Comandante es responsable por la iniciación de acciones apropiadas y por la supervisión de todas las actividades dentro de su unidad. El es completamente responsable por lo que su unidad haga o deje de hacer. Es obligación del Comandante recibir, completar y ejecutar las instrucciones con exactitud sin tener en cuenta su sentir personal.

9.= Administración:

  • a.  Es el proceso mediante el cual los recursos en hombres, dinero, material y facilidades se utilizan para realizar las misiones y tareas de una Organización.

  • b. Las funciones de la administración son: planeamiento, organización, dirección, coordinación y Control.

  • c. Las funciones del administrador son: el establecimiento de objetivos, motivación, comunicación, innovación, mantenimiento de la cooperación, desarrollo de subalternos y decisiones.

5. . .Principios de Conducción:

Generalidades.

  • a) Ciertas reglas generales que han permanecido invariables, aparecen como guía de la conducta y acciones de destacados conductores en el pasado. A través de la historia policial, estas reglas, conocidas como "Principios de Conducción", han sido, habitualmente, seguidas para hacer acciones y tomar decisiones.

  • b) Los principios y técnicas para su aplicación y verificación son aplicados en los siguientes párrafos.

1.. CONOCE TU TRABAJO.

Para conocer el trabajo, el Conductor no solo debe poseer el conocimiento de los detalles, sino un conocimiento general concerniente al área de interés; debe ser competente tanto en las operaciones de combate como en el entrenamiento, así como entender todos los aspectos técnico y administrativos de sus obligaciones.

2.. CONOCETE A TI MISMO Y BUSCA TU AUTOCORRECCION.

Es obligación de cada comandante hacerse una cuidadosa evaluación y reconocer sus fuerzas y debilidades. Un individuo no puede convertirse en un verdadero Conductor hasta que no conozca sus capacidades y limitaciones y sea, en consecuencia, el maestro de sí mismo; un Conductor que reconozca sus limitaciones, pero que no haga esfuerzo para corregirse, está condenado al estancamiento dentro de la Institución policial.

3.. CONOCE Y CUIDA A TUS HOMBRES.

Un comandante obtiene un mejor conocimiento de cómo sus subalternos reaccionan y se comportan bajo diferentes condiciones, cuando hace un concienzudo esfuerzo para observarlos, familiarizándose con ellos y reconociendo sus diferencias individuales. Deberá anticiparse y hacer previsiones de las necesidades de sus hombres para poderlos emplear con mayor efectividad, asegurándose de que tienen comodidad, y son atendidos y satisfechos según las circunstancias lo permitan. Haciendo esto ganará respeto, voluntaria obediencia, confianza y leal cooperación de sus hombres. Si no se preocupa por su personal, mostrará indiferencia y pederá la confianza de todos ellos.

4.. TEN A TUS HOMBRES INFORMADOS.

  • a) Todos los hombres desean saber lo que se hace, lo que se va hacer y lo que se espera de ellos. Un oficial de la Policía de Caracas que esté bien informado de la situación, de la misión y del fin que se persigue, realizará la tarea con más eficacia que quien no lo está.

  • b) El Oficial de la Policía de Caracas, independientemente de la unidad operativa a la cual pertenezca, normalmente tendrá una mejor actitud hacia su conductor y su unidad; puede entender mejor lo que de él se espera si conoce la misión de la unidad; con ese conocimiento, el individuo puede establecer un propósito y ajustar su conducta para obtenerlo. El individuo y el grupo, como un todo, aprecian el reconocimiento por un bien hecho o una misión cumplida: trabajo. Por medio del cual u apropiado programa de recompensa o información, el Conductor puede, favorablemente, influenciar la moral, el espíritu de cuerpo, la disciplina y la eficiencia. Es corriente que la falta de información produzca miedo en los hombres, mientras que el mantenerles informados reducirá este efecto, los rumores, ayuda a la alimentación de muchas condiciones que causan pánico durante el desarrollo de su trabajo.

5.. DA EL EJEMPLO.

Los Oficiales buscan instintivamente en su comandante el ejemplo, el cual siguen o usan como una excusa para su negligencia o descuido; la experiencia y conducta, fomentan en los subalternos el prestigio, orgullo y deseo de émulo. El comandante que cae mal ante sus hombres, acaba con el respeto y la confianza que mutuamente debe existir entre ellos.

6.. CUIDA QUE LA TAREA SEA ENTENDIDA, SUPERVISADA Y COMPLETADA.

  • a) El comandante debe dar órdenes precisas, concisas y claras, de modo que sean entendidas y no se presten a confusión. El impartir órdenes es una pequeña parte de su papel, estando en el deber de superarlas, para asegurarse de que han sido ejecutadas con propiedad; esta es la parte más difícil de ejecutar. El comandante capaz debe hacer uso de sus oficiales con la sabiduría para realizar sus órdenes efectivamente; cualquier comandante que falle en el apropiado y adecuado uso de sus subalternos, demuestra una fundamental debilidad en su habilidad de Conductor.

  • b) Los hombres responden más rápidamente a las órdenes que son claras, concisas y fáciles de entender que aquellas recargadas de muchos detalles; a los subalternos les gusta conocer que su comandante se encuentra disponible para ayudarlos y aconsejarlos cuando lo necesiten, y se sienten resentidos cuando son supervisados exageradamente.

7.. ADIESTRA A TUS HOMBRES COMO EQUIPO.

El deber de cada comandante incluye el desarrollo de un trabajo agrupado a través del entrenamiento de su Unidad. El trabajo en equipo es la clave de una operación exitosa, comienza en la más pequeña Unidad y es llevada hasta las más grandes organizaciones. El trabajo en equipo concierne a todos los aspectos de las operaciones policiales, la organización policial envuelve diferentes servicios, todos deben trabajar juntos, para lograr el fin común, cada miembro del equipo debe entender perfectamente dónde conviene él dentro del esfuerzo. El comandante que estimula el trabajo en equipo, mientras entrena su unidad, obtendrá el deseado grado de adelanto; el efectivo trabajo en equipo requiere un alto grado de disciplina, moral, espíritu de cuerpo y eficiencia.

Desde que la Conducción envuelve una interacción entre los miembros de una Unidad y su comandante y entre los miembros entre sí, las necesidades y objetivos del grupo son más fáciles de alcanzar mediante el desarrollo del trabajo en equipo. Individualmente, los miembros de la Unidad trabajarán más efectivamente si ellos tienen un espíritu de equipo. La unidad identifica a estos miembros ayudándolos en la satisfacción de la necesidad de reconocimiento.

El grado de eficiencia obtenido por la Unidad en la ejecución de equipos, da al funcionario una sensación de cumplimiento y seguridad.

8.. TOMA DECISIONES LOGICAS Y OPORTUNAS.

La habilidad de hacer rápida estimación de situación y llegar a una lógica solución, es esencial para un comandante; ser capaz de razonar lógicamente bajo las más difíciles y variadas condiciones y decidir prontamente que acción es necesaria tomar a fin de sacar ventaja de las oportunidades, como ellas ocurrirán. Un comandante que vacila, no solamente será incapaz de emplear su Unidad, sino que causará dudas, pérdida de confianza y comprensión dentro de su Unidad; por otra parte, cuando las circunstancias dictan un cambio en los planes, una pronta acción aumenta la confianza en el Conductor. La habilidad para tomar decisiones lógicas y oportunas puede ser adquirida por estudio constante y entrenamiento en hacer apreciaciones de situación.

9.. DESARROLLA UN SENTIDO DE RESPONSABILIDAD ENTRE LOS SUBALTERNOS.

Apropiada delegación, acompañada de adecuada supervisión, trae verdad, fe y confianza, desarrollando y iniciativa y sincera cooperación. El Comandante debe estimular la iniciativa entre sus subalternos y aunque serán con frecuencia supervisados no intervendrán innecesariamente, debiendo hacerlo estrictamente responsable por los resultados. La renuncia para delegar autoridad es, con frecuencia, índice de un tardío desarrollo como Conductor.

10.. EMPLEA TU UNIDAD DE ACUERDO CON SUS CAPACIDADES.

Para ejercer su comando con propiedad, el Conductor debe poseer un conocimiento cabal de las capacidades y limitaciones tácticas y administrativas de cada uno de los elementos de su unidad y asignarles los deberes que le aseguren un beneficio máximo de sus servicios; debe señalar objetivos claros, fáciles de alcanzar, de evaluarlos en tiempo y espacio con propiedad y ejercer así su comando con un criterio lógico. Los errores repetidos traen como consecuencia pérdida de la confianza, lo cual a su vez, destruye la eficiencia y ocasiona un rudo golpe a la moral y al espíritu de cuerpo.

11.. ACEPTA Y DESARROLLA TUS RESPONSABILIDADES.

El Comandante debe ser rápido para tomar iniciativas en ausencia de órdenes, buscando responsabilidades se desarrolla así mismo profesionalmente y aumenta su habilidad de conducción. Debe aceptar la responsabilidad por todo aquello que su unidad haga o deje de hacer. Cualquier esfuerzo para evadir esta responsabilidad destruye el vínculo de lealtad, respeto y confianza que deben existir entre él y sus subalternos.

Oficial III (PE) Enrique Ojeda

Jefe del Departamento de Personal

Bto. Vno.

Comisario. (PC) Juan de la Cruz Barreto

Jefe División de Policía Escolar

Bibliografía

  • Ética del Supervisor, C.I.P. El Junquito, mayo 1972

  • Mando y Conducción. I.U.P.M. El Junquito octubre 1981

  • El Supervisor Escolar, M.N.P. División Policía Escolar

 

 

Autor:

Enrique Ojeda

Partes: 1, 2


 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Otros

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.