Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     
 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Métodos de Investigación científica (página 2)

Enviado por Said Holguin



Partes: 1, 2

Finalmente, la investigación es la aventura humana que ha venido a elevar la existencia cultural en todos los órdenes. De la ciencia se desprende la técnica, la cual viene a modificar las condiciones de vida de manera insospechada.

La investigación científica es obra de un resuelto intento por encontrar algo inédito, esto es, una nueva explicación de hechos y objetos de conocimiento. Supone, por un lado, innegable aptitud creadora y sostenido esfuerzo; y, por otro, una adecuada metodología inquisitiva, ello es, una reflexión analítica y crítica de los métodos puestos en práctica en el descubrimiento y en la prueba de los resultados.

La investigación científica es una de las bases de la civilización actual; ha mejorado el bienestar de los hombres, los ha liberado de la esclavitud del trabajo pesado y ha hecho su vida más sana y más rica en espiritualidad. De la investigación científica depende la salud, el bienestar, la riqueza, el poder y hasta la independencia de las naciones.

 

TEORÍA Y PRÁCTICA

La teoría y la práctica se entrelazan íntimamente durante el proceso de investigación y se recrean en un continuo diálogo interdependiente, de tal manera que la actividad empírica es de dudoso valor si no contiene implicaciones teóricas (y las tiene de hecho, aún sin que el investigador lo sepa) y la investigación teórica lleva consigo consecuencias posibles en el plano de la práctica empírica que no deben ocultarse. De ahí que, subestimar la teoría - tendencia equivocada de quienes se afirman en "lo práctico" o en la superioridad de la práctica sobre la teoría - conduce a una posición peligrosa de sobrevaloración del sentido común y la intuición, como formas pre-científicas de explicación, sobre el pensamiento científico. Las acciones que no se apoyan en la teoría proporcionada por el conocimiento científico de la realidad tienden a ser ineficaces, improductivas y a menudo desembocan en efectos no deseados.

Del mismo modo, subestimar la práctica lleva sólo a un cúmulo de especulaciones sin asidero en la realidad y sin posibilidad de obtener resultados eficaces en la transformación de su medio ambiente. La investigación, o sea la práctica concreta del trabajo científico, compromete todos esos niveles aún cuando en determinados momentos se privilegie uno con respecto de los demás; pero, el producto siempre será una consecuencia de la intervención de factores tanto teóricos como empíricos.

CARACTERÍSTICAS DE LA INVESTIGACIÓN COMO PRÁCTICA CIENTÍFICA

Profunda vinculación a la actividad productiva del hombre

La práctica científica, y en ella la investigación, no puede explicarse por fuera del contexto de la producción social; es en ella donde se origina y en ella donde se comprueba. Todo problema social, las plagas, por ejemplo, requiere una respuesta del hombre; dicha respuesta pasa por dos alternativas: una empírica, basada en la experiencia directa y en la actitud espontánea de la persona, y una científica, basada en la aplicación del pensamiento y el método científico de investigación. No hay duda que la sociedad contemporánea requiere cada día mas respuestas basadas en la ciencia que en la sola experiencia.

Desarrollo gradual de lo simple a lo complejo

Así como la producción material en la sociedad se desarrolla paso a paso, de lo inferior a lo superior, de lo superficial a lo profundo, así también la práctica científica se desarrolla paso a paso para trascender de lo simple a lo complejo, de lo accesorio a lo esencial, de lo unilateral a lo multilateral, de la explicación simple a la profunda y a la teorización.

En la antigüedad el hombre se vio circunscrito a un conocimiento superficial y unilateral de la naturaleza y de la sociedad, dadas las diversas condiciones ideológicas predominantes y ante todo la pequeña escala de la producción, que limitaba la visión del hombre sobre todo durante el Medioevo y aún en la era del Renacimiento. Pero, con el desarrollo de la sociedad moderna llega el avance de las fuerzas productivas y de las clases sociales contemporáneas, que cristalizan en el hombre la posibilidad de una visión global, integral, de la sociedad y la naturaleza.

Criterio de verdad, la práctica (verificabilidad)

Los resultados de la investigación científica solo pueden quedar confirmados como verdaderos o falsos al confrontarse, ya sea en la producción material (proyectos de inversión, innovación tecnológica, etc), en la lucha de clases (proyectos de desarrollo, reforma social) y en la experiencia científica (creación de modelos lógicos de desarrollo experimental).

La investigación es un sistema

Los elementos que lo componen son, en primer lugar, el sujeto de investigación, condicionado social e históricamente; en segundo lugar, el problema de investigación, el cual comporta a su vez elementos conocidos y elementos desconocidos; en tercer lugar, el objeto de investigación, a la vez un sistema del mundo material ya sea en la sociedad, ya en la naturaleza inanimada o en la viva. Estos son los tres elementos esenciales; pero también son elementos del sistema de investigación las fuentes, los antecedentes, los recursos y el método.

 

 LA INVESTIGACIÓN COMO PRÁCTICA SOCIAL

En su condición de práctica científica, la investigación constituye una actividad humana orientada a transformar las condiciones de existencia, tanto de la naturaleza como de la sociedad. Pero, a diferencia de la práctica política (lucha de clases) y de la práctica económica (lucha por la producción), la investigación como práctica científica no modifica por sí sola las condiciones de existencia del mundo material, sino que debe estar incorporada y realizarse en función de las demás formas de práctica social.

Como práctica científica, la investigación tiene un doble aspecto: por un lado, ningún objeto puede ser transformado sin antes ser conocido, aunque no basta conocerlo para transformarlo; por otro lado, la transformación de los objetos, sistemas y procesos del mundo material requiere también una fuerza material capaz de modificarlos. Esta fuerza material se encuentra solamente en las diversas manifestaciones y estados de la lucha de clases o de la lucha por la producción.

 

LA CREATIVIDAD EN LA INVESTIGACIÓN CIENTÍFICA

Si de una parte la investigación científica es una actividad sistemática, crítica y controlada, de otra parte, es una actividad creativa por excelencia. La creatividad le es esencial.

La creatividad es la facultad de reorganizar de algún modo original los elementos del campo perceptivo; dicho de otro modo, es la facultad de estructurar la realidad, desestructurarla y reestructurarla en formas nuevas. El concepto de creatividad conlleva las ideas esenciales de novedad y de valor; si lo que se produce no tiene nada de nuevo ni de valioso, entonces no hablamos de creación. Dentro del campo de la ciencia, la creación es formulación de hipótesis, experimentación, investigación, invención, descubrimiento.

Se dice que para ser un buen detective se necesita olfato para seguir la huella correcta. Para ser un buen investigador científico, además del dominio del conocimiento disponible y el seguimiento de los procedimientos científicos, se requiere una gran capacidad de intuición y creatividad para orientar las hipótesis y los esfuerzos indagatorios en la dirección acertada y encontrar la solución correcta.

La creatividad científica se expresa no solo en los objetivos y resultados, sino también en los procesos. En los campos de la creatividad, el hábito de formularse preguntas llega a ser más importante que el saber encontrar soluciones. El extrañarse, sorprenderse, el escudriñar y percibir las confrontaciones (oponer unas a otras las cosas y las teorías, "en contra" de las creencias), no solo se justifica sino que se recomienda como plataforma de lanzamiento a la aventura de la invención.

EL SUJETO Y EL OBJETO EN LA INVESTIGACIÓN

En el proceso de conocimiento se hallan frente a sí dos elementos que hacen parte, a la vez, de la estructura de la investigación como sistema. Entre estos dos elementos, que son un sujeto y un objeto, se dan relaciones de singular complejidad.

El conocimiento es siempre conocimiento para alguien, está en la conciencia de alguien; por ello se presenta como una relación sujeto y objeto, los cuales están a la vez en una permanente correlación: el sujeto solo es sujeto para un objeto y el objeto solo lo es para un sujeto. Ambos solo son lo que son en cuanto son para el otro. Pero esta correlación no es reversible. Ser sujeto es algo completamente distinto que ser objeto; la función del sujeto es aprehender al objeto, la del objeto ser aprehensible y aprehendido por el sujeto.

No podemos, pues, imaginar un conocimiento sin sujeto, sin que sea percibido por una determinada conciencia. Pero, de la misma manera, podemos decir que el conocimiento es siempre conocimiento de algo, de alguna cosa, ya sea en entre abstracto, - ideal como un número o una proposición lógica -, ya sea de un ente o un fenómeno material o aún de la misma conciencia; en todos los casos, a aquello que es conocido lo denominamos el objeto del conocimiento. La relación que se articula entre sujeto y objeto es dinámica y constante; por una parte, puede decirse que el sujeto debe situarse frente al objeto como algo externo a él, colocado fuera de sí, abandonar su subjetividad para poder examinarlo. Vista desde el sujeto, la aprehensión del objeto se presenta entonces como una salida del primero fuera de su propia esfera, una invasión en la esfera del objeto y una captura de las propiedades de éste. El objeto no es arrastrado, empero, dentro de la esfera del sujeto, sino que permanece trascendente a él; en el sujeto surge una cosa que contiene las propiedades del objeto; es la "imagen" del objeto.

El acercamiento del investigador, es decir del sujeto, hacia su objeto, puede considerarse como la operación fundamental, la esencia misma de la investigación, pues es lo que lo vincula con la realidad, le permite conocerla.

Para que ese acercamiento y el conocimiento logrado tenga un sentido completo el investigador debe, en todo caso, volver otra vez hacia sí mismo a fin de elaborar los datos que ha recogido, reinterpretando el objeto a la luz de su contacto con él. Sujeto y objeto son así dos términos que sucesivamente se oponen y se compenetran, se separan y se acercan en un movimiento que se inicia por la voluntad del investigador que desea el conocimiento, y que en realidad continúa repetidamente, hasta que aquél adquiere un conocimiento cada vez más completo y profundo sobre el objeto. En esto consiste la objetividad.

Para que el sujeto logre un conocimiento en realidad objetivo debería despojarse de toda su carga de valores, deseos e intereses, convertirse en una especie de espíritu puro, liberado de toda preocupación sicológica por la naturaleza del conocimiento que irá a obtener. Sin embargo, esto no será nunca del todo posible, pues el sujeto de la investigación es siempre un sujeto humano , y no puede dejar de serlo.

Se puede llegar, en el mejor de los casos, a utilizar instrumentos, máquinas, etc. como complementos tecnológicos en la investigación; tales elementos serán capaces de recoger datos, ordenarlos y procesarlos, sin duda. Pero lo que no serán capaces de efectuar son las operaciones propiamente epistemológicas de plantearse un problema, seleccionar el tipo de datos capaces de resolverlo, e interpretar el valor y el sentido de los datos recogidos por las máquinas.

Y es más, podríamos decir que una cierta dosis de subjetividad no sólo es inevitable en un trabajo de investigación, sino que es además indispensable, ya que para querer saber algo se necesita una voluntad, una preocupación por conocer la verdad y esclarecer la duda que no puede ser sino subjetiva. Por esa misma razón no se concibe la existencia de un conocimiento llanamente objetivo y se afirma que todo conocimiento no deja de ser un producto también social y, como tal, producto de una cultura, de una época y de hombres concretos

El sujeto de investigación

Es el individuo que asume el papel de investigador, que se adentra en el conocimiento comprensión y estudio de los objetos, fenómenos y procesos de la naturaleza y de la sociedad. Es el hombre que, condicionado social e históricamente, interroga por la ley que rige un fenómeno, por las causas que lo determinan y por las posibilidades de aplicación de sus propiedades.

El sujeto no solo conoce y utiliza los objetos sino que además los transforma; tal transformación es conciente y se traza unos fines y unos objetivos que ningún otro ser de la naturaleza puede lograr. El adoptar el papel de sujeto es la condición para dominar y llegar a conocer efectivamente el objeto. La situación contraria impide el conocimiento por cuanto se es objeto. En su condición de sujeto, el investigador es una expresión social, es decir, expresa las condiciones de conocimiento y las necesidades de la sociedad que lo produce. Pero si ello es claro, también lo es el hecho de que, el sujeto de investigación, además de recibir impresiones, elaborarlas e interrelacionarlas, es capaz de crear imágenes, juicios y conceptos; es quien logra estructurar modelos y símbolos, como instrumentos de expresión de una realidad.

En suma, el sujeto es un ser activo, creador, que desborda los límites delos sentidos en la infinita riqueza de la imaginación.

El objeto de investigación

Toda investigación científica se realiza sobre un objeto; sobre un ser existente ya sea en la sociedad, en la naturaleza inanimada o en la misma naturaleza viva. Para el físico que estudia la velocidad el objeto es el auto; para el ingeniero que estudia los procesos de flujo de un producto, el objeto es la producción; para el mercadotecnista que busca la relación de oferta y demanda el objeto es una mercancía y así sucesivamente...

Se entiende por objeto de investigación todo sistema del mundo material o de la sociedad cuya estructura presenta al hombre una necesidad por superar, es decir, un problema de investigación . Pero no hay que confundir el objeto de investigación con el problema de investigación. El objeto es el sistema donde el problema existe y se desarrolla. El problema está contenido en el objeto. Tomemos algunos ejemplos: para el médico, el paciente es su objeto de investigación, mientras que la enfermedad es el problema; para un sociólogo, las ideas de una comunidad constituyen su problema, es tanto que la comunidad es su objeto; para un economista la rentabilidad puede ser su problema, mientras que el producto es el objeto.

La teoría de sistemas permite un conocimiento más en detalle de los objetos de investigación des los más simples hasta los más complejos, y, poco a poco, el investigador tendrá que estudiar cada vez objetos más complejos, más organizados, más densos.

Se ha definido el objeto de investigación como un sistema, pero, ¿qué es un sistema? Definámoslo como un conjunto articulado e integral de partes o elementos que engendran unas determinadas cualidades, que permiten el logro de unos determinados fines. Es el caso de un motor, articulado de partes integradas, que aisladas, sin interconexión, no producirían los efectos que conocemos. La integración e interrelación de los elementos componentes del objeto, significa que la modificación o alteración de cualquiera de ellos necesariamente se manifiesta en el todo, en el objeto. Cuanto más complejo es el sistema y cuanto más alto el grado de diferenciación, tanto más compleja resulta la estructura del objeto. Todo objeto de investigación hay que considerarlo en relación e intercambio dialéctico con su medio.

El medio de su objeto de investigación lo componen los diversos objetos que le son ajenos, pero que, de una u otra forma entran en comunicación modificándolo o modificándose a sí mismos. En el ambiente del objeto existen sistemas sin los cuales el objeto no podría existir y que son imprescindibles en el análisis que se haga del objeto de investigación; se los conoce como elementos necesarios . Pero, así mismo existen otros que ejercen menos influencia y de los cuales en algunos casos se puede prescindir; a estos elementos se les llama concomitantes.

Todo objeto de investigación tiende a la renovación permanente de su estructura mediante la propiedad del auto dinamismo, lo que obliga al investigador a tener una visión dialéctica de cambio constante. Pero así como todo objeto tiende al cambio y a la renovación, también tiende a la conservación, a gozar de un carácter concreto de estabilidad en el tiempo y en el espacio. Pero hay que entender tal conservación como un proceso, así que podemos decir que la estructura del objeto de investigación es su organización en el tiempo; y éste viene a constituirse entonces en una característica del objeto de investigación.

ESTRATEGÍA Y EPISTEMOLOGÍA DEL PROCESO DE INVESTIGACIÓN

El proceso de investigación tal como aparece

El proceso de investigación no es una entidad por sí misma, sino algo que aparece como realizado por seres muy "concretos" y singulares: los científicos. Durante este proceso se ponen en acción las facultades potenciales del investigador para obtener un producto. Puede decirse que ese producto tiene al menos dos grandes finalidades:

  • Producir conocimientos por los conocimientos mismos , por el placer que proporciona la contemplación de lo desconocido o la resolución de los enigmas que se plantean a nuestra ciencia, y

  • Producir conocimientos por las consecuencias técnicas y, por ende, prácticas que de ellos se pueden extraer.

A estas dos finalidades reconocidas universalmente se agrega otra, menos notoria, vinculada a los procesos de estabilidad ideológica y política de las sociedades humanas; esta finalidad subsiste aún cuando la investigación sea efectuada para una empresa privada, o para una institución o dependencia estatal, o, incluso, bajo la protección de un mecenas. Las tres finalidades se vinculan mediante:

a) el conocimiento por sí mismo;

b) el conocimiento como instrumento de la práctica y,

c) el conocimiento como función de autorregulación de la vida social. (Ver figura 6).

Monografias.com

Figura. Componentes del proceso de investigación (Primera presentación).

El objeto (o producto) del proceso de investigación

Sólo tiene sentido hablar de "proceso de investigación científica" si lo que se obtiene como producto es conocimiento científico (además de placer estético, beneficios económicos, transformaciones sociales, desarrollos institucionales, etc.). Este tipo de conocimiento repercute en dos exigencias: por una parte, la necesariedad que aspira a tener toda teoría científica y, por otra, la exigencia de comprobabilidad o constatación de sus afirmaciones, en los marcos de experiencias posibles.

De toda investigación científica se espera que produzca no sólo una descripción de los aspectos particulares del objeto de estudio, sino que proporcione un conocimiento de lo que preside su funcionamiento: su surgimiento, su modo de existencia, su desarrollo, su desaparición o su reemplazo por otro superior o inferior, etc. Se espera que un producto científico exponga leyes generales que comprendan el comportamiento de los objetos de la experiencia. Esto vale incluso para aquellas investigaciones que recorren estadios primerizos (al que algunos autores llaman "de historia natural"), ya que incluso el hecho de clasificar objetos o de descubrir rasgos generales suficientes como para incluirlos en un mismo conjunto, implica una "ley general": "clasificar a una ballena entre los mamíferos (Braithwaite) es aseverar que todas las crías de ballenas se alimentan de leche de sus madres".

A la investigación científica se le exige que sus descripciones pongan de relieve regularidades de hecho, y que demuestre además que ellas están implicadas en modelos teóricos aceptables. Esta exigencia significa, entre otras cosas que el conocimiento comporte la intención y los procedimientos destinados a producir, tarde o temprano, una explicación o una comprensión de su objeto (sea un objeto natural o un artefacto, resultado de acciones de diseño), lo que obliga a tener presente las normas que rigen el intercambio intelectual en la comunidad científica . (Ver figura 7).

Monografias.com

Figura. Caracterización general del producto de investigación científica.

La investigación ligada a la práctica profesional

La investigación científica constituiría el método que los integrantes de las comunidades científicas emplean para cerrar las brechas que se abren en sus sistemas de creencias. Sin embargo, a esta visión académica de lo que comporta la investigación científica, se agrega otra perspectiva más ligada a la práctica profesional.

Se sabe que las prácticas profesionales (del arquitecto, del médico, del trabajador social, del biólogo, del ingeniero, etc.) necesitan de la ciencia. Pero, ¿ no es acaso el ejercicio mismo de esa práctica profesional parte integrante del proceso de investigación científica? Más aún: ¿ la ciencia no es acaso una sistematización conceptual de los logros tecnológicos. La vigencia de esta cuestión se debe a las transformaciones que se han producido en la manera en que evoluciona la tecnología contemporánea. La tecnología antigua se desarrollo muy lentamente sobre una base que parece haber sido esencialmente práctica, lo que no quiere decir que no tuviera un carácter altamente racional.

Por el contrario, la característica de la evolución contemporánea de la tecnología es su carácter consciente: la tecnología contemporánea está ligada a la práctica científica por sus resortes profundos. Siendo así, se comprende la fuerte tendencia a revalidar la práctica profesional como campo propio de la investigación científica. Sin embargo, la existencia de vínculos profundos entre la tecnología y la ciencia no debe confundirse con una asimilación completa de una a otra.

¿Cuáles son, pues, las tareas adicionales que las intervenciones profesionales deberán incluir para que puedan ser consideradas procesos de investigación científica y no mero despliegue tecnológico? Veamos las diferencias, al menos en tres grandes aspectos, entre el proceso de investigación científica y una intervención profesional:

  • Por el objeto (como punto de partida y producto) de la investigación.

  • Por las acciones orientadas hacia el logro de lo anterior, vale decir, "la investigación científica misma"; esto incluye tanto acciones regidas por procedimientos para descubrir conocimientos, de hechos o de normas, como las que se rigen por procedimientos destinados a validar conocimientos de hechos o teorías que ya se poseen.

  • Por los medios de la investigación (o las condiciones de realización de las que el investigador puede disponer en el curso de la investigación).

El producto de un proceso de investigación científica exige la práctica profesional que contemple, junto con la producción de conocimiento relevante, un elemento de universalización y de demostración.

La primera, en cuanto se trata de producir un conocimiento no meramente circunstancial sino general del objeto; lo segundo, por cuanto si el conocimiento ha de valer en el dominio público, ello exige que se somete a los criterios normativos mediante los que una comunidad científica dada legitima la circulación de conocimientos.

Las prácticas profesionales no están sometidas a este doble imperativo de la universalización y la validación de sus conclusiones cognoscitivas: les basta con alcanzar una adecuada eficacia local, particular, lograda con los marcos del problema práctico que intenta resolver y un tolerable respeto a las normas éticas y técnicas que rigen el campo de la incumbencia profesional. Pero, nada impide que los resultados de una práctica profesional particular se incorporen (tarde o temprano) a la fase observacional de una investigación científica, o que las ideas producidas durante la ejecución de las acciones se transformen en fuentes de inspiración para nuevas propuestas teóricas. Nada impide tampoco que un proyecto de intervención profesional se proponga tanto modificar la realidad, cuanto producir un resultado cognoscitivo en el marco de los cánones de la ciencia.

 

Los medios de investigación (condiciones de realización) en el proceso de la ciencia

Designemos aquí como "medios de investigación", a los elementos que el investigador (sujeto) interpone entre él y su objeto y que, de hecho, constituyen las condiciones de realización de todo el proceso y es quizá aquí donde aparecen más evidentemente tres dimensiones inseparables, que en el fondo remiten a una misma realidad que es la ciencia concebida como proceso; esas tres dimensiones son:

  • 1. El objeto de la investigación

  • 2. a actividad observacional y reflexiva orientada al fin de la investigación.

  • 3. Los medios de investigación.

Aunque la diferenciación de estas tres dimensiones parece arbitraria, en donde es más notoria esa impresión es a la hora de distinguir entre el objeto del proceso y las condiciones, o medios del proceso, debido fundamentalmente a que todo proceso de investigación forma parte de un desarrollo más vasto: el desarrollo de la historia en la que se genera todo producto científico y a la que todo producto retorna como una condición de los nuevos procesos. En sentido amplio, la "condición originaria" de toda investigación científica la constituyen el lenguaje y la cultura de una sociedad. Pero también, en sentido amplio, el lenguaje y la cultura son el objeto final de toda investigación científica.

Se presupone entonces que la lengua, junto con todos los hechos del habla preservados por las comunidades como patrimonio de representaciones y creencias, constituyen el primer "arsenal" de medios de investigación - cualquiera sea la ciencia de que se trate -.

Todos los objetos preexistentes que el investigador se limita a desprender del discurso constituyen el "material" de la investigación y en la medida en que ese material ha sufrido los efectos del cuestionamiento y la reformulación, se habla entonces del "objeto de la investigación" (en el sentido de un objeto "construido"). Dicho de otra manera: No todos los asuntos de la investigación son "objetos de investigación". Esto quiere significar que, en toda investigación hay asuntos que tomados de otras investigaciones o de la cultura general, como resultados preexistentes y que funcionan como "materias primeras" del estudio actual, pueden ser materiales de los cuales se construye el objeto específico.

Los medios de investigación son el conjunto de recursos, técnicas y contextos institucionales, que le sirven como vehículo y pauta normativa tanto a la observación cuanto a la reflexión. Así, puede emplearse como un medio de investigación "un tubo de hojalata forrado por el exterior con tejido de lana y algodón rojo carmesí, de longitud aproximada de tres cuartos y medio, con dos vidrios, uno... cóncavo y el otro no" (descripción del telescopio por un contemporáneo de Galileo), o emplear como artificio lógico mental a la analogía, comparando su cuestión con aquellas otras que aparecen como adecuadamente comprendidas o resueltas.

El uso y la creación de medios de investigación y la evaluación sistemática de sus limitaciones y alcances, caracteriza también al proceso de investigación, y permiten diferenciarlo del desarrollo espontáneo del conocimiento. De allí, la importancia decisiva que para la ciencia reviste la historia de las técnicas y de las relaciones sociales que rigen su empleo, es decir, la historia de las condiciones de realización de la investigación. Las condiciones técnicas y las institucionales están relacionadas en mutua determinación, como lo están los procedimientos de descubrimiento y los procedimientos de validación.

Puede sostenerse que el siglo XX mostró la ciencia cada vez más dependiente de la acción que de la reflexión, teniendo una operatividad inmensa en el mundo práctico instrumental (consecuentemente en el orden socio-político y una capacidad enorme para producir transformaciones en los sistemas materiales (físicos, químicos, biológicos) y en los sistemas representacionales (individuos, grupos, culturas). Por lo mismo, la investigación científica está cada día más sujeta a los contextos tecnológicos y a los políticos.

Pues bien, estas condiciones afectan la totalidad del trabajo científico: desde la consecución de los anhelados subsidios hasta la disponibilidad de lugares de estudio, y todo ello re remite a normas institucionales que no solo condicionan externamente al trabajo científico, sino que llegan a ser constitutivas de la estructura del pensamiento. (Ver figura 8).

Monografias.com

Figura. Condiciones generales (de contorno) en el proceso de investigación

 

El producto del proceso: medio de nuevas investigaciones.

La actividad investigativa efectúa una modificación en el sistema originario de observables y de representaciones del objeto de estudio dado. Los descubrimientos y las aportaciones diversas conseguidas por el investigador se convierten en una totalidad de la cual es casi imposible distinguir qué es lo propio y qué es lo tomado de las representaciones previas, de las discusiones con los colegas, etc. Los esfuerzos y actividades propias se encuentran amalgamados con los materiales preexistentes. La investigación (siendo acción del sujeto) se ha objetivado: el objeto previo ha sido elaborado y transformado en una nueva objetividad en el sistema de la cultura científica, pudiendo luego re-insertarse en la circulación de tales objetividades culturales; esta es la perspectiva sustancial del proceso científico como sistema de intercambios.

Si se considera el proceso global desde el punto de vista del resultado, tanto los medios de investigación como el objeto de estudio se ponen de manifiesto como medios de producción cultural y la investigación científica se toma una labor productora de cultura. Cuando un conocimiento científico egresa del proceso de investigación, inmediatamente se transforma en condiciones de investigación para nuevos procesos, respecto de nuevos objetos.

En virtud de este re-ingreso de los conocimientos científicos producidos como nuevos materiales y medios de investigación, pierden el carácter de producto y pasan a funcionar como factores de la investigación viva actual. Un conocimiento científico que no se reincorpora como material y medio de nuevas investigaciones, se torna inútil y pierde su noción misma; no solo se des actualiza, sino que se vuelve asunto de erudición o alimento de insectos y roedores, pero no un hecho de la cultura científica. Pese a ello, los conocimientos científicos, a diferencia de la producción económica, puede reingresar al ciclo de la cultura después de largos períodos de marginación y olvido. (Ver figura 9).

 

Monografias.com

Figura. Componentes del proceso de investigación (Segunda presentación).

 

Diversas tareas en el proceso de investigación.

Existe cierta confusión y dificultad cuando se trata de presentar de manera sistemática los componentes, las actividades que se desarrollan en la investigación y las relaciones mutuas entre ellos.

  • Por un lado, confusión o superposición de los criterios que se emplean para aislar las etapas del proceso, y

  • Las dificultades para establecer una secuencia lógica y/o cronológica entre las diversas etapas del proceso.

En relación con lo primero se puede proponer: (¿) destacar las nociones...y (¿¿) delimitar con claridad...

Tres conceptos distintos suelen estar casi siempre confusamente entremezclados:

a) El proceso de investigación

b) El diseño de investigación

c) El proyecto de investigación.

No hay acuerdos sobre el significado y los usos de estos tres términos; sin embargo, se pueden explicitar algunas ideas acerca de ello. Aunque se trata de nociones relativamente triviales, no se las encuentra aclaradas de manera explícita. Y sin embargo, su estricta delimitación, proporciona perspectivas adecuadas para disolver muchos falsos problemas que se le presentan a los investigadores. No es raro encontrarse, por ejemplo, con preguntas como esta: ¿En qué momento comienza una investigación?, sin advertir que se trata de preguntas diferentes según que se interrogue sobre el comienzo del proceso, del diseño o de la puesta en ejecución de las actividades acordadas en un proyecto. Tampoco es infrecuente encontrar que se confunde la lógica que rige las relaciones entre los objetivos o metas y los recursos disponibles (cuestión eminentemente del campo de la administración de proyectos), con la lógica que rige las relaciones entre las categorías del marco de conocimientos previos (en especial de la hipótesis) y las técnicas que se pueden usar (asunto específicamente metodológico que compete al diseño).

Con el término proceso de investigación podemos referirnos a la totalidad de las acciones que desarrolla el científico como sujeto individual, y así también la comunidad de los científicos. El concepto incluye como su contenido a los otros dos, el diseño y el proyecto. El proceso, pues, se refiere a la totalidad de componentes, dimensiones, momentos y planes (micro y macro) de la investigación científica y alude a todos ellos desde la perspectiva de las ciencias naturales.

Con el término diseño de la investigación se puede hacer referencia particularmente al momento de la adopción de una estrategia metodológica para la resolución del problema. El diseño de la investigación es una función propia del proceso en escala micro, o sea aquel que desarrolla un sujeto (individual o colectivo). El concepto de diseño es -según parece- la categoría metodológica más significativa, porque contiene los resultados de la selección de los objetos de estudio, de atributos relevantes y de los procedimientos que se aplicarán de manera congruente con la naturaleza de los objetivos. Las decisiones que se deben adoptar durante el diseño serán tanto más relacionales cuanto más claramente hayan sido formuladas las preguntas y las hipótesis que guían la investigación.

El diseño hace referencia a una porción reducida aunque decisiva del proceso de investigación, puesto que se ubica en el núcleo de las operaciones que transforman el mero consumo de conocimiento previo o la especulación filosófica en la realidad misma.

El concepto proyecto de investigación alude corrientemente al documento destinado a un organismo o instancia de control y que contiene, además de la información central sobre el diseño, una información concisa sobre los objetivos, las metas en tiempo y espacio, el plan de actividades, la estructura del presupuesto, etc. Es decir, contiene la información necesaria para el control de gestión de la investigación .

El proyecto de investigación es un concepto que se inscribe en la articulación del proceso en escala micro con la escala macro (sistema de procesos). El proyecto de investigación, aunque redactado y presentado por el investigador, lleva la impronta de un "sistema regulador" que es el que fija prioridades, plazos, valores para la apreciación de los resultados, etc. El proyecto de investigación se convierte pues, en ese complejo intercambio de formalidades y triquiñuelas por el que se articulan las acciones de una compleja estructura jerárquica de procesos de diferentes niveles de integración. "Proyecto" abarca - finalmente- otra porción y otro plano del proceso de investigación, ya que se refiere a aquel conjunto de componentes que producen y regulan la información más adecuada para llevar a cabo una dirección y control eficaz del desarrollo del proceso.

Desde la perspectiva de la Administración, en el proyecto casi invariablemente se trata de una información escrita y presentada de acuerdo a un cierto formato establecido por un sujeto supervisor (o sistema regulador administrativo). La perspectiva de la Administración se aclara mediante los enfoques aplicados al control de la gestión, esto es, la ciencia del gobierno o control de procesos. La función del control, como función administrativa particular es manifiestamente diferente a la de ejecución.

Análogamente, planes, programas, proyectos, son instrumentos administrativos que corresponden a instituciones de investigación, y que operan como condiciones del proceso de investigación científica, visto en la perspectiva del investigador individual.

Monografias.com

 

Figura. Actividades, proyectos, programas y planes * (Racionalización y niveles operacionales)

 

 FASES FUNDAMENTALES DE LA INVESTIGACIÓN

En su labor de investigación el sujeto se encamina hacia los hechos para respecto a ellos un conocimiento científico, proceso de acercamiento en el que también opera una confrontación de la teoría elaborada con la práctica para crear a su vez nueva teoría.

A partir de tal enfoque pueden reconocerse en todo el proceso algunas grandes fases o momentos () a través de las cuales va tomando forma el camino que debe recorrer al científico. Estas fases o momentos son: el lógico, el metodológico, el técnico y el sintético.

Momento lógico

En este primer momento el investigador debe ordenar y sistematizar sus inquietudes y sus preguntas, y elaborar organizadamente los conocimientos que constituyen su punto de partida. Es el momento en que se produce la delimitación o distinción entre sujeto y objeto, y entonces el investigador se ocupa en definir que es lo que quiere saber y respecto a qué hechos. Esta es la fase en que se plantea explícitamente la "teoría inicial" antes de partir hacia la verificación práctica. Es en este momento cuando se plantean los problemas básicos de todo trabajo, donde hay que atender preponderantemente a la racionalidad de lo que formulamos y a la coherencia lógica del marco de teoría sobre los hechos que nos causan inquietud.

Momento metodológico

A partir de este punto el investigador debe tratar de fijar su estrategia ante los hechos que va a estudiar, es decir, debe formular un modelo operativo que le permita acercarse a su objeto y conocerlo tal cual es. Es igualmente preciso en este segundo momento encontrar métodos específicos que permitan al investigador confrontar teoría y práctica. Preocupación mayor durante esta fase es la de elaborar sistemas de comprobación lo más objetivos posibles.

Momento Técnico

Elegidos los métodos o estrategias generales para enfrentar el objeto, es necesario abordar las formas y procedimientos concretos que permitan recolectar y organizar las informaciones que habrá de proporcionarnos la realidad. Sin embargo, desde un punto de vista más general esta fase no se distingue mayormente de la anterior, a excepción de que se trate de trabajos considerablemente diferentes en la práctica investigativa.

Momento Sintético

Finalmente, ya en posesión de todos los datos disponibles que le proporcionan los objetos en estudio, esta última fase se caracteriza por la realización de una nueva elaboración teórica en función de dichos datos. Se vuelve así de la práctica a la teoría, del objeto al sujeto, cerrando así el ciclo del conocimiento, aunque no definitivamente, pues la nueva teoría construida solo podrá concebirse como un punto de arranque para el desenvolvimiento de nuevas investigaciones.

6Se prefiere el uso de este término al de fase, ya que el análisis sistemático de cada una de estas instancias como "fases", en sus componentes, se dificulta no solamente en cuanto a cómo llevar a cabo el aislamiento de tales unidades de acción (tareas), sino también en cuanto a cómo pensar y preservar las vinculaciones entre ellas, ya que los componentes son diferentes pero inseparables. Así, por ejemplo, es imposible plantear un problema sin implicar un conocimiento previo; es imposible definir un objeto de estudio sin implicar unos "atributos" que lo identifican y lo determinan como tal objeto, etc. El esfuerzo por descubrir la secuencia que rige las actividades en el proceso de investigación se encuentra con conjuntos de etapas tan íntimamente relacionadas que su orden no puede detallarse. En síntesis, la noción de "fase" alude a las configuraciones diversas que sí admiten una relación "antes/después"; el término "momento" sirve aquí para significar los componentes inseparables, que no admiten una relación "antes/después".

LOS MÉTODOS DE LA INVESTIGACIÓN CIENTÍFICA

El método científico se hace concreto en las diversas etapas o pasos que se deben dar para solucionar un problema. Esos pasos son las técnicas o procesos. Los objetos de investigación determinan el tipo de método que se va a emplear.

Los métodos de investigación científica se dividen en dos: empíricos y teóricos, pero, en realidad, en el proceso de investigación, estos métodos nunca están separados. Unos y otros emplean técnicas específicas, lo mismo que técnicas comunes a ambos.

Métodos empíricos

Los métodos empíricos son el hecho, la observación, la medición y el experimento.

El hecho:

se ha dicho que la ciencia fáctica parte de hechos. El hecho es un fragmento de la realidad objetiva que puede captarse con los instrumentos materiales (como el microscopio, el telescopio, una balanza, etc.) y teóricos que una determinada disciplina haya desarrollado, e incluso determinados hechos pueden ser captados por los órganos de los sentidos. El hecho es el fundamento de la teoría, porque a partir de él se construye una explicación (teórica) del mismo. Dicha explicación ha de contrastarse continuamente con los hechos para ratificar su veracidad o falsedad. La constrastabilidad de la teoría con los hechos es el principal criterio de verdad de una ciencia.

Actualmente se le atribuyen al hecho algunas características:

Existe independientemente de que un investigador lo haya descubierto. Los hecho no son parte de la teoría, sino que están fuera de ella. No obstante nos enteramos de ellos a partir de su enunciación teórica, a pesar de que lo que sabemos de un hecho puede solo ser una distorsión del mismo.

Los hechos son auténticos, simplemente existen, y no debe haber la más mínima duda acerca de ellos. El problema reside en saber si lo que se ve en el hecho es todo lo que éste es en sí.

Los hechos son invariantes: lo que cambia es la manera de percibirlos; por ejemplo, hay que recordar la manera en que fue cambiando la imagen del universo desde los antiguos pensadores griegos hasta los modernos investigadores. Tal vez ahora mismo la concepción del universo esté todavía lejana de la realidad, pero es mucho más precisa que las anteriores.

El proceso de conocimiento se inicia en la elección y definición de los hechos y luego se mueve a su interpretación teórica. Pero, paradójicamente, la elección de los hechos depende de los conocimientos previos, o teorías que sirven de referente. En resumen, el trabajo del científico consiste en explicar los hechos de la realidad; ellos son el fundamento de todas las elaboraciones científicas y conforme crece su conocimiento en torno a los hechos el científico es capaz de diferenciarlos.

La observación: es el primer procedimiento de carácter empírico, en el cual pueden distinguirse:

  • a) el objeto de la observación,

  • b) el sujeto de la observación,

  • c) los medios para la observación,

  • d) las condiciones de la observación y

  • e) el sistema de conocimientos a partir del cual se formula la finalidad de la observación y se interpretan los resultados de ésta.

Observar no es pasar la vista por encima, sino buscar unos elementos de juicio siguiendo un orden conceptual, ya que el que unos "datos" desnudos constituyen elementos de juicio o pruebas presupone ya que habrán de funcionar dentro de cierto marco inferencial: por diversas razones, el acopio de datos a ciegas es probablemente imposible, puesto que, incluso a los niveles mínimos de la percepción, existe siempre, ya funcionando, algún marco racional selectivo, y no cabe la menor duda de que, al nivel de la observación científica, lo que llamamos "observación" y lo que titulamos "inferencia" están indisolublemente ligados.

Como decía Charles Darwin, para que la observación científica sirva de algo ha de ser a favor o en contra de alguna tesis: la razón de ser del observar no reside en meramente recoger y acumular observaciones, sino en buscar y sacar a la luz cierto orden existente en los hechos; y de ahí que lo "observable" siga en su desplazamiento a los intereses y finalidades de la indagación, y haga que los resultados que obtengamos acompañen a las intenciones que los guíen.

Con todo, no se trata simplemente de que veamos lo que nos gustara o quisiéramos ver, ni de que las observaciones que hagamos sean meramente función de las expectativas que tengamos, pues en tal caso la objetividad de la ciencia quedaría radicalmente comprometida; el resultado final consiste, al parecer, no en el abandono de la objetividad, sino en cierta molestia: los claros y sencillos hechos de la observación no lo son nunca tanto como podrán tal vez parecer a primera vista a una mirada ingenua, pero lo que pretende la indagación científica es restablecer, valiéndose de medios más alambicados, la función empírica de las observaciones como contrastación de nuestras pretensiones de conocimiento del mundo exterior.

La medición: consiste en observar y registrar minuciosamente todo aquello que en el objeto de estudio seleccionado y de acuerdo con la teoría, sea relevante. Los registros obtenidos de la medición son datos que se pueden aplicar utilizando operaciones lógico matemáticas, y que pueden pertenecer a la escala nominal, ordinal, de intervalo o de razón. La información así obtenida puede ser de carácter cualitativo y cuantitativo.

El experimento : puede definirse como el procedimiento diseñado para manipular variables en condiciones especiales que permitan poner en juego algunas variables para observar su comportamiento y lograr así descubrir la esencia de un objeto de estudio.

Las finalidades de un experimento pueden ser diversas, por ejemplo, conocer las leyes que rigen la ocurrencia de algunos fenómenos, o su comportamiento; pero también puede comprobar una determinada hipótesis. Se piensa a menudo que los experimentos se hacen únicamente en los laboratorios; esto no es así, pues también puede diseñarse experimentos de campo; sin embargo, en el primer caso se tiene un mejor control de las variables involucradas en el proceso, debido a que se puede repetir una y otra vez el procedimiento de la experimentación hasta descubrir lo relevante o lo irrelevante del fenómeno estudiado, sin que haya variación significativa entre los distintos ensayos.

Métodos teóricos: Problemas e hipótesis

El trabajo científico siempre implica el compromiso entre teoría y experiencia, ya que ningún acto empírico del investigador está libre de ideas preconcebidas, aunque toda idea científica debe ser comprobada y demostrada.

Problemas e hipótesis: El proceso de investigación se inicia con un problema. Sin embargo, no toda formulación que designa un problema puede ser investigado por la ciencia. Para que un problema pueda investigarse debe ser formulado adecuadamente. Existen ideas según las cuales la observación de cualquier hecho de la realidad puede o no transformarse en problemas de investigación; al principio son vagas y confusas, pero luego después de mucha reflexión y de una relación continua con el objeto de investigación, se puede lograr una formulación clara de la situación problemática.

Una vez que el investigador ha expresado y formulado el problema, puede plantear una conjetura que tiene como finalidad explicar ese problema para resolverlo: es la hipótesis .

La hipótesis de investigación es el punto de partida en la búsqueda de respuesta a la pregunta planteada, es la guía que se sigue bien en la observación, bien en el experimento científico. Las hipótesis pueden definirse como explicaciones tentativas de carácter singular, particular o universal que involucran variables.

Pueden clasificarse las hipótesis en universales o generales y singulares o particulares. Las primeras son de mayor valor científico, pero más difíciles de verificar, y quizá para lograrlo solo de manera indirecta, es necesario examinar algunas de sus consecuencias particulares.

FUNCIÓN E IMPORTRANCIA DEL MÉTODO EN LA INVESTIGACIÓN

Cualquiera que sea el concepto de investigación que adoptemos, siempre se supondrá que "partiendo de algo pretendemos llegar a otro algo". En efecto, si por "investigar" estamos entendiendo búsqueda de la verdad o de la solución para un problema, entonces, en cualquier caso, habrá necesidad de recorrer un camino para lograr lo que se pretende; es decir, siempre será necesario el empleo de un método, un camino o procedimiento adecuado para lograr un objetivo. Analicemos las siguientes cuestiones.

¿ Existe un método científico, un método que pueda considerarse como el más adecuado para la investigación científica? ¿ Cuál seria ese método? ¿ Deberá seguirse siempre un método en las investigaciones científicas? Cuestiones relativas a estos interrogantes deberían considerarse, así sea someramente. Ante todo, el método no se inventa y, mas bien, debe adecuarse al objeto de la investigación. Los sabios, cuyas investigaciones fueron consideradas con éxito, cuidaron de anotar los pasos recorridos y los medios que los llevaron a los resultados. Otros, después de ellos, analizaron tales procesos y justificaron la eficacia de los mismos.

¿ Existe entonces un método en la investigación científica? En los comienzos de la Edad Moderna se generalizó la convicción de que la silogística era un buen instrumento demostrativo; pero el desarrollo de la ciencia necesitaba mas bien un "arte de encontrar", es decir, un método para el descubrimiento. Y esto fue lo que, desde esos momentos, empezó a llamarse "Método Científico".

¿ Cuál es el método? Hay quienes identifican la ciencia como un método o modo sistemático de explicar un número grande de ocurrencias semejantes. Para Galileo, en las ciencias se trata de descubrir las relaciones matemáticas de la realidad y por ello no son útiles ni la silogística ni la inducción; lo que se necesita son métodos de descubrimiento; que sea la propia naturaleza la que le enseñe al investigador por medio de la experiencia. Para Francis Bacon, la tarea de la ciencia consiste en descubrir las leyes de la naturaleza, lo cual nos permitirá utilizarla. El científico auténtico, según Bacon, no debe proceder atendiendo únicamente a los sentidos o a la simple razón; los empiristas hacen lo primero; los racionalistas dogmáticos se acogen solamente a su razonamiento; sin embargo, el trabajo en ambos casos es estéril, porque los empiristas amontonan datos así como las hormigas almacenan provisiones, y los racionalistas construyen teorías sin solidez así como las arañas tejen sus telas o redes en el aire. El investigador debe ser como la abeja, la cual digiere lo que capta y después produce miel para la comunidad. En conclusión y de acuerdo con Bacon: "ni solamente la experiencia bruta, ni solamente el razonamiento vacío, sino la combinación de ambos".

Las ideas de Galileo sobre el método de investigación se ponen de manifiesto en las tres fases siguientes, teniendo en cuenta que en toda investigación se pretende encontrar solución a un problema:

a)  un punto de partida, el cual tiene que ser un problema especifico.

b)  un punto al que se pretende llegar: la solución del problema anterior.

c)  un camino que va desde el punto de partida hasta el punto de llegada.

Al método general hay que distinguirlo de las técnicas especiales que, en cada caso y de acuerdo con el objeto de estudio deben seleccionarse y manejarse; por ejemplo, si se trata de hacer seguimiento de procesos bioquímicos, probablemente haya que recurrir a técnicas de tinción.

Respecto al asunto de si debe siempre seguirse un método, todavía se disiente actualmente, y sobre este particular hay posiciones que abogan por el azar y otras por el anarquismo, como expedientes útiles al descubrimiento científico. Pero, la indagación y búsqueda de solución a los problemas, según procesos empíricos, en el comienzo se trasformó gradualmente en métodos verdaderamente científicos. La época del empirismo pasó; hoy en día no es posible continuar improvisando. La época actual es la de la técnica, la precisión, la previsión, el planeamiento; nadie se puede dar el lujo de hacer tentativas al acaso o al azar para ver si logra algún éxito inesperado. Se debe disciplinar el espíritu, excluir de las investigaciones el capricho o el azar, adaptar el esfuerzo a las exigencias del objeto que se va a estudiar, seleccionar los medios y procesos más adecuados; todo esto es dado por el método. Un buen método se torna en factor de seguridad y economía.

Evidentemente, el método no sustituye al talento ni a la inteligencia del investigador y presenta sus limitaciones, pues no enseña a encontrar las grandes hipótesis, las ideas grandes y profundas. Esto depende del genio y de la reflexión del científico. Pero, en resumen, el método científico es la lógica general, tácita o explícitamente empleada para dar valor a los méritos de una investigación.

LAS PAUTAS DEL MÉTODO EN LA INVESTIGACIÓN CIENTIFÍCA

Seguramente, hay algunas instrucciones concretas para tratar los problemas científicos aunque nadie ha establecido nunca una lista que las agote, y aunque todo el mundo deba resistirse a hacerlo, escarmentado por el fracaso de los filósofos que, desde Bacon y Descartes, han pretendido conocer las reglas infalibles de la dirección de la investigación. Sin embargo, por sola ilustración, se pasa a enunciar y ejemplificar algunas reglas muy obvias del método de investigación:

Planteamiento del problema

  • Reconocimiento de los hechos: examen, clasificación preliminar y selección de los que probablemente sean relevantes en algún respecto.

  • Descubrimiento del problema: hallazgo de la laguna o de la incoherencia en el cuerpo del saber.

  • Formulación del problema: planteo de una pregunta correcta, esto es, reducción del problema a su núcleo significativo, probablemente soluble y probablemente fructífero, con ayuda del conocimiento disponible. Las preguntas no han de ser genéricas (por ejemplo: "¿Qué es el aprendizaje?"), sino plantear una cuestión bien determinada (por ejemplo: "¿Cómo aprenden los ratones albinos a solucionar problemas de laberintos?")

Construcción de un modelo teórico

  • Selección de los factores pertinentes: invención de suposiciones plausibles, relativas a variables pertinentes, que no constituyan ocurrencias sin fundamento visible; por ejemplo, no hay que contentarse con suponer que, en el caso de los ratones, es posible el aprendizaje con solo proponer al animal experimental un único ensayo o intento.

  • Invención de las hipótesis centrales o generales y de las suposiciones auxiliares: propuesta de un conjunto de suposiciones concernientes a los nexos entre las variables pertinentes, por ejemplo, enunciados que se espera puedan amoldarse a los hechos observados.

  • Traducción matemática: cuando sea posible, traducción de las hipótesis o parte de ellas a alguno de los lenguajes matemáticos.

Deducción de consecuencias particulares

  • Búsqueda de soportes racionales: deducción de consecuencias particulares que puedan haber sido verificadas en el mismo campo o en campos contiguos.

  • Búsqueda de soportes empíricos: elaboración de predicciones sobre la base del modelo teórico y de datos empíricos, teniendo a la vista técnicas de verificaciún disponibles o concebibles.

Contrastación de las hipótesis

  • Diseño de la prueba: planteamiento de los medios para poner a prueba las predicciones (consecuencias contrastables); diseño de observaciones, mediciones, experimentos y demás operaciones instrumentales La contrastación de las hipótesis ha de ser rigurosa (no laxa) por ejemplo, al contrastar la hipótesis sobre el aprendizaje con un rol intento, no se debe proponer al animal experimental alguna uarea para la cual ya este previemente preparado, ni tampoco pasar por alto los resultados negativos.

  • Ejecución de la prueba: realización de las operaciones y recolección de datos.

  • Elaboración de los datos: clasificación, análisis, evaluación, reducción, etc. de los datos empíricos.

  • No declarar verdadera una hipótesis satisfactoriamente confirmada, sino en el mejor de los casos como parcialmente verdadera.

  • Inferencia de la conclusión: interpretación de los datos elaborados a la luz dem modelo teórico.

Introducción de las conclusiones

  • Comparación de las conclusiones con las predicciones: contrastar los resultados de(las pruebas con$las predicciones del modelo teózico.

  • Reajuste eel modelo: eventual corvección, o incluso, reemtlazo del modelo. Preguntarse por qué la respuewta es como es, y no de otra manera; no limitarse a hallar generclizaciones que se adecúan a los"datos, sino intentar explicarlos a base de leyew más fuertes.

  • Sugerencias acerca del!trabajo$ulterior: búsqueda de lagunas o errores teóricos o en los procedimientos empíricos.

Debiera emtlearse el método de la ciencia también en las ciencias cplicadas y, en general, en toda empresa humana en que$la razón haya de casarwe con la experiencia; pero, desde luego, la extensión del método científico a las cosas humanas está aún en su infancia. Sin embargo, puede admitirse que una de las virtudes del método científico es que facilita la regulación o readaptación de las ideas generales que guían o justifican nuestra conducta conciente, de manera tal que ésta pueda corregirse con el fin de mejorar los resultados.

Finalmente, hay que comentar en torno a la descripción general del método de la ciencia, aquí presentado, que éste no es por cierto seguro; en cambio, es intrínsecamente progresivo, porque es autocorrectivo: exige la contínua comprobación de los puntos de partida y requiere que todo resultado sea considerado como fuente de nuevas preguntas, razonamientos analógicos; casi todos entendemos, por inferencia analógica, que un aparato electrónico de determinada nacionalidad debe ser de buena calidad. (Ver figura11).

Monografias.com

Figura. Un ciclo de investigación.

DISEÑO DE LA ESTRATEGIA DE LA INVESTIGACIÓN

El diseño de investigación es un plan organizado de actividades que de manera anticipada guían el proceso de investigación. Dicho plan se utiliza con el fin de aclarar (para el investigador mismo y para los demás) el camino que se ha de recorrer evitando desviaciones; es un plan estructurado de actividades encaminado a contestar las preguntas de investigación y controlar sus posibles variaciones.

Una actividad planeada puede rendir mas que una improvisación; es el caso en la construcción, por ejemplo, de un edificio: si no hubiese un plano para seguir, los trabajadores carecerían de un mismo modelo de trabajo y, cada quien iría realizando su tarea en función de lo que cree o supone debe hacer, de ese modo se perderá la coordinación entre ellos, haciendo casi imposible cuidar el tiempo y los recursos disponibles para el trabajo.

En la investigación científica la situación es parecida. Supongamos por ejemplo, que se solicita a un investigador determinar las causas de la conducta indisciplinada de los alumnos de una escuela secundaria y que el investigador, al finalizar el estudio, no conozca las causas de dicha conducta, pero en cambio resulta conociendo los efectos del compañerismo en el aprovechamiento escolar. Aunque el resultado sea interesante, el investigador no pudo cumplir con la tarea que se asignó, ni aunque él mismo se la hubiera propuesto, por carecer de un plan ordenado, riguroso y congruente con la naturaleza y propósitos de la investigación.

El diseño de investigación es entonces un programa que permite ir realizando acciones y tomando decisiones en función de ciertos criterios previamente establecidos. Generalmente, estos diseños están conformados por los siguientes elementos:

a) Tema de investigación (incorporado dentro del área general de investigación).

b) Objetivos del estudio (teniendo claridad el objeto hacia el cual se dirige la investigación).

c) Preguntas de investigación (generales sobre múltiples aspectos).

d) Programación de contenido pertinente a las preguntas.

e) Direcciones de puntos de información específica (hemerotecas, bibliotecas, archivos, videotecas y correos electrónicos).

f) Directorio de especialistas en la materia (entrevistas, foros, paneles).

g) Agenda (fases tentativas para el desarrollo del trabajo).

h) Financiación.

 

 EL PROCESO DE INVESTIGACIÓN

Para que la investigación rinda sus frutos debe desarrollarse de manera ordenada aunque no rígida. La investigación conlleva un proceso de dialéctica permanente pero las actividades dentro de éste no quedan sujetas a la anarquía, por todo ello es conveniente considerar, al menos desde un punto de vista muy general las siguientes etapas o fases de un proceso de investigación.

a)  Definición de un área temática: Selección de un campo de trabajo, un área teórica y empírica donde habrá de situarse el investigador; por ejemplo: las migraciones internas, la inflación, las enfermedades contagiosas. La inflación abarca una problemática mucho más reducida y específica que la ciencia económica, de la que forma parte.

b)  Descubrimiento de un problema: toda investigación puede definirse como un esfuerzo que se emprende para resolver un problema, especialmente de conocimiento. Un problema de conocimiento es algo que se desea conocer, y que aún no se sabe o no se ha verificado. Este punto es muy importante en la investigación porque evita confusiones en la estructuración de la investigación; así, no es un problema de investigación el simple problema social o un problema práctico, como por ejemplo la ocurrencia de un problema de tránsito; en este último caso el problema que debe formularse para investigación es el de porqué se producen los accidentes de tránsito? Con base en la respuesta podrá resolverse el problema práctico de cómo evitarlos.

c)  Establecimientos de objetivos para la investigación: definir los fines o las metas que se considera posible alcanzar concretamente, par lo cual surge la necesidad de contar con un tema de estudio preciso y bien delineado que, por sus proporciones, pueda ser investigado en correspondencia con los recurso teóricos y materiales que luego habrán de fijarse.

d)  Formulación de la teoría del problema: construcción de un referente teórico del problema, lo cual significa reunir el bagaje conceptual y de las teorías ya elaboradas respecto al mismo, pero que deben ser reelaboradas y adaptadas por el investigador para los fines específicos de su investigación.

e)  Diseño concreto de la investigación: tiene por objeto complementar la función del marco teórico; si este marco teórico proporciona una estructura conceptual y referencial para la comprensión del problema, entonces el diseño servirá para determinar la forma en que el problema real habrá de ser verificado y sometido a estudio; es decir, el diseño establecerá el criterio general de comprobación sistema de aproximación a la realidad específica considerada y, en fin la estrategia general que se ha de utilizar en el proceso de investigación.

f)  La operacionalización: significa la búsqueda de indicadores, referentes y variables más concretas - empíricos - capaces de traducir y permitir encontrar en la práctica aquello que anteriormente pertenecía a un plano teórico.

g)  Las técnicas de recolección de datos: se utilizan para implementar el diseño escogido. Una vez que se ha precisado aquel objeto o sistema en estudio, dentro del cual existe y se desarrolla un problema, se confeccionan los instrumentos para recoger información sobre los aspectos problemáticos que se están indagando. Aquí cabe el uso de: técnicas de observación, experimentación, muestreo, descripción, entrevistas, cuestionario y aún las revisiones bibliográficas.

h)  Procesamiento de los datos: los datos obtenidos en bruto necesitan un trabajo de clasificación y ordenación que se hace teniendo en cuenta todo el arsenal teórico y conceptual sobre el que se asienta la investigación. Se incluye en este punto la adopción de un criterio frente a cada categoría de datos disponibles, para lo cual es necesario revisar sistemáticamente toda la masa de información disponible, juzgando su calidad y el grado de confianza que merece cada una. En este caso se puede utilizar la tabulación, la codificación, la graficación y cuadros estadísticos.

i)  Análisis de los datos: con los datos procesados adecuadamente se retoma la labor propiamente teórica para obtener de ellos la posible respuesta al problema planteado.

j)  Síntesis y conclusiones: es necesario analizar críticamente la información, proceder a sistematizarla y sintetizarla para lograr conclusiones finales acordes con los datos disponibles. Sintetizar es recomponer lo que el análisis sepa para integrarlo como un nuevo todo. La síntesis es entonces la conclusión final o el resultado aparentemente simple, pero que engloba dentro de sí todo el cúmulo de apreciaciones hechas a lo largo del trabajo.

PLANTEAMIENTO DE LA INVESTIGACIÓN

Para poder llevar a la práctica los resultados de un trabajo de investigación, nada más conveniente que estructurar por anticipado a cualquier actividad, propósito, meta o ánimo que impulse al investigador, un planteamiento concreto de toda la secuencia de etapas consideradas anteriormente dentro de un proceso racional de indagación.

En la práctica cada investigación es una unidad coherente desde el punto de vista lógico y metodológico. Todo esquema sobre el proceso de investigación corre el peligro, especialmente para quien no ha realizado todavía labores prácticas de investigación, de convertirse en una especie de modelo formal restrictivo, un molde rígido procedimental de corte casi burocrático para hacer planes de investigación. Sin embargo, la labor científica es un trabajo donde la libertad y la creación cumplen un papel primordial: no hay, ni puede haber modelos que garantice un resultado positivo para el trabajo de investigación por cuanto las dificultades y los imprevistos son tantos que impiden llegar a una planificación completa del proceso.

Todo lo anterior, que pone énfasis en cierto orden establecido, no pretende ser el único camino ni el mejor posible en el señalamiento para concebir un proceso adecuado de investigación en la práctica; por tanto, lo que se pretende al sugerir un planteamiento de investigación en la práctica: por tanto, lo que se pretende al sugerir un planteamiento de investigación es poner de relieve el carácter dinámico y procesal de la investigación. De modo tal que no se conciba el proceso como si tuviera un principio y un fin tajantes y delimitados nítidamente, sino más bien como un continuo trabajo, una tarea casi artesanal, en la que es preciso unir el pensamiento riguroso o la imaginación, la disciplina de trabajo a la "inspiración", en dosis variables según las circunstancias.

INVESTIGACIÓN CUALITATIVA Y CUANTITATIVA

Los métodos cualitativos tienen una clara intención "globalista" (holística) y fenomenológica y optan por buscar en la propia metodología cuantitativa las herramientas para ampliar el marco referencial de su información. Los métodos cuantitativos siguen en parte el paradigma analítico (concepción atomista), según el cual el todo puede dividirse (real o mentalmente) en partes homogéneas que pueden reunirse en una unidad.

Es irrelevante estudiar "globalmente" la realidad, porque no existe el estudio de lo general, sino la investigación de lo específico, de lo objetivo y de lo directo. Ninguna ciencia trata sus objetos de estudios en su completa concreción, o en toda su extensión global, sino que selecciona alguna de sus propiedades , e intenta establecer relaciones entre ellas. El hallazgo de los factores unitivos (dimensiones, variables, indicadores) subyacentes al mundo observable, va enriqueciendo el modelo representativo de la realidad.

 

 

Autor:

Said Holguín

Universidad Católica Tecnológica del Cibao (UCATECI)

La Vega, Republica Dominicana

Partes: 1, 2


 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Epistemologia

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.